EX P -|0000020160220|660|407

La tarea de comprender
los universos en los que
se mueven los candidatos
presidenciales puede parecer
titánica. El más reciente libro
de la editorial Planeta nos da
algunas claves.

sm&
2 0 de febrero del 2016

Una campaña marcada por caras conocidas, sorpresas y más
de un momento de suspenso recibe una nueva mirada en el libro
A nticandidatos. S o m o s conversó con su editor, el politólogo Carlos
Meléndez, sobre la coyuntura electoral.
ESCRIBE: DANIELA MENESES SALA / DMENESES@COMERCIO.COM.PE /

U

n fastbook. Así
es como des­
cribe el ana­
lista político y
columnista de
El

Comercio

léndez su más reciente
libro: Anticandidatos.
E l thriller político

DE LAS ELECCIONES
del 2016 . Artículos

@MENESESDANIELA ILUSTRACIÓN: NADIA SANTOS

estos meses. Aprovechando
la ocasión, nos sentamos con
Meléndez a conversar de los
candidatos, los electores y la
campaña.
Carlos Me­
Entre plagios de libros y planes
de gobierno, nacionalidades en
duda, fujimoristas peleones,
candidaturas en vilo... ¿cuál
es el ritmo que viene marcando
esta campaña electoral?

escritos por jóvenes
comunicadores, abo­ Una frase lo resume: ‘siem­
gados, politólogos y pre te ven’. Hace 30 años, un
sociólogos buscan ex- escándalo de plagio o el rollo
plicar desde adentro de la inscripción de un parti­
(y en lenguaje simple) do podría haber sido resuelto
el mundo electoral en entre las bambalinas de la po­
el que todos, sin pedirlo, lítica tradicional peruana. Ya
nos encontramos inmersos no. Esta campaña está muy

/

supeditada a las energías de
pequeños núcleos ciudadanos
que van descubriendo temas
que escandalizan.

¿Y por qué hablar de ‘anticandi­
datos’?

Un político tiene que conquis­
tar las mentes y los corazones
¿De ahí también que te refieras de los votantes. En nuestro
al libro como el thriller político de país, sin embargo, se vota con
estas elecciones?
las entrañas. Lo
El análisis político
que es más fuerte
“La penetra­
se ha convertido
es la identidad ne­
gativa. Aquí no se
en un oficio de ción de los
alto riesgo. La pe­ poderes ilega­ sigue al candidato;
se lo rechaza.
netración de los les ha llevado
poderes ilegales
ha llevado a la po­ a la política a
NUEVO SIGLO
lítica a los rinco­ los rincones
Algunos han capi­
nes del narcotráfi­ del narco­
talizado la iden­
co, el sicariato, las
tidad de un pa­
tráfico y las
mafias. Estudiar la
dre encarcelado.
política hoy tiene mafias”, dice
Otros han preferi­
mucho de policial. Meléndez.
do apoyarse en el

23

24

SWflS
2 0 de febrero del 2016

KAREN ZÁRATE

VOTO Y COCA
• LÍNEA BLAN CA. Ricardo
León, periodista de E l C omer­
cio , es el encargado de analizar
el voto en las zonas cocaleras.
• V I E J A S ESTRATEGIAS
León sostiene que la primera
vez que los cocaleros llegaron
a las grandes ligas políticas fue
en el 2006. Tener representa­
ción en el Parlamento Andino y
en el Congreso se probó infruc­
tuoso: no consiguieron detener
los trabajos de interdicción de
la hoja de coca.
• HISTORIA ACTUAL. Para
León, la política cocalera fun­
ciona sobre la base de la ame­
naza a la hoja de coca. Como
hoy los cocaleros no sienten la
amenaza de ser erradicados,
no se ve un movimiento fuerte.
• A L CONGRESO. S í hay,
sin embargo, candidatos de
valles cocaleros que están
postulando al Congreso, dice el
analista. Su agenda es menos
agresiva que en ocasiones
anteriores.

ERNESTO BENAVIDES

• H O JA DE CO CA Y N ARCO ­
TRÁFICO. El analista calcula
que alrededor del 90% de los
cultivos de coca llega a manos
de los narcotraficantes. Los
cocaleros muchas veces no
saben - y no preguntan- quién
les compra.

