You are on page 1of 30

PLAIFICACIÓ

1.- ITRODUCCIÓ:

Si empezamos buscando en el diccionario “planificación” nos


dice que es la acción de “planificar”. Para aclararnos algo, seguimos buscando y
encontramos que “planificar” es “trazar los planos para la ejecución de una obra” o,
definición más aplicable a la labor que nos ocupa “Hacer el plan o proyecto de una
acción”
Lo de trazar un plan, un proyecto, una estrategia, parece quedar bastante claro. Pero
¿y la acción?, ¿a qué nos estamos refiriendo? Respuesta simplista: Entrenar a un equipo.
Bueno, pues sí….¿pero? ¿a qué equipo? ¿para qué? ¿con qué objetivos? ¿qué
contenidos? ¿qué metodología? ¿durante qué periodo?........
La importancia que una planificación correcta tiene en el éxito o el fracaso de la
acción a conseguir es vital. Un entrenador puede tener unos medios materiales y
humanos insuperables. Unos conocimientos grandes en materias como preparación
física, técnica y táctica, excelentes recursos psicológicos o dominar todas las técnicas de
enseñanzas habidas y por haber, pero precipitar su labor a un fracaso total si todos esos
ingredientes previos no se mezclan adecuadamente en la coctelera de la planificación.
CARACTERÍSTICAS DE LA PLANIFICACIÓN:

Toda planificación debe presentar las siguientes características:


· ÚTIL Y PRÁCTICA: Primera y esencial característica. No programamos de
cara a la galería, ni para quedar bien a los ojos del Director Deportivo del
Club ni por rellenar folios. La programación es un instrumento personalísimo
del entrenador. Su primera condición es que realmente le sea de utilidad.
· SECILLA: Característica esencial que debe cumplir la programación sobre
todo en entrenadores noveles. Una programación global o a medio o largo
plazo, afecta a infinidad de líneas de actuación, áreas específicas y multitud
de contenidos que, si en una primera instancia reflejamos en su totalidad se
puede convertir en un galimatías que no entienda ni el que la hizo.
· REALISTA Y ADAPTADA A UESTROS MEDIOS Y OBJETIVOS:
Partiremos siempre de un estudio reflexivo que nos deje claro desde donde
partimos y a donde vamos y con qué mimbres tenemos para trazar nuestro
camino.

· ORGAIZADA: Hacer una planificación en condiciones nos va a suponer


“horas de despacho”: Antes de iniciar la temporada, durante y al finalizarla.
El acostumbrarnos a trabajar desde el principio con esquemas, planillas,
planings mensuales y semanales, esquemas de entrenamiento diario, etc. dará
a nuestro trabajo un sentido que nos hará autovalorarnos, creer en lo que
hacemos y disfrutar con ello, Evitemos la “programación express” de esos
entrenadores que tras poner a correr a sus jugadores al inicio del
calentamiento, se hacen esa pregunta trascendental : ¿Qué hago hoy yo con
estos?
· GLOBAL PARA EL EQUIPO PERO IDIVIDUALIZADA PARA LOS
JUGADORES: La programación debe contemplar tanto la mejora global del
equipo como la del jugador considerado individualmente lo que redundará a
su vez en una mejora colectiva.
· FLEXIBLE, COTIUA Y ABIERTA: Algo que hemos creado nosotros,
no puede suponernos un corsé o algo que nos vaya a maniatar. Pruebas
objetivas o la simple observación nos pueden dar a veces pistas para sacar la
conclusión que lo mejor que puedes hacer con tu flamante planificación
es….tirarla a la basura y rehacerla de arriba abajo. Sin ponernos en ese
extremo, hay que tener muy claro que la planificación que realicemos
siempre estará abierta a modificaciones o ajustes que nos demande cada
momento. No planificamos en un momento puntual y ya está. Nuestra
planificación nos demandará una revisión continua.
· TEMPORALIZADA E SU JUSTA MEDIDA: Uno de las características
importantes de una planificación es especificar la temporalización de las
acciones previstas. Si diseño por ejemplo los contenidos técnicos que debe
trabajar mi equipo infantil durante una temporada, deberé evidentemente, tras
saber el ¿qué contenidos?, organizar el ¿cuándo? o ¿en qué orden o con qué
prioridad los trabajo?.
Ahora bien, eso no supone que yo, el 25 de agosto tenga planificados,
temporalizados y desarrollos las sesiones de entrenamiento y hasta los
ejercicios de cada una de ellas hasta el 30 de junio. Eso ya echaría por tierra
las características que hemos señalado:útil y práctica, sencilla y abierta y
flexible. Si yo tengo el desarrollo general de la temporada estructurado por
meses que voy desarrollando semana a semana cumpliré las premisas
anteriores y estaremos temporalizando en su justa medida.

2.-YA SOY ETREADOR: VOY A PLAIFICAR:


Nuestro amigo entrenador , orgulloso, con su título recién obtenido ha
recibido una oferta para la temporada que pronto se inicia. ¡ Por fin va a entrenar ¡
Vamos a recorrer con él el camino desde que recibe la noticia hasta que está ya metido
“en faena”. Esas dudas que tiene, las meteduras de pata y algunos aciertos que tendrá, es
lo mismo que nos pasó a todos los que un día quisimos entrenar a baloncesto.

Ya decíamos en la introducción, que hay que resolver o mejor dicho aclararnos sobre
unas cuestiones previas FUNDAMENTALES que nos darán las primeras pistas de
cómo vamos programar. Si no nos basamos en eso podremos hacer una planificación
preciosa pero absolutamente inútil e irreal. Estas cuestiones serían:
A) ¿Dónde me meto?: Es la primera cuestión a considerar. Mi trabajo puede
haber sido solicitado para ser realizado en alguno de estos niveles:
a.1) Una actividad extraescolar de ámbito colegial.
a.2) Una escuela deportiva.
a.3) Un equipo de base que hay que crear.
a.4) Un equipo de base ya creado.
a.5) Un equipo senior ya estructurado.
a.6) Un equipo senior por crear.

Diversos niveles que sin duda condicionarán los objetivos que vamos a marcarnos, los
pasos previos y los medios que tendremos en nuestro trabajo.

