You are on page 1of 13

U N I V E R S I D A D   E VA N G É L I C A   D E   L A S  

AMÉRICAS 

ASESORÍA CLÍNICA Y DEL ACONSEJAMIENTO 

L A   C O N N O TA C I Ó N   P O S I T I VA  

M s   PAT R I C I A   R E TA N A  

J O S E   A C O S TA   M U N G U Í A  

19 DE ABRIL DEL 2010 

 
 
 
 
 
Contenido 
Introducción ......................................................................................................................... 3 
Definición de la connotación positiva .................................................................................. 3 
Cuando connotar .................................................................................................................. 5 
En qué casos se puede aplicar: Ejemplos ..................................................................... 5 
El uso de la connotación positiva en la intervención paradojal ........................................... 7 
Redefinición .................................................................................................................. 8 
Prescripción .................................................................................................................. 8 
Restricción. ................................................................................................................... 8 
Características de la connotación positiva ........................................................................... 9 
Ni buenos ni malos: ...................................................................................................... 9 
El nexo causal lineal ...................................................................................................... 9 
La Connotación Positiva como alianza del sistema familiar ......................................... 9 
La connotación positiva es contenedora ...................................................................... 9 
Cambia los significados: .............................................................................................. 10 
Rompe la homeostasis ................................................................................................ 10 
Algunas implicaciones de cuidado ...................................................................................... 10 
Connotación positiva en la Biblia ....................................................................................... 11 
Bibliografía .......................................................................................................................... 13 
 

 
 
 
 
 
Introducción

La práctica clínica ha puesto en evidencia que el uso de enunciados negativos respecto de 
la conducta o las ideas del paciente tiende a culpabilizarlo y a producir reacciones de rigidez y 
rechazo. 
También  en  la  práctica  de  la  hipnosis  se  ha  observado  que  las  fórmulas  negativas 
producen rigidez y resistencia en la persona que ha de ser hipnotizada y, de hecho, durante 
una  inducción  de  trance,  se  tiende  siempre  a  traducir  toda  orden  negativa  en  una  forma 
positiva. 
Partiendo de aquí, en terapia, en lugar de criticar y negar la actuación del paciente, aun 
cuando sea ésta absolutamente errónea o disfuncional, vemos que resulta mucho más eficaz 
gratificar a la persona y, por medio de esta gratificación, impartir resoluciones orientadas a la 
modificación de su conducta. 
Cualquier  instrumento  eficaz  puede  emplearse  para  el  bien  o  para  el  mal;  del  hombre 
depende utilizarlo para el mejor de los fines. (Watzlawick) 

Definición de la connotación positiva

La  connotación  positiva  se  define  como  una  redefinición  de  una  problemática  en 
términos positivos en busca de resaltar los recursos del sistema. Significa dar una evaluación o 
significado a algo o a alguien. En la aplicación a la terapia es valorar las conductas, personas o 
eventos de manera positiva.  

Con  esta  herramienta  se  atribuye  un  significado  positivo  a  la  conducta  problema  o 
síntoma,  así  como  al  contexto  relacional  donde  adquiere  su  funcionalidad,  especificando  la 
contribución de cada uno de sus miembros a la pauta circular.  

Connotar  positivamente  lo  que  todos  ven  positivo,  es  un  asunto  fácil:  pero  connotar 
positivamente lo que todos ven negativo (paradojal1) requiere tener en consideración varios 
aspectos que incluyen al mismo sujeto y a su sistema familiar. 

Sólo el agente de cambio de la salud puede hacerlo adecuadamente si ha sido capacitado 
y comprende el significado de la connotación Positiva (CP) 

                                                         
1
 La paradoja se puede definir como una contradicción que resulta de una deducción correcta a partir 
de  premisas  congruentes.  Es,  por  tanto,  un  razonamiento  que  conduce  a  dos  enunciados  mutuamente 
contradictorios, de tal modo que ninguno de los dos puede ser abandonado. 
La  connotación  positiva  como  una  técnica  terapéutica,  tiene  al  menos  dos  significados 
generales: 

  Es el justo y lógico reconocimiento de unos méritos 

  Es el reconocimiento paradojal de algo que, según la cultura, no tiene mérito.  

