R

Seminario Arquidiocesano “San Buenaventura” de Mérida

t

h

Seminario Arquidiocesano “San Buenaventura” Mérida–Venezuela, diciembre 2009

Q
80

t

Guión Litúrgico Diciembre 2009

R

Cuando Jesús venga, cuando Jesús venga, y yo venga con Él, pongan en la mesa el mejor mantel (2). Vámonos Enmanuel, vámonos Enmanuel, Salvador Pascual, que tu santa madre te mandó buscar (2). SUBLIME IDEAL Sublime ideal de la inspiración, llévame al portal de la redención. Bendito aquel trino que el ave entonó, al Verbo Divino cuando amaneció. Bendita la hora, en que vio la luz, nuestro redentor, divino Jesús. Bendito tu vientre, ¡oh dulce María! Madre del Eterno, gran sabiduría. Benditas las flores que el aire nutrieron, y el rico perfume que ellas concibieron.

Guión Litúrgico Diciembre 2009 Portada Pintura El Nacimiento de autoría de Murillo Contraportada Fotomontaje de la fachada del Seminario Arquidiocesano “San Buenaventura de Mérida con fondo navideño Diseño de Portada Carlos Rincón Seminario Arquidiocesano “San Buenaventura” de Mérida. Transcripción y Levantamiento de Texto Comisión de Liturgia Seminario Arquidiocesano “San Buenaventura” de Mérida. Diseño y Diagramación John Chacón Seminario Arquidiocesano “San Buenaventura” de Mérida. Corrección Pbro. Cándido Contreras Arte Final Seminario Arquidiocesano “San Buenaventura” de Mérida. Gregori Lobo Seminario Arquidiocesano “Santa Rosa de Lima” de Caracas ® Reservados todos los derechos. Impresión: Instalaciones del Palacio Arzobispal de Mérida y Comunidad del Seminario Arquidiocesano “San Buenaventura” de Mérida. IMPRESO EN VENEZUELA / PRINTED IN VENEZUELA

TUN, TUN Tun, tun, ¿quién es?, gente de paz, ábrannos la puerta que ya es Navidad. Que venga el comisario primero a averiguar si son personas de orden o quieren molestar. Si es que ha nacido el Niño, pues, váyanse a Belén que yo desde mi cama les doy mi parabién.

Me están robando el sueño, me arruinan la salud, no quiero trasnocharme porque nació Jesús. No quiero abrir mi puerta, molesten más allá, que el guardia se los lleve, a mi déjenme en paz.

Q
79

R

Seminario Arquidiocesano “San Buenaventura” de Mérida

t
ARQUIDIÓCESIS DE MÉRIDA SEMINARIO ARQUIDIOCESANO “SAN BUENAVENTURA”

Al Niño Jesús váyanlo besando, San José y la Virgen lo están esperando. Suban al niñito, súbalo el padrino, estamos celebrando al verbo divino. Señores padrinos hoy con gran fortuna, levanten al Niño y pónganlo en la cuna. Paren a ese Niño párenlo ligero que llego la hora de subir al cielo. Al Niño Jesús váyanlo subiendo, San José y la Virgen lo están recibiendo. Hínquense padrinos, alaben a Dios; porque le han servido a nuestro redentor. Miren al niñito parado en la cuna, todo iluminado del sol y la luna. El Niño se para la Virgen también y el gallito canta en Jerusalén.

Los tres reyes magos cogieron camino, a adorar al Niño al Verbo divino. Hoy a los padrinos les damos las gracias, han parado al Niño al rey de esta casa. Apaguen las luces terminan los versos, para el año entrante aquí estaremos. Esto dijo Cristo al pie de la cruz, se acaban los versos se apaga la luz. Esto dijo Cristo al pie del Calvario, se acaban los versos, se empieza el rosario. PREPAREN LA MESA Preparen la mesa, preparen la mesa, y enciendan la luz para que reciban al Niño Jesús. (2) Esta era la casa, esta era la casa que yo les decía, que al llegar a ella las puertas se habrían (2). Niño chiquitico, Niño chiquitico, chiquitico y bello, dame un manojito de rubios cabellos (2). Aquí está Jesús, Aquí está Jesús, déjenlo venir, que el año que vuelve viene por aquí (2).

Guión Litúrgico Navidad 2009
Mérida - Venezuela Diciembre de 2009

Q
78

A

t

Guión Litúrgico Diciembre 2009

Levanten padrinos vámonos pa` fuera a pasear el Niño, Dios de cielo y tierra. Miren al niñito como va paseando, ahí con sus padrinos que lo van llevando. Miren al niñito como va saliendo, San José y la Virgen quedaron sufriendo. Miren al niñito en su procesión, en él esperamos nuestra redención. Miren al niñito como está paseando, San José y la Virgen lo están aguardando. Miren al niñito como está sonriendo, de ver a sus padrinos que lo están sirviendo. Hoy por tantas flores los campos se alegran, serafines cantan María gracia plena. Miren al niñito que sonriendo está, mostrando cariño a su cristiandad.

San José y la Virgen se están admirando, de ver a su Niño que lo están paseando. Vengan los padrinos, vámonos pa` dentro, a llevar al Niño nuestro nacimiento. Miren al niñito como va entrando, San José y la Virgen lo están esperando. Dichosos padrinos que dicha han tenido, han paseado al Niño tan grande y divino. El Niño Jesús salió de visita, todos los pastores con sus lucecita. El Niño nos pide una canastilla, un corazón limpio y un alma sencilla. Véanle ya mis ojos, oigan ya su llanto besen ya tus pies, besen ya tus manos. Todos de rodillas delante del altar, a besar al Niño que hoy se va a parar.

V

R

Q
77

R

Seminario Arquidiocesano “San Buenaventura” de Mérida

t

t

Guión Litúrgico Diciembre 2009

R

PARADURA (Versos del niño) Dulce Jesús mío, mi Niño adorado, ven a nuestras almas, ven no tardes tanto. Alabar a Dios en primer lugar, y después al Niño que está en el altar. Al portal nos vamos con gran alegría, adorar al Niño al hijo e´ María. Al portal nos vamos con veneración, adorar al Niño nuestro salvador. Vienen los padrinos, vienen, al altar, adorar al Niño que hoy se va a parar. Vengan los padrino repartan las velas, que hoy se va a parar el Rey de la tierra. Enciendan las velas si no han encendido, vamos adorar al recién nacido.

El Niño en Belén en el portal nació, y para enseñarnos la vela encendió. Hoy por tantas flores los campos se alegran, serafines cantan María gracia plena. Hínquense padrinos, hínquese en el suelo vamos a adorar, el rey de los cielos. Hínquense padrinos con veneración, a servirle al Niño nuestro salvador. Bajen al niñito, bájelo el padrino, estamos celebrando al verbo divino. Miren lo que baja en medio del altar, el Niño Jesús que hoy se va a parar. Hoy del cielo baja el ángel Gabriel, adorando al Niño para nuestro bien. Levanten padrinos vamos a Belén, a pasear el Niño para nuestro bien. Apreciados Hermanos:

PRESENTACIÓN

Nos encontramos en este tiempo de preparación para la venida del Mesías, Dios con nosotros. Jesús abre un camino nuevo de comprensión y perdón, de El brota la justicia, de su corazón el amor y de sus labios la verdad; por eso el adviento es purificación y espera liberadora del Señor. Caminamos hacia el encuentro de Dios. De él esperamos la luz y la paz. Vivimos rodeados de un ambiente lleno de injusticia, de soborno, de marginación, de discriminación, de inseguridad, de violencia y de muerte, por esto Navidad es un desafío a todo el pueblo, es un acontecimiento de gracia para la paz. Preparar la navidad nos compromete como personas, como familia, como comunidad cristiana a hacer vida el amor, puesto que no hay navidad sin justicia y sin amor. En definitiva vivir la navidad es sencillamente comprometernos a luchar por construir una sociedad mas digna y justa como lo anhela el Evangelio. Una vez mas presentamos este guión litúrgico, como instrumento para todos ustedes que en este tiempo de gracia celebran, comparten, oran y preparan con alegría la venida del niño Dios. En nombre de todos los que hacemos vida en nuestra casa de formación Seminario San Buenaventura, agradecemos las manos generosas que nos han acompañado durante este año y deseamos que el Señor les bendiga. Que el niño Dios, Jesús que es navidad y alegría, bendiga sus hogares, y a Venezuela le conceda siempre la libertad, el amor y la justicia. Sem. José Luis García.

76

Q
5

Q

U

t

Guión Litúrgico Diciembre 2009

R

NACIÓ EL REDENTOR Nació el redentor, nació, nació. En humilde cuna, nació, nació. Para dar al hombre la paz, la paz. Paz y ventura, ventura y paz. Yo quiero cantarte, graciosa María, Con notas del alma, esta melodía. Venid adoremos con suma humildad, al Rey de los cielos que es todo bondad. Adoremos todos con ardiente amor, al Verbo encarnado al Dios Salvador. NIÑO LINDO Niño lindo, ante ti me rindo. Niño lindo eres Tú mi Dios. (2) Esa, tu hermosura, ese tu candor, el alma me roba, el alma me roba, me roba el amor. Con tus ojos lindos Jesús mírame y sólo con eso, y sólo con eso me consolaré. La vida bien mío, y el alma también, te ofrezco gustoso, rendido a tus pies. De mí no te ausentes pues sin ti ¿qué haré? Cuando Tú te vallas, haz por llevarme. Adiós, tierno infante; Adiós niño Dios, adiós dulce amante, adiós Niño adiós.

NOCHE DE PAZ (2) Noche de paz, noche de amor, Todo duerme en derredor. Entre sus astros que esparcen su luz Bella anunciando al niñito Jesús Brilla la estrella de paz Brilla la estrella de paz Noche de paz, noche de amor, Todo duerme en derredor Sólo velan en la oscuridad Los pastores que en el campo están; Y la estrella de Belén Y la estrella de Belén Noche de paz, noche de amor, Todo duerme en derredor; sobre el santo niño Jesús Una estrella esparce su luz, Brilla sobre el Rey Brilla sobre el Rey. Noche de paz, noche de amor, Todo duerme en derredor Fieles velando allí en Belén Los pastores, la madre también. Y la estrella de paz Y la estrella de paz.

Q
75

R

Seminario Arquidiocesano “San Buenaventura” de Mérida

t

t
RITOS INICIALES

Guión Litúrgico Diciembre 2009

R

FUEGO AL CAÑÓN Fuego al cañón, fuego al cañón, (2) para que respeten nuestro parrandón. Niño chiquitico, Niño parrandero (2). Vente con nosotros hasta el mes de Enero. (2) Esta casa es grande tiene cuatro esquinas (2) y en el centro tiene rosas y clavellinas. (2). San José y la Virgen la mula y el buey (2) fueron los que vieron al Niño nacer (2). LA MATICA Nosotros vivimos bajo e‘la matica. (2) Verano con ella y ella verdecita. (2) Quisiera un arado que yo lo empuñara. (2) por todos prados vida se encontrará. (2) Quisiera un arado bajo e‘ la matica. (2) Verano con ella y ella verdecita. (2) Dame mi aguinaldo y aunque sea poquito. (2) Veinticinco arepas y un marrano frito. (2)

Dame mi aguinaldo bajo e‘la matica. (2) Verano con ella y ella verdecita. (2) LOS PECES EN EL RÍO La Virgen se está peinando Entre cortina y cortina Los cabellos son de oro Y el peine de plata fina Pero mira como beben los peces en el río Pero mira como beben por ver a Dios "nacío" Beben y beben y vuelven a beber, Los peces en el río por ver a Dios nacer. La Virgen está lavando Y tendiendo en el romero, Los angelitos cantando, Y el romero floreciendo. La Virgen va caminando Va caminando solita, Y no lleva más compaña Que el niño de la manita S. José tenme a este niño Mientras enciendo la candela Y San José le responde Quién lo parió que lo tenga. La Virgen está lavando, Con un poquito jabón, Se le picaron las manos, Manos de mi corazón.

ORDINARIO DE LA CELEBRACIÓN DE LA PALABRA

CANTO DE ENTRADA SALUDO El celebrante dice: La gracia de nuestro señor Jesucristo, el amor de Dios Padre, y la comunión del Espíritu Santo estén con todos ustedes.
El pueblo responde.

Y con tu espíritu. ACTO PENITENCIAL El celebrante invita a los fieles al arrepentimiento: Hermanos y hermanas: Para celebrar dignamente estos sagrados misterios, reconozcamos nuestros pecados.
Se hace una breve pausa. Después el celebrante junto a toda la comunidad dice:

Yo confieso ante Dios todopoderoso y ante ustedes hermanos que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión. Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa, por eso ruego a Santa María, siempre Virgen a los ángeles, a los santos y a ustedes hermanos que intercedan por mí ante Dios, nuestro Señor.
El celebrante concluye con la siguiente plegaria:

Dios todopoderoso tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna.
El pueblo responde:

Amén. GLORIA Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor, por tu inmensa gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos, te damos gracias, Señor Dios, Rey celestial, Dios Padre todopoderoso. Señor, Hijo único Jesucristo. Señor Dios, Cordero de Dios Hijo del Padre; Tú que quitas el pecado del mundo ten piedad de nosotros; tu que quitas el pecado del mundo, atiende nuestras suplica; tú que estás sentado a la derecha del Padre, ten piedad de nosotros; porque solo tú eres Santo, sólo tú Señor, sólo tú altísimo Jesucristo, con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre. Amén.

74

Q
7

Q

R

Seminario Arquidiocesano “San Buenaventura” de Mérida

t

t

Guión Litúrgico Diciembre 2009

R

ORACIÓN COLECTA LITURGIA DE LA PALABRA PRIMERA LECTURA SALMO RESPONSORIAL SEGUNDA LECTURA ACLAMACIÓN AL EVANGELIO. EVANGELIO- HOMILÍA CREDO PRECES RITO DE LA COMUNIÓN PADRE NUESTRO. El celebrante dice: Fieles a la recomendación del Señor y siguiendo su divina enseñanza nos atrevemos a decir. Padre Nuestro…
El celebrante dice:

ESPLENDIDA NOCHE Esplendida noche, radiante de luz, es la Noche Buena, pues nació Jesús. (2) Venid adoremos con suma humildad, amemos al niño nuestro Salvador. (2) Venid a Belén con gozo y amor, amamos al niño nuestro Salvador. (2) Oh, Jesús divino, bendito tu nombre, que, tan solo eres, amigo del hombre. (2) Aromas de flores, vamos a ofrendar al Niño divino que está en el portal. (2) El Niño nos pide como canastilla un corazón puro y un alma sencilla. (2) Oro, incienso y mirra, cual ricos presentes, le ofrendan al Niño los Reyes de Oriente. (2) ESTA NOCHE Esta noche es noche, noche de alegría, noche en que dio a luz, la Virgen María. (2)

Cantemos, cantemos con gran eficacia y a estos aguinaldos démosles las gracias. (2) Los pastores dicen: “Vamos a Belén a adorar el Niño para nuestro bien”. (2) Rosas del Carmelo y de Jericó, vamos a Belén que Jesús nació. (2) FALTAN CINCO PARA LAS DOCE Las campanas de la iglesia están sonando. Anunciando que año viejo se va; la alegría del año nuevo viene ya, los abrazos se confunde sin cesar. Faltan cinco para las doce el año va a terminar, me voy corriendo a mi casa a abrazar a mi mamá. (2) Me perdonan que me vaya de la fiesta, pero hay algo que jamás podré olvidar, una linda viejecita que me espera en la noche de una eterna navidad.

Líbranos de todos los males Señor y concédenos la paz en nuestros días para que ayudados por tu misericordia vivamos siempre libres de pecado y protegidos de toda perturbación mientras esperamos la gloriosa venida de nuestro Señor Jesucristo.
El pueblo responde:

Tuyo es el reino, tuyo el poder y la gloria, por siempre Señor
El celebrante dice:

Señor Jesucristo que dijiste a tus apóstoles: “la paz les dejo mi paz les doy”, no tengas en cuenta nuestros pecados sino la fe de tu Iglesia y conforme tu palabra concédele la paz y la unida, Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.
El celebrante dice:

8

Q
73

Q

El pueblo responde:

f

R

Seminario Arquidiocesano “San Buenaventura” de Mérida

t

t
El pueblo responde:

Guión Litúrgico Diciembre 2009

R

EL NIÑO CRIOLLO Si la virgen fuera andina y San José de los llanos, el Niño Jesús sería un Niño venezolano. Sería un niño de alpargatas, de liquiliqui planchado, Con sombrero de cogollo Y el calzón arremangado. Tendría los ojos negritos quién sabe si aguarapados y la cara tostadita del sol de por estos lados. Por cuna tendría un chinchorro chiquito, muy bien tejido, y la Virgen mecería al Niño Jesús dormido. Los ángeles cantarían en vez de gloria aguinaldos, con furrucos, con maracas, una charrasca y un cuatro. EL TAMBORILERO. El camino que lleva a Belén baja hasta el valle que la nieve cubrió. Los pastorcillos quieren ver a su Rey, le traen regalos en su humilde zurrón. ro pon pon.... Ha nacido en un portal de Belén, el niño Dios. Yo quisiera poner a tus pies algún presente

que te agrade, Señor, más Tú ya sabes que soy pobre también y no poseo más que un viejo tambor, ro pon pon.... En tu honor frente al portal tocaré con mi tambor. El camino que lleva a Belén yo voy marcando con mi viejo tambor, nada mejor hay que te pueda ofrecer, su ronco acento es un canto de amor. ro pon pon.... Cuando Dios me vio tocando ante Él me sonrió. EN MI CONUQUITO En mi conuquito las flores de los campos, adornan su belleza y brilla su esplendor (2). Niño llanero, indio soberano; dámele cariño, dámele ternura al venezolano (2). Lindo pajarito, que vive en el llano desde tu piquito, dale un pedacito al venezolano. (2) Alpargata de oro, cogollito blanco, no nos desampares, vuelve tu mirada al venezolano (2). Trompo serenito que baila en la mano, píntale la calma que tanto le falta al venezolano (2).