B) Mi equipo: Son los mimbres básicos con los que voy a trabajar. Sus
aspiraciones y posibilidades serán el eje de mi planificación. Poco tendremos
que hacer ahí al ser actividades de libre inscripción donde la competición, si la
hay, será para nosotros un recurso formativo más que un fin.
Si por el contrario mi trabajo empieza por crear o formar mi equipo
deberemos separar claramente si estamos hablando de un equipo de base o de
senior. Cuando hablamos de “peques”, quizás no haya que preocuparse
demasiado de las pruebas de selección. He estado en algún Club donde la
prueba que hacíamos para formar el equipo de minibasket era comprobar si el
niño ….. respiraba. Con eso nos valía. No teníamos posibilidad de ser más
exigentes. En la competición actual federada regional de equipos infantiles
masculinos, en el grupo considerado de élite, hay equipos que llevan 2 ó 3
jugadores que están ahí por que hay que tener 10 u 11 jugadores para afrontar
una competición.
No obstante, hay detalles que debo considerar para realizar una
planificación realista:
- Historial o trayectoria de cada jugador, sus aptitudes motrices y
específicas, datos médicos, así como su actitud y motivación.
- Su forma de juego y funciones que pueden desarrollar. Equilibrio
entre especialistas.
- Temporadas que estarán en esa categoría (1 ó 2 años)

- Distancia al lugar de entrenamiento.


- Otras actividades que desarrollan.
- Circunstancias personales. Posible apoyo familiar.
Si hablamos de la formación de equipos seniors, los condiciones son claros:

- Equipo de pueblo con la simple aspiración de hacer deporte y/o que este sirva
como vínculo relacional y ocupación del tiempo de ocio: Lo que haya y el que
quiera.
- Equipo de Club importante con aspiraciones: También están claros los
condicionantes: Posibles jugadores de cantera que puedan valernos y disponibilidad
económica del Club.

No obstante, en ambos casos hay datos a considerar para realizar nuestra


planificación: horarios de los jugadores, posibles desplazamientos al lugar de
entrenamiento, dedicación exclusiva (o profesional) o no, etc.

C) Normativa de la competición en la que voy a participar:


- Tipo de competición y calendario: Liga regular, concentraciones,
eliminatorias, play-offs, etc.
- Número de fichas que puedo hacer y número de fichas que quiero hacer
inicialmente. Jugadores “invitados”
- ¿Puedo posteriormente dar bajas y altas?
- Equipos participantes

D) Objetivos que pretendemos alcanzar: ¿Qué pretendemos conseguir?


El objetivo final o general se podrá conseguir mediante la consecución de
objetivos parciales. Es importante que los objetivos que nos propongamos sean
reales, alcanzables y que supongan un reto para el equipo.

E) Recursos humanos y materiales con los que queremos contar y con los que
podremos contar:

1) Recursos humanos
- Entrenador ayudante
- Preparador físico
- Médico
- Fisioterapeuta
- Psicólogo
- Encargado del material
- Delegado
- Recursos asistenciales

2) Instalaciones, material y otros recursos

- Horario disponible para entrenamientos y partidos


- Otras instalaciones alternativas: Otras canchas, gimnasio, sala de
pesas….
- Lugares al aire libre.
- Balones
- Materiales auxiliares: cuerdas, conos, aros, bancos, ……
- Equipaciones de juego, de calentamiento, de viaje….
- Pizarras, vídeo, petos….
- Organización de los desplazamientos

Evidentemente, el potencial del Club o la entidad donde estemos y sus recursos


económicos determinará los recortes o adaptaciones que deberemos hacer entre lo
querido y lo podido.

F) El factor tiempo: Fundamental como punto de partida en cualquier


planificación. Deberemos considerar el factor tiempo desde todas sus perspectivas:
- El tiempo global del que vamos a disponer para conseguir los objetivos que nos
marquemos y que puede ir desde un período olímpico a los tres meses de
contrato que le hacen a un entrenador para salvar a un equipo casi descendido.

-El tiempo que tenemos desde que tenemos por primera vez en la cancha a los
jugadores hasta el inicio de la competición.
-El tiempo que durará cada una de las fases que configuren la competición.
- El tiempo de entrenamiento mensual, semanal y diario del que disponemos.
- El tiempo que dedicaremos a cada tarea, a cada ejercicio.

3.- LA PLAIFICACIÓ GEERAL:


En esto de planificar deberemos empezar, en base al conocimiento y análisis de las
cuestiones previas explicadas en el apartado anterior, con el diseño de nuestra
planificación general donde reflejaremos los objetivos que nos marcamos y los logros
que esperamos conseguir.
Por eso de la sencillez que inicialmente debemos imprimir a nuestra planificación,
no vamos a extendernos en demasiados apartados y simplificaremos la cuestión. Años
de experiencia, observación de otros entrenadores, clinics y otros recursos nos irán
ampliando nuestras posibilidades de casi prever lo imprevisible. Para empezar puede
valernos lo que explicaremos a continuación.
Generalizando, podemos decir que formado nuestro equipo, conociendo los
recursos de los que disponemos y fijados los objetivos deberemos plasmar de forma
temporalizada aquello sobre que queremos que nuestros jugadores vayan conociendo,
desarrollando, consolidando o mejorando. A saber:

3.1.- Desarrollo de las habilidades motrices básicas y específicas o preparación


física.
3.2.- Trabajo técnico – táctico
3.3.- Aspectos psico-sociales: motivación individual y colectiva, integración del
grupo, asunción de roles……..
3.4.- Conocimiento de las reglas de juego: Trabajo fundamental si mi equipo es
benjamín (no saben nada) e importante si mi equipo es de ACB (cada temporada suele
haber cambios o modificaciones de ciertas reglas)

Y claro, ahora viene el meollo de la cuestión: ¿qué debo enseñar a una jugadora
infantil? ¿qué recursos tácticos necesita un equipo junior? ¿puede un jugador alevín
asimilar o no la técnica del tiro en suspensión? ¿puedo con un equipo cadete trabajar ya
con pesas? ¿cuándo meto en mi planificación general aquella zona press a todo campo

que me enseñaron en el último clinic al que asistí? Estas y muchísimas preguntas


parecidas nos rondarán la cabeza ante nuestro folio en blanco.
En cursos o clinic de este estilo, de los que me he tragado bastantes, encontramos
oradores que lanzan la piedra pero no corren a pararla. Evidentemente no podemos en el
tiempo que tengo asignado dar recetas mágicas que todo os lo resuelvan, pero sí
considero importante, sobre todo para los que menos experiencia tengáis en estas lides,
poner algunos ejemplos que nos indiquen por donde pueden ir los tiros. Esto que os
señalo a continuación está basado en eso que señalábamos antes: años de experiencia
preñados de muchos errores, lectura de muchos artículos, asistencia a clinics y
congresos, consejos de entrenadores experimentados, etc… Son reflexiones o directrices
personales que he impartido en otros cursos o trabajo personal que apliqué o incluso
estoy aplicando actualmente.

