You are on page 1of 1

ORI PARTE CINCO LA GUERRA ENTRE LA CABEZA Y EL ANO (PEPE

)
Pataki - La Guerra Entre la Cabeza y el Ano. Cierta vez idí (el ano) era
despreciado por todos y nadie lo consideraba. Orí (la cabeza) decía
que el era el obá (rey) y mandaba en el cuerpo e idí respondió que el
era el oló (jefe superior) del cuerpo y se lo probaría. Idí se cerró, pasó
un día, pasaron dos días y la cabeza no sintió nada, al cuarto día orí se
sintió algo pesada y el estómago y el intestino comenzaron a sentirse
Leopardo representativo del poder de la realeza de un Obá (Rey) en la
cultura yorubá. incómodos. Al sexto día el inú (vientre) estaba
inflamado, el adofé (hígado) estaba duro como un palo y orí empezó a
sentirse muy mal. Ibá (la fiebre) hizo su aparición, el purgante no se
conocía en aquel entonces, y la situación empeoró al décimo día
porque todo funcionaba mal. La cabeza, los brazos, las piernas no
podían moverse, lo que entraba no salía. La cabeza no pudo
levantarse de la estera para llevar al cuerpo. Orí y todos los órganos
del cuerpo tuvieron que rogarle a idí que se abriera. El ano demostró
que es muy importante, aunque nadie lo considera, allí donde está en
la oscuridad, despreciado por todos. Hasta aquí la historia (pataki)
que forma parte de las enseñanzas de la sabiduría yorubá, lo escencial
es que cada cual saque su propia conclusión. ********** Por mi parte
destaco la importancia del uso del sentido común y la aplicación del
claro discernimiento en nuestros comportamientos y apreciación de
las cosas y circunstancias. Descartar la arrogancia porque todo en la
creación cumple una misión y una utilidad por mas pequeña que nos
parezca y debemos tener la sabiduría para respetar la verdadera
misión que debe cumplir cada cosa y no degenerar su uso y valorar la
importancia relativa e interdependiente de todo en la vida. Si bien se
viene destacando la importancia de Orí en la vida de la persona y esto
supone elevar la conciencia para llevar una vida mas espiritual (lo cual
supone un cierto grado de idealismo), en este patakí queda reflejado
que siempre debemos conservar un equilibrio con los distintos planos
de la existencia, respetar las necesidades materiales y satisfacerlas
plenamente no está en contradicción con el plano espiritual, sino que
es aplicar el sentido común. No es fácil ser equilibrado, pero hay que
desarrollar la comprensión, la tolerancia, la humildad, el respeto, el
amor a la salud y a uno mismo. Irete Yero.