You are on page 1of 208

SIN PREVIO AVISO (Without Warning-SHAKEN 1

)
KG Mac Gregor
Traducción libre
TEAM LGM by MVP

Parte 1
Anna agarró el antebrazo de Lily y se impulsó lo suficientemente alto como para
apoyar los codos sobre el anaquel, dándose el impulso necesario. Cuando Lily
cayó al otro lado, Anna le siguió por todo el camino, cayendo entre un montón de
telas de encaje y satén que recubrían la zanja que dividía la tienda. Los percheros
con vestidos de novia que habían rodado en el agujero y lo habían tapado, yacían
en el suelo de tierra como una extraña manta de felpa.
"¡Dios, podría dormir por una semana!“ exclamó Lily.
"Tal vez deberíamos parar y descansar un rato" sugirió Anna casualmente,
cayendo al lado de su salvadora. Ya estaba agotada por su terrible experiencia
con el estante para libros, sin mencionar el hambre y la sed. Y su rodilla estaba
gritando de dolor.
“Por muy tentador que parezca, todavía estoy preocupada por las réplicas. El
último techo cayó un poco más allá y el próximo puede ser el nuestro. Si eso
sucede, se habrá cumplido mi peor pesadilla”
"¿Cuál es? ¿Ser enterrada viva?"
"No, ser encontrada muerta en una tienda de novias"

#############################
Hace unos años, publiqué un libro llamado Shaken, una historia épica de dos
mujeres que se reunieron por primera vez cuando quedaron atrapadas en un
centro comercial que se derrumbó después de un terremoto. Tras su rescate, se
embarcaron en un viaje de tres años lleno de romance, de adversidad y de alegría
absoluta. Shaken fue la primera historia que escribí, y el primer libro que he
publicado. Ahora está fuera de impresión.
Cuando firmé con Bella Books, mi editora Linda Hill aceptó publicar mi fondo
editorial, que también incluía The House on Sandstone (La casa de arenisca),
Mulligan y Mallicious Pursuit (Ocupación maliciosa). Todas nos propusimos traer

de vuelta a Shaken, cuando en una conversación informal se nos ocurrió una idea
diferente: Traer de vuelta la historia, pero con un tono más largo, profundo e
intenso. Y luego ver si estos personajes tenían más historias que contar. Estoy
agradecida con Linda por la oportunidad de traer de vuelta esta historia.
Sin previo aviso (Without Warning) es un clásico romance, el primer libro de la
serie Shaken. Espero que estén de acuerdo en que esto no es obra de una
novelista primeriza. Está escrito en un estilo que he desarrollado a lo largo de
varios años de trabajar en estrecha colaboración con la editora Cindy Cresap,
quien merece el mayor crédito por ayudarme a sacar los elementos más
importantes de los personajes de esta historia…Anna Kaklis y Lily Stewart…y para
dar forma a la historia en su área natural. Estoy muy entusiasmada con este nuevo
comienzo y espero que lo disfruten.
#############################################

Capítulo 1
Anna Rutherford dió un giro a su coupé (Cadillac) de lujo para pasarse al carril de
la derecha, decidida a salir de este lío. El tráfico en la autopista de Los Ángeles
solía estar enredado pero hoy estaba peor que de costumbre. Con una suscripción
al servicio GPS, podría haberse dado cuenta si habían trabajos de construcción o
accidentes en el camino, pero esa opción no estaba disponible en su clásico BMW
850, modelo del año 1999. Su próximo carro tendría GPS…si alguna vez se
atrevía a deshacerse de éste.
Sintió compasión por los conductores a su alrededor, porque probablemente
hacían esto todos los días. Su camino habitual, desde su casa en Bel Air hasta la
concesionaria en Beverly Hills, le tomaba doce minutos. Afortunadamente para
ella, hacía este viaje al centro de la ciudad una vez al mes, para un desayuno de
trabajo con la Cámara de Comercio de Los Ángeles. Como tesorera de la
organización, su presencia era obligatoria.
Al menos el programa de esta mañana había estado interesante, pensó ella, una
presentación secuencial de varias organizaciones comunitarias que participaban
para ayudar a los jóvenes en riesgo de la zona. A Anna le gustaba la idea de
utilizar los recursos de la Cámara de Comercio para hacer de la comunidad un
lugar mejor. De la manera en que lo veía, era bueno para los negocios, ya que
estaban construyendo una base para los futuros empleados, proveedores y
clientes.
Por más de cuarenta años, ´Premier Motors´ de Beverly Hills, el más alto
concesionario de BMW en el sur de California, había otorgado su apoyo a la

próspera Sinfonía de Los Ángeles, la ópera, tres de sus teatros y por lo menos una
media docena de museos de arte. El concesionario tenía como patrocinador a un
importante negocio vespertino que salía al aire en la estación de la radio pública
local. El padre de Anna creía que las donaciones de caridad eran mejores si se
obtenían de los que compraban autos de lujo.
Anna, quien a los 31 años se desempeñaba como vicepresidenta de la
concesionaria familiar, estaba de acuerdo en que el apoyo a las artes era un buen
negocio, probablemente la mejor publicidad que el dinero podía comprar. Pero se
había conmovido con el programa de hoy, sobre todo por la adolescente que contó
una historia personal sobre cómo una organización le había ayudado a superar un
hogar abusivo, un mal rendimiento escolar y un acercamiento con las drogas y el
alcohol, para convertirse en una estudiante de secundaria con la esperanza y el
sueño de convertirse algún día en un líder de la comunidad empresarial de los
Ángeles ¿Por qué no podía ayudar también ´Premier Motors´ en cosas como
esas?
A pesar de perder a su madre a temprana edad, Anna sabía que había sido
bendecida por la buena suerte que le había tocado, suerte de nunca haber sufrido
las dificultades que habían sufrido aquellos que vió en la reunión de hoy. Tomando
en cuenta todas las buenas acciones que esas organizaciones hacían por la
comunidad, parecía un pequeño precio a pagar…
Un claxon interrumpió sus cavilaciones y se apresuró a acelerar para disminuir la
distancia de diez pies que existía entre ella y el coche delantero, sino alguien
entraría en ese espacio, retrasándolos por diez segundos. Localizando la rampa
de salida de Endicott Avenue, continuó su camino hacia el carril de salida. Endicott
Avenue caía en La Cienega Boulevard, donde los semáforos y calles eran
preferibles de soportar que esta constante y creciente masa inhumana de autos.
Esta mañana ver las luchas de los jóvenes con problemas había sido un respiro
irónico de sus propios problemas, que le habían consumido como una nube en los
últimos tres meses…incluso más si era sincera consigo misma. Su control se
había desvanecido gradualmente desde hacía más de un año, hasta el punto de
que ya no tenía ningún sentido de la orientación. Fuerte y segura en el mundo de
los negocios, Anna siempre se había sentido torpe cuando se trataba de su vida
personal. Si solo hubiese podido representar gráficamente las eventualidades
como lo hacía con sus ventas de modelos, o estudiado los planos de ingeniería en
busca de pistas como lo hacía con sus coches. Pero el romance no venía con
instructivo. Al menos no para ella.

……………………………………………………………..
"Doscientos dólares, abogado" gritó el juez Rusty Evans, golpeando su martillo
contra el escritorio.
Lily Stewart se encogió, no por la multa, sino por la ira en el rostro del juez. Por
supuesto que estaba furioso.
Ella no podía culparlo por eso.
Deseosa de concluir este caso, guió a su cliente, María Esperanza, a la sala del
tribunal de Familia en el Palacio de Justicia del Condado de Los Ángeles, donde
debían enfrentarse contra el ex marido de María, Miguel, por la custodia de los dos
hijos de la pareja. Lily sabía que había algunos hechos del caso sin resolver y
María estaba perfectamente preparada sobre qué decirle al juez acerca del
comportamiento volátil de su ex-marido.
Mientras Lily se enfocaba en la conversación de ayer con María, recordó la
confusión. El calendario de su oficina decía jueves…que era hoy…pero el celular
de María lo había programado para el viernes. Eso tenía que haber sido el error, le
dijo Lily.
Desafortunadamente, el error era suyo, no de María. El expediente que le llevó
Pauline, la secretaria recién contratada del consultorio de ayuda legal, era de otra
María, María Espinosa, una cliente de Lauren Miller, cuya última audiencia de
divorcio iba a ser hoy. Todo se aclaró unos momentos antes, cuando María miró
con curiosidad al señor Espinosa al otro lado del pasillo y susurró al oído de Lily.
"¿Quién es ese hombre y por qué quiere la custodia de mis hijos?"
Ella escribió un cheque personal al Secretario para cubrir su multa…que tendría
que cubrir moviendo dinero de su cuenta de ahorro inmediatamente…y se volvió
para enfrentarse a una María que echaba humo "Lo siento mucho. No sé cómo
sucedió"
"Ya sabía yo que era mañana"
"Tenías razón" no importaba qué tan irritada estaba Lily con Pauline en este
momento, no era nada comparado con lo furiosa que se pondría Lauren cuando
descubriera que el Juez Evans también le aplicaría a ella una multa "Al menos
deja que te lleve a casa"

A pesar de que la metedura de pata no había sido del todo su culpa, se sentía
muy mal por haber confiado en la información del pizarrón en su oficina, en vez
de revisar el archivo ella misma. Si lo hubiese hecho, no habría arrastrado a su
cliente en el día equivocado.
María tuvo otra decepción al llegar al coche de Lily, era un Toyota RAV4 de diez
años de antigüedad, con más golpes que la campana de una iglesia. Lily vió la
decepción en su rostro cuando ella se dio cuenta que no subirían al Lexus que
esperaba estacionado en el siguiente espacio. Sí, necesitaba un coche nuevo,
pero no una nueva letra de pago. Todo su dinero extra se iba al fondo para su
casa, si es que existía la remota posibilidad de que alguna vez encontrara algo
decente que no requiriera un segundo trabajo.
Lily recogió el montón de carpetas y libros en el asiento delantero, haciendo
espacio para su pasajera "Siéntese. Lo lamento" entonces se quitó la chaqueta y
la dejó en el asiento trasero. El día era inusualmente cálido para ser febrero y el
aire acondicionado de la RAV4 estaba fuera de servicio desde hacía cuatro años.
La mayoría de los clientes de Lily del ´Consultorio de Asistencia Legal Braxton´
vivían en Watts o en el Este de Los Ángeles, pero María se estaba quedando con
su hermana hasta que se resolviera la custodia de sus hijos "Va a Culver City,
¿no?"
"Sí (lo dijo en español). Quiero decir sí (esta vez lo dijo en inglés)"
Lily se mordió el labio y encendió el vehículo. Se merecía la condescendencia de
María después del fiasco de hoy. No era que su clienta tenía una docena de otros
lugares a donde acudir hoy. Sino que esa comparecencia ante el tribunal,
involucraba una nueva blusa que no podía permitirse, que la hermana de María
faltara al trabajo para cuidar de sus niños y que tomara tres autobuses para llegar
hasta el centro y luego al Palacio de Justicia.

***
Mientras se deslizaba hasta el fondo de la rampa para llegar al semáforo, Anna
miró el reloj digital en su tablero 11:40. La reunión de hoy había durado hasta las
diez, después de lo cual los funcionarios se reunieron a puerta cerrada para
discutir la nueva campaña de afiliación. Su mañana había sido agotadora, pero
eso no le preocupaba. Quedarse hasta tarde en su oficina era ya una rutina, sobre
todo desde que comenzaron sus problemas en casa.

Un gesto de la mano sobre la luz infrarroja en el marco de la puerta, produjo un
tono de marcado "Premier Motors" dijo con precisión. Unos momentos más tarde,
su llamada fue respondida con las mismas dos palabras. Ella dijo "Carmen, soy
Anna ¿Esta papá por ahí?"
"Sí y nos está volviendo locos a todos. Por favor, dime que ya vienes en camino"
"Ya voy, pero estoy atascada en el tráfico"
"¿Traes el libro para Hal? Llamó hace un rato y dijo que vendría a recogerlo"
Anna golpeó el tablero con el puño, irritada cuando de repente se dió cuenta de lo
que probablemente había pasado. Ayer por la noche, había sacado el libro del
negocio de automóviles para llevárselo a su cuñado, pero Scott debió recogerlo
esta mañana al salir de la casa, suponiendo que ella querría que lo leyera "No, no
lo tengo conmigo, pero puedo detenerme en el centro comercial y sacar otra copia.
Quiero que Hal tenga el suyo"
"Está bien, se lo diré si vuelve a llamar. Espera. Te paso a George" unos
segundos más tarde, su padre respondió, obviamente sin aliento.
"¿Dónde estás? Aquí me están volviendo loco"
"Eso he oído" excepto que ella había oído lo contrario "Estoy en Endicott. Tengo
que ir a recoger un libro, pero estaré allí en menos de una hora"
"¿Puedes llamar a Steve French? Él necesita la orden para el equipo de prensa"
Steve era su representante en LA Times "Ayer envié a Brad los números de VIN.
Solo has que lo revise"
"Está bien. Tengo que recoger el coche de Morty Schneider del estacionamiento
en los próximos cinco minutos o nunca voy a escuchar el final de eso"
"¿Cuál es el problema?"
"Thomas no apareció hoy. Tengo dos camiones que debían presentarse en la
tarde y no hay manera de conseguir que aparezcan. Voy a despedirlo en seguida
entre aquí"
"Tenía una cita con el médico esta mañana. Estará allí en la tarde"
"¿Por qué no se lo dijo a nadie?"

"Está en el calendario, detrás del escritorio de Carmen. Es necesario que revises
primero. Y por favor, no vayas a despedir a nadie" Anna había heredado muchas
cosas de su padre, pero afortunadamente, no su temperamento.
Él suspiró, claramente exasperado "Me estoy haciendo viejo para esto"
"No, no es así. Sólo ocúpate de Morty. Estaré ahí tan pronto como pueda" ella
colgó y negó con la cabeza. Desde que asumió la mayor parte de las operaciones
del día a día en el concesionario, se las había arreglado para agilizar los procesos
para todos, pero su padre todavía pensaba que tenía que supervisarlo todo, tal
como lo había hecho desde principios de 1970.

***
Cinco minutos camino a Culver City, María decidió llamar a la hermana para
decirle que iba a verla en menos de media hora. Los conocimientos de Lily del
idioma español eran apenas suficiente para lograr una conversación, así que trató
de concentrarse en otras cosas.
En el tope de su lista del día de hoy, estaba el por qué diablos había decidido
estar en esta línea de trabajo. Claro, estaba llena de recompensas internas, pero
las firmas de abogados exclusivas en el centro no sufrían este tipo de caos como
el de hoy. Por supuesto, esas secretarias probablemente ganaban el doble de lo
que Pauline ganaba en el consultorio de Abogados de Oficio y serían despedidas
por un error como este. Pauline sería perdonada, pero todos los abogados
tendrían que comprobar sus propios horarios a partir de ahora.
Lily nunca se había cuestionado su decisión de aceptar el trabajo en el consultorio
de ayuda legal. Las firmas de abogados del centro eran notorias fábricas donde
explotaban a sus empleados como a los jóvenes abogados que trabajaban
muchas horas para llenar los bolsillos de sus socios. Sus objetivos eran horas
facturables. Los suyos eran hacer algo bueno en el mundo, como abogada de la
familia de Katharine Fortier. Cuando Lily sólo tenía siete años, Katharine la rescató
de una mala madre, Karen Parker y se aseguró de colocarla para siempre en un
hogar lleno de amor con Eleanor Stewart, la mujer a la que Lily siempre
consideraría como su verdadera madre.
Lily se encontró con el flujo de tráfico y continuó sus reflexiones. Dada su
experiencia de niña, no era de extrañar en absoluto que hubiera seguido una
carrera para ayudar a personas como María. Estaba trabajando ahora con gente
como ella.

Apretando el volante del RAV4 con más fuerza, Lily luchó por poner a un lado las
emociones de sus primeros recuerdos, que siempre asomaban en la superficie.
Los momentos difíciles en su vida le habían dado la empatía por los demás…los
demás como la mujer que iba a su lado, una madre divorciada que necesitaba un
defensor que le ayudara a escapar de una vida de violencia doméstica.
Lily llegó a Culver City, dejando a María frente a una pequeña casa de ladrillos. Se
despidió con su optimismo característico "Sólo un día más, María. Entonces
sabrás que tus hijos estarán seguros"
Con una última despedida, realizó un perfecto giro en “U” y se dirigió a su oficina.

