Artículo de Lerroux publicado en La Rebeldía, 1 de septiembre de 1906 Rebelaos contra todo: no hay nada o casi nada bueno.

Rebelaos contra todos: no hay nadie o casi nadie justo. [«] Sed arrogantes como si no hubiera en el mundo nadie ni nada más fuerte que vosotros, no lo hay. [«] Sed osados y valerosos, como si tuvieseis atadas a vuestros pies la Victoria y la Muerte. Sois la vida que se renueva, la naturaleza que triunfa, el pensamiento que ilumina, la voluntad que crea [«]. Jóvenes bárbaros de hoy, entrad a saco en la civilización decadente y miserable de este país sin ventura, destruid sus templos, acabad con sus dioses, alzad el velo de las novicias y elevadlas a la categoría de madres para virilizar la especie, penetrad en los registros de la propiedad y haced hogueras con sus papeles [«], entrad en los hogares humildes y levantad legiones de proletarios, para que el mundo tiemble ante sus jueces despiertos. Hay que hacerlo todo nuevo, con los sillares empolvados, con las vigas humeantes de los viejos edificios derrumbados, pero antes necesitamos la catapulta que abata los muros y el rodillo que nivele los solares. El pueblo es esclavo de la Iglesia: vive triste, ignorante, hambriento, resignado, cobarde, embrutecido por el dogma, encadenado por el temor al infierno. Hay que destruir la Iglesia.

Texto: Manifiesto de Solidaridad Catalana
Catalanes: Una ley pensada para ahogar el potente ideal de libertad, que con infinita variedad de matices y colores bulle en la opinión de Cataluña y que a su calor se refuerza y prepara para transformar y redimir a toda España, ha sido votada por el Parlamento y sancionada por la Corona. Todos hemos luchado para pararla. Y también nosotros, los que os convocamos en Gerona para iniciar esta fuerte campaña y, depositarios de vuestra confianza, hemos seguido fomentándola con la autoridad que habíamos recibido de vosotros. Es así como los pueblos crecen y se elevan; así, poniéndose con todo su peso en las empresas superiores colectivas y sintiendo fuertemente la solidaridad en las horas de crisis y peligro. Este es el camino abierto a la vitalidad de la potente Cataluña. Siguiéndolo con decisión, la voluntad catalana hará salir de las ruinas una España nueva, en la que los pueblos, en viva hermandad, gozarán de prosperidad, cultura y libertad. Por eso os llamamos de nuevo los iniciadores de Solidaridad Catalana, seguros hoy como ayer de vuestro concurso y de vuestro entusiasmo. Barcelona, marzo de 1906

Texto: Los principios de la CNT El Congreso de Bellas Artes definió el sindicalismo «como un medio de lucha [ ] para recabar de momento todas aquellas ventajas que permitan a la clase obrera poder intensificar la lucha dentro del presente estado de cosas, a fin de conseguir [ ] la emancipación integral de la clase obrera, mediante la expropiación revolucionaria de la burguesía, tan pronto como el sindicalismo [ ] se considere bastante fuerte numéricamente y bastante capacitado intelectualmente para llevar a efecto la huelga general, que por propia definición debe ser revolucionaria, y hace suya la divisa de la Primera Internacional: La emancipación de los trabajadores ha de ser la obra de los trabajadores mismos. Por consecuencia, los sindicatos de la C.N.T. solo pueden estar integrados por obreros que conquisten su jornal en las empresas o industrias que explotan la burguesía y el Estado». José Peirats, Los anarquistas en la crisis política española (1869-1939), 2006

Moción de la asamblea obrera de Tarrasa (21 de julio de 1909) Considerando que la guerra es una consecuencia fatal del régimen de producción capitalista; considerando, además, que dado el sistema español de reclutamiento del ejército, solo los obreros hacen la guerra que los burgueses declaran, la Asamblea protesta enérgicamente: 1. Contra la acción del gobierno español en Marruecos. 2. Contra los procedimientos de ciertas damas de la aristocracia que insultaron el dolor de los reservistas, de sus mujeres y de sus hijos, dándoles medallas y escapularios, en vez de proporcionarles los medios de subsistencia que les arrebatan con la marcha del jefe de familia. 3. Contra el envío a la guerra de ciudadanos útiles a la producción y, en general, indiferentes al triunfo de la cruz sobre la media luna, cuando se podrían formar regimientos de curas y frailes que, además de estar directamente interesados en el éxito de la religión católica, no tienen familia ni hogar, ni son de utilidad alguna al país [«]. Compromete a la clase obrera a concentrar todas sus fuerzas por si hubiera de declarar la huelga general para obligar al gobierno a respetar los derechos que tienen los marroquíes a conservar intacta la independencia de su patria.

La Asamblea adopta los siguientes acuerdos: a) La política del actual Gobierno ( ) constituye a la vez un agravio al Parlamento y un obstáculo a que las ansias de renovación que siente el país puedan obtener normal satisfacción. b) Que habiendo declarado el gobierno y los partidos que tienen mayoría en las actuales Cortes, que éstas no pueden actuar en funciones de Constituyentes, y considerando la Asamblea que urge deliberar y resolver sobre la organización del Estado, la autonomía de los municipios y los demás problemas que las circunstancias plantean con apremio inaplazable para la vida del país, entiende que es indispensable la convocatoria de nuevas Cortes con funciones de Constituyentes. ( ) c) Que para que el país pueda manifestar libremente su opinión, y el pueblo no vea cerrada toda esperanza de que su voluntad sea conocida y respetada, las Cortes Constituyentes no puedan ser convocadas por un gobierno de partido, que fatalmente seguiría los habituales procedimientos de adulteración del sufragio, sino por un Gobierno que encarne y represente la voluntad soberana del país. d) Que es indispensable que el acto realizado por el Ejército el día 1 de junio vaya seguido de una profunda renovación de la vida pública española, emprendida y realizada por los elementos políticos; ( ) El acto de Barcelona descrito por los parlamentarios. Narración expuesta en hoja clandestina por los asambleístas (19 de julio de 1917)

Los que suscriben, en representación de la Sociedad de agricultores y similares, [ ], y en el deseo de que el Instituto pueda hacer un minucioso estudio para la elaboración de un proyecto de Ley que dé satisfacción en la mayor cantidad posible a los obreros agrícolas en Andalucía, tienen el honor de exponer lo siguiente: 1.º Que el origen de los actuales conflictos es motivado por la carestía de las subsistencias, de una parte, y de otra la intransigencia de la clase patronal, opuesta siempre a conceder aumentos en los salarios en proporción a cómo en esta provincia están las subsistencias [ ]. [ ] el jornal en metálico es el mismo, y además en especies (aceite, vinagre, ajos y sal), se les da una cantidad no mayor de 40 céntimos. En lo que afecta a los alojamientos (dormitorios), son pésimos, y ninguno, por lo regular, reúne condiciones de salubridad [ ]. Memoria para el Instituto de Reformas Sociales. Montilla, a 19 de febrero de 1919

TEXTO Nos parece que los campesinos no deben perseguir otro ideal económico que el reparto más equitativo de las tierras y de los útiles de producción. Nuestra esperanza está, pues, en los campesinos andaluces, a los que consideramos con capacidad para llevar a cabo la transformación social que ha iniciado el mundo obrero en Oriente ( ). La voz del campesino, periódico anarquista (1919) TEXTO En vista de los movimientos que se operan en toda Europa y con la experiencia y el ejemplo de los campesinos rusos, ¿qué táctica hemos de seguir los campesinos españoles para resolver los problemas que a la agricultura y, en particular, a la propiedad territorial afectan, una vez llegado el momento? El dictamen resuelve: Los medios pueden deducirse desde el momento en que trata de conseguirse la expropiación, que está contenida en nuestro lema La tierra, para los que la trabajan . Resoluciones del Congreso de la CNT celebrado en Valencia (1919)

