P. 1
Guía del profesor de Orientación Educativa_Bloque I_Actividades de Tutoría

Guía del profesor de Orientación Educativa_Bloque I_Actividades de Tutoría

|Views: 316|Likes:

More info:

Published by: Equipo de Orientación Liceo Castilla on Apr 29, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/28/2012

pdf

text

original

«

i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-!
!
#
4
)
6
)
$
!
$
%
3
õ
$
%
õ
4
5
4
/
2
ê
!
8BEGK;?
«
Ias rce|as
dc| [uceo
:'
las reuIas deI jueuo dehen
quedar cIaras desde eI
erincieio. For eso es
conveniente dedicar Ias
erimeras sesiones de tutoría
a ahordar aIuunos temas tan
imeortantes como Ias normas
deI centro, Ios derechos y Ios
deheres de Ios aIumnos, Ia
función de Ios deIeuados de
cIase o Ia estructura deI curso
escoIar (trimestres, exámenes,
vacaciones.). £sta misma
información euede transmitirse
a Ios eadres a través de Ia
reunión que eI tutor dehe
reaIizar con eIIos a erincieios
de curso. Son actuaciones
senciIIas que sueIen dar muy
huenos resuItados.
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-!
<?9>7
0e reeente, se acahó eI verano. ¥ emeezó un nuevo curso que, hien mirado, no es muy diferente de Ia liua
de IúthoI. ¥ es que son muchas Ias semanas que Ios estudiantes tienen eor deIante eara juuar eartidos, y
muchas Ias sesiones de concentración en Ias que hahrá que correr y sudar Ia camiseta. 4I erincieio, y a modo
de entrenamiento, Ios ejercicios de cIase se convierten en eartidos amistosos en Ios que Ias reuIas deI jueuo
son ßexihIes y eI amhiente es reIajado.
Pero luego llegan los gran-
des encuentros, es decIr, las
evaluacIones, que es cuando
se sube o baja puestos en la
tabla. Los jugadores, nervIosos
por la tensIón del momento,
sólo pIensan en el resultado.
La ahcIón, conformada prIncI-
palmente por famIlIares que en
ocasIones suJun más que los
propIos jugadores, anIma con
su apovo IncondIcIonal desde
el graderío... v se descarga
mucha adrenalIna.
Para que la presente tempora-
da saltes al césped motIvado
v con sed de trIunfo, he aquí
unos recursos:
I. SI consIgues el rItmo ade-
cuado desde el prIncIpIo v
eres capaz de mantenerte con
regularIdad, termInarás ganan-
do. Mete goles v evIta faltas.
2. Nunca des por perdIdo el
partIdo. SIempre está el segun-
do tIempo, Incluso los últImos
mInutos, en los que no pocas
veces ocurren mIlagros.
3. ConcentracIón, dIscIplIna v
obedIencIa al tccnicc, son las
tres claves para trIunfar en el
terreno de juego.
4. No te quedes en el banquIllo.
Convence al entrenador de que
tú vales como el que más...
5. El equIpo es fundamental.
Hav que colaborar v apovarse
unos a otros.
6. Aunque tengas tus
preferencIas, v des-
taques más en unas
zonas que en otras,
tIenes que moverte
por todo el campo, al
Igual que el balón.
ÓY^W:''
Desde esta seccIón, v a lo lar-
go del curso, daremos algunas
claves para que sepas con qué
estIlo de juego convIene afron-
tar cada encuentro, cómo se
puede poner un poco de orden
en el campo o cómo Inßar
el espírItu del equI-
po para meter
|Cca|ea.a |a |eacc(aaa|
E| primcr día dc c|asc
muchos goles. Todo para que
hagas un ano glorIoso. Cuando
acabe la temporada, habrá que
hacer balance...
i· «.· ¡: e·..:.·
«
ÓY^W:''
1
Fara que eI tutor conozca a Ios aIumnos
·
Preparar un cuest|onar|o de recoo|da de datos persona|es, fam|||ares v antecedentes académ|cos.
·
Proponer una redacc|ón. Pos|b|es temas: «Yo sov as|», «N|s me|ores recuerdos de| verano», «Por oué
v para oué demon|os ou|ero estud|ar», «i0ué camb|ar|a vo en |a oroan|tac|ón de| |nst|tuto o de |a
escue|a1»... |os a|umnos t|enen sus prop|as op|n|ones v es bueno oue |as d|oan.
2
Fara que Ios aIumnos se conozcan entre sí
·
0ada a|umno se presenta, v hab|a de| centro de| oue procede o de| orupo e| oue pertenec|a e| aõo
anter|or.
·
5e hace un torbe|||no de |deas sobre |os |ntereses de |a c|ase.
·
5e rea||ta |a d|nam|ca de orupo «|| preountón»: cons|ste en poner por escr|to, en pape|etas |nd|v|-
dua|es, a|ounas preountas sobre oustos, |ntereses o exper|enc|as de |os compaõeros de c|ase. 5e
|ntroducen en una bo|sa v cada a|umno saca una preounta oue debe contestar. Por e|emp|o, pueden
ser de este t|po:
¬ |as me|ores vacac|ones oue has pasado fue aoue| verano en.
¬ i0ué recuerdas de cuando ten|as c|nco aõos1
¬ i0ua| es tu v|deo|ueoo favor|to1
¬ 0| una cosa oue te haoa fe||t v otra oue od|es
¬ i0ué t|po de mus|ca te ousta1
¬ 5| tuv|eras oue ||evarte tres cosas a una |s|a des|erta, icua|es escooer|as1
¬ 0| una cosa buena oue te hava pasado hace poco
¬ i]|enes b|oo persona|1, icua|es sue|es v|s|tar1
¬ i]|enes pensado |o oue te oustar|a ser de mavor1, iv |o oue no te oustar|a1
¬ 5| pud|eras convert|rte en un an|ma|, icua| escooer|as1, ipor oué1
¬ i0ua|es son |os nombres v |as edades de tus hermanos o hermanas1 5| no t|enes, hab|anos de tus
pr|mos.
¬ i0ué v|a|e te oustar|a hacer1
¬ iPract|cas a|oun deporte1
¬ i0ué sue|es hacer |os sabados1 0escr|be e| d|a de forma breve.
¬ i0ué s|ono de| tod|aco eres1, icrees en e| horóscopo1
¬ i0ué d|a es tu cump|eaõos1, isue|es ce|ebrar|o1
3
Fara que Ios aIumnos conozcan aIuo más que su eroeia cIase
5e |es puede hab|ar de| func|onam|ento de| centro, de |os horar|os, |as act|v|dades extraesco|ares, e|
reo|amento de réo|men |nter|or, |as normas de |a b|b||oteca, derechos v deberes de |os a|umnos... 5| se
trata de a|umnos nuevos, no esta de mas darse una vue|ta para v|s|tar todas sus dependenc|as v recove-
cos. |s una norma de cortes|a, como cuando se |nv|ta a un am|oo a casa por vet pr|mera.
B7J7H@;J7:;FH;I;DJ79?ãD
EN ßkEVE
£l 1010k £k1k£k400k
El tutor se convIerte en entre-
nador a la hora de mejorar la
estrategIa en el juego ensenán-
dote a manejar técnIcas de es-
tudIo, anImándote a partIcIpar
en el equIpo o aplaudIendo tus
mejores regates.
0k4 k£Il£II0k
SI el presIdente de un club de
fútbol te encargase que fueras
el entrenador de un equIpo de
PrImera DIvIsIón que está en
los puestos medIos de la tabla
ípor ejemplo, tu clase), cqué
harías para que funcIonase
mejor?
02/'2!-!
Para ello puede resultar útIl
recurrIr al conocIdo método
DAFO, que aunque nacIó allá
por los anos setenta como
herramIenta de análIsIs em-
presarIal, sus cuatro grandes
varIables son fácIlmente aplI-
cables al ámbIto escolar:
0ebilidades
Aspectos Internos que reducen
o dIhcultan las posIbIlIdades
de trIunfar, es decIr, de sacar
buenas notas. Son los que se
\c|.e( a eace.a(
Estratceias para iniciar
c| curso con bucn pic
reheren a las dIhcultades de
comprensIón, a la falta de
estudIo, a los comportamIen-
tos Inadecuados, a los malos
hábItos ífalta de sueno, mala
alImentacIón) o Incluso a los
problemas de salud.
Amenazas
CIrcunstancIas externas, prevI-
sIbles, que pueden entorpecer
o boIcotear este proceso. Son,
por ejemplo, los amIgos que In-
sIsten demasIado en lIarte para
Foder, querer, saher estudiar. y estar en condiciones de hacerIo. Son Ios cuatro factores de Ios que va
a deeender eI éxito o eI fracaso de Ios miIes de estudiantes que, todavía sonrientes y hronceados, se
incoreoran hoy a Ias auIas. £s eI erimer día de cIase, así que todo es eosihIe. £ste es un huen momento eara
que cada uno de eIIos reßexione acerca de Ios euntos déhiIes y Ios euntos fuertes de Ios que earte.
ÓY^W:'(
salIr, la tentacIón de estar toda
la tarde conectado al chat o la
posIbIlIdad de que los nervIos te
traIcIonen el día del examen.
Fortalezas
Recursos personales, capacIda-
des v puntos fuertes. Es decIr,
todos aquellos factores Internos
que puedes consIderar como po-
sItIvos: perseverancIa, aptItudes
especíhcas ífacIlIdad con el dI-
bujo, con la expresIón escrIta.)
o conocImIentos prevIos.
0portunidades
Ventajas del entorno que se
pueden aprovechar para con-
seguIr el éxIto académIco. Por
ejemplo, profesores partIcula-
res, exámenes de recuperacIón,
amIgos que se prestan a explI-
car matemátIcas.
i· «.· ¡: e·..:.·
«
5e trata, pues, de oue busoues tus puntos fuertes v tus puntos déb||es, v de oue |dent|houes |as oportun|-
dades v amenatas de tu entorno. |n un seoundo paso, debes |ntentar reduc|r a| max|mo |os aspectos
neoat|vos oue havas encontrado. 5| eres muv vaoo (ah| t|enes tu pr|mera deb|||dad) puedes |r subravando
|as frases con |as oue te |dent|hcas en e| s|ou|ente cuadro. Pero s| eres una persona d|spuesta (s|, c|aro
oue es una forta|eta), puedes cop|ar|o en una ho|a ||mp|a v a|ustar |as caracter|st|cas a tu caso en con-
creto. ]e avudara a ver tu futuro académ|co mas c|aro.
EN ßkEVE
£S14S 4 1I£MF0...
El calIhcatIvo de frucusuJc cs-
cclur puede convertIrse para
algunos alumnos en una etI-
queta permanente, InvIsIble v
dolorosa de la que no son capa-
ces de desprenderse, hagan lo
que hagan. Al menos, eso es lo
que pIensan ellos. Ln estudIan-
te que nunca ha tenIdo éxIto
en la escuela acaba por crearse
una Imagen muv negatIva de sí
mIsmo v pensar que no está
capacItado para controlar nada
de lo que le ocurre, así que se
rInde antes de tIempo.
...4SÍ 00£ £SF48Il4
«Total, haga lo que haga, todo
me sale mal. Por eso, cpara
qué molestarme en Intentar
cambIar las cosas?». Esta
forma de enfrentarse a la rea-
lIdad, tan derrotIsta, es la que
SelIgman llamó «IndefensIón
aprendIda», v explIca muchos
estados depresIvos en nInos,
jóvenes v adultos. El hecho de
analIzar los factores Internos v
externos de los que depende el
éxIto o el fracaso de una tarea
es una forma de ver las cosas
desde otro prIsma. El método
DAFO avuda a conseguIrlo.
KDFE9E:;7KJE7DÜB?I?I
ÓY^W:'(
=8:KFI<J@EK<IEFJ =8:KFI<J<OK<IEFJ
0eb|||dades
· |n cuanto a apt|tudes: teacc pcca capac|cac
para aeacr|tar, c|lcu|tac cca |as aateaat|cas,
aa|a ccapreas|ca |ectcra...
· |n cuanto a| comportam|ento: ac sue|c
prestar ateac|ca a |as exp||cac|caes ce| prclescr,
easecu|ca se ae va |a c||a, a veces ||ecc tarce a
c|ase, ae sue|ea ||aaar |a ateac|ca pcr a| lcraa
ce ccapcrtarae, ea ccas|caes scv acres|vc...
· |n cuanto a conoc|m|entos: pcsec aa|a
case ea aateaat|cas, apeaas se |ac|es, teacc
auc|cs errcres crtccralccs...
· |n cuanto a hab|tos: sc|c sue|c estuc|ar ua
par ce c|as aates ce |cs exaaeaes, scv auv
cescrcaa|tacc v |c p|ercc tccc, ac ut|||tc a|acua
aetccc ce estuc|c...
· |n cuanto a |a mot|vac|ón: eap|etc e| cursc
cca auc|as caaas perc ae vcv ces|alaacc, ac
teacc c|arc s| cu|erc estuc|ar a| para cue ae
s|rve tccc estc, cc|c |a as|caatura ce Scc|a|es...
· |n cuanto a |a sa|ud: ae sue|c accstar auv
tarce v cuerac aeacs ce |c cue aeces|tc, ac
se puece cec|r cue este c|ea a||aeatacc, teacc
a|cua prcc|eaa ce sa|uc cue ae |ap|ce ccacea·
trarae ea |cs estuc|cs, |cs laes ce seaaaa ae
pasc (ac ae recuperc |asta e| aartes)...
Amenatas
· 0esde e| centro educat|vo: |as acraas c|sc|·
p||aar|as sca ceaas|acc ex|ceates, |av a|cuacs
prclescres a |cs cue ac eat|eacc su lcraa ce
exp||car, ea epcca ce exaaeaes actc taata
aas|ecac cue ae c|ccuec...
· 0esde |a fam|||a: teacc prcc|eaas laa|||ares
cue ae c|straea ce |cs estuc|cs, ac teacc ua
|ucar ce estuc|c l|c, ae ||c cca lateraet v ae
puecc pasar |cras...
· 0esde e| orupo de am|oos: acacaa pcr cca·
veacerae para sa||r aas ce |c cue cecer|a, ae
c|straea ea c|ase, ac se cec|r ac a aaca...
|orta|etas
· Apt|tudes: scv cueac ea aateaat|cas, easecu|·
ca ccapreacc |as exp||cac|caes...
· 0omportam|ento: auaca c cas| auaca ae |aa
||aaacc |a ateac|ca, ac teacc a|acua prcc|eaa
ce ccacucta...
· 0onoc|m|entos: teacc ua cuea cca|a|c ce |cs
|c|caas extraa|ercs, recactc castaate c|ea...
· bab|tos: estcv accstuacracc a estuc|ar cas|
tcccs |cs c|as, sucravc v |acc escueaas...
· Not|vac|ón: teacc c|arc cue cu|erc sacar e|
t|tu|c cuaatc aates...
· 5a|ud: cuerac a|s cc|c |cras, ae a||aeatc
c|ea v ac pacetcc a|acua trastcrac ce sa|uc cue
ae perturce.
0portun|dades
· 0entro educat|vo: |av exaaeaes ce recupera·
c|ca ce |as aater|as peac|eates, |av c|ases ce
reluertc a |as cue ae puecc apuatar, s| apruecc
|ac|es ea este cursc va ae cueca aprccacc e|
ce| aác pasacc, puecc cuecarae ea |a c|c||cteca
a estuc|ar caca c|a...
· |am|||a: a|s pacres ae apcvaa ea a|s estuc|cs,
|ac|usc ae pacaa ua prclescr part|cu|ar, ea casa
teacc ua |ucar traacu||c para estuc|ar, teacc
lateraet para cccuaeatarae v preparar cueacs
traca|cs para c|ase...
· 0rupo de am|oos: pcceacs cuecar para |acer
traca|cs |uatcs, |es puecc pec|r cue ae avucea
cca a|cuaas as|caaturas, ae s|rvea ce apcvc...
E
<
>
8
K
@
M
F
G
F
J
@
K
@
M
F
02/'2!-!
Cc(sc ace.c. .|aa ace.a
Cómo adaptarsc a |a rutina csco|ar
la mochiIa a Ia eseaIda, eI eeIo hien atusado, Ia roea de moda y Ias manos en Ios hoIsiIIos. 4sí te ves, un
año más, estrenando curso eor esos easiIIos que aún hueIen a Iejía. 0uizá Ios erofesores sean Ios mismos,
aunque seuuro que un eoco mayores, Ios mismos comeañeros, aunque más aItos y con eI aseecto camhiado,
Ias auIas ya conocidas y Ias mesas, Ias de siemere, aunque aIuo más Iimeias.
En cuanto a las reglas del juego,
las conoces muv bIen: madru-
gones, exámenes, horas de cla-
se v ratos de recreo a cambIo
de un boletín de notas que eva-
luará tu rendImIento. Claro, sI
aún tIenes frescas las Imágenes
de un verano especIalmente
soleado, lleno de chapuzones,
sardInadas, amIstades, hestas v
relax... el shock puede ser muv
fuerte. cEstrés posvacacIonal?
«Chámalle equIs». Es evIdente
que adaptarse al exIgente rIt-
mo académIco no es nada fácIl.
Pero al menos hav una cosa
que avuda a entrar con buen
pIe en la rutIna escolar: son los
buenos propósItos, que están
por Igual en la mente de pro-
fesores í«este curso dov todo
el programa», «vov a hacer
las clases más práctIcas» o
«me vov a llevar bIen con
todos mIs companeros,
hasta con ese») v de los
alumnos í«este curso
vov a estudIar des-
de el prImer día»,
«vov a levantarme
a tIempo para llegar
a clase» o «no vov a
tener nInguna falta
de orden»).
Estas pequenas metas
avudan, a unos v otros, a
mantener la motIvacIón
IndIspensable para llegar
a hnal de curso con éxIto.
TambIén es verdad que no se
conoce a nadIe que hava con-
seguIdo cumplIr a rajatabla to-
dos los deseos de prIncIpIo de
curso, sobre todo los que son
del tIpo «me vov a meter en un
gImnasIo v vov adelgazar esos
kIlItos», «vov a aprender Inglés
de una vez por todas» o «a ver
sI ahorro para compensar tanto
gasto veranIego». Pero lo Im-
portante es tenerlos, v conser-
var la IlusIón de que esta vez sí
se van a cumplIr. Así que, sIn
marcarte unos objetIvos exce-
ÓY^W:')
sIvamente ambIcIosos, ponte a
prueba en el cuestIonarIo que
te presentamos v ibIenvenIdo
a un nuevo curso!
i· «.· ¡: e·..:.·
«
0uando hab|amos de mot|vac|ón nos refer|mos a aoue||o oue nos |mpu|sa, an|ma o ||eva a oue nos
|nteresemos mucho por a|oo hasta e| punto de oue ponemos todo de nuestra parte para conseou|r|o. 5|
ou|eres saber s| t|enes mot|vos suhc|entes oue te oarant|cen oue vas a aprovechar e| nuevo curso, cubre
e| s|ou|ente cuest|onar|o pon|endo una crut en |a co|umna oue corresponsa (5| o N0) seoun se a|uste a
tu rea||dad.
µ;CF?;P7I9ED=7D7I5
EN ßkEVE
004k00 £l Fk0I£ k0 00S14
Hav asIgnaturas que te parecen
fácIles, en cambIo otras muv dI-
fícIles: unas se te dan muv bIen,
v en otras casI te consIderas un
torpe. TambIén hav profesores
que te caen sImpátIcos, a los
que sIempre «les estudIas» v
entregas los trabajos a tIempo:
pero hav otros con los que no
te entIendes v entonces surgen
los conßIctos. Lo cIerto es que,
al Igual que no se pueden cam-
bIar los alumnos, no hav mane-
ra de sustItuIr a los profesores.
Adaptarte a ellos forma parte
de tu proceso de aprendIzaje,
por lo que un consejo: cuando
una materIa o profe se te atra-
gante, dedícale más tIempo. Al
hnal a lo mejor descubres que
hasta te gusta.
SI 1£ 00£S14 4kk4k04k.
Prueba este método. EmpIeza
por oblIgarte a sentarte en tu
mesa de trabajo sólo medIa
hora dIarIa en la que te dIs-
pongas a repasar todo lo que
dIste en clase: el mejor sIstema
es destacar con colores lo más
Importante v hacer algún pe-
queno resumen. Solo eso, 30
mInutos de estudIo. Después
de una semana, aumenta de
cInco en cInco mInutos cada
día hasta que el tIempo dedI-
cado te resulte suhcIente para
domInar todas las materIas. De
esta forma te costará menos
habItuarte a estudIar. Eso sí, no
olvIdes concederte pequenos
premIos íllamar a un amIgo,
comprarte unas chucherías o
darte una vuelta por ahí) cada
vez que consIgas tu objetIvo.
·
5| has contestado a |a mavor|a 5|, s|on|hca oue t|enes un buen n|ve| de mot|vac|ón para enfrentarte a|
nuevo curso, por |o oue todo te resu|tara mas fac||. As| oue va sabes, |an|mo v a| toro|
·
5| tus respuestas son |a m|tad ahrmat|vas v |a m|tad neoat|vas, ou|ere dec|r oue no t|enes de| todo
c|aro por oué estud|as n| para oué te s|rve. Neces|tas buscar mas ratones para oarant|tarte a t|
m|smo oue vas a aprovechar e| curso.
·
5| |a mavor|a de |as respuestas son neoat|vas, entonces es mas oue probab|e oue e| hecho de oue
estés matr|cu|ado en e| curso sea una pérd|da de t|empo. |stés en edad ob||oator|a de esco|ar|ta-
c|ón (hasta |os I6) o no, deber|as hab|ar|o con tu tutor o tutora v con e| or|entador u or|entadora de|
|nst|tuto. 5eouro oue te avudaran a ver|o mas c|aro.
Jà EF
I. Ya t|eaes tcccs |cs ||crcs ce textc para este cursc v e| aater|a| escc|ar
cue aeces|tas (||cretas, cc||cralcs, ca|cu|accra...).
2. J|eaes c|arc cuaatas as|caaturas cc||catcr|as v cuaatas cptat|vas vas a
teaer v ccacces ce cue va caca uaa ce e||as.
3. Saces |as aater|as a |as cue vas a teaer cue cec|car aas t|eapc v
cua|es te vaa a ex|c|r aavcr esluertc cesce e| pr|ac|p|c.
4. 0cacces e| acacre ce tcccs |cs prclescres cue te vaa a car c|ase.
5. J|eaes tu aesa ce estuc|c accac|c|caaca v ||sta para pcaerte a traca|ar
ea e||a ea cua|cu|er acaeatc.
6. Je apetece estar ua auevc cursc cca tus ccapaáercs ce c|ase.
I. Je |ace ||us|ca peasar cue este aác pueces aprccar tccc ea |ua|c.
8. |stas c|spuestc a estuc|ar tcccs c cas| tcccs |cs c|as a| aeacs ua ratc.
9. J|eaes e| lrae prcpcs|tc ce ac acuau|ar a|acuaa la|ta ce crcea.
I0. |stuc|as pcr prcp|a vc|uatac, ac pcrcue te cc||cuea tus pacres.
ÓY^W:')
02/'2!-!
0n conßicto no es, en sí mismo, ni hueno ni maIo. £s
Ia forma de encararIo que euede convertirIo en una
oeortunidad de crecimiento y de aerendizaje o, eor
eI contrario, en un motivo eara eI enfrentamiento y Ia
vioIencia. 4hordar desde Ios erimeros días de curso
eI tema de Ios derechos y deheres de Ios aIumnos, así
como Ia imeortancia de conocer y reseetar Ias normas
deI centro, es una medida necesaria eara mejorar Ia
convivencia escoIar. Se trata, en dehnitiva, de ereeararse
eara enfrentarse a Ios conßictos de forma eositiva.
Aquí estamos un ano más, dIs-
puestos profesores v alumnos
a tomárnoslo con hlosofía: la
vuelta a los madrugones, un
montón de clases por delan-
te, decenas de exámenes v
algún que otro conßIcto a la
vIsta convIerten la denomInada
«vuelta al cole» en un proceso
al que cuesta adaptarse. Pero
tambIén nos quedan las rIsas
en los recreos, los bocadIllos
de tortIlla, el sol del InvIerno
v los cafelItos calIentes. Por
eso es una buena Idea Intentar
que, unos v otros, profesores v
alumnos, nos entendamos des-
de el prImer día. Por ejemplo,
se puede empezar por repasar
la lIsta de derechos v deberes
en la hora de tutoría. Tampoco
hav que olvIdarse de echar un
vIstazo a las normas de con-
vIvencIa de cada centro, más
que nada para que luego nadIe
se escude en el consabIdo «es
que vo no sabía.».
No te metas en llos
Las llamadas conductas gra-
vemente perjudIcIales para
la convIvencIa del centro
oblIgan a «abrIr expedIente»
al alumno que las cometa, v
que se reheren a: actos de
IndIscIplIna, InjurIa u
ofensas graves: agre-
sIones físIcas o mo-
rales, la suplantacIón
de la personalIdad o
falsIhcacIón de do-
cumentos: danos en
InstalacIones, materIa-
les o bIenes: actuacIones
perjudIcIales para la salud
o la IncItacIón a las mIsmas: v
el IncumplImIento de las
sancIones Impuestas.
Más vale estar Infor-
mado.
ÓY^W:'*
0e(ec|cs , ae|e(es
Ias normas dc convivcncia
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-!
«
1
A rec|b|r una |nformac|ón oue aseoure e| p|eno desarro||o de m| persona||dad.
2
A oue no se me d|scr|m|ne por ratón de nac|m|ento, rata, sexo, capac|dad económ|ca, n|ve| soc|a| o
cua|ou|er otra c|rcunstanc|a.
3
A |a ||bertad de expres|ón.
4
A man|festar m| d|screpanc|a respecto a |as dec|s|ones educat|vas oue me afecten.
5
A una eva|uac|ón ob|et|va.
S
A rec|b|r or|entac|ón esco|ar v profes|ona|.
7
A contar con |as deb|das cond|c|ones de seour|dad e h|o|ene.
S
A oue se respete m| |nteor|dad f|s|ca v mora|.
9
A oue e| centro esco|ar ouarde reserva sobre toda |nformac|ón acerca de m|s c|rcunstanc|as perso-
na|es v fam|||ares.
10
A part|c|par en e| func|onam|ento v en |a v|da de| |nst|tuto.
11
A e|eo|r, med|ante sufrao|o d|recto v secreto, a m|s representantes en e| 0onse|o |sco|ar v a |os
de|eoados de| orupo.
12
A part|c|par, en ca||dad de vo|untar|o, en |as act|v|dades de| |nst|tuto.
13
A ser |nformado por |os m|embros de |a Iunta de 0e|eoados v por |os representantes de |as asoc|a-
c|ones de todas |as cuest|ones oue me afecten.
14
A asoc|arme v ut|||tar |as |nsta|ac|ones de| centro seoun recooe e| keo|amento de kéo|men |nterno.
9EDEP9EC?I:;H;9>EI¾
EN ßkEVE
k£F4S4 l4S k0kM4S
Las normas de convIvencIa,
recogIdas en el Reglamento
de RégImen InterIor de cada
centro, concretan los deberes
de los alumnos v sus correccIo-
nes correspondIentes. En todo
caso, te convIene saber que
se consIdera «cIrcunstancIa
palIatIva» el reconocImIento
espontáneo de la conducta
Incorrecta íarrepentImIento) v
la falta de IntencIonalIdad. Por
el contrarIo, son «agravantes»:
la premedItacIón v reIteracIón
v causar dano u ofensa a los
companeros menores de edad
o nuevos en el centro.
. Y Ml5 0EßEkE5
1
A as|st|r a c|ase con puntua||dad v part|c|par en |as act|v|dades prooramadas.
2
0ump||r v respetar |os horar|os.
3
5eou|r |as or|entac|ones de| profesorado v mostrar|e e| deb|do respeto.
4
kespetar e| derecho a| estud|o de m|s compaõeros.
5
kespetar |a ||bertad de conc|enc|a v |as conv|cc|ones re||o|osas v mora|es de todos |os m|embros de
|a comun|dad educat|va.
S
|a no d|scr|m|nac|ón de n|noun m|embro de |a comun|dad educat|va.
7
kespetar e| Provecto |ducat|vo de| 0entro.
S
0u|dar |as |nsta|ac|ones de| centro v respetar |as pertenenc|as de |os otros m|embros de |a comun|-
dad educat|va.
9
Part|c|par en |a v|da v func|onam|ento de| centro.
10
Abstenerme de fumar en e| centro esco|ar.
11
Acud|r a| |nst|tuto prov|sto de |os med|os estab|ec|dos en cada mater|a o act|v|dad como |nstrumen-
tos de traba|o.
12
0uardar s||enc|o v prestar atenc|ón durante |as exp||cac|ones de| profesor.
13
No d|straer |nnecesar|amente |a atenc|ón de m|s compaõeros durante |as horas |ect|vas.
14
Presentar en e| t|empo estab|ec|do |os e|erc|c|os v traba|os propuestos.
ÓY^W:'*
I0ué cuaIidades dehe tener un huen deIeuado? I£I más uracioso? I£I más uamherro? I0 eI más emeoIIón? 4
este eroceso de eIección de reeresentante de Ia cIase no se Ie sueIe dar demasiada imeortancia: eI tutor, con
temas mucho más uruentes que tratar con su urueo, sueIe reIeuar a un cuartito de hora Ia tarea de escouer a
Ia eersona más adecuada. Muchas veces, tras unos minutos de risas y revueIo ueneraIizado en eI auIa, acaha
con eI títuIo de deIeuado «uno» aI que decidieron votar unos cuantos amiuos eero que eara nada reeresenta
Ia voIuntad de Ia cIase. ¥, Io que es eeor, no tiene ni idea de cuáIes son Ias funciones que a eartir de ahora va
a desemeeñar.
No sIempre es así, pero es muv
frecuente. Por eso, porque hav
que tomárselo en serIo, aunque
solo sea para ensavar de qué
va una eleccIón democrátIca
de representantes, propone-
mos desde aquí una sencIlla
guía para escoger un buen
delegado.
5on cinco pasos:
I. ExplIcar las funcIones v
derechos del delegado a toda
la clase.
2. Comentar cómo funcIonó el
pasado curso el representante
de la clase v ponerse de acuer-
do en qué cualIdades debería
reunIr el escogIdo.
3. Presentar los candIdatos v, sI
están dIspuestos a ello, defen-
der sus candIdaturas.
4. ConstItucIón de la mesa:
tIene que estar presIdIda por
el tutor, actuar como secretarIo
el alumno más joven v, como
vocal, el mavor.
5. VotacIón
`En cada papeleta se escrIbe
un solo nombre: la eleccIón
debe ser lIbre, personal v
secreta.
`El secretarIo de la mesa Irá
cItando a cada alumno por
orden alfabétIco para que
deposIte su voto
`TermInado el escrutInIo, el
que alcance el número de votos
superIor al 50% de los emItIdos
será nombrado delegado, v el
que le sIga en número será el
subdelegado.
`SI en la prImera votacIón
no se alcanza ese porcentaje,
habrá una segunda vuelta
ÓY^W:'+
|a e|ecc|ca ae| ae|eaaac ae c|ase
Escoecr un bucn [cfc
entre los cInco alumnos más
votados.
`Se cubre el acta v se entrega
al jefe de estudIos. FInalIzado
el proceso, toda la clase debe
ser conscIente de que hav que
colaborar con el companero
elegIdo para que las cosas
funcIonen: ino se puede dejar
toda la responsabIlIdad en ma-
nos de una sola persona!
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-!
|a e|ecc|ón de de|eoado o de|eoada de c|ase es mas |mportante de |o oue parece: s|rve para desarro||ar
|a capac|dad de hab|ar v de escuchar, para defender |os derechos v op|n|ones de cada uno, v tamb|én
para ser consc|entes de |o |mportante oue es estab|ecer unas normas v cump||r|as s| se ou|ere oue e|
orupo func|one.
|n todo caso, hav oue tener c|aro cua| es |a |abor de| representante de |a c|ase:
Iunciones deI deIeuado de urueo:
·
As|st|r a |as reun|ones de |a |unta de de|eoados v part|c|par en sus de||berac|ones, poster|ormente,
|nformar a |a c|ase de |o tratado en e||as.
·
|xponer a |os óroanos de oob|erno v coord|nac|ón docente |as suoerenc|as v rec|amac|ones de|
orupo a| oue representan.
·
|| orden hab|tua| de proceder es e| s|ou|ente: profesor de area o mater|a, tutor, |efe de estud|os v, en
u|t|mo térm|no, d|rector.
·
|omentar |a conv|venc|a entre |os a|umnos v a|umnas de |a c|ase.
·
0o|aborar con e| tutor v con |os profesores en |os temas oue afecten a| func|onam|ento de |a c|ase.
0o|aborar con |os profesores v |a d|rect|va para me|orar e| func|onam|ento de| centro.
·
|omentar e| cu|dado de| mater|a| v de |as |nsta|ac|ones de| |nst|tuto.
·
]odas aoue||as func|ones oue estab|etca e| keo|amento de kéo|men |nter|or de cada centro, por
e|emp|o: ser responsab|e de recooer v devo|ver e| parte de as|stenc|a o mane|ar |a ||ave de| au|a.
0erechos deI deIeuado de urueo:
·
A no ser sanc|onado por e| e|erc|c|o de sus func|ones como portavot de sus compaõeros de c|ase.
Iunciones de Ia junta de deIeuados:
0onst|tu|da por todos |os de|eoados de |os orupos v |os representantes de |os a|umnos en e| 0onse|o
|sco|ar, |a |unta de de|eoados t|ene |as s|ou|entes func|ones:
·
||evar a| eou|po d|rect|vo propuestas para |a e|aborac|ón de| provecto educat|vo de| centro.
·
|nformar en e| 0onse|o |sco|ar de |os prob|emas de cada orupo o curso.
·
kec|b|r |nformac|ón de |os representantes de |os a|umnos en e| 0onse|o |sco|ar sobre |os temas
tratados en e| m|smo.
·
||aborar |nformes para e| 0onse|o |sco|ar a |n|c|at|va prop|a o a pet|c|ón de este.
·
||aborar propuestas de mod|hcac|ón de reo|amento de réo|men |nter|or, dentro de| amb|to de su
competenc|a.
·
|nformar a |os estud|antes de |as act|v|dades de d|cha |unta.
0erechos:
0uando |o so||c|te, |a |unta de de|eoados, en p|eno o en com|s|ón, debera ser o|da por |os óroanos de
oob|erno de| |nst|tuto en |os asuntos oue, por su natura|eta, reou|eran su aud|enc|a. 0omo por e|emp|o:
ce|ebrac|ón de pruebas v examenes, estab|ec|m|ento v desarro||o de act|v|dades cu|tura|es, recreat|vas
o deport|vas, rec|amac|ón en casos de |ncump||m|ento de |as tareas educat|vas por parte de| centro
esco|ar...
;@;H9;H:;:;B;=7:EIKFED;¾
EN ßkEVE
Ik08I0 0£ 0I0S 4I0l£S?
Que sea buen estudIante,
bIen parecIdo o atlétIco no
son cualIdades que en prIncI-
pIo se deban exIgIr a un buen
representante. SIn embargo,
como no es fácIl ponerse de
acuerdo, antes de entrar en el
proceso de seleccIón sería Im-
portante debatIr acerca de las
característIcas que sí debería
cumplIr. Al menos, debería ser
una persona:
`serIa v responsable,
` aceptada por todo el grupo,
` que respete a todos v se haga
respetar.
1000 F0k £S0kI10
El acta de la eleccIón del dele-
gado que hav que entregar al
jefe de estudIos puede ser muv
sencIlla. En una hoja deben h-
gurar los sIguIentes datos:
` Centro, curso, número de
alumnos
` PresIdente, secretarIo v
vocal
` Nombre de los alumnos v
número de votos.
` «Así pues, queda elegIdo
como delegado-subdelega-
do.».
` Fecha v hrmas.
ÓY^W:'+
«I1odos Ios eadres a Ia vez? ko, uracias, Ios erehero de uno en uno». 4sí eiensan muchos erofesores, sohre
todo Ios que Iidian con adoIescentes, deseués de haher tenido Ia exeeriencia de convocar a treinta eadres
de aIumnos y eresenciar un uran fracaso de asistencia: a veces Ios dedos de una mano sohran eara contar
eI número de eresentes, que sueIen correseonderse con Ios famiIiares de Ios mejores estudiantes... Fero
esto no siemere ocurre, y mucho menos en Ia educación erimaria. 4I hn y aI caho, una de Ias funciones más
imeortantes deI erofesor tutor es Ia de servir de enIace entre Ia famiIia y eI centro escoIar. ¥ reunir a todos
Ios eadres, aI menos aI erincieio de curso, sirve tanto eara evitar Ios tíeicos erohIemas de funcionamiento
deI urueo como eara coIahorar en Ia soIución de dihcuItades individuaIes que euedan ir suruiendo.
De cómo se organIcen estas
reunIones va a depender el
éxIto de la cIta v, muv pro-
bablemente, condIcIonará la
asIstencIa a próxImas convo-
catorIas. Por eso es Importante
cuIdar todos los detalles, desde
la redaccIón de la carta que se
envía a los progenItores cItán-
dolos a una hora v un día ítIene
que ser clara v cngunclurlcs
de alguna manera a asIstIr)
hasta el procedImIento para
hacérsela llegar: se sabe que
es más hable el correo ordIna-
rIo, o Incluso las llamadas de
teléfono, que conhar en que los
chavales entreguen la mIsIva
en casa.
En cuanto a la organIzacIón
de la propIa reunIón, estas
son algunas recomendacIo-
nes práctIcas para dInamIzar
al grupo:
`0oIocar a Ios reunidos en círcuIo,
de manera que todos se vean Ias
caras, sin ohstácuIos eor medio.
Es Importante que las sIllas
va estén dIspuestas cuando
lleguen los padres: se evItará
así perder el tIempo.
`Fresentación de Ios asistentes.
Lna vez que el tutor se pre-
ÓY^W:',
senta al grupo, cada uno de
los asIstentes debe decIr su
nombre v cualquIer otro dato
que desee anadIr. Esto no debe
llevar más de cInco mInutos,
pero sIrve para ImplIcar a
todos en la reunIón.
`¥aIorar Ia asistencia de Ias eer-
sonas eresentes. Aunque exIste
cIerta tendencIa a comentar el
fracaso en cuanto al número de
asIstentes, es preferIble enfa-
tIzar el esfuerzo de los que sí
han acudIdo a la cIta.
`0hjetivo de Ia reunión. For evi-
dente que sea, hay que emeezar
recordándoIo. A contInuacIón,
es recomendable explIcar las
rcglus Jcl jucgc: cómo se va a
dIstrIbuIr la sesIón v el turno
de IntervencIones.
`Método que seuuir. Es Im-
portante que el tutor haga
un esfuerzo por dIrIgIr su
mIrada a todos los presentes:
es la mejor manera de ImplI-
car a todos, Incluso a los más
reacIos a partIcIpar. TambIén
funcIona muv bIen, para sa-
ber sI las explIcacIones están
sIendo claras v entendIdas por
todos, lanzar alguna pregunta
al grupo.
`0oncIusiones. Al termInar la
reunIón es convenIente hacer
un breve resumen de los te-
mas abordados, remarcar los
puntos Importantes v recordar
los acuerdos tomados. TambIén
se puede pedIr la avuda de las
famIlIas para sIntetIzar los as-
pectos clave.
|a (eca|ca ae| |c|c( cca |as |aa|||as
Padrcs v profcs, cn c| mismo bando
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-!
Ademas de preparar e| método oue seou|r en estas reun|ones, e|
tutor debe tener muv c|aro cua|es van a ser |os conten|dos de|
encuentro, de manera oue no se ouede n|noun tema |mportante
s|n abordar. Aunoue va a depender de| n|ve| educat|vo de| oue se
trate v de |as pecu||ar|dades de| orupo, sue|e resu|tar |nteresante
hab|ar de:
·
0aracter|st|cas de| n|ve| educat|vo en e| oue se encuentran sus
h||os.
·
Normas de conv|venc|a v sanc|ones recoo|das en e| keo|amento
de kéo|men |nterno.
·
|mportanc|a de mantener desde e| pr|nc|p|o unos hab|tos
adecuados:
¬ Una buena forma f|s|ca: descanso suhc|ente, a||mentac|ón
eou|||brada v e|erc|c|o f|s|co de forma hab|tua|.
¬ || |uoar de estud|o: esta es una var|ab|e oue |nßuve mas de |o
oue parece a |a hora de conseou|r un aprend|ta|e ehcat. 0ebe
ser un |uoar h|o, a|s|ado de ru|dos, con una mesa v una s|||a
proporc|ona|es a |a a|tura de| estud|ante. |a ||um|nac|ón e
|nc|uso |a temperatura adecuada de |a hab|tac|ón (a|rededor de
20`) tamb|én son dos factores oue tener en cuenta.
¬ || prop|o |nterés mostrado por |os padres de| a|umno acerca
de sus act|v|dades, deberes, examenes o traba|os de c|ase
es, tamb|én, muv |mportante de cara a conseou|r un prooreso
esco|ar adecuado. |n este sent|do, en esta pr|mera reun|ón
orupa| con |os padres de |os a|umnos es |mportante conc|en-
c|ar|os de |a neces|dad de mantener contacto (te|efón|co,
v|rtua| o presenc|a|) entre fam|||a v escue|a a |o |aroo de todo
e| curso, en espec|a| en e| caso de |os a|umnos oue presentan
a|ouna d|hcu|tad.
·
Act|v|dades extraesco|ares, sa||das prooramadas v ta||eres oue
se van a |mpart|r.
·
Act|v|dades prev|stas para e| curso oroan|tadas por e| 0epar-
tamento de 0r|entac|ón (va|orac|ones ps|copedaoóo|cas a|
orupo, Iornadas de 0r|entac|ón Vocac|ona|) as| como d|spos|-
c|ón de| 0r|entador de| centro a rec|b|r a |os padres.
·
0oord|nac|ón v actuac|ones oue seou|r ante |as fa|tas de as|s-
tenc|a.
·
|| s|stema educat|vo, |os camb|os con |a |ev de |ducac|ón (re-
cordar con cuantas suspensas se pasa de curso, con cuantas
se rep|te, cr|ter|os de t|tu|ac|ón en 4.° de |50).
·
borar|o de| tutor v horar|o de| resto de| profesorado dest|nado
a |a atenc|ón a |os padres para mantener entrev|stas |nd|v|dua-
|es.
·
A| hna| s|empre hav oue de|ar un turno de preountas para
reso|ver dudas.
µ:;GKx>7OGK;>78B7H5
EN ßkEVE
l0 00£ ß4¥ 00£ £¥I14k
Fk0I£S0k£S
`Pensar que los padres que no
van a la reunIón no se preocu-
pan por su hIjo
`EnjuIcIar a las famIlIas
`Hablar con térmInos dema-
sIado complejos o abstractos
`Hablar sobre un alumno
en concreto, con nombres v
apellIdos
`Presentar un problema como
Irresoluble
`LImItarse a dar InformacIón
sIn proponer solucIones
`Acusar a los padres de mal-
crIar a los hIjos
`IdentIhcarse con los alumnos
v rechazar a los padres o a la
Inversa
`CrItIcar a un companero
`ConvertIr la reunIón en un
InterrogatorIo
ÓY^W:',
F40k£S
`Entrar en la reunIón pen-
sando que los profesores son
todos unos vagos
`Ver al tutor como enemIgo
de su hIjo
`MentIr en cuanto a los há-
bItos de estudIo v comporta-
mIento en casa
`SolIcItar InformacIón sobre
su hIjo en esta reunIón de
grupo
`Negarse a colaborar con el
centro escolar alegando falta
de tIempo
`Desconhar de la profesIona-
lIdad de los profesores
`Echarles la culpa a los hIjos
de los otros por ser «malas
companías»
`Ponerse IncondIcIonalmente
del lado de los chIcos, contra
los profesores
`ManIfestar que todos son una
pandIlla de gamberros v que no
tIenen solucIón...
Estas normas deben establecer-
se a prIncIpIo de curso v man-
tenerse hasta el hnal. El paso de
los meses, de forma InevItable,
las va relajando, sobre todo
cuando se producen algunos
cambIos Inesperados como la
sustItucIón de un profesor o la
IncorporacIón de un alumno
conßIctIvo. Pero, en todo caso,
es Importante hacer un esfuer-
zo por mantener estos límItes
lo más estables posIble.
La exIgencIa de su cumplI-
mIento va a depender del
estIlo de comunIcacIón que
establezca cada profesor en
el aula. Podemos hablar de
tres estIlos de docencIa:
Estilo autoritario
`Los límItes son estrIctos
`ExIste una preocupacIón ex-
cesIva por el orden v el cumplI-
mIento de la normatIva
`Se Intentan controlar
todas las conductas
`El profesor actúa
de pclicíu
`La relacIón pro-
fesor-alumno está
basada en la obedIencIa v en
el temor al castIgo
`No hav una relacIón afectuo-
sa nI empátIca entre el profesor
v los estudIantes
`El cumplImIento exhaustIvo
de las normas se convIerte en
el objetIvo prIorItarIo del pro-
fesor, aun a costa del aprendI-
zaje de los alumnos
Estilo permisivo
`Los límItes son blandos
`ExIste una IncapacIdad o
desInterés para mantener el
orden de la clase
`Apenas se regulan las con-
ductas
`Los límItes brIllan por su
ausencIa: los alumnos proble-
mátIcos tcmun cl pcJcr
`Las relacIones se basan en
el colegueo
`Las faltas de respeto al pro-
fesor v a los companeros son
frecuentes
`Las normas se Incumplen o,
sImplemente, no exIsten.
«ko hauas conmiuo Io que no quieras que yo haua contiuo». £n esta senciIIa frase se resume Ia IIamada
hIosofía de Ia recierocidad o deI reseeto mutuo, que es Ia que earte de Ia hase de que todas Ias eersonas
tienen Ios mismos derechos y ohIiuaciones. £ste erincieio, aeIicado a Ias reIaciones que se estahIecen en
eI auIa, sueone que eI erofesor está ohIiuado a tratar con reseeto a cada uno de sus aIumnos. Fero tamhién
imeIica que dehe exiuir esos mismos derechos hacia su eroeia eersona y hacia Ios demás estudiantes que
forman earte de Ia cIase. ¥ esta seuunda earte a veces se oIvida. 4sí que, aI iuuaI que en Ias reIaciones
eadres-hijos, en eI auIa tamhién dehen existir Ios Iímites, esas Iíneas imauinarias que seearan Ias conductas
aceetahIes de Ias inadmisihIes.
Estilo democrático-
directivo
`Los límItes son razonables
`El orden está al servIcIo del
aprendIzaje
`Se regulan solo las conductas
sIgnIhcatIvas
`La relacIón profesor-alumna-
do está basada en la recIprocI-
dad, el respeto v la empatía
`Hav un clIma afectuoso v de
respeto mutuo
`Las normas se
cumplen de for-
ma sIstemátIca
Este últImo estIlo es
el que proporcIona un
clIma de clase más re-
lajado, con mejor rendI-
mIento académIco
v mavor ambIente
de satIsfaccIón. Y
es el que se resume
en «no me hables como no
quIeres que vo te hable»,
«respétame sI quIeres que
vo te respete», «sé correcto
conmIgo v vo
lo seré contI-
go»...
ÓY^W:'-
|as ac(aas ae| ac|a
lSocorro, csto cs |a [une|a!
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-!
|n oenera|, a nad|e |e ousta sent|rse eva|uado por |os demas, sobre todo cuando ex|ste e| r|esoo de oue
d|oan a|oo neoat|vo o desaoradab|e sobre |a prop|a forma de ser, de estar o de hacer |as cosas. Pero e|
hecho de conocer oué |maoen t|enen |os a|umnos de su profesor puede serv|r para detectar |os rasoos de
comun|cac|ón menos aceptados v, s| se cons|dera oportuno, mod|hcar|os. Por supuesto, no se trata de
eva|uar |a persona||dad de| docente s|no de va|orar su est||o de comun|cac|ón dentro de| au|a.
Un buen recurso para aver|ouar |a |maoen oue t|enen |os estud|antes de su profesorado cons|ste en
cubr|r |a s|ou|ente tab|a as|onando una puntuac|ón por cada rasoo. Por e|emp|o, en e| b|nom|o ex|oente-
b|ando, |as c|nco cas|||as corresponden a |os s|ou|entes va|ores:
EN ßkEVE
F004S k0kM4S, 0l4k4S
¥ Il£II8l£S F4k4 00£ S£
00MFl4k
Las normas de clase deben
cumplIr el crIterIo de efectI-
vIdad, es decIr, deben evItar v
resolver problemas.
Las hav de dos tIpos:
k0kM4S £IFlÍ0I14S:
Son las que están redactadas
por escrIto v regulan la convI-
vencIa. Su efectIvIdad depen-
de de que sean pocas, claras,
ßexIbles v de que se cumplan.
SI una norma de este tIpo se
Incumple de forma sIstemátIca,
se convIerte en otra de sIgno
contrarIo. Por ejemplo, sI a
pesar de que una regla dIce
que «hav que ser puntual», se
consIente la ImpuntualIdad,
acaba transformándose en
«se acepta llegar tarde». SI
no se puede hacer cumplIr, es
mejor elImInarla.
k0kM4S IMFlÍ0I14S:
Son aquellas que, aunque no
están redactadas en nInguna
parte, se cumplen por cos-
tumbre, rutIna o por conduc-
tas de tuntcc por parte de los
alumnos. CambIan con cada
profesor v acaban formando un
determInado clIma en la clase
íse permIte hablar, hacer algún
chIste, salIr al bano: o todo lo
contrarIo.).
÷2 ÷I 0 -I -2
|X|0|N]| NUY
|X|0|N]|
|X|0|N]| N|U]k0 8|AN00 NUY
8|AN00
8|AN00
|5]||0 00NUN|0A]|V0 0|| Pk0||50k (seoun |os a|umnos)
P0N UNA 0kUZ |N |A 0A5|||A 00N0| 5|]UAk|A5 A ]U Pk0||50k 0|| Ak|A 0|.......................
|x|oente 8|ando
Iusto |n|usto
0ercano 0|stante
Afectuoso |r|o
0oherente |ncoherente
ke|a|ado ]enso
Pos|t|vo Neoat|vo
kespetuoso |rrespetuoso
0|spon|b|e |nacces|b|e
|ntus|asta 0esencantado
KDL?IJ7PE7B;IF;@E
Intereretación: e| perh| persona| se obt|ene un|endo con una ||nea |as cas|||as mas marcadas en cada
h|a. |a |nformac|ón puede ser ten|da en cuenta para:
·
keßex|onar sobre e| est||o comun|cat|vo de| profesor en su re|ac|ón con |os a|umnos: autor|tar|o,
d|rect|vo, am|stoso, sarcast|co, sobreprotector. |s una oportun|dad para mod|hcar|o s| no resu|ta
de| todo sat|sfactor|o.
·
