Salvador Bayona

XVII.- LA NOCHE DE AUTOS
Antes incluso de haber cargado el camión en el palazzo Volpi Michael, el orondo suboficial encargado, y Franz un cabo de bonachona sonrisa habían liquidado sendas botellas de chianti y varios botellines de cerveza. Llevaban en Italia desde que el barón von Behr estuviera destinado en la embajada de Roma, es decir, que Phillip los conocía en profundidad por ser los militares más antiguos en este destino y los más incompetentes de los militares adscritos al servicio diplomático y, aunque su carencia de ambición y su poco disimulada afición por la bebida había contribuido aún más a su poco deseable reputación, él sentía cierta simpatía por ellos, precisamente por resultar fácilmente manejables, aunque mucha menos de la que sentían ellos por el príncipe, que casi podía calificarse de devoción. En cualquier caso, el príncipe no dejaba de reconocer que se trataba de dos seres perfectamente prescindibles. Precisamente los había escogido por su prescincibilidad y esta mezcla de fidelidad que mostraban hacia su persona, como perros domésticos, derivada de simples atenciones regulares siempre que visitaba la embajada en Roma y alguna que otra gratificación de tan gran importancia simbólica como poco cuantiosa. Aquel día, una opípara comida con él y una cantidad casi ilimitada de bebida a su costa había constituido el primer paso hacia el éxito del plan. Casi lamentaba que fueran a morir. Durante la tarde, tras haber enviado a Pontoni el mensaje con Laura y haber recibido confirmación a través de ésta que Gaviota emboscaría al camión aquella noche, mientras esperaba en la biblioteca la llamada de Lohse, había intentado sin éxito encontrar un plan alternativo, tal vez a
- 96 – Todos los capítulos de la novela en http://jungladeasfalto.com

El restaurador y la madonnina della creazione

causa de la simpatía que despertaban en él los dos borrachines, pero desistió de ello después de recibir a un enviado de Tagliabue, que portaba una pesada maleta de piel marrón para él, en cuyo interior colocó, con extremo cuidado, una botella de licor. Después de hablar con Lohse por teléfono recogió al notario de Como al volante de su propio coche y guió al zigzagueante camión hacia las afueras de Cantú hasta la casa de Scarampa, a la que llegaron apenas media hora antes que Lohse. El notario era un anciano afable con el que guardaba una buena relación, casi amistosa, a fuerza de compartir reuniones sociales y mesa en el casino de Pontoni y al que podía pedir que se tomara ciertas licencias en su trabajo, ya de por sí ciertamente laxo a causa de su avanzada edad y lo acomodaticio de su posición. Por un momento temió que el estado de Michael y Franz les impidiera conducir el camión de regreso a Milán, pero los años de práctica les había conferido una resistencia al alcohol fuera de lo común, de manera que después de sentir el fresco aire en el rostro durante el breve trayecto ambos parecían plenamente recuperados y dispuestos a seguir bebiendo. Por fortuna, el notario hizo gala de su jovialidad en casa de Scarampa, con quien mantenía una buena relación desde su juventud, evitando que aquella media hora de espera resultara especialmente violenta. No obstante su presencia también significó que Phillip no pudiera mantener con Scarampa, y fue él quien lo inició ante la rigidez pétrea de éste, más que un breve intercambio de palabras que nadie más entendió para confirmar que los detalles del plan se mantenían conforme a lo acordado. - Este hombre es una esfinge para mí –se decía Phillip mientras el notario contaba anécdotas relativas a la propiedad- y me sorprende que mantenga la sangre fría en un momento como éste. Esta noche yo me juego el ser o no ser en el programa de arte del tercer Reich, pero él se arriesga a perder su pequeño dios familiar. Debería estar nervioso. Debería contemplar la posibilidad de que yo le traicionara, y eso debería ponerle nervioso... a no ser que cuente con una alternativa, un seguro. Seguramente eso es lo que yo habría hecho y sí, sin duda, eso es lo que le da a él esa serenidad que tanto me exaspera. Desde luego, él podría intentar traicionar nuestro acuerdo hablando con Lohse, pero entonces perdería también la oportunidad de conservar la tabla. Sin embargo, el hecho de que yo no pueda ver la forma en que pudiera traicionarme no significa que no pueda o no
- 97 – Todos los capítulos de la novela en http://jungladeasfalto.com