***
Anna llegó a una decisión importante mientras conducía hacia Culver City,
buscando una librería. No quería consumirse un día más en este matrimonio
desastroso, a la espera de ver lo que la vida le daría más adelante. Era hora de
retomar algún tipo de control, tomar las decisiones difíciles que tendría que tomar
y vivir con las consecuencias.
No había soluciones fáciles. Ella y Scott tendrían que trabajar duro para que su
matrimonio pudiese sobrevivir…si querían que sobreviviera. La alternativa era
admitir su propio fracaso y alejarse. Eso sería humillante y una gran decepción
para su familia, especialmente para su padre. Cualquier decisión tomaría todo el
coraje que pudiese reunir, que era precisamente lo que la había metido en este
atolladero.
Había sido fácil en algunos aspectos retraerse emocionalmente y actuar ante los
demás como si no pasara nada. Durante los últimos tres meses, había ido a
trabajar temprano casi todos los días y se había quedado muy tarde en la noche
porque no podía soportar estar en casa con Scott. Pero no podía seguir con esto,
y no se iba a solucionar solo. Había evitado a su familia y la gente empezaba a
comentar sobre su pérdida de peso y sus gestos cansados.
Anna se dió cuenta que lo que más había extrañado durante estos últimos tres
meses, incluso más que su propia felicidad personal en su matrimonio, había sido
estar a cargo de su vida. Silenciosamente había permanecido a un lado de todo el
mundo, permitiendo que las cosas avanzaran mientras ella miraba desde el
exterior. Tenía que salir de ese lugar seguro en el que se había refugiado a sí
misma, sin importar lo difícil que fuese, o que las cosas empeoraran. Aunque la
resolución permanecía poco clara, sabía que no podría postergar por más tiempo
tratar con ello.

Encendiendo la luz intermitente, se detuvo en el estacionamiento del Centro
Comercial de Endicott. Encontró un espacio en la planta baja, estacionó y salió de
su coche cuán larga era. Enderezó sus hombros mientras caminaba, como
demostrando físicamente la resolución que ahora sentía de terminar con este
callejón sin salida. Presionó su llavero para activar la alarma del coche y se volvió
hacia el corredor que conducía a las tiendas. De la nada, un maltratado RAV4
salió por la esquina y continuó su rápido ascenso a la segunda planta.
"Chofer loco" murmuró mientras rodaba los ojos con disgusto. Por desgracia, todo
el mundo parecía tan absorto en sí mismo como ella.

***
Exactamente a las 11:40, el teléfono de Lily vibró contra su cintura, para
anunciarle un nuevo mensaje de texto que le avisaba de una comparecencia a la 1
en punto, otro novio abusivo de una cliente. Sólo tendría tiempo de recoger
almuerzo para llevar en el Burger King en Endicott Avenue ya que después debía
pasar por su oficina para recoger los archivos que iba a necesitar. Solicitó su
orden y giró hacia la pequeña ventana para esperar, justificando la hamburguesa
grasienta con el argumento de que no podría comer con facilidad una ensalada
mientras conducía.
Su boca estaba hecha agua cuando se alejó de la ventana. Esto era un premio
ocasional, e iba a saborear cada bocado. Con una mano en el volante, se internó
en el tráfico. Cuando tomó el primer bocado de su hamburguesa, sintió que algo
golpeó en su pecho.
"¡Oh, mierda!” la parte superior de su blusa color crema ahora lucía una
prominente mancha de salsa de tomate justo debajo del cuello, muy arriba por lo
que la chaqueta no podría cubrirla. No solo se había arruinado su mejor blusa de
seda, sino que tendría que reemplazarla antes de ir a la corte. No podía entrar allí
caminando y luciendo como si hubiese recibido un disparo en el pecho.
Disgustada por su descuido, dejó caer la hamburguesa en el asiento de al lado y
rápidamente se deslizó a través de los cuatro carriles del tráfico. Señalando su
salida hacia la izquierda, se dirigió al Centro Comercial de Endicott. Justo cuando
giró en la esquina hacia la segunda planta del estacionamiento, apenas evitó a
una mujer alta y hermosa, con el cabello largo y oscuro que salía de su fantástico
BMW "Ten cuidado, preciosa" murmuró dando un vistazo por su espejo retrovisor
a la majestuosa figura "Con el día que estoy teniendo, no querrás dar un paso
delante de mi coche"

El estacionamiento del segundo piso estaba desocupado por completo y escogió
el espacio que quedaba al lado del pasillo que conducía hacia el vestíbulo
superior. Apresuradamente, llamó a su oficina "Pauline, soy Lily"
"¿Recibiste mi mensaje de texto? Se supone que debes estar en la corte a la 1pm,
con el caso Washburn"
"Sí, recibí ese mensaje ¿Recibiste el mío sobre el caso de María Esperanza?"
preguntó con irritación.
"Sí, lo siento Lily"
"Te perdono por esta vez. Pero no seré quien le diga a Lauren que le debe a Rusty
Evans doscientos dólares por faltar a su cita en la corte"
“Me siento tan mal"
"Sucede, Pauline. Pero hay que tener mucho cuidado de no mezclar los nombres y
fechas. Dependemos de ustedes para eso" comió un bocado más de su
hamburguesa, asegurándose de no gotear sobre su falda "Necesito que llames a
un servicio de mensajería y me envíes los archivos de Washburn a la corte.
Derramé comida en mi blusa y tengo que conseguir una nueva"
"Puedo hacer eso"
"Y por favor, Pauline…"
"Lo sé. Comprobaré minuciosamente para asegurarme de que es el expediente
correcto"
"Gracias" Lily colgó y dejó caer el teléfono dentro de la guantera. Inclinada sobre
el asiento del pasajero, agarró su cartera antes de empujar su maletín bajo el
asiento. Si entraba y salía rápidamente, tendría tiempo para terminar su almuerzo
en el estacionamiento del juzgado.

***
Entrando en el centro comercial por la planta baja, Anna miró a su alrededor en
busca de una librería. Al no ver una de inmediato, revisó el directorio de la entrada
"Vamos, vamos. Todo centro comercial tiene una librería" rogó ante el mudo
letrero. Allí estaba…Binders book, justo a su derecha a mitad del pasillo.
Ahora habían pasado pocos minutos después del mediodía y el centro comercial
estaba lleno de compradores de almuerzo. Y la única persona que estaba en la

librería era una empleada amable y joven con el cabello pelirrojo, Skye, según su
tarjeta de identificación.
"Disculpa. Estoy buscando un libro llamado Top Down. Es sobre negocios de
automóviles ¿Lo tienes?"
"Claro, recuerdo haberlo visto. Tiene la foto de un Ferrari en la portada" Skye bajó
de su banquillo en la caja registradora y llevó a Anna hacia el estante de negocios
ubicado a lo largo de la pared izquierda "Está aquí en alguna parte"
Anna rápidamente localizó el libro, sin molestarse en hacer notar que realmente la
foto que mostraba era de un Maserati. Estaba extrañamente satisfecha que su
cuñado, un nerd de la contabilidad, hubiese expresado interés en un libro sobre
negocios de automóviles. A menudo había pensado en pedirle que dejara su firma
de contabilidad y se uniera a ellos en el concesionario de autos de la familia, pero
no quería ser presuntuosa. No todo el mundo compartía su misma fascinación por
la industria del automovilismo.
"Gracias. Me gustaría revisar algo más por un momento, si no te importa"
"Adelante"
Anna metió el libro bajo su brazo y revisó las etiquetas del estante, mientras
caminaba hacia la parte posterior de la librería. Siempre había sido escéptica
hacia los libros de autoayuda, pero tenía al menos que considerar la posibilidad de
utilizar alguna estrategia de la psicología popular que pudiese ayudarle a resolver
su crisis actual con Scott.

***
Viniendo directamente desde el estacionamiento del segundo piso, Lily entró en el
centro comercial por el nivel superior. Recorrió el directorio y localizó Sycamore,
una tienda de ropa para mujeres, en el otro extremo del edificio…en el piso
inferior…tan lejos como podía estar.
El diseño del centro comercial fue confuso al principio. La entrada principal parecía
estar al otro extremo en el nivel superior, en el lado opuesto de donde ella estaba
parada. Entonces recordó que el centro comercial había sido construido en una
ladera, por lo que la entrada de la planta baja estaba al final, directamente debajo
de ella. Empezó a bajar la escalera hacia la planta baja y se orientó para una
rápida retirada, una vez que encontrara lo que necesitaba. Fue recorriendo Lacy
Lady sin advertir que el maniquí en la ventana llevaba un camisón de satén rojo.

Lo siguiente era una tienda de regalos, una tienda de zapatos de vestir, la tienda
de vestidos de novia Peggy, una librería, Foot Locker y finalmente Sycamore.
Siendo una compradora por Internet y por catálogo, Lily rara vez ponía un pie en
un centro comercial. Además odiaba ir de compras, particularmente detestaba
cuando necesitaba algo en particular y disponía de poco tiempo. Cuando llegó a
Sycamore, se sintió aliviada cuando encontró de inmediato un estante cerca de la
puerta con la blusa perfecta en una variedad de colores y a la venta.
Por supuesto, ninguna era de su talla. Era uno de esos días. Su talla estaba
disponible en un estilo algo diferente, pero a un precio mucho más alto. Sin
opciones, tomó la blusa y retiró la etiqueta "Disculpe"
La empleada corrió a su lado "¿Le gustaría probárselo?"
"No, estoy segura que es de mi talla. Sólo necesito su vestidor para cambiarme, si
le parece bien" indicó la mancha en la parte superior de su blusa "Aquí está la
etiqueta y mi tarjeta de débito"
La empleada tomó las cosas y comenzó a procesar la venta mientras Lily se metía
en los vestidores, situado en la parte posterior de la tienda. Cuando abrió la puerta
plegadiza, su rodilla recibió un golpe seco y una astilla de madera atravesó su
media "¿Cómo podría empeorar éste día?"

***
Si la imagen de la portada…un hombre y una mujer parados con sus espaldas
encontradas y sus brazos cruzados sobre el pecho en una actitud inflexible…era
un indicador, éste era el libro que Anna necesitaba para iniciar el proceso de lidiar
con su problema personal. Realmente, tenía en este momento todas las cartas de
su relación, pero estaba demasiado paralizada para jugarlas.
Mientras agarraba el libro, perdió el equilibrio y se tambaleó contra la estantería.
Le tomó un momento darse cuenta de lo que estaba ocurriendo, que las
vibraciones constantes bajo sus pies indicaban un temblor. Rara vez duraban más
de tres o cuatro segundos, pero cada uno era una aventura.
"¡Sostente!” gritó la joven empleada.
Anna lo hizo, apoyándose en la estantería mientras las luces fluorescentes
comenzaron a parpadear y liberar chispas alrededor de la tienda. El rugido se hizo
más fuerte y los libros cayeron de los estantes alrededor de ella…al principio sólo
unos pocos, luego en manojos contra el suelo repentinamente inclinado.

Entonces, todo se quedó oscuro.
Anna se esforzó por orientarse mientras el temblor se hacía más fuerte y más
violento. Esto no era un temblor de poca importancia. Un rayo de luz se filtró
desde el atrio hacia donde estaba agachada en la parte trasera de la tienda, lo
suficiente como para poder ver las sombras de los estantes, que se habían
estrellado contra el suelo, bloqueando su escape.
Con cada respiración, oró para que el terremoto disminuyera, pero sólo se hizo
más intenso. Se aferró a uno de los estantes como si fuese su ancla, aún cuando
éste se liberaba de sus pernos y se vertía precariamente hacia ella. El sonido de
un crujido pasó muy cerca de donde se encontraba. El olor a tierra fresca le indicó
que la tierra se había abierto a unos centímetros de donde estaba parada. El
temblor se atenuó durante varios segundos y Anna contuvo el aliento con la
esperanza de que todo hubiese terminado.
De pronto toda la habitación pareció ser lanzada hacia arriba. Sintió que sus pies
dejaban el suelo mientras perdía su agarre de la estantería. Entonces, con la
misma fuerza con la que fue empujada hacia arriba, fue lanzada nuevamente
hacia abajo. Mientras se desplomaba sobre su espalda, el suelo se sacudió una
vez más y la estantería la golpeó con fuerza mientras caía. La habitación se
convulsionó por última vez, seguido de un crujido ensordecedor de algo grande y
pesado que caía entre el espacio donde estaba atrapada y la salida.

Capítulo 2
La peor parte era que estaba completamente oscuro.
O tal vez la peor parte era el latido en su cabeza justo por encima de su ojo.
Rodando sobre su costado, Lily trazó con su dedo índice el borde de la gran
herida responsable de la masa pegajosa en el lado izquierdo de su rostro. No
tenía idea de cuánto tiempo había estado inconsciente. Esto era su culpa por
preguntar qué más podría salir mal.
"Sólo estaba frustrada. No tenía la intención de que fuese un desafío"
Lo que pasó después de eso estaba confuso. Cuando el suelo bajos sus pies
comenzó a temblar, se sostuvo en la puerta. A partir de ahí, sintió que su cabeza
fue arrojada hacia los espejos que hacían ángulo entre las dos paredes del
vestidor. Mientras yacía sobre el suelo tambaleante, su último pensamiento antes
de perder el conocimiento fue preguntarse si la empleada ya habría cargado su

tarjeta de débito, porque si no hacía la transferencia desde su cuenta de ahorros,
el cheque emitido al juez Evans iba a rebotar.
Lily se sentó y trató de orientarse a su entorno oscuro. Odiaba los entornos
oscuros. A tientas por el suelo, localizó la blusa que tenía la intención de comprar
y se la llevó a la herida, presionando con fuerza para detener el sangrado. Su ojo
estaba adolorido e hinchado y sin duda lleno del polvo que había visto volar desde
los paneles de yeso que vió desmoronarse antes de que las luces se apagaran.
Alargó la mano para orientarse. Había vidrios por todas partes. Los espejos,
pensó. El piso…si es que todavía era piso…estaba desigual y la pared a su
derecha estaba resquebrajada. Sabía que era una pared de espejos, al sentir
algunos de los fragmentos irregulares que permanecían. Detrás de ella, el lugar
que recordaba estaba detrás de la tienda, ahora era un muro de bloques expuesto
y se inclinaba hacia ella.
"¿De dónde diablos salió eso?" preguntó en voz alta, sin expectativas pero con la
esperanza de escuchar una respuesta. Parecía que Lily todavía estaba en el
pequeño vestidor, lo que era así. A su izquierda había otra pared y reconoció
delante de ella la textura de la puerta plegable de madera astillada. Eso significaba
que el camino de regreso a la parte principal de la tienda estaba a través de la
puerta y en línea recta. Pero ¿dónde estaba la luz? Incluso aunque la energía
eléctrica había colapsado, había un atrio en el centro comercial que debería
proporcionar un poco de luz. Tal vez había estado inconsciente durante largo rato
y ya era tarde. Lástima que no llevaba su reloj deportivo, el que tenía luz de fondo.
No, ese no encajaba con su ropa de Juzgado.
"¿Hay alguien aquí?"
Silencio.
Esta vez más fuerte "¡Hola! ¡Alguien aquí!" Lily se esforzó por escuchar algún
sonido.
Nada.
Luchó por ponerse de pie, golpeando su cabeza fuertemente con el techo que
había caído a una altura de menos de cuatro metros. El suelo irregular y el techo
bajo hacían difícil que se moviera por la oscuridad, pero se abrió paso a lo largo
del margen del pasillo y emergió sobre sus manos y rodillas a través de la puerta
de entrada en lo que suponía era el almacén principal. Una vez más gritó "¿Hay
alguien aquí?"

Desde su posición en cuclillas, se dió cuenta que el suelo justo delante de ella
ahora estaba inclinado hacia abajo y cuando deslizó sus pies hacia delante en
dirección de lo que creía era la entrada, se detuvo en el fondo de una grieta.
Los estantes de ropa se habían apilado donde el suelo había cedido y perdió el
equilibrio cuando sus pies se enredaron con las prendas de vestir, los soportes
colgantes y los estantes metálicos. El olor de tierra fresca era fuerte y Lily supuso
que el suelo se había abierto literalmente a través de la parte inferior de la tienda.
Sabía por haber vivido toda su vida en California…veintinueve años…que se
trataba de un terremoto muy significativo y probablemente estaba cerca del
epicentro.
Tenía suerte de estar viva.
Tanteando hacia adelante, su mano fue a parar contra un muro de tierra. Se dio
cuenta que el centro comercial se había derrumbado, mientras se preguntaba qué
habría ocurrido con todas las personas que habían estado en el interior ¿Era la
única que seguía allí? ¿O estaban los otros…?
Con alarma, Lily reconoció la verdad: La peor parte era que estaba atrapada.

