You are on page 1of 6

Universidad Fermín Toro

Decanato de Investigación y Postgrado
Master Educación Superior
San Cristóbal- Estado Táchira

La Universidad y la Aldea Global
(Ensayo)

Autora:
Barajas
Eglys

Marzo, 2016

La Universidad y la Aldea Global
En la actualidad con el progresivo avance tecnológico la sociedad y sobre
todo la educación ha generado mecanismos

para adaptar su procesos a la

transformación que se vive, sin embargo han sido muchos los obstáculos en este
proceso, sobre todo la resistencia al cambio tras el arrastre de errores anteriores en
el sistema social que no han permitido el despliegue de las tecnologías en muchos
países y con ello se ha sesgado la posibilidad de avance de la educación sobre todo
la educación superior que debe generar los procesos de escala mundial para formar
al futuro/a profesional.
La visión de aldea global ha permeado las relaciones sociales desde hace
varios años, por tanto la educación superior debe tomar para así una serie de
acciones que le permitan como señala García Canclini y otros (1996:10) “…revisar
nociones clásicas de la teoría social y de las prácticas políticas y culturales, así
como producir nuevos conceptos y modelos de análisis”, todo ello con miras a lograr
tener incidencia positiva en los cambios sociales producto de la globalización
existente. Ciertamente tal acepción tiene una carga de complejidad que debe ser
asumida con responsabilidad en el sistema universitario en pro de garantizar la
mayor suma de acciones que tributen a aprendizajes significativos ajustados a las
realidades tecnológicas, sin que impliquen una descontextualización del individuo
de su realidad inmediata.
Ahora bien, lo planteado por Mcluhan permiten comprender la ampliación de
los sentidos del ser humano, por vía de los medios de comunicación, para crear la
aldea global, no sólo han dado origen a una prolongación de la sensibilidad humana,
sino sobre todo a una prolongación de las instituciones sociales (donde entran las
universidades) y del poder produciendo al estratégico Estado Ampliado. Esto se
evidencia por ejemplo con que actualmente las guerras ya no se ganan en el campo
de batalla tradicional, como fueron las trincheras; sino que ahora se obtienen en los
medios de comunicación (la llamada 4ta generación). En este sentido, es cada vez
más el espacio simbólico que construyen los canales de comunicación y sus
ampliaciones, donde se reconstruye y destruye los procesos de la vida cotidiana,

particularmente en las ciudades, ante lo cual se debe ser muy sigiloso en el campo
educativo para no caer en acciones que saquen del contexto a sus integrantes.
Actualmente es muy cierto que la globalización tiene diversos rostros o
presentaciones el primero es el modelo neoliberal y la imagen de una globalización
hegemónica impulsada por una extraña alianza entre corporaciones multinacionales
globales, organismos bilaterales y multilaterales y gobiernos (la cual se ha
encargado de tecnificar la acción profesional, es decir mayores profesionales para
ser explotados en la estructura hegemónica de poder). La segunda forma de
globalización representa la antítesis de la primera: la antiglobalización o, según lo
propuesto por los Institutos Paulo Freire en el mundo, la planetarización, es decir,
un modelo universal de globalización de cultura, política y economía, controlada por
los ciudadanos del mundo y no controlado por las grandes corporaciones
multinacionales (aquí se plantea la tesis de educación popular, destacada en el
sector universitario como la que permite el desarrollo humano a través de la postura
crítica). La tercera forma de globalización es el intercambio de ideas y personas y
la influencia en la cultura. La cuarta manifestación de la globalización corresponde
más a un modelo de integración, y al derecho de las personas que al derecho a la
propiedad, esto es la globalización de los derechos humanos. La quinta
manifestación de la globalización se extiende más allá de los mercados: es la
globalización de la guerra antiterrorista.
Partiendo de lo anterior, la globalización como acción de intercambio
controlado por los seres humanos debe ser premisa en las casas de estudio superior
que tienen la ardua tarea de profesionalizar internalizando las proyecciones de
masificación universitaria, de teorías del capital, de democracia y de autonomía para
fortalecer la visión de Estado democrático y además la concepción de educación
universitaria pública y de excelencia, valorando el hecho local sin dejar de lado las
grandes innovaciones planteadas en la aldea global.
Siendo así, cabe preguntarse ¿Está el sistema educativo latinoamericano y
en especial el sistema educativo superior venezolano en sintonía con esas
propuestas? Si en verdad se acepta el reto de ver a la Educación Superior de cara