Salvador Bayona

vaya a hacerlo. En realidad sólo puedo esperar a ver cómo evolucionan los acontecimientos. Scarampa se levantó al escuchar un silbido, poco antes de que el ruido del motor de un coche se hiciera sentir en el despacho. Contrariamente a lo que Phillip le había visto hacer en todas las ocasiones en las que había estado en su casa, se encaminó hacia el exterior para recibir a Lohse, ante lo cual Phillip se vio obligado a seguirle, no así el notario, quien permaneció unos instantes más concentrado en la libación su copa de licor como si no hubiera nada en el mundo más importante. - Tenía la esperanza de que no viniera –dijo Scarampa tendiendo la mano a Lohse, quien ya se había apeado del coche y daba instrucciones a los operarios-. - Lo comprendo, pero ya ve usted que nuestro interés es firme y que el acuerdo sigue en pie. ¿Ha llegado ya el notario? - Sí, el príncipe tuvo la bondad de traerlo en su propio coche. Lohse le esbozó una ligera sonrisa de cortesía al mismo tiempo que inclinaba su cabeza y él correspondió de igual forma. - En ese caso, me gustaría que procediéramos ya a la lectura y firma de los documentos. Lo cierto es que vamos un tanto apurados de tiempo. Cuanto antes pueda darle su dinero y llevarme la tabla, antes podremos descansar todos. - Por supuesto. Sígame, por favor. - ¡Pobre imbécil! –pensó Phillip al verlos dirigirse hacia el interior de la casa-. Ni tan siquiera es capaz de ver que no le llega a la suela de los zapatos a Scarampa. Está convencido de que negoció con habilidad... ¡Un momento!, ¿es esto compasión por él?. Será mejor que me concentre o yo mismo puedo echarlo todo a perder por culpa de una tontería como ésa. - ¿Nos acompañará usted, príncipe? –Lohse se volvió hacia él poco antes de abrir la puerta- ¿quiere usted estar presente en la firma de los documentos?. Sus ojos se encontraron con los de Lohse que parecían dudar entre el recelo que todavía debía sentir hacia él y una cierta necesidad de tener junto a sí a alguien que le diera seguridad. Fuera lo que fuera lo que había tras la mirada del joven, Phillip sabía muy bien lo que había de hacer en aquel momento. - No, por favor. Me agrada su propuesta, pero yo ya no soy importante ahí dentro. Es más, dado que el tiempo apremia, y si no
- 98 – Todos los capítulos de la novela en http://jungladeasfalto.com