***
"¡Unnnnhhh!" Anna gruñó luchando contra el estante que la sujetaba firmemente al
suelo. Le dolía todo el cuerpo ¿Por qué no había corrido hacia la puerta cuando
comenzó el temblor?
Respirando con dificultad, se acomodó para dar otro empujón "¡Unnnhhhh!" se
quejó una vez más, moviendo la plataforma sólo una o dos pulgadas de su pecho.
Con cada esfuerzo, muchos de los libros que permanecían en el pesado estante
cayeron, haciendo que su rodilla izquierda soportara un mayor peso bajo el
estante inferior. Sus movimientos y empujes tratando de salir, sólo habían
agravado su situación y ahora su rodilla estaba palpitante y atrapada firmemente
contra un tornillo sujetador.
"¡Auxilio! ¡Alguien!"
Anna no había escuchado nada desde el fuerte estruendo. Esperaba escuchar los
gritos de las personas, o los rescatistas buscando en el centro comercial por
alguien que estuviese atrapado o herido. Tenía que lograr que alguien supiese que
estaba aquí, pero si los demás estaban en peor estado, tenía que esperar. Estaba
incómoda, pero no en peligro…a menos que hubiese una réplica.

"¡Auxilio!"
Algo había cambiado en la librería después del último estruendo, algo lo
suficientemente grande como para bloquear toda la luz que venía del atrio. Y sin el
sonido de gritos y voces tuvo que considerar la posibilidad de que estuviese
completamente aislada de los demás.

***
Esta no era la primera experiencia de Lily de estar atrapada en un espacio oscuro.
El tiempo de manera misericordiosa le había robado recuerdos de su infancia,
pero recordaba claramente lo que fue estar encerrada en un armario oscuro, en
varias ocasiones, cuando su madre salía. Hasta el día de hoy, Lily dormía con una
lámpara de noche.
Luchando contra el impulso de golpear y gritar, se preparó para lo que sabía
podría ser la prueba más fuerte de su vida. La situación ameritaba calma y control,
no el pánico infantil que nunca más podría regresar a ella.
Primero trató de orientarse hacia donde estaba situada la tienda. Había entrado al
centro comercial desde el estacionamiento y había tomado una escalera hacia la
planta baja, donde había caminado hasta el lado opuesto del pasillo. Recordando
la imagen desde el exterior del centro comercial, presumió que Sycamore estaba
en la parte que estaba incrustada en la ladera, por lo que debía estar por debajo
del nivel del suelo. Eso significaba que no habría puertas de servicio al exterior. El
atrio era la única salida. Por lo que podía asumir, la grieta en forma de V donde
estaba sentada parecía tener unos cinco metros de profundidad.
Un lado estaba alfombrado, lo que significaba que era el piso original. El otro lado
era de tierra, donde el suelo había empujado hacia arriba. La mayor parte de la
grieta estaba repleta de mercancía, lo que era bueno ya que podría mantener el
equilibrio con los estantes de ropa volcados para tantear por el techo por una
salida.
Después de lo que pareció una hora, yendo a tientas en la oscuridad, Lily llegó a
la conclusión de que llegar al pasillo principal del centro comercial desde aquí era
probablemente imposible por el muro de tierra frente a ella. Era como si la tienda
de atrás, donde estaban los vestidores, hubiese caído en un agujero.
Tenía dos opciones. Podría esperar en este angosto, protegido aunque húmedo
espacio hasta que los rescatistas la encontraran. O podría seguir la grieta hacia
una de las tiendas adyacentes y acelerar su salida. Si estaba en lo correcto sobre

estar bajo tierra, su mejor opción sería ir hacia el estacionamiento, donde las
tiendas emergían desde la ladera para situarse en el nivel del suelo.

***
Anna estaba agotada. No tenía ni idea de cuánto tiempo había pasado desde el
terremoto, pero había estado trabajando casi constantemente para salir de su
prisión. El estante ahora estaba firmemente sobre su pierna izquierda, el borde
afilado se clavaba en el tejido blando alrededor de su rodilla. Sus dedos
comenzaron a sentir un hormigueo y temía que pronto perdería la sensibilidad en
la pantorrilla.
Sus gritos repetidos pidiendo ayuda habían quedado sin respuesta y sabía que
estaba sola. La chica del cabello pelirrojo, era la última persona que había visto.
¿Había logrado salir de forma segura o estaba golpeada con algo? Anna se
estremeció al pensar lo que podría haberle sucedido a la chica y a los otros que
seguramente habían estado en el centro comercial. Era demasiado pronto para
entrar en pánico, pero se sentiría mucho mejor si tuviese la certeza de que la
gente en el exterior estaba tratando de encontrarla. Había leído en alguna parte
que una persona puede sobrevivir varios días sin comida ni agua. Todo lo que
tenía que hacer era mantener la calma y esperar a los equipos de
rescate…suponiendo que supieran dónde buscar.
"¡Auxilio!" gritó otra vez, su voz áspera. Se calmó y decidió que debía guardar su
energía y su voz hasta que escuchara a alguien que pudiese estar lo
suficientemente cerca para ayudarla. No tenía idea de que tan lejos estaba su
área de confinamiento, pero tenía que considerar la posibilidad de que el
suministro de aire era limitado. O peor aún, que el aire se llenara de gases tóxicos
de las tuberías rotas.
Esto sin duda resolvería sus problemas con Scott, se dió cuenta con espanto
alejando el pensamiento macabro. Supuso que él estaría en su oficina del
segundo piso en el campus de la USC cuando ocurrió el terremoto, al igual que
probablemente supondría que ella estaba en el concesionario. A pesar de que
ellos no habían hablando mucho estos días, le habría gustado pensar que
pudiesen estar en contacto, siempre que los teléfonos estuviesen funcionando.
Al menos había llamado a Carmen y le había dicho dónde estaba. Pero si este
lugar era como lo ocurrido en Northridge (sismo que inició en el valle de San
Fernando a 32 km (20 m) al noroeste del Centro de Los Ángeles en 1994)

pasarían un par de horas antes de que la gente de la ciudad fuesen capaces de
obtener informes de daños.
No sabrían de inmediato que el centro comercial Endicott había sufrido daños. Y
aunque la abertura del piso significaba que probablemente el epicentro había
estado cerca, era imposible saberlo a ciencia cierta. El peor escenario sería que
estuviese en el borde de algo catastrófico, algo que hubiese causado miles de
víctimas y la destrucción a la infraestructura de la región…algo que hiciera que los
compradores atrapados en el centro comercial fuesen de baja prioridad. Por un
momento estuvo casi segura de escuchar una voz, pero cuando se esforzó por
escuchar ya no estaba.

***
Después de horas de palpar con los dedos las paredes en la oscuridad, Lily se
encontró arrastrándose sobre su estómago en la parte inferior de la grieta donde la
tierra se había dividido. La pared que separaba la tienda de ropa de al lado había
permanecido intacta, pero descubrió un pequeño espacio entre la pared y el suelo
en el punto más bajo de lo que solía ser el suelo. Con ambas manos, cavó en la
tierra del suelo hasta que hizo una apertura lo suficientemente amplia como para
pasar a través de ella.
Estirándose hacia la otra parte, inhaló profundamente, reconociendo al instante el
olor de zapatos nuevos. Era Foot Locker, recordó. Sabía que aún estaba muy lejos
de salir de esta tumba, pero incluso este pequeño avance era estimulante.
"¿Puedo conseguir éstos en número seis?" bromeó en voz alta "No soy exigente.
Violeta está bien…naranja…verde lima" había perdido sus propias zapatillas en el
probador "Sólo asegúrese de que sean del mismo color. No me gustaría
arrastrarme fuera de aquí, con toda América mirando mi milagroso escape y llevar
dos colores diferentes. Mi madre se sentiría mortificada ¡No, esa no es mi hija!" se
rió de esa imagen, sintiéndose extrañamente aliviada por la interacción simulada
"La policía de la moda arrestó a sobreviviente del terremoto. Detalles a las once"
Lily descansó un momento cuando llegó hasta un montón de lo que parecían ser
chándales y camisetas. Estaba cansada, pero sabía que tenía que seguir
adelante. Había dos cosas que le preocupaban. Una de ellas era la posibilidad de
réplicas, que podrían enterrarla profundamente. La otra…igual de peligrosa…era
que su esfuerzo en todo este aire húmedo y polvoriento pudiesen desencadenar
en ella un ataque de asma. Propensa a problemas respiratorios desde la infancia,
siempre llevaba un inhalador de emergencia, pero ahora estaba en su maletín.

Respiró profundamente y se tranquilizó al no sentir ningún signo revelador de la
sibilancia que precipitaba el ataque de asma. Si llegaba, tendría que tomarlo con
calma y esperar que remitiera.
Con lo que mejor podía contar, era que Foot Locker estuviese como Sycamore,
donde la parte de atrás de la tienda…alrededor de un tercio de
profundidad…hubiese caído en una especie de agujero, con un dos tercio de la
parte delantera aparentemente aplastado por el techo caído. En la oscuridad, Lily
vislumbró un túnel de forma triangular, limitado por la pared de tierra a su derecha,
el suelo caído a su izquierda y el techo. El techo parecía doce centímetros más
alto en esta área y lo tomó como una indicación de que estaba en una habitación
más cerca de encontrar una tienda que hubiese soportado el colapso.
Al parecer, la pared del fondo del centro comercial simplemente había cedido en el
final que había sido construido en la ladera. Tuvo suerte de que el piso hubiese
caído en la grieta, o hubiese sido aplastada. Si no hubiese estado atrapada en los
vestidores, hubiese salido disparada hacia el atrio para resguardarse debajo de las
escaleras. Esperaba que la mujer que le había atendido en la tienda hubiese
hecho eso.
Sus ojos se habían acostumbrado a la oscuridad y no había ni siquiera un destello
de luz que viniera de alguna parte. Por supuesto, había estado inconsciente, por lo
que era posible que ya fuese de noche. Su estómago parecía pensar que habían
pasado siglos desde que había comido.
Tanteó alrededor del perímetro en la parte superior de la pared de tierra, sin
encontrar nada más que tierra y techo de tejas. Y no había forma de acceder al
atrio desde aquí, tenía que seguir adelante. Esperaba que la estrecha grieta que
había seguido hasta aquí se extendiera a la tienda más próxima.
En Sycamore, había luchado con montones de ropa revuelta y estanterías de
metal que habían caído en la parte más profunda del agujero. Aquí, la misma
brecha estaba llena de lo que parecían cientos de cajas de zapatos. Lily nunca
había trabajado en una tienda de venta al por menor, pero como todo el mundo,
visualizaba interminables pilas de mercancía en un lugar al que siempre se
referían como "la parte posterior." Ahí era donde estaba ahora, en ese misterioso
lugar llamado la parte posterior de Foot Locker.
Tropezó varias veces mientras se abría camino por las pilas de cajas. Todavía
luchando contra la necesidad de no entrar en pánico, se animó a sí misma con un
monólogo "Sólo alguien con mi suerte tendría problemas para encontrar el
equilibrio en una tienda de zapatos"

Sus esfuerzos por seguir siendo optimista y esperanzada de repente se
desvanecieron cuando su mano rozó lo que sin lugar a dudas era un brazo
humano y nerviosamente recorrió la cara fría, rígida de un hombre clavado en una
repisa en el techo caído. Una oleada de náuseas le llenó con esta prueba
contundente de lo que había sucedido.
Personas habían muerto aquí. Abrumada por tanto horror y culpa, sabía que este
hombre había sido amado por alguien y que merecía un final dignificado con
humanidad. Le puso la mano en su hombro y contuvo las lágrimas mientras
fervorosamente presentaba sus respetos.
"Descansa en paz, amigo"
En su vientre otra vez, Lily tanteó en la pared al fondo por una apertura de la
tienda de al lado, ahora recelosa de la carnicería que sus manos pudiesen
encontrar. No encontró la abertura en el suelo que había encontrado en la última
tienda. Esta pared se extendía por todo el camino hasta la parte inferior de la
grieta. Eso significaba que estaba seriamente en una excavación, a menos…tal
vez si la pared se había hundido junto con el suelo, no habría una abertura en el
techo. Alzándose la falda, primero trató de trepar por la pendiente de lo que había
sido el piso, pero no pudo conseguir la tracción en el azulejo. Esa escalada a la
izquierda de la pared de tierra al otro lado, resultó ser resbaladiza, ya que la tierra
era quebradiza y húmeda. Cuando por fin llegó al techo…cerca de siete pies y
medio desde el fondo de la grieta, supuso…fue capaz de aferrarse a una lámpara
con una mano mientras que sentía con la otra por una abertura. Así como
esperaba, la abertura estaba directamente encima del punto más bajo del piso,
pero era estrecha. Tendría que aplastarse a sí misma para pasar a través de ella.
En su primer intento de tirar de ella hasta el agujero, sus manos resbalaron y cayó
torpemente en un montón de zapatos. Una vez más lo intentó, esta vez raspando
sus muñecas cuando perdió su agarre. Ahora, más decidida que nunca, intentó
por tercera vez, finalmente, consiguió pasar la cabeza y los hombros por el
agujero.
"¡Sí!" avanzó lentamente con los hombros, el pecho y el estómago a través de él,
en ese momento se impulsó hacia adelante, cayendo en un montón de libros al
fondo al otro lado de la grieta.
"¡Mierda!" gritó mientras apretaba su hombro, que se llevó la peor parte de la
caída.
"Por favor, ayúdame"

Lily se sorprendió por el sonido débil de la voz de una mujer y se retorció en la
oscuridad para tratar de determinar de dónde venía. Antes de que pudiese
reaccionar al sonido, la tierra comenzó a temblar nuevamente. Temiendo lo peor,
se hizo un ovillo y se cubrió la cabeza con dos libros. El temblor se hizo más fuerte
y pudo escuchar cosas que caían a su alrededor, mientras el techo amenazaba
con ceder de una vez por todas. Luego se detuvo.
Capítulo 3
"¡Hola! " gritó Lily. El temblor había hecho descender el techo un poco más, pero
estaba agachada y a salvo en el punto más bajo de la librería. Treinta segundos
antes y habría sido aplastada entre la pared y el techo, el cual escuchó colapsar
en la sala detrás de ella. La decisión de avanzar hacia la entrada de la planta baja
había sido la correcta.
Desesperada por encontrar el origen de la voz que había escuchado, gritó en la
oscuridad "¿Dónde estás?¿Estás herida?" Al no escuchar nada, temió lo peor
para la mujer que había gritado. Si la mujer estaba en lo alto, pudo haber sido
aplastada cuando el techo cayó momentos antes "¡Habla conmigo! ¿Dónde
estás?"
Todavía sin respuesta.
Lily comprendió el peligro que corría. El siguiente temblor podría terminar de
tumbar el techo, sellándola en el subterráneo sin esperanza de rescate. Pero no
podía seguir adelante sabiendo que había alguien atrapado aquí, alguien que
probablemente no tenía ninguna posibilidad en absoluto sin su ayuda. Su mente
se recompuso, empezó a trepar hacia la dirección del sonido de la voz.
La librería era más grande que Sycamore y Foot Locker juntos y varios estantes
estaban alineados, aferrados firmemente a sus soportes en lugar de caer al punto
más bajo de la grieta. La única opción de Lily era recorrer lentamente a través de
los escombros, cuidando de no poner su peso en cualquier lugar que pudiese
causar que las estructuras se movieran. Equilibrándose como pudo, buscó a
tientas en la oscuridad la sensación de piel o ropa que pudiesen pertenecer a
quien había llamado.
Después de revisar la habitación por lo que pareció ser una hora, pensó en una
sola posibilidad y no era buena. En la parte superior por donde el suelo había
caído, a lo largo de la pared trasera de la tienda, había una cornisa de unos seis
metros de ancho, similar a donde había estado en el vestidor. El techo también se
había caído en ese lado, pero no del todo. Lo mejor que pudo pensar fue que
habían algunos lugares que tenían por lo menos dos pies de espacio, suficiente

para albergar a una persona que estaba atrapada. Pero si la mujer había estado
en uno de los lugares más bajos durante la réplica, no había garantía de que
hubiese sobrevivido. Lily reforzó su resolución y se irguió.
El lado más cercano a Foot Locker era donde el techo estaba más bajo y estiró su
brazo en el espacio y lo hizo girar de lado a lado "¿Puedes oírme? ¿Estás ahí?"
Después de varios minutos de arrastrarse boca abajo en la cornisa, su mano rozó
una cabeza llena de cabello grueso, después un rostro cálido. Fue inundada de
alivio y euforia cuando finalmente encontró a la persona "Aquí estás. Pensaste que
te podías ocultar ¿verdad?"
Se movió hasta el espacio al lado de la mujer, que estaba recostada sobre su
espalda. Mientras sus dedos recorrieron los alrededores, dedujo que la mujer
estaba atrapada por una estantería caída que parecía estar pegada a la pared
mediante un único tornillo en su base. El estante superior yacía sobre su pecho y
la otra en su cadera. Lily encontró un fuerte pulso de la carótida y acarició
suavemente la mejilla de la mujer hasta que sintió que se movía.
Otro temblor comenzó a sacudir el recinto, lo que llevó a Lily a inclinarse hacia
adelante por instinto para proteger a su compañera de cautiverio de la caída de los
escombros. Tan grande era la tranquilidad de saber que ya no era la única, que
nunca pensó en la cantidad de tiempo y energía que se necesitaría para liberar a
la pobre mujer.

