You are on page 1of 8

“Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu” (San Lucas 23:46

)
Muerte, Cristo murió. El hombre tiene miedo de la muerte. Muchos poetas y escritores
hacen referencia a la muerte de manera sombría y muchas veces con desesperanza e
incertidumbre. El pecado es el aguijón que atemoriza al hombre. El pecado es la causa de
la muerte y el que causa el temor en las personas a afrontarla.
Cristo murió. Fue sepultado. Murió por causa de los pecados de toda la humanidad. No
fue porque él haya pecado, ya que, “Jesús nunca pecó ni hubo engaño en su boca”.
La muerte de Jesús fue horrorosa y cruel. Sufrió dolores que no se pueden imaginar. Fue
engañado y vendido por uno de sus discípulos, recibió un juicio injusto. Sudó gotas de
sangre en el huerto de Getsemaní, fue azotado sin clemencia, fue clavado en una cruz y
recibió en la cabeza una corona de espinas. Más el momento de su muerte fue sublime y
bello, lleno de gran paz.
Consumada estaba la obra de la redención, consumados todos los sufrimientos. Cristo
eleva sus ojos al cielo y dice: “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”. Cristo sabe
como morir. Sabe entregar su vida en las manos amorosas de Dios Padre.
Las personas que están cercanas a la cruz, se dan cuenta a través de estas palabras
quien es Jesús. El centurión romano puede decir: “verdaderamente , este era un hombre
justo” y los que observaban a Jesús comenzaron a “darse golpes de pecho”, después de
escuchar esta última palabra.
También nosotros moriremos, tú morirás. ¿Cómo será tu muerte? ¿Dónde encontrarás la
respuesta y descanso a tu muerte . ¡En La muerte de Cristo!. También, cada uno de
nosotros, gracias a la muerte expiatoria de Cristo, tiene en Dios un Padre bondadoso y
misericordioso. También tú puedes tener una bella muerte como la de Cristo. Esteban
siguió el ejemplo de su Salvador diciendo: Señor, en tus manos encomiendo mi espíritu.
Juan Huss, reformador en Bohemia unos cien años antes de Lutero, antes de morir
quemado en hoguera dijo cantando “Señor Hijo de David, ten misericordia de mí”. Lutero
aprendió de Jesús el arte de una bella muerte cuando oró así: “Oh Padre celestial, aunque
yo deje este cuerpo, deje esta vida, yo se que estaré con Jesús para siempre. Recibe en tu
seno mi pobre alma”.
Ten presentes las palabras que el Señor tu Dios te da, confía tu vida a sus cuidados, así
cuando llegue la hora del encuentro definitivo, podrás decir con toda seguridad como dijo el
salmista: “Aunque ande en valles de sombra y de muerte, no temeré mal alguno, porque tú
estarás conmigo; tu vara y tu cayado me infundirán aliento” (Sal 23).
Conserva pues, el regalo que Dios te da, y en la hora de la muerte di con Jesús: “Padre, en
tus manos encomiendo mi espíritu”

La cruz abre la puerta al cielo a todo aquel que le cree a él. La cruz de Cristo revela la justicia divina. “El solo se iba a dormir” para despertar el domingo. Para el maestro la muerte era solo un sueño (Lázaro. si hubiéramos seguido paso a paso el drama de la vida de Jesús como en una telenovela. Pero como esto no es ni una telenovela ni una película. porque el autor y actor principal ha muerto. pero no sabíamos hasta qué punto Dios nos . "todo está cumplido" y murió. y tome aliento vuestro corazón. aunque sin entenderlo mucho. clamando a gran voz. ahora nos toca a nosotros. para una película este no sería un buen final. en tus manos encomiendo mi espíritu. Este verso era la oración que toda madre judía enseñaba a su hijo que dijera antes de acostarse a dormir. Estas palabras no son las de un hombre acabado. la ley fue cumplida.. Antes de Cristo. pero por uno de esos misterios tan grandes de nuestro existir. Así mismo este salmo 31 termina diciendo: Esforzaos todos vosotros los que esperáis en Jehová. Entonces Jesús.. y nuestro pecado fue quitado. Estas palabras manifiestan la conciencia de haber cumplido hasta el final la obra para la que fue enviado al mundo: dar la vida por la salvación de todos los hombres. tratándose de la vida real. todo era gris. el mensaje de que "todo se ha cumplido" y la redención fue consumada por Cristo desde la Cruz y la resurrección. Sabíamos que era Infinito y todopoderoso. Y ahora Jesús se abandona en las manos de su Padre. pues muere el protagonista. el abismo de separación entre Dios y los hombres ha desaparecido.. porque sabemos que luego viene la resurrección y la vida definitiva junto al Padre. Las manos de Dios son manos paternales. No hay acusación. en este momento deberíamos romper en llanto. han hecho caso al llamado y se han empapado del mensaje del Reino y de la misericordia del Padre. Esta frase se encuentra en el salmo 31: 5 con solo la palabra padre añadida. Los discípulos le dejaron creyendo que todo había terminado Su madre lloraba desconsolada sintiendo que la vida misma se le iba Satanás celebraba y los demonios se gozaban pues habían matado a Dios Los que pasaban le injuriaban meneando la cabeza.. Dios es un Padre. no había esperanza. No son las palabras de quien tenía ganas de llegar al final. no había salida Dios hecho carne había muerto “ES VIERNES PERO EL DOMINGO VIENE” Gracias a la muerte de Cristo hoy podemos nosotros allegarnos a Dios por medio de Jesús... o de "la mas real de las vidas". expiro Lucas 23: 46. Jesús finaliza su misión entre nosotros. y creeremos en el. Mírate tu que decías que derribarías él templo y en tres días lo levantarías Todo era adverso. Y habiendo dicho esto. Son el grito triunfante del vencedor.Padre en tus manos encomiendo mi espíritu.(31: 24) ¡ES VIERNES PERO EL DOMINGO YA VIENE! Los fariseos le dijeron: Si es el Rey de Israel descienda ahora de la cruz. Los ladrones le injuriaban diciendo: Si eres hijo de Dios bájate de la cruz. dijo: Padre. Las manos de Dios son manos de salvación y no de condenación.. sabíamos que Dios era el Creador del mundo. nos ha dado su mensaje. la vida posee una ambigüedad tan grande que a la vez nos alegramos por la muerte. la hija de Jairo). y algunos. nos acongojamos y sufrimos por la muerte de nuestro redentor. “Padre. en tus manos pongo mi Espíritu”. En la cruz de Cristo: el diablo fue destruido. somos los portadores de un mensaje que no es nuestro.7. La gente se burlaba diciendo: A otros salvo y a si mismo no se puede salvar.

digamos tal como Jesús mismo dijo. El Padre más Padre que existe. Las últimas palabras de Jesús nos muestran un principio que todos los que tenemos a Dios como Padre podemos seguir. Esteban.. encomendando su espíritu en el Señor Jesús (Hechos 7:59). La Palabra Reveladora. quiera Dios que nosotros también podamos en su debido momento. Y habiendo dicho esto. lo que acepta con agrado y libremente. Incluso la misma muerte había sido destruida. Hasta qué punto Dios es PADRE. Y. en tus manos entrego mi espíritu”. también es cierto que lo es todo cariñoso. sólo quedaba morir. Y también. para gritar y proclamar que Aquel. Cuando Jesús pronunció estas palabras. Satanás y todos los demonios del infierno supieron que estaban vencidos. nuestra cultura no entiende que los tiempos de Dios no son los nuestros y e cada momento confía mas en sus fuerzas que en las de Dios. En Cristo toda se había cumplido. no tiene miedo en absoluto a la muerte. a quien en la historia de Israel se le llamaba “El”. Por eso finalmente pronunció su última palabra. clamando a gran voz. salvadas todas las distancias.. Lamentablemente en nuestro tiempo esto parece volverse imposible. ¿Cuántas veces he empezado algo sin rezar antes? ¡Y después me quejo de cómo me va! Todas esas veces fui crucificado. “la voluntad de mi Padre”. lo hizo también en esta última. lo mismo que Jesús: “Dios es mi Padre”. era Su Padre. pero sin esperanzas de resurrección. porque sabe que le espera el amor infinito de Su Padre. Y si es cierto que es un Padre Todopoderoso. dijo: Padre. Septima Palabra: Padre. en tus manos encomiendo mi espíritu. Abba. en que el justo atormentado confía su vida al Dios bondadoso y fiel. la victoria fue total. “Elohim”. Jesús pone su espíritu el cual salía de su cuerpo en aquella hora. Y el hecho de que tenga seis mil millones de hijos en el mundo. o por lo menos como si no tuviera influencia en nuestras vidas. “Padre. y había gritado: “¿Por qué me has abandonado?”. hemos tomado solos las riendas de nuestras vidas y nos ha ido bastante mal pues no hemos puesto nuestro espíritu en las manos del Padre. Lucas 23:46 dice: "Entonces Jesús. protomártir cristiano. al cuidado del Dios Padre. expiró". 7.6). “El sin nombre”. Durante tres años se lanzó por los caminos y por las sinagogas. que Jesús pone a disposición del Padre. Hoy parece que vivimos como si Dios no existiera. eso no impide que a cada uno de nosotros nos mime y nos cuide como a un hijo único.amaba. Nosotros debemos intentar que cada día de nuestras vidas esté en las manos del Padre. Jesús dando cumplimiento a la profecía (Salmo 22:8) puso su espíritu en manos de su padre amado. nuestro Padre. sin dejar de ser aquello. “El Eterno”. “los designios de mi Padre”. Esteban pudo hacerlo. en tus manos entrego mí espíritu (Lucas 23:46) Esta palabra expresa la oblación de la propia vida. por las ciudades y por las montañas. también nosotros podemos decir. Cuando llegue el momento de partir de este mundo. una palabra intima para referirse al ‘padre’. Y Jesús sabe que va a descansar al corazón de ese Padre. Evoca el (salmo 30. . que imitó a Cristo en la primera palabra. pues ¿quién nos da la vida? Y el que había temido al pecado.

