Puebla de Zaragoza, 25 de febrero de 2016

Señora Lydia Cacho:
Me dirijo a usted por medio de la presente, para hacerle llegar las
siguientes precisiones con respeto por supuesto tanto a su persona
como a la libertad de expresión que existe y debe existir en México,
sobre las afirmaciones que ha vertido en mi contra, que han sido
difamatorias, sin pruebas y sin sustento alguno:
Asegura en sus redes sociales así como en diversas entrevistas, que
formé “parte de una red de personas al servicio público que
participaron en el ocultamiento y protección” de los hechos en agravio
a su persona, hace 10 años. También asegura usted que fui “parte de
las operadoras que despidieron a gente del Instituto Poblano de la
Mujer”, por haber participado en su protección y defensa.
De igual manera también afirma que, estuve “operando para Marín
(sic) para cambiar la visión que tenían varias personas y activistas”
respecto a su persona. En sus comentarios hace afirmaciones aún más
graves en las que afirma decidí “proteger la red de pornografía infantil
y de trata de mujeres” a favor del entonces gobernador Mario Marín
Torres.
En su entrevista y consecuente video usted afirma que, “mientras ella
no lo niegue (refiriéndose a que me he reunido sistemáticamente con
Mario Marín Torres y que es mi aliado) lo sigo poniendo en duda”.
Le quiero decir que, en congruencia tanto al debido respeto a los
derechos humanos así como a la protección ante cualquier tipo de
violencia y agravio a las mujeres de México y del mundo, tema que es
y ha sido mi prioridad a lo largo de mi vida profesional y personal, lo
que usted afirma carece absolutamente de verdad.
Quiero informarle algo que al parecer desconoce: como Presidenta
Municipal de Puebla, logré certificar al Ayuntamiento con el Modelo de
Equidad de Género (MEG, 2003), siendo el primer municipio que
obtuvo dicha certificación, debido a la planeación, implementación,
conocimiento y funcionamiento de buenas prácticas laborales en
materia de igualdad.
En el Senado de la República, el 21 de octubre de 2015, me pronuncié
ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CDH) en favor de la
solicitud de alerta de violencia de género en Puebla, dada la grave
situación por la que atraviesa esta entidad.

De igual manera le informo que presenté una Iniciativa de Ley para
garantizar la igualdad de la mujer en la representación política, y
lograr con ello que su papel esté más allá del discurso. Como
Presidenta de la Comisión de Cultura del Senado y como Presidenta del
Parlatino, siempre me he pronunciado a favor de toda causa, acción o
política pública que fortalezca la vida plena de las mujeres.
Celebro por supuesto las acciones que ha emprendido a lo largo de su
carrera en pro del mismo objetivo, pero por supuesto no puedo
permitir de ninguna manera que, haciendo uso de su fama ante el
tema y sin prueba ni hecho histórico alguno, cuestione públicamente
mi ética, utilizando calumnias que lejos de construir forman parte de
una estricta violación de derechos humanos de su persona a mi
persona al difamarme como mujer, madre, hija, esposa y profesionista
al lanzar sin responsabilidad una opinión pública errónea y sin rectificar
respecto de la misma.
Debo dejarle en claro que por supuesto rechazo categóricamente el
señalamiento que usted me hace, ya que no formo parte del grupo
político del ex gobernador Mario Marín Torres.
Es cierto que el señor es miembro del Partido Revolucionario
Institucional; sin embargo le quiero informar que hace cinco años, fue
precisamente él, un factor clave para evitar que yo fuera candidata de
mi partido a la gubernatura del estado de Puebla.
Hoy, Puebla necesita de la unidad de su gente, para lograr que nunca
más se vuelva a repetir un caso como el suyo o como los que tanto
están lastimando a la sociedad poblana así como tampoco casos de
violación de derechos como la terrible muerte de un menor hace unos
años que se dijo a causa del impacto de balas de goma disparadas por
el gobierno actual.
Le hago por medio de la presente también una invitación para que
juntas trabajemos unidas a personas u organismos que estén igual que
nosotras comprometidos con erradicar todo tipo de violencia contra las
mujeres, las niñas y la población no solo de Puebla sino del país
aunque reconozcamos que Puebla vive un grave problema de
feminicidios y que es tiempo para erradicarlos y trabajar por el
bienestar de este gran Estado.

Blanca Alcalá Ruiz