Ha llegado para nosotros el momento más temido que esperado (porque hubiéramos querido vivir siempre en la legalidad y que ella rigiera sin interrupción la vida española) de recoger las ansias, de atender el clamoroso requerimiento de cuanto amando la Patria no ven para ella otra salvación que libertarla de los profesionales de la política, de los hombres que por una u otra razón nos ofrecen el cuadro de desdichas e inmoralidades que empezaron el año 1998 y amenazan a España con un próximo fin trágico y deshonroso. ( ) ¡Viva España y viva el Rey! No tenemos que justificar nuestro acto, que el pueblo sano demanda e impone. Asesinatos de prelados, ex gobernadores, agentes de la autoridad, patronos, capataces y obreros; audaces e impunes atracos; depreciación de moneda; francachela de millones de gastos reservados; sospechosa política arancelaria por la tendencia, y más porque quien la maneja hace alarde de descocada inmoralidad; rastreras intrigas políticas tomando como pretexto la tragedia de Marruecos; incertidumbres que este gravísimo problema nacional; indisciplina social, que hace el trabajo ineficaz y nulo, precaria y ruinosa la producción agrícola e industrial, impune propaganda comunista; impiedad e incultura; justicia influida por la política; descarada propaganda separatista, pasiones tendenciosas alrededor del problema de las responsabilidades. ( ) No venimos a llorar lástimas y vergüenzas, sino a ponerles pronto y radical remedio, para lo que requerimos el concurso de todos los buenos ciudadanos. Para ello y en virtud de la confianza y mandato que en mí han depositado, se constituirá en Madrid un directorio inspector militar con carácter provisional encargado de mantener el orden público y asegurar el funcionamiento normal de los ministerios y organismos oficiales. Manifiesto del golpe de Estado (13 septiembre de 1923)

Texto: Primeras medidas de la dictadura Excmo. Sr. En uso de las facultades que me confiere el Real Decreto de esta fecha, vengo en disponer lo siguiente: Art. 1.° Se suspenden temporalmente en todas las provincias del Reino las garantías expresadas en los artículos 4.°, 5.°, 6.° y 9.° y párrafo primero, segundo y tercero del artículo 13 de la Constitución. Art. 2.° Se confirma el estado de guerra declarado por los capitanes generales de las regiones de Baleares y Canarias, cesando desde luego en sus funciones los gobernadores civiles de todas las provincias [ ]. Art. 3.° Los sueldos consignados en los presupuestos para los gobernadores civiles quedarán en beneficio del Tesoro [ ].
Dios guarde a Vuecencia muchos años. Madrid, 15 de septiembre de 1923. El Presidente del Directorio Militar, Miguel Primo de Rivera y Orbaneja. Señor. Gaceta de Madrid, 17 de septiembre de 1923

¡Españoles! Surge de las entrañas sociales un profundo clamor popular que demanda justicia y un impulso que nos mueve a procurarla. Puestas sus esperanzas en la República, el pueblo está ya en medio de la calle. Para servirle hemos querido tramitar la demanda por los procedimientos de la ley y se nos ha cerrado el camino; cuando pedíamos justicia, se nos arrebató la libertad; cuando hemos pedido libertad, se nos ha ofrecido como concesión unas Cortes amañadas como las que fueron barridas, resultantes de un sufragio falsificado, convocadas por un Gobierno de dictadura, instrumento de un rey que ha violado la Constitución y realizadas con la colaboración de un caciquismo omnipotente. ( ) Venimos a derribar la fortaleza en que se ha encastillado el Poder personal, a meter la Monarquía en los archivos de la Historia y a establecer la República sobre la base de la soberanía nacional representada en una Asamblea Constituyente. De ella saldrá la España del porvenir y un nuevo Estatuto inspirado en la conciencia universal, que pide para todos los pueblos un Derecho nuevo, ungido de aspiraciones a la igualdad económica y a la justicia social. Entre tanto, nosotros, conscientes de nuestra misión y de nuestra responsabilidad, asumimos las funciones del Poder Público con carácter de Gobierno Provisional. ¡Viva España con honra! ¡Viva la República!

Manifiesto del comité revolucionario (octubre de 1930)

Texto: La proclamación de la república
A las tres de la tarde del día 14 se izó en Madrid la primera bandera republicana, que tremoló sobre el Palacio de Comunicaciones. Esta bandera produjo un movimiento general de curiosidad que se convirtió en un estallido de entusiasmo al conocerse que representaba realmente lo que simbolizaba, o sea, la toma del poder por parte del Gobierno provisional. En cuanto esto se hizo público, Madrid corrió a destruir y a esconder los símbolos monárquicos. Los comerciantes proveedores de la Real Casa, las tiendas con el escudo real, las fondas, teatros y restaurantes con algún nombre relacionado con la monarquía, hicieron desaparecer rápidamente los nombres comprometedores y dinásticos. Las estatuas que el pueblo consiguió derribar cayeron de forma implacable. Un busto de bronce de Primo de Rivera fue colgado en el balcón de Gobernación. Las banderas republicanas se hicieron más y más espesas. [ ] El pueblo de Madrid, que suele poseer una finura crítica indudable, aderezó el espectáculo con su causticidad proverbial. El Rey y la Reina no fueron tratados por la masa con cumplidos, pero tampoco con una crueldad exagerada.
J. PLA, «El 14 de abril en Madrid», Artículo publicado en La Veu de Catalunya, 1993

Texto: La posición de la Iglesia
Los principios y preceptos constitucionales en materia confesional no solo no responden al mínimum de respeto a la libertad religiosa y de reconocimiento de los derechos esenciales de la Iglesia que hacían esperar el propio interés y dignidad del Estado, sino que, inspirado por un criterio sectario, representan una verdadera oposición agresiva, aun a aquellas mínimas exigencias. [ ] Más radicalmente todavía se ha cometido el grande y funesto error de excluir a la Iglesia de la vida pública y activa de la nación, de las leyes, de la educación de la juventud, de la misma sociedad doméstica, con grave menosprecio de sus derechos sagrados y de la conciencia cristiana del país, así como en daño manifiesto de la elevación espiritual de las costumbres y de las instituciones públicas. De semejante separación violenta e injusta, de tan absoluto laicismo del Estado, la Iglesia no puede dejar de lamentarse y protestar, convencida como está de que las sociedades humanas no pueden conducirse sin lesión de deberes fundamentales, como si Dios no existiera, o desatender a la Religión, como si esta fuere un cuerpo extraño a ellas o cosa inútil y nociva. [ ]
Boletín Eclesiástico de Tarragona, 31 de diciembre de 1931

Texto: La Constitución de 1931
Art. 1.° España es una República democrática de trabajadores de toda clase, que se organiza en régimen de Libertad y Justicia. Los poderes de todos sus órganos emanan del pueblo. La República constituye un Estado integral, compatible con la autonomía de los Municipios y las Regiones. La bandera de la República española es roja, amarilla y morada. Art. 2.° Todos los españoles son iguales ante la ley. Art. 3.° El Estado español no tiene religión oficial. Art. 4.° El castellano es el idioma oficial de la República. Todo español tiene obligación de saberlo y el derecho de usarlo, sin perjuicio de los derechos que las leyes del Estado reconozcan a las lenguas de las provincias o regiones [ ] Art. 25. No podrán ser fundamento de privilegio jurídico: la naturaleza, la filiación, el sexo, la clase social, la riqueza, las ideas políticas ni las creencias religiosas. El Estado no reconoce distinciones y títulos nobiliarios [ ] Art. 67. El Presidente de la República es el Jefe del Estado y personifica a la Nación [ ] Constitución española de 1931