exclama con gran ímpetu estas palabras. seguridad. como estaba escrito. y las rocas se partieron. (Hebreos 9:27). si así no fuera. vinieron a la santa ciudad. En otra ocasión dijo: "En la casa de mi Padre muchas moradas hay. Aquel que antes habló de Lázaro junto al seno de Abraham. mismas que denotan: · Una subordinación total hacia el Padre. ni tenga miedo". Y si me fuere y os preparare lugar. Finalmente el apóstol Pablo también lo afirmó: "Porque de ambas cosas estoy puesto en estrecho. el velo del templo se rasgó en dos. yo no os la doy como el mundo la da. Así como en la Creación. por lo tanto. se levantaron. y dijeron: Verdaderamente éste era Hijo de Dios". y saliendo de los sepulcros. y os tomaré a mí mismo. para que donde yo estoy. (Su . como el sol (que se oscureció) y el velo del Templo (que se rasgó). Ahora se muestra tranquilo y confiando. No se turbe vuestro corazón. sabía en Quien podía descansar. Jesús reposa su espíritu en el Padre después de completar su obra en la cruz. Jesús. temieron en gran manera.Fue tan potente esta palabra que la tierra se estremeció. junto a su Padre. Dios descansó en el séptimo día. Jesús dijo: "La paz os dejo. a preparar lugar para vosotros. Esa parte nos llegará en algún momento a cada uno de nosotros. Sabía que de Él había venido. después de la resurrección de él. Mateo 27:51-54 relata: "Y he aquí. confianza. “Padre. De modo inevitable hemos de pasar por aquel valle sombrío. porque dice la palabra del Señor: "Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez. 3). viendo que todo se había cumplido a la perfección. sólo en esas circunstancias podremos decir con gozo: "Padre en tus manos encomiendo mi espíritu". hasta en ese momento. mi paz os doy. la Deidad reposa. Los cielos estaban abiertos para llevarle en triunfo a su aposento celestial. vendré otra vez. (Juan 14:2. voy. El centurión. lo cual es muchísimo mejor". ahora se disponía a entrar por aquellas puertas eternas. en tus manos encomiendo mi espíritu” Lucas 23:46 b Grito de encargo. y muchos cuerpos de santos que habían dormido. Llega el momento de su muerte. incluso en los elementos. teniendo deseo de partir y estar con Cristo. seguramente miles de ángeles haciendo una calle de honor para su entrada. yo os lo hubiera dicho. vosotros también estéis". y aparecieron a muchos. y se abrieron los sepulcros. y las cosas que habían sido hechas. ni siquiera pudo contener a sus muertos. visto el terremoto. pues. pero la muerte redentora de Cristo es la garantía de que podremos terminar nuestros días con la misma confianza que Él. pero Cristo no teme aquella parte espiritual de su tragedia. (Filipenses 1:23). satisfacción. y la tierra tembló. y después de esto el juicio". Siempre después de una obra cumbre. de arriba abajo. y los que estaban con él guardando a Jesús.

