You are on page 1of 67

Dama de hielo 

de ​
Eugenia 
Corrección: Julieta “Meltryth” (2015) 
 
Contacto: ​
sutekidane_sesj@hotmail.com 
 
 
 
Este  fanfiction  está  corregido  porque  soy   muy  quisquillosa,  nada   más  que  por   eso.  Derechos  de  su 
autora.  La  historia  tenía  algunos  errores  menores,  algunos  verbos  pésimamente  escritos  y  un  par de 
onomatopeyas mal. Nada tan grave. Disfruten, gente. Julieta “Meltryth”. 

 
 
 
Primera parte 
 
­ ¿Qué demonios está pasando aquí? 
­  ¡Un  incendio  se  ha propagado  por  todo  el  edificio  y una mujer con un niño han quedado 
atrapados!,  hemos  intentado  entrar  pero  ha  sido  imposible,  el  edificio  está  apunto  de 
derrumbarse. 
­ Muy bien, ¿sabéis que ventana es en la que están atrapados? 
­ ¡Sí, capitán! 
­ Inflad una de las colchonetas para amortiguar la caída, tenéis dos minutos para ello. 
­ Pero, capitán, ¿qué vas hacer? 
­ ¡Haz lo que te digo y no discutas conmigo, se nos acaba el tiempo! 
­ ¡Sí, capitán! 
­  ¡Carlos!,  intentad  controlar  el  fuego  con  las  mangueras  de  agua  a  máxima  presión 
¿entendido? 
­  ¡Sí,  capitán!  ­  el  bombero  se reunió  con  los  demás  compañeros ­ Muy  bien muchachos, 
mangueras  a  máxima  presión  y  a  hinchar  una  de  las  colchonetas  para  amortiguar  las 
caídas, tenemos dos minutos, ¡A TRABAJAR! 
 
Enseguida  los  bomberos  comenzaron  hacer  el   trabajo.   La  persona  a  la  que  Carlos 
llamaba capitán entró en el edificio con todo su equipo. 
 
El edificio estaba envuelto en llamas, el humo no dejaba ver nada. El capitán subía por las  
escaleras  lo  más  rápido posible intentando  llegar a  tiempo para salvarlos. Tenía que tener  
cuidado  ya  que  el  edificio se estaba derrumbando, las escaleras apenas se sostenían, las 
paredes  se  estaban  cayendo  a  cachos  y   al  techo  le  pasaba  lo  mismo.  Tras  subir  unos 
pisos  consiguió  llegar  al  piso  donde  estaban  las   personas  atrapadas.  En  una  búsqueda 
desesperada  consiguió  encontrar  al  niño   que   estaba  llorando,  no  tendría  más  de  nueve 
años,  miró  a  su  alrededor  buscando  a  la  mujer,  pudo   verla  en  una  esquina  de  la 
habitación  con  parte  del  rostro  quemado  y  un  trozo  enorme  de  pared  encima  de  ella.  Se 
acercó  para  ver  si  aún  tenía  pulso  pero  lamentablemente  no  fue así.  Volvió  a  acercarse 
donde el niño. 
 

­ ¿Chico, estás bien? 
­ ¿¿¿Dónde está mi mamá??? ­ preguntó llorando el niño. 
­ Ven conmigo, te sacaré de aquí. 
 
Las  llamas   cada  vez  eran  más  intensas,  el  capitán  miró  hacia  arriba  y  vio  que  una  parte 
del  techo  se  iba  a  caer,  justo  antes  de  que  cayera  consiguió  coger  al  niño  y  apartarse, 
pero  no  fue lo  bastante  rápido,  una  de  sus  manos  pagó  las  consecuencias.  El capitán se 
acercó  lo  que  pudo  a  la  ventana  ya  que  estaba  envuelta  en  llamas  y  vio que todo estaba 
listo  ya.  Busco  una  especie de sábana o edredón con el que poder cubrir al pequeño, una 
vez  lo  consiguió  cubrió  el  niño  con  el  protegiendo  su  cuerpo  todo  lo  que  pudo.  Una  vez 
estaba  listo  lo  cogió  en  brazos  y  cogió  carrerilla  para  saltar  por  la  ventana.  Saltó contra 
ella  con  todo  su cuerpo  para  que  el  niño  no  sufriera  daños.  Gracias  a  la colchonetas sus 
cuerpos  no  sufrieron  ningún  daño,  inmediatamente  los  agentes  y  médicos  se  acercaron 
para  ayudarles.  Enseguida  atendieron  al  niño  que  se  había  desmayado  por  la  impresión.  
El capitán se fue con sus muchachos a intentar controlar el fuego. 
 
Unos  pequeños  ojos  marrones  se  abrían  de  repente  muy  asustados,  su  respiración  se 
había acelerado. 
 
­ ¡Mamá! 
­ ¡Tranquilo, tranquilo!, estoy aquí, mírame, soy yo, Laura. 
 
El  pequeño  niño  miró  a  uno  de  sus  lados   y  vio  a   una  mujer  de  mediana  estatura,  de 
cabellos dorados y cortos y unos ojos verdes como esmeraldas. 
 
­ ¡Tía Laura! ­ el niño se abrazó a ella. 
­ Tranquilo cariño, ya ha pasado todo. 
­ He pasado mucho miedo ­ dijo el pequeño a punto de llorar. 
­ Lo se mi vida, pero ya no tienes que tener miedo, ya todo ha pasado. 
­ ¿Tía, dónde está mamá? 
­ Aún no lo sé Emilio, no me han dicho nada. 
 
La  rubia  estaba  muy  preocupada por su hermana,  nadie la había dicho nada aún, lo  único 
es que muchos de los ocupantes del edificio no consiguieron sobrevivir. 
 
­ Tía Laura cuando estaba entre las llamas un bombero me ayudó. 
­ ¿Ah sí? 
­  ¡Sí!,  me tapó  con un edredón, me cogió en brazos y  saltamos  por la ventana cayendo en 
una enorme colchoneta. 
­ ¡Vaya!, ¿y no tuviste miedo? ­ preguntó la rubia sorprendida. 
­  ¡Sí!,  me  desmayé  por  la  impresión,  pero  se  que  ese  bombero  me  protegió  con  su 
cuerpo. 
­ De seguro que es un gran bombero. 
­ Tía yo quiero conocerlo, quiero darle las gracias. 
­ Ahora que lo dices yo también le quiero dar las gracias y de paso le pregunto por mamá. 
­ ¡Vale! ­ dijo entusiasmado. 

­  Ahora  vengo  he,  me pareció  ver antes  un  bombero  por  aquí,  le  preguntaré  a  él  a  ver si 
sabe algo. 
­ ¡Pero no tardes! 
­ Claro que no ­ Laura le dio un beso en la frente. 
 
La  rubia  caminaba  por  el  hospital  buscando  al  bombero  que  había  visto  antes,  con   un 
poco   de  suerte  seguiría  allí.  Miró  entre  los  pasillos  a   ver  si  lo  veía,  afortunadamente 
estaba en uno de los pasillos. Estaba sentado en una silla, la rubia se acercó hasta el. 
 
­ ¿Perdone, usted ha estado en el incendio del edificio de la calle Hilados? 
­ Sí, yo he estado allí, ¿quería algo señorita? 
­  Verá,  yo  soy  una  familiar  de  unas de  las  personas  que  vivían  allí.  Por  lo que me dijo mi 
sobrino pequeño un bombero lo sacó de allí saltando por una ventana. 
­ ¡Ah!, sí, el capitán ­ afirmó el bombero. 
­ ¿Usted sabe algo de una mujer que estaba con el niño? 
­ Lo siento, señorita, yo no sé nada, eso solo lo sabe el capitán que fue quien entró allí. 
­ ¿Y sabe dónde podría encontrarle? 
­  Pues  ahora  mismo  está  siendo  atendido,  al  parecer  sufrió  daños  durante  la  misión y no 
se  cuanto  tardaran,  de  todas  formas  puede  buscar  cualquier  día en  el  departamento  de 
bomberos. 
­ Vale, muchas gracias, le agradezco su ayuda. 
­ No hay de qué señorita. 
 
Laura  se  fue  un  momento  a  la  cafetería,  necesitaba  tomar  algo,  cada  vez  tenía  menos 
esperanzas de que su hermana estuviera viva y pensar eso la estaba haciendo daño. 
 
Carlos  era  el  que  acababa  de  hablar  con  Laura,  estaba  esperando  haber  si   salía  el 
capitán.  Justamente  al poco de irse la rubia la puerta del consultorio se abrió dejando  salir 
por ella al capitán. Carlos se acercó. 
 
­ ¿Qué tal estás? 
­ Bien, no ha sido más que una quemadura sin importancia. 
­  Me  alegro.  ¿Sabes?,  acaba  de estar una de  las familiares de aquel niño que salvaste, al  
parecer estaba interesada en hablar contigo. 
­ ¿Ah sí? 
­ Si, también me preguntó si sabía algo de la mujer que vivía con el niño. 
­ Vaya, tendré que darle la noticia, ¿sabes si aun están aquí? 
­ Creo que si, el pequeño está en una de las habitaciones de observación. 
­ Iré a ver. 
 
Emilio  estaba  esperando  con  ansias  a  su  tía,  quería  ver al bombero que le había salvado  
y   quería  saber  si  sabía  algo  de  su  mamá.  De  repente  el   pequeño  alzó  la  vista 
encontrándose con una persona vestida de bombero que entraba a su habitación. 
 
­ ¡Vaya!, ¿tu eres un bombero verdad? ­ preguntó entusiasmado. 
­ Así es ­ le respondió con una leve sonrisa. 

­ ¿Fuiste tu quien me salvaste? 
­  Si,   fui  yo  ­  se  acercó  hasta  su  camilla  y  se sentó  en  la  silla  que  estaba al  lado ­ fuiste 
todo un valiente. 
­ De eso nada, me desmayé cuando saltamos por la ventana ­ dijo con tristeza. 
­ Pero eso es normal, la primera que yo lo tuve que hacer también me desmayé. 
­ ¿En serio? 
­ ¡Claro! 
­ Pero tu fuiste muy valiente, yo no podría. 
­  Claro  que  si,  solo  tienes  que  confiar  en  ti  mismo, yo también tengo miedo, pero a veces 
el  miedo   de  perder  a  alguien  querido  es  mayor  al   miedo  que  sentimos  la  mayoría  de  la 
gente y entonces hacemos lo que sea por salvar a esas personas. 
­  Vayaaaaa...  yo  quiero mucho a  mi  mamá  y  a  mi  tía,  ¿crees  que  de  mayor podré ser un 
bombero y así protegerlas? 
­ Jajaja, claro que podrás pequeño, yo te ayudaré ­ dijo guiñandole un ojo. 
­ ¡¡¡Biiieeennn!!! 
 
El  niño  se  tiró  a  abrazar a  la persona  que  lo  estaba  animando  y  el niño  fue  bien  recibido 
por unos brazos fuertes. 
 
Laura  entraba  en  la  habitación  cuando  se  encontró  a  su sobrino  abrazado  a  alguien.  No 
quiso  interrumpir,  se quedó  mirando  desde  la  puerta,  pudo  ver  una  ancha  espalda  y  una 
gran melena negra, por el uniforme pudo ver a qué se dedicaba. 
 
Emilio  levantó la cabeza encontrando a su tía  en la puerta con una extraña sonrisa que no 
pudo descifrar. 
 
­ ¡¡¡Tía!!! 
 
La  persona  que  estaba  abrazando  al   niño  se  giró  para  ver  quien  era  esa  "tía".  Ambas 
miradas  se  encontraron  por  primera  vez,  unos  verdes  esmeraldas  se  hundieron  en unos 
azules zafiros. El silencio se hizo en la habitación, dos  miradas intensas entrelazándose la 
una en la otra, un sentimiento naciendo en ambos cuerpos. 
 
Laura  se  fue  acercando  con  paso  lento,   cada  paso  era  una  punzada  en   el  corazón  en 
ambos  cuerpos.  Laura  siguió  acercándose  hasta  quedar  frente  a  frente,  sin  saber  qué 
decir ni qué hacer... 
 
­ Perdona no... no quería interrumpir ­ dijo Laura sin quitar la mirada de esos ojos azules. 
­ Tranquila, yo... me tengo que ir ya. 
­  ¡Tía!,  ¡tía!,  ¡¡¡ella  es  la  bombera  que  me  salvó!!!  ­  dijo  Emilio  muy  entusiasmado 
lanzándose encima de la morena que lo agarró en brazos. 
­ ¡Ey!, jajaja, tranquilo fiera, aún tienes que recuperarte ­ dijo la morena riéndose. 
­ Emilio ten cuidado, la señorita... 
­ Edelsis, me llamo Edelsis, pero puedes llamarme Edel. 
­ Bien, la señorita Edel tiene una herida en su mano. 
­ ¡Edel, perdona!, ¿te he hecho daño? ­ preguntó apenado el niño. 

­ No, tranquilo, no es nada grave ­ dijo la morena tratando de calmarlo. 
­ ¿Esa herida te la hiciste cuando me ayudaste a mí? 
­  Me  la  hice  durante  esa  misión, pero no  pienses que tu  eres el culpable, la culpa fue mía 
por ser tan descuidada ­ dijo guiñandole un ojo. 
­ Perdóneme Edel, ¿podríamos hablar un momento? 
­ Claro, pero tutéeme por favor. 
­ Muy bien ­ dijo con una sonrisa ­ Emilio ahora vengo. 
­ ¡Vale, tía! 
­  Bueno  chico  cuídate mucho,  espero  que  te  recuperes muy pronto, si alguna vez quieres 
algo ya sabes donde encontrarme. 
­ ¡Siiii!, ¡en el cuartel de bomberos! ­ dijo muy contento. 
­ ¡Eso es! ­ la morena le revolvió el pelo y salió de la habitación seguida por la rubia. 
 
Edel  ya  sabía de  lo  que  quería  hablar,  lo  cierto  es  que dar  este tipo de noticias nunca se 
le  dio  bien  y era  lo  que  más  odiaba  de  su  trabajo.  Ahora  estaban una enfrente de la otra, 
Laura no se sentía capaz de mirarla a los ojos directamente. 
 
­ Bueno y... ¿de que quería hablarme? ­ preguntó la morena. 
­  Es   sobre...   la  madre  de  Emilio,  me  dijeron  que  usted  fue  la   única  que  entró allí  y  que 
sería la única que podría decirme algo acerca de mi hermana. 
­ Así es... ­ la morena apartó la miraba por primera vez. 
­ Ella... 
­ Lo siento señorita... 
­ Laura, pero tutéeme. 
­  Laura...  cuando  llegué  allí  ya  no  pude  hacer  nada  por su hermana... lo siento de veras ­ 
dijo la morena muy apenada. 
­  Yo...  lo  entiendo y... ­ sus ojos comenzaron a humedecerse ­ quería darle las gracias por 
salvar a mi sobrino... 
 
Las  lágrimas  le   impidieron  seguir  hablando,  se  tapó   la  cara  con las  manos  a  la  vez  que 
sollozaba  con fuerza.  A  Edel  le  dolió  ver  a  aquella  joven tan afligida, sin pensar muy bien  
en  lo  que  hacía  apoyó  sus  manos  sobre  los  hombros  de  la  joven  atrayéndola  hacia  si, 
Laura  se  dejó llevar  por  esa  mujer  y  apoyando  su cabeza en su pecho se dejó rodear por 
unos   brazos   fuertes  que  harían  que  el  dolor  que  llenaba  su  alma  fuera  desapareciendo 
con cada latido de corazón. 
 
Ninguna  sabe  cuánto  tiempo  estuvieron  así,  pero  tampoco  importó  demasiado,  en  ese 
tiempo  que  sus cuerpos estuvieron unidos ambas lo disfrutaron al máximo. Una vez Laura 
se calmó se fue separando algo avergonzada de la morena sin mirarla a los ojos. 
 
­ ¿Te encuentras mejor? ­ preguntó algo preocupada. 
­ Si, ya estoy mucho mejor, gracias por todo ­ dijo la rubia mirándola por fin a los ojos. 
­ No hay de qué. 
 
Ambas  se  siguieron  mirando intensamente.  Lo  cierto  es  que  sus  cuerpos  pedían  a  gritos 
el calor del otro. 

 
Ese  mágico  momento  fue  interrumpido  por  Carlos  que  se  acercó  corriendo  hasta  la 
morena. 
 
­ ¡Edel!, ¡tenemos un aviso!, hay que darse prisa al parecer es grave. 
 
La morena se lamentó por esa interrupción pero tenía que atender a su trabajo. 
 
­ Muy bien, Carlos, ¿has avisado a los demás? 
­ Sí, capitán. 
­ Bien, di que enseguida estamos allí. 
­ ¡Bien, capitán! 
 
Carlos  salió  corriendo  a  hacer lo  que  le  dijo  la  morena.  Edel  y  Laura  volvieron  a mirarse, 
en  los  ojos  de  la  rubia  había  algo  que  la morena  no fue capaz de descifrar, parecía  como 
si quisiera decirle algo con la mirada, pero ahora no tenía tiempo para averiguarlo. 
 
­ Lo siento, Laura, pero tengo que irme ya. 
­ Vale, Edel, muchas gracias por todo. 
­  No  tienes  que  dármelas,  espero  que  a  partir  de  ahora  todo  te  vaya  mejor ­ dijo con una 
sonrisa. 
­ Gracias, suerte en tu misión. 
­ Gracias ­ dijo la morena amablemente. 
 
Edel  pasó   por  al  lado  de  la  rubia  cuando  escuchó  su  leve  voz  decirle  algo,  algo  que  a 
pesar   de  que  se  lo  habían  dicho  muchas  veces,  en  ninguna  de  ellas  encontró  la 
preocupación y la sinceridad que encontró en aquellas palabras. 
 
­ Ten cuidado... 
 
Edel  se  giró  para  mirarla,  no  fue  capaz  de  decirle  nada,  simplemente  asintió  con  la 
cabeza y la regaló una leve sonrisa, después echó a correr saliendo del hospital. 
 
Ya  habían  transcurrido  dos  semanas.  Emilio  se  había  ido  a  vivir  con  Laura, no  fue  nada 
fácil  explicarle  lo  de  su  madre,  a  Emilio  le  costó  mucho  aceptarlo,  pero  con  la  ayuda  de 
Laura  lo  iba  consiguiendo.  Laura  estaba  haciendo  la comida,  Emilio  en  el salón viendo la 
tele  cuando  cambió  de  canal  y  puso  las  noticias,  en ellas informaban de un gran incendio 
que acababa de suceder en una fábrica con productos químicos. 
 
"En  breves  instantes  les  ofreceremos  imágenes  inéditas  de  la  explosión  que  pilló 
desprevenidos a tres bomberos, entre ellos al capitán de la brigada que los dirigía." 
 
Emilio  miraba  atentamente  a  la  tele,  quería  verlo  para  mirar  si  estaba  allí  Edel.  Antes  de 
que pusieran las imágenes el pequeño llamó a su tía. 
 
­ ¡Tía!, ¡corre ven a ver esto! 

­ Emilio ahora no puedo estoy haciendo la comida. 
­ ¡Tía, corre!, ¡corre! 
­ Vale, vale, ya voy 
 
Laura salió de la cocina y se puso al lado del pequeño que parecía algo nervioso. 
 
­ ¿Emilio, qué pasa? ­ preguntó extrañada la rubia. 
­ ¡Mira! ­ dijo señalando la tele. 
 
"Y aquí les mostramos estas escalofriantes imágenes, presten atención". 
 
Esas  imágenes  eran  más  que  escalofriantes.  En  las  imágenes  pudieron  ver  a  dos 
bomberos  intentando  controlar  el  fuego,   los  dos  estaban  sujetando  una  manguera  de la 
que  salía  agua  a  gran  presión.  Las  imágenes  tenían  el  sonido  de  lo  que  estaba 
sucediendo  en  ese momento.  Una voz advirtiéndoles de que se alejaran de allí encogió el 
corazón  de  Laura  que  veía  las  imágenes.  Vio  como  Edel corrió  hacia  ellos  y  comenzó  a 
empujarlos  para  que  echaran  a  correr,  pero  no  les  dio  tiempo.  La  onda  expansiva  dio  de 
lleno  en  los  tres  bomberos.  Las  imágenes  se  cortaron   en  ese  instante  dando  paso  a  la 
presentadora. 
 
"Como  habrán  podido  ver  son  unas  imágenes escalofriantes. Ahora mismo les dejaremos 
con  nuestra  reportera  que  en  estos  momento  está   allí  para  darles  las  noticias  más 
recientes. ¿Ana estás ahí? 
 
­ Así es Lucía, aquí estoy pendiente de lo que está pasando en estos mismo momentos. 
 
"Ana puedes decirnos algo sobre los tres bomberos afectados por la onda expansiva?" 
 
­  Tenemos  noticias  sobre  los  tres  bomberos,  uno  de  ellos  era  el  capitán,  en  este  caso  la 
capitana  que  los  estaba  dirigiendo.  Aunque  les  parezca  increíble  los  tres  están  vivos, 
unos   más  graves  que  otros,  pero  los  tres  han  conseguido  sobrevivir,  ahora  mismo 
podremos hablar con la capitana que está siendo atendida por los médicos. 
 
Laura  que  estaba  viendo  las  noticias  tenía  el  corazón  en  un  puño,  estaba  deseando  ver 
como  estaba  Edel.  Miedo  y  preocupación  recorrían  todo   su  cuerpo,  sus  manos 
comenzaron a temblar, se había puesto muy nerviosa. 
 
­ ¿Tía, estás bien? 
­ Sí Emilio, estoy bien ­ dijo la rubia acariciándole la cabecita. 
­ ¿Tía crees que Edel estará bien? ­ dijo triste el niño. 
­ Eso espero cariño... 
 
Ambos volvieron su atención a la tele. 
 
­  Aquí  tenemos  a  la  capitana  que  aun  no  la   han  acabado  de  curar  ella  se  siente  con 
fuerzas de atendernos. 

 
La  cámara  enfocó  a  Edel,  tenía  la  cara  totalmente   ensangrentada,  parte  de  su  ropa  
estaba  destrozada,  en  las  partes  que  estaban  descubiertas  se  podía  apreciar  las  graves 
heridas  que  tenía en  su  cuerpo.  Entre  tanta  sangre  podría  apreciarse  el rostro cansado  y 
dolorido de la morena. 
 
Laura pensó que sería mejor cambiar de canal para que Emilio no viera así a Edel, pero la 
impresión  fue  tan  fuerte  que fue incapaz de moverse. Pudo oír el llanto débil del pequeño, 
reaccionando se acercó hasta el niño y lo abrazó tiernamente. 
 
­ Tranquilo cariño, Edel se pondrá bien. 
­ ¿Tía podremos ir a verla? 
­ Claro que sí, iremos a verla ­ dijo acunando al pequeño. 
 
Ambos miraron al televisor, Edel iba a hablar para explicarles lo sucedido. 
 
­ Bien Edel, ¿nos puedes decir lo sucedido? ­ preguntó la reportera. 
­  Si,   lo  que  ha  pasado  es  que  el  fuego  se  ha  extendido  muy  deprisa  a  causa  del  viento, 
sabíamos  que  en  la  fábrica  había  productos  químicos  pero  al llegar  aquí  el  fuego  estaba 
bastante  lejos  de ellos. Finalmente vi que el fuego se descontroló por completo y mandé a 
mis  hombres  retirarse  pero  no  debieron  de  oírme,  fui  a  buscarlos  y  fue  justo  en  ese 
instante  cuando  el  fuego  llegó  hasta  esos  productos haciendo explotar y haciendo  que mi 
equipo resultara herido. 
­ ¿Y tú qué tal te encuentras, Edel? 
­  Como  verás  también  me  alcanzó  la  explosión  pero  afortunadamente  no  he  sufrido 
heridas más graves que las que ves. 
­ Nos alegramos de que no haya ido a más. Y dinos, ¿el fuego ya está controlado? 
­  Si,   hemos   conseguido  controlarlo  pero  aún  no  ha  pasado  el peligro,  creemos  que  aún 
podría haber alguna explosión más por los restos que queden de esos productos. 
­  Bueno  esperemos que no  sea  así  y  que  pronto  se acabe este infierno. Gracias Edel por 
atendernos, y esperamos que tú y todo tu equipo se recuperen pronto. 
­ Muchas gracias. 
­  Aquí  Ana   informándoles  de  lo  sucedido,  ahora  les  dejaré  nuevamente  con  mi 
compañera. 
 
Laura  decidió  apagar  la  tele  y  consolar  todo  lo  que pudo  a  su  sobrino  que  sollozaba  en 
sus brazos. 
 
 
Habían  pasado tres días  desde  aquel  incidente.  Durante  esos  días  el  pequeño  Emilio  no 
paró  de  insistirle  a  Laura  de  que  le  llevara  a   ver  a  Edel.  Quería  saber  algo  de  ella,  en 
parte la rubia quería lo mismo. 
 
Edel  estaba  en  el  patio de entrenamiento  con su brigada entrenándose.  Cada cual estaba 
haciendo  diversas  actividades.  Edel  los  animaba  a  que  lo  hicieran  mejor,  quería  que  sus 
hombres fueran los mejores y lo estaba consiguiendo. 

 
­ Muy bien muchachos, podéis tomaros un descanso ­ les gritó la morena. 
­ ¡Edel! ­ dijo Carlos acercándose a ella. 
­ Dime Carlos. 
­ Sabes algo de Juan y de Tomás? 
­  Si,  fui  a verles esta mañana, ya están mucho mejor, me han  dicho que en un par de días 
les darán el alta. 
­ ¡Qué bien! ­ dijo contento el hombre. 
­ Sí ­ sonrió la morena. 
­ ¿Y tú qué tal te encuentras? 
­ Estoy bien, aun tengo algunas magulladuras pero por lo demás bien. 
­ Bien, cuidate ¿vale? 
­ Claro. 
­ Iré con los chicos. 
­ Muy bien. 
 
Carlos  se  fue  de  allí  dejando  a  la  morena  sola.  Estaba   enroscando  unas  mangueras  
cuando un grito la sacó de su tarea. 
 
­ ¡¡¡EDEL!!! 
 
La  morena   se  giró  para  ver  quien  era.  Emilio  se  acercaba  a   ella  a  gran  velocidad,  iba 
corriendo   con  la  intención  de  tirarse  sobre  ella.  La   morena  con  una  gran  sonrisa  se 
agachó para recibir al pequeño que enseguida le rodeo el cuello con su cortos bracitos. 
 
­ ¡Edel! ¿Estas bien? ­ preguntó el niño ansioso sin soltarla. 
­ Claro que estoy bien campeón ­ dijo la morena riendo. 
 
Emilio se apartó lo suficiente de ella para mirarla a los ojos. 
 
­ Te vi en la tele y me asusté mucho cuando paso lo de aquella explosión. 
­ No te preocupes enano, ni el fuego ni una explosión podrá conmigo. 
­ ¡Jajaja, eres la mejor Edel!,¿te importa que te llame Dama de Hielo? 
­ ¿Dama de Hielo? ­ preguntó extrañada la morena. 
­  ¡Sí!,  es  que  en  un  tebeo  que  tengo  sale  una  dama  de  hielo  que  apaga  todos  los 
incendios. 
­ ¿Ah sí?, ¡vaya!, pues muy bien, ahora seré la Dama de Hielo. 
­ ¡Bien!, ¡bien! ­ el niño la volvió a abrazar. 
 
Laura  estaba  observando  toda  la  escena  desde  la puerta.  La  sonrisa  de  su  cara  lo decía 
todo.  La  encantaba  ver  a  Emilio  y  a  Edel  juntos.  La  morena  era  de  lo  más  tierno  que 
había,  cada  vez que sonreía  hacía  que  la  rubia  sintiera  un  escalofrío  por  todo  el  cuerpo. 
Vió como Emilio se separaba de ella y seguían hablando. 
 
­ ¿Sabes?, ¡mi tía también estaba muy preocupada! 
 

A  Laura  se  le  paró  el corazón al oír aquello. Emilio  no había dicho ninguna mentira pero...  
se  había  puesto  algo  roja,  por  suerte  la  morena  estaba  de espaldas  a ella por lo tanto no 
la podía ver. 
 
­ ¿Ah sí?, vaya... ¿y dónde está tu tía? 
­ ¡Allí! ­ dijo señalándola. 
 
Edel  se  giró  para  mirar  a  donde  señalaba  el  niño.  Su   cuerpo  se  estremeció  al  volver  a 
sentir  la  mirada  de  la  rubia  que  a  pesar  de  que   estaba  algo  lejos  pudo  ver  como  la 
apartaba  rápidamente  y  un  rubor  subía  por  sus   mejillas.  La  morena  sonrió  para  sí,  se 
puso de pie y se acercó hasta donde estaba la rubia con Emilio agarrado de su mano. 
 
­ Hola ­ saludó la morena. 
­ Hola... ¿qué... tal estas? 
­ Estoy bien, gracias. 
­  Me  alegro,  lo  cierto  es  que  Emilio  y  yo  nos  asustamos  un   poco  al  ver   lo  que  había 
pasado, incluso Emilio lloró cuando te vio herida. 
­ Oh... ­ la morena miró al pequeño que se estaba poniendo rojo. 
­ A pesar de lo poco que te conoces te ha cogido mucho cariño ­ le explicó la rubia. 
­ Lo cierto es que a mi me ha pasado lo mismo. 
­  Supongo...  ¿que  no  tendrás  tiempo  para   tomar  un   café  no?  ­  preguntó  algo  tímida  la 
rubia. 
­ Bueno yo... 
­ ¡¡¡Por favor!!! ­ suplicó el niño. 
­ Jajaja, esta bien, me habéis convencido. 
 
Emilio  sin  soltar  la  mano  de  la  morena  agarró  la  de  su  tía,  él  iba  en  el medio  muy  feliz. 
Laura  y  Edel  se  iban  riendo  a  la  vez  que  elevaban  al  pequeño  mientras  andaban. A Edel 
le  vinieron  muchos  pensamientos,  entre  ellos  lo  que  parecían  en  aquel  instante,  eran  
como una familia, la familia que ella nunca tuvo... 
 
Laura  iba  igual  de  feliz  que  Emilio.  De  vez  en  cuando  miraba  de  reojo  a  la  morena  que 
sonreía ampliamente. 
 
Los  tres  ya  estaban  en  una  cafetería.  Laura  al  lado  de  Emilio  y  enfrente  de  la  morena.  
Ambas pidieron un café y Emilio un zumo. 
 
­  Me  alegro   mucho  de  volver  a veros  y  de  que  todo  os  esté  yendo  bien  ­  dijo  la  morena 
muy amable. 
­  Gracias,  nosotros  también  nos  alegramos  de  volver  a  verte,  sobre  todo  después  de  lo 
que pasó. 
­ Lo cierto es que tuvimos mucha suerte. 
­ Sí... 
 
Sus  miradas  volvieron  a unirse  como  la  primera  vez.  Las dos  querían descifrar que había 
en  la  mirada  de  la  otra  pero  se  les  hacía  imposible.  El  pequeño  Emilio  se  las  quedó 
10 

mirando  a   las  dos  y  una  sonrisa  pícara  asomó  en  sus  labios.  La risa  juguetona  del  niño 
las sacó de su trance. 
 
­ ¿Y tú de qué te ríes? ­ preguntó la morena. 
­ De nada... jajaja. 
­  Confiesa enano o no tendremos piedad ­ dijo la rubia acercándose más a él para hacerle 
cosquillas. 
­ Es que parecéis dos enamoradas, jajajaja. 
­ Jajaja ­ la morena se rió con él. 
 
Laura  se  había  puesto  roja  por  el  comentario del pequeño, lo cierto es que tenía  razón, la 
manera  en   la  que  se  miraban  no  era  normal.  Miró  a  la  morena  y  vió  como  ella  y  el 
pequeño se reían sin parar, pero no entendía por qué se reía ella. 
 
­  No  te  vas  a  salir  con  la  tuya  renacuajo  ­  dijo  la  morena  sonriéndose ­ lo  que quieres es 
ponernos rojas, pero no lo vas a conseguir. 
­ Jajajaja, pues mi tía está como un tomate. 
 
Edel  miró  a  la  rubia, Emilio tenía razón, la piel blanca de  la rubia ahora estaba roja, eso la 
hacia mas encantadora y más tímida. 
 
­ ¡Emilio, cállate! ­ dijo más avergonzada la rubia. 
­  Jajaja,  bueno,  con  tu  tía lo  has  logrado  pero  no  lo  lograras  con  la  Dama  de  Hielo  ­  dijo 
orgullosa. 
­ Jajaja ­ Emilio y Laura rieron con ganas al ver a la morena poniendo pose de invencible. 
 
Una  vez  se calmaron los tres después de tanto reír la  morena quería saber algo de la vida 
de la rubia. 
 
­ Bueno Laura, háblame un poco de ti, ¿a qué te dedicas? 
­ Tengo un restaurante, soy jefa de cocina. 
­ ¡La mejor cocinera del mundo! ­ gritó Emilio. 
­ ¿De verdad? ­ preguntó la morena muy curiosa. 
­  ¡Siiiii,  mi  tía  hace  una  comida  para  chuparse  los  dedos!,  tienes  que  probarla  ­  dijo  el 
pequeño. 
­  Me  encantaría  probarla,  seguro  que  hace la mejor  comida del mundo entero ­ la morena 
le guiñó un ojo a la rubia que sonrió tímidamente. 
­ Gracias... si quieres y no tienes nada que hacer... podrías pasarte por casa a cenar. 
­ Oh... lo siento, pero hoy tengo guardia, tengo que estar toda la noche en el cuartel. 
­ Vaya... ­ dijeron la rubia y Emilio desilusionados. 
­ Pero mañana estoy libre, si os viene bien. 
­ ¡Sí! ­ dijeron ambos a la vez. 
­ Jajaja, estupendo, ¿entonces mañana a qué hora? 
­ A las ocho está bien ­ dijo la rubia muy sonriente. 
­ Perfecto, ¡ah!, tienes que decirme dónde vives. 
­ ¡Claro! 
11 

 
La rubia se lo escribió en un papel y se lo entregó a la morena. 
 
­ Gracias ­ dijo la morena. 
 
Edel  llevaba una radio  en  la  cintura,  siempre  que  había  un  aviso  y ella  no estaba era por 
allí por donde le avisaban y justamente en ese momento empezó a sonar. 
 
­ ¡Edel, soy Carlos contesta! ­ la morena cogió la radio. 
­ Aquí Edel, ¿qué pasa Carlos? 
­ Tenemos un aviso. 
­ Muy bien, enseguida estoy allí, preparadlo todo. 
­ ¡Muy bien! 
 
La morena cortó la trasmisión y mirando a Laura y a Emilio empezó a despedirse. 
 
­  Bueno,   tengo  que  dejaros,  gracias  por  el  café   y  por  haber  venido  a  verme,  me  ha 
alegrado veros. 
­ A nosotros también Edel ­ dijo una sonriente rubia. 
­ ¡Edel!, ¿vas a una misión ahora? ­ preguntó el pequeño. 
­ Si, tengo que ir a una por... 
 
El  niño  saltó  del  banco  donde  estaba  sentado  y  se  enganchó  en  el  cuello  de  la  morena 
que lo cogió al vuelo. 
 
­ ¡Ten cuidado! 
 
Edel  no  estaba  tan  acostumbrada  a  las  muestras  de  cariño, ni  que  nadie  se  preocupara 
tanto  por  ella,  tal  vez  por  eso  le  encantaba  tanto  este  niño. Edel lo  abrazó  con  fuerza  y  
cerró  los  ojos  por   un  instante.  Laura  sentía  envidia  del  pequeño,  por  estar  entre  esos 
brazos  fuertes  que  una  vez la protegieron a ella. La rubia se puso de pie ya que los dos lo 
estaban. Emilio se separó de ella y como premio recibió una beso en la mejilla. 
 
­ ¡Bien! ¡Me ha dado un beso la Dama de Hielo! 
­ Jajaja ­ rió la morena. 
­ Tus ojos son de hielo también. 
­ Eso dicen ­ le guiñó uno al pequeño ­ nos vemos mañana, adiós. 
 
La  morena   se  acercó  hasta  la  rubia  y  la  dió  un  suave  beso  en  la  mejilla  dejándola 
encantada de la vida. 
 
­ A... adiós... 
 
Laura  se  acarició  la mejilla  donde  había  recibido  el  beso.  Realmente  esa  mujer la estaba 
cautivando,  cada  vez  tenía  más  ganas  de  verla  y  Emilio  era  la  excusa  perfecta  para 
hacerlo. 
12 

 
 
 
Segunda parte 
 
Ya  casi  eran  las  ocho.  Laura  y  Emilio  ya  lo  tenían  todo  preparado.  Ambos  se  habían 
puesto  muy  guapos.  Laura  se  había  puesto   unos  pantalones  vaqueros  oscuros  con  una 
camisa  blanca  abierta,  debajo  de  ella  llevaba  un  camisa de  tirantes  de color verde, como 
sus ojos. Estaba echando una mirada a la comida cuando Emilio apareció en la cocina. 
 
­ Woooo ­ dijo el pequeño ­ ¡Tía, estás que rompes! 
­  Jajaja,  anda  enano, tú  sí  que  estás  que  rompes  ­  le  guiñó un ojo ­ ¿como es que te has 
puesto tan guapo? 
 
Emilio  se  había  vestido  todo  trajeado,  con  corbata  incluida. El pequeño agachó  la cabeza 
y se puso colorado. 
 
­ Aaahhh, ya entiendo ­ dijo la rubia aguantándose la risa. 
­ Es que... 
­ A ver, a ver, ¿que escondes ahí detrás? ­ preguntó la rubia. 
 
Emilio sacó una rosa roja con un bonito envoltorio. 
 
­ ¡Vaya!, ¡que rosa mas bonita! 
­ ¿De verdad? ­ preguntó el niño entusiasmado. 
­ Claro que si! 
­ Se la voy a regalar a Edel. 
­ Seguro que le encanta ­ dijo la rubia sonriente. 
­ Tía... ­ el niño se puso serio. 
­ Dime ­ la rubia le prestó toda su atención. 
­ Me he enamorado. 
­ ¿Qué? ­ preguntó muy sorprendida. 
­ Que me he enamorado de Edel. 
­ ¡¡¡Jajajaja!!! ­ la rubia fue incapaz de contener la risa. 
­ Ríete, ríete, pero esta noche le pediré que se case conmigo. 
 
Emilio  se  fue   con  su  rosa  en  la  mano  dejando  a  una  rubia  muerta  de  la  risa,  tuvo  que 
apoyarse  en  la  pared  para  no caerse al suelo. Emilio era encantador y por lo visto un Don 
Juan. 
El  timbre  de  la  puerta hizo que la rubia se pusiera  seria, se retocó un poco antes de llegar 
a la puerta y después fue a abrir. 
 
Todo  su  ser  fue  castigado  brutalmente  al  abrir  la   puerta  y   encontrarse  con  una 
impresionante  morena.  Siempre  la  había  visto  con  el  mono   de  bomberos,  mono  que 
escondía  un tremendo cuerpo. Edel estaba en la puerta con una gran sonrisa, llevaba una 
camisa   negra  junto  con  un  pantalón  vaquero  claro   que  parecía  haber  sido  hecho 
13 

especialmente  para  ella.  Laura  se  quedó  tan...   tan...  ¿alucinada?,  no  esa  no  era  la 
palabra, lo cierto es que no se podía describir como se quedó la rubia. 
 
Edel  se  dio  cuenta  de  la  reacción  de  Laura  y   no  pudo  evitar  reír.  Tenía  su  mano 
escondida  detrás  de  la  espalda,  poniendo  cara  de  perrito  abandonado y ofreciéndole una 
rosa a la rubia le preguntó. 
 
­ ¿Puedo pasar? 
 
Laura  sintió  y  deseo  besar  a  aquella  morena,  su  respiración  se  hacía  más  dura,  tenía 
ganas  de tirarse  encima de  la morena y abrazarla muy fuerte. Una sonrisa en sus labios y 
el  sonido  de su  risa le hizo saber a la morena que le había gustado la rosa. Laura la cogió 
muy sonriente. 
 
­ ¡Claro que sí!, pasa, perdona. 
­ Gracias. 
­ ¡EDEL! 
 
La  voz de Emilio llamó la atención a la morena que estaba mirando a la rubia atentamente 
de lo hermosa que estaba. 
 
­  ¡Oh!,  me  has  robado  el  corazón,  ¿quién es la afortunada que tendrá la suerte de ir de tu  
brazo? ­ preguntó la morena fingiendo sorpresa. 
­ ¡La afortunada eres tu! ­ Emilio sacó una rosa y se la ofreció a la morena. 
­ ¡Vaya!, parece que no soy la única que regala rosas... ­ miró a la rubia y le guiñó un ojo. 
­ Jajajaja ­ rió Laura ­ ¿Emilio, no tenías algo que decirle a Edel? 
­ ¿Ah sí? ­ preguntó la morena. 
­ Esto... pues yo... quería decirte que... 
 
Emilio  comenzó  a  ponerse  rojo  y  a  mirar  para  el  suelo.  Edel  que  lo  vio  muy  tímido  se 
arrodilló hasta quedar a su altura. 
 
­ A ver, ¿que me tienes que decir? 
­ Pues que... ¡¡¡Tía díselo tu!!! 
­ Jajaja, de eso nada, eso lo tienes que hacer tu amiguito. 
 
La  morena  no  entendía nada,  volvió  a  mirar  al  niño y  le tocó el hombro animándolo a que 
se  lo  contara.  Emilio al  ver  que  no  era  capaz  le dió la rosa a la morena, le dió un beso en 
la  mejilla  y  salió  corriendo.  Edel  se  quedó  sorprendida  pero  muy  divertida, miró a la rubia 
que  se  estaba  riendo a  carcajada  limpia.  La  morena se quedó allí mirándola, el sonido  de 
la carcajada de la rubia era como música para sus oídos.  Laura se sintió observada, al ver 
que  la  morena la  miraba  atentamente  dejó  de  reírse  y  hablar  para  que  no  se quedara en 
una situación incómoda. 
 
­ Es muy tímido ­ dijo la rubia. 
­ Sí, parece que viene de familia ­ dijo con una risita. 
14 

­ Eso me temo, poco antes de que vinieras tú él estaba muy decidido. 
­ ¿Decidido a qué? 
­ Pues... eso es algo que te tiene que decir el ­ la rubia le guiñó un ojo. 
­ Jajaja, esta bien. 
 
Las  dos  rieron  y  después  quedaron  en  silencio  mirándose  la  una  a  la  otra,  pero  en  sus 
labios se quedó dibujada la sonrisa. Tras mirarse unos instantes la morena le habló. 
 
­ Estas preciosa. 
 
Ese  comentario  le  pilló  por  sorpresa  a  la rubia, enseguida un rubor subió por sus mejillas, 
y con voz tímida le dijo. 
 
­ Gracias... tu también estás preciosa ­ ambas sonrieron ampliamente. 
­ Gracias. 
­ Bueno... si te parece pasamos ya a cenar. 
­ Estupendo, me muero de hambre ­ dijo la morena. 
 
Laura,   Edel  y  Emilio  cenaron  muy  animadamente,  hablando  de  todo  un  poco.  Una  vez 
acabaron de cenar siguieron hablando. 
 
­ En serio, Emilio tenía toda la razón, eres la mejor cocinera del mundo ­ dijo la morena. 
­ Muchas gracias, me alegro de que te haya gustado ­ dijo la rubia. 
­  Me  ha  encantado, tienes que decirme cual es  tu restaurante, sabiendo que tu cocinas iré 
a comer muy a menudo. 
­ Jajaja, trato hecho, allí te esperaré ­ dijo riendo. 
­  Pues  allí  estaré  ­  respondió  del mismo modo ­ ¡tú que suerte tienes he enano!, todos los 
días comiendo esta deliciosa comida. 
­ ¡¡¡Siiiiiii!!!!, jajaja ­ rió Emilio ­ ¡mi tía es la mejor! 
­ ¡¡¡Siiii!!! ­ gritaron los dos juntos. 
­  Jajajaja  ­  los  tres echaron a reír ­ bueno niños, si no os portáis bien no os daré de comer 
­ dijo la rubia con aires de superioridad. 
­ ¡Sí, mamá! ­ dijeron Emilio y Edel a la vez. 
­ Jajaja, venga enano, tu tienes que ir ya a la cama que mañana tienes escuela. 
­  ¡¡¡Jooooooo!!!,   ¡yo  quiero  quedarme  con  la  Dama  de  Hielo!,  ¡¡¡solo  un  ratitoooooo!!!  ­ 
rogó el niño. 
­ ¡Vale!, ¡vale, pero solo un ratito, eh! 
­ ¡¡¡Bien!!! 
­ Si quieres vamos a los sofás y tomamos un café. 
­ Claro. 
 
La  rubia  comenzó  a  quitar  la  mesa,  Emilio  se  fue  al  salón.  Edel  cogió  cosas de  la  mesa 
para ayudar a la rubia. 
 
­ No hace falta de verdad, tu eres la invitada. 
­ No te preocupes, me gusta ayudar. 
15 

 
Ambas  fueron  a  coger  el  mismo  plato,  sus  manos  se  tocaron  en  una suave caricia.  Sus 
ojos   se  encontraron  nuevamente,  en  ellos  se   podían  ver  muchas  cosas,  pasión,  afecto,  
deseo,  lujuria...  ¿amor?,  eso  aun  no  se  veía  con  claridad,  pero  el  deseo  rompía  sus 
cuerpos.   Al  darse  cuenta  del  tiempo  que  estuvieron  así  apartaron  la mano  muy  deprisa. 
Las dos siguieron recogiendo la mesa en silencio. 
 
Edel  estaba  en  el  sofá  esperando  a  Laura  con el café, mientras tanto estaba jugando con 
Emilio. 
 
­ ¡Jajaja, me haces cosquillas! ­ decía Emilio. 
­  ¿De  verdad?,  vaya  no  me  había  dado  cuenta  ­  la  morena  comenzó  a mover  sus dedos 
más deprisa. 
­ ¡¡¡JAJAJA!!!, ¡tía!, ayúdameeee. 
 
Laura  estaba  en  la  cocina oyéndoles  jugar, se reía para sí misma al pensar en lo feliz que 
estaba  Emilio  después de  todo, y lo feliz que  era ella  cuando Edel estaba a su lado... este 
pensamiento  la hizo  reflexionar,  sabía  que estaba sintiendo muchas cosas por la morena, 
cuando  no  la veía  la echaba  de  menos,  la  encantaba  el  sonido  de  su  voz,  de  su risa y  el 
día  que  la  abrazó...  el  día  que  la  abrazó  la  hizo  sentir  cosas  que  jamás  antes  había 
sentido. 
 
Laura  llegó  al  salón con  los  cafés,  le  dio  uno  a la morena y el otro para ella. Laura quería 
sentirse a su lado, pero Emilio se sentó en el medio de las dos. 
 
­ Bueno Emilio, ¿ya estas decidido a pedirle eso a Edel? ­ dijo la rubia divertida. 
­ ¡Sí! 
 
Emilio se puso de pie y se arrodilló delante de la morena que lo miraba muy atentamente. 
 
­ Dama de Hielo... ¿quieres casarte conmigo? ­ dijo Emilio muy serio. 
 
Edel  no  cabía  en  su  asombro,  miró  hacia  la  rubia  que  se  estaba  tapando  la  boca  con  la 
mano  para  no  soltar  una  tremenda  carcajada.  La morena sabía que si se reía podría herir 
los sentimientos del pequeño y no quería. 
 
­ Así que quieres que me case contigo ­ dijo la morena sonriente. 
­ ¡Sí! 
­ Vaya... créeme que me encantaría pero... ya estoy comprometida. 
 
Eso  desilusionó  tanto  al  pequeño  como  a  la  rubia.  La  morena  vio  la  desilusión  en la cara 
del pequeño, pero no quería dejarlo así. 
 
­  ¿Sabes?,  si  no  estuviera  comprometida  tú  serías  el  hombre   de  mi  vida,  aunque...  lo 
cierto es que eres el hombrecito de mi vida ­ la morena le dió un beso en la mejilla. 
­ ¡¡¡Biieeennnnn!!! ­ el niño se tiró a abrazarla. 
16 

­ Jajajaja ­ rió la morena y la rubia. 
 
De repente el móvil de la morena comenzó a sonar. 
 
­ Dime, Carlos. 
­ ¿Edel, has visto cómo está la noche? 
­ No, ¿por qué? 
­ Asómate por una ventana. 
­  Voy  ­  la  morena se levantó hasta la ventana y vió que hacía una tormenta impresionante 
­ vaya, lo voy a tener complicado para volver a casa. 
­ ¿Dónde estás? 
­ Con una amiga. 
­ Bueno, pues ten cuidado, han recomendado que lo mejor es no salir de casa. 
­ Ya veré lo que hago, ¿todo por allí está bien? 
­ Si, no te preocupes. 
­ Si pasa algo me avisas. 
­ Claro, hasta luego. 
­ Hasta luego, Carlos. 
 
La morena colgó el teléfono y vio las caras preocupadas de Laura y Emilio. 
 
­ ¿Pasa algo? ­ preguntó la rubia. 
­ No, tranquila, es que hay mucha tormenta y están recomendando no salir de casa. 
 
La  rubia  se  asomó  a  la  ventana  y  vió  que  tenía  razón,  llovía  tanto  y  hacía  tanto  aire  que 
parecía que los árboles iban a ser arrancados de la tierra. 
 
­  No  puedes  volver  a  casa  con este  tiempo  ­  dijo la rubia ­ será  mejor que te quedes aquí 
esta noche. 
­ No quiero molestar, pero gracias de todas maneras. 
­ ¡Edel!, no te vayas, te puede pasar algo! ­ dijo Emilio agarrándola de la pierna. 
­  ¿Lo  ves?,  hoy  te  quedas  aquí  ­  dijo  la  rubia  ­  solo  tengo  una  cama,  espero  que  no  te 
importe compartirla. 
­ Para nada, pero puedo dormir en el sofá. 
­ Creeme, el sofá no es nada cómodo, te lo digo por experiencia. 
­ Jajaja, esta bien ­ ambas se miraron y sonrieron ampliamente. 
­ Bueno enano, ya es hora de que tu te vayas a la cama. 
­ Jooo. 
­ Jaja, nada de jo, venga. 
 
La rubia llevó al pequeño a la habitación lo acostó. 
 
­ Tía dile a la Dama de Hielo me tiene que dar las buenas noches. 
­ Ahora mismo se lo digo. 
 
La rubia salió de la habitación y se asomo por el salón. 
17 

 
­ Edel. 
­ ¿Sí? 
­ Emilio dice que la Dama de Hielo tiene que darle las buenas noches. 
­ Jajaja, claro. 
 
La  morena  se  levantó  y  fue  a  la  habitación  de  Emilio  que  ya  estaba en la cama, se sentó 
en el borde de la cama y le dió un tierno beso al pequeño en la frente. 
 
­ Buenas noches, pequeño. 
­ ¡Buenas noches, Dama de Hielo! 
 
La  morena  le  sonrió  y se  levantó  de  la  cama  con  la  intención  de  irse,  pero  el  pequeño la  
volvió a llamar. 
 
­ ¡Edel! 
­ Dime. 
­ Cuida a mi tía... le da miedo la noche. 
 
La morena le pareció extraño, pero asintió con la cabeza y se fue de la habitación. 
 
Laura  estaba  en  su  habitación  preparando  la  cama  cuando  unos  golpes  a  la  puerta 
llamaron su atención. 
 
­ ¿Se puede? 
­ Claro, pasa, estaba preparando las cosas para dormir. 
­ Ah, bien. 
­ Iré a buscarte un pijama, seguramente no sea de tu talla pero bueno... 
­ No te preocupes ­ dijo con una sonrisa la morena. 
 
Tras una par de minutos la rubia apareció en la habitación con el pijama. 
 
­ Creo que esto es lo único que te puede valer ­ dijo con una mueca 
 
Le  enseñó  un  pantalón  blanco  de  algodón  junto  con  una  camisa  del  mismo  color  de 
tirantes. 
 
­ Es perfecto, gracias. 
­ Ahí está el baño por si quieres cambiarte. 
­ Si, gracias. 
 
La  morena  entró  en  el  baño  a  cambiarse.  Laura  ya  se  había  cambiado,  estaba dentro  de 
la  cama.   Estaba  algo  nerviosa,  siempre  había  dormido   sola,  con  la  única  persona  que 
dormía  alguna vez era con Emilio. Se sentía muy atraída por la  morena y tener que dormir 
con ella ahora era algo que hacía que su deseo aumentara. 
 
18 

La  puerta  del  baño se  abrió  dejando  ver  a  una  impresionante morena, sus brazos fuertes 
y  sus  largas  piernas estaban al descubierto. La rubia empezó a sentir mucho calor, pero a 
su vez tenía sudores fríos. 
 
Edel  fue  hasta  la  cama  y  se  metió  en  ella.  Laura   estaba   en  el  otro  lado  sin  moverse, 
miraba  hacia  el  techo.  Una  vez  se  acomodó  la  morena  pudo  sentir  los  temblores  de  la 
rubia,   giró   su  cabeza  para  mirar  detenidamente  su  perfil.  Era  realmente  preciosa,  Edel 
sentía ganas de abrazarla, de protegerla... 
 
­ ¿Estás cómoda? ­ preguntó la rubia. 
­ Si, estoy muy bien, tienes una cama muy cómoda ­ dijo con un sonrisa. 
­ Lo se, por eso me cuesta tanto levantarme por las mañanas. 
­ Jajaja, asi que eres perezosa eh. 
­ Jajaja, mucho, Emilio tiene que despertarme todas las mañanas ­ dijo algo tímida. 
­ Emilio es un gran chico. 
­ Sí que lo es. 
­ Se ve que te quiere mucho y se preocupa por ti. 
­ Sí... Emilio es lo único que me queda. 
­ ¿No tienes más familia? 
­ Tengo a mis padres pero... hace tiempo que no los veo. 
­ ¿Por qué? 
­ No aceptaban mi forma de ser y discutimos. 
­ Vaya... 
­  ¿Tu  estas   comprometida,  no?  ­  la  rubia  sabía  que  eso  no  era  asunto  suyo  pero  quería 
saberlo. 
­ No, no estoy comprometida. 
­ Entonces... 
­ Jajaja, le dije eso a Emilio porque no quería herirlo. 
­ Jajaja ­ la rubia ya estaba mucho más feliz. 
­ Vivo sola... desde siempre ­ eso lo dijo con algo más de tristeza. 
­ ¿Y tu familia? 
­ No... no tengo. 
­ ¿Tu trabajo tiene algo que ver? ­ preguntó la rubia. 
­  Sí...  mis  padres  murieron  cuando  quedaron  atrapados  en  un  incendio,  yo  estaba  con 
ellos  pero...  logré  escapar  de  las  llamas  ­  hizo  una  pausa y sintió como Laura le cogía de 
la  mano  por  debajo  de las  mantas  ­  desde  aquel  día me juré a mi misma que dedicaría el 
resto de mi vida a luchar contra el fuego... 
­ Edel... 
­ Cuando ascendía a capitán... mi brigada siempre dijo que tenía el corazón de hielo. 
­ ¿Por qué el corazón de hielo? 
­  Porque  después  de  lo  de  mis  padre  no  lloré  nunca  más,  mi corazón se endureció hasta 
quedar en hielo y no hubo fuego que lo derritiera. 
­ Seguro que has tenido que pasarlo muy mal ­ ambas miradas se encontraron. 
­ Si... pero el tiempo lo cura todo... ¿no? 
­  Eso  dicen...  ¿nunca  has  pensado  en  abandonar  ese trabajo  y  dedicarte  a  algo  que  no 
sea tan peligroso? 
19 

­  Lo  he  pensado  muchas  veces...  pero  nunca  he  encontrado  una  razón  para no arriesgar 
mi  vida  por  la  de  otros,  yo  no  tengo  a  nadie,  si me voy nadie lo sentirá, pero la gente que 
puedo salvar seguro que tienen a alguien que los espere. 
­  Te  equivocas  al  decir  que  tu  no tienes a nadie  y que nadie lo sentirá si te vas... Emilio lo 
sentiría mucho... y yo también... 
 
Edel  apretó  la  mano  de  la  rubia  que  ahora  la   miraba,   la  morena  estuvo  a  punto  de 
acercarse a ella y abrazarla, pero se contuvo. 
 
­ Gracias Laura ­ las dos se sonrieron. 
­ Será mejor que durmamos. 
­ Si. 
 
La rubia apagó la luz dejando la habitación completamente a oscuras. 
 
­ Buenas noches. 
­ Buenas noches. 
 
El  silencio  reinó  en  la  habitación,  ambas  seguían  mirando  hacia  el  techo,  ninguna  podía  
dormir.  El  silencio  fue  roto  por  relámpagos  y  truenos,  eso  asustó a la rubia y sin pensarlo 
se  agarró  al  brazo  de  la  morena,  su  cuerpo  comenzó  a  temblar  y  Edel  lo  notó.  Sin 
pensarlo   atrajo  hacia  sí  a  la  rubia  y  la  rodeó  con  sus  brazos  haciendo  que  la  rubia 
apoyara  su  cabeza  en  el  pecho  de  la  morena  y la abrazara por la cintura, Laura escondió 
su cara en su cuello y aspiró para llenarse del aroma de Edel. 
 
­ Perdona... es que no me gustan mucho las tormentas ­ se disculpó la rubia algo tímida. 
­ No te preocupes ­ la morena la apretó más contra ella ­ ¿estas mejor así? 
­ Mucho mejor... gracias. 
­ Emilio... me ha dicho que te da miedo la noche. 
­ Si... 
­ ¿Por qué? 
­  Siempre  me  han  dado  miedo,  una  vez  de  pequeña  me  quede  sola  bajo  una  gran 
tormenta y desde aquel día le cogí mucho miedo. 
­ Ahora estoy contigo, yo te cuidaré, no debes tenerle miedo a nada. 
­ Lo sé... cuando estoy contigo me siento... segura, protegida. 
 
Edel  le  dió  un  tierno  beso  a  la  rubia  en   la  frente,  esta  se  acurrucó  más en  ella  y  sonrió 
feliz.  Ambas   estaban  medio  dormidas  cuando  notaron  que algo  había  saltado  encima  de 
la  cama,  abrieron los  ojos  sobresaltadas  y  vieron  al pequeño Emilio asustado. La morena 
sonrió feliz. 
 
­ Anda ven aquí. 
 
Le  dijo  al  pequeño  señalándole el otro  lado libre de su cuerpo. Emilio se metió en la  cama 
y  se  acurrucó  en  el  otro  lado,  Edel  lo  rodeo  con  su  brazo  y  notó el peso de la cabeza del 
niño en su hombro. Laura sonrió y le acarició la cabecita con su mano. 
20 

 
­ Edel has cumplido tu promesa ­ dijo el pequeño susurrando. 
­ ¿Qué promesa? ­ preguntó la rubia. 
­ Edel me dijo que te cuidaría esta noche y lo está haciendo. 
­ Si... lo está haciendo y muy bien ­ dijo la rubia sonriente ­ gracias por todo Edel. 
­ No me lo tenéis que agradecer, me gusta proteger a las personas que quiero... 
 
Los  tres  muy  abrazados se  fueron  quedando  dormidos,  ya  no  había ni tormenta ni ruidos 
que  les  perturbara  sus  sueños.  Ambos  estaban  felices  y  muy  a  gusto.  Edel  estaba 
encantada,  pero  tenía miedo  de  que  su  corazón  de  hielo  fuera  derretido  por  el  amor  que 
estaba sintiendo por ellos dos. 
 
 
Eran  las  ocho  de  la  mañana  cuando  sonó  el  despertador.  Tres  cuerpos  se  movieron 
inquietos  por  el  ruido.  Laura  se  acomodó  más  sobre  el  cuerpo  de  la morena  y  la  abrazó 
con  fuerza.  Edel  ya  estaba  despierta,  para  ella  había  sido  el  amanecer  más  bonito  que 
había   vivido.  Abrazó  con  fuerza  a  la  rubia  y  la  dio  pequeños  besos  en  la  frente  y  en  la  
mejilla.  A  su  otro  lado  estaba  Emilio abrazada  a  ella  también,  se  quedó  mirando  como  la 
morena  le   daba  besos  a  su  tía  y  ella  sonreía,  él  sonrió  para  sí  y se  las quedó  mirando. 
Edel se acercó hasta su oído y le susurró muy suave. 
 
­ Buenos días dormilona, es hora de levantarse. 
­ Mmm, solo un ratito más. 
­ Jajaja ­ rió la morena. 
­ Mi tía es una dormilona ­ dijo Emilio. 
­ ¡Ey!, buenos días campeón ­ la morena le dió un beso al pequeño. 
­ ¡Buenos dias, Dama de Hielo! ­ el pequeño la abrazó. 
 
Edel volvió a susurrarle al oído a la rubia. 
 
­ Es hora de levantarse. 
 
Despacio  la  rubia fue  abriendo los ojos, una vez se aclaró la vista vio como la morena y el 
pequeño  la  miraban  sonrientes.  Tras  ver  esa  imagen  quiso  despertar  así  cada  mañana, 
entre  los  brazos  de  la  morena  junto  con  su  sobrino.   Con  una  gran  sonrisa  les  dio  los 
buenos días. 
 
­ Buenos días. 
­ Buenos días ­ dijeron los dos juntos. 
­  Vaya...  ­  la  rubia  se fijó  en  que  estaba  encima  de  la  morena  ­  seguro  que  no  te  hemos 
dejado pegar ojo ­ dijo ruborizada. 
­ Jajaja, tranquila, yo he dormido estupendamente. 
­ No tengo ganas de ir a clase ­ se quejó el pequeño. 
­ Y yo no tengo ganas de ir a trabajar ­ se quejó la rubia también. 
­  ¿Pero  esto  qué  es?,  vosotros  dos  ya  podéis  levantaros  ­  la  morena  se  incorporó y  se 
puso hacer cosquillas a los dos perezosos. 
21 

­ ¡Jajajaja! 
­ ¡Jajajaja! 
­  No  pararé   hasta  que  me  digáis  que  estáis  deseando  ir  a  una  a  trabajar  y  el  otro  a  la 
escuela. 
­ ¡Jajaja, vale!, ¡vale!, estoy deseando ir a trabajar. 
­ ¡Jajaja y yo a la escuela! 
­ Eso está mejor ­ dijo la morena dejándoles de hacer cosquillas. 
 
Laura  y  Emilio  estaban  agotados  de  tanto  reír,   pero   con  una  mirada  cómplice  ambos 
sabían lo que tenían que hacer. 
 
­  ¿Y  tu...  tienes  ganas de ir a trabajar? ­ preguntó la  rubia a la vez que se iba acercando a  
la morena. 
­ Pues claro que sí ­ dijo orgullosa. 
­ ¿Seguro? ­ dijo Emilio. 
 
Edel  veía  como  se  acercaban  más  a  ella,  sonrisas pícaras asomaban en los labios de los 
dos. 
 
­ ¡Ey!, ¿no iréis hacer lo que creo que queréis hacer verdad? 
­ ¿Tú que dices Emilio? 
­ Yo digo que... ¡a por ella! 
 
Ambos  saltaron  encima  de  la  morena,  empezaron  a  hacerla  cosquillas  sin  parar,  la 
morena  se  retorcía de risa debajo de los dos. Siguieron jugando durante un rato. Después 
los  desayunaron  los  tres  juntos  entre  risas.  Parecían  una  familia  de  verdad.  Los  tres  ya 
estaban en la calle, era hora de despedirse. 
 
­ Bueno... pues supongo que ya nos veremos. 
­ Sí ­ dijo la rubia con una sonrisa. 
­  Gracias  por  la  cena,  por  el  desayuno  y  bueno...  por   todo,  de  verdad  nunca  había 
disfrutado tanto. 
­  Nosotros  tampoco,  nos  ha encantado  que  te  quedaras  a  dormir,  te  hemos cogido como 
almohada personal ­ dijo riendo. 
­ Jajajaja, a mi también me ha encantado dormir con vosotros. 
­ ¿Edel, vendrás a dormir otro día? ­ preguntó el pequeño entusiasmado. 
­ Mmm... no, el próximo día vendréis vosotros a dormir a mi casa ­ dijo guiñandole un ojo. 
­ ¡¡¡Biieenn!!! 
 
Edel se acercó y le dió un abrazo y un beso. 
 
­ Que tengas un buen día enano. 
­ ¡Sí! ¡Y tú! 
 
La  morena   se  quedó  mirando  a  Laura,  estaba  dudosa,  no  sabía  si  darle  un  beso  en  la 
mejilla  o  simplemente  marcharse  así.  Laura  no  quería irse sin darle un beso, así que esta 
22 

vez  tomó  la  iniciativa  ella.  Se  acercó  hasta  la  morena  y  poniéndose  de  puntillas  le dio un 
beso  en  la  mejilla, la  morena se lo devolvió. Las dos se miraron llenas de amor, amor que 
trataban de ocultar con todas sus fuerzas, pero que cada vez se hacia mas difícil. 
 
­ Que tengáis un buen día los dos ­ dijo la morena con una sonrisa. 
­ Gracias, tu también... y ten cuidado ­ dijo la rubia. 
­ Claro, adiós. 
­ Adiós... 
 
Los  tres  se  despidieron  con  una  sonrisa.  Laura  se   fue  a  llevar  a  Emilio  al  colegio  y 
después a trabajar. 
 
Edel acababa de entrar en el cuartel, allí se encontró con Carlos. 
 
­ Buenos días, Carlos. 
­ Buenos días, Edele, por tu cara diría que has pasado buena noche. 
­ ¡Sip!, he pasado una noche estupenda. 
­ ¿Te quedaste en casa de tu amiga? 
­ Si, con el temporal que hacía no me dejó salir. 
­ Normal, tu serías capaz. 
­ Jajaja, bueno, ¿no hay ningún aviso? 
­ No, de momento no hemos recibido nada. 
­ Pensé que con el tiempo que hizo ayer algo habría pasado. 
­ Bueno, se han caído algunos árboles, pero no a pasado nada. 
­ Me alegro, bueno voy a ir a entrenarme un poco. 
­ Muy bien, capi ­ dijo con una sonrisa. 
 
Edel  se  entrenaba  duramente  como  cada  días,  tenía  un  gran físico y una gran fuerza. No  
pudo  dejar  de  pensar  en  lo  bien  que  estuvo  la  noche  que  se  quedó  a  dormir  en  casa de 
Laura.  Nunca  se  había  sentido  tan  querida  y  tan  a  gusto.  Se  acordó  del  pequeño  Emilio, 
dijo que quería ser bombero, la morena tuvo una idea, dejo los ejercicios y salió corriendo. 
 
Laura  estaba  en  la  cocina  de su restaurante, hoy estaba muy contenta y ayudaba en  todo 
momento   a  sus  cocineros,  les  corregía  si  veía  algo  que  no  era  correcto.  Su  cuerpo  aún 
sentía  el  cálido  cuerpo de  la morena, si por ella fuera se habría quedado en los brazos de 
Edel toda la vida. 
 
Era  mediodía  cuando  Laura  fue  a  buscar  a  Emilio  al  colegio.  El  niño  salió  como  siempre 
con su gran sonrisa, tras un beso se pusieron en marcha. 
 
­ ¿Que tal el día hoy? ­ preguntó la rubia. 
­ Muy bien!, hoy nos has dicho la profesora que mañana haremos una fiesta de disfraces. 
­ ¿De verdad? 
­ ¡Sí!, lo que pasa es que yo no tengo disfraz ­ dijo triste el niño. 
­ Eso se puede arreglar ­ la rubia le guiñó un ojo. 
 
23 

De  repente  un  camión  de  bomberos  les llamó la atención, se acercaba a gran velocidad y 
llenaba la sirena puesta. 
 
­ ¿Tía crees que Edel irá en ese camión? 
­ No tengo ni idea ­ ambos siguieron mirando. 
 
El  camión  se   paró  justo  delante  de  ellos,  un  bombero  bajó  de  él  y  comenzó  a  correr  en 
dirección  a  ellos  que  lo  miraron  muy  sorprendidos.  El  bombero   llegó  hasta  ellos  y  se 
agachó delante de Emilio. 
 
­ ¿Tu eres el pequeño Emilio? ­ preguntó el hombre. 
­ Sí, soy yo. 
­ Ten ­ el hombre le ofreció una caja abultaba casi más grande que él. 
­ ¿Qué es esto? ­ preguntó muy sorprendido. 
­ Es para ti, de parte de la Dama de Hielo. 
­ ¡¡Es de Edel!!! ­ gritó el niño. 
­ Ahora con su permiso tengo que irme. 
­ ¡Gracias! ­ dijo el niño, el hombre le guiñó un ojo y se fue ­ tía! Que puede ser. 
­ Vamos a casa y lo abriremos ­ dijo muy contenta por ver tan feliz a su sobrino. 
 
Una   vez  llegaron  a  casa,  el  pequeño  corrió  hasta  llegar  al  sofá,  ahí  comenzó  a  abrir  el 
paquete  con  ansias.  Laura  lo  miraba  desde  atrás  y  no  podía  evitar  reírse. Cuando por fin 
arrancó  los  envoltorios  abrió  la  caja.  Sus  ojos  llenos  de   emoción  vieron  un  traje  de 
bombero,  incluía  botas  y  casco,  Emilio  se  puso  muy  nervioso,  lo  sacó  de  la  caja  y  lo 
estiró, pudo ver que todo era de su tamaño. 
 
­ ¡¡¡Tía!!!, ¡mira que chulo!, un traje de bomberos! 
­ ¡¡¡Wooooo!!!!, ¡vaya!, es una pasada ­ dijo la rubia. 
­ ¡¡¡Siiiii!!!, mira hay una nota. 
­ ¿Y qué dice? 
­ Dice... 
"Ahora eres un bombero de mi brigada, prepárate el sábado para apagar las llamas" 
La Dama de Hielo 
­ ¡¡¡SOY UN BOMBEROOOOOOOOO!!! ­ gritó el pequeño lleno de entusiasmo. 
­ Ya lo creo que si! ­ dijo riendo. 
­ Voy a ponerme el traje. 
­ Jajaja, muy bien, te espero aquí. 
­ ¡Vale! 
­ Oye, Emilio ­ dijo la rubia. 
­ ¿Qué? 
­ ¿Sabes por qué Edel te lo ha regalado? 
­ Sí. 
­ ¿Por qué? ­ preguntó curiosa. 
­ Porque yo le dije que quería ser bombero, y ella me dijo que me ayudaría. 
­ ¿De verdad quieres serlo? 
­ ¡Sí!, ¡y seré el mejor!, como Edel ­ el niño salió corriendo para cambiarse. 
24 

 
Laura  se  quedó  muy  pensativa,  le  parecía  bien  que  Emilio tuviera claro lo que quería ser, 
pero  le  preocupaba  también,  ya que ser bombero traía muchas consecuencias, la primera 
arriesgar  tu  propia  vida.  Para  ella  Emilio  era  lo  único que le quedaba y si algo le llegara a 
pasar no sabía que haría. 
 
 
Por  fin  llegó el Sábado. Emilio había estado impacientísimo porque llegara este día. Laura 
fue con él hasta el cuartel. Cuando llegaron allí vieron que no había nadie. 
 
­ ¿Dónde estarán todos? ­ preguntó el pequeño. 
­ No lo sé... 
 
De  repente  un  montón  de  pisadas  provenientes  del  piso de  arriba les  llamó  la  atención, 
aparte de eso oían voces. 
 
­  ¡VAMOS,  VAMOS,  VAMOS!,  DAOS  PRISA,  LO  QUIERO  TODO  LISTO  EN  UN 
MINUTO. 
 
Emilio  y  Laura  reconocieron  esa  voz,  era  la  voz  de  Edel.  De  repente  un  montón  de 
bomberos  comenzaron  a  bajar  por  una  barra,  descendiendo  uno  tras  otro  y  echando  a  
correr  hacia  uno  de  los  camiones.  La última en bajar fue Edel, era la única que no llevaba  
el equipo al completo. La morena no se dio cuenta de que Laura y Emilio estaban allí. 
 
­ ¡TODO LISTO! ­ gritó uno de los hombres. 
­  ¡MUY  BIEN!,  MARCHAOS  YA,   Y   RECORDAD  LO  QUE  OS  HE  DICHO,  NO  QUIERO 
QUE   MI  BRIGADA  QUEDE  EN  EL  ÚLTIMO  PUESTO,  ¡¡¡QUIERO  EL  PRIMERO!!!, 
¿ENTENDIDO? 
­ ¡¡¡SÍ, CAPITÁN!!! ­ gritaron todos juntos. 
 
Emilio  y  Laura  estaban  alucinando  al  ver  a  esa  imponente  Edel.  Era  algo  que  hasta  hoy  
no  habían  visto.  Emilio  estaba  muy  orgullosa  de  ella,  ahora  más  que  nunca  quería  ser 
como ella, quería formar parte de su brigada y convertirse en el mejor. 
 
El  camión  de  bomberos  arrancó  y  salió  disparado  con  la  sirena  puesta.  Sin  el  camión 
ahora  había  mucho  más  espacio.  Edel  se  iba  a  ir  cuando  escuchó  unos  pasos,  se  giró  y 
vió  a   un  pequeño  bombero  acercarse  a  ella  con   una  gran  sonrisa,  la  morena  pensó  en 
jugar  un  poco  con  él,  el  pequeño  se   paró   delante  de  ella,  aún  había   algo  de   distancia 
entre ellos. 
 
­ ¿Y usted bombero, a que brigada pertenece? ­ preguntó la morena firme y tajante. 
­ ¡A la suya capitán! ­ respondió el pequeño con total seriedad. 
­ ¿Te crees capaz de pertenecer a mi brigada bombero? ­ siguió con su tono de voz. 
­ ¡Sí! ¡Capitán! 
­  ¡Muy  bien!,  pues  tendrás que demostrármelo,  quiero  que  subas a  esos barrotes y bajes 
por el otro lado en 30 segundos, el tiempo empieza... ¡YA! 
25 

 
Emilio  salió  corriendo  a  toda  velocidad,  subió  por  los  barrotes  hasta  arriba  del  todo, 
debajo había colchonetas por si se caía pero aun así la morena se colocó debajo. 
 
­ ¡TE QUEDAN 20 SEGUNDOS! ­ le gritó la morena. 
 
Emilio  se  esforzaba al  máximo,  quería  dar  lo  mejor de sí, pero una vez estuvo arriba miró 
hacia  abajo y el vértigo que sintió fue superior a él, eso hizo que se soltara de los barrotes  
dejándose  caer.  Laura  que  lo  estaba  contemplando  todo  se  asustó  mucho  al  ver  al 
pequeño  caer,  pero  vió  como  la  morena  de  un   rápido  movimiento  lo  agarró  entre  sus 
brazos  antes  de  que  tocara  el  suelo.  Emilio  estaba  en  los brazos de  la  morena  con  cara 
de...  "no  me  mates  por  favor",  la  cara  de  la morena  tenía  un  aspecto  duro  y de  enfado, 
pero enseguida se le cambio por una gran sonrisa al ver la cara del pequeño. 
 
­ Primera regla, nunca mires abajo. 
­ ¡Edel! 
 
El  pequeño  la  abrazó  por  el  cuello  y  los  dos  comenzaron  a echar  risotadas,  la morena lo 
tumbó  en  la  colchoneta y  comenzó  a  hacerle  cosquillas.  Laura  se  acercó sonriente hasta 
donde estaban los dos jugando. 
 
­ A este bombero le falta entrenamiento, ¿no lo cree usted así, Capitán? 
 
La  morena   levantó  la  cabeza  para  ver  a  la  dueña   de  esa  voz  que  ya  conocía 
perfectamente.  Con  una  gran  sonrisa  volvió  a  perderse  en  los  ojos  esmeraldas  de  la 
rubia. 
 
­ Así es señorita Laura, tiene toda la razón ­ dijo la morena con mirada cómplice. 
­  Bueno...  y  dónde  están  esas llamas que hay que apagar? ­ preguntó la rubia guiñándole 
un ojo a su sobrino. 
­ Jajaja, muy bien, ¿quieres apagar unas llamas pequeño bombero? 
­ ¡Sí, capitán! 
­ Pues vamos! ­ la morena extendió una mano ofreciéndosela a la rubia. 
­ Le gustaría venir con nosotros? ­ preguntó con algo de seducción en su voz. 
­  No  me  lo  perdería por  nada en  el  mundo  ­  gustosamente  agarró  su  mano  y  los  tres  se 
dirigieron a uno de los camiones de bomberos. 
 
 
 
Tercera parte 
 
El  camión  de  bomberos  se  paró  en  un  descampado,  de  el  bajaron  Edel,  Laura  y  Emilio, 
los  tres  siguieron  andando  hasta  donde  les  guió  la  morena.  En  el  descampado  había  un 
coche viejo, se veía que estaba roto. 
 
­ Bien, Emilio, hoy vas a apagar las primeras llamas. 
26 

­ ¡¡¡Bien!!! ­ dijo el niño. 
­ ¿Es peligroso? ­ preguntó algo preocupada la rubia. 
­ No, tranquila, es un fuego controlado ­ dijo con una sonrisa la morena. 
 
Edel  se  acercó  al coche,  echó  gasolina  y  le  prendió  fuego.  Inmediatamente  el  coche  fue 
envuelto  en  llamas.  Eso  intimidó  un  poco  al  pequeño.  La  morena  se  giró  y  se  acercó 
hasta donde estaban los dos. 
 
­ Ponte la máscara. 
­ ¡Sí! ­ el niño hizo caso. 
­  Ten,  a  mi  no  me  hace  falta  ­  la  morena  le  extendió  la  suya  a  la  rubia  para  que  no 
tragarse humo. 
­ Gracias ­ la rubia se la puso. 
­ Emilio, atento a lo que te voy a decir ­ el pequeño asintió. 
 
La morena marcó una raya con un palo a cierta distancia del coche. 
 
­  Emilio,  cuando  te  enfrentas  a  un  caso  como  este  o  a  otro   parecido,  recuerda  que 
siempre  tienes  que  mantener  una  distancia  de  ti  y  el  fuego  ­  explicó  la  morena  ­  bien 
ahora te enseñaré cómo coger la manguera. 
 
La  morena   fue  a  por  ella,  estiró  de  ella  lo  que  creo   necesario  y  se  puso  al  lado  del 
pequeño. 
 
­ Bien, cógela de aquí. 
­ ¿Ah sí? 
­  Sí,  muy  bien,  ahora  tienes  que  agarrarla  con  el   brazo  también,  ponla  en  tu  costado  y 
presiona con tu brazo. 
­ Ya está. 
­  Perfecto,  una  vez  la  tengas  bien  cogida,  tuerces  hacia abajo esta llave de aquí, una vez 
la  tuerzas  saldrá  el  agua,  con  esta  rueda  de   aquí  podrás  controlar  a  la  presión  que 
quieres que salga. 
­ ¡Bien! 
­ ¿Listo? 
­ ¡Sí! 
­ Pues vamos allá. 
 
Despacio Emilio fue moviendo la llave, el agua comenzó a salir. 
 
­  Emilio  nunca  apuntes  al  agua  directamente,  eleva  la  manguera  para  que  el  agua  caiga 
desde arriba, como si estuviera lloviendo. 
­ ¡Sí, Capitán! 
 
El  niño  hizo  caso  a  lo  que  la morena  le  indicaba,  el  agua  comenzó  a  caer  desde  arriba, 
parecía  que  el  fuego  no  se  apagaba  nunca,  pero  en  verdad  lo  que  la  morena  le  mandó 
hacer fue controlar el fuego. 
27 

 
­ Muy bien, ahora aumenta la presión del agua. 
­ ¡Sí! 
 
El  pequeño  hizo lo que la morena le mandó, aumentó la presión y el agua comenzó a salir 
con  más   fuerza,  a  Emilio  le  costaba  mucho  más  controlar  la  manguera,  parecía  que 
estaba  perdiendo  el  control,  pero  antes  de  que  eso  pasara  la  morena  se  puso  detrás  y 
agarró  la  manguera ayudando  al  pequeño.  No  tardaron  más  de  cinco  minutos  en  apagar 
el fuego. Del coche ya solo salía el humo, ya no había llamas. 
 
­  Muy  bien,  una  vez  se  apague  el  fuero,  para  tener  la  seguridad  de  que  no  volverá  a 
prenderse lo que haremos ahora será rociarlo con espuma ­ dijo la morena. 
­ Espuma? ­ preguntó sorprendido. 
­ ¿Sí, nunca la has visto? 
­ ¡No!, ¡¡¡quiero verla!!! 
­ Jajaja, muy bien, vamos ahí. 
 
La  morena   sacó  una  manguera  mucho  mas  ancha  que  la  anterior,  esta  había  que 
sujetarla como mínimo con dos personas. Emilio y Edel ya tenían sujeta la manguera. 
 
­ A mi señal, bombero. 
­ ¡Sí, Capitán! 
­ ¡Ahora! 
 
Emilio  abrió  la  llave  y  la  espuma  comenzó  a  salir  como  si  fueran  nubes,  Emilio  estaba 
fascinado al ver tanta espuma junta. 
 
­ ¡¡¡Es fantástico!!!, ¡has visto tía! 
­ Jajaja, si cariño ­ dijo la rubia muy sonriente. 
 
Una vez pringaron bien el coche con la espuma la apagaron. 
 
­  Muy  bien  bombero,  acaba usted de apagar su primer incendio ­ dijo guiñandole un ojo al 
pequeño. 
­ ¡Tía!, ¡tía!, ¿¿¿lo has visto???, ¡¡¡mi primer incendio, soy un bombero!!!! 
­ Ven aquí, campeón ­ dijo la rubia extendiendo sus brazos ­ ¡has estado sensacional! 
 
Emilio  corrió  hasta  ella  y  se  dieron  un  fuerte  abrazo.  Edel  los  miraba  muy  sonrientes.  Se 
les  veía  tan  unidos,  tan felices...  por  un  momento  la morena pensó en lo feliz que sería si 
tuviera  una  familia  así. Emilio  salió  corriendo  para  donde  estaba la  morena que lo recibió 
con los brazos abiertos. 
 
­ ¿Qué tal tu primer incendio bombero? 
­  ¡¡¡Muy  bien!!!,  muchas  gracias  Edel  ­  el  niño  la  dió  un beso en la  mejilla ­ Edel, ¿verdad 
que siempre te quedarás con nosotros? 
 
28 

Como  deseaba decirle  que  si por  ella  fuera  se  quedaría  esta  vida  y  las mil siguientes, no 
había  nada  que  deseara  tanto  como  estar  con  ellos. Por una vez se planteó muy en  serio 
dejar  de  ser  bombero,  ahora había  encontrado  a  dos  personas  a  las que quería  con toda 
su  alma  y  no  quería  separarse  de  ellas,  no  quería  arriesgar  su  vida,  pero  tampoco podía 
romper la promesa que un día hizo. 
 
Abrazó al pequeño fuerte y le susurró... 
 
­ Sí, Emilio... siempre. 
 
Pasó  una  semana  desde  aquel  día.  Edel  estaba  en  su  casa  preparando  la  cena,  ya  que 
Laura  y  Emilio  vendrían  a  cenar  y  quién  sabe...  tal  vez  se  queden  a  dormir.  Edel 
preparaba la comida tranquilamente cuando sonó su móvil. 
 
­ ¿Sí? 
­ Edel, soy Carlos. 
­ Dime Carlos, ¿qué pasa? 
­ Tenemos un aviso. 
­ Lo siento Carlos, pero hoy es mi día libre. 
­ Antes no faltabas a ningún aviso, aunque fuera en tu día libre. 
­ Lo se, pero ahora suelo quedar con alguien. 
­ Vaya... ¿y quién es el afortunado? 
­ Afortunado ninguno. 
­ ¿Entonces? 
­ ¿Te acuerdas de el niño que salvé en aquel incendio? 
­ Sí. 
­ Pues la tía del niño y yo nos hemos hecho muy buenas amigas. 
­ ¿Esa rubita tan guapa? 
­ Esa misma. 
­ Vaya, me alegro mucho, ya era hora de que alguien te derritiera ese corazón de hielo. 
­  Muy gracioso, bueno te dejo, ten mucho cuidado me oyes?, después de mi recuerda que 
tu estas al mando. 
­ ¡Lo sé, Capitán! ­ dijo riendo ­ que pase usted una excelente noche. 
­ Lo haré, hasta luego ­ dijo contenta la morena. 
­ Hasta luego. 
 
La morena colgó y siguió haciendo la cena. 
 
El  timbre  sonó   cuando  la  morena  acababa  de   colocar  todas  las  cosas.  Fue  a  abrir  la 
puerta con una gran sonrisa sabiendo bien a quienes se encontraría al abrirla. 
 
­ Buenas noches ­ dijo la una rubia increíblemente preciosa. 
­ Bu... bu... buenas noches. 
 

29 

La  morena   no  cabía  en  su  asombro,  Laura  había  venido  totalmente  con  la  intención  de 
volverla  loca.  La  rubia  venía  con  una  minifalda  negra  y  una  camisa  corta  de  tirantes  que 
dejaba ver su ombligo. 
 
Según  los   pensamientos  de  la  rubia  lo  de  Edel  tenía  más  crimen.  Llevaba  puestos  unos  
pantalones  negros  de  cuero,  con  unas  botas  haciendo  juego,  un  top  negro  con  una 
camisa blanca desabrochada. 
 
­ Dios... ­ susurró la rubia. 
­ ¿Decías algo? ­ preguntó la morena sorprendida. 
­ No, no, qué va yo... 
­ A dicho Dios ­ dijo Emilio muy sonriente. 
­ Esto... 
 
Edel vio lo mal que lo estaba pasando la rubia y decidió quitarle hierro al asunto. 
 
­ Anda pasad, no os quedéis ahí ­ dijo la morena. 
 
Emilio pasó por su lado y puso la cara para que la morena le diera un beso. 
 
­ Jajaja, eres un caradura ­ dijo muy divertida a la vez que le daba el beso. 
­ Jajaja, mi tía quiere otro ­ el niño pasó de largo dejando a su tía con la boca abierta. 
 
Edel  se  la   quedó  mirando  muy  divertida,  sus  miradas  se  mezclaron,   casi  ya  se  había 
convertido  en  una  costumbre,  ninguna  de  las  dos   la  apartó,  se  siguieron  mirando  hasta  
que sus labios dibujaron sonrisas de felicidad. 
 
­ Este niño me las va a pagar ­ dijo la rubia bajando la cabeza. 
­  Jajaja,  no  te  preocupes ­ la  morena  besó  la suave piel de la rubia que dio un bote ­ ups, 
perdona. 
­ No, no pasa nada, si me gusta. 
­ ¿Te.. gusta? ­ preguntó con una sonrisa pícara. 
­  Pu...  pues  claro  ­  ¿por  qué  había  dicho  eso?,  no  lo  sabía,  pero  tampoco le  importaba, 
era la verdad ­ ya que soy la invitada supongo que esta vez me toca a mi. 
­ ¿El qué? ­ preguntó algo extrañada. 
­ Pues que estas preciosa. 
­ Aaahh.... 
 
Por  primera  vez  la  rubia vio  a  Edel  sonrojarse,  era  más  encantadora aún cuando parecía 
más tímida. 
 
­ Muchas gracias, tu también lo estás. 
­ Gracias. 
 
Los  tres  se  encontraban  en  el  salón,  ya  habían  comido  y  ahora estaba en unos cómodos 
sofás. 
30 

 
­ Tienes una casa muy bonita ­ dijo la rubia. 
­ Gracias. 
­ Emilio ten cuidado con lo que toques, no rompas nada. 
­ Claro que no, tía. 
­ Jajaja ­ rió la morena ­ bueno supongo que esta noche os quedaréis a dormir, ¿verdad? 
­ ¡¡¡Siiiiiiiiiiii!!! ­ gritó el pequeño. 
­ No queremos molestar, de verdad te lo agradezco. 
­ Ya sabes que no sois ninguna molestia, por mi encantada ­ dijo con una gran sonrisa. 
­ Muy bien, pues entonces nos quedaremos. 
­ Perfecto ­ Emilio quieres ver alguna película, las tengo de dibujos. 
­ ¡¡¡Sí!!! 
­ Muy bien, ven conmigo. 
 
La  morena  lo  llevó  a una habitación, en ella había una cama, un sofá, una tele, un video y 
una  gran  estantería  con  montones  de   películas.  La  morena  le  puso  una  el  pequeño  se 
quedó viéndola tranquilamente. 
 
Laura  estaba  sola  en el salón esperando a que volviera la morena, se levantó y se puso a 
mirar los marcos  de las fotos. Casi todas eran suyas con Carlos, parecían ser muy buenos 
amigos.   En  ese  instante  la  morena  apareció  en  el  salón.  La  rubia  se  giró  y  le  sonrió,  la 
morena se acercó hasta quedar enfrente de ella. 
 
­ Tú y tu amigo parecéis muy unidos. 
­ Sí... Carlos era todo lo que tenía. 
­ ¿Era? 
­ Sí, porque ahora aparte de él os tengo a ti y a Emilio ­ dijo con brillo en los ojos. 
­ Es verdad, nos tienes a nosotros y nosotros te tenemos a ti. 
­ Siempre... 
 
¿Quien  iba  a   decir  que  una  simple  mirada  dijera  tanto?,  las  dos  miradas  luchaban  por 
adentrarse  en  la  otra.  Los  ojos  azules  fueron  bajando  por  todo  el rostro  de  Laura  hasta 
posarse  en  esos  carnosos labios rosados. Laura tenía los labios entreabiertos. Edel ya no 
podía  contenerse más, había deseado besar esos labios desde el primer momento en que 
los  vio.   Despacio  la  morena  se  fue  acercando  a  ella.  Laura  veía  a  la  morena  cada  vez 
más  cerca,  los  nervios  se  estaban  apoderando  de  ella.  De  repente  vio  como  Edel  se 
paraba,  parecía  algo  dudosa,  así  que  decidió  ayudarla  un  poco, ahora quien se acercaba 
era  ella,  la  morena  no  lo  dudo  más,  ambas  se  acercaron   despacio,  tal  vez  demasiado 
despacio,  tanta  lentitud  las  estaba  matando,  pero  ninguna  de  ellas  quería  ser  brusca  en 
ese  primer  beso.  Sus  labios  casi  se  rozaban  cuando  de  repente  sonó  el  móvil  de  la 
morena  haciendo  que  se  apartara  bruscamente.  Laura  hizo  lo  mismo,  estaba  algo 
aturdida,  parte  de  ella estaba  furiosa  por  haber  roto  ese  mágico  momento,  pero  también 
estaba feliz porque tenía la esperanza de que Edel la quisiera como ella la quiere. 
 
­ ¿Sí? ­ respondió algo malhumorada. 
­ ¡Edel! 
31 

­ ¿Qué pasa, David? 
­ ¡Es Carlos!, ¡se ha quedado atrapado en una casa! 
­ ¿Qué?, ¡maldita sea entrad y buscarle! 
­  ¡Ya  lo  hemos  hecho,  pero  no  le  hemos  conseguido  encontrar!,  Edel  tienes  que venir, tu 
eres la única que puede salvarlo. 
­ ¡Vale, vale!, ¿tenéis el fuego controlado? 
­ Por poco, se nos está descontrolando Edel. 
­ ¡Enseguida voy! 
 
La morena colgó muy agitada y miró a la rubia que la miraba con cara de preocupación. 
 
­ ¿Edel, pasa algo? 
­ Carlos se ha quedado atrapado en una casa y no lo encuentran. 
­ Dios... 
­  Laura  tengo  que  ir  inmediatamente  allí,  por  favor  quedaos  aquí,  yo  vendré  en  cuanto 
pueda ¿vale? 
­ Claro. 
 
La  morena  se  disponía  a  irse cuando  Laura  la  agarró  del  brazo,  se  acercó  a  ella  y  le  dió 
un beso en la mejilla. 
 
­ Por favor, ten cuidado... 
­  Lo  tendré...  ­  la  morena  acarició  dulcemente  la  mejilla  de  la  rubia  y  después  salió 
corriendo. 
 
Laura  vió  como  se  iba,  sus ojos  tornaron  a  tristeza,  estaba preocupada, tenía miedo y un 
presentimiento, como si algo malo fuera a pasar... 
 
Edel  ya  había  llegado  allí,  David  le  había  explicado  todo,  la  morena  se  preparó  para  
entrar,  una  vez  estuvo  lista  entró.  La  casa  ardía   como  si  de  la  cabeza  de  una  cerilla 
tratara.   La  casa  era  bastante  grande  y  eso   le  llevaría   más  tiempo  de  lo  normal  para 
buscar  a  su  amigo,  un  tiempo  que  no  tenía.  Buscó  por   cada  rincón  de  la  casa,  solo  le 
quedaba  una  habitación  de  arriba,  justo  la  que  estaba  bloqueada,  no  conseguía abrirla. 
Entre  patadas  y  embestidas  lo  consiguió,  pero  su  hombro  lo pagó. Esa habitación estaba 
a  punto  de  derrumbarse  entera,  una  gran  estantería  estaba  caída  e  impedía  el  paso,  a 
pesar   del   humo  que  había  logro  ver  a  Carlos   al  final  de  la  habitación,  parecía  que  se  
había  desmayado.  La morena solo podía lograr llegar hasta él saltando y así lo hizo. Saltó 
consiguiendo  llegar  hasta  él,  pero  la  caía  no  fue  buena  y  se  torció  el  tobillo,  un  pequeño 
grito  salió  de  su  boca.  Aguantando  el  dolor  se  acercó  para  ver  como  estaba  Carlos, 
parecía  que  había tragado  mucho humo, no llevaba la máscara puesta y por eso se había 
desmayado.  Edel  miró  a  su alrededor buscando  una  salida, sabía que no podía volver por  
donde  había  entrado.  Su  mirada  se  tornó   en  la  única  ventana  de  la  habitación,  estaba 
rodeada  de fuego pero era la única  salida. Un último esfuerzo, un valor inalcanzable,  un lo 
siento, una única esperanza y invadida por la oscuridad. 
 

32 

Ya  era  más  de  medianoche  cuando  Laura  daba  vueltas  por  la  casa  de  la  morena.  No 
había  noticias  de  ella. Emilio se había quedado dormido en la habitación que Edel le dejó. 
Laura no aguantó más la espera y decidió llamar al cuartel de los bomberos. 
 
­ Buenas noches, verá es que quería saber si podían decirme algo de la capitana Edel. 
­ Quién lo pregunta? 
­ Me llamo Laura, había quedado con ella cuando recibió un aviso y desde entonces no se 
nada de ella. 
­ La capitana está ingresada en el hospital, si quiere puede ir a visitarla. 
­ Dios... pero... ¿pero esta bien? 
­ Lo siento señorita, yo no lo se, no estuve con ellos. 
­ ¡Muy bien, muchas gracias! 
 
Laura  colgó  rápidamente  el  teléfono  y  fue  a  despertar  a  Emilio.  Una  vez  le  explicó  lo 
ocurrido los dos salieron a toda prisa al hospital. 
 
Laura  y  Emilio  acababan  de  entrar  en  el  hospital.  Fueron  a recepción y  preguntaron  por 
Edel,  cuando  le  dijeron  la  habitación  ambos  fueron  hacia ella.  Justo  cuando  llegaron  a  la  
puerta una enfermera salía de la habitación. 
 
­ Perdone, ¡vengo a ver a Edel ­ dijo la rubia. 
­ Mmm, no se si será buena idea señorita, la señorita Edel necesita descanso. 
­ Por favor... ­ rogó la joven angustiada ­ no molestaré, solo quiero verla. 
­ Bueno... pero el pequeño se quedará conmigo. 
­ Está bien. 
­ ¡Jo! ­ protestó el niño. 
­ Emilio ahora vengo. 
­ ¡¡¡Tía, dile a Edel que la quiero mucho!!! Y que se ponga bien pronto. 
­ Claro... ­ la rubia le sonrió. 
 
Despacio   Laura  abrió  la  puerta.  Una  leve  luz  iluminaba  la  habitación.  Los  aparatos 
conectados  al  cuerpo de Edel me hicieron oír el  latido de su corazón, era lento y pausado. 
Se  acercó  hasta  la  cama  para  ver  a  la  mujer  que  la  había  robado el corazón y que ahora 
hacía que su alma gritara al verla en ese estado. 
 
Edel  tenía  la  cara  llena  de  cortes,  un  brazo  vendado.  Un  tubo  entraba  por  su  boca,  lo 
cierto  es  que  parecía muy  incómodo.  Los  ojos  húmedos  de Laura se posaron en el rostro 
dañado  de  Edel.  Con  su  mano  acarició  la  de  la  morena, despacio la  levantó  y  pegó  sus 
labios en ella. Sin dejar de besar su mano unas lágrimas rodaron por sus mejillas. 
 
­  Por  favor  Edel...  no me dejes ahora que he encontrado algo por lo que vale la pena vivir, 
no soportaría estar sin ti... 
 
Laura  no  pudo  seguir  hablando,  el  dolor  y  la  angustia  pudo  con  ella.  Limpiando  sus 
lágrimas  se   acercó   hasta  el  dañado  rostro  de  la  morena  y  depositó  un  suave  beso  muy 
cerca de los labios y salió de la habitación. 
33 

 
Habían  pasado dos  días  desde  entonces.  Laura  había  ido  todos  los  días  al  hospital  para 
ver a Edel, pero la morena no había despertado aún. Hoy estaba Laura sentada al  lado de 
la  cama,   tenía  agarrada  la  mano  de  la  morena  y  su  cabeza  apoyada  en  el  colchón,  se 
había quedado dormida. 
 
Unos  ojos   azules  se  fueron  abriendo  muy  despacio,  al  notar  la  luz  los  cerró  de  golpe,  le 
dolían  mucho.  Poco  a pocos los  fue  abriendo  hasta  que se acostumbraron a la luz. Tenía 
el  cuerpo   bastante  dolorido,  apenas  podía  moverse.  Notó  que  algo  agarraba  su  mano, 
miró  hacia  un  lado  y  vió  a  un  rubia  profundamente  dormida,  con una sonrisa  apretó  con 
sus pocas fuerzas la mano de la rubia. 
 