Texto: Los objetivos de la reforma agraria
Todos los proyectos persiguen en primer término la resolución del paro obrero. [ ] ¿Cómo lo intenta este proyecto? Con asentamientos. [ ] La segunda finalidad es la redistribución de la tierra. Ha de redistribuirse de nuevo para que cumpla la función que ahora no realiza; la expropiación de la tierra ha de hacerse por razón de su origen y por razón de su empleo. Así pues, la redistribución de la tierra se hará a base de las tierras de señorío y de los bienes comunales. Si el proyecto tiene una tendencia, podría ser ésta: la de intervenir el Estado en todos los órdenes de la economía agraria para disciplinarla en todos sus aspectos y para racionalizar la producción. El cuidar que la tierra cumpla la función social que le corresponde. Ya sabemos que este problema, como el religioso, tenía que levantar tempestades sobre los hombres que lo impulsaran. Este es el sino de los hombres que asisten a los inicios de un cambio de régimen. Discurso de Marcelino Domingo sobre la reforma agraria en las Cortes, 15 de junio de 1932

Texto: La reforma agraria Base 5.a Serán susceptibles de expropiación las tierras incluidas en los siguientes apartados: 1.° Las ofrecidas voluntariamente por sus dueños [ ]. 4.° Las fincas rústicas de corporaciones, fundaciones y establecimientos públicos que las exploten en régimen de arrendamiento, aparcería o cualquier otra forma que no sea explotación directa [ ]. 5.° Las que por las circunstancias de su adquisición, por no ser explotadas directamente por los adquirentes [ ], deba presumirse que fueron compradas con fines de especulación o con el único objeto de percibir su renta. 6.° Las que constituyeron señoríos jurisdiccionales [ ]. 7.° Las incultas o manifiestamente mal cultivadas [ ] Ley de Bases de la Reforma Agraria, 1932

Texto: Azaña defiende la autonomía de Cataluña

El hecho que nosotros celebramos hoy aquí no es solo un hecho catalán, sino un hecho español; y más diré: un hecho de la historia universal, porque estando planteadas en el seno de otros Estados europeos cuestiones que guardan íntima semejanza con lo que representa Cataluña en relación con el resto de España, es probable que sean España y la república española, con las soluciones autonomistas para este género de problemas, las que se adelantan y dan la muestra de los caminos que hayan de seguir otros pueblos europeos, colocados en situación más o menos semejante a la nuestra.
MANUEL AZAÑA, Obras completas

Texto: El Estatuto de autonomía de Cataluña Art. 1.° Cataluña se constituye en región autónoma dentro del Estado español de acuerdo con la Constitución y el presente Estatuto. Su organismo representativo es la Generalidad [ ]. Art. 2.° El idioma catalán es, como el castellano, lengua oficial en Cataluña [ ]. Dentro del territorio catalán, los ciudadanos, cualquiera que sea su lengua materna, tendrán derecho a elegir el idioma oficial que prefieran en sus relaciones con los tribunales, autoridades y funcionarios de toda clase, tanto de la Generalidad como de la República [ ]. Art. 11.° Corresponde a la Generalidad la legislación exclusiva en materia civil, salvo lo dispuesto en el artículo 15, número 1, de la Constitución, y la administrativa que le esté plenamente atribuida por este Estatuto. La Gaceta, Madrid, 21 de septiembre de 1932

Texto: La cuestión religiosa. Discurso de Azaña.
España ha dejado de ser católica. El problema político consiguiente es organizar el Estado en forma tal que quede adecuado a esta fase nueva e histórica del pueblo español. Yo no puedo admitir, señores diputados, que a esto se le llame problema religioso. El problema religioso no puede exceder los límites de la conciencia personal [ ]. Durante muchos siglos, la actividad especulativa del pensamiento europeo se hizo dentro del cristianismo, el cual tomó para sí el pensamiento del mundo antiguo y lo adaptó con más o menos fidelidad y congruencia a la fe cristiana; pero también desde hace siglos el pensamiento y la actividad especulativa de Europa han dejado, por lo menos, de ser católicos. [ ] Que haya en España millones de creyentes, yo no os lo discuto; pero lo que da el ser religioso de un país, de un pueblo, de una sociedad no es la suma numérica de creencias o de creyentes, sino el esfuerzo creador de su mente, el rumbo que sigue su cultura. Manuel Azaña, 13 de octubre de 1931

Texto: La oposición de derechas en las elecciones de 1932 Los candidatos de la coalición antimarxista defenderán resueltamente la necesidad de una inmediata derogación, por la vía que en cada caso proceda, de los preceptos, tanto constitucionales como legales, inspirados en designios laicos y socializantes [ ]; trabajarán sin descanso para lograr la cancelación de todas las disposiciones confiscadoras de la propiedad y persecutorias de las personas, de las asociaciones y de las creencias religiosas [ ]. A impedir que la política anticatólica, antieconómica y antinacional, representada por el socialismo y sus subalternos auxiliares, más o menos descubiertos o subrepticios, prevalezca o siquiera influya predominantemente, como hasta ahora, en la gobernación del Estado, irán vigorosa y enérgicamente encaminados todos nuestros esfuerzos.
Manifiesto electoral de la candidatura antimarxista por Madrid, octubre de 1932

Texto: El programa de la CEDA Electores de Madrid: Los candidatos designados por las organizaciones políticas y fuerzas sociales representadas en la coalición antimarxista utilizan un derecho y, a la vez, cumplen un deber al dirigirse al cuerpo electoral para solicitar de él su voto y apoyo. [ ] Los candidatos de la coalición antimarxista defenderán resueltamente y a todo trance la necesidad de una inmediata derogación por la vía que en cada caso proceda, de los preceptos tanto constitucionales como legales, inspirados en designios laicos y socializantes, en realidad encaminados a destruir así el inmenso patrimonio moral como la ya exhausta riqueza material de la sociedad española; trabajarán sin descanso para lograr la cancelación de todas las disposiciones confiscadoras de la propiedad y persecutorias de las personas, de las Asociaciones y de las creencias religiosas. Y finalmente solicitarán, como prenda de paz, la concesión de una amplia y generosa amnistía. Publicado en ABC, octubre de 1933

La revolución de octubre de 1934

El alzamiento de 1934 es imperdonable. La decisión presidencial de llamar al poder a la CEDA era inatacable, inevitable y hasta debida hacía ya tiempo. El argumento de que Gil Robles intentaba destruir la Constitución para instaurar el fascismo era a la vez hipócrita y falso. Hipócrita porque todo el mundo sabía que los socialistas de Largo Caballero estaban arrastrando a los demás a una rebelión contra la Constitución de 1931 [ ]; el presidente Companys y la Generalitat entera violaron también la Constitución. ¿Con qué fe vamos a aceptar como heroicos defensores de la República de 1931 contra sus enemigos más o menos ilusorios de la derecha a aquellos mismos que para defenderla la destruían? Pero el argumento era, además, falso, porque si Gil Robles hubiera tenido la menor intención de destruir la Constitución del 31 por la violencia, ¿qué ocasión mejor que la que le proporcionaron sus adversarios alzándose contra la misma Constitución en octubre de 1934, precisamente cuando él, desde el poder, pudo como reacción haberse declarado en dictadura? Lejos de haber demostrado en los hechos apego al fascismo y desapego al parlamentarismo, Gil Robles salió de esta crisis convicto y confeso parlamentario. SALVADOR DE MADARIAGA, España, 1978

Texto: La coalición del Frente Popular

Los partidos republicanos Izquierda Republicana, y el Partido Socialista en representación del mismo y de la Unión General de Trabajadores, Federación General de Juventudes Socialistas, el Partido Obrero de Unificación Marxista, el Partido Comunista, el Partido Sindicalista, sin perjuicio de dejar a salvo los postulados de sus doctrinas, han llegado a comprometer un plan político común que sirva de fundamento y cartel a la coalición de sus respectivas fuerzas en la inmediata contienda electoral y de norma de gobierno que habrán de desarrollar los partidos republicanos de izquierda con el apoyo de la fuerzas obreras en caso de victoria. Declaran ante la opinión pública sus bases y los límites de coincidencia política y además la ofrecen a la consideración de las restantes organizaciones republicanas y obreras por si estiman conveniente a los intereses nacionales de la república venir a integrar el bloque de izquierdas que debe luchar frente a la reacción en las elecciones generales a diputados a Cortes. Publicado en El Socialista, 16 de enero de 1936

Texto: El golpe de Estado militar de julio de 1936

Una vez más el Ejército unido a las demás fuerzas de la Nación se ve obligado a recoger el anhelo de la gran mayoría de los españoles. Se trata de restablecer el imperio del orden, no solamente en sus apariencias externas, sino también en su misma esencia; para ello precisa obrar con justicia, que no repare en clases ni categorías sociales, a las que ni se halaga ni se persigue, cesando de estar dividido el país en dos bandos: el de los que disfrutan del poder y el de los que son atropellados en sus derechos. La conducta de cada uno guiará la de la autoridad, otro elemento desaparecido de nuestra Nación y que es indispensable en toda colectividad humana. El restablecimiento del principio de autoridad exige inexcusablemente que los castigos sean ejemplares [ ]. ORDENO Y MANDO: Artículo 1.° Queda declarado el estado de guerra en todo el territorio de la provincia de Navarra y como primera providencia militarizadas todas las fuerzas, sea cualquiera la autoridad de quien dependían anteriormente, con los deberes y atribuciones que competen a las del Ejército y sujetas igualmente al Código de Justicia Militar. Pamplona, a 19 de julio de 1936.- El general, EMILIO MOLA Bando de declaración del estado de guerra, 19 de julio de 1936

Texto: Manifiesto de Franco
Españoles: a cuantos sentís el santo amor a España, a los que en las filas del Ejército y la Armada habéis hecho profesión de fe en el servicio de la Patria, a cuantos jurasteis defenderla de sus enemigos hasta perder la vida, la Nación os llama a su defensa. La situación de España es cada día más crítica, la anarquía reina en la mayoría de sus campos y pueblos; autoridades de renombre gubernativo presiden cuando no fomentan las revueltas; a tiro de pistola y ametralladoras se dirimen las diferencias entre los ciudadanos, que, alevosa y traidoramente, se asesinan, sin que los poderes públicos impongan la paz y la justicia. Huelgas revolucionarias de todo orden paralizan la vida de la Nación, arruinando y destruyendo sus fuentes de riqueza y creando una situación de hambre que lanzará a la desesperación a los hombres trabajadores. Los monumentos y tesoros artísticos son objeto del más enconado ataque de las hordas revolucionarias, obedeciendo la consigna que reciben de las directivas extranjeras [ ]. Justicia, igualdad ante las leyes ofrecemos. Paz y amor entre los españoles, libertad y fraternidad, exentas de libertinaje y tiranía. Trabajo para todos, justicia social [ ] y una equitativa y progresiva distribución de riquezas, sin destruir ni poner en peligro la economía española. Pero frente a esto una guerra sin cuartel a los explotadores de la política [ ] que directa o solapadamente intentan destruir a España. Españoles, ¡¡¡Viva España!!! ¡¡¡Viva el honrado pueblo español!!! Francisco Franco, Diario Oficial del Ministerio de la Guerra, Tetuán, 25 de julio de 1936

Tan pronto tenga éxito el movimiento nacional, se constituirá un Directorio, que lo integrará un presidente y cuatro vocales militares ( ) El Directorio ejercerá el poder en toda su amplitud; tendrá la iniciativa de los Decretos-Leyes que se dicten ( ) Dichos Decretos-Leyes serán refrendados en su día por el Parlamento Constituyente elegido por sufragio, en la forma que oportunamente se determine ( ). Los primeros Decretos-Leyes serán los siguientes: a) Suspensión de la Constitución de 1931. b) Cese del Presidente de la República y miembros del gobierno ( ). c) Defensa de la Dictadura republicana ( ). d) Disolución de las actuales Cortes ( ). El Directorio se comprometerá durante su gestión a no cambiar el régimen republicano, mantener en todo las reivindicaciones obreras legalmente logradas ( ) y adoptar cuantas medidas estimen necesarias para crear un Estado fuerte y disciplinado. Se tendrá en cuenta que la acción ha de ser en extremo violenta para reducir lo antes posible al enemigo, que es fuerte y bien organizado. Desde luego, serán encarcelados todos los directivos de los partidos políticos, sociedades o sindicatos no afectos al movimiento, aplicándoles castigos ejemplares a dichos individuos para estrangular los movimientos de rebeldía o huelgas. General Mola. Documento de circulación clandestina.

Texto: La república ante el Comité de No Intervención
Ante la situación militar cuya gravedad sería insensato desconocer, el gobierno de la república se cree obligado a dirigir a su solemne llamamiento a la conciencia de los gobiernos de Francia y del Reino Unido, como iniciadores del acuerdo de no intervención, sobre la tremenda y peligrosa iniquidad de mantener en vigor dicho acuerdo cuando su violación abierta, confesada pública y cínicamente por los gobiernos de Alemania e Italia, a favor de los rebeldes es cosa tan notoria que ningún hombre público, consciente de sus responsabilidades, se atreve ya a poner en duda. Y conviene recordar que estas violaciones no han consistido tan solo en abrir sus mercados a la adquisición de material de guerra por los rebeldes españoles, sino que a la vista del mundo entero y sin el menor escrúpulo, haciendo de ello gala y público motivo de vanagloria, Italia y Alemania no han cesado un instante desde que estalló la rebelión española de proveer a los rebeldes no solo con inmensas cantidades de material bélico de todas clases, sin otra medida que las exigencias de las operaciones militares, sino de considerables masas de combatientes y gran número de expertos, formando parte de los ejércitos de ambos países. De manera concreta e inmediata, el gobierno de la república está en condiciones de afirmar que las últimas victorias rebeldes en los frentes de Aragón han sido obtenidas gracias a los considerables refuerzos de hombres y material de guerra enviados recientemente a España por Italia y Alemania. El gobierno de la república no puede inferir a Francia e Inglaterra la ofensa de suponer que su iniciativa para llegar a un acuerdo de no intervención respondía única y exclusivamente a la finalidad egoísta de evitar que la rebelión española provocara una conflagración general en la que ellas mismas se vieran envueltas. Sin duda alguna, esa iniciativa se inspiraba igualmente en el propósito de asegurar al pueblo español la posibilidad de resolver sin intervenciones extranjeras el conflicto surgido en su propio seno como resultado de una profunda y dolorosa crisis interna. Nota del gobierno español, 5 de abril de 1938

Texto: Desigual ayuda a los combatientes Estas son, en primer lugar, la persistente superioridad material durante toda la guerra de las fuerzas nacionalistas en tierra y en el aire, y, en segundo lugar, la superior calidad de todos sus cuadros hasta hace nueve meses o posiblemente un año. [ ] Esta inferioridad material [de las tropas republicanas] no solo es cuantitativa sino también cualitativa, como resultado de la multiplicidad de tipos [de armas]. Fuera cual fuera el propósito imparcial y benévolo del Acuerdo de No Intervención, sus repercusiones en el problema de abastecimiento de armas de las fuerzas republicanas han sido, para decir lo mínimo, funestas y, sin duda, muy distintas de lo que se pretendía. La ayuda material de Rusia, México y Checoslovaquia [a la república] nunca se ha equiparado en cantidad o calidad con la de Italia y Alemania [a Franco]. Otros países, con independencia de sus simpatías, se vieron refrenados por la actitud de Gran Bretaña. En esa situación, las armas que la república pudo comprar en otras partes han sido pocas, por vías dudosas y generalmente bajo cuerda. El material bélico así adquirido tuvo que ser pagado a precios altísimos y utilizado sin la ayuda de instructores cualificados en su funcionamiento. Tales medios de adquisición han dañado severamente los recursos financieros de los republicanos
Informe confidencial del mayor E. C. Richards, agregado militar británico en España, sobre la estrategia ofensiva en la guerra española, 25 de noviembre de 1938

