Artur de Paula Carvalho 26-10-2005

Sobrevivir al caos
Artur de Paula Carvalho 26-10-2005 El número de muertes permanentemente causadas por el propio hombre es muy grande. Y en general no percibimos eso. Si fuéramos a ver las cifras que indican el número de personas que mueren por asesinatos, suicidios, guerras, accidentes de tránsito, enfermedades causadas por manipulación de una química que no conocemos, por medicamentos, enfermedades, hasta fabricadas, por hambre -Solo de hambre, a cada cuatro segundos una persona desencarna-. Son números grandes, y convivimos con eso como si no existiese. En el reino animal, el número de muertes causadas por el hombre es inmenso, porque son millones los animales abatidos, permanentemente. Entonces, necesitaríamos estar delante de la situación planetaria de una manera diferente, ante esta reacción de la naturaleza como son, los terremotos, los huracanes, los maremotos, de estos movimientos de la naturaleza que se están intensificando y en los que ocurren muchas muertes, muchas desencarnaciones, no nos deberíamos confundir. Porque la naturaleza es inteligente, y está regida por fuerzas, por energías superiores de la Jerarquía planetaria. Tenemos que ver en la situación en que estamos desde un punto de vista más amplio. Tendríamos que comprender el asunto de la muerte, que, en verdad, sabemos que la muerte no existe. Comprender el asunto de la desencarnación de una manera más natural, para que podamos estar en este momento planetario en el que estamos viviendo, de una manera correcta, porque la muerte o la desencarnación, es algo que para nosotros que estamos encarnados sobre la tierra, es esperado, es algo que forma parte de nuestro destino. Cuando entramos en la encarnación, ya tenemos la fecha programada en la que vamos a desencarnar un día, eso es seguro, eso no es ningún problema. Todas las noches cuando vamos a dormir, llevamos el cuerpo físico para el sueño, salimos de la consciencia del cuerpo físico, vamos para los otros planos, vamos hasta el sueño profundo y volvemos nuevamente con la consciencia del cuerpo físico. Entonces, cada noche ensayamos la desencarnación. La única diferencia es que en el acto de desencarnación, el ser, el alma, o nosotros, nos desligamos del hilo del cuerpo físico, mas, es el mismo viaje en la conciencia. La conciencia se retira del cuerpo, va a otros niveles y vuelve. Entonces desencarnar es algo simple, es algo natural, es algo que aún, es parte de nuestro proceso. Si queremos comprender lo que esta sucediendo hoy, el movimiento de la naturaleza, lo que está pasando en la tierra, en las naciones, en los pueblos, en las vidas individuales, en nuestra vida, tenemos que saber que

existe una comprensión, un punto de vista, que es un punto de vista humano, de la personalidad, del ego. Y, en nosotros mismos, existe otro punto de vista, otra comprensión, otra manera de ver la vida, de estar en la vida, que es el punto de vista del alma del ser. Y la comprensión humana, es muy diferente de la comprensión del alma, y a veces, es opuesta. Para comprender entonces, el proceso de hoy, tenemos que buscar de colocarnos en este punto de vista del alma, si no, no vamos a entender. Porque humanamente, la situación no tiene salida, en las leyes humanas, es el fin. Mas, desde el punto de vista del alma, de la comprensión del alma, no es el fin, es el comienzo de un nuevo ciclo. Es un proceso de liberación de una situación, que era opresiva. Para tener una idea mas clara, y para que veamos que es un asunto que está mucho más próximo a nosotros de lo que nos imaginamos, vamos a citar algunos ejemplos. Un individuo, que estaba alojado en un hotel, durante la noche tuvo un sueño, en el que, un funcionario del hotel le hacía un gesto de saludo y le señalaba un carro fúnebre. El despertó, se olvido del sueño, se preparó para salir, llamó el ascensor, y cuando este llegó, salió de el, un funcionario del hotel haciéndole el mismo gesto que en el sueño y apuntando para el ascensor, y ahí el recordó. Entonces se preguntó, ¿voy por el ascensor o no? Decidió ir por las escaleras, y cuando estaba llegando a la planta baja, vio un gran movimiento, porque el ascensor había caído, y las personas que estaban dentro estaban desencarnando. El tuvo una señal antes, de que podía desencarnar, o no. Para él allí, era mas importante ser entrenado en la cuestión de la obediencia, entre otras cosas, que permanecer o no encarnado. Para el alma, el aprendizaje más importante era el de la obediencia, porque recibió una indicación clara, de que podía seguir con su encarnación, o no. Si el desencarnaba, cuando estuviera en el plano astral, ciertamente, allá, revisando la encarnación, el estaría delante de ese hecho. El aprendizaje a conciencia es más importante para el alma. Nosotros estamos encarnados para aprender a estar en la vida. La vida sobre la tierra es una escuela. No estamos encarnados para permanecer así el resto de la existencia. Encarnados o no, son ciclos de la vida del alma, es como dormir y despertar, es como respirar, inspiramos y exhalamos, es algo natural, no hay ningún problema con ese proceso, no debería haberlo. Otro ejemplo, es el de una persona que trabajaba, concientemente, en los planos sutiles. Cuando su cuerpo físico dormía estaba activa concientemente, en los planos sutiles trabajando con otros seres, al servicio. Entonces era un grupo de almas que trabajaban en los planos sutiles. Y cierta vez, esta persona participó de una operación, digamos así, de socorro, en un lugar donde había sucedido una avalancha, un deslave enterró prácticamente a toda una villa. Y aquellos seres en los planos sutiles, ayudaban a los individuos a salir del cuerpo, y esa persona relató, que el esfuerzo hecho en pocos momentos, por aquellos individuos para no desencarnar, fue extremamente liberador para el alma, por aquel esfuerzo hecho en pocos segundos, que equilibraba una encarnación entera de