La paz del Señor esté con todos ustedes Y con tu espíritu
El celebrante dice:

Dense fraternalmente la paz. CANTO DE LA FRACCIÓN Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo ten piedad de nosotros Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo ten piedad de nosotros Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo danos la paz.
El celebrante dice:

Este es Jesús el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo, dichosos los llamados a la mesa de Señor.
El pueblo responde:

Señor no soy digno de que entres en mi casa pero una Palabra tuya bastará para Salvarme. COMUNIÓN. RITOS DE CONCLUSIÓN. ACCIÓN DE GRACIAS. ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN. BENDICIÓN Y DESPEDIDA DE LA ASAMBLEA.
El celebrante dice:

El Señor, esté con ustedes
El pueblo contesta: Y con tu espíritu. El celebrante dice:

La bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes
El pueblo contesta:

Amén.
El celebrante dice:

Anuncien a todos la alegría del Señor Resucitado. Pueden ir en Paz.
El pueblo responde:

Demos Gracias a Dios.

72

Q
9

Q

t

Guión Litúrgico Diciembre 2009

R

CORRE CABALLITO Corre caballito, vamos a Belén, a ver a María y la Niño también. (2) Al Niño también, dicen los pastores, que ha nacido un Niño, cubierto de flores. (2) El ángel Gabriel anunció a María que el Niño divino de ella nacería. (2) De ella nacería, dicen los pastores, que ha nacido un Niño cubierto de flores. (2) Los tres Reyes Magos vienen del Oriente y le traen al Niño hermosos presentes. (2) Hermosos presentes, dicen los pastores, que ha nacido un Niño cubierto de flores. (2) DE CONTENTO De contento, voy cantando, al Dios niño, celebrando. (2) Himnos, himnos de alabanza, cantos, cantos de alegría, en honor al Niño, que nos da María. Cantos, cantos de alegría, todos, todos dirijamos, al que ya ha nacido, al que tanto amamos.

Eres, eres oh Jesús, vida, vida y consuelo, verdad y camino, que nos lleva al cielo. EL ÁNGEL GABRIEL El ángel Gabriel le anunció a María que al cantar el gallo Jesús nacería. Y a la Media noche cuando ella dormía, se cumplió el mandato de la profecía (2). Para el nacimiento del Dios de Israel, bajaron cantando los Reyes también. Y los pastorcillos a Belén se van, llevando hallaquitas, cachapas y pan. San José y María, la mula y el buey reposan debajo de un Araguaney. Y sobre una mata el Niño se mece y un haz de cocuyos de luz resplandece.

Q
71

R

Seminario Arquidiocesano “San Buenaventura” de Mérida

t

t

Guión Litúrgico Diciembre 2009

R

VEN, VEN SEÑOR. Ven, ven, Señor no tardes. Ven, ven que te esperamos. Ven, ven, Señor no tardes. Ven pronto, Señor. El mundo muere de frío, el alma perdió el calor, los hombres no son hermanos. El mundo no tiene amor. Envuelto en sombría noche, el mundo, sin paz no ve; buscando va una esperanza; buscando, Señor, tu fe. Al mundo le falta vida, al mundo le falta luz, al mundo le falta el cielo, al mundo le faltas tú. A TI TE CANTAMOS A ti te cantamos preciosa María, y de ti esperamos paz y armonía. A ti te cantamos (2) preciosa María. Tú, la flor más pura, del vergel del cielo, eres la esperanza, eres el consuelo. A ti, gran señora, a ti suspiramos, madre del Dios Niño a quien tanto amamos. No nos desampares divina señora, sé nuestro consuelo en cualquiera hora.

Lumbrera del mundo, cándida María, en la vida triste nuestros pasos guía. CANTEMOS, CANTEMOS Cantemos, cantemos, gloria al Salvador, Feliz Nochebuena, feliz Nochebuena, feliz Nochebuena, nos da el Niño Dios. Tú eres la esperanza, Tú la caridad, Tú eres el consuelo de la humanidad. Es la Nochebuena de grata memoria, porque vino al mundo el Rey de la gloria. Divinos destellos raudales de luz alumbran la cuna del Niño Jesús. Oh noche dichosa, noche de esplendor, noche en que ha nacido nuestro Redentor.

DÍA 16 DE DICIEMBRE POR NUESTROS PUEBLOS
SUGERENCIAS PASTORALES j Para la revisión de vida: Reflexionemos como cristianos, llamados a ser discípulos misioneros, sobre qué imagen tenemos nosotros de Jesús. Preguntémonos qué significa para nosotros la imagen de Jesús hecho niño, el nos invita a la conversión de vida, ya que, somos seres humanos y tenemos nuestras debilidades. j Para la reunión de grupo: hoy, como comunidad, revisemos el evangelio que nos invita a arrepentirnos a seguir siempre haciendo la voluntad de Dios Padre, en la persona de Cristo, que nació en su pesebre dándonos a conocer el misterio de su amor. j Para las ofrendas: niños simbolizando la familia de Nazaret. Representantes de las diversas actividades de la parroquia o comunidad, presentan algún signo mediante el cual se comprometen a participar todos estos días en las celebraciones de aguinaldos. MONICIÓN DE ENTRADA Hermanos, comenzamos como comunidad las celebraciones de aguinaldos. Tengamos presentes el sentido de nuestras alegrías, el nacimiento de nuestra salvación y preparemos nuestra alma y nuestro corazón para recibir al niño que está a punto de nacer. ORACIÓN COLECTA Concédenos, Dios todopoderoso, que la ya cercana solemnidad del nacimiento de tu Hijo, nos ayude en la vida presente y nos alcance la eterna felicidad. Por nuestro Señor Jesucristo. Amén. MONICIÓN DE LA PRIMERA LECTURA Isaías, en la primera lectura nos muestra, la magnifica acción de Dios que renueva todo. Por medio de ese misterio todo el mundo reflejará la gran belleza de Dios. Escuchamos y contagiémonos de esa alegría.

70

Q
11

Q

R

Seminario Arquidiocesano “San Buenaventura” de Mérida

t

t

Guión Litúrgico Diciembre 2009

R

1ª LECTURA (Is 45,6-8. 18.21-25) Lectura del libro del profeta Isaías Yo soy el Señor, no hay otro. Yo soy el artificie de la luz y el creador de las tinieblas, el autor de la felicidad y el hacedor de la desgracia: Yo el Señor, hago todo esto. Dejen, cielos, caer su rocío y que las nubes lluevan al justo; que la tierra se abra y haga germinar al salvador y que brote juntamente la justicia. Yo, el Señor, he creado todo esto”. Esto dice el Señor, el que creó los cielos, el mismo Dios que plasmó y consolidó la tierra; él no la hizo para que quedara vacía, sino para que fuera habitada: “Yo soy el Señor y no hay otro. ¿Quién fue el que anuncio esto desde antiguo? ¿Quién lo predijo entonces? ¿No fui yo, el Señor? Fuera de mí no hay otro Dios. Soy un Dios justo y salvador y no hay otro fuera de mí. Vuélvanse a mí y serán salvados, pueblos todos de la tierra, porque yo soy Dios y no hay otro. Lo juro por mí mismo, de mi boca sale la verdad, las palabras irrevocables: ante mí se doblará toda rodilla y por mí jurará toda lengua, diciendo: Sólo el Señor es justo y poderoso. Palabra de Dios. Te alabamos, Señor. SALMO RESPONSORIAL (84) ¡Dejen, cielos, caer su rocío y que las nubes lluevan al justo! Escucharé las palabras del Señor, palabras de paz para su pueblo santo. Está ya cerca nuestra salvación y la gloria del Señor habitará en la tierra. L. La misericordia y la verdad se encontraron, la justicia y la paz se besaron, la fidelidad brotó en la tierra y la justica vino del cielo. Cuando el Señor nos muestre su bondad, nuestra tierra producirá su fruto. La justicia le abrirá camino al Señor e irá siguiendo sus pisadas. MONICIÓN DEL EVANGELIO En el evangelio de hoy, escucharemos brevemente cómo Juan el Bautista, desde la soledad, manda preguntar a Jesús si realmente es el salvador que han de esperar. La respuesta de Jesús es clara; muestra cómo Dios, en él, actúa a favor de los más desvalidos.

buscando un hogar. Coro adentro Aquí no hay refugio, es hora importuna, y en parte ninguna se puede quedar. Coro afuera Pues que inhumanos son a nuestros ruegos a otra parte luego, vamos a llamar. *Para la última posada Coro de afuera ¡Abrid vuestras puertas a dos desgraciados que vienen cansados reposo a buscar! Coro de adentro ¿Quién a tales horas en la noche helada que le den posada viene a suplicar? Coro de afuera Dos pobres esposos, son José y María, que Dios los envía piedad a implorar. Coro de adentro Eres tú José, tu esposa María, entren peregrinos que no los conocía.

PREPAREMOS LOS CAMINOS Preparemos los caminos, ya se acerca el Salvador y salgamos peregrinos al encuentro del Señor (2). Ven Señor a libertarnos, ven tu pueblo a redimir purifica nuestras vidas y no tardes en venir. El rocío de los cielos, sobre el mundo va a caer. El Mesías prometido hecho niño va ha nacer. De los montes la dulzura, de los ríos leche y miel. De la noche será aurora, la venida de Emmanuel. Te esperamos anhelantes y sabemos que vendrás. Deseamos ver tu rostro y que vengas a reinar. ALÚMBRAME EL ZAGUÁN Yo traigo una cruz de palma bendita. Me la dio Jesús esta mañanita. Alumbra, alumbra, alum, alúmbrame el zaguán. (2) Que eso se acostumbra en la navidad. Alumbra, alumbra, alum, alúmbrame el zaguán. (2) Porque en la penumbra, no puedo cantar. Yo puse la cruz sobre la bandera. Así está Jesús junto a Venezuela. Y la palma real que nadie la nombra. Allá en el portal está dando la sombra.

12

Q
69

Q

R

Seminario Arquidiocesano “San Buenaventura” de Mérida

t

José solicita fuerte y animoso, lugar de reposo en todo Belén. LLEGARON LAS NAVIDADES Llegaron las navidades, felices vamos a ser; cantándole villancicos al niño que va a nacer. Cuando llegue noche buena, noche de gran navidad esperando al niño que está por llegar. (2) Ya se acerca el año nuevo, día de gran emoción; esperando a media noche, el retumbar del cañón. (2) Cuando suene el cañonazo de todito corazón, abrázame madre mía y échame tu bendición. (2) MARANHATA. Maranhata, Maranhata, Maranhata. ¿A dónde irán nuestras vidas?, ¿A dónde irán nuestras penas? ¿En dónde está la alegría? ¡Ay... ¿En dónde la primavera? ¿A dónde irán nuestras vidas? ¡Ay... Si un salvador no nos llega. Eh... ¿Qué será de nuestros hijos? ¿Qué será de nuestra tierra? ¿Qué será de los que sufren? ¡Ay... ¿Qué será de los que esperan? ¿Qué será de nuestros hijos? ¡Ay... Si un salvador no nos llega. Eh... Está acabando la noche y un nuevo día se acerca, vuelve a brillar la esperanza.

¡Ay... y se acaba la tristeza, y las estrellas nos dicen. ¡Ay...Que el salvador ya está cerca. Eh… MI BURRITO SABANERO—Hugo Blanco Con mi burrito sabanero voy camino de Belén. (2) Si me ven, si me ven voy camino de Belén. (2) Con mi cuatrico voy cantando y mi burrito va trotando. (2) El lucerito mañanero, ilumina mi sendero. (2) Tuqui Tuqui Tuquituqui, Tuquituqui Tu qui Ta. Apúrate mi burrito que ya vamos a llegar. (2) POSADAS *Primeras Posadas Coro afuera De larga jornada rendidos llegamos y auxilio imploramos para descansar. Coro adentro Quien a nuestras puertas en noche inclemente se acerca imprudente para molestar. Coro afuera Pobres peregrinos que en extraño suelo andan sin consuelo

Guión Litúrgico t EVANGELIO (Lc. 7, 19-23) Diciembre 2009

R

Lectura del santo Evangelio según san Lucas Gloria a ti, Señor En aquel tiempo, Juan envió a dos de sus discípulos a preguntar a Jesús: ¿Eres tú el que ha de venir, o tenemos que esperar a otro? Cuando llegaron a donde estaba Jesús, le dijeron: "Juan el Bautista nos ha mandado a preguntarte si eres tú el que ha de venir o tenemos que esperar a otro. En aquel momento, Jesús curó a muchos de varias enfermedades y dolencias, y de espíritus malignos y a muchos ciegos les concedió la vista. Y después contestó a los enviados "Vayan a contarle a Juan lo que han visto y oído: Los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos quedan limpios, los sordos oyen, los muertos resucitan, y a los pobres se les anuncia el Evangelio. Dichoso el que no se escandaliza de mí. Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús. Pautas para la Homilía 3 El profeta Isaías transmitiendo la palabra de Dios, nos recuerda que el Señor es uno solo, quien ha creado todas las cosas, por lo tanto no debemos dejarnos llevar por doctrinas extrañas o falsos dioses que nos aparten del gran amor de Dios. 3 Él hizo la tierra pero no la dejó vacía sino habitable para todas las creaturas, por ello debemos cuidar todos los recursos que se nos ofrece y compartirlos con los más necesitados, recordando que el Señor deja caer la lluvia sobres buenos y malos, pobres y ricos. 3 En el evangelio según San Lucas se nos presenta la pregunta de que si Jesús era el mesías que tenía que venir o habría que esperar otro. A esta pregunta él no le dio una respuesta porque sus obras manifestaban su grandeza ante los más pobres y enfermos de la sociedad; luego de ello mandó a trasmitir a quienes le preguntaban, todos los grandes prodigios y por medio de ello definieran quien era él 3 Toda esta revelación de Jesús se cumple en (Isaías 61, 1-3) y es lo que le da el valor mesiánico y a su vez con lo que se puede comparar la labor profética y definir si es nuestro salvador o no. ORACIÓN DE LOS FIELES En este día de iniciación de las celebraciones de aguinaldos pidamos a nuestro Padre, que derrame su Espíritu sobre todo su pueblo diciendo. Ayuda Señor a tu pueblo con tu venida.

68

Q
13

Q

R

Seminario Arquidiocesano “San Buenaventura” de Mérida

t

t

Guión Litúrgico Diciembre 2009

R

1. Por la unión de las Iglesias; para que llenen los senderos que nos separan, y concordemos todos en el camino de la única Iglesia que es Cristo. Oremos. 2. Por los gobernantes de las naciones; para que busquen siempre el bienestar para nuestro pueblo, sirviendo siempre con alegría, generosidad y una mutua dedicación. Oremos. 3. Por las personas que sufren y viven tristes; para que en medio de sus dificultades, sientan consuelo permaneciendo cerca de Dios. Oremos. 4. Por los pobres y emigrantes; para que se sientan felices con nuestra ayuda solidaria impartida por cada unos de las personas. Oremos. 5. Por esta comunidad (N). Para que festejen este tiempo de navidad con espíritu de fe y de esperanza. Oremos Concédenos Señor que en este tiempo de navidad, vivamos como una verdadera familia y permanezcamos con un encuentro de solidaridad. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén. ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS. Te pedimos, Señor que este sacrificio, signo de nuestra total entrega a ti, le sea ofrecido siempre, para que realice la intención que tuviste al instituir este sacramento, y lleve a cabo plenamente en nosotros tu salvación. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén. ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN Que está eucaristía nos purifique, Señor de toda mancha y nos prepare así a celebrar dignamente la navidad ya próxima. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén. ACCIÓN DE GRACIAS Padre bueno y misericordioso, al iniciar estas celebraciones de aguinaldos te pedimos humildemente que acrecientes nuestra fe, esperanza para que como comunidad, familia y hermanos que somos, nos mantengamos firmes en crear un mundo donde perdure el amor. Te damos gracias Padre celestial, por el gran don de la vida que nos regalas y porque cuando tu dijiste “donde dos o más se reúnen en mi nombre, allí estaré en medio de ustedes”. Ayúdanos a ser agradecidos contigo y con nuestros hermanos, porque el que ama de verdad ama a todos. Gracias, Señor, Gracias

CANTOS
DULCE JESÚS MÍO Dulce Jesús mío, mi niño adorado ven a nuestras almas (niñito) ven no tardes tanto. (Bis) Del seno del Padre, bajaste humanado déjale al materno niñito, porque te veamos. (2) De montes y valles, vengo deseado; rompe ya los cielos niñito, brota flor del campo. ESPERANDO Esperando, esperando; esperando al Mesías que nos ha de salvar, tierra y hombres que sueñan porque Dios va ha llegar. Esperando... Esperamos Señor, tu venida; tu venida de verdad. Buscamos la luz que nos guíe y encendemos estrellas de papel. ¿Hasta cuándo Señor jugaremos como niños con la fe? Aunque vanos discursos gritemos pregonando una falsa hermandad ¿Hasta cuándo, Señor, viviremos sin justicia y caridad? Esperando... Esperando, esperando; esperamos a un niño que en Belén nacerá, como nace en mi alma si hay en mí Navidad. Villancicos alegres y humildes, nacimientos de barro y cartón, mas no habrá de verdad nacimiento si a nosotros nos falta el amor. Si seguimos viviendo en pecado o hay un niño que lloré sin pan, aunque suenen canciones y fiestas no podremos tener Navidad. Esperando. LA JORNADA Din, din, din: Es hora de partir. Din, din, din: Camino de Belén. Los esposos van desde Nazaret. (2) La Virgen María modesta y sencilla es la maravilla del dichoso Edén. Sobre un jumentillo se sienta María y es experto guía el casto José. Los bueno amigos, de José y María, llegan a porfía a decirle adiós. Van José y María van hacia Belén, donde nuestro bien ha de aparecer. Largo es el camino aire sofocante; mas es importante cumplir el deber. Llegan extenuados al morir el día y en la noche fría no hay donde hospedar.

