You are on page 1of 2

Una cierta idea del mundo 

Escuchaba  ayer  la  cita  de  Charles  de  Gaulle,  con  la  que  comienza  el  primer  volumen  de  sus 
memorias de guerra: "Toda mi vida he tenido una cierta idea de Francia, inspirada tanto por el 
sentimiento como por la razón". Probablemente es imprescindible tener una cierta idea de la 
realidad, para poder entenderla y aceptarla primero, y después para poder transformarla. Una 
idea además que no solo es racional, intelectual, sino también emocional. 
Me  quedé  pensando  en  que  nos  falta  muchas  veces  ahora  una  cierta  idea  del  mundo  que 
habitamos,  de  la  realidad  histórica  que  nos  ha  tocado  navegar.  Del  currículum  de  muchas 
carreras  han  ido  desapareciendo  las  asignaturas  que  repasaban  la  Historia,  y  la  actualidad 
informativa nos somete con mucha frecuencia al ritmo insaciable del  corto plazo. Flashes  de 
actualidad  que  saltan  de  un  tema  a  otro  y  no  nos  dejan  profundizar  en  la  realidad  que  hay 
detrás. 
Constantemente estamos oyendo que nuestras empresas, que nuestro País, debe afrontar el 
reto  de  la  globalización.  Y  sin  embargo,  no  podemos  construir  empresas  auténticamente 
globales  si  no  entendemos  el  mundo  que  habitamos,  si  no  tenemos  “una  cierta  idea  del 
mundo”, como decía Charles de Gaulle. 
Estamos  atentos  a  que  se  levante  el  embargo  de  Irán  o  Rusia,  porque  traerá  grandes 
oportunidades  para  nuestras  empresas.  Nos  preocupa  como  ciudadanos  la  crisis  de  los 
refugiados  que  hacen  cola  para  entrar  en  Europa.  Oímos  hablar  de  África  como  una  gran 
oportunidad  en  este  Siglo  XXI,  una  de  cada  tres  personas  será  africana  cuando  acabe,  y  esa 
proporción será mucho mayor si nos fijamos en los jóvenes. 
Pero esos flashes pasan por delante de nuestra mirada como piezas sueltas de un puzzle que 
no  acabamos  de  entender  cómo  encaja.  Y  ese  no  es  el  problema,  el  problema  es  que  si  no 
somos capaces de ir montando ese puzzle, tampoco sabremos cómo encaja la pieza de nuestra 
empresa, de nuestro país en el tablero global… 
Le escuché ayer a Andrés Arizkorreta en el X aniversario de B+I (zorionak, Sabin & co!), que no 
sabía  a  qué  estábamos  esperando  para  crear  un  Think  Tank  que  nos  ayudase  a  tener 
información y a ir desarrollando inteligencia sobre lo que ocurre en el mundo. Estoy muy de 
acuerdo con su comentario, otra cosa es navegar sin brújula. Pensar que podemos conocer los 
países  a  base  de  pisar  aeropuertos,  hoteles  y  salas  de  reuniones,  es  ingenuo,  y  puede 
costarnos muy caro… 
Y antes incluso de llegar al mundo de la empresa, tendríamos que empezar por la educación y 
por los medios de comunicación. Las empresas las construyen personas, y no podemos esperar 
que las empresas desarrollen inteligencia sobre lo que está ocurriendo en el mundo, si como 
sociedad,  como  personas  no  nos  abrimos  a  esta  realidad,  que  sobrepasa  ampliamente  los 
límites de lo económico. 
Construir  una  sociedad  abierta  al  mundo,  que  trate  de  entenderlo.  Más  aún,  que  tenga  una 
cierta idea del mundo, que le permita transformarlo, para bien, es un reto imprescindible de 
este Siglo XXI. Formar personas con suficiente perspectiva histórica y geográfica para entender 

las claves de la actualidad global, para mantenerse informadas por diferentes fuentes, y para 
ser capaz de tener un criterio propio sobre las cosas. 
No podremos sobrevivir como empresas, como sociedad, si seguimos viendo exclusivamente 
en los países emergentes lugares con materias primas que expoliar, mano de obra barata a la 
que hacer trabajar, clientes a los que exportar nuestros productos, nidos de corrupción con los 
que  tenemos  que  transigir  para  hacer  negocios,  lugares  de  pobreza  en  los  que  desarrollar 
actividades de cooperación al desarrollo, absolutamente desconectadas de todo lo anterior… 
Estamos pagando ahora el precio de haber mantenido esa mirada ingenua y simplista durante 
las últimas décadas. 
Estamos  pagando  también  el  precio  de  no  conversar  entre  nosotros.  En  el  mismo  avión 
viajamos personas a los mismos países, unas van desde empresas para hacer negocios, otras 
desde ONGs para ayudar al desarrollo. Los dos mundos no se entienden, apenas se hablan y 
sin embargo el país al que van es el mismo. Allí habrá personas que tratarán de construir una 
cierta idea de su país, no rota y fragmentada, y serán por cierto las personas más interesantes 
¿quién de nosotros hablará con ellas…? 
Una gran asignatura de  un aula magna que sea digna de ese nombre debería ser ayudarte a 
que  construyas  una  cierta  idea  del  mundo.  Igual  que  necesitamos  una  idea  del  futuro  de 
nuestra  empresa,  de  nuestro  país,  necesitamos  una  idea  del  mundo.  Piensa  en  ello  cuando 
viajes, cada vez nos tocará más…