You are on page 1of 33
L-reveumarsupeeMo De yusticn EN SALA CONSTITUCIONAL Expediente n.° 16-0153 Magistrado Ponente: ARCADIO DELGADO ROSALES. Consta en autos que, el 17 de febrero de 2016, os ciudadanos GABRIBLA FLORES YNSERNY, DANIEL AUGUSTO FLORES INSERNY y ANDREA CAROLINA FLORES YNSERNY, abogados, venezolanos, mayores de edad, ttulares de las eédulas de identidad nimeros V- 11,565,951, 12,415,314 y V-16.660.601, respectivamente, inscritos en el INPREABOGADO bajo los mimeros 99.713, 131.006 y 131.221, en ese orden; actuando en nombre propio, presentaron ante esta Sala, “con fimdamento en lo establecido en el articulo 335 de la Constituciin de la Repidblica Bolivariana de Venezuela, en concordancia con el ariculo 32 de la Ley Orgénica del Tribunal Supremo de Justicia y con los eviterios aadopados en las sentencias dictadas por esta Sala bajo los Nros.1077-2000, 1347-2000, 1387-2000, 1415.2000, 226.2001, 346.2001 y 731-2013, RECURSO DE INTERPRETACION CONSTITUCIONAL de los articulos 136, 222, 223 y 265 de la Constituetin de la Repiiblica Bolivariana de Venezuela" E123 de febrero de 2016, se dio cuenta en Sala del presente expediente y se designé ponente al Magistrado Arcadio Delgado Rosales, quien com tal carécter suscribe la presente decision Efectuado el examen correspondiente, pasa esta Sala Constitucional a decidir, previas las consideraciones siguientes: DELA DEMANDA ‘Como fundamento desu pretensin, los solicitantes de autos sefalan lo siguiente: Ha sido un hecho piblico » comunicacional que, durante tos tikimos meses, la Asamblea Nacional, a través de diversas comunicaciones emanadas de su Presidente, Primer Vicepresidente v Segundo Vicepresidente y de las diferentes Comisiones Parlamentarias, ha solicitado a as méximas autoridades del Ejecutivo Nacional su comparecencia; tales solicitudes han sido fundamentadas en las competencias de control, Investigacion y fiscalizacin del érgano legislativo previstas en los articulos 222 y 223 de la Constitwcién de la Repiibica Bolivariana de Venezuela, en concordancia con el artcula 4 de la Ley sobre el Regimen, para la Comparecencia de Funcionarios y Funcionarias Piblicas 0 los y las partculares ante la Asamblea Nacional o sus Comisiones, a ls fines de investigar o indagar sobre materias que son competencias ‘propias del Poder Ejecutivo Nacional Tales normas establecen to siguiente “Articulo 222. La Asamblea Nacional podré ejercer su funcién de control mediante los siguientes mecanismos: las interpelaciones, las investigaciones, las preguntas, las autorizaciones y las aprobaciones parlamentarias previstas en esta Constiucién yen la ley y mediante cualguier otro mecanismo que esiablezcan las leves y su Reglamento, En ejercicio del contro! parlamentario, podrin declarar la responsabilidad politica de los funcionarios puilicos 0 funcionarias piiblicas y solicitar al Poder Ciudadano que intente las acciones a que haya lugar para hacer efetiva tal responsabilidad. Articulo 223. La Asamblea y sus Comisiones podrin realizar las investigaciones que jucguen convenientes en las materias de su ‘competencia, de conformidad con el reglamento, Todos los funcionarios pitblicos 0 funcionarias piblicas estan obligados u obligadas, bajo las sanciones que establezcan las leyes, a comparecer ante dichas Comisiones y a suministrarles las informaciones y documentos que requieran para el cumplimiento de sus funciones. Esta obligacién comprende también a los y las particulares, a quienes se les respetaré sus derechos y garantias que ésta oi id onatcrinena ZT. 05 5.206‘ os Constitucién reconoce. AU ilo de lo anterior, resulta pertinente sefalar que, si bien es cierto que se ha comunicado pitlicamente que la Asamblea ha “invitado” a los altos funcionarios a comparecer ante exe érgano, no es menos cierto que no ha precisado el abjeta real de la convacatoria y se ha limitado a indicar que tales comparecencias tienen como finalidad "reunirse para discuti el futuro econémico del pais", “dialagar con ellos para tomar decisiones para solucionar los problema que afectan al pais” “aclarar dudas al pais" asi como para la elaboracién de ‘iagndsticos sobre la situacién actual del pais en torno a cada uno de los sectores productivas y, camo consecuencia, el disefio de politicas iiblicas y lineas de accién administrativa a ser desarrolladas par el Poder Ejecutivn en el tema debatido, Las circunstancias narradas producen incertidumbre en dos aspectasfandamentales: Por una parte, respecto al cumplimiento del precepto establecido en el articlo 244 constitucional que establece la obligacin que tiene en particular cada Minstr, de presentar, ante la Asamblea Nacional y dentro de las primeros sesenta (60) das del aio, una memoria razonada yyswciente sobre la gestion del Despacho en ef ako inmediatamente anterior. Tal precepto hace surgir wna duda razonable respecto asi, conforme a los articulos 222 y 223 Constitucionales, la Asamblea Nacional se estaria adelantando en solicitar la comparecencia de estos funcionarios, cuando la misma Consttucion, en su articulo 244, esiablece el lapso ‘para que dichas autoridades rindan la memoria razonada y suficiente sobre la gestion de su despacho del aio inmediatamente anterior. El otro aspecto relevante reposa en 1a incertidumbre que surge con relacién a si, puede Ia Asamblea Nacional, con fundamento en las “funciones de control yvigilancia establecidas en la Carta Fundamental, exigir la comparecencia de tales funcionarios para discutr el futuro ‘econémico del pais y disefar las politicas publicas y lineas de accién administraiva a ser desarrolladas por el Poder Ejecutiv, furciones estas iltimas que el Texto Consitucional, en sus articulas 226, 238, 239 y 242, le otorga, de manera exclusiva y excluyente, al Poder Ejecutivo cuando le asigna competencia para divigit la accian de gobierno, En orden con la anterior, debe indicarse que, la duda planteada cobra mayor relevancia cuando observamos el contenido del numeral 3 del articulo 187 Constitucional, que establece la competencia del Poder Legislativa para ejercerfunciones de control sobre el Pader Ejecutivo en las términos que a continuacién se transeriben ““Articulo 187. Corresponde a a Asamblea Nacional: 43. Ejercer fuciones de control sobre el Gobierno y la Administracién Piiblica Nacional, en los términos consagrados en esta Constitucién yen la ley, Las elementos comprobatorios obtenidas en el ejercicio de esta funcién, tendrin valor probatoric, en las condiciones que la ley establezca.” Del contenido de la norma que antecede, en concordancia con los articulos 222 » 223, cuya interpretacién se solicta a la luz del presunto ‘objeto de la convocatoria, surgen grandes incertidumbres respecto a si, puede la Asamblea, dentro de su funcién de control y vigilancia, ‘convocar a los altos funcionarios a finde “diagnosticar y diseRar politicas piblicas” 0 como lo expresd el Diputado Elias Mata para reunirnos y discutir el futuro econdmico del pais cuando pareciera que el mecanismo constitucional que gjerce la Asamblea va dirigido a Iinterpelar e investigar a los funcionarios piblicas para la determinacin de sus responsabilidades politicas por actuaciones concretas en st -gestin adminisrativa Las interpelaciones, inestigaciones y preguntas han sido concebidas como mecanismos de control posterior, vale decir que, dichas acciones ‘se llevan a cabo una ver que la actividad administrativa se ha desarrollado y ha producido efectos y tienen diversas formas de tramitarse, de ‘acuerdo a lo previsto en el Reglamento Interior y de Debates de la Asamblea Nacional vigente y en la Ley, sobre ef Regimen para la Comparecencia de Funcionarios y Funcionarias Pitlicos y los o las particulares ante la Asamblea Nacional Las interpelaciones, por su parte, se realizan personalmente, luego de convocatoria expresa y deben versar sobre temas especificos que se encuentren directamente vinculados con la gestion administrativa de un determinado funcionario; las investigaciones son un poco més xgenéricas y no requieren de la presencia de la persona investigada, quien podré ser requerida en caso de ser necesario, Por su parte, las ‘preguntas se havin por escrito y se responderén de la misma manera; tal y como se realizan las posiciones juradas y los juramentos decisorios, de conformidad con 10 establecido en el Cédigo de Procedimiento Civil, salvando las diferencias propias, por tratarse de deposiciones de fncionarios piblicos. Ahora bien, las investigacianes parlamentarias deben propender a la revsién de las actuaciones materiales desarrolladas por el Ejecutivo y la determinacién de responsabilidades politicas, administrativas, patrimonialese incluso penales, de darse el caso, tal y como consagran Ios articulos 139 y 140 de nuestra Carta Magna, circunstancia que da lugar al planteamiento de si, puede la Asamblea Nacional, dentro de las competencias narradas, diagnosticar y disehar las politicas piblicas a ser ejecutadas por el Poder Ejecutivo 0 si. por el contraria, debe la ‘Asamblea Nacional ajustar su actuacién al control pasterior que prevén los articulos 222 y 223 Consttucionales, visto que la competencia (para crear politicas piblicas, dirgidas al desarrollo de su actividad adminitrativa, corresponde de forma exclusiva y exeluyente al Poder jecutiva Nacional En el mismo orden, fos acontecimientos se han desarrollado de una forma tan dindmica, que hace imperiosa la necesidad de una decisién urgente por parte de ese Meximo Tribunal, que establezca y determine, de manera clara y precisa, el contenido y aleance de la funcién de control y vigilancia ejercida por el Poder Legislativo sobre el Poder Ejecutivo Nacional y ef Poder Judicial, a fn de evitar que las acciones realizadas por el Poder Legislativo Nacional desnaturalicen fos fundamentos constitucionales y deontolégicos de la separacion de poderes en los términos desarrollades en la Carta Magna, Otro aspecto de vital importancia que podria resultar contrario al ordenamiento juridico y al normal desenvolvimiento del Sistema de Justicia reposa en la incertidumbre en cuanto al aleance del contenido de los articulos 136 y 265 de la Constitucién de la Repiblica Bolivariana de Venezuela a la uz de los articulos 222 y 223 consttucionales toda vez que, segin el articulo 136 no parece extensible la competencia de la Asamblea Nacional para declarar la responsabilidad politica de las alias auoridades del Poder Municipal, Poder Estadal » Poder Judicial, especificamente a este itimo Poder en virtud del contenido del referido articulo 265 Constitucional que no establece expresamente la concurrencia de los Magistradas ante a Asamblea Nacional, en los términas sefalados por dicho érgano legislativo. Las normas citadas establecen lo siguiente “Articulo 136, El Poder Piblico se distribuye entre el Poder Municipal, el Poder Estadal y el Poder Nacional. B! Poder Piblico Nacional se divide en Legislativo, Ejecutivo, Judicial, Ciudadano y Electoral Cada una de las ramas del Poder Piblico tiene sus funciones propias, pero las érganos a las que incumbe su efercicio calaborarn entre sien la realizacién de los fies del Esado,” “Artiewlo 265. Los magistrados o magistradas del Tribunal Supremo de Justicia podriin ser removidas 0 removidas por la Asamblea Nacional mediante una mayoria calficada de las dos terceras partes de sus integrantes, previa audiencia concedida al interesado 0 interesada, en caso de faltas graves ya calficadas por el Poder Ciudadano, en los términos que la ley establezca” soi i onatcrinena ZT. 05 5.206 STIL on A la luz de las normas citadas y visto la pretension de la Asamblea surge la duda respecto a la posible intencin de obstaculizar alos Poderes Ejecutivo y Judicial ~y de ser el caso el Poder Municipal y el Poder Estadal, si asi lo decidiere- en el desarrollo de sus competencias en armonia yen su competencia para fijar las directrices para solucionar los problemas cotidianos y emergentes del pais, lo cual podria dar lugar a Ta coniravencién de lo establecido en el inico aparte del articulo 136 de la Constitucion de la Repiblica Bolivariana de Venezuela ‘segin el cual cada una de las ramas del Poder Public tiene sus funciones propias, pero a los drganos que incumhe su gjercicio, colaborardn enire sien la realizacin de las fines del Estado, De tal forma que, a juicio de quienes suscriben, las pretensiones del Poder Legislativa sobre los Paderes Ejecutiva y Judicial no les ‘permitivian dar cumplimienta con las competencias y atribuciones que la Constitucin, expresamente, le otorgé. En iguales términos pareciera evidenciarse que la Asumblea Nacional busca socavar fa eredibiliad en la imparcialidad e independencia del Arbitro judicial al setalar reteradamente que el Alto Juzgado no le favoreceré par razones politica lo cual podria soslayar las verdaderas razonesjuridicas yéticas de sus funciones. Las recientes actuaciones de la Asamblea Nacional respecto de las “invitaciones” y convocatoria a comparecer realicadas por ese érgano a altos funcionarios del Ejecutivo Nacional y los constantes seRalamientos sobre posibles investigaciones contra las méximas autoridades del Poder Judicial han generado incertidubre acerca del ejercicio de las competencias de control y fiscalizacién del maximo Organo Legislativo Nacional, tanto en lo material o sustancial, como en aquello referido a las formalidades para tal ejercicio, aplicable o no por extensién alos érganos de administracion de justcia, En efecto, la creacin de una Comision Especial encargada de revisar el nombramiento de Magisirados, Prineipates y Suplentes del Tribunal Supremo de Justicia y la posibilidad de “investigaciones” plantean también incertidumbre respecto a $i estas comvocatorias aplican Igualmente al Poder Judicial en el marco o fuera de la Comision Especial que podria burlar el contenido del articulo 265 de la Constitucién y el procedimiento investigativo que de é se deriva concatenado con ala audiencia previa a que se hace referencia en la misma, Insistimos, la ereacién de la citada Comision Especial y la posibilidad cierta de ordenes de comparecencia contra los funcionarios del Poder Judicial, tal como se viene haciendo contra el Efecutivo Nacional fuera del marco del articulo 265 Consttucional estaria conspirando contra 1 normal funcionamiento de la administracion de justicia y el normal desarrollo de tan esencial funcién garantista de la paz social, lo que ‘podria generar una clara extralimitacion de funciones de la Asamblea Nacional y un eventual abuso de poder al no tener la precision nnecesaria para adelantarcitaciones para comparecencias concretas, en una clara contradiccién constitucional entre la Consttucién y eb articulado que establece dicho régimen infectado en la Ley sobre el Régimen para la Comparecencia de Funcionarios y Funcionarias Piblicos. En el mismo sentido, resulta necesario, reiterar lo ya seitalado respecto a que las investigaciones desarrolladas por el Poder Legislative, deben propender a la revision de actuaciones materiales desarrolladas por el Ejecutivo y la determinacién de responsabilidades, politicas, administrativas, patrimoniales, no asi contra el Poder Judicial, que igualmente debe ser interpretado a favor de la imparcialidad e Independencia de los jueces y juezas de Ia Republica, quienes tienen mecanismos jurisdiccionales directos para establecer la responsabilidad «que haya lugar, de tal manera que se genera el planteamiento respecto a cémo puede haber control politico en el marco de investigaciones 2 interpelaciones contra un Poder Piblico que tiene entre sus prohibiciones expresamente por ley cualguier actividad en ese sentido y que esté llamado en todo caso como tercero imparcial a garantizar la paz social, los derechos humanos y el respeto a las garantias consttucionales vengan del drgano politico que vengan Las circunstancias narradas generan wna duda razonable no sala para ls funcionarias que han sido convocados y el Ejecutivo Nacional en el ‘cumplimiento de sus responsabilidades, sino ademas para la poblacién en general, quienes nos encontramas a la deriva entre el poder ‘fectivamente otorgado a la Asamblea Nacional para ejercer el control, vigilancia y fiscalizacién de la gestion administrativa del Poder Bjecutivo y una aparente capacidad de intervenir en la accién de gobierno y el diseno e implementacién de politicas piblicas nacionales, ademas de la posibilidad de investigacion e intervencién que pretende dicha Asamblea contra las representantes de la Méxima Instancia ‘Judicial de la Repiblica, con miras, incluso, a remover a sus autoridades al margen de [a Consttucidn Por las consideraciones de hecho y derecho expuestas, solicitamos a esta Sala Constitucional declare con lugar el presente recurso de interpretacion constiucional y despeje las incertidumbres interpretativas de los articulos 136, 222, 223 y 265 de la Consttucién de la Repiibliea Bolivariana de Venezuela, en uso de su competencia como su mizimo y tltimo interprete y guardian de su wniforme sentido y aplicacién, conforme a lo establecide el articwlo 335 etusdem. Asimismo solicitamos, de conformidad con lo dispuesto en la Ley Organica del Tribunal Supremo de Justicia de ta Repilblica Bolivariana de Venezuela, sea tramitado el presente recurso como un asunto de mero derecho y se proceda a dicta sentencia sin relacion mi informes. n DE LA COMPETENCIA, Previo a cualquier pronunciamiento, pasa esta Sala a determinar su competencia para conocer el presente recurso de interprtacién y, al respecto, observa: [En sentencia n° 1077 del 22 de septiembre de 2000, caso: “Servio Tulio Leén”, esta Sala Constitucional determiné su competencia para interpretarel contenido y aleance de las normas y prineipios constitucionales, de conformidad con lo establecido en el artculo 335 de la Constitucién de la Repiblica Bolivariana de Venezuela, en concordancia con el aticulo 336 etusdem Alrespecto, esta Sala Consitucional como maximo y étimo inteprete de la Constituci6n de la Replica Bolivariana de Venezuela, ha precisado que la Facultad interpretative esté drigida a que la norma a interpretar esté contenida en la Constitucién (sentencia n° 1415 del 22 de noviembre de 2000, caso: “Freddy Rangel Rojas”, entre ols) 0 integre el sistema constitucional (sentencia n.° 1860 del S de octubre 2001, caso: “Consejo Legislativo det Estado Barinas”), del cual formarian parte los watados © convenios internacionales que autorizan la produceién de normas por parte de organismos multestatals (sentencia n° 107 del 22 de septiembre de 2000, caso: “Servio Tullo Leén”) o las normas de cardcter general dictadas por a Asamblea Nacionel Constituyente (sentencia ,° 1563 del 13 de diciembre de 2000, caso: “Alfredo Peiia”). Por su parte, la Ley Orgénica del Tribunal Supremo de Justicia aeogié la doctrina comentada, estableciendo expresamente en su auticulo 25.17, Ia competencia de esta Sala para: “Conover la demanda de interpretactén de normas y° principios que integran el sistema constitucional’ oi id onatcrinena ZT. 05 5.206‘ = Asl las cosas, se observa que la peticién de los recurrent de autos estiba en interpreta los articulos 136, 222, 223 y 265 del Texto Fundamental, sobre la base de las alegaciones formuladas; por Io que, de conformidad con os precedentesjurisprudenciales sefialados, con lo previsto en el articulo 335 Consttucionsl y en atencién @ lo dispuesto en la ahudida disposicién de la ley que regula las funciones de este Maximo Juzgado, esta Sala resulta competente para decidir el asunto sometido a su conocimiento. Asi se declar, a DELA ADMISIBILIDAD Con relacién a la admisibilidad de la solicitud de autos, a Sala estima conveniente reafirmar su docttina sobre las condiciones de admisibilidad a las que se halla sujeta esta especial demanda (Vid. entre otra, sentenciasniimeros 1.077/2000, 1.347/2000, 2.704/2001 2782002), y observa que los solicitantes actian en su condicién de integrantes de sistema de justicia, como eiudadanos interesados en el adeeuado funcionamiento de los poderes piiblicos y en la vigencia efectiva de los derechos politicos que incumben a todos los electores y electoras dentro de una democracia participativa, y que, en fin, la presente solicitud no se encuentra incursa en ninguna de esas causales de inadmisbilidad, asi como tampoco en las previstas en el ariculo 133 dela Ley Orginica del Tribunal Supremo de Justicia. As se declare Wv MERO DERECHO Y URGENCIA DEL ASUNTO Con fundamento en los precedentes jurisprudenciales de esta Sala contenidos en sentencias mimeros 226/2001, 1,684/2008 y 1547/2011, considerando, por una parte, que el presente asunto es de mero derecho, en tanto no requiere la evacuacién de prueba alguna, al estar centrado en la obtencién de un pronunciamiento interpretativo de varios aniculos previsios en la Constitucién de la Repiblica Bolivariana de ‘Veneauela, por la otra, en atencién ala gravedad y urgencia de los sefalamientos que subyacen en la solicitud de interpretacién formulada, los cuales se Vinculan a la actual situacin existente en la Repiblica Bolivariana de Venezuela, con incidencia directa en todo el Pueblo venezolano, este Sala ddeclara que la presente causa es de mero derecho, asi como la urgencia en su resolucién, En razén de lo antes expuesto, de conformidad con To dispuesto en el articula 7 del Cédigo de Procedimiento Civil, aplicable por romisién supletoria del aticulo 98 de la Ley Or te entrar a decidir sin mds trmite el presente asunto, Asi se decide ia del Tribunal Supremo de Justicia, en concordancia con el articulo 145 eiusdem, la Sala estima v CONSIDERACIONES PARA DECIDIR Con acasign de la presente solicitud de interpretacién de los articulos 136, 222, 223 y 265 del Texto Fundamental, desde la perspectiva que ten los solicitants en esta oportunidad, esta Sal, resuelve sistematizar la presente motiva en cuatro temas: .- DIVISION POLITICA ¥ PODER PUBLICO, 2.- CONTROL PARLAMENTARIO, 3 DE LA DESIGNACION DE UNA COMISION ESPECIAL DE LA ASAMBLEA NACIONAL PARA REVISAR EL NOMBRAMIENTO DE LOS MAGISTRADOS PRINCIPALES Y SUPLENTES POR PARTE DE LA ASAMBLEA NACIONAL, FL. DIA 23 DE DICIEMBRE DE 2015, 4- DE LA LEY SOBRE FI. REGIMEN PARA LA COMPARECENCIA DE FUNCIONARIOS Y FUNCIONARIAS PUBLICOS © LOS Y LAS PARTICULARES ANTE LA ASAMBLEA NACIONAL 0 SUS COMISIONES, Y DEL REGLAMENTO DE INTERIOR Y DEBATES DE LA ASAMBLEA NACIONAL, L- DIVISION POLITICA Y PODER PUBLICO El articulo 16 del Texto Fundamental se rfiere de forma directa a la divisin politica cuando dispone lo siguiente: Articulo 16. Con el fn de organizar polticamente la Repiiblica, el teritorio nacional se divide en el de los Estados, el del Disrito Capita, ef de las dependenciasfederales y el de ls teritorias ederales. 1 teriorio se organiza en Municipio. La divisién politico territorial seri regulada por ley orgénica, que garantice la autonomia municipal y la descentralizacién palitico ‘ministration. Dicha ley padré disponer la creacién de terrtorias federales en determinadas dreas de los Estadas, cuya vigencia queda supeditada a la realizaciin de un referendo aprobatorio en la entidad respectiva. Por ley especial podré darse a un territorio federal la categoria de Estado, asigndndasele la totalidad a una parte dela superficie del tervitoria vespectivo Por su parte, el articulo 136 eiusdem inica ls disposiciones fundamentales sobre el Poder Pablico, en los siguientes téminos: Articulo 136. El Poder Piiblico se dstribuye entre ef Poder Municipal, el Poder Estadal y ef Poder Nacional. El Poder Piblico Nacional se divide en Legistativo, Ejecutivo, Judicial, Ciudadano y Electoral Cada una de [as ramas del Poder Pidlico tiene sus fnciones propias, pero los érganos a los que incumbe su efrcicio colaboraran entre sien la realizacin de los fines del Estado. Al respecto, la Exposicn de Motivos de la Consttucién seal lo siguiente: El presente titulo referente al Poder Piiblico adquiere especial signficacin dado que se propone rescatar la legitimidad del Estado y de sus instituciones, ecuperando la moral prilica y la eficiencia y efleacia de la funcidn administraiva del Estado, caructersticas complementarias indispensabies para superar la crisis de credibilidad y de gobernabilidad que se ha instaurado en el pais en los idtimos tiempos. En las Dispasiciones Generales, en primer lugar se consagra la conocida distribucién vertical del Poder Piblico: Poder Municipal, Estadal y oi id onatcrinena ZT. 05 5.206‘ a Nacional; colocados en este orden segin su cercania con el ciudadano, sujeto protagénico de este modelo de democracia partcipatva En lo que respecta a la distribucién horizontal del Poder Piblico Nacional se incorporan, ademas de las funciones tradicionales, la innovacién de los denominados Poder Electoral y Poder Cidadano, La razin de esta novedosa inclusién se entiende en un contexto social y politico en el cual se deben dar signos claros del respeto a la Independencia y autonomia funcional dela que deben gozar los érganos encargados de desarrollar las funciones respectivas, para facilitar a recuperacion de la legiimidad perdida en terrenos tan delicadas como el de los procesos electorates; asi como el dela funeién contralora y la defensa de fos derechos humanos Se consagra, igualmente, una divisin de las funciones que corresponden a cada rama del Poder Piblico, tanto en sentido vertical como horizontal. Pero si bien se acepta la especialidad de la tarea asignada a cada wna de ellas, se establece un régimen de colaboracién entre los Srganos que van a desarrollarlas para la mejor consecucién de lo fines generales del Estado, ‘Se establece el principio restrictive de la competencia, segiin el cual los érganos que elercen el Poder Piblico sélo pueden realizar aquellas fatribuciones que les son expresamente consagradas por la Constituciiny la ley La usurpacién de autoridad, consstente en la invasién del Poder Piiblico par parte de personas que no gacen de la investidura piblica, se considera ineficaz y los actos dictados se consideran mules. En cuanto a la responsabilidad individual consecuencia del ejercito del Poder Piblico, se abarca tanto el abuso de poder, la desviacion de ‘poder, asi como la violacin de la Constituciny la Ley. Esta dispasicién es una de las que ha adolecido de ineficacia, por lo cual su consagracién en esta Consttucién implica generar fos ‘mecanismos legales para sw aplicacién efectva Finalmente, en as disposiciones generates, se establece bajo una perspectiva de derecho piblico moderna la obligacién directa del Estado de responder patrimonialmente por los dais que sufran los particulares en cualquiera de sus bienes y derechos, siempre que la lesién sea ‘imputable af funcionamiento, normal o anormal, de los servicios piblicas y por eualesquiera actividades publicas, administrativas, judiciales, legislativas, ciudadanas 0 electorates, de los entes piiblicos 0 incluso de personas privadas en ejercicio de tales funciones bod EI Estado democritico y sacial de Derecho y de Justicia consagrade por la Constitucién, al implicar fundamentalmente, division de los ppoderes del Estado, imperio de la Constitucin y las leyes como expresion de la soberania popular, sujecién de todos os poderes piiblicos a la Constitucin y af resto del ordenamientojuridico, y garantia procesalefectiva, de los derechos humanos y de las libertades publica, requiere la existencia de unas érganos que, institucionalmente caracterizados por su independencia, tengan la potestad constitucional que les permita cjecutar y aplicar imparciaimente las normas que expresan la voluntad popular, someter a todos las poderes piilicas al cumplimiento de la Constitucién y las leves, controlar la legalidad de la actuacién administrativa y ofrecer a todas las personas tutela efectiva en el efercicio de sus derechos e inereseslegitimas El conjunto de érganos que desarrollan esa funcién constituyen el Poder Judicial y el Sistema de Justicia que se consagra en el Capitulo II] del Titulo V de ta Constitucin, configurindolo como uno de los poderes del Estado, En el reerido Capitulo, la Consttucién, con fundamento en el principio de soberania, declara que la potestad de adminstrar justicia emana de los ciudadanos y se imparte en nombre de la Repiilica y por autoridad de la ley. a) Adaptando a nuestro tiempo las ideas inmortales del Libertador Simén Bolivar, la Constitucién rompe con la eldsica division de los poderes ‘iblicosy evea los Poderes Ciudadano y Blectoral. BI primero de ellos se inspira, en parte, en el Poder Moral propuesto por El Libertador en ‘su Proyecto de Consttucién presentada al Congreso de Angostura el 15 de febrero de 1819. El Poder Electoral por su parte, encuentra su inspiracién en el Proyecto de Constitucin que El Libertador redact6 para Bolivia en 1826, El Libertador concibié el Poder Moral como la insttuelén que tendria a su cargo la conciencta nacional, velando por la formacién de ciudadanos a fin de que pudiera purificarse lo que se haya corrompido en la Republica: que acuse la ingratitud, el egoismo, ta frialdad det fanior a la patria, el ocio, la negligencia de los eiudadanos. Con ello Simén Bolivar queria fundar wna Replica con base en un pueblo que amara a la patria, a las leyes, « las magistrados, porque esas "son las nobles pasiones que deben absorber exclusivamente el alma de un republican”. El Poder Moral del Libertador tenia entre sus misiones velar por la educacién de los ciudadanos en cuyo proceso se debia sembrar el respeto ‘vel amor a la Constituetin; a las instituciones republicanas, sobre la base de que "si na hay un respeto sagrado por fa patria por las leyes ‘por las autoridades, a sociedad es una confusion, un abismo" Inspirada en esas ideas y adaptindolas a nuestro tiempo, la Constitueién crea el Poder Ciudadano, el cual se eferceré por el Consejo Moral ‘Republicano integrado por el Defensor del Pueblo, el Fiscal General dela Replica y el Contralor General de la Republica EI Poder Ciudadano es independiente de los demis poderes piiblicos y sus érganos gozan de autonomia funcional, financiera y aadministrativa. Para o cual se les asignard una partida anual variable dentro del presupuesto general del Estado En general, ls érganos que ejercen el Poder Ciudadano tienen a su cargo la prevencién, investigacién y sancisn de los hechas que atenten contra la ética pblica y la moral administrativa. Ademés, deben velar por ta buena gestién y la legalidad en el uso del patrimonio piblico, por el cumplimiento y la aplicacién del principio de {a legalidad en toda la actividad administrativa del Estado, De igual forma, deben promover en el imbito de sus competencias, fa educacin como proceso creador dela ciudadania, asi como la solidaridad, la libertad, la democracia, a responsabilidad social y el trabajo, odo ello conforme alo establecido en la Constitucién y en las leyes a) Coma expresin del salto cuaitaivo que supone el trdnsito de la democracia representativa a una democracia partcipativa y protagénica, se crea una nueva rama del Poder Piblico, el Poder Electoral, ejercido por érgano del Consejo Nacional Electoral que tiene por objeto regular el establecimiento de las bases, mecanismas y sistemas que garanticen el advenimiento del nuevo ideal u objetivo democritica. Una ‘nueva cultura electoral cimentada sobre la partieipacion ciudadana, soi ii onatcinineno 627.05 5.26 ‘OST = Para dimensionar su contenido es necesario integrar las disposiciones en este Capitulo V del Titulo V con las establecidas en el Capitulo IV de los Derechos Politicos y del Referendo Popular perteneciente al Titulo Il del nuevo texto constitucional. EI muevo esquema conlleva wna modificacisn sustancial en la prictica electoral sobre la cual se edificd el anterior modelo, desde la concepecién del sufragio como derecho, hasta la consagracion de nuevas formas de participacién que trascienden con ereces a la simple formulacién de propuestas comiciales. Se expresa esta nueva concepcisn a través de fa tmplementacin de insttuciones politicas como la eleccién de cargos piblices, ef referendo, ta consulta popular, la revocatoria del mandato, la iniciaiva legislativa, consttucional y consttuyente; ef cabilde abierto y las Asambleas de ciudadanos y ciudadanas, cuyas decisiones revisten el carter de vinculante, entre otras Son estos, entonces, los novedasos medios que le garantizan al pueblo la participacién y protagonismo en el ejercicio de su soberania, En tal sentido, resultan trascendentes las formas en que el ciudadano puede participar en ta formacién, ejecucién y control de la gestion piiblica, pues ella no se limita ata intermediacién de las partidas politicos, sino que puede hacerse en forma directa, en perfecta sujecin al concepto, de soberania que en forma expresa prevé el artculo 5 del novisimo texto consttucional, En general, se atribuye al Poder Electoral la facultad atinente a la constitucin, renovacién y cancelacién de asaciaciones con fines politicos, la que viene relacionado con el arigen o nacimiento de dichas organicaciones al mismo tiempo que con su funcionamiento y desarrollo, el cual se sujeta al esricio respeto de los mecanismos de consulta democritica y partiipativa consagradas en la Consttucion, a los cuales ‘eben igualmente swetarse los estatutos que regulen la vida de estas instituciones. a) En tal sentido, y en atencién al control jurisdiccional necesario de los actos, omisiones, vias de hecho emanados del Poder Electoral, a propésito de los procesos comiciales referides, a su funcionamiento, el nuevo texto consttucional creé la Jurisdiccién Contencioso Electoral, tjercida por la Sala Blectoral del Tribunal Supremo de Justicia Alrespecto, debe reiterase que la Exposicién de Motivos no tiene cardeter normativo ni vinculante, pero si pudiera ser orientador en tanto sea coherente con el fundamento material del Texto Fundamental y con las normas que lo integran. Al respecto, en sentencia 93 del 6 de febrero de 2001, esta Sala asenté lo siguiente “la Exposicién de Motivos del Texto Fundamental, hace referencia a la potestad revisora extraordinaria que ostenta esta Sala. Sin ‘embargo, antes de analizar lo establecido en la Exposicién de Motivos de la Canstituciin de la Repiblica Bolivariana de Venezuela, debe esta Sala aclarar la naturaleza de ese documento, en el sentido que la expresado en el mismo se consulta silo a titulo refevencial eilusrativa para ¢eLandlisis de fa norma constitucional, ya que 6 constituye wn documento independiente al Texto Constitucional propiamente dicho y. no siendo arte infegrante de la Constitucién no posee caricter narmativo, No puede entonces furdamentarse en la Exposicion de Moivos la lustifleacion juridica para interpretar wia_madificacién_ampliacién o correccién de lo expresado en el Texio Fundamental No puede iqualmente otorgarse un caricter interpretative dela Constitucién ala Exposiciin de Motivos cuando la misma Constituciin le otorga dicho ‘andcter expresamente a exta Sala, La Exposicién de Motivas constituye simplemente una expresion de la intencién subjetiva del Constituyente, {tiene el inico fn de complementar al lector de la norma consttucional en la comprensién de la misma. Esta Sala, no obsiante, dentro de su caricter de mévimo intirprete de la Constitucién establecido en el articulo 335 del Texto Fundamental, puede sefalar lo establecido en la Exposicion de Motivos como soporte de su interpretacion y otorgarle caricter interpretative a lo establecido en ésta a, sencillamente, desechar o.no considerar lo establecido en tal documento, en aras a a interpretacién progresiva del Por su parte, en sentencia n® 1415 del 22 de noviembre de 2000, esta Sala seal lo siguiente “el artculo 136 de la Carta Magna establece la distribucién del Poder Piblica en las siguientes ramas: “el Poder Municipal, el Poder Estadal y el Poder Nacional. (A su vex) El Poder Piblico Nacional se divide en Legislativo, Ejecutivo, Judicial, Ciudadano y Electoral”. En ‘cuanto a la coordinacién que debe darse entre las ramas del Poder Pitlico en el ejercicio de sus funciones, sigue diciendo dicho artculo: “Cada una de las ramas del Poder Pitlico tiene sus funciones propias, pero los érganos a los que incumbe su ejercicio colaborarin entre si cen la realizacién de los fines del Estado Seguidamente, respecto del Poder Piblico, la Ley Suprema de la Repiblica consagra en su aticulo 137 el principio de sujecién del mismo ala os 7, 334, 335 y 336): Constitucién (en correspondencia con sus arti Articulo 137. La Consttucin y a ley definen las atribuciones de los érganos que ejercen ef Poder Piblico, a las cuales deben sujetarse las actividades que realicen. Al respecto, asi como el Poder Judicial esté sujeto a normas y limites constitucionales, el Poder Ejecutive Nacional, e! Poder Legislative "Nacional y los demés Poderes Pablicos también lo estin, al igual que todos los ciudadanos y ciudadanas, por imperativo de los principios de supremecia consitucional y de racionalidad; de alli que cuslquer intento de ultraje tales normas constitucionales, consituya una aftenta al propio orden fundamental y ala dignidad de los ciudadanos y ciudadanas; valores que sélo podtén ser defendidas a través del conoc Constitucién, nica heramienta vélida pera apreciar la verdad, evitar manipulaciones y contrarrestaracsionesilicitas TEI aulor David Beetham, en la obra EI parlamento y ta democracia en el siglo veintiuno: una guia de buenas pricticas (Unién Interparlamentaria, Ginebra, 2006), sefiala lo siguiente: ‘Coma institucién central de la democracia, encarnan la voluntad del pueblo en el gabierna y son vector de sw aspiracién a que la democracia responda verdaderamente a sus necesidades y ayude a resolver algunos de los problemas mas acuciantes de su vida cotidiana. Como érgano clecto que representa a la sociedad en toda su diversidad, el poder legisativo tiene a responsabilidad especifica de conciliar expectativas ¢ intereses conflctves de diversos grupos y colectividades a través de los medias demacraticas del didlogo y la conciliacin. En su funcién Tegislativa, as parlamentos deben adecuar la legislacién de una sociedad a sus necesidades ycircunstancias, que cambian con rapides, a) Las espertos difieren a veces acerca dela lista precisa de dichas funciones, pera las que se indican a cantinuacién parecen recoger un amplia icy ne cnatcrnane 627.05 195.205 ODT os ss legisar; ‘= aprobar los ingresos y los gastos piblicos, por lo general en el context del presupuesto nacional; ‘= ejercitar control sobre los actos, poitcas y agentes del poder ejecutivo ‘= ratificartratados y supervisar la actividad de los Srganas relativas a los tratadas; ‘= debatir de temas de importancia nacional e internacional; ss recibir quejas y retificar abusos: ‘= aprobar enmiendas consttucionales Por la que hace a estas funciones, el aporte parlamentario a la democracia consiste en desemperarlas de forma eficaz, no sélo a través de ‘una organizacién eficiente de sus labores, sino hacténdolo de forma tal que respondan alas necesidades de iodas los seciores de la sociedad, La democracia en ta prictica requiere a menudo un arbitraje entre normas 0 valores contrastados, que no pueden ser potenciados simulténeamente. Por ende, os parlamentos deben facilitar la accion legislativa del gobierno, ademés de examinar y enmendar los proyectos de ley; las inmunidades parlamentarias, si bien pueden proteger a las legisladores, pueden asimismo ocular delttos potenciales: el lugar ‘adecuado que cabe dar a las iniciativas individuales puede perturbar el programa y la organizacién de (as labores parlamentarias: unas sistemas electorales basados en las circunseripciones pueden facilitar el acceso de los representantes a sus electores, pero también crear parlamentos que no sean en su conjunto representativos en diversos aspectas. Hay muchas otras tensiones y casos en fos que se debe arbitrar. Los comentarios enviados por los parlamentos, que reseiamos en diversos capitulos de este texto, [o ponen claramente de manifesto. Cabe destacar que siempre ha habido normas de conducta para fos parlamentarios, si bien se limitaban en general a comportamientos que inciden en el buen orden de las actividades parlamentarias mismas. En casi todos los parlamentos, se prokiben las expresiones 0 comportamientos consideradas como insultantes 9 amenazantes para otro legislador, que obstaculicen la libertad de debate 0 de votacién, 0 que falten ef respeto a la presidencia. Ademés de estas cuestiones de orden interno y de decoro, siempre se ha entendido y dado por sentado {que los parlamentarios son elegidos para defender el interés pico y no su interés personal w otros intereses particulares. Lo que es nuevo fe que diversos parlamentos consideran necesario explicitar este principio en un conjunto de normas y cédigos de conducta que se hacen piiblicos y estin destinados a incrementar la confianza en la probidad parlamentaria. El predmbulo del Cdigo oficial de conducta de Canada flustra el propésito usual de tales insrumentor: 1. reconocer que la funcién de parlamentaria es un mandato piiblico; 2 mantener la confianza del plico en la probidad de cada parlamentario y el respeto y conflanza que la sociedad deposita en la institucion ‘Parlamentaria en su conjunto, ‘3 mastrar al piblica que todos los parlamentarias estan sometidos a narmas que colocan el interés pliblico par encima de sus intereses (privados y establecer wn sistema transparente que permita al piblico verficar que as sea; “4 indicar de forma mas clara a los parlamentarios cdmo conciliar sus intereses privados con sus obligaciones piblicas; 5. famentar el consenso entre los parlamentarios estableciendo reglas comunes y medios de asesoria independiente © imparcial para responder a interrogantes relacionados con la buena conducta Si bien la seficaciay no es a primera vista uno de los valores caracteristicamente democriticos, se vuelve tal cuando las funciones ddesemperiadas son necesarias para el funcionamiento del proceso democritico: legislacién, control del Poder Ejecutivo, control fnanciero, 16. (..) los parlamentas deben encontrar un equilibrio entre la cooperacién y el control cara al Poder jecutivoeleeto; el obstruccionismo puro redunda rara vez en interés de la cludadania En este inicio del siglo XXI, las sociedades y sus gobiernas enftentan ingentes desafios. Si bien ésts diferen, por su indole e intensidad, en los distintos paises, todos los gobiernas por igual deben hacer frente a nuevas presiones (sobre la econamia, el medio ambient, la salud, la ‘seguridad humana) con politicas y programas que incrementen el bienestar de fa poblacin en vez de menascabarlo 0 comprometerlo, Ello consttuye un reto para la ereatvidad humana y para la capacidad de una sociedad de cooperar y de obrar en pro de un propésito comin, Coma hemas abservado en este estudio, ls parlamentos, ademas de sus necesarias funciones legislativas, de control y otras, tienen atributos especificas que les permiten contribuir en gran medida a enfrentar estos problemas: ‘= representan al pueblo en toda su diversidad y pueden hablar en su nombre; = pueden dar al conocer al piblico las opciones y dilemas que enfrenta el gobierno y contribuir a su educacién en esta materia, ‘= constinyyen un foro nacional de opinion que permite hacer surgir y debatir distintas opciones y propuestas politica ts el hecho de que utilicen el didlogo para zanjar diferencias les confere una funcién especial en fo tocante a la resoluciin de conflictos, a nivel de la sociedad como a nivel politico ‘les incumbe particularmente la proteccién y promocién de las derechos humanos, econémicos y sociales tanta coma civilesy politicos. Estas atributos dstinivos de los parlamentas hacen a la esencia misma de la demacracia: respeto de la diferencia en base al valor igual de cada persona, y slucién de diferendas de opinién y de interés por medio del didlago y del debate, de modo tal que se puedan llevar a Ta ‘Prictica, con el consentimiento de todos, las medidas comunes necesarias. En um mundo en rapida mutacién, entre los diversos didlogas que ‘ocupan el campo legislativa y politice, cobra particular importancia el que se desarrola entre el pasado y el futuro de una sociedad: cémo crear el futuro sin destruir las caracteristicas del pasado que hacen a la identidad del pais, considerando el pasado como wna fuente de cambio fecundo en lugar de percibirlo como un mero obstéculo al progreso. Por lo que hace a la democracia, ello significa, como sefala el documento final de la Cumbre Mundial de las Naciones Unidas de 2005, que «no habri un modelo tinico», sino una serie de variaciones en tarna a ciertas normas y procedimientos fundamentales, de conformidad con la tradicién politica de cada pais, diversidad de la que dan amplio testimonia los ejemplos ctados en el presente volumen (Bn htip:/swuw ipwcorg/pdfipublications/democracy.sp pdf) Como puede apreciarse el Poder Legislative Nacional constituye un poder fundamental para los Estados y las sociedades, deforma similar is otros poderes; pero al igual que el resto de poderes consttuidos,esté sometido a la Consttucin y a otros limites, tal como se desprende del Texto ional patrio y de otras tantas Constituciones. Asi, por ejemplo, as Constituciones de Colombia y de Panam, dos casos geogréficamente préximos a Venezuela, disponen, en cuanto, a probibiciones constitucionales expresas al Poder Legislative Nacional (tal como lo hacen otros tantos Conti paises), lo siguiente: CONSTITUCION POLITICA DE COLOMBIA Articulo 136.-Se prohibe al Congreso y a cada una de sus Cémaras: icy ne cnatcrnane 627.05 195.205 ODT ma 1. Inmiscuirse por medio de resoluciones o de leyes, en asuntos de competencia privativa de otras autoridades. Omissis CONSTITUCION POLITICA DE LA REPUBLICA DE PANAMA ARTICULO 163. Es prohibido a la Asamblea Nacional 2. Inmiscuirse por medio de resoluciones en asuntos que son de la privativa competencia de los otros Organos del Estado. De tales citas de leyes furdamentales del Derecho comparado se coligen limites esenciales de las actuaciones legslatvas, destacando la prohibicién de intromisién en asuntos que competen privativamente a ottos Srganos 0 autoridades, lo cual garantiza el desarrollo arménico del Poder Pablico 2. CONTROL PARLAMENTARIO Respecta de las atribuciones de la Asamblea Nacional, el articulo 187 Constitui al dispone lo siguiente Anticulo 187. Corresponde a la Asamblea Nacional: 1 Legislar en las materias de la competencia nacional y sobre el funcionamiento de las distintas ramas del Poder Nacional. 2 Proponer enmiendas y reformas a esta Constitucton, en los términos establecidos en ésta Blercer funciones de control sobre el Gobierno y la Administracién Piiblica Nacional, en los términos consagrados en esta Consttucién y en ta ley. Los elementos comprobatorios obtenidos en el ejerccio de esta funcién, tendrin valor probatorio, en las condiciones que la ley establezea Organizar y promover la participacién ciudadana en las asuntos de su competencia, Decretar annistas. Discutir y aprobar el presupuesto nacional y todo proyecto de ley concerniemte al régimen tributarioy al erédito piblico, Autorizar los eréditos adicionales al presupuesto. Aprobar las lineas generates del plan de desarrollo econdmico y social de la Nacién, que sern presentadas por el Ejecutivo Nacional enel transcurso del tercer trimestre del primer aio de cada periodo consttucional 9 Autorizar al Ejecusivo Nacional para celebrar contratos de interés nacional, en los casos establecidos en la ley. Autorizar los ‘contratos de interés piblico municipal, estadal o nacional con Estados o entidades oficiales extranjeros o con sociedades no domiciliadas en Venezuela 10, Dar voto de censura al Vicepresidente Ejecutivo 0 Vicepresidenta Ejecutiva y a los Ministras o Ministras. La macién de censura sélo podri ser discutida dos dias después de presentada a la Asamblea, la cual podré decidir, por las tres quintas partes de los diputadas 0 diputadas, que el voto de censura implica la destituciin del Vicepresidente Ejecutiva o Vicepresidenta Bjecutiva o del Ministra o Ministra IL Autorizar el empleo de misiones militares venezolanas en el exterior 0 extranjeras en el pals 2 Autorizar al Ejecutivo Nacional para enajenar bienes inmuebles del dominio privado de la Nacion, con las excepciones que establezca laley. 13, Autorizar a los fuancionarios piiblicas o funcionarias plblicas para aceptar cargos, honores o recompensas de gobiernos extranjeros. Ma Autorizar el nombramiento del Procurador o Procuradora General de la Repiilica y de los Jefe 0 Jefas de Misiones Diplométicas Permanentes. 15, Acordar los honores del Panteén Nacional a venezolanos y venezolanas ilustres, que hayan prestado servicios eminentes a la Repiiblica, después de transcurridos veinticinco aios de su fallecimiento. Esta decision podra tomarse por recomendaciin del Presidente 0 Presidenta de la Repitlica, de las dos terceras partes de los Gobernadores 0 Gobernadoras de Estado o de los rectores o rectoras de las Universidades Nacionales en pleno. 16. Velar por los intereses y autonomia de los Estados 17, Autorizar la salida del Presidente o Presidenta de la Repiblica del territorio nacional cuando su ausencia se prolongue por un lapso superior a cinco dias consecutivos. BO Aprobar por ley los tratados o convenios internacionales que celebre el Ejecutivo Nacional, salvo las excepeiones consagradas en esta ‘onstituelon 19, Dictar su reglamento y aplicar las sanciones que en él se establezcan. 20, Calificar asus integrantes y conocer de su renuncia, La separacién temporal de un diputado o diputada sélo podré acordarse por el vota de las das terceras partes de los diputadas y las diputadas presente, 21. Organizar su servicio de seguridad interna 2, Acordar y ejecutar su presupuesto de gastos, fomando en cuenta las limtaciones financieras del pais. oi id onatcirineno ZT. 05 5.206 ‘SOSRTIL = 23. Ejecutar las resoluciones concernentesasu fancionamiento yorganizacion administrativa 24 Todo to demas que le sealen esta Constitucin y tale. Porsu pat, con relacén a las atibuciones de la Comision Delegads, el atculo 196 del Texto Fundamental prevé lo siguiente Articulo 196, Son atribuciones de la Comisin Delegade: 1 Convocar la Asamblea Nacional asesiones extraordinarias, cuando aslo exjalaimportanca de alin asunto 2. Autorizar al Presidente 0 Presidenta de la Repitblica para salir del terrtorio nacional. 3. Autorisar al Bjecutivo Nacional para decretar erédtos adicionales. Designar Comisiones temporales integradas por miembros de la Asamblea, Ejercer las fanciones de investigacién atribuidas a la Asambtea Autorizar al Ejecutivo Nacional por el voto favorable de las dos terceras partes de sus integrantes para crear, modificar 0 suspender servicia piblicos en caso de urgencia comprobada, 7. Las demés que establezean esta Consttucién y late. Alrespecto, la Exposicin de Motivos de la Constitucion sea lo siguiente: EI Poder Legislative Nacional es ejercido por una Asamblea Nacional cuya estructura unicameral responde al propésito de simplificar el procedimiento de formacién de las leyes; reducir las casts de funcionamiento del parlamento, erradicar la duplicacin de érganas de administracin y control y la duplicacién de comisiones permanentes, entre otras cosas. Las aribuciones de la Asamblea Nacional son las propias de todo érgano legistatvo. ‘Come puede apreciase, y aqui lo reconoce este maximo tribunal de la Repiblica, el Poder Legislative Nacional tiene funciones de control politica, através del cual puede encausar sus pretensiones, eso si, siempre dentro del orden constitueional y juridico en general, pues ello no slo es garantia de estabilidad de la Nacién y democracia, sina de respeto alos derechos fundamentales Coneretamente, los articulos 187.3, 222, 223 y 224 del Texto Fundamental, estrechamente vinculados entre si, pues el primero prevé una compotencia de la Asamblea Nacional (187.3) que lncgo desarrollan los otros das (222 y 223), disponen lo siguiente: Articula 187, Corresponde a la Asamblea Nacional: 3 Ejercer funciones de control sobre el Gobierno y la Administraciin Piblica Nacional, en los términos consagrados en esta Consttucidn y en la ley. Los elementas comprobatorios obtenidos en el gjercicto de esta funcion, tendrin valor probatori, en las condiciones que la ley establezea, Articulo 222. La Asamblea Nacional podré ejercer su fancién de control mediante los siguientes mecanismos: las interpelaciones, las Investigaciones, las preguntas, las aulorizaciones y las aprobaciones parlamentarias previstas en esta Constitucién y en la ley y ‘mediante cualquier otro mecanisma que establezcan las leyes y su Reglamento. En ejercicio del control parlamentario, podrin declarar la responsabilidad politica de los funcionarios piblicos o funcionarias piblicas y solicitar al Poder Ciudadano que intente as acciones a que haya lugar para hacer efectiva tal responsabilidad. Articulo 223. La Asamblea 0 sus Comisiones podrin realizar las investigaciones que juzguen convenientes em las materias de su competencia, de conformidad con el Reglamento. Todos los funcionarios piblicos o funcionarias piblicas estin obligados u obligadas, bajo las sanciones que establezean las leyes, a ‘comparecer ante dichas Comisiones y a suministrarles las informaciones y documentos que requieran para el cumplimiento de sus funciones Esta obligacién comprende también a os y las partculares; a quienes se les respetarin los derechos y garantias que esta Constitueién Articulo 224. El ejercicio de la facultad de investigacién no afecta las atribuciones de los demas poderes piblicos, Las jueces o juezas ‘estardn obligados u obligadas a evacuar las pruebas para las euales reciban comision de la Asamblea Nacional o de sus Comisiones. Asi pues, al interpretar de forma gramatical, légica, histica e integral tales disposiciones, se observa que la Constitucién Te atribuye la competencia de control politica & la Asamblca Nacional, “sobre el Gobierno y a Administracion Pilblica Nacional"; control sobre funcionatios pbc ional Bolivariana (cuyo calficativo “Bolivariana’ se cimienta en la propia denominacién de la Consttuciin y de la Repiclica homnima -Constituctén de (a Repibtica Bolivariana de Venezuela. y, por ende, en el ideario de Simén Bolivar, El Libertador, que irradia el Texto Fundamental desde su primer articulo-) esti sometida al control constitucional y egal (através de la ley o leyesrespectivas, dentro del marco fundamental, asi como de los icy ne cnatcrnane 627.05 195.205 ODT te controles que emanan del Poder Ciudadano y del Poder Judicial; en ejecucién del orden juridico, pues tal como To dispone el artieulo 328 Consttucional, la misma, “em el cumplimiento de sus funciones, esta al servicio exclusiva de la Nacién y en ningin caso al de persona parcialidad politica alguna” y “sus pilaresfundamentales son la disciplina la obediencia y la subordinacién”. 3- DE LA DESIGNACION DE UNA COMISION ESPECIAL DE LA ASAMBLEA NACIONAL PARA REVISAR EL NOMBRAMIENTO DE LOS MAGISTRADOS PRINCIPALES Y SUPLENTES POR PARTE DE LA ASAMBLEA NACIONAL, EL DIA 23 DE DICIEMBRE DE 2015 Y ANALISIS DEL ARTICULO 90 DEL REGLAMENTO INTERIOR Y DE DEBATES DE LA ASAMBLEA NACIONAL Y EL ARTICULO 83 DE LA LEY ORGANICA DE PROCEDIMIENTOS ADMINISTRATIVOS, Por notoriedad comunicacional, esta Sala tiene conocimiento que el dia 7 de enero del presente afi, Is Asamblca Nacional creé Ia denominada ie o politica alguna, guiente documento contenido en la pagina web “Comision Especial designada para evaluar el nombramiento de Magistrados” (la cual, posteriormente y sin expresar razin ju fue nuevamente designada por ese mismo drgane, con los mismas integrants), tal come consta en els «de ese Srgano del Poder Pablico: Comision Especial designada para evaluar el nombramiento de Magistrados En su tercera sesiin, efectuada el 07 de enero, la nueva Asamblea Nacional aprobé la designacién de una Comisién Especial encargada del estudio y anlisis del proceso para la eleecién de los 34 magistrados (13 ttuares y 21 suplentes) del Tribunal Supremo de Justicia, efectuada ‘por el parlamento saliente el 23 de diciembre pasado, La creacin de esta comisién se deriva de las cuestionamientas que diversos sectores del pais han hecho a la forma como se realiza el proceso de postulaciones, preseleccion y designacion final de los magistrados, ealifcado ‘coma incanstitucianal e ilegal, por no haberse cumplido con tadas ls requisits de este acta legislativo, establecidos en la Constitucién y la Ley del Tribunal Supremo de Justicia. EI érgano legislative se conforms solo con diputadas pertenecientes al Bloque de la Unidad Democritica, tras la negativa de partcipar los parlamentarios del Bloque de la Patria, quienes argumentaron {a inconstitucionalidad de esta comisién evaluadora. La comisién esté presidida por el diputado Carlos Berrizheitia (Unidad/Carabobo) y sesiona todos los miércoles a las 2:00 de la tarde en el salon Francisco de Mivanda, ubicado en el Palacio Federal Legislativo, La Comision se encuentra revisando todos las Soportes utilizadas para la escogencia de los magistrados principales yrecibiendo las opiniones de especialistas en la materia para trabajar sobre la hase de un estudio y andlisis técnica y determinar si se cumplieron o no los requistosexigidas, El sector académica representado por los decanos de las facultades de derecho del pais y la Academia de Ciencias Politicas y Sociales planted ante la comisién, que el proceso de designacién de los magistrados debe ser revocado por los graves vicios encontradas en el misma, Afirmaron los expertos que no se respets el plazo para las impugnaciones y se hizo la designacién de los funcionarios sin que se venciera este lapso; no se informé del baremo aplicad para la preseleccién; los lapsos no fueron suficientes para que el comité realizara la segunda preseleccian, ni la seleccién definitiva y ftampoco. se cumplid con el requisito de convocar a las sesiones con 24 horas de antelacién, coma lo establece el reglamento de Jfuncionamiento de la Asamblea, Los magistrados designados en este cuestionado acto serdn invitados a la Asamblea Nacional a fin de que ‘raigan sus expedientes, porque los mismos no se encontraron en las archivos dejados por el Comité de Postulaciones Judiciales y conversar con ellos sobre el proceso en que fueron electos. Ante la comisién acudié otro grupo de juristas y Organizaciones No Gubernamentales ‘quienes presentaron alternativas para revertr el acto de designacién que calificaron de fraudulento, entre las cuales se encuentra aplicar el ‘rticulo 90 del Reglamento Interior y de Debates del parlamento , También expresaron su opinién sobre la posibilidad de reformar la Ley de Tribunal Supremo de Justicia para ampliar el nimero de magistrados de la Sala Constitucional, ante el posible desconocimiento de la decisiin que sobre este caso tome la Asamblea, Sobre el informe que debe emitr la comisin el diputado Berrzheitia, aseguré que el informe ‘que este drgano presente ante la plenaria estard sujeto a la moral y la ética, argumentando que la Asamblea no esté buscando parcelas de ‘Poder, ni imponerse ante el Tribunal Supremo. “Lo que tratamos dé imponer es la moral y la ética en una institucién tan importante como el ‘maximo tribunal, que se ha desviado de su funcién que es impartiy justicia”. Integrantes de la Comisién Carlos Berrzbeitia (nidadCarabobo) Presidente Juan Miguel Mathews (Unidad/Carabobo) Freddy Valera (Unidad/Bolivar) Juan Pablo Garcia (nidadMonagas) Stalin Gonzilez (Unidad/Dtto. Capital) Américo De Grazia (Unidad/Bolivar) Maria Gabriela Hernandez ( Unidad Monagas) ‘np:(iww.asambleanacional gob veuploadsidocumentosidoc_3671481ab0eb66c6Bbc7ald474094241013e1204 pf Al respecto, debe indicarse que la Asamblea Nacional esté habilitads por el articulo 193 de la Consttueién de la Repiblice Bolivariana de Venezuela, para nombrar Comisiones Especiales “con cardcter temporal para investigacién y estudio, todo ello de conformidad con su reglamento”. As(, el articulo 223 eiuscdem pauta que las materias de su competencia stigaciones que realice la Asamblea Nacional © sus Comisiones deben realizarse “en fas EI aricula 222 constitucional determina que la Asamblea Nacional, “en ejercicio del control parlamentario, podri declarar la responsabilidad politica de funcionarios piblicos o funcionarias piblicas y saliciar al Poder Ciuladano que intente las acciones a que han lugar ‘para hacer efeciva tal responsabilidad?” (subrayado afiadido), El articulo 187.3 Constiucional precisa que las funciones de control parlamentario solo pueden ejercerse sobre el Gobie Administtacién Publica Nacional. En consecuencia, como lo advirtié la Sala Constitucfonal en la sentencia 2230 del 23 de septiembre de 2 -oniro! parlamentario de la Asamblea yo se extiende a ningin owe Poder ~distinto al Poder Ejecutivo Nacional: quedando establecida en la Ley los diversos mecanismos de control de las otros poderes™(subrayado nuestro). Asi, corresponde a la Asamblea Nacional Is seleecién det ntiva, previa intervencin del Poder Judicial (ver art. 270) y del Ciudadano (ver art 264), de los magistrados o magisradas del Tribunal Supremo de Justicia, porque este es el iltimo y definitive acto -parlamentario- en esta materia, luego del examen de las postulaciones por parte del Comité de Postulaciones Judiciales, el control del Poder Popular y la primera preseleceién que lleva a cabo el Poder Ciudadano (articulo 264 Constitueional) En correspondencia com ello, la remocin de cualquier magistrado o magistrada solo podté hacerse “par la Asamblea Nacional mediante una ‘mayoria calficada de las dos terceras partes de sus integrantes, previa audiencia concedida al interesado o interesada, en casos de faltas graves ya calificadas por el Poder Ciudadano,en ios términos que la ley establezca” (aticulo 265 Constitucional) sic cat nana 627.05 195208 OST ten La vigente Ley Orgénica del Tribunal Supremo de Justicia, enumera en su articulo 62 las causas graves pars la remocién siempre de Jo 265 de la Constitucion-, conformidad con el art 10 17 eardinales, Por su parte, la Ley Orginica Sobre Estados de Excepeién también reconace cl articulo 265 Consttucional, nico supuesta de remocién de rmagistrados o magistradas (aparte del relacionado con lo dispuesto en el articulo 266.3 eiusdem), cuando sefila en el nico aparte del aticulo 32 que “Si la Sala Constitucional no se pronunciare en el lapsa establecido en el presente artcula, las magistrados que la componen incurririn en