Laura  se  despertó al  notar  un  leve  apretón  en su mano, levantó despacio la cabeza y sus 
ojos  se  encontraron  con los ojos mas preciosos de  su vida. Por fin pudo adentrarse en los 
ojos   azules  que  tanto  había  extrañado.  Los  ojos  azules  la  miraron  llenos  de 
agradecimientos,  Laura  no  pudo  evitar  llorar,  las  lágrimas  caían  por  sus  mejillas.  Edel 
estiró su mano y la apoyó en la mejilla de la rubia. 
 
­ Sshh, no... no llo... res ­ dijo con dificultad la morena. 
­  Edel...   me  tenias  muy  preocupada  ­  Laura  se  apoyó  en  la  mano  de  la  morena  y  la 
acarició con la suya. 
­ Lo... siento, no era mi... intención. 
­ Lo sé, lo sé, no tienes que disculparte. ¿Qué tal te encuentras? 
­  Mejor...  al  saber  que  estás  conmigo  ­  Laura  sonrió  y  le  dio  un suave beso en la frente a 
la morena ­ gracias. 
­ ¿Por qué? 
­ Por estar conmigo. 
­ No me lo tienes que agradecer... es un placer ­ las dos sonrieron. 
­ ¿Qué tal está, Emilio? 
­ Deseando verte. 
­ Yo a él también, siento mucho haberos dejado el otro día yo... 
­ Sshh, era tu obligación. 
­ Sí pero... 
­  Nada  de  peros  ­  la  rubia  le  selló los  labios  con  un  dedo  ­  ahora tienes que recuperarte,  
más adelante volveremos a quedar los tres. 
­ Claro... 
­ Es tarde, tengo que irme ya ­ dijo algo triste la rubia. 
­ ¿Volverás? ­ preguntó casi suplicante. 
­ Siempre... ­ Laura sonrió y se agachó para darle otro beso en la frente. 
 
Había  pasado  una  semana,  Laura  y  Emilio   habían  ido  todos  los  días  a  ver  a  Edel.  La 
morena  se  iba  recuperando  poco  a  poco.  Emilio  y  Laura  se  estaban preparando para ir  a 
ver a Edel. 
 
­ ¿Emilio estás listo? 
­ ¡Sí, tía! 
34 

­ Muy bien, pues vamos. 
­ Tía ­ el niño agarró del brazo a Laura. 
­ ¿Qué pasa? 
­ Cuando le den el alta a Edel podría venir aquí y así la cuidamos. 
­ Es una buena idea, pero no se si Edel querrá. 
­ Yo la convenceré. 
­ Jajaja, muy bien, andando. 
 
Nada  más llegar al hospital Laura habló con  la enfermera  y dejó a Emilio con ella mientras 
ella  iba  a ver  a Edel. Sus ojos se abrieron con  sorpresa al  encontrarse a la morena de pie, 
apoyada en  una  mesa  intentando  mantener  el  equilibrio.  Sus piernas estaban temblando, 
por  los  gestos  de  su  cara  parecía  estar  haciendo  un  gran  esfuerzo.  Laura  se  dió  cuenta 
de  que  no  iba  a  ser  capaz  de  mantenerse   de  pie  mucho  más,  justo  cuando  vió  que  la  
morena  iba  a  perder  la  batalla  corrió  hasta  ella  y   puso  su  cuerpo  para  amortiguar  a  la 
morena.  Laura  la  tenía  abrazada  por  la cintura y su barbilla estaba apoyada en el hombro 
de Edel. 
 
­ ¿Edel qué hacías de pie? ­ preguntó preocupada la rubia. 
­ Me canso de estar en la cama... quería andar un poco. 
­ Será mejor que vuelvas a la cama. 
 
Laura ayudó a Edel a volver a la cama, una vez la tumbó, la arropó bien. 
 
­ ¿Te encuentras mejor? 
­  Sí,  solo  estoy  algo  cansada  ­  la  morena  vio  en  la  cara  de  Laura  la  falta  de  sueño  ­  tú 
pareces cansada. 
­ Es que... no duermo muy bien últimamente. 
 
Edel  apoyó  su  mano  en  la de  Laura  y  la  acarició  suavemente.  Sorprendida  Laura  miró la 
mano   de  la  morena  y  después  levantó  la  cabeza  para  chocar  con  sus  ojos.  Esos  ojos 
azules  intensos  la  estaba  sonriendo,  Laura  le  sonrió  y  giró  su  mano  para  agarrar  la de la 
morena. 
 
­  Emilio  y  yo  habíamos  pensado  que...  cuando  te  den  el  alta  podrías  venir  a  casa,  así 
habría alguien que cuidará de ti. 
­ Oh, yo... os lo agradezco de verdad pero... no quisiera crearos más molestias. 
­ De eso nada, Emilio quiere que vengas, y... yo también. 
 
Ambas  se   quedaron  mirándose  muy  fijamente,  era  como  si  con  aquella  mirada  quisieran 
decírselo  todo.  Sus  manos  aún  seguían   unidas,  ninguna  parecía  tener  intención   de 
soltarla.   El  mágico  momento  se  rompió  en  el  instante  que  la  puerta  de  la  habitación  se 
abrió dando paso al pequeño Emilio. Ambas soltaron su agarre sin ganas. 
 
­ ¡Ey! ­ dijo sonriente la morena. 
­  ¡¡¡Edel!!!   ­  el  pequeño se  tiró  a abrazarla  ­  ¿Edel,  qué  tal  estás?  ­  preguntó  una  vez  se 
separó de la morena 
35 

­ Estoy bien, aparte de que tengo buena compañía ­ miró a Laura y le guiñó un ojo. 
­ Gracias ­ le agradeció la rubia con una sonrisa. 
­ ¿Edel, vendrás a casa con nosotros? ­ preguntó entusiasmado el niño. 
­ Bueno yo... 
­ ¡¡¡Di que siiiii!!! 
­ No tengo nada que hacer verdad? ­ preguntó la morena. 
­ Creo que no ­ dijo una sonriente rubia. 
­ Está bien, estoy en vuestras manos. 
 
Los  tres  sonrieron  emocionados  por  lo  que  les  esperaba.  Cada  uno  tenía  sus ideas en la 
cabeza, cada uno tenía su ilusión.  
 
 
 
Cuarta parte 
 
La  puerta  se  cerró  tras  de  ella,  el  aroma  de  la  casa  la  hizo  tranquilizarse, era como estar 
en  la  suya  propia.  Una  mano  en  su  espalda  la  hizo  girarse  para  ver  la  sonrisa  mas 
perfecta  que  había  visto  en  toda  su  vida.  El  tacto  de  la  mano  en  su  espalda  la  hizo 
estremecer. 
 
­ Adelante ­ la suave voz de Laura entró por sus oídos. 
­ Gracias. 
 
Laura  agarró  a  Edel  para  ayudarla  a  andar,  cuando  llegaron  al  salón  la  morena  se  sentó 
en el sofá. 
 
­ ¿Quieres tomar algo? 
­ No gracias, así estoy bien ­ contestó la morena. 
­ ¿Te sientes bien así o prefieres ir a la cama? 
­ Así estoy bien, me canso de estar en la cama, gracias por todo. 
­ De nada... ­ Laura le sonrió muy contenta ­ ¡Emilio! 
 
El niño fue corriendo donde se encontraba su tía. 
 
­ ¿Sí? 
­  Voy  a  ir   un  momento  a  comprar,  quédate  con  Edel  y  que  no  le falte  de nada,  ¿vale?, 
tienes que cuidar de ella. 
­ Seguro que lo hará bien ­ dijo con una sonrisa la morena. 
­ ¡Claro!, yo cuidaré de la Dama de Hielo. 
­ Muy bien, pues ahora vengo. 
­ Hasta hora ­ le dijo Edel. 
­ Hasta hora ­ le respondió Laura. 
 
Una vez la mujer rubia se fue, Emilio corrió hasta el sofá y se sentó al lado de la morena. 
 
36 

­ ¿Edel, necesitas algo? 
­ No, gracias pequeño ­ la morena le revolvió el pelo. 
­ ¿Sabes?, los días que estabas en el hospital mi tía estuvo muy preocupada. 
­ ¿De verdad? ­ preguntó con curiosidad la morena. 
­ ¡Sí!, me dijo que eras muy importante para ella y que no quería perderte. 
 
Edel  se  sorprendió  mucho  por  las palabras del pequeño Emilio. Saber que era importante 
para  Laura  la  daba  a  pensar  muchas  cosas.  Para  ella  Laura y Emilio se habían vuelto las 
personas  mas  importantes  de  su  vida,  sabía  que  sentía algo muy fuerte por la rubia, pero 
tenía miedo de perderla. 
 
­ Ella también es muy importante para mi. 
­ Lo sé ­ le dijo el niño. 
­ ¿Ah sí? 
­ Sí. 
­ ¿Y cómo sabes eso? 
­ No se, simplemente los se. 
­ Ah, vaya... eso está bien. 
­ ¿Edel, te vas a quedar siempre con nosotros? 
 
Aquella  pregunta  le  pilló de  sorpresa,  sabía  que  por su trabajo no podía hacer ese tipo de 
promesas. 
 
­ Bueno yo... 
 
En  ese   momento  la  puerta  de  casa  se  abrió  dejando  paso  a  la  menuda  rubia,  Edel   se 
sintió aliviada. 
 
­ Ya estoy aquí. 
­ ¡Hola! ­ saludaron los dos a la vez. 
­ ¿Que tal se ha portado? ­ preguntó la rubia. 
­ Bien, bien ­ respondió Edel. 
­ Le preguntaba a Emilio ­ dijo guiñandole un ojo. 
­ Jajaja ­ rió el pequeño ­ ha sido buena chica. 
 
Edel se reía por lo bajo, aquello le resultaba todo tan familiar, era el ambiente perfecto. 
 
­ Muy graciosos sois los dos ­ dijo la morena con una sonrisa. 
­  Lo  sabemos   ­   dijo  la  rubia  sentándose  a  su  lado  ­  ¿te  encuentras  bien?,  ¿necesitas 
algo? 
­ Estoy perfecta, gracias por todo ­ contestó amablemente Edel. 
 
El  timbre  de  la  puerta  les  llamó  la  atención,  Laura  se  levantó  y  fue  a  ver  quien  era. 
Cuando abrió la puerta Laura se encontró con la única persona que no quería ver. 
 
­ ¿Qué haces aquí? ­ preguntó en tono serio. 
37 

­  Yo  también  me  alegro  de  verte  ­  contestó  el  hombre  ­  me  entere  de lo que ha pasado y 
he venido a por Emilio. 
­ Emilio está muy bien aquí, así que puedes irte por donde has venido. 
­ Emilio es mi hijo, tu no tienes derecho! ­ el tono del hombre se alzó. 
­  Te   recuerdo  que  fuiste  tu  quien  abandonó   a  Emilio  y  a mi  hermana,  no  quisiste  saber 
nada de ellos! ­ le contestó Laura alzando la voz también. 
­ Será mejor que me dejes llevarme a Emilio ­ su tono sonaba amenazador. 
­ No irá a ninguna parte, tendrás que pasar por encima de mi cadáver. 
­ ¡Cómo quieras! 
 
El hombre puso una mano en la puerta empujando hacia dentro para abrirla, pero Laura la 
bloqueaba con las manos y con el pie. 
 
­ ¡MALDITA SEA!, ¡APÁRTATE! 
­ ¡NO! 
 
Ambos  siguieron  forcejeando,  el  hombre  se  estaba  poniendo  rojo  de  la  ira  y  el  esfuerzo, 
pero  lo  estaba  consiguiendo,  Laura  no  podía  aguantar  más. Tras un último empuje  Laura 
tuvo  que  retroceder,  y  él  abrió  la  puerta por completo y comenzó a entrar, pero una figura 
más alta que él se puso en su camino. 
 
­  ¿Sabes  que  esto  es allanamiento de morada? ­ preguntó Edel con el tono más serio con 
el que hubiera hablado antes. 
­ ¿Y tú quién narices eres? 
­ Yo soy lo que se interpone entre tu y la entrada a la casa. 
­ No sé quién eres, pero tampoco me importa!, fuera de mi camino si no quieres que... 
­ ¡Qué!, sal de aquí antes de que llame a la policía. 
 
El  hombre  se  lo  pensó  un  instante,  después  miró  a  Laura  quien  estaba  detrás  de  la 
morena,  tras  un  gruñido  se dió la  vuelta  y  se fue. Edel cerró la  puerta y se giró para mirar 
a  Laura,  la   rubia  estaba  temblando  y  con  los  ojos  humedecidos,  Edel  se  acercó  a  ella  y 
puso las manos sobre sus hombros. 
 
­ ¿Laura, quién era? 
­ Era... el padre de Emilio ­ dijo con voz quebrada. 
­ Oh... tranquila, ya ha pasado todo, ¿vale? ­ trató de calmarla. 
­  Me  va  a  quitar   a  Emilio,  se  que  no  para  hasta  conseguirlo  ­  no  pudo  aguantar  más  y 
rompió en llanto. 
 
Edel  hizo   lo  único  que  se  le  ocurrió,  abrazarla,  a  pesar  de  que  le  dolía  todo  el  cuerpo 
intentó  no  pensar en  ello  y  tratar  de  consolar  a la  rubia. Laura hundió su cara en el pecho 
de la morena y le agarró de la camisa casi desesperada. Edel la rodeó con sus brazos y le 
susurró palabras de consuelo para que se fuera calmando. 
 

38 

Había  pasado  una  semana  desde aquella visita, Edel se quedó con ellos todos  los días, a 
pesar   de  aquel  mal  momento  Edel  hizo  todo  lo  posible   para  que  lo  olvidaran,  y  lo 
consiguió, pasaron una semana muy divertida, cada día estaban más unidos. 
 
Ahora  lo  malo  es  que  los  tres  se  habían  acostumbrado  a  estar  juntos  y Edel ya estaba lo 
suficientemente recuperada como para volver a casa. 
 
Edel  ya  estaba  guardando  todas sus cosas en  la pequeña mochila, no se dió cuenta de la 
presencia  que  había detrás  de  ella.  Laura  estaba  apoyada  en  el  marco  de  la  puerta.  Sus 
ojos  miraban  a  Edel  con  tristeza,  aun  no  se  había  ido  y  ya  la  estaba  echando de menos. 
Estaba sumida en sus pensamientos cuando notó unos ojos azules mirándola. 
 
­ Vaya, no te había visto ­ dijo la morena con una sonrisa. 
­ ¿Acabo de venir, ya lo tienes todo? 
­ Si, creo que no me falta nada ya. 
­ Bien ­ el tono de Laura era triste y Edel se dió cuenta. 
­ ¿Laura, te encuentras bien? ­ preguntó preocupada. 
­  Sí,  bueno...   es  solo  que...  Emilio  y  yo  te  vamos  a  echar  de  menos  ­  dijo  sin  levantar  la 
vista del suelo. 
 
Edel se acercó a ella, puso su mano en la cara de la rubia y se la levantó. 
 
­  Yo  también  os   voy  a  echar  de  menos,  me  ha  encantado  poder  compartir  todos  estos 
días con vosotros. 
­ A nosotros también. 
­  Mira,  hoy  tengo  que  ir a ver como están las cosas por el cuartel, pero si queréis mañana 
os venís a mi casa y os invito a cenar. 
­ Me encantaría ir, y estoy segura de que a Emilio también. 
­ Estupendo ­ dijo sonriente Edel ­ bueno, tengo que irme ya. 
­ Te acompaño. 
 
Ambas salieron de la habitación y fueron al salón donde estaba Emilio. 
 
­ Bueno, pequeñajo, me voy ya. 
­  ¡¡¡Joooooo!!!!  ­  Emilio  se  acercó  a  ella y  la  abrazó  con  fuerza  ­  cuando  te volveremos a 
ver? 
­ Mañana, tú y tu tía estáis invitados a cenar a mi casa. 
­  ¡¡¡Bien!!!   ­   Emilio  la  volvió  a  abrazar  y  Edel  le  devolvió  el  abrazo  ­  entonces  hasta 
mañana! 
­ Hasta mañana ­ dijo la morena separándose de él. 
­ ¡Dama de Hielo! 
­ Dime bombero. 
­ ¿No le das un abrazo a mi tía? ­ preguntó el pequeño. 
­ ¡Emilio! ­ protestó Laura casi roja. 
­ Jajaja, claro que si. 
 
39 

Edel  se  acercó  a  ella y  le  dió  un  estrecho  abrazo,  Laura le rodeo la cintura sin pensarlo y 
se  apretó  a  ella  todo  lo  que  puso.  Antes  de  separarse  del  todo Edel le dió un suave beso 
en la mejilla. 
 
­ Hasta mañana, Laura. 
­ Hasta mañana... 
 
Tras  una  sonrisa,   Edel  se  puso  la mochila  al  hombro  y  salió  de  la  casa.  Fue  increíble  lo 
vacía  que  se  quedó  la  casa  cuando la puerta se cerró. Todo se quedó en silencio, era tan  
intenso aquello que daba miedo. Laura miró a Emilio que la estaba mirando sonriente. 
 
­ ¿Y tú por qué sonríes tanto? 
­ Porque te ha gustado. 
­ ¿El qué? 
­ El abrazo y el beso jijiji. 
­ ¡¡¡Serás....!!! 
­ Jajaja ­ el pequeño comenzó a reírse. 
­ Pues sí, sí que me ha gustado, pero no se lo digas eh ­ dijo guiñandole un ojo. 
­ ¡Vale!, le seguiré diciendo que te abrace más a menudo ­ a Laura se le iluminó la cara. 
­ ¿De verdad harías eso por mi? 
­ ¡Claro!, pero tendrás que pagar. 
­ ¿Pagar? 
­ ¡Sí!, una bolsa de chuches todos los días. 
­ Se te caerán los dientes. 
­ ¿Trato? 
­ Trato ­ ambos estrecharon la mano. 
 
Edel  acababa  de  entrar  al  cuartel,  todo   estaba   tranquilo,  pero  podía  oír  los  gritos  de  su 
brigada,  al  parecer  estaban  en  la  sala  de  entrenamiento.  Dejó la  bolsa  y  se acercó hasta 
la sala. 
 
­ Buenos días, chicos ­ dijo Edel con una sonrisa. 
­  ¡Capitán!  ­  dijeron  todos a  la vez  que  se  acercaban  ­  ¿qué  tal  estás? ­ preguntó uno de 
ellos. 
­ Estoy bien, y por lo que veo vosotros estáis en forma. 
­ ¡Sí! ­ gritaron todos. 
 
Entre  ellos  salió Carlos  con  una  gran  sonrisa,  se  acercó  hasta  Edel  y  se paró delante de 
ella. 
 
­ Bienvenida ­ dijo Carlos. 
­ Lo mismo digo ­ Edel le sonrió más aún. 
 
Carlos  y  Edel  se  dieron  un  estrecho  abrazo.  Eran  como  hermanos,  siempre  cuidando  el 
uno del otro. 
 
40 

­ Muy bien, vamos a ponernos a trabajar ­ dijo la morena separándose de Carlos. 
­ ¡Sí! ­ gritaron todos. 
 
Ya  era  el  día en  el  que  Laura  y  Emilio  irían  a  cenar  a  casa  de  Edel. La  morena  acababa 
de  salir  del  cuartel,  se  montó  en  su  coche  y  se  dirigió  a  casa.  Llevaba  quince  minutos 
conduciendo,  solo  le  faltaba  un  cruce  para  llegar   a  casa.  El  semáforo  estaba  en  verde, 
justo  cuando  iba  a  pasar,  un  coche  a  gran  velocidad  iba  a  estrellarse  contra  su  coche, 
Edel  dio  un  frenazo  y  metió  la marcha  atrás  lo  más  rápido  que  pudo  para  evitar el golpe, 
el  coche  pasó  rozándole  la  delantera  del  coche,   no  hizo  más  que  unos  rasguños.   Edel  
estaba  con  el corazón acelerado, era la primera  vez que vivía casi un accidente de tráfico. 
Cada  día  se  jugaba  la  vida,  pero  ahora  era  todo  distinto,  ahora  tenía  dos  razones  para 
vivir, Laura y Emilio. 
 
Laura  y  Emilio  acababan de  llegar  a  casa  de  Edel,  Laura se había dado cuenta de que la 
morena  estaba  algo  mas  callada  y  más  seria  de  lo  normal.  Emilio  y  Laura estaban  en  el 
salón viendo la tele, Edel fue a la cocina para acabar de preparar unas cosas. 
 
­ ¿Emilio voy a ir un momento a hablar con Edel vale? 
­ ¡Vale! ­ dijo el niño con una sonrisa. 
 
Laura  fue  a  la  cocina  donde  estaba  la  morena.  Vió  que  Edel  estaba  de  espaldas  a  ella 
cortando un poco de verdura, despacio se acercó y le puso una mano en el hombro. 
 
­ Ah, Laura, no te había sentido llegar ­ dijo sonriente la morena. 
­ Es que soy muy silenciosa ­ le guiñó el ojo. 
­ Jajaja. 
­ Oye... 
­ Dime ­ la morena dejó lo que estaba haciendo para prestarle toda su atención. 
­  ¿Edel,  te  ocurre  algo?  ­  el  tono  de  su  voz  le  hizo  saber   a  la   morena  que  estaba 
preocupada. 
­ No, estoy bien, ¿por qué lo preguntas? 
­ Es que... te he notado algo triste... seria... 
­  No  es  nada,  simplemente... al volver a casa he estado  a punto de tener un accidente y... 
eso me ha dado qué pensar. 
­ Dios... pero estas bien? 
­ Si, si, tranquila ­ la morena la tranquilizó. 
­ Y que te ha dado a pensar? 
­  Me  ha   dado  a  pensar  en  el  miedo  que  me  da  ahora  perder  la  vida,  antes  no  me 
importaba pero ahora... es distinto. 
­ ¿Por qué? 
­  Porque  antes  en  mi vida  no  había  nadie,  y  ahora  os  tengo  a  ti  y  a  Emilio  y  no  quisiera 
separarme de vosotros ­ dijo agachando la cabeza. 
­  Edel...   ­   Laura  se  acercó  a  ella  y  la  abrazó  con  todo  su  amor  ­  nosotros  tampoco 
queremos  perderte,  para  Emilio y para mi eres lo único que nos queda... te queremos ­ su 
voz cada vez se quebraba más. 
 
41 

Edel  la  estrechó  entre  sus  brazos,  la  apretó  contra  ella todo lo que pudo y disfrutó de ese 
contacto con toda su alma. 
 
­ Yo también os quiero. 
 
Siguieron abrazadas hasta que oyeron una vocecita. 
 
­ Tía, no me ha hecho falta decírselo ­ dijo Emilio sonriente. 
­ ¡¡¡Ssshhhhh!!! ­ dijo Laura poniéndose un dedo en los labios. 
­ ¿Decir qué? ­ preguntó enarcando una ceja la morena. 
­ Decirte qu... 
 
Laura corrió donde el y le tapó la boca, Emilio comenzó a reírse. 
 
­ Decirte que nos estamos muriendo de hambre ­ dijo sonriente la rubia. 
­ Ya... ­ Edel sonrió y le hizo una seña al pequeño que enseguida se la devolvió. 
­ ¿Qué significa eso? ­ preguntó sospechosa Laura. 
­ Oh, nada, es una seña de bomberos, ¿verdad, Emilio? 
­ ¡Sí! ­ Edel les guiñó un ojo y siguió con lo que estaba haciendo. 
 
Ya  era  medianoche,  Edel  les  convenció  para  que  se   quedaran  a  dormir,  los  tres  ya 
estaban  acomodados en la cama, como se había  vuelto costumbre, Edel tenía uno a  cada 
lado, ambos apoyados en sus hombros, la morena les rodeaba con sus brazos. 
 
­ Gracias por quedaros ­ le susurró la morena Laura. 
­ Gracias a ti por dejarnos. 
­  No  me  las  tienes  que  dar,  me  encanta  dormir  con  vosotros  ­  Edel  la  dió  un  beso en  la 
cabeza. 
 
Sin  decir  más  el  sueño  fue venciendo y los tres se quedaron dormidos en el más apacible 
de los sueños. 
 
Eran  las  tres  de   la  mañana  cuando  Edel  comenzó   a  moverse  inquieta,  empezó  a  tener 
mucho  calor   y  el  aire  apenas  llegaba  a  sus  pulmones.  Consiguió  despertarse  del  todo, 
aspiró con fuerza y enseguida se puso a toser por el humo que había inhalado. 
 
­ ¡Laura!, ¡Emilio!, ¡despertad! 
 
Ambos comenzaron a despertarse y a toser igual que Edel. 
 
