You are on page 1of 43

B

2

Antología
de Premios
Internacionales
“Garzón Céspedes”
COMOARTES

OROS
COLOMBIA / CUBA / ESPAÑA / MÉXICO
PARAGUAY / PUERTO RICO / VENEZUELA

3

© Los autores, de sus textos
© Ediciones COMOARTES
Colección Mínima / 18.
Todos los derechos reservados
Los textos se publican amparados por las Bases
de los Concursos Internacionales de Microficción y Microtextos
“Garzón Céspedes” y en las de “La belleza en 1000 palabras”
de la CIINOE y COMOARTES
Toda reproducción de este Cuaderno como tal debe contar
con el permiso escrito previo de Ediciones COMOARTES
ciinoe@hotmail.com
Primera edición digital: Madrid, España, 2016
Diseños: Gabinete de Prensa COMOARTES

4

HIPERMICROFICCIÓN Y MICROTEXTOS “GARZÓN CÉSPEDES” Y EN “LA BELLEZA EN 1000 PALABRAS” RENÉE FERRER (PARAGUAY) GERARDO FULLEDA LEÓN (CUBA) LUIS MIGUEL GONZÁLEZ CRUZ (ESPAÑA) SALOMÉ GUADALUPE INGELMO (ESPAÑA) ANA MARGARITA NADAL QUIRÓS (PUERTO RICO) LILIANA PEDROZA CASTILLO (MÉXICO) LUIS MANUEL PÉREZ BOITEL (CUBA) JULIO CÉSAR PÉREZ MÉNDEZ (COLOMBIA) MÓNICA RODRÍGUEZ JIMÉNEZ (ESPAÑA) PEPA AURORA RODRÍGUEZ SILVERA (ESPAÑA) LOLA SANABRIA (ESPAÑA) ARMANDO JOSÉ SEQUERA (VENEZUELA) ELAINE VILAR MADRUGA (CUBA) 5 .AUTORAS Y AUTORES PREMIADOS INTERNACIONALMENTE EN LOS CONCURSOS DE MICROFICCIÓN.

6 .

7 . El acróbata trabaja sin red. Cuando su cuerpo dibuja. Cuento. Agarrado a la barra del trapecio. sobre las cabezas de los niños. se gira en el aire. toma impulso. flexiona las piernas y se columpia. la curva de una amplia sonrisa. y cae en la pista sobre las almohadillas de sus cuatro patas. suelta las manos.Lola Sanabria (España)1 METAMORFOSIS Noche de luna llena. 1 Premio Internacional de Microficción “Garzón Céspedes” 2007.

Julio César Pérez Méndez (Colombia)2 ADIÓS 2 Premio Internacional de Microtextos “Garzón Céspedes” 2008. Cuento de nunca acabar. 8 .

Poema.Luis Manuel Pérez Boitel (Cuba)3 NUBES DEL PAPEL ¿Quién dijo que la luz del tejado detendrá mi papalote azul? He visto en el estanque las nubes y quiero dibujarlas. que respondan estas ausencias. 3 Premio Internacional de Microficción para Niñas y Niños “Garzón Céspedes” 2009. 9 .

distrae el vuelo un instante. 4 Premio Internacional de Microficción para Niñas y Niños “Garzón Céspedes” 2009.Pepa Aurora Rodríguez Silvera (Islas Canarias. bebe la última gota de la melodía del agua y se esconde en la hojarasca. presa de la noche. 10 . España)4 AL ATARDECER… El ave. Poema.

el izquierdo. apoyada levemente hacia atrás. Menos para mí. Intenté ponerme el derecho pero cuando estuve a punto de meter el pie lo eché hacia atrás en un acto reflejo “¿Por qué siempre el derecho primero?” Me desafié en silencio mientras mami y papi esperaban ansiosos a que terminara de vestirme. Blanco de lino hasta la rodilla. sea mami quien me ayude a vestir. 11 . Monólogo. La escena debe estar iluminada de modo que de ella sólo se vea su figura. “¡Nena! ¿Necesitas ayuda?” me gritó mami desde abajo. pero yo no quise. Hasta me había maquillado y peinado. De pronto me encontré en una disyuntiva. sin descubrir el rostro al público. “¡No! ¡Ya casi estoy!” Se supone que. Me había puesto las medias. Pero no sé qué pasó. ¿Qué dificultad había en un acto tan mecánico como ponerse los zapatos? En principio ninguna. como ha sido desde los tiempos de la bisabuela. Entonces intenté con el izquierdo.Ana Margarita Nadal Quirós (Puerto Rico)5 EL ZAPATO Mujer joven vestida con traje de ejecutiva y tacones. lo complicado suele ser el velo y sólo llevaría una corona de flores. en postura relajada. Está sentada sobre una cama con las piernas cruzadas. No sabía cuál calzarme primero. Total. Mi 5 Premio Internacional de Microficción Dramatúrgica “Garzón Céspedes” 2009. Su tono de voz refleja seguridad y cierta ironía. Había perdido la capacidad de elección. También el traje. si el derecho.