responsabilidad disciplinaria, pudiendo ser removidos de sus cargos de conformidad con lo establecide en el articula 265 de la Constituciin de la Repiiblia Bolivariana de Venezuela Con relacién a esa norma y en similar sentido, en sontencia n® 7 del 11 de febrero de 2016, esta Sala sofilé lo siguicnte “ese control politico, ademés de ser un control relative, esti sometido al control consttucional, que adem de ser un control juridico y rigide, es absoluo y vinculant, al incidir en la vigencia, validez,legitimidad y efectividad de fos actos juridcos, incluyendo los decretos mediante los cuales se establecen estados de excepeién; razén por la cual la Sala Consttucional siempre debe pronunciarse sobre la consttucionalidad 0 no de tales decretos, circunstancia que, se retera, explica que dicha omisién apareje sanciones disciplinarias en la Ley Orginica sobre Estados de Excepcién (que remite al inico supuesto de remociin de magistrados o magistrados y, en fin, de alteraciin de la constituciin de este Maximo Tribunal de la Repiblica que prevé a Constitucién articulo 26S-) y no se disponga en la misma, la convalidacin dela consttucionalidad de tales decretos por la referida inactvidad: lo que resulta especialmente claro si se adviert, tal como lo hiciere el jurista Manuel Garcia Pelayo, que en un Estado Constitucional "Todo deriva de la Consttucién y todo ha de legitimarse por su concardancia directa 0 indirecta con la Consttucién’” Resaltado aitadido, Asimnismo, en sentencia n® 6 del 4 de febrero de 2016, esta Sala reiter6 lo siguiente: “el régimen diseiplinario de los Magistrados y Magistradas del Tribunal Supreme de Justicia esté previste en el articulo 265 constitucional, que estipula que los mencionados altos funcionarios “...podrdn ser removidos 0 removidas por la Asamblea Nacional mediante una mayoria calificada de los das terceras partes de Sus integrantes, previa audiencia concedida al interesado 0 interesada, en caso de fatas graves ya calificadas por el Poder Ciudadano, en los terminos que la ley establezea” (resaltado adi), Bn la sentencia N° $16 del 7 de mayo de 2013, mediante la cual se suspendieron cautelarmente ls normas en referencia, se dispuso lo sieviente “Ciertamente, las causales de remoci6n de los Magistradas y Magistradas del Tribunal Supremo de Justicia aparecen recogidas en los artculos 11 de la Ley Orginiea del Poder Ciudadano y 62 de la Ley Orginica del Tribunal Supremo de Justicia; y, sin lugar. a dudas en ambos peeceptos figuta entre las causales de remocién, precisamente, las que estipule el Cédigo de Etica del Juez Venezolano y Jucza ‘Venezolana; no obstante, ello pareciera dar lugar apenas a una aplicacién muy puntual de la estructura normativa de dicho Cédige a los ‘Magistrados y Magistradas del Tribunal Supremo de Justicia, ya que el articulo 265 de la Consttucion de la Repiblica Bolivariana de ‘Venezuela reserva el régimen disciplinrio de los Magistrados y Magistrados del Tribunal Supremo de Justicia a un proceso complejo en cl que participan dos poderes piblicos: el Poder Ciudadano y cl Poder Legisltivo, de tl suerte que la residualidad contenida en el nico aparte del articulo 1 del Cédigo de Eica del Juez Venezolano y Jueza Venezolana es de tal forma general que infunde sospecha de contradiecién a la norma de competencia contenida en el articulo 265 consttucional, lo cual requiere la suspensién de su contenide para evitar que su eercicio simultineo cause perjuicios ireparables por una poteneial invasién de competencias”. P iniciativalegisativa corresponde al Poder Judicial de forma exclusiva y exsluyente, de conformidad con el artculo 204 numeral 3 de la Consttucién), que incluy6 un supuesto en el cardinal 15 del artieulo 62 de su normativa, supuesto en el cual, si ocuriere la iregularidad all descrita, se trataria de una falta grave que debe ser eaificada previamente p 3 sa parte, el legislador, de manera correcta y pertinente, sancioné en 2010 una Ley Orginiea del Tribunal Supremo de Justicia (cuya el Poder Ciudadano, para que en aplicacin del aticulo 265 Constitucional pueda la Asamblea Nacional removerlo con votacién ealificada de sus integrantes (es decir, actualmente, 112 de 167 diputados). Por otra pare, ni antes ni ahora puede calficarse la remocién de un magistrado como “un acto administrativo”. Se trata sin duda, de un acto parlamentario en ejecucién directa e inmediata de la Constitucién, sin forma de ley, cuya nulidad corresponderia a la Sala Constitucional (previo cumplimiento del articulo 265 Consttucional) segin los articulos 334 Unico aparte y 336, cardinal I eiusdem. Asi se declara, ‘Aunque la creacién de una comisién especial para investigacién y estudio no tienen, en principio, limiteciones materiales (salvo las derivadas, entre ots, de los principios de autonomia de los Poderes Pablicos y sujecién del poder al Texto Fundamental); cuando su objetivo es elaramente inconsttucional yo ileal, al pretender revisar designaciones de altos funcionaris de otro Poder, al margen del control que le asigns la Constitucin @ Ja Asambles Nacional y del régimen previsto para su remocién o destituci comisiénrealice es absolulamente nula y, en conseevencia, inexistente, asf como cualquier decisiGn en la materia por parte de la Asamblea Nacional, n, ella y cualquier decision o recomendacién que aquélla o cualquier todo ello con base en los articulos 7,137, 138 y 139 dela Carta Magna, En efecto, como ya lo asent6 esta méxima y dima inésprete del Texto Fundamental, en la referida sentencia n° 2230, del 23 de septiembre de 2002 (vi. supra), seBialé lo siguiente: al Poder Judicial, corresponde la potestad de administrar justicia, mediante sus érganos, ereados por la Consttucién y las Leyes que la desarrollan (artcule 253 Consttucional) EI Poder Judicial, por mandato de nuestra Carta Fundamental, es auténomo e independiente (articulo 254 eiusdem) Enive las competencias de la Asamblea Nacional, se encuentra la del control sobre el Gobierno y la Administracién Piblica Nacional. Este control (articulo 187.3 Constitucional) se concreta mediante las procedimientos sefalados en el articulo 222 de la vigente Consttucin, Luego, se hace necesario determinar si el Poder Judicial forma parte del Gobierno, para resolver si esti sujeto en alguna forma al control de la Asamblea Nacional, y la respuesta es que no. La Consttucién de 1999, colaca al Gobierno y a la Adminisiracion Piblica ‘Nacional en una misma categoria, por lo que el Poder Judicial es extraio a la Administractin Piblica yal Poder Ejecutivo (Gobierno), no icy ge cnatcrnano 62705195205 ‘OSD a forma parte de los entes controlables por la Asamblea Nacional, De la lectura del texto Constitucional, fa Sala encuentra que dentro de las insttuciones politicas del Estado, por Gobierno, a fos fines del articulo 222 Constitucional, se entende al Presidente de la Repiiblica yal Ejecutivo Nacional (aticulo 226 Consttucional), siendo el Presidente ef que dirige la accién de gobierno (articulo 236.2 Constitucional,v el Vicepresidente quien colabora con ef Presidente en la direccién de la aceién de Gobierno (articulo 239.1 elusdem) El articulo 187.3 de la vigente Constitucién es claro, las funciones de control se ejercen sobre el gobierno y la Administracion Piblica Nacional, ex decir sobre el blogue que mediante la adminisiracién centralizada y descentralizada, conforma el Poder Ejeculivo ‘Nacional, Tal control parlamentario de la asamblea no se extiende a ningiin otro Poder: quedando establecido en Ia Ley los diversos ‘mecanismos de control de los otros poderes. Puede ademés la Asamblea Nacional realizar las investigaciones que jusgue conveniente, en materias de su competencia, de conformidad con el Reglamento Interior y de Debates de la Asamblea Nacional farticulo 223 de ta vigente Consttucién) io cul werlas par ela Asamblea Ni pari investigar, Entre estas materias_y con relacién al Poder Judicial_competeria a la Asamblea Nacional lo refevente al nombramiento de los ‘Magistrados del Tribunal Supremo de Justicia (articulo 264 Constiucional) asi como su remocién (articula 265 etusdem y para cumplir ‘on esos fines podria. efectuar investigaciones, independientes de los procedimientos legales para el nambramienta y la remacién, je en teste sentido que la Comision Permanente de Politica Interior, Justicia, Derechos Humanos y Garantias Constitucionales, conocerd de las fasuntos relatives a la administracion de justicia, tal como lo pauta el artculo 43.1 del Reglamento de Interior y de Debates de la Asamblea Nacional. Por lo tanto, dentro de estos parimetros, la Asamblea Nacional puede investigar. lo conceriente ala eleccién.y si fuere el. caso. en caso de fltas graves calileadas por el Peder Ciudadano. la remociin de Magistrada Planteado asi la Sala considera que la Asamblea Nacional, en cuanto a las condiciones para el nombramiento de los Magistrados puede previamente hacer [as investigaciones que crea necesarias. y este es un motive, junto con fos antes sehalado, para declarar limprocedente el amparo, ya que la investigacion denunciada no deviene en una intromisién de un poder en otro, a menos que ella pretendiera investigar fa “crisis de la administracion de justicia”, para lo cual no tiene competencia ta Asamblea Nacional. (Resaltado aBadido) Se ratifica, en consccuencia, tal como pacificamente lo ha venido sosteniendo este Sala desde el ao 2002, que el contro! politco- parla mecaniomos de control de las atras poderes" trio previsto en los ariculos 187.3, 222, 223 y 224 “...no se extiende a ningtin otro Poder: quedando establecido en la Ley los diversas ¥y en Jo que atafie al nombramiento de magistrados y magistrdas, “la Asamblea Nacional, en cuanto a las condiciones para el nombramiento de los Magistrados puede previamente hacer la investigaciones que crea necesarias Resulta, pues, ue la Asamblea Nacional est legitimada para hacer la seleccién definitiva de los magistrados, tl como lo dispone el articulo 264 Constinucional: Artculo 264. Los magistrados o magistradas del Tribunal Supremo de Justicia serin elegidos 0 elegidas par un inico periado de dace aos. 1a ley determinaré el procedimiento de eleccion. En todo caso, podrin postularse candidatos 0 candidaias ante el Comité de Postulaciones Judiciales, por iniciativa propia o por organicaciones vinculadas con la actividad furidica, El Camité, oida la opinién de la comunidad, ‘fectuard wna preseleccién para su presentacién al Poder Ciudadano, el cual efectiard una segunda preseleccién que serd presentada a 1a ‘Asamblea Nacional, la cual hard la seleccién definitva Los ciudadanos y ciudadanas podrin ejercer fundadamente objeciones a cualquiera de los postulados © postuladas ante el Comité de Postulaciones Judiciales, o ante a Asamblea Nacional. Al respecto, es notoriamente comunicacional que el 23 de diciemire de 2015, luego del control popular y de la intervencién det Poder Ciudadano, la Asamblea Nacional, en uso de sus aribuciones constitucionales y juridicas en general, realizé la seleccién definitiva de los times magistrados y magistradas que han ingresado al Poder Judicial, a pesar de los seialamientos de un sector poliico-partidista que pretendia que, en raz6n de las tltimas elecciones parlamentarias, pricticamente la Asamblea debie paralizar sus actuaciones hasta que se iastalara Ia nueva Asemblea Nacional (Supuesto que légicamente no esté prevsto en nuestro orden juriico), como si el funcionamento de un Srgano del Poder Piblico debiera péralizarse en razén de un cambio circunstancial en Ja correlacién de fuerzas politico-partidistas a lo intemo del mismo, en detrimento del funcionamiento consttueional del Estado y de la garaatia de los derechos de las personas. La negativa de tal antijuridica pretensiém ha generado graves ataques a servidores piblicos al Poder Judicial, ala institucionalidad y al orden constitucional, desconociendo lo asentedo por esta Sala en sentencian® 1758 del 22 de diciembre de 2015, en la que declaré lo siguiente: El accionante alegé la existencia de una duda “sobre el contenido del (.) articulo 220 cua interpretacién aqui se demand, se advierte una duda razonable que inclusive, par hecho notoria y comunicacional no sola ha despertado expectacién en el sena del Organa Legislative Nacional, sino que hasta ha involucrado en general a la opinién piblica nacional, esto es en lo que respecta al alcance de las rmaterias que pudieran ser tratadas para el supuesto de convacatoria a sesiones extraordinarias, ya sea por parte de la Asamblea Nacional 0 del ciudadano Presidente dela Repiilica, segiin sea el caso, asi como esclarecer sobre la oportunidad méxima en que la asamblea Nacional, podria realizar este tipo de sesiones, tomando en cuenta, como ya agui se ha comentado, que esta es la titima etapa de funciones correspondiente al actual periado legislativo Canstitucional que fuera iniciado el pasado 0S de enero de 2011 Asimismo, sefala el solicitante que: “O si par el contrario, ha de interpretarse que la Asamblea Nacional se encuentra impedida Consttucional o legalmente para convocar sesiones extraordinarias una vez finalizado el segundo pevioda decisiones ordinarias del tiltimo aio de su respectivo ciclo constitucional o en su defecto, si las atribucianes consttucionales y legales del Parlamento Nacional con ‘casiin de convocatarias a sesiones extraordinarias, se verian de algin modo mermadas por encontrarse en la etapa final del periodo ‘onstituefonal para el cual fue elect Al respecto, debe sefialarse el cantenida de los articulos 195, 196.1, 236.9, 219 y 220 de la Constitucién de la Repiiblica sic ne cnatcrnana 627.05 195205 ‘OSD a Bolivariana de Venezuela, Ios cuales disponen lo siguiente: Artieulo 198. Durante el receso de la Asamblea funcionard la Comisian Delegada integrada por el Presidente 0 Presidenta, los Vicepresidentes 0 Vicepresidentas y las Presidentes 0 Presidentas de las Comisiones Permanentes. Articulo 196, Son atribueiones de la Comision Delegada 1L--Convocar la Asamblea Nacional a sesiones extraordinarias, cuando asi lo exija ta importancia de algin asunto Anticulo 236, Son atribuciones 9 obligaciones del Presidente o Presidenta de la Repiiblica: 9.- Convocar a la Asamblea Nacional a sesianes extraordinarias, Articulo 219. El primer periodo de las sesiones ordinarias de la Asamblea Nacional comencard, sin convocatoria previa, el cinco de ‘enero de cada ao 0 el dia posterior mis inmediato posible y durard hasta el quince de agosto El segundo periodo comenzaré el quince de septiembre o el dia posterior mas inmediato posible y terminard el quince de diciembre. Articulo 220, La Aramblea Nacional se reuniré en sesiones extraordinarias para tratar las materias expresadas en la convocataria y las que les fueren conexas. También podré considerar las que fueren declaradas de urgencia por la mayoria de sus integrantes. Como puede apreciarse, el articulo 195 Constitucional dispone que durante el receso de la Asamblea funcionars la Comision Delegada integrada por el Presidente Presidenta, os Vicepresidentes o Vicepresidentas y los Presidentes 0 Presidentas de las Comisiones Permanentes; lo que, como se observaré a continuacién, no impide que la Asamblea Nacional sesione durante el periodo de receso, ya sea por convocatoria de la propia Asamblea Nacional, de la Comisién Delgada o del Presidente o Presidenta de la Repiilica (articulo 220) Asi pues, el Texto Fundamental prevé que entre las atribuciones de la Comisién Delegada se encuentra la de Convocar la Asamblea Nacional a sesiones extraordinarias, cuando as o exja la importancia de algin asunto (artculo 196). Asimismo, el Presidente 0 Presidenta de la Repiiblica también podrd convocar a sesiones extraordinarias de la Asamblea Nacional (artculo 236.9) A su vez, el precitado articulo 219 contempla que el primer periodo de las sesiones ordinarias de la Asamblea Nacional comenzaré, sin convocatoria previa el cinco de enero de cada afio 0 el dia posterior més inmediato posible y durard hasta el quince de agosto; y el segundo periodo comencard el quince de septiembre o el dia posterior mas inmediato posible y terminaré el quince de diciembre. Asimismo, dispone la Consttucién gue la Asamblea Nacional se reunird en sesiones extraordnarias para tratar las materias cexpresadas en la convocatoriay las que les fucren conexas: ai como también prevé que la Asamblea Nacional podri considerar las materias que fueren declaradas de urgencia por la mayoria de sus integrantes (articulo 220) En tal sentido, de una interpretacién consttucional integral, se observa que el Texto Fundamental faculta a la Asamblea Nacional, a la Comisién Delegada y al Presidente o Presidenta de la Repiibliea para convocar sesiones extraordinarias de (a primera de las mencionadas. Dentro de este mismo contexto, esta Sala observa que el periodo constitucional dela Asamblea Nacional es de cinco (5) aos, ¢ Inicia el 5 de enero posterior a la elecctén o el dia posterior mis inmediato posible, y ejerce plenamente sus arribuciones y competencias hhasta el 4 de enero posterior a los comicios que elija ala siguiente Asamblea, 0 hasta que, enfin, se nstale la nueva Asambiea, tomando en consideracion que el artculo 219 Consttucional alude al cinco de enero de cada aii o el dia posterior mas inmediato posible Asi pues, por cuanto los diputados y diputadas de la actual Asamblea Nacional se encuentran dentro del periodo constitucional para el cual fueron electos, no existe resiriccidn para convocar a sesiones extraordinarias ~de acuerdo al articulo 220 constitucional- y cejercer las airibuciones que le confiere la Consttucin Elo asi, la Constitucin de la Repiblica Bolivariana de Venezuela no limita las atribuciones de la Asamblea Nacional ni las materias a tratar por ella, ni al tipo sesién ni a la oportunidad en la que se efectien. El limite de las materias a tratar en sesiones extraordnarias lo fiiaré la convocatoria respectiva 0 la mayoria de los miembros de la Asamblea Nacional, el cual abarcaré también a las ‘materias que les fueren conexas, deci, vinculadas. ‘Ai respecta, el marca consttucional general de las atribucianes de la Asamblea Nacional se encuentra en ef articula 187 de la Constitucién de la Repiblica Bolivariana de Venezuela, el cual contempla, en su ktimo numeral, una cldusula abieriaen esa materia, cuando sefala que es atribucion de la misma “Todo la demas que le sealen esta Constitucién y fa ley"; y todas esas atribuciones de la Asamblea Nacional podrin ser tratadas tanto en sesiones ordinarias como en sesiones extraordinarias de la Asamblea Nacional Por otra part, a Consttucién no establece limite en cuanto al mimero de sesiones extraordinarias que pueden efectuarse, En razin de lo antes expuesto, frente a las dudas interpretativas expresadas por el Presidente de de la Asamblea Nacional, debe indicarse, en sintesis: 11+ Que fa Asamblea Nacional no se encuentra impedida Constitucionalmente para convoear sesiones extraordinarias una vez “finalizado el segundo periodo decisiones ordinarias del iltimo aio de su respectvo ciclo constitucional. 2 Oue el aleance de las materias que pudieran ser tratadas para el supuesto de convocatoria a sesiones extraordinarias de la Asamblea Nacional, esti determinado por todas las expresadas en la convocatoria y las que fueren declaradas de urgencia por la mayoria de ‘sus integrantes, asi como también fas que les fueren conexas, dentro del dmbito de todas las airibuciones que el orden consttucional y Juridico en general le asigna a la Asamblea Nacional, sefaladas en el articulo 187 de la Constitucién de 1a Repiilica Bolivariana de Venezuela; todo ello con independencia que esta sea la “ultima etapa de funciones correspondiente al actual periodo legislative Constitucional que fuera iniciado el pasado 05 de enero de 2011”, como to indica la solicitud de autos, pues la Asamblea Nacional actual esté en pleno eercicio de sus potestades y debe continuar ejerciendo las atribuciones que fe son propias hasta el dia inmediatamente anterior fal que se instale la nueva Asamblew Nacional, dado que el periodo para el cual fueron electos sus inlegrantes se mantiene vigente, 3.