14

Q
67

Q

R

Seminario Arquidiocesano “San Buenaventura” de Mérida

t

t

Guión Litúrgico Diciembre 2009

R

SEXTO DÍA: “Jesús, modelo de hijo”. (Ef. 6,1-4, ó Lc.2, 41-52) Cristo en todo momento hizo la voluntad de su Padre, con esto nos enseña que el amor a nuestros padres debe partir del amor a Dios; solo así podremos descubrir en ellos el rostro de Dios y aprenderemos a comprenderlos y amarlos. SÉPTIMO DÍA: “El amor fruto de la comunión familiar”. (1Cor. 13,1-7) El amor es signo de entrega, de vida, de esperanza. En nuestras familias debe expresarse diariamente a través del diálogo, el respeto, la escucha del otro, en el compartir las tareas de la casa. En hechos cotidianos y concretos tenemos la oportunidad de construir el auténtico amor familiar, que es entrega siempre nueva y de todos los días. OCTAVO DÍA: “Familia que reza unida, celebra una Navidad en unidad”. (Lc. 11,1-4) Siendo amenazada cada vez más por fuerzas disgregadoras que hacen temer por su futuro, y ante los conflicto internos de familia (edades, puntos de vista, decisiones personales,...); ella necesita fortalecerse en sus vínculos con la oración y la reconciliación. NOVENO DÍA: “En familia contemplemos la venida del Salvador”. (Lc. 2,8-19) El silencio y el asombro invadieron el corazón de María, y seguramente también el de José, ante el Hijo de Dios hecho niño y al ver como acudían a adorarlo. También nosotros dejémonos asombrar por este misterio redentor y lo contemplemos con nuestro corazón.

DÍA 17 DE DICIEMBRE POR LOS JOVENES
SUGERENCIAS PASTORALES j Insertar a los jóvenes en la liturgia. j Preparar una actividad un día antes a la eucaristía de manera que los jóvenes se integren poco a poco en la celebración. j Se podría proyectar una película que transmita valores a los jóvenes. MONICION DE ENTRADA Hoy es el segundo día que nos reunimos como hermanos en la fe para celebrar y conmemorar una vez más el sagrado misterio de Cristo. Hoy de manera especial, en esta celebración de aguinaldo, pedimos a Dios por todos los jóvenes, por su vida, sus preocupaciones y especialmente por su futuro para que puedan, con la ayuda de la gracia, verse libre de todo peligro y para que dejen en manos toda su vida y su futuro, como buenas personas dentro de la sociedad. Que en estas solemnidades la gracia del amor y la paz sean del Señor la luz que ilumine a todos los jóvenes en su caminar, que esta pronta venida del salvador acreciente en todos ellos el anhelo de servir al prójimo como mandato que procede del Señor. ORACIÓN COLECTA Oh! Dios todopoderoso y eterno, al celebrar este gran día en que oramos por todos los jóvenes del mundo, te pedimos que al ser invitados por tu palabra, puedan ser luz en medio del mundo y que tu Hijo y el Espíritu Santo habite en cada uno de nuestros corazones y fortalezca nuestro espíritu. Por nuestro Señor Jesucristo. Amén. MONICIÓN A LA PRIMERA LECTURA El libro del Génesis nos presenta dos trozos que hacen mención de la bendición que Israel (Jacob) hace sobre sus hijos, la lectura nos quiere decir que de los hijos de Judá procede David, y de esté procederá el mesías. 1ª LECTURA (Gen 49,2.8-10) Lectura del libro del Génesis En aquellos días, Jacob llamó a sus hijos y les habló así: “acérquense y escúchenme, hijos de Jacob; escuchen a su padre, Israel. A ti, Judá, te alabarán tus hermanos; pondrás la mano sobre la cabeza de tus enemigos; se postrarán ante ti los hijos de tu padre. Cachorro de león eres, Judá: has vuelto de matar la presa, hijo mío, y te has

66

Q
15

Q

R

Seminario Arquidiocesano “San Buenaventura” de Mérida

t

t

Guión Litúrgico Diciembre 2009

R

echado a reposar, como un león ¿Quién se atreverá a provocarte? No se apartará de Judá el cetro, ni de sus descendientes, el bastón de mando, hasta que venga aquel a quien pertenece y a quien los pueblos le deben obediencia. Palabra de Dios. Te alabamos, Señor SALMO RESPONSORIAL Ven, Señor, rey de justicia y de paz. Comunica, Señor, al rey tu juicio y tu justicia, al que es hijo de reyes; así tu siervo saldrá en defensa de tus pobres y regirá a tu pueblo justamente. Justicia y paz ofrecerán al pueblo las colinas y os montes. El rey hará justicia al oprimido y salvará a los hijos de los pobres. Florecerá en sus días la justicia y reinará la paz, edad tras edad. De mar a mar se extenderá su reino y de un extremo al otro de la tierra. Que bendigan al Señor eternamente y tanto como el sol, viva su nombre. Que sea la bendición del mundo entero y lo aclamen dichoso las naciones. MONICIÓN AL EVANGELIO La genealogía nos ayuda a conocer nuestros orígenes, nuestras raíces. Para los judíos era muy importante conservar la memoria de sus antepasados; el nacimiento de Jesús queda vinculado a la historia de un pueblo, Israel; una historia cargada de promesas y esperanzas, pero también de fragilidad y de pecado. EVANGELIO (Mt 1,1-17) Lectura del Santo Evangelio según San Mateo. Gloria a ti, Señor. “Genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham: Abraham engendró a Isaac, Isaac a Jacob, Jacob a Judá y a sus hermanos; Judá engendró de Tamar a Fares y a Zará; Fares a Esrom, Esrom a Aram, Aram a Aminadab, Aminadab a Naasón, Naasón a Salmón, Salmón engendró de Rajab a Obed, Oded a Jesé y Jesé al rey David. David engendró de la mujer de Urías a Salomón, Salomón a Roboam, Roboam a Abiá, Abiá a Asaf, Asaf a Josafat, Josafat a Joram, Joram a Ozías, Ozías a Joatam, Joatam a Acaz, Acaz a Ezequías, Ezequías a Manasés, Manasés a Amós a Josías, Josías engendró a Jeconías y a sus hermanos, durante el destierro en Babilonia. Después del destierro de Babilonia, Jeconías engendró a Salatiel, Salatiel a Zorobabel a Abiud, Abiud a Eliaquim, Eliaquim a Azor, Azor a Sadoc, Sadoc a Aquim, Aquim a Eliud, Eliud a Eleazar, Eleazar a Matán, Matán a Jacob, y Jacob

BENDICIÓN
PRIMER DÍA: “En familia nos preparamos a vivir la Navidad”. (Jn.2, 1-11) El pasaje de las Bodas de Caná nos invita a vivir y compartir desde nuestras familias la vida y la fe, para que surjan en nosotros signos concretos de solidaridad y fraternidad hacia las demás familias; especialmente con aquellas que tienen menos que nosotros SEGUNDO DÍA: “La familia de Nazaret, modelo de nuestras familias”. (Lc.2, 1-5)Esta familia nos enseña a vivir en armonía, con los demás y con Dios; solo así podemos sobrellevar los problemas cotidianos y transformarlos con la gozosa alegría de saber que Dios está a nuestro lado y no nos abandona. TERCER DÍA: “Como familia nos pedimos perdón”. (Ef. 5,25-33) La familia es la primera experiencia que tenemos como comunidad en donde se hace presente el misterio del cuerpo de Cristo que es la Iglesia. Cristo es quien nos trae el perdón, si estamos dispuestos a recibirlo, nacerá en nosotros el deseo del perdón desde nuestra familia como el gran signo de amor, próximos a esta nueva Navidad abramos las puertas del corazón a Cristo. CUARTO DÍA: “José, modelos de esposo y padre”. (Mt. 2, 18-21) Es la misma Palabra de Dios la que nos revela al esposo fiel y protector de la Virgen María y del niño Jesús, como la imagen de Dios Padre presente entre los hombres. Tomemos para nosotros este modelo de esposo y padre y renovemos nuestra entrega personal a Dios. QUINTO DÍA: “María, modelo de esposa y madre”. (Lc. 1,39-45) Isabel esta embarazada, la necesidad de esta futura mamá no le es ajena a María, por eso presurosa acude a acompañarla y ayudarla; pero no solo alivia sus tareas sino que lleva consigo al Hijo de Dios y su alegría. Que nuestras madres nos enseñen a compartir la vida y la fe.

16

Q
65

Q

R

Seminario Arquidiocesano “San Buenaventura” de Mérida

t

t

Guión Litúrgico Diciembre 2009

R

Ven que ya María, previene en sus brazos, que ese niño vean en tiempo cercano. Ven que ya José con anhelo sacro, se dispone hacerse de tu amor sagrario. Consuelo del triste, luz del desterrado, del débil auxilio, del doliente amparo Vida de mi vida, mi dueño adorado, mi constante amigo mi divino hermano. Veante mis ojos de ti enamorados, bese ya tus plantas, bese ya tus manos. Prosternado en tierra te tiendo los brazos y aun más que mis frases te dice mi llanto. Dulce Jesús mío, mi niño adorado; ven a nuestras almas, ven no tardes tanto. Ven salvador nuestro, por quien suspiramos, ven a nuestras almas, ven no tardes tanto.

engendró a José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo. De modo que el total de generaciones, desde Abraham hasta David, es de catorce; desde David hasta la deportación a Babilonia, es de catorce, y desde la deportación a Babilonia hasta Cristo, es decir catorce”. Palabra del Señor. Gloria a Ti, Señor Jesús. PAUTAS PARA LA HOMILIA Acercamiento y escucha de la palabra. Importancia de la presencia de la justicia humana y divina en medio de una sociedad marcada por los problemas. El evangelio de Mateo presenta una genealogía para dar a entender que el mesías que se espera es del linaje de David como lo habían anunciado lo profetas. Ubica a Jesús en la historia del pueblo de Israel como Dios y hombre verdadero. Muestra la figura de María como la madre del salvador y a José como el esposo de María para resaltar el valor de la familia en la sociedad. Resaltar la figura de una juventud dinámica, alegre, entusiasta, de fe, que innoven y se caractericen por sus buenas obras dentro de la iglesia y la comunidad. Invitar a los jóvenes al compromiso con la Iglesia, con el servicio a Cristo y la práctica de los mandamientos. ORACIÓN DE LOS FIELES Alegres por el anuncio de la venida del Señor, oremos hermanos, a Dios nuestro Padre, en la esperanza de nuestra total liberación. Para que visite a su Santa Iglesia, le conceda la unidad y la libertad y la gobierne con su asistencia. Roguemos al Señor. 1. Para que bajo la protección divina nuestros tiempos sean tranquilos y nuestra vida feliz. Roguemos al Señor. 2. Para que con su venida cure los dolores de los enfermos, de paz y alegría a cuantos carecen de ellas y libre al mundo de todos los males. Roguemos al Señor. 3. Para que dirija los pensamientos de nuestros gobernantes, hacia la justicia, la libertad y el bien de todos, principalmente de los más débiles. Roguemos al Señor. 4. Por todos nuestros jóvenes para que sean un fiel reflejo del amor que Cristo vino a traer a la tierra. Roguemos al Señor. Te pedimos, Dios todopoderoso y eterno, que escuches nuestras oraciones y derrames sobre nosotros los dones de tu piedad; para que cuantos confían en la venida de tu Hijo se vean libres de todo mal. Por el mismo Jesucristo nuestro Señor. Amén.

64

Q
17

o

o

Q

R

Seminario Arquidiocesano “San Buenaventura” de Mérida

t

t

Guión Litúrgico Diciembre 2009

R

ORACION SOBRE LAS OFRENDAS Que este sacrificio que te ofrecemos nos haga más dignos de tu alabanza y vivamos en unión con cada uno de nuestros hermanos, ya que Jesús es el amor que debe reinar en cada una de nuestras vidas. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén ORACION DESPUES DE LA COMUNIÓN Que este alimento que hemos recibido forme parte de nuestra fuerza espiritual fundamentada en ti, y que los jóvenes siguiendo tu camino se mantengan fieles a ti. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén. ACCIÓN DE GRACIAS Te damos gracias, Señor, por tu gran misericordia para con nosotros, gracias por hacerte niño y nacer en medio de nosotros, gracias Señor por todos los jóvenes quienes forjaran el futuro de nuestra patria, bendícelos, guíalos e ilumínalos con la luz de tu Espíritu Santo para que guiados por esa misma luz aprendan a ser verdaderos discípulos de Jesús. Gracias Señor por todos aquellos jóvenes que entregan sus vidas a tu servicio; anímalos a permanecer fieles en el llamado que les has hecho, no permitas que las fuerzas del mal se apoderen de ellos.

GOZOS
Dulce Jesús mío, mi niño adorado, ven a nuestras almas, ven no tardes tanto. Oh sapiencia suma, del Dios soberano, que a nivel de un niño te hayas rebajado. Oh Divino Niño, ven para enseñarnos, la prudencia que hace, verdaderos sabios. Oh raíz sagrada de Jesé que en lo alto, presentas al orbe tu fragante nardo. Dulcísimo Niño que has sido llamado, lirio de los valles, bella flor del campo. Llave de David que abre al desterrado, las cerradas puertas del regio palacio. Sácanos oh Niño con tu blanca mano de la cárcel triste que labró el pecado. Oh lumbre de Oriente, sol de eternos rayos, que entre las tinieblas tu esplendor veamos. Niño tan precioso dicha del cristiano, luzca la sonrisa de tus dulces labios. Espejo sin mancha, santo de los santos, sin igual imagen del Dios soberano. Borra nuestras culpas, salva al desterrado, y en forma de niño da al mísero amparo. Rey de las naciones Enmanuel preclaro de Israel anhelo, pastor del rebaño. Niño que apacientas con suave cayado, ya la oveja arisca, ya el cordero manso. Ábranse los cielos y llueva de lo alto celestial rocío como riego santo. Ven hermoso niño, ven Dios humanado, que todos los hombres te están esperando.

18

Q
63

Q

R

Seminario Arquidiocesano “San Buenaventura” de Mérida

t

t

Guión Litúrgico Diciembre 2009

R

BENDICION DEL PESEBRE
INVOCACIÓN INICIAL: En el Nombre del Padre...
El que dirige la celebración (C):

DÍA 18 DE DICIEMBRE POR LA FAMILIA
SUGERENCIAS PASTORALES j Colocar una película alusiva al nacimiento y luego hacer una pequeña reflexión compartida de la misma (Por la tarde). j Se puede rezar rosario misionero (iluminado y con las familias). j Compartir un refrigerio con la comunidad después de la celebración. MONICIÓN DE ENTRADA Hermanos la Navidad es fiesta y encuentro en familia. La familia de Nazaret constituye un ejemplo para toda vida familiar. Esta celebración debe estimular a todas las familias católicas a progresar en su vida espiritual, en las virtudes que nos muestra la familia que Jesús quiso tener en la tierra, para que sean lo que deben ser las familias católicas: células irremplazables de la Iglesia, iglesias domésticas, es decir, templos vivos de oración, de culto a dios, de santidad. Que en esta celebración se renueve en cada hogar las virtudes que estuvieron presentes en la familia de Nazaret y ella enseñe a todas las familias católicas a vivir el amor, la comprensión, el respeto, la solidaridad. ORACIÓN COLECTA Concédenos, Señor, vernos libres de la antigua esclavitud del pecado por el renovado misterio del nacimiento de tu Hijo que vamos a celebrar. El cual vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. MONICIÓN A LA PRIMERA LECTURA El profeta Jeremías nos transmite otra profecía sobre el futuro Mesías: será de la descendencia de David, será un rey prudente, se le llamará “El Señor-nuestrajusticia”, nombre que recuerda el Dios-con-nosotros de Isaías. Para el pueblo escogido por Dios empezará una nueva era de salvación con la vuelta del destierro: el pueblo habitará en sus tierras. En estos días de adviento la gracia de Dios nos capacitará para cumplir su justicia, es decir, para cumplir su voluntad.

Alabemos y demos gracias a Dios nuestro Padre que tanto amó a los hombres que le entregó a su Hijo Jesús. Todos: ¡Bendito seas por siempre Señor! (C): Durante estos días contemplaremos en nuestro hogar este pesebre y meditaremos el gran amor del Hijo de Dios que ha querido habitar entre nosotros. Pidamos a Dios que el pesebre presente en nuestro hogar acreciente nuestra fe.
(Puede hacerse un canto apropiado o una breve reflexión).

