You are on page 1of 42

VISIÓN HISTÓRICA DEL

AGRO EN EL PERÚ
LIC. EDUARDO PÉRRIGGO SARMIENTO

LIMA-PERÚ
NOVIEMBRE 2015

1

INTRODUCCIÓN
La Visión Histórica del Agro en el Perú, constituye complemento del
documento de investigación “Mapa del Sector Cooperativo Peruano”, /
publicado Por el Lic. Eduardo Pérriggo Sarmiento y se incide que en el
Perú las prácticas de la cooperación, resumidas en el sentido
comunitario del trabajo, la propiedad y principalmente expresadas en el
Ayllu y la Comunidad campesina, se pierden en la historia; tal como ha
sido estudiado reivindicado por José Carlos Mariátegui, Víctor Raúl
Haya de la Torre, Hildebrando Castro Pozo y otros discípulos.
Se debe resaltar que la tecnología empleada por los incas en el Agro, el
buen uso de la tierra, las irrigaciones y el trabajo mancomunado y/o la
cooperación, fueron entre otros elementos fundamentales para el
desarrollo del agro en la Cultura Incaica, la misma que fue una de las
mejores del mundo.
El presente documento recoge entre otros, los análisis de investigadores
sociales quienes han tratado los primeros intentos de solución de
Reforma Agraria en la Década del 60, así tenemos que durante el
segundo gobierno de Manuel Prado (1956 – 1962) no prosperó porque
garantizaba el mantenimiento del poder terrateniente y cerraba la
posibilidad de potenciar la modernización en el campo y en 1963 en el
primer gobierno del Arquitecto Fernando Belaunde Terry; se produjeron
en varias regiones del país, movilizaciones campesinas para que el
gobierno, resuelva el problema del agro y en mayo de 1964 se promulgo
la Ley Nº 15037 de Reforma Agraria; la misma que no colmó las
esperanzas campesinas, porque no se consideraba como expropiación a
los fundos azucareros y algodoneros.
El campesino estaba muy empobrecido y la convicción de una reforma
agraria era necesaria, la misma que era compartida por los líderes de
los partidos políticos y de la opinión pública.
En el Gobierno Militar del General Juan Velasco Alvarado, se promulga
la Ley General de Reforma Agraria (D.L. 17716 del 24 de Junio de
1969), que fue muy radical en uso y tenencia de la tierra; y se
expropiaron las haciendas y los “Barones del Azúcar” llegaban a su fin;
la dación de esta ley produjo graves consecuencias para el desarrollo
del agro.
Asimismo; se toma como referencia las investigaciones realizadas por el
autor, con relación al Cambio de Modelo Empresarial de las
Cooperativas Agrarias y su desintegración en el ámbito cooperativo,
cuando se desempeñaba como funcionario del Instituto Nacional de
Cooperativas.
También se da a conocer que la falta de preparación que tenían los
dirigentes en las Cooperativas Azucareras para la conducción de estas
empresas, la corrupción existente entre los directivos y el gerente, la
baja producción y los problemas del precio del azúcar, acompañado con
2

el endeudamiento que tenían con el Estado y con terceros que era
imposible de pagar; originaron un verdadero caos para la solución de
sus problemas por lo que el gobierno del Ing. Alberto Fujimori promulgó
dispositivos legales para el Cambio del Modelo Empresarial para que las
Cooperativas Azucareras se transformen en sociedades anónimas con la
finalidad de que tengan inversiones privadas para la solución de su
problemática y lograr el buen desarrollo empresarial; dando como
consecuencia de que la mayoría de estas cooperativas adoptaron en
transformarse en Sociedades Anónimas.
Con relación a la deuda agraria no se sabe con precisión el monto que
el estado adeuda a las personas que le expropiaron sus haciendas, por
divergencias existentes del Ministerio de Economía y Finanzas del pago
de intereses acumulados y del pago real del terreno expropiado; pero
según voceros de la Asociación de Bonistas de la Deuda Agraria se
presume que dicha deuda agraria es de más de cuatro mil millones de
dólares y otros establecen que la deuda del Estado a los Bonistas
Agrarios ha quedado pulverizada.

LIC. EDUARDO PÉRRIGGO SARMIENTO
AUTOR

3

INDICE
INTRODUCCIÓN
1. Visión Histórica del Agro en el Perú
1.1 El Agro en el Imperio Incaico.
1.2 El Trabajo Mancomunado y/o la Cooperación en la Etapa Pre
Colombina
1.3 De la Conquista a la Independencia
1.4 La Independencia y la Cooperación.
1.5 La Cooperación en la República
1.5.1 La Cooperación en los Inicios de la República y la
Situación del Agro.
2. Estado Situacional del Agro en la Época Republicana
2.1 Primeros Planteamientos de Reforma Agraria.
3. LA Ley de Reforma Agraria N° 17716
3.1 Alcances.
3.2 Principios Básicos
3.3 De las tierras para la reforma agraria
3.4 De la deuda agraria.
4. Expropiación de las Haciendas Azucareras, de los Comités
Especiales de Administración y Conflictos Sociales.
5. Producción del Azúcar y Crisis de las Cooperativas Agrarias
Azucareras.
5.1 Problemática de las Cooperativas Agrarias Azucareras.
6. Problemática Específica de las Cooperativas Agraria.
7.-El Cambio de Modelo Empresarial de las Empresas Agrarias
Asociativas a Nivel Nacional y su Desintegración.
7.1 Cuales fueron las Causas Principales que se dieron en el
proceso de parcelación
7.2 Que Problemas se dieron en el Proceso del Cambio
Empresarial.
7.3 Incumplimiento de las Normas Legales por las Instituciones
del Estado para el Desarrollo del Cambio de Modelo
Empresarial.
7.4 Universo de Cooperativas Agrarias a la fecha.
7.5 Existencia de Cooperativas Cafetaleras en la Actualidad.
8. Transformación de las Cooperativas Azucareras en Sociedades
Anónimas.
9. Deuda Agraria
10. Conclusiones.
11. Recomendaciones
12. Cuadros
13. Bibliograría.

4

1. VISIÓN HISTÓRICA DEL AGRO EN EL PERU
Si bien es cierto que mediante Decreto Ley N. 17716 del 24 de Junio de 1969,
se dictó la Ley General de Reforma Agraria con la Junta Militar Del Gobierno
Juan Velasco Alvarado, que afecto radicalmente la propiedad, el uso y la
gestión del sector agrario; es necesario establecer en qué situación se
encontraba el agro antes de promulgarse la mencionada ley y cuál era el
estado situacional del agro en la época Incaica, Colonial Y Republicana ; por lo
cual creo conveniente se debe de analizar dichas etapas , para tener una
visión panorámica del comportamiento, desarrollo y caos que se produjo en el
agro; para así determinar si la Ley de Reforma Agraria fue positiva o negativa.
para el desarrollo agrícola en el país y que otros factores determinaron para
que los campesinos no supieron aprovechar las ventajas y desarrollo que la ley
los protegía.
1.1 EL AGRO EL IMPERIO INCAICO:
La capital del Imperio Incaico fué el Cusco y estaba estructurado por cuatro
regiones o suyos: Chinchaisuyo (Norte), Collasuyo (Sur), Antisuyo (Este),
Contisuyo (oeste) y el Tahuantinsuyo era el imperio de las cuatros regiones.
La agricultura incaica constituía el conjunto de técnicas y saberes utilizados
en el territorio Tahuantinsuyo por los pobladores del Imperio Incaico para
cultivar la tierra.
Los incas supieron aprovechar al máximo la utilización del suelo, venciendo
las adversidades del accidentado terreno andino y la inclemencia del clima. La
adaptación de las técnicas agrícolas que se emplearon en la época precolombina, permitió a los incas organizar la producción y diversos productos,
tanto en la costa, sierra y selva; para poder redistribuirlos a los pueblos que
no tenían acceso a otras regiones. Cada ayllu debía efectuar las labores
colectivas determinadas por el estado, su límite se denominaban marcas y sus
tamaños variaban según las condiciones de la tierra y el número de familias
que lo componían.
“La base fundamental de su existencia era la agricultura (papa, maíz, quinua) y
el rendimiento de la tierra fue mejorando por el uso de los abonos y de la taclla,
especie de arado que se manejaba con el pie.
Las tierras del ayllu estaban divididas en tres partes: la del inca, la del sol y de
la comunidad; esta última se distribuían entre las familias de acuerdo a sus
necesidades cada hombre recibía una parcela o tupu y media la mujer”.
(Wikipedia-La Enciclopedia Libre).
En el Perú el trabajo mancomunado y/o la cooperación ha evolucionado desde
las culturas pre- incas hasta el presente influenciada por la diversas etapas de
la historia nacional con manifestaciones que han tenido significado
económico, social y político en el curso de la sociedad peruana; así tenemos
que:
1.2 EL TRABAJO MANCOMUNADO Y/O LA COOPERACIÓN EN LA ETAPA
PRE-COLOMBINA.
El Perú Pre-Colombino se sustentó en una economía eminentemente agraria,
con tenencia colectiva de la tierra, distintas formas de trabajo comunitario;
gran adelanto de la tecnología agraria (Irrigaciones, obras de andenería,
5

rotación de tierras, selección de semillas, aclimatación de cultivos, etc.) y una
producción orientada a la satisfacción de las necesidades de toda población.
Las numerosas culturas pre-incas, principalmente, Chavín y Tiahuanaco en la
sierra y en Mochica-Chimú, Nazca y Paracas en la Costa, tuvieron en la
cooperación un medio de desarrollo con formas de producción, trabajo,
costumbres y tradiciones mediante las cuales alcanzan el grado de adelanto
que hoy se les reconoce.
El surgimiento y expansión del Imperio Incaico, incorporo y perfeccionó
atreves del colectivismo agrario las instituciones, usos y costumbres de las
culturas precedentes; especialmente la institución del ayllu, que fue base de la
organización económica, social y política de la sociedad incaica.
El trabajo en el Imperio Incaico era obligatorio, tenía carácter festivo y se
realizaba dentro de un marco teñido de religiosidad. El régimen de trabajo fue
colectivo y sus principales formas fueron:
-

El Ayni: ayuda mutua que prestaban entre todos hacia el interior de los
ayllus, para la realización de tareas agrícolas.

-

La Minca: ayuda mutua o trabajo colectivo para la realización de los
trabajos agrícolas en la tierras del Sol y del Inca, el mismo tenía
carácter obligatorio en determinadas épocas del año.

-

La Mita: que fue la base del desarrollo infraestructural del Imperio, era
realizado por turnos para la construcción de caminos, puentes,
templos, fortificaciones militares, acueductos, etc.

La economía en el Imperio Incaico, estaba sustentada en una economía
colectiva basada en la cooperación, la política de los gobernantes estuvo
impulsada por un profundo sentido humano y social y, en consecuencias,
orientada a conseguir la satisfacción de las necesidades colectivas y por ende
el bienestar general.
En la historia de la cooperación, el Ayllu, junto con El Calpulli Mejicano, han
sido definidos como una forma de cooperativismo primitivo, al igual que otras
instituciones europeas similares como el MIR Ruso, la MARKA Germana o la
Zedruga Servia.
1.3 DE LA CONQUISTA A LA INDEPENDENCIA
El Descubrimiento, Conquista y Colonización del Nuevo Mundo
y por
consiguiente del Imperio Incaico, significo no solo la destrucción de la
civilización inca, sino, sobre todo el establecimiento de la dominación
económica, política, social y cultural por parte de España, mediante la
imposición de mecanismos tales como el “Repartimiento” La “Encomienda”,
La “Merced De Tierras”, Las “Reducciones”, Los “Mayorazgos” Y Las “Tierras
Eclesiásticas”; la religión, el idioma y el tributo. Dichos mecanismos fueron
impuestos por el conquistador aprovechando las instituciones y costumbres
autóctonas, como son las formas de trabajo colectivo, la organización comunal
(ayllu) y el espíritu cooperativo de los Incas.
La economía agraria de autoconsumo, que tenía por base la cooperación, se
transformó en una economía minera que orientó su producción al comercio
internacional. La explotación española no se limitó a la riqueza minera, se
explotó en forma abusiva la mano de obra nativa; es así que una población
6

estimada en diez millones de personas a la llegada de los españoles fue
reducida a un millón doscientos mil personas al finalizar la colonia.
La organización democrática basada en el trabajo cooperativo y comunal fué
reemplazada por la organización basada en la propiedad individual de la
tierra y la diferenciación de clases; del amo, la del siervo y los esclavos negros.
No obstante dicha labor destructiva, el sentido comunitario de la propiedad y
el trabajo que caracterizó a la sociedad Inca quedó relegado y latente en las
marginadas Comunidades Indígenas, hoy Comunidades Campesinas, y pervive
hasta hoy atreves de diversas manifestaciones ancestrales.
1.3.1 LA INDEPENDENCIA Y LA COOPERACIÓN
La independencia, con respecto a la cooperación refugiada en las comunidades
Indígenas, no se tradujo en ninguna medida de conservación y rescate de las
tradiciones e instituciones socio-económicos de cooperación por el contrario,
la independencia política frente a España puso en peligro valiosas
instituciones entre ellas las Comunidades Indígenas. El régimen de propiedad
que aparece con la Conquista, destruyendo la Institución del Ayllu, se
fortalece durante la etapa republicana bajo la forma de “haciendas”,
conviviendo con la propiedad privada de la Iglesia, las beneficencias y la
pequeña y mediana propiedad privada. Las luchas de Independencia no
reflejaban las reivindicaciones de la población indígena, sino más bien, los
intereses de una burguesía comercial y una naciente clase de terratenientes;
unos y otros fuertemente influenciados por las ideas liberales de la Revolución
Francesa y por el liberalismo comercial que defendía Inglaterra en oposición a
España y su Monopolio.
El año de 1824 Bolívar dentro de una política liberal, dicto medidas radicales
que afectan la tenencia de la tierra, consolidándose así la expansión y el
fortalecimiento de latifundio; se establece la propiedad privada y se permite la
venta libre de tierras agrícolas, lo que dan origen a la apropiación de las tierras
de Comunidades.(Hernán Castillo Ardiles).
Puede establecerse que el fin del proceso colonial y el logro de la
independencia política del dominio ibérico, no significo rescatar ni fortalecer
las tradiciones e instituciones de cooperación del incanato; por el contrario,
significo mayor marginación y olvido de dichas tradiciones e instituciones.
1.4 LA COOPERACIÓN DE LA REPUBLICA
En lo que va de la República, la cooperación y/o ayuda mutua asistido en el
Perú, sucesivamente, al olvido y hasta la dación de medidas contrarias a la
forma de cooperación autóctonas (primera mitad del siglo pasado); el
surgimiento de las primeras manifestaciones cooperativas en el seno de las
sociedades artesanales, bajo la influencia de corrientes europeas (segunda
mitad del siglo xx); el intento de rescate de las tradiciones comunitarias de
propiedad y trabajo del incario ,la implantación y expansión del
cooperativismo bajo modelos de Europa y Norteamérica; su
progresiva
legislación hasta el establecimiento del régimen cooperativo a través de la Ley
General de la Cooperativa Nº15260, su promoción y apoyo estatal más formal
que real, la adopción del modelo cooperativo en el proceso de reforma agraria,
la dación de un nuevo marco legal (D.L 85, Mayo de 1981) y otras normas
legales.

