FARMACOTERAPIA PARA LA BULIMIA Y ANOREXIA NERVIOSA.

Farmacoterapia para bulimia nerviosa. Debido a la incidencia alta de depresión en los pacientes con bulimia, la medicación antidepresiva generalmente se recomienda y parece ser beneficiosa a corto plazo

Un estudio de un año determinó, sin embargo, que cuando un antidepresivo es empleado como el único tratamiento sin terapia cognoscitiva-conductual, la tasa de éxito era sólo 18%. Los antidepresivos más comunes prescritos para bulimia incluyen Imipramine (Tofranil), Desipramine (Norpramin) y Fluoxetina (Prozac).

Cerca de 20% se retiran del tratamiento debido a las reacciones secundarias y adversas. Prozac es eficaz en dosis mayores (60mg) pero tiene poca repercusión en el ciclo de atascamiento-purgación cuando en dosis bajas (20 mg). Algunos ensayos están empleando Naltrexone, un medicamento que bloquea los opioides naturales. Investigadores esperan que el medicamento prevendrá el placer experimentado durante el atascamiento y que detendrá el ciclo bulímico.

Farmacoterapia para la anorexia. La farmacoterapia no ha mostrado ser muy eficaz en tratar la anorexia o la depresión que generalmente acompaña y perpetua el trastorno. Los efectos de la agotacion intensifican las reacciones secundarias y adversas y reducen la eficacia de los medicamentos antidepresivos. Además, la mayoría de los antidepresivos suprimen el apetito y contribuyen a la pérdida de peso

Entre estos medicamentos, Fluoxetina (Prozac) tiende ser el más eficaz porque es más suave para el estómago y el aparato digestivo y es también útil para el trastorno obsesivo-compulsivo, el cual ocurre en muchas personas con anorexia nervosa. Sin embargo, Prozac puede causar cierta ansiedad inicial y es lento en ser efectivo. Dosis más bajas se recomiendan para las personas con anorexia que para aquellas con bulimia. Algunos médicos recomiendan Cyproheptadina (Periactin), un antihistamínico que puede estimular el apetito.

Sin embargo, no hay evidencia hasta la fecha de que alguna farmacoterapia tenga beneficios específicos para anorexia nervosa, y en la mayoría de los casos la depresión y los trastornos del pensamiento mejoran con el aumento de peso.