a la globalización y no de espaldas o sólo contra ella, sino empoderando sus
repercusiones positivas y negativas, al igual que sus beneficios potenciales
entonces las instituciones de Educación Superior tienen o deberían tener un papel
de primer orden en la respuesta a tal desafío. Pero éstas, indiscutiblemente, deben
repensarse para hacer suyo un proyecto formativo que posibilite, de una manera
reflexiva y activa, hacerle frente exitosamente a las exigencias de los tiempos que
vivimos, en los cuales se estima, por un lado, que el conocimiento es un factor muy
importante en la explicación de las nuevas formas de organización social y
económica, y se considera, además, que la educación tiene una importancia
históricamente inédita, en tanto actividad mediante la cual se produce y distribuye
el conocimiento, tal como lo señala Tedesco (1996).
En Venezuela la educación superior ha tenido un despliegue a partir de la
masificación universitaria, el desarrollo de nuevas universidades, institutos y
colegios universitarios en pro del desarrollo profesional de los ciudadanos,
evidentemente el hecho de la aldea global ha tocado las universidades en
Venezuela, hoy día los mecanismos de acción para el aprendizaje son múltiples y
permiten la construcción de conocimientos desde distintas áreas y métodos
ofrecidos por la plataforma 2.0 por citar lo más al alcance de la ciudadanía. Sin
embargo, deben generarse procesos que permitan concientizar la acción global
dentro de un Estado donde los medios de comunicación masivo como sucede en el
resto del mundo responden a intereses corporativos y no humanos, de allí lo
relevante de la educación popular adecuada a la nueva era, donde se promueva el
análisis crítico, la discusión

consensuada, los aprendizajes colaborativos que

fomenten el valor de las tecnologías utilizadas al servicio de la población donde se
habita.
Se deben ampliar las áreas de conocimiento en torno a la tecnología en
Venezuela, las herramientas están disponibles al alcance de todos y por tanto el
docente debe promover el uso consciente de los distintos mecanismos tecnológicos,
además del cambio que se debe hacer en las distintas mallas curriculares a nivel
universitario siendo incluyentes de una visión global clara.

Finalmente cabe destacar que existen algunas experiencias al respecto,
como las plataformas de educación a distancia que ya no solo se desarrollan en
universidades dentro del país, sino que además en profesional puede acceder a
mecanismos ofrecidos por la plataforma 2.0 para estudiar en otros países,
conectarse en tiempo real y construir conocimientos. Así como lo desarrolla la
Universidad Fermín Toro, la cual propone la creación de una plataforma que permite
el despliegue en tiempo real de acciones metodológicas para la promoción de
conocimientos en distintas áreas del saber, lo que se constituye en un gran avance
para la educación universitaria en el país. A partir de allí se deben promocionar en
otras casas de estudio metodologías que permitan hacer uso de dicha plataforma a
la par de los desafíos planteados por la sociedad actual.

Referencias

García Canclini, N y otros (1996). Culturas en Globalización. América LatinaEuropa-Estados Unidos: libre comercio e integración. Caracas: Nueva Sociedad.
Torres, C (2010) La Educación Superior en Tiempos de la Globalización Neoliberal.
Boletín IESALC Informa.
Tedesco, J. C. (1995). El nuevo pacto educativo. Madrid: Anaya.
Puiggrós, A. (1996). Educación neoliberal y quiebre educativo. Revista Nueva
Sociedad ( 146). La Educación y el Cambio Social. Caracas: Editorial texto.