El restaurador y la madonnina della creazione

les importa, yo mismo puedo encargarme de que embalen la tabla en la caja mientras ustedes ultiman todo el papeleo. Esta vez fue la mirada de Scarampa la que se llenó de significado y, por un segundo, Phillip supo que había dudado de él. Sin embargo, se volvió rápidamente hacia Lohse. - Por mi parte no tengo nada que objetar. Si usted lo cree conveniente, avisaré a Salvatore para que les acompañe durante los trabajos. Como cabía esperar de él, Lohse no encontró razón alguna para que no se hiciera así, y, al poco tiempo, uno de los Scarampa, un joven fornido llamado Salvatore, abría la puerta de la capilla y sorprendía a las cuatro mujeres que rezaban en su interior, entre ellas Marcia, la mujer de Beppo Scarampa, a la que Phillip saludó amablemente; sus lágrimas, pero sobre todo el gesto agrio y la rapidez con la que retiró su mano, sin embargo, dieron a entender que él ya no le resultaba agradable, sin duda porque lo vinculaba a la marcha de la tabla. - Eso indica que no está al corriente de lo que va a suceder esta noche –pensó Phillip-. Cuanta menos gente conozca lo que hemos urdido, mejor, aunque espero que este tal Salvatore sí sepa lo que está haciendo. Un trabajo demasiado concienzudo podría retrasar la recuperación de la tabla del camión. En efecto, Salvatore parecía supervisar el trabajo de Michael y Franz como un auténtico profesional que tuviera en mente lo que habría de hacerse después, y Phillip le dejaba hacer al tiempo que asentía cada vez que los dos soldados, todavía confundidos por el alcohol y la capacidad de mando del italiano, le solicitaban confirmación con la mirada. Dada la premura de tiempo no había podido construirse una caja con las medidas de la tabla, pero esto, antes de constituir un inconveniente, les proporcionaba una ventaja considerable, puesto que Franz había encontrado una caja de dimensiones aproximadas y con pasadores metálicos, lo cual favorecería su rápida apertura, puesto que la tapa no se cerraría con clavos, como era habitual. Por lo que respecta a la protección interna, improvisaron un embalaje rodeando la tabla con mantas militares, que la protegerían de los movimientos propios del viaje y del contacto con las cuñas que la falcarían una vez dentro de su sarcófago. Salvatore, con buen criterio, obligó a Michael y Franz a clavar las cuñas al interior de los laterales y a disponer la tabla de forma que la abertura de la manta quedara del lado de la cubierta, de modo que en apenas unos segundos podría sacarse de su embalaje y volverse a cerrar la caja. Una vez en el camión, y
- 99 – Todos los capítulos de la novela en http://jungladeasfalto.com

Salvador Bayona

antes de asegurar la caja a los herrajes, Phillip insistió en que fuera Lohse quien diera el conforme. Sin embargo el joven no quiso interrumpir el protocolo de lectura y firma y no inspeccionó la tabla y su embalaje hasta que hubo finalizado la firma de los documentos. Aquello les dejaba prácticamente sin margen de maniobra para recuperar la pieza, así que Phillip creyó su obligación hacer una seña a Scarampa, pero éste ni tan siquiera estaba pendiente de él. Sabía muy bien, sin embargo, lo que debía de hacer. - Todo conforme. Ya podemos irnos –dijo Lohse cerrando el último pasador de la caja-. - De ninguna manera. El acuerdo no se hace firme hasta que ambas partes comparten un buen trago de licor. Lohse le preguntó con la mirada y el príncipe asintió con la cabeza, aliviado por la intervención de Scarampa. - Así se hacen las cosas en la provincia de Como. Pero, si quiere que le diga la verdad, es una costumbre muy placentera, y más en casa de Don Beppo Scarampa, quien fabrica uno de los orujos más imponentes yo diría que de toda Italia. Vaya usted, y no se preocupe que aquí quedamos Michael, Franz y yo mismo. - En ese caso, bebamos y partamos cuanto antes. Phillip sabía que a partir de aquel momento cada segundo resultaba de vital importancia, de modo que cuando aún no habían cerrado la puerta él ya sacaba de la caja de su vehículo una vieja maleta y la llevaba al camión. Los dos soldados acababan de encender un cigarrillo y permanecían apoyados en la parte trasera. Mientras arrastraba el pesado bulto hacia ellos Phillip cayó en la cuenta que ni la calidad de la maleta ni su estado, más bien ajado, se correspondían con un hombre de su categoría, y, por un instante, estuvo a punto de rezar para que ni Franz ni Michael encontraran aquello sospechoso. Éste se adelantó y tomó la maleta de sus manos. - Déjeme, por favor, yo la subiré al camión –dijo, alzándola hasta el suelo de la caja de carga- ¡Cielo santo!, ¿Qué ha puesto en la maleta? ¿Las piedras del coliseo? - ¡Pero qué golfos sois!, ¡no se os escapa ni una! –intervino Phillip con rapidez ante el asombro de sus dos interlocutores, que no habían oído nunca al príncipe hablar con aquella familiaridad-. Si supieran de vuestro olfato os trasladarían a aduanas inmediatamente. Con movimientos suaves pero rápidos inclinó la maleta, ya en el interior de la caja del camión, y la entreabrió de forma que su contenido
- 100 – Todos los capítulos de la novela en http://jungladeasfalto.com