(Hace una pausa. supongo. “Ok. no quería entrar. “Nena.) Tenía que elegir. Saliendo de la iglesia como una esposa ya y bajo una incómoda lluvia de arroz. llorando de alegría. como si hubiese crecido tres centímetros más. como siempre había sido. Hace una pausa para terminar. Paré un minuto. “Nena. era la verdad. ya pensaba que te habías arrepentido”. Era la hora de la verdad. una luz la ilumina y se descubre su cara golpeada. Se levanta y sale del escenario altiva). (Mientras dice esto último. el tacón derecho se me encajó entre dos losas y me caí de boca. ya casi estoy”. 12 . entonces. Ya casi estaba. me dijo mami riéndose nerviosa mientras me arreglaba apurada una flor que se caía de la corona. Quería recordar por qué ese día era el más feliz de mi vida.) Las rodillas se me pelaron. y el traje se manchó de tierra y sangre. me puse brillo en los labios y salí del cuarto. El derecho.) Me sequé las lágrimas. (Ríe tímidamente y calla. Me senté en la cama y cerré los ojos. (Visualiza la escena haciendo un gesto con el brazo como señalando el lugar preciso.) Y yo caminaría hacia él. Él me estaría esperando allí al fondo vestido como un novio. la limosina ya llegó”. me dijo papi por la puerta. (Levanta la pierna derecha y se mira el zapato. Respiré profundo y me sequé las axilas con papel de toilet.pie se resistía.

Entra en escena un hombre de unos setenta años. sosteniendo un plato con una lata de fabada que humea. Al fondo se ve una estantería con libros viejos. En un primer plano. decorada con muebles vetustos. Los bordes del retrato enmarcado amarillean. una servilleta. Al lado. una cuchara y una jarra de agua. sopla para enfriar y empieza a comer. 13 . hay una mesa camilla con faldón rojo. Madrid)6 SIMULACRO En el escenario se ve una sala de estar. Apenas ha probado tres o cuatro bocados. A la derecha del sillón. abandona la cuchara sobre el mantel y ésta cae al suelo. Se acerca a la mesa donde deja con cuidado el plato y se sienta. Monoteatro sin palabras.Mónica Rodríguez Jiménez (España. pende un retrato a carboncillo de una mujer peinada con moño italiano. parcialmente cubierto por un mantel de cuadros. en la pared. En la mesa hay un vaso. Sin molestarse en volcar el contenido de la lata en el plato. con batín de felpa abrochado. a la izquierda se encuentra un sillón orejero y una mesita auxiliar. El hombre suspira 6 Premio Internacional de Microficción Dramatúrgica “Garzón Céspedes” 2009. Junto al retrato hay una ventana. HOMBRE: Camina con pasos titubeantes.

en un simulacro inútil de sentirse acompañado. Mira nuevamente la hora. Se oye el ladrido de un perro. es incapaz de producir sonido alguno 14 . El retrato apenas se tambalea. Su boca. Poco después ladra un segundo perro y. Incluso canturrea. otros tantos animales se unen a la jauría. Mira la hora en su reloj. arrastrando los pies. Sobre la mesita hay un transistor viejo. Enseguida gira la rueda del dial buscando otra emisora de radio. El hombre lo enciende. Por primera vez. Se levanta dejando la mesa atrás y se acerca. que tampoco parece convencerle. El hombre abre la ventana. hasta que apaga el transistor y lo deja sobre la mesita. al retrato y lo acaricia. Repite el gesto varias veces. Gruñe y se aparta del retrato después de golpear el cristal con el puño cerrado. que no parece ser producto de lo poco que ha comido. dispuesto a formar parte del coro de perros con sus ladridos. Se pone en pie y se acerca a la ventana. muda por el desuso. Para ahuyentar a la soledad. Vuelve a mirar la hora.y la recoge. pronto. se coloca las manos alrededor de la boca a modo de pantalla. Su rostro refleja hastío. Se pone las gafas y hojea un periódico que hay junto al transistor. se le ve sonreír. El hombre se dirige al sillón y se deja caer sobre él. Pero su semblante pronto vuelve a ensombrecer.

se vacía y muestra su revés: no le queda nada en el fondo de los bolsillos que esconder. se cuenta. Quizá se reconoce. Cuento de nunca acabar. 15 .Salomé Guadalupe Ingelmo (España)7 OFICIO DE NARRADOR Junta palabras. Se pregunta si habrá alguien ahí fuera. Entonces se lee y se recompone. Junta palabras… 7 Premio Internacional de Microtextos “Garzón Céspedes” 2010. se disecciona y exprime. Se descubre. El puzzle le tienta.

