Revista ÁPICES DIGITAL

REDACCIÓN

Magdalena Cámpora
Diego Ribeira
Luis Ángel Della Giovanna
Luis Biondini
Raúl Lavalle
Editor responsable: Raúl Lavalle
Dirección de correspondencia:
Paraguay 1327 3º G [1057] Buenos Aires, Argentina
tel. 4811-6998
raullavalle@fibertel.com.ar

nº 23 – 2015
Número especialmente dedicado a epigramas y poesía brevísima
Nota: La Redacción no necesariamente comparte las opiniones aquí expresadas

1

ÍNDICE
Presentación

p. 3

Maximiliano Hünicken. Mimnermo (obra plástica)

p. 4

Radulfus. Epigrama a Homero

p. 5

Carlos María Romero Sosa. Rafael José Beláustegui

p. 6

Fanor Ortega Dávalos. No tengo ningún secreto

p. 7

Cristian Mitelman. Cuatro sáficos

p. 9

Juan Martín Vidal. 30 denarios o “Cosas que hay que hacer
en la vida”

p. 11

Luciano Maia. Cantiga partíndose

p. 12

Pequeño villancico alemán de Eduard Ebel

p. 13

Roxana Menzel Otranto. Antigona (epigrama aliterativo)

p. 15

Luis Alposta. Ovillejo

p. 16

Una décima de Fernández Moreno

p. 17

Un poema de Ungaretti

p. 18

Un poema de Lugones

p. 20

Un poema de Germán Berdiales

p. 21

Haikus latinos de Stephen Coombs

p. 22

Minucias varias

p. 23

2

PRESENTACIÓN
Hace tiempo, en una clase, escuché decir que un epigrama es una
composición poética breve que expresa con agudeza un pensamiento
principal. Quizás haya otras definiciones, mejores o peores. Lo que me
interesa aquí, mi querido lector, es que este número de la revista lo
dedicamos a epigramas, a coplas, a ciertas formas poéticas breves, para
decirlo de modo general. Me gustaría muchísimo que leyeras lo que aquí
escribo. Tal vez otros se animen a enviarnos sus mínimas creaciones; o
estudios o comentarios sobre epigramas o cosillas poéticas. Te digo
entonces en forma de poema ínfimo: “Salud, amigo, / lector querido.”
Radulfus

3

MIMNERMO

Mimnermo (obra en programa Paint
realizada por Maximiliano Hünicken1)

Esperando el colofón
estoy aquí, dulce amigo:
no sé si supe vivir
mas me agradó lo vivido.

1

Hünicken ha realizado muchas obras con el uso de este programa de computación. En
este caso nos ofrece un retrato de Mimnermo de Colofón, poeta griego del s. VII a. C.
Solo conservamos de él fragmentos. En algunos de ellos expresa una visión hedonista
de la vida. Con las debidas disculpas, soy el autor de la copla a Mimnermo. [R.L.]

4

EPIGRAMA A HOMERO

¿Cómo te podré elogiar,
padre de poetas, Homero?
En cosillas de las letras
siempre eres el primero.
RADULFUS

5

RAFAEL JOSÉ BELÁUSTEGUI (1927-2015)

Por tres hijos secuestrados
del dolor rindió el examen.
Y su vida en pena y canto
mereció summa cum laude
de Dios.
¡Qué duda nos cabe!
CARLOS MARÍA ROMERO SOSA

Rafael José Beláustegui1

1

Cf.: http://www.lasea.org.ar/wp-content/uploads/2013/12/rafa_belaustegui_cv.pdf.
Allí el lector hallará una semblanza de este escritor.

6

NO TENGO NINGUN SECRETO

“No tengo ningún secreto
Que no sepan mis silencios.
Aunque no los tenga escritos,
Me leen los pensamientos”.
Glosa
Los silencios dicen mucho,
Pero son los más discretos,
Y es por eso que con ellos,
“No tengo ningún secreto”.
Aunque pudiera tener
En orden a mis adentros,
Yo mismo no hallara nada
“Que no sepan mis silencios”.

