You are on page 1of 2

Ecosistemas industriales 

Leía el otro día en el blog del siempre acertado Xavier Ferrás “Innovación 6.0.” una interesante 
reflexión sobre las características diferenciales de los nuevos gigantes tecnológicos en cuanto a 
los niveles de inversión y la creación de empleo. 
Por  una  parte  analizaba  la  cotización  en  bolsa  de  Apple,  Google,  Microsoft,  Amazon  y 
Facebook (2,1 millones de millones de dólares) y el empleo que generan (522.000 puestos de 
trabajo).  Por  otra,  sumaba  el  valor  en  bolsa  de  Daimler,  Siemens,  BMW,  Volkswagen  y 
Continental (una cuarta parte de la cifra anterior), que crean 1.540.296  empleos directos, más 
los indirectos que siempre genera la industria en su cadena de proveedores. 
Es evidente que la industria manufacturera genera mucho más empleo para el mismo nivel de 
inversión.  Un  empleo  además  más  distribuido  en  diferentes  perfiles  de  cualificación,  y  con 
mayor  estabilidad  en  el  tiempo  (los  períodos  de  retorno  en  la  industria,  aunque  se  van 
acortando, siguen siendo más largos y conllevan el mantenimiento de las inversiones por más 
tiempo). 
Por eso cada puesto de trabajo perdido en nuestra industria es más doloroso cada día, porque 
generar  nuevo  empleo  en  actividades  de  alto  valor  añadido  en  un  país  desarrollado  como  el 
nuestro es más difícil. Aparecen nuevas actividades que compiten por la financiación global, y 
que drenan la capacidad inversora en los países avanzados. 
Y  con  esta  reflexión  no  quiero  decir  que  el  empleo  generado  es  el  sector  de  Tecnologías  de 
Información me resulte menos atractivo. Ojalá tuviéramos aquí la sede de alguna de las cinco 
empresas que citaba más arriba, o alguno de los “unicornios” que están empezando a surgir 
también  en  Europa  (por  si  no  te  suena  este  término,  se  han  bautizado  con  el  nombre  de 
unicornios a las compañías tecnológicas que han aumentado rápidamente su valor en más de 
1.000 millones de dólares en base a captación de capitales). 
Lo que sí quiero decir es que tenemos que ser conscientes de la creciente competencia global 
por  atraer  inversiones  industriales  en  los  países  avanzados.  Recuerdo  que  en  la  carrera 
estudiábamos  las  teorías  clásicas  sobre  los  factores  de  decisión  en  la  localización  de 
emplazamientos  industriales  (disponibilidad  de  suelo,  infraestructuras,  cercanía  de  redes  de 
transporte…). Ahora esos factores se resumen en una palabra: “ecosistema”. 
Y de la misma forma que los naturales, los ecosistemas industriales necesitan de tiempo para 
consolidarse.  Y  también  si  no  se  cuidan,  comienzan  a  degradarse,  perdiendo  las  cualidades 
deseadas para mantener a las especies que los habitan. 
Por  fortuna  tenemos  todavía  un  ecosistema  pujante  de  industria  avanzada,  con  empresas  y 
cadenas  de  proveedores  competitivas  a  nivel  global.  También  tenemos  una  potente 
infraestructura científica y tecnológica, que compite sin complejos en los fondos europeos de 
I+D y capta retornos por encima de sus homólogos en el norte de Europa. Y sin embargo sería 
imprudente pensar que ese ecosistema se mantendrá solo. 
Igual  que  estudiamos  con  preocupación  el  impacto  del  cambio  climático,  que  puede  llegar  a 
hacer  subir  el  nivel  del  mar  y  causar  graves  problemas  en  las  costas,  tenemos  que  ser 

conscientes  de  los  cambios  económicos  globales,  y  de  sus  potenciales  efectos  sobre  nuestro 
ecosistema industrial. La situación por la que atraviesa uno de nuestros sectores industriales 
con  más  arraigo,  el  acero,  es  un  ejemplo  claro  de  la  afirmación  anterior.  Un  sector  que  en 
Euskadi representa casi el 30% de la producción estatal, y que entre acerías, transformadores y 
fabricantes de bienes de equipo supone más de 100 empresas que dan empleo a unas 15.000 
personas.  
Necesitamos  entender  mucho  mejor  cómo  reposicionar  nuestras  industrias  en  las  nuevas 
cadenas  de  valor  globales.  Necesitamos  invertir  en  la  conservación  de  nuestro  ecosistema 
industrial, y cuidar con esmero a las especies que de otro modo podrían acabar entrando en el 
catálogo de “en vías de extinción”. 
No podemos permitir que nuestro ecosistema se vaya degradando, vaya perdiendo sectores, 
conocimiento,  cultura  industrial.  Sé  que  hay  otros  ecosistemas,  y  que  en  otros  territorios 
podrán apostar por ellos. Pero igual que no me imagino nuestras montañas pintadas de otro 
color diferente del verde, no me imagino, no quiero pensar en una Euskadi sin industria.  
Sin industria, no hay futuro.