You are on page 1of 4

Interpretación de la Ley

Art. 19. Cuando el sentido de la ley es claro, no
se desatenderá su tenor literal, a pretexto de consultar
su espíritu.
Pero bien se puede, para interpretar una expresión
obscura de la ley, recurrir a su intención o espíritu,
claramente manifestados en ella misma, o en la historia
fidedigna de su establecimiento.

Art. 20. Las palabras de la ley se entenderán en su
sentido natural y obvio, según el uso general de las
mismas palabras; pero cuando el legislador las haya
definido expresamente para ciertas materias, se les dará
en éstas su significado legal.

Art. 21. Las palabras técnicas de toda ciencia o
arte se tomarán en el sentido que les den los que
profesan la misma ciencia o arte; a menos que aparezca
claramente que se han tomado en sentido diverso.

Art. 22. El contexto de la ley servirá para
ilustrar el sentido de cada una de sus partes, de manera
que haya entre todas ellas la debida correspondencia y
armonía.
Los pasajes obscuros de una ley pueden ser
ilustrados por medio de otras leyes, particularmente si
versan sobre el mismo asunto.

Art. 23. Lo favorable u odioso de una disposición
no se tomará en cuenta para ampliar o restringir su
interpretación. La extensión que deba darse a toda ley,
se determinará por su genuino sentido y según las reglas
de interpretación precedentes.

Art. 24. En los casos a que no pudieren aplicarse
las reglas de interpretación precedentes, se
interpretarán los pasajes obscuros o contradictorios del
modo que más conforme parezca al espíritu general de la
legislación y a la equidad natural.

Análisis de los Elementos de la Interpretación de la Ley
Los elementos de interpretación de la ley son los medios de que dispone
el intérprete para establecer el o los posibles sentidos y alcances de la
ley interpretada. Estos medios son comúnmente aceptados por la
doctrina y en ocasiones consagrados expresamente por los propios
ordenamientos jurídicos. Estos elementos se encuentran consagrados en
el Código Civil que los señala en sus artículos 19 al 24, y son el elemento
gramatical, el histórico, el lógico, el sistemático y el teleológico.

1. El elemento gramatical es aquel que permite establecer el o los
sentidos y alcances de la ley haciendo uso del tenor de las propias
palabras de la ley, es decir, al significado de los términos y frases
de que se valió el legislador para expresar y comunicar su
pensamiento. Este método interpretativo parte del supuesto que la
voluntad e intención del legislador está impregnada en la ley; y
como la ley está escriturada, entonces la mejor manera de
descifrar la verdadera intención legislativa es a través de las
palabras de que hace éste. Se encuentra en el inciso 1° del
Artículo 19 del Código Civil.

2. El elemento histórico permite interpretar el derecho legislado
aludiendo para ello a la historia del texto legal que se trata de
interpretar. Esta historia se ve reflejada en cada una de las historias
o etapas del proceso de formación de la ley. Se encuentra en la
parte final del inciso 2° del Artículo 19 del Código Civil.

3. El elemento lógico es aquel que para establecer el o los sentidos o
alcances de una ley se vale del análisis intelectual de las
conexiones que las normas de una misma ley guardan entre sí o
bien, con otras leyes que versen sobre la misma materia. Se
encuentra en los Artículos 19 inciso 2° y 22 inciso 1° del
Código Civil.

4. El elemento sistemático permite interpretar la ley atendiendo a
las conexiones de la misma pero con la totalidad del ordenamiento
jurídico del cual forma parte, incluidos los principios generales del
derecho. Así, este método no es sino un grado más avanzado del
método lógico. Se encuentra en el inciso 2° del Artículo 22 del
Código Civil.

5. El elemento teleológico o espíritu general de la legislación y
la equidad natural, por último, es aquel que permite establecer el
sentido o alcance de un precepto legal atendiendo al fin de esta, es
decir, a los determinados objetivos que se buscó conseguir
mediante su establecimiento. Se encuentra en el Artículo 24 del
Código Civil.

La equidad según Alessandri es: “el sentimiento seguro y espontáneo de
lo justo y lo injusto, que deriva de la sola naturaleza humana, con
prescindencia del derecho positivo.” La justicia del caso concreto.