7

1.4.1 LA COOPERACIÒN EN LOS INICIOS DE LA REPUBLICA Y LA
SITUACION DEL AGRO.
La Republica, aceptó y conservó la tradición hispánica a pesar del
ensalzamiento de las glorias y grandezas del incanato, la clase campesina
desposeída continuó al margen de la vida política.
El colonato siguió en las haciendas y, en las comunidades, ayllus y estancias,
los indios siguieron arrastrando su miseria como en los tiempos de la Colonia.
Aunque parezcas paradójico, la liberación política, consecuencia del
movimiento emancipador, terminó con el derecho protector de los indios sin
duda, como resultado de traducir para América el derecho político de la
Revolución Francesa, buena para Francia, pero no para América.
Con relación a las Comunidades Indígenas, la República, siguiendo la misma
política colonialista, la puso fuera del curso histórico, pese a las disposiciones
legales que tardíamente se dictaron para protegerlas, La supervivencia de las
comunidades hasta nuestros días se explica, más que por medidas de
protección, no sólo por un sentimiento comunitario tradicional, sino porque
han representado un mecanismo de refugio y un medio de defensa ante los
conquistadores, los colonialistas y los abusos republicanos.
El AYLLU, raíz de las comunidades actuales y que según Mariátegui “había
sido la célula misma del Estado (Incaico) que les asignaba el dinamismo
necesario para el bienestar de sus miembros.
El coloniaje lo petrificó dentro de la gran propiedad, base de un nuevo Estado,
extraño a su destino,” fue aislado más aún de la vida, económica y política
nacional durante la República, hasta las últimas décadas en que recién se
asiste a un movimiento de reivindicación histórica.
Se puede afirmar que el AYLLU incaico ha sido destruido y desnaturalizado
en el proceso que va de la Conquista a la República; de allí que ya no sea
posible encontrar comunidades que puedan equiparse en los Ayllus incaicos;
“El liberalismo de la legislación republicana, inerte ante la propiedad feudal,
se sentía activo solo ante la comunitaria. Si no podía nada contra el latifundio,
podía mucho contra la “comunidad”. En un pueblo de tradición comunitaria,
disolver la “comunidad” no servía para crear la pequeña propiedad. No se
transforma artificialmente una sociedad. Menos aún a una sociedad
campesina, profundamente adherida a su tradición y a sus instituciones
jurídicas. El individualismo no ha tenido origen en ningún país ni en la
Constitución del Estado ni el código Civil. Su formación ha tenido un proceso
a la vez más complicado y más espontaneo. Destruir las comunidades no
significaba convertir a los indígenas en pequeños propietarios y ni siquiera en
asalariados libres sino entregar tierras a los garmonales y a su clientela. El
latifundista encontraba así, más fácilmente, el modo de vincular el indígena al
latifundio” (Mariátegui, José Carlos, “Siete Ensayos de Interpretación de la
Realidad Peruana”, Lima, 1944).
El movimiento emancipador y los inicios de la Republica, pues, no significaron
circunstancias propicias a la causa de la cooperación. Por el contrario,
significaron no solo el olvido, sino incluso la agresión a las formas y
manifestaciones de la cooperación subsistentes del incanato.
2. ESTADO SITUACIONAL DEL AGRO EN LA ÉPOCA REPUBLICANA
Las primeras Haciendas Azucareras surgieron a fines del siglo XVI al igual que
la generalidad de las haciendas virreinales se constituyeron a partir de la
8

apropiación de las tierras del incanato, de áreas que la población indígena dejó
abandonadas o por compra – ventas forzadas. Principalmente en los valles de
la costa pero también en alguna zona de la sierra, ese conjunto de haciendas
tuvo una producción de azúcar intensa, sostenida por una mano de obra
tributaria, servil y esclava y acrecentado durante el siglo XIX y las seis
primeras décadas del siglo XX de la Republica, en casi todo el territorio
nacional origino que las mejores tierras de cultivo bajo riego en los valles de la
costa y grandes extensiones de terreno de pastoreo y de cultivo en la selva
estaban concentrados en muy pocas familias privilegiadas de la oligarquía
peruana. El latifundio agropecuario se afirmó como forma básica de
explotación agraria.
La nueva elite criolla asumió el control y propiedad de la tierra hasta entonces
en poder de los españoles, por adjudicación de la república del Perú o
mediante compra ventas.
Los verdaderos dueños de la tierra en el país estaban en poquísimas manos y
que las grandes mayorías campesinas solo disponían de minifundios y
pequeñas propiedades en lugares menos rentables del Territorio Nacional
(Carlos Malpica).
“La guerra con Chile (1879) significa la pérdida del control del guano y el salitre
a los que se une además el descubrimiento de productos químicos que los
reemplazan produciéndose un cambio en la economía, ya que al capital ingles
orienta su interés al desarrollo de la agricultura especialmente. Así se inicia el
cultivo de la caña de azúcar y el algodón dando lugar a un fuerte proceso de
concentración de las tierras con aptitud agrícola en la Costa, eliminando
pequeños propietarios”. (Hernán Castillo).
A principios del presente siglo existían en producción 62 ingenios azucareros,
cuya producción alcanzaba 74 700 toneladas, el área de cultivo era de 36 000
Has. y la mano de obra empleada era de 22 500 braseros y 900 empleados. El
año de 1958 ya solo funcionaban 14 ingenios, el número de hectáreas sube a
62 082 (Roel, Virgilio 1961 T5). El algodón se incrementa de 55 636 Has. en
1916 a 239 235 Has. en 1958 siendo 3 empresas inglesas las que
comercializan la producción: La Anderson Clayton y Cía., La Duncan Fox y la
W.R. Grace y Co, acelerando el flujo de excedentes económicos hacia el exterior.
(Hernán Castillo).
“Mediante el contrato Grace la banca inglesa controla los ferrocarriles del país.
El ferrocarril de la Oroya sirve para el transporte de los inmensos recursos
mineros del Centro. La empresa norteamericana Cerro de Pasco Mining Co.
consigue 234,034 Has. de tierras de pastoreo, dedicadas a la explotación
lanera, apropiándose así de tierras de las Comunidades, las que se ven
obligadas a aportar mano de obra a la minería, debilitando la vida comunal en
la zona Estos dos ejemplos ilustran las formas de dependencia vía la
transferencia de productos agrícolas y mineros destinados a la exportación”.
(Hernán Castillo).
El desarrollo de la industria se convierte en dependiente de materias primas
del exterior por la utilización de la maquinaria de fabricación extranjera que
supedita el tipo de tecnología a emplear condicionando el crecimiento
industrial y el desarrollo de la costa acompañado con un crecimiento urbano,
originando la modificación de las estructuras socio-económicas del país;
produciéndose el movimiento migratorio hacia las ciudades de la costa
especialmente Lima; en el cual el gobierno incrementa la inversión pública en
dichas ciudades, estimulando la inversión privada en las actividades de
9

comercio transporte, los servicios urbanos y la banca; marginando el
desarrollo de las regiones de la sierra y selva. La actividad industrial permitió
la transferencia de la mano de obra rural a la industria y se postergó la
actividad agropecuaria y asimismo la falta de oportunidades de trabajo en la
sierra produjo graves problemas de desocupación y sub empleo.
2.1 PRIMEROS PLANTEAMIENTOS DE REFORMA AGRARIA
A lo largo de la primera mitad del siglo XX, se produce un paulatino
debilitamiento del sistema de dominación de la oligarquía terrateniente en
general. Por una parte: la sindicalización acelerada del proletariado agrícola,
que alcanzó a la mayoría de los núcleo de obreros de haciendas modernas
como Casa Grande o Cartavio, contribuyó a cuestionar el autoritarismo y
paternalismo que tenían las relaciones laborales. Por otra parte,
principalmente en los valles cusqueños de la Convención y Lares, los
arrendatarios de las haciendas apelaron a la fuerza para rechazar las
obligaciones serviles a las que fueron sometidos y tomaron el control de la
tierra. Asimismo un gran frente de emergencia campesina, cuyos
protagonistas fueron las Comunidades Indígenas, desató una ola de
recuperación de sus antiguas propiedades, basándose muchas veces en títulos
que databan de la época colonial, sobre todo en la sierra central.
“En la década de los años 60, el Perú sufría un fuerte proceso de debilitamiento
económico-social en el sector agrario. El avance del desarrollo capitalista, como
proceso social de modernización económica contribuía a debilitar la dominación
a terrateniente constituida por la alianza agro-exportadora y los gamonales
serranos La agricultura comenzaba a dejar de tener significación importante en
la economía nacional por el auge de sectores como el manufacturero, la minería
y la pesca. El afianzamiento político y económico de los grupos sociales medios
emergentes sectores industriales y profesionales y de los nuevos partidos y
movimientos políticos (Acción Popular, Democracia Cristiana y Movimiento Social
Progresista)que aparecen en la escena nacional abogando por la ejecución de
una Reforma Agraria como condición importante para el desarrollo urbano
industrial del país. Fue la propuesta por un desarrollo que posibilitara la
integración del campesino al mercado nacional, otorgándole básicamente
capacidad de compra mediante mejoras salariales e ingresos por la venta de su
producción agrícola en la ciudad. Asimismo, fué la búsqueda de los grupos
medios o nuevos actores políticos y sociales, de un espacio para participar
políticamente en el control y manejo del estado al disputar el poder a los
sectores oligárquicos-agroexportadores, capitalistas, financieros y terratenientes
gamonales. Que no se resignaban a perder su hegemonía y bloqueaban el
proyecto de expansión capitalista propugnado por los nuevos sectores políticos
sociales del país” (ELMER ARCE).
“Los movimientos campesinos desde fines de la década del 50 conjuntamente
con los movimientos guerrilleros del 65, cuestionaron el poder terrateniente y
reclamaron una reestructuración del sistema de la hacienda y propugnaron la
ejecución de una reforma agraria y estas acciones de movilización de los
campesinos en algunos casos llegaron a la ocupación de las tierras de las
haciendas por lo que la respuesta del estado no se hizo esperar .Es sí que los
primeros intento de solucionar el problema, se formularon durante el segundo
gobierno de Manuel Prado (1956-1962) con la constitución de Comisión para la
Reforma Agraria y Vivienda, la misma que presentó un proyecto de ley al
parlamento nacional, pero no se logró su discusión y fué archivado por las
duras críticas por los diferentes sectores económicos, industriales y los nuevos
partidos y movimientos políticos que formularon a sus planteamientos. Era una
Reforma Agraria basada en la ejecución de irrigaciones y colonizaciones para
10

ampliar la frontera agrícola y política de expropiación de tierras dirigida solo a
los fundos que no eran trabajados por sus propietarios Representaba una
propuesta que garantizaba el mantenimiento del poder del terrateniente, del
grupo-exportador y cerraba la posibilidad de potenciar la modernización en el
campo y la ciudad del país así como mantener la exclusión político – social de
los sectores medios a nivel del estado y de la sociedad en general” (ELMER
ARCE)
Otros comentarios del proyecto de ley en mención, es que propiciaba acciones de
colonización en la región de la selva; permitía la parcelación por iniciativa
privada; afectaba a los predios en forma progresiva dejando inafectadas “las
tierras eficientemente explotadas y de alta rentabilidad; otorgaba prioridad en
la afectación a las tierras del estado y a las haciendas de la sierra semienfeudadas y atrasadas. (HERNAN CASTILLO)
El arquitecto Fernando Belaunde Terry, habiendo subido al poder en Julio de
1963, se produjeron en varias regiones del país especialmente en el centro y
sur andino movilizaciones campesinas que se orientaron a la ocupación de las
tierras y ante la fuerte presión campesina se promulgó la Ley De Reforma
Agraria 15037 en Mayo de 1964.
La mencionada ley no colmo las esperanzas campesinas, porque no
consideraba como sujeto de expropiación a los fundos azucareros y
algodoneros.
“Fue una ley para sancionar a los gamonales serranos y a los terratenientes
costeños con fundos feudatarizados de este modo se mantenía, casi incólume, el
poder terrateniente desde la fracción dominante más influyente de la época: los
agroexportadores”. (ELMER ARCE)
El gobierno de Belaunde había iniciado las acciones de reforma agraria en las
zonas de las regiones en conflicto y existía la promesa de adjudicarlas tierras
ocupadas y las acciones de movilización de los campesinos contribuyeron a
debilitar el poder terrateniente.
“El resultado de la gestión de Belaunde, causo una situación de insatisfacción y
frustración aun mayor entre los que creían que una posibilidad dentro de los
cauces democráticos planteados sería posible la convicción de que una reforma
agraria era necesaria en el Perú ya sea compartida por la mayoría de grupos de
influencia y de opinión en el país. (Alfonso Chirinos Almanza).
3. LA LEY DE REFORMA AGRARIA N° 17716
EL 24 de Junio de 1969 en su mensaje a la nación con motivo de la
promulgación de la ley de la Reforma Agraria, el General Juan Velasco
Alvarado, Presidente del Gobierno Revolucionario de las Fuerzas Armadas,
establece entre otros lo siguiente:
3.1 ALCANCES.