Connotar  positivamente  es  modificar  el  sistema  de  valores,  su  modelo,  paradigma  o 
mapa del mundo. Cuando el significado de una conducta cambia, los miembros de la familia 
reaccionan de manera diferente. 

Ésta  herramienta  también  se  conoce  como  “interpretación  positiva”  (Soper,  1977).  En 
otras palabras, se  da motivaciones positivas cuando hizo esto o aquello (sentido lógico); pero 
también  se  valora  una  conducta  que,  a  todas  luces  es  dañina,  entendiéndose  que  tiene  la 
valencia paradojal (absurdo paradojal)  

Por ejemplo, el caso de “Don Carlos”. Este es conocido como agresor de menores, estaba 
demandado  en  el  PANI  y  su  imagen  en  la  comunidad  y  familia  era  pésima.  La  connotación 
positiva  utilizada  por  el  terapeuta  que  realmente  cambió  su  vida,  incluyó  las  siguientes 
declaraciones: “usted tenía la motivación de hacer una familia perfecta”. “Claro, nos estamos 
refiriendo  a  la  motivación  y  no  a  la  técnica,  de  ellas  hablaremos  luego”.  Mi  admiración  por 
usted  porque  no  ha  perdido  lo  que  otros  padres  han  perdido,  esto  es  su  deseo  de  verles 
disciplinados, buenos, rectos”. 

Es un tipo de redefinición que modifica los patrones de atribución entre los miembros de 
la familia para que aparezcan las causas del síntoma como debidas a la abnegación y al amor 
del  paciente  por  el  resto  de  la  familia  (igualmente  se  definen  en  términos  de  abnegación  y 
sacrificio las relaciones de los miembros de la familia entre sí y con el paciente identificado) 

En  este  sentido,  la  connotación  positiva  es  aplicable  a  la  más  destructiva  de  las 
conductas,  si  encierra  una  paradoja,  pero  si  es  un  reconocimiento  de  un  mérito,  suele 
llamarse “atribuciones nobles”.  

El  fin es  cambiar  la  atribución  del  problema  de causas  negativas  a  causas  positivas  o  al 
menos  que  no  supongan  intenciones  hostiles.  Se  pretende  cambiar  la  manera  en  que  la 
persona ve su síntoma. Crear en el cliente una imagen de persona con los suficientes recursos 
como para afrontar y resolver su problema. 
Cuando connotar

Para  que  sea  posible  la  utilización  de  la  connotación  positiva  en  situaciones  realmente 
destructivas,  la  técnica  se  fundamenta  en  la  compresión  de  que  el  síntoma  cumple  una 
función estabilizadora, gracias al cual la familia ha seguido existiendo. No solo debe connotar 
positivamente  al  paciente  sino  también  a  los  miembros  de  la  familia  para  no  perder  la 
neutralidad ni caer en la linealidad.  

En  el  caso  de  que  la  familia  sea  muy  evasiva,  el  terapeuta  puede  realizar  una  connotación 
positiva  de  esta  actitud,  aunque  en  las  familias  más  disfuncionales,  la  comunicación  es 
bastante fluida.  

En  el  caso  en  que  no  esté  uno  de  los  cónyuges,  y  la  posibilidad  de  desviar  sobre  él  la 
problemática por parte del miembro presente, puede ser un factor que colabora a un mejor 
ambiente.  

Las  preguntas  del  terapeuta  tienden  a  promover  la  comunicación  directa  de  persona  en 
persona, tratando de destriangular2 “in absetia” al otro conyugue favoreciendo de esta forma 
el  esclarecimiento  de  las  relaciones  intrafamiliares  del  cónyuge  presente.    (Miguel  Grarrido, 
Alberto Espina, 1995, pág. 204) 

El  insight  de  cada  uno  de  los  miembros  de  la  familia  es  una  de  las  tareas  prioritarias  del 
trabajo  dinámico  con  la  familia.  Para  ello  es  importante  la  reconstrucción  histórica  del 
conflicto y sobre todo la redefinición del terapeuta, la connotación positiva del sufrimiento y 
de los intentos de solución que se convierten. (Miguel Garrido, Alberto Espina, 1995, pág. 93) 

En qué casos se puede aplicar: Ejemplos

Los  agentes  de  cambio  que  tienen  esta  epistemología  podrán  connotar  positivamente  las 
conductas patológicas y, al hacerlo, han dado el primer paso para disolver tales conductas.  