inercia. Se ve aquí como el punto de vista del alma, es muy diferente del punto de vista de la personalidad. Una aldea está siendo enterrada y las almas se están liberando. Eso es algo liberador. Si lo vemos del punto de vista humano, no es así. Entonces tendríamos que tener en cuenta que nuestra ser vive en varios planos al mismo tiempo. Existimos en varios niveles, y para estar hoy delante de esta transición en la vida planetaria, en esta purificación, de la vida en la superficie de la tierra, tenemos que tener en cuenta que vivimos en varios niveles al mismo tiempo. Nuestro ser es múltiplo, y la allá del pensamiento existe el nivel de las almas, el nivel espiritual, el cuerpo de luz, el nivel de las mónadas, en varios niveles al mismo tiempo. Entonces para estar en la s situaciones de hoy, necesitamos tener en cuenta no, apenas, los niveles materiales, nuestras ideas, nuestros pensamientos, nuestros sentimientos, nuestros deseos, nuestra vitalidad etérica, nuestro cuerpo físico, tenemos que tener en cuenta, principalmente los otros planos, porque es la energía de esos niveles lo que nos va atraer una luz, una comprensión, que nos va a guiar, que nos va a inspirar, para estar en el lugar correcto, en la acción correcta. Delante de estos cataclismos, las personas solo piensan en sobrevivir. La orientación entonces es retirar dinero del banco, llenar el tanque del auto, ser evacuados, comprar mercadería en el supermercado. Cosas completamente primarias, primarias. Sobrevivir al caos no es estar encarnados o no, porque eso para el alma, no es demasiado diferente. Las almas buscan estar al servicio. Cuando están encarnadas, ellas están al servicio en el plano físico también. En el plano astral, en el plano mental, en el nivel con las almas, en contacto con las mónadas. Si las almas desencarnan, en ciertos casos hasta se siente mas libres para servir en los planos sutiles, o en los propios niveles donde ellas habita. Entonces, sobrevivir al caos, no tiene que ver con estar o no desencarnados. Lo que significa es no entregarnos a las fuerzas involutivas. El caos es generado por las fuerzas involutivas, inclusive por intermedio de la humanidad. Basta ver lo que los humanos hacemos sobre la tierra. Basta ver lo que hacemos con los animales, con el agua, con el suelo, con la vida elemental, con nuestros hermanos, basta ver el peligro que es el reino humano, cuando está entregado a esas fuerzas involutivas y caóticas. Entonces, sí, tenemos que sobrevivir al caos, tenemos que trascenderlo, elevarnos por encima de las fuerzas caóticas, pero eso no tiene que ver con estar o no encarnados. Quiere decir estar enfocados, tener nuestra energía, nuestra atención enfocada, vuelta hacia el ser. Y ahí, nuestra alma nos guía, nos inspira, nuestra alma sirve, a través de nosotros, y la vibración del alma, el fluir de la energía de cura del alma, el fluir del amor del alma, el fluir de la comprensión del alma, es lo que nos protege del caos. Es otra vibración, es otra franja vibratoria. Entonces la manera de salirnos del caos, es estar enfocados en el ser, y ahí, si tuviéramos que desencarnar en un terremoto, en un maremoto, si tenemos que estar presentes en medio de una turba de seres confusos, caóticos, vamos a estar allí, como una luz, como elemento de cura, como

