EL MIEDO AL CAMBIO

El miedo al cambio suele tener su origen en el miedo a perder lo que se tiene. Y a veces, lo que se tiene,
no vale lo suficiente como para sacrificar la posibilidad de animarse a cambiar las cosas. "No te aferres a
nada de lo que no te puedas desprender al dar vuelta la esquina" suele ser un consejo a menudo
brindado, pero muy pocas veces tomado en serio.
Anteriormente hemos hablado por aquí sobre la improvisación y la preparación de la mente para estar
abierta a pensar en formas alternativas, creativas, laterales, y encarar las diferentes situaciones de la
vida con otra actitud. Eso implica un cambio. Y si estamos demasiado aferrados a lo que tenemos, a lo
que somos, entonces nunca podremos afrontarlo.
Muchos de ustedes son felices tal cual son, otros... quisieran vivir su vida seguramente de otra forma.
Pero, todos, absolutamente todos, poseen algun aspecto de su vida que quisieran cambiar, mejorar,
optimizar. ¿Los convencí de que los cambios, aunque arriesgados, deben ser tomados como
oportunidades úncias en la vida? Si no lo he logrado, déjenme pedirle ayuda a la rana "Ping":
Sepan que todos los problemas que existen fuera de nosotros, tienen su solución dentro de nosotros.
Trabajen en armonía con las circunstancias de la vida. Tomen consciencia de su capacidad para corregir
el curso y seguir avanzando. Para cambiar su vida, deben tener la voluntad de cambiar su mente. Las
opciones alternativas pueden estar ocultas por la poca voluntad de escuchar, o la poca voluntad de ver.
Acepten el desafío que trae el cambio, veanlo con nuevos ojos. Cuando cambien la forma de mirar las
cosas, las cosas que miren cambiarán.
El texto es un extracto del libro "El viaje de Ping - Rumbo al Gran Océano" de Stuart Avery Gold; una
excelente obra que relata con una fabula de animales, temas muy importantes como el miedo, los
desafíos y la superación personal. Altamente recomendado.