7

Los silencios que me avalan
Dando fe a todos mis dichos,
Ponen en todos la firma,
“Aunque no los tenga escritos”.
En cada una de mis coplas
En el correr de los tiempos,
Y así no me los escuchen,
“Me leen los pensamientos”.
FANOR ORTEGA DÁVALOS 1

Fanor Ortega Dávalos

1

Don Fanor Ortega Dávalos es poeta de Tarija, Bolivia, aunque hace muchos años que
vive en Salta. El motivo que da origen a esta bella glosa puede ser considerado una
suerte de epigrama. [R.L.]

8

CUATRO SÁFICOS
CRISTIAN MITELMAN
Nota previa
El autor, escritor y poeta argentino actual, tiene ya considerable obra
publicada. Me parece esta una excelente ocasión para dar a conocer su
sensibilidad poética y su amor por el mundo clásico. Las ilustraciones, para
bien o para mal, las busqué yo. [R.L.]

La luz que llega a los naranjos hunde
su mano blanca en la convexa fruta;
la luz es fuego que perfuma el aire:
tibio retorno.

Azul tristeza que vuelve en la noche,
paloma oscura que dibuja el muro
y guarda cielos en las alas quietas.
¿Dónde encontrarte?

9

El gato mira en el balcón la calle.
Un dios contempla sigiloso el mundo;
dos calmas lunas hay en sus pupilas.
Selva primera.

La misma puerta que una vez estuvo
abierta hoy sólo prodiga sombras
y noche duplicada en los cristales.
Últimos pasos.
CRISTIAN MITELMAN

10

30 DENARIOS O
“COSAS QUE HAY QUE HACER EN LA VIDA”
Escribir un perro,
Plantar un libro.
Enterrar un muerto,
Morirse un poco.
Mentirle a la vida
Empezar una carrera,
Comprar un título.
Trocarse por fuego
(Heráclito dixit)
Emprender la retirada
Irse de a poco
Venderse caro
30 denarios
Tarifa mínima

JUAN MARTÍN VIDAL1

1

Joven autor argentino que nos ofrece un poema que tiene varias características del
epigrama: brevedad, agudeza, mica salis. [R.L.]

11

CANTIGA PARTÍNDOSE
—A onde van pescadores
da Praia gris de Galicia?
—Imos pro mar, ve-las flores
que as augas fan cando xiran!
—Xoves labregos pastores,
a onde van que non voltan?
—Imos pro mar ve-las cores,
dos outros mundos lá fora!
—Para onde foi o seu gaiteiro,
nena belida da aldea?
—Fóise pró mar, prometeu
traerme una linda estrela!

LUCIANO MAIA1
CANTIGA PARTIENDO
—¿Dónde van, pescadores
de la playa gris de Galicia?
—¡Vamos al mar, para ver las flores
que las aguas forman cuando giran!
—Jóvenes labriegos pastores,
¿dónde van que no se vuelven?
—¡Vamos al mar, para ver los colores
de otros mundos allá afuera!
—¿Para dónde fue tu gaitero,
niña hermosa de la aldea?
—Se fue para el mar: ¡prometió
traerme una bonita estrella!

1

Luciano Maia, excelso poeta de Fortaleza, Brasil, nos suele acompañar en estas
páginas. Aquí lo hace en gallego, lengua de origen común con la portuguesa, y también
muy sonora y bella. Nuestro amigo, quien más de una vez visitó Galicia, expresa la
épica de un pueblo alegre, pero también sufrido, que cruzó los mares y trajo a estas
pampas lejanas voces de gaita, trabajo duro… y sentimiento de las dos patrias. [R.L.]