elemento de salvación, de elevación, de ayuda, de servicio, de auxilio. Todas cosas muy necesarias, pero que sin la energía del alma, no son nada. Sin la energía del alma, no se consigue. Y hoy, mas allá de la energía del alma, es necesario algo más, para que las almas consigan liberarse de ese juego de fuerzas caóticas que esta muy diseminado sobre la tierra, que controla toda la vida humana sobre la tierra. Para eso se necesita una fuerza más allá de la fuerza del alma. Existen energías cósmicas, que vienen en auxilio de la tierra y de la humanidad. Y las almas necesitan estas energías, para poder liberarse de ese karma, de esas fuerzas caóticas, con esas fuerzas involutivas. Sin esta bendición, sin esta presencia de energías cósmicas, las almas no consiguen trascender este karma, generado durante todas las encarnaciones que ellas tuvieron sobre la tierra. En esta época de transición, tenemos la posibilidad de una interacción mucho mayor, no solo con los otros niveles de la vida terrestre, el nivel de las almas, el nivel espiritual, mas, también, con otras dimensiones que son, la intraterrena y la intraoceánica. Toda vida cósmica hoy, para comunicarse con la vida terrestre, necesita de ese puente. Son, la dimensión intraterrena y la intraoceánica, las que están anclando esas energías cósmicas, que están dando espacio, como campo de energía, como campo de consciencia, para que grandes entidades, para que Jerarquías, puedan aproximarse a la vida terrestre. Tenemos ahí entonces, un contacto entre dimensiones, porque tenemos el plano físico y etérico de la superficie de la tierra, tenemos el plano astral de superficie, tenemos el plano mental, todos niveles tomados por las fuerzas caóticas. Y tenemos la dimensión intraterrerna, y la dimensiona intraoceanica, que tienen materia etérica, astral y mental, pero que no es la misma dimensión, no es la misma sustancia, no es la misma dimensión donde nosotros estamos. Es más sutil, mas refinada, donde las fuerzas caóticas, no actúan como aquí lo hacen. Entonces, en estas dimensiones mas puras, donde las sustancias de esas dimensiones pueden ancorar una voluntad mayor que esas Jerarquías, que esa consciencias cósmicas que rigen la evolución del sistema solar, que rigen la evolución de los universos, que conducen la evolución de la tierra, pueden ancorar su energía, pueden proyectarse como consciencia, y pueden contactar la vida de superficie. Tenemos ahí un contacto entre dimensiones, entre la dimensión de la superficie de la tierra donde estamos encarnados, donde existimos como ser, y las dimensiones intraterrena y la intraoceanica que son dimensiones que ancoran, anclan, las energías extraterrestres y cósmicas. Necesitamos de ese puente, del contacto con el alma, y de ese contacto interdimensional. Necesitamos del contacto con el alma y con las Jerarquías y con los centros planetarios. Ese triangulo entre nosotros encarnados, como personalidades, nuestra alma -que es el núcleo que, para nosotros, es el núcleo de contacto con nuestro ser- y las Jerarquías, que son esas consciencias que rigen la evolución. Ese triángulo necesita ser establecido, se necesita tener esta coyuntura presente, para que podamos trascender ese caos creciente. El caos no es el movimiento de la naturaleza. El movimiento de la naturaleza, los vientos, las aguas, la tierra, es una respuesta positiva a una reordenación de la vida en la superficie de la tierra.

El caos, son esas fuerzas negativas, que toman posesión de los individuos y hacen que los humanos hagan lo que hacen. Esta sería nuestra tarea prioritaria hoy. Unir nuestras fuerzas, de devoción, de afecto, de amor, de deseo, nuestra aspiración, nuestra intención, nuestra capacidad de decisión, y converger con esas fuerzas en ese punto superior donde se refleja nuestra alma, y donde se reflejan estas Jerarquías. Cuando convergemos esa fuerza para allá, comenzamos a elevarnos de esa onda de conflicto, de caos, de confusión mental, de ilusión, de exacerbación de los sentidos, de falta de referencia para una acción correcta. Comenzamos a salir de esta onda, y comenzamos a encontrar una cierta lucidez en el plano mental, comenzamos a ser más intuitivos, comenzamos a percibir las situaciones y los seres por dentro. Nuestro corazón comienza a responder a las necesidades. Comienza a haber un sincronismo en nuestra vida externa. Somos llevados para aquellos lugares en el momento que esta sucediendo algo que necesita nuestra presencia allí, para socorrer, para transformar. Esto viene de esta elevación de habernos elevados de esa onda caótica, de sobrevivir, de estar vivos, por encima de esta onda caótica, que prevalece hoy en las ciudades, y en el inconsciente colectivo de la humanidad. Y a través de ese contacto, comenzamos a interactuar con otras dimensiones, comenzamos a ser entrenados en ese contacto interdimensional. Ciertas situaciones que son llamadas milagros, se vuelven normales. Pueden suceder por nuestro intermedio, como punto de contacto, algo que normalmente ha sido tenido como un milagro. Aquellas energías, aquellas consciencias que nos ayudan, encuentran en nuestra elevación un punto de contacto para actuar en la dimensión terrestre. Cierta vez, sir Aurobindo, Jerarquía que estaba en cuerpo físico trabajando por la nueva consciencia, estaban en un lugar y comenzó a soplar un viento muy fuerte, una tempestad se aproximada. La madre cerró las ventanas y fue hacia el lugar donde vivía sir Aurobindo. Era un viento muy fuerte y cuando la madre llego donde estaba Aurobindo, las ventanas estaban abiertas y las cortinas estaban quietas, no había viento ahí. Sir Aurobindo estaba concentrado en lo que estaba escribiendo, y una paz profunda reinaba en aquel ambiente. Entonces, en cuanto en torno había una tempestad aproximándose, en aquel local las cortinas estaban quietas, las ventanas abiertas. Una paz profunda, y aquel ser, que era un exponente de la nueva humanidad, que preparaba el camino para una nueva consciencia, esta allí concentrado en un aura de profunda paz. Entonces eso, es algo que tenemos como un milagro, algo para un gran ser, algo para una nueva consciencia. Los individuos que consiguen aproximarse al ser, no están ocupados en sobrevivir, están ocupados de la nueva simiente, la actividad del individuo va en el sentido de dejar crecer la nueva simiente, la nueva consciencia. Entonces si el esta en el plano físico, el está trabajando para la nueva vida, hasta en el plano físico. Entonces, la actividad externa de el, se refiere a ese despertar de una nueva vida. La actividad de el, en el plano sutil, en el plano mental, como alma. El ser está ahí trabajando por una nueva vida, construyendo, plasmando una nueva vida, dejando que esa nueva vida, que es la nueva

consciencia, pueda germinar y crecer. Cuando el alma se aproxima a nosotros, eso se traduce como servicio. Si buscamos el alma, el contacto con la Jerarquía, es a través del servicio que eso se va a manifestar. Tenemos ayudas inmensas de los otros planos, así como vimos el ejemplo de sir Aurobindo, encarnado en el plano físico, y la madre, y otros grandes seres, que van abriendo camino para que ese proceso pueda suceder, existen Jerarquías que trabajan en las otras dimensiones y que contactan nuestra alma, nuestra mónada, y que tenemos entonces que unirnos más conscientemente, tenemos que colaborar con ese proceso. Existe una actividad de preparación para esa nueva vida, muy intensa, realizada por aquella consciencia que llamamos Sohin. Esta gran consciencia, que es Sohin, representa, un trabajo cósmico en la esfera de la conciencia terrestre, en el sentido de preparar la consciencia terrestre, para un nuevo ciclo de evolución. Sohin, esta gran consciencia, cuando se aproxima a la esfera terrestre y la va permeando, está actuando en la sustancia física, en la sustancia etérica, astral, mental, en la sustancia intuitiva, en el nivel de las almas, en el nivel del cuerpo de luz, en el nivel de las mónadas, en el nivel divino, y en todos los niveles donde existe la vida terrestre. Todos esos niveles están siendo trabajados por la presencia de energías cósmicas, y Sohin es un canal para ese trabajo, en el sentido de preparar todas esas sustancias, en todos esos niveles, para la expresión de una nueva consciencia. Significa una cura de la vida terrestre, significa, para los humanos, un nuevo código genético, significa una nueva etapa para la raza humana. Un nuevo cuerpo físico, un nuevo cuerpo astral y mental-porque está siendo preparada una interacción entre la mente y el nivel emocional- entonces, una transformación del ser, una transformación del proceso de procreación, y el nivel terrestre, la sustancia terrestre, se esta preparando para volverse mas sutil. Existe una transformación del campo magnético terrestre. Todo esto que está pasando, todo viene por intermedio de esas Jerarquía, viene por intermedio de Sohin. Conscientemente, tenemos varios instrumentos que nos ayudan a entrar en sintonía con esta corriente evolutiva, con esta luz. Cuanto más el caos aumenta, cuanto más las fuerzas involutivas se vuelven activas, a nuestro alrededor, más tenemos posibilidad de fortalecer esta ligazón con los niveles donde el caos no existe, más posibilidades tenemos de estar vivos, por encima del caos. Por la oración silenciosa, secreta, dentro de nosotros, permanente, esta ligazón, que va siendo alimentada permanentemente como una adoración a esa presencia interna, a nuestro ser, a las jerarquías, eso, lo podemos cultivar y profundizar. La aspiración, una aspiración firme, ardiente, una aspiración por aquello que es superior. En cuanto la causa aumenta nosotros aumentamos la aspiración, fortalecemos nuestra existencia en aquel nivel por encima. Podemos, con la mente, con el amor, afirmar, nutrir, la expresión de un plano divino, de una voluntad superior, en todos los seres. Podemos tener la

intención de comunicarnos con el alma, dentro de los seres, en todos los reinos. Buscar un contacto, no con la apariencia, mas, con el alma que está allí dentro. Sea cual fuera la situación, allí dentro hay un alma, que se expresa o que se libera. Podemos amar la transformación, podemos comprender que la transformación es necesaria, que es parte de un proceso, para que más luz pueda descender sobre la tierra. Para que los patrones, los diseños de la vida sobre la tierra pasen a ser diseños de armonía, así como las flores del reino vegetal, que haya flores en todos los reinos. Que pueda despertar lo que es bello armoniosos, lo que es sagrado en cada ser, y que podamos comunicarnos con eso. Esto es posible aun en medio del caos. Un individuo puede estar desencarnando en nuestros brazos, el cuerpo físico puede estar pudriéndose, y aquella alma se esta liberando, y nos estamos comunicando con ella. Podemos sentir la alegría de aquella alma que se libera de una situación esclavizante. El contacto con el alma dentro de los seres, dentro de la vida. Nosotros tenemos esas herramientas, si realmente asumimos eso, y nos vamos a encontrar una ayuda inmensa que viene de las otras dimensiones. El otro día estábamos en una reunión, tratando de asuntos prácticos, y el grupo esta en una tarea de colaboración con el reino vegetal, con la tierra, con el suelo, con el agua. Era un programa de regeneración del suelo que estaba siendo estudiado. y un estudiante cerró los ojos, y en esos momentos que estuvo concentrado para pedir luz orientación para ese proceso, en esos instantes vio internamente una luz, una nave que proyectaba una luz en esa región que iba a ser trabajada por ellos físicamente. La ayuda que viene de otros planos es inmensas, y si tenemos que tener confirmaciones las tenemos, pero no necesitamos de eso, porque en nuestro corazón sabemos, íntimamente, en aquel lugar secreto donde el caos no llega, o donde existimos, donde estamos por encima de ese caos, sabemos que esa ayuda es inmensa, que esta siempre disponible, y que basta que nos volvamos hacia ella para que fluya por nuestro intermedio para la vida terrestre. Un individuo que entra en esta sintonía, cuando mira las noticias el no está normalmente como todas las personas. Si hay una noticia de una guerra, de una explosión atómica, de una calamidad, de una epidemia, de un huracán, de un terremoto, de un continente entero que desapareció de repente, cuando el está delante de estas noticias, no entra en la onda del pensamiento normal, en la onda del inconsciente colectivo, que es una onda de pánico, de perdida materia, el individuo está por encima de eso. Cuando recibe esta noticia, la coloca dentro de la consciencia divina. Cuando recibe la noticia, lo eleva todo para la consciencia divina que esta rigiendo el proceso evolutivo en el planeta. Ahí el actúa como instrumento para que aquella transformación, sea curada, sea usada lo mas posible para el bien, para el crecimiento de las consciencias para la liberación de las almas. Porque eso es parte de un aprendizaje, es la preparación para una nueva vida sobre la tierra, de alguna manera, entonces el trabajo de los seres que

tienen esta consciencia es esa. Si estamos en la calle y presenciamos un acto de violencia, lo elevamos para el nivel divino, lo entregamos con amor, con la imaginación, con la intención, y eso nos va a dar claridad para actuar allí si tuviéramos que hacerlo. El proceso es ese, elevar, permanentemente elevar, y ahí las cosas comienzan a suceder dentro de las leyes que no son las leyes naturales. Eso significa que vamos a estar muy activos como servicio. Otras conferencias

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful