You are on page 1of 1

FÁBULA DE LOS MONOS

En un muy difundido -y también falso- experimento científico (dejémoslo
entonces en fábula) sobre el comportamiento corporativo, se coloca a cinco monos en
una jaula enorme. En el medio de la jaula una escalera; encima de la escalera una
banana. Cuando uno de los monos intenta subir la escalera para conseguir la fruta,
una manguera con agua a presión empapa a los cinco. Si más tarde un segundo
mono, olvidadizo o hambriento, quiere subir otra vez la escalera para atrapar la
banana, los otros cuatro se lo impiden por miedo al chorro de agua fría. En este
punto se quita de la jaula a uno de los animales y se hace entrar a otro mono nuevo.
Lo primero que hace el chimpancé flamante -como es obvio- es trepar por la escalera.
Los otros cuatro, alarmados y a los gritos, lo golpean y lo jalan para que no pueda
subir. El nuevo aprende la lección y otro mono original es suplantado por un segundo
animal nuevo. Este también quiere subir, los otros se lo impiden, etcétera. De este
modo pasa el tiempo y se quita de la jaula a todos los monos originales. Los cinco
nuevos chimpancés enjaulados no fueron empapados nunca con el chorro de agua
fría, ni tampoco tienen memoria del castigo original. Sin embargo la banana seguirá
intacta por siempre en lo más alto de la jaula. Los cinco monos finales pelearán y
aullarán y rasguñarán cada vez que uno de ellos, muerto de hambre o rebelde, pierda
los nervios e intente subir a buscar su comida. Saben que no se puede, pero no saben
por qué.