Para Carlos Meléndez,
el análisis político es un
trabajo de alto riesgo, que
obliga a surcar caminos
colindantes con el
narcotráfico, el sicariato
y las mafias.

combo universidad-empresaequipo de fútbol. Ambos, sin
embargo, tienen algo en co­
mún: son dos partidos nacio­
nales que han surgido en este
nuevo siglo.
D ices en A nticandidatos que
Fuerza Popular ya es un partido.
La pregunta es: ¿le pertenece al
padre o a la hija?

Sin duda, hoy Fuerza Popular
-aunque como organización
puede ser débil- sí es un parti­
do. Esta elección es la consoli­
dación de Keiko como lideresa
del fujimorismo. Y lo ha con­
seguido con trabajo duro. Las
crónicas de campaña cuentan
que ella se queda a dormir en
los Uros, se reúne con comu­
nidades nativas de Iquitos, con
organizaciones de comercian­
tes de Tacna...
Ha recorrido todo el Perú, pero
su intención de voto se m antie­
ne en un 3 0 y pico por ciento...

C O C A LE R O S. Algunos de sus
representantes apuntan a ser
elegidos en cargos públicos.

Ella también es una ‘anticandidata’ y sigue habiendo antifujimorismo. Además, quién
no quisiera llegar al 30% en el
Perú, un país tan heterogéneo.
La candidatura del otro partido

POLÍTICA e n e l c a l l a o
• CHIM PU M CALLAO. En
A nticandidatos, el politólogo
José Carlos Rojas se adentra
en el primer puerto y analiza la
relación de los votantes con el
movimiento político más impor­
tante de la zona.
• CLIENTELISMO. De acuerdo
con Rojas, desde 1995 Chim
Pum Callao atrae simpatizantes
a través de personas coloca­
das en diferentes puestos de
trabajo de entidades públicas.
Los candidatos del movimiento
también repartirían canastas,
harían rifas e incluso pondrían
carpas para ofrecer manicures.

nacional que identificas, A lia n ­
za Para el Progreso, no ha des­
pegado de la base 10. ¿C re e s
que las acusacio nes de plagio
estén dañando la cam paña de
César A cuña?

No creo que tengan un impac­
to en sus electores. Sí consi­
dero que han generado una

• VIOLENCIA. Para Rojas, en
1995 Alex Kouri -quien ganó
las elecciones provincialescomprendió la importancia
de negociar con los grupos
violentos para gobernar sin
extorsiones al movimiento.
Creó programas de readap­
tación para delincuentes.
En los últimos 10 años, con
el boom inmobiliario, estos
grupos comenzaron a ver en
los cupos una mina de oro.
Rojas enfatiza que el gobierno
regional, al que le sería muy
difícil enfrentarlos, se hace (al
menos en cierta medida) de la
vista gorda.

campaña más a la defensiva y
que han causado resquebraja­
mientos al interior del partido.
Acuña no ha podido seguir
creciendo por problemas de
adentro. Igual, una intención
de voto que está en los alre­
dedores del diez por ciento es
bastante alta para el país.

I

Acuña está en política hace
más de una década...

La política en el Perú premia al
que hace su chamba. Si quie­
res ser presidente en 10 o 20
años, trabaja ahora. Acuña
fue congresista en el 2000 y
el 2001. Se dio cuenta de que
no le iba bien en la esfera na­
cional y se replegó a la región.
Ahí encontró un nicho para
crecer. Su caso es interesante,
porque nos recuerda que para
ser un outsider en el Perú hay
que tener muchísima suerte.
Alberto Fujimori fue un caso
inédito y Julio Guzmán es
como una excepción que con­
firma la regla.
Para entender el fenómeno de
Acuña, dicen en el libro, no bas­
ta una mirada política...

El análisis de Acuña es mitad
politológico, mitad socioló­
gico. Acuña habla de la ‘raza
distinta’. Aparece el joven
emergente que cree que a tra­
vés de la educación llegará le­
jos, pero que la meritocracia
por sí misma no es garantía.
Ahí entra la argolla, el ata­
jo de un cartón conseguido
como sea.
CUESTIÓN DE JÓVENES
Si ser un outsider no es garan­
tía de nada, ¿cuál es el secre­
to de Julio Guzmán, el nuevo
rostro de la campaña? Para
Meléndez, hay que tomar en
cuenta que estamos frente a
un hombre con un discurso
que se aleja de la política tra­
dicional y que, además, le ha­
bla a los jóvenes.
¿Guzmán es el candidato antiestablishment?