- Oue, por ende, las aribuciones constitucionales) legales del Parlamento Nacional con acasion de convocatorias a sesiones cextraordinarias, no se verian de algiin modo mermadas por encontrarse en la etapa final del periodo consttucional para el cua fue elect. Sobre la base de las referidas consideraciones, queda, en los ferminos expuestos, resuelta la interpretacién consttucional solicitada en esta causa. Asi, finalmente se decide. En tal virtud, la continuidad en los servicios piblicos, especialmente el de administracién de justicia, eonstituye un elemento légico y cardinal dentro del funcfonamiento del Estado. Tal circunstancia no sélo evideneia la teascendencia social de los Tribunales Constitucionales y de las magistradas y magistrados que los oi id onatcrinena ZT. 05 5.206‘ 0 conforman, asi como la necesidad de sindéresis y ponderacion a lo interno del Estado, sino también la necesidad de respetar las decisiones legitimamente tomadas por un érgano y las atribuciones constitucionales que corresponden, en su momento y con sus limes, a cada rama del Poder Pablico Por su parte, e]articulo 265 de la Constituciéa dispone expresamente que: Artlculo 265. Los magistrados o magistradas del Tribunal Supremo de Justicia podrin ser removidos o removidas por la Asamblea Nacional ‘mediante una mayoria calificada de las dos terceras partes de sus integrantes, previa audiencia concedida al ineresado 0 interesada, em caso de fatas graves ya calificadas por el Poder Ciudadano, en los términos que la ley establezca En consecuencia, la Asamblea Nacional tiene la atribucién de remover a los magistrados © magistradas designados, mediante una mayori calificada de las dos terceras partes de sus integrantes, previa audiencia concedida al interesado o interesada, en caso de falas graves ya calificadas por el Poder Ciudadano, en los términos que la ley establezea. Come puede apreciarse, la Asamblea Nacional participa en los procesos complejos ¢ inteinstitucionales de designacién y remocién de rmagistrados y magistradas de este Méximo Tribunal, conforme lo pauten los aticulos 264 y 265 Constitucional; en lo que a ello especta, alli culmine su rol en el equilibrio entre Poderes Pablicos para viabilizar la funcién de! Estado, Crear una aribucién distnta, como seria la revision ad infinitum y nueva “decisién” sobre “decisiones” asumidas en los procesos anteriores de seleccién y designacién de magistrados y magistradas, incluida la creacién de una comisién © cuslquier otro artificio para tal efecto, ser Judicial y Ia supremacia constitucional, consttuyendo un fraude hacia el orden fundamental que, siguieado las ais elementales pautas morales, no subordina la composicién del Miximo Tribunal de la Repiblica al cambio en la corrlacién de las fuereas poltico-partidistas a To interno del cevidentemente inconstitucional, por atentar contra Ia eutonomia det Poder Legislative Nacional Si el constiuyente hubiera tenido tal determinacién, hubiera vinculado el periodo constitucional de los magistrados y magistradas al ée los Aiputados y diputadas, es decir, lo hubiera equiparado a 5 alos, y habria desistido de asignar el periodo més extenso de todos a los magistrados y rmagistradas de este miximo juzgado de la Repiblica: 12 aflos, en comparacién con los demis funcionarios piblicas, inluidos los de eleccn popular directa, respecto de los cuales no distingue el nico aparte del articulo $ Constitucional Permitir tal desviacién juridica y ica implicaria defraudar la maxima expresin de soberania popular confiada al Texto Constitucional y a este Maximo Taibunal de la Repiblica (ver ars, 5, 7,335 y 336 de la Consttucién de la Repiblica Bolivariana de Venezuela); como también lo seria pretender alterar, sin justificacin racional y valida alguna y, por tanto, al margen de la Constitucién, la conformacién de este Tribunal Supreme de Justicia, mediante una ereacién o reforma legislativa vinculada al mismo, méxima representacién de un Poder Pablico independiente del resto de los poderes,incluyende al Poder Legislative Nacional; y cualquier accion en ese sentido seria incurir en el supuesto de desviacién de poder contemplado slo 139 de la Consttucién de la Repiblica Bolivariana de Venezuela, Alrespecto, el articulo 138 Constitucional es claro cuando establece que “Toda autoridad usurpada es ineficaz y-sus actos son mulos”; y, a Su ver, el articulo 336.1 eiusdem prevé que son atribuciones de la Sala Consttucional del Tribunal Supremo de Justicia: declarr a nulidad total o parcial {clas leyes nacionates y dems actos con rango de ley de la Asamblea Nacional, que colidan con la Consttuci, En tal sentido, constituye un imperativo de esta Sala dectarar, como en efecto lo hace a través de esta sentencia, la nulidad absolute © inrevocable de los actos mediante los cuales la Asamblea Nacional pretende impulsar la revisién de procesos constitucionalmente precluides de seleccin de magistrados y magistradas y, por ende, de las actuaciones mediante las cuales cred la comisié especial designada para evaluar tales nombramienta, ai coma de todas las actuaciones derivadas de elas, las cuales son, juridia y constitucionalmente, inexistentes Tn este mismo orden de ideas, no es inadvertido para esta Sala que una de las probables consecuencias de crear la referida “Comisi6n Especial 4d la. Asamiblea Nacional para revisar el nombramiento de los Magistrados Principales y Suplentes designads en diciembre de 2013", seria la de pretender dejar sin efecto la designacién de los Magistrados para los cuales fue creada la mencionada Comisién, en ejercicio de un manifiest fraude constitucional ala luz del contenido del articulo 265 del Texto Fundamental, ampliamente desarollade ut supra Puede observarse que en ese sentido, el articulo 90 del Reglamenta Interior y de Debates de la Asamblea Nacional establecié Io siguiente: “Las decisiones revocatorias de un acto de la Asamblea Nacional, en todo o en parte, requeririn del voto de la mavoria ahsoluta de los presentes, Iguatmente, en los casos en que por error o por carencia de alguna formalidad no esencial se hublese tomado una decision por la Asamblea Nacional, ésta: una vez constatado el error 0 carencia, podri declarar ta nulidad de la decision con ef voto de a mayoria de los presentes”. Asimismo, cl aticulo 83 de la Ley Orginica de Procedimientos Administrativos dispone que "La administracién podré en cualquier momento, de oficio 0 a solcitud de partculares, reconocer la nulidad absoluta de los actos dictados por ella”. Amias normas regulan lo que la doctrina ha denominado la potestad de avtotutela administrativa, mediante la cual la propia Administracion Pblica identifica un acto que puede ser revocado de oficio o a solicitud de parte, “en fos casos que por error 0 carencia de alguna formalidad no cesencial se hubiese tomando una decisién por la Asamblea Nacional”; © porgue “reconacea la mulidad absoluta de los actos dictadas por ella”, solo {queen estos casos se requiere que el acto sobre el cual se pretenda su revocatoria 0 su nul legitimos, personales y ditectos para un particular por virtud del articulo 82 de Ia Ley Orgénica de Procedimientas Administativos, impedimento éste por silo citar el correspondiente al orden administrative- que resulta evidente en el caso de la designacién de los Magistrados det Tribunal Supremo de Justicia de fecha 23 de diciembre de 2015. 1d no debe haber originado derechos subjetivos o intereses oi id onatcrinena ZT. 05 5.206‘ non el mismo modo, es nugatoria Ia revocatoria que en ese sentido pareciera pretenderse por parte dc la Asamblca Nacional, no sélo por lo vocado, sino porque la citada normativa administratva resulta inaplicable en este contexto, por set maniflestamente contraia a las disposiciones constitucionales contentivas del regimen de estabilidad y reir de los Magistrados del Tribunal Supremo de Justicia, ala luz del contenido del aticulo 265 de la Norma Fundamental, que en forma expresa ¢ inequivoca identifica el proceso exclusive y excluyente de remocién a los mas altos funcionarios del Poder Judicial, lo cual esté desarrollado en los postulados de la Ley Orgénica del Poder Ciudadano y de la Ley Organica det Tribunal Supreme de Justicia, Como consecuencia de lo antes expuesto, se determina que la via previste en los articulos 83 de la Ley Orginica de Procedimientos Administrativos y 90 del Reglamento Parlamentario, es inapicable para el easo pretendido de remover a los Magistrados del Tribunal Supremo de Justicia, sin que se dé inieio al procedimiento correspondiente previsto, come se dijo, en el articulo 265 Constitucional y en la Ley Orgénica del Poder Ciudadano, normas que disponen los supuestos de procedencia de eventuales remociones y el debido procedimiento que debe observarse, en obsequio al derecho a la defensay la auténticaestabilidad de la Repiblice, por via de le pacifica gestién de las ramas del Poder Pablico, y as se declara, Ast pues, la Asamblea Nacional no esti legitimada para revisar, anular, revocar © de cualquier forma dejar sin efecto el proceso interinslitucional de designacién de los magistrados y magistradas del Tribunel Supremo de Justicia, principales y suplentes, en el que también Participan el Poder Ciudadano y el Poder Judicial (este ‘timo a través del comité de postulaciones judiciales que debe designar art, 270 Consttucional), pues ademas de no estar previsto en la Consttucion y atentar contra el equilibrio entre Poderes, ello sera tanto come remover a los rmagistrados y magistradas sin tener la mayoriacalificada de las dos terceras partes de sus integrantes, sin audiencia concedida al interesado 0 interesada, y en casos de -supuestas- faltas ~praves~ no calificadas por el Poder Ciudadano, al margen de la ley y de la Constitucin (ver art. 265 Constitueiona) Por ello, la remacién de cualquier magistrado o magistrada solo podré hacerse “por la Asamblea Nacional mediante una mayoria calificada de las dos terceras partes de sus integrantes, previa audiencia concedida al interesado o interesada, en casos de faltas graves ya calificadas por el Poder Ciudadano,en los términos que la ley establezca” (aticulo 265 CRBV -subrayado nuestro) 4- DE LA LEY SOBRE EL REGIMEN PARA LA COMPARECENCIA DE FUNCIONARIOS Y FUNCIONARIAS PUBLICOS 0 LOS ¥ LAS PARTICULARES ANTE LA ASAMBLEA NACIONAL 0 SUS COMISIONES, Y DEL REGLAMENTO DE INTERIOR Y DEBATES DELA ASAMBLEA NACIONAL A respecto, el articulo | de la Ley sobre el Régimen para la Comparecencia de Funcionarios y Funcionarias Pablicos o los y las particulares ante la Asamblea Nacional o sus Comisiones, dispone lo siguiente Articulo I. La presente Ley tiene por objeto establecer las normas que regirin para la comparecencia de funcionarios y funcianarias plblicos ‘yloso las particulares ante la Asamblea Nacional o sus Comisiones, asi coma fas sanciones por el incumplimienta a las mismas. Ello asi, para preservar los prineipios de autonomia a lo interno del Poder Piblico,sujecién del poder piblico a la Constitui Poderes, estabilidad de la legisacién y supremacta constitucional, tal referencia fundamental a funcionarios y funcionarias piblicas, equilibrio de enida en eva y otras normas legales que se encuentren en ese contexto juridico, deben entenderse referidas a los funcionarios del Gobierno y la Administracién Pblica Nacional (articulo 187.3, 222, 228 y 224 Consttucional) Ahora bien, los artculos 3, 11 y 12 dela referda ley disponen lo siguiente: Articulo 3. La Asamblea Nacional 0 sus Comisiones en el ejercicio de sus atribuciones constiucionales podra acordar conforme a su Reglamento la comparecencia ante la plenaria o sus comisiones de todos los funcionarias y funcionarias publicas, asi como de los 0 las particulares preservando los derechos fundamentales, garantias y principios consttucionales alos fines del cumplimiento efectvo de las funciones de control y de investigacién parlamentaria que sobre el gobierno nacional, estadal y municipal y sobre la administracion descentralizada le corresponde, Articulo 11. Cuando se cite a un funcionario 0 fancionaria, distinto al superior jerérquico del organismo, la ctacién se hard a través de este tltimo, quien favoreceri el trimite correspondiente alos fines de la comparecencia del funcionario funcionaria ante la Asamblea Nacional 2 sus Comisiones. En este caso debe enviarse un ofcio al superior jerdrguico y otro al funcionaria o funcionaria subordinado, Quienes deban comparecer podrin hacerse acompatiar de los asesores que consideren convenientes, Articulo 12. La citacién para la comparecencia de los integrantes del Poder Ciudadano: Defensor del Pueblo, Fiscal General de la Repiblica » Contralor General de la Repiblica; del Poder Electoral: Directives del Consejo Nacional Electoral: del Poder Judicial: Magistrados del Tribunal Supremo de Justicia, asi como del Poder Ejecuivo: Vicepresidente Ejecutivo o Vicepresidenta Ejecutiva de la Repiiblica: y de los Ministros 0 Ministras, se hard del conocimiento previo de la Junta Directiva de la Asamblea Nacional, alos efectos de su coordinacisn, Una ver decidida la comparecencia de alguno de los integrantes antes mencionados, en el seno de la Asamblea Nacional o sus Comisiones, se le incluiré como primer punto del Orden det Dia de la sesion para la cual se le haya citado, ‘Como puede apreciarse, de forma antagénica a la intorpretacin sistémica de los articulos 187.3, 222 y 223 del Texto Fundamental, asi como también a la jurisprudencia reiterada de esta Sala, los articulos 3, 11 y 12 de la Ley sobre el Régimen para la Comparecencia de Funcionarios y Funcionarias Plblicos o los y las particulares ante la Asamblea Nacional o sus Comisiones, ncluyen de forma expresa a funcionarios distinto a los pertenccientes al Gobiemo y Administracién Pablica Nacional, rain por la que esta Sala se encuentra forzada a desaplicarlos por control difuso de le ecutive Nacional, mientras se tramita el procedimiento de mulidad por inconstitucionalidad de aquellas normas leyales, que agui se ordena iniciar en tutela oficiosa del orden piblico constitucional, en ejercicio de la constitucionalidad, en lo que respecta a funcionatios ajenos al icy ne cnatcrnane 627.05 195.205 ODT oo competencia contenida en el articulo 336, cardinal 1 de la Constitucién de la Replica Roti Ley Organica del Tribunal Supremo de Justicia, y de conformidad con lo previsto en el articulo 34 eiusdem, en garantia de los postulados fundamentales previstos en los artculo 7 y 137 de la Carta Magna, jana de Venezuela y en el aticulo 25, cardinal 1 de la Asimismo, advierte esta Sala que los artculos 21 al 26 de la mencionada Ley sobre el Régimen para la Comparecencia de Funcionarios y Funcionarias Pablicoso ls y las particulars ante la Asamblea Nacional o sus Comisiones, prevén lo siguiente: Articulo 21. Todo funcionario a funcionaria piiblico o particular, que siendo citado para comparecer ante la Asamblea Nacional 0 sus Comisiones, no asista o se excuse sin motivo justficado, seré sancionado por contumacia, con multa comprendida entre cien Unidades Tributarias (100 UT) y dascientas Unidades Tributarias (200 U.T.), 0 arresto proporcional, por multa no satisfecha, a razén de un dia de arresto por Unidad Tribuaria, La sentencia se publicard, a costa del sentenciada, en un diario de las de mayor circulacién nacional. ‘Quien fuere citado en calidad de testigo, experto, perito 0 inérprete. y habiendo comparecido rehise sin razén legal sus deposiciones o el Gumplimiento dl ofcio que ha motivado su citacion, incurrird en la misma pena Articulo 22. A los funcionarios o funcionarias pilblicos de carrera que incurran en la falta prevista en el Articulo anterior, ademés de la sancin establecida en ese Artculo, e les impondré como pena accesoria la suspensién del empleo o cargo por un tiempo de dos (2) a tres G) meses, sin goce de sueldo, Parigrafo Unico: Cuands se trate de fuctonaros 0 funcionarias de litre nombraniento y remocién la Atamblea Nacional le impondré wn voto de censura, con la bligacion de proceder ala remocion inmediata del fancionaroofurcionaria pico pars érsano jerérguic. Articulo 23. Quien siendo emplazado a responder las preguntas por escrito w oralmente se niegue a responderlas, no asistiere 0 no las remita al acto en la fecha, hora y lugar fijados en la citacién de comparecencia, se excuse de hacerlo sin motivo justificado, seré sancionado con ‘mulia comprendida entre ciento cineuenta Unidades Tributarias (150 U.T:) y doscientas cincuenta Unidades Tributarias (250 U.T). Si eb ‘emplazado fuere un funcionario o ncionaria, la multa serd de trescientas Unidades Tributarias (300 UT) Articulo 24. Cuando se establece como sancién una multa comprendida entre dos (2) limites, se hard la aplicacién de ella, confarme a lo que dispone el Articulo 37 del Cédiga Penal, debienda tomarse también en cuenta la mayor 0 menar gravedad y urgencia del caso objeto de la investigacion. Articulo 25. Elenjuiclamiento por contumacia ante la Asamblea Nacional o sus Comisiones, a que se refieren los Articulos precedente, slo tendré lugar mediante requerimiento de éstas al representante del Ministerio Pilico para que promueva lo conducente. Avticulo 26. En el caso de enjuiciamiento de los funcionariaso fancionarias referidas en el Articula 12 de esta Ley, regirin las disposiciones ‘ontenidas en el Articula 266, numeral 3, de la Constitucién de a Replica Bolivariana de Venezuela, en concordancia can lo establecido en 1 Cdigo Orgénico Procesal Penal, en el Titulo IV referido al procedimiento en las juicios contra el Presidente de la Repiilica y otros altos fncionarios a funcionarias del Estado. Come puede apreciarse, las referidas norms legals que, en todo caso, al igual que as dems, deben intexpretarse conforme a la Constituciéa, establecen un régimen sancionatorio para funcionarios (del Ejecutivo Nacional) o particulares que siendo citados para comparecer ante la Asamblea Nacional o sus Comisiones, no asstan o se exeusen sin motivo justificado, entre otros supuestos de desacato que ali se eontemplan, revsten ciertas parliclaridades con evidentetrascendencia constitucional Ast pues, el aludido régimen sancionatorio no hace referencia expresa al debido proceso a seguir y la autoridad que impondeé las sanciones de ‘multa ¢, incluso, aresto proporcional, sino que en su articulo 25 se refiere, de forma ostensiblemente genérica, a que “El enjuiciamiento por contumacia ante la Asamblea Nacional o sus Comisiones, a que se refieren los Articulos precedentes, sélo tendré lugar mediante requerimiento de éstas al representante del Ministerio Piblico para que promueva lo conducente”. Tampoco se desprende de las referidas disposiciones Ia naturaleza juridice de las sanciones en cuestion (por ejemplo, judiciles, ‘administrativas o penales), pues ni siquiera dejan entyever qué es lo conducente que promovers el Ministerio Pablice ni ante qué autoridad que, en lo aque respects a las sanciones retrctivas de la libertad ambulatora, esta Sala ha sostenido reiteradamente que sélo pueden ser impuestas por una autoridad judicial, en correspondencia con lo prevsto en el artculo 44.1 Constitucional, el cual dispone lo siguiente: Articulo 44. La libertad personal es inviolable, en consecwencia 1, Ninguna persona puede ser arrestada o detenida sino en virtud de una orden judicial, a menos que sea sorprendida in fraganti, En este caso serd levada ante una autoridad judicial en un tiempo no mayor de cuarenta y ocho horas a partir del momento de la detencién. Seré juzgada en libertad, excepto por las razones determinadas por la ley y apreciadas por eljuez 0 jueza en cada caso. La consttucion de caucién exigida por la ley para conceder la libertad de la persona detenida no causard impuestoalguno. Con relacin a esa ear 1 norma constitucional, en sentencia n* 1744 del 9 de agosto de 2007, esta Sala seal lo siguiente: sta Sala reitera (ver sentencia n” 130/206, del I de febrero), que det texto de ese primer numeral se pueden distinguir varios aspectos, todos relevantes en cuanto al referido derecho a la libertad “l.- La libertad es la regla Incluso las personas que sean juzgadas por la comision de delites o faltas deben, en principio, serlo en libertad. 2.-Sélo se permiten arrestos 0 detenciones si existe orden judicial, salvo que sea la persona sorprendid in franganti, 3.- En caso de flagrancia, si se permite det ‘eonduzca la persona ante Ta autoridad judicial in sin orden judicial, pero s6lo temporal, para que en plazo breve (48 horas) se Dicha disposicién normativa establece una obligaciéa en salvaguarda del derecho: la de intervencién de los juvees para privar de soi id onatcnineno ZT. 05 95.206 ‘BOSE pa libertad a una persona. De hecho, la garantia del juez natural presupone ls existencia de un juez. El Poder Judicial se entiende, al menos at ha sido et resultado de la evolucién de las intituciones pablicas, como el garante de los derechos, protegiéndolos del aparato administrativo del Estado, al cual se le reservan otras tareas(sentencia n° 130/2006, del | de febrero). Debe resaltarse que tal orden judicial constituye una garantiaineludible @ los efectos de la salvaguarda del mencionade derecho fundamental, Alrespecto, en sentencia 379 del 7 de marzo de 2007, esta Sala seialé lo siguiente: Previo a cualquier anilisis de fondo que pudiera hacer esta Sala sabre la consttucionalidad o no de dicko precepto legislative, debe en ‘primer lugar, citarse lo dispuesto en elarticulo 647 literal g de la referida ley, el eual dispone “Articulo 647, El procedimiento para la aplicacién de las sanciones estard suita alas normas siguientes: 1 Si el multado no pagare la multa dentro del término que hubiere fjado el funcionario, éste se drigird de oficio al Juez de Municipio o Parroquia del lugar de residencia del multado, para que dicha auioridad le imponga el arresto correspondiente. En toda caso, el multada podré hacer cesar el arresta haciendo el pago” En este sentido, se aprecia que la norma in commento establece una infraccién del siglo pasado de las legislaciones administrativas «de convert la sancin de multa en pena de arresto, como medida coerctiva ante lainfructuosidad del cumplimiento de fa multa. Al efecto, debe destacarse que la sancién de arresto, como elemento caracteristco de todas las sanciones, tiene un efecto aflctivo sobre laesfera de los derechos del infractor, pero su dmbito de incidencia no se divige alas efectos patrimoniales det infractor oa reparacién de fos ddajas causados, sino a incidir sobre la libertad personal del mismo, por la comisién de un hecho ilicito tipficado en la ly. Asi pues, se aprecia que la medida de arresto es una medida de resiriccién de libertad, la cual se caracteriza por ser impuesta por lapsos breves y que se encuentra dirigida a sancionar la comisién de un hecho ilicito por una persona previamente establecida en la ley, mediante la orden de una autoridad judicial, Esta puede ser concebida por el legislador como una medida provisional, la cual sélo podré ser elecutada por las autoridades aadministraivas siempre y cuando la comision del hecho punible se haya realizado, sin que sea necesario su consumacién y haya sido detenido ¢linfiactor de manera i fragant, 0 cuando la misma devenga como una medida definitiva de cardcter coerctivo ante el incumplimiento previo «de una sancién como la multa tal y como ocurre en el caso de autos. Asi, podemos apreciar que el derecho constitucional tutelable y objeto de restriccién en el presente caso, es el derecho a la libertad ‘personal, el cual consecutivamente al derecho a la vida, es el derecho personalisimo del ser humano de mayor importancia, por cuanto leva ‘implicit otra serie de derechos, las cuales pueden ser ejercidas con la satisfaccién del primero de ellos. Dicko derecho constituye uno de los atrbutos especifios de la persona, insrinsicamente vinculado con su libertad de capacidad y obrar, razén por la cual su consagracin dentro del Estado de Derecho se encuentra concebida en sentido negativo, es decir, 1a Consttucién y las leyes silo conciben sus limitaciones y no su ejercicio ni los mecanismos de ello, sino los limites a los que debe atenerse el ciudadano y la especificacin de los supuestos en lox cuales puede ser restringido tal derecho, (Vid. LOPEZ GUERRA, Luis; Derecho Constitucional, Vol. I, Bait, Tirant Lo Blanch, 2000, pp. 245-249), En efecto, se aprecia que el mencionado derecho a la libertad personal tiene su consagracin constitucional en el artculo 44, el cual en consonancia con el texto del preémbulo de la Consttucién al consolidar a la libertad de sus valores primordiales de la refundacion de la Repiblica "(..) para establecer una sociedad democratic, partiipativa y protagénica, multiétnicay pluricultural en wn Estado de justcia(..) {que consolide tos valores de ta libertad (..), le dio un rango de supremacia y respeto a ser objeto de andlisis en cuanto ala interpretacién de las normas constitucionales y de los texios legales que contengan alguna restriccién de tal derecho (Vid. En igual sentido, los articulas 1 y 2 dela Constitucién de la Repitlica Bolivariana de Venezuela) Al respecto, debe advertirse que la influencia y relevancia del principio de supremacia constitucional, establecido en et artculo 7 dela Constitucién de la Repidblica Bolivariana de Venezuela, no se encuentra como un principio aislado dentro del ordenamiento juridic, sino como bien se expuso antes, existen una serie de valores constitucionales los cuales constituyen lo que los doctvinarias consttucionales hnorteamericanos conocen como el espirim de ta Constitucién “the spirit of the Constitution”. (Vid. WILLOUGHBY, Westel W.: “The Constitucional Lav of the United States”, TI, New York, 1923, p. 68). Este micieo esencial, esti recubierto de una serie de valores axioligicos que coordinan y adectian la interpretacién de las normas ‘constitucionales asi como las del resto del ordenamiento juridico, las cuales rigen y le dan contenido a un determinado Estado, en pocas palabras, consttuyen su fundamento y su incumplimiento desnaturaiza la esencia del Estado, En este orden de ideas, debe destacarse lo expuesto por PERALTA, el cual de manera clara expone que tales valores constitucionales cconstiunyen “..) un eje axiolégico que interpencira en todas las disposiciones del ardenamiento juridice, configurando un argumento interpretaivo teleoldgica para la comprensién global unitaria de toda nuestra realidad juridica’. (Vid. PERALTA, R.: “La interpretacién del ‘ordenamientajuridiea canforme a la norma fandamental del Estado”, Universidad Complutense, Madrid, 1994, p. 91). Ello asi, se destaca el elemento de relevancia y respeto de los valores superiores como el micleo central o el elemento espiritual de la Constiwcién, 0 haciendo una comparacién y traslédar tal concepcién, se le puede iransfigurar a un ser viviente que lucha por su no _Fenecimiento y desarrollo de su libre personalidad en la bisqueda de una mejor calidad de vida y en la satisfaceion de sus derechos ) garantas, ‘sin abandonar el cumplimiemto de sus deberes. Afirmar lo contrario, implicaria concebir al Estado como un ente carente de funcionamiento y cuyas dispasiciones deben mantenerse inertes y sin un ajuste a la realidad social, lo cual sin duda alguna, implica para esta Sala necesario erradicar tal concepto y pasar a formular que ello debe analizarse atendiendo a las valores constitucianales, en este sentido, asi ésta ~Constitucién- necesita y asi se encuentran ‘concebidos tales valores camo elementos esenciales que su desarrollo le dan vida a la formulacién del Estado, En este sentido, es categérica la frase expuesta por el derecho norteamericano, que refleja que "(..) una Constitucién debe ser interpretada por el espiritu, que vivifica, y no por la letra muerta, que mata”, lo mismo se acoge en franca sintonia con la labor que ejerce esta Sala Constiticional como el operador judicial de una maguinaria, fa cual se encuentra representada por la Constitucién y obliga a guiar este sistema a un fin social de desarrollo del Estado aseguranda un equilibria entre los factares que intervienen en el misma. (Cfr.Sentencia de esta Sala N° 325/205). En esta misma tinea argumentativa, sobre la relevancia de tales valores en el contexto consttucional, se encuentra GARCIA DE TERRIA, quien destaca: “La Constitueién asegura una unidad del ordenamienta esencialmente sobre la base de un «orden de valores» materiales expreso en ella y no sobre las simples reglas formales de produccién de normas. La unidad del ordenamiento es, sobre todo, una unidad soi id onatcnineno ZT. 05 5.26 ‘SSDI ao ‘material de sentido, expresada en unos principios generates de Derecho, que o al intérprete toca investigar y descubrir (sobre todo, rnaturalmente, al intérprete judicial, a la jurisprudencia), 0 la Consttucion los ha declarado de manera formal, destacando entre todas, par la decisién suprema de la comunidad que le ha hecho, unas valores sociales determinadas que se proclaman en el solemine momento consttuyente como primordialesy bisicos de toda la vida colectiva. Ninguna norma subordinada -y todas lo son ‘para la Constitucion- podri desconocer ese cuadro de valores bisicos y todas deberdn interpretarse en el sentida de hacer posible ‘con su aplicacin al servicio, precisamente a dichos valores, Estos valores no son simple retérica, no son (.) simples principios aprogrématicos», sin valor normativo de aplicacién posible; por el contrario, son justamente la base entera del ordenamient, (a que ha de presiar a éste su sentido propio, a que ha de presidi, por tanto, toda su interpretacién y aplicacin. Esos principios, cuyo alcance no es posible, naturalmente, intentar determinar agul, si se destacan como primarios en todo ef sistema y protegidos en la hipétesis de reforma constitucional, presentan, por fuerza, una «enérgica pretensién de validez», en la Jjrase de BACHOF, (..) y constituyen, por ell, las principios jerdirquicamente superiores para presidir la interpretacién de todo el ‘ordenamiento, comenzando por la de la Constitucién misma”. (Vid. GARCIA DE ENTERRIA, E.; “La Constitucidn como norma y el Tribunal Constitucional”, Ed. Civitas, Madrid, 2001, p. 97-99), Dentro de estos valores y, como fue destacado previamente se encuentra ta libertad, como unas de fos primordiales en virtud de su ubicacién cronolégiea y de desarrollo ieleoligice en el devenir del Estado y de las personas, libertad la cual no séla se restringe la libertad personal, sino que la misma se expande o amplia su catélogo de concepcién a 1a libertad religiasa, al libre desenvolvimiento de la ‘personalidad, ala labora, la sindical, entre otras. En cuanto al valor de relevancia del derecho a la libertad personal, ya se ha pronunciado esta Sala con anteriaridad, en sentencia N° 130/2006, en donde se precisé el cardcter consttucional de tal derecho y su garantia en un Estado de Derecho Social y de Justicia, como se cconstnuye ef Estado Venezolano, Al efecto, dspuso la Sala “Ahora bien, resulta oportuno destacar que en sentencia del 29 de mayo de 2003 (N° 1372, dictada en este mismo caso, con ‘casién del promunciamiento sobre la posible perencién dela instancia), la Sala sostuvo, sin pretender menospreciar el resto de los derechos, que la libertad personal destaca, desde ef origen mismo del Estado moderno, en el conjunto de los derechos fundamentales. No es casual se destacd- que haya sido la libertad personal una de las primeras manifestaciones de derechos ‘particulares que se conocié en la evolucin historica de fos derechos humanos. De hecho -y asi fo resalté también la Sala en ese fallo del 29 de mayo de 2003-, existe una accién especial que sirve para proteger 1a libertad personal: el habeas corpus. Basta recordar —'asimismo fo hizo la Sala- que durante la vigencia de la Consttucién de 1961, si bien erradamente se entendié que no podia exist la accién de amparo mientras no se hubiera dictado la ley que la regulase, no se negé la procedencia del habeas corpus, accién de tanta importancia que el propio Constituyente le dedicé una norma especial, en la que regulé ciertos aspectos procesales. De esta manera, la Ubertad personal es principio cardinal del Estado de Derecho venezolano”. (Negrillas del original) AL efecto, dispone el articulo 44 de la Consttucion de la Repibica Bolivariana de Venezuela, lo siguiente: “Artieulo 44, La libertad personal es inviolable, en consecuencia 1 Ninguna persona puede ser arrestada o detenida sino en virtad de una orden judicial, a menos que sea sorprendida in fragant. En este caso serd llevada ante una autoridad judicial en un tiempo no mayor de cuarenta y ocho horas a partir del momento de la ddetencién. Ser juzgada en libertad, excepto por las razones determinadas por la ley y apreviadas por el juez o jueza en cada caso. La constitucién de caucién exigida por la ley para conceder la libertad de la persona detenida no causaré impuesto alguno 2. Toda persona detenida tiene derecho a comunicarse de inmediato con sus familiares, abogado 0 abogada o persona de su Cconfianca, y étos o éstas, a su vez, tienen el derecho a ser informados 0 informadas sobre el lugar donde se encuentra Ia persona detenida, a ser notificados 0 notificadas inmediatamente de los motivos de la detencién y a que dgjen constancia escrita en el expediente sobre el estado fisico y psiquico de la persona detenida, ya sea por si mismos o por si mismas, 0 con el auxilio de especialisas. La autoridad competente llevard un registro piblico de toda detencién realizada, que comprenda la identidad de la ‘persona detenida, lugar, hora, condiciones y funcionarioso funcionarias que la practicaron. Respecto a la detenciin de extranjeros 0 extranjeras se observard, ademés, la notifiacién consular previsia en los tratados internacionales sobre la materia, 3. La pena no puede trascender de la persona condenada, No habré condenas a penas perpetuas 0 infamantes. Las penas privativas de la libertad no excederén de teinta aos. 4, Toda autoridad que efecute medidas privativas de la libertad estaré obligada a idemtificarse 5. Ninguna persona continuardé en detencién después de dictada orden de excarcelacién por la autoridad competente wna vez ‘umplida la pena impuesta. Asi pues, el derecho a la libertad personal surge como una obligacién del Estado de garantzar el pleno desenvolvimento del mismo, limitando su actuacion a la restriceién de tal derecho sélo cuando el ciudadano haya excedido los limites para su ejercicio mediante la comisin de una de las conductas prohibidas en los texts normativos de cardcter legal. En este orden de ideas, se observa que la privactén de libertad, implica que la persona privada sea obligada a permanecer en wn lugar determinado y que esta privacién implique un aislamiento de quien la sufre, por su Sometimiento a una sitwacion que le impide desenvolverse rnormaimente, en consecuencia, se aprecia que tal limitacion debe ser impuesta con cardcter coactivo mediante una previa orden judicial Esta privacion de liberiad requiere para ser vilida de una serie de condicionamientos que regulan su icitud, como son la necesaria consagracton previa de la infraccién que se le imputa, la condenatoria que efecte el jez competente para dilucidar {a privacin de libertad, la exisiencia de un proceso judicial, el cumplimiento de los derechos a la tutela judicial efectiva en el marco del procedimiento judicial, el respeto dde los derechos del imputado, entre los cuales debe incluirse el derecho al acceso al expediente, a la promocién y evacuacién de pruebas, el derecho a oposiciin en el marco del procedimiento, a solicitar medidas cautelares, a la defensa, a la notfcacién de las cargos que se le imputan, a la posibilidad de eercer los diversos medias de impugnacion que establezca el ordenamiento juridico, asi como los demés contemplados en la Constituctén dela Repiiblica Bolivariana de Venezuela y la legislacion especial que tipifique la conducta delictiva, Cod En atencién al derecko constitucional examinado, se aprecia que en el presente caso resulté vulnerado el derecho al juez natural, conforme a lo establecido en el articulo 44.1 de la Consttucion de la Republica Bolivariana de Venezuela, e cual consagra que “(..) Ninguna soi i onatcinineno ZT. 05 95.206 ‘SOUTH bass ‘persona puede ser arrestada o detenida sino en virtud de una orden judicial, a menos que sea sorprendida in fraganti(..)”, en vir que la ‘orden de arresto, como se ha expuesto, no deviene de una autoridad judicial sino wn funcionario administativo el cual no resulta competente ‘para ordenar medidas de restriccianes de libertad, ya que estén se encuentran reservadas al Poder Judicial, en aras de garantizar de una ‘manera mas eficaze idénea los derechos de los ciudadanos. En igual sentido, debe destacarse nuevamente la decision dictada por esta Sala N° 30/2006, en la cual se establecié la imposibilidad de los funcionarios para imponer la sancién de arresto como sancién definitiva, por encontrarse esta reservada al Poder Judicial. l efecto, se dispuso: “Los cuerpos policiales del Estado Yaracuy (y los de cualquier entidad federal 0 municipio; ni siquiera a través de sus Gobemadores 0 Aicaldes) jamés pueden arrestar como sancién definitiva. Séio pueden hacerlo en los casos en que la ley nacional hhaya establecido un delitoy hava previsto para esos hechos una sancién privativa de libertad. En esos casos, se ha visto, su tarea se limita a poner en manos del jueza la persona. Son aucliares de lajusticia nacional; nunca -como se pretende en el caso del Cadigo impugnado- la justicia misma. En conclusion 1) Para todas las sanciones existe la reserva legal (ley nacional, ley estadal u ordenanza) 2) Para las penas fa reserva legal es nacional 3) Si se estd en presencia de infracciones de naturaleza administrativa, ls érganos efecutivos son competentes para imponer la 4) Sise trata de penas su imposicin esti reservada al Poder Judicial. 5) En los casos de previsiin de delitos y penas, los drganos policiales pueden efectuar detenciones preventivas, siempre que hhubieren sorprendida in franganti al infractor © que hayan sido autorizados por un juez. Por todo lo anterior, la inconsttucionalidad de los articulos 82 al 86 del Cédigo de las Fuerzas Armadas Policiales del Estado Yaracuy radica en que en ellos se preven arrestos administraivas como sanciones definitvas, olvidindose de que Constitucionalmente sélo corresponde al Poder Nacional: 1) la upificacién de delitos y la previsién sobre su sancién (Poder Legislativo): y 2) el enjuicamiento de la persona que ha cometido el hecho punible y la impasiciin de la pena (Poder Judicial). La Adminisiracion (de cualquier entidad territorial) sélo tiene ta posibilidad de colaborar con el Poder Julicial. Los Estados no ‘pueden, en consecuencia, ni dictar normas penales ni autorizar asus cuerpos administrativos a ordenar sancién de arresto. Deben los cuerpos policiales ajusiar su conducta, en lo elacionado con delitos, ala de colaboradores del Poder Judicial”. En consecuencia, esta Sala debe concluir que el articula 647, literal g, dela Ley Orgénica del Trabajo, viola el derecho al juez natural, establecido en el articulo 49.4 de la Constiucion de la Repiiblica Bolivariana de Venezuela, interpretado de manera congruente con lo establecido en el articulo 44.1 eiusdem., Asi se decide”. (ver sentencia de esta Sala n° 1.744 del 9 de agosto de 2007) En fin, el régimen sancionatorio previsto en la Ley sobre el Régimen para Ia Comparecencia de Funcionarios y Funcionarias Pblicos y los o Jas partculares ante la Asamblea Nacional, evidencia inconsistencias que probablemente inciden negativamente en su constitucionalidad, razn por la que esta Sala, de forma coherente a sus actusciones previes, amplienente registradas en su juisprudencia, también se encuentra forzada a desaplicar por control difuso de 1a consttucionalidad las normas contempladas en el mismo (21 al 26 ~debe advertise, ademas, que este timo incluye autoridades ajenas al Poder Ejecutive Nacional, vid. supra-), mientras se tamita el procedimiento de nulidad por inconstitucionalidad de aquellas normas legales, que agui se ordenainiciar en tutela oficiosa del orden piblico consttucional, en ejerccio de la competencia contenida en el eticulo 336, cardinal 1 de la Consttueién de la Repablica Bolivariana de Venezuela y en el articulo 25, cardinal 1 de la Ley Orginiea del Tribunal Supremo de Justicia, y de conformidad eon lo previstoen el articulo 34 eiusdem, en garantia de los postulados fundamentales previstos en los articulo 7 y 137 de la Carta Magna. PPorsu parte, el articulo 113 del Reglamento Interior y de Debates dela Asamblea Nacional, dispone lo siguiente: Objeto de las inerpelaciones y comparecencias Articulo 113. La interpelacin y la invitacién a comparecer tienen por objeto que el pueblo soberano, la Asamblea Nacional 0 sus comisiones conozcan ta opinién, actuaciones e informaciones de un funcionario o funcionaria priblica det Poder Nacional, Estadal 0 ‘Municipal, o de un particular sobre la politica de una dependencia en determinada materia, 0 sobre wna cuestion especifica. Igualmente ppodré referirse a su version sobre un hecho determinado. La interpelacién solamente se referiré a cuestiones relativas al ejercicio de las “Fanciones propias del interpelado o interpelada, Como puede apreciarse, el Reglamento Interior y de Debates de la Asamblea Nacional, deforma similar a lo artieulos 3, 1, 12 y 26 dela Ley sobre el Régimen para ls Comparecencia de Funcionarios y Funcionarias Pablicos y os o las pariculares ante la Asamblea Nacional, no circunscribe cf control parlamentatio alli seRalado alos limites previsto en los aticulos 187.3, 222 y 223 del Texto Fundamental, y ala jurisprudencia de esta Sala, es decir, no circunseribe tal control de forma exclusiva a los funcionarios y funcionarias del Poder Ejecutivo Nacional, circunstancia que obliga a esta Sala a desaplicer por control difuso de la constitucionalidad el audido articulo 113 de Reglamento Interior y de Debstes de la Asamblea Nacional, en le que respecta a funcionarios ajenos al Rjecutive Nacional, Asi se dectara Esta Sala observa que la desaplicacién por control difuso de la constitucionalidad de las normas antes referidas, no afectarian las funciones contraloras de la Asamblea Nacional, al estar vigentes el articulo 187 Constitucional (en particular, en la materia, los cardinales 3 y 10); y los anticulos 222 al 224 eiusdem. Asimismo, también est vigente el Reglamento Interior y de Debates de la Asemblea Nacionel, en especial el Titulo VIII (De los instrumentos de controle informacién),aticulos 114 al 125, Finalmente, esta Sala advierte la nevesidad de reterar algunos criteios elementales sobre los postulados cardinales de soberania, supremacia constitucional y proteccién jurisdiccional del Texto Fundamental, para insisir en Ia necesidad del debido acatamiento y reguardo del orden constitucional, oi id onatcrinena ZT. 05 5.206‘ a Entre otros aspectos elementals, el Texto Fundamental que rige al Poder Piblico y alos ciudadanos y ciudadanos en la Replica, es decir, la CConsttucién de la Repiblica Bolivariana de Venezuela, dispone de forma expresa, en el Unico aparte de suartculo 5, que los érganos del Estado, sin distincign algun emanan de la soberania popular y a ella estin sometidos: Articulo 5. La soberania reside intransferiblemente en el pueblo, quien la ejerce directamente en la forma previstaen esta Constitucién yen la ley, e indirectamente, mediante el sufragio, por os érganos que ejercen el Poder Pibico. Los érganos del Estado emanan de la soberania popular ya ella estan sometidos, Flo asi, todos los érganos del poder piblico y el propio Estado, sin distincién, emanan de la soberania popular, y a ella estin sujetos bajo las normas que el Pueblo se ha dado en la Constitucién; como parémetro fundamental de orden, justicia, paz y pervivencia social ‘Tal com lo indic6 esta Sela en sentencia n° 1415 del 22 de noviembre de 200: “la Constitucién es suprema en tanto es producto de la autodeterminacién de un pueblo, que se la ha dado a si misma sin intervencién de elementos externas y sin imposiciones internas. Asi, la Consttucin viene a ser, necesariamente, la norma fundamental a [a ‘ual se encuentran vinculadas las miltiples formas que adguieren las relaciones humanas en una sociedad y tiempo determinados. De alli que a Constitucion ostente, junto con el ordenamiento juridico en su totaidad, wn cardcter normativo inmanente; esto es, un deber ser aviolbgico asumido por la comunidad como de obligatorio cumplimiento, contra cuyas infracciones se activen los mecanismos correctivos que el propio ordenamiento ha creado. Siendo, pues, que “el Derecho se identifica precisamente por constituir un mecanismo especifico de ordenacion de la existencia social humana” (Cf. F. J. Ansudtegui y otros, “El Concepto de Derecho” en Curso de Teoria del Derecho, Marcial Pons, pag. 17), la Consttucién, también, sin que pueda ser de otro modo, impone modelos de conducta encaminados a ‘cumplir pautas de comportamiento en una sociedad determinada. En similar linea de eriteri, en devisin n® 33 del 25 de enero de 2001, esta Sala asent el siguiente criterio: “lo que conacemas hoy por Derecho Consttucional, ha sido el producto de un proceso de encuadramientojuridico de dos vertientes que confluyen; una, el poder y la autoridad, otra, la likertad individual y la hisqueda de fo que es bueno para la sociedad. La Consttucion es, Sin duda, el principal’y maximo arbitrio politico-juridica de exe proceso, del cual emerge como el eje del ardenamiento juriico todo. El (Principia de supremacia de la Constitucién en un refleia de ese carcter. La Constitucién es suprema, entre otras cosas, porque en ella se encuentran reconocidos y postivizados los valores hésicos de la existencia individual y de la convivencia social, al tiempo que instrumenca los mecanismos democraticas y pluralisas de legitimacion del Poder, tales como los relativos a la designacién de las autoridades y a los mandatos respecto al cémo y al para qué se ejerce autoridad. Persigue con ello el respeto ala determinacin libre y responsable de los individuos, la tolerancia ante lo diverso 0 lo distintoy a promacién del desarrollo armonioso de los pueblos. E! principio de supremacia de la Constituetén, responde a ests valores de cuya realizacion depende la calidad de vida y el bien comin.” Alrespecto, los articulos 7y 137 de la Ley Suprema dela Repiblica, disponen lo siguiente Articulo 7, La Constituetin es la norma suprema y el fundamento del ordenumiento juridico, Todas las personas y los érganos que ejercen el Poder Piblico estan sujetos a esta Consttucion. Articulo 137. La Constiucin y la ley definen las atribuciones de los érganos que ejercen el Poder Piblico, a las cuales deben sujtarse las ‘actividades que realicen Sobre los origenes de tales postulados y, en especial, sobre la jurisdiecién constitucional, como garantia definitoria de las normas, principios y valores supremos adoptados soberanamente por el Pucblo y vertidos en la Consttucién, esta Sala, en la referida sentencia n® 1415 del 22 de noviembre de 2000, recordé lo siguiente: La jurisdiceién constiucional, en términos generales, y en particular en aquellas democracias cuyos sistemas de garantia constiteional hayan acusado la influencia del modelo norteamericano actual, es tributaria, en primer término, de una tradicion Jurisprudencial que comienca con el fallo dictado por el Justicia Mayor Edward Coke en el caso del Dr. Bonham, aii de 1610 (Inglaterra), del que se extrae el siguiente parrafo “Aparece en nuestros libros que en muchos casos, el common lav (entiéndase por ést la norma fundamental) control las eyes ‘el parlamento ya veces decide que son enteramente nulas; porque cuando una ley aprobadapor el parlamento es comtraria ‘comin derecho'yracin, o repugnante, ode imposible ejecucin, el common law debe dominar sobre ellay promuncia la mulidad deal ley.” (Reports, parte Vill, 118 a, citado por: G. Sabine: Historia de la Tearia Politica, Fondo de Cultura Econbmica pig 35). A pesar de que la postura del Juez Coke, en razén de la propia dinimica que toms el enfrentamiento entre el Rey y el Parlamento ingleses, no fue en defintiva la que mareé el devenir histbrico-politico briténico, mo puede aftrmarse lo mismo respecto a las colonias britinicas asentadas en América, en las cuales si calé de manera profunda la idea de Consttucién como norma suprema, asi como ta ‘ideologia lockeana de los derechos individuales, segin la cual los derechos y deberes morales son intrinsecos ) tienen prioridad sobre el derecho, de tal modo que la autoridad publica esta obligada a hacer vigente por la ley aquello que es justo natural y moralmente. “En efecto, Locke interpretaba el devecho natural como una pretensién a unos derechos innatos e inviolables inkerentes a cada individuo” (CF. G. Sabine: ob, Cit Pig. 404), Bajo estas premisas fue que se produjo la sentencia recaida en el caso Marbury v. Madison, 5 U. S. (I Granch), 137 (1803), de la Corte Suprema de Estados Unidos de América, dictada por el jucz John Marshal, sobre la cual fue sentada la doctvina de la vinculacién hnormativa constituciona, incluso, respecto a las leves dictadas por el Poder Federal de aquel pals. De dicha sentencia extraemos las lineas siguientes “Es una proposicién demasiado simple para que pueda discutirse que o bien la Constitucién controla cualquier acto legislative que la contradiga, o bien el legislativo podré alterar la Constitucién por una Ley ordinaria. Entre esa alternativa no hay término medio. O la oi id onatcrinena ZT. 05 5.206‘ me Constitucién es un derecho superior 0 supremo, inmodificable por los medios ordinarios, o esté al mismo nivel que los actos Legislativos y, como cualquier otra Ley, es modificable cuando al Legislativo le plazca hacerlo. Si el primer término de la alternativa es verdadero, entonces un acto legislativo contrario a la Constiucién no es Derecho; si fuese verdad el segundo término, entonces las Constituciones escritas serian intentos absurdos, por parte del pueblo, de limitar un poder que por su propia naturaleza seria ilimitable. Ciertamente, todos los que han establecido Constituciones escritas contemplan a éstas como formando el Derecho supremo {y fundamental de la nacién, y, consecuentemente, la teoria de los respectivos gobiernos debe ser que una Ley del legislativo ordinario ‘que contradiga a la Constitucién es mula” (citada por E. Garcia de Enterria, La Constitueién coma Norma y el Tribunal Consttucional, Civitas, pig. 177) Otro hito a destacar en esta evolucién, fue la creacién de las Tribunales Constitucionales estrictamente tales, iniciada con ta Constitucin de Weimar de 1919, asi como con la Constituelén austriaca de 1920, perfeceionada en 1929, cuya concepeidn se debe al célebre jurisia Hans Kelsen. Caracterstico de este modelo es la vinculacién del legislador a la Consttueiin, mas aiin que fa de los tribumales © ‘poderes piiblicos, por lo que se llegé a afirmar que la labor det Tribunal Consttucional se allegaba mis a la de wn legislador negativo que a la de un juzgador en su sentido tradicional, Las leyes, entonces, eran examinadas por ese legslador negativa, quien dectdia en abstracto sobre la correspondencia de aguéllas con el texto constitucional y de haber contradiecién o incompatibilidad, emitia una decision constitutiva de inconstitucionalidad con efectos slo hacia el futuro (Cf. H. Kelsen, Escrito sobre la democracia y el soctalismo, Debate, 1988, Pag. 109 y ss) Acacia la Segunda Guerra Mundial, se hace patente la conveniencia de dar garantias « fa efleacia de un documento que no es silo tuna hoja de papel segiin la famosa frase de Lassalle. Al contrario, luego de la tan dura experiencia de deslegitimidad y muerte, esa hoja de papel significaba la idtima y mas resistente defensa contra las corrientes antidemocriticas. Correspondié asi, a [0s Tribunales Constitucionales, la trascendental tarea politica de salvaguardar los principios y valores canstitucionales, defender la Supremacia Constitucional e interpretar y aplicar la Consttucién coma su referencia normativa tnica y natural De alli la importancia, por ejemplo, det Consejo Constitucional Francés y de los Tribunales ConstitucionalesIaliano, Austriaco, Expaialy Federal Alemtin contemporineas. Precisamente, tl gorenta definitoria y suprema de Ia Constitucién, recae diectamente en el Poder Judicial, el cual est lamado, en defiitiva, 1 proteger el Texto Fundamental, inclusive, de acciones eontrarias al mismo que provengan de los demés “Srgans que ejercen el Poder Pablico”, tal como se puede apreciar de las siguientes Normas Constitucionales TirvLo vat DE LA PROTECCION DE ESTA CONSTITUCION Capitulo T De la Garantia esta Constitucién Articulo 334. Todos los jueces 0 juezas de a Repiblica, en el émbito de sus competencias » conforme a fo previsto en esta Constituciin y en la ley, estan en ta obligacin de asegurar la integridad de esta Consttucién En caso de incompatibilidad entre esta Constitucién y una ley u otra norma juridica, se aplicarén las disposiciones constitucionales, correspandiendo alos tribunales en cualquier causa, ain de ofcio, decidir lo conduicente. Corresponde exclusivamente a la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia como jurisdiccién constitucional, declarar la nulidad de las leyes y demés actos de los Srganos que ejercen el Poder Ptblico dictadas en ejecucién directa e inmediata de la Consttucién o que {engan rango de ley, cuando colidan con aquella Articulo 335, El Tribunal Supremo de Justicia garanticaré la supremacia y efeetvidad de las normas » principios constiucionales; ser el ‘maximo y iltimo intéxprete de la Constitucién y velard por su uniforme interpretacién y aplicacién. Las interpretaciones que establezca la Sala Constiucional sobre el contenido 0 alcance de las normas y principios consttucionales son vinculantes para las otras Salas del Tribunal Supremo de Justicia y demas ribunales de la Republica. Articulo 336, Son atribuciones de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia 1. Declarar ta nulidad total 0 parcial de las leyes nacionates y demas actos con rango de ley de la Asamblea Nacional, que colidan con esta Consttwcin, 2. Declarar ta nulidad total o parcial de las Constituciones y leyes estadales, de las ordenanzas municipates y dems actos de los ‘euerpes deliberantes de los Estados y Municipios dictados en ejecucién directa e inmediata de esta Consttucién y que colidan con ella 3. Declarar la nulidad total o parcial de los actos con rango de ley dictados por el Ejecutivo Nacional, que colidan con esta Consttueiin. 4. Declarar la mulidad total 0 parcial de los actos en ejecueidn directa e inmediata de esta Consttueién, dictados por cualquier otro ‘rgano estatal en ejercicio del Poder Piblico, cuando colidan con ésta 5. Verificar, a solicitud del Presidente 0 Presidenta de la Repiilica o de la Asamblea Nacional, a conformidad con esta Constituciin de los tratados internacionales suscritos por la Republica antes de su ratificacin 6 _ Revisar, en todo caso, aun de ofici, la constiucionalidad de los decretos que declaren estados de excepcién dictados por el Presidente o Presidenta de la Repiblica, Declarar la inconstitucionalidad de las omisiones del poder legslativo municipal, estadalo nacional cuando haya dejado de dictar las hnormas 0 medidas indispensables para garantizar el cumplimiento de esia Consttucién, 0 las haya dictado en forma incompleta, y establecer el plazo y, de ser necesario, los lineamientas desu correecin. 8 Resolver las colisiones que existan entre diversas disposiciones legales y declarar cul debe prevalecer 9, Dirimir las controversias constitucionales que se susciten entre cualesquiera de los érganos del Poder Piblica, 10, Revisar las sentencias definitivamente formes de amparo constitucional y de control de constitucionalidad de leyes o normas juridicas dictadas por ls Tribunales de la Repiiblica, en lo términas establecidos por la ley organica respectiva, icy ne cnatcrnane 627.05 195.205 ODT a 11. Las demas que establezcan esta Constiucién y la ley. Al respecto, la Exposicin de Motives de la Consttucién seBala lo siguiente: En efecto, las facultades interpretativas que ental sentido se otorgan al Tribunal Supremo de Justicia, en consonancia con las caractersticas bhisicas de la justcia constitucional en derecho comparado, sélo pueden ser ejercidas por drgano de la Sala Constitucional, pues a ella le corresponde exclusivamente el gjercicio de la jurisdiceién consttucional. Ademés, con fundamento en el principio de division de poderes, tales facultades no pueden ejercerse de oficio 6 mediante acuerdos, sino con motivo de una accién popular de inconstitucionalidad, accién de amparo, recurso de interpretacién de leyes u otro caso concreto de cardcter jurisdccional cwya competencia esté atribuida a la Sala Constitucional En esta materia, se consagra una herramienta indispensable para que la Sala Constitucional pueda garantizar la supremacia y efectvidad de las normas consttucionales. Asi se indica que las interpretaciones que establezca fa Sala Constitucional sobre ef contenido 0 alcance de las nnormas y’ principios constitucionales serdn vinculantes para las demés Salas del Tribunal Supremo de Justicia y dems tribunales de la Repiiblica, todo ello con el objeto de garantizar la uniforme interpretacin y apicacién de tales normas y prineipios. En definitiva, el caricter vinculante de las interpretaciones de las normas y principios consttucionales seré el principal instrumento de fa ‘Sala Consttucional para fortalecer la jusicia consttucional, darle eficacia al Texto Fundamental y brindar mayor seguridad juridica a los ciudadanos. Asi pues, el Constiuyente, siguiendo la tadicign del consttucionalisme moderna, dej6 en manos del Méximo Arbitro de la Repiblica: El Poder Judicial y,en especial, de esta Sala, la proteccién y garantia suprema de la Consttucin, incluso frente a vulneraciones de la misma que ineluso pudieran provenir del propio Poder Legislative Nacional, tal como se apresia en el referido Titulo de la Carta Magna, ‘Tal posicién juridica, politica y social tiene fundamento en la propia nocién de democracia constitucional que cimienta el Texto Fundamental Sobre tal novién elemental, el doctrnario Bovero, efiriéndose aun eiterio del jurists Ferrajoli,asent lo siguiente Luigi Ferrajoli tiene razén cuando sostiene que en la “democracia constitucional” el poder de decisién colectva encuentra limites y vinculos de sustancia, propiamente aquellos que “circunscriben” la esfera de lo decidible: los drganos del poder democritico, en un Estado consttucional de derecho, no son omnipotentes; la democracia (constitucional) no es la omnipotencia de la mayoria (p ni siquiera de la ‘otalidad, eventuaimente uninime, de os eiudadanos y/o de sus representantes). Si, por ejemplo, una ley viola un derecho civil 0 wn derecho social establecido en la constitucion como fundamental, esta ley es ciertamente ilegtima en su contenido, 0 como dice Ferrajoli, en su “sustancia”. Sin embargo, esta ley “sustancialmente™ ilegitina no es por ello mismo, es decir por ta razén de ser invélida, (considerable como) no- democratica: una corte constitucional —en los casos en las que existe, ya que si no existe una constitucidn no es verdaderamente rigida— puede y debe declarar su anulacién, pero en la medida en la que esa norma es inconsttucional, no en tanto que sea (en algin sentido) “sustancial-mente” antidemocritica. Sila adopeién de aguella ley hipotética ife decidida por un parlamento siguiendo las reglas Formales de la democracia, e trata simplemente de una decision democraticailegitima, Precisamente Ferrajoli, quién nos ha enseviado a distingur entre vigencia (vigor, existencia) y valides, no deberia tener ningin problema para aceptar esta nocién. Fn otras palabras, y para simplificar, el respeto de los derechos fundamentales como tal, no es (calificable, por lo menos de manera inmediata, sin precisiones como) tuna condicién de demo-craticidad de las decisiones politicas, sino mas bien, y sencillamente, de su constitucionalidad. Los derechos Fundamentales en general —repito de acuerdo con Ferrajoli— pre-delimitan la esfera de lo que puede decidirse en forma democritica (siempre y cuando el estado constitucional sea democritico); 1o que cae afuera de esta esfera —las materias reguladas por las normas consttucionales, antes que nada y sobretodo las que confieren derechos fiundamentales— no es algo disponible para los drganos del poder democritico. Por lo tanto, y justamente por ello, las varias clases de derechos fundamentales no son (definibles oportunamente como) correspondientes a articulaciones internas de la democracia, sino son, més bien, limites externos a la misma” (Bovero, Michelangelo. Democracia y Derechos Fundamentales. En hitp:/www biblioteca org arflibros/142295,pd)) Alrespecto, Ferrajoli en su obra Derechos y Garantas: la Ley del mais Dil, seilé lo siguiente: “EL constitucionalismo, tal coma resulta de la positivisacién de los derechos fundamentales como limites y vinculos sustanciales a la legislacién positiva, corresponde a una segunda revolucién en la naturaleza del derecho que se traduce en una alteracién interna del paradigma positivista clisico. Si la primera revolucién se expresé mediante la afrmacin de la omnipotencia del legislador, ex decir, del ‘Principia de mera legalidad (ode legalidad formal) coma norma de reconocimiento de la existencia de las normas, esta segunda revolucién se ‘ha realizado con la afirmacién del que podemos llamar principio de estricea legalidad (o de legalidad sustancial). O sea, con el sometimiento también de la ley a vinculos ya no sélo formales sino sustanciales impuestos por los principio y los derechos fundamentales contenidos en las consttucfones, Ysiel principio de mera legalidad habia producida la separacién de fa Valdez y de lajusticiay el cese dela presuncién de Justicia del derecho vigente, el principio de estricta legalidad produce la separacion de la validez y de la vigencia y la cesacién de la ‘presuncién priorisica de valde: del derecho existent. En efecto, en un ordenamiento dotado de Consttucion rigida para que una norma sea vida ademas de vigente no basta que haya sido emanada con las formas predispuestas para su produccién, sino que es también necesario que sus contenidos sustanciales respeten los principios y los derechos fundamentales establecidos en la Consttucién. A través de la estipulacién de la que en el apartado 4 he llamado la esfera de lo indecidible (de lo indecidible que, que se expresa en los derechos de lubertad, y de lo indecidible que no, que lo hace en los derechos sociales), las condiciones sustanciales de validez de las leyes, que en el ‘paradigma premoderno se identficaban con los principios del derecho natural y que en el paradigma paleopositvista fueron desplazadas por el principio puramente formal de la validez como posiividad, penetran nuevamente en los sistemas juridicos bajo la forma de principios positivos de Justicia estipuladas en normas supraordenadas a ia legislacién. Este cambio de paradigma puede sitarse histéricamente en un ‘momento determinado: el que siguié a la catéstrofe de la Segunda Guerra Mundial y a la derrota del nazi-fascismo, En el clima cultural y politico en el que vio la luz el actual consttucionalismo —la Carta de la ONU de 1945, la Declaracién universal de 1948, la Constitucién Haliana de 1948, 1a Ley fundamental de la Repiblica Federal Alemana de 1943— se comprende que el principio de mera legalidad, considerado suficiente gavantia frente a los abusos de la jurisdiccién y de la administracin, se valore como insuficiente para garantizar “Frente a los abusos de la legislacin y frente alas involuciones antiliberalesy totalitarias de los supremos érganos decisionales. Bs por lo que ‘se redescubre el significado de «Constitucién» como limite yvineulo alos poderes piblicos establecido hace ya dos siglo...” Tal postulado democritico guarda especial rolacién con el carécter normativo de la Constitucié, respocto del cual en sentencia n° $20 del 7 4e junio de 2000, esta Sala asent lo siguiente: En la Exposicién de Motivas de la Constitueién de la Repiblica Bolivariana de Venezuela, cuando explica el contenido del Capitulo oi id onatcrinana ZT. 05 5.26‘ ma Primero de su Titula VII, en el cual se regulan las mecanismas que garantizan fa proteccién de la Consttucién, se menciona la facultad de la Sala Constitucional para revisar os actos o sentencias de las demas Salas del Tribunal Suprema que contrarien el texto fundamental 0 las interpretaciones que sobre sus normas o principios haya realizado esta Sala Esta facultad, concebida para garantizar la integridad de la inerpretacién y el cumplimiento de los valores constitucionales, expresa la preocupacién por impedir que las declaraciones de la Constitucién no se conviertan en adagias gastados por el tlempo, ni en una contrasea ‘vacia de sentido, sino en principios viales, vives, que otorgan y limitan los poderes del gobierno y de los otros érganos del poder pibica en general. Preocupacién que es manifesiada en la sentencia dictada por esta Sala ef 9 de marzo de 2000 (caso José Alberto Quevedo), en la cual $e indica que: Los principios inmersos en la Consttucién, que la cohesionan, asi no aparezcan en su texto, sino se aplican o se violan tienden ca desintegrar a la Carta Fundamental, y si ello sucediere la Consttucién desapareceria con todo el caas que ello causaria. Basta Jmaginar qué pasaria, si un juez ordena que wn cienifico convierta a wn humano en animal, o que cese el sistema democritico y se celia a un monarca, 0 que condene « muerte a alguien, a pesar dela aguiescencia de las partes del juicio donde surge esa situacién El Juez que dentro de un proceso lo conociera, que responde por la integridad y supremacia de fa Constitcin, de oficio tendria (que dejar sin efectos tales determinaciones judiciales, ya que ellas contrarian ei orden piblico consttucional y las violaciones del orden piblico se declaran de oficio. La Consttucién, como se dij, no silo esté formada por un texto, sino que ella esté impregnada de prineipios que no necesitan ser repetidos en ella, porque al estar inmersos en la Constituciin, son la causa por la cual existe." Si bien es cierto, que la Expasiciin de Motivos de la Constitucién de la Repiiblica Bolivariana de Venezuela (que, como se sabe, no tiene cardeter normativo: ver Sentencia n° 93 de 6 de febrero de 2001] remite a una Ley orgeinica el desarrollo del mecanismo extraordinaria de revisiin de las decisiones de las otras Salas, la doctrina constitucional ha indicado ef valor normativo directo del texto fundamental, para las competencias y funcionamiento de los érganos creados en la consttucién. Precisamente, Eduardo Garcia de Enterria (La Constitucion como Norma y ef Tribunal Consttucional, Editorial Civitas, ercera reimpresién 1994, paginas 77 a 82) ha indicado que "..Las preceptos orgainicos consttucionales son de inmediata aplicacién por todos las poderes piblicos y, en concreto, por los propias érganos a que la regulacin consttucional se refiere. Existan 0 no normas complementarias o de desarrollo de esta regulacién,ésta es plenamente eficaz por si misma y, por tanto, rige la formacién y el funcionamiento de los érganos afectados...”. Precisamente, una herramienta cardinal para lograr a proteccién consttucional, es, ante todo, la interpretacion judicial de la Carta Magna, es decir, la actividad de desentrafar e! sentido y aleance, como premisa fundamental para aplicarla (actuacién que requiere, en algunos casos, de la previa integracién de la misma, ante sus vacios normatives negativas 0 axiol6gicos) ‘Tal come lo indicé esta Sala en la aludida sentencia n® 1415 del 22 de noviembre de 2000: “las fianciones que desemperie esta Sala, en particular la reférida a la interpretacion de la Constitucién en respuesta a wna accién specifica, deba contrastarse con el contenido del ordenamiento juridico consttucional a la luz de tres principios basicos; a saber: primero, el de competencia, que actiia como un instrumento ordenador del ejercicio del poder una vez que éste es legitimado; segundo, el de separacién de poderes, dejando a salvo la necesaria coordinacién entre los mismos, asi como el ejercicia de ciertas funciones que no siéndoles esenciales les cumple realizar naturalmente, con base al cual funciona un mecanismo de balance en la division del poder y de ‘mutuos contrales 0 contrapesos entre las Srganos que lo efercen; y tercero: el principia de ejercicio del pader bajo la ley, elementa esencial del Estado de Derecho y del sistema demacrética, conforme al cual son execradas la autocracia y la arbtrariedad. Dichos principios, en tanto findamentales al Estado de Derecho, exigen la disribucién de funciones entre diversos érganas 9 la actuacién de éstas con referencia @ normas prefijadas, ya sea coma un modo de interdiccién de la arhitrariedad 0 como mecanismas de eficiencia en el cumplimienta de los ‘comets del Estado” ‘Tal interpretacign y aplicacin es una de la Funciones principales de la jurisdiccién constitueional, respecto de la cual esta Sala, en sentencia n © 33 dol 25 de enero de 2001, seals Jo siguiente: “La moderacin y racionalizacin del poder que, como se vio, tiene su expresinjuridica titima en la Consttucién, ha necesitado del fincionamiento de ciertas organismas que, o bien sirsen de freno a a autoridad misma al actuar como sus censores, 0 garantizan la armonia interorginiea el respeta a los derechos fundamentales. El surgimiento dela insiucién parlamentaria tiene que ver con el primer arden de ideas referido. El segundo orden, vale decir, los drganos a través de los cuales es garantizada la separacion de poderes, el respeto a los derechos fundamentales y las aspiraciones individuales o colectivas expresadas en la Consttucién, es el asunto que nos compete. Se alude de este modo a la téenica derivada del principio de supremacta de la Consttucién, en funcién de la cual se atribuye a ciertos Srganos especializados la tarea de velar por el respeto a la ética piblica que, como un conjunto de objetivos 0 de fines axioldgicos, debe reconocer y preservar el poder politico a través del Derecho. Dichos érganos tienen, desde una dptica Juridica la istima palabra sobre el contenido y aleance de los principios y normas contenidas en a Constituciin, En consecuencia, ya sea que dichas instancias judiiales tengan una existencia organica dentro del Poder Judicial o fuera de éste: 0 que se les denomine Tribunales, Cortes, Consejos 0 Salas Consttucionales, lo cierto es que son fuente de derecho judicial desde que complementan jurisprudencialmente el ordenamiento con normas de caricter general. Ostentan, ademas, un poder de arbiraje,distino segin ‘algunos autores, Troper por efemplo, alos clsicos poderes legislative, ejecutiva 9 judicial, rasgo de notoria presencia, segin el mismo autor, en ef Consejo Consttucional francés. Pero, en iodo caso, lo que los caracterica es el ejercicio del denominado Poder de Garantia Consttucional, a través del cual controlan en fin itimo de (a Justicia expresado en la ley, en tanto en cuanto realiza ef contenido axiolégico de la Constitucion, » garantizan el respeto a los derechos fundamentales (Peces-Barba, G. y otros, “Derecho y Fuerza” en Curso de Teoria del Derecho, Marcial Pons, Madrid, pdg. 117). La jurisdiccién constitucional, a través de sus decisiones, findadas en argumentos y razonamientas, no obstante dictadas coma expresion de la voluntad de la Consttucién, persigue coneretar, por un lado, los objetivas éticas y politicos de dicha norma, moduléndolos ‘con eriterios de oportunidad o uilidad en sintonia con la realidad y las nuevas situaciones; y por otra, interpretar en abstracto la (Constitucién para aclarar preceptos cuya inteleccién a aplicacian susciten duda o presenten complejdad. Por otra parte, a dicha jurisdiccién le cumple encaminar las manifestaciones de voluntad o de juicio de los miximos operadores Juridices dentro de ls pardmetros que dicha norma establece. De su influencia no escapa, tal como se desprende de lo dicho, ninguno de los ‘poderes piblcos, inluido el propio poder judicial. Tal vinculacin es universal...) oi id onatcrinena ZT. 05 5.206‘ an 1 Lo expresaio justifica ampliamente que la Consttucién de la Repiiblica Bolivariana de Venezuela, hava creada un érgano inédito dentro del también reciente Tribunal Supremo de Justicia, el cual ha sido concebido como una instancia jurisdiecional con una marcada especializacién de tutela, tendente a asegurar ia integridad, supremacia y efectividad de la Consttucién; éste érgano es la Sala Consttucional sta especializacién se concreta en el gjercicio de la tutela consttucional en su maxima intensidad. No precisamente al modo en que la ejercia la Sala Plena de la entonces Corte Suprema de Justicia, la cual estaba restringida en sus funciones de garantia constitucional como ‘i de un legislador negativo se tratase, es deci, la Sala Plena actuaba como ui complemento del Poder Legislativo (tinico ente propiamente ‘swieto ala ConstituciOn) en tanto se encargaba de revocar los actos de rango y fuerza de ley que éste dictaba contraviniendo la Consttucion. Siendo que ésta no era concebida como un cuerpo juridico normativo directamente aplicable a los distintos operadores juridicos, se entendia ‘que las interpretaciones de la Consttucin que hiclera la Sala Plena no tenian cardcter vinculante, y su influencia estaba asociada al efecto Abrogatorio de jos fallos de nulidad de actos con rango o fuerza de ley. Muy por el contvario, a esia Sala Consttweional le corresponde no ‘silo anular actos de esa naturaleza, sino que tiene asignada tanto la interpretacién del texto consttucional, con el fin de salvar sus dificultades o contradicciones, como hacer valer el principio jurdico-politico segiin el cual los derechos fuxdamentales preceden y limitan axioldgicamente las manifestaciones del poder. Para ello se le ha puesto al frente del aparatojurisdiceional respecto a su aplicacién,al punto de vincular sus decisiones a las demas Salas del Tribunal Supremo de Justicia, no sélo en gracia a su potestad anulatoria, sino como derivacién deta funcion antes apuntada (..) Por ello, ta actividad que ejerza la Sala Consttucional, merced a los diversos medios procesales de que disponen los interesados, no slo debe alender a la naturaleza de los actos impugnados, a los entes involucrados o a fa sustancia del asunto discutido, sina también, de ‘manera preferente, ala determinacién de si lo planteado afecta, en palabras de Garcia de Enteria, la ".esencia misma de la Constituciin, @ la cuidadasa distribucién de poder (o a las) correlativas competencias por ella operada,..", esto es: su implicacién consttucional (ver aplicacién de esta doctrina en la sentencia n° 7 de 1°-02-00) Queda, en Jos términos expuestos, resuelo el presente asunto sometido a eonocimiento de este Méximo Tribunal de la Repiblica. Ast, finalmente, se decide. vl DECISION Por las razones precedentemente expuestas, esta Sala Constitucional del Tsibunal Supremo de Justici, administrand justicia en hombre de la Repiblica por autoridad de la Ley 1.- Se declara COMPETENTE para conocer la presente demanda de interpretacin constitucional 2+ ADMITE la demands incoada, la resuelve de mero derecho y declara la urgencia del presente asunto 3. RESUELYE, de conformidad con las consideraciones vertidas en la parte motiva de este fallo, la interpretacin solicitada. En consecuencia se delara 3.1. Que asi como ef Poder Judicial estésujeto a normas y limites constitucionales, el Poder Ejecutivo Nacional, el Poder Legislative Nacional y los demas Poderes Pablicos también lo estin, al igual que todos los ciudadanos y ciudadanas, por imperative de Ios principios de supremacia constitucional y de racionalidad: de alli que cualquier intento de ulraje a tales normas constitucionales, constituya una afrenta al propio orden fundamental y a la dignidad de los ciudadanos y ciudadanas; valores que sélo podria ser defendides a través del conocimiento directo de la Constitucién, nica herramienta vilida para apreciar la verdad, evitar ‘manipulaciones y contrarestaraccionesilcitas 3.2- Que el Poder Legislativo Nacional tiene funeiones de control politic, a través del eval puede encausar sus pretensiones, siempre dentro del orden constitucional y juridico en general, pucs ello no s6lo es garantia de estabilidad de la Nacién, sino de tespeio a los sderechos fundamentals, 3.3 Que conforme al articulo 187.3 Constitucional corresponde a la Asamblea Nacional: Bjerver funciones de control sobre el Gobicmo y la Administracién Publica Nacional, en los términos consagrados en la Constitucién y en la ley. Atrbucién desarrolada en los artculos 222, 223 y 224 eiusdem. 3.4 Que al interpretar de forma gramatial, 1bgica, histérica e intogral tales disposiciones constitucionales, se abserva que le Consttucion Ie atribuye la eompetencia de control politico a la Asamblea Nacional, “sobre ef Gobierno y la Administracién Publica Nacionaf™; control sobre todas los funcionatios piblicos @ funcionarias pubicas del Gobietno y Administacion Publica Nacional, en las términos prevists en la Constitucign y el resto del orden juridico, 3.5 Que para impedir que ese control afecte cl adecuado funcionamiento del Ejecutivo Nacional, y, en consecuencia, evitar que el ‘mismo termine vulnerando los derechos fundamentales, debe observarse Ja debida coordinacién de la Asamblea Nacional con el Vivepresidente Ejecutivo o Vicepresidenta Ejecutva, tal como lo impone el articulo 239.5 Constitucional, para encausar la pretensién de ejervicio del referido control (canalizacién de comunicaciones, claboracién de eronograma de comparecencias, et.) respecto de cualquier funcionario del Gobierno y la Administracin Pablica Nacional, a los efectos de que, conforme a la referida previsin consitucional, le Vicepresidencia Ejecutiva de la Repiblica centalice y coordine todo lo relacionado con las comunicaciones que emita la Asambles Nacional con el objeto de desplegar la stribucién contenida en el aticulo 187.3 Constituciona, desarrolladas en los artculos 222 al 224 eiusdem 3.6. Que las convocatorias que efectic el Poder Legislative Nacional, en ejercicio de ls labores de control parlamentario previstas en lo articulos 222 y 223, con el objeto de cenirse a Ia juridicidad y evitarentorpecer el normal funcionamiento de los Poderes Pablicos, ddeben estar sustentadas en todo caso en el orden consttucional y juridico en general; por lo que las mismas deben estar dirigidas exclusivamente @ los funcionatios sometidos a ese control, indcar ia ealifieacin y base juridica que la sustenta, el motivo y aleance preciso y racional de fa misma (para garantizar a su vez un proceso con todas las garantias consttucionales), y en fin, rientarse por fos principios de utilidad, necesidad, razonabilidad, proporcionalidad y colaboracion ene poderes pilicos (sin pretender subrogarse en el diserio ¢ implementacin de as politicas piblicas inherent al Ambito competencial del Poder Ejecutiva Nacional), permitiendo a los ‘uncionarios que comparecen,soliitar y contestar, de ser posible, por eserito, las inquietudes que formule la Asambles Nacional o sus oi id onatcrinena ZT. 05 5.206‘ 2a comisiones, ¢ inclusive, también si as{ lo solicitaren, ser ofdos en la plenaria de la Asamblea Nacional, en la oportunidad que ella disponga (parte de lo eual se reconoce, por ejemplo, en el referido articulo 245 Constitucional), para que el control en cuestin sea cexpresin de las mayorias y minorias alo intemo de ese Grgano del Poder Piblico, las cuales han de representar a todas las ciudadanas ya todos los ciudadanes, y no inicamente a un solo sector; todo ello para dar legitimidad y valideza tales aetuaciones; y, adem, para ‘cumplir con lo dispuesto en el articulo 224 de la Constitucién,segin el cual el ejercicio de la facultad de investigacion de la Asarablea Nacional no afeeta [y, por ende, no ha de afectar) las atribuciones de los demas poderes piblicos, pues ebviamente la Constitucién no avala nj ef abuso ni la desviacin de poder, sino que, por el contario, plantea un uso racional y equilibrado del Poder Pablico, compatible con la autonomia de cada drgano del mismo, con la debida comprensién de la cardinal reserva de informaciones que pudieran afectar la establidad y la seguridad de la Repablica y, en fin, compatible con los fines del Estado. 3.7 Que debe indicarse que la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, es pasible de control através de su Comandante en Jefe y del control parlamentario mediante el control politico que se ejerce sabre su Comandante en Jefe y autoridad jerérquica suprems: El Presidente o Presidenta de la Repiblica; el cual, como se advierte del_articulo 237 Constitucional, dentro de los diez primeros dias siguientes a la instalaciOn de la Asamblea Nacional, en sesiones ordinarias, presentaré cada alo personalmente a la Asamblea un mensaje en que dari cuenta de los aspectos politicas, econémicos, sociales y administrativos de su gestion durante el aio inmediatamente anterior (a ello se limita el control previsto el artculo 187.3 Constitucional ~desarrollados en los articulos 222 y 223, en Jo que respecta a dicha Fuerza) Por Io demis, la Fuerza Armada Nacional Bolivariana esté sometida al contol consttucionaly legal (a través de la ley leyes respectivas, dentro del marco fundamental) si como de los controles que emanan del Poder Ciudadano y del Poder Judicial; en ejecucin del orden juridico, pues tal eomo lo dispone el aticulo 328 Constitucional, a misma, “ene de sus funciones, esta al servicio exclusivo de la Nacién y en ningin caso al de persona o parcialidad politica alguna” fundamentales sox la diseiplina, la obedienciay la subordinacin” 3.8 Que tal como lo ha sostenido pacificamente esta Sala, ese control parlamentario prevsto en los articulos 187.3 y 222 al 224 se textiende fundamentalmente sobre el Poder Ejecitivo Nacional, y no sobre el resto de los Poderes Piblicos Uudicial, Ciudadano y Electoral), haciendo salvedad del supuesto previsto en el artculo 276 Consttucional; tampaco sobre el poder piblico estadal ni sobre el poder piblico minicipal, con excepcisn de lo contemplado en el numeral 9 del artculo 187 constitucional, pues el control politico de esas dimensiones del Poder lo ejercerin los 6rganos que Ia Consttucién dispone a tal efecto, y bajo las formas que ella prevé, 3.9 Que la Asamblea Nacional participa en los process complejos ¢interinstitucionales de designacién y remocién de magistrados y imagistradas de este Maximo Tribunal, para seleccién definitiva y para la remocién, conforme Io patilan los ariculos 264 y 265 Consttucional; ali culmina sa rol en el equilibrio entre Poderes Piblicos para viabilizr la funcién del Estado, Crear una atribucién distnta, como seria le revision y nueva “decisién o decisiones” sobre los procesos anteriores de seleccién y designacién de magistrados ¥y magistradas, incluida la creacién de una comisin o cualquier otro arificio para tal efecto, seria evidentemente inconstitucional, por atentar contra la autonomia del Poder Judicial y la supremacfa constitucional, constituyendo un fraude hacia el orden fundamental que, siguiendo las més elementales pautas morales, no subordina la composicién del méximo trivunal de la Repiblica, al cambio en la correlacién de las fuerzas alo interno del Legisiativo Nacional 3.10.- Que la Asamblea Nacional no esté legitimada para revisar, anulat, revocar o de cualquier forma dejar sin efecto el proceso interinstitucional de designaci6n de los magistrados y magistradas del Tribunal Supremo de Justicia, principales y suplentes, en el que también pasticipan el Pader Ciudadano y el Poder Judicial (est ditimo a través del comité de postulaciones judiiales que debe