Texto: Las colectivizaciones La criminal sublevación militar del 19 de julio ha producido un trastorno extraordinario en la economía del país. El Consejo de la Generalidad tiene que atender a la reconstrucción de los daños que la traición de los que intentaban poner en nuestro país un régimen de fuerza ha causado a la industria y comercio de Cataluña. La reacción popular producida por aquella sublevación ha sido de una intensidad tal que ya ha provocado una profunda transformación económico-social, cuyos fundamentos se están cimentando ahora en Cataluña. La acumulación de riqueza en manos de un grupo de personas cada vez menor iba seguida de la acumulación de miseria en la clase trabajadora y por el hecho de que aquel grupo, por salvar sus privilegios, no dudara en provocar una guerra cruenta, la victoria del pueblo ha de equivaler a la muerte del capitalismo. Ahora es, pues, necesario organizar la producción, orientándola en el sentido de que el único beneficiario sea la colectividad, el trabajador, al cual corresponderá la función directiva del nuevo orden social. Se impone la supresión del concepto de renta que no proceda del trabajo. El principio de la organización económico-social de la gran industria ha de ser la producción colectivizada. [ ] Diario Oficial de la Generalitat de Catalunya, 24 de octubre de 1936

Texto: Discursos de Juan Negrín
1. Asegurar la independencia absoluta y la integridad total de España. [ ] 2. Liberación de nuestro territorio de las fuerzas militares extranjeras que lo han invadido [ ]. 3. República popular representada por un Estado vigoroso que se asiente sobre principios de pura democracia [ ]. 4. La estructuración [ ] de la república será obra de la voluntad nacional libremente expresada, mediante un plebiscito [ ]. 5. Respeto a las libertades regionales [ ]. 6. El Estado español garantizará la plenitud de los derechos al ciudadano en la vida civil y social [ ]. 7. El Estado garantizará la propiedad legal y legítimamente adquirida. [ ] 8. Profunda reforma agraria [ ]. 9. El Estado garantizará los derechos del trabajador [ ]. 12. El Estado español se reafirma en la doctrina constitucional de renuncia a la guerra. [ ] 13. Amplia amnistía [ ]. Discurso pronunciado por Juan Negrín, 30 de abril de 1937 Cuando yo aterricé en el aeródromo de Alicante, me dirigí al Gobierno civil e inmediatamente me puse en relación con las autoridades militares: el General Miaja, el General Matallana, los jefes de los distintos Ejércitos y el jefe de la Flota. Ya en el tono de las conversaciones telefónicas me di cuenta de que la llegada del jefe del Gobierno allí producía un gran desconcierto y hasta un gran descontento, como si significara el estropear alguna cosa que había convenida. [ ] Estos señores se permitieron en términos apremiantes plantearme, como jefe del Gobierno, la necesidad de terminar pronto la guerra. Y yo les dije: Amigos míos; para eso estoy aquí [ ]. [ ] en Madrid, llegaron a verme algunos Ministros y me informaron de que en una reunión del Frente Popular local se habían declarado incompatibles con el Gobierno. [ ] sobre todo eso se ha fraguado un movimiento cuya dirección suprema evidentemente han llevado nuestros enemigos y que ha conducido a una derrota, por lo menos prematura, porque aun teniendo una derrota militar, si la hubiéramos tenido, nunca hubiera sido en los términos de catástrofe y de vergüenza en que se ha producido la derrota de esta República. Información del Dr. Juan Negrín a la Diputación Permanente de las Cortes de la república, reunida en París el 31 de marzo de 1939

Texto: Unificación de FET y de las JONS Art.1.º Falange Española y Requetés, con sus actuales servicios y elementos se integran, bajo Mi Jefatura, en una sola entidad política de carácter nacional, que de momento se denominará Falange Española Tradicionalista y de las J.O.N.S. Esta organización intermedia entre la Sociedad y el Estado tiene la misión principal de comunicar al Estado el aliento del pueblo y de llevar a este el pensamiento a través de las virtudes político-morales, de servicio, jerarquía y hermandad. Quedan disueltas las demás organizaciones y partidos políticos. Art. 2.º Serán órganos rectores de la nueva entidad política nacional el Jefe del Estado, un Secretariado o Junta Política y el Consejo Nacional. Art.3.º Quedan fundidas en una sola Milicia Nacional las de la Falange Española y de Requetés, conservando sus emblemas y signos exteriores. La Milicia Nacional es auxiliar del Ejército. El Jefe del Estado es Jefe Supremo de la Milicia [ ] FRANCISCO FRANCO, Salamanca, a diecinueve de abril de mil novecientos treinta y siete, Boletín Oficial del Estado, Burgos, 20 de abril de 1937

Texto: Carta colectiva del Episcopado español sobre la guerra La Iglesia no ha querido esta guerra. Cierto que miles de hijos suyos, obedeciendo a los dictados de su conciencia y de su patriotismo, y bajo su responsabilidad personal, se alzaron en armas para salvar los principios de la religión y justicia cristianas que secularmente habían informado la vida de la nación [ ]. La sublevación militar no se produjo, ya desde sus comienzos, sin colaboración con el pueblo sano [ ], que este movimiento y la revolución comunista son dos hechos que no pueden separarse, si se quiere enjuiciar debidamente la naturaleza de la guerra. Y porque Dios es el más profundo cimiento de una sociedad bien ordenada lo era la nación española la revolución comunista, aliada de los ejércitos del gobierno, fue, sobre todo, antidivina. Se cerraba así el ciclo de la legislatura laica de la Constitución de 1931 con la destrucción de cuanto era cosa de Dios. La guerra es, pues, como un plebiscito armado. [ ] La lucha de un pueblo partido en dos tendencias: la espiritual, del lado de los sublevados, que salió en defensa del orden, la paz social, la civilización tradicional y la patria, y muy ostensiblemente, en un gran sector, para la defensa de la religión; y de la otra parte, la materialista, llámese marxista, comunista o anarquista, que quiso sustituir la vieja civilización de España, con todos sus factores, por la novísima «civilización» de los soviets rusos. 1 de julio de 1937

Texto: Los poderes de Franco Terminada la guerra y comenzadas las tareas de la reconstrucción y resurgimiento de España, es necesaria la adaptación de los órganos de gobierno del Estado a las nuevas exigencias de la situación presente, que permita de una manera rápida y eficaz se realice la Revolución nacional y el engrandecimiento de España. Ello aconseja una acción más directa y personal del jefe del Estado en el gobierno, así como desdoblar aquellas actividades ministeriales, como la castrense, que, fundida en un solo Ministerio por imperativos de la guerra, entorpecerían hoy la labor de creación de nuestras Armas de tierra, mar y aire, constituyendo, para su coordinación y suprema dirección, a las órdenes directas del Generalísimo de los Ejércitos, un órgano permanente de trabajo [«]. Artículo 7.º Correspondiendo al Jefe del Estado la suprema potestad de dictar normas jurídicas de carácter general, conforme al artículo 17 de la ley de 30 de enero de 1938, y radicando en él de modo permanente las funciones del gobierno, sus disposiciones y resoluciones adoptan la forma de leyes o decretos, y podrán dictarse aunque no vayan precedidas de la deliberación del Consejo de Ministros, cuando razones de urgencia así lo aconsejen. Boletín Oficial del Estado, 9 de agosto de 1939

Texto: Franco describe el papel de la Falange La Falange Española Tradicionalista y de las JONS es precisamente lo contrario de lo que suponéis. No es un partido, es un Movimiento con una ideología en que se funden los ideales de nuestra Revolución llenando de contenido la vida política de nuestra nación [«]. Nuestro Movimiento no es un partido que se aprovecha de la revolución. Soy yo, su conductor, el que después de haber sacado a España de la ruina, donde aparecía hundida, interpretando el sentir general de cuantos participaban en el Alzamiento y ante las necesidades imperiosas de la nación, le señalé en aquel momento histórico, cuando aún teníamos la guerra por delante, el rumbo político que había de seguir, y que viene siguiéndose desde entonces, al tiempo que se depura nuestra doctrina, que es hoy la de toda la nación. [«] Lo que interesa es estar en posesión de la verdad y cuando de ello nos sentimos seguros, la hemos de defender con tenacidad. Carta de Franco a don Juan, 27 de mayo de 1943

Texto: Ley de Principios del Movimiento
Yo, Francisco Franco Bahamonde, caudillo de España, consciente de mi responsabilidad ante Dios y ante la Historia, en presencia de las Cortes del reino, promulgo como Principios del Movimiento Nacional, entendido como comunión de los españoles en los ideales que dieron vida a la Cruzada, los siguientes: I. España es una unidad de destino en lo universal. El servicio a la unidad, grandeza y libertad de la Patria es deber sagrado y tarea colectiva de todos los españoles. II. La Nación española considera como timbre de honor el acatamiento de la Ley de Dios según la doctrina de la Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana, única y verdadera fe inseparable de la conciencia nacional, que inspirará su legislación.[...] IV. La unidad entre los hombres y las tierras de España es intangible [«]. VII. El pueblo español, unido en un orden de Derecho, informado por los postulados de autoridad, libertad y servicio, constituye el Estado nacional. Su forma política es, dentro de los principios inmutables del Movimiento Nacional y de cuanto determinan la Ley de Sucesión y demás Leyes Fundamentales, la Monarquía tradicional, católica, social y representativa. VIII. El carácter representativo del orden político es principio básico de nuestras instituciones públicas. La participación del pueblo en las tareas legislativas y en las demás funciones de interés general se llevará a cabo a través de la familia, el municipio, el sindicato y demás entidades con representación orgánica que a este fin reconozcan las leyes. Toda organización política de cualquier índole, al margen de este sistema representativo, será considerada ilegal [«]. IX. [«] El ideal cristiano de la justicia social, reflejado en el Fuero del Trabajo, inspirará política y las leyes. Ley de Principios del Movimiento Nacional, 1958

Texto: La resolución de la ONU sobre relaciones con España A) Por su origen, naturaleza, estructura y comportamiento general, el régimen de Franco es un régimen fascista, organizado e implantado en gran parte merced a la ayuda de la Alemania nazi y de la Italia fascista de Mussolini. B) Durante la larga lucha de las Naciones Unidas contra Hitler y Mussolini, Franco prestó una ayuda muy considerable a las potencias enemigas, a pesar de las continuas protestas de los aliados. [«]. La Asamblea General, convencida de que el gobierno fascista de Franco en España [«] no representa al pueblo español [«] recomienda que se prohiba al gobierno de Franco pertenecer a los organismos internacionales creados por las Naciones Unidas, o relacionados con ellas, y participar en conferencias y otras actividades que puedan concertar las Naciones Unidas, o dichos organismos hasta que se conforme en España un gobierno nuevo y adecuado. Además [«] recomienda que, si dentro de un plazo razonable, no se establece en España un gobierno cuya autoridad proceda de sus gobernados y que se comprometa a respetar la libertad de expresión, de religión y de reunión, y a celebrar cuanto antes elecciones en las que el pueblo español pueda expresar su voluntad, libre de coacción y de intimidación, y de coacción de partido, el Consejo de Seguridad estudie las medidas para remediar tal situación. Asimismo, la Asamblea recomienda que todos los Estados miembros de las Naciones Unidas retiren inmediatamente los embajadores y ministros plenipotenciarios que tienen acreditados en Madrid. Asamblea General de las Naciones Unidas, Nueva York, 12 de diciembre de 1946

Texto: Ley de Responsabilidades Políticas Artículo 1.º Se declara la responsabilidad política de las personas, tanto jurídicas como físicas, que desde 1 de octubre de 1934 y antes de 18 de julio de 1936, contribuyeron a crear o agravar la subversión de todo orden de que se hizo víctima España, y de aquellas otras que, a partir de la segunda de dichas fechas, se hayan opuesto o se opongan al Movimiento Nacional con actos concretos o con pasividad grave. Artículo 2.º Como consecuencia de la anterior declaración [«] quedan fuera de la ley todos los partidos y agrupaciones políticas y sociales que, desde la convocatoria de las elecciones celebradas en 16 de febrero de 1936, han integrado el llamado Frente Popular, así como los partidos y agrupaciones aliados y adheridos a este por el solo hecho de serlo, las organizaciones separatistas y todas aquellas que se hayan opuesto al triunfo del Movimiento Nacional. Artículo 3.º Los partidos, agrupaciones y organizaciones declaradas fuera de la Ley, sufrirán la pérdida absoluta de sus derechos de toda clase y la pérdida total de sus bienes. 9 de febrero de 1939

Texto: Ley Orgánica del Estado Es llegado el momento oportuno para culminar la institucionalización del Estado nacional; delimitar las atribuciones ordinarias de la suprema magistratura del Estado al cumplirse las previsiones de la Ley de Sucesión; [«]. Artículo 2.º La soberanía nacional es una e indivisible, sin que sea susceptible de delegación ni cesión. Artículo 4.º El Movimiento Nacional [«], informa el orden político, abierto a la totalidad de los españoles [«]. Artículo 6.º El Jefe del Estado es el representante supremo de la nación; personifica la soberanía nacional; ejerce el poder supremo político y administrativo; [«]. Artículo 8.º La persona del Jefe del Estado es inviolable. Todos los españoles le deberán respeto y acatamiento. 10 de enero de 1967

Texto: Don Juan Carlos acepta la sucesión de Franco Quiero expresar en primer lugar que recibo de su Excelencia el jefe del Estado y Generalísimo Franco la legitimidad política surgida del 18 de julio de 1936, en medio de tantos sacrificios, de tantos sufrimientos, tristes pero necesarios para que nuestra patria encauzase de nuevo su destino. España, en los últimos años, ha recorrido un importante camino bajo la dirección de Vuestra Excelencia. La paz que hemos vivido, los grandes progresos que en todos los órdenes se han realizado, el establecimiento de los fundamentos de una política social, son cimientos para nuestro futuro. [«] Pertenezco por línea directa a la casa Real española, y en mi familia por designio de la Providencia se han unido dos ramas. Confío en ser digno continuador de quienes me precedieron [«]. Las más puras esencias de nuestra gloriosa tradición deberán ser siempre mantenidas, pero sin que el culto al pasado nos frene en la evolución de una sociedad que se transforma con ritmo vertiginoso, en esta era apasionante en que vivimos. La tradición no puede ni debe ser estática, hay que mejorar cada día 22 de julio de 1969

Texto: El «búnker» ante la apertura
Se producía el gironazo» como una descarga de artillería que rompía el silencio apacible de una mañana de descanso. Se pretende que los españoles pierdan la fe en Franco», decía el líder falangista y también: No consentiremos que se cerque impunemente al hombre que [ ] encarna hoy la presidencia del gobierno». Girón, en efecto, aludía a la presencia de enanos infiltrados», a los fariseos de la libertad», a los falsos liberales». Todos ellos, cerrando al presidente, tendrían como « primer empeño de los sectarios, introducidos en el régimen, fue, es y será desmontar nuestra ancha y generosa base política». Se hablaba, pues, de una acusación en toda regla en la que no faltaba la alusión a la traición: « José Antonio se le quiere secuestrar ideológicamente; se A le proscribe, pero en cambio se tienen toda clase de liberalidades y licencias para que circule el pensamiento marxista.» Se le ponían las cosas difíciles al nuevo gobierno. Desde entonces en adelante no se le daría tregua. Algunos sectores del régimen no podían tolerar que el enemigo no fuera ya la izquierda sino una nueva forma de derecha dialogante que se dirigía a su misma clientela y les dejaba cada día en una mayor sensación de soledad. Todo el mundo sabía perfectamente quiénes eran los « enanos infiltrados» contra quienes iba encaminado el morterazo de Girón. Pero la ofensiva proseguía. Fernández de la Mora comparaba a Arias con Berenguer y establecía groseras identificaciones entre dos épocas solo comparables si previamente se prescindía del rigor intelectual. Nuevo Diario se pasaba con armas y bagajes al área tradicionalista. Y Fuerza Nueva, por supuesto, no perdía ocasión de lanzarse en picado contra los partidarios del espíritu del 12 de febrero, de la misma manera que meses después atacaría directamente al « Señor Presidente» en un trallazo editorial sin precedentes que dio la vuelta a España en repudio de multitud. JOSEP MELIÁ, El largo camino de la apertura. Del referéndum a las asociaciones, 1975

