You are on page 1of 1

A LOS HIJOS DE OBBA SE LES CORONA OSHUN

Óba era esposa de Shangó, pero éste siempre estaba muy ocupado en los asuntos de gobierno y
de sus guerras. Nunca le daba la adecuada atención.
Oyá, hermana de Óba, estaba muy enamorada de Shangó y no sabía cómo quitar del medio a su
hermana Óba para que éste se fijara en ella. Entonces ideó darle un consejo a su hermana Óba
con el pretexto de que con ello la iba a ayudar a rescatar la atención de Shangó. "Le dijo que se
cortara una oreja y que se la guisara a Shangó dentro de harina de maíz. Óba, ingenuamente, así
lo hizo y cuando llegó su esposo le brindó el alimento. Éste comenzó a consumirlo, pero se
percató que tenía un sabor extraño y cuando miró a su esposa se dió cuenta que algo no andaba
bien, pues ella tenía cubierta su cabeza con un pañuelo para que no se le viera el defecto de la
oreja cortada.
"Shangó se dió cuenta y la repugnó por su defecto y le dijo: "Mientras el mundo sea mundo,
serás mi esposa, pero nunca más te acostarás conmigo". Óba sufrió una profunda decepción y
salió de su casa desesperada en dirección al río y allí comenzó a llorar sin consuelo, hasta que
tomó una navaja y se degolló. Antes que su cabeza cayera al río, salió Oshún y se la tomó en sus
manos y le dijo a Óba: "Cómo vas a hacer ésto Óba, sabes que el suicidio es maldecido por
Oloddumare, a partir de ahora en adelante reinaremos juntas y yo te ayudaré a que tu
descendencia sea bien dirigida por ti y por mi".
Los hijos de Óba no pueden hacer Shangó ni Oyá y viceversa. Y cuando se coronan, éstas
deidades no van a su Leri.