La ley se orienta en la cancelación de los sistemas de latifundio y
minifundio en el agro peruano, planteando su sustitución un régimen
justo de tenencia de la tierra que haga posible la difusión de la pequeña
y mediana propiedad en todo el país.

La Ley de Reforma Agraria se aplicará en todo el territorio del país, sin
reconocer privilegios ni casos de excepción que favorezca a
determinados grupos o intereses y por lo tanto, comprende a todo el
11

sistema agrario en su conjunto porque solo de esta manera será posible
desarrollar una política agraria coherente y puesta al servicio del
desarrollo nacional.

Al estimular la difusión de la pequeña y mediana propiedad, la ley
establece medidas que aseguran la no fragmentación de la no propiedad
como unidad de producción. Es el régimen de tenencia lo que ley afecta,
más no el concepto de unidad de producción agrícola o pecuaria.

Para el caso de las empresas agro-industriales, la ley contempla la
cooperativizacion en favor de sus servidores, pero garantiza el
funcionamiento de la nueva empresa como solo unidad. En este
sentido, la ley considera a la tierra y a las instalaciones como un todo
indivisible de producción sujeto a la reforma agraria. La planta
industrial de procesamiento primario de productos del campo está
indisolublemente ligado a la tierra. Por tanto es imposible afectar a ésta
y dejar intocada a aquella.

La ley de reforma agraria tiene que afectar necesariamente la totalidad
de la negociación. Esto no quiere decir que la gran propiedad será
dividida y fragmentada, porque ello se traducirá en un perjudicial
descenso de los rendimientos de la tierra. Por eso, la ley contempla el
mantenimiento de la unidad de producción bajo un distinto y justo
régimen de propiedad.

Dentro de la nueva empresa, la ley garantiza la estabilidad de trabajo,
los niveles de remuneración y todos los derechos sociales de la planta
de dirección técnica y administrativa y de todos los actuales servidores,
abriendo para ellos, además, el acceso a los beneficios y utilidades de la
cooperativa que será la nueva propietaria del complejo agroindustrial
que la reforma agraria afecte.

Al racionalizar el uso de la propiedad de la tierra y al crear los
incentivos derivados del más amplio acceso a la propiedad, la reforma
agraria tiende a formar más y mejores propietarios del agro, es decir, a
impulsar a una más pujante producción agropecuaria que beneficie, no
a unos pocos, sino a la sociedad en su conjunto.

La ley de la reforma agraria dará impulso a la industria peruana, cuyo
futuro depende decisivamente de la creación de una cada vez mayor
mercado interno de alto consumo diversificado y también, del apoyo
constructivo del estado, consciente del inevitable destino industrial de
nuestro país. Y así mismo la ley abre grandes perspectivas a la
inversión industrial a través del incentivo que significan nuevas
empresas forjadoras de riqueza y creadoras de trabajo.

La ley limita el derecho a la propiedad de la tierra para garantizar que
esta cumpla su función social dentro de un ordenamiento de justicia y
contempla límites de inafectabilidad que salvaguardan el principio
normativo de que la tierra debe ser para quien la trabaja, y no para
quien la derive de ella renta sin labrarla.

Los que vean reducida su propiedad por la aplicación de la ley de
reforma agraria, recibirán compensación justipreciada por parte del
estado.
12

La Ley de Reforma Agraria, da su respaldo a la gran masa de
campesinos que forman las Comunidades Indígenas que, a partir de
hoy abandonando un calificativo de resabios racistas y de perjuicio
inaceptable, se llamarán Comunidades Campesinas y tendrán el
respaldo efectivo del estado para lograr los créditos, la ayuda técnica
que se requiere para convertirlas en dinámicas unidades de producción
cooperativa.
Al cabo de los siglos, las Comunidades Campesinas, el Ayllu antiguo,
símbolo de un milenario ideal de justicia que nunca fue totalmente
abatido, verán renacidos su fuerza y su vigor para ser, otra vez,
dinámicos elementos de progreso como fueron antaño en la antigua y
grandiosa civilización de nuestros antepasados.

Además de los alcances del Decreto Ley de Reforma Agraria, es necesario
precisar los contenidos de los principios básicos (Artículos 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7 y
8) y de la deuda agraria (Artículos 173, 174, 175, 176, 177, 178 y 179); y para
determinar el grado de su cumplimiento y los logros obtenidos con la reforma
agraria.
3.2 PRINCIPIOS BÁSICOS.
Art. 1° -- La Reforma Agraria es un proceso integral y un instrumento de
transformación de la estructura agraria del país, destinado a sustituir los
regímenes del latifundio y minifundio por un sistema justo de propiedad,
tenencia y explotación de la tierra, que contribuya al desarrollo social y
económico de la Nación, mediante la creación de un ordenamiento agrario que
garantice la justicia social en el campo y aumente la producción y la
productividad del sector agropecuario, elevando y asegurando los ingresos de
los campesinos para que la tierra constituya, para el hombre que la trabaja,
base de su estabilidad económica, fundamento de su bienestar y garantía de
su dignidad y libertad.
Art. 2° -- La Reforma Agraria como instrumento transformador formará
parte de la política nacional de desarrollo y estará íntimamente relacionada
con las acciones planificadas del Estado en otros campos esenciales para la
promoción de las poblaciones rurales del país tales como la organización de
una Escuela Rural efectiva, la asistencia técnica generalizada, los mecanismos
de crédito, las investigaciones agropecuarias, el desarrollo de los recursos
naturales, la política de urbanización, el desarrollo industrial , la expansión
del sistema nacional de salud y los mecanismos estatales de comercialización,
entre otros.
Art. 3°- En armonía con las finalidades señaladas la legislación de la Reforma
Agraria debe:
a) Regular el derecho de propiedad de la tierra para que se use en armonía con
el interés social y señalar las limitaciones a que está sujeta la propiedad rural;
b) Difundir y consolidar la pequeña y la mediana propiedad explotada
directamente por sus dueños;
c) Garantizar la integridad del derecho comunal de propiedad de las
comunidades campesinas sobre sus tierras y adjudicarles las extensiones que
requieran para cubrir las necesidades de su población;
d) Fomentar la organización cooperativa y normar los sistemas comunitarios
de explotación de la tierra;
13

e) Asegurar la adecuada conservación, uso y recuperación de los recursos
naturales;
f) Regular los contratos agrarios y eliminar las formas indirectas de
explotación a fin de que la tierra sea de quien la trabaja;
g) Normar el régimen de trabajo rural y de seguridad social, teniendo en
cuenta las peculiaridades propias de las labores agrícolas y abolir toda
relación que de hecho derecho vincule la concesión del uso de la tierra a la
prestación de servicios personales;
h) Promover el desarrollo agrícola y ganadero con la finalidad de aumentar la
producción, la productividad y asegurar su comercialización y lograr una
justa distribución de la renta en el sector agropecuario;
i) Regular el crédito rural para ponerlo al alcance del hombre del campo; y
j) Establecer el seguro agropecuario para cubrir los riesgos de sequía, heladas
y otras calamidades.
Art. 4°- El Estado asume la obligación de promover la financiación de la
Reforma Agraria y de los planes de fomento agropecuario e incluirá
anualmente en el Presupuesto Funcional de la Republica las partidas
necesarias para cubrir las obligaciones que contraiga en cumplimiento de la
presente Ley.
Art. 5°- Para los fines de la Reforma Agraria declárese de utilidad pública y de
interés social la expropiación de predios rústicos de propiedad privada en las
condiciones establecidas expresamente en la presente Ley.
Salvo reserva expresa el término “agrícola”, así como los demás relativos a el
que se usan en esta Ley. Incluye la ganadería pero excluye al aprovechamiento
directo de los bosques naturales.
Art. 6°- Los predios rústicos, cualquiera que sea su propietario, ubicación en
el territorio nacional o modo de adquisición, ya sea por compra-venta, remate
público o por cualquier otro título, quedan sujetos a la Legislación sobre
Reforma Agraria.
3.3. DE LAS TIERRAS PARA LA REFORMA AGRARIA.
Asimismo los artículos 7° y 8° de la mencionada ley se establece sobre la
situación de las tierras y cuyos textos es el siguiente:
Art. 7°- Se dedicaran a los fines de la Reforma Agraria las tierras que a
continuación se enumeran:
a) Las tierras abandonadas y las que reviertan al dominio público , así
como las eriazas;
b) Los predios rústicos del Estado y de las personas jurídicas de derecho
público interno;
c) Las expropiadas conforme a esta Ley;
d) Las comprendidas en parcelaciones privadas debidamente calificadas;
e) Las habilitadas para fines agrícolas por acción directa del Estado, o
mediante obras financiadas con Fondos Públicos; y
f) Las provenientes de donaciones, legados y otras similares en favor de la
Reforma Agraria.

14

Art. 8°- Las tierras abandonadas por sus dueños quedan incorporadas al
dominio público. El abandono de un predio rustico se produce cuando su
dueño lo ha dejado inculto durante tres años consecutivos. Se interrumpe el
termino para que transcurra el abandono cuando el propietario u otro en su
nombre, realiza actos posesorios sobre el predio durante dos años seguidos.
Solo se refutan actos posesorios los consistentes en la explotación económica
del suelo por medio de sementeras o plantaciones, o crianza de ganado de
acuerdo a la capacidad de los pastos efectuados por su dueño u otro en su
nombre. El amojonamiento, cercos, cortes de maderas, construcción de
edificios u otros actos semejantes no constituyen por si solos prueba de
explotación económica, pero se considerarán complementarios de la misma.
Sin perjuicio de lo establecido en los acápites anteriores se considerarán
también poseídas las porciones incultas del predio cuya existencia y
mantenimiento en tal estado sea necesaria para la explotación económica,
mejor aprovechamiento o defensa del predio explotado. Tales porciones, en
conjunto, no podrán exceder de la extensión explotada económicamente.
Cuando los actos posesorios abarquen solo parte del predio se considerará
extinguido el dominio privado sobre las restantes porciones que no se reputen
poseídas conforme a este artículo.
3.4. DE LA DEUDA AGRARIA.
En los artículos 173° al 181° de la Ley De La Reforma Agraria se indica la
obligación que tiene el estado de pagar la deuda agraria, tal como a
continuación se detalla:
Art. 173°- Autorizase al Poder Ejecutivo para que a solicitud de Ministerio de
Agricultura y Pesquería, emita Bonos de la Deuda Agraria hasta por la suma
de Quince Mil Millones de Soles Oro (S/. 15,000 000.00).
Art. 174°- Los Bonos de la Deuda Agraria serán de tres clases denominadas:
Clase “A”, Clase “B” y Clase “C”. Todos ellos se emitirán por valores nominales
de soles oro un mil, cinco mil, diez mil, cincuenta mil, cien mil, quinientos mil
y un millón (S/. 1,000.00; 5,000.00; 10,000.00; 50,000.00; 100,000.00;
500,000.00; 1 000,000.00).
Los bienes de la Clase “A”, devengarán un interés anual del seis por ciento
(6%) al rebatir sobre los saldos deudores y serán redimidos mediante
amortizaciones anuales iguales en efectivo y/o en acciones de acuerdo a lo que
estipule la presente Ley en el plazo de 20 años contados a partir de la fecha de
su colocación.
Los Bonos de la Clase “B”, devengarán un interés anual del cinco por ciento
(5%) al rebatir sobre los saldos deudores y serán redimidos mediante
amortizaciones anuales iguales en efectivo y/o acciones de acuerdo a lo que
estipule la presente Ley en el plazo de 25 años contados a partir de la fecha
de su colocación.
Los Bonos de la Clase “C”, devengarán un interés anual al cuatro por ciento
(4%) al rebatir sobre los saldos deudores y serán redimidos mediante
amortizaciones anuales iguales en efectivo y/o acciones de acuerdo a lo que
estipule la presente Ley en plazo de 30 años contados a partir de la fecha de
su colocación.
Los Bonos de la Deuda Agraria y sus intereses están exonerados de todo
impuesto.
15

Art. 175°- Los Bonos serán nominativos e intransferibles hasta el año de su
amortización; tendrán la garantía del Estado sin reserva alguna y sin perjuicio
de la afectación en garantía de todos los bienes y rentas de la Reforma Agraria.
La emisión se efectuará en series anuales para cada clase.
Las acciones de empresas públicas que emita el Estado con fines de pago o
canje de Bonos de la Reforma Agraria serán nominativas e intransferibles
durante los primeros 10 años de su emisión.
Art. 176°- El Banco de Fomento Agropecuario del Perú será el fideicomisario
irrevocable de los Bonos de la Deuda Agraria, con las atribuciones siguientes:
a) Recibir del Tesoro Público los fondos necesarios para efectuar el servicio
de amortización e intereses de los bonos.
b) Actuar como agente de pago de las amortizaciones e intereses de los
Bonos, según corresponda;
c) Actuar como agente de cobranza de los pagos que devengan de los
contratos de compra-venta celebrados entre la Dirección General de
Reforma Agraria y Asentamiento Rural y los adjudicatarios de la
Reforma Agraria;
El Banco de Fomento Industrial tendrá las atribuciones siguientes:
d) Recibir del Banco Fomento Agropecuario los fondos necesarios
provenientes de la amortización de los Bonos de la Deuda Agraria que
posea en cartera:
e) Formar organizar y poner en funcionamiento empresas industriales
destinadas al pago de la Deuda Agraria;
f) Entregar funcionando las empresas industriales a los representantes de
los tenedores de Bonos de Reforma Agraria, quienes canjearán sus
bonos por acciones;
g) Para los efectos señalados en los incisos e) y f), el Estado consignará en
su presupuesto anual una suma no menor del uno por ciento (1%) del
mismo, que será entregada al Banco de Fomento Industrial.
Art. 177°- Los Bonos de La Deuda Agraria y las acciones de Fomento
Industrial se utilizarán para abonar a los propietarios de predios expropiados
el valor de éstos conforme a Ley.
El valor de la expropiación será pagado en la siguiente forma:
1°- Tierras directamente conducidas en las que se ha demostrado el
cumplimiento de todas las condiciones señaladas por los Arts. 28°, 29°, 31°, y
34° de la presente Ley;
a) Cuando su valor no exceda de Cien Mil Soles Oro (S/ 100,000.00)
íntegramente al contado; y
b) Cuando su valor exceda de Cien Mil Soles Oro (S/ 100,000.00) se
abonará Cien Mil Soles al contado y el saldo en Bonos de la Clase “A”
2°- Las tierras arrendadas y las conducidas directamente en las que no se ha
demostrado el cumplimiento de todas las condiciones señaladas por los Arts.
28°, 29°, 31° y 34° de la presente Ley.
a) Cuando su valor no exceda de Cincuenta Mil Soles Oro ( 50,000.00)
íntegramente al contado; y
b) Cuando su valor exceda de Cincuenta mil Soles Oro (S/. 50,000.00), se
abonara cincuenta mil soles oro al contado y el saldo en Bonos de la
clase “B”.
16