(C): En este momento en que nos hemos reunido como familia para contemplar el nacimiento del Niño Dios, dirijamos nuestra oración a Cristo, Hijo del Padre, que quiso nacer en una familia; digámosle: “Niño Jesús, bendice nuestra familia” 1. Por esta familia reunida ante este nacimiento, que en esta Navidad descubra en Jesús al Salvador de los hombres. Oremos. 2. Por aquellas familias que sufren la falta de trabajo, que en esta Nochebuena, y los otros días no les falte el pan. Oremos. 3. Por los hijos de nuestra familia que sepan amar a sus padres y encontrar en ellos ejemplos de vida. Oremos. 4. Por todos nosotros, que renovados en nuestro corazón por la venida del Hijo de Dios, nos comprometamos por los hermanos que sufren. Oremos. (C): Terminemos nuestra oración rezando la oración que Jesús nos enseñó. Todos: Padre Nuestro… ORACIÓN DE BENDICIÓN: Señor Dios, Padre nuestro, que tanto amaste a los hombres que les entregaste a tu Hijo único, nacido de María la Virgen, dígnate bendecir este nacimiento y a la comunidad cristiana que está aquí presente, para que las imágenes de este pesebre ayuden a profundizar la fe. Te lo pedimos por Jesús, tu Hijo amado, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.
(Mientras se reza el ave María se rocía con agua bendita el nacimiento).(C): El Señor nos bendiga y nos acompañe hoy mañana y siempre Amen. En el Nombre del Padre...

62

Q
19

Q

R

Seminario Arquidiocesano “San Buenaventura” de Mérida

t

t

Guión Litúrgico Diciembre 2009

R

1ª. LECTURA (Jer 23, 5-8). Lectura del libro del profeta Jeremías. "Miren: Viene un tiempo, dice el Señor, en que haré surgir un renuevo en el tronco de David: será un rey justo y prudente y hará que en la tierra se observen la ley y la justicia. En sus días será puesto a salvo Judá, Israel habitará confiadamente y a él lo llamarán con este nombre: “El Señor es nuestra justicia”. Por eso, miren que vienen tiempos, palabra del Señor, en los que no se dirá: “Bendito sea el Señor, que sacó a los israelitas de Egipto”, sino que se dirá: “Bendito sea el Señor, que sacó a los hijos de Israel del país del norte y de los demás países donde los había dispersado, y los trajo para que habitaran de nuevo su propia tierra”. Palabra de Dios. Te alabamos, Señor. SALMO RESPONSORIAL (Sal 71). Ven, Señor, rey de justicia y de paz. Comunica, Señor, al rey tu juicio y tu justicia, al que es hijo de reyes; así tu siervo saldrá en defensa de tus pobres y regirá a tu pueblo justamente. Al débil librará del poderoso y ayudará al que se encuentra sin amparo; se apiadará del desvalido y pobre y salvará la vida al desdichado. Bendito sea el Señor, Dios de Israel, el único que hace grandes cosas. Que su nombre glorioso sea bendito y la tierra se llene de su glorí. MONICIÓN AL SANTO EVANGELIO José está confundido al observar lo que acontece en María, pero Dios en un sueño –que era una manera empleada por Dios en el Antiguo Testamento para comunicar sus mensajes de salvación- le explica que el nacimiento del Hijo de María es obra del Espíritu Santo. No tiene por qué temer. María –su esposa- no le es infiel. En nuestra vida puede ser que tengamos que afrontar circunstancias oscuras. Dios nunca nos abandona. EVANGELIO (MT 1,18-24). Lectura del santo Evangelio según San Mateo. Gloria a ti, Señor. Cristo vino al mundo de la siguiente manera: Estando María, su madre, desposada con José, y antes de que vivieran juntos, sucedió que ella, por obra del Espíritu Santo, estaba esperando un hijo. José, su esposo, que era hombre justo, no queriendo ponerla en evidencia, pensó dejarla en secreto. Mientras pensaba en estas cosas, un ángel del Señor le dijo en sueños: "José, hijo de David, no dudes en

NOVENA DE AGUINALDOS
ESQUEMA PARA TODOS LOS DÍAS: Proponemos preparar al lado del pesebre un altar con la Palabra de Dios, junto al cual debe haber un cirio o vela. Canto ORACIÓN INICIAL En el Nombre del Padre... Guía: Querido Padre Dios, juntos nos disponemos a celebrar la Navidad, fiesta que nos llena de alegría y esperanza. Te damos gracias por darnos en tu Hijo, hecho niño, una muestra grande de tu amor. Ayúdanos a quererte más y a perdonarnos mutuamente. Renueva nuestros corazones para ser solidarios y generosos con nuestros hermanos, a escucharlos y a tratarlos con cariño; haz que sepamos preocuparnos de ellos y no seamos indiferentes. En tus manos confiamos nuestros anhelos de conversión. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén. (Antes de la lectura un miembro de la familia enciende el cirio o vela, realizando una pequeña monición) LECTURA BÍBLICA REFLEXIÓN
Compartimos la Palabra de Dios, teniendo en cuenta la experiencias personales. Canto PETICIONES (Las preparamos o las hacemos de forma espontánea teniendo en cuenta la intención del día)

20

Q
61

Q

R

Seminario Arquidiocesano “San Buenaventura” de Mérida

t

t

Guión Litúrgico Diciembre 2009

R

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS Señor y Dios nuestro, que infundes en nosotros los sentimientos de la verdadera adoración y nos impulsas a vivir en plena concordia con nuestros prójimos, concédenos poder tributarte con estas ofrendas el culto que te es debido y estrechar los lazos de caridad con nuestros hermanos, por la participación en este sacramento. Por Jesucristo, nuestro Señor. ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN Que tu pueblo, Señor, al que jamás has dejado de tu mano, experimente tu ayuda presente y futura a fin de que, disfrutando de los bienes terrenos necesarios, pueda buscar con mayor confianza los bienes eternos. Por Jesucristo, nuestro Señor. ACCIÓN DE GRACIAS Te damos gracias Señor por este año que nos has concedido, por cada uno de los beneficios, bendiciones y gracias que has derramado en nuestras vidas. También te damos gracias por los momentos de tristeza, alegría, desconsuelo y esperanza, porque todas estas cosas, de una u otra forma nos permiten acercarnos a ti. Enséñanos a vivir este nuevo año a plenitud, poniendo lo mejor que somos y tenemos para la construcción de un mundo mejor. Gracias por la vida, gracias por el amor, gracias, Señor, gracias.

recibir en tu casa a María, tu esposa, porque ella ha concebido por obra del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo y tú le pondrás el nombre de Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados". Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que había dicho el Señor por boca del profeta Isaías: “He aquí que la virgen concebirá y dará a luz un hijo, a quien pondrán el nombre de Emmanuel, que quiere decir Dios-con-nosotros”. Cuando José despertó de aquel sueño, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor y recibió a su esposa. Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús. PAUTAS PARA LA HOMILÍA 3 Jeremías fue un profeta en tiempos de crisis, sin embargo Dios le da a conocer un gran mensaje de esperanza: la venida de un Rey de justicia que trae consigo la paz y la libertad, no solo a los hijos de Israel, sino también a la familia humana de hoy. 3 En el Evangelio el amor de Dios a la humanidad se realiza en el cumplimiento de las promesas del Salvador anunciado por los profetas. 3 Dios se manifiesta por el poder de su Santo Espíritu quien cubre a María obrando el Misterio de la Encarnación del Salvador, como muestra de amor a la humanidad. 3 Dios que creó al hombre a su imagen y semejanza se hace Dios con nosotros, estableciéndose en una familia que creía profundamente en Él y era dócil a sus planes. 3 Cualidades de María: la pureza de corazón, la disponibilidad con Dios y su maternidad responsable. Cualidades de José: hombre justo, fiel a Dios, respetuoso y considerado, Dios no se equivoca al escoger a un hombre prudente y por ello lo hace padre adoptivo de Jesús, conformando la gran familia de Nazaret. ORACIÓN DE LOS FIELES Invoquemos a Dios Padre de quien desciende toda paternidad, para que custodie en el amor a todas las familias del mundo y socorra a todas las personas en sus necesidades materiales y espirituales: Padre nuestro, escúchanos. 1. Para que la Iglesia muestre en todas las personas que cumplen los preceptos del Evangelio produce paz y gozo en el alma. Roguemos al Señor. 2. Para que en las familias rotas por la infidelidad o las incomprensiones, el amor de Cristo las lleve a la reconciliación plena. Roguemos al Señor. 3. Para que la Palabra de Cristo habite con toda su riqueza en las familias. Roguemos al Señor.

60

Q
21

Q

R

Seminario Arquidiocesano “San Buenaventura” de Mérida

t

t

Guión Litúrgico Diciembre 2009

R

4. Para que unidos en un mismo ideal, trabajemos por el bienestar de las familias de nuestra comunidad y así contribuyamos a hacer de nuestra patria una sola familia integrada y llena de amor. Roguemos al Señor. Padre bondadoso, tú que escogiste para tu Hijo una familia para que le sirviera en los primeros años de su vida en la tierra, concede a todos tus hijos aquí presentes las gracias que te acaban de pedir. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén. ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS Señor, que el sacrificio que vamos a ofrecerte nos haga menos indignos de ti, para que podamos participar de la vida eterna de tu Hijo, que al hacerse mortal como nosotros, nos devolvió la inmortalidad. Por Jesucristo, nuestro Señor. ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN Que esta Eucaristía, en la que hemos tomado parte, nos ayude, Señor, a prepararnos con fe y con amor, a celebrar las fiestas ya cercanas, del nacimiento de tu Hijo, que vive y reina por los siglos de los siglos. ACCIÓN DE GRACIAS Padre Santo, estamos agradecidos por lo que has hecho por cada uno de nosotros, por ese rey justo y prudente, el que viene hacer nuestra justicia. Ayúdanos a que a ejemplo de la familia de Nazaret seamos fogón de valores para poder alumbrar a los que viven en la oscuridad y sufren el frio del abandono. Te pedimos por todos los que viven en un orfanato para que consigan una familia que les puedan brindar un gesto de amor y conocer así lo que es conformar un hogar.
3

3

recibieron y creyeron en su nombre, Jesús les dio poder de hacerse hijos de Dios y no dudó de entregarse a la muerte por ellos: Este es el misterio que San Juan quiso transmitirnos. Sabiendo que me amó con corazón de hombre y se entregó a sí mismo por mí, ahora me toca a mí transmitirlo a los demás. Es también lo que el apóstol nos dice en la primera lectura, nos toca ser otros Cristos, es decir, ser de la verdad y de la luz; pues anticristo no es una figura mítica o manifestación diabólica; el apóstol es muy claro, anticristo significa que está en contra de Cristo, es decir, el que libremente decide permanecer en la mentira y el error. Hoy, que nos reunimos para despedir este año, entre alegría, tristezas y esperanzas, pidamos a Dios para que nos conceda poder reconocer siempre su luz en nuestras vidas. Hoy, antes de darnos el feliz año, meditemos un poco esas palabras, dar o desear feliz año, no es sólo un acto formal o social, el feliz año es más que un deseo, es un compromiso de quien lo dirige, es decir, yo me comprometo en hacerle un año feliz a la otra persona, si no nos comprometemos a hacer felices a nuestras familias, a nuestros amigos, nuestros colegas, compañeros de trabajo, hijos, esposos; de nada nos sirve darnos el feliz año. Con la confianza que Dios es Amor, continuemos nuestra celebración, pidiéndole a María Santísima nuestra madre, que nos acompañe durante nuestro peregrinar aquí en la tierra.

ORACIÓN DE LOS FIELES Ya que Dios en su misericordia nos ha enviado a Cristo, príncipe de la paz digamos con toda confianza: Jesús, Palabra y luz verdadera, concédenos la paz. 1. Te pedimos Señor por Venezuela, tú que eres el Rey de Reyes dirige la mente y la voluntad de nuestros gobernantes, para que procuren la justicia, trabajen por la libertad, el bien común y la paz. Oremos. 2. Te pedimos Señor por los sacerdotes del mundo entero, en este año sacerdotal, que por intercesión del Santo Cura de Ars, les concedas humildad, sencillez, entrega y amor a la eucaristía y a su ministerio. Oremos. 3. Por la misión continental, para que se propague cada día y logre que muchas personas asuman con un mayor compromiso el sentido de la evangelización. Oremos. 4. Por este año que comenzamos, para que cada uno de nosotros seamos propagadores de las verdades de la fe y así seamos colaboradores en la creación de un mundo donde reine la paz. Oremos. Señor Dios nuestro, escucha nuestras suplicas que hoy te dirigimos y haz que acreciente nuestra fe y vivamos en unión con Cristo y toda la Iglesia Universal. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

22

Q
59

Q

R

Seminario Arquidiocesano “San Buenaventura” de Mérida

t

t

Guión Litúrgico Diciembre 2009

R

EVANGELIO (Jn. 1,1-18) Lectura del Santo Evangelio según San Juan. Gloria a ti, Señor. En el principio ya existía aquel que es la Palabra, y aquel que es la Palabra estaba con Dios y era Dios. Ya en el principio él estaba con Dios. Todas las cosas vinieron a la existencia por él y sin él nada empezó de cuanto existe. Él era la vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz brilla en las tinieblas y las tinieblas no la recibieron. Hubo un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan. Éste vino como testigo, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por medio de él. Él no era la luz, sino testigo de la luz. Aquel que es la Palabra era la luz verdadera, que ilumina a todo hombre que viene a este mundo. En el mundo estaba; el mundo había sido hecho por él y, sin embargo, el mundo no lo conoció. Vino a los suyos y los suyos no lo recibieron; pero a todos los que lo recibieron les concedió poder llegar a ser hijos de Dios, a los que creen en su nombre, los cuales no nacieron de la sangre, ni del deseo de la carne, ni por voluntad del hombre, sino que nacieron de Dios. Y aquel que es la Palabra se hizo hombre y habitó entre nosotros. Hemos visto su gloria, gloria que le corresponde como Unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad. Juan el Bautista dio testimonio de él, clamando: “A éste me refería cuando dije: el que viene después de mí, tiene precedencia sobre mí, porque ya existía antes que yo”. De su plenitud hemos recibido toda gracia sobre gracia. Porque la ley fue dada por medio de Moisés, mientras que la gracia y la verdad vinieron por Jesucristo. A Dios nadie lo ha visto jamás. El Hijo Unigénito que está en el seno del Padre, es quien lo ha revelado. Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús. SUGERENCIA PARA LA HOMILÍA El prólogo de San Juan nos indica que el Hijo de Dios ha sido generado en el seno del Padre, fuera del tiempo, desde toda la eternidad. Así, en la persona de Jesucristo, las dos naturalezas, la humana y la divina, han quedado inseparablemente unidas. Esto era lo que experimentaba cada uno que se acercaba a Jesús: siendo en todo igual a nosotros, era al mismo tiempo tan diverso. “El Hijo de Dios con su encarnación se ha unido, en cierto modo, con todo hombre. Trabajó con manos de hombre, pensó con inteligencia de hombre, obró con voluntad de hombre, amó con corazón de hombre. Nacido de la Virgen María, se hizo verdaderamente uno de los nuestros, semejante en todo a nosotros, excepto en el pecado” 3 Jesús no tenía pecado, por eso sus gestos y sus palabras brillaban como luz entre las tinieblas. El que no se escandalizó ante este espectáculo contempló en Él la gloria del Padre, lleno de gracia y de verdad. A todos los que lo
3

DÍA 19 DE DICIEMBRE POR LOS SACERDOTES
SUGERENCIAS PASTORALES j Hora Santa Vocacional j Convivencia Juvenil Mixta (Tema a tratar, la vocación a la vida mostrado sus diversas ramificaciones) j Encuentro deportivo juvenil con las diferentes comunidades. MONICIÓN DE ENTRADA Hermanos, Sean todos bienvenidos. En el transcurrir de esta preparación para la natividad de Jesús, es importante que pidamos a Dios por nuestros Sacerdotes, hombres consagrados para traer al mundo la presencia viva de Cristo a la humanidad, por ello, pongamos como intención particular de esta celebración a todos los obispos, sacerdotes, diáconos, que, de una u otra forma han marcado nuestra formación y crecimiento en el camino de la salvación. ORACIÓN COLECTA Dios nuestro, que te dignaste manifestar al mundo el esplendor de tu gloria por medio del parto de la santísima Virgen María, concédenos venerar con fe íntegra y celebrar con sincera piedad el gran misterio de la encarnación del tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. MONICIÓN DE LA PRIMERA LECTURA La lectura del libro de los Jueces nos señala que todo hombre está consagrado por Dios antes de nacer, es por ello que nuestra función en este mundo es la de anunciar la salvación para construir el Reino de Dios. Escuchemos con atención. 1ª LECTURA (Jc 13, 2-7. 24- 25) Lectura del Libro de Jueces En aquellos días, había en Sorá un hombre, de la tribu de Dan, llamado Manóaj. Su mujer era estéril y no había tenido hijos. A esa mujer se le apreció un ángel del Señor y le dijo: «Eres estéril y no has tenido hijos. Pero de hoy en adelante, no bebas vino, ni bebidas fermentadas y no comas nada impuro, porque vas a concebir y a dar a luz un hijo. No dejes que la navaja toque su cabello, porque el niño estará consagrado a Dios desde el seno de su madre y El comenzará a salvar a Israel de la mano de los filisteos.» La mujer fue a contárselo a su marido: «Un hombre de Dios ha venido a visitarme; su aspecto era como el del Ángel de Dios, terrible en extremo. Yo no le pregunte