una ventana con las cortinas echadas. palmariamente artificial. una botella de vino aparentemente cara descorchada y un par de vasos a medio llenar. Monoteatro sin palabras. Las velas. A la izquierda. encendidas desde hace horas. han vertido un colorido llanto de cera sobre el mantel de hilo bordado. ella es ya inmune al dolor. un mueble de cocina con un microondas encima. Al fondo del escenario. Adopta una posición muy parecida a la de “El pensador” de Rodin. Una mujer vestida. dentro. Aunque se ha quemado. colgada de una percha. una mesa primorosamente aparejada para dos: una suculenta cena en los platos. A la derecha de la mesa. MUJER: Apaga resignadamente la llama con los dedos. su rostro permanece imperturbable.Salomé Guadalupe Ingelmo (España)8 CON LA ENTREGA DE LA TÓRTOLA El mobiliario que compone el decorado denota un cierto lujo. Su cabeza descansa en un brazo cuyo codo apoya sobre el mueble. Pero ella no parece pensativa sino derrotada. una jaula de barrotes dorados con un pájaro de vistoso colorido. maquillada y peinada para una ocasión especial está sentada a la mesa. 16 . un sofá y. En el centro del escenario. El mantel se convierte 8 Premio Internacional de Microficción Dramatúrgica “Garzón Céspedes” 2010.

El animal no despliega las alas. que no reacciona. una noche tras otra. instando al pájaro a volar. 17 . como si las paredes estuviesen estrechando un cerco invisible para el espectador. comienza a piar con insistencia manifestando una duda. ya no queda equilibrio en ella. agitando la palma hacia lo alto.en una de esas láminas con las que los psiquiatras ponen a prueba el estoicismo de sus pacientes. sigue en su columpio sin inmutarse. La mujer contempla fascinada el espectáculo de muerte. Mira hacia arriba ansiosa e ilusionada. Ofrece una jibia al pájaro prisionero. Se aleja unos pasos horrorizada. El ave anquilosada cae al suelo pesadamente a pocos centímetros de sus pies. Aunque su voz escapa cada vez más lánguida. pues se dispone a vaciar los platos en el cubo de la basura. Pero finalmente cambia de idea: los mete en el microondas. Sube las piernas al respaldo sigilosamente. Se dirige a la ventana y descorre las cortinas. Se abraza las rodillas. Los calentará una vez más. Se sube al sofá y se sienta sobre su respaldo. Súbitamente se enciende una potente luz cenital que apunta hacia ella sin discreción ni piedad. Hecha un ovillo. Lo coge con enorme delicadeza y lo lanza al aire. Mete la mano y la mueve frenética. dejando al descubierto unos barrotes dorados al otro lado de los cristales. Recoge el frágil cuerpo y lo mete bajo su blusa. Regresa al centro de la sala mirando a su alrededor asustada. igual que apuntaría el cañón de una escopeta de caza. Entonces se abalanza sobre la jaula y la abre bruscamente. en el lado izquierdo del pecho. La mancha ha debido de revelarle el secreto.

tan fuerte que se podría confundir con un disparo. La cubre.Del techo cae un enorme lienzo. El trino cesa al tiempo que se escucha el ruido de una palanca al bajar. la convierte en un grotesco fantasma canoro. 18 . la amortaja. Las luces se apagan bruscamente.

) Estoy pidiendo justicia frente a esta cruz de clavos. con marcas de golpes en el cuerpo. Un hombre que se bajó de un carro. cada clavo es una muchacha muerta…. (Pausa. Por caminar de Juárez a Chihuahua para pedir justicia.) Por eso estoy aquí también… (Pausa) por mi hija que hallaron en un terreno baldío. después de que se confesó culpable ante los jueces y él mismo los llevara donde estaban los restos de Rubí. son tantas…. para vergüenza de ellos. (Pausa. la siguió y le disparó en la cabeza. Por encontrarlo con sus propios medios. Por exigir que se le detuviera sin lograrlo. (Pausa. ni con los gritos ni con el ruido del disparo. 19 . Por quedarse durante días frente al Palacio de Gobierno como si con ello se le fuera la vida.) La mataron por andar buscando al asesino de su hija. (Pausa. quemada y descuartizada. Para pedir justicia o muerte 9 Premio Internacional de Microficción Dramatúrgica “Garzón Céspedes” 2011.) Ningún policía se acercó a auxiliarla. Y la mataron. (Pausa.. Monólogo. dónde poner a Alejandra. Sola la calle a esas horas de la noche frente al Palacio. a mi Alejandra. en un bote. no sé dónde martillar el mío. sin ropa y sin vida.) Allí mismo. (Pausa.) Sí.Liliana Pedroza Castillo (México)9 MARISELA MUJER: Dijo que si la iban a matar que fuera enfrente del Palacio de Gobierno. Y se la quitaron. dicen que no escucharon nada.