Texto: Plan de estabilización de 20 de junio de 1959 Al final de la Guerra de Liberación, la economía española tuvo que enfrentarse con el problema de su reconstrucción, que se veía retardada en aquellos momentos por la insuficiencia de los recursos [«] como consecuencia de la contienda. La guerra mundial y las repercusiones que trajo consigo aumentaron estas dificultades y cerraron gran parte de los mercados y fuentes de aprovisionamiento normales [«]. Superadas aquellas circunstancias, ha llegado el momento de iniciar una nueva etapa que permita colocar nuestra economía en una situación de más amplia libertad, de acuerdo con las obligaciones asumidas por España como miembro de pleno derecho de la O.E.C.E. La mayor flexibilidad económica que se establecerá gradualmente no supone en ningún caso que el Estado abdique del derecho y de la obligación de vigilar y fomentar el desarrollo económico del país. Boletín Oficial del Estado, 20 de julio de 1959

Texto: El «contubernio de Múnich»
El Congreso del Movimiento Europeo, reunido en Múnich los días 7 y 8 de junio de 1962, estima que la integración, ya en forma de adhesión, ya de asociación de todos los países de Europa, exige de cada uno de ellos instituciones democráticas, lo que significa en el caso de España, de acuerdo con la Convención Europea de Derechos del Hombre y de su carta Social Europea, lo siguiente: 1.º La instauración de instituciones auténticamente representativas y democráticas que garanticen que el gobierno se basa en el consentimiento de los gobernados. 2.º La efectiva garantía de todos los derechos de la persona humana, en especial los de la libertad personal y de expresión, con supresión de la censura gubernativa. 3.º El reconocimiento de la personalidad de las distintas comunidades naturales. 4.º El ejercicio de las libertades sindicales sobre bases democráticas y de la defensa por los trabajadores de sus derechos fundamentales, entre otros medios por el de huelga. 5.º La posibilidad de organización de corrientes de opinión y de partidos políticos con el reconocimiento de los derechos de la oposición. El Congreso tiene la fundada esperanza de que la evolución con arreglo a las anteriores bases permitirá la incorporación de España a Europa, de la que es un elemento esencial, y toma nota de que todos los delegados españoles presentes en el Congreso expresan su firme convencimiento de que la inmensa mayoría de los españoles desean que esa evolución se lleve a cabo. Acuerdo político del Congreso de Múnich, 1962

Texto: La Junta Democrática 1. La formación de un gobierno provisional que sustituya al actual [«]. 3. La legalización de los partidos políticos sin exclusiones. 4. La libertad sindical y la restitución al movimiento obrero del patrimonio del Sindicato Vertical. 5. Los derechos de huelga, de reunión y de manifestación pacífica. 6. La libertad de prensa [«]. 8. La neutralidad y la profesionalidad, exclusivamente militar para la defensa exterior, de las Fuerzas Armadas. 9. El reconocimiento bajo la unidad del Estado español, de la personalidad política de los pueblos catalán, vasco y gallego y de las comunidades y regiones que lo decidan democráticamente. 10. La separación de la Iglesia y el Estado. 1974

Texto: El cambio visto por la Conferencia Episcopal Al mismo tiempo, en estos últimos años se han desarrollado con mayor amplitud y profundidad en nuestro país unos procesos de evolución social que inciden en la vida religiosa del pueblo español. Entre estos se pueden señalar: el crecimiento rápido de las zonas urbanas y la disolución progresiva de zonas rurales; la expansión industrial; el desarrollo económico; las migraciones; el turismo; la reforma del sistema educativo; la explosión escolar; la crisis de la Universidad; el desplazamiento paulatino de nuestra cultura tradicional por otra predominantemente técnica y científica; el desarrollo de los servicios; la multiplicación de las comunicaciones y de los cauces informativos; el conflicto de generaciones; la promoción de la mujer; la difusión de corrientes de pensamiento comunes a las de otros países europeos; la aparición de formas nuevas de pluralismo ideológico y político [...]. Semejantes cambios afectan al modo de ser y de vivir de la persona, de los grupos y de la sociedad. Muchas veces es la concepción misma del hombre y del sentido de la vida humana lo que está en juego en esta transformación. Ecclesia, I, 1973

Texto: El problema estudiantil

Una parte de nuestra juventud, la más próxima a nosotros, es decir, la de nuestros hijos concretamente, la que hemos formado los hombres del año 36, parte de esa juventud está en actitud díscola, y posiblemente cada uno de nosotros tenemos el riesgo de que alguno de nuestros hijos un día se enfrente con lo que nosotros representamos [...] Hay otro sector de juventud que abiertamente está en ruptura con nosotros, con nuestros principios. No nos engañemos. El hecho de que no lo admitamos, no quiere decir que no sea evidente. Intervención de Joaquín Ruiz-Giménez ante el Consejo Nacional del Movimiento, 1963

Manifestación universitaria en Madrid Estos potentes gritos, lanzados por cientos de potentes pechos juveniles, atronaban en las calles céntricas de la capital. Una prueba latente de la debilidad del gobierno era que no se atrevió a utilizar a la policía armada para reprimir la manifestación. La fuerza pública recibió la instrucción de retirarse. Al pasar la manifestación delante del ministerio de Gobernación, se recrudecieron los gritos de los estudiantes contra la Falange y contra el régimen. El público acogía la manifestación con un gran alborozo, con señales emotivas de simpatía. Los estudiantes antifranquistas fueron dueños ese día de las calles céntricas de la capital durante una hora. El tráfico se paralizó por completo en la calle de Alcalá. Mundo Obrero, 1956

Texto: Primer homenaje de Juan Carlos I Como rey de España, título que me confiere la tradición histórica, las Leyes fundamentales del reino y el mandato legítimo de los españoles, me honro en dirigiros el primer mensaje de la Corona que brota de lo más profundo de mi corazón. [ ] Con respeto y gratitud quiero recordar la figura de quien durante tantos años asumió la pesada responsabilidad de conducir la gobernación del Estado [ ] Hoy comienza una nueva etapa de la historia de España. Esta etapa, que hemos de recorrer juntos, se inicia en la paz, el trabajo y la prosperidad, fruto del esfuerzo común y de la decidida voluntad colectiva. La monarquía será fiel guardián de esa herencia y procurará en todo momento mantener la más estrecha relación con el pueblo. La institución que personifico integra a todos los españoles, y hoy, en esta hora tan trascendental, os convoco, porque a todos nos incumbe por igual el deber de servir a España. Que todos entiendan con generosidad y altura de miras que nuestro futuro se basará en un efectivo consenso de concordia nacional. Discurso de Juan Carlos I en las Cortes, 22 de noviembre de 1975