EMPECEMOS POR EL PRICIPIO: LAS HABILIDADES MOTRICES BÁSICAS


Imaginemos que llegan ya nuestras manos un grupo de niños y niñas que no sabemos por
qué milagro de la Naturaleza quieren hacer baloncesto. En ese momento, si de verdad quiero hacer
un trabajo serio y coherente debo plantearme unas CUESTIONES FUNDAMENTALES como:

¿Qué cosas les voy a enseñar?


¿Cómo se las voy a enseñar?
¿En qué momento?
Son numerosos los estudios que demuestran que en el desarrollo motriz adecuado de un
niño, las fases están muy definidas, que no se deben quemar etapas antes de tiempo y que no es
aplicable la “Ley de Cuanti”, esa que postula que “cuanti antes empiece, mejor jugador será”.
Resumiendo, que cada cosa tiene su momento.

Pero mira tú, que la realidad social es la que es. Quiero decir, lo que nos encontramos,
los que estamos en el mundo del baloncesto, es que el propio Club quiere tener equipo
prebenjamín y benjamín u oferta entre sus actividades la clásica Escuela de Minibasket para
¿deportistas de 5 ó 6 años en adelante?. ¿Qué hacemos pues? ¿Me voy de ese Club? ¿Me
encadeno a la canasta en aras de la psicología evolutiva? Quizás no tengamos que hacer nada de
eso si padres, directivos y yo mismo tengo paciencia, trabajo con sentido, sin obsesión de la
búsqueda de resultados y aprovechando la motivación de esos niños y niñas para realizar el trabajo
adecuado.

En el desarrollo motriz de un futuro jugador de basket, encontraremos


indiscutiblemente estos estadios o fases:

1.- Educación y desarrollo de las habilidades y destrezas básicas


2.- Introducción progresiva y adaptada a las habilidades específicas y conceptos tácticos
generales del deporte en cuestión.
3.- Trabajo específico técnico-táctico.

¿A qué edad cada fase? ¿Cómo las enseño? ¿Qué actividades o propuestas son las
correctas? ¡ Chico, esas son las preguntas del millón!. Podemos recurrir a lo que piensan multitud
de autores (muchos no coinciden entre ellos), basarnos en la psicología evolutiva (aunque cada
niño quizás esté en distinta fase de evolución), partir de unos tests previos de habilidades (seguro
que te encuentras con un grupo heterogéneo)…..entonces ¿qué c… hago?

DEFIIEDO:

Centramos la cuestión aceptando que ese grupo que nos llega para iniciarse en nuestro
deporte está entre los 6 y 9 años. No es fácil planificar el trabajo para ese abanico tan amplio de 4
años, pero si queremos ser realistas, quizás en tu Club o Escuela, el grupo de los más peques se
mueva por allí. Serían, utilizando la jerga baloncestística, los prebenjamines (6-7) y benjamines
(8-9). Indudablemente, si puedes separar los dos grupos, el trabajo sería más adecuado y menos
complicado, pero vamos a rizar el rizo y a meterlos todos en el mismo saco.
Como señalábamos antes sobre lo que primero deberemos incidir sería sobre las habilidades
motrices básicas. Pero ¿qué es eso?
Son las habilidades o capacidades de movimiento comunes en todos los
niños sanos durante su desarrollo : andar, correr, saltar, lanzar, golpear, etc.

Sobre estas habilidades básicas se irán desarrollando habilidades o aprendizajes motores


más complejos (habilidades específicas). De ahí la gran importancia de una correcto desarrollo de
esas habilidades en las primeras edades ya que sobre ellas se posibilitará que si durante los 5-7
primeros años de vida, desde el punto de vista motor, el niño adquiere de forma básica los
movimientos más fundamentales, durante los años siguientes, estabilizará, fijará y refinará esas
formas básicas a la vez que incorporará destrezas significativamente diferenciadas a las que ya
conocía.

PERÍODOS CROOLÓGICOS FASES DEL DESARROLLO MOTOR


APROXIMADOS

0 a 12 meses Movimientos reflejos

1-2 años Movimientos rudimentarios

2 a 7 años Habilidades motrices básicas

7 a 13 años Habilidades motrices específicas

+ de 13 Habilidades motrices especializadas

Centrándonos en las habilidades motrices básicas podemos considerar que esos


movimientos o habilidades estarán encuadrados en dos apartados:

1.- Movimientos que impliquen fundamentalmente el manejo del propio cuerpo


2.- Movimientos en los que la acción fundamental se centra en el manejo de objetos

Dentro de la primera categoría se encontrarían las tareas relacionadas con la locomoción (andar,
correr, cuadrupedias, reptaciones, saltos, giros, paradas, trepas, etc) así como las relacionadas
con el equilibrio estático y dinámico.
En la segunda categoría entrarían todas aquellas actividades que podemos llamar
manipulativas (llevar algo, golpear, lanzar, recepcionar, desviar, etc)
En ambas categorías deberemos considerar además que un segundo nivel de dificultad
sería la integración del niño con el espacio que le rodea y su relación y participación
junto a o con otros niños que colaboran en la tarea a realizar e incluso se oponen.

Simplificando aún más las categorías antes señaladas, siempre dentro de las
habilidades y destrezas básicas, conexionándolas además con el basket, podemos ya
señalar aquellas que deberemos considerar en nuestro trabajo:
ARRACADAS, DESPLAZAMIETOS Y PARADAS
SALTOS
GIROS
MAIPULACIOES Y LAZAMIETOS
RECEPCIOES

¿TA COMPLICADO ES ESTO DEL BALOCESTO PARA IÑOS


PEQUEÑOS?

La cuestión está en que si equivocamos nuestra metodología, planteamos tareas


sin sentido o inadecuadas a las capacidades del receptor de nuestra docencia, será
imposible enseñar bien.
Cualquier tarea motriz (para entendernos cualquier acción o movimiento) puede
ser: cerrada o abierta. Una “tarea cerrada” sería aquella en las que las condiciones del
entorno son estables, es decir nada debe influir ni positiva ni negativamente en la
ejecución del gesto deportivo. Ejemplos clarificadores: Gesto del levantamiento de
pesas de un halterófilo. Lanzamiento de peso. Salto de altura.

Vamos con las tareas abiertas. Serían aquellas como el tenis, lucha, boxeo,
esgrima, balonmano, fútbol, rugby, etc. donde la acción que ejecute el deportista está
condicionada por los cambios que se pueden producir en el entorno de la ejecución. El
deportista adaptará lo que va a hacer a lo que haga el contrario o el compañero, el
espacio donde se encuentre o la situación del momento. En la tareas abiertas, las
posibilidades que pueden darse son muy variadas y el deportista, normalmente
utilizando la visión o el tacto, reaccionará de una manera, otra u otra dependiendo de lo
que perciba en ese momento.