3°- Las tierras ociosas y enfeudadas así como las plantaciones e instalaciones
comprendidas en ellas:
a) Cuando su valor no exceda de veinticinco mil soles oro (S/. 25,000.00)
íntegramente al contado; y
b) Cuando su valor exceda de veinticinco mil soles oro (S/. 25,000.00), se
abonara veinticinco mil soles oro al contado y el saldo en Bonos de la
clase “C”.
4°- Cuando las cantidades por pagar en Bonos de la Deuda Agraria contengan
fracciones de un mil soles oro (S/. 1,000.00), estas se pagaran en efectivo,
aunque excedan los límites establecidos en el presente artículo.
5°- Cuando dos o más fundos de un mismo propietario sean expropiados, se
sumara el valor total de dichos fundos y se efectuara el pago en efectivo de
acuerdo a los tres primeros incisos.
Art. 178°- El ganado que se adquiera será pagado en efectivo.
Art. 179°- Cuando se expropien plantaciones, instalaciones, construcciones
equipos agrícolas o industriales que formen parte de la negociación, su valor
será pagado en efectivo hasta un monto que no exceda de Un Millón de Soles
Oro (S/. 1´000,000.00) y el saldo en bonos de la clase “A” o “B” según se trate
de fundos conducidos directamente o arrendados.
Art. 180°- EL pago de las amortizaciones e intereses anuales de los Bonos de
la Deuda Agraria se hará en efectivo hasta un valor equivalente a 150 sueldos
mensuales mínimos vitales de la Provincia de Limay la diferencia en acciones
al valor del mercado, de las empresas que el Baco de Fomento Industrial
estime conveniente entregar para el pago de los Bonos de la Deuda Agraria.
Art. 181°- Los Bonos de la Deuda Agraria de las clases “A”, “B” y “C” serán
aceptados al cien por ciento (100%) de su valor por la Banca del Fomento
Estatal cuando ellos sirvan para financiar hasta el cincuenta por ciento (50%)
del valor de una empresa industrial debidamente calificada, a la cual el
tenedor o tenedores de los Bonos aporten en efectico el otro cincuenta por
ciento (50%) del valor de dicha empresa. Las acciones de la empresa no
podrán ser transferidas en un periodo de 10 años salvo que el producto de su
venta se invierta en otra empresa industrial también debidamente calificada.
4. EXPROPIACIÓN DE LAS HACIENDAS AZUCARERAS, DE LOS COMITÉS
ESPECIALES DE ADMINISTRACIÓN Y CONFLICTOS SOCIALES.
Cuando se expropiaron las haciendas azucareras de la costa norte y central
cuyos dueños eran los “Barones del azúcar”, las tropas armadas sacaron a
punto de fusil a los hacendados y administradores; y a partir del 24 de junio de
1969, dejo de llamarse “Día del Indio”, para ser adelante “Día del Campesino”
(Carlos Contreras/Marcos Cueto).
Con la reforma agraria se expropiaron los latifundios tradicionales de la sierra
que tenían grandes extensiones de terreno pero también eran poco productivos y
asimismo a las plantaciones de la costa. Los límites de inafectabilidad fueron
fijados en 50 hectáreas para tierras de riego y 150 eran de secano, con lo que
afectaba no solo la gran propiedad, sino incluso la mediana (Carlos
Contreras/Marcos Cueto).
Además de las tierras también se expropiaron la maquinaria, el ganado y las
instalaciones industriales y civiles.
17

Las tierras expropiadas pasaron a manos de sus trabajadores, siguiendo el
lema del Gobierno “LA TIERRA ES PARA QUIEN LA TRABAJA”.
El “Justiprecio” de la expropiación sufría descuentos si el terrateniente había
sido un “mal patrono”. Los juicios públicos a los patronos, acusados por sus
antiguos jornaleros delante de un tribunal del estado creado expresamente para
el efecto, dieron ciertamente un marco “Revolucionario” a la acción de la
Reforma Agraria (Carlos Contreras/Marcos Cueto).
Con la promulgación del Decreto Ley N° 17716, Ley General de Reforma
Agraria, las empresas azucareras fueron intervenidas, formándose “COMITÉS
ESPECIALES DE ADMINISTRACIÓN”, constituidos por funcionarios del estado
con representantes campesinos y cuya función era la de administrar
provisionalmente el fundo o empresa hasta ser adjudicada en forma definitiva
a sus trabajadores. Su objetivo era garantizar la producción agropecuaria del
fundo expropiado.
La aplicación de la Reforma Agraria fué cuestionada desde sus inicios por
quienes se habían constituido en sus primeros beneficiarios, entre ellos los
trabajadores de los complejos azucareros, cuestionaban el modelo vertical y
autoritario como se conducía la administración de los complejos azucareros ya
que más parecían empresas estatales y los trabajadores defendían la vigencia
de los sindicatos y la elección de los dirigentes como manera de participación
en la gestión de las nuevas empresas que como propietarios les correspondía.
El Gobierno sin el apoyo de la mayoría de los trabajadores azucareros los
mismos que estaban influenciados por una dirigencia que obedecía a una
militancia y orientaciones del Partido Aprista, respondió antes que con el
dialogo para establecer la situación existente de la intervención de los
complejos agro-industriales, realizo acciones represivas que incluyeron la
detención de dirigentes.
La parcelaciones que por iniciativa privada realizaban los terratenientes para
realizar su propias reforma agraria mediante la parcelación de sus fundo, los
trabajadores agrarios de las unidades agropecuarias en las zonas de Lima
(Supe, Barranca y Huaraz en el norte chico, Cañete en el Sur) y en la provincia
de Morropón (Departamento de Piura) desarrollaron masivamente mítines y
huelgas para impedir la parcelación de tierras o lograr la nulidad de las ya
realizadas (Elmer Arce).
“La propiedad cooperativizada había sido concebida como propiedad de todos y
de nadie en particular, por lo tanto los trabajadores del fundo expropiado no era
su propiedad privada, ni individualizada ni eran participes o dueños de
acciones, ni tenían amplia disposición personal o del grupo. Las decisiones en
última instancia correspondían al Estado, especialmente las referidas a los
aspectos salariales, sin dejar de interesarle el pago que tenía que hacer por
adjudicación de las tierras que no habían luchado ni solicitado. Los
trabajadores de los complejos agro-industriales, acusaban al Gobierno de querer
estatizarlos y de implementar una cooperativizacion de arriba abajo y no al
revés”. (Elmer Arce).
“En las regiones diferentes de los complejos agro-industriales se realizaron
mítines de apoyo al Gobierno. Posteriormente con la participación de los
trabajadores azucareros en la conducción de respectivas empresas, el gobierno
propicio un clima de mayor armonía y buscó la conciliación antes que el
enfrentamiento lo que permitió a los dirigentes aceptar el papel fiscalizador del
Gobierno, contribuyendo a disminuir las tensiones y facilito el trabajo de los
interventores gubernamentales a través del sistema de asesoramiento y
18

fiscalización de las Cooperativas Agrarias de Producción y Sociedades Agrícolas
de Interés Social (SAF-CAP-SAIS) organismo dependiente del Ministerio de
Agricultura” (ELMER ARCE).
Las movilizaciones antigubernamentales de los trabajadores agrarios de los
fundos agro industriales del norte,los beneficiarios de la reforma agraria antes
que aliados se constituyeron en adversarios del gobierno; la acción burocrática
de los técnicos, los bajos salarios de los campesinos y la posición partidaria
APRA y Vanguardia Revolucionaria de querer hacer fracasar la reforma
agraria, propiciaron al gobierno de acelerar sus planes en la constitución de
cooperativas sin la capacitación adecuada en aspectos
legales,
administrativos, gerenciales económicos y financieros. También las
movilizaciones campesinas se logró de anular las parcelaciones de tierra por
iniciativa privada.
Mediante Decreto Ley N° 19400, del 9 de mayo de 1972 en concordancia con
la primera disposición transitoria, se disolvieron las asociaciones o sociedades
que hubiera asumido la representatividad gremial agraria a nivel local regional
o nacional entre ellas se liquida la Sociedad Nacional Agraria SNA (Grupo
Integrado por Terrateniente), también se liquidó a las organizaciones como la
CCP, fundada en 1947 (de orientación marxista), a la Federación Nacional de
Campesinos del Perú FENCAP (De Orientación Aprista) y a sus respectivas
Federaciones Departamentales y Provinciales, los Registros Públicos y el
SINAMOS, procederán a cancelar la inscripción de las asociaciones o
sociedades disueltas. Todo esto propicio el cuestionamiento al decreto de LEY
N° 19400 por la CCP “por ser anti campesino, anticonstitucional y represivo”.
Con la promulgación del Decreto Ley N° 19400, se realizaron campañas para
desprestigiar el SINAMOS, distorsionando su imagen ante el país y el
campesino en el cual se le identificaba como aparto delator y de control para
la manipulación de las organizaciones de base.
Para que la reforma agraria avanzara, el SINAMOS apoya y constituye la
Confederación Nacional Agraria (CNA) y sus respectivas Ligas y Federaciones
Agrarias en concordancia al Decreto Ley N° 19400 (Normas Relativas Y La
Estructura Y Funcionamiento de Las Organizaciones Agrarias), y como
consecuencia de esto, el SINAMOS se enfrentó no solo a los grupos
terratenientes sino también a sectores campesinos.
“Frente a los intensos cuestionamientos del grupo terrateniente, el gobierno
respondió masivamente a nivel nacional, con adjudicaciones de tierras a los
campesinos. En el año 1973, se adjudicó a 230 empresas (130 Cooperativa, 40
Grupos Campesinos, 45 Comunidades Campesinas Y 11 Sais) 741 444 Has,
que correspondieron a 47 350 familias. También se realizaron adjudicaciones
individuales (9258 Has. A 744 familias). Por el número de hectáreas
adjudicadas y el número de beneficiarios, no fueron muy relevantes” (ELMER
ARCE).
Con las adjudicaciones de tierra a los campesinos, se desactivo una parte de
Comités Especiales de Administración Provisional, que eran organismos de
administración de los fundos adjudicados, que estaban constituidos por
funcionarios que representaban al estado y con la conformación de nuevas
organizaciones agrarias (Caps, Sais y Comunidades Campesinas), en el que se
culminaba una etapa de manejo y responsabilidad estatal; y las
organizaciones agrarias comenzaron a integrarse en Ligas y Federaciones
Agrarias a Nivel Nacional.
19

Con los avances de las adjudicaciones de tierra, se originaron problemas
internos en las organizaciones agrarias, tales como: mejora de los salarios,
trabajo para los eventuales y lucha por los precios agropecuarios.
La lucha del gobierno con los partidos políticos, organizaciones gremiales y
campesinas; y la lucha competitiva de sectores estatales entre SINAMOS Y
Ministerio de Agricultura, creó un tratamiento descoordinado de los problemas
agrarios en los aspectos de asistencia técnica y crediticia de los productores
agrarios y la no solución inmediata a las demandas salariales de los
beneficiarios de la reforma agraria por parte del Ministerio de Agricultura,
origino el debilitamiento de las Ligas Agrarias en la solicitud de los reclamos
de los campesinos.
En esta etapa también se produjeron las pugnas suscitadas de los sectores del
gobierno entre el SINAMOS y el Ministerio de Agricultura con el personal del
Ministerio del Trabajo encargado de hacer posibles una aplicación más rápida
de la ley de reforma agraria para reducir el mínimo inafectable o acordarse la
afectación total de un predio ubicado dentro o fuera de zona de Reforma
Agraria, cuando existían condiciones contrarias a la legislación laboral en las
relaciones de trabajo, así calificados por el Ministerio de Trabajo.
Es importante mencionar también los enfrentamientos del SINAMOS por
sentir obstaculizada su labor, con el Ministerio del Interior por la acción
represiva que algunas veces realizaba sin prueba alguna contra dirigentes
campesinos para inmediatamente ponerlos en libertad en los momentos más
convenientes. También es importante señalar los enfrentamientos que sostuvo
SINAMOS Y AGRICULTURA con los Juzgados de Tierras, BANCO AGRARIO y
con el PODER JUDICIAL.
“Dentro de los grandes problemas que tenía el gobierno en 1973, para la
aplicación de la reforma agraria, fue la acción de grupos de IZQUIERDA
MARXISTA (VANGUARDIA REVOLUCIONARA Y PATRIA ROJA) que alentaban y
ejecutaban indiscriminadamente “TOMAS” de tierras agrícolas y urbanas que
les servían de pretexto para que los medianos propietarios fortalezcan su
movimiento y con las presiones ejercidas por los integrantes de los comités de
defensa de la pequeña y mediana propiedad, el gobierno promulgo EL Decreto
Ley N°20120, que estuvo destinado a garantizar la pequeña agricultura”(Elmer
Arce).
Con el relevo del General Velasco por el General Francisco Morales Bermúdez
(Agosto 1975), se emprendió una campaña de apoyo al desarrollo de la
mediana agricultura, así como EL FUERO AGRARIO, valiéndose del
“RECURSO DE AMPARO” EL TRIBUNAL AGRARIO; comenzó a devolver tierras
a los antiguos expropiados. La REFORMA AGRARIA fue paralizada.
En julio de 1978, la Confederación Nacional Agraria (CNA), fué ilegalizada por
el Gobierno de Morales Bermúdez, por ser una organización politizada y
opositora con gran capacidad de convocatoria. Fué despojada de sus bienes y
recursos que por ley detentaba.
Hasta 1979 fueron expropiadas 9, 1 millones de hectáreas de los treinta (30)
millones de Has. cultivadas del país el número de fundos afectados fué de
16,000.00 Has (Carlos Contreras/Marcos Cueto).-CUADRO 1
“La mística revolucionara de los funcionarios y algunos líderes campesinos y el
entusiasmos por probar la eficiencia de las empresas agrarias socializadas
condujeron en los primeros años a buenos resultados económicos, repartiéndose
incluso utilidades entre las cooperativas. Más tarde las cosas empeoraron: los
20