(Pausa.) Muerte. 20 . Justicia o muerte (Pausa.como Marisela. (Pausa) Muerte. (Pausa. Que me arranquen este dolor de una vez.) Muerte.) Porque la justicia y el consuelo no llegan.

Los hombres vuelven. Los hombres rotan. Circunvalaciones. Yo estoy de vuelta.Luis Miguel González Cruz (España)10 PATI MUJER: Todo da vueltas. El mundo gira. Todo da vueltas Todo da vueltas Yo doy vueltas Los hombres vuelven aquí. Traslaciones. Soliloquio. El mundo vuelca Yo doy vueltas. El mundo sigue aquí. Yo doy vueltas. Los hombres dan vueltas. Todo está de vueltas. El mundo da vueltas. Saltos de campana. 21 . 10 Premio Internacional de Microficción Dramatúrgica “Garzón Céspedes” 2012. El mundo está revuelto.

Yo doy vueltas. Rodeos. Yo doy vueltas. Regresan. Yo doy vueltas. cercos. Recodos. Retroceden. Yo doy vueltas. hélices. Chaflanes. Techos. Reversos Reveses. Bóvedas. 22 .Los hombres retornan. Yo doy vueltas. Yo doy vueltas. Todo da vueltas. Rondas. Todo da vueltas. espirales. Los hombres dan vueltas. Todo da vueltas. Viradas. revocadas. repatriadas. aros. Yo doy vueltas. anillos. Repeticiones. Revueltas. Rebotadas. Círculos. Todo da vueltas. Todo da vueltas. Contornos. Yo doy vueltas. Curvas. Todo da vueltas.

parece haber tenido una idea. 23 . como una pantalla sobre la que podrán proyectarse imágenes. En la bóveda celeste. Negro. Súbitamente el personaje sonríe malicioso.Salomé Guadalupe Ingelmo (España)11 LA VIDA ES SUEÑO En el centro del escenario. al tiempo. la magia que habita en el mundo. también. un enorme lienzo que cubre todo el escenario. actuando como un falso techo y. El telón de fondo. apoyando el mentón en las rodillas. rigurosamente negro. en ese falso techo negro. Toma de en11 Premio Internacional de Microficción Dramatúrgica “Garzón Céspedes” 2012. Wiegenlied. Monoteatro sin palabras. con ojos nuevos y soñadores. ningún otro mueble u objeto. A la vista. La luz va disminuyendo serenamente sobre el escenario. una cama de buenas dimensiones. Observa embelesado. brillan las estrellas: una proyección obtenida mediante una de esas lámparas que sirven para decorar las alcobas infantiles. N°4. A la carrera se dirige hacia el telón de fondo. PERSONAJE: Un personaje de unos treinta años vestido con un pijama de franela a cuadros se sienta sobre la cama con las piernas encogidas como un niño. para espantar los temores nocturnos y propiciar sueños tranquilos o ensueños fabulosos. Salta de la cama inquieto. Se escucha de fondo la canción de cuna de Brahms – Op 49.

una a una. El personaje va perdiendo poco a poco la sonrisa. Se sienta de nuevo en la posición original. Sólo para atravesarlas con enormes alfileres y clavarlas en un elegante expositor de grandes dimensiones. usándola para tomar impulso. de nadie más. Los faros ya no le iluminan desde lo alto. sino de un verde enfermizo. lanza desde lo alto.. Blande jubiloso e imprudente su arma. que disminuye progresivamente de volumen–. Hasta que. Sombrío. contempla el reino perdido o insensatamente saqueado. sino sobre el tablado.tre las sombras un cazamariposas desproporcionado. ha dejado de ser un espíritu del aire. No sobre la cama. como una marioneta alocada. Su expresión es ahora muy distinta. Mira su obra satisfecho: ahora todo el cielo es suyo. En la red van quedando atrapadas estrellas de papel maché que alguien. esa luz se apaga del todo –contemporáneamente cesa la música. agita las piernas cómicamente en el aire. A cada salto. negro. Parece haber comprendido y mira con desconsuelo el cielo: uniforme. el número de estrellas proyectadas va decreciendo. abrazándose las piernas. Mira con 24 .. El cielo se apaga definitivamente. Regresa y comienza a saltar sobre la cama. anclado al suelo. libera las estrellas cautivas de esa trampa. cierra con un descomunal candado que extrae del pantalón de su pijama. forrado por dentro con terciopelo negro: un singular ataúd que. Se siente pesado barro. A través del cristal escapa una luz cada vez más débil y mortecina –la melancolía contagia a la música. una vez repleto. callado. Al tiempo. finalmente. ha crecido de repente. vacío. Después él. No ya amarilla como cuando brillaban en el firmamento. Ya no se diría un niño. a través de disimuladas ranuras en el falso techo.

hasta que todo es oscuridad profunda y silencio. La luz va muriendo lentamente sobre el escenario.los ojos muy abiertos. Consciente. 25 . como quien asiste horrorizado a su futuro. de que sufrirá un insomnio eterno. por primera vez.

Tan muerta como el tronco desgarrado de un árbol. Silencio. 45 segundos.Elaine Vilar Madruga (España)12 ESTÁ ALLÁ ATRÁS Una actriz. ni movimiento. ni gesto. La actriz solo observa a los espectadores. Monólogo. pero no hace ninguna acción. Al menos tres minutos. El seguidor de luz enfoca su cuerpo. Un minuto. Tengo miedo. Silencio. 26 . El resto del escenario queda en penumbras. ELLA: Creo que está muerta. sentada en una silla de madera. 30 segundos. Se está poniendo tiesa allá atrás. 12 Premio Internacional de Microficción Dramatúrgica “Garzón Céspedes” 2012. Silencio de aproximadamente cinco minutos. Silencio. Silencio. ni expresa sentimientos o emociones con el rostro o alguna parte de su cuerpo. frente al público.

y hasta los barcos. Silencio. 15 segundos. Si te acercas bien puedes escuchar el sonido del río en su garganta. Está muy mojada. Silencio. Silencio. 10 segundos. (Pausa. 27 . Silencio. Hasta que el océano todo estuvo dentro de su boca. toda mojada. Pero la tragó. Apenas. La corriente del río es tan fría. y los peces que coletean. Como si quisiera decirme algo. Está allá atrás. Con los ojos muy abiertos.) Y tiembla. A veces todavía me mira.) Tan fría. 3 segundos. Pero ya no tiembla. 5 segundos.La ahogaron en el río. (Pausa. Silencio. No quería tragar tanta agua. Tragó toda el agua del universo. Silencio.

Se contiene.La actriz hace una arcada. Otra arcada. Luego comienza a vomitar el río sobre el suelo del escenario. Vuelve a contenerse. 28 .

mientras yo gritaba y me dejaba estrechar por la desesperación. contuve los últimos estertores del trazo. No los miré. tal vez. Por descuido. recuerdo haber oído risas y suspiros de alivio entre quienes festejaban no ser los protagonistas del incidente. pero otra voz señaló que para qué preocuparse por un simple ocho. Cuento. apenas di unos pasos. Alguien advirtió que sin mí no habría un resultado preciso. rutina acumulada. Ni siquiera me despedí. Caminé hasta uno de los extremos de la desvencijada raya y establecí mi propio tránsito sobre el papel en blanco. sudoroso. 29 . en tanto mis compañeros de nuevo me hacían lugar. comentando. entretanto. decidí abandonarla. cuando recordé un pasaje bíblico: empleé entonces mi elasticidad y mi fuerza y devolví al ángulo a los ciento ochenta grados.Armando José Sequera (Venezuela)13 UN SIMPLE OCHO No sé por cuánto tiempo integré una ecuación. si el error que generaba mi ausencia era insignificante. se limitaron a contemplar la escena. sed de aventuras o. Mas. ahora sí. a la manera de una boca panorámica. Los otros números. En ese trance. Ya estaba a punto de compactarme en un doble cero superpuesto. Luego. que mi presencia era imprescindible para el resultado. 13 Premio Internacional de Microficción Narrativa “Garzón Céspedes” 2012. mi peso activó un mecanismo pavoroso: el horizonte se duplicó.

30 . un transeúnte de paso. Vamos. (Comienza maquinalmente. con cadencia monótona pero persuasiva. que lo estamos dando. El trilero finge no reparar en él. Otro individuo. Quizá haya caído en la red otro mirlo al que desplumar. aminora la marcha. TRILERO: (Simulando indiferencia) Ah. El individuo común de mediana edad. pero en realidad lo vigila.) Sólo por un papelito. ahí veo un caballero que quiere probar suerte. irresistibles para cualquier ojo. Nos lo quitan de las manos.Salomé Guadalupe Ingelmo (España)14 SU JUEGO FAVORITO En medio del escenario. Dando el golpe de gracia a su incauta presa. su retahíla bien aprendida. (Dirigiéndose directamente a él. Sobre ésta destacan. Titubea… Parece dispuesto a pararse y probar suerte. Monólogo. un hombre cualquiera vestido con ropas bastante usadas y con el 14 Premio Internacional de Microficción Dramatúrgica “Garzón Céspedes” 2013. observando atentamente de soslayo. Un papelito: tres intentos.) Anímese. Lo estamos regalando. Un voto: tres intentos. toda una ronda. incitantes como hongos tóxicos. hombre. acechante cual tarántula venenosa. que hoy lleva la suerte escrita en su cara. tras su mesita plegable. tres cubiletes de brillantes colores: atractivos. un trilero impecablemente trajeado espera.