***
Los ojos de Anna se abrieron, pero en la oscuridad, no podía ver quién estaba
tocando su rostro. Sin embargo, se sintió aliviada por la presencia de la otra
persona "Gracias a Dios" murmuró sacudiendo la cabeza lentamente de lado a
lado "Yo estaba…la estantería está…"
"Sí, puedo sentirlo a través de tu pecho ¿Puedes moverte?" la voz era la de una
mujer, una mujer joven a juzgar por el timbre de voz.
"Duele. Mi pierna…todo el peso del estante está sobre ella. Cada vez que trato de
empujarlo hacia arriba de mi pecho, presiona más duro en mi rodilla" dijo ella.
Tomando una respiración profunda, continuó "El último temblor hizo más daño.
Creo que algo cayó sobre él"
"Eso es porque está girando sobre un perno al que todavía está unido" la mujer
golpeó con los nudillos en el techo "Está muy bajo aquí"

Anna sintió las manos de la mujer vagando a través de su abdomen. Luego, los
dedos se deslizaron a lo largo del borde de la plataforma que permanecía
firmemente sobre sus caderas.
"En circunstancias normales, primero te invitaría una cena" dijo la desconocida, la
ligereza en su voz era un alivio "Soy Lily, por cierto, en caso de que quieras saber
quién te está tocando"
Anna hizo todo lo posible por reír, sin importarle en absoluto que esas manos le
rozaran "Soy Anna, y no puedo decir lo feliz que estoy de conocerte. He estado
gritando durante horas"
"Sí, bueno…Lo siento. Estaba ocupada probándome una blusa nueva"
Anna se sintió cómoda por el suave humor de la mujer. Agarró la mano de Lily y la
apretó "Gracias por venir a ayudarme"
"No hay problema" Lily le devolvió el apretón. Luego apartó la mano y la bajó para
tocar suavemente la rodilla de Anna, donde el estante inferior estaba pinchando la
carne hinchada "Puedo ver por qué esto duele tanto. Esta plataforma está clavada
en tu pierna. Vamos a ver si podemos hacer algo para evitar la presión"
"No puedo levantarla" por lo que podía escuchar, Lily tanteaba la zona,
arrastrando los libros apilados "Por favor, dime que no estás arreglándolo"
"Oh, bien. Una listilla"
"Lo siento. Acabo de tener una visión de ser rescatada por una maniática del
orden obsesivo-compulsiva"
Lily gruñó, al parecer tratando de moverse en los pequeños espacios "Bien, esto
es lo que vamos a hacer. Necesito que estés lista para empujar la repisa hacia tu
lado. Voy a levantar esta esquina al mismo tiempo y tratar de deslizar un par de
libros debajo. Entonces pondré más libros bajo la repisa. Poco a poco, debemos
ser capaces de quitarlo por completo hasta liberar tu pierna" se arrastró más
profundo sobre la repisa hasta que alcanzó la rodilla de Anna "Espera…apenas
tengo espacio suficiente para hacer esto"
"Sólo dime cuando y lo haré" dijo Anna, agarrando la repisa.
"¿Lista? Ahora"
Lily gruñó, aparentemente esforzándose para mantener la repisa con una mano
mientras usaba la otra para deslizar los libros. Tan pronto como puso los libros en

la parte inferior, se trasladó con otra pila al lado de la repisa superior donde Anna
sostenía con la mano.
"Está bien, puedes soltarla"
Anna lo hizo, notando inmediatamente que aunque la repisa todavía estaba
tocando su rodilla, ya no estaba clavada. Podría haber llorado de alivio. Su pie
comenzó a sentir un hormigueo cuando la sangre surgió una vez más a través de
la parte baja de su pierna.
"¿Está mejor así?"
"¡Dios, ni qué decirlo! La mayor parte de la presión se ha ido"
"¿Crees que puedes hacerlo de nuevo? Una vez más y creo que voy a ser capaz
de sacarte"
Así como la circulación regresaba a su pierna, también lo hacía el dolor, sobre
todo alrededor de la articulación "Cuando quieras"
Repitieron el procedimiento, Lily añadiendo otro libro cada vez "¿Cómo estás?
¿Puedes moverte?"
"Sí, está libre. Me duele terriblemente" Anna se retorció, tratando en vano de
deslizarse fuera de su prisión "Tengo que salir de debajo de esta cosa"
"Déjame ayudarte" Lily se acomodó detrás de su cabeza y Anna juntó las manos
sobre su pecho, mientras las manos de Lily se deslizaban por debajo de sus
brazos "Voy a retroceder un poco a la vez y me dices cuando estés fuera" con
cada pulgada Anna sentía que se deslizaba poco a poco "¿Estás fuera?"
"Todavía no"
"¡Por Dios, mujer! ¿Cuánto mides?"
"Alrededor de cinco pies y diez pulgadas"
" Eres una amazona"
Anna invocó el mismo argumento que había usado desde que tenía doce años.
"Soy perfectamente normal para la gente de mi estatura ¿Tú qué eres, una
enana?"
"Sólo una de nosotras es normal y no eres tú. Yo mido un respetable cinco con
cuatro"

Con cada comentario tonto, Anna se liberaba de la tensión que se había
apoderado de ella desde el terremoto. Casi agobiada por el alivio, agarró la mano
de Lily otra vez y la apretó con fuerza "Estoy muy contenta de que me hayas
encontrado"
Lily le devolvió el apretón "Yo también. Tal vez las dos podamos avanzar más
rápido para salir de aquí"
Anna se sentó, ahogando un grito cuando trató de doblar la pierna que había sido
aplastada por la repisa "¿Sabes que fue lo que pasó?"
"Si pudiera adivinar, diría que la planta superior se derrumbó. La única razón por la
que todavía estamos vivas es porque ambas estábamos cerca de la pared del
fondo. Hay una enorme grieta en el suelo que hace que se incline la pared
delantera. Eso evita que el techo caiga aquí, pero cada vez que hay una réplica
desciende un poco más"
"¿Dónde estabas?" era raro hablar con una extraña en completa oscuridad. Por su
voz, Anna supuso que la chica era relativamente joven, pero madura y quizás
tendría veintitantos, cerca de los treinta años.
"Estaba a punto de cambiar mi blusa en el probador de Sycamore. Eso estaba dos
tiendas más atrás. Recorrí la tienda Foot Locker para llegar aquí" Lily tiró de su
codo "Pasaremos a la parte más baja en caso de que haya otra réplica"
Se deslizaron lentamente por la pendiente del piso caído hacia la parte más baja
de la habitación. La rodilla de Anna palpitaba y rápidamente descubrió que no
podía apoyar todo su peso, pero era inútil quejarse.
Siguió a Lily a la pared del fondo y se sentó mientras Lily se movía entre los libros
"¿Cómo has llegado hasta aquí desde la otra tienda?"
"Hay un método para mi locura, pero no estoy totalmente segura de cual es"
"Eso me da mucha confianza. Por favor, continúa"
"Como he dicho, esta es la tercera tienda en la que estuve y el espacio parecía
volverse cada vez más grande, como si el piso no caía. Las paredes divisorias
entre las tiendas también se derrumbaron. En la primera tienda, había un hueco
en el suelo justo en la parte inferior de esta trinchera y excavé un poco para sacar
lo que había debajo. Éste cuarto no tenía un hueco en la parte inferior, pero sí
tenía un agujero en el techo porque la pared se hundió contra el suelo" explicó Lily
"Si somos capaces de seguir avanzando en la misma dirección, tengo la

esperanza de que encontraremos una abertura, tal vez un poco de luz del atrio o
incluso salir. No hay manera de salir por donde vine"
"No sé nada de la luz del atrio. Creo que ahora es de noche"
"Probablemente tienes razón ¿Tienes alguna idea de qué hora es?"
"No, pero estoy usando un reloj muy caro"
"Figúrate ¿Supongo que no tienes un teléfono celular?"
"Está conectado a mi Bluetooth en el coche" Anna no tenía intención de que cada
palabra que saliera de su boca sonara como si fuese una niña mimada, pero
estaba segura de que esa era la impresión.
"Y apuesto que tu coche tiene uno de esos sistemas de emergencia, donde se
puede pinchar un botón y encontrar el Starbucks más cercano"
De hecho, su coupé de lujo, estaba equipado con el último paquete de asistencia
de servicio de BMW. Decidió no ofrecer esa información, pero Lily lo supo por su
silencio.
"Todas esas sofisticadas herramientas y ni una a la mano ¿Ahora no te sientes
estúpida?"
"Un poco. Ahora ¿dónde está tu móvil? No me digas. Déjame adivinar. Eres uno
de esos tecnófobos"
"No, pero lo dejé en la guantera de mi auto, porque sólo tenía la intención de estar
aquí durante cinco minutos" suspiró Lily "Sin embargo, apuesto a que tienes
razón. Es probable que ya esté oscuro. De lo contrario, seríamos capaces de ver
un poco de luz si hubiese un camino para salir"
"¿Entonces, cuál es el plan?"
"Sería una lástima desperdiciar toda esta maravillosa altura" Anna sintió un par de
manos en sus hombros volviéndola hacia otra dirección "El frente de la tienda es
por allí ¿Por qué no intentas sentir en el techo si hay alguna corriente, o incluso si
el aire tiene una temperatura diferente?"
"Eso significaría que hay un agujero en algún lugar de aquí y el centro del centro
comercial"
"Cierto. Ah y no quiero asustarte ni nada, pero cuando estaba buscando un poco
con mis manos en esa otra habitación, encontré un hombre que estaba muerto”

Anna se quedó sin aliento cuando la cruda realidad de su situación le golpeó. No
importaba lo mucho que tratara de hallar una ligereza a su situación, hoy había
sido sin duda una tragedia para muchas personas "Eso es horrible. Así que él
estaba…"
"Sí, me gustaría pensar que fue muy rápido…ya sabes, que tal vez no sufrió.
Todas esas personas…"
"Sé lo que quieres decir" Anna asintió en la oscuridad, sin siquiera pensar en el
hecho de que Lily no podía verla "Tal vez la mayoría de ellos salieron"
"Sé lo que hubiese pasado si hubiese estado más cerca de la puerta…y si no
hubiese estado inconsciente cuando mi cabeza golpeó contra la pared"
"¿Perdiste el conocimiento?"
"Sí, pero no sé por cuánto tiempo"
"Supongo que también estuve inconsciente por un tiempo, así que quién sabe
cuánto tiempo hemos estado aquí"
"¿Has oído algo desde el exterior? ¿Cómo personas o máquinas que intenten
llegar hasta aquí?"
"Sólo una mujer un poco loca hablando sola" Anna rió "Oh, espera. Esa habrías
sido tú"
"Muy graciosa"
Quienquiera que sea esta Lily, Anna sabía que era valiente y decente. Y su
confianza era contagiosa, se dió cuenta que ella comenzó con su tarea,
asegurando que iban a encontrar una salida.
Pero después de más de una hora de tantear con los dedos a lo largo de todos los
rincones en el borde del techo, Anna no había encontrado ninguna pista de una
ruptura en las paredes que se derrumbaron en la parte delantera de la tienda. Y
por si fuera poco, su pierna le dolía mucho, pero se lo guardaba para sí.
"¡Encontré algo!" dijo Lily de repente en voz alta, rompiendo un largo silencio.
"¿Qué?"
"Es otro paso a través de la parte superior de la pared" su voz llegaba desde el
otro extremo de la tienda, justo enfrente por donde ella había entrado primero en
la librería "Hay una pequeña grieta en la pared y la he seguido todo el camino. Se
hace más grande en la parte superior"

"¿Es lo suficientemente grande como para pasar a través de ella?"
"Puede ser. Ven para que me impulses"
"Sigue hablando para guiarme, en caso de que haga un giro equivocado y termine
fuera"
"No paro de reír contigo, Amazona"
"No quieres que encuentre los libros de cocina. Crees que esto es un desastre…"
Anna pasó a lo largo del terraplén de tierra, haciendo una mueca cuando su peso
cayó sobre su pierna lesionada. Se apoyó contra la pared, apoyándose casi por
completo en su pierna sana y ofreció a Lily un impulso con las dos manos hasta la
cima.
"Sí, definitivamente es lo suficientemente grande" anunció Lily triunfalmente
"Dame tu brazo y te levantaré" Anna agarró el antebrazo de Lily y se impulsó a sí
misma lo suficientemente alto como para conectar los codos sobre la repisa,
dándole el impulso necesario. Cuando Lily se dejó caer al otro lado, Anna siguió
todo el camino y atravesó el hueco, cayendo sobre un montón de telas de encaje y
satén que recubría la grieta que dividía la tienda. Estantes de vestidos de novia
habían rodado en el agujero y se vinieron abajo, llenando el suelo de tierra con
una extraña capa de felpa.
"¡Dios, podría dormir aquí por una semana!" exclamó Lily.
"Tal vez deberíamos parar y descansar un rato" sugirió Anna casualmente
dejándose caer al lado de su salvadora. Ya estaba agotada por su terrible
experiencia con el estante para libros, por no hablar del hambre y la sed. Y su
rodilla estaba gritando de dolor.
"Por muy tentador que parezca eso, todavía estoy preocupada por las réplicas. El
techo cayó un poco más con la última y la próxima podría terminar de hacerlo. Si
eso sucede, estaría viviendo mi peor pesadilla"
"¿Cuál es? ¿Ser enterrada viva?"
"No, quedar atrapada y morir en una tienda de novias"
Lily cerró los ojos por un momento, agradeciendo en silencio a cualquier deidad
que le hubiese enviado una mano. Anna no era probablemente la mujer más
fuerte, ni siquiera la más segura, pero a Lily le parecía una sobreviviente, alguien
que no iba a dejarse vencer por esta situación o cualquier otra. Y cualquiera que
pudiese mantener su sentido del humor bajo una pila de concreto como éste,
estaba bien para ella.

"Creo que el techo es incluso más alto aquí que en la librería" dijo Anna.
"Sí, es una buena señal. Tal vez eso significa que nos estamos acercando a una
parte que no se ha derrumbado"
"Mira, sé que es un riesgo quedarse" dijo Anna "Pero mi estómago me dice que ya
es tarde y si nos detenemos y tomamos un descanso por el resto de la noche,
vamos a tener más energía para lo que venga. Y también tendríamos una mejor
oportunidad de ver una abertura a la luz del día"
Lily consideró el punto de Anna, pero no pudo reprimir su ansiedad acerca de las
réplicas "Todavía estoy preocupada porque el techo se venga abajo. Realmente
creo que es mejor si nos mantenemos en movimiento durante tanto tiempo como
podamos"
"Yo también” admitió Anna "Excepto que no creo que pueda seguir en estos
momentos. Mi rodilla me está matando. Necesito descansar, por lo menos durante
un par de horas"
Lily se sintió horrible. Ni siquiera le había preguntado a Anna si estaba herida
"¿Quieres que te revise? Tal vez podamos envolverla con algunas de estas telas"
Lily alcanzó en la oscuridad la pierna de Anna y pasó la mano por la piel de la
articulación inflamada. Escuchó como la respiración de Anna se detuvo en su
garganta anticipándose al gesto amable. Lily se sorprendió al descubrir cuán
hinchada estaba "¿Por qué no dijiste nada? Dios, debe doler como el infierno.
Tenemos que conseguir que disminuya la inflamación" buscó a tientas por el suelo
hasta que encontró lo que parecía ser un pequeño pedestal. Pasándolo sobre
Anna, apiló varias decenas de vestidos de novia…probablemente con valor de
miles de dólares, supuso…en la parte superior para que se ablandara y levantó
suavemente la pierna de Anna para colocarla en el cojín.
"Eso se siente bien. Tal vez deberías seguir por tu cuenta. Puedo tratar de
alcanzarte cuando baje la hinchazón. O cuando salgas, puedes decirles dónde
estoy. Sólo voy a atrasarte"
Lily no lo dudó "De ninguna manera, vamos a salir juntas. Supongo que estaremos
a salvo aquí por un tiempo. Es un punto bajo. Y a estas alturas, las réplicas no
deben ser tan grandes. También podríamos descansar un par de horas y salir
cuando tu pierna esté mejor. Además, debemos hacer mejor tiempo si estamos
descansadas"
Lily se echó hacia atrás y se puso tan cómoda como pudo.

