You are on page 1of 6

DONATIVOS A CTC

Nº cuenta:
ES35 2100 2146 19 0200073526

Sanidad y
Enseñanza
Secretaría de Formación y Programa
Comunión Tradicionalista Carlista

Comunión Tradicionalista Carlista
Calle Zurbano, 71 - oficina 3
28010 - Madrid
Tel/Fax: 91 399 44 38 - Móvil: 636 584 659
carlistas@carlistas.es - www.carlistas.es

Folletos

Nº 3

Febrero
2016

tedichas sociedades. Podría ocurrir, lo mismo que en la sanidad, que hubiera asociaciones que, por los motivos que fueren, no pudieran cubrir
ciertos gastos por sí solas, pero siempre podrían asociarse con otras corporaciones similares para lograr ese objetivo.

En el ideario de la C.T.C. y en su programa actualizado, se recogen en diversos puntos, muchas veces utilizándose el tradicional
nombre de fueros, la defensa del Principio de Subsidiariedad y de los
cuerpos intermedios, como el siguiente párrafo del programa: “El actual sistema de sanidad es heredero del nacionalsindicalismo, lo que
le lastra con una excesiva intervención del Estado. Las iniciativas en
favor de la promoción de la salud y la atención al enfermo corresponden primaria y principalmente a los cuerpos sociales
(fundaciones, cooperativas sanitarias, empresas aseguradoras, etc.).
Los casos en que no llegue la iniciativa social serán atendidos, con
carácter subsidiario, por la administración (el municipio, la diputación provincial o el estado, según proceda) con criterios de calidad
y eficacia. Los servicios sanitarios básicos serán los mismos en todo
el territorio español.”

De esta forma, el Estado quedaría libre de esta carga que poco a poco fue
asumiendo indebidamente, y se la devolvería a la sociedad, en concreto a
los padres, verdaderos responsables de la educación de sus hijos.
PRINCIPIO DE SUBSIDIARIEDAD
Y aquellos padres que por el motivo fuere no tuvieran la posibilidad de
estar cubierto por ninguna de las sociedades constituidas al efecto, siempre quedarían cubiertos, en virtud del Principio de Subsidiariedad, por los
cuerpos intermedios superiores, empezando por el municipio correspondiente.

Pero somos conscientes de que a muchos que no estén familiarizados con estos conceptos, se les hace difícil una visualización de
cómo se podría esto concretar de alguna forma.
Es por esto que desde esta Secretaría de Formación y Programa
se desarrollan a continuación un par de ejemplos de esta concreción.
Estos textos se han desarrollado evitando en lo posible una extensión
demasiado grande en beneficio de su fácil y rápida lectura, dejando
claro que son sólo ejemplos que no agotan de forma exhaustiva su
concreción y desarrollo y que no excluyen otras posibilidades diversas
que también podrían conducir al mismo fin.
2

SECRETARÍA DE FORMACIÓN Y PROGRAMA DE LA C.T.C.

11

mente culturales, que en realidad sólo se dedican al adoctrinamiento de la
población en los valores del sistema, podrían los padres, con ese dinero
que han dejado de tributar, financiar corporaciones constituidas por asociaciones de los padres, las cuales concertarían con los diversos centros de
enseñanzas, la posibilidad de que sus asociados pudieran enviar a sus hijos a dichos centros, siendo las asociaciones las que se hicieran cargo del
pago del coste de la enseñanza.

SANIDAD
Existe en nuestros días un debate abierto sobre la Sanidad. Se debate en
concreto sobre si la sanidad debe ser pública o privada. Pues cada una de
las dos opciones alega en su haber ventajas de las que carece la otra.
En cuanto a la pública, se alega en su favor, su universalidad, se trata de
una sanidad que llega a todo el mundo y de forma igualitaria, sin hacer
acepción de personas. Mientras que la sanidad privada solamente llegaría
a aquellas personas que pudieran pagársela con lo que dejaría fuera de
toda cobertura a una gran número de personas, generando de este modo
una desigualdad sangrante entre unos españoles y otros según las posibilidades económicas de cada uno.

Los centros docentes, por lo tanto y en principio, se podrían financiar mediante este sistema, teniendo en cuenta que además podrían, con el paso
del tiempo, ir adquiriendo el patrimonio suficiente para ir financiándose,
al menos en parte por este medio, lo que abarataría considerablemente el
coste de la enseñanza.
También cabría la posibilidad de que las asociaciones de padres, creadas
para estos fines educativos, fueran los mismos cuerpos intermedios ya
existentes para la prestación de servicios sanitarios. Esto sería una posibilidad que deberían ir valorando y eligiendo libremente cada una de las an10

La sanidad privada por el contrario, esgrime en primer lugar el estado de
la sanidad española actual que se supone que es pública e igual para todo
el mundo y en la que resulta que, según la comunidad autónoma de la que
se trate los servicios sanitarios son diferentes de un sitio a otro, con lo
cual se vulnera el alegado principio de igualdad. También se alega, contemplando los grandes fallos de la sanidad española actual, que la calidad es tan deficitaria, que muchos, todos los que pueden, tienen que recurrir a contratar un seguro de sanidad privado, entre otras cosas, porque
la sanidad pública genera unas listas de espera, en la mayoría de los casos inasumibles para cualquier sistema sanitario que pretenda un mínimo
de calidad y de eficacia.
Es por todo ello que se alzan muchas voces optando por un método intermedio en el que se incluiría el copago, al que muchos, sin embargo, llaman "el repago". Los enemigos de este sistema, alegan que esto no haría
otra cosa que sumar las deficiencias e inconvenientes de los dos sistemas
anteriores.

3

SANIDAD SOCIAL
Sin olvidar nunca que no existe sistema perfecto, pues siendo creación
humana y no divina, no es posible esperar sistema perfecto por parte del
hombre, sin embargo, basándonos en la tradición política y social española y en las enseñanzas de la Doctrina Social de la Iglesia, a la vista de todo
lo anterior y en virtud del llamado Principio de Subsidiariedad por la antedicha Doctrina, el carlismo ha defendido y defiende siempre la libertad de
la sociedad, para que sean los cuerpos intermedios, los que libremente organicen los servicios sanitarios de sus asociados.

escolar si todos se ven obligados a impartir las mismas asignaturas y el
mismo programa impuestos por el Estado. Poca diferencia puede existir
entre uno u otro. Por este motivo, ni siquiera en los colegios privados,
puede decirse que existe verdadera libertad de enseñanza.
Algo muy similar ocurre en la Universidad, en las que el Estado no deja
de inmiscuirse y de planificar cómo debe ser y cuánto debe durar el estudio de tal o cual carrera en vez de dejárselo a los que verdaderamente entienden de ello que son los profesores y catedráticos de dichas universidades.
Así pues, son los propios
centros de enseñanza, los
que deben tener completa
libertad para fijar su propio sistema de enseñanza y
los padres la de elegir
aquel centro que consideran más adecuado para la
educación de sus hijos.

Esto es algo que ya se viene haciendo en pequeña escala en España. Como
ejemplo podríamos poner la Mutualidad de funcionarios de la administración general, llamada Muface, o la Mugeju, que es la Mutualidad de la
administración de justicia. Estas corporaciones profesionales y alguna otra
organizan sus propios sistemas sanitarios para todos sus miembros, los
cuales cotizan en dichas mutualidades en vez de hacerlo a la Seguridad
Social y a cambio, estos cuerpos intermedios gobernados por representantes elegidos directamente por sus
afiliados, negocian conciertos
con diversas compañías sanitarias, para que después sus miembros elijan la que mejor les convenga, gozando de esta manera
de todas las ventajas de la sanidad privada en cuanto a calidad e
inmediatez, pagando sin embargo una cantidad equivalente a la
que pagarían si pertenecieran a la
Seguridad Social.

La forma de financiarse dichos centros docentes, ya sean Universidades,
ya colegios, no debe ser mediante la aportación de recursos económicos
por parte del Estado que a su vez tendría que conseguir dichos medios
económicos de los españoles, mediante la incesante subida de impuestos.

4

9

CORPORACIONES EDUCATIVAS
Para que la libertad de los centros de enseñanza sea completa, también
deben tener completa capacidad de autogestión en lo económico.
Así pues, si el Estado dejara de recabar de los contribuyentes los impuestos que posteriormente dedica al mantenimiento del actual sistema de enseñanza y mantenimiento de subvenciones a organizaciones supuesta-

POSIBILIDAD
DE EXTENSION DEL SISTEMA DE
SANIDAD SOCIAL

ENSEÑANZA
Es preocupación casi unánime la bajísima calidad de la enseñanza en España. Calidad que no sólo es baja, sino que además y a pesar de la ingente
cantidad de medios económicos que se invierten, cada vez va empeorando
más y más a golpe de reforma del sistema educativo: El que llega nuevo,
hace bueno al anterior. Y son muchas las causas que se alegan, pero la
mayoría coincide en indicar que uno de los grandes males de la enseñanza
en España es la falta de libertad que existe en este campo, a pesar de que
el actual sistema político levanta bandera en defensa de la Libertad. Pero
cuando llega la hora de concretarse dicha defensa, se constata que en
realidad ocurre todo lo contrario, y uno de los campos donde esto se hace
más patente es el de la enseñanza. Pues ni siquiera está contemplada la
posibilidad de la educación en casa para aquellos padres que, pudiendo,
así lo quisieran.
LIBERTAD DE ENSEÑANZA
Se quiere imponer a toda costa, desde el Estado y demás administraciones
autonómicas un criterio educativo, pasando por encima de los criterios de
los diversos centros de enseñanza y de los deseos de los padres, que son
en definitiva los depositarios de la patria potestad y por lo tanto los verdaderos responsables de la educación de sus hijos.
Es opinión generalizada que la libertad de enseñanza se conseguiría con la
posibilidad de los padres de elegir centro escolar para sus hijos y es por
ello que muchos padres reclaman el cheque escolar como solución al problema. Dicho cheque escolar, tal y como está el sistema educativo en España, qué duda cabe que sería una mejora, pero no es ni de lejos, la solución del problema, porque de poco sirve a un padre poder elegir centro
8

Este sistema sanitario podría irse extendiendo a todos los colectivos laborales, de forma que poco a poco se terminara imponiendo por toda España con lo que se conseguiría por fin, una sanidad con las ventajas y
calidad de la privada y con la extensión y universalidad de la pública.
Y a la sociedad en general traería el beneficio de que el Estado podría
dejar de prestar unos servicios que no solo realiza mal, sino que para hacerlo necesita recaudar una enorme cantidad de impuestos, vía cotizaciones a la Seguridad Social y también por otras muchas vías impositivas,
pues dejaría de perderse la gran cantidad de dinero que se pierde para
mantener la enorme burocracia que se necesita con el actual sistema.
Ahora bien, somos conscientes que un cambio de esta envergadura, no se
puede llevar a cabo de un día para otro. Muy al contrario, debería hacerse
sin prisa pero sin pausa, pues cualquier paso en falso, daría lugar a un
caos que traería muchos más males de los que en la actualidad sufre la
sanidad española. Se podría por ejemplo, y es solo un ejemplo, permitir a
los profesionales de la construcción que se asociaran formando su propia
organización para atender sus necesidades sanitarias, llámese mutualidad
o como se quiera, de forma que todos, desde el arquitecto jefe al último
peón albañil de todas las empresas de la construcción, cotizaran
según sus ingresos, y todos pudieran elegir compañía sanitaria. De la misma manera, podrían ir haciendo
según su organización y necesidades otros
grupos profesionales.
Estos cuerpos intermedios dedicados a satisfacer necesidades
sanitarias de sus miembros, en principio funcionarían exclusivamente
5

con las cotizaciones de sus miembros pero, ¿cómo no?, podrían ir adquiriendo patrimonio, de forma que éste sirviese a sufragar los gastos de dicho cuerpo con lo cual las cotizaciones de los afiliados podrían disminuir. Con la posibilidad de vincular estos bienes si así conviniere.

Capítulo aparte sería el problema de los parados. No es normal que en
España existan en la actualidad cuatro millones de parados, hablando en
números redondos, esto es algo intolerable y que poco a poco debe ir
desapareciendo, pero haya el número de parados que haya y mientras que
no estén adscritos a ningún colectivo profesional, siempre estaría detrás
el Ayuntamiento, la Diputación, el Estado... que cumplirían con su misión subsidiaria, mas esto lo tendrían que hacer para un mínimo número
de personas, pues no hay que olvidar que muchos de los parados están
amparados por la cobertura sanitaria de algún otro familiar.
CUERPOS
CAROS

EL ESTADO
SANITARIAS

NO

QUEDARÍA

SIN

COMPETENCIAS

En efecto, el Estado no quedaría absolutamente sin competencias sanitarias. A la larga el Estado iría perdiendo, la responsabilidad de sufragar las
necesidades sanitarias de la mayoría de los españoles, pero siempre tendría que cubrir aquellas necesidades a las que no llegaran los cuerpos intermedios, ejemplos de esto serían una epidemia o la prevención de aparición de nuevas enfermedades. Quedándole además la obligación subsidiaria de ayudar a aquellas necesidades que lo requiriesen.
6

INTERMEDIOS

PEQUEÑOS,

SERVICIOS

Es una pregunta que siempre cabe hacerse. Habrá siempre cuerpos intermedios con un gran número de miembros como el que ya hemos citado
más arriba de la construcción, pero también los habrá de no tantos miembros y por lo tanto de menos cotizaciones, con lo que pudiendo prestar
los servicios sanitarios básicos, no podrían hacerlo para aquellos servicios que aun siendo menos habituales, son caros por necesitar un instrumental o cualquier otro requisito que quede fuera del alcance de sus posibilidades. ¿Quedarían los miembros de estos grupos profesionales privados de estos servicios? No deberían
quedar fuera de ellos, pues siempre
existe la posibilidad de concertar una
asociación entre cuerpos intermedios
de similares características, para que
entre ellos, dos o más pudieran costear dichas atenciones médicas. Contando además con el principio de subsidiariedad en el que los cuerpos superiores deberían intervenir para ayudar a superar tales deficiencias.
7