You are on page 1of 2

1

1948-14 de Mayo-2008
ISRAEL: SEXAGESIMO ANIVERSARIO
DE LA DECLARACION DE INDEPENDENCIA

Quisiera ser… por Moshé Rozén
Representante en Argentina
del Movimiento Kibutziano de Israel

Israel celebra sus primeros 60 años como estado soberano, pero
en mayo de 1948. a pocas horas de proclamada la
independencia, se produjo la invasión de los ejèrcitos regulares de
los países árabes.
650.000 judíos de Eretz Israel-Palestina enfrentaron durante 15
cruentos y dolorosos meses aquel intento de ahogar al
movimiento de liberación nacional –el sionismo- a sólo tres años
de la destrucción de la judeidad europea –la Shoá-pero la
agresión se vió frustrada y el jóven país resistió el impacto
genocida.
Cuando festejamos este aniversario debemos recordar que “Miljemet
Haatzmaut” (la Guerra de la Independencia) tuvo un alto costo en vidas:
seis mil israelíes cayeron en la batalla de Israel, o sea, aproximadamente el
uno por ciento de la población.
Tal vez por eso, muchos nos ven, a los israelíes, como a un pueblo de
temperamento espartano, que –acosado por amenazas belicistas- elige la
fuerza como idioma.
La realidad es otra: los soldados se movilizaron para la defensa en 1948,
en 1967, en 2006, luchan también hoy, pero quieren volver a casa.
Al celebrar la existencia de Israel, recordemos a los miles de civiles y
soldados que hicieron posible estos primeros sesenta años.
Recordemos también lo que señalamos: su deseo de regresar a los seres
queridos, a tener un hogar y vivir en paz.
2

Roí Yaysh de Hertzlia, un reservista, murió, herido por un misil, en las
cercanías del Kibutz Kfar Guiladí. Era el día 26 de la Segunda Guerra del
Líbano. Tenía 27 años.
Roí había escrito una canción titulada “Yeled” (Niño):

Madre:
de pequeño
quise ser descubridor de tierrras, viajar por el mundo con mochila y bastón:
sin casa, solo yo ante el gran mundo.
Quise curar a la gente, repartir medicamentos, conquistar la fama.
Quise ser mago en un gran salón, que me aplaudan, volar por el mundo.
Quise ser combatiente, dirigir soldados, vencer a los enemigos.
Quise ser famoso.
Madre:
Ahora que ya soy un hombre, que es lo que siempre quise ser,
Ahora no quiero ser descubridor, ni médico, ni mago, ni soldado.
Ahora tampoco quiero la fama.
Sólo pido ser lo que seguramente fui alguna vez:
Tu niño, un niño - siempre.

Un país de 60 años no puede recuperar los sueños de la infancia, pero el
recuerdo de soldados como Roí ayudan a mantener vivas otras utopías,
como aquellas que impulsaron a Ben Gurión y a su generación en mayo
de 1948.

NOTA EDITORIAL-NUEVA SION,
BUENOS AIRES, MAYO DE 2008.