La connotación positiva es aplicable a familias que vienen de Servicios de Salud Mental y que 
tienen algún miembro con las siguientes características: 

 
                                                         
2
 La situación triangular básica, padre, madre e hijo. 
 Esquizofrénico  
 Adicto 
 Agresor 
 Cuando  existe  un  “paciente  identificado”  o  se  atribuye  “se  culpa”  a  alguien  del 
síntoma 

Se  puede  aplicar  a  todos  los  comportamientos  observables  que  aparecen  en  pro  de  la 
cohesión y la unión familiar. 

En el caso de abuso sexual de un padre hacia su hija, el terapeuta podrían resaltar como 
positivo el gran afecto que le tiene a sus hijas y las ganas de protegerla y cuidarla pero que lo 
puede realizar de una manera diferente. 

Un  ejemplo  de  unos  padres  extremadamente  hiperprotectores,  que  con  sus  cuidados 
familiares  castradores  no  han  hecho  más  que  llevar  al  hijo  a  la  inseguridad  y  a  la  fragilidad 
psicológica, la maniobra del terapeuta ha de consistir en felicitarles y darles satisfacción por 
los  grandes  esfuerzos  que  han  hecho  al  ocuparse  de  un  hijo  tan  problemático  y  por  los 
grandes sacrificios vividos para protegerlo de tantos posibles peligros que ofrece el mundo. «Y 
así como hasta ahora lo han hecho bien, de ahora en adelante lo harán todavía mejor y tengo 
la certeza de que sabrán hallar la manera de que él asuma ahora su responsabilidad.» 
Y  aquí  el  terapeuta  prescribirá  acciones  y  comportamientos  claramente  contrarios  a  la 
conducta  precedente  de  los  padres.  De  este  modo,  en  lugar  de  culpabilizar  a  ambos  padres 
por  su  error  educativo  y  por  su  hiperprotección  castradora  diciéndoles:  no  hagas  esto,  no 
hagas  aquello,  o  se  han  equivocado  en  esto  y  en  aquello  otro,  etc.,  se  utiliza  su  carga  de 
intervención  transformándola,  mediante  una  recodificación  en  forma  positiva  y  una 
prescripción directa, con miras a una conducta educativa correcta y funcional que llevará a la 
resolución del problema. 
Esta maniobra produce participación y colaboración orientada al cambio, aun en sujetos 
sumamente desconfiados o entumecidos en sus posiciones, sobre todo no provoca reacciones 
negativas provenientes de la culpabilización del paciente con relación a sus propias acciones. 
El hecho de que sus acciones sean disfuncionales es algo implícito en la petición de ayuda, por 
lo que no precisa en modo alguno que el terapeuta lo ponga de relieve.  
Otro ejemplo puede ser el de Luisa y su hija:“María, por lo que me ha contado tu madre, 
has  hecho  una  labor  magnífica  encargándote  de  la  casa  y  de  todas  las  tareas  mientras  ella 
estaba convaleciente, lo que me da que pensar que eres una persona responsable y quieres 
mucho a tu madre; que por otra parte, tú Luisa, has sabido reconocer ese gran mérito de tu 
hija,  comentándomelo  y  me  da  la  sensación  que  mostrándote  muy  orgullosa,  al  hilo  de  tus 
palabras hacia ella”. 

El uso de la connotación positiva en la intervención paradojal

Hay circunstancias que se prescriben juntamente con el síntoma: 

Ejemplo: “la ventaja de una jaqueca es que te puedes quedar en casa” o “trata de despertar 
cuando vengan las jaquecas” 

El mensaje es “Siga con sus jaquecas, parecen buenas para algo”. Se ha prescrito el síntoma, 
pero previa o simultáneamente se está connotando positivamente al síntoma jaqueca. 