(Con sonrisa bobalicona y el mismo tono ridículo que emplean para dirigirse a los bebés quienes creen que estos son estúpidos. pero demostrando al tiempo. Incluso moviendo las manos en el aire como si se dispusiese a hacerle los “cinco lobitos”.) ¡Sigue la bolita. indica con su índice un cubilete. sigue la bolita! Comienza a mover los cubiletes cada vez más rápido. visto y no visto. Hasta alcanzar una velocidad vertiginosa que nada tiene que ver con los movimientos casi torpes de que hacía gala al comienzo de su exhibición. una alegría despiadada e impúdica. para dejarlo caer inmediatamente 31 . impertérrito. en el bolsillo de su chaqueta de marca. Una velocidad imposible de seguir para ojo humano alguno.) ¡Ooooh…! ¡Cuánto lo siento! Aquí sólo hay un recorte (Levanta el cubilete únicamente por unos segundos. tiende sin mucho convencimiento la papeleta electoral. mediante su tono de voz. Ésa que el trilero hace desaparecer inmediatamente. Porque a veces incluso suceden milagros. Con evidente recochineo. Entonces para en seco la frenética danza. El hombre.cansancio vital tatuado en el rostro. aparentemente seguro de sí aunque aún sin traza alguna de entusiasmo.) ¿Dónde está la ayuda a la dependencia? ¿Dónde está la bolita ganadora? (Canturrea entusiasta igual que si le hablase a un perro al que estuviese a punto de lanzar un palo. (Fingiendo un pesar que no siente sólo con las palabras. decide reconstruir esa fe que perdió a fuerza de ver cómo otros se limpiaban los zapatos sobre ella. sólo por entretener su atención.

Mala suerte. Hay algo que no logra entender: algún detalle ha escapado a su atención.) Falló de nuevo. incluso antes de levantar muy fugazmente el cubilete.) Vamos. el secreto de su éxito. en eso consiste su talento. Se lleva los dedos a la sien confuso. eleva tímidamente un dedo como pidiendo un turno de palabra que el guión 32 . precisamente. Parece intentar reflexionar. (El hombre. Un ligero desconcierto se pinta en el rostro del desconocido. Que esta vez es la buena. Ahí reside. sigue la bolita… (El hombre. comienza de nuevo su hipnótico espectáculo. Se apresura a anunciar el trilero.) ¡Qué peeena! … (Con desvergonzada sonrisa. (Sin abandonar la sonrisa. Pero el trilero no le concede tiempo para reflexionar. habrá de esperar a la próxima.) Tercer y último intento. visiblemente nervioso. yerra. Saca un pañuelo del pantalón y se seca la frente. Apenas observa un destello de lucidez en el rostro del mirlo. Y se retuerce de nuevo las manos. Sabe lo que se juega.) Perdió de nuevo. Mira de un cubilete a otro desesperado. con las mandíbulas desencajadas por el estupor y el desconsuelo. ¿Dónde están las prestaciones sanitarias públicas? (El hombre. Pero el trilero no le da tregua. como intentando aferrar sus pensamientos. pero en tono de abierta amenaza. obviamente. vamos. El hombre común. volver mentalmente sobre sus pasos para descubrir el error cometido. titubea. amigo. esta vez.sobre un contenido que en realidad nadie ha tenido tiempo de comprobar. Ese final no estaba previsto. suda copiosamente y se retuerce las manos. Extiende una mano ligeramente temblorosa y señala lentamente el cubilete central.) ¿Dónde están las subvenciones a la educación y la cultura? Y sigue la bolita.

Con la voz odiosa de quien desea manifestar sin pudor su tedio. que hoy puede ser su día. Y sigue vendiendo con entusiasmo su humo.) Siguiente. (De nuevo. Jekyll ante la promesa de un nuevo cliente.no contempla. Nos lo quitan de las manos.) Puede usted probar suerte por el módico precio de… un voto. comienzan a sonar las estrofas finales de Hey you. a lo lejos y con un volumen muy discreto. De fondo. (Su sonrisa se desparrama como miel sobre tostada que observa golosa la mosca) Pruebe suerte. alguien que el público aún no puede ver sobre el escenario. casi tímido. Mr. señor. Más o menos con la misma voz con la que ciertas enfermeras llaman a los pacientes a la consulta del médico. la subida de pensiones? Vamos. como si éste ya no existiese. súbitamente obsequioso. Y así se queda: con el índice ridículamente levantado. no me acuerdo”. vamos. pero que se imagina dolorosamente familiar. que el que lo encuentre. de Pink Floyd. (De repente el trilero decide ignorar al perdedor. caballero. con aire cansado pero no vencido. que ya no tiene nada más que ofrecer. señalando a un cielo que se diría ausente. “Si te he visto. Hyde da paso al Dr. Lo estamos regalando. como si hubiese desaparecido por arte de magia. Se dirige sonriendo a una futura presa sin rostro. más que por Roger Waters (a pesar de su 33 .) Un papelito: tres intentos… ¿Dónde está la justicia gratuita? ¿Dónde se esconden los subsidios de desempleo? ¿Dónde. el espectáculo comienza de nuevo. se lo queda. Interpretado preferentemente por David Gilmour. así. Lo estamos dando. (Y.

Divided we fall.autoría). Hasta llegar al desenlace: “Together we stand. We fall… we fall… we fall”. 34 .

35 . Era un lugar muy alto en la montaña. sus habitantes debían levantarse tempranito para acarrear agua desde cientos de metros más abajo. 15 Premio Internacional “La belleza en 1000 palabras” 2015. Tan alto que al pueblo lo llamaban El Cielo. las noches y las primeras horas del día como un abrigo pero. no la valoraba. Cuento. El nombre era irónico: en El Cielo había mucha pobreza y demasiado frío. donde el líquido formaba un manantial. Pese a las bajas temperaturas. Estas gotas corrían por mangueras y formaban charcos en el suelo. Pedro averiguó que se trataba de agua pura. a la que el agua le llegaba por extensas redes de tuberías. Nada de la calidez celestial que creemos hay en ese oasis que llamamos Paraíso. Preguntando. habiendo amanecido Pedro con sus padres en la calurosa ciudad entre la montaña y el mar. era ella quien lo llevaba. Un sábado. como la que fluía de las nubes. vio que de los aparatos de aire acondicionado que había en las casas y apartamentos brotaban gotas de agua. La neblina envolvía a El Cielo por las tardes. Charcos grandes o pequeños. Pero la gente de la ciudad. según el tiempo que los aparatos estuvieran encendidos. en vez de rechazar al frío.Armando José Sequera (Venezuela)15 NUBES EN EL CIELO Donde Pedro vivía no llegaba el agua por tuberías.

a Pedro se le ocurrió una idea. como el de un pájaro que choca contra una telaraña. se colocó su único abrigo y. cargada del agua más pura del mundo. al perro y a su mamá. Él no había ido nunca a una hacienda ganadera y sólo había enlazado al perro. Se acordó también que. a maderos inmóviles. hizo un lazo en un extremo y practicó un rato atrapando a su hermana. en algún lugar de la casa. Pensando esto. por las noches y en las mañanas muy temprano. cuando encontró la soga. aprovechando que la nube viajaba desprevenida. aunque lo hubiesen necesitado. suavemente blanca. Luego se dejó conducir por Pedro hasta la parte trasera de la casa. por la tarde. La nube dio un chillido. se apostó en la puerta de la casa. Recordó que. Cuando al fin vio venir hacia él a una nube redonda. A la mañana siguiente se levantó muy temprano. le salió al paso.En su casa no se precisaba un aparato de estos sino otro que extrajese el frío estancado bajo la piel como un lagarto dormido. pero se quedó quieta. las nubes pasaban por los costados de su casa y a veces ante la propia puerta. Tiritaba. 36 . a sus amigos y al propio abuelo. Su abuelo había trabajado en una hacienda ganadera y le había enseñado cómo usar una soga para enlazar novillos y potros. Levantó la soga lentamente y. pese al frío. al gato. se guardaba una soga. la capturó por uno de los muchos salientes que presentaba. al gato. Y. Al regreso. eran tan pobres que no podían comprar uno.

Una madrugada. la familia de Pedro no tuvo que bajar por agua al manantial. a Pedro lo despertó un ruido raro. supo que quien producía el ruido era la nube y que en verdad se trataba de un lamento. Tú nos das el agua que usamos. al hacerlo. Cuando me contó su historia me dijo que. Todas las mañanas ordeñaban la nube. 37 . A Pedro se le hizo un nudo en la garganta y se estremeció. –Cuando estamos libres –dijo la nube en la mente de Pedro–. No supo cómo pero en su mente aparecieron sucesivas frases. –¡Pero te necesitamos! –exclamó Pedro–. las demás se cuidaron de pasar por las calles de El Cielo. y el agua que ella les proporcionaba bastaba para toda la familia. como a una vaca. Del lugar donde se hallaba la nube. Pedro se levantó y descubrió que el ruido o lamento provenía de la parte posterior de la casa. Lo que ustedes beben son mis lágrimas. La nube lloraba y. Se puso su abrigo y salió. –No sabía eso –se excusó. pero a partir de que Pedro capturara una. tanto de frío como de vergüenza.Desde ese momento. Hacía muchísimo frío. lágrimas. y se enteró que la nube estaba triste porque había perdido su libertad. Si estamos prisioneras. Muchos vecinos quisieron tener también su propia nube. Pensó que si él estuviera prisionero también echaría de menos su libertad. damos agua. de inmediato. igual que los subtítulos de una película. destilaba agua por un costado. Un lamento –lo había oído en una grabación– como el que hacían las ballenas.