Pasó un minuto más o menos y Anna preguntó en la oscuridad "¿Por qué tienes
tanto miedo a las tiendas de novias?"
"Digamos que caminar por el pasillo con un vestido blanco nunca ha estado en mi
lista de sueños"
"Ojalá yo hubiese tenido esa previsión" murmuró Anna "¿Cómo llegaste a ser tan
sabia?"
"Bueno, no es sabiduría, exactamente" Lily vaciló. Solía ser abierta acerca de su
sexualidad, pero verse atrapada con una homófoba sería la guinda del pastel para
un día como hoy "Simplemente no es para mí"
"Lo siento, no era mi intención hacerlo personal"
"No, está bien…es que…soy gay"
Silencio. Más silencio.
Como solía ocurrir, Lily de repente sintió deseos de haber reprimido sus instintos y
haber mantenido su boca cerrada.
"Oh…¿realmente me estabas tanteando?"

***
Desde el sueño de los muertos, Lily despertó sobresaltada por una fuerte réplica.
Sin pensarlo, se acercó a Ana y le apretó la mano, mientras que la tierra temblaba.
El techo ya casi encima de ellas gimió bajo el peso del edificio que se derrumbaba.
Pronunció una oración silenciosa para que lo que quedaba de las paredes y los
apoyos se mantuvieran. Podía oír el sonido del metal raspando y olía el polvo
fresco y los escombros sueltos por el estruendo.
"¿Estás bien?" preguntó Anna cuando los temblores se detuvieron.
"En igualdad de condiciones, preferiría despertar con la Edición de la Mañana" Lily
respiró profundamente y se inclinó hacia Anna para apretar su brazo "Será mejor
que nos pongamos en marcha. No sé tú, pero estoy lista para salir de aquí" ayudó
a Anna a levantarse "¿Cómo está tu rodilla?"
"Mejor" respondió ella, pero con la suficiente vacilación para dejar dudas.
"Entonces creo que deberíamos movernos nuevamente"

"¿Y tú?"
Lily se dió cuenta que no se sentía tan caliente "Bien, supongo. Tengo un corte
sobre el ojo y me está provocando dolor de cabeza"
"¿Está sangrando?"
"No lo creo. Ya no"
Repitieron el procedimiento de la librería. Anna se arrastró hasta la parte delantera
de la tienda de novias y comprobó a lo largo de la parte superior de la pared de
tierra por una corriente de aire, mientras que Lily recorría a lo largo de la pared
buscando un espacio, ya sea en el techo o el piso.
"Creo que vamos a tener que cavar esta vez. Hay un agujero aquí, pero no es lo
suficientemente grande como para arrastrarnos a través de él. Necesitamos…"
"¡Escucha!"
Un zumbido tenue se escuchaba procedente de un lugar más allá de la librería,
pero se detuvo tan repentinamente como había comenzado. Alguien las estaba
buscando. Lily se quedó estática durante varios minutos después de que el ruido
había cesado, esforzándose desesperadamente por escuchar el sonido
nuevamente.
"¿Qué crees que fue?" preguntó Anna.
"Sonaba como un taladro"
"Tal vez deberíamos regresar por dónde viniste. Parece como si estuviesen
buscando allá atrás por sobrevivientes"
"No hay atrás, Anna. Creo que la primera réplica derrumbó por completo el techo
en la tienda donde empecé. Además, dudo que podamos pasar de la librería"
"Entonces tal vez deberíamos esperar aquí hasta que ellos lleguen hasta
nosotras"
"No lo sé ¿Recuerdas lo que parecía el centro comercial desde fuera?"
"Más o menos. Dí la vuelta en Endicott. Creo que el estacionamiento estaba a la
izquierda y la…"
"Correcto. El estacionamiento estaba en la parte plana. Sin embargo, el centro
comercial fue construido en una colina y la entrada principal estaba en la planta
superior, en el otro extremo" dijo Lily.

"Eso es correcto. Ya recuerdo. Paré el vehículo en el estacionamiento y entré en la
planta baja…esta planta, para ser exactos"
"Y yo me estacioné en el nivel superior y bajé la escalera mecánica. Eso significa
que estamos bajo tierra aquí, debajo de esa planta. Tenemos que seguir
avanzando hacia el estacionamiento para llegar sobre el nivel del suelo"
Por la forma en que Lily lo veía, aunque los equipos de rescate hubiesen
comenzado a excavar las zonas bajo tierra, sería más probable que salieran de
una sola pieza, si llegaban al final del centro comercial.
"Así que seguimos cavando"
"De acuerdo"
"De acuerdo"
Con sus propias manos, trabajaron en lo que parecieron horas excavando la tierra
rocosa en la parte inferior de la pared, Lily perdida en sus pensamientos por estar
atrapada en una prisión subterránea. Una vez que el agujero fue lo
suficientemente grande como para arrastrarse a través de él, lo intentó, pero no
había suficiente espacio para maniobrar en el otro lado. Tuvieron que cavar hasta
que les permitió salir por sí mismas hasta el final.
Sudando profusamente por el esfuerzo, Lily se quitó la chaqueta y la tiró a un lado
"Escogí un gran día para ponerme mi traje favorito ¿eh?"
"Sí, yo también. Tenía una reunión en el centro, así que me puse uno de mis
mejores trajes"
"¿Qué tipo de trabajo haces?"
"Vendo coches ¿Qué hay de tí?"
La respuesta de Anna le sorprendió. Por sus breves conversaciones, esta mujer
sonaba bien educada y culta, no como alguien que dice un montón de mentiras
sórdidas para quitarte tu dinero duramente ganado "Soy abogada"
"Debí haberlo adivinado. Pareces alguien que puede ser bastante polémica"
La oscuridad les impedía ver la expresión de la otra, Lily estuvo contenta al sentir
un leve golpe del codo de Anna, para hacerle saber que sólo estaba bromeando.
"Hey, cuidado ¿Alguna vez has sido demandada por lesiones personales?"
"Supongo que será mejor que mueva el culo"

"Graciosa. Hey, voy a ver si puedo pasar. De esa manera podré cavar más rápido
en el otro lado"
"¿Segura que no has cambiado de opinión y has decidido dejarme aquí?"
"No seas tonta. Aún te necesito para alcanzar cosas altas" avanzó hacia el
agujero, pero se detuvo "Hey, no quiero que lo tomes como algo personal, pero
antes de irme…"
"¿Sí?"
"Voy a volver sobre la otra pared y hacer pis. Tápate los oídos o algo así"
"Ya veo. Y luego vas a arrastrarte a través de ese agujero y me dejarás aquí
¿Estoy en lo correcto?"
"Correcto"

***
Anna se retorció sobre su espalda a través del estrecho agujero, contenta de tener
el impulso adicional de Lily en el otro lado.
Cada vez que se empujaba con su pierna herida, el dolor le corría hasta el tobillo.
A eso, se añadía la sensibilidad en la parte superior de su pecho, imaginando que
probablemente tendría un moretón horrible en donde el librero le había golpeado y
la había inmovilizado en el suelo "¿Dónde estamos ahora?"
"Es otra tienda de zapatos. Zapatos de vestir y bolsos ¿Necesitas algo?"
"¿Por qué no podría ser una de esas tiendas de vitaminas, con todas esas bebidas
energéticas?"
"Ya sé lo que quieres decir"
"¿Cuánto tiempo crees que ha pasado, Lily? Yo diría que al menos veinticuatro
horas"
"Sí, probablemente. Si hubiese sabido que esto iba a pasar, habría terminado mi
almuerzo" resopló Lily "No quiero ni pensar en cómo huele mi coche ahora mismo.
Dejé una hamburguesa con queso envuelta en el asiento delantero"
"¿Cebolla?"

"Probablemente. Sólo tomé un bocado antes de que esa gota gigante de salsa de
tomate cayera y aterrizara en medio de mi pecho. Tenía que estar de regreso en el
juzgado a la una. Es por eso que tuve que correr hasta aquí y comprar una nueva
blusa"
"Estás bromeando" Anna se echó a reír "Tengo que saber ¿Sigues usando esa
blusa?"
"Sí, apenas había entrado en el vestidor cuando el terremoto golpeó ¿Por qué?"
"He estado preocupaba por ese olor putrefacto, pensando que era una especie de
gas tóxico. Y Resulta que eres tú"
"Basta" Lily golpeó su brazo juguetonamente "No puedo evitarlo"
Había algo casi surrealista sobre la forma en que se estaban riendo y bromeando
entre sí, pensó Anna. Era como si ambas estuviesen muy conscientes del peligro
que corrían y dispuestas a enfrentarse con cualquier cosa, pero con optimismo. Si
se permitía pensar en ello…mientras buscaba ciegamente por las grietas y
rincones…sabía que no había ninguna garantía de salir de aquí. En poco tiempo,
podrían estar demasiado débiles o deshidratadas para seguir adelante. Pero no
hablar de ello era la única estrategia que las hacía continuar.
"¿Qué estabas comprando en la librería?" preguntó Lily.
Recordó el libro que había estado hojeando, cuando el suelo empezó a temblar,
pero lo alejó de su mente "Vine a buscar un libro para mi cuñado. Lo tenía justo a
mi lado. Me habría gustado volver por el si no hubieses hecho pis en todo el suelo,
justo por donde escalamos"
"¿Yo? ¿Qué hay de tí?" Lily empujó juguetonamente su hombro "Escuché que
también fuiste, después que me arrastré por aquí"
"Eres una pervertida. Debí saber que estarías escuchando"
"No pude evitarlo. Pensé que era una pipa de agua que se había roto"
Sin importaba lo mucho que intentó fingir enfado, Anna no pudo contener la risa.
"Si los equipos de rescate llegaran en este momento y nos oyeran reír así, nos
llevarían de inmediato al manicomio"
"Tal vez" dijo Lily "Pero si tengo que estar atrapada en un lugar como este, me
alegro de que sea con alguien que tiene sentido del humor. Si hubiese sido uno de
esos llorones nerviosos, probablemente lo habría dejado atrás en la librería"

"No, no lo habrías hecho. Hablas como una persona dura, pero eres un bizcocho.
Lo sé"
"No, no lo sabes. Soy abogado. Se supone que debo ser fuerte como una roca"
Los pensamientos de Anna se tornaron serios mientras mentalmente pasaba a
través de las mujeres que conocía…su hermana Kim, sus citas de negocios o las
chicas privilegiadas que había visto crecer en Beverly Hills. No podía pensar en
ninguna de ellas que tuviese la fuerza o la voluntad de hacerse cargo de esta
situación de la manera en que Lily lo estaba haciendo "Eres fuerte. Eso lo acepto"
Al igual que en Foot Locker, las cajas de zapatos se amontonaban en el centro del
suelo hundido, por lo que era difícil caminar sin tropezar. Pero la grieta en esta
tienda no era tan profunda como en las anteriores, Lily esperaba que eso
significara que estaban cerca de la salida. Al menos eso era lo que se decía a sí
misma. Estimaba que ya debían estar por encima del piso, pero todavía no había
luz del atrio. Dada la fuerza del terremoto, era posible que el colapso de la
segunda planta se hubiese llevado todo el piso del nivel inferior, sobre todo porque
el suelo se había dividido. No quería pensar en ello, pero era posible que llegaran
al final del centro comercial sólo para continuar atrapadas. Lo que más le
preocupaba era cuan bajo estaba el techo en esta tienda. Hasta ahora, habían
conseguido avanzar progresivamente hacia arriba, lo que sugería que
eventualmente podían llegar a un cuarto que estuviese intacto. Pero era posible
que el final de la grieta encontrarían el colapso total de la segunda planta. Esos
eran los pensamientos que guardaba para sí. Nada bueno podía venir de expresar
sus dudas, dudas que podrían hacer que se rindiesen y esperaran por una ayuda
que nunca pudiese llegar. Justo cuando pensó nuevamente en los equipos de
rescate, el sonido chirriante que habían oído anteriormente regresó, sonando aún
más lejos esta vez "¿Has oído eso?"
"Suena como un taladro" dijo Anna.
"O una sierra. Tal vez están tratando de cortar a través del hormigón"
"¿Estás segura de que no deberíamos ir en esa dirección?"
Lily se dejó caer en el suelo en señal de frustración "No sé, Anna. Pensé que
estaría más segura aquí que allá atrás, sobre todo desde que escuché el techo
caer detrás de mí. Como he dicho, ni siquiera estoy segura de que pudiésemos
conseguir ir más allá de la librería"
"Probablemente tienes razón"

"O no. Quizás solo estoy respondiendo a mis instintos” una cosa era asumir la
responsabilidad de su propia suerte, pero otra muy distinta decidir el destino de
otra persona "Si realmente crees que deberíamos tratar de volver, vamos"
"Yo tampoco lo sé. No me gusta perder el tiempo persiguiendo algo de ruido
cuando ni siquiera sabemos de dónde viene. Por lo que sabemos, están allí
intentando liberar a las personas que ya han encontrado en el segundo piso"
"Anna, probablemente ni siquiera saben de este agujero aquí abajo. Si no
podemos ver el atrio, ellos no pueden vernos a nosotras"
"Entonces debemos seguir el camino en el que vamos"
"¿Estás segura? Estoy dispuesta a tratar de volver"
"No, Lily. Creo que tus instintos están en lo cierto. Pero quizá deberíamos intentar
hacer algo de ruido por nuestra propia cuenta"
Mientras Anna gritaba, Lily rebuscó en el suelo por algo pesado que pudiese usar
para golpear en las paredes y el techo. La única herramienta útil era un medidor
de zapatos de metal, que hacía un sonido metálico que dudaba llegaría más allá
de la habitación "Esto podría funcionar como una buena pala" dijo ella "Sigue
gritando y voy a empezar a cavar"
Anna lo hizo, deteniéndose de vez en cuando para escuchar una señal de que
algo le había escuchado "Apuesto que tienes razón. Ellos están allá arriba, en el
otro extremo del centro comercial buscando por bajo de lo que cayó desde el piso
superior ¿Estás teniendo un poco de suerte?"
"¿La mala suerte cuenta?" Lily dejó caer el medidor de zapato y se secó el sudor
del rostro "Ya he cavado casi un pie en el suelo y no hay nada sino concreto. Esto
debe haber sido un soporte de pared o algo así"
"¿Y no hay nada en el techo?"
"No que yo encuentre, pero tal vez tú puedas sentir un poco más arriba" Lily no
quería decirlo, pero estaban en el aire "Puede que tengamos que dar marcha atrás
después de todo"
Podía escuchar a Anna revolviendo a través de las cajas de zapatos mientras
cruzaba la tienda para sentarse en el terraplén de tierra "Vamos a salir de aquí,
Lily. Estoy segura de ello"
"¿Ah, sí?"

"No creo que hubieses superado todo esto y que me hayas sacado de debajo de
esa estantería si estaba destinada a morir aquí"
"Espero que tengas razón, Amazona"
Anna encontró un hueco en la parte superior de la pared, pero determinó que era
solamente cerca de dos pulgadas de alto y cuatro pulgadas de ancho y el muro
estaba reforzado con mangos de metal "Tendremos que pensar en otra cosa" dijo
ella, haciendo su mejor esfuerzo para sonar tranquilizadora. Se dió cuenta que el
ánimo de Lily había disminuido.
"Nos vendría bien unos minutos de descanso ¿no?"
Agradecida por la suspensión temporal, Anna se dejó caer al suelo. Ella estaba a
punto de quedarse dormida cuando de repente se le ocurrió preguntarse qué
estaba pasando fuera de su tumba. El sonido de arriba se había detenido, un
signo probable de que los rescatistas se habían rendido "¿Quién te espera si
logramos salir de aquí?"
"No estoy segura de que haya alguien. Le dije a nuestra secretaria que tenía que
hacer un recado, pero no le dije dónde"
"¿Así que no hay una novia?"
"No. Estoy entre rompecorazones"
"Sí, apuesto. Me imagino que tú eres la rompecorazones. Pareces alguien que
puede manejar estar a cargo"
"Es un ardid" Lily se quedó callada por un momento "¿Hay alguien esperando por
tí?"
"Mi esposo, supongo"
"¿Supones?"
"Dije en el concesionario que me detendría aquí para conseguir el libro. Así que
estoy segura de que le dijeron y él está ahí ahora" Anna se quedó pensativa. No
quería que Lily pensara que se había casado con un ogro, pero esta prisión
sombría era bastante deprimente para aumentar su miseria contándole la triste
historia "No quiero dar la impresión equivocada. Mi marido es un buen hombre. Es
sólo que nos apresuramos un poco en casarnos" hizo una pausa y expresó su
temor en voz alta por primera vez "No estoy segura de que vayamos a lograrlo"
"¿Cuánto tiempo has estado casada?"