Pactar camb|os entre e| profesor v |os a|umnos. || docente puede ofrecer mod|hcar a|ouna
caracter|st|ca de comun|cac|ón a camb|o de oue |os a|umnos var|en a|oun aspecto de su
comportam|ento. Por e|emp|o, de|ar|es traba|ar en orupo s| son capaces de hacer|o de forma
«c|v|||tada».
ÓY^W:'-
× F4k4 S48£k M4S
«|esc|cc|ca ae cca||c|cs ea e| ac|a»
!caa \ae||c 0(|s. ea||c(|a| Saa||||aaa.
z00?
la eandiIIa de amiuos que se reúne cada viernes eara saIir de marcha, Ios vecinos deI harrio que se juntan
eI dominuo eara juuar una eachanuuita, Ios comeañeros de trahajo que comearten ohcina y cafés, y Ios
estudiantes de cuaIquier etaea educativa que conviven en eI auIa durante todo un curso...
Todos ellos tIenen algo en
común: forman un pequeno
grupo. Y como tal, se dehne
con unas mIsmas caracterís-
tIcas:
`Es un número reducIdo de
mIembros que InteraccIonan
entre sí, lo que sIgnIhca que
el comportamIento de cada
uno de ellos Inßuve en el de
los demás.
`Comparten unos objetIvos
comunes, como pasarlo bIen,
jugar al fútbol o sacar adelante
un provecto laboral.
`Respetan unas normas de
comportamIento, más o me-
nos establecIdas.
`Poseen una estructura dehnI-
da v unos roles asIgnados.
`TIenen unas característIcas
propIas que los dIstIngue del
resto de los grupos.
Todos ellos InteraccIonan, de
alguna manera, con el entor-
no. En el caso concreto del
grupo-clase exIsten, además,
estas partIcularIdades:
`Se trata de un grupo formal,
no espontáneo, en el que
la presencIa de alumnos v
alumnas es ImperatIva, al me-
nos en los nIveles oblIgatorIos
de ensenanza.
`Sus mIembros asumen unos
objetIvos no establecIdos por
ellos mIsmos, que son la adquI-
sIcIón de actItudes, comporta-
mIentos v conocImIentos del
nIvel al que pertenecen.
`Deben respetar una normatI-
va Impuesta v no consensuada
por sus mIembros.
`Y está lIderado por una per-
sona no elegIda íel profesor),
que ejerce su autorIdad.
Así dehnIdo, iparece un lugar
muv sInIestro! Pero nada más
lejos de la realIdad. Es en es-
tos grupos donde comIenza
la socIalIzacIón de los nInos v
donde, a lo largo de los anos,
se consIgue un mavor grado de
madurez en las relacIones In-
terpersonales. En este proceso
son IndIspensables los papeles
o roles que juegan cada uno de
sus mIembros. Conocerlos, v
ser conscIentes de su exIsten-
cIa, puede avudar al profesor
a organIzar la clase, v a los
alumnos a no ser esclavos de
su propIo personaje.
ÓY^W:'.
Uaa (e.|s|ca a |cs (c|es ae |cs a|caacs
Ouicn cs quicn
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-!
0ada orupo, formado por c|nco o se|s a|umnos, |ee e| ||stado de |os ve|nte pos|b|es ro|es v |os va|ora con
un pos|t|vo o neoat|vo seoun fac|||te o d|hcu|te e| traba|o v |a evo|uc|ón de |a c|ase. 5| en rea||dad ese
pape| no afecta a |a marcha o|oba| de| orupo, se |o ca||hca como neutro.
·
No hav oue poner nombres v ape|||dos a cada uno de |os ro|es, sobre todo poroue |as et|ouetas s|em-
pre son demas|ado s|mp|es. |s me|or hacer un esfuerto por pensar en abstracto v comentar cua|es de
e||os son |os mas conven|entes para crear un orupo d|nam|co v efect|vo. 5e pueden proponer otros oue
no estan en |a parr|||a.
L7BEH79?ãD:;H;IKBJ7:EI
EN ßkEVE
£l F4F£l 0£ 10 ¥I04
Las personas, cuando están en
un grupo, como es una clase, se
comportan de forma dIstInta a
como lo harían con su famIlIa
o con sus amIgos. A estas con-
ductas se las denomIna roles o
papeles socIales v, según sean
posItIvos o negatIvos, contrI-
buven a que en la clase hava
un ambIente agradable o de-
sagradable. Aunque estos roles
son necesarIos en la formacIón
del grupo, hav que evItar en-
casIllarse en uno de ellos por
mucho tIempo: iser sIempre el
pavaso es agotador! Así que es
preferIble representar dIstIntos
papeles según el momento v la
sItuacIón.
00M0 0k 1£41k0
El aula es un escenarIo don-
de cada mIembro de la clase
busca un papel a su medIda.
Cada alumno se comporta en
el ámbIto escolar como sI Inter-
pretara a un personaje que le
permIte autorrealIzarse de for-
ma satIsfactorIa. Aquellos que
no consIguen el éxIto medIante
roles académIcos ícomo el tra-
bajador o el ehcIente) tIenden a
desempenar roles alternatIvos
ícomo el agresIvo o el retador)
que suelen perturbar el desa-
rrollo de la clase. Conocerlos
avuda a comprender el porqué
de muchas conductas Inapro-
pIadas v a mejorar el clIma de
la clase.
IFC ;<J:I@G:@äE
GFJ@K@MF
E<>8K@MF
E<LKIF
Nandón Alraa su autcr|cac «p|saacc a |cs ceaas»
0roan|tador S|eapre esta suc|r|eacc act|v|caces v |ac|eacc prcpuestas
||der 0cacuce a |cs ceaas, acv|||ta a| perscaa|
|nconform|sta
|sta s|eapre ea ccatra ce tccc |c cue |acaa, c|caa c prcpcacaa |cs
ctrcs, es e| «p|tulc cruáca»
Pavaso |e custa |acer crac|as v c||stes tccc e| ratc, ac para ce ||aaar |a
ateac|ca
Pe|ota
Su cc|et|vc pr|acrc|a| es caer c|ea a| prclescr, |ac|usc ce|aacc ea aa|
|ucar a |cs ccapaáercs
]raba|ador Se ceatra ea |c cue t|eae cue |acer, va a |c suvc
A|s|ado Sc||tar|c, re|uve e| ccatactc cca |cs ceaas
0|stra|do Se c|strae cca e| vue|c ce uaa acsca
Pas|vo Nc ac|esta, taapccc part|c|pa, se parece a ua auec|e
0|p|omat|co
|s e| espec|a||sta ea ||aar asperetas cuaacc surcea |cs ccal|ctcs, es
e| «|uet ce pat»
Nerv|oso
Nc para ce |evaatarse, t|rar ccsas a| sue|c v pec|r para sa||r a| caác,
cuaacc |av exaaea, «se pcae ce |cs aerv|cs»
Nart|r |cr a|cuaa ratca, a aeaucc carca cca |as cu|pas ce |cs ceaas
]|m|do Nc |e custa ||aaar |a ateac|ca a| sa||r a| eaceracc, se scarc|a cca
lac|||cac
Nascota |s uaa perscaa pcpu|ar, cue cae c|ea, v represeata a| crupc
0hu||to
Apareata uaa exces|va secur|cac ea s| a|sac, s|eapre cu|ere teaer |a
u|t|aa pa|acra
5oc|ab|e |s auv ac|ertc, s|apat|cc, se ||eva c|ea cca tccc e| auacc
V|ct|ma |s cc|etc ce c|aatas v c||stes, ac se celeace
Natón
Aaeaata a sus ccapaáercs e |ac|usc a |cs prclescres cca |a luerta
l|s|ca c verca|
8uen
compaõero
Aate tccc, esta peac|eate ce sus ccapaáercs, es e| cue se acuerca
ce v|s|tar a| cperacc ce apeac|c|t|s v e| cue celeace a |a v|ct|aa ce
|cs acuscs ce| aatca
ÓY^W:'.
«
02/'2!-!
<?9>7
i· «.· ¡: e·..:.·
:(
Tccnicas
dc traba[o
intc|cctua|
Saher cuándo, dónde y cómo
estudiar. £sta es Ia fórmuIa
deI éxito escoIar y eI ohjetivo
que eersiuuen Ias técnicas
de trahajo inteIectuaI, más
conocidas como técnicas
de estudio. 4 eesar de su
demostrada efectividad, uran
earte de Ia eohIación escoIar
Ias desconoce (o, aI menos,
no Ias IIeva a Ia eráctica).
£n esta serie de artícuIos
de orientación educativa se
ofrecen Ias cIaves eara crear
háhitos de estudio ehcaces.
0no de cada cuatro adoIescentes no Iee nunca
o casi nunca. ¥ uno de cada cuatro ahandonará
sus estudios sin haher acahado Ia educación
ohIiuatoria... I£s casuaIidad o existe aIuuna reIación
entre estas dos situaciones? lo cierto es que saher
Ieer es una de Ias hahiIidades más imeortantes que
un estudiante dehe dominar, ya que Ia mayor earte
de Ia información que recihe es de forma escrita.
For eso, eI erimer easo eara Iuchar contra eI fracaso
escoIar es conseuuir un huen niveI de Iectura.
Al menos esta es una de las
conclusIones que se puede
sacar de una encuesta rea-
lIzada por el MInIsterIo de
EducacIón dentro del Plan
de Fomento de la Lectura.
Los datos obtenIdos, a partIr
de 3600 alumnos de 4.º de ESO
de todo el terrItorIo espanol,
son los sIguIentes:
I. £I rendimiento escoIar y Ios háhi-
tos Iectores están asociados. Esto
quIere decIr que los alumnos
v alumnas que más leen son
tambIén los que mejores notas
sacan.
2. las mujeres Ieen más que Ios
homhres. El 44% de las chIcas
son lectoras frecuentes, mIen-
tras que solo lo son el 27% de
los chIcos de la mIsma edad.
3. £I niveI de estudios de Ios ea-
dres inßuye en Ios
háhitos Iectores de
sus hijos, de modo
que los chIcos que
tIenen padres con estudIos unI-
versItarIos tIenen más posIbIlI-
dades de ser lectores frecuentes
que los de progenItores sIn es-
tudIos. SIn embargo, no parece
haber relacIón con la sItuacIón
socIo-económIca famIlIar.
4. los adoIescentes eseañoIes,
en ueneraI, ereheren Ias ohras de
terror, de aventuras, de misterio y
de humor. Aunque coIncIden
en la temátIca general, hav
dIferencIas entre las prefe-
rencIas de los chIcos v de las
chIcas. Ellos escogen obras
de cIencIa v tecnología, salud
v deportes, mIentras que ellas
dIsfrutan de la poesía v de las
obras romántIcas.
ÓY^W:('
\ |c... csa|es |ee(`
E| rcndimicnto csco|ar dcpcndc
dc |a comprcnsión |cctora
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-!
5| |o oue ou|eres es me|orar tu n|ve| |ector, debes h|arte en |os errores oue cometes. 0u|ta sea a|ouno de
estos:
·
ßacer movimientos con eI cuereo. bav ou|en t|ene |a costumbre de seou|r e| reno|ón con e| dedo
o con un |ap|t «para no perderse». |n rea||dad, |o un|co oue se cons|oue es perder ve|oc|dad. Para
correo|r esta fea costumbre, basta con oue ut|||ces |as dos manos para aoarrar e| ||bro. ]amb|én es
muv t|p|co mover |a cabeta de |tou|erda a derecha como un espectador en un part|do de ten|s... |o
un|co oue neces|tas desp|atar son |os o|os.
·
¥oIver atrás. A |o me|or eres de |os oue vue|ve atras sobre |o oue va |e|ste. 5a|vo excepc|ones, por
e|emp|o en caso de textos muv comp|e|os, no debes hacer|o. Para correo|rte puedes pract|car un
poco tapando con una tar|eta |as ||neas oue va has |e|do, s|n pos|b|||dad de vo|ver atras. 0omprobaras
cómo |a |dea oenera| |a cooes mas rap|do.
·
¥ocaIizar. |s una pérd|da de t|empo mover |os |ab|os o |a |enoua: se |ee con |os o|os. 5| no estas
seouro de s| cometes este error, hat una prueba: ponte un |ap|t entre |os |ab|os, v comprueba s| se
mueve cuando |ees. Para observar s| es |a |enoua |a oue se mov|||ta, péoa|a a| pa|adar v f||ate s| |a
camb|as de pos|c|ón.
·
keeetir mentaImente. |s como un eco |nter|or, como s| nos |evéramos e| texto a nosotros m|smos.
A veces |nc|uso se detecta por mov|m|entos en |a oaroanta. |a me|or manera de correo|r este defecto
es |eer a tanta ve|oc|dad oue no sea pos|b|e |a repet|c|ón menta|. Pero esto reou|ere mucho entrena-
m|ento...
=Kß7F7H7C;@EH7HB7B;9JKH7
EN ßkEVE
F000S lI8k0S, M00ß4 1£l£
DIversos estudIos sobre los
hábItos de los espanoles en
cuestIón de lectura arrojan
datos preocupantes: solo
el 5I% lee lIbros, revIstas o
perIódIcos con frecuencIa,
mIentras que un I0% conhesa
que no lee nunca. En contraste,
la mavor parte de la poblacIón,
un 70%, ve todos los días la te-
levIsIón.
l0S 400l£S0£k1£S, £k 0410S
El 36% de los adolescentes
de I5-I6 anos leen lIbros en
su tIempo lIbre más de una
vez a la semana, por lo que se
les puede consIderar lectores
frecuentes: el 38% son lectores
ocasIonales íleen más de una
vez al trImestre), v el 26% son
no lectores íes decIr, no leen
nunca o casI nunca).
ÓY^W:('
|a aa|a |e|(a cceae |a|a( |a ac|a
lEstc tcxto cs i|ceib|c!
«£ste tiene Ietra de médico», decimos ante un escrito erácticamente indescifrahIe. ¥ es que Ios
erofesionaIes de Ia medicina muestran una earticuIar forma de escrihir que, en ocasiones, ohIiua aI eaciente
y aI farmacéutico a juuar a Ias adivinanzas con Ia receta sohre eI mostrador. 4 este tieo de Ietra se Io conoce
tamhién como hIiforme, ya que tiene cierta aeariencia de hiIo.
«Letra IlegIble», escrIbe el
profesor sobre el examen de
SocIales. En este caso, el do-
cente no tIene la pacIencIa nI
el humor, tras medIo centenar
de trabajos corregIdos, de des-
cIfrar el jeroglíhco: opta por no
valorar el trabajo o, en el peor
de los casos, por calIhcarlo
con un cero. La letra IlegIble
de muchos estudIantes es su
perdIcIón: no son capaces de
exponer por escrIto, de forma
clara, entendIble v ordenada,
todas las Ideas que tIenen en
la cabeza. Y esta cIrcunstancIa
les baja mucho la nota.
SI tú eres uno de ellos, e
Incluso tus profesores te
han propuesto volver a los
cuadernIllos de calIgafía de
tu InfancIa, haz algo antes
de que sea demasIado tarde.
EmpIeza por mIrar tu escrItura
con lupa:
Para subir la nota
`Asegúrate de que se dIstIn-
guen bIen todas las letras. SI
no las haces con clarIdad el
profesor puede confundIr la c
con la c: la l con la b: la n con
la u: la r con la s...
`EvIta la omIsIón de rasgos
íel punto de la i, la ravIta de la
t...) v de letras íla s al hnal de
la palabra...).
`No hagas una mIsma grafía
de varIas formas dIstIntas: así
sólo conseguIrás volver loco al
que te lea.
`Las letras, del tamano justo:
nI excesIvamente grandes, nI
mIcroscópIcas.
`Procura no hacerlas con dIs-
tInta InclInacIón: todas deben
estar hacIa el mIsmo lado.
`Tampoco separes las letras
de una mIsma palabra: deben
Ir enlazadas.
`iNo combInes mavúsculas
con mInúsculas!
ÓY^W:((
`Y deja suhcIente espacIo
entre una palabra v otra, de
manera que no dé lugar a
confusIones.
En dehnItIva, son tres pasos.
PrImero, analIzar cuáles son
tus fallos al escrIbIr: luego,
empezar a practIcar tu nucvu
lctru tomándote todo el tIempo
que necesItes para hacerlo. Por
últImo, automatIzar
tu nueva grafía v dejar sorpren-
dIdos a todos tus profesores.
iVerás cómo subIrás la nota!
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-!
A |a hora de hacer traba|os escr|tos o examenes, ten en cuenta |as s|ou|entes |deas:
0onstruye frases senciIIas eero correctas
·
bat frases cortas, nunca tan |aroas oue e| |ector se p|erda a| |eer|as.
·
Pero tampoco |as haoas tan breves como s| se tratara de un te|eorama: no se entender|a e| conten|do.
·
Une |as orac|ones med|ante con|unc|ones (v, pero, aunoue, para...) v adverb|os (ademas, m|entras...),
pero no abuses: un|r con |ns|stenc|a orac|ones con «v» v con «o» es muv cansado. ]amb|én puedes
recurr|r a| punto o a| punto v coma.
·
kespeta e| orden s|ntact|co su|eto ÷ verbo ÷ comp|ementos.
·
Ut|||ta |a vot act|va me|or oue |a pas|va.
·
|v|ta escr|b|r frases oue rep|tan |a m|sma |dea.
£n cuanto a Ia estructura
·
0onstruve b|en |os parrafos ten|endo en cuenta oue cada uno de e||os debe contener un pensam|ento
o |dea oenera|.
·
Aseourate de oue |a expos|c|ón de conten|dos s|oue un ou|ón oroan|tado, c|aro v prec|so.
0uida eI vocahuIario
·
|scooe pa|abras fam|||ares me|or oue rebuscadas.
·
5é mas conc|so v cu|dadoso oue en e| hab|a co|oou|a|.
·
|v|ta pa|abras o expres|ones de |ndehn|c|ón como: cosa, cach|vache, a|oo as| como...
·
bat un esfuerto por ut|||tar s|nón|mos, en vet de repet|r todo e| t|empo e| m|smo térm|no.
·
kecurre a| d|cc|onar|o.
Funtúa sin miedo
·
|mp|ea |os s|onos de puntuac|ón: paréntes|s, exc|amac|ones, |nterrooac|ones, com|||as... Avudan a
expresar |as |deas v a| m|smo t|empo s|rven para hacer pausas v dar r|tmo.
·
|so s|, para no meter |a pata v poner un punto v coma donde deber|a |r un punto v aparte repasa
antes |as normas de ut|||tac|ón.
I£sa ortourafíaI
·
|v|ta |as fa|tas de ortooraf|a a toda costa, son tu peor carta de presentac|ón.
·
Autocorr|oete:
¬ puedes hacer un ||stado con tus fa|tas mas frecuentes v tachar|as a med|da oue |as vavas superando.
¬ cop|a con atenc|ón trotos de texto de buenos autores.
·
ke|ee |o oue escr|bas, comprueba v corr|oe. |n e| ordenador, ten act|vado e| corrector ortoorahco.
·
|n caso de emeroenc|a, como en un examen, s| dudas de cómo se escr|be |a pa|abra... no te arr|e-
oues: busca un s|nón|mo.
=K?ãDF7H7C;@EH7HB7;I9H?JKH7
EN ßkEVE
00I04 l4 IM40£k
kecuerda:
`Respeta los mIsmos már-
genes en todos los folIos. Por
ejemplo, margen IzquIerdo, 3,5
centímetros, margen derecho,
2,5: superIor, 4 centímetros e
InferIor, 3,5.
`Marca sangrías: se trata de
dejar un pequeno espacIo al
comenzar a escrIbIr v tam-
bIén después de cada punto
v aparte.
`LtIlIza folIos de buena calI-
dad, en buen estado, lImpIos
v escrItos solo por una cara.
Nunca se deben entregar tra-
bajos realIzados sobre hojas
arrancadas de cuadernos o
blocs de notas.
`Incorpora dIbujos, fotos,
gráhcos o esquemas sIempre
que te sea posIble.
IS48£S £S0kI8Ik?
cQuIeres saber sI tu forma de
escrIbIr te sube o te baja la
nota? Pues valora la calIdad
de tu escrItura, del I al 5, en
el sIguIente cuadro. Todo lo
que baje del 3, te traerá pro-
blemas.
AU]0|VA|UA0|0N PUN]UA0|0N
LegIbIlIdad de la letra
ExpresIón escrIta
Ortografía
RIqueza de vocabularIo
Estructura del contenIdo
ÓY^W:((
0na aIumna de 3.º de £S0 está tumhada en Ia cama Ieyendo Ia Iección de SociaIes de Ia que aI día siuuiente
se va a examinar, de fondo suena, a un considerahIe voIumen, un eeuadizo tema de £I 0anto deI loco, en Ia
teIe, aunque no se Ie hace mucho caso, eI «castinu» de «0eeración 1riunfo». ¥ de reeente, una IIamada aI
móviI. «Sí, tía, IIevo toda Ia tarde estudiando, como no aeruehe, yo ya easo de Ia asiunatura esta...».
La escena descrIbe una sItua-
cIón muv frecuente entre los
alumnos, v no solo de la ESO,
en la que se hace evIdente un
error de estrategIa a la hora
de ponerse a estudIar: falla el
cuándo, el dónde v el cómo íel
día anterIor al examen, sobre
la cama v con múltIples dIs-
traccIones).
Encontrarse a gusto con uno
mIsmo v con el lugar donde
se van a consumIr muchas
horas de estudIo es el prImer
paso para conseguIr un buen
aprendIzaje, pero hav que
cumplIr cIertas condIcIones.
Son estas:
1. Una buena forma
flsica
`Descanso: dormIr alrededor
de 8 horas v acostarse cada día
a la mIsma hora.
`AlImentacIón: es necesarIa
una dIeta varIada, rIca en fós-
foro, calcIo v vItamInas.
`El ejercIcIo físIco, de forma
moderada v habItual, tambIén
es fundamental para estar en
forma.
2. El lugar de estudio
`Ln lugar hjo v sIn ruIdos.
No es convenIente estudIar
con músIca cuando la tarea
requIere mucha concentra-
cIón: sIn embargo, para otras
actIvIdades más mecánIcas,
como pasar apuntes a lImpIo,
una músIca suave puede Inclu-
so avudar a estar relajado.
`Lna mesa amplIa v una sIlla
cómoda a una altura propor-
cIonal. Los pIes deben descan-
sar apovados sobre el suelo:
la parte InferIor de la espalda
debe quedar bIen apovada en el
respaldo de la sIlla. ProhIbIdas
las espaldas encorvadas v las
cabezas pegadas a la mesa.
`Lna IlumInacIón adecua-
da, que se puede conseguIr
con una bombIlla azul de 60
vatIos.
`La temperatura Ideal es de
unos 20°: menos, tIenes frío v
estás Incómodo: con más calor,
entra el sueno.
`El cuarto de estudIo tIene
que estar oxIgenado. El sopor
no tarda en aparecer cuando
hav una mala ventIlacIón. Las
células del cerebro agradecen
el oxígeno. Por eso es una
buena Idea estudIar con la
ventana algo abIerta sIempre
que sea posIble.
3. Un plan de trabajo
`Elaborar un horarIo hjo, es-
crIto, en el que se dIstrIbuva
el tIempo de estudIo según las
materIas. Ln prImer logro será
empezar a la hora prevIsta, nI
un mInuto después.
`OrganIzar el tIempo de es-
tudIo con un plan de trabajo
claro, sencIllo v realIsta: lo
Importante es cumplIrlo. Es
típIco que a los estudIantes se
les ocurran cIentos de excusas,
que no razones, para posponer
el momento de ponerse a ello.
Ahí es donde hav que concen-
trar todos los esfuerzos, en
ajustarse a lo planIhcado.
ÓY^W:()
!eca|cas ae es|ca|c ,I)
Si|cncio, aquí sc traba[a
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-!
ke||enar e| s|ou|ente cuest|onar|o no te ||evara mas de un m|nuto, s|n embaroo, en ana||tar tus respues-
tas deber|as |nvert|r a|oo mas de t|empo. 0u|ta descubras dónde esta tu fa||o de estud|ante v oué es |o
oue puedes me|orar.
FEDJ;7FHK;87
EN ßkEVE
IM£ ll£04 0k4 ß0k4?
Aunque el tIempo de estudIo
va a depender de las aptItudes
personales, de la capacIdad de
concentracIón v del Interés
que se le ponga, en general se
recomIenda:
`De 4 a 6 anos, de I5 a 30 mI-
nutos, 3 o 4 días a la semana.
`De 7 a I2 anos, una o dos
horas dIarIas, 5 días a la se-
mana.
`De I3 a I8 anos, entre dos
v tres horas, 5 o 6 días a la
semana.
ISIk¥0 F4k4 £S100I4k?
Cuando una persona no obtIe-
ne los resultados esperados en
su rendImIento académIco lo
prImero que se cuestIona es
su capacIdad: cservIré para
estudIar? SIn embargo, la ex-
perIencIa nos dIce que en la
mavoría de los casos estas dIh-
cultades se resuelven con unas
adecuadas técnIcas de trabajo
Intelectual v unos buenos há-
bItos de estudIo. Solo hav que
llevarlos a la práctIca.
Intereretación de Ios resuItados:
·
Menos de seis reseuestas ahrmativas: |sta c|aro oue «e| cuando v e| cómo» te esta fa||ando.
Aunoue tenoas un buen método de estud|o, s| te pones a hacer |os deberes enc|ma de |a cama, con
|a te|ev|s|ón a tope v s|n haber dorm|do |o suhc|ente... |o mas probab|es es oue acabes dorm|tando
enc|ma de| ||bro. |ntenta aumentar e| numero de s|es de| cuest|onar|o en |as próx|mas semanas:
observaras cómo todo te resu|ta mas fac||.
·
Más de seis reseuestas ahrmativas: |nhorabuena, estas en e| buen cam|no. 0u|ta puedas me|orar
en a|ounos aspectos, como en e|aborar un p|an de traba|o mas a|ustado a |a rea||dad, s|n neces|dad
de sobrecaroarte de traba|o |os d|as prev|os a |os examenes. |n todo caso, va te habras dado cuenta
de oue cuanto me|or te oroan|ces, mas t|empo ||bre te ouedara para ded|car|o a todas esas otras
cosas oue no t|enen nada oue ver con e| estud|o.
Jà EF
I. cDueraes a| aeacs cc|c |cras c|ar|as'
2. cHaces tcccs |cs c|as a| aeacs a|cc ce e|erc|c|c'
3. cS|cues uaa c|eta ce cca|cas aas c aeacs ecu|||craca (cca vercura v lrutas |ac|u|cas)'
4. cJ|eaes ua |ucar l|c para estuc|ar'
5. c|sta a|e|acc ce ru|ccs, te|ev|s|ca v ccaversac|caes'
6. cJe resu|ta uaa tcaa ce traca|c ccacca'
I. c|stuc|as tcccs |cs c|as a |a a|saa |cra auacue ac teacas exaaeaes'
8. c||aa|lcas e| t|eapc ce estuc|c c|ar|c'
9. ckea||tas pecueács cescaascs'
I0. cVarcas |as lec|as ce |cs exaaeaes v |a eatreca ce traca|cs ea ua ca|eacar|c'
II. cUt|||tas uaa aceaca'
I2. cSue|es acacar e| traca|c cue te prcpcaes caca c|a'
ÓY^W:()
leer eI tema una y otra vez hasta que se quede hjado en Ia memoria, coeiar
Ia Iección en una Iihreta, eunto eor eunto, con Ia eseeranza de que así se
aerenderá, IeerIo todo en voz aIta, mientras se easea eor Ia hahitación, y de easo
se trastornan Ios nervios de Ios vecinos de ahajo... las estrateuias eara estudiar
son muchas y muy variadas, eero eor sueuesto no todas son efectivas.
En realIdad, las llamadas téc-
nIcas de trabajo Intelectual,
más conocIdas como técnIcas
de estudIo, son unas potentes
herramIentas que permIten
aprender lo máxImo posIble
en el tIempo mínImo IndIs-
pensable para lograrlo. Esta
Idea no se la acaban de creer
los que todavía no las han
probado: más bIen pIensan
que el hecho de subravar, es-
quematIzar o resumIr complIca
las cosas v alarga el proceso.
En la práctIca, son muchos
los estudIantes de prImarIa
v ESO, por no hablar de los
de bachIllerato o Incluso de la
ÓY^W:(*
!eca|cas ae es|ca|c ,z)
E| mctodo. mínimo csfucrzo,
maximo rcsu|tado
unIversIdad, que no domInan
un método ehcaz a la hora de
enfrentarse a las tareas acadé-
mIcas. Ojalá sea este el curso
en el que estos csccpticcs se
anImen a descubrIrlas. Los
que estén dIspuestos pueden
probar con este sencIllo mé-
todo de cInco pasos, en el que
Iremos profundIzando a lo
largo de las próxImas
semanas.
No borres lo que ya
sabes
Los repasos son fundamenta-
les para pasar los nuevos datos
desde la memorIa a corto plazo
hasta la memorIa a largo plazo,
donde quedarán hjados por un
tIempo. SIn embargo, hav una
sItuacIón en la que no debes
repasar: justo las horas antes
del examen. Al margen de que
los nervIos v la ansIedad dIh-
cultan la retencIón, los nuevos
conceptos repasados pueden
InterferIr con los va memorI-
zados, dando lugar al pelIgroso
v temIdo cfcctc bcrruJc.
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-!
5| hov estas dec|d|do a probar un nuevo método de estud|o, ponte en marcha. |stas va sentado en tu
mesa de traba|o, con todo e| |nstrumenta| de|ante v e| ||bro ab|erto por |a |ecc|ón numero uno. iPor
dónde empetar1 Pues por e| pr|nc|p|o, c|aro:
1
lectura ráeida deI tema. |ste pr|mer paso te serv|ra para saber de oué va |a mater|a de estud|o
v para ca|cu|ar e| t|empo v e| esfuerto oue neces|taras |nvert|r (seoun su extens|ón, d|hcu|tad de|
vocabu|ar|o o fam|||ar|dad de |os conten|dos). ]odav|a no te |ances a subravar, va oue te arr|esoas a
hacer|o ma| v a retrasar, por tanto, todo e| proceso. ]u só|o «écha|e un o|o» v ouédate con |as |deas
oenera|es.
2
lectura comerensiva y suhrayado. Una vet oue va has captado |as |deas oenera|es de |a |ecc|ón, es
e| momento de hacer una |ectura mas profunda oue te perm|ta (ahora s|) |r subravando |os concep-
tos fundamenta|es. |ste subravado debe |nc|u|r:
·
|os t|tu|os, ep|orafes v apartados oenera|es.
·
|as |deas pr|nc|pa|es v |as secundar|as (puedes ut|||tar e| co|or ro|o para |as pr|meras v e| atu| para
|as seoundas, por e|emp|o).
·
|os deta||es |mportantes.
·
|os nombres, |os datos v |as fechas re|evantes.
Un buen subravado te t|ene oue perm|t|r, so|o con su |ectura, captar e| s|on|hcado de todo e| texto.
3
£Iahoración deI esquema deI tema. 5| has hecho b|en e| paso anter|or, este te sa|dra so|o, va oue
e| esouema es |a ap||cac|ón orahca de |o subravado. 5e trata de oue resumas, de forma estructurada
v |óo|ca, |as |deas pr|nc|pa|es v secundar|as oue va t|enes destacadas. |ste «esoue|eto» te ahorrara
mucho t|empo v esfuerto a |a hora de as|m||ar |os ted|osos ||bros de texto. Pero debes aseourarte de
oue cump|a estas cond|c|ones:
·
5er breve v fac|||tar |a comprens|ón.
·
Ut|||tar |enoua|e te|eorahco.
·
5eou|r un orden |óo|co en |a presentac|ón de |as |deas.
·
|ac|||tar una v|s|ón rap|da, o|oba| v |erarou|tada de| tema.
4
Memorización. A estas a|turas va conoces b|en |a estructura de| tema, pero te fa|ta retener |as |deas
pr|nc|pa|es v secundar|as en |a memor|a. 0on e| esouema de|ante, esta tarea es mucho mas senc|||a.
0ebes |eer|o tres o cuatro veces, |ntentando conectar|o con |o oue va sabes, recurr|endo a técn|cas
de asoc|ac|ón o a |maoenes menta|es. ]amb|én puedes recurr|r a |as reo|as mnemotécn|cas, en |as
oue profund|taremos |as próx|mas semanas.
5
keeaso. |s e| oran secreto para |uchar contra e| o|v|do. 0e hecho, s| no ||eoas a este u|t|mo punto no
te serv|ran para nada |os pasos anter|ores: |bb|nohauss va demostró oue |a mavor parte de |o oue se
aprende se o|v|da en |as pr|meras 24 horas. Y a |o |aroo de |os s|ete d|as s|ou|entes se s|oue o|v|dando
mucho. As| oue cuenta con oue, s| no repasas, no te vas a acordar de nada.
|sa es |a ratón por |a oue e| paso anter|or v este deben |r |untos: después de repasar, recuerda |o oue
has memor|tado para constatar |o oue sabes v |o oue no. || numero de repasos va a depender de |a
prox|m|dad o |e|an|a de| examen.
5| has rea||tado b|en |os c|nco pasos, a estas a|turas va te debes de saber |a |ecc|ón, as| oue va
puedes ded|carte a otra cosa. Naõana, cuando te preounten, sabras contestar con seour|dad: e|
esouema va esta orabado en tu cabeta.
;BCxJE:E;IJH;BB7
EN ßkEVE
4l00k4S Fk£0400I0k£S
Aunque havas estado toda la
tarde estudIando en tu habIta-
cIón, al día sIguIente no te vas
a acordar de nada sI:
`memorIzas sIn comprender
`te falta atencIón v concen-
tracIón
`no sIgues un método de
estudIo
`te has olvIdado de repasar
`no has conectado esa nueva
InformacIón con lo que va
sabías
`tIenes la televIsIón a todo
volumen
`hablas cada dos por tres por
el teléfono móvIl
`estás excesIvamente ner-
vIoso.
ÓY^W:(*
!eca|cas ae es|ca|c ,?)
E| subravado. a |a caza dc |as idcas
¥ tú... Isahes suhrayar? Fues cIaro, si es muy fáciI. £s Ia técnica más famosa entre Ios estudiantes, así que
todos creen conocerIa y aeIicarIa correctamente. Fero muchos están equivocados. Suhrayar es aIuo más
que trazar una serie de rayas de coIores chiIIones en Ios Iihros de texto: es una técnica activa de estudio
que sirve eara oruanizar Ia información de una manera eersonaIizada. For eso no tiene mucho sentido
estudiar eI texto suhrayado eor otra eersona ni tameoco hacer rayas a Io Ioco eara que earezca que Ia
Iección está trahajada.
En teoría el proceso es sen-
cIllo: se trata de localIzar
las Ideas prIncIpales v las
secundarIas v resaltarlas con
dIferentes colores o dIstIntos
códIgos. Hasta ahí, bIen. Pero
además, para que la técnIca
sea efectIva, hav que seguIr
unas pautas:
`No hav que subravar nunca
en la prImera lectura, va que se
corre el rIesgo de hacerlo mal.
`Tampoco es convenIente des-
tacar nada que no se entIenda:
se debe tener un dIccIonarIo a
mano v consultarlo cuando sea
necesarIo.
`El texto subravado debe
tener sentIdo por sí mIsmo,
aunque no resulte gramatI-
calmente correcto.
`Hav que utIlIzar los colo-
res con algo de rIgor: sI son
demasIados, el resultado es
penoso.
`Lna cosa es subravar v otra
muv dIstInta tachar: las ravas
bajo el texto o sobre él no
pueden dIhcultar la lectura,
sIno todo lo contrarIo. Para
los que tIenen mal pulso, la
regla es una opcIón.
Y por otro lado, ccómo apren-
der a dIstInguIr lo Importante
de lo secundarIo? Al prIncIpIo
no es fácIl, pero con algo de
práctIca resulta más sencIllo.
Veamos las dIferencIas.
A. La idea principal
`Expresa la ahrmacIón más
general: es decIr, la que da
sentIdo al resto de las Ideas
del párrafo.
`Recoge lo más Importante e
ImprescIndIble: sI se suprIme
esta Idea, el párrafo queda sIn
sentIdo.
`Además, el párrafo que recoge
la Idea prIncIpal del apartado es
el que mejor responde al título
o enuncIado.
`A veces, determInadas expre-
sIones nos dan la pIsta para cap-
tar la Idea prIncIpal. Por ejem-
plo: «En resumen...», «Hav que
destacar...», «Lo prIncIpal...» o
«En dehnItIva...».
ß. La idea secundaria
`ExplIca v desarrolla el conte-
nIdo de la Idea prIncIpal
`Ofrece datos acceso-
rIos, detalles, ejemplos,
matIces v puntualI-
zacIones que complementan
la Idea prIncIpal: pero esta
InformacIón a mavores, sI de-
saparece, no afecta al sentIdo
del párrafo.
`Por sí mIsma, la Idea se-
cundarIa tIene poco sentIdo:
depende de la prIncIpal:
En este proceso de clasIhca-
cIón de la InformacIón hav
que poner especIal cuIdado
va que del subravado de-
penderán los
sIguIentes
pasos del método de estudIo:
esquema, memorIzacIón v re-
paso. SI se mete la pata ahora,
será dIfícIl sacarla...
ÓY^W:(+
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-!
Atrévete a subravar e| s|ou|ente texto ut|||tando dos co|ores: uno, para |as |deas pr|nc|pa|es v otro para
|as secundar|as. ]amb|én puedes ut|||tar s|onos orahcos para resa|tar |os datos mas |mportantes.
·
£I suhrayado IineaI cons|ste en tratar ||neas por deba|o de |as pa|abras, o b|en por enc|ma de e||as
en caso de oue se rea||ce con rotu|ador ßuorescente, con e| ob|et|vo de destacar |as |deas pr|nc|pa-
|es v |as |deas secundar|as. Para esta tarea, es recomendab|e ut|||tar so|o dos co|ores, uno por cada
t|po de |dea, va oue un exceso de co|or|do so|o s|rve para descentrar |a atenc|ón de| estud|ante. 5|
se opta por ut|||tar un so|o co|or se puede ut|||tar e| subravado dob|e para |as |deas pr|nc|pa|es v e|
senc|||o para |as secundar|as. Para |os e|emp|os v anécdotas se puede recurr|r a |a ||nea d|scont|nua.
·
£I suhrayado estructuraI cons|ste en destacar |a estructura u oroan|tac|ón |nterna oue posee e|
texto a través de anotac|ones en su maroen |tou|erdo. 5ue|en cons|st|r en numeros (I.I, I.2, I.3...),
|etras (A, 8, 0...), ßechas o breves anotac|ones. |s espec|a|mente ut|| para |a poster|or e|aborac|ón de|
esouema v se puede comp|ementar con e| subravado ||nea|.
·
£I suhrayado de reaIce: ademas de| subravado c|as|co, ut|||ta |os s|onos orahcos para destacar |os
datos re|evantes. Por e|emp|o, una ||nea vert|ca| en e| maroen |tou|erdo |nd|ca oue todo e| parrafo
es |mportante, comb|nado con una |nterrooac|ón s|on|hca oue no se ent|ende, v con una eou|s ma-
vuscu|a, oue no |nteresa o oue |os datos estan eou|vocados. |os aster|scos, |as exc|amac|ones o |as
ßechas pueden formar parte de este cód|oo para e| estud|o, oue en todo caso cada estud|ante debe
persona||tar.
KDI;D9?BBE;@;H9?9?E
EN ßkEVE
0I£I k4I0k£S 0£ F£S0
Aquí tIenes algunos motIvos
para convencer a los escép-
tIcos de la ImportancIa de
subravar:
I. MotIva para estudIar
2. Centra la atencIón
3. OptImIza el estudIo
4. Aumenta la comprensIón
lectora
5. Avuda a dIscrImInar las Ideas
más Importantes
6. EjercIta la capacIdad de aná-
lIsIs v de síntesIs
I. Favorece la retencIón de In-
formacIón
8. EconomIza el tIempo de es-
tudIo
9. SImplIhca la realIzacIón de
esquemas v resúmenes
I0. FacIlIta los repasos
00MFk£k0£ l0 00£ l££S
El acto de subravar es sImultá-
neo al de realIzar una lectura
comprensIva, que es la que se
hja no en las palabras, sIno en
las frases v en su sIgnIhcado. El
problema es que comprender
lo que se lee no sIempre es
posIble, v esta sItuacIón entre
los estudIantes de la educacIón
oblIgatorIa se suele deber a tres
factores: escasez de vocabu-
larIo, falta de concentracIón
v lectura pasIva íen la que nI
se subrava nI se consultan las
palabras desconocIdas).
ÓY^W:(+
«k04M0S kl 84k 0 SFk£ 8ß, ¥4MS 10S 18 kI0ßI.8S0S :)» ISahes enviar un mensaje SMS a través de tu
teIéfono móviI? £nhorahuena, ya sahes Io que es sintetizar. 4hora soIo te hace faIta traducir a este Ienuuaje
Ias ideas que ya has suhrayado en eI texto que tienes que saherte eara mañana. Si consiuues hacerIo de
forma estructurada y oruanizada, ya hahrás aerendido a esquematizar.
SIgue estas orIentacIones:
`EmpIeza por poner el título
en la parte superIor de la hoja,
mejor en mavúsculas v bIen
destacado.
`Recuerda que la estructura
esencIal del esquema debe In-
cluIr apartados para las Ideas
prIncIpales, Ideas secundarIas,
detalles v matIces.
`El llamado sangrado del
texto ío margen que dejes
para cada frase) IndIca la Im-
portancIa de la Idea expuesta:
cuanto más a la IzquIerda esté,
más relevante será: v menos
Importante cuanto más se
desplace el sangrado hacIa la
derecha.
`Ten presente que se trata de
quedarse con lo esencIal del
tema: escrIbe el menor número
posIble de palabras.
`Las frases deben ser cortas
v concIsas. La redaccIón
debe quedar casI como
un telegrama.
`No obstante, v a pesar
de la brevedad del esque-
ma, este tIene que IncluIr
todas las palabras clave v
conceptos Importantes que
prevIamente has subravado
en el texto orIgInal.
ÓY^W:(,
!eca|cas ae es|ca|c ,|)
Ios csqucmas. pa|abras, |as [ustas
`Haz un esfuerzo para que la
presentacIón sea clara v lIm-
pIa. Es preferIble que se vea
bastante espacIo en blanco,
sIn escrIbIr, que aprovecharlo
al máxImo v dar sensacIón de
desorden.
`Lna vez acabado, comprue-
ba que has recogIdo todas las
Ideas prIncIpales v que estas
están bIen organIzadas por
orden de ImportancIa o de
relacIón.
`Es recomendable
que las hojas con los
esquemas los pue-
das archIvar con
anIllas o fundas
transparentes.
SI esto no es
posIble, al menos
asegúrate de que
cada hoja esté per-
fectamente numerada.
SI has llegado hasta aquí, va tIe-
nes hecho lo más dIfícIl. Ahora
solo te queda memorIzar v re-
pasar, pero de eso hablaremos
la semana que vIene...
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-!
Atrévete a s|ntet|tar e| s|ou|ente texto ut|||tando técn|cas d|st|ntas: esouema de ||aves, esouema numé-
r|co, esouema de |etras v esouema m|xto. kecuerda oue para s|mp||hcar esta tarea debes subravar antes
|as |deas fundamenta|es.
·
£I esquema de IIaves es e| mas conoc|do v uno de |os mas usados entre |os estud|antes. || t|tu|o
se s|tua en |a tona centra| |tou|erda de |a ho|a, v a part|r de é| se deso|osan |as |deas pr|nc|pa|es v
secundar|as estructuradas con ||aves (( ). |ste t|po de esouema t|ene |a venta|a de oue es e| mas ora-
hco de todos v con e| oue me|or func|ona |a memor|a v|sua|. 5u pr|nc|pa| desventa|a es oue e| texto,
s| hav muchas subd|v|s|ones, se concentra en |a parte de |a derecha, dando |a sensac|ón de ouedar
compr|m|do.
·
£I esquema numérico cons|ste en |a ordenac|ón de |as |deas de| tema med|ante numeros. Para |a
pr|mera d|v|s|ón, |a de |as |deas pr|nc|pa|es, se ut|||ta |a c|as|hcac|ón senc|||a (I, 2, 3...). Para |as |deas
secundar|as, |os numeros se separan con un punto (I.I, I.2, I.3...). Para |os deta||es, se ut|||ta I.I.I,
I.I.2, I.I.3... 5| es necesar|o seou|r hac|endo mas subd|v|s|ones, es me|or renunc|ar a mas numera-
c|ones, va oue e| proced|m|ento puede resu|tar muv enoorroso. Presenta |a venta|a de oue es muv
prec|so en |as d|v|s|ones v subd|v|s|ones, pero t|ene e| |nconven|ente de ser muv monótono v hav oue
h|arse mucho para no eou|vocarse. |s ut|| para traba|os c|ent|hcos o |nd|ces de ||bros, pero no es e|
mas recomendab|e para e| repaso v |a memor|tac|ón.
·
£I esquema de Ietras es s|m||ar a| numér|co, v ut|||ta |as |etras mavuscu|as v m|nuscu|as para oroa-
n|tar |as |deas pr|nc|pa|es (A, 8, 0...), secundar|as (a, b, c...), deta||es ((a), (b), (c)...) v mat|ces (/a/,
/b/, /c/..). |sta c|as|hcac|ón no es tan enoorrosa como |a numér|ca, pero tamb|én ex|oe atenc|ón
para va|orar |a estructura de |as |deas.
·
£I esquema mixto, por u|t|mo, se caracter|ta poroue metc|a |os numeros romanos (|, ||, |||...), |os
arab|cos (I, 2, 3...), |as |etras mavuscu|as (A, 8, 0...) v |as m|nuscu|as (a, b, c...) para |as d|st|ntas
subd|v|s|ones seoun su orden de |mportanc|a. ]amb|én esta |a moda||dad s|mp||hcada, oue ut|||ta
ou|ones v aster|scos para |erarou|tar |os conceptos. |ste t|po de esouema reune |as venta|as de |os
anter|ores v, ademas de ser menos monótono, ev|ta |a mavor|a de sus defectos.
;IGK;C7IF7H7>79;HKD7IßDJ;I?I
EN ßkEVE
Fk£0ISI0k ¥ 8k£¥£040
Estas son algunas de las ven-
tajas que supone recurrIr a la
elaboracIón de esquemas a la
hora de ponerse a estudIar:
I. Es una técnIca actIva que, al
mantener ocupado al alumno,
aumenta su Interés v concen-
tracIón.
2. Estructuctura de forma lógI-
ca las Ideas del tema, por lo que
facIlIta la comprensIón: lo que
no se entIende, no se queda en
la memorIza.
3. ImplIca poner en marcha la
memorIa vIsual, v por tanto
facIlIta el aprendIzaje: es más
fácIl recordar un esquema que
todo un tema.
4. PermIte captar de un solo
golpe de vIsta el esqueleto de la
InformacIón, lo que supone un
Importante ahorro de tIempo
a la hora de memorIzar.
5. ExIge poner en práctIca las
valIosas capacIdades de analI-
zar v sIntetIzar.
6. FacIlIta el aprendIzaje, va
que el hecho de trabajar la
InformacIón v organIzar las
Ideas favorece la retencIón de
los datos cusi sin csfucrzc.
I. MotIva al alumno: no es lo
mIsmo memorIzar una leccIón
de dIez págInas que una hoja
de esquema.
8. Ahorra tIempo en el repaso:
en vez de leer de nuevo todo
el tema, se va dIrectamente ul
grunc.
ÓY^W:(,
£s como un múscuIo. Si no se usa, se atroha, si se ejercita, se desarroIIa. ßahIamos de Ia memoria, que es Ia
caeacidad de aImacenar conceetos, sentimientos y eensamientos. Sin eIIa, no se eroduce eI aerendizaje. ¥
junto a Ia fase de reeaso, conforma eI úItimo tramo deI método de estudio.
La memorIa no tIene buena
fama. La culpable de esta In-
justIhcada mala reputacIón es
la llamada memorIa mecánIca,
que es la que consIste en la re-
petIcIón lIteral de la materIa de
estudIo, v que nos recuerda a
nuestros abuelos aprendIéndo-
se la lIsta de los reves godos.
«cHav que sabérselo todo
de memorIa?», preguntan
alarmados los alumnos ante
cualquIer lIstado de más de
cInco nombres. Pero esta es
la únIca manera de aprenderse
los meses del ano, las provIn-
cIas espanolas o el número de
teléfono de casa, por poner
solo unos ejemplos.
Hav un segundo tIpo de
memorIa, que es la llamada
sIgnIhcatIva, v que se rehere a
la asImIlacIón de contenIdos a
través de la relacIón con los co-
nocImIentos prevIos: para ello
es ImprescIndIble comprender
lo que se va a estudIar.
CualquIera de las dos son nece-
sarIas, v no se puede desprecIar
nInguna de ellas: cuando se em-
pIeza a estudIar una asIgnatura
hav que recurrIr a la memorIa
mecánIca para asImIlar térmI-
nos v conceptos desconocIdos.
A medIda que se va profundI-
zando en la materIa, los contenI-
dos resultan más famIlIares v se
ajustan a los esquemas mentales
prevIos: la memorIzacIón va es
sIgnIhcatIva v por tanto resulta
más fácIl retener la nueva In-
formacIón.
A memorIzar tambIén se
aprende, v por eso es Intere-
sante conocer los factores de
los que depende:
`0ondiciones eersonaIes. A una
persona cansada o descentrada
le va a costar memorIzar mu-
cho más que a otra relajada v
dIspuesta a aprender. Los fac-
tores físIcos como el descanso,
la alImentacIón equIlIbrada o
un ambIente tranquIlo tambIén
Inßuven en la capacIdad de
memorIzar.
`kiveI de motivación. No
es suhcIente con sentarse
con desgana en la sIlla v
mIrar con desconhanza v
pocos ánImos al lIbro de
texto. A mavor motIva-
cIón, mavor retencIón.
Las ganas por aprender
tIenen que ser reales, v
no solo de boquIlla...
`kiveI de oruanización deI
materiaI. Cuanto mejor
organIzado está el mate-
rIal de estudIo más fácIl
resulta estudIar. Lo que
resulta famIlIar, lleno de
sentIdo v estructurado se re-
cuerda con más facIlIdad que
lo desconocIdo, sIn sentIdo o
desorganIzado.
`0ominio de Ias reuIas mnemo-
técnicas. Son recursos que
avudan a recordar a través
de la asocIacIón de Imágenes,
sílabas, letras, números o pala-
bras. ExIge cIerta dosIs de Ima-
gInacIón v mucha práctIca. Al