Entonces parece contradictorio y contraproducente  prescribir el síntoma que previamente  ha 
recibido  una  connotación  negativa.  Solo  la  connotación  positiva  hace  posible  seguir  con  la 
estrategia de prescribir el síntoma para lograr una redefinición.  

“Tu  organización  está  dotado  de  unos  mecanismos  defensivos  maravillosos  cuando  eres 
presionado  más  allá  de  tus  fuerzas”.  “Primero  te  presionan;  luego  aparece  al  jaqueca  como 
señal de que estás vivo, que das guerra, que te defiendes, que eres fuerte”.  

Nótese que todo esto está en paradoja, donde lo malo se presenta como bueno para quitarle 
poder al síntoma.  

Hemos  llegado  a  considerar  que  el  uso  de  la  técnica  paradojal  requiere  de  cierta 
especialización por parte del terapeuta ya que es todo un proceso y su aplicación debe estar 
basada en tres principios: 

∙ la familia es un sistema autorregulado. 
∙ el síntoma es un mecanismo de autorregulación. 
∙ el concepto de resistencia sistemática al cambio. 

Con esto se puede enfrentar dicha resistencia y principalmente se evita una lucha por el poder 
entre la familia y el terapeuta. Es por esto que lo decisivo es saber qué pasará con la familia 
cuando se elimine el síntoma, ya que las paradojas provocan una fuerte crisis a nivel tanto de 
estructura como de comunicación, la familia entra en confusión y presionada a conformarse 
de una nueva manera sin requerir del síntoma.  
El  objetivo  último  de  la  paradoja  es  la  interacción  oculta  que  se  expresa  por  el  síntoma,  en 
este caso la farmacodependencia.  

Las principales técnicas para aplicar una paradoja sistemática son: 

Redefinición

Tiene  como  propósito  cambiar  el  modo  en  que  la  familia  ve  el  problema,  esto  significa,  la 
utilización  de  la  connotación  positiva  al  cien  por  ciento;  el  enojo  se  definirá  como 
preocupación,  el  sufrimiento  como  abnegación,  el  distanciamiento  como  una  manera  de 
permitir  más  intimidad,  la  drogadicción  como  una  forma  de  unir  a  los  padres  para  resolver 
problemas, etc. 

Prescripción

Esta técnica está basada en aquella frase de “más de lo mismo”, esto es, pedirle a la familia 
que siga haciendo lo mismo, ya que es difícil que ellos cambien y si se siguen comportándose 
disfuncionalmente, seguirán tan unidos como lo han estado desde que apareció el problema 
de  farmacodependencia.  Para  esta  maniobra  es  indispensable  que  el  terapeuta  tenga  muy 
claro  y  entendido  el  ciclo  repetitivo  disfuncional  que  la  familia  ha  creado  alrededor  de  la 
farmacodependencia. 

Restricción . 

Como punto final al proceso de la paradoja terapéutica, la restricción se utiliza cada vez que la 
familia manifiesta cambios positivos y lo reconocen así, el terapeuta debe cuestionarlos en el 
sentido de dudar de que realmente haya cambios, eso –basados en el principio de resistencia 
al  cambio‐  proporciona  que  la  familia  haga  mayores  esfuerzos  por  hacer  quedar  mal  al 
terapeuta y va reforzando esos cambios para el futuro.  

 
 
Características de la connotación positiva

Ni buenos ni malos:

No  se  puede  connotar  positivamente  el  síntoma  de  paciente  y  negativamente  los 
comportamientos de los padres porque se dividiría el sistema entre “hijos buenos” y “padres 
malos” y se negaría la actividad sistémica de la familia.  

Mediante  la  connotación  positiva  se  nivela  a  todos  indicándoles  que  han  sido  “esforzados”, 
“sufridos” y “luchadores”.  