"No es tanto tiempo…poco más de un año"
Lily puso una mano en el hombro de Anna "Si quieres hablar de eso, no voy a
ninguna parte. Literalmente"
"No, está bien" Anna negó con la cabeza en la oscuridad. Ya era bastante
humillante sólo pensar en ello. Compartirlo con alguien más lo haría insoportable
"He tenido un montón de problemas para hablar de ello. Es sólo una de esas
cosas que voy a tener que trabajar por mi cuenta. Y con mi marido"
"Te precipitaste ¿eh? ¿Cuánto tiempo hace que lo conoces?"
"Unos cuatro meses antes de que nos comprometiéramos…y otros cuatro antes
de la boda"
"Eso es toda una vida en comparación con las lesbianas ¿No has oído lo que una
lesbiana trae consigo en la segunda cita?"
"No tengo ni idea"
"Un camión de mudanza"
Anna no entendía al principio, a menos que eso significara…"¿Estás diciendo que
las lesbianas se mudan después de la primera cita?"
"En realidad no, pero sucede lo suficiente como para ser el estereotipo. Creo que
si las lesbianas pudiesen casarse, la mayoría de nosotros lo haría. Somos
bastantes maduras con el compromiso inmediato"
"¿Tú quieres casarte?"
"No, pero eso no es gracias a mí. Parece que me siento más atraída por las
mujeres que no quieren compromiso"
"¿Pero lo quieres?"
"Siempre pensé que me gustaría…pasar toda mi vida con alguien. Sería agradable
pensar que alguien siempre estará ahí para mí"
Anna suspiró "Pensé que yo también lo quería, pero ya no estoy tan segura" a
pesar de su renuencia para hablar de la situación con Scott, allí estaba ella,
contándole cosas a una virtual desconocida, que no le había contado a otra alma.
"No lo sé. Tal vez no tengo lo que se necesita para casarse ¿Qué hace tu
marido?"

"Es profesor de la USC. Lo conocí cuando estaba haciendo mi MBA (master en
administración de empresas) Él es..."¿cuánto quería decir? ¿qué Scott era
diferente porque estaba interesado en sus ideas de negocios? ¿que él no estaba
tan concentrado en tenerla entre las sábanas? "…él es un hombre muy agradable"
"¿Tal vez no es el hombre para tí?" Anna gimió y se relajó contra la pared de tierra
"Lo sé. No quieres hablar de ello, pero aquí estoy solo tratando de no pensar en el
hambre y la fatalidad. Tú tienes la obligación humanitaria de mantenerme
entretenida" dijo Lily mientras golpeaba el medidor de zapato contra el techo.
"Está bien. Así que empezamos a pasar tiempo juntos y hablar de las cosas que
teníamos en común. Al principio, ni siquiera era como si estuviésemos saliendo.
Acabamos de llegar a conocernos como amigos y resultó ser el primer hombre
que había conocido y que tenía todas las cosas que siempre pensé que quería en
un marido. Era amable, interesante...buen material para ser padre. Y no actuaba
como si yo fuese una especie de trofeo" tampoco parecía interesado en el dinero
de su familia "Entonces llevamos esa clase de cosas a un nivel romántico y
empecé a pensar que tal vez él era el indicado. Finalmente nos comprometimos y
mis padres planificaron este gigantesco espectáculo de una boda"
En la oscuridad, Lily le extendió un trozo irregular de baldosa, algo que se había
desprendido del techo "Debes ser hija única"
"No, pero mi hermana se fugó, por lo que mi boda tenía que ser por la de ella
también" Anna se estremeció interiormente ante los recuerdos del evento
elaborado. Más de cuatrocientas personas que habían sido testigos de sus votos,
los que ahora estaba en ruinas a menos que Anna lograra comprometerse a sí
misma con su matrimonio. Otra pieza de mosaico aterrizó en su regazo "¿Qué es
todo esto que sigues dándome?"
"Levántate, Amazona. Vamos a atravesar el techo"

Capítulo 4
"Maldita sea, esto es difícil” exclamó Lily. Una vez que descubrió el falso techo,
esperaba ser capaz de arrancarlo y subir a través de la brecha hacia la tienda de
al lado. Pero estaba fuertemente fijo en el hormigón por encima de una rejilla de
tirantes de metal. Habían estado trabajando durante casi una hora para aflojar un
panel por el que pudiesen subir y continuar.
En el centro de la habitación, el techo era lo suficientemente bajo para que Anna
estirara los brazos hacia arriba y alcanzara. Lily había localizado una silla de

plástico en la que ponerse de pie, a pesar de que se tambaleó precariamente
donde la había encajado entre el suelo y el muro de tierra. Cada vez ambas
empujaban, tiraban y golpeaban, el techo cedía un poco, pero siempre volvía a su
lugar. En una ocasión, Lily llegó a través de la abertura cuando fue empujaba
hacia arriba y determinó que sólo había unos treinta centímetros de espacio entre
la placa de techo y el techo real de la zapatería. Eso sería apenas suficiente
espacio para maniobrar, pero primero necesitaban acceso.
Tratando valientemente de mantener el ánimo, Lily había parloteado sobre cómo
hubiesen recogido recuerdos en el camino, donde emergían de los escombros los
vestidos de boda antes blancos ahora sucios, con zapatillas de tenis y zarcillos
baratos. Una cosa que recordaba claramente era el peluche de satén rojo en la
ventana de la tienda de ropa interior.
"Imagínate lo que podríamos recoger en Lady Lacy"
Anna era la que ahora estaba en silencio, probablemente sumida en sus
pensamientos sobre los problemas de su matrimonio, que realmente no había
explicado pero no por eso dejaría de reconocer su existencia.
"Perdón ¿no te dejo dormir?" preguntó Lily, tratando de inyectar ligereza a la
situación.
"Lo siento. Estaba pensando en algo ¿Qué estabas diciendo?"
"Estaba diciendo ¿por qué no terminas de decirme por qué estás tan preocupada
por los problemas con tu marido? Tal vez sería útil que lo externalizaras" Lily
siguió tirando de la placa del techo.
Anna suspiró y se dejó caer en el suelo inclinado "Ya es lo bastante humillante
para que alguien más lo sepa. Ni siquiera he hablado con mi hermana acerca de
esto y por lo general le cuento todo"
Lily no podía imaginar qué era tan terrible para que Anna sintiera que tenía que
guardárselo para sí "No estarías humillándote ante mí. Solo trata de sacarlo de tu
pecho. Tal vez te sientas mejor. No voy a juzgarte"
"Bueno, es…verás, yo…me enteré justo antes de Navidad que mi marido había
engendrado un hijo con otra mujer"
Lily tenía la sensación de que podría haber sido otra persona la que estaba en la
escena, sobre todo porque Anna había estado tan reacia a hablar de ello. Una
segunda familia no tiene por qué ser un problema insuperable, pero Lily sabía por
su trabajo legal con familias mixtas, que algunas personas tenían problemas para

adaptarse a los nuevos miembros de la familia, sobre todo cuando se pretende
tener un contacto con los ex cónyuges o parejas "Así que, de repente, tienes un
hijastro que ni siquiera conoces"
"No es el niño. Son las circunstancias"
"¿Hay una ex-esposa en la escena?"
"Sí…no. No es una ex-esposa, es una ex-novia. Pero este niño sólo tenía un año
de edad en julio pasado, lo que significa que fue concebido después de que Scott
y yo nos comprometimos…y después de haber tenido relaciones íntimas"
"Oh, ahora lo entiendo. No es de extrañar que estés molesta" Lily bajó del taburete
para darle una palmadita en el hombro de Anna "Pero tú no debes ser quien se
sienta humillada. No has hecho nada malo. Y para que conste, ahora estoy en
desacuerdo con lo que dijiste acerca de que tu marido es un hombre muy
agradable. La gente agradable no hace esa mierda"
"Es complicado" ahora que la presa se había desbordado, parecía estar dispuesta
a hablar "La mujer era su antigua novia. Él dijo que habían estado bebiendo y que
no sabía nada de ese bebé hasta que nos encontramos nuevamente en
noviembre. Ella nunca le dijo que estaba embarazada" Anna suspiró "Y he estado
durmiendo en la habitación de invitados desde entonces"
"Estar borracho no es excusa. La gente tiene que ser responsable de sus actos"
"Lo sé Lily, pero la gente comete errores. En realidad él no es una mala persona"
"Es cierto. Pero que lo haya jodido es un factor decisivo para la mayoría de las
relaciones"
"Sí y lo hubiese sido para nosotros si me hubiese enterado antes de la boda. Pero
no lo hice. Y desde que nos casamos, no ha hecho nada más para romper sus
votos y ha jurado que nunca lo hará. Así que siento que hice una promesa y tengo
que respetarla. Tal vez debería dejar ese tema y superarlo"
Lily estaba empezando a entender el dilema de Anna. Ella estaba herida por el
engaño de su marido, pero se sentía obligada por su propio sentido de
compromiso "Esos votos fueron dichos en tu boda, implicaba el momento en que
él te pidió que te casaras con él y tú dijiste que sí. Nadie en su sano juicio podría
esperar que respetaras ese compromiso en estas circunstancias. La verdadera
pregunta es, si tú todavía lo amas lo suficiente como para seguir casada"
"Esa es la cuestión ¿no es así?"

Lily volvió a subir a la silla y siguió trabajando en el techo nuevamente "¿Qué
quiere tu marido?"
"Él quiere que pretenda que nunca sucedió"
"¿Puedes hacer eso?"
"Por supuesto que no. Y él no puede fingir que no tiene un hijo. Él está muy
entusiasmado con él, así como debe ser y quiere ser parte de la vida del niño.
Incluso si no lo quisiera, es una obligación que no puede ignorar"
Motas de polvo y escombros llovían desde arriba y Lily los alejó de su cabello
"¿Pero ese es el problema? ¿Qué tiene un hijo? ¿O que estaba coqueteando con
otra persona cuando se suponía que debía estar comprometido contigo?"
"El problema es que mi marido ahora tiene toda una vida que es independiente de
la nuestra. No tenía intención de compartir al hombre con el que me casé, con otra
familia. Y al ver a Sara esa noche con el bebé…el niño es exactamente igual a
Scott…fue...no sé, raro. Me sentí como una extraña"
Los instintos de Lily le decían que Anna debería reducir pérdidas, pero Anna no
necesitaba un consejo para su relación de alguien con sus antecedentes. Con un
tirón fuerte, rompió una esquina de la fuerte baldosa y cayó por encima de ella.
"Mierda"
"¿Qué?"
"No es de extrañar que este techo sea tan difícil de romper. Está sostenido con
apoyos en cada baldosa. Vamos a tener que romper tres o cuatro de ellos sólo
para llegar hasta allí"
"¿Podemos hacerlo?"
"Con el tiempo. Pero estoy cansada ¿Te importaría reemplazarme?" puso su
mano sobre el hombro de Anna cuando bajó de la silla.
"Gracias por escuchar mi historia morbosa. De hecho, me siento un poco mejor
ahora que lo he hablado"
Lily oyó fragmentos de azulejos que se rompían "¿Has decidido lo que vas a
hacer?"
"¿Qué crees que debo hacer?"

"Le estás preguntando a la persona equivocada. Yo diría que depende de cómo se
sienten el uno por el otro. Además, definitivamente no querrás recibir consejos
para tu vida amorosa de alguien como yo"
"Oh, claro. Olvidé que estaba aquí con la chica rompecorazones"
"Eso no fue lo que dije. Tomo malas decisiones. Repetidamente"
"Así que dime tus historias sórdidas"
"Piensas que soy patética" gruñó Lily.
"Sostén la silla. Creo que puedo tener un mejor ángulo desde aquí. Tal vez me
sentiría mejor si tu suerte es un poco peor que la mía"
"Está bien, pero vas a pensar que soy una perdedora. Y sólo estoy contándote la
versión B. Esa es la que mi madre comenta"
Anna se rió entre dientes "Está bien. Ataré cabos"
"Mi primera novia..."
"¿No hubo novios?"
"Los muchachos son repulsivos" dijo ella disfrutando de la risa de Anna "Mi
primera novia era una joven llamada Melanie. La conocí en mi segundo año en la
UCLA y me enamoré inmediatamente"
"Cierto, todo eso del camión de mudanzas"
"Excepto que Melanie no era una de esas chicas que se mudan. Ella era una de
esas lesbianas universitarias, de las que tonteaban con mujeres porque era
divertido. Con el tiempo, todas ellas encuentran novios"
"Y Melanie encontró un novio"
"O dos. Después de mi primer año en la facultad de Leyes, conocí a Becca Silby"
"Conozco ese nombre"
"Ella era la armadora en el equipo All-American de la UCLA"
"Eso es correcto. Y ella rechazó la WNBA para irse a jugar a Europa"
"¿Quién está contando esta historia?"
"¿Así fue cómo terminó su relación?"

"Correcto" un pedazo de azulejo golpeó a Lilly en la cabeza "Ten cuidado"
"Lo siento ¿Y qué más después de eso?"
"He dejado lo mejor para el final. Llegó mi querida Beverly" Lily no se molestó en
ocultar su sarcasmo "Conocí a Bev justo después de que salí de la escuela de
leyes. Era diez años mayor y tenía un hijo de cinco años a quien yo adoraba. Así
que pensé: grandioso, alguien maduro para un cambio. Vivimos juntas durante
casi dos años, hasta que sugerí que tal vez deberíamos tener algún tipo de
ceremonia de compromiso. Se podría pensar que le había pedido que se mudara
conmigo a una choza de paja en Zimbabwe"
"No era del tipo de las que se casan ¿eh?"
"Peor que eso. Tan pronto como le mencioné lo del compromiso, nuestra relación
acabó. Pero ella no podía romper. No, tenía que hacerme la mala de la película,
por lo que peleaba conmigo y luego se enojaba, entonces perdí los estribos y me
alejé de ella" Lily no podía creer que estaba confesando su mala elección de novia
"Y le dijo a todos nuestros amigos que ella me pidió que me fuera, porque me
estaba convirtiendo en una mala influencia para Josh…lo que era una gran
mentira"
"¿Por qué la gente tiene que hacer cosas como ésas?"
"Porque jamás pueden admitir que están equivocados" Lily se dió cuenta que se
estaba alterando, como solía hacerlo cuando gastaba demasiada energía en su
tiempo con Beverly. Dos años habían pasado desde su horrible ruptura, pero las
sensaciones estaban todavía en carne viva "Así que soy una triple perdedora"
terminó "Si alguna vez me enamoro, dudo seriamente que vaya a ser capaz de
decir si es real. Ahora ves por qué te digo que no me debes pedir consejos de
amor"
"No suenas como una perdedora para mí. Hablas como alguien que abrió su
corazón y simplemente alguien se aprovechó. Tu turno de nuevo ¿de acuerdo?
Siento mis brazos como si fuesen a caerse" Anna había eliminado con éxito otra
porción de la baldosa.
"Seguro" dijo Lily intercambiando lugares con Anna en la silla "De vez en cuando,
empiezo a sentir como si estuviese superando lo de Beverly y luego escucho toda
esta ira en mi voz cuando hablo de ello"
"Es curioso cómo algunas cosas llegan a nosotros y no podemos dejar que se
vayan"

"Tengo que hacerlo, sin embargo. La energía negativa no sirve para nada" bajó un
pedazo grande de baldosa "Excepto cuando soy capaz de sacar mi ira contra los
techos de baldosas. Creo que este agujero ya es lo suficientemente grande para
gatear a través de él"
"Cuando quieras"
"Sólo dos tiendas más que pasar, Anna"
"¿Qué pasa si todavía estamos bajo tierra?"
"No vamos a estarlo"
Acostada boca abajo en el interior del falso techo, Anna no quería nada más que
cerrar los ojos y dormir. Estaba exhausta, adolorida, con hambre y sed, pero Lily
no mostraba señales de querer descansar, por lo que Anna no se atrevía a
sugerirlo. La deshidratación ahora era su mayor preocupación.
En una hora ya habían subido al estrecho espacio por encima del falso techo. La
estructura de soporte de los azulejos, estaba suspendida en una red de
estructuras metálicas y tirantes, era difícil moverse por ella, especialmente en
completa oscuridad. Luchaba con cada movimiento, sus largas piernas raspaban
constantemente contra el metal con pernos afilados que sobresalían de los
marcos. El progreso era lento en el espacio limitado.
"¡Maldita sea!" dijo Lily, golpeando su mano contra uno de los tirantes "No
podemos llegar a la parte media desde aquí"
"¿Por qué no?"
"No podemos seguir adelante. Todas los tirantes están ubicados en cruz"
"¿Puedes decirme si la pared hundida es suficiente para que nosotros podamos
llegar a través de ella?"
"Creo que sí, pero va a estar muy cerca. Puedo apretar mis dedos por aquí…"
empujó a través de una grieta y los deslizó hacia un lado "…pero no aquí. Así que
espero que eso signifique que se inclina más hacia el centro de la tienda"
"También lo espero" Anna suspiró y comenzó a moverse hacia atrás "Vamos a
tener que volver a la fila donde estaban las lámparas. Es el único que no tiene
barras"
Lily gimió "Estoy muy cansada ¿Por qué no coges mis tobillos y me arrastras?"