campesinos trabajaban la tierra, pero carecían de experiencia empresarial para
tomar cruciales decisiones económicas y comerciales de mediano y largo plazo.
Entre los funcionarios surgió la corrupción y, entre los campesinos
adjudicatarios, el desánimos propio de un sistema donde no existía una
retribución directa al esfuerzo personal. Se dio poca importancia al uso de
tecnologías modernas y apropiadas y a la búsqueda racional del crédito
bancario, elemento esencial para el desarrollo de la agricultura comercial. Los
precios de los productos agrarios, controlados por el gobierno, pronto se
devaluaron y las cooperativas comenzaron a ver crecer, no sus cultivos sino sus
adeudos” (CARLOS CONTRERAS/MARCOS CUETO).
“La crisis económica, la protesta social y el reclamo del regreso a la democracia
se entrelazaron en tendencia que acabaría con el régimen de las Fuerzas
Armadas en pocos años. La recuperación de los salarios reales y la ampliación
del mercado internos en virtud de las reformas en la propiedad, llevaron a una
mayor demanda de alimentos y bienes de consumo. La agricultura bajo el
sacudón de la reforma agraria, no pudo responder a esa mayor demanda y
hubo de procederse a la importación de alimentos”. (Carlos Contreras/Marcos
Cueto).
5. PRODUCCION DE LA AZUCAR Y CRISIS DE LA COOPERATIVAS
AGRARIAS AZUCARERAS.
“En la década de los 80, la producción y comercialización del azúcar se
desarrollaba en 12 complejos agroindustriales corporativizados tales como:
Casagrande, Cartavio, Paramonga, Tuman, Pucala, Pomalaca, Cayalti, Laredo,
San Jacinto, Andahuasi, Chucarapi y el Ingenio De las 12 empresas en
mención, la más grande era La Casa Grande con 30,089.00 Has y un
patrimonio de $ 380 millones que representaba el 25% del total de la industria y
la más pequeña era el ingenio con 764 Has. y un patrimonio de $6.6 millones
con 0.4% del total de la industria (Perú Informe Económico Trimestral)
Se deja constancia que la mejor época de desarrollo de estas empresas fue en
1974, la producción bordeó el millón de toneladas (992 464 Tm.) decayendo en
1991 con una producción de 558 647.00 Tm.
En 1980 fué una de las etapas muy difíciles porque el país por primera vez en
la historia, el gobierno se vio obligado a importar azúcar para la satisfacción
de la demanda interna, como consecuencia de la sequía que se prolongó
hasta 1981, acompañado con las lluvias torrenciales y EL FENÓMENO Del
NIÑO en 1983.
En los periodos 1968 – 1979, se produce un cambio en el mercado internacional
del azúcar, afectado por la aparición de edulcorantes sustitutos (jarabe de maíz
y aspartanes), se empieza a reemplazar el azúcar de la caña por el maíz
obteniendo el azúcar por un proceso de fermentación, cuyo uso se hizo
ampliamente difundido en los principales países consumidores por el
abaratamiento de los costos y el mercado internacional del azúcar de caña se
hizo más difícil y competitivo, reduciendo las posibilidades para las
exportaciones Tampoco se tuvo en cuenta que la demanda nacional creció a un
ritmo más veloz que la producción, por lo que los saldos exportables fueron
decayendo, haciendo imposible de sostener los precios. “Además el precio
interno del azúcar se mantuvo congelado (1968 y 1975) contra una inflación
para el periodo que llegó al 140% lo que significó que solo por atraso de precios
la industria en su conjunto perdió un estimado de $ 294 millones” (José Manuel
Mejía).
21

Este control de precios no solo favoreció a los consumidores urbanos, sino
también por las industrias (bebidas gaseosas, cervecería, dulcerías,
panaderías, etc)
En los años 1980 – 1990, se intentó la liberalización económica y política en el
cual se desmonta los mecanismos de integración cooperativa de la industria
azucarera y se propicia el retorno del capital extranjero, porque la crisis se
estaba agudizando generando la falencia económica financiera.
“La situación de la grave crisis de estas empresas cooperativas, se establece
que en 1981, su endeudamiento en moneda nacional alcanzaba los 26,903
millones de soles y en moneda extranjera era de $ 39 millones. La deuda en
moneda extranjera fue asumida por CECOOAAP, a partir de 1976 en forma de
adelanto para capital de trabajo y en 1981 la Central de Cooperativas Agrarias
de Producción Azucareras del Perú, queda encargada de la comercialización de
las 116,000 Tm. que había importado ENCI. Los problemas de liquides no
permitió que la central cumpliera el compromiso de depositar el producto de la
venta en El Banco de La Nación, más bien lo utiliza para continuar sus
operaciones con las empresas, por lo que la deuda total a julio de 1983 fue el
orden de S/. 183,270 millones.”(Perú Informe Económico Trimestral).
Asimismo de 1985 – 1990, se trató de reactivar las cooperativas, sin resultado
positivo y se acrecienta la desarticulación de la integridad agroindustrial de
las cooperativas, separado la parte agrícola de la industrial en el intento de
superar la crisis de las azucareras, planteando soluciones separadas para
cada unidad, originando el desabastecimiento y aumentó el problema de la
gestión de estas empresas cooperativas.
En 1991, se intenta la liberación de los precios y la fijación de una sobretasa
arancelaria, el alivio de algunas cargas pasivas como las obligaciones con el
IPSS y se deja la posibilidad de conversión de las cooperativas azucareras en
empresas de accionariado laboral para resolver los problemas de gestión y
mediante Decreto Legislativo N° 653, Ley de Inversión en el Agro, se planteó la
posibilidad de su transformación a Sociedades Anónimas.
5.1. PROBLEMÁTICA DE LAS COOPERATIVAS AGRARIAS AZUCARERAS:
En la “Primera Conferencia Nacional de Cooperativismo: Rol Histórico”, la
admisión de política del sector de agricultura respecto a las Cooperativas
Agrarias Azucareras; atraviesan por una grave crisis económico social,
derivados, por una serie de aspectos como son:
1.

2.
3.
4.

Disminución de la productividad y producción en los campos y fabricas
por los factores siguientes:
a. Falta ó inoportuna fertilización
b. Cultivos o deshierbas insuficientes.
c. Escasez de maquinaria.
d. Escaso transporte de caña del campo a la fábrica por obsolescencia de
sus unidades y carencia de repuestos.
e. Bajo volúmenes de agua especialmente en Lambayeque.
f. El inadecuado mantenimiento de equipos y maquinarias en las
fábricas.
g. Inadecuada renovación de caña en los campos.
Carencia de una política de precios para los azúcares y la congelación de
precios a los derivados de la caña de azúcar
La no atención adecuada por el Banco Agrario en los créditos solicitados
por las CAA’s.
Deuda al I.PS.S, y “FONAVI”
22

5.

6.

7.

8.

9.

10.
11.
12.
13.

Ante la grave crisis que estaban atravesando las cooperativas
agroindustriales solicitaban el apoyo al gobierno el financiamiento a través
de la banca nacional, para:
a. La adquisición de fertilizantes, herbicidas y otros insumos, para
aumentar la productividad de caña en los campos.
b. Para adquirir maquinaria y repuestos y efectuar las reparaciones de
sus fábricas para lograr así una producción de acuerdo a su capacidad
instalada.
c. Financiar de manera inmediata para la adquisición de llantas, para los
camiones, así como también repuestos para los tractores y grúas que
están propensos al deterioro por falta de uso.
Que se determine una política de precios para los azucares, en estricta
concordancia con los costos de producción, debidamente evaluados por
técnicos de gobierno y de la industria azucarera, y efectuando la fijación
de los precios de forma periódica y oportuna
Los derivados de la caña de azúcar como es la melaza y el begazo, que
deben ser considerados no como subproductos del azúcar, si no como
materia prima obtenida de la caña para la transformación industrial y
debe ser también tratado de acuerdo al criterio técnico en concertación
con los representantes de la Industria Azucarera “FENDECAAC” – “
CENCAAC”.
Las deudas al I.P.S.S., deben ser condonados por no haberse recibido el
servicio médico-hospitalario del Seguro y porque en sustitución de la
CAA’s., no han brindado este servicio a sus trabajadores.
Lo mismo ocurre con el “FONAVI”, desde la dación del DL. 22591 del
30.06.79, que de acuerdo al artículo 25 del mismo dispositivo, libera a las
empresas que otorgan vivienda a sus trabajadores.
Orientar la integración de la comercialización de las doce (12)
Cooperativas, a través de su Central Nacional de Cooperativas Agrarias
Azucareras de Comercialización – “CENCAAC”.
La importación del azúcar deben ser realizados por las Cooperativas a
través de la “CENCAAC”, y no por terceros, para evitar la competencia
desleal y el desorden en el mercado.
Exoneración de los aranceles a los azúcares importados por las
Cooperativas y de los bienes de capital depositados en la Aduana.
Exoneración de los impuestos a la importación de los bienes de capital.
Apoyo a los proyectos de diversificación industrial, como medida de
desarrollo de las Cooperativas Azucareras.
Es de urgente necesidad el apoyo financiero para priorizar en el Plan de
Reactivación, la rehabilitación y puesta en operación de pozos tubulares
para el aprovechamiento de esas aguas, debe de ser excluida del módulo
de agua del río, para incentivar su uso dado al alto costo comparativo.

6- PROBLEMÁTICA ESPECÍFICA DE LAS COOPERATIVAS AGRÁRIAS
Es posible identificar como manera de ilustración algunos problemas que
afrontaron los diversos tipos de Cooperativas Agrarias tal como se establece:
El cooperativismo en el sector rural, es el producto de la implantación de un
modelo que no ha tomado en cuenta las ricas tradiciones nacionales de
cooperación. Surge en el presente siglo, asiste a un lento proceso de
crecimiento por falta de efectiva promoción. En la década de 1960, las Leyes
N° 15037 y 15260 estimulan su expansión dentro de un proceso de reforma
agraria marginal, aplicado principalmente en la Selva Alta.

23

Durante la “Primera Fase” del Gobierno Militar (1968-75) y gracias a la
reforma agraria regulada por el Decreto Ley N° 17716 y otros dispositivos
complementarios, se experimentó un crecimiento del número de cooperativas
agrarias y organismos de integración (Centrales) como nunca antes se había
dado. La “Segunda Fase” del Gobierno Militar (1975-80), implicó un
detenimiento en la formación de nuevas cooperativas.
En el Gobierno de 1980-85, la dación del Decreto Legislativo N° 02, que
permite el “cambio de modelo empresarial” ha significado la parcelación legal o
de hecho de las cooperativas, cuyos alcances son aun difíciles de precisar.
Acerca de la situación del cooperativismo agrario y el fenómeno de la
parcelación, obsérvese las cifras que se presentan en el cuadro N° 2.
El Cooperativismo Agrario, en lo que respecta a sus relaciones con el Estado,
consuetudinariamente y salvo honrosas excepciones, ha carecido de políticas
específicas. El apoyo, asistencia y asesoramiento técnico, económicofinanciero, contable, administrativo, de capacitación, etc., ha sido hasta el
presente insuficiente. La política de precios de los productos agropecuarios ha
continuado repitiendo el subsidio del campo a la ciudad. No se ha pro movido

la expansión de la frontera agrícola ni la diversificación de las
actividades productivas en la forma que debería. El transporte de los
productos se torna difícil por malas e insuficientes vías de
comunicación, lo que sumando a la mala manipulación y embalaje, y
costo de los fletes resulta desfavorable al campesino y al consumidor
urbano.
Finalmente entre otros aspectos, los campesinos se encuentran marginados,
en su gran mayoría, de los beneficios de la Seguridad Social.
Del análisis de la estructura institucional, entre otros aspectos, se puede
indicar:
El cooperativismo agrario surge o se aplica al campesino tradicionalmente
analfabeto y marginado de la cultura, con escasas excepciones; el
campesinado accede a la dirección de sus empresas sin contar con los
conocimientos que le permitan una adecuada gestión administrativa y ello
explicaría los numerosos fracasos a lo que se ha asistido, a lo que se adiciona
la inacción o deliberada política estatal que ha agravado históricamente esta
suma de problemas.
Los gerentes o administradores, los técnicos y profesionales, en ciertos casos,
han actuado como dictadores o han sido obsecuentes con los acuerdos de los
órganos de gobierno, sin asesorar e informar sobre la conveniencia o
inconveniencia de las medidas adoptadas, lo que también ha traído otros
problemas.
En algunas cooperativas se dió el caso de la existencia paralela de una
organización sindical, conformada por los mismos asociados que, a la vez
forman parte de la Asamblea y de los demás órganos de gobierno,
produciéndose contradicciones entre los acuerdos de la cooperativa y el
sindicato, que llevan a situaciones de conflicto laboral.
Las cooperativas, en general, eran campos de lucha política-partidiaria de los
diferentes grupos políticos existentes en su interior, sin soslayar la influencia
24

que desde el exterior ejercían las dirigencias de las diversas tendencias y
partidos políticos existentes en el país.
En cuanto a las Cooperativas Azucareras, entre varios de sus problemas
resaltan:
 Se pudo comprobar que en 1983 “El nivel de instrucción de un 57% de los
directivos de los consejos de administración y vigilancia de las cooperativas
no sobrepasaban la secundaria, el 30.1 % tenía educación primaria y solo el
12.2% educación superior o universitaria” (Perú Informe Económico
Trimestral)
 La inestabilidad de las instancias llamadas a dirigir y fiscalizar la toma y el
cumplimiento de las decisiones, se repetían en los escalones siguientes de
autoridad – El sistema de autoridad se llegó a resquebrajar. - Otro
aspecto importante era ya no sólo la manera como se tomaban las
decisiones sino la velocidad con que ello ocurría. – Las presiones que era
necesario ejercer en los distintos canales de autoridad con frecuencia se
resolvían en la asamblea general.

El alarmante nivel de corrupción en estas empresas, que nacida
paralelamente a la quiebra de la autoridad y el nulo papel fiscalizador del
estado, se manifestaba de diferentes modos: Entre gerentes, este fenómeno
se fundaba en una política de bajas remuneraciones a los técnicos que
había llevado a generalizar en un buen número de empresas la
consecución de ingresos adicionales a través de “COMISIONES” recibida
de los proveedores. En casos extremos estos recursos habían llegado a
motivar adquisiciones inútiles o en volúmenes excesivos, con perjuicio
para las empresas. Este hecho explica la renuencia de muchas empresas a
las licitaciones públicas para las compras o remates en caso de venta

Entre los trabajadores la corrupción se manifestaba en la apropiación de
los bienes o productos de la empresa cooperativa. Debilitada la instancia
de control e incorrecciones administrativas en los más altos niveles, los
trabajadores reproducían a pequeña escala lo mismo.
Así era corriente que dispusieron para sí de herramientas, insumos o
ganado y realizaban cosechas paralelas apropiándose de los cultivos.

El fenómeno de corrupción era uno de los factores más importantes para
que no existiese un sistema contable continuo y confiable en las
cooperativas azucareras.

A causa del estilo político que acompaño el proceso de reforma agraria se
dio al personal técnico un trato discriminatorio, lo que trajo como
consecuencia el alejamiento de un buen número de profesionales. Como
efecto de ello se incorporó un nuevo contingente técnico proveniente en
gran parte de los “COMITÉS ESPECIALES DE ADMINISTRACION” que
fueron designados por el gobierno. A este recambio de técnico significo
una merma en la capacidad de gestión y también se añadieron otras
dificultades para la función de dirección de los nuevos gerentes, porque el
régimen laboral no les ofrecía estabilidad ni plena autonomía, sino que
hacia depender su continuidad con la venia de los consejos de
administración, vigilancia y de las asambleas lo cual obligaba a que el
gerente flexibilizase su rol fiscalizador y de control.

Las empresas cooperativas no lograron ejercer un manejo centralizado de
todas las tierras que recibieron en adjudicación, y como consecuencia
surgieron parcelas familiares, así como extensiones de terrenos dejadas en
25

“Blanco”. Esta situación generó la existencia de un desbalance a nivel de la
intensidad del trabajo de la tierra porque los trabajadores no maximizaban
sus rendimientos en relación a las jornadas de trabajo. Tal fenómeno se
daba en la práctica de “Media tarea” o jornadas teóricas de ocho horas que,
en todos los casos de las cooperativas no duraban más de 3.5 a 4 horas lo
que originaba que la cooperativa soportaba un déficit de trabajo y tener
campos sin trabajo o a no obtener en los campos los rendimientos factibles
de ser conseguidos (Perú Informe Económico Trimestral).

Los elevados endeudamientos, falta de liquidez para sus operaciones,
deficiencias en su distribución del azúcar en el mercado nacional, bajo
precio interno del azúcar, que no cubre los costos de producción, perennes
divergencias entre los cuadros diligénciales; entre estos y los cuadros
administrativos profesionales y técnicos.

Con relación a las Cooperativas Cafetaleras, afrontaron dificultades para su
financiamiento, el crédito tiene elevado costo; siendo el café un producto
básicamente de exportación la diferencia cambiaria les resulta desfavorable, la
producción ha bajado como consecuencia de una sequía y problemas
dirigenciales y con los cuadros profesionales administrativos.
Con relación a la Cooperativas Forestales, de Colonización, Comunal y Agrario
en general, padecen de situaciones similares a las que se ha indicado.
7. EL CAMBIO DEL MODELO EMPRESARIAL DE LAS EMPRESAS
AGRARIAS ASOCIATIVAS A NIVEL NACIONAL Y SU DESINTEGRACIÓN
En el año 1980, en nuestro país, existían 618 empresas asociativas agrarias,
las mismas que poseían en un área adjudicada de 2’201,924 Has., en las que
se encontrabas 100,918 familias beneficiadas, como resultado del proceso de
reforma agraria. Como consecuencia de la promulgación del Decreto
Legislativo No. 2 “Ley de Promoción y Desarrollo Agrario” del 16 de Noviembre
de 1980, el Reglamento de la Ley de Promoción y Desarrollo Agrario D.S
No.147-81-AG y el D.S No. 001-82-AG, que fija criterios y procedimientos para
el cambio de modelo empresarial de las empresas asociativas y su
modificatorio, el D.S No. 048-83-AG, del 30 de Junio de 1983 (Destinado a
preservar el mantenimiento de los establos lecheros) y la aplicación de D.S No.
113-84-AG, del 13 de Diciembre de 1984, que modifica a los dos decretos
anteriores y Directiva No. 003-84-INCOOP, del mes de Setiembre de 1984,
Procedimiento para el Cambio del Modelo Empresarial de Cooperativas y
Directiva General No. 004-86-INCOOP-39-4, del 11 de Noviembre de 1986
(Modificatoria de la Directiva General No.003-86-INCOOP-39.4 de Mayo 1986);
tiene lugar en el sector del agro un proceso masivo de cambios de modalidad
empresarial, conocidos de manera genérica como parcelaciones, que dieron
lugar a la desintegración de las Cooperativas Agrarias de Producción, creadas
por Decreto Ley No. 17716, Ley de Reforma Agraria.
El cambio de Modelo Empresarial, vino a ser la modificación del sistema de
propiedad, tenencia y/o explotación de la tierra y demás bienes agrarios
adoptada a iniciativa de los socios o de los directivos, con la finalidad de lograr
una mejor producción y productividad.
Asimismo, se establece que este cambio de modelo empresarial acompañada
con la política agraria implementada por los gobiernos de turno 1980-1990,
dio como resultado que el ámbito y el patrimonio de las cooperativas agrarias
de producción (de propiedad colectiva) se desintegraran para dar origen
mayormente a las parcelas individuales y a Cooperativas Agrarias de
Modalidad de Usuarios, creando un desorden en la propiedad, tenencia y uso
26

de la tierra y un desconcierto en los beneficiarios; originando una seria de
irregularidades administrativas, pérdidas de bienes, concentración de tierras
con la consiguiente desventaja para el pago y ventajas para un grupo de
poder, profesionales, funcionarios y pequeños comerciantes.
7.1. CUALES FUERON LAS CAUSAS PRINCIPALES QUE SE DIERON EN EL
PROCESO DE PARCELACIÓN
Se puede establecer las siguientes causas, que a continuación se detalla:














Bajos niveles de preparación de los cuadros directivos en los aspectos:
legal, asociativo, administrativo, empresarial y financiero; por lo que eran
incapaces de actuar ante la crisis y los embates de la competencia.
Carencia de personal técnico especializado para la gestión de la empresa
cooperativa y en muchos casos los administradores actuaban por beneficio
personal o en contubernio con los directivos.
Escasez de un sentido de solidaridad social entre los socios para el
desarrollo de su empresa, generando continuos conflictos entre ellos y con
los dirigentes.
Alta prioridad al beneficio personal antes que al bien colectivo.
Comportamiento como nuevos “patrones” de los directivos ante el resto de
socios.
Falta de integración entre los socios y trabajadores.
Antagonismo entre grupos.
Individualismo de los socios.
Descapitalización de las cooperativas.
Encarecimiento de los créditos.
Preferencia de los socios por la propiedad real y efectiva.
La aparición de posesionarios dentro del ámbito físico de las empresas
asociativas agrarias y su secuela de acciones judiciales.
Situación financiera negativa y falta de liquidez de las cooperativas
Falta de apoyo técnico y crediticio oportuno por parte de los organismos
competentes.
Carencia de una política de desarrollo agropecuario y rural del Estado.

7.2. QUE PROBLEMAS SE DIERON EN EL PROCESO DEL CAMBIO
EMPRESARIAL
Se puede mencionar los siguientes problemas:
 Se dejaron de lado a los trabajadores permanentes y eventuales, así como
a los jubilados, generando enfrentamiento entre ellos y con los dirigentes
de la cooperativa.
 La situación de la tenencia de la tierra, resultado del cambio de modelo
empresarial fué incierta, debido a que el proceso de parcelación fue
discriminativo en lo referente a la calidad de los suelos, extensión de las
parcelas, dotaciones de agua de riego, proximidad a cauces de rio, áreas
con riego y secano, favoreciendo con esto a los dirigentes y gerentes de la
cooperativa, no existiendo equidad en la distribución de las parcelas.
 Existió la descapitalización y desimplentación de las empresas
cooperativas con la venta de sus maquinarias, instalaciones y ganado, con
fines de pagar los gastos de estudios de cambio de modelo empresarial y
para cubrir sus deudas contraídas con el Banco Agrario y para sanear
otras deudas.
27


Existió un total abandono de las oficinas administrativas de la
cooperativa, de la infraestructura educativa, de comercialización, de riesgo
y de construcciones e instalaciones; porque los socios conducían su propia
parcela.
Con relación al recurso hídrico, no existió infraestructura nueva de riego y
adecuada a la nueva realidad, habiéndose abandonado los pozos
tubulares por falta de mantenimiento. El reparto de agua se realizó por
turnos, en algunos casos fué realizado por la cooperativa y en otros se
hacía de manera individual, lo que se creó un problema los distritos de
riego que tuvieron que verse obligados a formular planes de cultivo y riego
de manera individual, no contando con la infraestructura y el apoyo
administrativo pertinente.
El Cambio de Modelo Empresarial fué un proceso sentido por el
campesinado porque se vio plasmado su anhelo de tener su propia parcela
y asimismo en la mayoría de los casos se generó nuevas formas de
explotación porque los parceleros al no poder sembrar por falta de agua y
crédito, se vieron obligados a arrendar, transferir y/o vender sus parcelas
a terceros.
Las Cooperativas Agrarias ubicadas cerca del casco urbano, vendieron
sus tierras a empresas constructoras, originando la creación de nuevas
urbanizaciones.
Las Cooperativas Agrarias de Producción, al parcelarse y transformarse en
Cooperativas Agrarias de Servicios, no podían disponer de fondos
suficientes para seguir pagando las Escuelas y las Postas Médicas, será el
propio parcelero que tendrá que pagar las pensiones, los uniformes y los
útiles escolares a sus hijos, la medicina y el consumo de los motores de
luz eléctrica allí donde ellos existen, porque el estado no tenía intención de
sostener escuelas y postas médicas en el campo.
El proceso de Parcelación fué promovido por el propio Estado, por los
dirigentes y gerentes de la cooperativa, por las firmas consultoras y por
algunos funcionarios de Ministerio de Agricultura, INCOOP, Banco Agrario
y otros.
En algunos casos los socios de cooperativas, solicitaron préstamos al
Banco Agrario para utilizarlo en el agro, los mismos que no fueron
utilizados para estos fines, dando como consecuencia que no existió una
supervisión de la entidad Financiera en mención y el Ministerio de
Agricultura no cumplió con la supervisión de los cultivos de estas
empresas agrarias.
Existió en algunos establos de estas empresas que parte del ganado
estaban tuberculosos, por falta de dinero para comprar forraje.

7.3. INCUMPLIMIENTO DE LAS NORMAS LEGALES POR LAS
INSTITUCIONES DEL ESTADO PARA EL DESARROLLO DEL CAMBIO DE
MODELO EMPRESARIAL.

Las Cooperativas Agrarias para iniciar el expediente sobre el Cambio de
Modelo Empresarial, debió inicialmente cumplir con los requisitos
mínimos exigidos por el Instituto Nacional de Cooperativas –INCOOP- y
emitida la Resolución que aprobará la iniciativa del cambio de modelo
empresarial, recién podría continuar los trámites ante el Ministerio de
Agricultura; esta descoordinación administrativa y el mayor peso político
que tenía el Ministerio de Agricultura frente al INCOOP, generó que las
Cooperativas que carecían de Resolución de Aprobación de Iniciativa de
Cambio de Modelo Empresarial emitida por el INCOOP y que sus
asambleas podían ser tachadas como no válidas y que sin embargo tenían
28

Resolución de Aprobación de Cambio de Modelo Empresarial por el
Ministerio de Agricultura.
7.4. UNIVERSO DE COOPERATIVAS AGRARIAS A LA FECHA
Se presume que el 90% de las Cooperativas Agrarias de Producción se han
parcelado. A la fecha no existen datos estadísticos del universo de estas
cooperativas, que están funcionando, por lo que se requiere que se realice un
Censo Nacional de Cooperativas.
7.5.
EXISTENCIA
ACTUALIDAD.