nunca te faltará. cientos de personas reciben el agua que voluntariamente les proporcionan las nubes. si usted alguna vez pasa por el pueblo de El Cielo. La nube habló con sus parientes y amigos y por eso.Sin pensarlo mucho. mientras estés aquí. los vecinos hablaron con la mamá de Pedro y ella con su hijo y éste con la nube para explicarle que la falta de agua no era sólo un problema de su familia. Al ver esto. de ahora en adelante. ¡Pero me falta cuento! He olvidado contar que. Todos los días. En El Cielo ya no son pobres porque el que tiene agua y es amigo de las nubes cuenta con las mayores riquezas que existen: la amistad y el amor de la naturaleza. mientras el sol se despereza y junto a cada casa. No te preocupes por el agua que. la nube pasaba todas las mañanas por la casa de Pedro y descargaba el agua que la familia requería. fue hasta el costado de la nube aprisionado por la soga y la liberó. tendrá la visión más maravillosa del mundo. no en la cabeza de Pedro sino con su voz líquida–. desde ese episodio. Esa es la razón por la que en casa de Pedro y en el pueblo de El Cielo ya nadie baja hasta el manantial a buscar agua. –¡Gracias! –dijo ella. Algunas familias han puesto tanques en el techo y otras han hecho pozos subterráneos para que las nubes no tengan que visitarlos a diario. 38 . aunque igual casi todas lo hacen.

39 . Cuento. 16 Premio Internacional de Hipermicroficción “Garzón Céspedes” 2015.Renée Ferrer de Arréllaga (Paraguay)16 ENTREGA A TIEMPO SALVA A MÚSICO CONDENADO Desde los cables aéreos del penal los pájaros le dictaron una canción.

17 Premio Internacional de Hipermicroficción “Garzón Céspedes” 2015.Gerardo Fulleda León (Cuba)17 REVELACIÓN Nadie ha vuelto a mirarla tan asombrada como la miraba aquel espejo. Cuento. 40 .

ÍNDICE Lola Sanabria (España) / Metamorfosis / Microcuento Julio César Pérez Méndez (Colombia) / Adiós / Microcuento visual Luis Manuel Pérez Boitel (Cuba) / Nubes del papel / Micropoema para niñas y niños Pepa Aurora Rodríguez Silvera (Islas Canarias. España) / Al atardecer / Micropoema para niñas y niños Ana Margarita Nadal Quirós (Puerto Rico) / El zapato / Micromonólogo Mónica Rodríguez Jiménez (España) / Simulacro / Micromonoteatro sin palabras Salomé Guadalupe Ingelmo (España) / Oficio de narrador / Microcuento de nunca acabar Salomé Guadalupe Ingelmo (España) / Con la entrega de la tórtola / Micromonoteatro sin palabras Liliana Pedroza Castillo (México) / Marisela / Micromonólogo Luis Miguel González Cruz (España) / Pati / Microsoliloquio Salomé Guadalupe Ingelmo (España) / La vida es sueño / Micromonoteatro sin palabras Elaine Vilar Madruga (Cuba) / Está allá atrás / Micromonólogo Armando José Sequera (Venezuela) / Un simple ocho / Microcuento Salomé Guadalupe Ingelmo (España) / Su juego favorito / Micromonólogo Armando José Sequera (Venezuela) / Nubes en El Cielo / Cuento Renée Ferrer de Arréllaga (Paraguay) / Entrega a tiempo salva a músico condenado / Hipermicrocuento Gerardo Fulleda León (Cuba) / Revelación / Hipermicrocuento 41 .

42 .

HIPERMICROFICCIÓN Y MICROTEXTOS “GARZÓN CÉSPEDES” Y EN “LA BELLEZA EN 1000 PALABRAS” RENÉE FERRER DE ARRÉLLAGA (PARAGUAY) GERARDO FULLEDA LEÓN (CUBA) LUIS MIGUEL GONZÁLEZ CRUZ (ESPAÑA) SALOMÉ GUADALUPE INGELMO (ESPAÑA) ANA MARGARITA NADAL QUIROS (PUERTO RICO) LILIANA PEDROZA CASTILLO (MÉXICO) LUIS MANUEL PÉREZ BOITEL (CUBA) JULIO CÉSAR PÉREZ MÉNDEZ (COLOMBIA) MÓNICA RODRÍGUEZ JIMÉNEZ (ESPAÑA) PEPA AURORA RODRÍGUEZ SILVERA (ESPAÑA) LOLA SANABRIA (ESPAÑA) ARMANDO JOSÉ SEQUERA (VENEZUELA) ELAINE VILAR MADRUGA (CUBA) 43 .AUTORAS Y AUTORES PREMIADOS INTERNACIONALMENTE EN LOS CONCURSOS DE MICROFICCIÓN.

Related Interests