El nexo causal lineal


Según el paradigma lineal, si el paciente y la cultura connotan negativamente el síntoma del 
paciente resultaba inevitable connotar negativamente la conducta de los padres por el nexo 
causal lineal que se atribuía. Surge indignación contra ellos debido a la culpabilidad causal que 
dicha  postura  epistemológica  los  inculpa.  A  través  de  la  connotación  positiva  se  puede 
cambiar esta apreciación y relación con los padres. 

Ejemplo: 

“Hacer pareja es algo titánico; unos lo logran más fácilmente que otros, tus padres de seguro 
lucharon, sufrieron, se sacrificaron e hicieron lo que pudieron. Es más, a saber qué patrones 
heredaron de sus antepasados” 

La Connotación Positiva como alianza del sistema familiar

Connotar positivamente es hacer una alianza con la persona o grupo. El acceso al sistema 
familiar ocurrirá sólo si se connota positivamente sus conductas (paradojal) o si al menos se 
reconocen sus esfuerzos (reconocimiento lógico) 

La connotación positiva es contenedora

El  individuo  o  grupo  llega  al  no‐sentido  de  la  vida,  a  la  desmotivación,  sólo  la  connotación 
positiva  le  devuelve  el  sentido  y  la  razón  para  buscar  soluciones.  Ejemplo  del  caso  de  “Don 
Carlos”. 
Cambia los significados:

Si  se  define  la  ilusión  como  una  percepción  distorsionada  de  la  realidad,  típica  de  los 
neuróticos,  el  paciente  necesita  que  el  terapeuta  cambie  el  significado  negativo  que  ha 
asignado y atribuya valores positivos.  

Ejemplo:  María  la  seca”, una  muchacha  delgada, connotó  negativamente su  figura  como  “la 
seca”, “poco atractiva”, “sin atributos para la maternidad”, entre otros.  

Con  el  uso  de  la  connotación  positiva  se  le  devolvió  el  sentido  de  seguir  viviendo  y  la 
aceptación de su cuerpo, sintiendo que era un privilegio ser flaca” 

Rompe la homeostasis

Esta es una técnica privilegiada, capaz de romper la homeostasis3 patológica congelada y 
libera  las  fuerzas  del  cambio  del  sistema.  Esto  ocurre  porque  rescata  los  valores  positivos 
escondidos o no vistos por el sujeto o sistema, y le da sentido de esperanza a los mismos.  

Algunas implicaciones de cuidado

El acto de connotar es una decisión con implicaciones. 

Connotar  negativamente  a  un  sub‐sistema  y  positivamente  a  otro,  es  dividir  el  sistema 
entre “buenos” y “malos”. 

No connotar positivamente, es no instalar el contexto terapéutico 

Connotar  positivamente  lo  positivo  y  negativamente  lo  negativo,  divide  el  sistema,  por 
cuanto se da una alianza con los “buenos” y se excluye a los “malos”. 

No connotar positivamente, en ninguno de los casos, es una terrible debilidad teórica del 
terapeuta. (Guang Tapia, 2006) 

                                                         
3
  Homeostasis.  Conjunto  de  fenómenos  de  autorregulación  que  intentan  mantener  equilibradas  las 
composiciones y las propiedades del organismo: 
Connotación positiva en la Biblia

La  palabra  de  Dios  está  llena  de  referencias  donde  de  alguna  manera  es  usada  la 
connotación  positiva.  Tal  es el  mensaje  que  el apóstol  Pablo y  Pedro  dan  para enfrentar  los  
problemas: 

Pero  también  nos  alegra  tener  que  sufrir,  porque  sabemos  que  así 
aprenderemos  a  soportar  el  sufrimiento.  Y  si  aprendemos  a  soportarlo,  seremos 
aprobados  por  Dios.  Y  si  él  nos  aprueba  podremos  estar  seguros  de  nuestra 
salvación.  De  eso  estamos  seguros:  Dios  cumplirá  su  promesa,  porque  él  nos  ha 
llenado  el  corazón  con  su  amor,  por  medio  del  Espíritu  Santo  que  nos  ha  dado. 
(Rom 5:3‐4) 
Por  eso,  alégrense,  aunque  sea  necesario  que  por  algún  tiempo  tengan 
muchos problemas y dificultades. Porque la confianza que ustedes tienen en Dios 
es como el oro: así como la calidad del oro se prueba con fuego, la confianza que 
ustedes tienen en Dios se prueba por medio de los problemas. Si ustedes pasan la 
prueba,  su  confianza  será  más  valiosa  que  el  oro,  pues  el  oro  se  puede  destruir. 
Así, cuando Jesucristo aparezca, hablará bien de la confianza que ustedes tienen 
en Dios, porque una confianza que se ha probado tanto merece ser muy alabada. 
(1Pe 1:6‐7) 
Ambos apóstoles instan a ver la prueba como una oportunidad de crecimiento que traerá 
beneficios  en  la  vida  actual  pero  que  también  va  a  tener  su  recompensa  cuando  Jesús  se 
revele en al final de los tiempos.  