Anna le dio a la petición una consideración más seria de lo que Lily intentaba
tuviese, pensando que no sería tan difícil tirar de ella hacia atrás. Su plan se
disolvió, sin embargo, cuando descubrió que tocar los pies de Lily le hizo reír de
forma incontrolable "No puedo creer que tengas cosquillas. Creí que habíamos
acordado que las lesbianas tenían que ser fuertes"
"Tú eres fuerte ¿Eres una lesbiana?"
La pregunta la sorprendió, no porque llevara ningún rastro de sinceridad, sino
porque era una reprimenda a su observación de los estereotipos "Nunca he
pensado en ello. Tal vez ese es mi problema"
"Diría que eso es definitivamente algo que debes compartir con tu consejero
matrimonial"
Anna estaba a punto de comentar que su consejero matrimonial estaba en su
oficina en Premier Motors, cuando Lily se quedó sin aliento.
"No puedo creer que haya dicho eso. Anna, lo siento mucho"
"¿Por qué?"
"Porque…no sé, por bromear acerca de tus problemas matrimoniales. Ni siquiera
estaba pensando en absoluto. Es solo…"
"No es un problema"
"Lo es. Soy una imbécil. Una imbécil insensible"
"Lo supe desde hace horas, cuando dijiste que meo como una tubería de agua
rota"
Ambas se echaron a reír.
"No puedo creer que hayas mencionado nuevamente la palabra orinar" dijo Lily, su
voz era un chillido.
"Yo tampoco" Anna dió la vuelta al llegar al corredor que albergaba las
instalaciones de luz "Voy a regresar un poco más y dejar que tú guíes. Tú puedes
hacer esto más rápido de lo que yo puedo"
"Está bien. Avísame cuando creas que debería girar en dirección a la pared otra
vez" en el segundo intento, Lily encontró la parte más ancha de la abertura "El
muro está desmoronado aquí, pero todavía no es lo suficientemente grande para
que podamos pasar. Creo que vamos a tener que romperla, como hicimos con el
azulejo"

Anna se arrastró por el pasillo adyacente hasta que estuvieron lado a lado,
tratando de romper los paneles de yeso con sus dedos "Ojalá tuvieras esa cosa de
zapatos que usamos para romper las baldosas"
"Tal vez debería volver a buscarlo" dijo Lily.
"Vas a orinar de nuevo ¿verdad?"
"¿Qué te hace pensar eso?" preguntó ella, chillando de nuevo "¿Por qué no te
tomas una siesta o algo en mi ausencia? Probablemente me llevará una media
hora llegar allí y volver a bajar. Después podré descansar un poco mientras
utilizas el medidor de zapatos"
"Una siesta estaría bien"
"Trata de no soñar con tu vejiga"
"Me gustaría que no hubieses dicho eso"
Arrastrarse hacia atrás y encontrar el medidor de calzado resultó ser la parte más
fácil de la tarea de Lily. Volver hacia el miniespacio sin ayuda era más un desafío
que lo que quería admitir. Le llevó media docena de intentos obtener suficiente
impulso para jalarse hacia arriba y cuando finalmente lo hizo, estaba exhausta.
Peor que eso, el espacio en el que gateaba se llenó de polvo, insectos y
excrementos de roedores. El aire estancado y el esfuerzo combinado le
produjeron el resuello y cosquilleo que había temido desde que descubrió que
estaba atrapada. Mientras se acercaba a donde Anna estaba esperando, estalló
en un ataque de tos violenta.
"¿Estás bien?" preguntó Anna, su voz suave era una señal que se había quedado
dormida.
"Estaré bien" dijo Lily con voz ronca mientras se arrastraba hacia el estrecho
espacio junto a Anna "Estoy teniendo un pequeño problema con mi asma, pero si
descanso un poco, probablemente no se pondrá peor"
Anna tomó el medidor de zapatos que le extendía y empezó a golpear en los
bordes de los paneles del yeso en ruinas. Lily insistió en hacer su parte también,
aunque sus ataques de tos fueron empeorando. Por mucho que necesitara
conservar su fuerza, también tenía que salir de este espacio cerrado.
"¿Qué puedo hacer?" preguntó Anna.

"Nada" respiró de forma áspera "Sólo tengo que salir de aquí y conseguir un poco
de aire fresco"
Anna tomó el medidor y comenzó a trabajar febrilmente en la pared. Se negó ante
los nuevos intentos de Lily para tomar su lugar, golpeando seguido hasta que el
agujero fue lo bastante grande para pasar a través de él "Está bien, voy primero"
Lily no pudo haberse movido aunque hubiese querido. Si no hubiese sido por las
manos de Anna que tomaron sus antebrazos y tiraron de ella a través de la
abertura, podría haberse quedado dormida en el espacio en el que se arrastraban.
A medida que se deslizaba hacia delante, oyó a Anna gemir de dolor,
probablemente por sostener el peso extra en su pierna lesionada.
"Está bien, Lily. Estamos casi en el final. El aire es mejor aquí. Vas a estar bien"
Lily estaba tomando respiraciones rápidas y superficiales y tosiendo profusamente
"Tengo que hacerlo...animarme...respirar mejor"
Sintió que Anna se apresuraba detrás de ella y Lily se apoyó contra su pecho.
Unas manos suaves acariciaron los cortos mechones de cabello apartándolos de
su rostro y Anna la meció suavemente. Para Lily, fue un alivio familiar. Cuando
tenía ataques severos de asma cuando era niña, su madre solía abrazarla y
mecerla mientras ella jadeaba. Lily sabía que estaba en problemas. Sin su
inhalador, el ataque podría ser mucho peor. Anna tenía que seguir adelante.
"Necesitas seguir adelante" dijo con voz áspera "Enviarás a alguien de regreso"
"De ninguna manera, enana. Como has dicho, vamos a salir juntas" Anna la
abrazó débilmente "Solo necesitas descansar y calmarte. Te sentirás mejor"
Lily cerró los ojos y trató de relajarse, con la esperanza de que Anna tuviese
razón. No podía recordar un momento en su vida en el que un ataque tan severo
se fuese por su cuenta.

***
Algo era diferente. Anna despertó con el ataque de tos de Lily. La ayudó a
sentarse y frotó con pequeños círculos su espalda para consolarla, mientras
jadeaba en busca de aire. Anna miró alrededor de la tienda de regalos. Una luz
débil pero clara se hizo evidente en el borde posterior de la pared que iba a la
tienda de al lado.

"Lily, puedo ver la luz del día. Mira" Anna le dió vuelta en dirección de la mancha
de luz "Vamos"
Lily negó con la cabeza, al parecer incapaz de moverse "Ve, Anna…Yo no puedo"
Anna estaba congelada por el miedo. No podía dejarla. Lily le había salvado la
vida.
"Tienes que buscar ayuda" jadeó y luego tosió violentamente "Tengo
que...conseguir...un inhalador" tartamudeó.
Anna apretó las manos de Lily y besó su frente ensangrentada "Regresaré. Todo
irá bien, te lo prometo"
Se puso de pie con rigidez y cojeó hacia la grieta débilmente iluminada. La pared
que dividía las dos últimas tiendas se había separado de los bloques de hormigón
que se alineaban en la parte trasera de la tienda, pero la abertura era demasiado
estrecha para pasar. Anna buscó en la oscuridad, entre la mercancía que había
caído al centro de la habitación, buscando algo que pudiera usar para romper a
través de la pared. Sus manos tocaron alrededor una figura de madera…una jirafa
tallada, supuso, de unos tres pies de altura. Sosteniéndola sobre su cabeza,
golpeó fuertemente en la plancha de yeso hasta que comenzó a desmoronarse,
con cada golpeteo gritaba de dolor por su pierna. Con cada pieza de paneles de
yeso que caían, la habitación se hacía cada vez más brillante. Desesperadamente
golpeó, hasta que finalmente fue capaz de retorcerse a través del agujero, eufórica
de ver un rayo contínuo de luz que entraba por una abertura de un cuarto de
tamaño en el vértice de la habitación, a unos tres metros por encima del suelo en
la pared del fondo.
"¡Auxilio!" gritó esta vez con más fuerza, más de lo que nunca había hecho.
Mirando a su alrededor en la tienda apenas iluminada, vió una barra de extensión
utilizada por los empleados, para alcanzar los productos en la pantalla superior.
Estirándose en toda su longitud, Anna empujó a través del agujero hacia el
exterior. Arriba y abajo, de lado a lado ¿Qué pasaría si no había nadie? No, tenían
que estar allí. Habían estado buscando en el edificio por sobrevivientes. Era
demasiado pronto para que se dieran por vencidos.
Después de casi quince minutos, no hubo respuesta. Podía oír la tos de Lily en la
habitación contigua y gritó nuevamente. Pero seguían sin oírla. Nadie vino. Sus
ojos se habían acostumbrado a la penumbra y vió un maniquí a sus pies, vestido
con un encaje de satén rojo. Anna sacó la barra de extensión y encajó el peluche
en la punta. Empujando de nuevo a través del pequeño agujero, lo agitó de arriba
a abajo, de lado a lado, gritando todo lo que podía. La barra de extensión de

repente dejó de moverse, como si alguien la hubiese agarrado desde arriba. Anna
tiró y gritó nuevamente "¿Pueden oírme?"
"Estamos aquí. Vamos a sacarte ¿Estás herida?"
"Estoy bien. Mi amiga necesita ayuda. Ella está teniendo un ataque de asma. Por
favor, dense prisa"
"Es necesario que retrocedas. Vamos a hacer este agujero más grande. Aléjate
tan lejos como puedas. Dinos cuando estés lista"
Anna trastabilló hacia el pasillo "¡Adelante! Estoy lista"
Los siguientes diez minutos parecieron horas, pero finalmente los rescatistas
habían ampliado el agujero lo suficiente para iluminar toda la habitación "Tomará
un par de minutos más. Tendremos que utilizar alguna máquina para romper este
bloque de cemento" aseguró la voz de un hombre.
"Mi amiga no puede esperar" le suplicó "Ella necesita un inhalador ahora mismo
para su asma. No puede respirar"
Unos largos segundos después, una cabeza se asomó por el agujero "¿Dónde
está tu amiga?" preguntó el médico de emergencia.
"Ella está en la tienda de al lado, abajo" Anna apuntó hacia el agujero por el que
había subido previamente.
Él desapareció, pero pronto el agujero fue ocupado por otro hombre "Queremos
que te quedes aquí. Es demasiado peligroso para que vayas allí de nuevo.
Cuando consigamos ampliar el agujero, vamos a sacarte y enviaremos a uno de
los bomberos"
Anna se llenó de una rabia repentina "¡Dame la maldita medicina ahora! Se está
muriendo"
El hombre se retiró y volvió a aparecer el médico de emergencia "Voy a pasártelo
en una bolsa ¿Sabes cómo se usa?"
"Sí" mintió. Pensó que Lily lo sabría y ella no quería perder ni un segundo
recibiendo instrucciones de seguridad, de personas que no tenían ni idea por lo
que ellas habían tenido que pasar.
Momentos después, una bolsa roja cayó por el agujero en el piso. Anna se
apresuró a recogerlo y gritó "Voy a regresar. Pueden hacer lo que quieran. No voy
a estorbar"

Con el agujero ahora más grande, la luz se extendía débilmente en la tienda de
regalos, suficiente para que Anna llegara hasta la figura de Lily. Por su falta de
respuesta, Anna temía que ella estuviese al borde de la inconsciencia. Se acercó
más a su espalda y acomodó la cabeza de Lily en su regazo "Quédate conmigo,
chica. Tengo la medicina, pero necesito tu ayuda" el medico de emergencia había
ensamblado el inhalador para su uso inmediato y Anna se lo acercó a la boca de
Lily.
Lily torpemente absorbió un poco y luego envolvió su mano alrededor del
instrumento y bombeó una vez más en su boca, respirando profundamente. El
alivio fue instantáneo. Dió tres o cuatro respiraciones profundas y bombeó de
nuevo el dispositivo.
Anna casi lloró de alivio cuando sintió que Lily se empujaba a sí misma "Estamos
a punto de ser rescatadas ¿Estás lista?"
"Puedes apostarlo" murmuró Lily.
Juntas, caminaron sin prisa abriéndose paso. Mientras se arrastraban en la tienda
de ropa interior, por la pared que las separaba, Anna se puso muy contenta de ver
a un bombero bajando por una escalera, portando mantas y equipos de primeros
auxilios.

***
"¡Anna!"
Ella entrecerró sus ojos y levantó la mano por encima de su frente para proteger
sus ojos del sol brillante. Scott estaba gritando mientras ella salía del agujero que
los equipos de rescate habían hecho en el muro derrumbado. Él pasó junto a un
guardia de seguridad y echó a correr. Momentos más tarde, estaba allí,
sosteniéndola contra su pecho y sintió un cúmulo de emociones que amenazaban
con apoderarse de ella por completo.
"Gracias a Dios, Anna. Oh, gracias a Dios" era todo lo que decía mientras las
lágrimas corrían por sus mejillas.
Anna le devolvió su abrazo, llorando también. Por encima del hombro, vió a su
hermana Kim, quien se les unió segundos después en un abrazo grupal "Estoy
bien ahora. Todo está bien"
Su alegre reunión fue interrumpida por el médico de emergencia, que dirigió a
Anna a una ambulancia.

En vez de seguirlo, se volteó nuevamente hacia los equipos de rescate, ya que
sacaban a Lily a través de la apertura en una camilla, con una máscara de
oxígeno colocada en su boca y nariz. Era esbelta y rubia, pequeñas características
que desmentían su tenacidad. Un corte profundo cruzaba su frente por encima de
su ojo izquierdo, que estaba hinchado y negro, y sus ropas estaban cubiertas de
sangre.
"Scott, escribe mi número de teléfono en algo ¡Rápido!" cojeando, Anna se agachó
tan bajo como pudo a la camilla y tomó la mano de Lily.
Lily tomó la máscara y la alejó un momento "Gracias, Anna. No podría haberlo
hecho sin tí"
"Y yo no lo habría hecho sin tí. Me has salvado la vida" tomando el trozo de papel
de Scott, llevó la mano de Lily hacia sus labios y la besó "Aquí está mi número.
Llámame en cuanto estés mejor. Vamos a ser grandes amigas, enana"
Ella metió el papel en el bolsillo de la falda de Lily.
Un médico de emergencia se inclinó y limpió una mancha de suciedad de la piel
en el antebrazo de Lily.
"¿Va a estar bien?" preguntó Anna con ansiedad mientras le insertaban un yelco
(tipo de aguja para uso intravenoso).
"Creo que sí. Sólo vamos a tener que hidratarla tan pronto como sea posible. Esta
es la mejor manera de hacerlo" su voz era tranquilizadora "Probablemente
tengamos que hacer los mismo con usted"
"¿La volveré a ver en el hospital?" preguntó mientras se tambaleaba hacia la
ambulancia, todavía temblando por su terrible experiencia.
"Lo dudo. Creo que va al hospital de Cedros y ella va al St. George. Tenemos que
conseguir que le traten el asma de inmediato"
"¿Pero ella va a estar bien?"
"Sí" él sonrió mientras la dirigía hacia los brazos de otro operador "Ella va a estar
muy bien"
Anna se volvió para mirar la partida de Lily. Una mujer mayor ahora se inclinaba
sobre ella, llorando y sonriendo, obviamente feliz de tener a su ser querido de
nuevo. A Anna le agradó saber que alguien había estado esperando
a Lily, después de todo, alguien que claramente la quería mucho.