tan sólo es el preámbulo de una victoria contundente sobre la muerte. La muerte había puesto fin a la comunión de vida entre los discípulos y el Jesús histórico. vivirá”. Antes bien. Dice: “El que cree en mí. ya que expresa a plenitud que la muerte no termina con Él. te adore. a tus manos encomiendo mi espíritu"(Lc 23. ahora le aguardaba el retorno al Padre. Y así fue. El mismo Jesús había prometido que se levantaría de la muerte. esperando en Dios. Suceda lo que suceda. en ella o después. el Dios de la salvación tendría la última palabra. le encomienda su espíritu (¿quién nos arrebatará de Tu mano? Por otro lado. Fue entonces cuando el Padre dijo la última palabra. (Su Obediencia) · La certeza de que la encomienda era tan solo momentánea. (Su Amor) · Había cumplido la Gran Tarea. la resurrección a todos los que creen en su nombre. (Su Trascendencia) · Tiene una connotación de adoración: elevo hacia a Ti mi espíritu ¡OH. su vida sería renovada: "al tercer día".46). para que en lo alto. al final de todo. como obrero que no tiene de que arrepentirse. Asegurando con esto. sino más bien. El Padre busca adoradores que le adoren en espíritu y en verdad. y del Hijo para con el Padre. Padre!. (Su Adoración) A pesar del fracaso humano. para que “toda potestad le fuera dada. estaba en manos de su Padre. en Tus manos encomiendo mi espíritu. o sea. para que esté en él y tenga poder en Él. suele también enviarle su Espíritu. a Quien le ama. esperanzado más allá de cualquier posible esperanza y desesperanza. Encomienda momentáneamente su espíritu al Padre. ahora pues. está en manos de Dios.Actitud) · Correspondencia total del amor divino del Padre para con el Hijo. aunque esté muerto. gozando la satisfacción de haber cumplido excelentemente. Moría. Jesús contaba con que. “te encomiendo mi espíritu”. antes de su muerte. porque sabía que volvería con poder y gloria. exclama con certeza y confianza. pues Tu habitas en medio de la alabanza. pues. A quien ama a Jesús de entre los hombres. desde su radical. brutal soledad. pasara lo que pasara. Jesús clamó la más impresionante fórmula de fe desnuda: "Padre. Qué mejor adorador que el Hijo. ¡no!. el "tercer día". tanto en el cielo. como en la tierra” y El Padre “pusiera todas las cosas debajo de sus pies”. la definitiva: un "sí" rotundo y absoluto a la vida y a la predicación de Jesús. (Su Promesa) · Declara eternidad en la frase. Los discípulos se desanimaron en . sabía que el Padre le amaba. Jesús años antes había escuchado del Padre: “Éste es mi Hijo amado”. Jesús siempre había confiado en Dios. tenía la conciencia de que.