prIncIpIo, cuando se aprende
este tIpo de técnIcas, es fácIl
dudar de su utIlIdad va que se
puede tardar más en adquIrIr-
las que en memorIzar los datos.
Pero, una vez que se domInan,
resultan muv práctIcas.
`0ruanización de Ios reeasos. Los
repasos son fundamentales. La
llamada curva del olvIdo au-
menta en progresIón geomé-
trIca: al día sIguIente de haber
estudIado, sI no hav repaso,
se pIerde la cuarta parte de
lo aprendIdo. Lna buena Idea
para hacer esta últIma fase es
comprobar sI se recuerda el
esquema que se ha estudIado
e InsIstIr en los puntos que se
han olvIdado. Otra posIbIlIdad
es repetIr mentalmente todo el
tema asegurándose de que no
se queda nada en el tIntero.
SI se pasa por alto esta últIma
fase del método de estudIo
la nueva InformacIón no
queda grabada en el dIsco
duro, v todo el esfuerzo cae
en saco roto... Así que va
sabes, son cInco
pasos, nI uno
menos: leer,
subravar, es-
quematIzar,
memorIzar
v repasar.
iVenga, que no
es tan dIfícIl!
ÓY^W:(-
!eca|cas ae es|ca|c ,¯)
Mcmorización v rcpaso.
erabatc|o cn c| disco duro
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-!
kesponde con s|ncer|dad a |as s|ou|entes preountas:
EN ßkEVE
IF0k 00£ 0l¥I04M0S l0
4Fk£k0I00?
Algunas de las causas por las
que se nos olvIda lo que cree-
mos aprendIdo son estas:
`MemorIzar sIn comprender
`Falta de atencIón v concen-
tracIón
`Falta de repasos
`No conectar lo aprendIdo
con lo que va se sabe
`No utIlIzar lo aprendIdo
`Poco Interés en estudIar
`Exceso de nervIosIsmo
IF0k l4 M4k4k4 0 F0k l4
k00ߣ?
En general, se estudIa mejor
por las mananas que por las
noches. Las InvestIgacIones
sobre el tema revelan que
desde el medIodía hasta las
4 de la tarde el rendImIento
Intelectual da un bajón. Por
la tarde se mantIene más o
menos estable v, va hacIa la
noche, vuelve a hacerse dIfí-
cIl mantener el Interés por la
materIa de estudIo. Aunque
esta es la norma general, no
todo el mundo responde a este
patrón: hav quIen rInde a tope
con el sIlencIo v la tranquIlIdad
nocturna...
Intereretación de Ios resuItados: cuantas mas respuestas ahrmat|vas havas contestado, me|or sera
tu capac|dad de memor|tac|ón. 5| por e| contrar|o has dado muchas respuestas neoat|vas, s|on|hca oue
|o oue fa||a no es tu memor|a, s|no tu estrateo|a. Ne|orar tu hab|||dad para retener so|o es cuest|ón de
pract|ca.
ELE:8 J@<DGI< 8M<:<J
I. c|caes «caaas ce vercac» ea apreacer v aeacr|tar cuaacc estuc|as'
2. cJ|eaes ua |ucar ce estuc|c l|c, crceaacc v a|s|acc ce ru|ccs'
3. cJ|eaes |cs apuates c|ea crcaa|taccs'
4. c|at|eaces |c cue |ees'
5. Aates ce pcaerte a aeacr|tar, csucravas v escueaat|tas |a |ecc|ca'
6. c|at|eaces c|ea |c cue t|eaes cue aeacr|tar'
I. clateatas cue |as |ceas pr|ac|pa|es se l|ea c|ea ea tu aeate'
8. cUt|||tas rec|as aaeacteca|cas c truccs para lac|||tar e| recuercc'
9. cJe acuercas ce repasar'
I0. cDueraes v cescaasas |c sulc|eate'
µ9ãCE7D:7I:;C;CEH?75
ÓY^W:(-
!(a|a|cs escc|a(es ,I)
·Ouc hav quc haccr v para cuando?
los trahajos son aI curso escoIar como eI «seam» aI correo eIectrónico: inevitahIes. los erofesores emeiezan
a eedirIos en erimaria... y así continúan hasta Ia tesis doctoraI. For eso existen eáuinas weh, como £I
kincón deI ¥auo, en Ias que Ios estudiantes cueIuan y se descaruan monourafías, ensayos y síntesis de casi
cuaIquier tema y niveI educativo: «la huura de leonardo da ¥inci», «la uametouénesis», «£I lazariIIo de
1ormes» o «4eortaciones de 0auss aI cáIcuIo inteuraI» son sóIo aIuunos ejemeIos de Ios miIes de trahajos
que se eueden conseuuir con un simeIe cIic.
Pero el plagIo no resulta tan
sencIllo. En prImer lugar por-
que los profesores, buenos
conocedores del fenómeno,
se encargan de pedIr a sus
alumnos trabajos especíhcos
que no resultan fácIles de en-
contrar nI sIquIera en la Red.
Y en segundo lugar, iporque
tambIén para los profesores
exIste Google! Basta con
teclear una frase sospechosa
supuestamente escrIta por el
autor de 2.º de ESO para llegar
a la fuente orIgInal.
En dehnItIva: aprender a hacer
buenos trabajos de clase es una
InversIón rentable de cara al
futuro.
Empecemos, pues, por el
prIncIpIo. Antes de nada, hav
que enterarse bIen de qué es
exactamente lo que quIere el
profesor. SI se dejan estas du-
das para la tarde del domIngo,
justo el día antes de la fecha
tope de entrega... puede resul-
tar un poco angustIoso.
Estas son algunas de las pre-
guntas ív respuestas) que hav
que conocer antes de ponerse
manos a la obra:
4. 1ieo de trahajo: cqué es lo
que me están pIdIendo?, cun
resumen, una monografía, una
reßexIón, una InvestIgacIón,
una monografía, una resena
o un ensavo?
8. 1ema concreto: ces oblIgato-
rIo o de lIbre eleccIón?, ces
una cuestIón amplIa, sujeta a
dIstIntos enfoques, o está bIen
dehnIda?
0. 0ondiciones: cque extensIón
debe tener?, chav que presen-
tarlo a mano o a ordenador?,
cesquemátIco o redactado de
forma más extensa?, ces un
trabajo IndIvIdual o se
puede hacer en grupo?
0. FIazo de eresentación:
ccuándo acaba el
plazo de entrega?,
cdónde hav que
presentarlo?
ÓY^W:(.
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-!
1
iAun no has dec|d|do s| merece |a pena |nvert|r t|empo v esfuerto en ese traba|o de
c|ase1 P|ensa oue este t|po de notas cuentan mucho mas de |o oue parece, sobre todo s|
eres de |o oue s|empre andan a| ||m|te entre e| cuatro v e| c|nco...
2
|xpr|me a tu profesor: saca|e |nformac|ón acerca de| traba|o oue os acaba de encaroar
hasta oue estés seouro de oue sabes |o oue ou|ere. ]e ahorrara muchos esfuertos |nut|-
|es.
3
0ehne con prec|s|ón e| tema, |a extens|ón, |os p|atos v |as cond|c|ones de entreoa. No
pases por a|to n| |e ou|tes |mportanc|a a n|nouna de |as |nstrucc|ones oue os dé e| profe-
sor o te arr|esoas a oue te anu|e todo e| traba|o (por e|emp|o, s| e| p|ato acaba e| martes,
esta c|aro oue no se puede entreoar e| m|érco|es ino1).
4
8usca una buena b|b||ooraf|a: no es necesar|o oue te |eas toda una b|b||oteca para hacer
tu traba|o, pero tampoco puedes ||m|tarte a cop|ar ta| cua| |o oue d|ce |a enc|c|oped|a.
8usca en aoue||as pub||cac|ones menos consu|tadas por tus compaõeros: v|e|os ||bros de
texto, ||bros temat|cos, rev|stas...
5
Acude a |nternet pero no te ouedes so|o con |o oue d|ce 0ooo|e de| tema. Ut|||ta otros
recursos de |a ked: buscadores temat|cos, bases de datos, orupos de d|scus|ón...
S
|éete |a documentac|ón oue has se|ecc|onado. 5ubrava o toma notas de |o oue te |ntere-
se.
7
5é cr|t|co: preountate s|empre oué hav detras de |o oue te cuentan, oué |nterés mueve a|
autor para dec|r |o oue d|ce.
S
||abora hchas b|b||oorahcas v temat|cas: son un buen |nstrumento para recordar |o oue
|ees v redactar después un buen traba|o.
9
|ormu|a una tes|s o toma de pos|c|ón a modo de h||o conductor de tu traba|o.
10
Y, por u|t|mo, concreta |a estructura de| traba|o con un |nd|ce prov|s|ona|. 5| has ||eoado
hasta aou|, va has pasado |o mas d|f|c||. |Ahora so|o te oueda redactar| 0e e||o hab|are-
mos en |a s|ou|ente hcha.
× F4k4 S48£k M4S
«!(a|a|cs ae sc|(esa||ea|e ca(a ac|ea||ccs .aacs». |a||c(|a| |scasa
ÓY^W:(.
EN ßkEVE
10M4 0£ 0£0ISI0k£S
BIen, ahora que están resueltas las
cuestIones básIcas, hav que tomar
algunas decIsIones:
I. 0ehnir con erecisión eI tema sohre eI
que se va a trahajar íen el caso de que
no lo hava hecho va el profesor).
`SI se escoge un tema demasIado
amplIo se corre el rIesgo de soltar
unas cuantas generalIdades obvIas v
quedarse en la superhcIe. Por ejem-
plo, para un trabajo de lIteratura
no es una buena eleccIón hablar
de cscritcrcs cspuñclcs porque la
cantIdad de InformacIón es tan
abrumadora que resultaría muv
dIfícIl sIntetIzarla.
`Pero sI el tema es demasIado
concreto pasa lo contrarIo: resulta
dIfícIl encontrar InformacIón. Por
ejemplo, sI un alumno de ESO se
centra en cl pcrícJc iluminutivc Jc
lu cxpcricnciu místicu Jc sun ]uun Jc
lu Cruz puede que le resulte dIfícIl
escrIbIr más de dos folIos.
`En resumen, hav que quedarse
en un punto medIo. SIguIendo con
el ejemplo, cl misticismc cspuñcl.
sun ]uun Jc lu Cruz y Suntu Tcrc-
su Jc ]csús podría ser una buena
eleccIón.
2. 0aIcuIar Ia extensión deI trahajo.
No hav que dejar este tema al azar
porque se puede acabar con un
tocho excesIvo de folIos. Además,
así se ajusta la labor de recogIda
de InformacIón v no se pIerde el
tIempo acumulando materIal que
luego no se va a utIlIzar.
3. SeIeccionar Ias fuentes a Ias que se
va a recurrir: lIbros de texto antIguos,
perIódIcos, revIstas, Internet...
4. ßacer un índice erovisionaI con lo
que se quIere IncluIr en el trabajo,
las partes, el orden, las IlustracIo-
nes...
:?;P9EDI;@EIF7H7;CF;P7H
!(a|a|cs escc|a(es ,z)
lManos a |a obra!
Su entreua no uarantiza eI aerohado, eero si no se eresenta, eI suseenso está... casi aseuurado. Son Ios
trahajos de cIase, esos encaruos que Ios erofesores hacen a sus aIumnos de vez en cuando como condición
indiseensahIe eara sueerar Ia asiunatura. 4Iuunos estudiantes, auohiados eor Ia faIta de tiemeo y de
eIanihcación, deciden recurrir a Ia vía más ráeida (y eeIiurosa): cortan y eeuan Io erimero que encuentran
en Internet, incIuso a veces ni se moIestan en horrar Ia dirección weh que aearece en Ias eáuinas imeresas.
I0ué sucede cuando, en medio de tanta mediocridad, aearece un trahajo hien eresentado, ameno,
interesante y oriuinaI? Fues que destaca deI resto y eI autor tiene aseuurada una huena nota.
SI estás dIspuesto a mejorar
tu técnIca, ten en cuenta
estas propuestas. Antes que
nada, debes elaborar un buen
borrador. Para ello:
I. Guíate por el índIce que pre-
vIamente te has marcado. Te
servIrá para mantener el orden
v no perder la perspectIva.
2. ComIenza fuerte v termIna
más fuerte todavía. Es decIr,
cuIda mucho el prImer
párrafo v el últImo del
trabajo. Es un vIejo truco que
sIempre funcIona. SI no te lo
crees, pIensa en las serIes de
televIsIón, que suelen empezar
con una sItuacIón de tensIón
que a lo largo del capítulo se
va relajando hasta que quedan
apenas unos segundos para
acabar. Entonces, la trama se
vuelve a poner Interesante... v
nos quedamos con las ganas de
saber más. Pues de eso mIsmo
se trata a la hora de presentar
un buen trabajo escolar.
3. Expón tus Ideas de una en
una, de forma ordenada v
jerarquIzada. Algunos trucos
para que lo logres:
`EmpIeza por las Ideas prIn-
cIpales v vete desarrollando a
contInuacIón las secundarIas.
`Mete una sola Idea en cada
párrafo, así será más fácIl sc-
guir cl lilc.
`Ln párrafo suele tener entre
dos v cuatro oracIones. Procu-
ra que su extensIón sea aproxI-
madamente la mIsma porque
sI haces uno de catorce frases
v otro de dos confundIrás al
lector.
4. No resumas durante el de-
sarrollo. Eso lo puedes dejar
para las conclusIones. Ahora
es el momento de profundIzar,
comparar v exponer, no de sIn-
tetIzar.
ÓY^W:(/
5. Dedícale mucho tIempo a la
conclusIón. Es, probablemen-
te, la parte más Importante del
trabajo v en la que más se va a
hjar tu profesor.
6. RevIsa el borrador. Intenta
hacerlo tras un día o dos de
descanso: las Ideas estarán
más asentadas v te resultará
más fácIl detectar a prImera
vIsta los errores de redaccIón,
lo que hav que desarrollar más,
lo que no se entIende bIen...
Lna buena forma de saber sI
funcIona es leerlo en voz alta
v observar sI tIene rItmo o por
el contrarIo va a trompIcones.
Anota las frases, palabras o pá-
rrafos que te chIrríen v modIh-
ca lo que sea necesarIo. Y, por
supuesto, ino te olvIdes del
corrector ortográhco!
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-!
Nuchas veces |a presentac|ón |mporta tanto como e| conten|do.
1
|||oe una portada ||amat|va, or|o|na| v a| m|smo t|empo forma|. 5| cons|oues entrar con buen p|e, va
t|enes mucho oanado.
2
A ordenador o a mano, escr|be por una so|a car|||a. No trates de econom|tar de esa manera, aunoue
|o oue s| puedes hacer es ut|||tar pape| rec|c|ado.
3
|nc|uve fotooraf|as, d|bu|os, orahcas e ||ustrac|ones. bov en d|a, con |as ap||cac|ones |nformat|cas v
|os recursos de |nternet es muv fac|| |uc|rse en este apartado. Y cuanto mas v|sua| sea e| traba|o, mas
atract|va resu|tara su |ectura.
4
Ut|||ta un t|po de |etra senc|||o, como Ar|a| o ]|mes. |os hav muv or|o|na|es pero su |ectura no
s|empre es fac||. |s recomendab|e ut|||tar s|empre |a m|sma |etra v no excederse con |os co|or|nes.
|| tamaõo puede ser de I2 puntos. |n cuanto a |a separac|ón de reno|ones, se debe ut|||tar e| dob|e
espac|o o espac|o v med|o.
5
0estaca |os t|tu|os, pero no te excedas. 8asta con oue subas dos o tres puntos e| tamaõo de |etra v
oue |os ponoas en neor|ta. Unos t|tu|o demas|ado orandes dan |a |mpres|ón de oue «te or|tan».
S
0e|a maroenes amp||os. |o hab|tua| son tres cent|metros para e| super|or, dos para e| |nfer|or, cuatro
para e| |tou|erdo v dos para e| derecho.
7
Pon e| numero de pao|na en |a parte |nfer|or, en e| centro o a |a derecha. |No hace fa|ta oue numeres
|a portada|
S
0e|a |a u|t|ma ho|a de| traba|o en b|anco, a modo de contraportada. Y orapa|o, s| es poco extenso,
o encuadérna|o con tapas de p|ast|co v esp|ra| s| se trata de un traba|o de c|ertas d|mens|ones. |]e
ouedara un traba|o de d|et|
B7?C7=;D;IBEGK;9K;DJ7
EN ßkEVE
¥4¥4M0S F0k F4k1£S
Aunque los apartados que
Incluvas en tu trabajo pueden
varIar, no debes pasar por alto
los sIguIentes:
a) Introducción: cuenta qué
pretendes con tu trabajo, por
qué escogIste el tema v los ob-
jetIvos que se persIguen. Meto-
dología empleada, problemas
surgIdos... Con este apartado,
sI logras hacerlo bIen, Impre-
sIonarás a tu profesor.
h) Índice: tambIén es fundamen-
tal para que todo el que lea tu
trabajo no se pIerda. Aquí hav
que IncluIr los anexos, gráhcos,
tablas...
c) 0esarroIIo: es la parte funda-
mental del trabajo, que debe
estar dIvIdIdo en capítulos o
epígrafes.
d) 0oncIusiones: en este aparta-
do debes resumIr lo que se ha
expuesto a lo largo del trabajo,
repasar los prIncIpales datos,
responder a las cuestIones u
objetIvos planteados en la In-
troduccIón v dejar formuladas
las preguntas pendIentes de re-
solucIón, sI es que las hav.
e) 4eéndices o anexos: es todo el
materIal de apovo que comple-
menta v apova la InformacIón
del texto.
f) 8ihIiourafía íreal, no Inven-
tada) de los lIbros, revIstas,
publIcacIones cIentíhcas v
dIreccIones de Internet que
se han utIlIzado para elaborar
el trabajo.
ÓY^W:(/
«IMe va a dar aIuoI», eiensas, asustado, en eI momento en que todos tus comeañeros de cIase se quedan
en ahsoIuto siIencio y uiran sus cahezas hacia ti, a Ia eseera de que comiences a exeoner tu trahajo. Son
unos seuundos interminahIes de exeectación, hasta que consiuues deseeuar Ios Iahios y, tras una toree
carraseera, dejas saIir un hiIiIIo de voz. Intentas serenarte, eero Ias ineseeradas reacciones de tu cuereo no
te ayudan nada: eI corazón Iate a miI eor hora, Ias manos se deshacen en sudor, Ia uaruanta está tan seca
como si acaharas de comer un eoIvorón... y aún encima una voz interior, que no sahes de dónde ha saIido, no
eara de reeetirte que esto va a ser un fracaso. IMaIdita sea, qué uanas de saIir corriendoI
te vas a poner: tIenes que tener
un buen aspecto.
`Para mantener a rava los ner-
vIos: practIca alguna técnIca de
relajacIón v tómate alguna que
otra tIla.
0urante la exposición
`Lna regla de oro: nunca
comIences dIcIendo «DIs-
culpad, pero es que estov un
poco nervIoso...». Esa es la
frase maldIta. A partIr de ese
momento, todos, Incluso los
que no se habían dado cuenta,
se hjarán más en tus nervIos. Y
tú te pondrás peor, claro. Así
que, va lo sabes, nunca, nunca
conheses en públIco cómo te
sIentes íde mal).
`Olvídate de tI mIsmo
v pIensa en los oven-
tes. Ya que estás ahí,
cpor qué no Intentar
que se enteren bIen
de lo que tIenes
que contarles? SI tú
dIsfrutas hablándoles,
ellos dIsfrutarán escu-
chándote. Descarta la
voz monótona, las lecturas
IntermInables o la repetIcIón
de lo que va pone en las dIa-
posItIvas.
Ante todo que no cunda el
pánIco. Los desagradables
síntomas de ansIedad que pro-
voca el hecho de enfrentarse
al públIco pueden combatIrse
sIguIendo unas cuantas reglas.
Son estas:
Antes de la
exposición
`Elabora un buen guIón con
los puntos que vas a tocar.
`SIempre que sea posIble, pre-
para materIal de apovo: mapas,
IlustracIones o una presenta-
cIón en Pover PoInt.
`Apréndete de memorIa la
estructura de la exposIcIón v
dIferencIa al menos tres par-
tes: IntroduccIón, desarrollo
v conclusIón.
`Ensava la exposIcIón utIlI-
zando frases cortas v sencIllas.
Controla el tIempo que tardas
en hacerlo.
`SI tu IntervencIón no va a
ser en el aula habItual, vIsIta
antes el lugar para famIlIarI-
zarte con él.
`Descansa bIen la noche an-
terIor v pIensa en la ropa que
`Mantén sIempre la atencIón
de tus oventes: esta es la pIsta
que te IndIcará que todo va
bIen. LtIlIza el humor, reco-
rre con tu mIrada las caras
de tus companeros, hazles
una pregunta o pídeles su
colaboracIón... Hav muchas
posIbIlIdades para mantener-
los entretenIdos.
`EmpIeza bIen v termIna
mejor. Los dos momentos
claves son esos, el prIncIpIo v
el hnal. Para empezar puedes
captar la atencIón de tu pú-
blIco planteando un dIlema o
una pregunta sIn resolver. Ln
buen hnal se consIgue dando
la respuesta a la cuestIón
del prIncIpIo v anadIendo
unas conclusIones.
0espués de la
exposición
`Autoevalúate. Para hacerlo
puedes pedIrle la opInIón a
algún amIgo que hava estado
presente. Y, de ahí en adelan-
te, no evItes las oportunIdades
para hablar en públIco. Aunque
da mucha pereza hacerlo... es
la únIca manera de perderle
el mIedo.
ÓY^W:('&
|a e·ccs|c|ca c(a|
Tccnicas para cnfrcntarsc a| púb|ico
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-!
5| ou|eres eva|uar |a expos|c|ón ora| de tus compaõeros o |a tuva prop|a, puedes ut|||tar esta ou|a: te
serv|ra para detectar |os errores v va|orar |as cua||dades de| orador. Puntua de I a 5 cada uno de |os
aspectos, obtén |as cuatro sumas parc|a|es v |a va|orac|ón o|oba|.
?D:?97:EH;I:;97B?:7:
EN ßkEVE
4SÍ SÍ...
`MIra de frente al audItorIo.
Puedes dIrIgIr tu atencIón
hacIa alguna cara agradable,
va sea la de un amIgo o la
de alguIen de sonrIsa fácIl, e
ImagInar que le estás hablando
solo a esa persona.
`LtIlIza las manos para dar-
les más expresIvIdad a tus
palabras.
`Sonríe de vez en cuando.
`Pregunta v dIaloga con tu
públIco: hablar con es más
relajante que hablar a.
`PIensa que estás de conver-
sacIón con la persona de la
últIma hla: ese es el tono de
voz que debes mantener.
4SÍ k0...
Hav algunas cosas que debes
evItar, como por ejemplo:
`MIrar hacIa el InhnIto o hacIa
el suelo.
`MorIrte de rIsa al contar una
anécdota muv gracIosa.
`Golpear la mesa con el
bolígrafo mIentras te hacen
preguntas.
`Morderte las unas.
`Leer un montón de folIos sIn
levantar sIquIera la vIsta.
`LtIlIzar muletIllas del
tIpo: «eeeh», cno?, cverdad?,
«uum».
Intereretación de resuItados:
a) 5| |a va|orac|ón o|oba| es menor de 60, s|n duda hav var|os aspectos me|orab|es. |||ate sobre todo en
|as puntuac|ones parc|a|es: |as mas ba|as te |nd|caran |os puntos déb||es de |a expos|c|ón. Nota: |o
sent|mos, pero es un |nsuhc|ente.
b) |ntre 60 v I5 puntos: aunoue s|oue hab|endo var|os aspectos oue podr|an cu|darse mas, en térm|nos
oenera|es s|on|hca oue |a expos|c|ón ha s|do correcta. Nota: entre 5uhc|ente v 8|en.
c) 5| |a va|orac|ón o|oba| se s|tua entre I5 v I00 s|on|hca oue ex|ste un exce|ente dom|n|o de |a técn|ca
de |a expres|ón v |a comun|cac|ón verba|. Nota: entre Notab|e v 5obresa||ente.
@E;@:8;FI<J;<:8C@;8;;<CFJKI898AFJFI8C<J
I 2 3 4 5
:FEK<E@;F
· ]|tu|o
· |structura
· |ntroducc|ón
· 0esarro||o
· 0onc|us|ones
· 0|ar|dad de |deas
· Aroumentac|ón
J0JA|
<OGI<J@äEM<I98C
· |enoua|e c|aro
· Vocabu|ar|o conc|so
· Pronunc|ac|ón correcta
· Vot hrme
· |ntens|dad de vot
· k|tmo adecuado
· 5||enc|os oportunos
J0JA|
<OGI<J@äE
:FIGFI8C
· N|rada hac|a e| aud|tor|o
· Apar|enc|a de tranou|||dad
· Natura||dad de oestos
J0JA|
8JG<:KFJ
><E<I8C<J
· 0urac|ón
· kecursos de apovo
· 0r|o|na||dad
J0JA|
M8CFI8:@äE>CF98C(suma de |os cuatro parc|a|es)
ÓY^W:('&
Si eres estudiante, seuuro que a estas aIturas de tu vida escoIar tienes muy cIaro que Ios exámenes de hnaI
de curso son, eara hien y eara maI, Ia uran erueha de fueuo. 0a iuuaI que Ios erofesores hahIen de evaIuación
continua y de Ia imeortancia de trahajar día a día: si Ios exámenes hnaIes te saIen maI, maI asunto. ¥ eor
eI contrario, si consiuues hacerIos hien, es erohahIe que remontes. Fero necesitas una estrateuia: no te va
a servir de nada dedicarIe horas y horas a memorizar datos, fechas y conceetos si aI hnaI no vas a saher
reßejar todo Io que sahes, de Ia forma en que te Io eiden y dentro deI tiemeo estahIecido. las cosas son así.
Los exámenes tIenen su técnIca:
hav que preparar bIen la mate-
rIa, estar en buenas condIcIones
físIcas v psIcológIcas v seguIr
una estrategIa a la hora de desa-
rrollarlos. Por ejemplo, csabías
que sIempre hav que empezar a
responder por la pregunta que
mejor te sabes v dejar para el
hnal la más ßoja? El motIvo es
que cuando un profesor empIe-
za a corregIr un examen, sI le
gusta lo que empIeza a leer, se
hace una Idea posItIva que solo
cambIará con mucho esfuerzo:
es decIr, sI ve que el resto del
examen es un puro desastre.
Por eso te convIene conocer
todos estos pequenos trucos.
Para empezar, prueba a poner
en práctIca el decálogo de la
memorIa:
I. Procura no estar cansado
cuando te pongas a estudIar:
debes dormIr lo suhcIente.
2. Intenta relacIonar lo nuevo
que estás aprendIendo con lo
que va sabes.
3. OrganIza tus papeles, apun-
tes v lIbretas.
4. MemorIza prImero el es-
quema general v luego los
detalles.
5. DIvIde la materIa en bloques,
te será más fácIl abordarla.
6. Recuerda que la memorIa
depende, sobre todo, de dos
factores: Interés v concen-
tracIón.
I. Procura entender antes de
memorIzar.
8. Repasa con frecuencIa.
9. LtIlIza al máxImo tus
sentIdos: lee en alto, escrIbe
palabras clave, mIra las fotos
del lIbro.
I0. Lsa reglas mnemotécnIcas
o trucos para asocIar Ideas: ve-
rás qué bIen funcIonan.
Y en el momento del examen,
ten en cuenta estas claves:
`Lee bIen las preguntas hasta
estar seguro de que las com-
prendes.
`Consulta las dudas al pro-
fesor.
`Haz un breve esquema en
un borrador.
`Contesta a lo que te pregun-
tan: por dIvagar o Irse por las
ramas no dan más nota.
`VIgIla la expresIón: las frases
claras, cortas v sencIllas.
`iLa ortografía! Mucho cuI-
dado: sI no sabes cómo se
escrIbe una palabra, busca un
sInónImo.
`Cuando no tengas muv cla-
ra la exactItud de un dato en
ÓY^W:(''
|·aaeaes ,I)
Ia prucba dc fuceo
concreto, es mejor que no lo
pongas: podrían bajarte la nota
por pusurtc Jc listc.
`Aunque tengas el tIempo
muv justo, deja sIempre un
par de mInutos para repasar lo
que has escrIto: con las prIsas
se ponen verdaderos dIspara-
tes.
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-!
«5| es oue no |een |a preounta». |sa es |a conc|us|ón a |a oue ||eoan muchos profesores ante |a respues-
ta |naprop|ada o espec|a|mente desat|nada de a|ounos a|umnos. Y es oue hav muchos estud|antes oue,
nada mas rec|b|r e| examen, se |antan a escr|b|r s|n tan s|ou|era reßex|onar unos seoundos acerca de |o
oue |es estan preountando.
|| s|ou|ente e|erc|c|o, ademas de para echarse unas r|sas, puede serv|r de punto de part|da para reße-
x|onar acerca de |o oue podemos ||amar pat|nato de sa||da. |a act|v|dad cons|ste en entreoar a cada
a|umno una ho|a con |as s|ou|entes |nstrucc|ones, como s| se tratara de un examen. 0eben reso|ver|o de
forma |nd|v|dua| en e| t|empo estab|ec|do:
1
|ee cu|dadosamente |a ||sta entera de |nstrucc|ones antes de hacer nada. 0|spones de cuatro m|nu-
tos para esta act|v|dad.
2
Pon tu nombre en |a parte super|or derecha de |a ho|a.
3
Pon |a d|recc|ón deba|o de| nombre.
4
Pon tu numero de te|éfono en |a parte |nfer|or |tou|erda.
5
5uma 93I0 ÷ 564I.
S
kesta I492 de II89.
7
Pon |a ho|a boca aba|o.
S
|evanta e| brato v d|: «5ov e| pr|mero».
9
0|bu|a dos cuadrados, un tr|anou|o v tres c|rcu|os.
10
|scr|be un s|nón|mo de «cansado».
11
|evantate v da una fuerte patada en e| sue|o.
12
|scr|be de uno a d|et en sent|do decrec|ente.
13
|scr|be |os numeros |mpares de uno a tre|nta.
14
|scr|be |os numeros pares de tre|nta a c|ncuenta.
15
|scr|be tres pa|abras oue r|men con fruta.
1S
0r|ta: «Yo he seou|do todas |as |nstrucc|ones».
17
5| has seou|do cu|dadosamente todas |as |nstrucc|ones, no deber|as haber hecho nada todav|a:
vue|ve a |eer |a pr|mera |nstrucc|ón.
1S
|a un|ca |nstrucc|ón oue se te p|de oue e|ecutes es |a numero I.
µI78;IB;;HB7I?DIJHK99?ED;I5
EN ßkEVE
£l FkIk0IFI0 ¥ £l IIk4l
Ante un examen, procura es-
merarte al prIncIpIo v al hnal
de cada respuesta en lo que a
clarIdad de Ideas v ßuIdez de
redaccIón se rehere.
Las leves de la percepcIón ex-
plIcan que, a la hora de corre-
gIr, el profesor tIende a prestar
más atencIón al prIncIpIo v al
hnal de cada apartado v reduce
su nIvel de atencIón en medIo
del texto. Es decIr, lo que te
sepas regular lo pones en el
medIo, v lo que mejor domInes,
al prIncIpIo v al hnal: dejarás
un buen sabor de boca.
l0 00£ S0£l£ I4ll4k
Son muchos los estudIantes
que jurun que ellos se lo sabían
pero que a la hora de hacer el
examen. algo Inesperado fa-
lló. Esta sItuacIón suele estar
relacIonada con:
`Empezar a estudIar con po-
cos días de antelacIón o Incluso
el día anterIor.
`Pasar la noche en vela.
`No calcular el tIempo del
examen, InvIrtIendo mucho
en algunas preguntas v de-
jando muv poco o nada para
las otras.
`No contestar a lo que
preguntan, sIno otra cosa.
`DescuIdar la redaccIón, la
ortografía o la presentacIón.
`Dejar alguna pregunta en
blanco.
`Entregar el examen sIn
sIquIera haberle dado un pe-
queno repaso.
ÓY^W:(''
£n éeoca de exámenes, Ia historia se reeite. Siemere hay aIuún aIumno que erotesta ante Ia haja caIihcación
que recihe en una erueha que jura haherse ereearado a conciencia. «le he dedicado muchas horas, y me
Io sahía todo», aruumenta. Sus eadres corrohoran su versión: «£studió muchísimo Ias úItimas semanas,
no saIía eara nada de Ia hahitación y cuando Ie ereuuntáhamos aIuún tema se Io sahía de ee a ea». Fero eI
erofesor, inßexihIe, mantiene su caIihcación: «£I examen no está eara aerohar, ustedes mismos Io eueden
ver». £n esta situación, tan frecuente en eI ámhito escoIar, Iexaueran Ios eadres?, Imiente eI hijo?, Io es que
aI chico Ie tienen manía?
Lo más probable es que el
alumno, al Igual que su famIlIa,
dIga la verdad. Ha estudIado,
v mucho, pero su error está
en no haber sIdo capaz de de-
mostrarlo. Porque una cosa es
almacenar InformacIón v otra
muv dIstInta plasmarla por
escrIto, darle una estructura v
presentarla de forma coherente
v razonada. Por eso el profesor
tambIén actúa correctamente:
no se puede calIhcar con un
aprobado un examen que con-
sIste en un amasIjo de datos sIn
desarrollar, con Ideas sueltas v
una redaccIón pésIma.
Esta es la razón por la que, ante
cualquIer examen, además de
los conocImIentos de la ma-
terIa se hace necesarIo seguIr
una estrategIa de ejecucIón. En
el caso de las pruebas escrItas
es ImprescIndIble aprender a
transformar la InformacIón
aprendIda en frases con
pleno sentIdo. Para lograrlo
resulta muv útIl, por
ejemplo, recurrIr
a la técnIca del resumen a la
hora de estudIar la asIgnatura.
Aunque lleva un poco más de
tIempo que el esquema, es una
excelente manera de aprender
a redactar v a relacIonar las
Ideas.
Para los otros dos tIpos de
exámenes más comunes ítIpo
test v oral) tambIén exIsten una
serIe de trucos que mejoran de
forma consIderable su resul-
tado. Aquí van algunas Ideas
para poner en práctIca en este
hnal de curso en el que nIngún
estudIante debería olvIdarse de
que «no llega con saber, hav
que demostrar que se sabe».
ÓY^W:('(
|·aaeaes ,z)
Prucbas ora|cs v cscritas
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-!
L;DJ7@7IO:;IL;DJ7@7I
<O8D<E<J:I@KF
;<;<J8IIFCC8I
<O8D<EK@GFK<JK <O8D<EFI8C
8=8MFI · |s e| exaaea c|as|cc, cca e|
cue |cs estuc|aates estaa aas
laa|||ar|taccs.
· Hav ||certac para estructurar v
expcaer e| teaa.
· |ac|||ta |as ccsas a| cue ac t|eae
|as |ceas ceaas|acc c|aras.
· |a ccrrecc|ca es aas cc|et|va.
· S|rve ce est|au|c para sacerse
c|ea |a aater|a.
· |era|te cue e| prclescr ac|are,
avuce c |ac|usc clretca p|stas.
<E:FEKI8 · Hav cue sacer recactar.
· Hav cue teaer c|aras |as |ceas v
sacer rele|ar|as pcr escr|tc ea ua
t|eapc estac|ec|cc.
· Sue|ea peaa||tar |cs errcres.
· Hav a|cua t|pc ce precuatas cue
ccaluacea v ||aa.
· |rcvcca auc|a aas|ecac, sccre
tccc ea |cs aas t|a|ccs.
· Nc |av pcs|c|||cac ce teaer ua es·
cueaa ce|aate v |av pccc t|eapc
para relex|caar.
=8MFI<:<8C
HL<K@<E<¿
· 0apac|cac para re|ac|caar c|st|a·
tcs ccatea|ccs.
· ßueaa recacc|ca.
· ßuea cca|a|c ce |a aater|a.
· 0apac|cac para traca|ar cca
rap|cet.
· 0cacc|a|eatcs |ust|tcs ce |a
aater|a (se |c sace cca a|l|eres)
· ßueaa lu|cet verca|.
· ßueaa capac|cac ce reacc|ca.
· kap|cet aeata|.
· Dca|a|c ce |a aater|a.
· 0aracter traacu||c.
J<C<
8KI8>8EK88C
HL<¿
· J|eae uaa ca||cral|a eaceaca|aca,
cas| ||ec|c|e.
· 0caete acuacaates errcres
crtccralccs.
· Nc es capat ce estructurar |a
|alcraac|ca.
· |s auv |eatc escr|c|eacc.
· Se sace auv c|ea |a aater|a v «ac
puece |uc|rse». |s ua t|pc ce prue·
ca cue a|ce cca aeacr prcluac|·
cac |cs auteat|ccs ccacc|a|eatcs
ce| a|uaac.
· |s |asecurc, aerv|csc, cca a|tas
ccs|s ce aas|ecac.
· J|eae a|cua prcc|eaa re|ac|caacc
cca e| |eacua|e (prcc|eaas ce
c|cc|ca, tartaaucet.).
8C>LE8J
G@JK8JG8I8
GI<G8I8ICF
· ||accrar escueaas ce tcca |a
aater|a.
· kepasar tcccs |cs teaas.
· Hacer a|cuacs resuaeaes para
easavar |a recacc|ca. ac es |c
a|sac teaer |cs catcs cue sacer
expresar|cs.
· Hav cue teaer uaa v|s|ca ceaera|
ce tcca |a aater|a.
· |erc sccre tccc |av cue aeacr|·
tar tcccs |cs pecueács catcs.
· kepasar tcccs |cs teaas ea vct
a|ta, pr|aerc cca e| escueaa
escr|tc ce|aate v cespues s|a e|.
Y s|eapre cca ua crcacaetrc
ce|aate.
· |ract|car cca |cs ccapaáercs.
<C;à8<HL@J · |a |a pr|aera parte ce| t|eapc, ce
S a I0 a|autcs, |av cue |eer cca
ca|aa e| eauac|acc, v e|accrar ua
cu|ca ea uaa |c|a «a suc|c» ce |c
cue se va a ccatestar.
· A part|r ce acu|, |av cue secu|r
e| cu|ca, prccuraacc respetar
su estructura. S|eapre cue sea
cpcrtuac, ccav|eae |ac|u|r uaas
ccac|us|caes laa|es.
· |a |cs u|t|acs c|acc c c|et
a|autcs, i|apcrtaat|s|ac!, |av
cue re|eer |c escr|tc v ccrrec|r |cs
pcs|c|es errcres.
· |eer |as |astrucc|caes cca auc|a
ateac|ca. |cs eauac|accs a veces
estaa recactaccs para eacaáar.
· Hav cue precuatar s| peaa||taa |cs
errcres. |a casc alraat|vc, ac |av
cue ccatestar s| ac |av uaa re|at|·
va secur|cac ce acertar. S| ac |av
peaa||tac|ca, |av cue ccatestar a
tccas |as precuatas.
· Jrucc para ac ||arse. |ateatar
ac|v|aar |a respuesta aates ce |eer
|as c|st|atas pcs|c|||caces. S| cc|a·
c|ce cca a|cuaa ce |as cpc|caes,
securaaeate sea esa |a ccrrecta.
S| ac cc|ac|ce cca a|acuaa, |av
cue |r e||a|aaacc |as cue ac
t|eaea seat|cc |asta cuecarse cca
|a aas prccac|e.
· Vcstrar ccalaata v secur|cac ea
uac a|sac (|as t||as avucaa).
· Nc teaer a|ecc a ac|arar |c cue
estaa precuataacc. |cs aerv|cs
creaa ccalus|ca.
· Secu|r |a s|cu|eate secueac|a
ce respuesta. acacrar |as |ceas
pr|ac|pa|es, cesarrc||ar|as v acacar
cca |as ccac|us|caes.
· |a casc ce cuecarse ea c|aacc.
|acerse precuatas sccre e| teaa,
repet|r ce lcraa c|st|ata a|cua
aspectc c resua|r |c expuestc.
· S| es pcs|c|e, ut|||tar aec|cs
aux|||ares. eaceracc, cralccs.
ÓY^W:('(
0na inmensa aIeuría, eor Ias eseeradas vacaciones trimestraIes, eero tamhién cierto «desacouuo» ante Ias
temidas notas de Ia erimera o Ia seuunda evaIuación. los sentimientos se entremezcIan, estos días, en una
huena earte de Ios estudiantes. Sohre todo en aqueIIos que, a estas aIturas, ya sahen que Ios resuItados
no van a ser tan huenos como deherían. Fero no es momento de Iamentarse, ya es demasiado tarde, y
eor sueuesto, tameoco de tirar Ia toaIIa. 0ueda mucho curso eor deIante, y ahora toca hacer un eoco de
autocrítica eara evitar cometer Ios mismos errores en eI eróximo trimestre.
El prImer paso es analIzar al
grupo de alumnos de clase en
su conjunto, va que los fallos
muchas veces son comunes.
Con estas dIez preguntas se
puede empezar a hacer una
reßexIón de aula v compro-
meterse con el tutor a hacer
algunos cambIos:
I. Valora el rendImIento acadé-
mIco de la clase en el prImer
trImestre del curso íposItIvo,
negatIvo, Irregular, InsuhcIen-
te, superIor).
2. Causas de ese rendImIento.
3. AsIgnaturas en las que el re-
sultado ha sIdo más negatIvo.
PosIbles causas.
4. Valora el ambIente general
de la clase en esta prImera
evaluacIón.
5. cHa habIdo algún conßIcto
en concreto? cCómo se ha
solucIonado?
6. cCómo ha sIdo la relacIón
profesor-alumno en las dIs-
tIntas materIas?
I. Valora la cantIdad de tra-
bajos que han mandado para
casa: csuhcIentes, escasos,
excesIvos?
ÓY^W:(')
0c|a ca(a .a|c(a( |cs (esc||aacs
Un poco dc autocrítica
8. La dIstrIbucIón de exámenes
a lo largo del trImestre, cha sIdo
correcta?
9. El delegado de clase, cha sa-
bIdo transmItIr las InquIetudes
v propuestas al tutor?
I0. Propón actuacIones concre-
tas en el grupo para mejorar
los resultados del próxImo
trImestre
kectiHcar es de
sabios
SI las cosas no han Ido todo lo
bIen que te ImagInabas, no te
desanImes. Lo mejor que pue-
des hacer es reßexIonar sobre
los aspectos en los que has fa-
llado: proponer por escrIto las
actuacIones que pIensas llevar
a cabo para mejorar la sItua-
cIón v acordar con tus padres
un nuevo estIlo de vIda. Puedes
aprovechar las campanadas de
FIn de Ano para formalIzar tus
buenos propósItos...Verás que
resulta muv fácIl
hacer las cosas
bIen.
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-!
FEDJ;7FHK;87
Poder, ouerer, saber estud|ar. v estar en cond|c|ones de hacer|o. 0, en otras pa|abras: capac|dad,
act|tud, método de estud|o v c|rcunstanc|as persona|es. |n esos cuatro aspectos se pueden eno|obar |os
mu|t|p|es factores oue, en e| aspecto |nd|v|dua|, pueden haber |nterfer|do en e| rend|m|ento esco|ar de
cada uno de vosotros. Atrévete a comprobar|o marcando en atu| |os enunc|ados oue cump|as v en ro|o
|os oue no vavan cont|oo. |sos, prec|samente, son |os aspectos oue debes comprometerte a me|orar e|
próx|mo tr|mestre.
GL<;F HL@<IF Jy?8:<ICF P<JKFP<E
:FE;@:@FE<J
F
|ec cca lu|cet cua|·
cu|er textc.
F
0capreacc |c cue |ec.
F
Scv capat ce expresar
a|s |ceas pcr escr|tc.
F
Nc ccaetc cas| a|acua
errcr ce crtccral|a.
F
Jeacc uaa cueaa
expres|ca cra|.
F
As|a||c cca lac|||cac
|cs ccatea|ccs.
F
Se ratcaar ua prcc|e·
aa aateaat|cc.
F
Scv ac|| cca e| ca|cu|c
ce cperac|caes cas|·
cas.
F
Scv capat ce s|atet|tar
|as |ceas.
F
Jeacc ua vccacu|ar|c
aas c aeacs aap||c.
F
Se ae ca c|ea |a resc·
|uc|ca ce prcc|eaas.
F
Jeacc uaa cueaa
capac|cac espac|a|
(para represeatar
lcraas cecaetr|cas,
pcr e|eap|c).
F
As|stc s|eapre a c|ase,
sa|vc causa ce luerta
aavcr.
F
At|eacc a |as exp||ca·
c|caes ce| prclescr
F
Nc ae ccrtc ea pre·
cuatar cuaacc teacc
cucas.
F
Hacc s|eapre |cs
ceceres v |cs traca|cs
cue aaacaa para
casa.
F
|stac|etcc uaa cueaa
re|ac|ca cca tcccs a|s
prclescres.
F
0c|accrc cca a|s
ccapaáercs ce c|ase
para |acer traca|cs
cc|ect|vcs.
F
Sa|cc vc|uatar|c
cuaacc e| prclescr |c
p|ce.
F
0ccperc ccac e| cue
aas cuaacc se trata
ce |acer traca|cs ea
crupcs
F
|atrecc |cs traca|cs
aates ce |a lec|a
||a|te.
F
|a c|ase auaca ae
t|eaea cue ||aaar
|a ateac|ca pcr aa|
ccapcrtaa|eatc.
F
|a casa teacc ua
|ucar ce estuc|c c|ea
accac|c|caacc v l|c.
F
Dec|cc a| aeacs
ccs |cras c|ar|as a|
estuc|c.
F
Duraate ese t|eapc,
auacue |aca a|cua
pecueác cescaasc, ac
p|ercc |a ccaceatra·
c|ca.
F
Ut|||tc ua aetccc
ce estuc|c cca c|acc
pascs.
- |ec
- Sucravc
- |scueaat|tc
- Veacr|tc
- kepasc
F
0rcaa|tc e| t|eapc ce
estuc|c v ce repascs
aates ce |cs exaae·
aes.
F
|a acc|e aates ce|
exaaea cescaasc |c
sulc|eate.
F
0uaacc ae eatrecaa
e| exaaea ccrrec|cc,
rev|sc |as precuatas
ea |as cue |e la||acc.
F
Apuatc ea uaa aceaca
|a lec|a ce eatreca ce
traca|cs v exaaeaes.
F
Nc teacc prcc|eaas
laa|||ares |apcrtaates
cue ae estea pertur·
caacc.
F
Jeacc ccalaata ea a|
a|sac.
F
Duerac caca c|a |c
sulc|eate (a|receccr
ce cc|c |cras).
F
0cac ua pccc ce
tccc (|ac|u|cas |as
|ecuacres v |as vercu·
ras) perc s|a excescs.
F
Ve s|eatc act|vacc
para estuc|ar.
F
Jeacc a| aeacs a|cua
aa|cc cca e| cue se
cue puecc ccatar.
F
0catrc|c a|s aerv|cs
|ac|usc ea epcca ce
exaaeaes.
F
|a ceaera|, ae s|eatc
c|ea ccaa|cc a|sac.
F
V| s|tuac|ca seat|aea·
ta| ac |aterlere ea a|s
estuc|cs.
F
Jeacc c|arc cue
estuc|ar es |c ae|cr
cue puecc |acer pcr
a| luturc.
EN ßkEVE
k014S, IF4k4 00£?
Recuerda que la hnalIdad de
las notas que se entregan en
cada evaluacIón no es la de
fastIdIarte las vacacIones, nI
mucho menos la de dIsgustar
a tu famIlIa, en el caso de que
los resultados no havan sIdo
los esperados. En realIdad las
notas sIrven para Informaros
por escrIto, a tI v a tus padres,
de cuál es tu rendImIento hasta
este momento. En ellas no solo
se reßeja la puntuacIón obtenI-
da en los exámenes: la actItud
en clase, la partIcIpacIón en el
grupo o el trabajo dIarIo son
aspectos determInantes para
la puntuacIón hnal.
ÓY^W:(')
«
02/'2!-!
<?9>7
i· «.· ¡: e·..:.·
:)
Educación
para |a
sa|ud
£I aIcohoI y eI tahaco son Ias
drouas IeuaIes más consumidas
eor Ios adoIescentes. la
sociedad eseañoIa ha sido
durante años muy toIerante
con estas sustancias, a eesar
de que hoy en día se sahe que
su consumo está reIacionado
con Ias erincieaIes causas de
muerte de nuestro eaís. For
otro Iado, existe un eorcentaje
cada vez mayor de niños y
jóvenes con trastornos de
aIimentación (ohesidad,
anorexia, huIimia) que en
ocasiones no son detectados
a tiemeo. £ste urueo de
artícuIos euede servir de
aeoyo en Ia euesta en eráctica
de erouramas de erevención
reIacionados con Ios trastornos
de saIud más hahituaIes en Ia
infancia y en Ia adoIescencia.
Para empezar, el tabaco con-
tIene cerca de 4.000 sustancIas
dIstIntas, la mavoría de ellas
cancerígenas, que se clasIhcan
en cuatro grupos. La famosa
nIcotIna, que es la responsable
de la dependencIa psíquIca: el
monóxIdo de carbono, que cau-
sa el I5% de las enfermedades
cardIovasculares: los agentes
IrrItantes, que actúan dIrec-
tamente sobre los bronquIos:
v los agentes cancerígenos o
alquItranes, que son los res-
ponsables del 30% de todos los
tIpos de cánceres v del 90% del
de pulmón.
«Pero por un cIgarrIto de vez
en cuando no pasa nada», pen-
sarás. Pues por un solo pItIllo
conseguIrás aumentar el rItmo
cardíaco, la frecuencIa respI-
ratorIa v la tensIón arterIal.
Además, lo cIerto es que el
consumo medIo entre los jó-
venes de entre I3 v I8 anos no
es de uno dIarIo, sIno de 7 u 8,
lo que no está nada mal. Por
cIerto, las chIcas fuman más
que los chIcos: ellas represen-
tan el 33%, ellos el 24%.
En hn, tan bombardeados como
estamos con cIfras espeluznan-
tes de enfermedades v muertes
a causa de este vIcIo, quIén más
quIén menos hov en día todo el
mundo está Informado de las
consecuencIas de la adIccIón a
la nIcotIna, que aseguran que
engancha cInco veces más que
una droga tan letal como la he-
roína. De hecho, las empresas
tabaqueras, conscIentes de que
la mavoría de los fumadores
empIezan en la adolescencIa,
gastan cada ano bIllones de pe-
setas en campanas dIrIgIdas a
los jóvenes. En ellas tratan de
convencer de que fumar es
de chIcos atractIvos, rebeldes
v trIunfadores.
Y lo dIcen todos los que lo
han probado: mejor es no
empezar.
1rece añitos, ni uno más. £sta es Ia edad media de inicio en eI consumo de tahaco de Ios jóvenes eseañoIes.
£n concreto, eI 30% de Ios menores de I8 años, camußan cada día en su mochiIa un eaquete de ciuarriIIos, a
eesar de que eI carteIito con formato de esqueIa está hien cIaro: «fumar mata». 0asi eI 90% de estos chicos
que emeiezan a fumar continuará haciéndoIo en eI futuro. £n todo caso, si tú eres uno de eIIos, es hueno que
aI menos seeas Io que te estás metiendo en eI cuereo.
ÓY^W:)'
|cs aa|cs |cacs ae |a aac|esceac|a
lumar a |os trccc
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-! 02/'2!-!
EN ßkEVE
M£k004S 0IIk4S
CInco mIllones. Sí, cInco mI-
llones, pero no de euros nI
de cIgarrIllos. CInco mIllones
de muertos al ano en todo el
mundo a consecuencIa del
tabaquIsmo. En Espana los fu-
madores representan un 34 por
cIento de la poblacIón, unos I2
mIllones de personas. De ellos,
el 70 por cIento quIeren dejar-
lo. Pero no es tan fácIl.
8£8£S 00£ I0M4k
La salud de los nInos que
vIven con padres fumadores
sufre el mIsmo dano que sI
consumIeran 80 cIgarrIllos
al ano, advIerte la SocIedad
MadrIlena de Neumología v
CIrugía TorácIca. Además,
se ha demostrado que el 40%
de los nInos que presentan
enfermedades respIratorIas
crónIcas son fumadores pasI-
vos, en general por su entorno
famIlIar.
F?xDI7BEKDFE9E
ÓY^W:)'
I8QFE<JG8I8=LD8I I8QFE<JG8I8EF=LD8I
I. |uaar ae |ace aas atract|vc. I.

