You are on page 1of 8

PROPUESTA

DE VOCERÍA
2016

E

Introducción

l movimiento estudiantil chileno, luego de la dictadura,
se ha levantado con fuerza por la consolidación de
la educación gratuita, el fin al lucro y la democracia
dentro de las universidades. En este largo ciclo de luchas
no han sido solo las universidades tradicionales las que se
han hecho presente, sino que las multitudinarias marchas
y las discusiones han sido copadas por el estudiantado de
instituciones privadas.
Es evidente que las universidades privadas son el espacio
donde confluyen los/as estudiantes más vulnerados por el
sistema. Aquí han encontrado una oportunidad para superar las condiciones de precarización que vive el pueblo
de Chile. Sin embargo, la ilusión de las familias excluidas
del país no ha sido resuelta, por lo que han tenido que
endeudarse para poder estudiar.
Es así como los/as estudiantes chilenos/as se han levantado.
Desde el 2011 se fortaleció más el movimiento estudiantil,
proceso que llevó al ingreso de estas universidades a la
Confederación de Estudiantes de Chile. Este período marcó
la escena nacional, puesto que no solo se puso sobre la
mesa la educación gratuita, sino una demanda que apostaba
a terminar con el lucro en la educación, situación que nos
enfrentaba de cara al modelo, poniendo en jaque una de
sus lógicas de acumulación.
Así, al calor de la lucha por una educación distinta, es que
crecimos y nos fortalecimos. De esta manera, es que como

movimiento estudiantil conocimos nuestras capacidades y
comprendimos que sin organización no lograríamos conseguir las victorias necesarias para cambiar la educación
en Chile.

De las problemáticas en la educación

L

a educación en nuestro país está en crisis. A pesar de la
disposición legal que prohíbe el lucro en las instituciones
de educación superior, hemos visto que esto de facto
no se ha respetado. Los empresarios de la educación siguen
robando a destajos, llenando bolsillos a través de empresas
conexas, becas y créditos y un sin número de actividades
que han utilizado para llevar su propósito a cabo. De esa
manera, el estudiantado sigue financiando a los privados,
pagando por una educación paupérrima, y complicando la
dignidad de las familias por la posibilidad de asegurarse
un futuro profesional. Y mientras sigue la precarización de
las familias, de las universidades y del estudiantado en
general, nos prohíben participar, ejercer una verdadera
democracia dentro de nuestras universidades, fortalecer
la comunidad y construir un panorama educativo distinto.
Pero el panorama es más monstruoso aún. No se trata solo
de vernos precarizados/as, sino que además, de manera
grotesca, se fortalece el mercado educacional, se ponen
sobre la mesa los intereses monetarios del empresariado
chileno, robusteciendo sus bolsillos a costa de nuestra
educación y futuro.

N

¿Por qué la central a la vocería?

uestra universidad no ha mirado de lejos el proceso.
El 2011 nos articulamos para echar al empresariado
de nuestra universidad, nos pusimos firmes, evitamos
el abuso y sacamos a los mercenarios de nuestra casa de
estudios. Asimismo aportamos al movimiento estudiantil
en el ámbito nacional, ingresamos a la CONFECH y nos
propusimos construir organización

Hemos resistido los golpes del modelo educacional. Nuestra
universidad no solo intentó ser vendida a los empresarios,
también se vio afectada con la expulsión de estudiantes
que luchaban por una educación distinta. Intentaron burlarse de nuestros compañeros y compañeras centralinos/
as falsificando actas, cerrando carreras y corrompiendo la
estructura de sus académicos/as. Pero resistimos. Dimos
la pelea como movimiento estudiantil. A la par de estos
ataques, se llenaron las asambleas, se discutió política y
se abrieron espacios.
Hoy en día el gobierno nos deja sin gratuidad, como a miles
de estudiantes en el país. La universidad central concentra,
aproximadamente, un 74% de estudiantes que estudian
con beca y créditos, sin embargo, los requisitos elitistas del
gobierno, que ha profundizado el mercado y precarizado la
educación, despoja a nuestros/as compañeros y compañeras
de la posibilidad de estudiar gratis. Pero hay algo claro, no
permitiremos que esto siga así.
Es menester mencionar las condiciones internas respecto a

la democracia existente en los órganos de representación
estudiantil de nuestra universidad. Los/as estudiantes de
nuestra universidad hemos construido, muchas veces de
cara a la represión institucional, una aparato de representatividad importante, en el que los plenos y consejos de
presidentes funcionan regularmente en sus sesiones y el
quorum que este requiere. De esta manera es que consideramos que esta base nos ha preparado para ejercer la
vocería de manera democrática y representativa, dándole
vida a las decisiones democráticas y con propuestas.
A su vez es nuestra intención participar y fortalecer las organizaciones y agrupaciones que se han conformado por
estudiantes y actores de la educación para defender sus
derechos. Porque entendemos la educación como un derecho social, y comprendemos que no hay forma de sacar
al mercado sin fortalecer cada espacio.
Como Federación de Estudiantes de la Universidad Central
de Chile tenemos el apoyo de nuestros/as compañeros/as
para ser quienes representen a las universidades privadas
dentro de la Confederación. La convicción nuestra es grande,
trabajaremos incansablemente por las demandas de nuestra
gente, que no es solo el/la centralino/as, sino también los/
as estudiantes más precarizados de Chile.

E

Proyecciones

ste año la educación va a ser uno de los ejes centrales
de discusión en el país. Las definiciones que salgan
serán determinantes a la hora de pensar la educación
dentro de los próximos 10 años, a lo menos. Se verá demostrada la incapacidad del gobierno para darle soluciones
a la problemática de la educación específicamente, y las
demandas del movimiento social en general.
Es por esta razón que tenemos que estar en pie de lucha.
Nuestro deber como dirigentes/as estudiantiles es trabajar
por nuestros compañeros y compañeras. Fortalecer los
espacios de discusión y conducir de buena forma al movimiento estudiantil.
Si por algo se ha caracterizado la lucha por la educación
en Chile, es por su tenacidad, su entrega y compromiso.
Los/as estudiantes de nuestro país no se dejarán vencer.
Es momento de pasar a la ofensiva. Por esta razón es que
el 2016 tiene que ser un año de movilización nacional, de
coordinación de las demandas y de propuestas para mejorar
nuestra educación.