58

Q
23

Q

R

Seminario Arquidiocesano “San Buenaventura” de Mérida

t

t

de dónde venía y él no me manifestó su nombre, pero me dijo: de hoy en adelante, no bebas vino, ni bebidas fermentadas y no comas nada impuro, porque el niño estará consagrado a Dios desde el seno de su madre hasta su muerte.» La mujer dio a luz a un hijo y lo llamo Sansón. El niño creció y el Señor lo bendijo y el espíritu del Señor empezó a manifestarse en él. Palabra de Dios. Te alabamos Señor. SALMO RESPONSORIAL Que mi boca, Señor, no deje de alabarte. Señor, sé para mí un refugio, ciudad fortificada en que me salves. Y pues eres mi auxilio y mi defensa, líbrame Señor de los malvados. Señor, tú eres mi esperanza: desde mi juventud en ti confío. Desde que estaba en el seno de mi madre, yo me apoyaba en ti y tú me sostenías. Tus hazañas, Señor, alabaré diré a todos que sólo tú eres justo. Me enseñaste a alabarte desde niño y seguir alabándote es mi orgullo. MONICIÓN DEL EVANGELIO Lucas nos presenta la magnificencia de Dios, ante la esterilidad de Isabel y Zacarías, haciéndose presente a través de Gabriel, el Arcángel que asiste en su presencia, para darnos a conocer su amor. Nos ponemos de pie, entonamos el canto interleccional y escuchamos con atención. EVANGELIO (Lc. 1, 5- 25) Lectura el santo evangelio según San Lucas Gloria a ti, Señor. “Hubo en tiempo de Herodes, Rey de Judea, un sacerdote llamada Zacarías del grupo de Abías, casado con una descendiente de Aarón, llamada Isabel. Ambos eran justos a los ojos de Dios pues vivían irreprochablemente, cumpliendo los mandamientos y disposiciones del Señor. Pero no tenían hijos, porque Isabel era estéril y los dos de avanzada edad. Un día en que le correspondía desempeñar ante Dios los oficios sacerdotales, le tocó a Zacarías según la costumbre de los sacerdotes, entrar al santuario del Señor para ofrecer el incienso, mientras todo el pueblo estaba fuera en oración, a la hora de la incensación. Se le apareció entonces un ángel del Señor, de pie, a la derecha del altar del incienso. Al verlo, Zacarías se sobresaltó y un gran temor se apoderó de él, pero el ángel le dijo “No temas, Zacarías, porque tu súplica ha sido escuchada. Isabel, tu mujer, te dará un hijo, al quien le pondrás el nombre de Juan; tu te llenarás de alegría y regocijo, y otros muchos se alegraran de su nacimiento pues él será grande a los ojos del Señor, no beberá vino ni licor y estará lleno del Espíritu

p

Guión Litúrgico Diciembre 2009

R

DÍA 31 DE DICIEMBRE POR LA PAZ

1ª LECTURA: (I Jn. 2,18-21) Lectura de la primera carta del Apóstol San Juan. Hijos míos: Esta es la última hora. Han oído ustedes que iba a venir el anticristo; pues bien, muchos anticristos han aparecido ya, por lo cual nos damos cuenta de que es la última hora. De entre ustedes salieron, pero no eran de los nuestros; pues si hubieran sido de los nuestros, habrían permanecido con nosotros. Pero sucedió así, para que se pusiera de manifiesto que ninguno de ellos es de los nuestros. Por lo que a ustedes toca, han recibido la unción del Espíritu Santo y tienen así el verdadero conocimiento. Les he escrito, no porque ignoren la verdad, sino porque la conocen y porque ninguna mentira viene de la verdad. Palabra de Dios. Te alabamos, Señor. SALMO RESPONSORIAL Alégrense los cielos y la tierra. Cantemos al Señor un canto nuevo, que le cante al Señor toda la tierra, cantemos al Señor y bendigámoslo, proclamemos su amor día tras día. Alégrense los cielos y la tierra, retumbe el mar y el mundo submarino. Salten de gozo el campo y cuanto encierra, manifiesten los bosques regocijo. Regocíjate todo ante el Señor. Porque ya viene a gobernar el orbe. Justicia y rectitud serán las normas con las que rija a todas las naciones. MONICIÓN DEL EVANGELIO ¿Cómo vamos a empezar el año? O ¿Cómo va a ser este año que comienza? Son las preguntas que nos hacemos; en la lectura del Evangelio, Juan nos dice que Dios es el fundamento de todo cuanto existe, Él es el fundamento de nuestras vidas. Al recibir un nuevo año, hagámoslo abriendo nuestras mentes y corazones para reconocer la luz de Cristo.

24

Q
57

Q

R

Seminario Arquidiocesano “San Buenaventura” de Mérida

t

SUGERENCIAS PASTORALES j Ambientar el lugar donde se va a llevar a cabo la celebración del año nuevo. j Ensayar a las personas que van a realizar las lecturas, así como los cantos para la celebración. j Motivar a la comunidad para recibir el año juntos, frente a la Iglesia, en la plaza. Dependiendo de las circunstancias, realizarlo dentro de la celebración evitando cualquier tipo de desorden. j Realizar en las ofrendas la presentación del símbolo de la paz. MONICIÓN DE ENTRADA Bienvenidos queridos hermanos a la celebración de fin de año, en que como familia cristiana nos reunimos para compartir la última misa de este año, y reflexionar la presencia de Jesucristo en nuestras vidas. Demos gracias a Dios por los beneficios que recibimos durante este año y le pedimos que traiga la paz a nuestro pueblo venezolano. Abramos nuestro corazón para que Dios todopoderoso habite en nosotros y con nosotros camine en este nuevo año. ORACIÓN COLECTA Dios Todopoderoso y eterno que has querido que todo esfuerzo del hombre por ir a tu encuentro tenga su origen y su plenitud en el nacimiento de tu Hijo, concédenos contarnos siempre entre el número de los que siguen a Cristo, en quien está la salvación de todo el género humano. Por Nuestro Señor Jesucristo. MONICIÓN A LA PRIMERA LECTURA El Apóstol San Juan nos recuerda el sentido de nuestro caminar sobre la tierra; caminamos hacia la plenitud de la vida, la cual pertenece sólo a los que reconocen la verdad y han recibido la unción del Espíritu Santo. El Anticristo; nos es el diablo en sí mismo, sino a aquellas personas que aman la mentira y se separan de Dios y de sus hermanos. Escuchemos.

Litúrgico Diciembre 2009 t Santo, ya desde el Guiónde su madre. Convertirá a muchos Israelitas al R seno

Señor; irá delante del Señor con el Espíritu y el poder de Elías para convertir los corazones de los padres hacia sus hijos, dar a los rebeldes la cordura de los justos y prepararle así al Señor un pueblo dispuesto a recibirlo”. Pero Zacarías replicó: “¿Cómo podré estar seguro de esto? Porque yo ya soy viejo y mi mujer es también de edad avanzada”. El Ángel le contesto “Yo soy Gabriel el que asiste delante de Dios he sido enviado para hablar contigo y darte esta buena noticia. Ahora tú quedarás mudo y no podrás hablar hasta que el día en que todo esto suceda, por no haber creído en mis palabras que se cumplirán a su debido tiempo”. Mientras tanto, el pueblo estaba aguardando a Zacarías y se extrañaba que tardara tanto en el Santuario. Al salir no pudo hablar y en esto conocieron que había tenido una visión en el Santuario. Entonces trató de hacerse entender por señas y permaneció mudo. Al terminar los días de su ministerio, volvió a su casa. Poco después concibió Isabel, su mujer, y durante cinco meses no se dejó ver, pues decía esto es obra del Señor. Por fin se digno a quitar el oprobio que pesaba sobre mí”. Palabra del Señor. Gloria ti Señor. PAUTAS PARA LA HOMILIA 3 Resaltar que todo hombre está consagrado a Dios desde su nacimiento. 3 Es importarte recalcar que la gracia de Dios que nos consagra nos llama para ser personas que luchen siempre por la salvación del pueblo de Dios. 3 El salmo nos señala que debemos de tener siempre esperanza para poder que Dios obre en cada una de nuestras vidas y nunca desfallecer. 3 La consagración de Zacarías ante el oficio sacerdotal. 3 Recalcar la obediencia de cada uno de nosotros a la voluntad de Dios. 3 Dios escucha a tiempo y a destiempo las súplicas que hacemos a él como lo hizo con Zacarías e Isabel.

56

Q
25

Q

R

Seminario Arquidiocesano “San Buenaventura” de Mérida

t

t

Guión Litúrgico Diciembre 2009

R

ORACIÓN DE LOS FIELES Llenos de alegría y esperanza por el nacimiento del niño en el portal de Belén, elevemos nuestra plegaria diciendo: Bendícenos Señor a nosotros y a tus Sacerdotes. 1. Por el Papa y por todos nuestros Obispos, Sacerdotes, Diáconos y Religiosos, para que perseveren en esa gran misión que Dios les ha encomendado llevar la buena nueva al último rincón de la Tierra. Roguemos al Señor. 2. Por nuestro país Venezuela para que sigan naciendo en ella hombres dispuestos a consagrar sus vidas a través del Ministerio Sacerdotal, por amor a Cristo, y en entrega plena de servicio a los demás. Roguemos al Señor. 3. Por nuestro Párroco para que en este año sacerdotal el Señor los siga llenando de abundantes bendiciones y que, con su fortaleza y su gracia, pueda seguir colaborando en la construcción del Reino de Dios a través de la proclamación de la verdad y el trabajo para que el mundo esté lleno de paz, de esperanza y de felicidad. Roguemos al Señor. 4. Para que en esta comunidad surjan también abundantes vocaciones hacia la vida sacerdotal, y así puedan en el día de mañana ser esa semilla que fermente y crezca dando abundantes frutos para toda la humanidad. Roguemos al Señor. Escucha Padre Santo todas las peticiones que te presentamos en nuestras necesidades, especialmente todas aquellas que están en lo más profundo de nuestro corazón. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén. ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS Mira, Señor, con bondad las ofrendas que te presentamos, para que tu poder consagre los dones de nuestra pobreza. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén. ORACIÓN DESPÚES DE LA COMUNIÓN Te damos gracias, Señor, por los bienes que nos has dado, y te rogamos que enciendas en nosotros el deseo de lo que nos has prometido para que, con un espíritu renovado, podamos celebrar dignamente el nacimiento de tu Hijo que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén. ACCIÓN DE GRACIAS Te damos gracias Señor por medio de esta celebración. Hemos solicitado tu auxilio y bendición para con nosotros y con todos los sacerdotes. Que en este año sacerdotal podamos reanimar el sacerdocio real y llevemos tu mensaje de salvación a toda la humanidad. Que día a día pidamos por todos los sacerdotes del mundo en especial los de nuestra comunidad e Iglesia particular para que puedan configurarse con Cristo buen Pastor.

ORACIÓN DE LOS FIELES Alabemos a Cristo, Palabra eterna del Padre, engendrado antes de los siglos y nacidos por nosotros en el tiempo. Oremos confiadamente: Que la tierra se llene de gozo ante tu venida 1. Por la Iglesia Universal, extendida sobre la faz de la Tierra, para que sepa toda la humanidad la Buena Noticia de la Salvación. Oremos. 2. Por todos los pueblos, razas y naciones; para que encuentren la paz, don de Dios y fruto del amor y la justicia, y cesen las guerras, la segregación racial y toda clase opresión y de violencia. Oremos. 3. Por todos los que llevan en su carne la señal de Cristo, pobre y paciente: los enfermos, los que pasan hambre, los emigrantes, los presos, los exiliados, los refugiados, los marginados sociales, los que sufren los horrores de la guerra, los que lloran la pérdida de sus seres queridos, los que viven sin hogar, los ancianos que viven solos, los niños huérfanos, para que puedan sentirse amados por Dios y sus corazones se llenen de gozo. Oremos 4. Por nuestra comunidad parroquial (N), por los ausentes, por nuestra familia, por nosotros, aquí reunidos, para que acogiéndonos con amor y paciencia, vivamos la gran alegría de la Navidad. Oremos Todo esto te lo pedimos, por Jesucristo, tu Hijo, manifestado hoy al mundo en la humildad de nuestra carne, Él que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén. ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS Acepta, Señor, en la fiesta solemne de la Navidad, esta ofrenda que nos reconcilia contigo de un modo perfecto, y encierra en sí la plenitud del culto que los hombres podemos tributarte. Por Jesucristo, nuestro Señor. ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN Concédenos, Dios misericordioso, que el salvador del mundo, que hoy nos ha nacido para comunicarnos su vida divina, nos dé también el don de su inmortalidad. El cual vive y reina por los siglos de los siglos. ACCIÓN DE GRACIAS Hoy Señor, en esta Solemnidad del nacimiento de Jesús de Nazaret, el Mesías y Señor te damos gracias por nuestros hogares. Gracias Señor porque esta Eucaristía de la Natividad del Señor nos ha servido para meditar y profundizar en el misterio de este niño que nos ha nacido. “Él que es la palabra, estaba con Dios y era Dios”, decidió venir y habitar en medio del mundo con una humanidad como la nuestra. Se convirtió en el Emmanuel, es decir, Dios con nosotros. Que esta navidad nos motive a vivir como cristianos, y así celebrar esta noticia, contemplando el misterio de amor de Dios.

26

Q
55

Q

R

Seminario Arquidiocesano “San Buenaventura” de Mérida

t

t

Guión Litúrgico Diciembre 2009

R

MONICIÓN AL EVANGELIO. Juan en el Evangelio, recoge un himno más antiguo que sigue las huellas del relato de la creación. Hace un reproche a la gente de su tiempo: “vino a su casa y los suyos no lo recibieron”. Este reproche sigue en vigencia, resuena en nuestros hogares, donde esta luz no es la guía de la vida conyugal, la convivencia familiar y la ternura del amor gratuitamente compartido. Escuchemos con atención esta Buena Noticia. EVANGELIO (Jn. 1,1-18). Lectura del santo Evangelio según san Juan. Gloria a ti, Señor. En el principio ya existía aquel que es la Palabra, y aquel que es la Palabra estaba con Dios y era Dios. Ya en el principio él estaba con Dios. Todas las cosas vinieron a la existencia por él y sin él nada empezó de cuanto existe. Él era la vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz brilla en las tinieblas y las tinieblas no la recibieron. Hubo un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan. Este vino como testigo, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por medio de él. Él no era la luz, sino testigo de la luz. Aquel que es la Palabra era la luz verdadera, que ilumina a todo hombre que viene a este mundo. En el mundo estaba; el mundo había sido hecho por él y, sin embargo, el mundo no lo conoció. Vino a los suyos y los suyos no lo recibieron; pero a todos los que lo recibieron les concedió poder llegar a ser hijos de Dios, a los que creen en su nombre, los cuales no nacieron de la sangre, ni del deseo de la carne, ni por voluntad del hombre, sino que nacieron de Dios. Y aquel que es la Palabra se hizo hombre y habitó entre nosotros. Hemos visto su gloria, gloria que le corresponde como Unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad. Juan el Bautista dio testimonio de él, clamando: “A éste me refería cuando dije: El que viene después de mi, tiene precedencia sobre mí, porque ya existía antes que yo”. De su plenitud hemos recibido toda gracia sobre gracia. Porque la ley fue dada por medio de Moisés, mientras que la gracia y la verdad vinieron por Jesucristo. A Dios nadie lo ha visto jamás. El Hijo unigénito, que está en el seno del Padre, es quien lo ha revelado. Palabra del Señor. Gloría a ti, Señor Jesús PAUTAS PARA LA HOMILÍA 3 Manifestar la alegría por celebrar el nacimiento del Salvador del mundo, Jesús de Nazaret. 3 Hacer ver la grandeza de Dios, que existía desde siempre, el Verbo encarnado simboliza la presencia de Dios. 3 Resaltar la figura de Jesús, el Mesías y Señor. 3 La palabra de la que habla Juan, hace referencia a la semilla divina, que es Dios y cuando la recibimos nos hace hijos de Dios.

20 DE DICIEMBRE IV DOMINGO DE ADVIENTO, CICLO C POR LAS MUJERES SUGERENCIAS PASTORALES j Para este día es recomendado empezar a incentivar las actividades a realizar el 24 de diciembre en la noche j Recordar el pesebre viviente j Se puede tomar a la virgen del pesebre, luego hacer una especie de introducción durante la ceremonia o llevarla como ofrenda j Darle un mercado a la madre soltera j Hacerle un canto, cumpleaños, o un reconocimiento a la mujer más anciana, o a la que haya dado a luz en esa semana o bien, la más próxima a la temporada de navidad. MONICIÓN DE ENTRADA Una vez más nos reunimos, atendiendo al anuncio de la llegada de Dios nuestro Señor. Se acerca la gran fiesta de Navidad, la fiesta del nacimiento en Belén y en cada uno de nuestros corazones. Preparémonos a recibir al Salvador reuniéndonos en torno al altar; pidiendo especialmente hoy por las madres del mundo para que sigan infundiendo el amor, la generosidad y la gratitud con sus seres queridos. ORACION COLECTA Derrama, Señor, tu gracia sobre nosotros, que hemos conocido por el anuncio del ángel la encarnación de tu Hijo, para que lleguemos, por su pasión y su cruz, a la gloria de la resurrección. Por Jesucristo Nuestro Señor. MONICIÓN DE LA PRIMERA LECTURA El libro de Miqueas denuncia las injusticias de su templo y trata de alentar la esperanza y la liberación del pueblo. Nos dice que habrá un pastor que dará la paz. Escuchemos.