Texto: Adolfo Suárez en Cambio 16 El proyecto político de la transición tuvo como meta ese gran objetivo que, en julio de 1976, describí como «la devolución de la soberanía al pueblo español», de modo que los gobiernos del futuro fueran el resultado de la libre voluntad de la mayoría de los españoles. Ese objetivo pasaba necesariamente por la implicación de las libertades de expresión e información, la regulación democrática de los derechos de asociación y reunión, la legalización de todos los partidos políticos, la amnistía de todos los llamados delitos políticos o de opinión, la celebración de unas elecciones generales libres, las primeras después de 40 años, la regularización y aplicación de un sistema electoral que permitiera, en el Parlamento así elegido, la presencia de todas las fuerzas políticas que tuvieran apoyo significativo en el electorado a fin de que con todas ellas se pudiera elaborar una constitución válida para todos. La realización de este proyecto implicaba una dificultad formal importante, ya que debía hacerse a partir de la legalidad vigente y [ ] que el conjunto de decisiones políticas que instauraban la democracia fueran aprobadas por las Cortes Orgánicas, informadas por el Consejo Nacional del Movimiento, que reunía a la elite del régimen, y ratificadas por el pueblo en referéndum nacional. ADOLFO SUÁREZ en Cambio 16, n.º 1.000, enero de 1991

Art. 1. La democracia en la organización política del Estado español se basa en la supremacía de la ley, expresión de la voluntad soberana del pueblo. Los derechos fundamentales de la persona son inviolables y vinculan a todos los órganos del Estado [ ]. Art. 2. 1. Las Cortes se componen del Congreso de los Diputados y el Senado. 2. Los diputados del Congreso serán elegidos por sufragio universal, directo y secreto de los españoles mayores de edad. 3. Los senadores serán elegidos en representación de las entidades territoriales. El Rey podrá designar para cada legislatura senadores en número no superior a la quinta parte del de los elegidos. 4. La duración del mandato de diputados y senadores será de cuatro años [ ]. Art. 5. El Rey podrá someter directamente al pueblo una opción política de interés nacional, sea o no de carácter constitucional, para que decida mediante referéndum, cuyos resultados se impondrán a todos los órganos del Estado. 4 de enero de 1977

Texto: El rey condena el golpe
Al dirigirme a todos los españoles con brevedad y concisión, en las circunstancias extraordinarias que en estos momentos estamos viviendo, pido a todos la mayor serenidad y confianza, y les hago saber que he cursado a los capitanes generales de las regiones militares, zonas marítimas y regiones aéreas la orden siguiente: Ante la situación creada por los sucesos desarrollados en el palacio del Congreso, y para evitar cualquier posible confusión, confirmo que he ordenado a las autoridades civiles y a la Junta de Jefes de Estado Mayor que tomen las medidas necesarias para mantener el orden constitucional dentro de la legalidad vigente. Cualquier medida de carácter militar que, en su caso, hubiera de tomarse deberá contar con la aprobación de la Junta de Estado Mayor. La Corona, símbolo de la permanencia y de la unidad de la Patria, no puede tolerar en forma alguna acciones o actividades de personas que pretendan interrumpir por la fuerza el proceso democrático que la constitución votada por el pueblo español determinó en su día a través de referéndum.
Intervención televisiva de Juan Carlos I, noche del 23 al 24 de febrero de 1981

Texto: El PNV rechaza la constitución
Abstención es decir sí a la Democracia, sí a Euzkadi, no al Estado centralista. Solo aquellos partidos que han defendido los derechos propios de Álava, Guipúzcoa, Navarra y Vizcaya en la constitución están capacitados, ahora, para dar su juicio sobre qué tenemos que hacer en el referéndum cuantos vivimos en el País Vasco. [ ] El PNV en todo momento defendió el punto de vista de cuantos habitamos en el País Vasco. Y exigió el reconocimiento expreso y terminante de los derechos de autogobierno, propios y originarios de las cuatro regiones vascas [ ]. Solo el pueblo vasco puede dar un criterio vasco sobre la constitución. Los derechos del pueblo vasco no están presentes en la constitución. El pueblo vasco tampoco estará presente en las urnas. Abstención. Partido Nacionalista Vasco. Pide tu abstención Norte Exprés, 24 de noviembre de 1978

Texto: Título preliminar de la constitución Art. 1. 1. España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político. 2. La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado. 3. La forma política del Estado español es la Monarquía parlamentaria. Art. 2. La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas. Art. 3. 1. El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla. 2. Las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos. 6 de diciembre de 1978

Texto: Tratado de adhesión a la CEE Las negociaciones para la adhesión de España se prolongaron durante siete años. La entrada de España y Portugal en la Europa comunitaria suponía un considerable aumento de la población sujeta a los derechos y obligaciones emanantes de los Tratados Fundacionales. Concretamente la Comunidad Económica Europea contaría con 329 millones de habitantes, por lo que era necesaria una reforma institucional y económica para la integración de los dos países ibéricos en la CEE. La adaptación de las estructuras y la producción agrarias españolas al sistema agrario común, la reducción de la cuota pesquera y la adaptación de las estructuras económicas españolas, fueron los temas principales en las sucesivas rondas de negociación. Los Gobiernos de Leopoldo Calvo-Sotelo, con quien España ingresó en la OTAN, y de Felipe González, condujeron las negociaciones con la Comunidad. Tras largas negociaciones, el presidente del Gobierno, Felipe González, firmó en Madrid, el 12 de junio de 1985, el Acta de Adhesión de España a las Comunidades Europeas.

Texto: Felipe González según Vicent Si hoy Felipe González se paseara a las tres de la madrugada por la Gran Vía de Madrid con la pinta que tenía cuando entró en el Congreso de los Diputados por primera vez, en julio de 1977, lo más probable es que la policía lo cacheara de espaldas con las manos en la pared. Felipe había iniciado su carrera política en la sacristía de la catedral de Sevilla, donde este joven inconformista se reunía con los obreros católicos de la HOAC, en busca de la justicia social, pero lentamente derivó desde este humanismo a un laicismo levemente airado cuya labor principal estaba destinada a que España cambiara de pelaje, un empeño que le llevó a la clandestinidad socialista. Cuando la democracia rompió aguas, en torno a este proyecto empezaron a aglutinarse aquellos muchachos de pana y de cineclub, los penenes de barba y trenca con trabillas, las chicas de poncho peruano [ ]. Cuando llegó a la Moncloa en octubre de 1982 las patillas de Felipe fueron ascendiendo desde la mandíbula hasta el lóbulo de la oreja a medida que se daba cuenta de la esencia del poder. Comenzó vendiendo ética como si fuera jabón fino de tocador y terminó fumando puros de Fidel Castro rodeado de gente corrupta, pero es innegable que durante el mandato de Felipe González España alcanzó definitivamente la modernidad. MANUEL VICENT, El País especial, n.º 10.000, 2004

Texto: La transformación de la sociedad española Un aspecto destacable es el cambio registrado en el terreno demográfico por su especial incidencia en otros aspectos económicos y sociales. España ha pasado de ser un país de emigrantes a ser un país de inmigración [...]. Este cambio ha venido propiciado por un desarrollo económico que, no sin traumas de la obligada reconversión industrial, ha llevado a España a consolidarse como uno de los primeros países europeos [ ]. En la actualidad, la esperanza de vida ha alcanzado los 80 años, una de las más elevadas del mundo, y la mortalidad infantil ha disminuido drásticamente [ ]. En el terreno de la educación es donde, posiblemente, se han alcanzado mayores logros, eliminándose prácticamente el analfabetismo y la discriminación de que venía siendo objeto la mujer [ ]. Todos estos cambios económicos y sociales, además de los que se han producido en materia de justicia, participación social, uso de nuevas tecnologías, etc., se han visto acompañados de variaciones en las estructuras familiares que, en la actualidad, exigen nuevos servicios de atención a mayores que viven solos y de cuidado de niños, con objeto de que sus padres puedan compatibilizar vida laboral y familiar CARMEN ALCALDE, El País especial, n.º 10.000, 2004