You are on page 1of 1

País

lunes 14 de marzo del 2016

-17-

Crisis en la economía cocalera
dante piaggio / archivo

La economía en el Vraem se rige por la hoja de coca. Cuando al narcotráfico le deja de ser atractivo el mercado del Vraem, los agricultores compiten reduciendo su precio. Actualmente, ha bajado hasta en 50%.

La coca hace ‘crack’

Hoja de cálculo ● El precio de la hoja de coca disminuyó drásticamente en el valle de los ríos Apurímac y
Ene (Vraem), su mayor bastión. ● ¿De qué manera esto reconfigura la lucha contra el narcotráfico?
ricardo león
Periodista

Un suceso reportado el 8 de
marzo en San José, un pequeño centro poblado del
distrito de Santa Rosa (provincia de La Mar, Ayacucho),
resume una situación que vive el Vraem y que puede marcar el inicio de un nuevo ciclo
en la lucha contra el narcotráfico en todo el país.
Aquel día, policías del
Grupo de Operaciones Táctica Antidrogas en Jungla
(Goatj) llegaron en cuatro
camionetas hasta San José.
Los informantes habían indicado un lugar donde se estaba produciendo una cantidad regular de cocaína: había tres enormes pozas de
maceración en un laboratorio clandestino. Llegaron y,
efectivamente, encontraron
dos toneladas y media de insumos químicos, más de dos
toneladas de hoja de coca y
dos motobombas. Destruido el laboratorio, los policías se retiraron.
A pesar de que la trocha
por donde habían ingresado había sido bloqueada con
piedras y troncos de árboles,
el asunto no llegó a mayores.
Pero sí tensó la tarde.
Un policía de inteligencia antidrogas, que en los
días previos conversó con
pobladores de la zona, sabe
por qué hubo tanta resistencia. Según explica el agente, siempre en esta época
del año cientos de jóvenes

de Cusco, Ayacucho, Apurímac y otras regiones viajan
al Vraem para trabajar en la
cosecha de hoja de coca y en
las pozas de maceración, y
con ello juntan dinero para,
entre otras cosas, los útiles
escolares.
Este año, sin embargo, se
toparon con un serio problema: por diversos factores que
serán explicados, el precio
de la hoja de coca ha tenido
un gran bajón, y esto afecta a
toda la cadena. En un territorio donde la vida económica
comienza con la hoja de coca, bloquear una trocha para
defender una poza de maceración es defender también
el bolsillo.

20 mil
hectáreas de hoja de coca
se cultivan en el valle de los
ríos Apurímac, Ene y Mantaro, la zona de mayor producción en todo el país.

93%

de la producción de la hoja
de coca en el país se destina al narcotráfico, que es el
—Efectos colaterales—
principal mercado de ese
Hace un año, El Comercio cultivo.
recorrió el Vraem y la situación era otra. Se pagaban
US$45 a US$50 por arroba
otras rutas
(11,5 kilos) de coca, US$900
por un kilo de pasta básica
y US$1.200 por un kilo de
cielo despejado
clorhidrato de cocaína. Por Según fuentes policiales
aquellos días había decenas y civiles del Vraem, en los
de pistas clandestinas en el últimos meses casi no ha
Vraem, y entre tres y cinco habido ingresos de narcoanarcoavionetas ingresaban vionetas. Solo entre mayo y
diariamente para cargar en- agosto del 2015 se habían
tre 200 y 300 kilos de droga registrado 175 vuelos.
en cada vuelo. El dinero fluía
la droga sale a pie
y la cadena de producción no El circuito del narcotráfico
se detenía.
ha variado, y ahora el trasUn año después, un esce- lado de la droga se realiza
nario distinto: actualmente a pie a través de los ‘mochiel precio de la arroba de hoja leros’. Cada uno carga de
de coca se cotiza en apenas 10 a 15 kilos. Esto encarece
US$25. Un cosechador reci- los costos de producción
be S/0,80 por libra, y obtie- del narcotráfico y hace más
ne unas 20 libras al día: solo lentos los procesos.

S/16. No solo la hoja ha bajado, sino sus productos derivados: el kilo de pasta básica
está cotizado en US$600 y el
de clorhidrato en US$900.
Hacía varios años que el precio no disminuía tanto.
Hay una razón principal
para esta situación. Durante todo el 2015, las Fuerzas
Armadas y la Policía Nacional realizaron operaciones
diarias para destruir pistas
clandestinas en el Vraem (se
inhabilitaron más de 200).
Un oficial del Ejército que
coordinó estas operaciones
asegura que en diciembre
las narcoavionetas no tenían dónde aterrizar. Además, el Congreso aprobó en
agosto la Ley de Control, Vigilancia y Defensa del Espacio Aéreo, que establece la
posibilidad del derribo de
avionetas que transporten
droga. “Al narco ya no le sale
a cuenta tanto riesgo”, dice
el oficial.
Pero esto difícilmente
signifique una reducción en
la producción de drogas, ya
que se espera que varias firmas se instalen en un lugar
más alejado donde ya tengan ciertos cimientos formados. Lo más probable es que
se trate del Trapecio Amazónico, específicamente Caballococha (región Loreto), un
importante –y no tan nuevo– foco de producción de
drogas. En el supuesto caso
de que el próximo gobierno
quiera combatir más a fondo
el narcotráfico, deberá empezar por ahí.

el volátil precio de la coca
S/ por kilo de
hoja de coca ilegal
14,7 15,2 15,1 15
11,8 11,5

10,4

10,1

Río Apurímac
(Vraem)
14,1 13,9 14,3

8,9

Promedio Perú

15 15,3 15,4 14,8 14,8

10,3 10,1 10,6 9,6 9,5
7,5

E

F

M

A

S/ 16
14,1

M

J

J

A

S

O

N

2015

6,6

S/ 7

D

E

F

2016

FUENTE: Oficinas zonales de Devida

circuitos del narcotráfico

Tránsito pesado
San José, el centro poblado donde se llevó a cabo la
operación policial del 8 de
marzo, es una zona de fluido tránsito de ‘mochileros’
que transportan droga por
circuitos a pie. Desde aquí
hay un camino por el que se
llega, en varios días, hasta
Huamanga y otras ciuda-

des de Ayacucho. Luego, la
droga es enviada al resto
del país y a varias fronteras.
Es también una ruta
utilizada por hombres de
Sendero Luminoso, que
brindan seguridad a los
‘mochileros’. Los asaltos y
enfrentamientos en estos
recorridos son constantes.
dirandro

Tres enormes pozas de maceración fueron destruidas en San José.