Vamos con el baloncesto. Pregunta de examen: ¿Es tarea abierta o cerrada?


Exacto, está claro que es una tarea abierta. Pregunta para nota: ¿Qué situación
durante un partido sería una tarea cerrada?
Respuesta: La ejecución de un tiro libre. ¡Claro! Ahí nadie debe estorbar ni
obstaculizar al lanzador. Este sabe lo que debe hacer y conoce que el entorno no va a
variar.
Si entendemos ya lo que son las tareas cerradas y abiertas, podemos pasar a
hablar de los tres mecanismos que influyen en la correcta realización de una acción
motriz. Sabiendo de su existencia y puestos de acuerdo en el tipo de tarea que es el
baloncesto, ya tendremos nuestra base teórica para enfocar correctamente nuestro
trabajo.
1.- Mecanismo de percepción: El deportista recibe una serie de estímulos simultáneos
que debe primero captar (vista, oído, tacto) para iniciar su procesamiento. Este
mecanismo le hará ver cuál es la situación del momento e incluso anticiparse a lo que va
a pasar.

2.- Mecanismo de decisión: De él depende en gran manera el éxito de la acción. Una


vez recibida la información previa de entorno, el chico decidirá cuál es la respuesta
motriz correcta o más correcta. En una palabra, decide lo que tiene que hacer.

3.- Mecanismo de ejecución: Percibido el entorno y decidida la respuesta, el


mecanismo de ejecución pone en marcha la realización del gesto o la acción que hemos
decidido hacer. Necesitaremos aquí los conocimientos técnicos del deporte en cuestión
para finalizar con éxito la acción. A veces podemos observar que un chico percibe
adecuadamente, decide hacer lo adecuado pero por falta de recursos técnicos o de fuerza
por ejemplo falla en la ejecución.
Desde el punto de vista práctico y aplicándolo a nuestros chicos,
debemos pensar que las tareas y actividades que les planteemos deben atender al
desarrollo de los tres mecanismos. Un trabajo excesivamente analítico o dirigido por el
profesor mediante estilos de enseñanza excesivamente rígidos hará que nuestros
jugadores se sepan la teoría pero no sepan aplicarla en situaciones reales de juego.
Podemos convertirlos en jugadores de “salón”

Poner a dos niños de 7 años frente a frente realizando sucesivos y académicos


“pases de pecho” no podemos tildarlo de aberración pero sí quizás de trabajo
incompleto. Sustituir ese ejercicio por el juego de los “10 pases” por tríos, o dos que se
pasa (como quieran) y otro intenta cortar será mucho más enriquecedor de cara al
futuro.

Otro ejemplo: Vamos a sustituir el ejercicio del jugador que cruza la pista
botando en línea recta hasta donde está situado su compañero al que entrega el balón
(trabajamos sólo mecanismo de ejecución) por intentar seguir las trayectorias variables
de un compañero que se desplaza sin balón sin que se rompa la cuerda imaginaria que
une a este con el botador. Sencillo ¿no?. Es cuestión de adaptar o variar un poco los
ejercicios clásicos que vemos realizar casi siempre.

COCRETADO:
Antes señalábamos como nuestra clasificación de habilidades motrices básicas la
siguiente:
- Arrancadas, desplazamientos y paradas.
- Saltos
- Giros
- Manipulaciones y lanzamientos
- Recepciones

ARRACADAS, DESPLAZAMIETOS Y PARADAS.

FUDAMETACIÓ TEÓRICA
Por definición, un desplazamiento sería toda progresión de un punto al otro del
espacio utilizando la acción corporal total o parcial para generar el movimiento.
Podríamos incluir como formas fundamentales de desplazamiento la marcha y la
carrera, aunque existen otras más básicas como serían el gateo o la reptación u otras
más específicas adecuadas a situaciones concretas como la trepa o la escalada.

En nuestros benjamines, evidentemente la forma general que más nos interesa


sería la carrera, aunque en relación con el basket deberemos considerar además:

- Las arrancadas o puesta en acción


- Los cambios de dirección y de ritmo
- La velocidad de ejecución.
- La distancia del desplazamiento
- Las paradas
- Los desplazamientos laterales y adelante – atrás
Pensemos en una acción de baloncesto: Cualquier situación comenzará desde
una situación estática o semiestática con una arrancada o puesta en acción seguida de un
desplazamiento recto (un contraataque), en curva (corte por zona), lateral

(desplazamiento defensivo) asociado quizás a cambios de ritmo o cambios


bruscos de dirección. Además, la velocidad del desplazamiento habrá que adaptar a
factores externos como los límites del campo de juego, la trayectoria del balón o del
compañero, la acción del atacante o el defensa, etc.

Vemos la necesidad de que nuestros chicos dominen el tema de los


desplazamientos pensando que un desplazamiento es algo más que el hecho de ir de un
sitio a otro. Desde el punto de vista funcional o utilitario en referencia al baloncesto, los
desplazamientos pueden buscar diferentes propósitos:
1.- Realizar la puesta en acción antes que el contrario.
2.- Llegar al punto de destino antes que el contrario, a la vez que el balón o antes, a la
vez o después que el compañero.
3.- Esquivar, engañar, interceptar o escaparse del rival.

De forma genérica, es muy importante señalar que los juegos de carrera con
esquivas o interceptaciones son tareas básicas para el desarrollo de estas capacidades.

No se trata a estas edades de enseñar una correcta técnica de carrera sino de


plantear actividades jugadas donde se trabaje el componente táctico y creativo de los
desplazamientos.

DATOS GEERALES:

• DÍAS DE ENTRENAMIENTO: Martes, jueves y viernes de 18 a 19,30 h.


• COMIENZO PRETEMPORADA: Jueves 2 de septiembre
• SESIONES DE ENTRENAMIENTO PRETEMPORADA: 19
• INICIO DE LA TEMPORADA OFICIAL: 16 de octubre (Previsión)

TEMPORALIZACIÓ GEERAL MESOCICLO 1:

SEPTIEMBRE:
- Sesiones : 13 (4 semanas y media)
- Dos microciclos (1 y 2)

• MICROCICLO 1 (8 sesiones – 2 para test y 6 de trabajo)


• MICROCICLO 2 (5 Sesiones)

OCTUBRE:

- Sesiones: 12 (4 semanas)
- Dos microciclos (3 y 4)

· MICROCICLO 3 (6 sesiones)
· MICROCICLO 4 ( 6 sesiones)

NOTA: HASTA AQUÍ, 29 DE OCTUBRE, 23 SESIONES DE TRABAJO

RESERVA DE TIEMPO DEL ETREAMIETO PARA PREPARACIÓ


FÍSICA MESOCICLO 1:

- MICROCICLO 1 (1 a 17 de septiembre): 50 minutos

- MICROCICLO 2 (21 al 30 septiembre): 35 minutos

- MICROCICLO 3 (1 al 15 de octubre): 25 minutos

- MICROCICLO 4 (19 al 29 de octubre): 20 minutos

COTEIDOS GEERALES PARA MESOCICLO 1:

- Resistencia aeróbica (continuo, continuo variable e intervalos)


- Fuerza general – Fuerza/resistencia y fuerza/rápida (autocarga, parejas,
balones, circuito)
- Fuerza en el pase - Fuerza/resistencia y fuerza/rápida (balones)
- Fuerza piernas - Fuerza/resistencia y fuerza/rápida (autocarga, parejas)
- Fuerza en lucha - Parejas
- Flexibilidad (individual y parejas – activo y pasivo)
- Velocidad desplazamiento (Con y sin balón)
- Velocidad de reacción
- Velocidad gestual

COTEIDOS GEERALES POR MICROCICLOS 1:

MICROCICLO 1
8 sesiones (50 m.)

- Datos y pruebas físicas (2 sesiones)


- Resistencia – Continuo y continuo variable
- Fuerza general - F/Re y F/Ra
- Flexibilidad

MICROCICLO 2
5 sesiones (35 m.)

- Resistencia – Continuo variable


- Fuerza de pase y fuerza de lucha
- Flexibilidad
- Velocidad de desplazamiento y reacción.

MICROCICLO 3
6 sesiones (25 m.)

- Resistencia – Intervalos
- Fuerza de pase, lucha y salto
- Flexibilidad
- Velocidad desplazamiento, reacción y gestual

MICROCICLO 4
6 sesiones (20 m.)

- Resistencia – Intervalos
- Flexibilidad
- Velocidad
- Sesión recuerdo fuerza.

Expongo a continuación un planning mensual donde de forma genérica se empieza a


desarrollar lo expresado en la planificación general. En este caso corresponde a las
primeras sesiones de pretemporada.
MESOCICLO 1 -- ½ SEPTIEMBRE 2004 – 1º MICROCICLO 8 SESIOES (del
2 al 17 de septiembre) SESIOES DE 50 minutos

LUES MARTES MIÉRCOLES JUEVES VIERES

1 2 3
Mentalización. A)1.- Test de
Entrega de ficha RD
para padres y 2.- Test de
carta. Primeros velocidad.
test: ABD,
SALTO Y B) Trabajo de
BURPE resistencia:
METODO
CONTINUO: 20
m.

6 7 8 9 10
CC: 15 + 15 CC: 10 + 15 + CC: 15+15+10
Calentamiento 10 Calentamiento
Fuerza general Calentamiento Fuerza general
individual Flex indiv. parejas

13 14 15 16 17
Continuo variable: Continuo Continuo
10 + 10 + 10 variable: 20 variable: 30
(esfuerzos de 15” (esfuerzos de (esfuerzos de
– 20” y 30”) 20” – 35” y 40”) 20” – 35” y 40”)
Fuerza de salto y Flex. Parejas Fuerza de salto y
pase CC: 10 m. pase

Nº entrenos: 13

Por último y descendiendo al penúltimo escalón muestro una ficha de la primera sesión
de entrenamiento del microciclo antes referido y que está plasmado en la planificación
general:

SESIÓN Nº: 1 FECHA: 2 de septiembre


INSTALACIÓN: Pabellón cubierto OBJETIVO: Primera toma de contacto.
Mentalización. Entrega de ficha para padres
y carta. Primeros test

DURACIÓN: 50 m. MATERIALES: Cartas y fichas de recogida


de datos. Cinta métrica. Cronómetro

JUGADORES AUSENTES: Ninguno

OBSERVACIONES: (A rellenar durante o después de la sesión)

DESARROLLO:
• Presentación y mis funciones
• Mentalización:
- Objetivos de la preparación física
- Su importancia en la pretemporada.
- Saber sufrir.
- Evitar quejas, malos gestos.
- La necesitamos para nuestro sistema de juego
- Test. Trabajo individual para el que lo necesite.
- Traer otras zapatillas.
- Traer agua
• Entregar carta a padres y ficha de datos a rellenar por estos.
• EMPEZAR LOS TESTS

1.- Prueba de abdominales


2.- Test de salto
3.- Test de Burpe

4.- DE LA PLAIFICACIÓ GEERAL A LA SESIÓ DE


ETREAMIETO

La realización de una planificación general no dejaría de ser una declaración de


intenciones sobre lo que queremos conseguir en un espacio largo de tiempo, lo que
algunos autores llaman macrociclos (pueden ser de 1, 2 3…años). Pero esa planificación
estaría incompleta y sería de difícil aplicación y control si no la fuéramos desglosando
en apartados o espacios de tiempo más reducidos (mesociclos y microciclos).
Tendremos por lo tanto que recurrir a diferentes planteamientos temporales:
· Temporada. Ciclo anual comprendido por la pretemporada y la temporada oficial
de competición. Posteriormente entre temporadas se encuentra el periodo
descanso y/o descanso activo
· Bloque trimestral, bimensual o mensual de entrenamiento. Ciclo de varias
semanas .
· Semana de entrenamiento. Ciclo de 6/7 días entre dos competiciones oficiales.
· Media semana de entrenamiento. Ciclos de 2/3/4 días existentes entre dos
competiciones o partidos oficiales.
· Doble y triple sesión de entrenamiento diaria. Es el entrenamiento diario
fraccionado o plurientrenamiento
· Sesión de entrenamiento diaria. Equivalente a un entreno, con 24 h de
recuperación y/o una recuperación nocturna entre cada entreno. circadiano).

4.1.- CLASIFICACIÓ DE LAS SESIOES DE LOS ETREAMIETOS.


El entrenamiento es un todo con múltiples efectos y orientaciones que se dan de
forma simultánea y sucesiva, con el objetivo de mejorar el juego.
Será necesario entonces hacer las diferentes clasificaciones para en cada caso
diferenciar los efectos de cada entrenamiento.
SEGÚN SU INTENSIDAD.
· Fuertes. Sesiones muy activas. Nivel máximo. Se entiende que se realiza un gran
desgaste cognitivo, físico o de ambas capacidades.
· Semifuertes o semiactivas. Idem que las anteriores con demandas de nivel medio.
· Regenerativas o reposo activo. Nivel bajo o muy bajo.
· Recuperación pasiva y descanso. La recuperación forma parte del entrenamiento y es
tan importante como las anteriores. Se entiende que esta recuperación implica
ausencia de actividad por parte del jugador.

