You are on page 1of 1

Respecto al problema con la falta del suministro suficiente y de calidad del vital

líquido a todos los hogares de los ciudadanos, y a la falta de información por
parte de las autoridades, ya se va aclarando la situación. El GDF solicitó al
Banco Mundial un préstamo de 10 mil millones de pesos para el Sistema de
Aguas de la Ciudad de México para la mejora hidráulica. Sabemos bien que la
corrupción en el SACM es muy grande y nos hace sospechar que esta cantidad
exorbitante va a ser entregada a alguna constructora consentida para que
posteriormente reparta "casas blancas" a los funcionarios, Como siempre las
autoridades han intimidado a la población planteando un sin fin de pretextos
para decir que el problema del agua no se puede resolver: que si las
instalaciones ya llegaron a su vida útil, que si el cambio climático ha reducido
el volumen de agua, que si el costo por el trasvase es muy alto, etc., etc., etc.
Pero no expresan nunca que se ha concesionado a las empresas de la industria
minera, el fracking, etc. que emplean grandes volúmenes de agua para sus
procesos de extracción y que además son grandes contaminantes de mantos
acuíferos y ríos. También es sabido que los procesos a someter a una licitación
como remplazo de tuberías, válvulas de distribución y potabilización, son
fundamentales para el derecho humano al servicio y por lo tanto deben
mantenerse en manos públicas, sin inversión privada. Debo agregar que sería
conveniente que el GDF entregará a una comisión ciudadana su proyecto
completo con programación y presupuesto detallado que justifique solicitar esa
cantidad, ya que estoy seguro que como siempre son cantidades y precios
inflados. Para concluir quiero expresar que los ciudadanos no estamos de
acuerdo en que el Gobierno de la ciudad de México reciba apoyo del Banco
Mundial porque esto implica compromisos y regularmente el compromiso es la
privatización total del servicio de agua potable, como ya se ha venido
haciendo, aunque las autoridades digan que dar el contrato de servicio de
cobro del agua no signifique la privatización de la misma.