|a tcs crca|ca, e| aa| a||eatc, |a p|e| apacaca c
uaa scar|sa cca c|eates aaar|||cs ac ae ccav|er·
tea ea ua «cc|||tc» prec|saaeate.
2.

Yc ce|are ce luaar cuaacc ae ce |a caaa, ce
acaeatc c|slrutc.
2.

|a aavcr|a ce |a ceate ac ccas|cue ce|ar ce
luaar, aua cuaacc |a a|tac ce |cs luaaccres
|ateatarca ce|ar|c pcr |c aeacs uaa vet.
3.

|cs cue c|cea cue luaar es aa|c exaceraa. 3.

|| 90½ ce |cs cascs ce caacer ce pu|aca se
caa ea |cs luaaccres. || tacacc taac|ea es e|
respcasac|e ce| IS½ ce |as crcacu|t|s crca|cas
v ce| 2S½ ce |cs |alartcs ce a|ccarc|c v aac|aas
ce pec|c.
4. Jccav|a scv |cvea. |cr a|cra e| tacacc ac puece
|acerae caác.
4.

|| electc ce luaar es |aaec|atc, a| cuerpc
reacc|caa ea secuaccs. |stc es |c cue alecta a|
crcaa|sac.
-0cratca. c|erra |as veaas, |ac|eacc cue |e sea
aas c|l|c|| luac|caar v ccacear |a saacre a|
crcaa|sac. |a tasa carc|aca auaeata, scae·
t|eacc a| ccratca a aavcr esluertc.
-|u|acaes. |rr|ta e |alaaa |cs crcacu|cs,
c|lcu|ta |a resp|rac|ca.
-ßcca. caáa |a p|e| ce |ac|cs, |eacua v carcaata,
prccuc|eacc |alecc|caes v c|stcrs|caaacc e|
saccr ce |a cca|cas.
-Nar|t. |rr|ta |a auccsa, eapecra e| c|latc.
-||e|. prccuce secuecac v arrucas.
5. Jccc e| auacc luaa, |ac|usc a|s pacres c a|s
prclescres
5.