Se trata de acelerar la recuperación, eliminar la fatiga lo más rápidamente posible


utilizando las siguientes terapias: descanso, ducha, baño, hidromasaje, sauna,
relajación, y sueño.
SEGÚN EL NÚMERO DE PARTICIPANTE.
· Individuales. Sesiones específica por circunstancias que así lo requieren como
pudiera ser para homogeneizar el grupo, después de lesiones, o por ciertas
deficiencias que hay que trabajar de forma muy precisa.
· Grupales. Parte de los componentes de la plantilla. Con pudiera ser jugadores que
no han participado en el partido, trabajo por grupos de líneas de juego o roles
específicos, etc.
· Colectivas. Totalidad de los componentes de la plantilla. Es la sesión más
normalizada.

4.2- ESTRUCTURACIÓN Y PROGRESIÓN DE LAS SESIONES DE


ENTRENAMIENTO
La estructuración está fundamentada por el carácter o dirección del entrenamiento
debido a:

· Periodo de la temporada. Grandes ciclos.


· Enfoque del entrenamiento. Etapa en que se encuentran y objetivo a conseguir.
· Referencia de la anterior y siguiente competición.
· Nivel de los jugadores en cuanto a su cualificación.
· Infraestructura a emplear. Material, tiempo disponible, etc.

La progresión en cuanto a la exigencia de la carga se realiza a través de:

· Volumen general del entrenamiento (sesiones/fracciones).


· Dificultad de la tarea.
· Intensidad de la carga.
· Recuperación.

4.3- PARTES DE LA SESIÓ DE ETREAMIETO


Utilizaremos una terminología común para mejor comprensión de las partes de cada
sesión del entrenamiento para su análisis.
Parte Inicial.
Parte Principal.
Parte Final.
PARTE INICIAL.
Se realiza el calentamiento físico y mental en función de la parte principal de la
sesión(previamente explicado). La motivación y los incentivos de carácter general al
grupo son ayuda para abordar con mayor atención y concentración la sesión. Las
consignas individuales de animo e incentivo particular por parte del entrenador a los
jugadores pueden ayudar a conseguir el estado óptimo para el entrenamiento.
PARTE PRINCIPAL.
Es la parte troncal más importante de la sesión, pretendiendo aumentar la capacidad de
rendimiento total de los jugadores, facilitando su adaptación gradual al entrenamiento.
Aprovecharemos los primeros minutos que los jugadores se encuentran más frescos
física y mentalmente para poner en practica mediante los ejercicios principales la parte
más compleja de la sesión, que suele ser la parte referente a táctica y/o estratégica
colectiva en situaciones de equivalencia numérica.
Debemos de tener programados en cada sesión ejercicios para aplicar alternativamente
que se realizaran en la recuperación activa entre ejercicios principales de carga física y
mental alta. Estos ejercicios se caracterizan por su brevedad y poca exigencia física y
mental, siendo sobre todo de repetición buscando la automatización.
PARTE FINAL.
Se realizará una vuelta a la calma y reducir los aspectos de naturaleza
condicional, coordinativa y mental, pudiéndose realizar algún juego competitivo de
poca exigencia, que ayuden a fomentar la colectividad y cohesión del grupo, y que
favorezcan al proceso recuperativo general. En categorías de inicio es importante que se
marchen a casa tras realizar algo que les guste.
En jugadores de más edad es recomendable la realización de estiramientos que
facilitan la recuperación. También puede ser el momento de reafirmar ciertos aspectos
de estrategia y táctica colectiva por parte del entrenador de forma verbal o realizar una
breve evaluación de lo que hemos trabajado, hablar del próximo partido, recordar
aspectos del entrenamiento “invisible”, etc.
Finaliza esta parte, el entrenador y sus colaboradores harán una EVALUACIO
de la sesión realizada

4.4- DISEÑO DE LA SESIÓ DE ETREAMIETO E CUATO AL ORDE


DE LOS EJERCICIOS.

Se diseña la sesión de menor a mayor dificultad.


Es muy común realizar el diseño de los ejercicios de la parte principal de menos a más
complejos en su doble vertiente de ataque y defensa con el siguiente orden:
- ejercicios individuales de técnica.

- ejercicios colectivos de técnica.

- ejercicios tácticos de superioridad/inferioridad numérica.

- ejercicios tácticos grupales y posteriormente colectivos.


- ejercicios de estrategia colectiva.

- situaciones finales de partido (mayor demanda de fatiga cognitiva y/o física).


- situaciones especiales.

Julián Galindo Carbonell.


Marcos Molina Molina.
Entrenadores Superiores de Baloncesto.
Licenciados en Educación Física.
Planificación de Baloncesto

1. Elaboración de un proyecto deportivo.

2. Entrenamiento deportivo.

3. ¿Qué medios tenemos para entrenar?

4. Programación por períodos.

Elaboración de un proyecto deportivo.


Todo entrenador necesita crear un proyecto deportivo para su institución, es decir,
tener claridad y orden en el planteamiento de los objetivos, desarrollando su trabajo
dentro de un contexto en el cual todos saben qué es lo que se quiere lograr.

La elaboración de un proyecto abarca no solamente la faz deportiva sino también la


faz social en donde se incluyen a todas las personas que conforman el grupo de
Baloncesto, jugadores, padres, subcomisión, dirigentes.

Todos sabrán cómo piensa el entrenador, qué es lo que quiere lograr, cómo va a
desarrollar su trabajo. No hay que ser pesimistas, ni tampoco prometer cosas que no
vamos a poder cumplir, simplemente, hay que ser realistas con las circunstancias del
club, posibilidades de desarrollo, etc.

El proyecto deportivo surge del análisis de la situación:

Material humano que se tiene.

Elementos a disposición.

Infraestructura.

Circunstancias de institución.
Entrenamiento deportivo.

La Teoría y Metodología del Entrenamiento Deportivo en sus contenidos académicos


y científicos, desde hace muchos años ha estado abordando en sus publicaciones un
aspecto que relaciona los diferentes tipos de preparación deportiva, nos referimos a los
aspectos fundamentales de la preparación del deportista. Este concepto ha tratado de
abordar todos aquellos contenidos que debe recibir un deportista no sólo en su ciclo
anual de preparación, sino también durante su vida deportiva.

Los aspectos de la preparación del deportista refieren los siguientes:

La preparación física (general y especial).