DE

COOPERATIVAS

CAFETALERAS

EN

LA

Se puede establecer que el fenómeno del niño en 1983, el problema del
terrorismo y la hiperinflación y el shock económico en el gobierno de Fujimori
(1990), que generó una fuerte recesión económica fueron otros factores que
afectaron radicalmente la organización y desarrollo económico en la mayoría
de las cooperativas agrarias a nivel nacional y muchas de estas empresas
colapsaron y desaparecieron como tales en el universo cooperativo.
Es necesario resaltar que las cooperativas cafetaleras se han repuesto de la
grave crisis y constituye un referente de organización empresarial del micro y
pequeños productores Agrarios.
“El Movimiento Cooperativo Cafetalero ha articulado en distintas zonas alianzas
estratégicas con la cadena de valor del café para mejorar su competitividad en
el mercado internacional, así como la cooperación técnica internacional y con el
estado para el fortalecimiento de sus capacidades, es el caso de la realización
de la primera Expo Café Perú 2011, organizada por todos los gremios y
entidades relacionadas con la Caficultura Peruana, como la Junta Nacional del
Café (INC), la Cámara Peruana de Café y Cacao, PromPeru, Minag y USAIDPDA.”(Rodrigo Mogrovejo, Philippe Vanhuynegem, Miguel Vásquez).
8.- TRANSFORMACIÓN DE LAS COOPERATIVAS AZUCARERAS
SOCIEDADES ANÓNIMAS

EN

Las Cooperativas Azucareras desde la fecha de su constitución tuvieron
permanentes problemas de carácter asociativo, administrativo, legal
empresarial, contable y financiero; porque los dirigentes no estaban
capacitados para dirigir la empresa cooperativa y desprovistas de personal
técnico y gerencial, no pudo aplacar los intereses contradictorios al interior de
la organización y adicionando los problemas de corrupción entre dirigentes
con el gerente y la crisis económica como consecuencia de la baja producción
y de los precios; contribuyeron al fracaso de la cooperativización de las
haciendas y terminarían endeudadas a niveles insostenibles.
Durante el gobierno del ingeniero Alberto Fujimori (1990 2000) se aprobaron
medidas orientadas para que las cooperativas azucareras se transformen en
sociedades, porque se promulgó el Decreto Legislativo N° 653 que permitió la
libre disponibilidad de las tierras de cultivo y luego mediante D.S. 018-91-AG,
abrió la posibilidad del cambio de modelo empresarial - ambas normas legales,
propiciaron que las Cooperativas Azucareras: Chucarapi, San Jacinto, El
Ingenio y Paramonga; se transformaron en Sociedades Anónimas.
En marzo de 1996, se promulgó el Decreto Legislativo N° 802, mediante el cual
se brindó a las Cooperativas Azucareras las facilidades para el pago de las
29

deudas generadas y para el saneamiento económico financiero de dichas
empresas, pudiendo éstas elegir entre una de las siguientes alternativas:
1.
2.

3.

El pago al contado del 40 % de la Deuda Tributaria actualizada
(Condonándose el 60 % restante de la misma);
La capitalización del 30 % de la Deuda Tributaria actualizada
condonándose el restante 70 %; el cambio de modelo empresarial a una
Sociedad Anónima y la Capitalización de no menos del 50 % de la
compensación por tiempo de servicio de Los socios y trabajadores; y
El pago en forma fraccionada con 24 meses de aplazamiento y hasta 74
meses para pagarla, previo pago al contado del 20 % de la deuda
actualizada como monto inicial. Con estas facilidades, la mayoría de las
Cooperativas Azucareras decidieron su transformación a Sociedades
Anónimas, tales como Tumán, Pomalca, Casa Grande, Cayalti, Laredo,
Cartavio, Pucalá y otras.

El objetivo principal del Decreto Legislativo N° 802 y su Reglamento, Decreto
Supremo N° 005-96-AG, fué buscar el Saneamiento Económico Financiero de
éstas empresas, a fin de permitir el acceso de capitales privados para lograr
los objetivos.
Con Resolución Suprema N° 109-97-PCM, se crea el
Privatización (CEPRI), cuyos objetivos son:
1.
2.

Comité Especial de

Propiciar el ingreso de inversión nueva de las Empresas Agrarias
Azucareras, a fin de que asuman el compromiso de reflotar dichas
empresas; y
Vender las acciones de propiedad del estado en las empresas Agrarias
Azucareras.

“Como resultado de este proceso, actualmente las poco más de 120 000
hectáreas de tierras del azúcar se encuentran mayoritariamente en control del
Grupo Gloria (Familia Rodríguez Banda) Wong y Oviedo. Los tres como
accionistas o inversionistas principales, son quienes llevan las riendas de los
principales complejos Azucareros del país. Cuatro décadas de la Reforma
Agraria han renacido Los barones del azúcar, esta vez tienen más tierras que
sus antecesores y seguramente tanto o más poder que ellos” (Servicios en
Comunicación Intercultural)
9.- DEUDA AGRARIA
Hasta la fecha no se sabe con precisión a cuanto asciende la deuda agraria y
existen varias versiones con relación al pago que tiene que hacer el Estado a
los bonistas que les expropiaron sus tierras: las mismas que a continuación se
detallan:
-

Según “Revista América Economía” del 21 de julio de 2013, establece que
el Estado Peruano enfrenta el dilema de pagar o no a los afectados por la
expropiación de tierras, luego de más de cuarenta años de la Reforma
Agraria que se aplicó en el Régimen Militar presidido por el General Juan
Velasco Alvarado en 1968. Según cálculos de las autoridades, establecen
que durante la Reforma Agraria se expropiaron cerca de 15 000 haciendas
y fundos en todo el territorio peruano y fueron entregados a los
campesinos.
Los propietarios afectados por la expropiación de sus tierras, recibieron de
parte del Estado Peruano Bonos por el valor de sus tierras y en su
momento no ocasionaron ningún problema, sin embargo con el correr de
30

los años, algunos de estos documentos refrendados legalmente fueron
vendidos a Inversionistas y Bancos Locales e Internacionales.
En la actualidad, la mayoría de los poseedores de estos Bonos, como el
Banco de Crédito del Perú y el Fondo Estadunidense de Cobertura
Grammercy, presionan a nuestro país para hacer efectivos estos
documentos valorizados muy por encima de sus precios originales.
Frente a esta situación existen grupos a favor y en contra del pago de esta
deuda de la Reforma Agraria implementada por el régimen militar de (1968
– 1979) y han provocado desacuerdos entre políticos, congresistas y
representantes de la sociedad civil.
Para el economista Miguel Santillana, la compra de estos Bonos por parte
de las instituciones financieras en mención, es legal y no representan
ninguna actitud dolosa, como lo han dado entender algunos personajes de
la sociedad peruana, que rechazan ese pago.
Para el Presidente de la Comisión de Constitución del Congreso, Santiago
Gastañadui, los principales tenedores de bonos son especuladores y
buscan beneficiarse con este pago, el cual tendrá que hacer en algún
momento el estado y asimismo manifiesta que las corporaciones
financieras adquirieron los certificados de deuda interna de manos de los
ex – terratenientes o sus descendientes a menos de 10% ó 20% de su valor
original.
El fallo del Tribunal Constitucional, se pronunció que el pago debe hacerse
de acuerdo a la propiedad; primero los tenedores de los bonos originales
(propietarios o herederos), después a las personas jurídicas (empresas) y
finalmente a los compradores financieros.
La primera sentencia del máximo Tribunal Constitucional del Perú se hizo
público el 15 de marzo del 2001, sin embargo no se tomó en cuenta esta
medida jurídica por razones políticas.
Doce años, después (2013), vuelve la polémica y el Tribunal
Constitucional, ante la presión de los acreedores de estos bonos volvió a
emitir otro fallo, que levanta nuevamente la polémica y abre heridas aún
no cerradas.
El ex – Ministro de Economía y Finanzas, Luis Miguel Castilla, reaccionó
con preocupación por este polémico fallo, al cuestionar la decisión de los
magistrados; ya que de acuerdo a los cálculos del Ministerio de Economía
el pago de esta deuda puede representar más de US$ 4,000 millones y que
en un eventual pago a los tenedores de los bonos se tendría serias
consecuencias en el presupuesto nacional, ya que representaría un
incremento en los US$ 8,912 millones destinados a los servicios de la
deuda pública para 2013.
Los analistas económicos estiman que el porcentaje de pago a los
tenedores de los bonos de la reforma agraria representa alrededor del 2 %
del producto bruto interno (PBI) y poco menos del 7 % en relación a la
inversión privada.
El representante de la Asociación de Afectados de la Reforma Agraria,
Alfonso Chunga, sostiene que tienen un sentimiento encontrado debido a
la forma de pago ordenado por el Tribunal Constitucional, que estableció
31

la aplicación del interés estadounidense a esta deuda, es uno de los más
bajos del mundo.
-

En el diario “Gestión” del 06 de abril del 2015, establece que la Asociación
de Bonistas presentó el 16 de marzo recurso de revisión al Tribunal
Constitucional para modificar fórmula de cálculo de pago establecida por
el Ministerio de Economía y Finanzas y advierten que en algunos casos
recibirán solo dos (2) soles por sus tierras expropiadas por el Gobierno del
General Velasco.
El vocero de la Asociación de Bonistas de la Deuda Agraria (ABDA), Mario
Seoane, opinó que con las fórmula establecida por el Ministerio de
Economía y Finanzas (MEF) sólo se pagaría el 0.5 % del valor de los bonos
dado a los expropiados “Es una fórmula confiscatoria, que en la práctica
significaría una segunda expropiación. Es inadmisible”.- El Sr. Seoane
también explicó que la fórmula que establece el “MEF” es la dolarización,
que obliga a cambiar a dólares con el tipo de cambio de la deuda, de los
bonos. Pero también se agregan algunas modificaciones, “El tipo cambio
era 38 soles por cada dólar. Pero la fórmula les obliga a destinar 1,000
soles de los bonos por cada dólar. Con ello el monto se reduce a la mínima
expresión. Seoane, indicó que otro método usado es el Índice de Precios al
Consumidor (IPC), en base a la inflación.” Ese es el método que se está
solicitando.- Pues es también el método que usa el estado al actualizar las
deudas de los contribuyentes.- pero a los bonistas de la deuda agraria les
aplican otro método.
La Asociación también mencionó otro ejemplo, el caso de una persona con
un Bono por 100,000 soles de hace 30 años, que le correspondería tener
ahora 500,000 soles actuales, pero con el cálculo del “MEF” sólo recibiría
dos (2) soles.
En total la Asociación de Bonistas de la Deuda Agraria (ABDA) la
conforman 342 expropiados de la Reforma Agraria, la mayoría tienen
edades entre 60 a 80, otros ya fallecieron, por lo que en esos casos el
reclamo es continuado por sus herederos. La Asociación estima que la
deuda total de los bonos asciende a US$ 4,500 millones.

-

El Dr. Domingo García Belaunde en su artículo ¿Es el Estado un buen
pagador? Publicado en el diario Gestión del 29 de setiembre del 2015,
establece entre otros los siguiente :
“El poder político se sirve como brazo ejecutor del ministerio de economía
y finanzas (MEF), inflexible para cobrar pero muy displicente para pagar
aun cuando sean centavos.
En relación con los bonos de la reforma agraria, hay muchos bonistas que
ya murieron, otros que han heredado y los que siguen litigando después
de 35 años, más aún cuando la Constitución de 1979 autorizó la libre
transferencia de los bonos en mención. A estos nuevos adquirientes se les
califica como especuladores, algo creado y fomentado por el propio estado.
El Tribunal Constitucional (TC) dictó dos sentencias importantes:
reconocer los derechos de los tenedores de bonos y la forma de reconocer
su valor actual. Esto fué en el 2001, reiterado con matices en el 2004,
porque el Colegio de Ingenieros del Perú interpuso una demanda de
inconstitucionalidad que así lo precisaba.
Los demandantes insistieron en que el estado pagase, para lo cual
iniciaron una ejecución de sentencia que fué resuelta en julio del 2013,
mediante un “Auto”, resolución de orden menor, que no puede contradecir
una sentencia con calidad de cosa juzgada. Pero ese “Auto” y otros que le
32

siguieron, incurrieron en el absurdo de cambiar los términos y
modalidades de pago previstas en las sentencias aludidas.
Luego vino el nombramiento de un nuevo Tribunal Constitucional, al que
se le hicieron nuevos pedidos para precisar que los “autos” existentes eran
nulos.
Los “Autos” emitidos desde julio 2013, fueron confirmados por el nuevo
Tribunal Constitucional, cuando pudo haber revertido la situación.
Además, se mantuvo vigente el encargo hecho al MEF que, como de
costumbre, hizo una tarea tramposa para no pagar la deuda agraria.
De dos Decretos Supremos emitidos por Ministros de Economía y
Finanzas (MEF), con ecuaciones que nadie entiende la deuda del estado a
los bonitas agrarios ha quedado “pulverizada”.
-

El diario Correo del 11 de octubre del 2015, en su artículo “Estado
Peruano Bajo Amenaza por Deuda de Reforma Agraria”, establece:
Una millonaria demanda podría recaer contra el Estado peruano si no
cancela los denominados Bonos Agrarios. “El Fondo de Inversión
Grammercy” de origen estadounidense exigió que el Perú le pague $ 5,100
millones por los bonos agrarios que compro hace una década. La empresa
Grammercy no está de acuerdo con el cálculo que el Estado peruano
quiere pagar, evalúa acudir al “Invester State Dispute Settlement (ISDS)
Mecanismo de Solución de Controversia Internacional”
El problema que atraviesan los Bonistas desde hace 40 años volvió a la
palestra luego que denunciaran que se les negó realizar una marcha
pacífica en San Borja, donde se realizó la Junta de Gobernadores del
Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM).
Asimismo, uno de los bonistas afectados, Augusto Pretell Rada, denunció
sentirse estafado por el gobierno de Ollanta Humala, pues dijo que en su
lucha por conseguir que le paguen los bonos agrarios por las 1626 Has.
que le expropiaron a su familia en la Región Ancash se percató de que la
sentencia del Tribunal Constitucional, ordena que el pago de la deuda se
haga en dólares habría sido “manipulada” la Resolución porque tenía una
serie de enmendaduras que el mismo denunció ante la Fiscalía y se
encontró con la sorpresa de que se borraron firmas y se cambiaron varios
enuncidos. El pago debió hacer de acuerdo al precio de mercado y este
fallo lo que hizo fue licuar su deuda. También denunció que ahora con la
Resolución, el Estado deberá pagarle S/. 0.30 por hectárea.