Sí. Si eres un outsider, para
que tu campaña pegue no
basta ser nuevo. Tienes que
pelearte con políticos tradi­
cionales. No se trata de ser
contrario al modelo económi­
co, sino de no ser un político
tradicional. El problema de
Guzmán es que ahora está pa­
gando su improvisación y su
ingenuidad. Ha querido en­
mendar con leguleyadas algo
que es evidente: Todos Por el

26

HUGO PÉREZ

Perú es un vientre de alquiler
que no tenía vida partidaria.
Pero ha pegado y rápido... Si­
guiendo el análisis que hiciste
para Acuña, ¿cuál es el este­
reotipo de su seguidor?

Es un PPKausa del sector so­
cioeconómico C. El emergente
del cono que aspira a trabajar
en ‘Sanhattan’ [Manhattan en
San Isidro]. Es la historia que
vende el propio Guzmán: el
pata de San Martín de Porres
que se cachueleaba haciendo
karaokes en Estados Unidos
mientras terminaba su docto­
rado. El hijo de provincianos
que acaba siendo socio de una
importante consultora interna­
cional como Deloitte.
¿Pedro Pablo Kuczynski, siem­
pre asociado al voto joven, no
apela también a este estereo­
tipo?

En su mitin de cierre de la
campaña pasada, las zonas
VIP se diferenciaban con un
brazalete. Si haces eso, estás
poniendo por encima de la di­
visión generacional la división
de clases. Kuczynski no pudo
romper eso que significaba su
candidatura. Ahora, el libro
también dice que a su partido
le faltan maquinarias políti­
cas, le falta movilizar a la gen­
te. Peruanos Por el Kambio es
un partido chico, muy limeño,
hecho pensando mucho en la
elección presidencial.
Aun si admitimos que no ha capi­
talizado el voto joven, sí lo vemos
tratando de liderar otras causas.
Tiene un equipo bastante enfoca­
do en seguridad, por ejemplo.

Pero no representa la lucha
contra la inseguridad. A ver,
los issues, estas grandes cues­
tiones, funcionan para gober­
nar, pero no en la campaña.
Allí el votante busca quien lo
represente sociológicamen­
te. Alan García, el Partido
Popular Cristiano, ellos le
hablan al elector que busca
gobernabilidad, le hablan a
‘Sanhattan’. La gente quiere
a alguien que represente edu­
cación. Quieren la historia de
vida de Guzmán.

VOTO VISCERAL. De acuerdo con Carlos Meléndez, los peruanos acudimos a votar no con la mente o el
corazón, sino con las entrañas.

En campaña
¿Qué ha hecho Keiko Fujimori durante los últimos cinco años?
¿Cuál es la ‘raza distinta' de la que habla Acuña? ¿Dónde quedaron
los outsiders? ¿Cómo se vive la política en los Barracones del Ca­
llao? ¿Y en los valles cocaleros?
Las anteriores son algunas
de las preguntas que busca
contestar el libro A nticandidatos,
editado por el politòlogo Carlos
Meléndez (quien también es el
coautor del capítulo referido a
César Acuña).
El libro está escrito por
una nueva generación de
jóvenes que, desde las
comunicaciones, la ciencia
política, la sociología y el
derecho apuntan a dar
una mirada a fondo de
la realidad peruana, sin
quedarse por ello en el
lenguaje académico.
Desde el próximo fin
de semana el libróse
podrá encontrar en
librerías.

LOS QUE SOBRAN
Entre el continuo bombardeo
de encuestas y de nombres,
algunos simplemente no fi­
guran. No solo hablamos de
nombres que -como Verónika
Mendoza- todavía parecen
no haber hecho un salto na­
cional, sino también de viejos
conocidos, como la dupla Alan
García-Lourdes Flores.
¿Cómo se explica que el
APRA, un partido que ha
gobernado hasta hace cin­
co años, no tenga apoyo?

Hoy hay más antiapristas
que antifujimoristas. Ade­
más, su capacidad de mo­
vilización ha disminuido y
Fuerza Popular y Alianza
Por el Progreso son maqui­
narias políticas más fuertes.
¿Y la izquierda dónde queda?

No ha generado un estereoti­
po. Tampoco se actualizaron
en tecnologías de moviliza­
ción política. No te digo que
usen redes sociales, sino que
sepan sintonizar con la socie­
dad. Esta ya no se puede leer
en términos de clases.