La preparación técnica.

La preparación táctica.

La preparación psicológica (moral y volitiva).

La preparación teórica (intelectual).

¿Qué medios tenemos para entrenar?


Los medios de entrenamiento son el conjunto de actividades que realizan los
jugadores para alcanzar los objetivos previstos en la planificación. Los medios están
formados, fundamentalmente, por los ejercicios físicos que se realizan en los
entrenamientos y la competición. Podemos distinguir dos clases diferentes de medios de
entrenamiento: medios específicos y medios básicos.

• MEDIOS ESPECIFICOS

Son aquellos que se desarrollan en un contexto semejante al de la competición.

Este tipo de cargas tiene una incidencia completa en todos los factores de
rendimiento. Constituyen el mejor medio para incrementar el rendimiento de jugadores
y equipos al estimular el sistema, en las mismas condiciones en que será requerido en la
competición. Centrándolos en los factores físicos, el entrenamiento específico es, por sí
mismo, el mejor estímulo para la mejora de las cualidades físicas específicas.

• MEDIOS BASICOS

Son todos aquellos que se desarrollan en condiciones ajenas a las propias de la


competición. Tienen una orientación más definida que los medios específicos, puesto
que inciden prioritariamente sobre algún factor concreto de rendimiento.

Si hacemos referencia a las cualidades físicas relacionadas a las cualidades físicas


relacionadas con el baloncesto, que fundamentalmente son:

• Velocidad de reacción.

• Capacidad de aceleración y velocidad gestual (cambios de ritmo,


dirección, etc.)

• Fuerza explosiva, elástica explosiva y reflejo-elástico-explosivo.

• Resistencia a la velocidad, a la fuerza explosiva y resistencia de media y


larga duración ante esfuerzos intermitentes, parece que los estímulos
específicos son insuficientes para garantizar las necesidades propias de
una temporada o de la vida deportiva de los jugadores. Es necesario
someter a los mismos a cargas básicas condicionales teniendo en cuenta
lo siguiente:

• La resistencia aeróbica de baja intensidad sólo puede ser tratada con el


objetivo de recuperación o tras períodos de larga duración. Aunque
también debe ser considerada muy importante en el trabajo con jugadores
de categorías inferiores, como mini-basket o infantil.

• La resistencia mixta por medio de esfuerzos intermitentes medios –


cortos, y con cambios de ritmo, es una carga básica eficaz,
fundamentalmente a partir de la categoría cadete.

• Estímulos de fuerza con cargas elevadas y máximas son necesarios para


aumentar las capacidades de energía rápida y para evitar lesiones
articulares.

• La flexibilidad específica es tanto una cualidad de rendimiento, como de


recuperación y cuidado ante lesiones.

Respecto de la fuerza, ocupa un lugar central ya que la mayor parte de las acciones
relevantes para el resultado son de alta y muy alta intensidad (desplazamientos,
lanzamientos, saltos y paradas, arrancadas, situaciones de oposición y contacto). En
cuanto a la resistencia, el trabajo específico, siempre que se garanticen los niveles de
intensidad propios de la competición, y se prolongue adecuadamente es un estímulo
muy adecuado para la resistencia específica.

Respecto de la velocidad, la eficacia no depende de la capacidad para desplazarse lo


más rápidamente posible, sino de la capacidad para ajustar la velocidad / el ritmo de las
conductas a la situación de juego. En otras palabras, la velocidad depende, siempre que
estén garantizados los mecanismos de aporte rápido de energía -fuerza-, de los factores
informacionales –toma de decisión- y de la calidad de los ajustes motores.

Por consiguiente, la velocidad en el baloncesto se desarrolla mediante el


entrenamiento específico. El entrenamiento básico de esta cualidad sólo se orienta hacia
la adquisición de fuerza y la mejora de calidad de los factores motores.

En general, podemos decir que a medida que avanza la temporada aumentan los
medios específicos a utilizar y disminuyen los medios básicos, de la misma manera que
a medida que tenemos jugadores más formados será necesario utilizar medios más
específicos.

Programación por períodos.

Principios generales a aplicar en la programación:

• Las cargas generales no suponen un estímulo significativo en la adaptación de


los deportistas de élite, y sí en los jugadores en formación. El corto período
preparatorio imposibilita las propuestas de largas ondas adaptativas de este tipo
de cargas.
• La acumulación de cargas físicas de orientación específica, en cortos períodos de
tiempo, provocan efectos adaptativos rápidos, ya que producen efectos
complejos sobre todos los factores de rendimiento.
• Durante los largos períodos de competición, las programaciones se diseñan en
microestructuras, coincidentes con las semanas de entrenamiento en su mayoría,
que agrupan las fases de carga, competición y recuperación de forma cíclica y
repetitiva, con pocas modificaciones, a lo largo de todo el período.

Gracias a esta microestructuración de las cargas, conseguimos el mantenimiento del


estado de forma a lo largo de toda la temporada.

En el baloncesto, la periodización de la temporada se suele dar en las siguientes fases:

• PRETEMPORADA

Anterior al inicio de la competición, de duración relativamente corta, cuyo objetivo


fundamental es la adquisición del nivel de adaptación individual y colectivo que permita
iniciar con el rendimiento esperado.

• TEMPORADA

Período muy largo cuyos objetivos se concretan en el mantenimiento y en la


optimización del estado de forma para el logro de los rendimientos previstos.

• TRANSICION O DESCANSO ACTIVO

Orientado hacia la recuperación de los efectos de la competición.

PRETEMPORADA

La pretemporada es el período previo al inicio de la competición, con una duración


entre 6 y 9 semanas, cuyos objetivos fundamentales son:

• Conseguir un alto nivel de rendimiento del equipo al inicio de la temporada.


• Adquirir un estado de forma individual que permita satisfacer las necesidades de
juego del equipo.
• Continuar el proceso de desarrollo individual de los jugadores.

¿Qué consideraciones hay que tener en la pretemporada?

Los jugadores más experimentados, gracias a los procesos de adaptación a largo plazo,
no necesitan ni cargas generales ni largos períodos de adaptación. Los jugadores
jóvenes, tienen una mayor disponibilidad a someterse a cargas más generales,
coherentes con sus necesidades de desarrollo.

Las cualidades físicas a trabajar durante la pretemporada serán fundamentalmente la


resistencia orgánica, la flexibilidad, la fuerza-resistencia, la fuerza máxima, factores de
velocidad, coordinación, equilibrio y agilidad. A medida que progresamos en la
pretemporada deberemos centrarnos exclusivamente en la resistencia específica, fuerza
rápida y explosiva y velocidad.

