You are on page 1of 2

Tratar de contar con el futuro 

Hay edificios, empresas, marcas, instituciones que perduran en el tiempo. Con solidez, con 
vigor, con una renovada energía que les proyecta a cada momento hacia un futuro que 
siempre es distinto e incierto, pero en el que aciertan a encontrar su sitio.  
Otros, sin embargo, padecen el lento declive de las cosas que han perdido su sentido o se 
enfrentan un día a un colapso repentino, que acaba con ellos. 
La Naturaleza, que dicen que es sabia, ha optado por la segunda opción, y todos los seres vivos 
llevamos dentro un reloj que va descontando minutos. Y sin embargo los seres humanos 
hemos mantenido un afán de burlar ese destino implacable. Desde las pinturas prehistóricas, 
hasta las novelas de ciencia ficción en las que conseguimos trasladar nuestra conciencia a una 
máquina, o burlar las reglas biológicas, nos llama la atención la idea de durar siempre. 
Probablemente por eso, una pregunta que la literatura de gestión ha abordado con cierta 
frecuencia, trata de identificar los rasgos, las características que diferencian a los proyectos 
que perduran en el tiempo, de aquellos que un día afrontan su punto final. 
Estoy repasando algunos artículos, este año 2016 que Deusto Business School cumple 100 en 
años en Bilbao (La Comercial), y 60 en Donosti (La ESTE). Alguno dirá: si han cambiado de 
nombre es trampa, ya no es lo mismo. Pero ya decía Bernardo de Cluny, stat rosa pristina 
nomine, nomina nuda tenemos, así que este debate más profundo lo dejo para otro día que 
tengamos más tiempo y paciencia. 
Me quedo hoy con el otro, con el que investiga en las causas que hacen que las obras de las 
personas perduren, que consiguen burlar el paso del tiempo, y os resumo algunos titulares. 
El primer titular parece de Perogrullo, pero no por ello es menos cierto. Consiguen perdurar 
más fácilmente aquellos proyectos que han sido construidos con ese fin. Y es que no siempre 
construimos las cosas para que duren. Hoy en día es más frecuente precisamente lo contrario, 
los instrumentos diseñados para estropearse en unos meses, en unos años, es lo que llaman 
obsolescencia programada. 
Cuando uno ve el edificio construido para albergar La Comercial hace 100 años, queda claro 
que en esa construcción había un afán de permanencia. Cuando uno lee los escritos del jesuita 
que promovió el proyecto, el padre Luis Chalbaud, no deja lugar a dudas que su interés es que 
los estudios comerciales que estaban naciendo en ese momento perdurasen y alcanzasen un 
elevado reconocimiento social “…como es la del buen abogado, o la del ilustrado ingeniero” : ) 
El segundo titular tiene que ver con lo intangible, con los valores que inspiran los proyectos. 
Cuanto más profundamente anclado esté un proyecto en valores firmes, de los que el tiempo 
no cambia, más difícil será que las mareas de los años lo arrastren y se lo lleven contra las 
rocas. 
En varias empresas centenarias, llama la atención el especial cuidado en recordar la figura del 
fundador o la fundadora, en trasladar los mensajes literales, en especial aquellos que tienen 
precisamente que ver con los valores que trató de inculcar a sus primeros colaboradores. 

Desde entonces hasta ahora, muchas cosas han cambiado, y sin embargo esas palabras 
mantienen su validez. 
Mucho antes de que Deusto se implantase en Bilbao, Ignacio de Loyola ya repetía a los jesuitas 
que iniciaban los primeros centros educativos de la compañía “Aquí se viene para aprender, y 
se sale para servir”, “Alcanza la excelencia, y compártela”, “El amor se ha de poner más en las 
obras que en las palabras”… Frases que llegan hasta nuestros días, y que explican que tantas 
universidades de la compañía sigan en pie después de varios siglos. 
Para repartir un poco el juego, en el tercer y último titular me voy a apoyar en mi cita favorita 
de Arizmendiarrieta. “Renovarse o morir. El signo de la vitalidad no es durar sino cambiar, y 
tratar de contar con el futuro. La investigación es presupuesto ordinario para ello”. 
Me comentan varios que no es fácil celebrar como se merece un centenario de una institución 
tan relevante como ha sido La Comercial. Yo por dentro pienso que más difícil es tomar las 
decisiones que hagan que dentro de cien años, otros puedan celebrar los dos siglos. Y sin duda 
me preocupa mucho más lo segundo que lo primero. 
Porque después de construir un casco que lleve escrita la voluntad de permanencia, y de haber 
echado el ancla en los valores, hay que echar un segundo ancla en un terreno mucho más 
incierto y lleno de nieblas, hay que echar un ancla en el futuro. 
Que sigan siendo muchos los proyectos que en este País cumplan esas tres reglas, y que 
nuestros nietos y nuestras nietas puedan celebrarlo, que les toque a ellos también afirmar el 
ancla de los valores, y lanzar con audacia su ancla hacia el futuro.