­ ¿Qué pasa? 
­ ¡La casa está llena de humo, tenemos que salir, vamos! 
 
Edel  cogió  a  Emilio  en  brazos y se disponía a salir, pero al  asomarse por la habitación vio 
que todo estaba envuelto en llamas, se volvió a meter dentro. 
 
42 

­ ¿Tía, que está pasando? ­ preguntó asustado Emilio. 
­ No lo se cariño. 
­  Escuchad,  quedaos  aquí,  ¿vale?,  tengo  que  conseguir  llegar  hasta  el  teléfono  para 
llamar a Carlos. 
­ Pero todo está lleno de humo ­ dijo la rubia sujetándola del brazo. 
­ ¡Haced lo que os he dicho! 
 
Edel  fue  hasta la  ventana  y  la  abrió  para  que  el  humo fuera saliendo, después salió de la 
habitación  para  ir  al  salón,  el  fuego  cada  vez   estaba  más  cerca  de  su  habitación, 
consiguió  entrar en  el  bazo y mojar una toalla poniéndosela en la nariz. Siguió avanzando 
con  cuidado  para  no  quemarse,  apenas   podía  ver  nada  por  el  humo,  pero  conocía 
perfectamente  su  casa  y  llegó  hasta  el  teléfono  que  estaba  colgado  en  la  pared.  Marcó  
deprisa y esperó a que lo cogieran. 
 
­ ¿Sí? 
­ ¡Carlos!, soy Edel. 
­ ¿Qué pasa?, ¿por qué gritas? 
­  ¡Carlos,  toda  mi  casa  se  está  quemando!,  ¡estoy con Laura y  Emilio y no  podemos salir, 
necesitamos que vengáis ya, no podremos aguantar! 
­ Cálmate, enseguida estamos allí. 
 
Edel  colgó  y  volvió  corriendo  a la  habitación,  vio  a Laura de rodillas en el suelo y a Emilio 
tumbado, parecía que había perdido el conocimiento. 
 
­ ¡Edel!, ¡Emilio se ha desmayado! 
­ Es por el humo, ten ponle esto ­ le dio la toalla mojada ­ enseguida vendrá Carlos. 
­ Creo que yo también me voy a... ­ comenzó a toser. 
­  ¡No!,  ¡no!,  vamos  mírame  ­  Edel  la cogió de la cara ­ mírame, no puedes  desmayarte, te 
necesito despierta. 
­ Lo intentaré. 
 
Tras  dos  minutos  después  comenzaron  a oír la sirenas de  los camiones de los bomberos, 
Edel se asomó a la ventana y comenzó a hacer señales para que vieran donde estaban. 
 
­ ¡¡¡CARLOS!!! ­ gritó Edel. 
­  ¡VAMOS  CHICOS!,  ¡QUIERO  UNA  ESCALERA  EN   ESA  VENTANA  AHORA  MISMO!, 
¡VAMOS!, ¡VAMOS!, ¡VAMOS! 
 
Las  llamas  comenzaron  a  entrar en  la  habitación,  ya  casi  era  imposible respirar, Edel fue 
hasta  Laura  y la levantó por la cintura, después cogió a Emilio con el otro brazo y los llevó 
hasta  la  ventana  para  que  pudieran  respirar  un  poco.  Carlos  iba  en  la  escalera,  ya  casi  
estaba en la ventana. 
 
­ ¿Laura estas bien? 
­ Sí, solo algo mareada. 
­ Tranquila, enseguida os sacaran de aquí. 
43 

­ Emilio... 
­ Sigue desmayado, pero tranquila se pondrá bien. 
 
Carlos llegó hasta su ventana y se aproximó a ella todo lo que pudo. 
 
­ Muy bien, dame al niño Edel. 
­ Toma ­ Edel le dió a Emilio. 
­ ¡NECESITO OTRA ESCALERA AQUÍ ARRIBA, VAMOS! ­ gritó Carlos. 
 
Enseguida  otra  escalera  se  puso  a  su  altura,  una  al  lado  de la otra, Carlos le dio a Emilio 
para que se lo llevaran. 
 
­ Muy bien, ahora vas tú Laura ­ dijo Edel. 
­ ¡Ven conmigo! ­ le dijo casi desesperada. 
­ ¡La escalera solo esta hecha para dos personas, vamos ve, yo iré detrás! 
­ ¡Vamos se nos acaba el tiempo! ­ dijo Carlos. 
 
Laura  antes  de  salir  por  la ventana  cogió  a  Edel  de  la cara  y  la  besó  profundamente,  en 
ese  beso  le  mostró todo su amor, todos sus sentimientos quedaron al descubierto. Edel le 
rodeó la cintura y la apretó contra ella entregándolo todo en ese beso. 
 
­  ¡Vamos  chicas!,   el  amor  fuera  de  las  llamas,  aunque  ahora  mismo   no  se  que  esta 
ardiendo mas, si vosotras o la casa. 
 
Ambas se separaron y se sonrieron. 
 
­ No se te ocurra dejarme ­ le dijo Laura a la vez que salía por la ventana. 
­ Jamás. 
 
Edel la ayudó a salir, una vez estaba en la escalera Carlos se disponía a bajar. 
 
­ Espérame ahí morena, enseguida voy por ti. 
­ Date prisa, no quiero achicharrarme ­ Edel le sonrió ampliamente a Laura. 
 
La  escalera  ya  estaba  casi debajo, Laura  no dejó de mirar en ningún momento a Edel. De 
repente  vio  como  Edel  se  ponía  la  mano  en  la  boca  y  se  quitaba  de  la  ventana.  Unos 
instantes  después  una  explosión  hizo  que  por  la  ventana  de  la  habitación de Edel saliera 
una enorme llama de fuego. 
 
­ ¡¡¡NOOOOOOOOOOOO!!! ­ gritó Laura. 
­ ¡¡¡EDEEEEEEEEEELLLLLLLL!!! ­ Carlos gritó casi al mismo tiempo. 
 
No  se  pudo  decir  cuál  de  los  dos  gritos  fue  más  desgarrador.  Carlos  no  creía  lo  que 
estaba  pasando y  a  Laura  se  le  rompió  la  vida  en  mil  pedazos,  sabiendo  que  la  persona 
que tanto amaba se la había llevado con ella.  
 
44 

 
 
Quinta parte 
 
Nueve  años,  habían pasado nueve años  desde aquel trágico accidente.  El cuerpo de Edel 
no  había sido encontrado, pero tras ver la  casa derrumbarse entre las llamas era de saber 
que  su  cuerpo  había  sido  calcinado.  La  brigada  de  Edel  se retiró, excepto Carlos, que se 
quedó  para  ayuda a  Emilio.  El  pequeño  Emilio  ya  era  todo  un  hombre,  formaba  parte  de 
una  de  las  brigadas  de  bomberos,  Carlos  se  ocupaba  de  él,  se  había  convertido  en  uno  
de  los mejores bomberos y Carlos estaba muy orgulloso de él.  Ninguno volvió a hablar del 
accidente,  simplemente  decidieron  dejarlo  en  el  pasado  aunque  sus  corazones  aún 
siguieran con la herida abierta. 
 
El  restaurante  estaba  a rebosar,  los  camareros  corrían  de  un  lado para otro sin parar. En 
la  cocina  Laura  daba  su aprobación  a  cada  plato  antes de servirlo. Habían pasado nueve 
años,  pero  Laura  aún  no  había  conseguido  olvidar  a  Edel,  la  recordaba  cada  día  de  su 
vida,  recordaba  sus  últimas  palabras,  su  última  mirada,  su   primer  y   último   beso...   el 
tiempo  no  había  curado  su  herida,  las  lágrimas  recorrían  sus  mejillas  cada  vez  que  lo 
recordaba.  Solo  estaba  a  una  semana   de  su  boda, pero aun sentía  que  la  amaba  y  por 
mucho tiempo que pasase no podría olvidarla jamás. 
 
Laura  no  había cambiado  nada,  lo  único  la  expresión  de su cara, ya no tenía aquel rostro 
alegre.  A  la   rubia  le gustaba  trabajar  para  entretenerse,  no  le gustaba  ponerse  a  pensar 
en  Edel  mientras  trabajaba,  además...  ya  tenía  suficiente  por  preocuparse  por  Emilio, 
arriesgaba su vida cada día y eso era una tortura diaria para ella. 
 
­ Vamos chicos!, eso es para la mesa cinco y eso otro para la veinte! ­ decía Laura. 
­ Cariño esto ya está preparado ­ dijo uno de los cocineros. 
 
Laura se acercó hasta él y cogió los platos. 
 
­ Gracias Fernando ­ Le dedicó una de sus mejores sonrisas. 
 
Fernando  era  el futuro  marido  de  Laura,  se  conocieron  cuando  Laura  buscaba  cocineros 
para  su  restaurante.  Fernando  era  uno  de  los  mejores  y  a  medida  que  pasaba  el  tiempo 
ambos  se  fueron  conociendo  más  hasta  comenzar  a  salir.  Laura  nunca  le  había  hablado 
de  Edel  y  no  tenía  pensado  hacerlo.  Hacía  dos  años que vivían juntos ya, a Emilio nunca 
le  hizo  gracia  aquella  relación, pero tampoco dijo nada. Se mantenía alejado de  Fernando 
el mayor tiempo posible. 
 
El día fue pasando como cualquier otro, Laura  y Fernando tuvieron mucho trabajo y Emilio 
estuvo  casi  todo  el  día  fuera  apagando   incendios.  Ya  eran  las diez  de  la  noche  cuando 
Emilio  llegó  a  casa,  se quitó  la  cazadora  y  fue  a  buscar  a  Laura,  la  rubia  estaba sentada  
en el salón leyendo un libro. 
 
­ Hola, tía ­ se acercó y le besó la mejilla. 
45 

­ Hola, canijo, ¿qué tal el día? 
­ Bien, con mucho humo ­ dijo en broma ­ ¿y tú qué tal? 
­ Con mucho humo también ­ le respondió sonriente. 
­ ¿Y Fernando? 
­ Ha salido a tomar algo con unos amigos. 
­ Ah... bueno, voy a ducharme y a la cama. 
­ ¿No quieres cenar nada? 
­ Ya comí una hamburguesa. 
­ Comida basura. 
­ Sí, pero está deliciosa ­ le guiñó un ojo y se fue. 
 
Laura  siguió leyendo  el  libro,  estaba  muy concentrada en él cuando el sonido del teléfono 
la hizo reaccionar. 
 
­ ¿Sí? 
­ Hola, Laura. 
­ ¡Carlos!, ¿qué tal estás? ­ dijo animada. 
­ Muy bien, ¿y tú? 
­ Bien también, aquí me acaba de llegar Emilio todo manchado. 
­ Jajaja, si, hoy ha sido un día completito, oye... 
­ Dime. 
­ Mañana... 
­ Lo se... nos veremos allí. 
­ Esta bien, ¿te parece si luego te invito a comer? 
­ Claro, nos vemos mañana. 
­ Si, hasta mañana. 
­ Hasta mañana... 
 
Laura  colgó  el  teléfono,  el  libro  que  tenía  entre  sus  manos  fue  cerrado,  el  silencio  se 
apoderó  de  la  habitación.  Unas  palabras   cortaron   el  aire  a  la  vez  que  una  lágrima 
resbalaba por las mejillas de Laura. 
 
 
El  aire  era  fresco  a  esas  horas  de  la  mañana,  el  cielo  estaba  despejado  y  el  sol  brillaba 
con  su  mayor  intensidad.  Un  ramo de flores descansaba junto a una lápida. El nombre de 
la  persona  que  estaba  escrito  en  aquella  lápida  atravesaba  el  corazón  de la persona que 
estaba allí. Unos pasos la hicieron girarse. 
 
­ Hola, Laura. 
­ Carlos... ­ ambos se abrazaron. 
­ Llegaste pronto. 
­ Si... no sabía a qué hora ibas a venir así que preferí venir pronto. 
­  Mmm...  el  tiempo  pasa  pero  el  dolor  no  se  va  ­  dijo  dejando  unas  flores al  lado de  las 
que puso Laura. 
­ No creo que se vaya por mucho tiempo que pase... ­ dijo triste. 
­ La echo tanto de menos... ­ Carlos acarició la lápida. 
46 

­ Yo también... desde que se fue no he vuelto a soñar. 
­ ¿No sueñas? 
­ No... ella era mi sueño. 
­ Uhm... ¿Emilio va a venir? 
­ Me dijo que vendría luego. 
­ Bien. 
­ Le gusta estar a solas con ella... con la dama de hielo... 
­ La dama de hielo... ­ repitió Carlos. 
­ ¿Nos vamos? ­ preguntó Laura. 
­ Claro 
 
Carlos comenzó a andar, Laura le siguió, pero antes de irse se giró y miró a la lapida. 
 
­  Te  quiero...  volveré  pronto ­ dijo  con  una  sonrisa  amarga  ­ Laura se unió a Carlos hacia 
un nuevo lugar. 
  
***** 
  
­ Te has vuelto muy fuerte ­ la voz de un hombre sonó. 
­ Sí, y te lo debo a ti. 
­ ¿Crees que estás preparada? 
­ No lo sé... ­ la voz de una mujer dijo casi en un susurro. 
­ Y cuándo crees que lo estarás?, todo esto no habrá servido de nada si no te decides. 
­  ¡Ya  lo  sé!  ­  dijo  con  algo  de  irritación  ­  pero  no  se  que  es  lo  que  me  pasa,  siento  un 
miedo en mi interior que me paraliza. 
­ Eso ya lo hablamos, y creí que ya lo tenías superado. 
­ Dame tiempo ¿quieres?, no es fácil. 
­ ¿Más tiempo?, ¿cuánto más vas a necesitar? 
­ No lo se, ademas no tengo por qué volver, no hay ninguna razón. 
­ ¿Ya te olvidaste de ellos? 
­ No... no lo hice. 
­ Entonces si tienes razones para hacerlo. 
­ Han pasado 9 años, ¿crees que aun se acordaran de mi?, ¡ya tendrán sus vidas hechas! 
­ No pierdes nada por intentarlo. 
­ Pierdo mas de lo que crees... 
  
***** 
  
El  día  estaba  bastante  soleado,  la  gente  vestía  con  su  ropa  más  fresca.  Laura  paseaba 
tranquilamente,  iba  mirando  los  escaparates  que   se  iba  encontrando.  Recuerdos  tristes 
rondaban  por  su  cabeza  cuando  una  sirena  le  llamó  la atención,  miró a  la  derecha  y  vio  
pasar   un  camión  de  bombero  a  toda  velocidad,   aunque  para ella  ese  camión  pasó  más 
lento   de  lo  normal.  La imagen  de  Edel  apareció  delante  de  ella,  una  lágrima  cayó  por  su 
mejilla   sin  que  se diera  cuenta,  la  herida  de  su  corazón  se  abría  una  vez  más,  sintiendo 
como su alma se arrastraba tras de ella. 
 
47 

El  restaurante  estaba  a rebosar,  los  camareros  no  paraban  de  correr  de  mesa en  mesa, 
Laura  daba  su aprobación  a  cada  plato  antes  de servirlo,  Fernando  preparaba  los  platos 
lo  más  rápido  que  podía,  eran  muchos  pedidos,  pero  él  era  un  gran  cocinero  y  sabía 
mantener  un  orden.  Laura  estaba  desanimada,  tal  vez  por  aquel  recuerdo  que  le  abrió 
nuevamente  la  herida,  la  herida  que  no  acabó  de  sanar.  Fernando  se  dió  cuenta  de  que 
Laura no estaba bien, dejó por un momento sus tareas y se acercó a ella. 
 
­ ¿Cariño, te encuentras bien? 
­  Oh...   sí,  no  es  nada,  simplemente  estoy  un  poco  cansada  ­  respondió  con  una  sonrisa 
forzada. 
­ Tienes mala cara, ¿por qué no te vas a casa y descansas? 
­ Sabes que no puedo dejar el restaurante. 
­  Los  chicos  y  yo  nos  encargaremos  de  todo,  porque  te  tomes  un  día  libre  no  pasara 
nada. 
­ Tal vez tengas razón, ¿estás seguro? 
­ Sí, ve y descansa, si necesitas algo llámame. 
­ Lo haré, gracias. 
 
Fernando abrazó a Laura y le depositó un suave beso en la coronilla. 
 
­ Si necesitáis que venga solo... 
­ Sí, sí, te llamaré ­ dijo riendo Fernando. 
­ Bien, hasta esta noche ­ se despidió con una sonrisa. 
 
Laura cogió sus cosas, despidiéndose del persona salió del restaurante. 
  
***** 
  
El  motor  del  coche  se paro,  una  dulce melodía sonaba en la radio, unos labios se movían 
al  compás  de  la canción  pero  no  emitían  ningún  sonido. Se  notaba  el  nerviosismo  por  el 
movimiento  de  sus  dedos,  jugueteando  con   un  llavero.  Unos ojos  azules  se  posaron  en 
las  puertas  de  un restaurante, prestaron más atención al ver que la puerta del restaurante 
se  abría.  Sus  ojos se  abrieron  de  golpe, su corazón se paró por unos segundos, su mano 
se  movió  por  sí  sola,  sin  darse cuenta apretó el botón para bajar el cristal de la ventanilla. 
Laura... su nombre fue pronunciado en un susurro por unos labios secos. 
 
Sus  ojos  eran  incapaces  de mirar  nada  más,  la  siguió  con  la  mirada  hasta  que de pronto 
se  dió  la   vuelta,  como  si  alguien  la  hubiera  llamado.  Un  hombre  se  acercó  a  ella  y  le 
ofreció  una  chaqueta,  Laura  la cogió, tras sonreírse  mutuamente la rubia se acercó más a 
él y le dio un beso en los labios. 
 
Los  ojos  azules  que  presenciaron  toda  la  escena  se  humedecieron  al  instante,  los  
párpados   los  cubrieron  en  las  oscuridad  más  profunda,  aunque  eso  no  evitó  que   las 
lágrimas  siguieran  saliendo.  Sin  ninguna  gana  los  volvió  abrir,  volvió  a  mirar  a  esa 
dirección para ver cómo Laura se alejaba del lugar. 
  
48 

***** 
  
Laura  estaba  sentada  en  el  banco  de  un  parque,  los  niños  jugaban  frente  a  ella.  Estaba 
absorta  en  sus  pensamientos,  el  paso  que  iba  a  dar  era  muy  importante,  y  aún  tenía 
muchas  dudas, quería  a  Fernando, pero no  lo ama,  pensó que con el tiempo podría llegar  
a amarlo, pero no fue capaz y se sentía mal por no decirle la verdad. 
 
No se dió cuenta de que unos ojos azules la estaba observando. Edel estaba  detrás de un 
árbol  mirándola,  pudo  ver que la expresión de Laura era triste, se moría por ir y abrazarla, 
pero  no  podía,  ya  no...  ella  tenía  su  vida,  tenía  que  aceptarlo.  De  repente  miró  a Laura y 
vió  como  la   rubia  se  llevaba  las  manos  a  la  cara,  parecía  que  estaba  llorando.  Edel  dió 
unos   pasos  para  adelante  con  la  intención  de  ir,  pero  se  detuvo,  no  podía   aparecer  de 
golpe  en  su  vida,  no  sabía  si  Laura  le  daría  la  oportunidad  de  explicarle  lo  que  había  
pasado,  donde  había  estado  todo  este  tiempo.  Sus  ojos  se estaban llenando de lágrimas 
cuando  se  dió  cuenta  de  que  Laura  se  levantaba  y  se  giraba  en  dirección  a  ella, 
rápidamente  se  escondió  de  nuevo  detrás   del   árbol.  Cuando  volvió  a  mirar  Laura  ya  no 
estaba, la había perdido de vista. 
  
***** 
  
Emilio  y  Carlos  estaba  echando  una  partida  a  las  cartas  cuando  la  alarma  sonó,  uno  de 
los miembros de la brigada les llamó. 
 
­  Chicos,  tenemos   un  aviso,  una  fábrica  se  está  quemando,  al  parecer  quedan 
trabajadores en ella. 
­ ¡Vamos! ­ dijo Carlos. 
 
Deprisa  todos  se  pusieron  sus  uniformes,  y  salieron  con  las  alarmas  encendidas a  toda 
velocidad. 
 
El  sitio  estaba  abarrotado  de  gente,  la  mayoría  estaba  llorando  por  sus  amigos  y 
familiares  que  seguían dentro  de  aquella fábrica, muchos intentaban entrar pero la policía 
les  impedía  el  paso.  Los  camiones  de  bomberos  iban  llegando, todos salían deprisa para 
preparar  las  mangueras  y  ver  la  situación  para  el  rescate.  La  brigada  de Carlos  acababa 
de  llegar,   él  y  Emilio  fueron  a  hablar  con  el  jefe  de  policía  para  que  les  comentara  la 
situación. 
 
­ ¿Cuál es la situación? ­ preguntó Carlos. 
­  La  fábrica  tiene  diez  pisos,  están  incendiados  desde  el  bajo hasta  el  noveno,  la  gente  
que  está  atrapada están  en el décimo piso, pero no aguantaran mucho más, el fuego está 
totalmente descontrolado y sube rápidamente ­ dijo el jefe de policía. 
­ ¿Supongo que será totalmente imposible subir desde abajo verdad? 
­  Así  es,  tendrán que buscar otra  manera,  y  deprisa, porque esa fábrica no durara mucho 
de pie. 
­ Muy bien. 
 
49 

Carlos  y  Emilio  se  acercaron  hasta  sus  demás  compañeros  que  estaban  ayudando  a  los 
demás. 
 
­  ¡Chicos,  escuchadme!  ­  gritó  Carlos  ­  muy  bien, necesito  voluntarios,  hay  que  subir  allí 
arriba con helicópteros para sacar a la gente que está en el décimo piso. 
­ Yo iré ­ gritó uno de ellos. 
­ ¡Yo también! 
­ Muy bien, ¿alguno más? ­ preguntó Carlos. 
­ ¡Yo! ­ gritó Emilio. 
­ Emilio... no se si. 
­  Carlos  no  tenemos  tiempo  para  esto,  sabes  que  puedo  hacerlo!  ­  tras  unos  segundos 
Carlos le contestó. 
­  ¡Muy  bien,  vamos  allá!,  David,  José,  vosotros  acompañareis a Emilio, Emilio, tú dirigirás 
el Equipo! 
­ ¡Sí! ­ contestaron todos a la vez. 
­  Os  diré  lo que vais hacer, los helicópteros os van a dejar en el techo de la fábrica, desde 
ahí  tendréis  que  equiparos  con  vuestros  arneses,  dos  estarán  arriba y otro bajará, para ir 
subiendo a la gente. 
­ ¿Cuántas personas hay? ­ preguntó Emilio. 
­ No lo se, espera ­ Carlos buscó al agente ­ ¡Agente!, ¿cuántas personas hay ahí arriba? 
­ Dicen que hay seis, tres mujeres y tres hombres. 
­  Bien  ­  Carlos  volvió  con  su  equipo  ­  hay  seis  personas,  cuando  estén  todas  arriba salid 
de ahí lo más rápido posible, ese edificio no aguantará. 
­ ¡Bien! ­ gritaron todos. 
­ ¡¡¡VAMOS!!! ­ gritó Carlos y todos salieron corriendo para ocupar sus puestos. 
  
***** 
  
Laura  estaba  en  casa,  no  hacia  mas  que  mirar  la  hora,  eran  las  nueve,  ya  había 
anochecido,  no paraba  de  preguntarse  cuánto  tardaría Emilio en volver, había escuchado 
muchas   sirenas  pasar,  y  eso  la  tenía  inquieta,  seguro  que  había  tenido  algún  aviso. 
Decidió  poner  la  televisión para  ver  si  por  ahí  decían  algo,  cambió  de  canal  varias  veces 
hasta que dio con las noticias. 
 
"El  fuego  está  totalmente  descontrolado,  los  bomberos  hacen  lo  que  pueden  para  
apagarlo,   dicen  que  aun  queda  gente  atrapada  en  uno  de  los  piso,  por  lo   que  las 
imágenes  muestran  vemos  un  grupo  de  bomberos  prepararse  para  iniciar  el  rescate, 
esperemos  que  nuestros  valientes bomberos cumplan con  éxito su misión. Les dejaremos 
con  imágenes  en  directo,  a  medida  que  llegue  información  les  iremos  informado  de  la 
situación." 
 
A  Laura  se  le  encogió  el  corazón  cuando  vio  que en el grupo de bomberos del rescate se 
encontraba  Emilio,  el  miedo invadía  todo  su  ser.  De  repente  la  imagen  de Edel  apareció 
en  su  mente y eso hizo que se derrumbara y comenzara  a llorar, no podía soportarlo más, 
se  levantó  del  sofá  y  cogió  el  teléfono,  tenía   que   hablar  con  Carlos.  Tras  varios  tonos 
alguien le contestó. 
50 

 
­  Por  favor,  necesito  que  me pongan  con  Carlos,  el  jefe  de  la brigada que  va  a  iniciar  el 
rescate. 
­ Espere un momento por favor, voy a intentarlo. 
 
Tras varios minutos de espera la voz de la mujer de antes volvió rompió el silencio. 
 
­ Enseguida le pasó con él, no cuelgue por favor. 
­ Gracias... 
­ ¿Sí? ­ la voz de Carlos sonó por el teléfono. 
­ Carlos, soy Laura. 
­ ¿Laura, qué pasa? ­ preguntó extrañado. 
­ Estoy viendo a Emilio, ¿él va a ser uno de los rescatadores? 
­ Así es. 
­ No dejes que lo haga ­ suplicó la rubia. 
­  Laura  por  favor, no  hay tiempo para esto, ya está decidido, Emilio es uno de los mejores 
bomberos que hay, sabes cuidarse. 
­  ¡Ya  lo  se!,  pero  no  quiero perderlo!,  nunca  se  sabe  lo  que  puede pasar!,  tu  lo  sabes!!  ­ 
gritó casi desesperada. 
­  ¡Laura  cálmate!,  ya  no  puedo  hacer  nada,  pero  te  aseguro  que si algo va mal yo mismo 
iré a buscarle. 
­ No permitas que le pase nada por favor ­ decía llorando Laura. 
­  Tranquila,  todo  irá  bien  ­  Carlos  trató  de  tranquilizarla  ­  Laura  tengo  que  dejarte,  tengo 
mucho trabajo. 
­ Claro, si puedes dile a Emilio que hoy le prepararé  su cena favorita, que más vale que se 
cuide y vuelva pronto. 
­ Se lo diré. 
­ Gracias. 
­ Después hablamos, adiós ­ dijo Carlos. 
­ Hasta luego. 
 
Laura  colgó  el  teléfono  y  volvió  donde  la  tele,  con  el  corazón  en  la  mano siguió viendo lo 
que sucedía allí. 
  
***** 
  
Un hombre frente a la tele, miraba las noticias atentamente, en una de las habitaciones de 
la  casa  se  encontraba  una  morena  tumbada  en la cama, sus ojos estaban cerrados y uno 
de  sus  brazos  puesto sobre ellos. Parecía abatida, después de tanto tiempo volver a verla 
le  había hecho despertar todo lo que una vez sintió. La voz que provenía del salón le sacó 
de sus pensamientos. 
 
­ ¡Edel! 
­ ¿Qué pasa? ­ contestó la morena sin ganas. 
­ Debería venir a ver esto. 
­ Si es otro de esos documentales que tanto te gustan olvídalo. 
51 

­ No es eso, mueve tu culo hasta aquí. 
­ Más vale que sea importante... ­ dijo la morena a la vez que se levantaba. 
 
Edel llegó hasta donde estaba el hombre, que veía la tele atentamente. 
 
­ ¿Qué es lo que tengo que ver? ­ preguntó. 
­ Eso ­ le señaló la tele. 
 
La  morena  fijo  su vista  en  el  televisor,  lo  que se veía era a una periodista hablando sobre 
un  incendio,  detrás  de  ella  se  podía  ver  un edificio envuelto en llamas completamente y a 
su  alrededor  un  montón  de  bomberos  corriendo  de   un  lado  a  otro,  escucharon 
atentamente  lo  que  la  periodista  iba  diciendo.  En  uno  de  los momentos la cámara enfocó 
al grupo de los rescatadores, un chico joven de los que estaban allí llamó la atención de la 
morena, la cara de aquel joven le era muy familiar, pero no sabía de qué. 
  
***** 
  
­ ¡Muy bien chico!, ¡vamos allá! ­ gritó Emilio. 
 
El  y  los  dos  hombres  que  le  acompañaban  montaron  en  uno  de  los  helicópteros.  Había 
tanto  humo  que  al piloto  le  costó  bastante  situarse  en  el  sitio  adecuado  para  que los tres 
bomberos pudieran bajarse. 
 
­  Muy  bien,  nos  bajaremos  aquí,  han  dicho  que  el  techo  de  esta  fábrica  no  aguantará 
mucho, así que vosotros tendréis que esperar en el aire ­ le dijo al piloto. 
­  Estaba  bien,  pero  daros  prisa,  con tanto humo  no podemos ver bien y podríamos perder 
el control. 
­ Tardaremos lo menos posible ­ dijo Emilio ­ ¡en marcha! 
 
Los  tres  saltaron del helicóptero  y  cayeron justo  en el techo del edificio. Los tres corrieron 
hasta  uno  de  los extremos  del  edificio,  pudieron  ver  que  en  las  ventas  del  piso  de  abajo 
estaba la gente asomada. 
 
­ ¡Por favor!, ¡ayuda! ­ gritaban todos los que estaban asomados. 
­  ¡Enseguida  les  ayudamos!  ­  les  gritó  Emilio  ­  vamos  chicos,  id  colocando   las  cosas 
mientras yo me colocó el arnés. 
 
Enseguida  los  dos hombres hicieron lo que les mandaron. Emilio ya tenía el arnés puesto, 
uno de los otros bomberos le enganchó las cuerdas a su arnés para ir bajandolo. 
 
­ ¿El arnés que utilizaré para subir a la gente está listo ya? 
­ ¡Sí! 
­ ¡Muy bien, pues vamos allá! 
 
Emilio  comenzó  a  descender,  el  otro  bomberos  iba   acatando  las  órdenes  de  Emilio, 
despacio  iba  soltando  cuerda.  Las  ventanas  estaban  dos  metros  más  abajo,  siguió 
52 

soltando  cuerda  hasta  que  Emilio  llegó  a  la  ventana,  la  gente  que  estaba  en  ella  le 
ayudaron a entrar. 
 
­  Muy  bien,  escuchadme  todos,  os  colocaré  este  arnés,  iréis  subiendo  uno  por  uno 
¿entendido?  ­  todos  asintieron  con  la  cabeza  ­  sobre  todo  no  tengáis  miedo,  y  no  miréis 
abajo,  dos  compañeros  míos  están  arriba  y  os  ayudarán  en  todo,  empezaremos  con  las 
mujeres. 
­ Por favor dense prisa, el fuego ha comenzado a entrar aquí también. 
­ Lo sé, ya lo he visto, venga, empecemos. 
 
Emilio  colocó  el  arnés  a  la  primera  mujer,  una  vez  lo  tenía  bien  puesto,  dió  la orden  de 
que  la  fueran  subiendo.  La  mujer  lo  consiguió  sin  problemas,  así  fue  sucesivamente,  las 
tres  mujeres  ya  habían  subido,  uno  de  los  hombres  también,  ahora  le  tocaba  al  otro. 
Emilio  le  colocó el  arnés y le ayudó a llegar a la ventana, pero antes de que lo subieran se 
dió  cuenta  de  una  cosa,  faltaba  un  hombre,  miró   alrededor  pero  el  fuego  ya  había  
quemado prácticamente toda la planta nueve. 
 
­ Oye, me dijeron que había seis personas atrapadas, falta alguien ­ le dijo Emilio. 
­ Si, falta un hombre, al ver el fuego salió corriendo de aquí, no se dónde se habrá metido. 
­ ¡Está bien, SUBIDLO! ­ gritó Emilio. 
 
Una vez el hombre fue subido, Emilio cogió su radio y llamó a Carlos. 
 
­ ¿Carlos me recibes? 
­ ¡Sí!, ¿qué pasa Emilio? 
­ Falta un hombre, me han dicho que salió corriendo, debe de estar por aquí. 
­ Emilio no hay tiempo, tienes que salir de ahí ya. 
­ Si hay alguien más no puedo dejarlo aquí. 
­ ¡Escuchame,  echa un vistazo hasta lo que el fuego te  deja ver, si no ves nada, sal de ahí 
de inmediato! 
­ ¡Esta bien! 
 
Emilio  comenzó  a  mirar,  el  fuego casi  no  le  dejaba  ver  nada,  siguió  andando esquivando 
el fuego que había alrededor, de repente oyó unos gimoteos. 
 
­ ¿HAY ALGUIEN AHÍ? ­ gritó Emilio. 
 
No  hubo   respuesta,  solo  más  gimoteos,  miró  a  uno  de  los  lados  y  vio  a  un  hombre 
tumbado  en  el  suelo,  se acercó  hasta  él  y  pudo  ver  que  estaba  casi  sin sentido,  trató  de 
despertarlo  pero  no  pudo,  así  que  sin  perder  más  tiempo  cargó  con  el hombre  hasta  la 
ventana. Una voz en su radio le llamó la atención. 
 
­ Emilio, el arnés que hemos estado utilizando se ha roto. 
­ ¿Que?, ¡tengo aquí al otro hombre y está sin sentido! 
­ No tenemos tiempo para ir a por otro! 
­ ¡Esta bien, utilizaré el mío! 
53 

­ Pero... 
­ ¡Venga!, ¡no hay tiempo! 
 
Emilio  se  quitó  su  arnés  y  se  lo  colocó  al  hombre,  dió  la  señal  para  que  lo  subieran,  el 
hombre  ya  estaba  arriba,  les  subieron  a  todos  al  helicóptero  y se  fue  a ponerlos  a  salvo. 
Ya  solo  quedaban  los  dos  bomberos  arriba  y   Emilio  que  esperaba  a  que  le  dieran  de 
nuevo su arnés. 
 
­  ¿Emilio  por  qué  tu  equipo  no  está  fuera  de  ahí  si  ya no queda nadie? ­ la voz de Carlos 
por la radio le distrajo. 
­  Estoy   esperando  que  me  tiren  mi  arnés,  he  tenido   que   utilizar  el  mío  ya  que  el  otro 
estaba roto. 
­ ¡Maldita sea!, te dije que eso no debes de hacerlo nunca! 
­ ¡No podía hacer otra cosa! 
­ ¡Sal de ahí ahora mismo! ­ le gritó Carlos. 
­ ¡Voy! 
 
Emilio  vió  su  arnés  que  ya  estaba  casi  en  la  ventana,  se acercó hasta el pero justo antes 
de que llegara una gran explosión en el noveno piso le hizo caer al suelo. 
 
­ ¡Emilio!, ¿¿¿Emilio me oyes??? ­ gritaba Carlos. 
­ ¡Sí!, ¡Carlos necesito ayuda! 
­ ¿Te puedes mover? 
­ ¡Me duele mucho la pierna! 
­ ¡¡¡Venga haz un esfuerzo!!! 
 
De repente Emilio sintió como el suelo en el que estaba tumbado se comenzaba a hundir. 
 
­ ¡CARLOS!, ¡¡¡EL SUELO SE DERRUMBAAAAA!!! 
­ ¡¡¡EMILIOOOOOOOO!!! 
 
La  transmisión  se  cortó,  Carlos  siguió  llamándolo  pero  Emilio  no  contestaba,  miró  hacia 
arriba  y  vió  a  los   dos  bomberos  del  techo  montarse  en  un  helicóptero  ya  que  el  techo 
estaba comenzando a derrumbarse. 
  
***** 
  
"Les   informamos  que  todas  las  personas  que  se  hallaban  en  la  fábrica  han  sido 
rescatadas,   pero  lamento  comunicarles  que  el  hombre  que  dirigía  la  misión  de  rescate 
aún  no  ha  salido de  allí, se  dice  que  el suelo  en el que estaba se derrumbó, aún estamos 
esperando tener más noticias, les seguiremos informando." 
 
Laura  cogió  su  chaqueta  y  salió  de  allí  a  toda   prisa,  sus  lágrimas  mostraban  toda  su 
angustia. Ya estaba en camino cuando le sonó el móvil. 
 
­ ¡Laura! 
54 

­ ¡MALDITA SEA CARLOS SÁCALO DE AHÍ! 
­ Lo siento... 
­  ¡NO  LO   SIENTAS!,  QUIERO  QUE  SAQUES  A  MI  SOBRINO  DE  AHÍ  ­  Laura  cada  vez 
lloraba con más fuerza. 
­ Haré lo que pueda... ­ Carlos colgó el teléfono. 
 
Laura siguió a toda velocidad para llegar lo antes posible donde estaba Carlos. 
  
***** 
  
Todo  era  fuego  a  su  alrededor,  oía  como  la  madera  se  quemaba,  todo  estaba  lleno  de 
humo,  y  aunque  tenía la  mascarilla  apenas  podía  respirar. Intentó  moverse  pero  el golpe 
había  sido  demasiado  fuerte,  no  sentía  su  cuerpo, no sentía dolor, solo sentía la  angustia 
de su  final. Haciendo un esfuerzo consiguió mover su brazo hasta su hombro, donde tenía 
su radio. 
 
­ Car... Carlos... ¿me... re... recibes? 
­ ¡¡¡EMILIO?!! ­ gritó Carlos ­ ¿Emilio, cómo estás? 
­ Casi no puedo moverme, y... esto... se me va a venir encima... 
­ ¿Sabes dónde estás? 
­  El  suelo  se  hundió... creo  que...  he  caído  unos  cinco  pisos  para  abajo,  pero  no  estoy... 
seguro. 
­ ¿Y el fuego? 
­ Estoy totalmente rodeado... y ya casi no me queda oxígeno. 
­ ¡MALDITA SEA!, ¿TIENES QUE AGUANTAR ME OYES?, IRÉ A POR TI! 
­  No...  ya   no  puedes  hacer  nada...  solo...  hay  una  persona  que  pueda  salvarme...  y  esa 
persona no está. 
­ ¿A quién te refieres? ­ preguntó confundido. 
­ A... la dama de hielo... ­ dijo con lágrimas en los ojos 
­ Emilio... 
­ La dama de hielo... 
  
***** 
  
"Aquí  les  mostramos  estos escalofriantes comentarios... el joven que está dentro dice que 
solo puede ser salvado por la dama de hielo... no sabemos a quién se refiere..." 
 
La morena de ojos azules agarró su chaqueta y comenzó a correr para salir de la casa. 
 
­ ¿A dónde vas? ­ preguntó el hombre que estaba dentro. 
­ El hombre que está atrapado es Emilio... y me esta llamando. 
­ ¿Podrás hacerlo? 
­  Voy  a  sacarlo   de  ahí  a  como  dé  lugar...  eso  es  todo  lo  que sé  y  todo  lo  que  necesitas 
saber. 
 

55 

Edel  salió  de  la  casa  en  una  carrera  desesperada,  de  ella  dependía  el  llegar  a  tiempo.  
Dos mujeres corrían a un mismo lugar, para enfrentar a su destino. 
 
 
 
Sexta parte 
 
Carlos  se  estaba  preparando  para  entrar,  unos  compañeros  le  estaba  ayudando  a 
ponerse todo el equipo necesario, pero él sabía que todo aquello iba a ser inútil. 
 
­ ¡CARLOS! ­ una voz conocida y llena de angustia le hizo girarse. 
­ Laura... 
­ ¿Carlos, cómo está Emilio? ­ preguntó con sus ojos llenos de lágrimas. 
­ No muy bien... ­ bajó su mirada al suelo. 
­ ¡Tienes que sacarlo de ahí! ­ dijo alzando el tono de su voz. 
­ Voy hacer todo lo que pueda, te lo aseguro. 
 
La voz de Emilio sonó por la radio de Carlos. 
 
­ Car... los. 
­ ¡Emilio! ­ dijo Carlos. 
­ ¡Déjame hablar con él! ­ dijo Laura nerviosa. 
­ Emilio, está aquí tu tía, te paso con ella ­ Carlos le pasó la radio a Laura. 
­ ¡Emilio!, ¿me oyes? ­ preguntó llorando. 
­ Sí... hola tía... 
­ Cariño... ­ Laura no pudo seguir hablando, rompió a llorar. 
­ No... llores tía. 
­ Emilio tienes que aguantar ­ decía llorando. 
­ Lo siento... 
­ ¿Emilio?, ¿¿¿Emilio??? 
­ ....... ­ Carlos le quitó el teléfono a Laura. 
­ ¡Emilio, responde! ­ no hubo respuesta. 
­ ¡Dios mío, Carlos haz algo! ­ gritó desesperada Laura. 
 
De  repente  el  sonido  de  otro  camión  de  bomberos  les  llamó  la  atención,  se paró  de  un 
frenazo, la puerta se abrió y Carlos vio como salía la antigua brigada. 
 
­  Pero...  ­  estaba  muy sorprendido,  pero  su  sorpresa  fue  mayor  al  ver  al  último  miembro 
de la brigada. 
 
Edel  acababa  de  bajar y  ya  les  estaba  dando  órdenes  para  que  actuaran  deprisa.  Laura 
era  incapaz  de  cerrar  la  boca, sus  piernas  comenzaban  a  flojear,  su  piel se  había  vuelto 
pálida  de  repente,  sus  piernas  se  movieron  solas  hacia  atrás  al  ver  que  la  morena  se 
acercaba hasta ellos. 
 
­ ¡Carlos! 
56 

­ Pero... pero... 
­  No  hay  tiempo  para  explicaciones,  necesito  que   me  des   los  últimos  detalles,  ¿has 
hablado  con  Emilio?  ­  Carlos  parecía  no  reaccionar,  la  morena   lo  zarandeó  ­  ¡contesta, 
maldita sea! 
­ Ss... sí, pero creo que ha perdido el conocimiento. 
 
Edel  sintió  como  alguien  la  agarraba  de  su  brazo  y  unos  ojos  suplicantes  le  pedían  mil 
cosas  distintas,  cosas que en  este  momento  no  podía atender, puso su mano sobre la  de 
Laura. 
 
­ Te lo explicaré... te lo prometo ­ miró nuevamente a Carlos ­ necesito un helicóptero. 
­ Claro, enseguida ­ Carlos salió corriendo de allí. 
 
Edel  reunió al equipo de nuevo y dió  todas las instrucciones, cada uno se fue hacer lo  que 
le  había  mandado.  Carlos  llegó  para  avisarle  de  que  ya  tenía  el  helicóptero,  los  dos 
subieron   en  él.  El  helicóptero  se  situó  sobre  el   edificio,  Edel  descendió  por  una  cuerda 
hasta el tejazo, que estaba apuntó de desplomarse. 
 
­ ¿Es suficientemente larga la cuerda, Carlos? 
­ ¡Sí!, ¡te debería bastar! 
­ ¡Esta bien, voy a saltar sobre el tejado hasta que se desplome, mantén la cuerda tensa! 
­ ¡Bien! 
 
Laura  estaba  desde  abajo  contemplando  lo  poco  que  podía  ver,  y  rezando  para  que  no 
les  pasara  nada  a  ninguno  y  que  pudieran  sacar  de  allí  a  Emilio  antes  de  que  fuera 
demasiado tarde. 
 
Edel  ya  estaba  sobre  el  tejado,  comenzó  a  saltar  sobre  él, podía oír cómo crujía el suelo, 
sabía  que  unos  golpe  más  y  el  suelo  se  desplomaría.  Siguió golpeando  hasta  que  gran 
parte  del techo se desplomó y ella se quedó colgando de aquella cuerda. Miró hacia abajo 
y   era  como  si  fuera  a  bajar  al  mismo  infierno,  todo  estaba  lleno  de  fuego,  pudo  ver  el 
agujero de los pisos caídos. 
 
­  Carlos,  necesito  que  me  dejes  caer  por  lo menos 6 metros de  caída libre y después que 
me pares, cuando te de un tirón me bajas despacio, ¿entendido? 
­ ¿Estás segura? 
­ Completamente, vamos. 
­ Esta bien... 
 
Carlos  dejó  que  la  cuerda  saliera  con  libertad  haciendo  que  la  morena  cayera  a  toda 
velocidad.   Carlos  fue  calculando,  cuando  ya  había  llegado  a  los  6  metros  bloqueó 
nuevamente la cuerda. 
 
Edel  sintió  la  presión  del  arnés  en  su  cuerpo,  la había hecho daño, pero lo aguantó  como 
pudo,  miró  hacia abajo  buscando  a  Emilio,  aún  no  conseguía verlo, así que dió un tirón a  

57 

la  cuerda   para  que  la  baja  más,  2  metros  más  abajo  Edel  pudo  ver el  cuerpo  de  Emilio 
bajo unos hierros. Enseguida llamó a Carlos por la radio. 
 
­ ¿Carlos, me recibes? 
­ Sí, dime. 
­  Estoy   viendo  a  Emilio,  está  atrapado  bajo  unos   hierros,   voy  a  intentar  liberarlo  pero 
necesito que me bajes 2 metros más. 
­ Enseguida. 
 
Carlos  hizo  lo  que Edel le  pidió. La alta morena llegó  hasta abajo, quitó el cable que tenía 
enganchado  al  arnés  y  corrió  hasta  Emilio.  El  chico  estaba  inconsciente,  trató  de 
despertarlo con unos golpes en la cara. 
 
­  Emilio!, Emilio despierta! ­ Emilio comenzó a abrir los ojos lentamente ­ Emilio me  oyes?, 
sabes quién soy? 
­ E... Edel? ­ dijo débilmente. 
­  No...  La  Dama  de  Hielo  ­  dijo con una sonrisa, pudo ver  aquella débil sonrisa de Emilio ­ 
Voy a sacarte de aquí, aguanta. 
 
Edel  comenzó  a  quitar  los  hierros  como  pudo,  estaban  quemando,  eran  bastante 
pesados,  pero  con  mucho  esfuerzo  consiguió  quitarlos,  aunque  el  fuego  traspasó  sus 
guantes  dejándole  quemaduras  en   la  mano.  Una  vez  lo  liberó,  con  en  el  brazos,  llegó 
hasta  la  cuerda  que  aún  estaba  colgando,  se  la  volvió  a colocar  en  el  arnés,  como  pudo 
cogió la radio. 
 
­ Carlos, ya tengo a Emilio, subidnos. 
­ ¡Bien! 
 
Carlos dió la orden al copiloto del helicóptero, que enseguida comenzó a subirlos. 
 
Laura  estaba  con el  corazón  en  un  puño,  veía  como el  helicóptero se movía, estaba  muy 
nerviosa, el susto fue grande cuando sintió una mano en su hombro, era Fernando. 
 
­ ¿Cariño, que ha pasado? ­ dijo abrazándola. 
­ Emilio... quedó atrapado... ­ el llanto apenas la dejaba hablar. 
­  Algo  de  eso  he oído,  oí  lo  que  dijo... lo de La Dama de Hielo ­ parecía algo confundido ­ 
se que es muy fan de esos cómics pero... 
­ No tiene que ver con los comics, se refería a una persona que conoció hace años... 
­ Aquella mujer bombera... ¿de la que siempre habla? 
­ Así es... 
­ Pero si esta... 
­ ¡No!, no... está viva ­ una leve sonrisa asomó entre sus lágrimas. 
 
Edel  y   Emilio  ya  estaban  siendo  elevados,  iban  por  el  quinto piso  cuando  el  helicóptero 
comenzó  a  perder  el  control,  Emilio  y  Edel  comenzaron  a  moverse  más  de  lo  necesario, 
sus cuerpos rozaban las llamas de alrededor. 
58 

 
­ ¿Edel, me oyes? ­ gritó Carlos. 
­ ¿Qué demonios pasa? 
­ ¡El helicóptero está perdiendo el control, tenéis que desengancharos o os arrastrara! 
­  Voy  a  intentar  balancearme  más  para  caer  a  un   lado,  pero  necesito  que  haya  una 
colchoneta, la más grande, es mucha caída. 
­ Lo se, ya casi esta hinchada, un minuto más. 
 
Edel  siguió  balanceándose  hasta  casi  llegar  a  un  lado  de  aquel  piso  en  el  que  aún 
quedaba  algo  de  suelo,  vio  que  había  una  gran  ventanal,  una  vez   llegó  al  otro  lado  se 
desenganchó,  ella  y  Emilio  cayeron  al  suelo,  estaban  rodeados  de  fuego,  y  en   unos 
instantes más el fuego les alcanzaría. 
 
Laura  vió   como  el  helicóptero  perdía  el  control,  y  caía  detrás  del  edificio,  no  se cayó  de 
espaldas porque Fernando la estaba sujetando. 
 
­ Dios mío ­ dijo muerta de miedo a la vez que cerraba los ojos. 
­ Tranquila, cariño... 
 
Edel se estaba preparando para atravesar el gran ventanal. 
 
­ Edel ya está todo listo, cuando quieras ­ dijo Carlos por la radio. 
­ Bien, voy a saltar. 
 
Edel  tapó  todo  lo  que pudo a Emilio con su cuerpo, enganchó su arnés con el de  él, por si 
pasaba cualquier cosa que no cayera uno por un sitio. 
 
Carlos bajó hasta donde estaba Laura que enseguida se acercó a él. 
 
­ ¿Carlos, qué ha pasado? ­ preguntó muy asustada. 
­  Edel  ya  tiene  a  Emilio,  estaba  en  el  quinto  piso,  no  los  pudimos  subir con el helicóptero 
ya que perdió el control por causa del humo. 
­ ¿Y por qué no les sacan de ahí? 
­  No  hace  falta,  ¡Edel  va  a  saltar  por  aquel ventanal ­ dijo  señalándoselo ­ por eso hemos 
puesto la colchoneta. 
­ Dios mío... ¿no hay otra manera? 
­ No, y si no saltan ya no habrá manera de que puedan salir. 
 
El  ruido  de  un  cristal  rompiéndose  les  hizo  mirar  hacia  arriba,  ante  sus  ojos  la  escena 
pasaba  en  cámara  lenta,  los  dos  caían  de  cabeza  prácticamente,  pero  Edel  consiguió  
moverse   lo  suficiente  para  caer  de  espaldas  y  amortiguar  ella  la  caída.  Todo  el  mundo 
tenía  el  corazón  en  un  puño.  Los  dos  cuerpos  cayeron  de  lleno  en  la  colchoneta, 
enseguida  todos  los  ayudantes  fueron a ayudarles, el primero Carlos, que le pidió a Laura  
que no se moviera de allí. 
 

59 

Edel  no  había  perdido  el  conocimiento,   aunque  le  dolía  todo  el  cuerpo,  había  sido  un 
golpe  muy  duro,  vió  como  un  montón  de  compañeros la rodeaban y comenzaban a coger 
a Emilio para que lo atendieran lo antes posible. 
 
Emilio  fue  puesto  en  una  camilla  y  enseguida  le   colocaron  una  mascarilla  para  que 
pudiera respirar mejor. Laura se acercó corriendo junto con Fernando. 
 
­ ¡Emilio!, ¡Emilio!, ¿se va a poner bien? ­ preguntó llorando. 
­ Eso aun no lo sabemos señorita, tendrán que hacerle muchas pruebas. 
­ Emilio, cariño... 
 
Lo  subieron a una ambulancia, la rubia  iba  a subir con él, pero antes miró hacia atrás para  
ver  si  veía  a  Edel. Vio  que  Carlos la  estaba  ayudando  a andar,  sus  miradas se cruzaron, 
Edel  le  sonrió débilmente  tranquilizándola.  Laura  quería  ir  donde  ella,  tenía  tantas  cosas 
de  las  que  hablar,  tanto  que  explicar...  pero  no  podía  dejar  a  Emilio  ahora,  subió  a  la  
ambulancia  junto  con  Fernando.  La  ambulancia  salió  de  allí  con  la  sirena  puesta  a  toda 
velocidad. 
 
­ Edel tu también tienes que ir al hospital ­ decía Carlos. 
­  No  hace  falta...  estoy  bien  ­  no  quería  ir,  sabía  que  se  encontraría  a  la  rubia,  aunque  
deseaba verla, y ver a Emilio. 
­ Claro que sí, vas a ir aunque tenga que llevarte a rastras. 
­ Uh... creo que eso iba a doler ­ ambos rieron. 
  
***** 
  
Laura  estaba  en  la  sala  de  espera, esperando a que la dijeran algo de Emilio, los minutos 
se  le   hacían  eternos.  Fernando  estaba  a  su  lado,  tratando  de  calmarla  pero  no  parecía 
conseguirlo. 
 
­ Cariño, trata de calmarte, verás que todo sale bien. 
­ Eso espero... Dios... como le pase algo... 
­ Lo peor ya ha pasado, gracias a aquella mujer Emilio tendrá otra oportunidad. 
 
Laura  comenzó  a pensar  en  ella,  se  moría  de  ganas por verla, por abrazarla, por saber lo 
que  había pasado  todos  estos  años...  dios,  le  costaba  tanto creer  que después  de tantos 
años estuviera viva, sus pensamientos fueron interrumpidos por Fernando. 
 
­ Cariño, tendremos que darle las gracias a aquella mujer. 
­ Sí... ­ la voz de Carlos les interrumpió. 
­  Laura...  ­  Laura  se  giró  para  encontrarse  con  él  y  con...  Edel,  estaba con  él, llevaba las 
manos  vendadas,  enseguida  sus  miradas  hicieron  contacto, ninguna  dejaba  de mirar a la 
otra. 
­  Vaya,  ¿tú  eres  la  persona  que  salvó  a  Emilio  verdad?   ­   dijo  Fernando  acercándose  a 
ella. 
­ Sí ­ dijo la morena mirando. 
60 

­  Muchas  gracias,  nunca  podremos agradecerte  lo  suficiente  ­  Edel  se dió cuenta  de que 
parecía un buen hombre. 
­ No hay de que ­ dijo con una leve sonrisa. 
­ ¿Laura, te han dicho algo de Emilio? ­ preguntó Carlos. 
­ No, aun no han dicho nada ­ Laura con la voz apagada. 
­  Si  me  disculpan...  yo  debo  irme...  ­  dijo  Edel  ­  Carlos  avísame  cuando   sepas  algo  de 
Emilio. 
­ Claro. 
 
Edel  miró  por  última  vez  a Laura, por un momento sintió que la rubia le pedía a gritos que 
no  se  fuera, pero no podía seguir allí, tenía que irse ahora. Se giró y salió del pasillo hasta 
llegar  al  final  del  otro, en un pequeño rincón  poco iluminado la alta morena se apoyó en la 
pared,  cerrando  sus  ojos para pensar  en  todo  lo  que  había pasado, pero una voz familiar 
para ella le hizo abrir los ojos de golpe. 
 
­  Por  favor...  ­  su  voz estaba totalmente quebrada ­ no  vuelvas a irte, no desaparezcas de 
mi vida otra vez... 
 
A  Edel  no  le  dió  tiempo  a  decir  o  hacer  nada,  Laura  se  tiró  a  sus  brazos 
desesperadamente, llorando  de  una  manera  que podía  ponerte  la  piel de gallina. Edel no 
lo  soportó  más,  las  lágrimas  comenzaron  a  mojar  su  mejillas,  enseguida  rodeo  con  sus 
brazos  a  Laura,  estaban  abrazadas  tan  fuerte   que  les  costaba  respirar,  pero  ambas 
necesitaban  ese  contacto,  necesitaban  volver  a  sentirse  vivas  después de  9  años,  había 
sido  demasiado  tiempo  de dolor,  de  angustia,  de tristeza, de desespero, de vivir muerta... 
ahora necesitaban volver a vivir una vez más. 
 
 
 
Séptima parte 
 
Fernando  recorría  los  pasillos buscando a Laura, llegó hasta el tercero y allí fue cuando  la 
vio,  estaba  abrazada  a  aquella  mujer.  Pensó  que  tal  vez  solo se  lo  estaba  agradeciendo 
pero  desechó  esa  idea  al  ver  que  los  minutos  pasaban  y ninguna  de ellas se movía. Con 
tristeza dio media vuelta y se dirigió donde estaba Emilio. 
 
Edel  comenzó  a  acariciar  la espalda de la rubia suavemente, tratando de que se calmara, 
Laura así lo hizo. Despacio se fueron separando para después mirarse a los ojos. 
 
­  ¿Dónde  has  estado todo  este  tiempo? ­ preguntó con lágrimas en los ojos ­ ¿por qué no 
viniste antes? 
­ Me hubiera gustado hacerlo... pero no pude ­ dijo con tristeza. 
­ ¿Por qué? 
­ Porque no sabía quién era... 
­ ¿Qué quieres decir? 
­  Cuando   pasó  lo  de  la  explosión...  quede  inconsciente,  un  amigo  consiguió  sacarme  de 
allí,  pero  al  despertar  no  recordaba  nada,  no  sabía ni  cómo  me  llamaba,  tampoco  podía  
61 

moverme...  ­  apartó   la  vista  incapaz  de  mantenérsela  a  la  rubia  ­  tardé  muchos  años  en 
recuperarme, tanto física como mentalmente... 
­  Dios  mío...   ­  Laura  era  incapaz  de  salir  de  su  asombro,  le  costaba  asimilar  todo lo  que 
Edel le estaba contando ­ y... cuando te recuperaste, ¿por qué no lo hiciste? 
­  Por  miedo  supongo...  a  que  ya  no  te  acordaras  de  mí,  a  que  tu  ya  tuvieras  tu  vida 
hecha...  es  lo  normal  claro...  pero  hace  poco  fui  a  tu  restaurante, estaba fuera  cuando te  
vi con tu... novio, o marido... 
­ Futuro marido... ­ dijo siendo ella quien apartara la vista. 
­ Entiendo... 
­  Edel  nunca  te  he  olvidado, cada uno de mis días me imaginaba cómo sería compartir mi 
vida contigo; tú, Emilio y yo... los tres juntos, como antes ­ sonrió con amargura. 
­  Eso  sería  tan  maravilloso  que  para  mí  es  inimaginable  ­  rió  a  la  vez  que  derramaba 
lágrimas. 
­  Emilio...  nunca  ha  podido  superar  tu  muerte,  siempre   te  nombraba  y  te  sacaba  en 
cualquier tema como su heroína. 
­ Su Dama de Hielo... 
­ Exacto... 
­ Creo que... va a ser mejor que me vaya. 
­ Espera... ­ no quiso soltarla ­ ¿cuándo te volveré a ver? 
­  No  lo  se...  cuando  el  destino  así  lo  desee...  debes  seguir  con  tu  vida  ­  Edel  sonrió  con 
amargura,  una  leve  caricia  en  la  cara  fue  todo  lo  que  le  dio  a la  rubia antes  de  darse  la 
vuelta  para  irse.  Comenzó con  esos  difíciles  primeros  pasos,  pero la voz de Laura la hizo 
parar en seco. 
­ Edel, tú eres toda mi vida... 
­ A Fernando le dolería escuchar eso. 
­  Lo  se...  pero  es  lo  que  siento  y  sé  que  si  no  soy  sincera  con  mis  sentimientos  ¡jamás 
seré feliz! ­ dijo casi desesperada. 
­ Lo siento... ­ su voz se había quebrado, no esperó más y se fue todo lo rápido que pudo. 
 
Laura  se  quedó  allí  viéndola  marchar,  una  vez  más,  estaba  tan  confundida  que  no  sabía 
qué  hacer,  ni  qué  pensar  ni  que  decir,  no  sabía  qué  hacer con  su  vida,  ahora  que  sabía 
que  Edel  estaba  viva,  pensó  que  hasta   ahora  su  vida  había  sido  un  error  y  no  estaba 
dispuesta  a seguir  así. Iba a la habitación donde estaba Emilio, en la puerta se encontró a 
Fernando. 
 
­ Fernando. 
­ Ah, ya estas aquí, me gustaría que habláramos. 
­ ¿Sobre qué? ­ preguntó curiosa. 
­ Sobre ti y esa bombera, os he visto ­ dijo dolido. 
­ Fernando yo... ­ su mirada se clavó en el suelo. 
­ ¿Cuándo tenías pensado decírmelo? 
­ Fernando no lo sabía, ha sido una sorpresa para mí y... 
­ ¿Aun quieres casarte conmigo? 
­  Yo...  ­  era   ahora  cuando  tenía  la  oportunidad  de  terminar  con  todo,  pero  no  quería 
hacerle daño. 

62 

­  Esta  bien,  lo  entiendo...  mañana  pasaré  por  casa  para  llevarme  todas  mis  cosas ­ paso 
por su lado con la intención de irse. 
­ Fernando, lo siento... ­ no pudo evitar llorar ­ perdoname. 
­  De  todas  las  personas  que creí que serían capaces de romperme el corazón... tu eras la 
única que lo haría ­ diciendo esto se marchó. 
­  Lo  siento de veras... ­ fue lo único que sus labios  susurraron antes de que viera al doctor 
acercarse a ella. 
­ Laura ­ llamó el doctor. 
­ ¿Cómo está Emilio? ­ se podía notar la angustia en su voz. 
­  Emilio...  Está  mal,  ha  tragado  mucho  humo,  tiene  un  hombro  dislocado,  esguince 
cervical y una pierna rota. 
­ Dios mío... 
­  Pero  tranquila,  se  recuperará  ­  le  sonrió  para  tranquilizarla  ­  necesitará  muchos 
cuidados,  la  verdad  es  que  ha  sido  una  suerte,  un  poco  más  de  tiempo  y  tal  vez  no 
podríamos haber hecho nada por el... 
­ Si, si no hubiera sido por ella... ­ su mirada se clavó en el suelo. 
­ Es una gran bombera. 
­ Si ­ sonrió ­ ¿Cuándo podré pasar a ver a Emilio? 
­  Te   avisaré,  ahora  está  recibiendo  oxígeno,  trataremos  de  que  sus  pulmones  queden 
totalmente limpios. 
­ Gracias... 
 
El  doctor  solo  sonrió  antes  de  irse,  Laura  se  quedó  en  la  sala  de espera,  impaciente  por 
ver  a  Emilio,  los  minutos  se  le  hacían  siglos.  Dos  hora  más  tarde  apareció  de  nuevo  el 
doctor diciéndole que ya podía pasar. 
 
Ahí   estaba  Emilio,  rodeado  de  cables,con  una  mascarilla   de  oxígeno...  Laura  se  acercó 
hasta él. 
 
­ Cariño... ¿qué tal estás? ­ preguntó acariciándole suavemente la frente. 
 
Emilio  quería  hablar,  pero  aun  le  costaba  mucho,  sus  ojos  miraron  directamente  a  su  tía 
quien le sonreía. 
 
­ Tranquilo... descansa, lo necesitas ­ tranquilizándolo, pero Emilio con mucho esfuerzo se 
apartó la mascarilla... 
­ ¿Dón... de... es... esta? ­ estaba claro que preguntaba por Edel. 
­  Ella...   se  ha  tenido  que  ir,  pero  seguro  volverá...  ­  era  algo  que  a  ella  también  quería 
creer. 
­ Quiero... verla 
­ La verás cariño ­ muy tiernamente ­ te lo prometo ­ tendría que conseguirlo como fuera. 
  
***** 
  

63 

Tras  varias  semanas  Emilio  recibió  el alta,  aun  estaba  delicado  pero Laura se encargaría 
de  él.   Por  otro  lado  Fernando  recogió  todas  sus  pertenencias  y  tomó  la  decisión  de  irse 
por un tiempo, necesitaba olvidar y Laura lo comprendía. 
 
Edel  no  volvió  a  aparecer,  eso  era  algo  que  le  preocupaba  mucho  a  la  rubia,  tenía  que 
encontrarla de nuevo, por Emilio y por ella... ahora la necesitaba más que nunca. 
 
Emilio estaba en su habitación viendo la tele, Laura entró para darle la comida. 
 
­ Aquí está la comida del señorito ­ con una sonrisa colocándola sobre él. 
­ Muchas gracias, tía ­ agradeció. 
­ Bueno, voy a salir a hacer unas compras, ¿estarás bien si te dejo solo? 
­  Claro,  no  te  preocupes,  no  iré  a  ningún  lado  ­  bromeando  golpeando  la  escayola  de  su 
pierna. 
­ Gracioso ­ le revolvió el pelo y se giró con la intención de irse. 
­ Tía... 
­ ¿Sí? 
­ ¿Por qué Edel no ha venido? 
­  Emilio...  ella...  supongo  que  está  igual  de  confundida  que  nosotros,  dale  tiempo  ­  vio 
como la cara de su sobrino se entristecía. 
­ Claro... 
 
Sin  decir  nada  más  Laura  salió  de  allí,  tenía  pensado  ir  al  supermercado,  pero  después 
de  esto  tomó  la  decisión  de  ir  a  buscar  a  Laura,  donde  siempre  había  estado  ella,  con 
toda su brigada. Al llegar no vio a nadie conocido, se acercó a uno de ellos y preguntó: 
 
­ Disculpe, quería saber si se encontraba aquí Edel. 
­ ¿Edel? ­ pensó un instante ­ ¡ah!, se refiere a la bombera que salvó a Emilio. 
­ Sí, justamente ella. 
­ No, ella ya no está aquí, decía que era posible que volviera, pero no está claro todavía. 
­ ¿Y no tendrá su dirección verdad? 
­  Claro,  espere  un momento ­ abrió un cajón y entre un montón de expedientes sacó el de 
la morena ­ Mire aquí tiene dónde vive actualmente, es muy cerca de aquí. 
­ Muchas gracias ­ dijo con una gran sonrisa, ahora sabía donde encontrarla. 
  
***** 
  
Minutos  más  tarde  estaba  en  la puerta de Edel, llamó varias veces pero nadie abría, justo 
cuando abrió la puerta del ascensor se encontró a la morena. 
 
­ Edel... ­ como le gustaba decir su nombre. 
­ Laura... ¿qué haces aquí? ­ estaba muy sorprendida. 
­  Yo... verás, Emilio  quiere verte ­ la miró directamente a los ojos ­ por favor, ven  conmigo, 
aunque solo sean unos minutos, serán suficientes. 
­ No se... ­ estaba muy confundida ­ Laura yo no... ­ la voz de la rubia la interrumpió. 

64 

­  Por  favor, no  me digas que no, el te necesita... yo  te necesito... ­ su mano agarró la de la 
morena sin poder evitarlo, necesitaba sentirla. 
­ Esta bien... ­ ambas se metieron en el ascensor. 
 
Los segundos parecían horas, una frente a la otra, con la oportunidad de decirse todas  las 
cosas  que  nunca  había  podido  decirse.  A  Edel  le  estaban  fallando  las  fuerzas,  estaba 
perdiendo  el  control,  ya  no  lo  soportaba   más,  en  un  sutil  movimiento  envolvió  a  Laura 
entre sus brazos, estrechándola fuerte contra ella, la necesitaba tanto... 
 
­ Lo siento... se que no debería pero... ya no puedo más Laura ­ susurrandole al oído. 
­ ¿Por qué no deberías? ­ con sus ojos cerrados, abrazándola de igual manera. 
­ Tu... ­ le costaba decirlo ­ tu futuro esposo... 
­ Eso se acabó... 
­ ¿Qué? ­ separándose un poco de ella para mirarla a la cara. 
­ Ya no me caso ­ sonrió ­ él entendió lo que yo sentía por ti. 
­ ¿Y qué sientes por mi? 
­  Siento   toda  mi   vida  girando  alrededor  de  la  tuya,  siento  amor,  felicidad,  ganas  de  vivir 
cada segundo de mi vida contigo ­ sus manos se posaron en la cara de Edel. 
­  No  tendré  vidas  suficientes  para  demostrarte  lo  mucho  que  te  quiero...  ­  comenzó  a 
acortar  la  distancia que había entre ellas, para que sus labios comenzaran a rozarse, muy 
suavemente. 
­ Quédate conmigo... ­ Laura susurró en sus labios. 
­  Siempre...  ­  sus  labios  se apoderaron de los de ella en un tierno pero largo beso, ambas 
recordaban  cada  roce,  cada  sabor,  cada  caricia,  querían  que  quedaran  siempre  ahí,  ese 
momento que ninguna de las dos olvidaría. 
 
***** 
 
Laura acababa de entrar a la habitación de Emilio, vio que seguía viendo la tele. 
 
­ ¿Qué tal estás, cariño? ­ preguntó con una gran sonrisa. 
­ Bien tía... ­ la expresión de su cara era más que triste, ni siquiera la miró. 
­ Tengo una sorpresa para ti. 
­ ¿Más chocolate? ­ dijo sin entusiasmo. 
­ No, es algo muy muy muy muy frío ­ sonrió. 
­ Un cuello de hielos. 
­  Más  o  menos  ­  comenzó a  reír  mientras  levantándose  salía  de  la  habitación y  volvía  a 
ella con Edel de la mano ­ ¿Te vale la Dama de Hielo? 
 
Emilio  se  quedó  petrificado,  la  tenía  enfrente, de nuevo, su querida Dama de Hielo, ahora 
estaba  ahí,  las  lágrimas  comenzaron  a  resbalar  por  sus  mejillas,  se  quería levantar  pero 
no podía, Edel al ver que podía hacerse daño se acercó corriendo a él. 
 
­ Eh, cuidado, te harás daño... ­ sonrió. 
­  ¡EDEL!  ­  se  tiró  a  sus  brazos  una  vez  más,  como  si  aún  fuera  un  niño,   la  morena  lo 
abrazó fuertemente. 
65 

­  Vaya...  como  has  crecido  ­  sonrió  ­  te  has  convertido  en  un  apuesto  muchacho  ­  se 
separó de él y le limpió las lágrimas. 
­  Parece   que   el  tiempo  no  pasa  por  ti  ­  sonrió  feliz  ­  Ahora  tengo  edad  suficiente  para 
tratar de conquistarte ­ rió. 
­ ¡Oye!, es mía ­ exclamó Laura abrazando a la morena por detrás. 
­  ¡No  es  justo!  ­  se  quejó  Emilio  poniendo  cara  de  enfado  como  cuando  era  pequeño, 
todos comenzaron a reír en carcajada. 
­ Tu siempre serás mi segundo amor ­ le guiñó un ojo al chico. 
­ ¿Lo has oído no?, ¡segundo! ­ Laura comenzó a reírse sin soltarla. 
­ ¿Te quedarás con nosotros Edel? ­ Emilio quería que todo fuera como antes. 
­ Siempre... ­ miró amorosamente a la rubia que la veía de igual forma. 
  
***** 
  
El  tiempo  fue  pasando,  Emilio  se había  convertido  en  Capitán  de  su  propia brigada, Edel 
seguía  trabajando,  pero  en  las  oficinas,  ya  que  Laura  le  rogó  que  lo  hiciera  por  miedo  a 
perderla  nuevamente,  ambas  compartían  casa,  desde  aquel  día  no  se  habían  separado, 
Emilio se independizó, pero cada día las visitaba. 
 
Edel  estaba  trabajando  en  la oficina, ya era bastante tarde y no quedaba nadie allí estaba 
sumergida en su trabajo cuando una voz la hizo levantar la vista... 
 
­ ¿Que tal estas mi bombera favorita? ­ una voz sexy y seductora. 
­  Cariño...  ­  en  sus  labios  se  dibujó  una  sonrisa  al  encontrarse  a  la  rubia  ­  ¿Qué  haces 
aquí? ­ fue hacia ella, le rodeó la cintura con sus brazos y la besó suavemente. 
­ Te echaba de menos... ­ comenzó a besar su cuello. 
­ Creo  que  me quedaré todos los días aquí solo para que vengas a buscarme ­ cogiéndola  
en brazos y la sentó sobre el escritorio, Laura le rodeó la cintura con las piernas. 
­ Deberías poner una cama aquí ­ juguetona. 
­  No  hace  falta... ­  la  cogió  en  brazos  de  nuevo  ­  y ahora veras porque.... ­ cargó con ella 
hasta la sala de entrenamiento, allí había una enorme piscina de espuma. 
­ Pero... ¿Y esto? ­ Laura sonriendo feliz. 
­ Esto... va a ser nuestro nido de amor de hoy. 
­ Lo tenías preparado... ­ mirándola juguetona. 
­  ¿Acaso  lo   dudabas?  ­  rió  con  ella,  la  dejó  en  el  suelo  antes  de  entrar en  la  piscina  de 
espuma. 
­ Eres increíble.... ­ en sus ojos se notaba el amor y la adoración que sentía por ella. 
 
Edel  comenzó  a  besarla  y  a  quitarla  la  ropa,  Laura  no  se  quedó  atrás,  ambas  estaban 
completamente desnudas,  se adentraron  en la  piscina dejando que la fría espuma aliviara 
sus  cuerpos  que  ardían  de  pasión.  Edel  estaba  sobre  ella,  dejando  que  su  lengua 
explorara  todo  el  cuerpo,  sus  manos  quemaban  la  piel,  los  gemidos de Laura hacían que 
Edel  solo   quisiera  más  y  más...  ninguna  de  las  dos  cesó,  retozaban  por  toda  la  espuma 
entre besos y caricias, dándose el mayor placer que ambas pudieran imaginar. 
 

66 

­  Dios...   eres  la  única  que  consigue  apagar  este  fuego...  ­  con  sus  ojos  cerrados 
descansando en el pecho de la morena. 
­  Si  no  fuera  así  ser  la  Dama  de  Hielo no  tendría  ningún  mérito...  ­  sonrió,  abrazándose 
más a ella. 
­ ¿Estarás siempre conmigo? 
­ Ni el mismo infierno podría impedirlo... te quiero ­ la besó en los labios. 
­  Te   quiero...  ­  ambas  volvieron  a  besarse  para  volver  a  amarse  de  nuevo, sin  limites  de 
tiempo, sin prisas, sabiendo que ahora ya nada podría separarlas. 
 
FIN 

67