La pretemporada, se puede dividir en los siguientes períodos:

• PRIMER PERIODO
De 3 o 4 días de duración, su objetivo es iniciar las adaptaciones biológicas a las cargas
de entrenamiento. Las cargas son fundamentalmente físicas, y orientadas hacia la
resistencia aeróbica, la fuerza resistencia (circuitos, autocargas, ejercicios globales) y la
flexibilidad.

• SEGUNDO PERIODO (4-5 semanas de entrenamiento)

Los objetivos de este período se centran en:

• Conocer los objetivos, estrategias y las tácticas básicas del equipo.


• Adquirir / recuperar los patrones de la motricidad específica y sus
ajustes.
• Adquirir el nivel adaptativo físico específico que requiere cada deporte.
• Adquirir la reserva condicional para el período de competiciones.

Los medios que se utilizan son básicos y específicos, con una mayor frecuencia de los
primeros sobre los segundos. Durante todo este período predomina el volumen sobre la
intesidad.

TECNICA: las cargas motrices básicas son muy frecuentes. Se deben elaborar a partir
de la lógica interna del baloncesto. Se utilizan a modo de cargas de contraste y
transferencia en relación a las cargas físicas y forma parte de la mayor de los
calentamientos.

CONDICION FISICA: en el baloncesto, podemos observar una clara tendencia hacia


las manifestaciones de la fuerza rápida:

• Las manifestaciones de fuerza ocupan la mayor parte de los


entrenamientos de orientación física.

• En el caso de equipos de base, como cadetes, el trabajo de fuerza irá


fundamentalmente dirigido hacia un desarrollo de la resistencia muscular,
del trabajo de fuerza-resistencia. En el caso de equipos de categorías aún
inferiores, este trabajo de realizarse con mucha precaución y no será
prioritario.

• La mayor parte de las cargas se orientan hacia el tren inferior, puesto que
suelen soportar la mayor parte de las conductas de competición.

• Las cargas de fuerza evolucionan, dentro de los márgenes propuestos,


primero hacia un aumento de la magnitud de la masa a desplazar,
intentando mantener unos mínimos de velocidad, para pasar después a
desminuir la carga e incrementar la velocidad, aproximándose a la
estructura de movimiento de la competición.

• Las cargas básicas de fuerza se complementa con el trabajo de técnica, de


forma que vayan adquiriendo los ajustes precisos para los movimientos
de la competición.

Respecto de las cargas de resistencia, su diseño tiene las siguientes características:

• Las cargas no específicas orientadas hacia la mejora de la resistencia son


pocas, y los ejercicios deben estar estructurados de forma semejante a la
lógica interna del baloncesto. En general, los ejercicios son de intensidad
variable (medio-alta y alta), interválicos de corta duración y con pausas
cortas.

• Los ejercicios para la mejora de la motricidad específica, especialmente


los desplazamiento y la combinación con otros elementos, son un
excelente estímulo para la resistencia.

• Las cargas específicas son, evidentemente, la mejor propuesta para la


mejora de la resistencia específica y el retraso en la aparición de la fatiga.

• La evolución de las cargas de resistencia se produce automáticamente por


el incremento de las cargas específicas en la segunda parte de este
período y la desaparición de las cargas básicas.

• En el caso de equipos de base con jugadores en formación, debemos


prolongar aún más el desarrollo de la resistencia.

Las cargas específicas son menos frecuentes y de menor duración en las primeras 2-3
semanas, para pasar a una mayor frecuencia y mayor duración en las últimas 2 semanas.
En esta segunda fase, las cargas específicas son de mayor volumen que las propias de la
competición para estimular los mecanismos que retrasan la aparición de la fatiga
específica.

En la última parte de este período, es conveniente la celebración de algún partido de


competición, aún en condiciones de fatiga acumulada, que permita poner en práctica los
aprendizajes adquiridos y evaluar el grado de eficacia de los mismos.

• TERCER PERIODO.

Este período, de 2-3 semanas de duración, tiene como objetivos adecuar las
adaptaciones individuales adquiridas a las necesidades de la competición, adquirir el
nivel de juego del equipo y adquirir las inercias de carga, competición y recuperación
propias de período competitivo.

Este conjunto de objetivos se consigue mediante una modificación de las magnitudes de


la carga, tales como:
• Disminución del volumen general del trabajo.

• Disminución de las cargas básicas e incremento de las específicas.

• Las cargas básicas se orientan fundamentalmente a la fuerza en las


manifestaciones propias de la competición, incidiendo en el componente
de la velocidad (la velocidad en la realización de las conductas de
competición es una cualidad compleja y resultante de la actuación del
resto de los factores de rendimiento, por lo que su mejor estímulo se
produce en los entrenamientos específicos).

• Se realizan varios partidos de competición para ajustar las relaciones del


complejo de factores de rendimiento y su evaluación.

TEMPORADA.

La programación de las cargas exige un análisis previo del calendario, del sistema de
competición, de las diferentes competiciones en las que se participa, de las pausas
competitivas. Este análisis permite la selección de los momentos de la temporada en los
que se requiere un mayor nivel de rendimientos y de aquellas otras fases de competición
de menor relevancia.

Es necesario estructurar las cargas en pequeñas unidades de programación, que se


repiten de forma semejante a lo largo de todo el período. La curva de intensidad y
volumen irá fluctuando con el objeto de obtener los momentos de máxima forma en
aquellos partidos que más nos interesen.

Las cualidades físicas propias de este período serán prácticamente las mismas que se
trabajan al final del período de pretemporada: resistencia específica, fuerza rápida,
fuerza explosiva y velocidad.

Las circunstancias que se presentan a lo largo de la temporada son muchas. De


cualquier manera expondremos las más frecuentes:

• Cuando en uno o dos micirociclos no hay competición, además de


proporcionar día de descanso, debemos aprovechar para desarrollar
sesiones intensas desde el punto de vista físico, especialmente de fuerza
explosiva, elástico-explosiva y resistencia, para garantizar el
mantenimiento de los niveles de eficacia en las manifestaciones de la
competición.

Los jugadores que participan menos en la competición pueden incrementar las cargas
con el fin de mejorar el desarrollo individual.
• Modificar esporádicamente la estructura básica de la semana, tiene
efectos positivos en la dinámica del grupo y en los factores psicológicos
de los jugadores.

• Conforme avanza la temporada, las cargas básicas de mejora


desaparecen, permaneciendo exclusivamente las cargas específicas, de
intensidad propia, y las de recuperación.

Marcos Molina Molina.

Doctor en Pedagogía.

Licenciado en Educación Física.

Entrenador Superior de Baloncesto.