33

10. CONCLUSIONES
1-La Cooperación es un fenómeno socio- económico de carácter universal, su
sistematización a través del tiempo ha permitido el surgimiento de las
Cooperativas, Los Movimientos Cooperativos Nacionales y el Movimiento
Cooperativo Internacional, así como diversas formulaciones doctrinarias .- El
Perú cuenta con numerosos antecedentes de cooperación, pero, el movimiento
cooperativo peruano es relativamente reciente, generado por numerosas
corrientes de pensamientos y acciones, configurando una realidad vigente en
la vida nacional.
El número de organizaciones, socio y capital que conforman el movimiento,
implican un potencial que viene contribuyendo de diversa forma en la solución
de problemas y satisfacción de necesidades de la población; potencial que
debidamente orientado, estructurado, además que los Dirigentes y Gerentes
estén bien preparados en la gestión y desarrollo de las empresas y
especialmente que sean honrados para que éstas cumplan un rol importante
en el desarrollo del país.
2-Las Leyes de Reforma Agraria que se dieron en los años sesenta fue como
consecuencia de las permanentes presiones que ejercieron los movimientos
campesinos a nivel nacional, exigiendo a los gobiernos de turno la
promulgación de la ley general de reforma agraria, para la solución del
problema del agro, la misma que fue legislada y ejecutada desde arriba por
cada uno de los gobiernos que llegaron al palacio de gobierno por mandato de
los votos o por la fuerza de los fusiles.
3-La Ley de Reforma Agraria (D.L. 17716 de 1969), el Presidente del Gobierno
Revolucionario de las Fuerzas Armadas General Juan Velasco Alvarado,
contempló la expropiación de las haciendas azucareras de la costa norte y
central, controladas por los “Barones del Azúcar”
y los latifundios
tradicionales de la sierra tan enormes como poco productivos; y las tierras
expropiadas pasaron a manos de sus trabajadores, siguiendo el lema del
gobierno “La tierra, para quien trabaja”; y para impedir la descapitalización y
retroceso técnico de las grandes plantaciones, el gobierno las transformó en
Cooperativas Agrarias de Producción, de Modalidad de Usuarios, Cooperativas
Agro Industriales y Sociedades Agrícolas de Interés Social (SAIS).
El campesinado tradicionalmente analfabeto y marginado de la cultura, con
escasas excepciones, accede a la dirección de sus empresas sin contar con los
conocimientos que le permitan realizar una adecuada gestión administrativa y
la falta de experiencia en la conducción empresarial, generaron una falta de
identificación con el modelo cooperativo y la corrupción de los dirigentes,
gerentes, la falta de apoyo del estado, la falta de control y ausencia de
planificación; fueron factores determinantes para el fracaso de estas empresas
asociativas.
4-Con el Cambio de Modelo Empresarial, las Cooperativas Agrarias de
Producción, se desintegraron para dar origen a las parcelas individuales y a
Cooperativas Agrarias de Modalidad de Usuarios; creando un desorden en la
propiedad, tenencia y uso de la tierra; dando como consecuencia una serie de
graves irregularidades administrativas, perdida de bienes, ventas de terrenos,
etc.; y la mayoría de estas empresas asociativas se han desintegrado.
5- La falta de preparación y capacitación que tenían los dirigentes de las
cooperativas azucareras en los aspectos asociativo, administrativo, legal,
empresarial y financiero para conducir la empresa y adicionando la corrupción
34

existente entre los directivos con los gerentes, más la crisis económica como
consecuencia de la baja producción y de los precios del azúcar, contribuyeron
al fracaso de las cooperativas azucareras; terminando en deudas a niveles
insostenibles y optaron por transformarse en Sociedades Anónimas por las
facilidades que el gobierno les brindo a través de dispositivos legales para el
pago de las deudas generadas y para el saneamiento económico-financiero de
éstas empresas y permitir el acceso de capitales privados para lograr su
desarrollo y cumplimiento de sus objetivos.
6- El estado no ha cumplido de pagar a las personas que le han expropiado
sus tierras y no se sabe con precisión el monto que asciende la deuda agraria;
se presume que es más de $ cuatro mil millones.

35

11. RECOMENDACIÓN
1. Que habiendo transcurrido más de 46 años de la promulgación del
Decreto Ley 17716 – Ley de Reforma Agraria (24-06-1969), que se
aplicó en el Régimen Militar por el General Juan Velasco Alvarado,
donde se expropiaron las haciendas azucareras de la costa norte y
central, cuyos dueños eran los “Barones del Azúcar”, los mismos que
recibieron por parte del Estado, Bonos por el valor de sus tierras; el
gobierno debe dar cumplimiento a lo que establece la Ley General de
Reforma Agraria y demás dispositivos legales sobre la materia, de pagar
a los Bonistas de la Deuda Agraria, las amortizaciones e intereses
legales a los afectados por la expropiación de sus tierras, para hacerles
justicia.
2. Existiendo sendos pronunciamientos del Tribunal Constitucional sobre
el tema de la deuda agraria, constituye deber del estado proceder a la
cancelación de la deuda agraria. El fundamento jurídico de este
planteamiento se encuentra establecido en el artículo 118.9 de la
Constitución que señala que corresponde al Presidente de la Republica
“cumplir y hacer cumplir las Sentencias y Resoluciones de los Órganos
Jurisdiccionales.
La Obligación de pago del estado, nacida con la expropiación de las
tierras agrarias por razones de necesidad pública, fue restablecida
jurídicamente disponiendo el Tribunal Constitucional en STC Nº 02219969AI/TC que se actualizara el valor de la deuda ya determinada por
el estado y contenida en los bonos que injustamente había pretendido
dar por cancelada con sola entrega de los mismos. Esta obligación ha
sido refrendada por sentencia de fecha 15 de Marzo de 2001 que
declaro fundada en parte la demanda de Inconstitucionalidad
promovida contra algunos artículos de la Ley Nº26597 al disponer el
Tribunal Constitucional que el Estado diere “Inicio el proceso de
actualización de acreencias provenientes de los procesos de reforma
agraria u hecho esto, el correspondiente pago en concordancia al
artículo 70 de la Constitución.
La argumentación del Estado a través de sus Procuradores y
representantes para no cumplir con estos mandatos, es totalmente
ilegal e injusta pues los bonos de la deuda agraria con los que se
pretendió cancelar el adeudo no significaron compensación a los
poseedores de tierras por el perjuicio ocasionado.

36

12. CUADROS

37

CUADRO N°1
RITMO AVANCE DE LA REFORMA AGRARIA, 1969-1979
EXPROPIACIONES

AÑOS

Fundos

Has.

ADJUDICACIONES
Beneficiarios

Has.

1962-1968

546

1.027.649

13.553

375.574

1969

249

428.08

7355

256.774

1970

391

1.594.727

42.343

691.697

1971

478

655.225

18.671

538.083

1972

1732

1.028.477

38.976

1.119.223

1973

2446

952.289

56.496

1.336.692

1974

1522

805.427

42.080

879.618

1975

2376

933.919

36.590

1.081.692

1976

3753

1.298.943

40.267

634.805

1977

1653

486.156

29.398

592.917

1978

1105

749.005

21.137

560.483

1979

121

133.524

35.504

636.638

1969-1979

15,826

9.065.772

368.817

8.328.322

Fuente: José Matos Mar y José Manuel Mejía, La reforma agraria en el Perú.
Lima: IEP, 1980, p.171.
*Las cifras de expropiaciones corresponden hasta el mes de junio, las de
adjudicaciones hasta diciembre.

AVANCE DE LA REFORMA AGRARIA,1969-1979
(resumen al 24 de junio de 1979)
Unidades
adjudicatarias
Cooperativas

581

Extensiones adjudicadas
Hectáreas
2.196.147

Complejos
agroindustriales

12

128.566

SAIS

60

2.805.048

EPS

11

232.653

Grupos
campesinos
Comunidades
campesinas
Campesinos
independientes
TOTAL

FUENTE:IBÍD,
P.182

Beneficiarios

%

%

25,6

79.568

21,2

1,5

27.783

7,4

32,6

60.954

16,2

2,7

1375

0,4

834

1.685.382

19,6

45.561

12,1

448

889.340

10,3

117.71

31,4

-

662.093

7,7

42.295

11,2

100,0

375.246

100,0

1946

8.599.253

38

CUADRO N° 2
Perú: Resumen a Nivel Nacional de la Situación De las Empresas
Asociativas Agrarias (1985)
REGION
AGRARIA

TOTAL
COOP.

C.M.E.
APROB.

C.M.E.
TRAMITE

NO
PARCEL

1
18
4
3
2
-22
7
-1
10
1
------------

PARCEL
DE
HECHO
3
-7
13
23
9
5
9
9
7
-2
2
8
4
---------

TUMBES
PIURA
LAMBAYEQUE
LA LIBERTAD
CAJAMARCA
ANCASH
LIMA
ICA
HUANUCO
PASCO
JUNIN
AREQUIPA
HUANCAVELICA
AYACUCHO
CUZCO
MOQUEGUA
TACNA
AMAZONAS
SAN MARTIN
APURIMAC
PUNO
LORETO
MADRE
DE
DIOS
UCAYALI

9
95
42
43
40
20
82
69
14
18
31
8
12
12
53
-5
6
7
22
15
10
3

4
31
11
3
--36
19
-2
5
1
------------

2

--

--

--

2

TOTAL

618

108

69

101

340

1
46
20
24
15
11
18
38
5
8
16
4
10
4
49
-5
6
7
22
15
10
3

FUENTE: Ministerio de Agricultura “Revisión de los procesos Administrativos
sobre el Cambio de Modelo Empresarial de Empresas Agrarias Asociativas a
Nivel Nacional” (Informe Final), Lima-Perú, Diciembre de 1985.

39

13. BIBLIOGRAFÍA
1.

Arce Espinoza Elmer:
Perú 1969-1976
Movimiento Agrarios y Campesinos
CEDEP.

2.

Cárdenas Falcón Gerardo :
“Hacia el Sector de Cooperación” ¡Centro Nacional De Capacitación e
Investigación para la Reforma Agraria (Cencira) Lecturas
Seleccionadas N° 35, Lima Perú, 1970.

3.

Cárdenas Falcon,Gerardo:
“Cooperativismo y Desarrollo” Ediciones del Centro de Estudios de
Participación Popular, Centro-SINAMOS, Lima-Perú, S/R.

4.

Castillo Ardiles Hernán
Las Sociedades Agrícolas de Interés Social (SAIS).
Naciones unidas-INP
Proyecto Per/ 87/042
Lima-Perú 1989.

5.

Contreras Carlos/ Cueto Marcos
Historia del Perú contemporáneo
Desde las Luchas por la Independencia hasta el Presente
Quinta Edición.

6.

Chirinos- Almanza, Alonso
La Reforma Agraria Peruana.
Nueva Sociedad Nª 21 de Noviembre 1975, PP _64

7.

Delgado Olivera, Carlos:
“Cooperativismo y Participación”; Ediciones de Centro-SINAMOS
Lima-Perú, 1974.

8.

Diario Correo.
Grammercy lo llevaría a Tribunales
ESTADO PERUANO BAJO AMENAZA POR DEUDA DE REFORMA
AGRARIA
11 de Octubre del 2015

9.

Diario GESTIÓN
Expropiados de la Reforma Agraria advierten que solo les pagarán el
0,5 % del Valor de sus Tierras
05 Abril 2015

10.

Diario GESTIÓN
¿Es el Estado un Buen Pagador?
29-09-2015
Dr. Domingo García Belaunde.
Fundación Friedrich Ebert:
“Situación de Cooperativas Azucareras”, Segunda Jornada Técnica de
las Cooperativas Azucareras, Lima-Perú, Agosto 1987.

11.

40

12.

Instituto Nacional de Planificación- Fundación Friedrich Ebert.
“Conclusiones de La Tercera Jornada Técnica de las Cooperativas
Cafetaleras”, Lima-Perú ,1985.

13.

Ministerio de Trabajo y Promoción Social-Instituto Nacional de
Cooperativas-INCOOP:
“Primera Conferencia Nacional de Cooperativismo: Rol Histórico”,
documento final, Lima-Perú: Setiembre de 1987.

14.

Minigri.gob./pe/portal/…agraria…/413-el-proceso-de-reformaagraria
El Proceso de Reforma Agraria-Ministerio de Agricultura.

15.

Perú Informe Económico Trimestral.
II. Situación de las Cooperativas Azucareras en el Perú.

16.

Pérriggo Sarmiento Eduardo
Mapa del Sector Cooperativo Peruano.
Naciones Unidas – INP
Proyecto Per/87/042
Lima-Perú 1989.

17.

Pérriggo Sarmiento Eduardo
Parte de la Historia del Cooperativismo
“El Cambio de Modelo Empresarial de las Empresas Agrarias
Asociativas a Nivel Nacional y Su Desintegración”.
La Revista de las Cooperativas- Año vi n°31 Edición Enero-Febrero
2012.

18.

Salas, Polanco Eliseo:
“Asistencia Preparatoria sobre Políticas de Concertación Sectorial y
Apoyo
al
Consejo
Consultivo
Nacional
de
Planificación,
Cooperativismo, Participación y Concertación”. Proyecto Per/ 86/
014/a/01/11 Naciones Unidas, Lima-Perú, Noviembre De 1986.

19.

Servimdi.org/actividad/92472.
Servicios en Comunicación Intercultural
Perú: Tres Grupos Empresariales: Gloria, Wong y Oviedo son los
Nuevos Barones del Azúcar.

20.

SINAMOS… Ley Orgánica del Sistema Nacional De Apoyo a la
Movilización Social, Lima, 1972, 24 PP, SINAMOS.

21.

SINAMOS… Velasco, La voz de la Revolución: Discurso del Presidente
de la República General de División Juan Velasco Alvarado 19681970, Tomo I
Lima, 1972, XXVII PP., 288 PP.- Ediciones Participación.

22.

SINAMOS
Serie Cooperativismo Agrario
Normas Legales
Dirección General de División Juan Velasco Alvarado 1968 1970,
Tomo I, 1972, XXVII PP. Ediciones Participación.

23.

Unmsmezegarra. blogspot.com/…/ecónomiaincaica-en-la-época-i
Evolución de la Economía del Perú.
41

24.

Visión Panorámica del Sector Cooperativo en Perú el Renacimiento de
un Modelo.
Rodrigo Mogrovejo/ Philippe Vanhuynegem/ Miguel Vásquez
Oficina de la OIT para los Países Andinos.

25.

Wikipedia, la enciclopedia libre.
¿Cómo contribuirán los Ayllus con el Inca?

26.

Wikipedia, la enciclopedia libre.
Agricultura- Incaica
https://es. Wikipedia.org/wiki/agricultura-incaica

27.

www.américaeconomía.com/economía-mercados/finanzas/deuda-dela-reforma-agraria-de-1968-desata-polemica.
Deuda de la Reforma Agraria de 1968 desata polémica en Perú.

42