Sc|c |c |acea e| 30½ ce |cs acu|tcs v e| I8½ ce
|cs acc|esceates. Aceaas, auc|cs ce |cs cue
a|cra luaaa eapetarca a |acer|c aates ce cue
se cescucr|ese cue luaar era taa acc|vc para |a
sa|uc. A auc|cs ce e||cs |es custar|a ce|ar|c, perc
ac sca capaces.
6.

|uaar ae re|a|a. iv esta taa r|cc! 6.

|a rea||cac |a a|cct|aa actua ccac est|au|aate v
pcr taatc ac traacu|||ta aaca. |a cuaatc a| saccr.
|c c|ertc es cue cuaacc va te |as luaacc ua
pacuete isace lata|!
Son miIes de adoIescentes eseañoIes Ios que cada año «se estrenan» en
Ios hares y se convierten en consumidores de aIcohoI hahituaIes de hn de
semana. 1odo esto ocurre en un momento histórico en eI que sueuestamente
existe una información muy cIara acerca de Ias consecuencias neuativas
que acarrea. I0 no está tan cIara? lo cierto es que cerca de Ia mitad de Ios
aduItos eseañoIes consumen aIcohoI, y que de eIIos casi eI II eor ciento son
hehedores excesivos, es decir, inuieren I5 centímetros cúhicos. de aIcohoI
diarios (más de cinco coeas o de doce vasos de vino).
TambIén son muchos los ado-
lescentes que beben para sen-
tIrse mejor, olvIdando el temI-
do cfcctc rcbctc al que da lugar.
El proceso es el sIguIente: el
alcohol se absorbe a través de
las paredes del estómago v del
IntestIno v pasa dIrectamente
a la corrIente sanguínea,
que lo transporta hasta
el cerebro. Aquí actúa
como un depresor,
lo que sIgnIhca
que hace más
pausado su fun-
cIonamIento:
reaccIones
lentas, habla
un tanto de-
sartIculada, pocos
reßejos. En esta fase
uno se sIente relajado,
contento, Incluso eufórIco.
Después de unas horas, las cé-
lulas del cerebro Intentan re-
cuperar el equIlIbrIo perdIdo,
por lo que se fuerzan e Incre-
mentan su nIvel de actIvacIón.
Ahora el organIsmo se sIente
InquIeto, nervIoso v enfermo.
Esta condIcIón se conoce con
el nombre de resaca. Así, las
personas que beben para
olvIdar acaban bastante más
deprImIdas de lo que estaban
antes...
Caña al cuerpo
Lna persona que no bebe
habItualmente puede sentIr-
se afectada por tomar una
cerveza, mIentras que un
ÓY^W:)(
/ac|escea|es ace .aa ae cccas
Una mczc|a cxp|osiva
bebedor empedernIdo o to-
lerante no empIeza a sentIrse
alegre hasta la séptIma ronda.
Habría que preguntarles a los
corazones, hígados v cerebros
de estos bebedores qué tal lo
llevan.
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-! 02/'2!-!
;DJH;;BC?JEOB7H;7B?:7:
EN ßkEVE
I00£ M4lI
Algunos comportamIentos pe-
nosos del consumo de alcohol
son las peleas v dIscusIones
vIolentas, un tono de voz de-
masIado alto, dIhcultades para
andar, reaccIones emocIonales
de llanto. o la IncapacIdad de
prever las consecuencIas de
determInadas accIones.
<CD@KF C8:IL;8I<8C@;8;
I. |a ae|cr aaaera ce c|v|carse ce |cs aa|cs rc||cs
es cecer uaa cueaa ccs|s ce a|cc|c|.
I. |s c|ertc cue e| a|cc|c| prccuce uaa seasac|ca
teapcra| ce c|eaestar, sccre tccc cuaacc su
ccasuac es acceracc. S|a eacarcc, a| per|ccc ce
«seat|rse c|ea» |e s|cue e| «ca|ca», cue es cuaacc
uac se eacueatra caasacc, cepr|a|cc v aerv|csc.
2. ßecer a|cc|c| avuca a ccra|r ae|cr. 2. S| te pasas cca e| a|cc|c|, securc cue acacas
cuecaaccte ccra|cc. |erc ccac ccurre cca ctras
crccas, e| sueác cue s|cue a uaa ccrrac|era ac es
reparaccr a| re|a|aate (ac se ||eca a |a lase k|V ce|
sueác, |a aas prcluaca). Vas c|ea te cespertaras
caasacc, c|ercsc v cec||.
3. A aac|e |e s|eata aa| a|ecrarse ua pccc ce vet ea
cuaacc.
3. || a|cc|c| es |a crcca aas exteac|ca ea |spaáa v
su excesc prccuce auc|cs trastcracs castrc|a·
test|aa|es, carc|accs, aeurc|cc|ccs, ps|cu|atr|ccs,
sexua|es v ce cestac|ca. |s respcasac|e ce |a
auerte ce uaas I0.000 perscaas caca aác.
4. |as crccas curas s| cue sca ua prcc|eaa, perc e|
a|cc|c| ac.
4. Hav auc|as aas perscaas cca prcc|eaas ce
a|cc|c||sac cue cca prcc|eaas ce ccasuac ce
|erc|aa, ea uaa re|ac|ca ce uac a c|et.
5. V|eatras ac ae sa|ca ce a| v|ac v a| cerveta. 5. |as prcpcrc|caes sca.
-S|cra. 2·8 craccs
-0erveta. 4·9 craccs
-V|ac. I0·I2 craccs
-Acuarc|eate, w||s|v, ||ccres c ccáac. 40·4S
craccs
6. Jeacc auc|c acuaate. vc scv ccac uaa espca|a. 6. 0cac ccurre cca ctras crccas, cuaatc aas
a|cc|c| se cece aas se aeces|ta para prccuc|r |cs
a|sacs electcs. |s cec|r, cuaatc aas tc|eraate
es auestrc cuerpc a| a|cc|c|, aavcr es auestra
cepeaceac|a l|s|ca ce |a cec|ca.
I. Scv aas atract|vc v s|apat|cc cuaacc cecc. I. |a a|raca carcaca, |a la|ta ce ecu|||cr|c, |a |eacua
ce estrcpa|c, |a r|sa tcata v e| c|cr a v|ac ac te
ccav|ertea ea ua rcapeccratcaes, prec|saaeate.
ÓY^W:)(
× F4k4 S48£k M4S
Caae(acs ca(a a |||c(|a·c(ca(aaa ca(a
c aesea.c|.eaea|c ce(sca| e scc|a|
,/ca|a ae 0a||c|a)
SoIo reeresentan a Ia quinta earte de Ia eohIación eseañoIa, eero erotauonizan eI
30% de Ias noticias tráuicas de Ios Iunes. ßahIamos de Ios jóvenes de entre I5 y 29
años y de Ia erimera causa de muerte a estas edades: Ios accidentes de tráhco.
Las estadístIcas se mantIenen
hrmes, ano tras ano, al conhr-
mar una tendencIa: la mavoría
de las desgracIas ocurren du-
rante el hn de semana, entre
las doce de la noche v las seIs
de la manana, v casI
en la mItad de los
casos asocIadas a
alcoholemIas posItIvas v ele-
vadas. De cada tres jóvenes
que fallecen en accIdentes
de tráhco relacIonadas con el
consumo de bebIdas etílIcas,
dos son acompanantes.
Y es que los espanoles, hasta
el momento, no han demos-
trado tomarse en serIo la
InßuencIa del alcohol
al volante a pesar de
que casI la mItad de
los accIdentes mor-
tales están dIrecta-
mente relacIonados
con su Ingesta. De hecho, tan
solo el I7% de la poblacIón
asegura no conducIr nunca
después de haber bebIdo. El
resto se arrIesga.
Es como partIcIpar en una
tómbola en la que el con-
ductor va ganando papeletas
para tener un accIdente fatal
dependIendo de:
`La cantIdad de alcohol In-
gerIda: no es lo mIsmo una
cerveza a la hora de comer
que varIos vInos en avunas,
aunque todo Inßuve.
`El grado alcohólIco de la
bebIda. La velocIdad de ab-
sorcIón es mavor con bebIdas
de alta graduacIón.
`El tIempo em-
pleado en beber: sI
se bebe despacIo la
tasa etílIca se eleva
más despacIo.
`El sexo: las mujeres me-
tabolIzan peor el alcohol
que los hombres.
`La personalIdad v el
estado de ánImo prevIo
a la Ingesta: un dIsgusto o
un estado de euforIa aumentan
el descontrol.
ÓY^W:))
|accac|ca .|a| ,I)
A|coho| · [uvcntud · vc|ocidad
una fórmu|a morta|
`Los estados de fatIga, sueno,
cansancIo.
`La combInacIón con bebIdas
gaseosas, va que aceleran su
absorcIón. Por eso «se suben
tanto» los vInos espumosos,
cavas v combInados.
`La combInacIón con medI-
camentos v por supuesto con
otras drogas supone aumentar,
en gran medIda, el número de
papeletas para sufrIr un grave
accIdente.
Por últImo, tambIén Inßuven
la tolerancIa personal al al-
cohol, aunque «aguantar mu-
cho» no sIgnIhca en absoluto
que dIsmInuvan los rIesgos a
la hora de conducIr. Al revés,
porque las senales de alarma
no se toman en serIo.
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-! 02/'2!-!
No es muv de har |a m|t|ca frase de «]ranou||o, oue contro|o» por parte de| oue acaba de meterse un par
de cubatas v se d|spone a cooer su moto o su coche para ||eoar a| s|ou|ente bar. Y vamos a exp||car por
oué.
|n pr|mer |uoar, e| a|coho| afecta a muchas de |as facu|tades oue resu|tan |mpresc|nd|b|es para conduc|r
un veh|cu|o. |n concreto:
·
|strecha e| campo v|sua|, por |o oue se |onoran |os est|mu|os oue se encuentran en |os |atera|es.
·
Perturba |a v|s|ón v |ent|hca |a acomodac|ón de |a v|sta a |os camb|os de |ut de autop|stas, cruces o
tune|es.
·
0|hcu|ta |a percepc|ón de| co|or ro|o, como e| de |as seõa|es de frenado, |os semaforos o |as seõa||ta-
c|ones por obras.
·
Provoca errores de ca|cu|o en cuanto a |as d|stanc|as, por |o oue no se respetan |as d|stanc|as de
seour|dad o se ca|cu|a de forma eou|vocada e| tratado de una curva.
·
keduce |a res|stenc|a f|s|ca, aumenta |a sensac|ón de fat|oa v favorece e| estado de somno|enc|a.
·
Afecta a| sent|do de| eou|||br|o, efecto espec|a|mente pe||oroso cuando se da sobre una motoc|c|eta.
·
Aumenta e| t|empo de reacc|ón, es dec|r, se tarda mas en actuar ante un |mprev|sto. 5e ca|cu|a oue,
ba|o |os efectos de| a|coho|, se recorre un I0½ mas de d|stanc|a desde oue se perc|be e| pe||oro hasta
oue se reacc|ona.
Pero, ademas de todas estas consecuenc|as f|s|cas, |a |noesta de a|coho| a| vo|ante t|ene un efecto ps|-
co|óo|co muv perverso: provoca una des|nh|b|c|ón ps|ou|ca por |a oue desaparece |a conc|enc|a de estar
ba|o sus efectos. Y entonces:
·
5e subest|ma e| r|esoo.
·
5e produce una sensac|ón de enva|entonam|ento.
·
|a ve|oc|dad resu|ta d|vert|da, est|mu|ante.
·
bav sent|m|ento de |nvu|nerab|||dad.
·
5e toma a broma e| r|esoo oue se esta corr|endo, s|n tener una sensac|ón rea| de pe||oro.
·
5uroen |a |mpac|enc|a, |a aores|v|dad.
|n resumen, cuando se conduce ba|o |os efectos de| a|coho| se t|enen todas |as facu|tades d|sm|nu|das,
pero uno se s|ente cas| como un superhéroe v, por tanto, se arr|esoa mas. |n no pocos casos, |a v|da.
JH7DGK?BE"GK;9EDJHEBE
EN ßkEVE
4l00k0S 0410S
`Cada ano alrededor de I.400
jóvenes espanoles dejan su
vIda en la carretera v más de
8.000 resultan herIdos graves,
v quIzá quedan atados a una
sIlla de ruedas de por vIda.
`Los chIcos tIenen una tasa
de mortalIdad en accIdentes
de tráhco cuatro veces supe-
rIor a la de las chIcas.
`La probabIlIdad de que un
joven muera en Espana en la
carretera es el doble que en
Holanda o SuecIa.
íDatos obtenIdos por la Fun-
dacIón RACC en su estudIo
acerca de de la ProblemátIca
de los ]óvenes v la SegurIdad
VIarIa en Espana, 2007).
0k £I0£S0 0£ 00kII4kI4
`El 27% de los jóvenes espa-
noles cree que conduce mejor
que los adultos.
`El 47% se consIdera capa-
cItado para conducIr después
de haber bebIdo cuando sale
de noche.
`Solo el I4% reconoce que
manejar un vehículo bajo
los efectos del alcohol puede
suponer un rIesgo para su In-
tegrIdad físIca.
`Ln 43% cree que puede con-
ducIr de forma normal después
de IngerIr alcohol v solo uno
de cada dIez cree pelIgroso
hacerlo ebrIo.
íDatos procedentes del son-
deo realIzado por el InstItuto
Mapfre de SegurIdad VIal a
2.300 jóvenes de entre I6 v 24
anos en I7 cIudades espanolas
en 2003).
ÓY^W:))
£I aIcohoI es, con diferencia, Ia
sustancia esicoactiva de Ia que más
ahusan Ios jóvenes de I4 a I8 años.
¥, eor otro Iado, casi Ia mitad de Ios
accidentes mortaIes de tráhco están
reIacionados con su consumo. Si
comhinamos amhos datos, recouidos
eor eI FIan kacionaI sohre 0rouas
y Ia 0irección 0eneraI de 1ráhco,
eodemos hacer eI cáIcuIo de que Ia
eresencia de erouramas efectivos
de educación viaI a Io Iaruo de toda
Ia escoIaridad, en eseeciaI en Ia
educación secundaria, sueondría
saIvar muchas vidas.
Coger el coche o la moto des-
pués de haber bebIdo o sIm-
plemente Ir de pasajero de un
conductor ebrIo son algunos
de los actos Irresponsables que
realIzan, de forma habItual,
muchos de los adolescentes
que cada hn de semana salen
de hesta ajenos a las cIfras de
muertos en la carretera. A
todos ellos, entre otras cosas,
habría que decIrles:
`Antes de pedIr algo ten
decIdIdo qué vas a tomar.
Muchas veces, por InßuencIa
de los amIgos con los que te
encuentras, acabas pIdIendo
una bebIda con alcohol que
en realIdad no te apetece
demasIado.
`Aprende a decIr no a las
copas. No tIene nada que ver
con rechazar a los amIgos o ser
un soso. SI ellos no entIenden
que no bebas, dIles que estás
tomando un medIcamento
IncompatIble.
`Prueba las bebIdas sIn, como
la cerveza sIn alcohol. No están
nada mal v no dejan resaca.
`Atrévete con combInacIo-
nes sIn alcohol, las hav muv
buenas. cHas probado lIma
con tónIca?
`No tengas sIempre el vaso
en la mano: déjalo sobre la
barra o la mesa, no se va a
escapar. Además, así no se te
calentará.
`SI, a pesar de todo lo que
sabes, decIdes tomar alguna
consumIcIón alcohólIca, es-
pácIalas al máxImo ínunca
más de una en la mIsma hora)
v evIta mezclar. SI bebes agua
entre una v otra, atenuarás su
efecto.
`Ten claro que no exIsten
dIstIntos tIpos de alcohol sIno
dIferentes grados de concen-
tracIón. La graduacIón de las
bebIdas fermentadas ívIno,
cerveza, sIdra) oscIla entre 5
v 25 grados: en el caso de las
bebIdas destIladas ígInebra,
ron, vhIskv, chupItos.) su
grado de alcohol suele varIar
entre I7 v 45 grados.
`Come algo, pero contrólate
con los aperItIvos salados,
como cacahuetes o patatas. Ya
sabes que en muchos bares te
los ponen para que consumas
más.
`Nunca te montes con un con-
ductor que hava bebIdo, arrIes-
gará tu vIda sIn pensárselo dos
veces. Ya sabes que la frase
«Tío, tranquIlo, que controlo»
no es muv de har por parte de
alguIen que se ha bebIdo hasta
el agua de los ßoreros. Eso sí,
convéncele para que deje el
vehículo aparcado.
`SI has bebIdo algo, aunque
sea poco, no cojas el coche nI
la moto. Búscate otra forma
de llegar a casa, con alguIen
que no hava consumIdo o en
un taxI compartIdo entre va-
rIos. Incluso puedes esperar a
que amanezca v vuelva a fun-
cIonar el servIcIo de buses.
CualquIer alternatIva es mejor
que jugársela.
En resumen, el mensaje está
bIen claro: no bebas sI vas a
conducIr: pero sI al hnal bebes,
ino conduzcas!
ÓY^W:)*
|accac|ca .|a| ,z)
Bcbcrsc |a vida dc un sorbo
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-! 02/'2!-!
|os et||ómetros son unos aparatos oue perm|ten med|r |a tasa de a|coho| en a|re esp|rado. |a med|da
oue obt|enen eou|va|e a |a m|tad de |a tasa de a|coho| en sanore. |s dec|r, una med|c|ón en et||ómetro de
0,4 mo/||tro supone una a|coho|em|a rea| en sanore de 0,8. || s|ou|ente cuadro resume e| efecto de |as
d|st|ntas dos|s de consumo:
7BLEB7DJ;O7BEBE9E
EN ßkEVE
IF0k 00£ 4 MÍ?
«Te puede pasar» es el lema
de la campana de prevencIón
de accIdentes desarrollada por
la AsocIacIón para el EstudIo
del la LesIón Medular EspI-
nal, AESLEME, que se dIrIge
a todos los centros escolares
de GalIcIa. El objetIvo de este
plan es Informar a la pobla-
cIón escolar de los rIesgos
que conlleva realIzar cIertas
actIvIdades cotIdIanas ícomo
peatón, cIclIsta, conductor de
moto o como pasajero) v cómo
evItar accIdentes.
La campana, que cuenta con el
apovo del MInIsterIo de Educa-
cIón v la DIreccIón General de
Tráhco, ofrece este programa
de forma gratuIta.
£¥I14k 400I0£k1£S £S
F0SI8l£
Lna charla-coloquIo, Impar-
tIda por un médIco v un pa-
rapléjIco, es la actIvIdad que
AESLEME ofrece a partIr de
5.º de prImarIa v que se adapta
según la edad del alumnado.
Conceptos básIcos sobre la
médula espInal v el cerebro,
causas de las lesIones medu-
lares v formas de evItarlas así
como problemas a los que se
enfrenta una persona después
del accIdente son algunos de
los conceptos que se abordan
en esta actIvIdad que cuenta
con apovo audIovIsual. Para
solIcItar las charlas se puede
escrIbIr al correo electrónIco
de la asocIacIón:
aeslemegalIcIa@vahoo.es
8C:F?FC<EJ8E>I<
>I8DFJ&C@KIF
<=<:KFJ<E<C:FDGFIK8D@<EKF
'#*$'#,
Se sucest|aa e| r|escc, se a|a|a|ta e| electc ce |as ccs|s ce
a|cc|c| ccasua|cas v se sccreva|craa |as prcp|as capac|caces.
(Duraate |cs ccs aács s|cu|eates a |a ccteac|ca ce| pera|sc se
prc||ce |a ccacucc|ca cca tasas super|cres a 0,3. Jaac|ea es
|a tasa aax|aa pera|t|ca para ccacuctcres ce traaspcrte ce
aercaac|as c ce v|a|ercs.)
'#,$'#/
|recca|aa |a seasac|ca ce eulcr|a v ac se t|eae ccac|eac|a ce|
pe||crc cue se ccrre. |as c|staac|as v |a ve|cc|cac se aprec|aa ce
lcraa |accrrecta.
'#/$(#,
Hav s|atcaas c|arcs ce |atcx|cac|ca. |as capac|caces cas|cas,
ccac |a ateac|ca, |a percepc|ca v |a cccrc|aac|ca estaa ser|a·
aeate alectacas.
(#,$*#'
0rave pe||crc. |x|stea s|atcaas c|arcs ce eacr|acuet. A |cs
aater|cres trastcracs |av cue suaar prcc|eaas ce ecu|||cr|c,
scaac|eac|a v seasac|ca ce |rrea||cac.
D}j[\*#'
|acr|acuet prcluaca. |erc|ca ce ccac|eac|a.
ÓY^W:)*
Son jóvenes, se juntan en Iuuares eúhIicos, inuieren urandes cantidades de aIcohoI en un corto eeríodo de
tiemeo y arman mucho escándaIo. 4 este fenómeno en aIza, aI que cada año se suman miIes de menores que
se estrenan en Ia tarea de heher en Ia caIIe, se Io conoce con eI nomhre de hoteIIón. ¥ es un tema que quita
eI sueño, y nunca mejor dicho, a Ios vecinos afectados, que se ereuuntan qué han hecho eIIos eara merecer
semejante sueIicio, a Ios eadres, que cruzan Ios dedos eara que a su hijo no se Ie ocurra montarse en eI coche de
aIuuien que va hasta arriha de caIimocho, y a Ios eoIíticos, que no quieren quedar de reeresores, erohihiéndoIo,
eero que se ven eresionados eara dar una reseuesta efectiva a este conßicto que cada vez va a más.
Pero en este debate socIal, pre-
sente en prensa, radIo, televI-
sIón, foros de Internet v hasta
en conversacIones de ascensor,
a veces se echa en falta la opI-
nIón de los actores prIncIpales:
los jóvenes íen algunos casos,
nInos). Hav que empezar por
preguntarles a asocIacIones
juvenIles, alumnos de ESO v
bachIllerato v unIversItarIos
cuál es su vIsIón del tema v
cuáles son sus propuestas
de actuacIón. Esto es lo que
hIcIeron en la comunIdad
extremena hace va algunos
anos v fue lo que les permItIó
conocer las causas, valorar las
alternatIvas v proponer las so-
lucIones que han hecho posIble
su regulacIón.
Este es, por ejemplo, el análI-
sIs realIzado por la asocIacIón
AlternatIva ]oven de Extrema-
dura acerca de las causas que
propIcIan el botellón:
`El consumo de alcohol como
sustancIa psIcoactIva de curso
legal
`La Ingesta de alcohol como
hábIto presente en actos famI-
lIares v socIales.
`La hIpocresía socIal: la do-
ble moral que condena unos
comportamIentos pero acepta
otros.
`La escasez de alternatIvas al
ocIo juvenIl más sanas, creatI-
vas o formatIvas.
`Las cIudades como
cárceles de cemento.
La falta de espacIos
para otro tIpo de dIs-
frute del tIempo lIbre.
`La falta de ahcIones o
lcbbys: en cuanto se entra en la
adolescencIa se abandonan
los deportes, el dIsfrute
de la naturaleza...
`El concepto de socIedad
permIsIva: todo se acepta
ÓY^W:)+
|| |c|e||ca
Un prob|cma quc quita c| sucño
en defensa de la lIbertad IndI-
vIdual. «Son jóvenes v tIenen
derecho».
`El predomInIo de valores
materIalIstas, consumIstas v
hedonIstas.
`El desconocImIento de los
rIesgos del consumo abusIvo
de alcohol. Los recursos Infor-
matIvos que exIsten no resul-
tan atractIvos a los jóvenes.
`La IncItacIón desde los me-
dIos de comunIcacIón socIal:
«alcohol Igual a dIversIón».
`La falta de límItes en la edu-
cacIón de los hIjos: los padres
se resIgnan a que sus hIjos,
menores de edad, salgan de
hesta porque es lo que hacen
todos.
`La búsqueda de mavor au-
toestIma: reconocImIento so-
cIal de la persona, como parte
Integrada en el entorno.
`La rebeldía frente a la auto-
rIdad: la IrresIstIble atraccIón
de lo prohIbIdo como anhelo
juvenIl.
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-! 02/'2!-!
|n todo buen ana||s|s de un fenómeno soc|a|, ademas de concretar |as causas, hav oue p|asmar |os
efectos neoat|vos, |os pos|t|vos v, por supuesto, |as pos|b|es a|ternat|vas. Aunoue sabemos oue no hav
fórmu|as mao|cas, s| ex|sten actuac|ones oue avudan a reduc|r sus efectos mas pern|c|osos.
£fectos eositivos
·
5e ahorra mucho d|nero en comparac|ón con |o oue hav oue paoar en |os bares.
·
|v|ta |os «oarrafones» o beb|das et|||cas de ma|a ca||dad.
·
|ac|||ta |as conversac|ones tranou||as: no hav oue or|tar para entenderse v e| amb|ente no esta caroa-
do.
·
|s un buen |uoar para estab|ecer contactos |nterpersona|es.
·
|os orupos son ab|ertos, s|n mot|vo de d|scr|m|nac|ón: se acepta a cua|ou|era oue ou|era compart|r
una bote||a.
£fectos neuativos
·
|a to|eranc|a proores|va frente a| a|coho|: e| oroan|smo demanda cada vet mavores dos|s.
·
|as |ntox|cac|ones et|||cas.
·
|a toma de contacto con otras sustanc|as tóx|cas (cannab|s, past|||as...)
·
|os acc|dentes de c|rcu|ac|ón v|a|, |a pr|mera causa de morta||dad entre |os |óvenes.
·
|a a|terac|ón v perturbac|ón de| vec|ndar|o: contam|nac|ón acust|ca v suc|edad de |a v|a pub||ca.
·
|| vanda||smo nocturno como forma de autoahrmac|ón orupa|: fachadas p|ntadas, contenedores oue-
mados, bancos de| revés...
·
|a v|o|enc|a |uven||: pe|eas entre pand|||as.
FosihIes soIuciones
·
bab|||tar nuevos espac|os en tonas a|s|adas en |as oue no se mo|este a |os vec|nos v mu|tar a |os oue
beban fuera de e||as.
·
Ap||car |a normat|va autonóm|ca sobre venta v consumo de beb|das a|cohó||cas a menores.
·
0fertar act|v|dades a|ternat|vas: conc|ertos, c|ne, teatro, deportes...
·
|omentar hab|tos sa|udab|es desde |os centros esco|ares.
·
0onc|enc|ar a |os padres de su responsab|||dad de cara a sus h||os menores de edad.
·
Promoc|onar e| asoc|ac|on|smo |uven|| como a|ternat|va para e| uso de| t|empo ||bre.
·
|nformar sobre |as |ncompat|b|||dades entre seour|dad v|a| v consumo de a|coho|.
·
0ontro|ar |a pub||c|dad enoaõosa v sub||m|na| a través de |a ap||cac|ón de |a normat|va v|oente.
DE>7O<ãHCKB7ICÜ=?97I
EN ßkEVE
F4k4 1k484I4k £k l4S
1010kÍ4S
«Botellón, csí o no?» es el título
de la unIdad dIdáctIca que, a
partIr de una notIcIa publIcada
en La Voz de GalIcIa, plantea
una serIe de actIvIdades para
que los estudIantes reßexIo-
nen v argumenten, a favor v
en contra, de este polémIco
tema. TambIén se analIzan los
mItos sobre el alcohol, las con-
secuencIas sanItarIas v socIales
de este fenómeno v el enfoque
dado desde la prensa.
En prIncIpIo, la propuesta está
dIsenada para Integrarse en la
sesIón de tutoría de 3.º v 4.º
de ESO a lo largo de seIs se-
manas, aunque cada una de las
actIvIdades tambIén se pueden
trabajar de forma aIslada.
Se puede descargar, en gallego
o en castellano, de la págIna
veb de La Voz de la Escuela,
vvv.prensaescuela.es, entran-
do en la Sala de Profesores
en el apartado «e-studIo de
notIcIas».
ÓY^W:)+
|cs (|esacs ae ccasca|( caaaa||s
Porros cn c| patio
4IcohoI, tahaco y... eorros. £I cannahis es Ia tercera droua que más se consume en nuestro eaís y Ia sustancia
iIeuaI que más circuIa eor Ios centros escoIares. ¥ va en aumento. 0e hecho, eI 22% de Ios jóvenes de entre
I4 y I8 años son fumadores hahituaIes de eorros, seuún Ia úItima £ncuesta a Ia FohIación £scoIar eIahorada
eor eI FIan kacionaI sohre 0rouas. ßahIamos, eues, de Ia droua iIeuaI más consumida en £seaña.
Fero emeezemos eor eI erincieio: aunque Ia mayoría de Ios adoIescentes conocen varias aceeciones deI
término -eorros, ßys, eetas, canutos, hierha, chocoIate- no todos tienen cIaro qué es.
El cannabIs es una planta, la
Cunnubis sutivu, con la que se
elabora la marIhuana ía partIr
de sus hojas, ßores v tallos se-
cos) v el hachís ía partIr de su
resIna). TIene dos compuestos
que son psIcoactIvos: el 9 THC
v el 8 THC ítetrahIdrocanna-
bInol), v está consIderado
como un alucInógeno menor.
En cuanto a sus efectos, son
estos: euforIa, desInhIbIcIón,
relajacIón, cambIos perceptI-
vos como dIstorsIones vIsua-
les v audItIvas, desorIentacIón
temporal ílentItud en el paso
del tIempo) v dIsmInucIón de
la memorIa InmedIata. Al con-
sumIrlo en companía es muv
típIco el efecto de la rIsa tonta.
Y, en dosIs elevadas, provoca
confusIón, letargo, percep-
cIón alterada de la realIdad
v, en algunos casos, estados
de pánIco.
Pero, según los expertos, lo
más preocupante de la sItua-
cIón no es tanto el aumento de
su consumo como su «norma-
lIzacIón» dentro de la socIe-
dad. Los drogodependIentes
de estos tIempos va no son
vonquIs nI delIncuentes margI-
nales, sIno personas normales,
bIen socIalIzadas, que vIven su
adIccIón a las drogas lega-
les íalcohol v tabaco)
e Ilegales íporros,
pastIllas...) con total
naturalIdad.
Como contraste, la heroína
es la únIca droga cuvo consu-
mo ha descendIdo de forma
progresIva en los últImos
anos. Esta sustancIa, que se
Introdujo en Espana en los
anos setenta, demostró sus
devastadores efectos en los
ochenta v prIncIpIos de los
noventa. Las muertes por
sobredosIs v enfermedades
InfeccIosas íhepatItIs, sIda)
hIcIeron que se reconocIese
su pelIgrosIdad, hasta el pun-
to de que en la actualIdad son
muv pocos los jóvenes que
se Incorporan a su consumo.
Ellos preheren el cannabIs,
en prImer lugar, seguIdo del
éxtasIs v la cocaína. Pero no
sIempre son conscIentes de
sus consecuencIas v hasta
dehenden los supuestos
efectos terapéutIcos de
una sustancIa que, sIn
duda, en plena adoles-
cencIa es pelIgrosa
para la salud.
ÓY^W:),
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-! 02/'2!-!
bov en d|a son muchos |os ado|escentes oue cons|deran |os porros como una drooa poco pe||orosa o
con escasos efectos sobre e| oroan|smo. 5|n embaroo, no t|enen en cuenta oue:
1
|| a|ou|tran de| cannab|s cont|ene un 50½ mas de sustanc|as cancer|oenas oue e| tabaco. As|, fumar
tres porros es tan per|ud|c|a| para |os pu|mones como fumar 20 c|oarr|||os. |stas c|fras, obten|das
hace unos meses por |a prest|o|osa 8r|t|sh |uno |oundat|on, haran pensar a mas de uno, sobre todo a
|os oue optan por fumar cannab|s en |uoar de tabaco por cons|derar|o menos daõ|no.
2
|| oroan|smo tarda una semana en e||m|nar e| ]b0, |o oue supone prob|emas de aprend|ta|e, concen-
trac|ón v memor|a, as| como r|esoos en |a conducc|ón a| verse afectada |a coord|nac|ón ps|comotora.
A |aroo p|ato, ademas, |nßuve en e| s|stema endocr|no (a|tera |as hormonas responsab|es de| s|stema
reproductor) v en e| |nmun|tar|o.
3
0on e| consumo de cannab|s a edades tempranas, d|sm|nuve |a percepc|ón de r|esoo hac|a |as dro-
oas: se traspasa una ||nea ps|co|óo|ca |mportante, oue hasta entonces actuaba de protecc|ón, v se
esta mas vu|nerab|e ante otros consumos.
7J;D;H;D9K;DJ7
EN ßkEVE
0I0S 00£ k0 ¥£k
El 96% de los padres espanoles
no saben que sus hIjos adoles-
centes consumen drogas v un
porcentaje sImIlar le quIta
ImportancIa al hecho de que
lo hagan, según un estudIo
realIzado por el Plan NacIonal
de Drogas. Esta InvestIgacIón
reßeja que el 20% de los jóve-
nes de I2 a I5 anos consumen
de forma habItual, sobre todo
los hnes de semana, alcohol,
tabaco v porros.
0k F0kk0, 0k £0k0
Hacerse un porro no es tan
fácIl: hav que mezclar el can-
nabIs con el tabaco v lIarlo
con el mIsmo papel con el
antIguamente se lIaban los cI-
garrIllos. SIn embargo, hov en
día se empIeza a ver cómo a los
más jóvenes se los atrae hacIa
su consumo ofrecIéndoles «el
trabajo va hecho», es decIr, se
venden los canutos va lIados.
La estrategIa es muv efectIva:
un porro, un euro. Y a danar
la salud.
ÓY^W:),
«Se husca mujer, de entre I2 y I8 años, inteIiuente y reseonsahIe, de famiIia acomodada, a
Ia que no Ie uuste su cuereo y desee eerder aI menos eI I5% de su eeso». 4nte este hcticio
anuncio, que se correseonde con eI eerhI tieo de una eersona con anorexia nerviosa, Icuántas
adoIescentes se darían erisa en reseonder? Fues seuún Ias estadísticas, aI menos una de cada
cien, que es eI eorcentaje de casos reuistrados en nuestro eaís.
cPero cómo detectar un tras-
torno de la alImentacIón en el
ámbIto educatIvo?
Estas son las senales de alar-
ma:
A. Aspecto flsico
`Lleva ropas anchas o jerseIs
atados a la cIntura.
`EvIta ponerse ropa ajustada v
hace comentarIos despectIvos
acerca de su cuerpo.
`En el caso de la anorexIa, se
observa una reduccIón sIgnIh-
catIva de peso en poco tIempo.
Aspecto marchIto v expresIón
de trIsteza.
`En el caso de la bulImIa
puede presentar el síndrome
de Russell íherIdas o callosIda-
des en los nudIllos producIdos
por el vómIto).
ß. Actitud en clase
`Parece que está Ida v más
cansada que de costumbre íse
marea o Incluso se desmava).
`En el caso de la anorexIa:
excesIva preocupacIón por los
estudIos, al margen de los re-
ÓY^W:)-
!(as|c(acs ae |a a||aea|ac|ca ,I)
Ias scña|cs dc a|arma dc |a
anorcxia cn c| au|a
sultados. En EducacIón FísIca
suele esforzarse al máxImo.
`En el caso de la bulImIa: su
comportamIento se hace más
desorganIzado v despreocu-
pado.
C. Comportamiento
en el comedor
`Intenta saltarse la hora de
la comIda.
`Muestra claros sIgnos de
tensIón mIentras está sentada
a la mesa.
`Se queja de que es dema-
sIada comIda o demasIado
calórIca.
`En caso de la anorexIa: pue-
de esconder o desmenuzar
obsesIvamente los alImentos
v suele tardar mucho tIempo
en comer.
`En caso de la bulImIa: come
menos de lo habItual ílos atra-
cones se los da en prIvado).
0. Comportamiento
en el recreo
`SustItuve el bocadIllo por
una fruta.
`Conversa con frecuencIa
sobre dIetas o las formas del
cuerpo Ideal.
`RealIza movImIentos repetI-
tIvos o pasea sIn parar con el
hn de quemar calorías.
`En el caso de la anorexIa: su
aparIencIa es decaída, InfelIz v
de poco Interés por las actIvI-
dades en las que partIcIpa.
`En el caso de
la bulImIa: puede
comer chucherías
sI después tIene la
posIbIlIdad
de vomItar.
Poco a poco
las amIgas
le darán de
lado por su
conducta
Inestable.
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-! 02/'2!-!
Nuchas veces |as am|oas son |as pr|meras en darse cuenta de oue a|oo fa||a. 5| tu eres una de e||as, v
sospechas oue tu compaõera sufre un trastorno de a||mentac|ón:
1
No te frustres s|, a pesar de tus |ntentos, no reconoce e| prob|ema v rechata |a avuda profes|ona|.
|ntenta hab|ar con a|ou|en de vuestro entorno cercano v da |a vot de a|arma.
2
]rata de documentarte acerca de este t|po de trastornos. 0uanto mas sepas, me|or podras avudar|e.
3
|v|ta hacer|e comentar|os sobre su aspecto f|s|co como «cada d|a estas mas de|oada» o «te estas
ouedando en |os huesos». As| conseou|ras refortar su comportam|ento de pérd|da de peso v aumen-
tara su preocupac|ón por e| f|s|co.
4
|ntenta no hab|ar con e||a de d|etas, ca|or|as o personas de| entorno oue han enoordado o ade|oatado.
5
|nterésate por otras areas de su v|da a|enas a |a a||mentac|ón v a su |maoen, como |os estud|os, e|
traba|o, |a fam|||a o |a pare|a.
S
kecuérda|e |o |mportante oue es su am|stad para t| v |o orou||osa oue estas de oue sea tu am|oa. |ste
t|po de trastornos se corre|ac|onan con ba|a autoest|ma v sent|m|entos de |nfer|or|dad. |e avudara
saber oue puede contar con tu avuda.
7
]rata de a|abar todas |as areas de su persona a|enas a| peso v a |a |maoen. bat|e entender oue una
persona no es un|camente un cuerpo o una ta||a, s|no un con|unto de cua||dades v de deb|||dades.
S
5| comes con e||a, no prestes atenc|ón a |o oue |no|ere n| a |o oue hace con |os a||mentos. ]ampoco
|e recom|endes |o oue deber|a comer o |o oue no: son |os espec|a||stas |os oue deben abordar este
tema.
9
Aunoue muestre rechato a re|ac|onarse con |os demas, |ntenta |nteorar|a en orupos, ||ama|a para
sa||r v ev|ta oue se a|s|e.
10
No te desan|mes s| no ves resu|tados a corto p|ato: e| tratam|ento es |aroo v sue|e haber retrocesos v
reca|das.
;IJEOFH;E9KF7:7FEHC?7C?=7
EN ßkEVE
4k1£ l4 S0SF£0ß4...
De un caso de trastorno de
la alImentacIón en el aula,
lo prImero es contrastar la
InformacIón con el resto del
profesorado. SI se conhrman
las sospechas, hav que Infor-
mar al tutor v al orIentador
para ponerse de acuerdo en
el plan de actuacIón. Normal-
mente el prImer paso será el
de hablar con la persona afec-
tada, escucharla v convencerla
para que cuente la sItuacIón a
sus padres. SI no se atreve, lo
puede hacer el tutor. Aun en
contra de su voluntad, hav
que Informar a la famIlIa de la
posIble exIstencIa del trastorno
íel dIagnóstIco ohcIal lo debe
dar un especIalIsta). La cone-
xIón entre el centro de salud,
la famIlIa v el centro educatIvo
debe ser constante.
00MF4k£k0S 0£ F0FI1k£
SI en el aula hav un caso de
anorexIa o bulImIa nervIosa,
no es necesarIo comunIcar
este dIagnóstIco al resto de
los companeros. Pero sI es algo
que todos saben, entonces es
mejor hablarlo de una forma
natural, pIdIendo la colabo-
racIón de todos. A la persona
afectada en cuestIón hav que
tratarla con normalIdad, evI-
tando sacar temas relatIvos al
peso, Imagen o alImentacIón.
Desde el punto de vIsta aca-
démIco, es recomendable
mostrar cIerta ßexIbIlIdad en
la realIzacIon de exámenes
para que pueda acudIr a sus
revIsIones médIcas. TambIén
es Importante Intentar Inte-
grarla en el grupo, evItando
su aIslamIento.
ÓY^W:)-
× F4k4 S48£k M4S
|||c.//WWW.aasacecaa|aaaea.cca/
0eIuadez iuuaI a feIicidad. 4sí de senciIIa
es Ia fórmuIa que se autoaeIican en su
vida cotidiana Ias eersonas que sufren
anorexia o huIimia. £n amhos casos, se
trata de un trastorno mentaI en eI que
eI temor a enuordar acaha derivando
en un eroceso deeresivo. 0e hecho, a
veces es difíciI saher si estamos ante
un erohIema u otro: casi Ia mitad de
Ias eersonas que eresentan anorexia
nerviosa tamhién manihestan ataques
de huIimia. la eaIahra en sí eroviene
deI término urieuo «houIimos», que
IiteraImente siunihca 'hamhre de huey'. 4
diferencia de Ios anoréxicos, Ios huIímicos
conservan un eeso entre Ios Iímites de Io
que se considera normaI, eor Io que su
aseecto euede ser saIudahIe e incIuso de
sohreeeso, Io que hace más difíciI detectar
Ia enfermedad.
Lo más característIco de este
trastorno son los atracones:
la persona afectada IngIere de
manera descontrolada grandes
cantIdades de comIda en cortos
períodos de tIempo. InmedIata-
mente después adopta algunas
estrategIas para contrarrestar
ese exceso, como por ejemplo
la provocacIón del vómIto: esta
conducta frena de InmedIato la
sensacIón de culpa, la falta de
control v el mIedo a engordar.
La prevalencIa de este trastorno
entre adolescentes v jóvenes es
de casI el 3%, sIendo el 90% de
los casos en mujeres. La edad
de InIcIo oscIla entre los I8 v
los 25 anos, aunque se calcula
que la dIhcultad de dIagnóstIco
puede enmascarar el problema
durante anos sIn que la per-
sona afectada busque avuda.
En cuanto las causas... son mu-
chas. El mIedo a madurar, una
baja autoestIma o un exagerado
deseo de perfeccIón v autocon-
trol son algunos de los rasgos
característIcos de las personas
que sufren estos trastornos. El
tIpo de famIlIa íun clIma gene-
ral dIstante v poco afectuoso o
sobreprotector v con preocu-
pacIón excesIva por las dIetas)
tambIén puede actuar como
elemento desencadenante.
Tanto la anorexIa como la bu-
lImIa son enfermedades que
se cronIhcan en la mavoría
de los pacIentes, dando lugar
a una gran cantIdad de altera-
cIones orgánIcas que pueden
convertIrse en permanentes.
Estas consecuencIas son más
frecuentes cuanto mavor sea
el tIempo de evolucIón de la
enfermedad. De ahí la Impor-
tancIa de la deteccIón precoz
de estos trastornos.
ÓY^W:).
!(as|c(acs ae |a a||aea|ac|ca ,z)
Cómo dctcctar |a bu|imia
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-! 02/'2!-!
5e t|enes sospechas de oue un am|oo o fam|||ar puede padecer a|oun t|po de enfermedad re|ac|onada
con |a a||mentac|ón, |ntenta oue reconotca su prob|ema v se dec|da a ped|r avuda profes|ona|, aunoue
|o mas probab|e es oue se n|eoue a hacer|o.
|stos son a|ounos |nd|cadores oue pueden or|entarte a |a hora de encender |as |uces de a|arma:
·
5e at|borra a comer de una manera descontro|ada, |nc|uso durante per|odos de dos horas
·
]|ene |a sensac|ón de oue no puede parar de comer
·
bace d|etas muv r|ourosas o per|odos de avuno para compensar |os excesos
·
5e provoca vóm|tos
·
Abusa de |axantes v d|urét|cos
·
|sta muv preocupado por su peso
·
0ome a escond|das
·
]|ene prob|emas con |a dentadura
·
|sconde com|da
·
5e d|stanc|a de |os am|oos v |os fam|||ares
·
Nuestra camb|os de humor v depres|ón
Una vet oue e| bu||m|co se pone a tratam|ento, no hav oue buscar resu|tados rap|dos, va oue es un
proceso |aroo v ||eno de a|t|ba|os. |a |ntervenc|ón es una comb|nac|ón de farmaco|oo|a (norma|mente
ant|depres|vos), reeducac|ón d|etét|ca (por |a oue e| enfermo t|ene oue aprender nuevas pautas v
hab|tos de a||mentac|ón), v ps|coterap|a |nd|v|dua| o orupa|, |mpresc|nd|b|e para entender |a enfermedad
v reoroan|tar act|tudes. |n todo este proceso es fundamenta| |a co|aborac|ón de |a fam|||a.
9K7D:E;B;D;C?=E;IB79EC?:7
EN ßkEVE
k0 S0¥ 0k4 «S0F£kw0M4k»,
I¥ 00£?
Los anuncIos, las películas v
las serIes de televIsIón nos
ofrecen una Imagen de la
mujer que se parece más a la
de una supcrwcmun íguapa
de cara, perfecta de cuerpo
e IntelIgente en su forma de
actuar) que a una persona
de carne ímás o menos
abundante) v hueso. Esta
presIón, unIda a la Idea de que
el éxIto se debe a la delgadez,
lleva a algunas mujeres a
embarcarse en unas dIetas
tan fuertes que a veces derIvan
en enfermedades crónIcas.
Ik1£kk£1, £l S£0k£10 0£ l4S
400l£S0£k1£S

Las personas que padecen
anorexIa o bulImIa utIlIzan
la Red para comunIcarse con
otras afectadas, normalmente
mujeres adolescentes. En ella
se encuentran en cIrculacIón
un montón de sItIos veb con
centros de thInInspIratIon, o
la delgadez llevada al extremo
como estIlo de vIda. A pesar
de que muchos de estos
contenIdos desaparecIeron
después de las denuncIas de
asocIacIones de lucha contra
los trastornos alImentarIos,
aún hov en día exIsten págInas
donde te ensenan a sobrevIvIr
comIendo una manzana al día
o a perder peso sIn que nadIe
se dé cuenta.
ÓY^W:).
|a |ceaa |c(aa
Ios cstudiantcs cspaño|cs, |os
mas scdcntarios dc |a UE
Mejora Ia caeacidad de aerender, mantiene Ios huesos,
Ios múscuIos y Ias articuIaciones saIudahIes, disminuye eI
estrés y ayuda a controIar eI eeso, Iqué es? keseuesta a Ia
adivinanza: eI ejercicio físico. 0on semejantes henehcios
es difíciI de entender eor qué razón Ios niños eseañoIes
son, junto a Ios eortuuueses, Ios más sedentarios de toda
Ia 0nión £uroeea. 0e hecho, Ios exeertos insisten en que
fomentar Ia eráctica deI deeorte y Ia actividad física en Ios
niños de forma hahituaI, junto aI seuuimiento de una dieta Io
más equiIihrada eosihIe, es Ia mejor estrateuia eara erevenir
y tratar eI sohreeeso y Ia ohesidad, que en Ia actuaIidad ya
afectan aI 50% de Ios menores eseañoIes.
En concreto, los benehcIos
de realIzar actIvIdad físIca
con regularIdad desde los
prImeros anos de vIda son los
sIguIentes:
I. Favorece el crecImIento v el
desarrollo saludable del sIste-
ma cardIovascular v músculo-
esquelétIco.
2. Reduce la probabIlIdad de
sufrIr:
`DIabetes de tIpo 2.
`HIpertensIón.
`Problemas de colesterol.
`Enfermedades cardIovas-
culares.
3. PrevIene el sobrepeso v la
obesIdad en la adolescencIa v
en la edad adulta
4. Mejora la salud mental v
el bIenestar psIcológIco. En
concreto:
`Reduce la ansIedad v el
estrés.
`PrevIene la depresIón.
`Mejora la autoestIma.
`OptImIza la funcIón cognI-
tIva, es decIr, la capacIdad de
aprender
`Favorece las InteraccIones
socIales satIsfactorIas.
5. Incrementa la posIbIlIdad
de convertIrse en una perso-
na actIva v deportIsta cuando
se es adulto.
En dehnItIva, el sImple hecho
de Incorporar determInadas
actIvIdades físIcas v deportIvas
ÓY^W:)/
dentro del horarIo semanal
de los menores supone
una serIe de venta-
jas para su salud
que no pueden
ser Ignoradas.
Así pues, cpor qué
no convertIr este
objetIvo en un pro-
pósIto para el nuevo
ano? Seguro que no es
tan dIfícIl...
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-! 02/'2!-!
5| estas esperando a oue |as oanas de hacer e|erc|c|o ||amen a tu puerta... espera sentado. 5on muv
pocos |os oue se s|enten entus|asmados ante |a perspect|va de apuntarse a un o|mnas|o o empetar a
pract|car un deporte. |as |deas derrot|stas pronto te acecharan, as| oue vete pensando cómo te puedes
mot|var para ||evar a cabo tu ob|et|vo. || s|ou|ente cuadro resume |as excusas t|p|cas a |as oue nos
aoarramos para ap|atar e| momento de empetar a sudar |a cam|seta. Pero tamb|én |nc|uve |as ratones
para no tener|as en cuenta:
CKxL;J;"CKxL;J;
EN ßkEVE
IF0k 00£ £k00k04k?
La OrganIzacIón MundIal de
la Salud consIdera que son
dIez las tendencIas socIales
que explIcan la epIdemIa de
obesIdad en la InfancIa:
I. El Incremento del uso de
vehículos motorIzados a la
hora de realIzar cualquIer
desplazamIento, como acudIr
al centro escolar.
2. La reduccIón de oportunI-
dades para realIzar actIvIdad
físIca en el tIempo de
ocIo: pocas zonas verdes, In-
segurIdad cIudadana, espacIos
reducIdos...
3. El aumento del ocIo seden-
tarIo: vIdeojuegos, Internet, te-
levIsIón... íLos nInos espanoles
son, junto a los brItánIcos, los
que pasan más horas delante de
la televIsIón, con un promedIo
de dos horas v medIa al día.)
4. La mavor cantIdad v varIe-
dad de alImentos dIsponIbles
con un alto contenIdo calórIco:
bollería, chucherías, comIda
basura...
5. El aumento de las oportunI-
dades para comprar alImentos
a todas horas.
6. El Incremento de restaurantes
de comIda rápIda.
I. El mavor tamano de las racIo-
nes en los restaurantes.
8. El consumo de refrescos en
sustItucIón del agua.
9. La omIsIón del desavuno
ísustItuIdo a medIa manana
por alImentos hIpercalórI-
cos).
I0. La dIsmInucIón de la actIvI-
dad físIca en la vIda cotIdIana.
KL@;<8;<IIFK@JK8%%% 8I>LD<EKF<E:FEKI8
|a vercac es cue cca taatas |cras ce
c|ase v cca |c cue teacc cue estuc|ar
ac teacc t|eapc para |acer a|acua
cepcrte.
Saces cue eaccatrar t|eapc es cuest|ca ce pr|cr|caces. suaa
|as |cras cue te pasas caca seaaaa ce|aate ce| te|ev|scr. Securc
cue pueces sacar ce a|| uaas cuaatas para |acer ua pccc ce
e|erc|c|c.
Ve vec r|c|cu|c cca e| atueacc cepcrt|·
vc. Aceaas, scv auv patcsc.
Vaacs a ver, ac se trata ce cue te ccav|ertas ea ua ßec||aa
(c ea uaa V|ctcr|a). Secua pract|cues, |ras ae|craacc tus
acv|a|eatcs. S| aua as| ac scpcrtas |a |cea ce cue |cs ceaas
te veaa ea e| c|aaas|c c ccrr|eacc cca ua c|aaca| puestc,
pueces eapetar |ac|eacc e|erc|c|c ea casa (est|raa|eatcs,
accca|aa|es, lex|caes...). Securc cue tu prclescr ce c|aaas|a te
puece asescrar.
Nuaca ae |a custacc |acer e|erc|c|c,
ac crec cue a|cra caac|ea |as ccsas.
Ve|cr p|easa cue |asta a|cra ac |as eaccatracc e| t|pc ce
e|erc|c|c l|s|cc cue se acapte a tu lcraa ce ser. Atrevete cca
auevas act|v|caces. ca||e ce sa|ca, p|racu|sac, aatac|ca,
aercc|c, seacer|sac, |ucc, acataá|sac, vcca, catuca, ta|c||... c,
s|ap|eaeate, prueca a car |arccs pasecs escuc|aacc tu aus|ca
lavcr|ta c cca |a le| ccapaá|a ce tu perrc (cue securc cue
c|slrutara taatc c aas cue tu).
V|s pacres t|eaea cue pacar pcr e|
c|aaas|c (c pcr |a act|v|cac cepcrt|va)
auc|c c|aerc, ac aerece |a peaa e|
castc.
laac|aate e| c|aerc cue |acra cue |avert|r para ccacat|r |cs prc·
c|eaas ce sa|uc cue pueces pacecer ea ua luturc pcr ua excesc
ce seceatar|sac c pcr ua prcc|eaa ce cces|cac. |a rea||cac
es uaa pecueáa |avers|ca ce cara a| luturc. Aceaas, para |acer
e|erc|c|c ac es |apresc|ac|c|e pacar.
S|eapre estcv caasacc... iac teacc
luertas a| para acver ua cecc!
|| e|erc|c|c l|s|cc auaeata |a seasac|ca ce lcrta|eta v eaerc|a.
|s cec|r, te carca |as p||as. |rccac|eaeate te s|eates caasacc
pcrcue ac te aueves...
ÓY^W:)/
Así que la pregunta cae de
cajón: cpor qué con el tIempo
nos volvemos más InactIvos?
Las respuestas son varIas:
`Es evIdente que los Intereses
cambIan con la edad: en la ado-
lescencIa aparecen alternatIvas
a los juegos InfantIles mucho
más atractIvas, aunque en
ocasIones mucho menos sa-
ludables.
`A veces se pIensa de for-
ma errónea que los estudIos
requIeren todo el tIempo dIs-
ponIble, cuando lo cIerto
es que una cosa no
es IncompatIble con
la otra. De hecho, la
actIvIdad físIca me-
jora el rendImIento
Intelectual.
`Es frecuente que los padres
dejen de mostrar Interés por
los deportes que practIcan
sus hIjos, con la falsa creencIa
de que el ejercIcIo es cosa de
nInos. En el caso de las hIjas, el
desInterés es aún mavor.
`El estIlo de vIda cada vez más
sedentarIo hace que los adoles-
centes pasen un promedIo de
tres horas delante de la tele v
otras tantas ante el ordenador.
Está muv bIen que cojan tablas
en el manejo de las nuevas
tecnologías., ipero que no se
olvIden de que tIenen pIernas
para moverse!
«Mens sana in
corpore sanon
Los benehcIos de la actIvIdad
físIca son bIen conocIdos
por todos. Pero no menos
Importantes son las ventajas
que reporta en el aspecto
psIcológIco: está demostrado
que reduce los nIveles de
estrés, el malestar v los
síntomas de depresIón, al
tIempo que fortalece la
autoestIma, fundamental en
la formacIón de la propIa
personalIdad. Pero, lo más
Importante de todo, el ejercIcIo
nos ofrece el gran placer de
dIsfrutar de nuestro cuerpo.
ßasta que IIeuan a Ia adoIescencia Ia actividad física que reaIizan nuestros escoIares es aceetahIe, a eartir
de esa edad, Ios háhitos caen a eIomo, más aún si hahIamos de Ias niñas, que siemere se encuentran muy
eor dehajo de sus comeañeros en Io que aI ejercicio físico se rehere. 4I menos, esto es Io que reßejan Ias
úItimas £ncuestas kacionaIes de SaIud, que reveIan que eI niveI de actividad física reuuIar es deI 80% en Ios
chavaIes de entre 5 y I2 años, Io que no está nada maI, sin emharuo, disminuye hasta eI I3% en Ias eersonas
de entre 25 y 45 años. 0uriosamente, a eartir de esta edad eI eorcentaje de deeortistas reeunta hasta eI
20%, aunque en muchos casos se dehe a una erescrieción médica.
ÓY^W:)'&
|acca( ca(a |a |aca|aaa
E||as tambicn [ucean a| fútbo|
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-! 02/'2!-!
>;9>EIO9EDI;@EI
<C?<:?F<JHL<¿ CFHL<GF;<DFJ?8:<I<J¿
I. A |cs a|ács se |cs |ac|ta cesce pecueács para ser
act|vcs, a |as a|áas, auc|c aeacs.
I. Aa|aar|es pcr |cua|. |cs ceaelc|cs para |a sa|uc
sca |cs a|sacs.
2. |cs |ueccs cepcrt|vcs aas pcpu|ares estaa
ascc|accs a| t|pc ce |ueccs cue aas |es custaa a
e||cs.
2. |x|c|r uaa clerta aap||a v atract|va.
3. |a lcraa ea cue se |cs v|ste cesce cue sca
pecueács |es ccac|c|caa su ||certac ce
acv|a|eatc. e||as sue|ea ||evar |as ce percer.
3. Vest|r a a|áas v a|ács cca rcpa ccacca.
4. A |as a|áas se |es va|cra auc|c e| |ec|c ce estar
cuapas, a |cs a|ács se |es ap|aucea sus |ac|||caces
actr|ces.
4. Va|crar |a act|v|cac l|s|ca cue rea||taa, sccre tccc
a e||as.
5. |x|ste |a |cea ce cue |av act|v|caces para c||cas
v ctras para c||ccs. |as ce| sexc aascu||ac sue|ea
ser auc|c aas acuacaates v acces|c|es.
5. Nc caer ea ccaveac|caa||sacs. ac pasa aaca
pcrcue e||as |uecuea a| lutcc| v e||cs a |a ccaca.
6. Aua |cv ea c|a, auc|as a|áas t|eaea aeacs
t|eapc ||cre pcrcue t|eaea cue ec|ar ua aaac ea
|as |accres ce casa.
6. kepart|r |as act|v|caces ccaest|cas eatre uacs v
ctras. taac|ea es e|erc|c|c.
I. A |cs a|ács se |es reca|a ca|caes, racuetas v
aater|a| cepcrt|vc, a e||as, |ueccs |aact|vcs v
accescr|cs ce ce||eta.
I. |caer a c|spcs|c|ca ce |as a|áas pat|aes, ca|caes v
caa|setas ce lutcc|, pcr pcaer ua e|eap|c.
8. |as cepcrt|stas ce e||te leaea|aas t|eaea auc|a
aeacs va|crac|ca scc|a| cue sus cc|ecas aascu||·
acs.
8. 0uaacc t|eaea ecac para ccapreacer|c, |ac|ar
cca e||cs v e||as acerca ce estcs teaas.
9. Hav pccas cepcrt|stas leaea|aas, pcr |c cue
ex|stea pcccs acce|cs cue |a|tar.
9. Aa|aar|as a cue pract|cuea a|cua cepcrte ce
lcraa |ac|tua|.
I0. 0cac resu|tacc ce estcs ccac|c|caaates, ea
tccas |as ecaces v crupcs scc|a|es |as au|eres
sca auc|c aas |aact|vas cue |cs |cacres.
I0. Nc pera|t|r cue acaaccaea e| |ac|tc cepcrt|vc
pcr cu|pa ce |cs estuc|cs c pcr s|ap|e ce|acet.
ÓY^W:)'&
EN ßkEVE