54

Q
27

Q

R

Seminario Arquidiocesano “San Buenaventura” de Mérida

t

t

Guión Litúrgico Diciembre 2009

R

1ª LECTURA (Mi 5, 1-4) Lectura del profeta Miqueas Así habla el Señor: “Y tú, Belén de Efratá, tan pequeña entre los clanes de Judá, de ti me nacerá el que debe gobernar a Israel: sus orígenes se remontan al pasado, a un tiempo inmemorial. Por eso, el Señor los abandonará hasta el momento en que dé a luz la que debe ser madre; entonces el resto de sus hermanos volverá junto a los israelitas. El se mantendrá de pie y los apacentará con la fuerza del Señor, con la majestad del nombre del Señor, su Dios. Ellos habitarán tranquilos, porque él será grande hasta los confines de la tierra. ¡Y él mismo será la paz!” Palabra de Dios. Te alabamos Señor. SALMO RESPONSORIAL Señor, muéstranos tu favor y sálvanos Escucha, Pastor de Israel, tú que tienes el trono sobre los querubines, resplandece, reafirma tu poder y ven a salvarnos. Vuélvete, Señor de los ejércitos, observa desde el cielo y mira: ven a visitar tu viña, la cepa que plantó tu mano, el retoño que tú hiciste vigoroso. Que tu mano sostenga al que está a tu derecha, al hombre que tú fortaleciste, y nunca nos apartaremos de ti: devuélvenos la vida e invocaremos tu Nombre. MONICIÓN DE LA SEGUNDA LECTURA Cristo hombre de alianza siempre dice: ¡hágase tu voluntad! ¡Aquí estoy Dios mío! Por tanto tratemos de agradar a Dios con nuestra disposición. Escuchemos. 2ª LECTURA (Hb 10, 5-10) Lectura de la carta a los Hebreos Hermanos: Cristo, al entrar en el mundo, dijo: “Tú no has querido sacrificio ni oblación; en cambio, me has dado un cuerpo. No has mirado con agrado los holocaustos ni los sacrificios expiatorios. Entonces dije: Aquí estoy, yo vengo como está escrito de mí en el libro de la Ley para hacer, Dios, tu voluntad”. El comienza diciendo: Tú no has querido ni has mirado con agrado los sacrificios, los holocaustos, ni los sacrificios expiatorios, a pesar de que están prescritos por la Ley. Y luego añade: Aquí estoy, yo vengo para hacer tu voluntad. Así declara abolido el primer régimen para establecer el segundo. Y en virtud de esta voluntad quedamos santificados por la oblación del cuerpo de Jesucristo, hecha de una vez para siempre.” Palabra de Dios. Te alabamos Señor.

SALMO RESPONSORIAL (SAL 97). Toda la tierra ha visto al Salvador. Cantemos al Señor un canto nuevo, pues ha hecho maravillas. Su diestra y su santo brazo le han dado la victoria El Señor ha dado a conocer su victoria y ha revelado a las naciones su justicia. Una vez más ha demostrado Dios su amor y su lealtad hacia Israel La tierra entera ha contemplado la victoria de nuestro Dios. Que todos los pueblos y naciones aclamen con júbilo al Señor Cantemos al Señor al son del arpa, suenen los instrumentos. Aclamemos al son de los clarines al Señor, nuestro rey. MONICIÓN A LA SEGUNDA LECTURA La carta a los Hebreos, nos hace pasar de la ternura del niño nacido en Belén, a la grandeza de su misión. Antes de su nacimiento Dios nos había hablado por medio de sus profetas, ahora ha dicho la última palabra, el mensajero ha sido su Hijo, esta palabra está llamada a oírse hasta los confines de la tierra. Escuchemos. 2ª LECTURA (Heb. 1, 1-6) Lectura de la carta a los hebreos. En distintas ocasiones y de muchas maneras habló Dios en el pasado a nuestros padres, por boca de los profetas. Ahora, en estos tiempos, nos ha hablado por medio de su Hijo, a quien constituyó heredero de todas las cosas y por medio del cual hizo el universo. El Hijo es el resplandor de la gloria de Dios, la imagen fiel de su ser y el sostén de todas las cosas con su palabra poderosa. Él mismo, después de efectuar la purificación de los pecados, se sentó a la diestra de la majestad de Dios, en las alturas, tanto más encumbrado sobre los ángeles, cuanto más excelso es el nombre que, como herencia, le corresponde. Porque ¿a cuál de los ángeles le dijo Dios: Tú eres mi Hijo; yo te he engendrado hoy? ¿O de qué ángel dijo Dios: Yo seré para él un padre y él será para mí un hijo? Además, en otro pasaje, cuando introduce en el mundo a su primogénito, dice: Adórenlo todos los ángeles de Dios. Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

28

Q
53

Q

R

Seminario Arquidiocesano “San Buenaventura” de Mérida
LA NATIVIDAD DEL SEÑOR SOLEMNIDAD CELEBRACIÓN DEL DÍA

t

t

Guión Litúrgico Diciembre 2009

R

DÍA 25 DE DICIEMBRE

MONICIÓN DEL EVANGELIO Lucas al inicio de su evangelio nos narra el encuentro entre Isabel y María. La salvación es un regalo que nos da Dios por medio de su Hijo. Dos mujeres son importantes en esta lectura. Preparémonos para escuchar el santo evangelio. EVANGELIO (Lc.1, 39-45) Lectura del santo Evangelio según san Lucas Gloria a ti, Señor. En aquellos días, María se encaminó presurosa a un pueblo de las montañas de Judea, y entrando en la casa de Zacarías, saludó a Isabel. En cuanto ésta oyó el saludo de María, la creatura saltó en su seno. Entonces Isabel quedó llena del Espíritu Santo, y levantando la voz, exclamó: “¡Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo, para que la madre de mi Señor venga a verme? Apenas llegó tu saludo en mis oídos, el niño saltó de gozo en mi seno. Dichosa tú, que has creído, porque se cumplirá cuanto te fue anunciado de parte del Señor. Palabra del Señor. Gloria a ti Señor Jesús PAUTAS PARA LA HOMILÍA La palabra de Dios hoy, nos enseña la actitud espiritual para vivir este tiempo de espera que es el adviento; María desde la fragilidad de una muchacha joven, le dice a Dios: “aquí está tú servidora”. 3 María había hecho la confesión de fe más importante de su vida. Otra mujer de fe a toda prueba es Isabel, que también creyó en Dios; siendo vieja y estéril pudo concebir un hijo. 3 A los que creen, como María, también Dios le cumple la palabra; Jesús nacerá en su hogar, en su corazón, sí como discípulo de él caminas en la fe.
3

SUGERENCIAS PASTORALES Adornar el altar mayor con blanco, el templo con ramos de flores y arreglos navideños. j Preparar ofrendas. j Hacer ver en el símbolo de la luz a Cristo, el Mesías y Señor que nace en cada hogar. j Adorar al niño Jesús con todos los fieles que asistan a la celebración.
j

MONICIÓN DE ENTRADA Querido pueblo de Dios, nos hemos reunido en comunión con toda la Iglesia que hoy celebra la Natividad del Señor. Nuestras voces se unen para cantar al niño nacido en Belén. A todos nos ha convocado el mensaje del ángel a los pastores: “Hoy nos ha nacido un Salvador, el Mesías, el Señor”. Dispongámonos con mucha alegría para celebrar esta solemnidad. ORACIÓN COLECTA Dios nuestro, que de modo admirable creaste al hombre a tu imagen y semejanza, y de modo más admirable lo elevaste con el nacimiento de tu Hijo, concédenos participar en la vida divina de aquél que ha querido participar de nuestra humanidad. Po nuestro Señor Jesucristo. MONICIÓN A LA PRIMERA LECTURA En la primera lectura, el profeta Isaías, nos anuncia al mensajero de la paz, que viene a rescatar a su pueblo y le trae la salvación. Escuchemos atentos. 1ª LECTURA (Is. 52, 7-10). Lectura del libro del profeta Isaías. ¡Qué hermoso es ver correr sobre los montes al mensajero que anuncia la paz, al mensajero que trae la Buena Nueva, que pregona la salvación, que dice a Sión: “Tu Dios es rey”! Escucha: Tus centinelas alzan la voz y todos a una gritan alborozados, porque ven con sus propios ojos al Señor, que retorna a Sión. Prorrumpan en gritos de alegría, ruinas de Jerusalén, porque el Señor rescata a su pueblo, consuela a Jerusalén. Descubre el Señor su santo brazo a la vista de las naciones. Verá la tierra entera la salvación que viene de nuestro Dios. Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

ORACIÓN DE LOS FIELES El Señor está cerca. Con fe, con esperanza, oremos diciendo: Ven, Señor Jesús. 1. Por los obispos, por los sacerdotes, por los diáconos. Que, como María, que trajo la alegría a la casa de Isabel, sean fuente de alegría para todo el pueblo cristiano. Oremos. 2. Por los que dudan y los que desfallecen en la fe. Que estas fiestas de Navidad les ayuden a encontrar al Dios que se ha hecho nuestro hermano. Oremos. 3. Por los que trabajan en los servicios sociales y la atención a los pobres, tanto en instituciones civiles como en instituciones de Iglesia. Que Dios les dé la fortaleza y el amor que necesitan para llevar a cabo su labor. Oremos.

52

Q
29

Q

R

Seminario Arquidiocesano “San Buenaventura” de Mérida

t

t

Guión Litúrgico Diciembre 2009

R

4. Por los que sufren hambre y miseria, en nuestro país y en los países del Tercer Mundo. Que reciban la ayuda y la solidaridad que necesitan, por parte nuestra y de todas las personas de buena voluntad. Oremos. 5. Por los que nos hemos reunido a celebrar la Eucaristía, en estos últimos días del tiempo de Adviento. Que estemos siempre bien dispuestos para recibir al Señor que viene a nuestras vidas. Oremos. 6. Por todas las familias. Para que abran su corazón a Jesús que vino, viene y vendrá, y encuentren en él la paz y la salvación. Oremos. Escúchanos, Señor, y ven a salvarnos. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén. ORACION SOBRE LAS OFRENDAS Que el mismo Espíritu que cubrió con su sombra y fecundó con su poder el seno de la Virgen María, santifique, Señor, estas ofrendas que hemos depositado sobre tu altar. Por Jesucristo, nuestro Señor. ORACION DESPUES DE LA COMUNION Tú que nos has dado en este sacramento la prenda de nuestra salvación, concédenos, Padre todopoderoso, prepararnos cada día con mayor fervor para celebrar dignamente el nacimiento de tu Hijo, que vive y reina por los siglos de los siglos. ACCIÓN DE GRACIAS Te damos gracias Señor, por permitirnos tener una madre. Te suplicamos Señor que derrames la gracia sobre cada una de ellas, para que a ejemplo de tu madre Santísima, puedan vivir en humildad y sencillez y así puedan educar a sus hijos en la fe, transmitiendo ese amor de madre. Gracias señor gracias.

tu Hijo, ayúdanos a vivir según su ejemplo para llegar a compartir algún día con él la gloria de su Reino. Por Jesucristo, nuestro Señor. ACCIÓN DE GRACIAS Dulce Niño de Belén, haz que penetremos con toda el alma en este profundo misterio de la Navidad. Pon en el corazón de los hombres esa paz que buscan, a veces con tanta violencia, y que tú sólo puedes dar. Ayúdales a conocerse mejor y a vivir fraternalmente como hijos del mismo Padre. Descúbreles también tu hermosura, tu santidad y tu pureza. Despierta en su corazón el amor y la gratitud a tu infinita bondad. Únelos en tu caridad. Y danos a todos tu celeste paz.

30

Q
51

Q

R
3 3

Seminario Arquidiocesano “San Buenaventura” de Mérida

t

t

Guión Litúrgico Diciembre 2009

R

amor. La navidad es tiempo de compartir, de disfrutar en familia, tratemos de dar calor a aquellos que nos rodean. Todas las lecturas nos guía hacia un salvador, que da nueva vida al pueblo, da la luz a todos los hombres, sin distinción de raza, color destruyendo la esclavitud. Dios ha querido, siendo el más grande de todos, hacerse el más humilde y pequeño de todos.

DÍA 21 DE DICIEMBRE POR LOS NIÑOS
SUGERENCIAS PASTORALES j Para este día dedicado a los niños se sugiere invitar a un encuentro con los niños, que permita la realización de dinámicas, juegos y cantos. Se puede invitar a los niños a colorear el texto del Evangelio del día de hoy. (Facilitar paleógrafos, hojas, lápices y colores). j Durante la celebración se puede realizar la dramatización de la visitación de María, para que puedan vivir y adentrarse al misterio de la encarnación. j Invitar a las madres embarazadas de la comunidad para la celebración de este día, para hacer una oración especial por ellas, sus familias y el niño que esperan, con el fin de reconocer la humanidad de Jesús que se encarnó en el vientre de una mujer. ORACIÓN COLECTA Escucha, Señor, las súplicas de tu pueblo, que se alegra por la venida de tu hijo en nuestra carne mortal; y concédenos que, cuando vuelva él revestido de gloria y majestad, nos llenemos también de alegría al recibir de sus manos la recompensa de la vida eterna. Por Nuestro Señor Jesucristo. MONICIÓN DE ENTRADA La primera lectura es el canto de amor entre Dios y su pueblo, es el canto de la Iglesia ante la venida de su amado, que quiere traer la paz, la alegría y la salvación. Escuchemos. 1ª LECTURA (Cant 2, 8-14) Lectura del libro del Cantar de los Cantares. Aquí viene mi amado saltando por los montes, retozando por las colinas. Mi amado es como una gacela, es como un venadito, que se detiene detrás de nuestra tapia, espía por las ventanas y mira a través del enrejado. Mi amado me habla así: “Levántate, amada mía, hermosa mía, y ven. Mira que el invierno ya pasó; han terminado las lluvias y se han ido. Las flores brotan ya sobre la tierra; ha llegado la estación de los cantos; el arrullo de las tórtolas se escucha en el campo; ya apuntan los frutos en la higuera y las viñas en flor exhalan su fragancia. Levántate, amada mía, hermosa mía, y ven. Paloma mía, que anidas en las hendiduras de las rocas, en las grietas de las rocas, en las grietas de las peñas encarpadas, déjame ver tu rostro y hazme oír tu voz, porque tu voz es dulce y tu rostro encantador”. Palabra de Dios. Te alabamos Señor.

ORACIÓN DE LOS FIELES Un niño nos ha nacido. Es el Mesías, el Señor. La alegría nos brota del corazón. A ese niño en el portal, le presentamos estas súplicas, diciendo: Luz del mundo, ilumínanos. 1. Por la Iglesia, para que sea luz entre las tinieblas del mundo. Oremos. 2. Por todos los pueblos de la tierra, para que acojan como Salvador al niño nacido en Belén. Oremos. 3. Por las familias que esta noche se han reunido a celebrar el nacimiento de Cristo en sus hogares, para que ese ambiente de amor y paz trascienda a los demás y dure todos los días. Oremos. 4. Por todos los que trabajan esta noche para que como a los pastores, también Dios se aparezca en medio de sus labores. Oremos. 5. Por los niños nacidos durante este año y los que nacerán en los próximos meses para que la luz de Dios les acompañen toda su vida. Oremos. 6. Por todos los que sufren en esta noche para que el amor de Dios les llegue por medio de los hombres que están junto a ellos. Oremos 7. Por nosotros que alegres festejamos en esta Eucaristía el Nacimiento de tu Hijo. Oremos.

