You are on page 1of 2

Recetas ante la Incertidumbre 

Fiel  a  su  cita  anual,  el  Foro  de  Davos  ha  reunido  entre  el  20  y  el  23  de  enero  a  los  ricos  y 
poderosos,  para  debatir  los  grandes  temas  que  marcan  la  agenda  global.  Algunos  de  corte 
económico, como la baja inflación, o el hundimiento del precio del petróleo y la disminución 
de  la  cotización  de  las  materias  primas.  Otros  con  un  enfoque  más  amplio,  como  la  crisis  de 
refugiados europea o la expansión del terrorismo. 
Para  que  la  conversación  esté  animada,  el  mes  de  Enero  se  ha  dedicado  a  multiplicar  la 
incertidumbre, con la economía China arrojando oscuras sombras sobre las perspectivas de la 
economía  global,  y  varios  agoreros  agitando  fantasmas  de  una  nueva  gran  crisis,  entre  ellos 
George Soros. Claro que también dijo que la crisis de deuda griega iba a desatar otro período 
de profunda recesión, y al menos en aquella ocasión se equivocó. 
En  cualquier  caso,  en  momentos  de  incertidumbre,  prestar  oídos  a  quienes  se  dedican  a  la 
especulación  financiera  no  parece  una  receta  recomendable.  Más  bien  parecería  más 
adecuado echar el ancla en terreno más firme, para evitar que nos arrastren cantos de sirenas. 
La globalización ha complicado eso de buscar terrenos firmes. Todo está conectado con todo, 
en  una  ecuación  muy  compleja,  de  forma  que  es  muy  difícil  sacar  conclusiones  lineales. 
Cuando los aviones se estrellaron en 2001 las Torres Gemelas, no era difícil adivinar que eso 
abriría  una  nueva  etapa  en  la  presencia  militar  de  USA  en  el  Golfo  Pérsico.  Pero  muy  pocos 
podríamos  haber  predicho  que  15  años  después  Europa  afrontaría  una  grave  crisis  de 
refugiados  como  consecuencia  de  aquel  suceso,  y  los  desequilibrios  que  se  han  derivado 
posteriormente de las intervenciones militares en la zona. 
Ahora  mismo  nadie  sabe  muy  bien  qué  repercusiones  va  a  tener  la  situación  por  la  que 
atraviesa la economía en China. O por cuánto tiempo se van a mantener los precios actuales 
del petróleo y otras materias primas. O los tipos de interés próximos a cero. O quién ganará las 
elecciones en USA. O cómo evolucionarán en esta década las democracias en Latinoamerica. O 
sin ir más lejos, qué gobierno saldrá este año del sudoku electoral en España… Menos todavía 
cómo van a reaccionar los mercados, que muchas veces son manipulados por especuladores 
para hacer caja con el miedo. 
¿Dónde echar el ancla, entonces? ¿Dónde encontrar certidumbres en estos tiempos revueltos? 
Dejo  aquí  tres  pistas,  aunque  seguro  que  todos  los  que  estáis  en  la  empresa  me  podríais 
ayudar a completar la lista. 
La  primera  certeza:  el  mundo  es  global.  Puede  parecer  una  perogrullada,  y  una  frase  que 
hemos vaciado de contenido a base de repetirla. Pero si queremos construir sobre esa certeza, 
deberíamos  cambiar  algunos  hábitos.  No  te  digo  que  tengas  que  pagar  el  carísimo  billete  a 
Davos,  pero  es  barato  descargar  los  informes  que  se  han  expuesto  estos  días,  seguir  las 
entrevistas,  identificar  a  las  personas  que  ha  marcado  el  debate  y  ver  si  en  algún  momento 
puedes coincidir con ellas en alguna conferencia ¿lo has hecho? 
¿Lees The Economist? ¿Recibes informes de algún Think Tank de geoestrategia? ¿A qué estás 
esperando?  Y  no  digo  que  haya  que  dejar  de  leer  Empresa  XXI,  es  importante  entender 

también lo que ocurre en la empresa vasca. Pero hay que crear nuevas rutinas que nos ayuden 
a entender ese mundo global que habitamos. 
La segunda certeza: en sistemas crecientemente complejos, no sirven los esquemas de toma 
de decisión lineales en los que hemos sido educados (o sirven con una eficacia más limitada). 
Es  preciso  abordar  un  enfoque  más  amplio,  que  maneje  escenarios  y  riesgos  asociados  a  los 
mismos. De nuevo te parecerá de cajón de madera de pino. Pero de nuevo te preguntaré ¿Te 
has  preocupado  de  formarte  a  ti,  de  formar  a  tus  cuadros,  en  herramientas  de  toma  de 
decisión adaptadas a la complejidad? ¿Piensas acaso que os va a venir por ciencia infusa? 
La última certeza: en tiempos difíciles, hay que asentar con más firmeza si cabe los valores que 
siempre  sirven.  El  esfuerzo,  la  confianza  en  nuestras  capacidades,  la  honestidad,  la 
generosidad, la capacidad de sacrificio, la mirada de largo plazo sacrificando, si es preciso, la 
comodidad  a  corto.  Es  la  mala  mar  la  que  permite  distinguir  a  los  buenos  patrones.  Y  los 
buenos patrones lo son porque antes y primero son buenas personas. Eso, siempre es cierto.