You are on page 1of 96
DANILO CRUZ VELEZ MISTERIO DEL LENGUAJE PLANETA ° Danilo Cruz Vélez 1995 © Planeta Colombiana Editorial S.A. ‘Calle 3UNO. 6-41, ‘Saniafé de Bogotd, DC. 1995 1. edicién: Febrero de 1995 ISBN 958-614.419-4 Preparacién litogrética: Multletras Ecitores Lida. Impreso en Colombia PROLOGO Lea primera parte de este libro se abre con una vieja pregun- ta: {Qué es ellenguaje? Desde que fue planteada por primera ver en el "Cratilo” de Plaid, esta cuestldn ha suscitado srvandes difcultades, Pero nuestro interés por ella no provie- rie del vane afin de averiguar y recontar los tropiezos ue ha tenido ia filosofia de lenguaje desde entonces, sino de la ne- cesidad de aclarar un fendmeno histrico reciente. Se trata del hecho de que, en lugar del ego cogitocartesia- ‘no, del yo y sus cogitaciones, es decir, de la razon human, el lenguaje se ha ido convirtiendo en nuestro tempo en el campo elas decisiones filosficas fundamentales. Aunque esta vuelta de a subjeividad hacia el lenguaje se venta insinuando a lo large de a Epoce Moderna, s6lo a prin- Ciptos del siglo XX adquirid un cardcter expreso y prograind- ‘ico, sobre todo desde que se constituy6 el lamado Clreulo de Viena, por cuyo conducto entraron en Ia escena filséficain- ‘ternacional una serie de corrientes del pensamiento occiden- ‘tal que luchaban por un renacimiento del pesitvisme. Danilo Cra Veter Lomismo que el viejo positivismo, esteneopositivismo.ssio, ‘acepta el saber que ofrecen las ciencias posifvas yrechaza el ‘saber metafisico como un saber Wusorio. Pero su campo de trabajo nos, como lo era en tiempos de Comte, a realidad ‘secialy la clasficacion de las ciencias, sino el lenguaje. Enuna de sus direcciones, en el posiivismo logico, el afin ‘en torno al lenguaje se centré en la tarea de lograr para las ciencias posits, cn la ayuda dela ligica formal y de las ‘matemdticas, un lenguaje preciso y exicto, tarea que debla ‘umplir la "sintais Idglea, como la lla Rudolf Carnap, su fndador Carnap coincide con todo el posiivismo en el rechazo de la metafisica. El nico saber vdlido es, en su entender; el que ofrece el lenguaje cientfico iberado, mediante ta labor puri- {ficadora de a sinaxislégica, de los equivacos y ambigheda- des del lenguaje corriente y det lenguaje metafisico. Dicho lenguaje debia consttuir un sistema del saber fundamental y liltimo, vdlido para tada clase de objetos. Por ello, Carnap ‘rea una nueva “ontologia", palabra que parece encerrar una renuncia al espirie antimetafsico det neopositvismo. Sin embargo, este no es el caso. La discipina que designa aqul dicha palabra no es la misma ontologiacldsica, centro de la Imetafisica, ex decir un saber sobre los entes desde el punto de vista de su ser exencial, sino una construccién Idgica, en la ‘cual el ser de las objetos queda reducido a las propiedades {formates que resultan de fas miltiples relaciones que hay en tre ellos. ‘De suerte que para Carnap el lenguaje corrente carece de interés. Lo que a é Te interesa eel lenguaje clentfico, que ex tun lenguaje artificial, Esto hace cuestionables sus pretenvio- nes, Pues el saber que comunica este lenguaje no puede ser mister del lengaaje. 9 ‘algo fundamental y primari. El lenguaje clentfco supone la cexistencia previa de un lenguaje naturaly de un saber criundo ‘de este Sin dicho saber, sin un mundo ya articulado y ordena do por la actividad nominadora del hombre en acttud nati ral, que es una actitud precienificay preldgica, el lenguaje cientifico carecerla de correlatas objetivas para sus sistemas ide conceptos y de simbolos, mediante los cuales convierte 1o dado originalmente en una serie de esquemas abstractos. En el mismo neopositivismo, la direccién que representa Ludwing Wiugenstien st orienta su trabajo en la esfera del lenguaje corriente, dejada a un lado por Carnap. Pero s4 in- tencion es igualmente consttuir mediante reflexiones sobre ‘este lenguaje un saber fundamental. ¥ a pesar de su réchazo dde la metafsica, le da al lenguaje un cardcter metafisico. Pues para dl el lenguaje es ef furdamento explicativo tltima de todas las cosas que constituyen nuestro mundo, un funda ‘mento tiltimo mds allé del cual no se puede i; tal como oci- rl en ta metafisca tradicional con lo Absoluo, es deci, con ‘ios, as ideas, ta subjetividad trascendental, el espirina uni- versal, la materia, la energia, la volurtad de poder, el élan ‘ial, et, que han sido los conceptos centrales de ta metafi- sea en las diversas etapas de su historia, Semejante encumbramiento del lenguaje humano exigia una flosfla del lenguaje como disciplina laséfca funda- imental, ¥ Witgenstein la poste efectvament El dice que “ada filsofia es una crea del lenguaje" aludiendo quis su potietn opuesta ala de Kant, pare quien toda fosofla fs ne "erica de a raxan”.Witgenstein, sin embargo, no Tego cumplir dicks exigencia,y termind mas ben, ovidan- do sus intenciones originarias, en una imvestigacidn de To que lama fos “juegos del enguaje”