Padre, ya está Jesús entre nosotros. Ante el misterio de ese Niño Dios, nuestra esperanza en tu gran misericordia aumenta. En esa esperanza te pedimos que acojas estas plegarias que te presentamos. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén ORACION SOBRE LAS OFRENDAS Acepta, Señor, las ofrendas que te presentamos esta noche de Navidad, a fin de que, al recibirlas nosotros convertidas en el Cuerpo y la Sangre de tu Hijo, nos transformes en él, en quien nuestra naturaleza está unida a la tuya. Por Jesucristo, nuestro Señor. ORACION DESPUES DE LA COMUNION Tú, Señor, que nos has concedido el gozo de celebrar esta noche el nacimiento de
50

Q
31

Q

R

Seminario Arquidiocesano “San Buenaventura” de Mérida

t

t

Guión Litúrgico Diciembre 2009

R

SALMO RESPONSORIAL (SALMO 32) Demos gracias a Dios, al son del arpa. Demos gracias a Dios, al son del arpa, que la lira acompañe nuestros cantos; cantemos en su honor nuevos cantares, al compás de instrumento alabémoslo. Los proyectos de Dios duran por siempre; los planes de su amor todo los siglos. Feliz la nación cuyo Dios es el Señor; dichoso el pueblo que escogió por suyo. En el Señor está nuestra esperanza, pues él es nuestra ayuda y nuestro amparo; en el Señor se alegra el corazón y en él hemos confiado. MONICIÓN DEL EVANGELIO En el Evangelio, María sale presurosa al encuentro de su prima Isabel, ella lleva en su seno al amor; tiene prisa por compartir con Isabel la alegría que brota del amor increíble que Dios les ha manifestado. Por eso Isabel exclama dichosa tú que has creído. Nos ponemos de pie, para escuchar la proclamación del Santo Evangelio. LECTURA DEL EVANGELIO (Lc. 1, 39-45). Lectura del Santo Evangelio Según San Lucas. Gloria a ti, Señor. En aquellos días, María se encaminó presurosa a un pueblo de las montañas de Judea, y entrando en la casa de Zacarías, saludó a Isabel. En cuanto ésta oyó el saludo de María, la creatura saltó en su seno. Entonces Isabel quedó llena del Espíritu Santo, y levantando la voz, exclamó: “¡Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo, para que la madre de mi Señor venga a verme? Apenas llegó tu saludo en mis oídos, el niño saltó de gozo en mi seno. Dichosa tú, que has creído, porque se cumplirá cuanto te fue anunciado de parte del Señor. Palabra del Señor. Gloria a ti Señor Jesús.
3

pueblo purificado, dedicado a las buenas obras. Palabra de Dios. Te alabamos Señor. MONICIÓN AL SANTO EVANGELIO San Lucas nos invita a profundizar en el misterio de éste que nos ha nacido; es la Palabra “que estaba con Dios y era Dios”; y decidió venir y habitar en medio del mundo con una humanidad como la nuestra; vivir la navidad como cristianos, significa celebrar esta noticia, contemplar el misterio del amor de Dios, “que amo tanto al que le envió a su propio Hijo, no para condenar al mundo, sino para salvarlo”. EVANGELIO (Lc. 2, 1-14) Lectura del santo evangelio según san Lucas Gloria a ti, Señor. En aquel tiempo salió un decreto del emperador Augusto, ordenando hacer un censo del mundo entero. Este fue el primer censo que se hizo siendo Cirino gobernador de Siria. Y todos iban a inscribirse, cada cual a su ciudad. También José, que era de la casa y familia de David, subió desde la ciudad de Nazaret en Galilea a la ciudad de David, que se llama Belén, para inscribirse con su esposa María, que estaba encinta. Y mientras estaban allí le llegó el tiempo del parto y dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en la posada. En aquella región había unos pastores que pasaban la noche al aire libre, velando por turno su rebaño. Y un ángel del Señor se les presentó: la gloria del Señor los envolvió de claridad y se llenaron de gran temor. El ángel les dijo: “No teman, les traigo la buena noticia, la gran alegría para todo el pueblo: hoy, en la ciudad de David, les ha nacido un Salvador: el Mesías, el Señor. Y aquí tienen la señal: encontrarán un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre”. De pronto, en torno al ángel, apareció una legión del ejercito celestial, que alababa a Dios, diciendo: “Gloria a Dios en el cielo y en la tierra paz a los hombres que Dios ama. Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús PAUTAS PARA LA HOMILÍA En el evangelio encontramos a los habitantes, que no recibieron al salvador. No sea que en esta navidad no estemos preparados, o no hayamos visitado al salvador por estar apegados a nuestros quehaceres. 3 Pensemos en aquellos que no tienen donde vivir, los excluidos, los marginados, que no tienen donde reclinar la cabeza, los más pobres de nuestra comunidad. Jesús ha nacido como cualquiera, por ello debemos reconocer la dignidad de las persona, pensando y haciendo vida a través del
3

32

Q
49

PAUTAS PARA LA HOMILÍA San Lucas nos narra el anuncio del ángel a María. Hoy, sin embargo, asistimos a aquella “segunda anunciación”. La que el Espíritu Santo revela a santa Isabel en el momento de reconocer en María a la Madre de su Señor. Estas dos mujeres viven y comparten el mayor secreto que pueda Dios comunicar a los hombres, y lo hacen con una naturalidad sorprendente. Por su parte, María, la llena de gracia, no sólo no se queda ociosa en su casa. Ser Madre de Dios no desdice un ápice de su condición de mujer humilde, de modo que va en ayuda de su prima. Isabel, por su parte, anuncia, inspirada por el Espíritu, una gran verdad: la felicidad está en el creer al Señor.

Q

R

Seminario Arquidiocesano “San Buenaventura” de Mérida

t

t
3 3

Guión Litúrgico Diciembre 2009

R

1ª LECTURA (Is 9, 1-3.5-6) Lectura del libro del profeta Isaías “El pueblo que caminaba en tinieblas vio una luz grande; habitaban tierras de sombras, y una luz les brilló. Acreciste la alegría, aumentaste el gozo: se gozan en tu presencia, como gozan al segar, como se alegran al repartirse el botín. Porque la bota que pisa con estrépito y la túnica empapada en sangre, serán combustible, pasto del fuego. Porque la vara del opresor, el yugo de su carga, el bastón de su hombro, los quebrantaste como el día de Madián. Porque un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado: lleva al hombro el principado, y es su nombre: Maravilla de consejero, Dios guerrero, Padre Perpetuo, Príncipe de la paz. Para dilatar el principado con una paz sin límites, sobre el trono de David y sobre su reino. Para sostenerlo y consolidarlo con la justicia y el derecho, desde ahora y por siempre. El celo del Señor lo realizará.” Palabra de Dios. Te alabamos Señor. SALMO RESPONSORIAL Hoy nos ha nacido un Salvador: el Mesías, el Señor. Cantad al Señor un cántico nuevo, cantad al Señor, toda la tierra; cantad al Señor, bendecid su nombre. Proclamad día tras día su victoria, contad a los pueblos su gloria, sus maravillas a todas las naciones. Alégrese el cielo, goce la tierra, retumbe el mar y cuanto lo llena; vitoreen los campos y cuanto hay en ellos, aclamen los árboles del bosque. Delante del Señor, que ya llega, ya llega a regir la tierra. Él juzgará el orbe con justicia, y a los pueblos en su verdad. MONICIÓN DE LA SEGUNDA LECTURA: La segunda lectura hace referencia a Dios que se nos ha manifestado para vivir de una manera honrada, a través de la esperanza ya que ha venido para salvarnos. Escuchemos. 2ª LECTURA (Tit 2,11-14) Lectura de la carta de san Pablo a Tito Ha aparecido la gracia de Dios, que trae la salvación para todos los hombres; enseñándonos a renunciar a la vida sin religión y a los deseos mundanos, y a llevar ya desde ahora una vida sobria, honrada y religiosa, aguardando la dicha que esperamos: la aparición gloriosa del gran Dios y Salvador nuestro: Jesucristo. Él se entregó por nosotros para rescatarnos de toda impiedad, y para prepararse un

Preguntémonos, si hoy queremos ser felices, ¿cómo va mi fe en la presencia de Dios en mi vida? Si lucho por aceptarla y vivirla ya tengo el primer requisito para mi felicidad. Aunque tenga que trabajar y sufrir, sabré en todo momento que Dios está a mi lado, como lo estuvo de María y de Isabel. No hay Navidad cristiana, si María no entra a nuestros hogares llevando a Jesús. No hay alegría auténtica en esos días, si el gozo no viene de Jesús. Para conseguirlo han de resonar las palabras de Isabel en nuestros hogares: ¡Dichosa tú porque has creído!

ORACIÓN DE LOS FIELES Ante el nacimiento ya próximo del Señor, alcemos nuestras voces para orar a Dios Todopoderoso por los niños y niñas del mundo entero diciendo: Que el niño Dios nos traiga paz y alegría. 1. Por las familias, para que a ejemplo de la Familia de Nazaret, puedan sembrar en sus hogares la unidad, paz, respeto, humildad y sencillez. Oremos. 2. Por todos los niños marginados, excluidos, pobres y necesitados de nuestra sociedad, para que el Señor les colme de bendiciones, afecto, cariño, consuelo y remedie sus carencias espirituales y materiales. Oremos. 3. Por todas las instituciones educativas, para que transmitan día a día los valores del Evangelio, haciendo que este se expande a los demás. Oremos. 4. Te pedimos Señor por los niños y niñas para que aprendan a conocerte y amarte en el seno de su familia, saliendo presurosos como María al encuentro de los más necesitados. Oremos. 5. Por los novios para que el Señor acreciente la llama del amor, así como Dios ama a su Iglesia, y sean testimonio de vida para los demás. Oremos. 6. Por todos los niños para que conserven su inocencia y pureza, aprendiendo a confiar en Dios como nuestro Padre. Oremos. Confiamos a tu amor, Padre bueno a todos los niños y niñas del mundo. Derrama sobre ellos tu bendición, para que disfruten de la alegría que Santa Isabel sintió al recibir el saludo de María. Por Jesucristo Nuestro Señor. ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS Que el mismo Espíritu que cubrió con su sombra y fecundó con su poder el seno de la Virgen María, santifique, Señor, estas ofrendas que hemos depositado sobre tu altar. Por Jesucristo, nuestro Señor. ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN Tú que nos has dado en este sacramento la prenda de nuestra salvación, concédenos, Padre todopoderoso, prepararnos cada día con mayor fervor para celebrar dignamente el nacimiento de tu Hijo, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

48

Q
33

Q

R

Seminario Arquidiocesano “San Buenaventura” de Mérida

t

t

Guión Litúrgico Diciembre 2009

R

ACCIÓN DE GRACIAS Te damos gracias Señor, por esta celebración a favor de los niños. Te pedimos que nos enseñes cada día a depositar nuestra confianza en ti, abandonándonos en tus brazos, que no perdamos nunca la inocencia, bondad y ternura que nos has regalado. Danos un corazón de niño para que te amemos con sinceridad y transparencia, y así podamos experimentar la alegría de tu salvación. Gracias señor Gracias.

SUGERENCIAS PASTORALES j Para este día final de las misiones se recomienda: j Animación con dinámicas y cantos (antes de hacer la celebración) j En horas de la noche se podrá realizar junto con la comunidad el pesebre viviente. Es recomendado tratar de terminar la escenificación dentro de la Capilla o Iglesia para inmediatamente comenzar con la celebración. j La Celebración: Es una de las celebraciones más importantes de la Iglesia, donde debe resaltar la unidad y el compartir, por tal motivo debe ser una celebración cargada de sorpresas (dentro de ella se le puede entregar mercados a las familias más pobres, se puede dar reconocimientos al mejor pesebre y a la mejor hallaca de la comunidad, en hora de comunión a los niños se les puede dar caramelos mientras los adultos comulgan, entre otras. j Hacer un compartir con la comunidad (invitar a una cena navideña) j Para ese día se puede planificar un Acto Cultural j Hacer una parranda navideña, es decir, cantos a la navidad. j La despedida y agradecimiento por parte del Seminarista o Sacerdote. MONICIÓN DE ENTRADA: ¡Hoy nos ha nacido el redentor!, venimos alegres a esta celebración, para incrementar nuestra fe, gracias al ejemplo de la familia de Nazaret, cuya unión estuvo siempre con el Emmanuel “Dios con Nosotros” que permanecerá de ahora en adelante en nuestra vida para salvarnos. Nos colocamos de pie para dar comienzo a esta fiesta. ORACION COLECTA Dios nuestro, que hiciste resplandecer esta noche santísima con el nacimiento de Cristo, verdadera luz del mundo, concédenos que, iluminados en la tierra por la luz de este misterio, podamos también disfrutar de la gloria de tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. MONICIÓN DE LA PRIMERA LECTURA La lectura de Isaías nos recuerda el pueblo que estaba en tinieblas se ha dado cuenta que ha nacido un niño: el salvador, un guerrero, poderoso que los librará del yugo de la esclavitud. Escuchemos.

s

DÍA 25 DE DICIEMBRE MEDIA NOCHE

34

Q
47

Q

R

Seminario Arquidiocesano “San Buenaventura” de Mérida

t

t

Guión Litúrgico Diciembre 2009

R

ORACION SOBRE LAS OFRENDAS Acepta, Señor. Con bondad estas ofrendas, a fin de que se conviertan en el alimento que nos libre de nuestros pecados y prepare nuestros corazones a la venida gloriosa de tu Hijo, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén. ORACION DESPUES DE LA COMUNION Tú que nos has renovado con esta Eucaristía concédenos, Señor, que el nacimiento adorable de tu Hijo, que hemos anticipado en la fe, nos llene de gozo y nos haga partícipes de los bienes eternos. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén. ACCIÓN DE GRACIAS Damos gracias al Señor porque no se cansa de llamar a quienes quieren estar a su lado, nos invita a ver en Jesús el cumplimiento de su voluntad. Gracias porque Durante toda la semana hemos estado meditando y celebrando su palabra, y hoy profundizamos de manera muy especial, el misterio de la encarnación de su Hijo. Gracias porque como hermanos hemos participado en el amor de Cristo.

POR LOS GRUPOS DE APOSTOLADO SUGERENCIAS PASTORALES j Se puede hacer un encuentro con los diferentes grupos de apostolado. j Compartir un refrigerio con la comunidad después de la celebración. j Ofrendas que hagan alusión a la misión de llevar el evangelio. MONICIÓN DE ENTRADA Estamos nuevamente reunidos como hermanos en la presencia del Señor, para prepararnos al nacimiento del Hijo de Dios, pidiéndole que bendiga y derrame su Gracia en nosotros y en todas las personas que entregan su vida a un grupo de apostolado, siendo discípulos y misioneros, predicando el Evangelio con su testimonio, por eso pedimos en este día séptimo de la novena de aguinaldos por ellos, para que el Espíritu Santo, inunde sus vidas, las llene de sabiduría y entendimiento para que sigan anunciando con alegría el don de la fe en Jesucristo, misionero del Padre. ORACIÓN COLECTA Dios nuestro, que al ver al hombre caído y condenado a la muerte, quisiste rescatarlo con la venida de tu Hijo, concede a cuantos creemos en el misterio de su encarnación, participar algún día de su vida inmortal. Por nuestro Señor Jesucristo. MONICIÓN A LA PRIMERA LECTURA El profeta Samuel, nos muestra cómo una mujer, agradecida consagra al Señor su único hijo, para toda la vida. Ana llena de fe, se presenta en el templo para presentar sus sentimientos de alabanza y acción de gracias, porque el Señor ha escuchado su súplica. Escuchemos con atención la palabra de Dios. 1ª. LECTURA (I Sm. 1,24-28) Lectura del primer libro de Samuel. En aquellos días, Ana llevó a Samuel, que todavía era muy pequeño, a la casa del Señor, en Siló, y llevó también un novillo de tres años, un costal de harina y un odre de vino. Una vez sacrificado el novillo, Ana presentó el niño a Elí y le dijo: "Escúchame, señor: te juro por mi vida que yo soy aquella mujer que estuvo junto a ti, en este lugar, orando al Señor. Este es el niño que yo le pedía al Señor y que él me ha concedido. Por eso, ahora yo se lo ofrezco al Señor, para que le quede consagrado de por vida". Y adoraron al Señor. Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

DÍA 22 DE DICIEMBRE

46

Q
35

Q

R

Seminario Arquidiocesano “San Buenaventura” de Mérida

t

t

Guión Litúrgico Diciembre 2009

R

SALMO RESPONSORIAL Mi corazón se alegra en Dios, mi salvador. Mi corazón se alegra en el Señor, en Dios me siento yo fuerte y seguro. Ya puedo responder a mis contrarios, pues eres tú, Señor, el que me ayuda El arco de los fuertes se ha quebrado, los débiles se ven de fuerza llenos. Se ponen a servir por un mendrugo los antes satisfechos; y sin tener que trabajar, pueden saciar su hambre los hambrientos. Siete veces da a luz la que era estéril y la fecunda ya dejó de serlo. Da el Señor muerte y vida, deja morir y salva de la tumba; él es quien empobrece y enriquece, quien abate y encumbra. El levanta del polvo al humillado, al oprimido saca de su oprobio, para hacerlo sentar entre los príncipes en un trono glorioso. MONICIÓN AL EVANGELIO Mi alma se llena de júbilo en Dios, que exalta a los humildes, son las palabras que expresa María en actitud de alegría y regocijo con Dios por haberla elegido como la madre del salvador y de la humanidad. Para elegir la Madre de su Hijo, Dios se fija en una mujer sencilla. La humildad debe ser siempre nuestra bandera ante los demás y de esta manera poder obtener la gracia de Dios. Escuchemos con atención el santo Evangelio. EVANGELIO (Lc. 1,46-56). Lectura del santo Evangelio según san Lucas. Gloria a ti, Señor. En aquel tiempo, dijo María: "Mi alma glorifica al Señor y mi espíritu se llena de júbilo en Dios, mi salvador, porque puso sus ojos en la humildad de su esclava. Desde ahora me llamarán dichosa todas las generaciones, porque ha hecho en mí grandes cosas el que todo lo puede. Santo es su nombre, y su misericordia llega de generación en generación a los que lo temen. Ha hecho sentir el poder de su brazo: dispersó a los de corazón altanero, destronó a los potentados y exaltó a los humildes. A los hambrientos los colmó de bienes y a los ricos los despidió sin nada. Acordándose de su misericordia, vino en ayuda de Israel, su siervo, como lo había prometido a nuestros padres, a Abraham y a su descendencia, para siempre". María permaneció con Isabel unos tres meses y luego regresó a su casa. Palabra del Señor Gloria a ti, Señor Jesús.

santa alianza. El Señor juró a nuestro padre Abraham concedernos que, libres ya de nuestros enemigos, lo sirvamos sin temor, en santidad y justicia delante de él, todos los días de nuestra vida. Y a ti, niño, te llamarán profeta del Altísimo, porque irás delante del Señor a preparar sus caminos y a anunciar a su pueblo la salvación, mediante el perdón de los pecados. Por la entrañable misericordia de nuestro Dios, nos visitará el sol que nace de lo alto, para iluminar a los que viven en tinieblas y en sombras de muerte, para guiar nuestros pasos por el camino de la paz". Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús. PAUTAS PARA LA HOMILÍA 3 Con el nacimiento de Cristo, Dios cumple la promesa hecha a David. La luz que viene de lo alto es Cristo, luz que ilumina a todas las personas. 3 La misión del salvador, consistirá en liberarnos de todos nuestros enemigos, mediante el perdón de los pecados. 3 Como el último de los profetas, Juan tendrá la misión de ir por delante a preparar el camino. 3 Como el sol que derrota de las tinieblas, el salvador que va a nacer “iluminara a los que viven en tiniebla y en sombra de muerte” 3 Hacer ver que debemos servir al Señor sin temor caminando en santidad y justicia. ORACIÓN DE LOS FIELES Hermanos, llenos de gozo espiritual nos preparamos para celebrar esta noche el nacimiento de nuestro Salvador, oremos pues al padre diciendo: Dios de amor escúchanos. R/. Dios de amor escúchanos. 1. Por la santa Iglesia de Dios para que el gozo del nacimiento de Jesús le anime en su misión. Oremos. 2. Por todos lo que trabajan por lograr la paz para que el príncipe de la paz haga fecunda su labor. Oremos. 3. Por todos los que sufren persecución e injusticia para que Jesús les cubra con su manto paternal. Oremos. 4. Por todas las personas para que sirvan a Dios en santidad y justicia. Oremos. Padre de nuestro Señor Jesucristo, acoge bondadosamente los ruegos que te acabamos de hacer. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

36

Q
45

Q

R

Seminario Arquidiocesano “San Buenaventura” de Mérida

t

t

Guión Litúrgico Diciembre 2009

R

que fueras el jefe de mi pueblo, Israel. Yo estaré contigo en todo lo que emprendas, acabaré con tus enemigos y te haré tan famoso como los hombres más famosos de la tierra. Le asignaré un lugar a mi pueblo, Israel; lo plantaré allí para que habite en su propia tierra. Vivirá tranquilo y sus enemigos ya no lo oprimirán más, como lo han venido haciendo desde los tiempos en que establecí jueces para gobernar a mi pueblo, Israel. Y a ti, David, te haré descansar de todos tus enemigos. Además, yo, el Señor, te hago saber que te daré una dinastía; y cuando tus días se hayan cumplido y descanses para siempre con tus padres, engrandeceré a tu hijo, sangre de tu sangre, y consolidaré su reino. Yo seré para él un padre y él será para mí un hijo. Tu casa y tu reino permanecerán para siempre ante mí, y tu trono será estable eternamente”. Palabra de Dios. Te alabamos, Señor. SALMO RESPONSORIAL Proclamaré sin cesar la misericordia del Señor. Proclamaré sin cesar la misericordia del Señor y daré a conocer que su fidelidad es eterna, pues el Señor ha dicho: “Mi amor es para siempre y mi lealtad; más firme que los cielos. Un juramento hice a David, mi servidor, una alianza pacté con mi elegido: “Consolidaré tu dinastía para siempre y afianzaré tu trono eternamente”. Él me podrá decir: “Tú eres mi padre, el Dios que me protege y que me salva”. Yo jamás le retiraré mi amor, ni violaré el juramento que le hice”. MONICIÓN AL SANTO EVANGELIO Zacarías, padre de Juan Bautista, profetiza sobre la misión de su hijo: preparara los caminos del Señor e invitar a la penitencia. Además agradece a Dios la misericordia que tuvo con Israel al enviar a su Hijo como salvador. Nuestra misión, con nuestras palabras y obras es preparar los caminos del Señor para que todos crezcamos en santidad. EVANGELIO (Lc. 1,67-79) Lectura del santo evangelio según san Lucas. Gloria a ti, Señor. En aquel tiempo, Zacarías, padre de Juan, lleno del Espíritu Santo, profetizó diciendo: "Bendito sea el Señor, Dios de Israel, porque ha visitado y redimido a su pueblo, y ha hecho surgir en favor nuestro un poderoso salvador en la casa de David, su siervo. Así lo había anunciado desde antiguo, por boca de sus santos profetas: que nos salvaría de nuestros enemigos y de las manos de todos los que nos aborrecen, para mostrar su misericordia a nuestros padres y acordarse de su

PAUTAS PARA LA HOMILÍA Resaltar el tema de la consagración a Dios, en la vida sacerdotal, religiosa, misionera, matrimonial y laical. Mostrar que debemos ser agradecidos con Dios, por todas las cosas que nos concede, sobre todo por el don de la vida. Hacer ver la humildad de María, a través de la escucha de la palabra y el servicio. Hablar sobre la imagen de María como modelo de misionera para nuestros pueblos. Los misioneros son los transmisores del Reino de Dios con su palabra y ejemplo. ORACIÓN DE LOS FIELES. Presentamos ahora al Padre nuestra oración. Pidamos hoy especialmente por los grupos de apostolado, para que el Evangelio, fecunde nuestra vida y llegue a todos los rincones de esta comunidad y el mundo. Oremos todos diciendo: Ven Señor Jesús 1. Por el Papa, los obispos y todos los que tienen responsabilidades en la Iglesia. Roguemos al Señor. 2. Por todos los cristianos, llamados a vivir plenamente la fe y comunicarla a los demás. Roguemos al Señor. 3. Por todos los grupos de apostolado de nuestra comunidad para que el Espíritu Santo le de la sabiduría de predicar el Evangelio con sus vidas y sobre todo les dé la perseverancia para seguir con su apostolado. Roguemos al Señor. 4. Por los que nunca han oído hablar de Jesucristo, por los que lo conocen pero lo han olvidado, por los que se sienten olvidados de él. Roguemos al Señor. 5. Por los países que son víctimas del hambre, de la guerra, de la falta de libertad y de justicia. Roguemos al Señor. Padre, escucha nuestras oraciones y llena el mundo con tu Espíritu, para que todos conozcan tu inmenso amor. Por nuestro Señor Jesucristo. Amén. ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS Confiados, Señor, en tu misericordia, venimos a tu altar con nuestros dones, a fin de que la celebración de esta Eucaristía nos purifique de nuestros pecados. Por Jesucristo, nuestro Señor. ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN Que la recepción de este sacramento nos dé fuerza, Señor, para prepararnos a la venida de nuestro salvador con la práctica de las buenas obras, y podamos así, alcanzar el premio de la felicidad eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.

44

Q
37

Q

R

Seminario Arquidiocesano “San Buenaventura” de Mérida

t

t

Guión Litúrgico Diciembre 2009

R

ORACIÓN DE ACCIÓN DE GRACIAS Te damos gracias Señor, por permitirnos escuchar tu palabra, que es mensaje de salvación y fortaleza para nuestra vida; ayúdanos a tener un espíritu de misioneros que podamos testimoniar con nuestra palabra y hechos el mensaje del Evangelio, gracias por llamarnos a colaborar en tu Iglesia como mensajeros de tu palabra. Gracias Señor Gracias.

POR LOS ENFERMOS Y MARGINADOS SUGERENCIAS PASTORALES j Preparar la representación del nacimiento para la celebración de la noche. j Adornar la iglesia o capilla para el momento de la celebración nocturna con la decoración propia de la navidad. j Buscar los colaboradores para la fiesta de la natividad. j Bendición del pesebre de la capilla. j Realizar la entrega de los premios del concurso de pesebres y mejor hallaca. MONICIÓN DE ENTRADA Con esta celebración vamos a comenzar la preparación inmediata para la noche de navidad, celebración que durante el adviento nos hemos venido preparando ayudados por la gracia de Dios. Cristo vendrá de una manera especial esta noche de navidad con su gracia en su palabra y en la Eucaristía. Preparemos siguiendo el ejemplo de María, quien recibió a Jesús con inmenso amor. ORACION COLECTA Apresúrate, Señor Jesús, no tardes ya, para que tu venida dé nuevas fuerzas y animo a quienes hemos puesto tu confianza en tu misericordia. Tú, que vives y reinas con el Padre en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. MONICIÓN DE LA PRIMERA LECTURA David una vez pacificado el reino, quiso construir una casa para el arca de Dios. El no podrá cumplir este deseo, pero Dios promete a David que su trono durara por siempre. Esta promesa se cumplirá en el Mesías, Hijo de David. David nos enseña a ser agradecidos con Dios por los beneficios que nos ha concedido. 1ª LECTURA (2Sam.7, 1-5.8-12.14.16). Lectura del segundo libro de Samuel. Tan pronto como el rey David se instaló en su palacio y el Señor le concedió descansar de todos los enemigos que lo rodeaban, el rey dijo al profeta Natán: “¿Te has dado cuenta de que yo vivo en una mansión de cedro, mientras el arca de Dios sigue alojada en una tienda de campaña?” Natán le respondió: “Anda y haz todo lo que te dicte el corazón, porque el Señor está contigo”. Aquella misma noche habló el Señor a Natán y le dijo: “Ve y dile a mi siervo David que el Señor le manda decir esto: “¿Piensas que vas a ser tú el que me construya una casa para que yo habite en ella? Yo te saqué de los apriscos y de andar tras las ovejas, para

DÍA 24 DE DICIEMBRE

38

Q
43

Q

R

Seminario Arquidiocesano “San Buenaventura” de Mérida

t

t

Guión Litúrgico Diciembre 2009

R

1. Para que la Iglesia sea solidaria con los menos favorecidos de la sociedad y mantenga decididamente su opción por los pobres. Roguemos al Señor. 2. Para que los gobernantes de los países escuchen el grito de dolor de los oprimidos y empobrecidos a causa de la injusticia y de la avaricia de algunos codiciosos. Roguemos al Señor. 3. Para que los pueblos marginados de la tierra se sientan favorecidos con programas de desarrollo y encuentren apoyo en las instituciones financieras. Roguemos al Señor. 4. Para que en esta comunidad reine la unidad y la solidaridad. Roguemos al Señor. C. Padre de bondad, escucha nuestras súplicas y deseos y haz que se transformen en gracia de bienestar para los más necesitados de nuestro pueblo. R/. Amén ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS Que el sacrificio de tu Hijo, que es el acto de culto más perfecto que podemos ofrecerte, nos devuelva, Señor, tu amistad para que podamos celebrar con un corazón puro el nacimiento de tu Hijo, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén. ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN A quienes hemos participado de esta Eucaristía, concédenos, Señor, tu perdón y tu paz, para que estemos siempre preparados a recibir dignamente a tu Hijo, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén. ACCIÓN DE GRACIAS Gracias Padre, por cada uno de nosotros que hemos sido enriquecidos en tu amor; te pedimos por las personas, insensibles que no se preocupan por aquellos que pasan hambre y carecen de un techo donde pasar la noche, en especial los que mañana en la noche no podrán disfrutar de una cena de Navidad; Tú Señor en tu gracia anímanos a encontrarte en el más necesitado, en el enfermo, en el gime ante la indiferencia y concedas igualmente el don de la caridad que nos hace ricos en el cielo. Amén.

DÍA 23 DE DICIEMBRE POR LOS POBRES
SUGERENCIAS PASTORALES j Que cada familia lleve alimentos para la celebración, y luego repartirlo a las familias pobres de la comunidad. j Realizar dinámicas con los niños tomando en cuenta la pastoral juvenil. j Realizar el santo rosario por todos los pobres del mundo, iluminado y con meditación. j Ver una película en comunidad, con un compartir de todas las familias, unidas por el amor de ser hijos de un mismo Padre. MONICIÓN DE ENTRADA Nuestra celebración se la ofrecemos a Dios por los más necesitados, cuyo número crece de día en día, al amparo de las circunstancias que nos rodean. En adviento y navidad nuestra disposición de servir a quien nos necesite debe hacerse más patente, especialmente con las más desprotegidos. Así nos dispondremos para el momento en que Cristo nos visite al final de la vida y nos pregunte sobre cómo lo tratamos a Él en sus hermanos más necesitados. Oremos por ellos y por la Iglesia para que, iluminada por el nacimiento de Jesús en Belén, los mantenga como su opción preferencial. ORACIÓN COLECTA Al acercarse las fiestas de la Navidad, te rogamos, Dios eterno y todopoderoso, que tu Verbo, que se hizo carne en el seno de la Virgen María y habitó entre nosotros, nos haga sentir su amor y su misericordia. Él, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. MONICIÓN A LA PRIMERA LECTURA La lectura del profeta Malaquías hable de un mensajero que enviará Dios. Los heraldos preparaban la visita de los reyes, visitas que recibían el nombre de “parusía”. En el Antiguo Testamento el mensajero anunciado fue identificado con el profeta Elías. Nosotros tenemos el deber de ser pregoneros de Jesús, pues fuimos hechos partícipes del carácter profético de Jesús.

42

Q
39

Q

R

Seminario Arquidiocesano “San Buenaventura” de Mérida

t

t

Guión Litúrgico Diciembre 2009

R

1ª. LECTURA (Mal 3, 1-4. 23-24). Lectura del libro del profeta Malaquías. Esto dice el Señor: “He aquí que yo envío mi mensajero. Él preparará el camino delante de mí. De improviso entrará en el santuario el Señor, a quien ustedes buscan, el mensajero de la alianza a quien ustedes desean. Miren: Ya va entrando, dice el Señor de los ejércitos. ¿Quién podrá soportar el día de su venida? ¿Quién quedará en pie cuando aparezca? Será como fuego de fundición, como la lejía de los lavanderos. Se sentará como un fundidor que refina la plata; como a la plata y al oro, refinará a los hijos de Leví y así podrán ellos ofrecer, como es debido, las ofrendas al Señor. Entonces agradará al Señor la ofrenda de Judá y de Jerusalén, como en los días pasados, como en los años antiguos. He aquí que yo les enviaré al profeta Elías, antes de que llegue el día del Señor, día grande y terrible. Él reconciliará a los padres con los hijos y a los hijos con los padres, para que no tenga yo que venir a destruir la tierra. Palabra de Dios. Te alabamos, Señor. SALMO RESPONSORIAL (SAL 24) Descúbrenos, Señor al Salvador. Descúbrenos, Señor, tus caminos, guíanos con la verdad de tu doctrina. Tú eres nuestro Dios y salvador y tenemos en ti nuestra esperanza. Porque el Señor es recto y bondadoso, indica a los pecadores el sendero, guía por la senda recta a los humildes. Con quien guarda su alianza y sus mandatos el Señor es leal y bondadoso. El Señor se descubre a quien lo teme y le enseña el sentido de su alianza. MONICIÓN AL SANTO EVANGELIO El evangelio de san Lucas tiene –entre otras- la característica de ser el evangelio de la misericordia y la alegría. Estos rasgos se plasman en el nacimiento y circuncisión de Juan Bautista. Juan significa “Dios se ha compadecido”. La escogencia del nombre muestra que Dios tiene un designio especial sobre esta creatura. El nombre en la Sagrada Escritura señala el destino de quien lo lleva.

EVANGELIO (Lc. 1, 57-66) Lectura del santo Evangelio según san Lucas A Gloria a ti, Señor Por aquellos días, le llegó a Isabel la hora de dar a luz y tuvo un hijo. Cuando sus vecinos y parientes se enteraron que el Señor le había manifestado tan grande misericordia, se regocijaron con ella. A los ocho días fueron a circuncidar al niño y le querían poner Zacarías, como su padre; pero la madre se opuso, diciéndoles: “No. Su nombre será Juan”. Ellos le decían: “Pero si ninguno de tus parientes se llama así”. Entonces le preguntaron por señas al padre cómo quería que se llamara el niño. Él pidió una tabilla y escribió: “Juan es su nombre”. Todos se quedaron extrañados. En ese momento a Zacarías se le soltó la lengua, recobró el habla y empezó a bendecir a Dios. Un sentimiento de temor se apoderó de los vecinos, y en toda la región montañosa de Judea se comentaba este suceso. Cuantos se enteraban de ello se preguntaban impresionados: “¿Qué va a ser de este niño?” Esto lo decían, porque realmente la mano de Dios estaba con él. Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús. PAUTAS PARA LA HOMILÍA 3 El profeta Malaquías abre su relato con una confesión de amor hacia su pueblo. 3 Este amor no fue correspondido por el pueblo, que le lleva a ofrecer al templo ofrendas que no le agradan al Señor. 3 A pesar de que está cansado de sus palabras y de las injusticias cometidas, Dios le promete enviar un mensajero. 3 El mismo profeta escribe: “He aquí que yo les envío al profeta Elías antes de que llegue el día del Señor”. 3 Isabel dio a luz un niño por gracia de Dios, lo que es imposible para el hombre es posible para Dios. 3 Los parientes y vecinos se llenaron de gozo y celebraron que Dios hubiese tratado con misericordia aquel matrimonio. 3 Este niño está llamado a cumplir una gran misión “Profeta del altísimo, porque irá delante del Señor preparándole el camino”. ORACIÓN DE LOS FIELES C. Hermanos ahora cuando nos preparamos para el nacimiento de Cristo, debemos orar con mayor intensidad y tener muy presente en nuestra oración las necesidades y la salvación de todas las personas: Padre nuestro, escúchanos.

40

Q
41

Q