0k4 1£k4FI4 k404 F£lI0k0S4
Ln ejemplo de la efectIvIdad
del deporte como terapIa lo
vImos hace unos meses en
una notIcIa que venía desde
un campo de refugIados del
norte de AfganIstán: nInos v
nInas, por prImera vez en su
vIda, jugaban al fútbol con los
balones que les habían llegado
de Avuda InternacIonal. Los
trabajadores socIales que se
encargaron de ensenarles
las reglas básIcas del juego
aseguran que fue la prImera
vez que los escucharon reír v
grItar de alegría.
0nos más, otros menos, es evidente que todos necesitamos dormir. lo que no está tan cIaro es eor qué
esto es así. £n una noche normaI exeerimentamos cicIos de cinco fases que se reeiten varias veces y que
en totaI duran unos 90 minutos. 4Iterar este reIoj hioIóuico trae consiuo trastornos físicos y emocionaIes
de mucha trascendencia. £I efecto más imeortante de Ia faIta de sueño, como hien sahen Ios estudiantes,
es Ia somnoIencia y eI maIestar ueneraI. los adoIescentes necesitan entre 8 y 9 horas de sueño, aunque
en Ia eráctica duermen dos horas menos que Ios jóvenes de erincieio de siuIo. Menos maI que aIuunos
Io comeensan con un rato de siesta eseañoIa (si no tienen jornada eartida, cIaro). 0tros efectos de Ia
faIta de sueño son una mayor vuInerahiIidad a Ias enfermedades, disminución de Ia concentración y de Ia
creatividad, erohIemas de crecimiento...
cPor qué, pues, necesItamos
dormIr? Al menos, por dos
motIvos. En prImer lugar,
porque el sueno se adapta a
nuestro ecosIstema: cuando
caía la noche v la oscurIdad
Impedía a nuestros antepasa-
dos cazar, recoger alImentos o
encontrar el camIno, lo mejor
que podían hacer era retIrarse
a las cuevas v dormIr. Según
los cIentíhcos, esto se explIca
porque los anImales que tIenen
menos depredadores tIenden a
dormIr menos. Los elefantes v
los caballos lo hacen entre 3 v
4 horas dIarIas, los gorIlas I2,
los gatos I5 v los murcIélagos
20. En segundo lugar, dormIr
nos avuda a recuperarnos.
ContrIbuve a la regeneracIón
de los tejIdos corporales, sobre
todo de los del cerebro. Con el
sueno la mente se repara, se
reorganIza v con-
solIda los recuer-
dos. Además, el descenso de la
temperatura corporal que tIene
lugar mIentras dormImos avu-
da a conservar energía para el
día sIguIente. TambIén es
fundamental en el desarrollo.
Durante el sueno profundo,
la glándula pItuItarIa lIbera la
hormona del crecImIento.
En conclusIón, dormIr bIen
constItuve una parte fun-
damental en la vIda de
ÓY^W:)''
|a(|e ae |a .|aa |a casaacs ac(a|eaac
Ia importancia dc| sucño
los estudIantes: solo así se
consolIda lo aprendIdo durante
el día. BenjamIn FranklIn aún
Iba más allá cuando se le ocu-
rrIó acunar el dIcho: «QuIen
pronto se acuesta v pronto se
levanta vIve sano, rIco v todo
lo aguanta»
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-! 02/'2!-!
0ontesta con ¥erdadero o IaIso Ias siuuientes cuestiones:
1
Ne cuesta mucho |evantarme por |a maõana (V/|)
2
Neces|to un despertador para |evantarme a |a hora correcta (V/|)
3
keprooramo e| despertador para poder dorm|r unos m|nutos mas (V/|)
4
0urante e| d|a me s|ento cansado, nerv|oso v de ma| humor (V/|)
5
Ne cuesta concentrarme v acordarme de |as cosas (V/|)
S
0on frecuenc|a me ouedo dorm|do de|ante de |a te|ev|s|ón (V/|)
7
5ov |ento a |a hora de reso|ver prob|emas o cuando |ntento ser creat|vo (V/|)
S
Ante un d|scurso aburr|do, sobre todo s| estov en una hab|tac|ón ca||ente, me ouedo dorm|do (V/|)
9
A |os c|nco m|nutos de meterme en |a cama me ouedo «sopa» (V/|)
10
|nseou|da me entra |a modorra cuando condutco (V/|)
11
|os hnes de semana duermo mas horas oue de |unes a v|ernes (V/|)
12
Neces|to echar una s|esta para aouantar e| resto de| d|a (V/|)
13
]enoo o|eras (V/|)
14
0espués de com|das pesadas me ouedo oroou| (V/|)
15
0espués de cenar no me da t|empo a |r a hasta |a cama: me ouedo dorm|do en e| s|||ón (V/|)
k£S0l1400S
5| has contestado Verdadero cuatro o mas veces, es mas oue probab|e oue no duermas |o suhc|ente o, a|
menos, no con |a ca||dad con oue neces|tas hacer|o.
|a recomendac|ón de |os expertos para oue descubras tu numero de horas de sueõo |dea| es |a s|ou|en-
te: «Acuéstate I5 m|nutos antes de |o norma| durante |a próx|ma semana, v s|oue aõad|endo I5 m|nutos
mas en semanas suces|vas, hasta oue seas capat de |evantarte s|n neces|dad de| despertador v te
s|entas desp|erto v descansado durante todo e| d|a». (Iames Naas, «|as venta|as de| sueõo: prepare su
mente para rend|r a| max|mo»).
µ:;I97DI7IBEIK<?9?;DJ;5
EN ßkEVE
l4 M£I0k M£0I0Ik4
SI se nos permItIese dormIr
sIn lImItacIón, la mavoría de
los humanos dormIríamos de
9 a I0 horas cada día. Tantas
horas planchando la oreja no
solo no es perjudIcIal, sIno
que nos permIte levantarnos
más frescos, de mejor humor
v rendIr más en el trabajo que
aquellas personas que pasan
sueno.
£l 0Í4 0£SF0£S
Cuando trasnochamos el hn
de semana, v nos levantamos
tarde, nuestro reloj bIológIco
se desajusta v experImenta-
mos el llamado InsomnIo del
domIngo por la noche v, al día
sIguIente, la trIsteza del lunes
por la manana. Este trastorno
lo llevan mejor las personas
vespertInas íque se actIvan
según se acerca la noche) que
las matutInas íque rInden me-
nos según avanza el día).
ÓY^W:)''
4 cuestas con Ia mochiIa, de casa a cIase, de cIase a casa. ko es un jueuo de eaIahras sino una reaIidad:
antes de cumeIir Ios I6 años, eI I0% de Ios adoIescentes ya sahen Io que es eadecer un doIor de eseaIda.
¥ muchas veces Ia cuIea Ia tiene Ia excesiva cantidad de materiaI escoIar que transeortan cada día de un
Iado eara otro, y que seuún Ios exeertos no dehería sueerar eI I0% de su eeso. Fero Io cierto es que uno de
cada tres acarrea cada jornada escoIar eI equivaIente aI 30% de su eroeio eeso. £s decir, que si eusiéramos
sohre una háscuIa Ia mochiIa de un niño de unos 40 kiIos de eeso, Ia auuja señaIaría cerca de I2, cuando Io
recomendahIe sería no más de 4.
La segunda causa de problemas
dorsales, según los expertos en
el tema, se encuentra en el mo-
bIlIarIo escolar: los pupItres v
las sIllas son todas del mIsmo
tamano, sIn posIblIdad de ajus-
tarse a las dIstIntas alturas v
dIferencIas en el desarrollo, lo
que por ejemplo oblIga a forzar
la postura a los más altos.
Como consecuencIa, v seguI-
mos con las cIfras, más del
50% de los nInos v cerca del
70% de las nInas con edades
comprendIdas entre los I3 v los
I5 anos padecen de lumbalgIa,
según un estudIo realIzado por
la FundacIón Kovacs. SIn em-
bargo, en la mavoría de los ca-
sos los médIcos no encuentran
alteracIones estructurales gra-
ves en la columna, v muchas
veces las radIografías están
dentro de la normalIdad.
El abecé de la prevencIón
es sencIllo, aunque hav
que llevarlo a la práctI-
ca: posturas correctas al
sentarse, fomentar el ejer-
cIcIo v evItar a toda costa el
sedentarIsmo.
0eportes de riesgo
El ejercIcIo físIco es fundamen-
tal para la salud de la espalda,
aunque la práctIca Inadecuada
de determInados deportes pue-
de Incrementar hasta un 50%
el rIesgo de lesIones serIas.
La veb vvv.espalda.org, de-
sarrollada por la FundacIón
Kovacs, ofrece una Informa-
cIón Interesante sobre cada
deporte, sus rIesgos, hábItos
de hIgIene postural v ejercI-
cIos especíhcos para evItar la
sobrecarga.
ÓY^W:)'(
Vcc|||as ae c|cac
Mc duc|c |a cspa|da
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-! 02/'2!-!
A |a hora de comprar una moch||a, no debes h|arte so|o en sus co|ores n| en su marca, n| s|ou|era en s|
ha sa||do o no anunc|ada en |a te|ev|s|ón: mas va|e oue |es prestes atenc|ón a otras caracter|st|cas, s|
ou|eres ev|tar prob|emas de esco||os|s (desv|ac|ón de |a co|umna en forma de 5) v c|fos|s (mas conoc|da
como chepa).
DEI;7IKD8KHH?JE:;97H=7
EN ßkEVE
I00010k, M£ 00£l£I
El dolor de espalda es la segun-
da causa de vIsIta al médIco
de nInos v adolescentes en
Espana, por detrás de los res-
frIados, v el prImer factor de
IncapacIdad laboral a partIr de
los 45 anos. Ocho de cada dIez
personas lo padecen a lo largo
de su vIda v se calcula que la
mItad de los casos se debe a
malas posturas aprendIdas
en los prImeros anos de vIda:
sentarse mal en clase, soportar
demasIado peso o tIrarse en el
sofá de cualquIer manera favo-
rece esta dolencIa.
8C8?FI8;<%%% 8JàEF 8JàJà
||evar |a moch||a a |a
espa|da
· Nuaca ceces cc|car|a ce ua sc|c |acc
a| carcar|a ea excesc.
· |cs t|raates cecea teaer uacs cuatrc
ca ce aac|c, ccac a|a|ac.
· |s ccavea|eate cue se pueca su|etar
taac|ea pcr |a c|atura.
· || respa|cc acc|c|acc, cca c|ertc
espescr v lraeta.
· Vac|a ac cece pesar aas ce aec|c
|||c.
· keparte |a carca. pca |c aas pesacc
v vc|ua|acsc |c aas cerca pcs|c|e ce
|a espa|ca.
· Nc ceces ||evar|a ea |a tcaa ca|a,
|uacar. A|usta |cs t|raates |asta cue
cuece ea |a tcaa aec|a c a|ta.
Arrastrar una moch||a
con ruedas
· S| e| asa es ceaas|acc ccrta teacras
cue lcrtar |a espa|ca.
· |as ruecas cecea c|rar c|ea.
· || asa cece ser exteas|c|e para cue
ac aeces|tes |ac||aarte.
· Nc |a |evaates a |c crutc pcr |as
esca|eras.
5entarte en c|ase · S| ec|as |ac|a atras |a s|||a c ces||tas
ua p|e pcr ceca|c ce| traserc, |a
espa|ca te cuecara |ec|a ua 8.
· |cs p|es auaca cecea cuecar cc|caa·
cc ea e| a|re. |as rcc|||as taapccc
puecea cuecar |evaatacas.
· |a a|tura ce |a aesa cece ser prcpcr·
c|caa| a |a ce |a s|||a, ce accc cue
puecas apcvar |cs p|es ea e| sue|c
s|a cue te cue|cuea v aaateaer |a
espa|ca recta ea e| respa|cc.
|evantar pesos · Nc ccc|es |a espa|ca a| luerces
|cacrcs, cue||c a| espa|ca.
· ||ex|caa |as rcc|||as, acercate e| pesc
|c aas pcs|c|e v ce|a cue e| esluertc
|c |acaa |as p|eraas.
ÓY^W:)'(
Si no Iees con cIaridad Ias eaIahras de este artícuIo, si eercihes Ios contornos de Ias Ietras horrosos, si
eareadeas en exceso o tienes que entornar Ios ojos eara verIo todo más cIaro, ya euedes ir concertando
una cita con tu ocuIista: es eosihIe que necesites usar uafas o, en eI caso de que ya Ias uses, euede que
tu uraduación haya camhiado. 0e hecho, Ia eráctica educativa demuestra que en muchas ocasiones unas
simeIes uafas eueden resoIver situaciones de fracaso escoIar.
Por esta razón los especIalIstas
en la materIa recomIendan a
los estudIantes que sIgan una
serIe de normas de hIgIene
vIsual, que son estas:
Fatiga ocular
`La fatIga ocular aparece
cuando llevas mucho tIempo
levendo, por lo que tu rendI-
mIento comIenza a dIsmInuIr.
Para combatIrla puedes hacer
lo sIguIente: mIrar objetos
que estén a dIstIntas dIstan-
cIas: mIrar por la ventana a
un punto lejano: parpadear
con frecuencIa durante unos
Instantes: mojarte los ojos
con agua fresca o con una
InfusIón de manzanIlla. SI a
pesar de hacer todo esto no
consIgues descansar la vIsta,
lo mejor es que dejes la lectura
para otro rato.
lluminación
`La IlumInacIón que utIlIces
en tu tIempo de estudIo es muv
Importante. Es preferIble que
sea luz natural v que tenga la
IntensIdad suhcIente. SI dIs-
pones de luz artIhcIal, que sea
IndIrecta v opaca. Lo Ideal es
que entre por el lado contrarIo
de la mano con la que escrIbes.
TambIén es bueno que evItes
reßejos v sombras sobre el
texto que lees.
Usa un atril
`Para facIlItar la lectura la par-
te superIor del texto debe estar
en una posIcIón más alta que
la InferIor. Para conseguIrlo
puedes utIlIzar un atrIl o unos
lIbros. No debes acercarte en
exceso nI tampoco mantener
demasIada dIstancIa: entre 25
v 35 centímetros puede estar
bIen.
Postura
`La postura del cuerpo es
Importante para la concen-
tracIón v, por supuesto, para
evItar dolores de espalda.
Debes estar cómodo, con la
columna recta v la cabeza sIn
InclInar: recuerda que para
eso se utIlIza el atrIl. Y mejor
sentado que tumbado.
Tipo de letra
`El tIpo de letra v de papel:
aunque es cIerto que pocas
veces se puede escoger, ten
en cuenta que la letra debe ser
nítIda v de tamano medIano.
Las letras negras sobre papel
blanco son las que mejor capta
el ojo humano.
ÓY^W:)')
|(c||eaas ae .|s|ca , |(acasc escc|a(
lMucho o[o!
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-! 02/'2!-!
|| 80½ de |o oue aprendemos nos entra por |os o|os. Por eso, ten|endo en cuenta oue so|o contamos
con dos para toda |a v|da, no esta de mas cu|dar|os un poco. |os expertos recuerdan |a |mportanc|a de
|as rev|s|ones de |a v|sta a |o |aroo de toda |a v|da pero en espec|a| en |a época esco|ar. |stas son sus
recomendac|ones:
* 0-5 4k0S: e| desarro||o de| n|õo depende en buena parte de| desarro||o de su v|s|ón, por |o oue debe
contro|arse desde su nac|m|ento.
* 5-6 4k0S: es e| momento en oue com|enta |a esco|ar|dad ob||oator|a, por |o oue se recom|enda un
examen en profund|dad oue descarte cua|ou|er prob|ema de v|s|ón. |stas son a|ounas seõa|es de a|erta:
·
No |e ousta |eer.
·
A| |eer se sa|ta pa|abras o |ee dos veces |a m|sma ||nea.
·
|runce |os o|os o hace muecas
·
0onfunde |etras: por e|emp|o |a «a» con |a «e», |a «u» con |a «n».
·
|scr|be con |a cara peoada a| pape|.
·
5e oue|a de do|ores de cabeta, nauseas, mareos.
·
]|ene |os o|os ||orosos o |os parpados enro|ec|dos
·
0|erra o tapa un o|o de vet en cuando.
* 6-23 4k0S: tanto en |a época esco|ar como en |a un|vers|tar|a |os o|os soportan un |ntenso esfuerto,
por |o oue conv|ene hacer contro|es anua|es.
* 5| hna||tada |a anter|or etapa no se han detectado d|hcu|tades se pueden espac|ar |as v|s|tas a| ocu||s-
ta cada dos aõos.
µL;I8?;DB7F?P7HH75
EN ßkEVE
M4S ¥4l£ Fk£¥£kIk
Los trastornos más frecuentes
entre los más jóvenes son la
mIopía, el astIgmatIsmo v el
estrabIsmo, más conocIdo
como ojo vago. La deteccIón
temprana de estos trastornos
es fundamental para evItar pro-
blemas más serIos en el futuro,
va que es una Importante causa
de fracaso escolar.
14k 0£k04, 14k l£I0S
La vIsIón del ojo ha Ido evo-
lucIonado con los cambIos
del estIlo de vIda: antes lo
más Importante era tener una
buena vIsIón de lejos ípara
cazar, para la guerra.). En las
últImas décadas el ojo se ha
Ido acostumbrando a trabajar
en las dIstancIas cortas, como
es el caso, por ejemplo, del
ordenador.
ÓY^W:)')
I1ienes más amiuos virtuaIes que de carne y hueso? I1e sientes más cómodo aI comunicarte eor Internet
que aI hacerIo en eersona? Si además de eso te easas unas cinco horas diarias en eI cihereseacio es muy
erohahIe que sufras Ia enfermedad IIamada eatoIóuico de Internet, que tiene una evoIución simiIar a Ia de
otras adicciones: Io que erimero emeieza siendo un «hohhy» se convierte en Ia actividad más imeortante en
Ia vida de una eersona. ¥ es que Ios adictos a Internet son aqueIIos que utiIizan Ia eantaIIa de su ordenador
eara escaear de sus erohIemas eersonaIes y mejorar su estado de ánimo, ya que a veces encuhre situaciones
de soIedad, deeresión o erohIemas de comunicación.
AplIcado a los más jóvenes, el
perhl del usuarIo adIcto es el
de un varón de entre I8 v 30
anos de nIvel cultural medIo
que dIspone de tIempo lIbre,
cIertos conocImIentos de In-
formátIca e Inglés v que vIve en
una gran cIudad. Al Igual que
en otro tIpo de adIccIones, aquí
tambIén se da el fenómeno de
la tolerancIa íel adIcto necesIta
estar cada vez más tIempo en
la Red para experImentar el
mIsmo grado de satIsfaccIón)
e Incluso se habla de síndrome
de abstInencIa ípensamIentos
obsesIvos acerca de lo que es-
tará pasando en Internet, an-
sIedad, agItacIón). Otras conse-
cuencIas negatIvas en la salud
físIca v psíquIca de la persona
son: falta de sueno, fatIga, Im-
pacIencIa por no encontrar lo
que se busca o ansIedad por
la lentItud de las conexIones,
alteracIones del humor v aIs-
lamIento socIal.
En resumen, Internet es una
magníhca herramIenta de la
que no convIene abusar, aun-
que la tendencIa está al alza.
De hecho, la sItuacIón ha lle-
gado tan lejos que en la Red va
se puede encontrar sItIos cn
linc para seguIr una terapIa
cIberespacIal. Desde luego no
deja de tener su gracIa Intentar
curar una adIccIón a Internet.
icon un cIberpsIquIatra!
Cibereducar
En el caso de los nInos, los
padres tIenen un papel fun-
damental. Se les debe ensenar
a autocontrolarse, a utIlIzar el
ordenador con unos objetIvos
concretos, a manejar la In-
formacIón v a no dejar
que la comunIcacIón
ÓY^W:)'*
/a|cc|ca a |a|e(ae|
No sc vivir sin c||a
Interpersonal sea sustItuIda
por la pantalla. No vale de-
cIr «el nIno está tranquIlo
en su habItacIón, jugando al
ordenador»: se trata de saber
a qué juega o con quIén se co-
munIca v cuánto tIempo lleva
hacIéndolo.
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-! 02/'2!-!
1
iP|ensas oue so|o seran unos m|nutos v a| hna| naveoas durante var|as horas1
2
iN|ras s| t|enes correo e|ectrón|co antes de desavunar1
3
i0uermes menos horas desde oue naveoas por e| c|berespac|o1
4
ibas perd|do a|ouna c|ase, una c|ta o has hno|do estar enfermo para poder seou|r conectado1
5
iPreheres estar conectado a |nternet antes oue sa||r con tus am|oos1
S
i5e enfadan tus padres cuando ||eoa |a factura de| te|éfono por ser e| dob|e de |o oue se esperaba1
7
i]e o|v|das de sacar de paseo a| perro o de oue es |a hora de cenar1
S
i]e da |a |mpres|ón de oue |a oente oue conoces en |a ked es mas |nteresante oue tus co|eoas de
s|empre1
9
i5abes d|vert|rte un hn de semana s|n encender e| ordenador1
10
i0ed|cas menos horas a estud|ar desde oue conoces |nternet1
11
iP|ensas oue a| d|a |e fa|tan horas para perderse naveoando1
12
ibaces dob|e c||c a| man|pu|ar e| mando a d|stanc|a de |a te|ev|s|ón1
kE5ULTA00
·
£ntre 2 y 4 reseuestas ahrmativas: no te preocupes. |o tuvo es un «hobbv», v por |o menos de
momento |nternet esta a tu serv|c|o, oue es de |o oue se trata.
·
£ntre 5 y 8 reseuestas ahrmativas: |Uv, estas a| ||m|te de |o oue se cons|dera preocupante| No de-
|es oue tu ahc|ón por e| c|berespac|o |nvada todas |as areas de tu v|da. 0e todas formas, son muchos
|os |nternautas oue, una vet pasada |a eufor|a de| pr|nc|p|o, norma||tan e| uso de |nternet.
·
9 o más ereuuntas ahrmativas: ||o tuvo es un abuso| 0on toda seour|dad tu ad|cc|ón a |a ked esta
afectando a tus estud|os, re|ac|ones persona|es v hasta tu sa|ud menta|. |ntenta d|sm|nu|r e| numero
de horas oue estas sentado ante e| ordenador v sobre todo no de|es oue te provooue ans|edad. |as
maou|nas estan a| serv|c|o de| hombre, no a| revés (por muv ||stas oue sean).
9EDJH7B77F7Jß7
EN ßkEVE
IF£k0 00£ ß40£k?
El 78% navega o utIlIza su
correo electrónIco, el 62%
tambIén juega, el 57% dIscute
v el 20% compra o hace tran-
saccIones hnancIeras. Y una
buena parte de ellos se conecta
a págInas erótIcas. Las estadís-
tIcas tambIén IndIcan que el
40% de los adIctos a Internet
está conformado por profeso-
res, perIodIstas, empleados de
banca v secretarIas.
ÓY^W:)'*
«
02/'2!-!
<?9>7
i· «.· ¡: e·..:.·
:*
la educación en vaIores es
imerescindihIe a Ia hora de
comhatir situaciones tan
injustas y IamentahIes como
Ias que reeresentan Ia vioIencia
contra Ias mujeres o, en eI
ámhito escoIar, Ia vioIencia
entre iuuaIes. £n Ia actuaIidad,
Ia mayoría de Ios centros
educativos incIuyen en sus
erouramaciones actividades
reIacionadas con estos temas
(educación eara Ia iuuaIdad,
educación eara Ia convivencia,
educación eara eI consumo.).
Educación
cn va|orcs
I0uáI es eI tema que más
ereocuea a Ios adoIescentes?
Fues no, no es Ia amistad y Ias
reIaciones con eI otro sexo,
asunto que queda reIeuado
a un seuundo euesto, contra
todo eronóstico. lo que más
inquieta a nuestros jóvenes
son Ias saIidas IahoraIes con
Ias que se van a encontrar una
vez que acahen sus estudios.
4I menos así Io conhrma Ia
investiuación reaIizada eor
4Ivaro Marchesi, cuando
era director deI Instituto de
£vaIuación y 4sesoramiento
(I0£4) sohre casi 5.000
aIumnos de entre I2 y I8 años.
TambIén hav otros cuatro
temas hacIa los que muestran
bastante Interés: son el terro-
rIsmo, el futuro, las dIhcultades
famIlIares v la educacIón. SIn
embargo, prestan menor aten-
cIón hacIa la InmIgracIón, los
problemas medIoambIentales
v el paro.
Otros de los datos obtenIdos
por el estudIo son estos:
`FoIítica: el 53% se declara
de centro, el I5% dIce ser de
derechas v poco más del I4%
se sItúa en la IzquIerda. Ya en
los extremos, un 9% se declara
muv de derechas v casI el 9%
muv de IzquIerdas. Aquí se
observa cIerta dIferencIa entre
los estudIantes de colegIos pú-
blIcos, con tendencIas más de
IzquIerda, que los de colegIos
prIvados v concertados.
`keIiuión: aunque el 80% dIce
ser crevente, solo el I5% se de-
clara practIcante, cIfra que va
dIsmInuvendo con la edad.
`Inmiuración: más del 60% de
los encuestados valora como
posItIva la acogIda de InmI-
grantes, aunque creen que
debe exIstIr un control. Hav
un I3% que pIensa que no de-
bería permItIrse su entrada.
CurIosamente, las actItudes
xenófobas son mavores entre
los estudIantes con malos re-
sultados escolares.
`IntercuIturaIidad: al 40% le
parecería bIen que hubIera
estudIantes de dIstIntas cul-
turas en su clase. Otro 40%
reconoce que es justo que los
hava, aunque no les gustaría.
`0entro educativo: más del
6I% consIdera que su InstItu-
to o colegIo los prepara bIen,
porcentaje que aumenta hasta
ÓY^W:*'
|| cca|c ae .|s|a ae |cs aac|escea|es
Opinan c||os
el 72% en el caso de los centros
prIvados.
`Iuturo IahoraI: CasI sIete de
cada dIez alumnos se sIente
capaz de realIzar los estudIos
que se proponga. Y la mItad de
los encuestados creen que los
jóvenes tIenen cada vez más
posIbIlIdades profesIonales v
laborales.
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-! 02/'2!-!
0on e| ob|et|vo de oue |os mas |óvenes aprendan a expresar sus prop|as op|n|ones, s|n m|edo a hab|ar en
pub||co, se puede poner en pract|ca esta senc|||a d|nam|ca de orupos (5em|nar|o 0a|eoo de |ducac|ón
para a Pat, I996):
08I£1I¥0: conseou|r oue todos |os part|c|pantes se pronunc|en sobre una propos|c|ón oue cont|ene un
|u|c|o de va|or. |so s|, no va|e ouedarse en una act|tud neutra, hav oue mo|arse.
Fk00£0IMI£k10: e| an|mador (tutor, profesor...) sue|ta una ahrmac|ón un tanto po|ém|ca de| t|po:
«0ebemos de|ar entrar a todos |os |nm|orantes oue |o deseen».
£SF40I0 0£ I0£00: es como un campo de ten|s, con una ||nea en med|o. 5| estas tota|mente de acuer-
do, te co|ocas a| fondo a |a derecha, tota|mente en desacuerdo, a| fondo a |a |tou|erda. |ntre |a ||nea
d|v|sor|a v e| fondo se van s|tuando |as personas oue estan mas o menos de acuerdo o desacuerdo. As|,
|as personas mas cercanas a |a red son |as menos rad|ca|es.
0£841£: seoun van |nterv|n|endo |os |uoadores (|o |dea| es oue aroumenten todos), e| resto puede |r
mod|hcando su pos|c|ón en e| espac|o, |nc|uso camb|arse de bando. Una vet oue |a |dea ha s|do debat|da
|o suhc|ente, se sa|e de| campo v se com|enta con otra propuesta.
;B87HãC;JHE:;L7BEH;I
EN ßkEVE
4M0k lI8k£
Ocho de cada dIez alumnos
no entIenden que el sexo deba
exIstIr solo en el matrImonIo
v opInan que las relacIones
deben ser lIbres sI las perso-
nas se quIeren. Además, casI
un 50% se muestra en desa-
cuerdo con la Idea de que las
parejas heterosexuales deban
tener más ventajas ante la lev
que las homosexuales, frente
a un I6% que sí apova esta
ahrmacIón.
I4MIlI4 ¥ £S00£l4
Aunque el 85% de los adoles-
centes reconoce que su famIlIa
es quIen más Inßuve en sus
valores, este porcentaje se re-
duce al 77% en los alumnos que
sacan malas notas v se eleva al
90% en los buenos estudIantes.
SI la famIlIa v la escuela son las
dos InstItucIones en que más
creen, los partIdos polítIcos,
el Parlamento v la IglesIa son
las que menos conhanza les
InspIran.
ÓY^W:*'
Insatisfacción eersonaI, miIIones de anuncios
euhIicitarios ahsorhidos desde Ia cuna, ahurrimiento,
muchos euros en eI hoIsiIIo y nada mejor qué hacer
son aIuunas de Ias razones que convierten a niños y
adoIescentes en Ias víctimas ideaIes de una sociedad
de consumo que cuenta con eIIos eara disearar sus
henehcios. la fórmuIa que desde Ia euhIicidad se envía
es senciIIa eero efectiva: feIicidad es iuuaI a consumo.
£n víseera de Ias vacaciones de kavidad, una éeoca
eotenciaImente eeIiurosa eara todo tieo de excesos,
conviene distinuuir entre un consumidor reseonsahIe y
otro comeuIsivo.
Hav tres característIcas que
sIrven para calIhcar una adIc-
cIón: cXkfc\iXeZ`X, que es la
necesIdad de consumIr cada
vez más para lograr la mIsma
emocIón: \cjˆe[ifd\[\XYj$
k`e\eZ`X, que es una sensacIón
Intensa de malestar cuando no
se puede satIsfacer la adIccIón:
v cXg„i[`[X[\Zfekifc, que
es la IncapacIdad para frenar
los Impulsos. Pues bIen, el
comprador patológIco es
aquel que necesIta consumIr
constantemente para sentIrse
a gusto v no es capaz de con-
trolar sus gastos aunque le
gustaría hacerlo.
A pesar de esta dehnIcIón, cno
estás seguro de sI eres un adIc-
to a las compras? Pues respon-
de a las sIguIentes preguntas, v
encIende una senal de alarma
por cada enuncIado con el que
te IdentIhques:
I. Cuando me sIento trIste o
Jcprc lo que más me apetece
es Ir de compras.
2. A menudo me dov cuenta
de que compro cosas que no
necesIto.
3. En mI armarIo suelo tener
más de una prenda sIn estrenar
o casI nueva.
4. Me gusta vestIr ropa de
marca, v es la únIca que me
compro a pesar de que supone
para mí o para mI famIlIa un
gran esfuerzo económIco.
5. A veces me da la ImpresIón
de que he perdIdo dInero va
que me cuesta recordar en qué
me lo he gastado.
6. Reconozco que a veces des-
cubro en mI armarIo prendas
u objetos que no recordaba
que tenía.
I. Cuando veo algo que me gus-
ta, me lo compro en el momen-
to, no sov capaz de esperar.
8. Lna de mIs conversacIones
favorItas con los amIgos es
sobre las cosas que
están de moda.
9. No sabría qué hacer
una manana o una tarde de
sábado sIn gastar dInero.
I0. En mI tIempo lIbre, mI
actIvIdad favorIta es Ir a un
centro comercIal.
SI te has quedado un poco
sorprendIdo con tus propIas
respuestas, prueba a poner en
práctIca estas Ideas:
`Haz una lIsta de las cosas
que crees que necesItas íde
verdad) comprar.
`EvIta hacer gastos con la
tarjeta de crédIto, sI es que
dIspones de ella. Tampoco
aceptes préstamos de tus amI-
gos cuando va te havas gastado
todo el presupuesto que tenías
prevIsto para ese día.
`Fíjate en todos los enganos
de la publIcIdad v en las sena-
les de la socIedad de consumo
dIrIgIdas a captar tu atencIón:
modelos tan perfectos como
Irreales, descuentos, ofertas,
promocIones... v pIensa que tú
no eres tan fácIl de enganar.
`SI dudas de la utIlIdad de
algo, mejor déjalo en su sItIo. SI
realmente lo necesItas puedes
volver a por ello.
`Y, en general, sIéntete bIen
cuando veas que te vas de un
centro comercIal sIn haber
comprado nada. PIensa cuántas
cosas hav que no necesItas...
ÓY^W:*(
Ccac ccae( |(eac a| ccascac aescca|(c|aac
Ncccsito comprar|o lva!
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-! 02/'2!-!
1£I10 I: «|| tema de| mercado t|ene una re|ac|ón muv estrecha con e| deter|oro de| med|o amb|ente.
|a contam|nac|ón no so|o |nfesta e| a|re, |os r|os v |os bosoues, s|no tamb|én a |as a|mas. Una soc|edad
pose|da de| frenes| de produc|r mas para consum|r mas t|ende a convert|r |as |deas, |os sent|m|entos,
e| arte, e| amor, |a am|stad v a |as personas m|smas en ob|etos de consumo. ]odo se vue|ve cosa oue
se compra, se usa v se t|ra a| basurero. N|nouna soc|edad hab|a produc|do tantos desechos como |a
nuestra. 0esechos mater|a|es v mora|es.» 0ctav|o Pat.
1£I10 2: «Una oran proporc|ón de hombres v mu|eres de |os pa|ses r|cos parecen haber camb|ado
|a espec|e «bomo sap|ens» en «bomo consumens». 0esde |a |nfanc|a se nos v|ene mode|ando como
consum|dores a través de una pub||c|dad oue es va como e| a|re oue resp|ramos, creando v |ust|hcando
neces|dades cada vet mavores. |o superßuo se torna conven|ente, |o conven|ente se hace necesar|o, |o
necesar|o se conv|erte en |nd|spensab|e. As| se crea |a soc|edad de consumo, con va|ores, act|tudes v
|eves prop|as.» Pedro Arrupe.
0uatro ereuuntas eara reseonder y dehatir:
·
i|stas de acuerdo con e| conten|do de estos dos textos1
·
i0rees oue son unas posturas demas|ado exaoeradas1
·
i0rees oue es pos|b|e v|v|r a| maroen de |a soc|edad de consumo1
·
i|n oué med|da puedes ser un consum|dor responsab|e1
:EI9?J7IF7H79H;7H:;87J;
EN ßkEVE
4Fk£k0£k 4 00kS0MIk
La publIcIdad sublImInal, los
derechos del consumIdor, la
proteccIón del medIo ambIente
v el consumo sostenIble son
algunos de los conceptos que
recoge la Agenda Escolar que
la ComIsIón Europea v la fun-
dacIón GeneratIon Europe
dIstrIbuve cada ano entre el
alumnado de 3.º v 4.º de ESO.
Esta publIcacIón, junto a la
Guía del Profesor, se propone
como materIal de apovo para
trabajar en el aula InformacIón,
actIvIdades v propuestas sobre
temas de consumo.
40£k04S Fk401I04S
Las agendas, que se dIstrIbuven
en los 27 países de la LnIón
Europea, pueden solIcItarse
en la págIna veb http//
vvv.generatIon-europe.org.
Suelen llegar a los centros en
los meses de mavo v junIo con
la Idea de poder dIstrIbuIrlas
en el mes de septIembre. Este
recurso, gratuIto para el alum-
nado del segundo cIclo de ESO,
puede resultar Interesante v
práctIco para las sesIones de
Tutoría o Incluso para desa-
rrollar algunos apartado de la
asIgnatura EducacIón para la
CIudadanía.
ÓY^W:*(
«0ómo conseuuir, conservar y recueerar Ia feIicidad ha sido Ia motivación
secreta de todo Io que han hecho todos Ios seres humanos en todos Ios
tiemeos», ohservó wiIIiam Iames hace más de cien años. ßoy en día, Ias
investiuaciones se interesan cada vez más eor esta emoción dehnida en
términos de satisfacción ueneraI con Ia vida. 4 modo de síntesis de Ios estudios
actuaIes, exeonemos tres erincieios que suuieren que Ia feIicidad es reIativa.
La felicidad tiende a
equilibrarse
Las personas con graves dIsca-
pacIdades sIenten un bIenestar
subjetIvo sImIlar al que tIenen
otras personas que no padecen
nIngún tIpo de lImItacIón. En
el otro extremo, tambIén el
efecto de los acontecImIentos
muv posItIvos es pasajero:
los envIdIados ganadores de
lotería, pasado un tIempo,
aseguran que su felIcIdad o
satIsfaccIón general con la
vIda no ha cambIado.
La felicidad
depende de nuestra
experiencia anterior
SI nuestros Ingresos, notas
académIcas o prestIgIo socIal
aumentan, sentIremos placer.
Cuando nos adaptemos a este
nuevo nIvel de logros lo con-
sIderaremos como normal, v
necesItaremos otra fuente de
felIcIdad que suba el lIstón de
nuevo. Se puede decIr que el
lujo del pasado se convIerte en
la necesIdad del presente. Este
mIsmo prIncIpIo explIca por
qué algunos nInos necesItan
otro juego de NIntendo o quI-
zá otra BarbIe para recuperar
la felIcIdad perdIda.
Nuestra felicidad es
relativa a la de los
demás
La felIcIdad no solo
depende de nuestra
experIencIa anterIor,
sIno tambIén de
las comparacIones
que hacemos con
los demás: somos
rIcos o pobres
según tengan los
que nos rodean,
al Igual que so-
mos IntelIgentes o
ágIles solo cuando
los demás son lentos
o torpes. En resumen,
compararnos con los que
están en una sItuacIón
mejor nos produce envI-
dIa, mIentras que compa-
rarnos con los que están peor
que nosotros aumenta nuestra
satIsfaccIón. En dehnItIva, cse
puede decIr que el dInero da la
felIcIdad? La respuesta es que
no, aunque nadIe dIscute que
comodIdad v segurIdad sí que
se consIgue.
ÓY^W:*)
|a eacc|ca aas escc((|a|.a
En busca dc |a fc|icidad
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-! 02/'2!-!
Pau| watt|aw|ck, soc|ó|ooo v h|ósofo austr|aco v|ncu|ado a |a |scue|a de Pa|o A|to, fue uno de |os
pr|nc|pa|es autores de |a teor|a de |a comun|cac|ón humana v de| construct|v|smo. |n su famoso ||bro
t|tu|ado «|| arte de amaroarse |a v|da», ofrece una ser|e de recetas en tono |rón|co «para convert|r |o
cot|d|ano en |nsoportab|e v |o tr|v|a| en desmesurado». |s dec|r, fac|||ta |nstrucc|ones para ||evar una
v|da abso|utamente |nfe||t v desorac|ada. |sta peoueõa obra, oue se puede |eer med|o en ser|o med|o en
broma, recooe anécdotas, ch|stes v metaforas a través de |as oue e| autor |ntenta p|asmar |o pe||orosas
oue son determ|nadas act|tudes prop|as de| ser humano. Por e|emp|o, |a ||amada «autocump||m|ento de
|a profec|a», oue es |a oue muestra |a h|stor|a de| mart|||o.
Un hombre ou|ere co|oar un cuadro. || c|avo va |o t|ene, pero |e fa|ta e| mart|||o. || vec|no t|ene uno. As|
pues, dec|de ped|r a| vec|no oue |e preste e| mart|||o. Pero |e asa|ta una duda: «iY s| no ou|ere pres-
tarme|o1 Ahora recuerdo oue aver me sa|udó con desoana. A |o me|or ten|a pr|sa. 0 ou|ta |a pr|sa no
era mas oue un pretexto, v en rea||dad t|ene a|oo contra m|. i0ué puede ser1 Yo no |e he hecho nada,
aunoue a|oo se |e habra met|do en |a cabeta. 5| a|ou|en me p|d|ese prestada una herram|enta, vo se |a
de|ar|a enseou|da. iPor oué no podr|a hacer|o é| tamb|én1 i0ómo puede uno neoarse a hacer|e un favor
tan senc|||o a otro1 ]|pos como este |e amaroan a uno |a v|da. Y a |o me|or se |mao|na oue dependo de é|.
5o|o poroue t|ene un mart|||o. |so va es e| co|mo.»
As| oue sa|e d|sparado a casa de| vec|no, ||ama a| t|mbre v, antes de oue tenoa t|empo de dar|e |os bue-
nos d|as, nuestro hombre |e or|ta fur|oso: «|Nétase e| mart|||o donde |e ouepa, |mbéc|||» (watt|aw|ck,
I963).
;B7HJ;:;7C7H=7HI;B7L?:7
EN ßkEVE
4l00k4S FIS14S
Las InvestIgacIones han des-
cubIerto que las personas
felIces se caracterIzan por
ser optImIstas, tener amIgos,
contar con una pareja que les
satIsface, un trabajo, tIempo
lIbre v dormIr bIen. SIn em-
bargo, este sentImIento de
bIenestar con uno mIsmo no
tIene nada que ver con la edad,
raza, sexo, nIvel de educacIón,
atractIvo físIco o con el hecho
de tener hIjos o no.
00kS0£l0 0£ F08k£S
Las personas que tIenen mucho
dInero no son más felIces que
las que tIenen solo lo suhcIente
para poderse pagar las necesI-
dades de la vIda. Al menos esta
es la conclusIón a la que llegan
las actuales InvestIgacIones,
que lanzan una bomba contra
el materIalIsmo moderno: el
crecImIento económIco en
sí mIsmo no sIgnIhca mavor
bIenestar socIal.
ÓY^W:*)
«I4eartaI» es Ia tíeica exeresión urosera que no tiene eor qué easar de ahí y que es más común de Io que
quisiéramos en Ios eatios de Ios coIeuios. Fero si quien Ia dice eretende auredir a aIuuien en inferioridad
de condiciones, que no erovocó Ia situación, y no es Ia erimera ni Ia seuunda vez que se Io hace, entonces
estamos ante una situación de maItrato entre iuuaIes. £s decir, existe acoso escoIar cuando un aIumno, o
un urueo de aIumnos, atacan y moIestan a otro comeañero que no euede o no sahe defenderse, una y otra
vez, con intención de hacerIe daño o meterIe miedo. £sta situación es diferente de una eeIea o discusión
eseorádica, de Ios emeujones o eatadas que se eroducen hahituaImente en Ias situaciones de jueuo y de
Ios eeisodios en Ios que se Ie toma eI eeIo a aIuuien en un contexto de hroma.
`Avudarles a hacer frente
a los problemas, en caso de
que alguIen los moleste, de-
saconsejando sIempre el «ojo
por ojo».
`Fomentar actIvIdades de
tIempo lIbre: la IntImIdacIón
se favorece cuando nInos o
adolescentes están juntos v
sIn nada que hacer.
Los casos de maltrato pue-
den suponer vIolencIa físIca
ípatadas, agresIones), verbal
íInsultos, burlas) o socIal, que
son las accIones encamInadas
a fomentar sentImIentos de
InsegurIdad v temor. Por
ejemplo: dejar a la víctIma
sola en el patIo, hacer grupos
en la clase sIn contar con esa
persona o ImpedIr su partIcI-
pacIón en las actIvIdades cotI-
dIanas como trabajos de grupo,
partIdos de fútbol o juegos.
Los padres tIenen un papel de-
cIsIvo en la prevencIón de estas
conductas de abuso, va que la
famIlIa ofrece los prImeros
modelos de comportamIento
socIal.
4sí eues, Ios eadres eueden...
`Ofrecerles modelos posItIvos
de resolucIón de conßIctos,
sIn vIolencIa, v mantener re-
lacIones famIlIares que sIrvan
de ejemplo.
`Hablar cada día con ellos, v
darles ocasIón de contar sus
experIencIas con los compa-
neros, respetando sIempre su
IntImIdad.
ÓY^W:**
Va||(a|c ea|(e |aca|es ,I)
Io quc pucdcn haccr |os padrcs
`Ensenarles pequenas estrate-
gIas de defensa: Ir con el gru-
po v no quedarse solo, saber
decIr no con hrmeza, huIr de
los sItIos de pelIgro o prevenIr
posIbles IntImIdacIones o pre-
sIones sIendo asertIvos.
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-! 02/'2!-!
1
SoIo son hromas, es mejor no meterse
No es c|erto. A veces es d|f|c|| d|st|nou|r entre una broma v una
s|tuac|ón de abuso, pero cuando |a v|ct|ma emp|eta a asustar-
se va no es una d|vers|ón.
2
la víctima Io husca, Io merece.
Nad|e merece ser v|ct|ma de ma|trato, sea cua| sea su conduc-
ta. |s una ma|a excusa para |ust|hcar |a aores|ón.
3
£I maItrato forma earte deI crecimiento deI niño e imerime
carácter.
Una cosa es aprender a afrontar |as advers|dades v otra muv
d|st|nta ser ob|eto de abusos. |as v|ct|mas se conv|erten en
personas desconhadas, ans|osas v a|s|adas.
4
la mejor manera de defenderse es devoIviendo Ias auresio-
nes.
No es c|erto. |a reacc|ón v|o|enta de |a v|ct|ma empeora |a
s|tuac|ón, va oue |e s|rve a| aoresor como excusa perfecta para
rea||tar nuevos actos v|o|entos.
5
£I maItrato es cosa de niños.
Una cosa es e| |ueoo, en e| oue suroen |os conß|ctos |nterper-
sona|es, v otra muv d|st|nta |as conductas v|o|entas. Perm|t|r-
|as en |a |nfanc|a supone formar adu|tos |ncapaces de respetar
|as normas soc|a|es.
S
las víctimas siemere erovienen de amhientes maruinaIes.
No es verdad. |sta demostrado oue e| acoso se da en todos |os
n|ve|es soc|oeconóm|cos v en |os centros educat|vos pub||cos
v pr|vados.
7
los acosados son eersonas endehIes, déhiIes.
No. |a v|ct|ma puede ser cua|ou|era, aunoue sue|en ser perso-
nas pac|hcas v tranou||as.
S
SoIo Ia víctima erecisa ayuda.
No es c|erto. Prec|san avuda |a v|ct|ma v |os aoresores, aunoue
de manera d|ferente. ]anto unos como otros deben encontrar
a|ternat|vas a su comportam|ento.
9
Mi hijo no es víctima ni auresor, no me deho ereocuear.
|os test|oos de |as s|tuac|ones de acoso estan |mp||cados
mora|mente en |a s|tuac|ón de abuso. |a |ev de| s||enc|o contr|-
buve a oue esos hechos se s|oan produc|endo.
10
Si mi hijo Io denuncia será un chivato.
0enunc|ar una s|tuac|ón de ma|trato no es ser un ch|vato. bav
oue enseõar a |os h||os a ser so||dar|os, a ponerse en |a p|e| de|
ma|tratado v a cortar |a s|tuac|ón contando |os hechos a| profe-
sorado. 0e hecho, avudar a parar una s|tuac|ón de |n|ust|c|a es
un acto de va|ent|a.
× F4k4 S48£k M4S
|(ca(aaa ae seas|||||.ac|ca sc|(e c aa||(a|c ea|(e |aca|s. Ccase||e(|a ae
|accac|ca e 0(aeaac|ca Ua|.e(s||a(|a. /ca|a ae 0a||c|a.
:?;P?:;7I<7BI7IIE8H;;B
79EIE
EN ßkEVE
4k1£ 0k 400S400
SI sospecháIs que vuestro hIjo
padece una sItuacIón de mal-
trato, escuchadle, conhrmad lo
que os dIce v actuad:
`Dadle todo el apovo v
conhanza para que os cuente
dónde se produjo el maltrato,
quIén estuvo ImplIcado v
cómo fue.
`PlanIhcad estrategIas: avu-
dadle a esquIvar el contacto
con las personas agresoras,
buscar proteccIón en el círculo
de amIstades v evItar los lu-
gares en los que se produce
el acoso.
`EvItad que actúe de forma
arrIesgada o vIolenta.
`No permItáIs que pIense que
tenéIs mIedo o que preferís
callar, esto puede agravar la
sItuacIón.
`Informad a su tutor v al
departamento de orIentacIón
del centro para que se le haga
frente desde dentro de forma
coordInada. Ln contacto
estrecho v contInuado con
el centro escolar, solIcItando
que se mantenga el anonImato
en las actuacIones que sIgan,
es la mejor manera de atajar
el problema.
4k1£ 0k 400S400k
Se detectáIs en vuestro hIjo
o hIja una actItud maltrata-
dora o despótIca con alguIen,
debéIs.
`Mostrarle vuestra repulsa
hacIa su comportamIento v
pedIrle que se ponga en el
lugar de la víctIma.
`Ofrecerle vuestro apovo v
conhanza para salIr de esa
sItuacIón.
`Hacerle ver que la vIolencIa
nunca es la forma adecuada de
resolver los conßIctos.
`SolIcItarle que rompa sus
vínculos con aquellas perso-
nas que partIcIpan en sItua-
cIones de maltrato con los
semejantes.
`Mantener un contacto es-
trecho con el centro escolar,
lo que avudará a controlar la
sItuacIón v a darle la Impor-
tancIa que tIene.
ÓY^W:**
0ifíciI de detectar y comeIicada de demostrar. 4sí es Ia vioIencia entre iuuaIes, que aunque a veces escaea
a Ios ojos de Ios aduItos es caeaz de amaruar Ios años escoIares de Ia víctima y de condicionar su equiIihrio
esicoIóuico, cuando no IIeua a atentar contra su inteuridad física.
SensIbIlIzar, Informar v ofre-
cer estrategIas es fundamental
para atajar estas sItuacIones de
abuso en las que los testIgos de
este tIpo de vIolencIa tIenen
un papel decIsIvo. Así es que
víctImas, espectadores e In-
cluso acosadores deben saber
cómo salIr de una sItuacIón
en la que dIrecta o IndIrec-
tamente están ImplIcados.
Para empezar, es fundamental
dIstInguIr el maltrato entre
Iguales de otras sItuacIones
de conßIcto más habItuales.
Maltrato es:
`Cuando un alumno o alum-
na se mete a menudo con un
companero Insultándolo, po-
nIéndole apodos, burlándose
o rIéndose de él.
`Cuando un grupo de chava-
les les dIce a los demás que
no hablen con fulano o con
mengano.
`Cuando en los cambIos de
clase, en los servIcIos, en el
autobús o en el recreo hav
un nIno o nIna que sIempre
trcpiczu con el mIsmo.
`Cuando alguIen abusa de su
fuerza v atemorIza a los demás
amenazándolos sI no hacen lo
que él quIere: darle dInero, ha-
cerle los deberes...
`Cuando un grupo de estu-
dIantes espera a la salIda del
centro escolar a alguIen para
abusar de él o meterle mIedo.
Maltrato no es:
`Insultar ocasIonalmente en
medIo de una bronca íestá feo,
pero no es acoso).
`Estar un día o varIos enfa-
dado con alguIen sIn hablarle
ía veces es necesarIo dar a
entender de este modo que
estamos dolIdos).
`El enfrentamIento entre dos
pandIllas en una cIudad o aldea
ídIgamos que es una sItuacIón
vIolenta, v que no está nada
bIen: pero no es acoso).
`Tropezar sIn querer v chIllar
«iAparta!» íiaunque de buena
educacIón no es!).
ÓY^W:*+
Va||(a|c ea|(e |aca|es ,z)
Io quc pucdcn haccr |os imp|icados
× F4k4 S48£k M4S
|(ca(aaa ae seas|||||.ac|ca sc|(e c
aa||(a|c ea|(e |aca|s. Ccase||e(|a ae
|accac|ca e 0(aeaac|ca Ua|.e(s||a(|a.
/ca|a ae 0a||c|a.
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-! 02/'2!-!
M4k04 00k 0k4 £00IS l4S Ik4S£S 00k l4S 00£ 1£ I0£k1III00£S £k 0404 0k0 0£ l0S 1k£S
8l000£S:
8l000£ I: I£res una víctima?
F]e |nsu|tan o se bur|an constantemente de t|.
F0|funden rumores fa|sos sobre tu persona.
F]e empu|an, te peoan o te amenatan.
F]e esconden, te rompen o te roban cosas de forma cont|nuada.
F]e |onoran o te desprec|an.
F]e rechatan en cua|ou|er c|rcunstanc|a o por cua|ou|era mot|vo.
FNo te de|an part|c|par en |as act|v|dades de| orupo.
F]e ob||oan a hacer cosas oue tu no ou|eres.
8l000£ 2: I£res tú eI que maItrata?
F|nsu|tas, hab|as ma| de otros e |nc|uso d|fundes rumores fa|sos.
F]e metes de forma pers|stente con a|ounos compaõeros.
FNo|estas e |ncomodas a aoue||as personas oue t|enen a|ouna part|cu|ar|dad o una apar|enc|a f|s|ca
d|st|nta.
Fkechatas a a|ounas personas en |as act|v|dades de orupo.
F0|sfrutas |nt|m|dando, met|endo m|edo o hac|endo ||orar a otras personas a |as oue cons|deras mas
déb||es.
FAn|mas a tus compaõeros a oue rechacen a a|ou|en de| orupo.
F0b||oas a |os demas a hacer cosas oue no ou|eren.
8l000£ 3: I0 eres un eseectador easivo de estas situaciones?
FA veces as|stes a actos de |nt|m|dac|ón v no haces nada para ev|tar|o.
FP|ensas oue |a v|ct|ma se merece |o oue |e pasa.
F]|enes m|edo a actuar en defensa de |a persona ma|tratada.
F0rees oue m|entras se metan con otra persona no se meteran cont|oo.
F|n ocas|ones part|c|pas en |as s|tuac|ones de abuso con r|sas, oestos o bur|as.
k£S0l1400
·
5| |a mavor|a de |as eou|s se corresponden con e| b|ooue I, s|on|hca oue estas s|endo v|ct|ma de|
||amado «bu||v|no», aunoue te cueste creer|o. ]u no t|enes |a cu|pa de |o oue te esta pasando v es |ó-
o|co oue te s|entas ma|. 0e hecho, es eso |o oue buscan |as personas oue te acosan. No puedes hacer
como s| no hub|era pasado nada. P|de |va| avuda a tus padres, a tu tutor o a| or|entador de| centro.
|||os sabran cómo actuar.
·
5| |a mavor|a de |as frases con |as oue te |dent|hcas se corresponden con e| b|ooue 2, ou|ere dec|r
oue eres un ma|tratador de tus |oua|es. ]u conducta puede ||evarte a s|tuac|ones persona|es de
|nestab|||dad e |nadaptac|ón soc|a| oue te per|ud|caran, aparte de oue es muv pos|b|e oue |e estés
causando un orave daõo a |a persona o personas de |as oue abusas. ]u tampoco puedes sent|rte
b|en. bab|a|o con tus padres, con e| or|entador o con e| tutor: te avudaran a reconocer oue t|enes un
orave prob|ema, e| pr|mer paso para so|uc|onar|o.
·
5| te |dent|hcas con |os enunc|ados de| b|ooue 3, s|on|hca oue eres cómp||ce de una s|tuac|ón de
ma|trato: observas, pero no actuas en |a defensa de| mas déb||, por |o oue s|n darte cuenta estas co-
|aborando con e| ma|tratador (a é| |e |nteresa oue func|one |a |ev de| s||enc|o para seou|r |nt|m|dando
a sus v|ct|mas). 5é va||ente v denunc|a |a s|tuac|ón.
µJ;?:;DJ?<?97I5 EN ßkEVE
Fk01£0£1£
En caso de que tú seas la
víctIma:
`Aprende a decIr que no
cuando estés convencIdo de
tu postura, así como a justIhcar
tus opInIones.
`Prepárate para soportar las
presIones del grupo cuando no
estés de acuerdo en algo.
`En sItuacIón de tensIón,
haz que no escuchas, utIlIza
el sentIdo del humor...
`Debes huIr de las sItuacIones
o lugares donde se produce el
maltrato, v nunca responder
a las agresIones con vIolencIa
porque puede ser aún peor.
`Asegúrate la conhdencIalIdad,
pero debes hablar, buscar avuda
v nunca sufrIr en sIlencIo.
0£k0k0I4l0
Se tú eres una persona espec-
tadora del maltrato v crees que
el caso es leve, utIlIza estas
estrategIas:
`Habla con la víctIma v
muéstrale tu apovo v com-
prensIón.
`Habla con el agresor v co-
méntale que se está pasando, v
que estaría bIen que se pusIera
en el lugar del acosado.
Pero sI te parece que es un caso
de maltrato grave:
`Ten más cuIdado v evIta
entrar en una pelea con el
maltratador.
`Habla lo antes posIble con un
adulto en el que confíes. Pídele
InformacIón v orIentacIón so-
bre lo que debes hacer.
`Apova a la víctIma.
ÓY^W:*+
1odos somos, aI tiemeo, iuuaIes y diferentes. £stas siete eaIahras, asimiIadas eor
Ios niños desde Ios erimeros años de vida, evitarían muchas de Ias situaciones
de vioIencia escoIar que hoy son noticia en Ios medios de comunicación.
0onocer Ia tieoIouía deI aIumno auresor y eI eerhI de Ia víctima, detectar
Ias erimeras señaIes de comeortamiento antisociaI y contar con un eIan de
actuación conjunto, en eI que tiene que estar imeIicada Ia famiIia, son aIuunas
de Ias estrateuias que euede seuuir eI erofesorado a Ia hora de atajar Ias
situaciones de vioIencia escoIar.
Además, los expertos en la
prevencIón de sItuacIones de
bullying recomIendan:
`LtIlIzar los socIogramas
como Instrumento para de-
tectar alumnos v alumnas
aIslados, no Integrados en el
aula.
`Establecer canales de co-
munIcacIón adecuados entre
alumnos v profesores, labor
que puede facIlItarse a través
de la tutoría. Hablar de estos
temas con el alumnado e Im-
plIcar a todos íacosadores,
víctImas v testIgos) en su
resolucIón.
`Fomentar una buena rela-
cIón Interpersonal entre el
alumnado v mostrar Interés
v preocupacIón por las cosas
que les ocurren.
`Controlar los escenarIos
más típIcos en las sItuacIones
de acoso: los servIcIos, el pa-
tIo, las salIdas extraescolares,
los alrededores del centro, el
autobús...
`Trabajar, en la medIda de lo
posIble, aspectos de la educa-
cIón emocIonal, el comporta-
mIento asertIvo v la resolucIón
de conßIctos.
`Establecer, en el propIo cen-
tro, un protocolo de actuacIón
conjunto ícon la ImplIcacIón
de la jefatura de estudIos v
el departamento de orIenta-
cIón).
`Fomentar la IntervencIón del
tutor u orIentador del centro
en las sItuacIones en las que
exIste sospecha de maltrato: es
mejor aclarar que se trata de
una bronca entre amIgos o de
un malentendIdo sIn Importan-
cIa que dejar sIn abordar una
sItuacIón de abuso.
`Apovar al alum-
nado con necesI-
dades educatIvas
especIales v a los
que pertenecen a
mInorías étnIcas, va que
son los dos colectIvos más
vulnerables al acoso.
`Actuar de una
manera hrme
contra el mal-
trato: no permItIr
Insultos, burlas
o IntImIdacIones. Está
comprobado que la Impu-
nIdad ante las agresIones las
refuerza pelIgrosamente.
Y es que maltratar... no es
cosa de nInos.
ÓY^W:*,
Va||(a|c ea|(e |aca|es ,?)
Io quc pucdcn haccr |os profcsorcs
× F4k4 S48£k M4S
|(ca(aaa ae seas|||||.ac|ca sc|(e c
aa||(a|c ea|(e |aca|s. Ccase||e(|a ae
|accac|ca e 0(aeaac|ca Ua|.e(s||a(|a.
/ca|a ae 0a||c|a.
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-! 02/'2!-!
]anto |a v|ct|ma como e| aoresor responden, en |a mavor|a de |os casos, a un perh| f|s|co v ps|co|óo|co
determ|nado. Aunoue en |a pract|ca se encuentran s|tuac|ones oue no se a|ustan a este mode|o, conocer
estas caracter|st|cas fac|||tara a| profesorado |a detecc|ón de |as s|tuac|ones de r|esoo:
1
l4 F£kS0k4 M4l1k41404
·
kasuos de eersonaIidad: con frecuenc|a son personas mas b|en t|m|das, con ba|a autoest|ma v
mucha ans|edad e |nseour|dad. No sue|en responder a |as aores|ones, n| s|ou|era de manera verba|, v
«no saben defenderse».
·
0aracterísticas físicas: tanto |os n|õos como |as n|õas oue son ob|eto de ma|trato, cas| s|empre
presentan menor forta|eta f|s|ca oue |os aoresores. Pueden tener a|ouna part|cu|ar|dad (obes|dad,
ba|a estatura, d|scapac|dad) o apar|enc|a f|s|ca d|ferente (pertenecer a otra etn|a, d|st|nto co|or de
p|e|) oue s|rven de d|scu|pa para |a |nt|m|dac|ón.
·
0os tieoIouías: esta e| protot|po de «v|ct|ma pas|va», oue es |a mas frecuente, v es |a oue soporta
en s||enc|o e| ma|trato de| oue es ob|eto. Pero tamb|én ex|ste |a «v|ct|ma act|va v provocadora», oue
es |a oue con su comportam|ento or|o|na tens|ones en su entorno. |sta forma de actuar fac|||ta |a
excusa para oue e| aoresor |ust|houe su conducta.
|n a|ounos casos |a v|ct|ma se conv|erte en aoresora de otro compaõero a| oue cons|dera mas déb||,
|uoando a| t|empo |os dos pape|es: acosado v acosador.
2
£l 40k£S0k
·
kasuos de eersonaIidad: temperamento aores|vo e |mpu|s|vo, con escaso autocontro| v ba|a
autoest|ma. 5on personas con poca conc|enc|a mora| sobre sus actos. 5on extrovert|dos, con c|erta
popu|ar|dad entre sus seou|dores v oue s|empre buscan |a comp||c|dad de otras personas. 0on
frecuenc|a son ch|cos con v|ncu|os fam|||ares déb||es v escaso |nterés por |os estud|os.
·
£n cuanto a Ias características físicas: sue|en tener mavor forta|eta f|s|ca oue |as v|ct|mas.
·
1ieos de auresores: |as ch|cas ut|||tan mas |os e|ementos ps|co|óo|cos en sus aores|ones, m|entras
oue |os ch|cos hacen va|er, en |a mavor|a de |os casos, su fuerta f|s|ca. ]amb|én esta |a houra de |os
«man|pu|adores», oue son |os oue desde |a sombra d|r|oen |os actos v|o|entos de sus seou|dores.
H;JH7JEHE8EJ
EN ßkEVE
00kS£00£k0I4S F4k4 l4
¥Í01IM4