12

PEQUEÑO VILLANCICO ALEMÁN
Leise rieselt der Schnee,
still und starr ruht der See
weihnachtlich glänzet der Wald:
Freue dich, Christkind kommt bald!
In den Herzen ist's warm,
still schweigt Kummer und Harm,
Sorge des Lebens verhallt:
Freue dich, Christkind kommt bald!
Bald ist heilige Nacht,
Chor der Engel erwacht,
hört nur, wie lieblich es schallt:
Freue dich, Christkind kommt bald!
EDUARD EBEL (1839-1905)1

Mi pesebre

1

Conocí esta canción navideña a través de la Red (también hay alguna traducción al
español). Mi conocimiento del alemán es muy pobre. No obstante me animé a poner
abajo un ejercicio de versión española, más para mí que para un eventual lector. Quizás
mueva a leer y oír letra y música de tan bella canción. Me gusta mucho el que estos
temas se llamen con su primer verso, como Stille Nacht, ‘Noche de paz.’ [R.L.]

13

Lentamente cae la nieve,
sereno e inmóvil descansa el lago,
brilla el bosque en Nochebuena:
“¡Alégrate! El Niño Dios ya viene.”
Surge el calor en los corazones,
en silencio quedan cuidado y pesar,
la tristeza de la vida fenece:
“¡Alégrate! El Niño Dios ya viene.”
Ya llega la Noche Santa,
se despierta el Coro de los Ángeles,
oye solo cuán dulcemente resuena:
“¡Alégrate! El Niño Dios ya viene.”

14

ANTÍGONA
(epigrama aliterativo)

Abandonado a las alimañas y casi adolescente
yace Polinices, asesino y asesinado.
Acatando el anatema, abatió y fue abatido.
Antígona aguarda el alba.
Lo arropará con sus fraternales alas
aunque amenacen los hados.
Ahora la acecha una amarga agonía.
Antígona anticipa la asfixia,
aprieta la angustia
y acepta su albur.
ROXANA MENZEL OTRANTO

El Beowulf, escrito en versos aliterativos

15

OVILLEJO

Faroles, niebla, fondín.
–Ese es Joaquín–
Que del diamante a la pómez
–Gómez–
la talla como el que más.
–Bas–
Lápiz, óleos, aguarrás,
versos, novelas, pinturas,
¿Capturas o no capturas?
–Ese es Joaquín Gómez Bas–

LUIS ALPOSTA1

1

Agradezco a Alposta, médico y poeta, haberme permitido tomar este epigrama de su
Con un cacho de nada (Buenos Aires, Corregidor, 1986, p. 34), verdadero clásico de la
poesía lunfarda. En esta ocasión, el homenaje a Gómez Bas, escritor, pintor y guionista
de cine. Joaquín era asturiano y, al mismo tiempo, porteño como el que más. La pluma
de Alposta es aquí “al modo gongorino”, pero in bonam partem. Don Luis escribió
sobre Lope: “Dicen que ha hecho Lopico / contra mí versos adversos / mas, si yo
vuelvo mi pico, / con el pico de mis versos / a ese Lopico lo pico.” Alposta en cambio
juega con afecto sobre el nombre del escritor lunfardo, que había pintado en telas y
poemas a nuestra querida Buenos Aires. [R.L.]

16

UNA DÉCIMA DE FERNÁNDEZ MORENO
A Virgilio O. Sordelli
que trajo a casa algunas plumas de ave
ya tajadas, con una de las cuales escribo

Virgilio: la dulce pluma
que tajó tu habilidad,
escribe con claridad
y tinta y verso rezuma.
En la mejilla es espuma
si te roza la mejilla…
En el oído, cosquilla,
y es más preciosa que el oro
pues es el Siglo de Oro
y el castillo de Castilla.1

1

La décima se halla en Parva (Buenos Aires, Guillermo Kraft, 1949, p. 86). Pero para
mí es más importante el recuerdo. En efecto Virgilio Sordelli fue mi profesor de
literatura en el secundario (a él debo, para desgracia de mis pocos lectores, mi vocación
literaria). Una clase nos contó cómo había ido a ver a Fernández Moreno, a entregarle
algo, por razones laborales. El médico poeta debía firmar un recibo… y lo hizo con una
lapicera común. Mi querido profesor le dijo, poco más o menos: “Debo confesarle que,
siendo usted ilustre poeta, me desilusiona, pues pensé que firmaría con una pluma de
ave.” A Fernández Moreno le gustó es broma de salón. Virgilio le prometió entonces
que le llevaría días más tarde unas plumas tajadas de ave. Así lo hizo. En respuesta, el
poeta le dedicó la décima. [R.L.]

17

UN POEMA DE UNGARETTI

Dove piú è acre l’attesa malinconica
Di nuovo
Dall’assorta fronte,
I tuoi pensieri che ritrovi
Fra i famigliari oggetti,
Incantano,
Ma, carezzevole, la tua parola
Rivivere già fa,
Piú a fondo,
Il brevemente dolore assopito
Di chi t’amò e perdutamente
A solo amarti nel ricordo
È ora punito.
GIUSEPPE UNGARETTI1

1

Disto mucho de ser conocedor de la literatura italiana. He leído simplemente, respecto
de Ungaretti, varios de sus poemas. Creo haber oído que una parte de su obra la
integran algunos esenciales, despojados, a veces algo herméticos. Sé también que nació
en Alejandría: cosa curiosa pues este número está dedicado a epigramas y poemas muy
breves, y la poesía alejandrina antigua amó el epigrama. Aquí me siento de algún modo
destinatario, porque hizo revivir en mí la memoria de los amores que conservo “solo
nel ricordo”, aunque no sé si son menos fuertes que otros. Para hacer la traducción, en
la página siguiente, me basé mucho en una que tengo de Oreste Frattoni, antiguo
profesor de la Universidad de Buenos Aires. [R.L.]

18

Donde más es agria la espera melancólica
De nuevo,
desde la frente absorta,
tus pensamientos que encuentras
entre los objetos familiares
encantan
pero, acariciando, tu palabra
ya hace revivir
más a fondo
el dolor brevemente adormecido
de quien te amó y perdidamente
a amarte solamente en el recuerdo
ahora es castigado.

Antología hecha por el prof. Frattoni

19

UN POEMA DE LUGONES
EL TERO
Alarmista y altanero
como inquieto caballero
de levita y corbatín,
se pasea el terutero
bajo un zarzo de jazmín.
Coqueto y ceremonioso,
Tiene aires de bailarín
Cuando con paso gracioso
Cruza altivo y presuroso
Los senderos del jardín.
LEOPOLDO LUGONES 1

Huevos de tero

1

Hay otros poemas de Lugones dedicados a nuestras aves. Me gustó mucho este, que
tomé de una vieja antología escolar. [E.L.]

20

UN POEMA DE GERMÁN BERDIALES
LAS HORMIGAS
Las negras hormigas,
que van con sus cargas
de hojitas y migas
llenando el granero,
se cuelan en largas
hileras por el agujero,
ligeras, ligeras…
Buscando otras cargas,
un poco después
en filas muy largas
se van otra vez.
GERMÁN BERDIALES1

1

Escritor argentino (1896-1975). Fue docente y cultivó mucho la literatura infantil y
juvenil. Me agrada recordar aquí a este autor creo bastante olvidado. [R.L.]

21

HAIKUS LATINOS DE STEPHEN COOMBS
Stephen Coombs es poeta latino actual. Conocí a través de la Red sus
composiciones métricas en la lengua de Roma. Me pareció bien aquí
reproducir, con una traducción española, tres de ellos. No tengo palabras para
agradecerle su permiso y me permito recomendar vivamente su libro de poemas
latinos: IN PERENDINUM AEVUM http://www.evertype.com/books/inperendinum-aevum.html. [R.L.]

De se ipso
Tellure nullum
repperimus comitem
ducemque nullum.
Carmine quodam Horatii lecto
Taedet dierum.
Solvitur acris hiems –
quid ver retardat?
Virgulta densa
impenetrabilia,
humana corda.

De sí mismo
En la tierra no he encontrado
ningún compañero,
ningún guía.
Después de leer cierto poema de Horacio
Me cansan los días.
Se consume el agudo invierno –
¿por qué tarda la primavera?
Selva densa
impenetrable,
el corazón humano.1

1

Mi versión no conserva la métrica. El segundo haiku se basa, si mi memoria no me
traiciona, en Odas 1, 4. Me agrada especialmente el primero, pues, aunque todos
necesitamos la ayuda de quienes nos quieren, nuestras decisiones fundamentales se
toman in angulo solitudinis. Tal vez, por el motivo que expresa el tercero.

22

MINUCIAS VARIAS
Bueno es conversar
Hace pocos días, en un velorio (se supone que uno allí no debe
hablar mucho), encontré a un conocido al cual hacía bastante que no
veía. Recibí después una brevísima epístola electrónica, en la que me
decía que le había gustado volver a conversar conmigo. Se me ocurrió
escribir lo que sigue.
Síc non sémel lóquebámur
dé varíis curiósis rébus:
nón est mála víta nóstra,
sí vivímus ín loquélis.
[Así más de una vez hablamos
sobre cosas varias, diversas:
no es tan mala nuestra vida,
si la pasamos hablando.]
NICOLÁS DEMIO

23

Muy cerca de la Navidad
Tengo la dicha de haber pasado muy felices navidades, casi todas
(en realidad no recuerdo ninguna mala). Vaya entonces esta copla para
mis muchos recuerdos.
¡Qué bonito que es estar
muy cerquita del pesebre!
La vida vuelve a vivirse,
la vejez rejuvenece.
NICOLÁS DEMIO

Juan Pérez, pa lo que guste mandar
En la otra cuadra de casa hay un negocio de ropa usada que se
llama Juan Pérez. Está sobre la calle Charcas. No me acostumbro a decir
Marcelo Torcuato de Alvear. Algunos incluso acortan en Marcelo T.
Aunque se enoje conmigo Mario Baracus, seguiré diciendo Charcas.
La cuestión es que entré en el comercio y les pregunté si
conocían esa famosa cuarteta que dicen que Lope de Vega dedicó al
poeta Juan Pérez de Montalbán:
El Doctor tú te le pones,
el Montalbán no le tienes:
conque, en quitándote el Don,
vienes a quedar Juan Pérez.

24

El muchacho que estaba en la caja, moderno y tecnológico, se
mostró interesado y acudió al punto a la Red. “Señor, le agradezco
mucho el dato, que es simpático y que no conocía.” Ese fue su error,
porque me envalentonó con sus amables palabras. En efecto le dije:
“Entonces, si me permite, reciba de un ingenio infinitamente inferior al
de Lope esta cuarteta:
Gracias te doy, pues recibes,
joven y dulce amigo,
estos pobrecillos versos
de un poeta de triste sino.”
VICENTE HERRERA
Epitafio de Sancho
El año 2015 fue un año del Quijote, pero creo que pasó bastante
desapercibido, para propio mal. He tratado de redimir mis culpas a este
respecto, de varios modos. Uno de ellos, hice lo que nunca había hecho.
Me refiero a la lectura de la obra del ecuatoriano Juan de Montalvo,
Capítulos que se le olvidaron a Cervantes. Allí, en el cap. IV, Don
Quijote improvisa un epitafio para su escudero, el cual era bastante
hablador y refranero. Este es:
Y es tanto lo que fabló
que, aunque más no ha de fablar,
nunca llegará el callar
adonde el fablar llegó.
Me agrada el ingenio que exhibe el Don Quijote americano, pues
yo soy como el gran escudero: gordo y hablador.
VICENTE HERRERA

25

El burrito del teniente
Entre las muchísimas composiciones de Anonymus, está el aire
popular que, con muchísimas variantes según las regiones, dice: “El
burrito del teniente etc.” Quiero aquí proponer una lectura métrica con
hemistiquios, con una sinalefa de la a antes de la y, en el segundo verso:
El burrito / del teniente
lleva carga / y no la siente.
Quién era el tal teniente y quién el burro, vaya uno a saber; lo
dejamos para el muy célebre Vargas. Algo podrían aportar Martínez,
Rivero, Ortega y el burrito cordobés.
R.L.

26

Related Interests