You are on page 1of 1

Lugo-1; Leganés-2.

como algo especial, ¿qué no será desde
el césped? Borjita no se achicó ante el
órdago de su entrenador y lo aceptó con
creces. Su movimiento de espaldas y el
remate para inaugurar el marcador, de
los de delantero grande.

Tiene Asier Garitano la noble costumbre
de agitar por gusto el árbol. Esto es,
cambiar porque sí al equipo por muy
buen rendimiento que esté dando. Son
ya tres temporadas por Butarque y ya no
sorprenden
los
arrebatos
revolucionarios del entrenador. De
inicio, los juicios acerca de su locura
fueron lanzados al viento. Luego,
cuando los hechos le terminaban dando
la razón, ya ni sorprendían. Asier tiene
crédito.
Aún partiendo de estas premisas, a
nadie en su sano juicio se le habría
ocurrido el pensar en dejar a Rubén
Peña (el nuevo e inesperado ídolo
pepinero) en el banquillo. El abulense
está que se sale desde que,
circunstancias de la vida, fue alienado
como delantero por las bajas y dio su
mejor versión. A veces, el éxito depende
de una fina frontera definida por la
casualidad. Bienvenida sea. El caso es
que Asier sentó a Peña y retornó a la
titularidad a Borja Lázaro, el principal
damnificado de la explosión de Rubén,
e inédito desde tiempo ha.
Quiere tener el entrenador a todos
enchufados, ahora que el Lega ocupa la
mejor posición de su historia. Participar
de este momento debe ser la hostia. Si
desde la grada se vive y se disfruta

Aguantaba el Lugo como podía el
dominio y el control pepinero. Los de
Luis Milla peleaban por no salirse del
partido. Una jugada con mala y buen
suerte iba a darles chance. David López
a puerta vacía trata de depositar el cuero
suavemente en el marco rival, pero su
lanzamiento se le desvía peligrosamente
hacia el palo. Tras golpear en él, vuelve
caprichosamente a sus dominios y no
desaprovecha la segunda oportunidad.
El
segundo
período
fue
una
demostración de poderío del Leganés.
Desde el inicio, golpeó la mesa con
fuerza y dijo en voz alta: ¡dormiremos
segundos! Así, el dominio y las
ocasiones llegaron, como el tanto de la
victoria de Gabriel. Pudo golear el
conjunto de Garitano, más alguien
estableció lo de mejorar el sabor de los
logros cuando viene acompañado del
sufrimiento. El domingo que viene en
Butarque, el Lega se juega hacer
historia. Liderar la tabla a quince
jornadas del final. ¡Casi ná!