Al  pensar  en  el  fin  de  los  tiempos  también  vemos  un  mensaje  paradojal  donde  los 
escritores  bíblicos  aplican  connotaciones  positivas.  Tal  es  el  caso  de  los  eventos  que  van 
marcado la cercanía del regreso de Jesús, guerras, tribulaciones, apostasía, enfriamiento del 
amor,  sin  embargo  estos  eventos  enmarcan  la  segunda  venida  de  Jesucristo,  suceso  que  es 
anhelado por la iglesia y por la misma creación.  

La  humillación  también  es  vista  como  un  acto  que  traerá  sus  beneficios  al  creyente  en 
Jesús: “Por eso, sean humildes y acepten la autoridad de Dios, pues él es poderoso. Cuando 
llegue el momento oportuno, Dios los tratará como a gente importante”. 1Pe 5:6 

Se aplica también a la ley judía 

Así que podemos decir que la ley viene de Dios. Cada uno de sus mandatos, es 
bueno y justo. Con esto no estoy diciendo que la ley, que es buena, me llevó a la 
muerte. ¡De ninguna manera! El que hizo esto fue el pecado, que usó un mandato 
bueno.  Así,  por  medio  de  un  mandato  bueno  todos  podemos  saber  lo  realmente 
terrible y malo que es el pecado. (Rom 7:12‐13) 
Así la ley vino a ser una herramienta que sacó a la luz el pecado que hay en nosotros y a 
la  vez  nos  muestra  nuestra  incapacidad  de  vivir  según  el  deseo  de  Dios,  pero  de  la  misma 
manera nos lleva a reconocer y aceptar el sacrificio que hizo Jesucristo para perdonarnos. 

En el relato de la mujer pobre que derramó un costoso perfume sobre la cabeza de Jesús, 
el mismo dice: “Esta mujer echó perfume sobre mi cabeza, sin saber que estaba preparando 
mi  cuerpo  para  mi  entierro.  Les  aseguro  que  esto  que  ella  hizo  se  recordará  en  todos  los 
lugares donde se anuncien las buenas noticias de Dios. (Mat 26:12‐13) 

Llenando  de  sentido  positivo  la  actitud  que  hipócritamente  había  sido  criticada  por  el 
apóstol Judas.  

Otro caso es el de María y Marta, donde esta última molesta intentaba que Jesús viera en 
la  actitud  de  María  algo  negativo  a  lo  cual  Jesús  responde:  “‐‐Marta,  Marta,  ¿por  qué  te 
preocupas por tantas cosas? Hay algo más importante. María lo ha elegido, y nadie se lo va a 
quitar.” Luc 10:41. 

 
Bibliografía

Guang  Tapia,  E.  (2006).  Psicología  de  la  comunicación  con  aplicación  a  la  terapia  de  la 
familia. San José, Costa Rica: Universidad Evangélica de las Américas. 
Lourdes, L. d. (2004). Terapia familiar.  
Miguel  Garrido,  Alberto  Espina.  (1995).  Terapia  familiar:  aportaciones  psicoanalíticas  y 
transgeneracionales.  
Miguel  Grarrido,  Alberto Espina.  (1995).  Terapia  familiar:  aportaciones  psicoanalíticas  y 
transgeneracionales.  
Watzlawick, P. El arte del cambio. Manual terapia estratégica. (p. p. 90, Ed.)