Otro día de clases

(Había contratado un grupo de tangueros para que interpretaran el siguiente texto, pero los llamaron para una visita perpetua a una bonita mansión…digo prisión)

Mis saludos queridos compañeros, (como dijo alguien que gobernó sin esmero). Aquí les dejo un sabio consejo, que me contó un chico viejo: “Disfruten de este día tan serio, que siempre deja a alguno ebrio. Coman mucho, beban poco, pero que no se les ocurra atar a ningún loco”
Que mejor fecha, que esta, para olvidar al verbo y los sustantivos… pero no es para olvidarse del termo y de los preservati... los buenos amigos.

Los más chicos pueden jugar al truco o a la payana, los más grandes, mejor, procuren no caer en cana. Se dice por ahí que mas terrible que nuestras acciones, son nuestros cuadernos de calificaciones. Pero sepan que no somos los culpables que nos asignen libros tan detestables. Los adultos suelen quejarse de nuestras libretas, de seguro no han visto el precio, que el kiosco, le pone a las galletas. Mientras los viejos más jóvenes se lamentan de la situación del país, los más antiguos nos quieren hacer arrodillar sobre el maíz. No es tan fácil ser alumnos en estos tiempos modernos, si no me creen fíjense en las notas de sus cuadernos. Si les resulta difícil pagar la cuota más alta de Salta, imagínense lo que cuesta gustarle a aquella chica alta. Mejor seria que nos apresuremos a juntar dinero en esta mañana, porque de seguro vamos a tener que pagar una ventana.
Seria prudente que invirtamos la plata de la gaseosa en una noble causa, pues, el aula va a estar más roñosa que nunca por esta fiesta sin pausa.

Creo que es tiempo de que los deje de molestar, no quiero que me revienten, así que vallan a festejar. EN
HONOR A TODOS LOS QUE

“ROMPEMOS

LA PAZ”.

Este texto no representa de ninguna manera la ideología del autor, teniendo este un alto nivel de valores morales en los que se incluyen las palabras vulgares, el sexo explicito y el rasismo… Bruno F. Fantozzi Tur

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful