You are on page 1of 1

A16.

el comercio

jueves 31 de diciembre del 2015

Regiones
el perú hoy
piura

arequipa

lima

loreto

La libertad

Un padre y sus dos
hijos fallecieron ahogados en el sector conocido como La Roca del
Diablo del río Piura.

El Instituto Geofísico del Perú registró un
sismo de 4,2 grados a
13 kilómetros del distrito de Huambo.

La policía capturó a una
persona que tenía una
de las motos usadas en
el asesinato en una pollería en Huaral.

El Ejecutivo declaró en
estado de emergencia
por las lluvias a 5 provincias loretanas. La
medida durará 45 días.

El menor de 16 años
que asesinó a Francisco Ariza, alcalde de Samanco, fue condenado
a 8 años de prisión.

Balance de la lucha antidrogas

Contra el tráfico
La difícil guerra contra el narcotráfico ha tenido momentos importantes en el 2015, tanto en el campo como en oficinas del Estado.
“El narcotráfico ya no es un
poder paralelo en el Vraem”,
dijo Ollanta Humala en su
discurso por Fiestas Patrias.
Más allá del –quizá exagerado– optimismo presidencial,
en esta zona del país se concentró casi todo el esfuerzo
de la lucha contra el tráfico
de drogas en el 2015.

dante piaggio / archivo

vraem

ricardo león

@erreleon

La lucha contra el narcotráfico
en el interior del país durante
este año ha tenido varios giros,
literales y metafóricos. El primer giro lo dio el piloto de un
helicóptero de la Fuerza Aérea
que trasladaba al presidente
Ollanta Humala, luego de que
este inaugurara dos puentes en
Llochegua, una álgida localidad
del Vraem. El piloto se desvió de
su ruta para mostrarle al mandatario un conjunto desordenado de líneas que desde el cielo
parecían cicatrices pero que, en
realidad, eran pistas de aterrizaje para narcoavionetas.
Eso ocurrió el 7 de marzo.
Desde aquel día, por órdenes directas de Humala, miles de militares y policías se dedicaron a
destruir compulsivamente pistas clandestinas. En total han sido más de 200 (muchas de ellas
reconstruidas, muchas de ellas
otra vez destruidas). Como dice
Gustavo Gorriti, periodista experto en el tema y que recientemente ha recorrido la zona, “es
el primer caso, parece, en el que
un puente aéreo se quiebra desde el suelo, sin utilizar ni un solo
avión, negando aterrizaje a las
narcoavionetas”. Esto reconfigura el paisaje y obliga a los traficantes a transportar la droga
en la espalda de los ‘ cargachos’.
Por aire y por tierra
El giro de ese helicóptero provocó, además, otros giros en la lucha contra las drogas, pero estos
sí metafóricos.
El 20 de agosto, el pleno del
Congreso aprobó la Ley 2891,
que faculta a la Fuerza Aérea a
derribar avionetas que transporten drogas o armas. Desde mayo,
cuando se instaló un radar en Madre de Dios, hasta los días en que
se aprobó la ley, 175 narcoavionetas habían sido detectadas en
la frontera entre el Perú y Bolivia.

Prueba de fuego. Un alto mando del Ejército calculó que para destruir una pista clandestina el Estado gasta S/.30 mil (personal, helicópteros, combustible, etc.). Este año han
sido inhabilitadas más de 200 pistas en el Vraem. Para reconstruirlas, el narcotraficante solo invierte S/.4 mil. A pesar de la desventaja, se ha logrado reducir el puente aéreo.

Pero el año ya terminó y aún
está pendiente el reglamento de
la ley, pese a que el ministro del
Interior, José Luis Pérez Guadalupe, dijo en noviembre que
solo eso faltaba para comenzar
a aplicar la norma. “Buscamos
hacer más caro el delito”, dijo.
Otro importante giro se efectuó en torno a los planes de erradicar por primera vez cultivos
de hoja de coca en el Vraem. A
pesar de que el personal del Proyecto Especial Corah (encargado de la erradicación) ya había
construido un campamento en
Pichari, el centro logístico en
esta zona, el inicio de las operaciones se postergó porque el
Estado firmó con los cocaleros
varios acuerdos, uno de los cuales estipulaba que no se sembrarían nuevos campos de coca. En
agosto, el presidente de Devida,
Alberto Otárola, dejó entrever
que solo si este acuerdo se incumplía, habría erradicación.
Pero erradicación en otras
zonas sí hubo. Como dice

dante piaggio / archivo

Trapecio amazónico

Otros emporios de la droga

La costa norte y
la sierra sur

De raíz. Este año se erradicaron cultivos de coca en el Trapecio Amazónico (Caballococha y alrededores). En todo el Perú fueron 36 mil hectáreas de coca, según Devida.

Otárola, “solo en el Trapecio
Amazónico –en la frontera entre Colombia, Brasil y el Perú–
se erradicaron más de 13.000
hectáreas”. En todo el país fue-

ron más de 36.000 hectáreas.
Esto ha provocado otro giro,
aunque esta vez por parte de los
cocaleros ilegales, que han migrado sus cultivos a zonas prote-

gidas, una de ellas el Parque Nacional Bahuaja Sonene, donde
ya hay 400 hectáreas sembradas. El 2016 comenzará con un
problema serio por atender.

Además del Vraem, el Alto Huallaga
y el Trapecio Amazónico, otras dos
regiones del país se han ratificado
este año como centros de producción, tránsito y tráfico de drogas.
Una de ellas es La Libertad. En
los sectores de Cochacara Bajo y
Alto, Maqui Maqui, Cedro y Anchica (pertenecen a la provincia andina de Pataz) se erradicó en octubre una tonelada de marihuana
sembrada en medio de cultivos de
papa y col. Además, en la provincia
de Otuzco está el caserío de Llaugueda, centro de acopio de la pasta
básica de cocaína proveniente de
las localidades de Huayobamba y
Cerro Blanco.
La otra es Puno, donde los traficantes utilizan hasta 14 rutas (muchas coinciden con el contrabando) para llevar hacia Bolivia la droga
procesada proveniente del Vraem.

viejos problemas, nuevos escenarios
facebook

dante piaggio / archivo

dirandro

El narcotráfico se infiltró cada vez más Cambió la historia en el Alto Huallaga

El problema de los insumos químicos

Vraem. Al teniente EP Wilmer Delgado lo detuvieron en octubre en Maza-

Ayacucho. El 19 de agosto, un equipo de policías de Palmapampa (Vraem)

mari y ahora está procesado por trabajar para narcos del Vraem. No fue el
único caso este año. Poco después el comandante PNP Sandro Salinas,
jefe de la Policía Antidrogas de Puno, fue detenido junto a otros 5 agentes
cuando planeaban revender droga decomisada. En diciembre fueron capturados en Tacna 14 policías por presuntos vínculos con narcos.

Alto Huallaga. El Alto Huallaga, que durante más de 30 años fue el epicentro
del narcotráfico y el terrorismo, vive cada domingo una escena igual: militares, policías, autoridades y escolares desfilando frente a la bandera. Tres
décadas después de haber sido declarado en emergencia, el Alto Huallaga dejó de estarlo. Varios analistas coinciden en que el terrorismo ya no es
una posibilidad en la zona, y que el narcotráfico ya casi fue desplazado.

encontró durante una incursión 300 kilos de ácido clorhídrico, un componente esencial para el narcotráfico: es el agente que convierte la pasta básica en clorhidrato de cocaína. Este químico había sido producido artesanalmente allí mismo. Esto cambia el panorama de la lucha antidrogas:
ahora los propios narcos producen los insumos prohibidos.