El restaurador y la madonnina della creazione

quedara oculto a los dos militares, para extraer la botella que había colocado previamente en su interior. - Son solo algunos... recuerdos de Italia, pero esta botella... seguramente tendría que compartirla en Berlín con alguno de esos burócratas estirados, ya sabéis lo que quiero decir... pero ¡qué demonios!, si ha de ser bebida, no encuentro a nadie mejor con quien compartirla que con vosotros, quiero decir, si me concedéis el placer de vuestra compañía bajo aquella morera. - ¡Es White Label! –exclamaron los dos al unísono-, ¡Por supuesto que le acompañamos! Phillip caminó con ellos hasta la morera, distante apenas veinte metros, intercambiando sonoras frases de aprobación y monopolizando su atención como sólo él sabía hacerlo. Era consciente que la distracción de los dos borrachines resultaba imprescindible para que los hombres de Scarampa se hicieran de nuevo con la tabla, de manera que tuvo buen cuidado de disponer a los dos hombres de espaldas al camión sin abandonar por un instante su locuacidad y toda la socarronería de que era capaz. Un par de minutos más tarde, cuando alcanzó a ver la sombra de tres hombres cargando con la tabla deslizándose tras el vehículo se concentró en conseguir que Franz y Michael liquidaran el dorado contenido de la botella, cosa que no le costó demasiado trabajo. Bien pasada ya la medianoche Lohse esperaba, subido al viejo citröen, que Franz y Michael acabaran de poner en marcha el camión y éstos, dentro de la cabina, esperaban a su vez que Phillip, asomado a su parte trasera, recogiera un objeto personal que, según les había dicho, había olvidado recoger del interior de la maleta. - Espero que nos volvamos a ver pronto –dijo Lohse estrechando su mano a través de la ventanilla cuando se acercó al citröen- ¿sabe una cosa, príncipe? debo reconocer que yo también me equivoqué con respecto a usted. Sé que sólo ha cumplido con su obligación y que esto no es razón para el mérito, sin embargo sepa que informaré favorablemente de su trabajo y actitud. - Estamos empatados, entonces. Hasta pronto, y que tenga un buen viaje. Y mirando a los dos vehículos alejarse entre la polvareda del camino Phillip no pudo reprimir un profundo suspiro, y algo, como una sombra de tristeza, que oscureció su humor.
- 101 – Todos los capítulos de la novela en http://jungladeasfalto.com

Salvador Bayona

¿Otra vez remordimientos?, ¿y por ese joven? – pensó- debe ser que me estoy haciendo mucho más viejo de lo que pensaba. Desde luego no ha hecho menos méritos que los buenos de Franz y Michael para morir esta noche, de manera que no entiendo porqué habría de lamentarlo. Un poco más tarde, cuando él mismo se disponía a llevar al notario y la embriaguez que éste acarreaba de vuelta a Como, se vio sorprendido por la presencia de numerosos hombres que, armados con escopetas de caza, salían desde el viñedo al camino a su paso. - ¡Este era el seguro de Scarampa! –se dijo-. De manera que la esfinge no es tan confiada como parece. Si algo hubiera ido mal esta noche, estoy seguro que ninguno de nosotros habría conseguido salir con vida de esta propiedad. En cualquier caso, yo mismo no estoy todavía fuera de peligro. Habrá que ver si los partisanos de Gaviota me dan la cobertura que necesito, y en el momento preciso. Mi trabajo esta noche no ha hecho más que empezar, pero ya no puedo hacer nada más con este tema. -

- 102 – Todos los capítulos de la novela en http://jungladeasfalto.com

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful