You are on page 1of 3

Un encuentro inesperado

Raquel Barthe
Ilustrado por Balon Rouge

por ejemplo. no pensás levantarte.Biblioteca Plan Ceibal Si hay algo que me resulta insoportable. Y no fue por falta de sueño. El sábado me había quedado leyendo una novela de esas que atrapan y que no se pueden dejar hasta que nos topamos con la palabra “fin”... como los domingos. pero muy muy insoportable es tener sueño y no poder dormir. sino por exceso de bronca. por más que lo intenté. Y mamá se las ingenia siempre para lograr despertarme antes de lo que yo quisiera. hacía buen rato que el día sábado también había terminado y me quedé dormida. Y cuando eso ocurrió. en cambio así lo aprovecho pasándome la mitad del día con sueño y de mal humor.!” me sobresaltaron y ya no pude volver a dormirme. Pero ella insiste. No entiendo esa manía de que “hay que levantarse temprano”. ¿por qué y para qué?. si no hay nada para hacer. Los golpes en la puerta y el “¡nena. “así se aprovecha mejor el día” y yo lo quiero aprovechar durmiendo. Un encuentro inesperado • Raquel Barthe 1 .

Quería alejarme lo más rápido posible para no pelearme con nadie. hubo una reunión familiar donde todos prometieron no volver a despertarme temprano los sábados. le pasé por encima y literalmente lo aplasté. para uso personal y/o fines educativos. saqué mi tesoro: un clarín dorado y reluciente como ese sol que estrenaba la semana. Primero con paso vivo y poco a poco aumentando la velocidad caminé. Publicado y distribuido en forma gratuita por Imaginaria y EducaRed: http://www.educared. Cuando llegó la noche del sábado. Imagen © 2009 Balon Rouge. Inmediatamente supe que ese encuentro casual era la solución a mis problemas y que me ayudaría a vengarme de mi madre y de todos aquellos que me impedían dormir “a pata suelta”. donde algunos dicen que comienza y otros que termina. domingos y feriados a cambio de que yo abandonase esa locura del toque de diana al alba. me puse las zapatillas y salí de la casa sin siquiera desayunar y dando un portazo. Soplé con todas mis ganas y toqué a diana. por eso me fui. Sabía bien que si me quedaba terminaría siendo grosera y descargando mi mal humor con el primero que se me cruzara y estaba decidida a tener un domingo tranquilo.ar/enfoco/imaginaria/biblioteca Un encuentro inesperado • Raquel Barthe 2 . más que tropezar. troté y corrí orillando el arroyo hasta el primer puente en el límite del pueblo. Lo recogí y ya sin apuro. Fue un encuentro inesperado. Esa noche casi no pude dormir esperando la salida del sol y cuando el primer rayo aún acariciaba la copa más alta del árbol de la calle. Prohibida la venta.. Prohibida la reproducción para otros fines sin consentimiento escrito de los autores.org. volví a casa y lo escondí debajo de mi cama.Biblioteca Plan Ceibal Entonces me levanté. como decía mi abuela. saboreando mi desquite. Texto © 2009 Raquel Barthe. ¿qué hacía allí? Vaya uno a saber. Permitida la reproducción no comercial. pero al verlo quedé deslumbrada.. Para ser más precisa. ¡qué más da! Crucé para regresar por la orilla opuesta cuando tropecé con él.

Related Interests