La víctIma es la parte más débIl
de una sItuacIón de vIolencIa,
por lo que es la que más secue-
las va a experImentar en su per-
sonalIdad, como por ejemplo:
`Baja autoestIma, sentImIen-
tos de InsegurIdad v mIedo.
`IntroversIón, tImIdez v
dIhcultad para las relacIones
personales.
`Bajo rendImIento académIco
v fobIa escolar.
`AnsIedad v problemas emo-
cIonales.
`En casos extremos, en las
personas con vIctImIzacIón
prolongada pueden darse In-
tentos de suIcIdIo.
£I£010S F4k4 £l 40k£S0k
TambIén la persona que
maltrata experImenta conse-
cuencIas negatIvas, como por
ejemplo:
`Baja su rendImIento esco-
lar.
`Provoca tensIones en el aula
v en el centro.
`LtIlIza la agresIón como for-
ma de reconocImIento socIal.
`Muestra dIhcultad para
establecer relacIones socIales
entre Iguales sIn que exIsta
IntImIdacIón.
`Aprende a maltratar, lo que
puede deterIorar gravemente
la convIvencIa con su pareja
en el futuro.
ÓY^W:*,
la vioIencia contra Ias mujeres es
erohahIemente Ia vioIación de Ios derechos
humanos más universaI de cuantas se
eroducen en Ia actuaIidad. £stá eresente en
todas Ias sociedades deI mundo, sea cuaI
sea su sistema eoIítico o económico. ko
diferencia cuIturas, reIiuiones, cIases sociaIes
ni etnias. las estadísticas muestran que
en ninuún rincón deI eIaneta Ios derechos
humanos de Ias mujeres son uarantizados
eIenamente. 4I menos, esto es Io que sostiene
4mnistía InternacionaI. £sta oruanización
humanitaria tamhién nos recuerda que, eara
comhatir Ia discriminación hacia Ias mujeres,
es fundamentaI educar en iuuaIdad desde Ia
erimera infancia.
Los jóvenes gallegos de entre
I8 v 29 anos son los que tIe-
nen más claro que la vIolen-
cIa contra las mujeres es una
consecuencIa de una socIedad
machIsta v sexIsta, así que ellos
representan al colectIvo más
concIencIado a la hora de lu-
char contra esta sItuacIón de
desIgualdad. TambIén son los
más predIspuestos a denun-
cIar estos casos: ocho de cada
dIez no dudarían en hacerlo.
Estos datos, recogIdos por la
VIcepresIdencIa da Igualdade
e do Benestar de la Xunta de
GalIcIa a través de una recIente
encuesta, supone para muchos
una palmadIta de ánImo a la
hora de enfrentarse a los suce-
sos en que las mujeres mueren
a manos de sus parejas. Y es
que el hecho de que sean los
jóvenes los más dIspuestos a
acabar con una realIdad trágIca
en la que la dIscrImInacIón v
la vIolencIa están a la orden
del día ofrece una esperanza
de cara al futuro: puede que
algo esté cambIando. Y en
este contexto, los programas
educatIvos puestos en marcha
en las aulas gallegas por gru-
pos de profesores, docentes
anónImos u organIzacIones
concretas ícomo las unIda-
des dIdáctIcas del SemInarIo
Galego de EducacIón para a
Paz, por ejemplo) seguro que
han aportado su granIto de
arena. De momento, sabemos
que hav que seguIr, porque
los frutos de los programas
educatIvos se hacen esperar.
Pero, antes o después, seguro
que llegarán.
ÓY^W:*-
\|c|eac|a cca|(a |a ac|e( ,I)
Un paso hacia |a ieua|dad
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-! 02/'2!-!
|| ||bro de Amparo Zacarés «|a v|o|enc|a de oénero exp||cada a m| h||o», ed|tado por |a 0onse||er|a de
8enestar 5oc|a| de |a 0enera||tat de Va|enc|a (0arena |d|tors, 2005) es una |nteresante pub||cac|ón de
caracter d|vu|oat|vo oue exp||ca de una manera d|recta e| ma|trato hac|a |as mu|eres. Puede resu|tar
de oran avuda a |a hora de transm|t|r a |os mas |óvenes conceptos bas|cos de |a educac|ón en va|ores,
como |a |oua|dad, e| respeto v |a to|eranc|a.
Por e|emp|o, e| s|ou|ente d|a|ooo esta tomado de| pr|mer cap|tu|o de| ||bro, en e| oue se |ntenta ac|arar
toda |a confus|ón oue hav en torno a| térm|no.
·
Mamá, Iqué siunihca vioIencia de uénero?
·
|s |a traducc|ón de |a expres|ón |no|esa «oender-based v|o|ence» o «oender v|o|ence» v se rehere
a |a v|o|enc|a, tanto f|s|ca como ps|co|óo|ca, oue se e|erce contra |as mu|eres por ratón de su sexo,
basada en su supuesta |nfer|or|dad b|o|óo|ca frente a |os hombres.
·
Me resuIta chocante eorque en Ia cIase de lenuua me han enseñado que son Ias eaIahras Ias
que tienen uénero, no Ias eersonas.
·
Nosotros no usamos |a pa|abra «oénero» como s|nón|mo de «sexo» a| contrar|o de |o oue ocurre en
e| mundo ano|osa|ón. |s verdad oue en oramat|ca e| térm|no «oénero» se rehere a una prop|edad
de |os nombres v de a|ounos pronombres oue perm|te c|as|hcar|os como mascu||nos, femen|nos v
neutros. Y es c|erto tamb|én oue para seõa|ar |a cond|c|ón b|o|óo|ca por |a oue |os seres v|vos se d|s-
t|nouen en mascu||nos v femen|nos se emp|ea e| térm|no «sexo». Por eso |as pa|abras t|enen oénero
v no sexo, m|entras oue |os seres v|vos t|enen sexo v no oénero.
·
£ntonces, Ieor qué se utiIiza esa exeresión?
·
Para muchos es |naprop|ada por ser un mero eufem|smo, una forma de no ||amar a |as cosas por su
nombre, una manera de expresar con suav|dad |as aores|ones bruta|es contra |as mu|eres v, aunoue
desde e| punto de v|sta ||noû|st|co tampoco es |a traducc|ón mas adecuada, es |a oue d|fund|eron |os
med|os de comun|cac|ón a part|r de| 0onoreso sobre |a Nu|er ce|ebrado en Pek|n en I995.
·
I0ómo tendría que denominarse entonces?
·
|x|sten var|as a|ternat|vas: v|o|enc|a domést|ca, v|o|enc|a fam|||ar, v|o|enc|a contra |as mu|eres,
v|o|enc|a de pare|a v tamb|én d|scr|m|nac|ón por ratón de sexo.
·
4I hnaI, IcuáI sería Ia correcta?
·
V|o|enc|a domést|ca es |a expres|ón mas ut|||tada, v ademas ex|ste en otras |enouas («v|o|ence
domest|oue, v|o|enta domest|ca»), pero no todos |a aceptan.
·
IFor qué?
·
Poroue |a v|o|enc|a domést|ca, en sent|do estr|cto, se rehere so|o a |a v|o|enc|a e|erc|da entre
fam|||ares de un hooar o oue conv|ven ba|o un m|smo techo, pero no |nd|car|a |os casos en |os oue
e| ma|tratador es e| nov|o o compaõero con e| oue |a v|ct|ma no comparte v|v|enda. Por eso, |o mas
acertado, es hab|ar de v|o|enc|a domést|ca o por ratón de sexo.
BEGK;DEJ?;D;DEC8H;
ÓY^W:*-
× F4k4 S48£k M4S
|a ca|aaa a|aac||ca «Hc aas .|c|eac|a
cca|(a |a Vc|e(». ae /aa|s||a |a|e(aa·
c|caa|. c|(ece ac||.|aaaes a|aac||cas
sc|(e es|e |eaa c(aaa|.aaas cc(
a|.e|es eacca||.cs ,eaccac|ca c(|·
aa(|a. |S0. |ac||||e(a|c , eaccac|ca
ae aac||cs). Se cceae aesca(aa( ae
|a caa|aa We|. |||c.//c..ccc.eac/
-aaa|s||a/eacca/a|·eacca/a|·eacca·
aeae(c.ca|
«Mi marido me eeua Io normaI». £sta frase ¬eara Ia inmensa mayoría aherrante, eara aIuunas mujeres su
reaIidad¬ no está tan desfasada como se eodría eensar. 4sí Io demuestra eI hecho de que eI 80% de Ias
chicas y eI I5% de Ios chicos admita Ia eosihiIidad de que una eareja te quiera aunque te maItrate. £ste dato,
junto a otros no menos eseeIuznantes, como eI de que eI I4% de Ias chicas considere normaI que su eareja
Ie ohIiuue a mantener reIaciones sexuaIes en aIuuna ocasión, ha IIevado a Ia 0omisión de Investiuación de
MaIos 1ratos a Mujeres a centrar sus esfuerzos en Ia eohIación más joven con Ia cameaña «4mar no dueIe».
Esta asocIacIón tambIén nos
recuerda algunos datos para
reßexIonar desde las aulas:
`El 40% de las denuncIas por
vIolencIa sexIsta la realIzan
menores de 30 anos.
`El 33% de las mujeres muer-
tas en los últImos cInco anos
tenía menos de esa edad.
`La tercera parte de las perso-
nas que acuden a los servIcIos
de atencIón a víctImas de esta
comIsIón no han cumplIdo la
treIntena.
Esta últIma sItuacIón los llevó
a crear grupos terapéutIcos de
chIcas maltratadas, en su ma-
voría víctImas de su prImera
pareja. Su sItuacIón anímIca
suele responder al sIguIente
cuadro:
`AnsIedad, depresIón, baja
autoestIma, vergüenza, culpa,
sentImIentos de IndefensIón,
sensacIón de baja capacIdad de
control v mIedo a la soledad, al
abandono v al dano que pue-
dan sufrIr ellas o su famIlIa por
represalIas. TambIén temen las
consecuencIas para el maltra-
tador ante la posIbIlIdad de que
sea detenIdo.
`DeterIoro Importante de
las relacIones socIales, sobre
todo sI la relacIón ha durado
mucho tIempo. SIenten que se
han quedado sIn amIgos v mu-
chas veces están enfrentadas a
sus famIlIas.
`El rendImIento académIco
se ve muv perjudIcado. Es
frecuente el acoso, la vIgIlancIa
v los IncIdentes vIolentos con
la IrrupcIón del maltratador
en el centro de estudIos o de
trabajo.
Pues con todos estos datos, aún
hav quIen pIensa que la vIolen-
cIa sexIsta es cosa de mujeres
mavores v casadas.
ÓY^W:*.
\|c|eac|a cca|(a |a ac|e( ,z)
Amorcs quc duc|cn
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-! 02/'2!-!
·
IFor qué Ias mujeres no denuncian Ios maIos tratos?
·
Por m|edo v por veroûenta. 5|enten una oran |ndefens|ón, t|enen una oran dependenc|a afect|va v
mucho pudor para sacar a |a |ut su prop|a deb|||dad, ademas, v|ven |a re|ac|ón de ma|trato con un
oran sent|m|ento de cu|pab|||dad, se s|enten responsab|es de |a s|tuac|ón v cast|oadas por e||o.
·
ko Io entiendo.
·
|a mu|er se cree cu|pab|e por |a man|pu|ac|ón de| prop|o ma|tratador. |n esta s|tuac|ón e| hombre
responsab|||ta a |a mu|er de sus fracasos v e||a debe caroar con |a cu|pa de todo |o oue |e ocurra,
as| |os pape|es se |nv|erten v e| aoresor se conv|erte en aored|do a| oue se |e perm|te soc|a|mente
desca||hcar a |a mu|er con d|scursos m|sóo|nos.
·
Fero Icómo eueden resistirIo?, Icómo eueden ser hrutaImente uoIeeadas y no decirIo?
·
|| m|edo |as para||ta v |es hace permanecer en un estado de |nou|etud cont|nua ante un pe||oro oue
es rea| v de| oue saben oue es muv d|f|c|| proteoer|as. A menudo se encuentran en un ca||e|ón s|n
sa||da, v|ven e| |nherno dentro de casa v a |a vet carecen de med|os económ|cos para mantenerse
por e||as m|smas. Ademas, saben oue cuando denunc|en e| aoresor |o tomara como una dec|arac|ón
de ouerra oue en muchos casos term|na s|endo crón|ca de una muerte anunc|ada. Y, cuando se dan
cuenta de |a man|pu|ac|ón oue han sufr|do, tamb|én s|enten |ra v una anoust|a terr|b|e.
·
£ntonces, Iqué euede hacer una mujer que haya sufrido maIos tratos?
·
|o pr|mero oue debe hacer es buscar as|stenc|a san|tar|a. 0ebe acud|r a un hosp|ta| o centro san|-
tar|o, pub||co o pr|vado, para oue |e rea||cen un reconoc|m|ento méd|co comp|eto. Una vet oue e|
méd|co va|ora |as |es|ones v |os daõos de |a aores|ón, e|abora un |nforme oue es esenc|a| para |a pos-
ter|or actuac|ón |ud|c|a|. Puede so||c|tar avuda a través de |os prop|os serv|c|os de| centro san|tar|o o
contactando con |os serv|c|os soc|a|es. No sé s| sabes oue e| 80½ de |as mu|eres no denunc|a estas
aores|ones. |s un porcenta|e muv e|evado, ino crees1 5| dec|de denunc|ar puede so||c|tar |a ||amada
orden de protecc|ón de |as v|ct|mas de |a v|o|enc|a domést|ca, v se recom|enda hacer|o en depen-
denc|as po||c|a|es va oue perm|te oue e| proceso pena| se desarro||e por |a v|a de |os |u|c|os rap|dos.
·
1raducido: toIerancia cero ante Ia vioIencia doméstica.
·
|xacto.
(]exto extra|do de «|a v|o|enc|a de oénero exp||cada a m| h||o», Amparo Zacarés, 0arena |d|tors, 2005).
JEB;H7D9?79;HE
EN ßkEVE
I00£ ß40£k SI MI ßII4 ß4
SI00 M4l1k41404?
Este es el título del materIal
de apovo que ha elaborado la
ComIsIón de InvestIgacIón de
Malos Tratos a Mujeres con el
que Intenta ofrecer a famIlIares
v amIgos de posIbles víctImas
algunas recomendacIones
sobre cómo detectar casos
de vIolencIa, hasta dónde In-
volucrarse o qué recursos de
avuda exIsten.
Se puede obtener más Infor-
macIón en la págIna veb/http:
//vvv.educarenIgualdad.org/
Lpload/Mat_28_guía-pa-
dres.pdf
k0 £S I40Il 40MI1Ikl0
Algunas de las razones por las
que una adolescente no suele
contar a nadIe, v menos a sus
padres, la vIolencIa que sufren:
`La vergüenza de admItIr
frente a la famIlIa que exIste
un problema del que posIble-
mente la alertaron.
`El mIedo a la presIón para
que se aleje del agresor cuando
ella aún pIensa que lo quIere v
que sabe llevarlo.
`El mIedo a tener que InIcIar
una accIón judIcIal cuando «no
es para tanto».
`El mIedo a la reaccIón del
agresor.
ÓY^W:*.
la inmensa mayoría de Ios adoIescentes identihca una amenaza o una auresión física como un indicador
cIaro de vioIencia contra Ia mujer, sin emharuo, cuando este machismo se camußa hajo eI manto de un
eaternaIismo erotector, son muchos (sohre todo chicas) Ios que aceetan este tieo de autoridad. £sta es, aI
menos, una de Ias concIusiones deI estudio «0etecta» de Ia IacuItad de FsicoIouía de Ia 0k£0 y Ia Iundación
Mujeres, dado a conocer eI easado mes de diciemhre y en eI que earticiearon miIes de jóvenes eseañoIes de
Madrid, 4sturias, 0astiIIa y león, Murcia y £xtremadura.
Demos un repaso, pues, a la
nocIón de vIolencIa de gé-
nero. De una manera sencIlla
podemos decIr que hablamos
de maltrato, vIolencIa o abuso
cuando una persona ípareja,
marIdo o famIlIar), a través
de su comportamIento, pro-
voca dano físIco o emocIonal
a una mujer.
Los malos tratos pueden ser
de tIpo:
`Iísico: desde un empujón
IntencIonado o una bofetada
hasta el extremo de Intentar
acabar con su vIda.
`FsicoIóuico: son los Insul-
tos í«eres una zorra»), los
desprecIos í«no vales para
nada») v las rIdIculIzacIones
í«mIra qué cara de ImbécIl
se le ha puesto»). Este tIpo
de vIolencIa, que es más
dIfícIl de delImItar, busca
la anulacIón de la perso-
nalIdad de la víctIma.
`SexuaI: cualquIer con-
tacto sexual no deseado
o un trato degradante
de su sexo.
`SociaI: el agresor
Intenta controlar la
relacIón de su pareja
con los amIgos v con la famIlIa.
Puede llegar un momento en el
que la víctIma decIda autoaIs-
larse para no enfurecer al que
la maltrata v no ponerse en evI-
dencIa delante de los demás.
CasI sIempre, en un cIclo de
vIolencIa de género, se suelen
dar tres fases:
I. Iase de tensión: en la que
comIenzan los Insultos v las
prImeras conductas vIolentas.
En esta prImera fase, la mujer
todavía cree que puede contro-
larlo, evItando hacer las cosas
que a él le molestan íponerse
una falda demasIado corta,
saludar a un amIgo).
2. Iase de auresión: se llega a
comportamIentos extremos,
como a los abusos físIcos, psI-
cológIcos, sexuales o socIales
antes cItados.
3. Iase de conciIiación o de arre-
eentimiento: el agresor se arre-
pIente de su comportamIento,
pIde perdón v promete que no
volverá a pasar. Incluso puede
excusarse con frases como:
«haces que me enfade», «sI
no te portases mal no te
pegaría». Esta fase, tambIén
conocIda como luna de mIel,
explIca por qué las mujeres
agredIdas tardan en romper
con la sItuacIón: los períodos
de vIolencIa se
alternan con períodos de amor
v afecto v les hace pensar que
«cuando no me pega, es buena
persona».
A veces, la mujer nI sIquIera
encuentra apovo al pedIr avuda
a los famIlIares o amIstades, va
que le quItan ImportancIa a lo
ocurrIdo o no pueden enten-
derlo, porque ante el resto de
las personas la pareja tIene
un comportamIento dIstInto
al que ella descrIbe. SIn em-
bargo, toda mujer que esté
pasando por una sItuacIón
así sabe en el fondo que cada
día Irán a más los momentos
de agresIón v a menos los de
arrepentImIento.
ÓY^W:*/
\|c|eac|a cca|(a |a ac|e( ,?)
Tc pucdc pasar a ti
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-! 02/'2!-!
£stas son aIuunas eistas eara detectar en tu eareja un comeortamiento ahusivo y eoco
reseetuoso hacia ti:
·
|ntenta contro|ar |o oue haces v con ou|én vas.
·
0r|t|ca tu forma de vest|r por |r demas|ado provocat|va.
·
|s muv ce|oso.
·
No |e ousta oue sa|oas con tus am|oos n| oue estés con tu fam|||a.
·
]e compara con |as demas.
·
No respeta tu op|n|ón e |ntenta |mponerte |a suva.
·
]e pone a prueba.
·
8usca art|maõas para tener re|ac|ones sexua|es cuando no ou|eres.
·
bace promesas de camb|o oue nunca ||eoa a cump||r.
Si estos comeortamientos son hahituaIes y constantes, deherías eIantearte en serio si no
estarás saIiendo con un maItratador.
¥ eor si te queda aIuuna duda, ten en cuenta que.
·
|sto es a|oo oue ocurre en todos |os orupos soc|a|es. |os oue ma|tratan no son so|o personas de
co|ect|vos maro|na|es n| t|enen por oué ser enfermos menta|es, a|cohó||cos o drooad|ctos.
·
0ua|ou|er mu|er puede ser v|ct|ma de ma|os tratos, con |ndependenc|a de su edad, profes|ón, |deo|o-
o|a o n|ve| cu|tura|.
·
|| hombre oue ma|trata p|ensa oue |a mu|er |e pertenece en exc|us|va, v trata de educar|a v de corre-
o|r|a para oue cump|a e| pape| oue |e as|ona.
·
|| ma|trato, ademas de atentar contra |a d|on|dad v |a |nteor|dad de |as personas, es un de||to oue |a
soc|edad debe conocer.
B7II;y7B;I:;7B7HC7
EN ßkEVE
k0 4S0M£k l4 k£4lI040
Es típIco de la forma de actuar
del agresor justIhcar sus actos
con mecanIsmos de defensa
muv conocIdos en psIcología:
`keuación: «Yo no he hecho
nada, no la toqué».
`Minimización: «Solo la aparté
para que me dejara en paz».
`kacionaIización: «A veces
tengo que ser hrme con ella,
pero sé controlarme».
`Froyección: «La culpa es de
ella, que me provoca».
`0esviación: «El problema es
que estov sIn trabajo».
`4mnesia: «No puedo recordar
sI llegué a pegarle».
£0004k £k l4 I004l040
La educacIón es fundamental
para reducIr la vIolencIa contra
las mujeres. Los expertos en la
materIa IncIden en que durante
la InfancIa es Importante que
nInos v nInas ensaven dIstIntos
roles v sItuacIones, que apren-
dan las habIlIdades doméstIcas
necesarIas para la autonomía
v que sepan expresar sus sen-
tImIentos íreír, llorar, mos-
trar carIno, rebelarse.). En
la adolescencIa, además, es
Importante que recIban una
orIentacIón sexual no sexIsta
v una educacIón afectIvo-se-
xual que los avude a vIvIr las
relacIones amorosas de forma
placentera e IgualItarIa.
ÓY^W:*/
× F4k4 S48£k M4S
|aa|aa We| ae| Se(.|.c 0a|eac ae
|aca|aaae. WWW.·ca|a.es/ac|c/sa|
£nero deI 2006: ocho mujeres eseañoIas mueren asesinadas eor sus earejas. Si hacemos
un cáIcuIo ráeido y muItieIicamos Ia cifra eor Ios doce meses que tiene eI año. eI
resuItado es escaIofriante. ¥ Io eeor de todo es que no hay mucho que hacer eara
evitarIo, o quizá sí. Insistir una vez más en Ia necesidad de educar eara Ia iuuaIdad desde
Ios erimeros años de vida, desterrando estereotieos, roIes asiunados y faIsas creencias.
Y es que la vIolencIa en la pa-
reja está rodeada de prejuIcIos
que condenan a las mujeres v
justIhcan a los hombres. Esta es
una de las razones que sostIene
la InexplIcable tolerancIa socIal
que aún exIste ante este tIpo de
actos. Por eso proponemos des-
de esta seccIón seIs mItos para
debatIr en el aula. Es posIble que
salga la reaccIón a la defensIva,
sobre todo por parte de algún
chIco, que sIenta que hablar de
estos temas es como apalear
hombres o hacerlos culpables.
Ante esta actItud, es recomen-
dable recordar que:
`Las estadístIcas evIdencIan
que en la Inmensa mavoría de
ÓY^W:*'&
\|c|eac|a cca|(a |a ac|e( ,|)
·Vcrdad o mcntira?
los casos de vIolencIa doméstIca
las víctImas son mujeres.
`La mavoría de los hombres
no maltratan a sus parejas.
`Los hombres tIenen un Im-
portante papel que jugar en la
búsqueda de solucIones a este
problema.
`Todo el mundo se benehcIará
de una escuela v una socIedad
no vIolenta.
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-! 02/'2!-!
1
«0n homhre no maItrata eorque sí, eIIa tamhién hahrá hecho aIuo eara erovocarIo».
Aunoue paretca ment|ra, es una de |as creenc|as mas arra|oadas en nuestra soc|edad. Aun hav oente
oue p|ensa oue |a mu|er es |a responsab|e de| comportam|ento v|o|ento de| hombre, o, a| menos,
oue tanto é| como e||a son cu|pab|es poroue «e||a tamb|én es buena cuando se pone a |nsu|tar|o». |a
respuesta s|n pestaõear dada ante |as camaras de te|ev|s|ón por un hombre oue defend|a su comporta-
m|ento dehne muv b|en esta s|tuac|ón : «Yo no |e peoo. a no ser oue me provooue».
2
«Si una mujer maItratada no ahandona a su eareja, Ia cuIea es de eIIa eor no hacer nada eor
evitarIo».
|as ratones por |as oue una v|ct|ma dec|de seou|r conv|v|endo con su aoresor pueden ser muchas. Por
e|emp|o, poroue cree oue en e| fondo su pare|a |a ou|ere v compensa seou|r |ntentando|o, o poroue en
e| fondo e||a se cons|dera cu|pab|e, v p|ensa oue s| se porta b|en no habra mas aores|ones, o por m|edo
a oue s| se separa |a aoreda de oravedad o |nc|uso |a mate, poroue cree oue es |mpos|b|e v|v|r s|n é|, por
veroûenta.
3
«0uando hay niños, es ereferihIe auuantar hasta que Ios hijos crezcan».
|sta es otra de |as ratones por |as oue a|ounas no abandonan |a casa. 5|n embaroo, ser test|oos de
v|o|enc|a domést|ca t|ene oraves consecuenc|as sobre e| b|enestar emoc|ona| v |a persona||dad de |os
n|õos, s|n o|v|dar oue |a m|tad de |os varones oue ma|tratan a sus pare|as tamb|én aoraden a sus h||os e
h||as. |n dehn|t|va, ante |a v|o|enc|a, |a opc|ón mas responsab|e es a|e|ar a |os h||os de esa s|tuac|ón.
4
«los homhres que maItratan Io hacen eorque tienen erohIemas con eI aIcohoI u otras drouas».
As| se sue|en |ust|hcar muchos ma|tratadores, para ev|tar hacerse responsab|es de sus actos. Aunoue
es c|erto oue e| consumo exces|vo de a|coho| es frecuente en estas personas, no puede cons|derarse
un ex|mente. 5o|o hav oue pensar en |os acc|dentes de trahco, en |os oue |a |noesta de a|coho| es un
aoravante.
5
«la vioIencia doméstica no es eara tanto, son casos aisIados. 4demás, Io que ocurre dentro de
Ia eareja es un asunto erivado y nadie tiene derecho a meterse».
|os casos oue aparecen en |os med|os de comun|cac|ón son so|o una peoueõa parte de |a rea||dad: se
ca|cu|a oue so|o se denunc|a e| I0½ de |as s|tuac|ones. Y no es un asunto pr|vado, s|no un atentado
contra |a ||bertad v |a seour|dad de |as personas. |os de||tos |amas son cuest|ones pr|vadas, v menos aun
cuando |as v|ct|mas, por |a ratón oue sea, no estan capac|tadas para defenderse.
S
«la vioIencia doméstica soIo ocurre en famiIias sin educación o con eocos recursos económi-
cos».
No es c|erto. |s un fenómeno oue se da en todas |as capas soc|a|es v económ|cas. |a d|ferenc|a sue|e
estar en e| t|po de v|o|enc|a oue se e|erce v en |as sa||das oue se da a esta s|tuac|ón: |as mu|eres con
s|tuac|ones soc|a|es mas acomodadas se s|enten mas pres|onadas para mantener e| secreto v no daõar
su |maoen v |a de su pare|a.
7B=KD7I<7BI;:7:;I
EN ßkEVE
I£S14k l000S?
Pues no, los hombres que
agraden a sus parejas no están
exactamente locos. La locura,
por dehnIcIón, sIgnIhca no te-
ner contacto con la realIdad, no
darse cuenta de lo que se hace,
v este no es el caso de este tIpo
de personas. Los especIalIstas
ahrman que solo el 5% de los
agresores tIenen graves tras-
tornos psIcopatológIcos. Aun-
que tambIén es verdad que una
persona que necesIta agredIr a
otra para autoahrmarse tIene
un serIo problema. Pero eso no
sIgnIhca que no sea responsa-
ble de sus actos.
£k l4 £00040I0k £S14 l4
0l4¥£
Educar para la Igualdad des-
de los prImeros anos de vIda
v a lo largo de todo el sIstema
educatIvo. Este es el objetIvo
de las unIdades dIdáctIcas
elaboradas por Averroes, la
red telemátIca educatIva de
Andalucía, que Incluve una
parte teórIca muv completa.
OrganIzadas por tramos edu-
catIvos íeducacIón prImarIa,
educacIón secundarIa v edu-
cacIón de adultos), son muv
útIles para trabajar en el aula
v poner en marcha alguna de
las actIvIdades que propone.
La dIreccIón es:
http://vvv.juntadeandalucIa.es/
averroes/publIcacIon/vIolencIa_
genero.php3
ÓY^W:*'&
«
02/'2!-!
<?9>7
i· «.· ¡: e·..:.·
:+
Educación
cmociona|
v toma dc
dccisioncs
£I conceeto de inteIiuencia ha
camhiado. ßasta hace eoco,
ohtener euntuaciones aItas
en Ios test esicométricos o
mostrar mucha faciIidad eara eI
cáIcuIo eran datos suhcientes
eara caIihcar a una eersona de
inteIiuente. ßoy en día tamhién
se vaIoran otros aseectos, como
eI de ser caeaz de comunicarse
con Ios demás y de disfrutar
aI hacerIo, saher soIucionar
conßictos intereersonaIes o tener
hahiIidades eara reaIizar una
toma de decisiones efectiva. £s Ia
IIamada inteIiuencia emocionaI.
Ia uran oIvidada de Ia escueIa.
Pero echemos la vIsta atrás.
Desde hnales del sIglo XIX,
en OccIdente Imperaba el
concepto de la medIda únIca,
como el factor G o el cocIente
Intelectual, como predIctores
InfalIbles del éxIto académIco
de los escolares.
Pasados los anos, el sentIdo
común Iba demostrando que
no sIempre una alta IntelIgen-
cIa correlacIonaba con el éxIto
a otros nIveles: hav quIen sIn
apenas estudIos nI grandes
competencIas Intelectuales
trIunfa en todo aquello que se
propone en la vIda: mIentras
que son muchas las personas
brIllantes a nIvel Intelectual
que no acaban de encontrar
su sItIo en la esfera personal
o profesIonal.
Entonces llegaron los anos
ochenta, v con ellos las teorías
de las IntelIgencIas múltIples,
como la propuesta por Hovard
Gardner. Según él, exIsten seIs
tIpos de IntelIgencIas básIcas
que se unen para formar un
todo v están presentes, en ma-
vor o menor medIda, en todas
las personas. Son estas:
I. InteIiuencia ahstracta: se rehe-
re al razonamIento sImbólIco,
a la capacIdad cognItIva, al
famoso cocIente Intelectual.
2. InteIiuencia eráctica: hace
alusIón a la capacIdad de bus-
carse la vIda para encontrar
solucIones práctIcas v sencIllas
a problemas complejos.
3. InteIiuencia estética: la capa-
cIdad de crear v dIsfrutar de
la músIca, el dIbujo, el dIseno
o la lIteratura.
4. InteIiuencia cinestésica: son las
habIlIdades relacIonadas con el
domInIo corporal, como todo
lo relacIonado con el deporte,
la danza o el baIle.
5. InteIiuencia sociaI: es la capa-
cIdad de relacIonarse con éxIto
con los demás v de conseguIr
hchas abordaremos, sobre
todo, la IntelIgencIa socIal v la
IntelIgencIa emocIonal: las dos
grandes olvIdadas de nuestro
sIstema educatIvo.
ÓY^W:+'
|a||||aaaes scc|a|es ,I)
Ias otras intc|iecncias
0htener un aIto cociente inteIectuaI en Ios tests
esicométricos, dominar Ios conocimientos
cientíhcos o tener mucha faciIidad con Ias
matemáticas no son datos suhcientes eara
caIihcar a una eersona de inteIiuente. ßoy
en día se considera más imeortante que todo
eso ser caeaz de comunicarse con Ios demás
y de disfrutar aI hacerIo, saher soIucionar
conßictos intereersonaIes cuando suruen y tener
hahiIidades eara adaetarse aI eroeio entorno.
Son Ios otros tieos de inteIiuencia.
su cooperacIón en la consecu-
cIón de provectos.
6. InteIiuencia emocionaI: es la
capacIdad de poner en práctIca
habIlIdades que avuden a vIvIr
en armonía con uno mIsmo v
con el entorno.
Este planteamIento, más com-
pleto, se corresponde con los
enfoques modernos de la
IntelIgencIa. En las próxImas
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-! 02/'2!-! 02/'2!-!
|o oue comentó s|endo una senc|||a ||sta de propuestas sobre cómo v|v|r en armon|a con e| mundo se
conv|rt|ó, a hna|es de |os aõos 80, en todo un «best-se||er» de éx|to. || ensav|sta kobert |u|ohum fue e|
autor de «]odo |o oue rea|mente neces|to saber |o aprend| en e| parvu|ar|o», escr|to a hna|es de |os aõos
80 con |a |ntenc|ón de transm|t|r e| s|ou|ente mensa|e: v|ve en armon|a cont|oo m|smo v con tu entorno,
v seras fe||t...
1
0omparte|o todo.
2
Iueoa ||mp|o.
3
No peoues a |a oente.
4
0e|a |as cosas donde |as encontraste.
5
||mp|a |o oue ensuc|es.
S
No co|as cosas oue no son tuvas.
7
P|de perdón cuando havas hecho daõo a a|ou|en.
S
|avate |as manos antes de comer
9
]|ra de |a cadena.
10
|as oa||etas ca||entes v |a |eche fr|a te s|entan b|en.
11
||eva una v|da eou|||brada: aprende un poco, p|ensa un poco, d|bu|a, p|nta, canta, ba||a, |ueoa v traba-
|a un poco todos |os d|as.
12
|chate una s|esta todas |as tardes.
13
0uando sa|oas a| mundo, ve con cu|dado con e| trahco, ve de |a mano v no te separes.
14
No p|erdas de v|sta |o marav|||oso. kecuerda |a sem||||ta en e| vaso: |as ra|ces van hac|a aba|o v |a
p|anta hac|a arr|ba v nad|e sabe de verdad cómo n| por oué, pero todos somos as|.
15
|os pecec|tos, |os hamsteres, |os ratones b|ancos e |nc|uso |a p|ant|ta de| vaso: todo muere. Nosotros
tamb|én. Y es as|.
1S
Nunca o|v|des una de |as pr|meras pa|abra oue aprend|ste, |a mas |mportante de todas, v con |a oue
mas te emoc|onabas: «|N|ra|».
JE:EBEGK;H;7BC;DJ;D;9;I?JEI78;HBE
7FH;D:ß;D;BF7HLKB7H?E
EN ßkEVE
l4 I4MIlI4 £S I0k04M£k14l
La capacIdad de vIvIr v manejar
las emocIones se aprende des-
de la InfancIa. Por eso la famIlIa
es la prIncIpal responsable en
desarrollar la IntelIgencIa emo-
cIonal de los nInos. Los hIjos
de padres que han cultIvado
bIen las emocIones son más
socIables, más felIces e Incluso
mejores estudIantes, al mar-
gen de que su otra IntelIgencIa,
la lógIca, no sea brIllante. Por
el contrarIo, en ambIentes fa-
mIlIares donde no se manejan
bIen las emocIones, los nInos
son más InfelIces, Intolerantes
a la frustracIón v con tendencIa
a padecer dIversos trastornos
emocIonales: InsegurIdades,
fobIas o ansIedad.
M£k0S F4l48k4S ¥ M4S
0£S10S
DanIel Goleman, el famoso
dIvulgador de la teoría de la
IntelIgencIa emocIonal, reco-
noce que no exIsten pruebas
estandarIzadas hables para
medIr la llamada capacIdad
emocIonal íC. E.) que se pue-
dan equIparar a las que mIden
el cocIente Intelectual íC.I.). A
pesar de ello, cada vez es más
frecuente que en los procesos
de seleccIón de personal se
valore más la madurez v la
estabIlIdad emocIonal de los
aspIrantes que su capacIdad
cognItIva. En el caso de la
vIda en pareja, tambIén está
demostrado que la posIbIlIdad
de salIr aIroso de una fuerte
dIscusIón depende más de
la capacIdad de expresar v
manejar los sentImIentos ía
través de un chIste, un beso
o una sonrIsa a tIempo) que
del nIvel de abstraccIón o de
análIsIs Intelectual alcanzado
en dIcha dIscusIón.
ÓY^W:+'
Fonuamos un caso: una eersona tímida, a Ia que Ie cuesta mucho reIacionarse con Ios demás, quiere
aerender a sueerarse. Fara conseuuirIo, Io erimero que tiene que hacer es adquirir aIuunas hahiIidades
sociaIes hásicas, como iniciar una conversación, mantener Ia mirada o eoner una voz más hrme. £so es
Ia inteIiuencia sociaI. Fero además deherá revisar su autoestima, su faIta de conhanza o sus reacciones
emocionaIes cuando tiene que hahIar en eúhIico. 4 esto se Ie IIama inteIiuencia emocionaI. la diferencia
entre una y otra está en su dimensión externa, en eI caso de Ia erimera, o en su dimensión interna, en
eI caso de Ia seuunda. Seuún aIuunos autores, como ßoward 0ardner o karI 4Ihrecht, Ios dos tieos de
inteIiuencia coexisten y exeIican mejor Ios eatrones de comeortamiento deI ser humano que si se toman
de forma aisIada.
En concreto, Albrecht esta-
blece cInco habIlIdades que
componen su teoría sobre la
IntelIgencIa socIal:
I. SensihiIidad sociaI. Es la
capacIdad de Interpretar el
comportamIento de la gente,
de predecIr su forma de actuar
v de comprender su estado de
ánImo. Es una especIe de ruJur
scciul.
2. Fresencia. Es la aparIencIa
de una persona en cuanto al
repertorIo de senales, verba-
les v no verbales, que emIte:
postura, calIdad de la voz,
movImIentos, gestos, mIrada,
movImIento de las manos,
sonrIsa...
3. 4utenticidad. Los radares so-
cIales de la gente captan sena-
les del comportamIento de los
demás que les Informan de sI
son honestos, de har, buena
gente... o todo lo contrarIo.
Estos radares funcIonan desde
los prImeros anos de vIda.
4. 0Iaridad. Es la capacIdad para
expresarse, transmItIr Ideas
con nItIdez v precIsIón de
manera que los demás capten
el mensaje.
5. £meatía. Es la capacIdad de
conseguIr un estado de cone-
xIón con otra persona que ge-
nere la base para la InteraccIón
posItIva v la cooperacIón.
La valIdez de este modelo,
que su autor bautIzó con el
nombre de S.P.A.C.E., es sIn
duda dIscutIble. Pero puede
servIr como punto de partIda
para reßexIonar, por ejemplo
en la hora de Tutoría, sobre la
ImportancIa de domInar las
habIlIdades socIales a la hora
de conseguIr una convIvencIa
pacíhca. Lo cIerto
es que, en el entorno escolar, la
vIda emocIonal v socIal queda
relegada al ámbIto personal o
famIlIar, como sI no estuvIera
presente en el aula. Pero estas
capacIdades son fundamenta-
les para la vIda. Y, lo mejor de
todo, se aprenden
ÓY^W:+(
|a||||aaaes scc|a|es ,z)
Don dc ecntcs
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-! 02/'2!-! 02/'2!-!
|os ||amados «comportam|entos tóx|cos» hacen oue |os demas se s|entan deva|uados, fur|osos, frustra-
dos o cu|pab|es. Por e| contrar|o, |os «comportam|entos nutr|t|vos» provocan oue |os demas se s|entan
va|orados, capaces, ouer|dos v respetado. |as personas de e|evada |nte||oenc|a soc|a|, oue muestran
conductas nutr|t|vas, se vue|ven atract|vos, cas| maonét|cos, para |os demas. Iusto |o contrar|o de |o
oue |es ocurre a |os de |nte||oenc|a soc|a| ba|a: |os demas huven de su compaõ|a como de |a peste.
0ua|ou|er persona norma|, en un momento u otro de| d|a, puede exper|mentar reacc|ones de cua|ou|era
de |os dos t|pos. 5e trata de |ntentar, en |a med|da de |o pos|b|e, aumentar |as conductas mas construct|-
vas v d|sm|nu|r |as mas destruct|vas o noc|vas para nuestra sa|ud... v |a de |os demas.
=Kß7:;BF;H<;9JE7DJ?FÜJ?9E
EN ßkEVE
£l 04SI00 M£1£F414S
«Este tIene el don de la
oportunIdad». Esto es lo que
decImos, de forma IrónIca,
ante las palabras InapropIadas
de una persona que no se ha
parado a pensar en el efecto
que puede tener sobre alguIen
que le escucha. Esta falta de
sensIbIlIdad la dehne Edvard
Hampton de una forma muv
explícIta: «Hav gente que tIe-
ne un don para decIr algo tan
InapropIado, desconsIderado
o bruto que es el equIvalente
socIal a elImInar gases en la
IglesIa, en una boda o en un
funeral. Yo le llamo ßatulencIa
socIal».
00MIk4k l0S SIl£k0I0S
A veces se consIgue más dI-
cIendo menos. Ln vendedor
habIlIdoso sabe cuándo debe
dejar de hablar para permItIr
que el clIente tome su decIsIón
de comprar sIn sentIrse ago-
bIado o presIonado. TambIén
hav momentos en los que es
Interesante callarse para oblI-
gar a la otra persona a sacar
todo lo que lleva dentro. Esto
lo sabe bIen el locutor de ra-
dIo v televIsIón ]esús QuInte-
ro, famoso por sus grandes v
atrevIdos sIlencIos a la hora de
hacer entrevIstas. «No hables a
menos que puedas mejorar el
sIlencIo», podría ser su lema.
:FDGFIK8D@<EKFJKäO@:FJ :FDGFIK8D@<EKFJELKI@K@MFJ
· ||evar s|eapre |a ccatrar|a. · Vcstrarse ce acuercc cuaacc es pcs|c|e.
· 0ue|arse ea excesc, acstrarse |ac|caacc. · Apcrtar sc|uc|caes.
· |ercer |cs aerv|cs cca lac|||cac. · 0caservar |a ca|aa |ac|usc ea |as s|tuac|caes
teasas
· |aatar pu||as. · ßrcaear ce aaaera ccastruct|va.
· Hacer cesa|res ac verca|es. · 0lrecer apcvc cca e| |eacua|e ac verca| (a|raca,
scar|sa...).
· Vcstrarse ccacesceac|eate c pateraa|. · Jratar a| restc ce |as perscaas ccac a |cua|es.
· A|arcear, aarcar c|lereac|as ce estatus. · 0lrecer cercaa|a.
· Vcacpc||tar |a ccaversac|ca. · 0capart|r |a cucta ce paata||a.
· laterruap|r a |cs ceaas cca lrecueac|a. · |scuc|ar a |cs ceaas |asta e| laa|.
· Atacar c cr|t|car ce lcraa acres|va aate |cs
cesacuerccs.
· 0calrcatarse a |as cp|a|caes ce |cs ctrcs ce lcraa
ccastruct|va.
· Dar ccase|cs a |cs ceaas s|a cue se |c p|caa. · 0lrecer |alcraac|ca e |ceas.
· Sc|tar |ceas s|a peasar. · Ap|atar e| |u|c|c, relex|caar |cs teaas.
· k|c|cu||tar. · Apcvar a |cs ceaas, s|apat|tar.
· |v|tar |cs cuap||ccs a tcca ccsta · Hacer cuap||ccs s|acercs cuaacc sur|a |a ccas|ca.
· ßrcaear ea acaeatcs |aaprcp|accs. · Ut|||tar e| |uacr para e||a|aar teas|ca.
ÓY^W:+(
«1en cuidado, ese amiuo tuyo te manieuIa». kiños y adoIescentes recihen con frecuencia esta cIase de
advertencias eor earte de Ios aduItos que en ueneraI se creen, de forma inuenua, a saIvo de este tieo de
situaciones. las eersonas manieuIadoras son aqueIIas que enfocan sus reIaciones sociaIes eara conseuuir
inßuir en Ios demás o eara ohtener determinados henehcios. 4erender a IocaIizarIas y conocer su forma de
actuar es Ia única manera de evitar ser eI hIanco de sus eIanes.
Hace algunos unos anos, el
psIcólogo ErIc Berne realIzó
un Interesante estudIo sobre
los juegos mentales, la ma-
nIpulacIón Interpersonal v
las luchas de poder, a los que
llamó juegos transaccIonales:
un repertorIo de IntercambIos
verbales entre dos personas
por el que una de ellas Intenta
obtener una vIctorIa psIcológI-
ca sobre la otra.
Según esta teoría, cada perso-
na adopta una posIcIón dIstIn-
ta ante su Interlocutor, según
quIera marcar una u otra forma
de relacIón: de poder, de Igual-
dad o de sumIsIón, lo que se
traduce en la hgura del Padre,
del Adulto v del NIno.
`La persona que habla como
Padre se consIdera con la
formacIón v el derecho a
enjuIcIar, evaluar, sentencIar,
ordenar, aconsejar, amenazar,
advertIr o proteger.
`La posIcIón del NIno es la
de pedIr proteccIón, avuda,
consuelo v orIentacIón.
`La actItud del Adulto es la de
afrontar la realIdad, de cues-
tIonarla, analIzarla v actuar
sobre ella.
El que adopta la actItud de
Padre, por ejemplo, exIge
que su Interlocutor escoja la
actItud de HIjo: pero sI este
le responde con actItud de
Adulto, es probable que surja
el conßIcto.
Lno de los juegos que Iden-
tIhcó se conoce con las sIglas
TPSM, que sIgnIhcan «Te pIllé,
so mamón». ConsIste en que
una persona se venga de otra
utIlIzando alguna pequena
derrota anterIor. Se hace en
tres pasos:
I. El gancho: es la oferta que el
manIpulador hace para jugar,
es un cebo envenenado para
InvItar a partIcIpar en la con-
versacIón.
2. La aceptacIón, o respuesta
Inocente de la otra parte,
que se dIspone
a rescatar, apo-
var o consolar al
jugador que le hace
la oferta.
3. El golpe, o vuelco repentI-
no, que hace que la víctIma se
sIenta mal.
Veamos un ejemplo en el aula,
entre dos alumnas:
`¥anessa: Me encantaría
volver a la dIscoteca en la que
estuvImos el otro día,
fue superdIvertIdo.
`0xía: Vale, sI quIeres volve-
mos el vIernes, me apetece
un montón.
`¥anessa: No, hIja, no: como
comprenderás no tengo dIne-
ro para pagar el precIo de la
entrada. El otro día tuve que
InvItarte a todo, menudo morro
le echas, v me he quedado sIn
un duro.
Otro ejemplo, esta vez en la
sala de profesores:
`Frofesor I: Habría que hacer
algo con estos nInos que vIenen
del extranjero v no se enteran
de nada, es una pena.
`0rientador: Sí, estov de acuer-
do, podríamos organIzar unos
grupos de apovo hasta que
adquIeran las habIlIdades
básIcas.
`Frofesor I: Ah no, conmIgo no
cuentes, organízalo tú sI quIe-
res pero con otro. Yo tengo una
mala experIencIa con todo eso
que vosotros llamáIs atencIón
a la dIversIdad...
En realIdad, el juego
tIene como objetIvo
encubIerto conse-
guIr que «el cebo»
se sIenta a dIsgusto:
con remordImIen-
tos, con sentImIen-
tos de frustracIón, de
vergüenza o de enfa-
do. El manIpulador, normal-
mente con baja autoestIma,
parece tener el sIguIente
lema: «El mundo me ha
tratado mal, v alguIen
va a pagar por ello». cY
cómo hav que hacer para
evItar pIcar el anzuelo?
Pues muv sencIllo, el
únIco modo de ganar
es... no jugar.
ÓY^W:+)
|a||||aaaes scc|a|es ,?)
Manipu|adorcs v víctimas
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-! 02/'2!-! 02/'2!-!
|n todos |os amb|entes |abora|es, tamb|én en e| educat|vo, es frecuente oue se dé una s|tuac|ón de com-
portam|ento verba| «tóx|co» ante propuestas de otros compaõeros de traba|o. |ste fenómeno se conoce
como matar |deas a|enas v se traduce en dec|r cosas como:
·
Aou| no func|onara
·
Ya |o hemos |ntentado antes
·
0uesta demas|ado
·
|s muv comp||cado
·
No resu|ta pract|co
·
No nos |o autor|tar|an
·
No tenemos t|empo
·
No |es oustara
·
Aou| somos d|ferentes
·
0onm|oo no cuentes
·
Nunca |o hemos hecho
·
No entra en e| presupuesto
·
Puede crear conß|ctos
·
0|õamonos a |o oue va conocemos
·
|s demas|ado arr|esoado
·
Ne|or de|émos|o como esta
·
Probab|emente es ||eoa|
·
8uena |dea, pero...
·
A |o me|or e| aõo oue v|ene
9ãCEC7J7HB7I?:;7I7@;D7I
EN ßkEVE
£l SÍk0k0M£ 0£ l4 04k4 0£
FI£0k4
Se conoce con este nombre al
trastorno por el que una per-
sona adopta la cara de pIedra
como expresIón facIal favorIta.
No sonríe nunca, apenas con-
versa v evIta cualquIer senal
de empatía con los demás. El
mensaje que emIte es: «Aléjate
de mí, por tu bIen». Esta actI-
tud tIene especIal IncIdencIa
entre algunos agentes de po-
lIcía, mIlItares, médIcos, fun-
cIonarIos v otras ocupacIones
en las que mostrar demasIada
humanIdad ícomo sonreír)
puede hacerles parecer vul-
nerables o poco profesIonales.
Es un mecanIsmo de defensa
que esconde detrás una gran
dosIs de estrés e InsatIsfaccIón
personal.
ÓY^W:+)
0ue aIuuien te ease eI hrazo eor Ios homhros, cuando no hay conhanza eara eIIo, es tan desauradahIe como
intentar estahIecer una conversación amistosa con aIuuien que se emeeña en situarse a una distancia de
dos metros. 0ada individuo necesita de un eseacio eersonaI eara moverse Iihremente sin sentirse moIestado
eor Ios demás, y, aunque varía seuún Ias eersonas, Ias situaciones y Ias cuIturas, conocer y reseetar estas
hurhujas imauinarias es eI erimer easo eara conseuuir reIacionarse de forma satisfactoria.
Esta es la estructura básIca de
lo que no se ve:
I. la zona eúhIica: es la dIstancIa
con la que una persona se sIen-
te cómoda con respecto a los
desconocIdos con los que no
tIene IntencIón de Interactuar.
Por ejemplo, en un centro co-
mercIal, en un parque públIco
o en una tIenda.
2. la zona sociaI: es el espacIo
que se mantIene, en sItuacIo-
nes normales, en la relacIón
con los desconocIdos. Por
ejemplo, con el fontanero, con
el dependIente o con el nuevo
companero de clase.
3. la zona eersonaI: es la zona
que establece los límItes pro-
pIos de cualquIer IndIvIduo, v
que se espera que los demás
respeten Incluso en espacIos
concurrIdos. Por ejemplo,
en hestas, reunIones o actos
socIales.
4. la zona íntima: de todas las
dIstancIas zonales es, de le-
jos, la más Importante. Es la
que la persona guarda como sI
fuera de su propIedad. Es esa
burbuja InvIsIble que rodea v
toca dIrectamente el cuerpo
de una persona pero a la que
solo acceden los más íntImos.
En este terrItorIo, solo les está
ÓY^W:+*
|a||||aaaes scc|a|es ,|)
Propicdad privada, prohibido pasar
permItIdo entrar a las personas
emocIonalmente más cercanas:
famIlIares, amIgos íntImos, pa-
reja... v mascotas. Perros, gatos
v hámsteres son bIenvenIdos.
l0ue corra el airel
Cuando una persona se ve
oblIgada a ocupar un espacIo
entre desconocIdos, como por
ejemplo sentarse en una butaca
en el cIne o a la hora de colgar
una toalla en el perchero del
gImnasIo, lo hace casI sIempre
de una forma predecIble. Por lo
general busca el mavor espacIo
dIsponIble entre dos personas
v reclama el área sItuada en
el centro. En el cIne elegIrá
la posIcIón central entre el
extremo de una hla v el lugar
donde está sentada la persona
más próxIma. En el gImnasIo,
elegIrá la percha sItuada en el
espacIo más amplIo dIsponI-
ble. El objetIvo de esa forma
de actuar es evItar ofensas v
malentendIdos.
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-! 02/'2!-! 02/'2!-!
0bservar a |a oente oue se desp|ata a sus traba|os en horas punta a través de| transporte pub||co, como
por e|emp|o en e| metro de |as orandes c|udades, sue|e ser un espectacu|o a|oo tr|ste: |as personas
parecen abat|das, |nexpres|vas e |nfe||ces. No sonr|en, apenas oest|cu|an, m|ran a| sue|o, tens|onan |os
rasoos de |a cara... Vamos, parecen maou|nas. Pero este comportam|ento t|ene una exp||cac|ón: toda
esa oente esta proteo|endo su tona |nt|ma a través de| ||amado efecto mascara: es un mecan|smo de
defensa por e| cua| se se esconde cua|ou|er deta||e de |nformac|ón persona| para preservar |a prop|a |nt|-
m|dad. «Ya oue no puedo ev|tar oue tu cuerpo esta peoado a| m|o en este horr|b|e transporte pub||co, a|
menos ten c|aro oue esta s|tuac|ón no |mp||ca n|noun t|po de |nt|m|dad cont|oo», podr|a ser e| mensa|e
em|t|do por cua|ou|era de e||os.
Y es oue ex|ste toda una ||sta de reo|as no escr|tas oue |a mavor|a de |as cu|turas cump|e con r|o|det
cuando se ve vu|nerado su espac|o persona| en una s|tuac|ón de ao|omerac|ón. 5on |as conoc|das (por
todos) reo|as de| ascensor:
1
5|tuarse |o mas |e|os pos|b|e de |as otras personas.
2
No hab|ar con nad|e, n| s|ou|era con |os conoc|dos.
3
|v|tar en todo momento e| contacto v|sua| con |os demas.
4
Nantener |a cara de póker: no se perm|te demostrar n|noun t|po de emoc|ón.
5
5| se t|ene en |as manos un per|ód|co o unas cartas recoo|das en e| butón, s|mu|ar estar profunda-
mente |nmerso en su |ectura.
S
Nov|m|entos corpora|es, |os m|n|mos: cu|dado con |os roces.
7
0bservar, en todo momento, cómo |os numeros de |os p|sos van camb|ando.
S
5o|o |evantar |a v|sta, en todo caso, cuando se abran |as puertas de| ascensor v term|ne e| caut|ver|o.
97H7:;FãA;H
EN ßkEVE
S4l ¥ FIMI£k14
Allan v Barbara Pease, auto-
res de El lcnguujc Jcl cucrpc,
proponen un sencIllo test para
comprobar la ImportancIa de
los espacIos personales. Lo ex-
plIcan así: «Lsted va debe de
saber que las reglas no escrItas
del terrItorIo determInan que
las mesas de los restauran-
tes se dIvIden en dos partes
Iguales: en la línea central, los
camareros colocan la sal, el
azúcar, las ßores o cualquIer
otro accesorIo. A medIda que
vava avanzando la comIda,
pruebe a trasladar sutIlmente
el salero, la pImIenta. hacIa el
lado de la otra persona. Tarde o
temprano, esta InvasIón tendrá
una reaccIón: su companero de
mesa echará la sIlla hacIa atrás
para recuperar espacIo o bIen
colocará de nuevo todas las co-
sas en el centro de la mesa».
I4F0k£S ¥ 4M£kI04k0
Los mIsmos autores explIcan
las dIferencIas culturales en
el respeto de los espacIos
personales. «SI observamos
a un norteamerIcano v a un
japonés hablando, veremos
cómo los dos empIezan a
moverse de forma curIosa: el
norteamerIcano apartándose
v el japonés acercándose. Es
un Intento de ajustarse a las
respectIvas dIstancIas cultura-
les. El japonés tIene una zona
íntIma más pequena, de 25
centímetros: mIentras que la
del norteamerIcano es de casI
el doble. Las grabacIones de
una conversacIón de este tIpo
reproducIdas a alta velocIdad
dan la sensacIón de que ambos
baIlan un vals v que el japonés
es quIen guía.».
ÓY^W:+*
keseeto hacia uno mismo y hacia Ios demás. 4sí de senciIIa es Ia dehnición de Ia conducta asertiva, que
se comeIementa con Ia descrieción de sus dos hermanas maIas: Ia auresiva y Ia easiva. £n reaIidad, en Ios
oríuenes de estas dos conductas está Ia carua uenética eroeia de Ios mamíferos que, ante una dihcuItad,
Iuchan o huyen, deeendiendo de Ias circunstancias: si Ia cosa se eone muy fea, escaean, mientras que se
enfrentan con hereza cuando caIcuIan que tienen oeciones de uanar.
Del mIsmo modo, un estu-
dIante huve cuando el día del
examen se queda en casa v dIce
estar enfermo: v lucha cuando
dIscute a grItos con su padre,
que está enfadado por lo que
ha hecho.
CualquIera de estas dos con-
ductas son poco IntelIgentes
socIalmente hablando, va que
provocan sentImIentos de cul-
pa, frustracIón v malestar In-
terno. cY cuál es la alternatIva?
Pues lo dIcho, la asertIvIdad,
que maneja emocIones posI-
tIvas v provoca satIsfaccIón,
bIenestar v alegría.
En dehnItIva:
`La conducta agresIva
se caracterIza por defen-
der los propIos Intereses v
deseos, v por expresar
los sentImIentos v
opInIones sIn tener
en cuenta a los demás,
pensando solamente en uno
mIsmo. Se conocen muv bIen
los derechos propIos, pero
no los de los otros. Este tIpo
de comportamIento puede
conseguIr su objetIvo a
corto plazo ía base de
amenazas, Insultos o golpe
de puno sobre la mesa), pero
no a largo plazo.
`La conducta pasIva se carac-
terIza por una negacIón de los
derechos personales frente a
los Intereses de los demás.
Este tIpo de personas no se
atreven a manIfestar sus opI-
nIones o sentImIentos porque
creen que no tIenen derecho
a hacerlo v pueden molestar.
De vez en cuando, la persona
pasIva tIene explosIones de
agresIvIdad, como reaccIón a
un largo período de represIón
de sus sentImIentos.
`La conducta asertIva consIste
en expresar los propIos Inte-
reses, creencIas, opInIones v
deseos de modo honesto, sIn
sentImIento de culpa v sIn
perjudIcar nI agredIr a los
demás. Son personas que se
sIenten bIen porque su con-
ducta es coherente con sus
pensamIentos v emocIones.
Además, esta postura facIlIta
que los conßIctos Interperso-
nales puedan resolverse.
AplIcado al ámbIto educatIvo,
exIsten programas de entrena-
mIento en habIlIdades socIales
que parten de una Idea: al mo-
dIhcar la conducta, posterIor-
mente cambIarán las actItudes
v las creencIas. Es decIr: sI
aprendo a sonreír, aunque no
tenga demasIadas ganas de
hacerlo, acabaré sIntIéndome
mejor v pensando que caIgo
bIen a mI Interlocutor, que a
su vez me ha esbozado una
precIosa sonrIsa...
ÓY^W:++
|a||||aaaes scc|a|es ,¯)
Yo paso v tú aercdcs
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-! 02/'2!-! 02/'2!-!
µ9EDE9;I77B=K?;D7Iß5
EN ßkEVE
l4 4S£k1I¥I040
`Es una conducta.
`Se puede aprender.
`PermIte resolver mejor los
conßIctos.
`TIene como objetIvo conse-
guIr lo que una persona con-
sIdera mejor para ella v más
justo para los demás.
`OblIga a la persona a ser res-
ponsable de su conducta.
`TIene consecuencIas favora-
bles para las dos partes cuando
surge un conßIcto.
l4 4S£k1I¥I040
`No es un rasgo de perso-
nalIdad.
`No es heredItarIa nI gené-
tIca.
`No es una solucIón mágIca
para los conßIctos.
`No es algo que sIrva para
conseguIr sIempre lo que uno
desea.
`No es una estrategIa para
convencer a los demás de lo
que uno pIensa.
`No consIste en ser un poco
cínIco.
`No es dIfícIl de aprender
C8JG<IJFE8J8>I<J@M8J%%%
P||N5AN... 5||N]|N... 5| NU|5]kAN...
· Sc|c vc |apcrtc.
· Nc ae |ateresa |c cue |cs ceaas
p|easea c s|eataa.
· Ve pcrtc as| para cue ae
respetea.
· |as ccsas sca c c|aacas c
aecras. c tu c vc.
· Yc scv |caestc. s|eapre c|cc |c
cue p|easc, ac eacaác a aac|e.
S| |e parece aa|, vc ac teacc |a
cu|pa.
· |alacc, seat|a|eatcs ce cu|pa v
sc|ecac.
· Seasac|ca ce perc|ca ce ccatrc|.
a aeaucc se arrep|eatea ce |acer
actuacc as|.
· |rustrac|ca.
· Nc se cu|erea a s| a|sacs (au·
tcest|aa ca|a).
· |craa ce |ac|ar ta|aate, cca ua
tcac ce vct e|evacc v a|raca
retaccra.
· lasu|taa v aaeaataa.
· Ut|||taa |a |rca|a v e| sarcasac
para acrec|r.
· |cstura |at|a|catcr|a, |avac|ea·
cc e| espac|c perscaa| ce| ctrc.
· Jeas|ca ea |a cara v ea |as
aaacs.
C8JG<IJFE8JG8J@M8J%%%
P||N5AN... P||N5AN... 5| NU|5]kAN...
· |cs ctrcs sca aas |apcrtaates
cue vc...
· Jeacc cue sacr|lcarae pcr
e||cs.
· Nc cu|erc ac|estar.
· 0rec cue se aprcvec|aa ce a|.
· S| |es ||evc |a ccatrar|a se
ealacaraa...
· Seasac|ca ce |apcteac|a.
· Aas|ecac.
· Seat|a|eatcs ce cu|pac|||cac v ce
lrustrac|ca.
· ßa|a autcest|aa.
· Sc|ecac.
· |a|ta ce respetc a s| a|sacs
pcrcue vaa a ccace ac cu|erea |r,
|acea lavcres pcr cc||cac|ca...
· Aspectc |u|c|tc, teaercsc,
asustac|tc.
· Vc|uaea ce vct ca|c, |ac|a
pccc lu|ca v c|ccuecs.
· V|raca ca|a.
· Vaacs aerv|csas, uáas acr·
c|cas.
· |recueates cue|as a tercercs.
«X ac ae ccapreace e Y se
aprcvec|a ce a|».
C8JG<IJFE8J8J<IK@M8J
P||N5AN... 5||N]|N... 5| NU|5]kAN...
· Se cua|es sca a|s cerec|cs v
|cs teacc cue celeacer.
· |cs ceaas t|eaea |cs a|sacs
cerec|cs cue vc, a| aas a|
aeacs. As| cue |cs respetc.
· Yc ac scv super|cr a| |aler|cr a
|cs ceaas. scv uac aas.
· ßueaa autcest|aa, se cu|erea a s|
a|sacs.
· D|slrutaa ea su re|ac|ca cca |cs
ceaas.
· Hcaest|cac eacc|caa|, c|cea
|c cue s|eatea s|a aeces|cac ce
cleacer a aac|e.
· |cstura ercu|ca v re|a|aca,
|ac|a lu|ca v a|ve| ce vct
acecuacc.
· 0catactc ccu|ar c|rectc v
cestcs lraes.
· Hac|aa ce sus custcs, |atereses
v seat|a|eatcs.
· Dacc e| casc, c|screpaa ac|erta·
aeate s|a acrec|r.
· Sacea cec|r ac.
· keccaccea sus errcres.
· Ut|||taa e| |uacr para re|a|ar e|
aac|eate.
ÓY^W:++
ßoy es un huen día eara enterrar eI hacha de
uuerra. FrohahIemente, eI mejor. 4sí que si
hay aIuún comeañero o comeañera con eI
que no te hahIas (y ya casi ni te acuerdas de
eor qué), este es eI momento de eonerIe
eunto hnaI a esta eequeña uuerra.
0on toda erohahiIidad os ha faItado
comunicación, aI menos de Ia
huena, de esa que excIuye insuItos,
ironías, amenazas y sarcasmos. I£stás
animado a intentarIo? £stueendo, eero
no te erecieites. £n Ios conßictos
intereersonaIes Ia sensihiIidad
está a ßor de eieI y no hay maruen
eara meter Ia eata, o eI erohIema se
eternizaría.
SI quIeres Intentar un acer-
camIento hacIa el otro, v
plantearle una conversacIón
constructIva que acabe con
este desencuentro que os
traéIs, debes seguIr las reglas
del juego. cQue no las conoces?
Aquí las tIenes:
I. Intenta hablar con la perso-
na con la que quIeres hacer las
paces en un momento tranquI-
lo. En un cambIo de clase, por
ejemplo, no da tIempo. Mejor
en un recreo.
2. En la conversacIón solo de-
béIs estar los dos, nadIe más.
No necesItáIs guardaespal-
das. Recuerda que crItIcar la
conducta de alguIen ante una
tercera persona equIvale a un
ataque personal.
3. LtIlIza una fórmula efectIva
ícomo la que explIcamos en la
tabla de la sIguIente págIna)
que evIte que te vavas por
las ramas. Se trata de que le
transmItas con clarIdad la
Idea de que quIeres arreglar
el conßIcto: v de que le dIgas
por qué estás ofendIdo, cómo
te sIentes v qué se puede hacer
para que no vuelva a pasar.
4. SI le haces una crítIca, que
sea de un solo aspecto que
podría mejorar. No se trata de
desmoralIzarle levéndole la
cartIlla de todas las cosas que
hace mal. Y una vez que se la
hagas, no le repItas la Idea. Con
una vez, llega.
5. Los Insultos v las descalIh-
cacIones están prohIbIdos. Las
comparacIones son odIosas:
evítalas.
6. No utIlIces el sarcasmo nI
la Ironía: hacen mucho dano
v empeoran las cosas. Es mejor
ser dIrecto.
I. EvIta las expresIones del tIpo
«tú sIempre» o «tú nunca». Es
decIr, en vez de generalIzar, sé
concreto.
8. SI en un momento de la con-
versacIón tú tambIén recIbes
una crítIca, escucha con aten-
cIón lo que te dIce
e Intenta asumIr la
parte que te toca. Y no
Intentes, en nIngún caso,
contraatacar con el clásIco
«pues anda que tú...».
9. Lna vez que haváIs tenIdo la
conversacIón, date un tIempo
para normalIzar las cosas. No
se trata de que seáIs íntImos en
cuestIón de mInutos. TambIén
debes evItar comentar en co-
rrIllo con tu grupo de amIgos lo
que hablaste con esa persona.
SI se entera, se puede sentIr
traIcIonada de nuevo.
I0. No olvIdes que el objetIvo
de esta conversacIón no es
que uno gane v otro pIerda: nI
tampoco «cantarle las cuarenta
de una vez por todas». Se tra-
ta, sobre todo, de poner punto
hnal a un conßIcto que va ha
durado demasIado tIempo.
ÓY^W:+,
|s|(a|ea|as ca(a sc|cc|caa( cca||c|cs |a|e(ce(scaa|es
·Haccmos |as paccs?
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-! 02/'2!-! 02/'2!-!
Una fórmu|a senc|||a v efect|va para hacer |as paces en tres pasos: «0uando tu (haces o d|ces a|oo), vo
me s|ento (ma|) por |o oue te p|do oue de ahora en ade|ante (no |o vue|vas a hacer)».
|n e| cuadro se p|asman a|ounos e|emp|os:
<ãHCKB7IF7H779JK7H
EN ßkEVE
10S 0£k£0ß0S
`Puedes expresar quejas a los
demás sIempre que lo hagas
con correccIón.
`TIenes derecho a hacer
crítIcas ísIempre que sean
constructIvas, ceh?).
`Puedes defenderte e Incluso
Ignorar cualquIer crítIca que te
hagan que consIderes Injusta
o falsa.
`No estás oblIgado a hacer lo
que otros quIeren sI crees que
te puede perjudIcar ío, sImple-
mente, no te convIene).
`Puedes negarte a una pe-
tIcIón cuando la consIderes
Inadecuada o abusIva.
. ¥ l0S 0£ l0S 0£M4S
`Pueden expresarte una queja
por tu comportamIento.
`TIenen derecho a crItIcarte v
a pedIrte que cambIes tu forma
de actuar.
`No tIenen por qué admItIr la
crítIca que tú les haces sI no
están de acuerdo con ella.
`Pueden negarse a hacer lo
que les pIdes, por ejemplo un
favor, sIn que tú tengas que
enfadarte por ello.
`Los demás no están oblI-
gados a pensar como tú nI a
hacer lo que a tI te gustaría
que hIcIeran.
:L8E;FKè%%% PFD<J@<EKF%%% GFICFHL<K<G@;F
HL<<E<C=LKLIF%%%
· |e cueatas a ctrcs a|cuaas
ccalceac|as cue te ||ce
· 0ueatas aeat|ras sccre a|
· Ve cr|t|cas
· Nc cueatas ccaa|cc para aaca
· Ve ||aaas «aea|ta» para cue |cs
ceaas se r|aa
· Ve |aces e| vac|c
· Ve |aces crcaas pesacas
· |ata|
· Jr|ste
· 0caluac|cc
· |easaca cue eraacs aa|ccs
· Delraucacc
· Hua|||acc
· 0ue |as acusacc ce a| cca·
laata
· Decepc|caacc
Nc vue|va a ccurr|r.
·