Y así. y tengo poder para volverla a tomar” (Juan 10:17. sin miedo. a quien ustedes crucificaron y a quien Dios resucitó de la muerte" (Hch 4. Pero aquí también hay una diferencia. ellos mismos anunciaron con todo descaro. que Jesús había resucitado de entre los muertos: "Ustedes. por manos de paganos.23-24). sino que yo de mí mismo la pongo. En esta acción victoriosa. Cristo pronunció estas palabras “clamando a gran voz” (Lucas 23:46).18). Nadie me la quita. vemos a Cristo . al escuchar grito tan fuerte proferido de los labios de Cristo. que ha sido por obra de Jesús Mesías. El salmista habla como un pecador que acude a Dios buscando salvación. vicaria y voluntaria. David las puso en el Salmo 31:5: “En tu mano encomiendo mi espíritu. pero Dios lo resucitó al tercer día. lo mataron en una cruz. Hay. Dios de verdad”. de nosotros. e hizo que se dejara ver. no fue sin razón que el Centurión.extremo y en cierto modo abandonaron al Maestro. oh Jehová. y muchos mártires y creyentes a través de los siglos. El Salvador habla como un vencedor que viene a Dios para presentarle la salvación que ha obtenido para los hombres. El Hijo de Dios antepone “Padre” y omite la referencia a la redención. una gran diferencia entre las palabras de David y las de Cristo.. lo que indica que fue una acción voluntaria.40-41). que había perdido casi hasta la última gota de su sangre. sin embargo. exclamó: «Verdaderamente éste era el Hijo de Dios» ESTAS palabras han estado en labios de muchos en la hora de la muerte. Esteban. que hemos comido y bebido con él después que resucitó de la muerte" (Hch 10. sino de los testigos que él había designado. "Mataron al autor de la vida. la muerte los vencía. Ellos no podían retener su espíritu.. han muerto con estas palabras en sus labios. el Nazareno. Los mismos apóstoles. Pero unos días después. Hasta hacen curaciones en nombre del Resucitado y lo justifican con toda claridad: "Quede bien claro. como profeta. se ofrecen a sí mismos como testigos de este hecho inaudito: "Lo mataron colgándolo de un madero. no de todo el pueblo. Pero Dios lo resucitó rompiendo las ataduras de la muerte" (Hch 2. Tengo poder para ponerla.10). antes temerosos. para volverla a tomar. sacerdote y rey. tú me has redimido. “Pongo mi vida. pero Dios lo resucitó" (Hch 3.15).

SACERDOTE. Todo lo que él es y dijo se puede entender solamente a la luz de la cruz.27). dramatizó su mensaje. inocente. Su última palabra en la cruz fue la proclamación de un Rey. Ciertamente es extraordinario y glorioso el Rey que ocupó una cruz en el lugar llamado Gólgota. Al morir. Fue más fuerte que la muerte. Nuestro Rey. signo de ignominia y vergüenza. pero el postrer Adán. La tabla en que estaba escrita su causa proclamaba en tres idiomas que él era Rey. Con sus últimas palabras. Cristo llega a la presencia de Dios y ofrece el sacrificio por nuestro pecado. . con voz de mando. el único CAMINO a Dios. y luego por los del pueblo. sin mancha. 27:51) indicando que ya no hacían falta más víctimas. El mensaje de Dios a la humanidad es el mensaje de la cruz. Doblemos nuestra rodilla y adoremos. “Porque tal sumo sacerdote nos convenía: santo. que no tiene necesidad cada día. En él no había culpa ni mancha alguna. Nosotros no tenemos que esperar hasta el momento de la muerte para poner nuestras vidas en esas manos poderosas ( Juan 10:27. son esclavos de la muerte. El Rey pasa de los tormentos del infierno a la presencia de Dios con la palabra “Padre” en sus labios. Cristo es el profeta anunciado por Moisés. el Autor de la VIDA. porque esto lo hizo una vez para siempre. en signo de poder y victoria. Llevaba una corona extraña. usa a la muerte para llevar su espíritu a Dios. El primer Adán y todos sus descendientes. venció a Satanás y llega a la presencia de Dios llamándole Padre. Su vida estaría segura en las manos de Dios. ofreciéndose a sí mismo” ( Hebreos 7:26. Nunca hubo y nunca habrá un rey cual Jesús. de arriba abajo ( Mt. Como profeta. el Rey transforma a la cruz. … de ofrecer primero sacrificios por sus propios pecados. la fuente de VERDAD. Este Rey. de espinas. El relato inspirado cuidadosamente indica esto. es su vencedor y la muerte le obedece. No olvidemos que Cristo murió en la cruz como rey.29). Abramos nuestro corazón y creamos. y hecho más sublime que los cielos. Como muchos profetas del Antiguo Testamento. en la cumbre del Calvario. apartado de los pecadores. Cristo predicó su mensaje más importante desde la cruz. más sangre. Nuestro Sacerdote. como nuestro Sumo Sacerdote. Allí. podemos encontrar a: Nuestro Profeta. ni más expiación por el pecado.PROFETA. Su voz no fue débil. la justicia y la paz se besaron” (Salmo 85:10). En este momento el velo del templo se rasgó en dos. Controlaba plenamente la situación. En el lugar de degradación y miseria “la misericordia y la verdad se encontraron. REY.

.Rindamos nuestra vida y sirvámosle con integridad.