0ue ac c|luacas a|s ccalcea·
c|as
· 0ue ac vue|vas a ccatar ||stc·
r|as la|sas sccre a|
· 0ue ac te creas tccc |c cue te
c|cea
· 0ue |ac|es pr|aerc ccaa|cc
· 0ue ccal|es ea a|, cue ac |ava
aas cur|as...).
iY cómo debes reacc|onar s| eres tu e| oue rec|be |a oue|a1 ]|enes dos pos|b|||dades.
SI1040I0k 4: 5| te das cuenta de oue |a persona oue te esta hac|endo |a cr|t|ca t|ene mas ratón oue un
santo, hat |o s|ou|ente:
·
|scucha|e con atenc|ón.
·
Nuéstrate de acuerdo con sus comentar|os v d|scu|pate: «|s c|erto v |o s|ento».
·
0a|e e| va|or oue t|ene a| hecho de oue te hava hecho una cr|t|ca construct|va oue te serv|ra para
me|orar: «]e aoradetco oue me |o havas d|cho».
·
0omprométete a rect|hcar: «No te preocupes, no vo|vera a pasar».
·
|n este punto, tu tamb|én puedes hacer uso de |a fórmu|a anter|or v p|antear|e aoue||os aspectos en
|os oue crees oue é| puede camb|ar de cara a| futuro. |Y tan am|oos|
SI1040I0k 8: No te crees |o oue estas ovendo, te esta acusando de a|oo oue no t|ene nada oue ver
cont|oo. 0rees oue es una cr|t|ca tan |n|usta oue cas| se te sa|tan |as |aor|mas. Pero tranou||o, es me|or
oue haoas esto:
·
|scucha hasta e| hna| todo |o oue te estan d|c|endo.
·
N|eoa de una manera asert|va: «No es c|erto |o oue d|ces». Y exp||ca|e por oué.
·
|xpresa tus sent|m|entos: «Ne s|ento ma| por |o oue me has d|cho».
·
P|de o suo|ere camb|os: «Ne oustar|a oue |a próx|ma vet te aseoures b|en antes de dec|r nada».
ÓY^W:+,
«£stoy harto de Ios trahajos en urueo, me
oruanizo mejor yo soIo y tardo menos tiemeo.
4demás, menudos comeañeros me han tocado:
eI que siemere se escaquea, Ia que nunca ahre
Ia hoca y eI que se enfada si no se hacen Ias
cosas a su manera... IMenudo eanoramaI».
£sta forma de eensar es muy frecuente entre
Ios estudiantes que consideran que eI trahajo
en equieo es una eérdida de tiemeo y una
injusticia en Io que a Ias caIihcaciones se
rehere: todos Ios inteurantes deI urueo IIevan Ia
misma nota, aI maruen de Io que cada uno haya
aeortado de forma individuaI.
En el ámbIto laboral la reac-
cIón es más o menos la mIsma
cuando el jefe solIcIta una tarea
conjunta íun Informe, un aná-
lIsIs o un provecto) que debe
ser realIzada entre varIos
companeros de trabajo. Es fá-
cIl que surjan los roces v que
los conßIctos Interpersonales
enrarezcan el ambIente hasta
hacerlo IrrespIrable.
Y es que conseguIr que un gru-
po de personas se organIce v
llegue a ser productIvo es más
dIhcIl de lo que parece. Por eso,
hov en día los planes de estudIo
unIversItarIos tIenden a Incor-
porar contenIdos relacIonados
con la capacIdad de trabajar en
equIpo, que además es una de
las cualIdades más valoradas
en las ofertas de empleo.
En dehnItIva, los trabajos
de clase son una excelente
oportunIdad para aprender a
colaborar con los demás por
un objetIvo común. Para que
te salgan bIen, solo debes tener
en cuenta algunos detalles:
1. La elección de los
compañeros
Lo mejor que te puede pasar
es que el profesor los elIja por
tI: te evItarás muchos líos. SI
formas equIpo con tus propIos
amIgos puedes caer en la tenta-
cIón de pasar la tarde jugando a
la WII o conversando sobre te-
mas personales. El gracIosIllo,
el malhumorado o el más vago
de la clase... mejor que no te
toquen en tu grupo. SI tIenes la
posIbIlIdad de escoger, quédate
con companeros responsables,
con los que te lleves bIen v que
quIeran hacer las cosas lo me-
jor posIble.
2. La planiHcación
Lna vez que va está formado el
grupo, es necesarIo hacer una
reunIón prevIa para organIzar
el trabajo v:
`DecIdIr qué se va a hacer,
cómo v en cuánto tIempo.
`DIvIdIr el trabajo v asIgnar
a cada mIembro del grupo
una tarea.
`OrganIzar el calendarIo de
trabajo. Cuándo v cómo se ha-
rán las reunIones, qué hav que
tener lIsto para tal fecha...
`Nombrar un coordInador.
Se trata de elegIr a alguIen
que supervIse el trabajo, que
prepare las reunIones v que
solucIone los problemas que
puedan surgIr.
3. La elaboración del
trabajo
En esta fase la labor del coor-
dInador es fundamental va que
debe asegurarse de que el grupo
avance al rItmo prevIsto. La dI-
námIca suele ser la sIguIente:
`Puesta en común, en cada
reunIón, de la InformacIón
recabada por cada uno de
los mIembros del equIpo: dI-
hcultades que ha encontrado,
enfoque que se le ha dado...
`SI surgen atrasos provocados
por cuestIones Inesperadas hav
que reasIgnar tareas v repensar
los plazos para que el trabajo
esté entregado antes de la
fecha límIte.
`SI los problemas que apa-
recen son por la dejadez de
alguno de los Integrantes, los
mejor es que el resto del grupo
le plantee la cuestIón v le exIja
un cambIo de actItud. No se
debe dejar esta desagradable
funcIón al coordInador del
grupo, que quIzá solo consIga
un enfrentamIento personal.
ÓY^W:+-
C|a.es ca(a ac(eaae( a |(a|a|a( ea a(ccc
llormamos un bucn cquipo!
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-! 02/'2!-! 02/'2!-!
1
|| orupo func|ona con e| esfuerto de todos |os oue |o forman. No es suhc|ente con e| empu|e de uno o
dos sacr|hcados.
2
A |as reun|ones hav oue ||eoar con puntua||dad v con |os temas preparados. No se trata de |r a ver de
oué va o esperar a oue e| coord|nador |o dé todo hecho.
3
A| pr|nc|p|o de |a reun|ón e| coord|nador centra |os temas oue se van a tratar v estab|ece su durac|ón
aprox|mada.
4
0ada uno de |os m|embros |nterv|ene por turnos. || resto |e escucha con atenc|ón.
5
bav oue respetar |as op|n|ones v aportac|ones de todos sus m|embros, aunoue no se compartan.
S
bav oue procurar oue todos |ntervenoan por |oua|. |a |abor de| coord|nador es conseou|r parar|e |os
p|es a| oue |e encanta monopo||tar |a conversac|ón v an|mar a exponer su op|n|ón a| mas t|m|do.
7
|as dec|s|ones se toman por unan|m|dad o, s| resu|ta |mpos|b|e, por mavor|a.
S
No se perm|ten «|etas», es dec|r, aoue||os oue n| traba|an n| de|an traba|ar. || proced|m|ento para
so|uc|onar e| conß|cto es hab|ar con é| (o e||a) v ped|r|e un camb|o de comportam|ento. 0ar|e un
p|ato para rect|hcar v, s| |ncump|e e| comprom|so, se |e |nv|ta a abandonar e| orupo.
B7IDEHC7I:;B@K;=E
EN ßkEVE
10 ¥ 10S 00MF4k£k0S
`Al companero poco partI-
cIpatIvo v sumIso: pídele que
hable, que dé su opInIón v
préstale mucha atencIón cuan-
do lo sorprendas partIcIpando.
TambIén puedes hacer algún
comentarIo posItIvo sobre él
ante los demás mIembros del
equIpo.
`Al que no para de hablar v
no deja que el trabajo avance,
recuérdale que hav que cen-
trarse en el tema. Los cotIlleos
v las anécdotas pueden dejarse
para más tarde.
`Al que se enrolla como las
persIanas, pídele que sea breve,
que espere su turno v que deje
IntervenIr a los demás.
`Al típIco companero manIpu-
lador hav que dejarle claro que
en el grupo todo el mundo tIe-
ne el mIsmo derecho a opInar
pero nadIe puede Imponerse
por la fuerza. SI el resto de los
mIembros no están de acuerdo
con sus propuestas, se descar-
tan v se pasa a otra cosa.
`Al negatIvIsta que solo
encuentra problemas pídele
solucIones con un «cv tú qué
harías?». Plantear dIhcultades
es un recurso demasIado fácIl.
Lo Interesante es llegar a re-
solverlas.
ÓY^W:+-
la erimera imeresión es Ia que cuenta. £sta
ahrmación no soIo es un dicho eoeuIar, sino que es
una uran verdad seuún han demostrado recientes
estudios cientíhcos. 8astan tres o cuatro minutos
de ohservación de una eersona desconocida eara
decidir si nos aurada o desaurada y si queremos
mantener o no aIuuna reIación con eIIa. ¥ esta
oeinión tiende a mantenerse estahIe en eI tiemeo y
resuIta difíciI camhiarIa, ya que eara eIIo tenemos
que reconocer que nos hahíamos equivocado.
Lo curIoso es que cuando ha-
blamos con alguIen solo una
pequena parte de la Infor-
macIón la obtenemos de sus
palabras. Los InvestIgadores
estIman que entre el 60% v el
70% de la comunIcacIón es me-
dIante el lenguaje no verbal, es
decIr, gestos, aparIencIa, postu-
ra, mIrada v expresIón. Muchas
veces ese lenguaje corporal es
InconscIente, por lo que des-
pués de estar un rato charlan-
do con una persona podemos
llegar a la conclusIón de que
no nos gusta o no es de har sIn
que sepamos explIcar el mo-
tIvo. Así, es posIble que nues-
tras emocIones se
vean InßuIdas por otras per-
sonas sIn necesIdad de cruzar
con ellas una sola palabra: una
mIrada, un gesto o una postu-
ra es suhcIente para provocar
nervIosIsmo, enfado o Inse-
gurIdad.
Los gestos son, pues, funda-
mentales. Como ejemplo, el
de dos personas que se topan
en un pasIllo estrecho uno
enfrente del otro. Lo normal
es solucIonarlo a base de
mIradas: prImero, a los ojos,
luego se desvía hacIa el lado
del pasIllo por el que se pre-
tende pasar, v hnalmente cada
uno tIra por su lado. Cuando
no se producen estas se-
nales, o se Interpretan
equIvocadamente, se da
lugar al típIco baIlecIllo
nervIoso v rIdículo hacIa
derecha e IzquIerda para
salIr del trance.
ÓY^W:+.
|as c|a.es ae| |eaaca|e ac .e(|a|
Sin pa|abras
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-! 02/'2!-! 02/'2!-!
|a cara expresa con c|ar|dad |as se|s emoc|ones fundamenta|es: a|eor|a, tr|steta, m|edo, rab|a, desprec|o
v sorpresa. Y |o hace a través de tres tonas c|ave: |as ce|as, |os o|os v |a boca. Veamos:
·
la mirada: m|rar a |os o|os o a |a tona super|or de |a cara avuda a estab|ecer e| contacto, an|ma a |a
otra persona a comun|carse v hace mas conv|ncente e| d|scurso. 5|n embaroo, |a m|rada no puede
ser tan h|a oue resu|te dom|nante o avasa||adora. Y m|rar poco puede ser s|ntoma de t|m|det.
·
la distancia: todas |as personas t|enen un espac|o persona| |nt|mo oue a|canta unos cuantos cent|-
metros a|rededor de| prop|o cuerpo, donde so|o de|an oue entren pare|as o |nt|mos. Un poou|to mas
amp||a es |a tona persona| |e|ana, donde se s|tuan am|oos o compaõeros con |os oue se mant|ene
una buena re|ac|ón. A |os extraõos no se |es de|a atravesar esa barrera aunoue a veces no hav mas
remed|o: e| bus, e| ascensor, e| metro. |ntonces se tensa e| cuerpo v se m|ra a| |nhn|to como d|c|en-
do «en rea||dad no estov aou|».
·
la eostura coreoraI: |a manera de cam|nar, de sentarse o de estar de p|e |nd|ca cómo se s|ente una
persona. 5e puede transm|t|r escept|c|smo (con |os hombros encoo|dos), aores|v|dad (apretando
|os puõos), |nd|ferenc|a (con una postura exces|vamente re|a|ada en una conversac|ón) o fa|ta de
conhanta en uno m|smo (con e| cuerpo contra|do).
·
los uestos: a veces un oesto va|e mas oue m|| pa|abras. Por e|emp|o, una sonr|sa en e| momento
oportuno suav|ta tens|ones, fac|||ta |a comun|cac|ón v ofrece conhanta. Ahora, oue s| esa sonr|sa se
vue|ve un poco bur|ona, transm|t|ra rechato v desprec|o hac|a |os demas.
EN ßkEVE
ß48l4k 00k l4 048£I4
Los movImIentos ahrmatIvos
de cabeza transmIten mensa-
jes dIferentes según su rItmo.
Cuando son rápIdos sIgnIhcan
«entIendo, contInúa», pero sI
son demasIado rápIdos pue-
den IndIcar «que se dé prIsa v
termIne». Cuando son mode-
rados: «comprendo v estov de
acuerdo», v cuando son lentos
sIgnIhcan «entIendo pero es-
tov un poco confundIdo». La
InclInacIón de cabeza es otra
pIsta. Lna InclInacIón hacIa
delante v a un lado sIgnIhca
«te escucho». Y cuando va
acompanada de una sonrIsa
aumentan los sentImIentos
de sImpatía hacIa esa perso-
na. Cuando la InclInacIón se
produce hacIa atrás quIere
decIr «estov pensando tu
pregunta».
£l 1kI4k00l0 0£ l4 4MIS140
El lugar hacIa donde dIrIgImos
la mIrada tambIén dIce mucho.
Cuando se trata de personas
que se acaban de conocer se
mantIene la mIrada dentro
del trIángulo formado por los
ojos v la narIz: entre amIgos
se amplía esa área para In-
cluIr la boca. Bajar la mIrada
por debajo de la cara tIende a
Interpretarse como un mavor
deseo de IntImIdad v puede
hacer que una persona, sobre
todo sI es mujer, se sIenta ner-
vIosa o enfadada al verlo como
una InsInuacIón sexual.
ÓY^W:+.
KD=;IJEL7B;CÜIGK;C?BF7B78H7I
«0n oetimista es un eesimista maI informado» es un tóeico que eara nada se ajusta a Ia reaIidad. 0na
misma situación eercihida eor dos eersonas euede dar Iuuar a dos estados de ánimo y dos resuItados muy
diferentes. la tendencia a ver eI Iado neuativo de Ias cosas uarantiza eI sufrimiento continuo y Ia dihcuItad
eara IIeuar a soIuciones constructivas. £n camhio, eI hecho de ver eI Iado eositivo de Ia reaIidad ayuda a
sueerar Ios erohIemas y, Io más imeortante, hace Ia vida más feIiz y IIevadera.
Es cuestIón de perspectIva: el
clásIco ejemplo del que ve el
vaso medIo vacío o medIo lle-
no. Esta Idea es la que plasma
Paul WatzlavIck en su dIvertI-
do lIbro El urtc Jc umurgursc lu
viJu, que descrIbe con mucha
gracIa el arte de aprender a ser
InfelIz. Este es un extracto de
sus sabIos consejos para ser
una persona umurguctus:
`Créate problemas, v sI no
tIenes bastante con los tuvos,
asume los de los demás. Lle-
na tu vIda de complIcacIones,
reales o hctIcIas, eso es lo de
menos.
`PIensa que sIempre tIenes la
razón. Todo es blanco o negro,
v solo exIste una verdad abso-
luta: la tuva.
`VIve obsesIonado con el pa-
sado. ElIge un acontecImIento
negatIvo de tu memorIa, con-
vIértelo en recuerdo Imborra-
ble, v tráelo a tu mente una v
otra vez, hasta que solo vIvas
para pensar en ello.
`Todo pasado fue sIempre
mejor. Recuérdalo como una
época bella v perdIda que va no
regresará jamás. Sobre todo, sI
hubo una relacIón amorosa que
no funcIonó, aférrate a ella v
espera a que algún día resurja
de sus cenIzas. SI no lo hace,
búscate una relacIón parecIda
a la anterIor.
`El presente no merece la
pena. Aplaza el dIsfrute de
los placeres del momento,
puede que el futuro te reser-
ve terrIbles tragedIas. PIensa
en ello.
`En tu vIda cotIdIana, propon-
te estar constantemente con-
trarIado. Por ejemplo, a pIe o
en coche, cuando llegues a un
semáforo en rojo no sucumbas
ante tu razón que te dIce que
la luz cambIa a Intervalos de
tIempo: concIéncIate de que
se pone en rojo a propósIto
porque tú llegas.
`Con tu pareja: hav InhnItas
posIbIlIdades de trIunfar en el
arte de amargarse la vIda. Por
ejemplo, dale dos opcIones a
escoger, v enfádate cuando no
elIja la otra. O tambIén: dIle
una cosa hIrIente, v cuando
se revuelva remátalo con un
exasperante «era broma».
ÓY^W:+/
|as ac|||caes aeaa||.as ccaea |as ccsas aas a|||c||es
E| artc dc amarearsc |a vida
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-! 02/'2!-! 02/'2!-!
|a r|sa desact|va |a aores|v|dad: es |mpos|b|e estar enfadado v re|rse a |a vet, de |a m|sma forma oue
es |mpos|b|e meter pr|mera v marcha atras en un coche a| m|smo t|empo. |sta |mpos|b|||dad |mp||ca
oue s| se cons|oue sacar|e una r|sa a a|ou|en contrar|ado. |se acabó e| enfado| |n e| au|a es frecuente
encontrarse ante a|oun a|umno con act|tudes host||es poco d|spuesto a co|aborar. Pero s| e| profesor |e
cons|oue hacer re|r (con é|, no de é|, c|aro) habra oanado muchos puntos v, sobre todo, habra ev|tado un
nuevo conß|cto «desoasta-pac|enc|as».
Pero |os benehc|os de re|rse, sobre todo cuando se hace con oanas, son muchos otros:
4 niveI físico:
·
0on cada carca|ada se ponen en marcha cerca de 400 muscu|os, |nc|u|dos a|ounos de| estómaoo oue
so|o se pueden e|erc|tar de esta manera.
·
|ntra e| dob|e de a|re en |os pu|mones, con |o oue se cons|oue una mavor ox|oenac|ón.
·
5e ||beran endorhnas, |os sedantes natura|es de| cerebro, s|m||ares a |a morhna. Por eso, c|nco o se|s
m|nutos de r|sa cont|nua actuan como un ana|oés|co.
·
ke|uvenece |a p|e| a| est|rar v est|mu|ar |os muscu|os de |a cara. ]|ene, ademas, un efecto ton|hcante
v ant|arruoas.
¥ a niveI esicoIóuico, eI huen humor, en ueneraI, tiene Ias siuuientes virtudes:
·
|||m|na e| estrés, va oue |as endorhnas v |a adrena||na oue se ponen en marcha e|evan e| tono v|ta|.
·
0ombate |a depres|ón v avuda a ver e| |ado pos|t|vo de |as cosas.
·
Actua como a||v|o ante s|tuac|ones do|orosas o neoat|vas, avuda a re|at|v|tar v a «d|oer|r» |a rea||-
dad.
·
A través de |a r|sa |as personas exter|or|tan emoc|ones v sent|m|entos, proceso necesar|o para e|
b|enestar persona|.
·
Avuda a entender |os fracasos como oportun|dades para aprender.
:;L;P;D9K7D:E¾KD78K;D797H97@7:7
EN ßkEVE
£S 00£ ¥0 S0¥ 4SÍ
«Qué más quIsIera vo que ser
optImIsta, pero la vIda me ha
hecho realIsta» es la clásIca
frase de quIen acepta con re-
sIgnacIón los problemas, v no
hace nada por solucIonarlos,
por lo que el resultado es. que
no se solucIonan. En psIcolo-
gía, a este círculo cerrado se le
llama la profecía autocumplI-
da, v es típIco en personas que
creen que es InútIl esforzarse
en cambIar.
£l ß0M8k£ £k 80S04 0£
S£k1I00
Hasta en las condIcIones más
dIfícIles, uno puede recurrIr
a las actItudes posItIvas para
seguIr vIvo v mantener la
esperanza. Así lo demuestra
el psIquIatra judío Víctor E.
Frankl, en su lIbro El lcmbrc
cn buscu Jc scntiJc, que relata
su experIencIa como prIsIone-
ro en un campo de extermInIo
nazI. Frankl acunó el térmIno
logoterapIa para referIrse al
método terapéutIco que cura
a través de la capacIdad que
todo IndIvIduo tIene para
pensar, hablar v dIrIgIrse a
uno mIsmo en posItIvo.
ÓY^W:+/
0ada vez nos tocamos menos. 1ecIear un mensaje de texto, hahIar eor eI teIéfono móviI o comunicarse a
través de Ia eantaIIa deI ordenador soIo exiue eoner en acción un ear de sentidos: eI visuaI y eI auditivo. £I
resto ¬tacto, oIfato y uusto¬ se dejan de Iado. los oIores, nos hemos oIvidado de cómo se intereretahan,
eI uusto, Io dejamos eara Ios «uourmets», y eI tacto. I4yI, eI tacto nos da muchísimo miedo. 0n roce
maIintereretado euede arruinarnos nuestro huen amhiente IahoraI, un heso cuando no se eseera euede
vioIentar a un amiuo, un ahrazo demasiado efusivo. Mejor enviemos un mensaje de texto, que euede ir hien
eensado y es más aséetico.
SIn embargo tocar, pero sobre
todo ser tocado, es una necesI-
dad bIológIca fundamental en
muchas especIes, entre ellas
la nuestra. Los InvestIgadores
aseguran que el contacto físI-
co es tan Importante como el
comer o el dormIr, sobre todo
en los prImeros anos de vIda.
Y es porque produce cam-
bIos de tIpo hsIológIco que,
entre otras cosas, estImula el
funcIonamIento del sIstema
InmunItarIo. TambIén está
comprobada su InmedIata
produccIón de endorhnas,
con los consIguIentes efectos
relajantes v tranquIlIzantes.
En el caso del recIén nacIdo, el
dIálogo que establece con los
que lo rodean es a través de la
pIel. SI estas prImeras comu-
nIcacIones no se producen,
las consecuencIas emocIona-
les, afectIvas e Intelectuales
pueden ser muv graves, tal
v como demostró en su día
SpItz con nInos Internados en
orfanatos v casas de acogIda.
EstudIos más recIentes corro-
boran que los nInos que no
han sIdo acarIcIados, besados
v abrazados por sus progenI-
tores tIenden a padecer graves
trastornos de crecImIento v de
desarrollo.
TambIén es cIerto que el
hecho de tocarse está sujeto
a fuertes tabúes que dIhcultan
que la carIcIa sea un medIo
más de expresIón de nuestras
emocIones. Fuera del ámbIto
de la relacIón sexual, es dIfícIl
que entre el tacto más allá de
un apretón de manos o dos
rápIdos choques de mejIlla
querIendo sImular dos besos.
Por no hablar de la tonta
tImIdez que les entra a los
nInos que se consIderan va
mavores, poco receptIvos a las
carIcIas v besos de los adultos
por entender que eso es cosa
de nInos.
Y en parte esto ocurre
porque en los colegIos los
alumnos son mentes, no
cuerpos: se les evalúan los
conocImIentos, nunca sus
habIlIdades socIales: se les
hacen exámenes escrItos,
jamás de la capacIdad
de conversar o establecer
empatía con los demás. SIn
embargo, cuando lleguen
a una entrevIsta de traba-
jo analIzarán su forma de
vestIr, de expresarse, de
gestIcular, de mIrar e In-
cluso de tocar. No es ne-
cesarIo ImagInarse cómo
podrían resultar las clases
de Yo-te-toco-tú-me-tocas en
los centros escolares, pero sí
sería Interesante v posIble re-
forzar la expresIón corporal, el
aprendIzaje de las habIlIdades
socIales o las técnIcas de
relajacIón: evItarían
muchos desa-
justes con el propIo cuerpo v
en la relacIón con los demás.
ÓY^W:+'&
|| cca|ac|c ||s|cc es caa aeces|aaa ea e| se( |caaac
lOuc fa|ta dc tacto!
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-! 02/'2!-! 02/'2!-!
·
«0réanme oue, s| educamos |as emoc|ones, e| |nte|ecto se cu|dara so|o» (Ne||, I9I8).
·
«|o mas |rón|co v |o mas dep|orab|e es oue este cuerpo oue hemos consaorado ha s|do |nventado
so|o para produc|r, para consum|r v para defecar ob|etos pero no para re|ac|onarse con |os otros
cuerpos. 0on e||os, v hasta con nuestro prop|o cuerpo, |a d|stanc|a oue mantenemos es aun |nhn|ta»
(béctor 8oh||, 2003).
·
«]ocar v ser tocado no so|o const|tuve un acto de comun|cac|ón, s|no de est|mu|ac|ón de| prop|o
b|enestar f|s|co v emoc|ona| de| |nd|v|duo» (0av|s, I998).
·
«|a educac|ón se ha ocupado de ||enar |as cabetas de conoc|m|entos v se ha o|v|dado de formar
personas capaces de compart|r sus emoc|ones v de ut|||tar e| |enoua|e corpora| para expresar afecto
v est|ma. 5omos seres emoc|ona|es v somos cuerpos, pero no sabemos b|en oué hacer con e||os. |a
educac|ón deber|a reparar este déhc|t h|stór|co» (8ach v 0arder, 2003).
7B=KD7IFßB:EH7I
EN ßkEVE
«1000£M£, F0k I4¥0k»
Esta extrana petIcIón es el
título, lIteral, del famoso lIbro
escrIto en los anos 70 por ]ane
Hovard. En él, la autora narra
sus experIencIas en un cursI-
llo práctIco del MovImIento de
PotencIal Avanzado en el que
la práctIca de la comunIcacIón
no verbal v la recuperacIón de
los sentIdos olvIdados, como
el táctIl, eran algunos de sus
objetIvos. El lIbro empIeza así:
«Es probable que llores -me
dIjo alguIen que había estado
allí- v tambIén que tengas
una experIencIa extátIca de
gran altura. Lo seguro es que
no te aburrIrás».
M4k0S 0£ 0k0
No llega con saber que nos
quIeren, necesItamos sentIr-
lo. La necesIdad de contacto
corporal es fundamental para
la salud físIca v psIcológIca de
los seres humanos, sobre todo
en la InfancIa. Las carIcIas, los
saludos, los abrazos, las palma-
dItas. son posIbles gracIas a
las manos, herramIentas
fundamentales de comunIca-
cIón. Y no somos los únIcos
que dependemos del contacto
cuerpo a cuerpo. Los prImates
dedIcan entre el I5% v 25% de
su tIempo dIarIo a tocarse los
unos a los otros.
ÓY^W:+'&
IFor qué a menudo decimos sí cuando en reaIidad queremos decir no? Fues eor miedo a que Ios demás se
enfaden, dejen de ser nuestros coIeuas o Ies emeecemos a caer maI, tamhién eor faIta de autoestima, eor
timidez o simeIemente eor seuuir esa costumhre tan eseañoIa de aceetar siemere una invitación aunque
no sea en eI mejor momento: venua esa cerveza, venua ese euro o venua esa cena... aunque aI día siuuiente
haya que trahajar. Si esto ocurre con aduItos, Ique no easará con niños y adoIescentes? Fues que Ias
situaciones de riesuo están a Ia orden deI día. ¥, en este contexto, aerender a decir no es una huena defensa.
Seas nIno, adolescente o adul-
to, sI eres de los que te cuesta
dar una negatIva por respuesta,
aquí tIenes una estrategIa en
cuatro sencIllos pasos para
defenderte:
I. £ntérate de qué pIe cojeas:
ceres demasIado agresIvo a
la hora de decIr no?, ceres tan
pasIvo que dIces a todo que sí?,
co estás en medIo, es decIr, en
la vIrtud?
2. Identihca las sItuacIones de
rIesgo en las que te cuesta más
decIr que no: con tu pareja, con
los colegas, con los descono-
cIdos...
3. £scoue una de las cuatro
técnIcas que exponemos más
abajo: una Irá mejor que otra.
4. FonIa en eráctica v evIta las
manIpulacIones de los demás.
No te olvIdes de manejar bIen
tu conducta no verbal ímIrada
a los ojos, tono de voz hrme,
postura erguIda pero sIn ten-
sIones).
Aquí tIenes las técnIcas que
mejor funcIonan a la hora de
dar respuestas negatIvas sIn
ofender al personal:
4. £I disco rayado: se utIlIza
cuando el Interlocutor se pone
muv pesado e InsIstente v nos
agobIa con sus petIcIones. La
frase clave a utIlIzar es «no me
Interesa». Es muv útIl ante des-
conocIdos, sobre todo cuando
quIeren vender algo. Por
supuesto, la frase se
repIte las veces que sea
necesarIo.
8. 4eIazar Ia reseuesta:
consIste en dar largas al
personal. Es una especIe
de no pero un poco ca-
mußado de suerte que no
hIere los sentImIentos de
los demás. Puede saldarse
con un «quIzás la semana
que vIene».
0. 4Iiarse con eI enemiuo: sI no
puedes con tu enemIgo,
únete a él. Es decIr, que sI,
una vez que le explIcaste
tus razones, te ataca dI-
cIendo que «eso no se
hace» entonces lo mejor
es decIrle que tIene razón
v la frase mágIca: «Ya, lo
sIento, pero...». Así escu-
chas la petIcIón del otro
v a contInuacIón expresas
con tranquIlIdad el motIvo
del no.
0. 0ortar eor Io sano. En algunos
casos te verás oblIgado a recu-
rrIr a esta técnIca que consIs-
te sImplemente en decIrle al
companero de turno que no
quIeres hablar del tema. «Y
punto redondo». A alguno de
ÓY^W:+''
Ccac aa( (escces|as aeaa||.as
Ya tc di[c quc no
nuestros polítIcos le gusta mu-
cho utIlIzar esta estrategIa. Y
le funcIona.
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-! 02/'2!-! 02/'2!-!
A |o me|or p|ensas oue este tema no va cont|oo: crees oue eres capat de dec|r s| cuando es necesar|o,
v de dec|r no cuando es oportuno. Pues ponte a prueba respond|endo a este m|n|test. Puede oue te
camb|e e| cuento...
1
i0ompras cosas oue no deseas so|amente poroue te resu|ta d|f|c|| dec|r|e oue no a| vendedor oue
amab|emente te atend|ó1
2
5| a|ou|en hab|a en vot a|ta durante una pe||cu|a, ieres capat de dec|r|e oue ca||e |a boca1
3
0uando un am|oo tuvo te p|de oue de|es de estud|ar e| examen de| d|a s|ou|ente para |r con é| a dar
una vue|ta, ite s|entes con fuertas para dec|r|e oue no1
4
0uando te ofrecen un c|oarro, una cerveta o cua|ou|er otra cosa oue no te apetece consum|r, ieres
capat de neoarte de|ante de un orupo de oente oue espera tu reacc|ón1
5| respondes neoat|vamente a una o mas cuest|ones, ou|ere dec|r oue t|enes oue hacerte un poco mas
fuerte hasta aprender a pos|c|onarte de una manera asert|va ante |os demas.
C?D?J;IJ0µL79EDJ?=E;B9K;DJE5
EN ßkEVE
4ßÍ 1I£k£S k4I0k 10
Para saber decIr no, hav que
ser una persona asertIva. Lna
vez más, la asertIvIdad se
presenta como una cualIdad
fundamental en las relacIo-
nes socIales satIsfactorIas. Se
trata de defender los derechos
propIos sIn amenazar los de los
otros. Todo el mundo tIene
derecho a expresar su punto
de vIsta, esté de acuerdo o no
con el del resto. Y una forma
de asegurarse que una Idea
recIbIrá una buena acogIda es
valorar con anterIorIdad las de
los demás.
l0S 0£l k0
`No te sIentas culpable por
decIr no.
`DecIr no cuando lo con-
sIderas justo v deseable es
una manera de comprobar
en qué medIda te quIeren v
valoran por lo que tú eres en
realIdad.
`SI ejerces tu derecho a decIr
no, puedes conhar en que los
demás harán lo propIo. La co-
munIcacIón será más auténtIca
v ßuIda.
`SI por decIr un no que con-
sIderas apropIado alguIen se
enfada contIgo... va sabes qué
tIpo de amIstad tenías.
ÓY^W:+''
Se trata de anaIizar varias aIternativas, escouer una
de eIIas y renunciar aI resto. £ntonces Ia decisión ya
está tomada. 4sí exeIicado earece un eroceso muy
senciIIo, aunque Ia earte más difíciI (Ia que crea
cierta ansiedad y desasosieuo) es Ia de descartar
oeciones, cerrarse euertas, eIiminar eosihiIidades.
£sta es Ia situación en Ia que se encuentran a hn de
curso muchos estudiantes de 4.º de £S0 que acahan
sus estudios ohIiuatorios: todavía no tienen cIaro
Io que quieren hacer eI año siuuiente eero sahen
que, sea cuaI sea su decisión, se ahren ante sus
ojos unas vías y se cierran otras. los interrouantes
que en aeenas unos meses se verán ohIiuados
a resoIver son estos: Ihauo un hachiIIerato o un
cicIo medio?, si me animo con eI hachiIIerato
Iescojo Ia modaIidad 0ientíhco 1ecnoIóuica, Ia de
ßumanidades y 0iencias SociaIes o Ia de 4rtes?, Iy
qué oetativas son Ias mejores eara mis estudios
eosteriores en Ia universidad o en un cicIo de urado
sueerior?, cIaro que si aI hnaI oeto eor un cicIo
medio, IcuáI de Ias 22 famiIias erofesionaIes será
Ia más adecuada a mis características?, Iy qué taI
me iría en Ias enseñanzas artísticas o incIuso en Ias
deeortivas?.
Ellos saben que no pueden
tomarse a la lIgera este tIpo
de decIsIones: su futuro pro-
fesIonal está en juego. Pero al
mIsmo tIempo están cansados
del curso que acaba, v puede
que se sIentan tentados a hacer
una eleccIón u bclcc. Esta for-
ma de actuar, desde luego, no
es la más IntelIgente. Veamos
una sencIlla estrategIa, en tres
pasos, para hacerlo de forma
responsable:
1. ¿Cómo soy?
Para conocerse un poco mejor
hav que revIsar las cualIdades
físIcas, Intelectuales v el propIo
hIstorIal académIco. El cues-
tIonarIo que aparece en esta
mIsma págIna puede servIr de
punto de partIda.
2. ¿0ué es lo que
quiero?
Se trata de prIorIzar Intereses e
InvestIgar las profesIones que
resultan más atraventes tenIen-
do en cuenta la sItuacIón del
mercado laboral ínIvel de paro,
perspectIvas de futuro.).
3. ¿Cómo voy a
lograrlo?
Hav que contar con la máxIma
InformacIón posIble acerca de
ItInerarIos académIcos, acce-
sos, pruebas selectIvas. e Ir
planIhcando los pasos que se
van a dar.
ÓY^W:+'(
|a |caa ae aec|s|caes ,I)
Y c| año quc vicnc, ·quc?
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-! 02/'2!-! 02/'2!-!
4. £S10 £S l0 00£ M4S M£ Ik1£k£S4 0£
04k4 4l I010k0:
·
0|nero
·
Prest|o|o
·
]raba|ar en |o oue de verdad me ousta
·
Avudar a |os demas
·
]ener t|empo ||bre
·
5er |ndepend|ente
·
V|a|ar a otros pa|ses
·
5eour|dad
·
Nandar en otros
8. £S10S S0k MIS 00S10S
1
ke|ac|onarme con mucha oente / ke|ac|onar-
me con poca oente
2
|| orden / |a |mprov|sac|ón v |a ausenc|a de
p|anes
3
|a act|v|dad, hacer muchas cosas / |a pas|v|-
dad: observar, reßex|onar o |dear
4
|| med|o urbano: |a c|udad es m| s|t|o / ||
med|o rura|: v|v|r en contacto con |a natura|eta
5
]ener responsab|||dades, d|r|o|r a otra oente
/ 0ump||r con m| traba|o pero s|n tener oue
tomar vo |as dec|s|ones |mportantes
0. MIS 4II0I0k£S.
0rdenadores, |a tecno|oo|a en oenera| / Act|v|-
dades en contacto con |a natura|eta / || deporte
/ Nanua||dades / |scuchar mus|ca / ]ocar un
|nstrumento / |eer (nove|as, ||bros h|stór|cos, de
arte, cóm|cs.).
0. MIS F0k10S I0£k1£S:
·
|ac|||dad de expres|ón
·
katonam|ento numér|co
·
Apt|tud espac|a|
·
Apt|tudes f|s|cas
·
Nemor|a
·
0apac|dad de concentrac|ón
·
bab|||dad con |as manos
·
5ent|do art|st|co
·
|ac|||dad con |os |d|omas
·
katonam|ento abstracto
·
bab|||dad con |a escr|tura
£. 0k£0 00£ SIk¥0 F4k4.
Nandar/Pensar/0rear/|nvest|oar/0|r|o|r/
0roan|tar/0bedecer/bab|ar en pub||co/|as
re|ac|ones pub||cas/Avudar a |os demas/|| traba|o
manua|/|a docenc|a/|| traba|o |nte|ectua|/||
e|erc|c|o f|s|co/Neooc|ar/0|seõar/0|bu|ar.
I. MIS 04lIII040I0k£S £k l4S 0IS1Ik14S
4SI0k410k4S (ß4I 0k4 M£0I4 F0k
8l000£S):
·
0|enc|as:
·
|etras:
·
|d|omas:
·
Art|st|cas:
·
|ducac|ón ||s|ca:
µC;9EDEP9EEDEC;9EDEP9E5
EN ßkEVE
SI 00I£k£S ß40£kl0 8I£k.
I. Recoge la mavor InformacIón
posIble sobre todas v cada una
de las opcIones. Por ejemplo,
puedes empezar por recabar
InformacIón en el departamen-
to de orIentacIón del InstItuto
v contInuar InvestIgando en
Internet.
2. Pon mucho cuIdado en la
seleccIón de las fuentes de
InformacIón. Por ejemplo, no
es lo mIsmo que un conocIdo te
desanIme para el bachIllerato
de CIencIas «porque es dIhcI-
lísImo» que que tu profesor
de MatemátIcas te recomIen-
de que lo hagas «porque bIen
puedes con él».
3. Seguro que sabes que a
veces las decIsIones tomadas
al azar, sIn pensarlas mucho,
salen bIen. Pero, desde luego,
cuando se trata de de jugarse el
futuro no es el procedImIento
más aconsejable.
4. SIempre que puedas, toma
decIsIones reversIbles: es decIr,
con posIbIlIdad de rectIhcar.
Por ejemplo, no abandones
las MatemátIcas en el bachI-
llerato sI no tIenes claro sI las
vas a necesItar en tus estudIos
posterIores.
5. Toda decIsIón, acertada o
equIvocada, debe Ir acompa-
nada con la segurIdad de que
la has hecho con lIbertad v de
forma responsable. Es decIr,
que sI al hnal te decIdes a es-
tudIar el bachIllerato de Artes,
que no sea porque «es adonde
va mI mejor amIga».
Para rea||tar e| s|ou|ente cuest|onar|o so|o t|enes oue subravar aoue||os aspectos oue cons|deres mas
|mportantes o oue te dehnan me|or v aõad|r |os oue fa|ten.
kesuItados: Ahora oue te has «echado un v|stato» por dentro, |ntenta hacer un resumen de cómo eres.
|s dec|r, |ntenta dar|e forma a tu autorretrato. Para conseou|r|o, repasa |o oue acabas de subravar v
comp|eta una descr|pc|ón oue com|ence d|c|endo a|oo as| como: «|n dehn|t|va, podr|a dec|rse de m| oue
sov una persona oue.». |sta tarea puede hacerse en orupo en |a hora de ]utor|a.
ÓY^W:+'(
ßan sido nueve Iaruos meses de madruuones, cientos de horas de cIases (aIuunas muy eesadas),
unas cuantas noches de estudio y varias decenas de exámenes. ¥ aunque no todos han tenido un
comeortamiento erecisamente ejemeIar, en ueneraI Ios estudiantes necesitan darse un reseiro. ¥ eara
eso se han inventado Ias vacaciones de verano. Iuuar con Ios canurejos en Ia eIaya, formar earte de
una eandiIIa de amiuos deI euehIo o eracticar con Ia hicicIeta de montaña son, además, formas muy
interesantes de aerendizaje. 1amhién es eI momento de ir eensando en aeuntarse a una uranja-escueIa, a
un cameamento de veIa o a un cameo de trahajo: este tieo de exeeriencias sueIen ser inoIvidahIes. Fero
antes de todo eso, aún queda un úItimo esfuerzo: decidir Io que se va a hacer a eartir de seetiemhre. Sohre
todo, Ios que erouresan aI curso siuuiente.
Menos opcIones tIenen los
que se quedan sIn el título de
la ESO. aunque tambIén para
ellos exIsten salIdas. Además
de las posIbIlIdades que les
ofrece la educacIón de adultos,
tambIén pueden matrIcularse
en los novedosos programas
de cualIhcacIón profesIonal
InIcIal. Duran entre uno v dos
anos v están dIrIgIdos a alum-
nos de entre I6 v I9 anos ío
excepcIonalmente, I5) que por
dIversas razones no han sacado
la ESO. Estos programas cons-
tan de tres tIpos de módulos:
los especíhcos, que desarrollan
competencIas de un perhl
profesIonal determInado ípor
ejemplo, albanIlería, costura,
InformátIca, cocIna, estétIca,
arreglos ßorales, carpIntería,
automocIón.) e Incluven
práctIcas en centros de trabajo:
los formatIvos, que ofrecen una
base general: v los voluntarIos,
ÓY^W:+')
|a |caa ae aec|s|caes ,z)
P|ancs para dcspucs dc| vcrano
que permIten obtener el título
de graduado en ESO a aquellos
que los superen. En cualquIer
caso, los alumnos que lo cursen
con éxIto consIguen un certI-
hcado de profesIonalIdad del
nIvel I del Catálogo NacIonal
de CualIhcacIones ProfesIo-
nales.
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-! 02/'2!-! 02/'2!-!
]acha con un bo||orafo |as profes|ones oue descartas, subrava |as oue te atraen v de|a s|n tocar |as oue
te resu|tan |nd|ferentes. |s pos|b|e oue te fa|te |nformac|ón para hacer una buena e|ecc|ón de cara a|
aõo oue v|ene, as| oue es una buena |dea oue consu|tes |as d|recc|ones de |nternet oue te fac|||tamos en
esta m|sma pao|na. |n e||as encontraras |as c|aves oue te fa|tan para tomar una dec|s|ón |nte||oente.
;IJ7Iß";IJ7DE
EN ßkEVE
× F4k4 S48£k M4S
`SI quIeres obtener Informa-
cIón sobre los cIclos medIos v
superIores en GalIcIa o sobre
los programas de cualIhcacIón
profesIonal InIcIal, entra en
vvv.edu.xunta.es/fp
`SI estás Interesado en profun-
dIzar en las ensenanzas artís-
tIcas, deportIvas o de IdIomas,
consulta vvv.edu.xunta.es/ea.
En esta mIsma dIreccIón pue-
des asesorarte acerca de las
oportunIdades que te ofrece
la educacIón de adultos.
`Pero sI tIenes claro que
los tuvo son los estudIos
unIversItarIos, accede a http:
//cIug.cesga.es/marconovas.h-
tml. En ella encontrarás todos
los estudIos unIversItarIos que
puedes cursar en GalIcIa, prue-
bas de acceso a la unIversIdad,
notas de corte.
ÝI<8 ;<=@E@:@äE <JKL;@FJ
LE@M<IJ@K8I@FJ
:@:CFJ
=FID8K@MFJ
I.0|ent|hco-
técn|ca
0ca|uatc ce estuc|cs
re|ac|caaccs cca |as
aateaat|cas, |a l|s|ca v |a
cu|a|ca
lacea|er|a lacustr|a|, ce
0aa|acs, ce V|aas, ce
Je|eccaua|cac|caes,
lalcraat|ca,..
|c|lcac|ca v 0cra 0|v||,
|acr|cac|ca Vecaa|ca,
lalcraat|ca...
2. ]écn|co-
ap||cada
lac|uve tccas acue||as
ccupac|caes cue recu|e·
rea |ac|||cac aaaua| v
pract|ca
lacea|er|a ||ectrca|ca,
lacustr|a|, Jcpccralca,
Arcu|tectura
Jext||, 0calecc|ca, Vacera
v Vuec|e, |c|lcac|ca v
0cra 0|v||, Autcacc|ca,
||ectrca|ca, |aaacer|a,
kepcster|a v 0calter|a...
3. Iur|d|co-
adm|n|strat|va
|rcles|caes re|ac|caacas
cca |as acraas |eca|es
pcr |as cue se r|ce |a
scc|ecac
Aca|a|strac|ca v
D|recc|ca ce |apresas,
Derec|c, |ccaca|a
0est|ca Aca|a|strat|va,
Aca|a|strac|ca v ||aaa·
tas...
4. 8|osan|tar|a
|as prcles|caes ce este
caapc se ceatraa ea |a
sa|uc ce |as perscaas v
aa|aa|es v ea |as c|eac|as
aatura|es
Vec|c|aa, Veter|aar|a,
|aleraer|a, Nutr|c|ca
Huaaaa v D|etet|ca,
|cccpec|a, ß|c|cc|a,
0|eac|as ce| Var...
|araac|a, H|c|eae
ßuccceata|, |xp|ctac|c·
aes 0aaaceras, Jraca|cs
|cresta|es, |aerceac|as
Saa|tar|as.
5. ||noû|st|co-
||terar|a
Se relere a acue||as
prcles|caes ||cacas a
|a ||teratura v a| aac|tc
||acu|st|cc.
Jccas |as |||c|cc|as,
||acu|st|ca, Jecr|a ce |a
||teratura v ||teratura
0caparaca, Jracucc|ca e
laterpretac|ca, ß|c||ctecc·
aca|a...
6.||s|co-
deport|va
Sca acue||as prcles|caes
re|ac|caacas cca e|
acv|a|eatc v |a act|v|cac
l|s|ca v cepcrt|va
0|eac|as ce |a Act|v|cac
||s|ca v ce| Depcrte,
Vaestrc, espec|a||cac ea
|cucac|ca ||s|ca...
0cacucc|ca ce Act|v|ca·
ces ||s|cas ea e| Vec|c
Natura|, |aseáaatas
Depcrt|vas (Jeca|cc ea
|utcc|...)
I. Pub||c|dad
v med|os de
comun|cac|ón
|cs prcles|caa|es ce este
caapc se ccupaa ce
e|accrar v traasa|t|r |a·
lcraac|ca a traves ce |cs
aec|cs ce ccaua|cac|ca
|er|cc|sac, |uc||c|cac v
ke|ac|caes |uc||cas, 0c·
aua|cac|ca Auc|cv|sua|...
0|c|cs ce |a laa|||a ce
0caerc|c v Var|et|ac v
ce 0caua|cac|ca, laacea
v Sca|cc
8. 0|ent|hco-
exper|menta|
Sca acue||as prcles|caes
cue apcrtaa |a tecr|a
c|eat|lca cue susteata e|
cesarrc||c ce |a c|eac|a
teca|ca
||s|ca, |stac|st|ca,
Vateaat|cas, 0u|a|ca,
0ec|cc|a, Astrcaca|a...
0|c|cs ce |a laa|||a prcle·
s|caa| ce 0u|a|ca
9. Art|st|ca
Sca prcles|caes cue se
ccupaa ce |a creac|ca, |a·
terpretac|ca c va|crac|ca
ce |as artes
ße||as Artes |aseáaatas Art|st|cas.
Artes ||ast|cas v D|seác,
Daata, Arte Draaat|cc,
Vus|ca, 0caservac|ca v
kestaurac|ca...
I0.0|enc|as
soc|a|es
0ca|uatc ce prcles|c·
aes ceatracas ea e|
estuc|c ce| |cacre, ce su
ccapcrtaa|eatc v ce sus
act|v|caces scc|a|es
|s|cc|cc|a, |ecaccc|a,
Vac|ster|c, H|stcr|a,
0eccral|a, Aatrcpc|cc|a,
Jraca|c Scc|a|...
Aa|aac|ca Scc|ccu|tura|,
|cucac|ca lalaat||, latecra·
c|ca Scc|a|, laterpretac|ca
ce |a |eacua ce S|cacs...
ÓY^W:+')
«
02/'2!-!
<?9>7
i· «.· ¡: e·..:.·
Se estima que uno de cada
cuatro aIumnos rinde eor
dehajo de sus eosihiIidades a
causa deI estrés. £xámenes,
entreuas de trahajos o
caruados horarios Iectivos
son reaIidades cotidianas que
desatan Ios nervios de una
huena earte de Ios estudiantes.
0oIor de trieas, maIhumor,
insomnio, diarrea, faIta de
aeetito o fohia escoIar son
aIuunos de Ios síntomas de
ansiedad más frecuentes
entre Ios aIumnos de todas Ias
edades. 4erender una técnica
de reIajación eara eonerIa en
marcha ante Ias situaciones
críticas es una huena
herramienta de defensa.
Tccnicas
dc
rc|a[ación
:,
la eaIahra «estrés», casi desconocida a erincieios de Ios años I0, ya forma earte de nuestras vidas hasta eI
eunto de que seis de cada diez eersonas aseuuran sentirse así aI menos una vez a Ia semana. 0n atasco en
Ia entrada de Ia ciudad, una Iarua eseera eara que nos atiendan en eI hanco o un ear de horas en un centro
comerciaI atihorrado de uente son motivos más que suhcientes eara que notemos cómo Ia adrenaIina
uenerada eor eI sistema nervioso emeieza a correr eor nuestras venas. For no hahIar de situaciones en
verdad traumáticas, como Ia muerte de un aIIeuado, Ia eérdida deI trahajo o una ruetura sentimentaI.
Pero dehnamos la palabra: el
estrés es el estado de tensIón en
que entra el organIsmo cuando
se ve oblIgado a movIlIzar sus
defensas para hacer frente a
sItuacIones que percIbe como
amenazantes. Y es que el quId
de la cuestIón no está tanto en
los acontecImIentos negatIvos
que se vIvan como más bIen
en la valoracIón o vIvencIa
subjetIva que se haga de esas
mIsmas sItuacIones. Es decIr, lo
que a uno le hace «subIrse por
las paredes» a otro a lo mejor
«le resbala».
Tipo A, tipo ß
Ln estudIo va clásIco en psI-
cología revela que exIsten dos
clases de personas: las de tIpo
A v las de tIpo B. Se llama de
tIpo A aquellas personalIdades
más agresIvas, competItIvas,
ImpacIentes e IrrItables
que se tensan a la mínIma,
lo que tambIén les permIte
ser rápIdos en sus actIvIdades.
Son aquellos a quIenes nunca
les llega el tIempo para hacer
todo lo que quIeren: sIempre
están cspíJiccs.
Las personas de
tIpo B, por el
contrarIo, son
más reposadas, calmadas v
relajadas, v afrontan las contra-
rIedades de la vIda con cIerta
hlosofía. Son, en dehnItIva, más
puclcrrus.
Por supuesto, las víctImas
perfectas del estrés son las
llamadas de tIpo A, tambIén
más propensas a padecer
Infartos.
Aunque este estudIo sea algo
sImplIsta, lo cIerto es que el
estrés deja a cualquIer persona
más vulnerable a enfermeda-
des e InfeccIones ílos herpes,
por ejemplo, son típIcos en
estos casos).
Y es que en cIerta manera,
como ahrmaba el sabIo IndIo
hace más de 4.000 anos, «los
trastornos mentales surgen de
causas físIcas, del mIsmo modo
que los trastornos físIcos sur-
gen de trastornos mentales».
ÓY^W:,'
|a aas|eaaa ea e| ac|a
lAv, quc cstrcs!
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-! 02/'2!-! 02/'2!-! 02/'2!-!
l0 00£ £S1k£S4 4 l0S 4l0Mk0S:
·
c|rcunstanc|as fam|||ares de||cadas (separac|ón de |os padres, muerte de a|oun a||eoado, prob|emas
económ|cos)
·
|a ans|edad ante |os examenes
·
e| caroado horar|o |ect|vo
·
e| m|edo a ser rechatado por |os prop|os compaõeros
·
|a perspect|va |abora|
·
e| sent|rse |ncapat de seou|r e| r|tmo de |a c|ase
·
|os prob|emas sent|menta|es
·
a|ounos profesores
·
|a ob||oac|ón de pro|onoar |os aõos de esco|ar|dad.
l0 00£ £S1k£S4 4 l0S Fk0I£S0k£S:
·
|a d|hcu|tad de mantener |a d|sc|p||na v e| contro| en |as c|ases
·
enfrentarse a a|umnos pas|vos o |nd|sc|p||nados
·
atender a| amp||o aban|co de d|vers|dad de a|umnos
·
|a fa|ta de t|empo para dar |a prooramac|ón
·
|a fa|ta de recursos
·
tener oue traba|ar en areas oue no son |as prop|as
·
|os conß|ctos con |os compaõeros o con e| eou|po d|rect|vo
·
|os prob|emas persona|es.
.
BEGK;7=E8?77KDEIO7EJHEI
EN ßkEVE
0IIk4S 0£S0l400k4S
SI el 64% de los espanoles se
quejan de que les falta tIempo
para hacer todo lo que les gus-
taría, en el ámbIto escolar las
cIfras no son más optImIstas:
2 de cada 20 profesores su-
fren problemas de ansIedad
v, atencIón al dato, 4 de cada
I0 nInos presentan problemas
de estrés.
F£kI00IS14S 0£ l0S k£k¥I0S
Los perIodIstas conforman
ese otro grupo de profesIona-
les que «anda de los nervIos»
la mavor parte del tIempo. De
hecho 4 de cada I0, según una
encuesta del CIS, han pen-
sado en alguna ocasIón en
abandonar la profesIón por la
tensIón que les provoca. Las
razones que esgrImen: tener
más tIempo para estar con la
famIlIa, dIsfrutar de una vIda
más sosegada, dedIcarse a es-
crIbIr lIbros. io meterse en la
docencIa!
ÓY^W:,'
02/'2!-!
£I examen deI jueves, eI maIentendido con tu coIeua, Ia hronca de tus eadres, Ios
erohIemas sentimentaIes, Ia dieta con Ia que no adeIuazas, Ia anuustia de reeetir
curso... eI estrés forma earte de Ias vidas de Ios estudiantes, aI iuuaI que deI
resto de Ios mortaIes. For un Iado, cada vez se Ies exiue más, eor otro, es cierto
que se está eerdiendo Ia caeacidad de enfrentarse a Ios erohIemas y de sueerar
Ias frustraciones.
En todo caso, las técnIcas de
relajacIón se han convertIdo
en valIosas herramIentas para
recuperar el equIlIbrIo perdI-
do, para coger nuevas fuerzas
v enfrentarse a los retos del
día a día. Estos métodos, dada
su ImportancIa, deberían
aprenderse en el contexto
escolar como una habIlIdad
más, IndIspensable para en-
frentarse a la vIda v no morIr
en el Intento. Pero empecemos
por el prIncIpIo: cqué es lo que
nos estresa?
En prImer lugar, el entorno,
con sus ruIdos, aglomera-
cIones, horarIos rígIdos,
normas de comportamIento
v exIgencIas en las relacIones
Interpersonales: v, en este con-
texto, los colegIos e InstItutos
son verdaderas junglus en las
que o te adaptas... o lo pasas
muv mal.
En segundo lugar, los pen-
samIentos. Según como
Interpretemos nuestras
experIencIas pasadas,
presentes v futuras
vamos a sentIr an-
sIedad o placer.
Por últImo, el
cuerpo: los dIfí-
cIles momentos
de la adolescen-
cIa, el hecho de
envejecer, las
enfermedades,
los trastornos
del sueno, las
dIetas...
En resumen, no es
posIble escapar de
todas las sItuacIones
que nos crean ansIedad
en la vIda dIarIa, pero sI
no queremos que acaben da-
nando nuestra salud, debemos
aprender a combatIrlas con el
método más efectIvo e Inocuo
que se conoce a largo plazo: las
técnIcas de relajacIón.
ÓY^W:,(
Ccac ae|ec|a( s||cac|caes ace aeae(aa es|(es
lEstov cstrcsado!
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-! 02/'2!-! 02/'2!-! 02/'2!-!
|| pr|mer paso para combat|r e| estrés es detectar |as s|tuac|ones oue |o causan. Y, una vet |oca||tadas,
aprender a contro|ar |a ans|edad oue oeneran. Para |oorar|o, hav una ser|e de técn|cas cuva ehcac|a va
a depender en oran med|da de| numero de veces oue se ponoan en pract|ca. 0omo todo, |a pr|mera vet
no va a sa||r de| todo b|en, pero con un poco de constanc|a e |nterés, en a|ounos casos pueden ||eoar
|nc|uso a sust|tu|r a |os tratam|entos farmaco|óo|cos, de |os oue tanto se abusa.
|| cuadro s|ntet|ta |os s|ntomas de ans|edad mas comunes en |os estud|antes v |a ehcac|a de dos de
|as pr|nc|pa|es técn|cas oue ex|sten para combat|r|os: |a re|a|ac|ón proores|va v |a resp|rac|ón efect|va.
Aunoue ambas son ut||es para todos e||os, seõa|amos con una X |a mas adecuada para cada caso. |n |as
próx|mas hchas exp||caremos estos métodos paso a paso.
797:7FHE8B;C7"KD7IEBK9?ãD
EN ßkEVE
M4S 401000k1k0l
SI te duele la cabeza, tomas
analgésIcos: sI no puedes con-
cIlIar el sueno, tomas valerIana:
sI no quIeres quedarte dormI-
do, tomas café: sI estás ner-
vIoso, te fumas un cIgarrIllo...
cPor qué no sustItuves todas
estas sustancIas por una buena
técnIca de relajacIón? Con un
poco de práctIca, puedes con-
seguIr un buen control sobre
tu cuerpo.
k0 £S FSI00l00I00
CansancIo, IrrItabIlIdad, dolor
de cabeza, mal humor... son
síntomas que no sIempre están
relacIonados con el estrés. Por
eso, antes de poner en práctIca
estas técnIcas, no está de más
hacer una vIsIta al médIco para
descartar problemas de salud
que no tengan nada que ver
con la ansIedad. Y es que no
todo es psIcológIco.
Ky:E@:8J
5|N]0NA5 k||AIA0|0N
Pk00k|5|VA
k|5P|kA0|0N
|||0]|VA
Aas|ecac aate s|tuac|caes cetera|aacas (exaaeaes, |ac|ar ea puc||cc...)
X X
Aas|ecac ea |as re|ac|caes perscaa|es (aa|ccs, pacres, prclescres...)
X X
Aas|ecac ceaera||taca (s|a re|ac|ca cca uaa s|tuac|ca ccacreta)
X X
Va| |uacr, |rr|tac|||cac, reseat|a|eatc, cesaa|ac...
X
V|eccs, lcc|as (a |a escue|a...)
X
J|cs, teac|cres, cc|cres ce caceta, ce carr|ca, ce espa|ca, cc|ca |rr|tac|e,
u|ceras...
X
|at|ca, caasaac|c, |ascaa|c, pesac|||as...
X
ÓY^W:,(
Ccac (e|a|a( e| cce(cc , |a aea|e
«Ommm»
«4oum», más o menos así suena Ia
síIaha saurada utiIizada eor Ias reIiuiones
orientaIes eara Iiherar Ia mente y
aIcanzar Ia eaz con uno mismo. ¥ es que
hIosofías tan antiuuas como eI youa
descuhrieron hace ya muchos siuIos que
eI funcionamiento deI oruanismo está
directamente reIacionado con eI estado
de Ia mente. For eso, eI erimer easo eara
Iuchar contra eI estrés es aerender a
conocer eI eroeio cuereo y a detectar en
éI Ia erimera señaI de aIarma: Ia tensión
muscuIar. 0e hecho, son frecuentes Ios
erohIemas muscuIares crónicos, como
Ios doIores de eseaIda o de cervicaIes,
erovocados eor un estado eermanente de
ansiedad ante eI que Ias eastiIIas recetadas
eor eI médico no acahan de dar resuItado.
de relajacIón progresIva de
]acobson, en su forma abre-
vIada v adaptada para todas
las edades. La prImera vez que
la pongas en práctIca puedes
hacerlo con la avuda de otra
persona que te vava leven-
do cada uno de los pasos,
en los que te debes parar
un mínImo de 3 segundos.
El objetIvo es que en cualquIer
sItuacIón, v a través de autoIns-
truccIones mentales, consIgas
en apenas un Instante ordenar
a tu cuerpo que se relaje. iPero
no te estreses sI no te sale a
la prImera! Es cuestIón de
práctIca.
Por ejemplo, ahora mIsmo:
cdónde tIenes concentrada la
tensIón? Haz un pequeno re-
paso a tu cuerpo, puede que
los músculos de la cara estén
tensos o que tengas el estóma-
go contraído. cO quIzá son los
hombros v la espalda los que
cargan con tus problemas?
Todos tenemos puntos débI-
les corporales que son los que
soportan nuestros nervIos. Co-
nocer estas zonas v revIsarlas
de vez en cuando nos avudará
a tenerlas bajo control.
De una forma esquemátIca,
aquí presentamos la técnIca
ÓY^W:,)
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-! 02/'2!-! 02/'2!-! 02/'2!-!
·
|stas tumbado o sentado en un |uoar cómodo con |os o|os cerrados v todas |as partes de| cuerpo
apovadas de manera oue n|noun muscu|o esta en tens|ón. Aßó|ate cuanto puedas.
·
0oncéntrate en |a mano derecha v e||m|na cua|ou|er tens|ón. 5ue|ta esos muscu|os cada vet mas.
·
ke|a|a |os muscu|os de| antebrato derecho. Aun mas.
·
Ahora re|a|a |os muscu|os de |a parte super|or de| brato derecho. 5|oue aßo|ando e| brato derecho, e|
antebrato v |a mano hasta |a punta de |os dedos.
·
0oncéntrate en |a mano |tou|erda v re|a|a|a todo |o oue puedas.
·
Aßo|a |os muscu|os de| antebrato |tou|erdo.
·
|xper|menta ahora |a re|a|ac|ón en |a parte super|or de| brato |tou|erdo. Aßó|a|o mas v mas.
·
ke|a|a ahora |os dos hombros v s|ente |a suave pesadet de bratos, manos v dedos.
·
0oncéntrate en |a cara. 5uav|ta |a frente.
·
|os o|os estan suavemente cerrados.
·
|a re|a|ac|ón se ext|ende por |as me||||as. |stos muscu|os estan cada vet mas ßo|os.
·
]amb|én |a mand|bu|a esta muv sue|ta. |os |ab|os a|oo separados.
·
|| re|ax se ext|ende por e| cue||o v e| pecho m|entras te d|st|endes cada vet mas.
·
kesp|ras de forma |enta v reou|ar. 0ada vet oue eches e| a|re debes re|a|arte mas.
·
5|ente |a re|a|ac|ón en caderas v na|oas.
·
Ahora sue|ta |a tens|ón de mus|os v pantorr|||as.
·
Nas, s|oue aßo|andote mas.
·
Ahora ||eoa a |os p|es: sué|ta|os.
·
0uenta menta|mente hasta I0 v vete re|a|andote mas v mas en cada numero.
·
|state as|, resp|rando |entamente, durante unos m|nutos.
·
Ahora cuenta de 5 a 0 v emp|eta a recobrarte. iA oue va te encuentras me|or1
H;B7@7HI;"F7IE7F7IE
EN ßkEVE
M£k1£ ¥ 00£kF0
La mavoría de nosotros esta-
mos más pendIentes de lo que
ocurre a nuestro alrededor que
de lo que le pasa a nuestro pro-
pIo cuerpo. Y esto es un error:
en las sItuacIones de estrés, el
organIsmo es el prImero en
sufrIrlo, Incluso antes de que
seamos conscIentes de ello.
Por eso, para actuar cuanto
antes, es necesarIo que cada
día nos hagamos un rápIdo
chequeo para detectar tensIo-
nes InnecesarIas.
k0M8k£ Fk0FI0
Edmond ]acobson era un mé-
dIco de ChIcago que en I929
publIcó un lIbro tItulado Pclu-
jución prcgrcsivu. Esta técnIca
se basaba en la premIsa de que
toda sItuacIón de ansIedad crea
tensIón muscular en el orga-
nIsmo, que a su vez aumenta
la sensacIón de nervIosIsmo
v el malestar. Entonces, sI
aprendemos a relajar el cuer-
po, conseguIremos relajar la
mente, argumentó ]acobson.
Así de fácIl.
ÓY^W:,)
0ouer aire y echarIo... keseirar no earece muy difíciI, aunque Ios estudios demuestran que cada
vez Io hacemos eeor, y de una forma más incomeIeta y aceIerada. ¥eamos eI eroceso. 0uando
inseiramos, couemos aire, y Io hacemos en dos fases. Frimero IIenamos Ia zona haja de Ios
euImones, inßamos eI vientre y damos Iuuar a Ia reseiración ahdominaI o diafraumática. £n una
seuunda fase, IIenamos Ia zona deI eecho, es Ia reseiración torácica. 0uando exeuIsamos eI aire,
sucede aI revés: erimero vaciamos eI tórax y deseués eI ahdomen. Fero este orden es soIo eI
ideaI, ya que, en reaIidad, este eroceso está tan unido a nuestros estados de ánimo que se aItera
de una situación a otra.
Por ejemplo, en momentos
de estrés, angustIa o mIedo,
tendemos a contener la InspI-
racIón, a retrasar la espIracIón
v a expulsar menos aIre del que
tomamos. Sucede entonces que
nuestra respIracIón dIafragmá-
tIca se reduce mucho, o Incluso
desaparece. Y queda solo la to-
rácIca. Entonces sentImos una
opresIón físIca, muv parecIda a
la de llevar un corsé, que desde
luego no avuda en nada a supe-
rar la tensIón psIcológIca: pone
más dIfícIles las cosas, va que
el aIre enrarecIdo, más pobre
en oxígeno, da sensacIón de
aturdImIento.
SIn embargo, esta sItuacIón se
puede evItar aplIcando unas
sencIllas pero efectIvas técnI-
cas, como la de la respIracIón
profunda. Pero, antes de nada,
csabes respIrar? Haz la prueba,
que es muv fácIl:
`TIéndete en el suelo v co-
lócate en posIcIón de cuerpo
muerto: pIernas estIradas v
brazos a los lados del
cuerpo con las manos
mIrando hacIa arrIba.
Los ojos cerrados.
`Ahora coloca una mano en la
parte de tu cuerpo que sube v
baja cada vez que respIras. SI
este lugar está en el tórax, a la
altura del pecho, sIgnIhca que
no estás ventIlando bIen los
pulmones.
`SI, por el contrarIo, es el ab-
domen el que realIza los movI-
mIentos, observa lo sIguIente:
nota cómo se Inßa cada
vez que tomas aIre v
se desInßa cuan-
do lo espIras. SI lo haces así,
lo haces bIen. Ahora solo te
queda aprender un técnIca
para mejorar su rItmo. SIgue
los pasos...
ÓY^W:,*
Ccac ac(eaae( a (esc|(a(
Inspira, cspira...
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-! 02/'2!-! 02/'2!-! 02/'2!-!
|sta es |a técn|ca de |a resp|rac|ón profunda, oue te enseõara a |nsp|rar v esp|rar de forma correcta,
cond|c|ón fundamenta| para estar re|a|ado:
1
Aunoue este e|erc|c|o puede pract|carse en d|st|ntas pos|c|ones, |a mas recomendab|e es tumbado,
con |as rod|||as dob|adas.
2
0o|oca una mano sobre e| abdomen (v|entre) v otra sobre e| tórax (pecho).
3
0ooe a|re, |enta v profundamente, por |a nar|t v hat|o ||eoar hasta e| abdomen hasta |evantar |a mano
oue t|enes co|ocada sobre é|. || tórax se movera so|o un poco v a |a vet oue e| abdomen.
4
Vue|ve a |nha|ar a|re por |a nar|t v saca|o por |a boca hac|endo un ru|do suave v re|a|ante, como e|
v|ento. As|, tu boca v tu |enoua se re|a|aran. bat resp|rac|ones |aroas, |entas v profundas oue e|even v
ba|en e| abdomen, v f||ate en |a sensac|ón de re|a|ac|ón oue te produce cada vet oue resp|ras.
5
|ste e|erc|c|o debe durar de 5 a I0 m|nutos, v puedes hacer|o una o dos veces a| d|a durante a|ounas
semanas. Una vet |o dom|nes, podras poner|o en pract|ca en cua|ou|er pos|c|ón (sentado, de p|e o
acostado) v en |as s|tuac|ones oue te creen ans|edad. Veras e| resu|tado.
9E=;7?H;
EN ßkEVE
I4¥, S0SFIk0...I
cQué sIgnIhca un suspIro?
Pues, además de melancolía
v mal de amor, es un síntoma
de falta de oxígeno v de que el
organIsmo trata de compensar
así esa sItuacIón. Aunque el
suspIro muchas veces ImplI-
ca que algo anda mal, es un
acto que lIbera tensIón, por lo
que puede practIcarse como
medIo de relajacIón. SIempre
que tengas ganas de suspIrar,
no te cortes: hazlo varIas veces
seguIdas v verás cómo te que-
das tan a gusto.
kIS4S, F0k I4¥0k
cA quIén le entra la rIsa cuando
está muv estresado? A no ser
que sea nervIosa, nadIe tIene
ganas de carcajearse cuando
las cosas le van mal. SIn embar-
go, la rIsa es el mejor antídoto
natural contra el estrés: gracIas
a las endorhnas que segrega,
avuda a ver las cosas desde un
punto de vIsta menos dramátI-
co. Las faccIones se relajan, las
tensIones corporales se dIsIpan
v las preocupacIones se olvI-
dan. Su accIón terapéutIca es
tan efectIva como la de saber
respIrar bIen.
ÓY^W:,*
«I0ios mío, me mueroI». £sta es Ia desauradahIe
sensación que se tiene cuando uno easa eor un
ataque de ansiedad. £ste trastorno, cada día más
común en aduItos ¬sohre todo en mujeres¬, eero
tamhién en adoIescentes y niños, trae de caheza a
todo aqueI que Io ha exeerimentado. la situación
se eroduce más o menos así: sin una causa
aearente, y de forma ineseerada, se entra en una
crisis de ansiedad en Ia que hay un miedo intenso
a eerder eI controI, un eresentimiento de que
aIuo horrihIe va a easar o incIuso miedo a morir,
todo esto acomeañado de síntomas
como: dihcuItad eara reseirar,
doIor en eI eecho, eaIeitaciones,
sudoración, sofoco, sensación
de irreaIidad, temhIores, mareo
y náuseas. For Io ueneraI, este
eroceso sueIe durar entre diez
minutos y media hora, a veces
aIuo más, y Ia erimera vez deja
muy desconcertado aI que Io
sufre. £s inevitahIe que una ereuunta
asaIte su caheza: «IMe estaré
voIviendo Ioco?». Fues cIaro que
no, simeIemente es una erotesta
deI cuereo contra una situación de estrés
que a veces ni siquiera se hahía detectado
(«eero si yo estaha tan tranquiIo»). 0iuamos
que es una IIamada de atención deI
oruanismo eara eoner freno a un exceso de
tensión esicoIóuica.
El tratamIento más efectIvo es
una combInacIón de hábItos
saludables en la vIda dIarIa v
la psIcoterapIa o aprendIzaje
de técnIcas de relajacIón. A
veces tambIén es necesarIo
contar con algún medIcamento
ílos hav muv efectIvos), sIem-
pre que esté recetado por el
médIco.
Para empezar, sI tú sabes de
qué estamos hablando v quIe-
res acabar con ellos, acostúm-
brate a una vIda más sana:
`Haz ejercIcIo v come con
regularIdad.
`EvIta el exceso de cafeína, ta-
baco v alcohol, va que aumenta
la ansIedad.
`Aprende a sentIrse bIen ha-
cIendo un trabajo competente
o suhcIentemente bueno sIn
necesIdad de llegar a la
perfeccIón.
`Tómate un descanso
en las sItuacIones que
te provocan estrés: es-
cucha músIca, charla
con un amIgo, escrI-
be, dIbuja o date un
paseo.
`Aprende la técnIca de
la respIracIón abdo-
mInal v la relajacIón
progresIva de los
músculos íque son las
que explIcamos en las
hchas D6-3 v D6-4).
Ponlos en práctIca,
verás cómo te darán
segurIdad.
ÓY^W:,+
Ccac |ace( |(ea|e a |as c(|s|s ae aas|eaaa
lOuc no cunda c| panico!
«
i· «.· ¡: e·..:.·
02/'2!-! 02/'2!-! 02/'2!-! 02/'2!-!
|stas son unas or|entac|ones para combat|r |a cr|s|s de ans|edad en e| momento en e| oue va se ha
presentado:
1
0uando ||eoue e| pan|co, acépta|o. |spera v da|e t|empo a oue se te pase s|n sa||r corr|endo.
2
P|ensa oue a pesar de oue |a s|tuac|ón es desaoradab|e, no es daõ|na n| pe||orosa para tu sa|ud.
3
]en presente oue |o oue estas exper|mentando no es mas oue una exaoerac|ón de tu reacc|ón corpo-
ra| norma| ante e| estrés.
4
No |uches contra tus sent|m|entos n| |ntentes sacarte|os de |a cabeta: cuanto menos te enfrentes a
e||os menos |ntensos seran.
5
No aumentes tu pan|co pensando oué podr|a pasar. 5| te asa|ta |a preounta «ioué pasar|a s|1»,
contéstate «|bueno, va esta, so|o es esto|».
S
0radua tu n|ve| de m|edo de| I a| I0 v m|ra s| sube o ba|a. Veras oue no permanece en a|tos n|ve|es
durante mas de unos seoundos.
7
Para contro|ar |a s|tuac|ón ||eva a cabo a|ouna tarea oue entretenoa tu mente, como |a de contar
hac|a atras desde I00 de 3 en 3.
S
P|ensa en |o b|en oue te vas a sent|r cuando |o superes esta vet.
¶O7;IJÜ7GKß
EN ßkEVE
I00£ M£ F4S4, 00010k?
Las palpItacIones, el temblor,
la sudoracIón, la vIsIón bo-
rrosa o el dolor de estómago
son algunos síntomas físIcos
de las crIsIs de pánIco que
muchas veces lleva a pensar
en una enfermedad, por lo
que la persona acude a servI-
cIos médIcos que enseguIda
descartan los problemas de
salud. Es entonces cuando
hav que valorar la posIbIlIdad
de acudIr al psIcólogo, o al
departamento de orIentacIón,
que dará las prImeras pautas
de actuacIón.
£l MI£00 4 00£ S£ k£FI14
A veces, el mIedo a que se
repIta la crIsIs lleva a escapar
de determInadas sItuacIones,
creando un estado crónIco
de ansIedad. Por ejemplo, un
adolescente que se hava sen-
tIdo mal hablando en públIco
va a Intentar evItar cualquIer
IntervencIón de este tIpo, lo
que puede lImItar su vIda de
estudIante. Por eso, cuanto
antes se Intervenga v se haga
frente al problema, mejor.
ÓY^W:,+

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->