Scott seguía sonriéndole y Kim ya estaba en el teléfono compartiendo la buena
noticia "¿Podrían encontrarme en el hospital Cedars?" Anna se acercó
cautelosamente a la parte trasera de la ambulancia. No quería ir sola, pero
tampoco quería ir con Scott.
"¡Por supuesto!" espetaron mientras iban corriendo hacia el coche.
Anna miró por la ventana una vez más a los rescatistas que levantaban la camilla
de Lily dentro de la ambulancia. Se moría de ganas de volver a verla, escuchar su
risa y sus bromas.

***
Lily había soñado con esto un poco antes, justo antes de que Anna regresara con
el medicamento. Ambas eran rescatadas y recogidas por las personas que las
amaban. Pero entonces ella y Anna se había subido a un coche y se habían ido
juntas. Había logrado una visión fugaz de la mujer que le había salvado la vida. Su
cabello largo y oscuro...hermosos ojos azules. Sus mejillas sucias estaban
manchadas con sudor y lágrimas, pero era el rostro más amable que Lily hubiese
visto nunca.
Sus ojos se abrieron de pronto cuando algo hizo que le ardiera el corte en su
frente. Estaba en una ambulancia, donde una extraña mujer le secaba la frente.
"Le pica un poco, supongo"
Lily estaba demasiado cansada para responder. Sólo quería dormir. Podía
escuchar la crepitación del radio detrás de su cabeza.
"Suena como si hubo un cambio de planes" dijo la mujer "St. George está lleno,
así que vamos a ir al Valle"
"Mi madre…"
La mujer miró por la ventana de atrás "Ella viene detrás de nosotros"
Lily se durmió hasta que escuchó la puerta que se abría a sus pies. Los minutos
siguientes fueron como una imagen borrosa mientras su camilla era llevada a
través de las puertas de cristal y hacia una habitación con cortinas, donde los
paramédicos le alzaron colocándola en una cama. Entró una enfermera y retiró
con cuidado su ropa, colocándola en una bolsa de plástico.

"¿Qué nombre quiere que escriba sobre esto?" preguntó ella, con la pluma lista
para escribir una identificación en el espacio en blanco de la bolsa.
"Sólo tírelo a la basura" respondió Lily con voz cansada. Sus moretones y
cicatrices eran recuerdos suficientes.

Capítulo 5
Siete meses más tarde
"Estoy tan orgullosa de tí, Lionel. Lo hiciste perfecto. Tal como lo practicamos"
señaló Lily al tímido niño de cuatro años al tomarlo en sus brazos para abrazarlo.
Luego se volvió hacia su mejor amiga, Sandy Henke, en su rol de trabajadora
social de Lionel en el juzgado "Creo que el juez Evans regresará con lo que
queremos. Este tipo de cosas realmente lo emocionan"
Lo que habían pedido era que el niño fuese removido de una casa infestada de
drogas y violencia. La abuela de Lionel había solicitado su custodia, por temor a
que le causaran un daño irreparable si lo dejaba al cuidado de su hija.
"Has hecho un gran trabajo, Lily. Estoy en la sala del tribunal para estas
audiencias todo el tiempo y te lo digo, nadie va a allí mejor preparada que tú. Es
por eso que el viejo Rusty es masilla en tus manos"
Lily se rió "Al menos me perdonó por aquel cheque sin fondo" la alabanza de
Sandy siempre había significado mucho para ella, sobre todo en los círculos
profesionales, donde Sandy a menudo la presentaba a sus colegas como una
poderosa aliada para las familias con problemas. Lily esperaba que su difunta
mentora, Katharine Fortier, lo escuchara dondequiera que estuviera. Eso es lo que
siempre había aspirado a ser y ver que su trabajo era reconocido por la gente que
respetaba, era mucho mejor que el dinero que pudiese haber ganado para los
socios de los bufetes de abogados lujosos.
Llevó al muchacho al lado de su abuela "Deberían comer algo en la cafetería de la
planta baja. Tenemos que estar aquí de regreso a la una. Creo que tendremos una
decisión entonces" se volvió nuevamente hacia Sandy "Tengo que hacer un par de
llamadas ¿Puedo pedirte que me consigas un sándwich de atún y una botella de
agua? Estaré afuera en uno de los bancos" indicó hacia la salida.
"Claro, estaré allí pronto" Sandy y sus clientes se volvieron hacia las escaleras,
dejando a Lily de pie cerca de la pared, mientras decenas de personas se
arremolinaban en el pasillo.

Lily puso su pesado maletín en el suelo y se agachó para buscar su teléfono
celular. Odiaba las reglas no escritas del decoro, que decían que no podía levantar
su falda y sentarse con las piernas cruzadas en el suelo. Las cosas serían mucho
más fáciles.
Finalmente encontró su teléfono y pulsó los botones para recuperar sus mensajes.
De pie nuevamente, dirigió su atención a una mujer que se movía entre la multitud
de personas en el pasillo. Habían pasado siete meses desde el terremoto y aún
así, cada vez que notaba a una mujer alta, de cabello largo y oscuro, le
desencadenaba el recuerdo de la extraordinaria mujer que había conocido en ese
fatídico día. Las estudiaba a cada una, con la esperanza de ver algún día el rostro
amable que recordaba.
Mientras el primer mensaje empezaba a rodar, sus ojos siguieron la figura que
ahora caminaba hacia ella, con el rostro oculto por la gente en el pasillo repleto.
De repente, la multitud se abrió y ellas estaban de pie frente a frente, unos
inolvidables ojos de zafiro le miraban con sorpresa. Era Anna.
Ambas mujeres se quedaron congeladas por un largo momento mientras el
reconocimiento se asentaba. Automáticamente, dejó caer en su bolso el teléfono
celular, Lily fue la primera en encontrar su voz "¿Anna?"
"¿Lily?" su rostro se iluminó con una amplia sonrisa.
Apresuraron los dos pasos finales para reunirse en un sentido abrazo, sin decir
una palabra. Lily se encontró de pronto inundada de recuerdos de su terrible
experiencia. Disfrutó la sensación de gozo al mantener a Anna tan cerca,
asombrada de que este momento realmente estuviese sucediendo. Finalmente se
retiró para disfrutar del rostro sonriente de Anna, pero sin renunciar a su abrazo.
Lágrimas de alegría brotaron de sus ojos "Casi había perdido la esperanza de
volver a verte"
Los ojos de Anna también brillaban "Esperé tu llamada. Como no llamaste, pensé
que sólo querías dejar todo esto atrás"
El corazón de Lily se quebró al escuchar el dolor en las palabras de Anna "No, te
habría llamado. Lo intenté, pero no supe cómo"
Anna negó con la cabeza "Puse mi número en el bolsillo de tu blusa cuando te
llevaron ¿No lo recuerdas?"
Un vago recuerdo de Anna inclinándose sobre su camilla brilló en su cabeza. Se
cubrió la boca abierta "Oh, Dios mío. Ahora que te lo oigo decir, ya lo recuerdo...al

menos vagamente. Estaba tan fuera de mí en ese momento. Y luego, cuando me
preguntaron en el hospital si quería mi ropa, les dije que no"
"No es de extrañar...toda esa salsa de tomate"
Lily rió con sorpresa "No puedo creer que recuerdes eso"
"Recuerdo todo"
Aun manteniendo a Anna en un abrazo, Lily pasó a explicarle cómo había tratado
en vano de seguir su rastro a través de la Cruz Roja y el hospital "Nunca me dijiste
tu apellido. Y la única Anna que tenían proveniente del centro comercial, era una
mujer de setenta años, rescatada el primer día. Lo sé porque la llamé y hablé con
ella durante una hora"
"Mi nombre completo es Christianna. Probablemente por eso no me pudiste
encontrar" entonces Anna relató sus propias frustraciones al tratar de localizarla
"Dijeron que ibas al Hospital St. George. Los llamé al día siguiente y no tenían
constancia de ninguna Lily o Lilian o incluso de ninguna liliputiense"
"Basta ya de bromas. No fui al St. George. Fui al Valley"
"No puedo creerlo" dijo Sandy mientras se unía a ellas "¿Es ella quien creo que
es?"
Todavía sonriendo Lily se acercó y tiró de su amiga acercándola "Sandy, me
gustaría presentarte oficialmente a Anna, la Amazona. Anna, esta es una de mis
más queridas amigas, Sandy Henke. Sandy es trabajadora social y hoy estamos
aquí para discutir un caso de custodia"
Anna finalmente rompió su abrazo para sostenerle la mano "Hola, Sandy. Soy
Anna Ru…" se detuvo a media palabra "Kaklis. Anna Kaklis. Encantada de
conocerte"
Kaklis. Lily repitió el nombre en su mente una docena de veces. Le encantaba el
sonido del nombre. Fuerte. Distintivo.
"Es genial conocerte. Lily ha hablado de tí por meses y te ha descrito
perfectamente. Creo que te habría reconocido en cualquier parte"
Lily sintió que un rubor subía por su cuello ¿Cuántas veces había usado la palabra
hermosa para describir a la mujer que vió cuando se la llevaron en la camilla?
Anna sin duda lucía así el día de hoy, elegantemente vestida con un traje azul
marino a la medida, la chaqueta recortada acentuaba su esbelta cintura. Un collar

de perlas de marfil con pendientes a juego completaba su imagen. Impresionante
era lo más apropiado, pensó Lily.
"Me sorprende que incluso se acordara de cómo era, sobre todo con todas esas
otras personas alrededor. Además, sólo nos vimos durante un minuto después
que salimos del centro comercial y ella estaba un poco mareada"
Lily dudaba que alguna vez olvidaría como lucía Anna "Me has dado una gran
impresión, salvando mi vida y todo eso"
"Mira quién habla"
"Así que ¿qué te trae a la corte?" a Lily no le hubiese importado si estaba siendo
juzgada como una asesina en serie. Anna siempre sería su héroe.
"Vine por mi audiencia de divorcio" afirmó Anna, respirando profundamente como
si estuviese esperando un juicio.
Lily sólo pudo mirarla con asombro, la compasión brotó dentro de ella. Su impulso
fue acoger a Anna en otro abrazo, pero Anna se había alejado.
Sandy rompió el silencio prolongado "Escuchen, voy a ir afuera a buscar una
banca. Sal cuando estés lista, Lily" volviéndose hacia Anna agregó "Fue muy
agradable conocerte"
"Lo mismo digo, Sandy. El placer ha sido mío" Anna agarró nuevamente la mano
de Sandy, quien tomó la de ella entre las suyas "Espero volver a verte"
Lily miró a su amiga alejarse y se volvió nuevamente para enfrentarse a Anna.
Recordó los problemas que Anna le había contado cuando estuvieron atrapadas,
como había parecido tan determinada en trabajar para resolver sus problemas
matrimoniales y como había prometido dejar de exigirle a su marido y a ella misma
¿Qué pudo haber ido mal? Tomó las manos de Anna, trató de encontrar las
palabras adecuadas para prestarle su apoyo "Lamento que las cosas no hayan
salido bien"
"¿Quién dice que no lo hicieron?" Anna se irguió en toda su altura y sonrió
"Siempre he creído que las cosas suceden como deberían. Esto es lo mejor para
todos"
Lily admiraba su determinación, pero sabía que, al trabajar con familias con
problemas, el divorcio era un proceso doloroso para todos "Todavía lamento que
tengas que pasar por esto, pero espero que te sientas bien al respecto"
"Lo estoy. Mejor que bien"

Lily no podía imaginar qué clase de tonto dejaría escapar a una mujer como Anna.
"Tengo una idea" Anna le apretó las manos "Me reuniré con mi hermana y su
marido esta noche a cenar, en una especie de…bueno, celebración por un nuevo
comienzo ¿Qué tal si vienes con nosotros? Realmente quiero que te conozcan"
"Me encantaría" respondió Lily sin una pizca de vacilación. Le habría dicho que sí
a cualquier cosa que Anna le pidiera.
"Eso es maravilloso. Finalmente, ellos podrán ponerle un rostro a la mujer de
quien he estado hablando desde febrero"
Lily tenía serias dudas de que Anna hubiese hablado de ella, tanto como ella
había hablado de Anna. Sandy y su compañera Suzanne, habían escuchado todos
los detalles de su aventura bajo tierra varias veces, así como lo había hecho su
madre.
Las personas del consultorio habían escuchado la historia solo dos veces y
prácticamente todo el que sabía del terremoto, había escuchado hablar de cómo
ella había vencido las probabilidades…gracias a la misteriosa Anna.
Se dió cuenta de más detalles mientras Anna metía la mano en su bolso y sacaba
una tarjeta y un bolígrafo. Era la viva imagen de la elegancia. El bolso era italiano,
probablemente costaba más de lo que ella pagaba en alquiler cada mes y su reloj
probablemente valía más que todo el contenido en la caja de joyería de Lily. Su
maquillaje era sutil y sus uñas estaban cortas, pero bien cuidadas y pulidas. Por el
aspecto de las cosas, la venta de coches era un negocio lucrativo.
"Aquí está mi número. No lo pierdas esta vez" dijo Anna burlonamente, mientras
escribía en la parte posterior "Mi teléfono móvil está aquí. Generalmente es la
mejor manera de localizarme"
Lily buscó en su maletín y le pasó a Anna una tarjeta, también anotando el número
de su casa "¿Cuáles son los planes para la cena?"
"Tenemos reserva a las ocho en punto, en el Empyre de Beverly Hills. Es un lugar
griego, uno de mis restaurantes favoritos. Voy a llamar y cambiarla para cuatro. Si
lo deseas, podemos recogerte"
"No, está bien. Probablemente será más fácil si te encuentro allí"
"¿Estás segura?"
Lily asintió. Algo le decía que Anna estaría poco impresionada por su pequeño
apartamento en Sun Valley.

"La reserva está a nombre de Philips. Ese es mi cuñado"
"Bien, entonces te veré a las ocho" miró a Anna nuevamente y sin rastro de
incomodidad, la envolvió otra vez en un poderoso abrazo "Me tengo que ir. Se
supone que debo regresar pronto a la corte y tengo que comer primero o iré de
mal humor y diré algo que me valdrá una multa. Eso sucede más seguido de lo
que me gustaría admitir"
Anna le devolvió la sonrisa "No puedo creer que por fin nos hemos encontrado. No
podrás esconderte de mí. Recuerda que te dije que íbamos a ser grandes amigas"

***
Sin dejar de sonreír por su encuentro fortuito, Anna salió de la corte rumbo al
estacionamiento. No estuvo completamente sorprendida al encontrar a Scott,
apoyado en el capó de su coche.
"Anna" tenía las manos enterradas en los bolsillos, parecía nervioso por verla "Te
busqué después de la audiencia"
"Tenía que repasar algunas cosas con mi abogado…de hecho, sus honorarios"
Anna se rió entre dientes. Su divorcio había sido relativamente sencillo, ya que la
mayoría de las preguntas estaban cubiertas por un acuerdo prenupcial. Gracias a
Dios que había escuchado a Walter Mumford, abogado y viejo amigo de su padre.
"No sabía cuándo podríamos volver a vernos y quería decir…no sé ¿Qué es lo
que se dicen las personas civilizadas? ¿Gracias por los recuerdos?" sus ojos se
empañaron de lágrimas.
"Scott…" ella envolvió sus brazos alrededor de sus hombros. Su ira por la
indiscreción de él había pasado, mientras estaba recuperándose después del
terremoto. Pero fue en el hospital cuando ella resolvió reconocer su propio error en
la elección de pareja. No era que Scott hubiese sido infiel. Era el descubrimiento
de que sus sentimientos por él no eran lo suficientemente fuertes como para
resistir ese problema.
"Lo siento mucho por todo"
"Estás perdonado. Te lo juro" quería que él fuera feliz, no que viviera su vida
envuelto en la culpa por un error "Tienes un hijo hermoso y él merece tenerte a tsu
alrededor"

Sin vergüenza, Scott sollozó una vez más en su hombro y le abrazó con fuerza
"Siempre te amaré, Anna"
"También te querré siempre"
Después de unos segundos más, se separaron y él le besó suavemente en la
mejilla. Luego desapareció.

***
"¡No tengo nada que ponerme para ir a un lugar como ése!" gritó Lily "Voy a hacer
el tonto de mi misma. Me gustaría que conozcan a mi amiga Lily de Hooterville
(comedia norteamericana que se desarrollaba en este pueblo ficticio con
personajes rurales en situaciones humorísticas, a veces absurdas)"
Había visitado el sitio web del restaurante Empyre y exploró el menú. Las puras
entradas comenzaban en cuarenta dólares y había esa nota condescendiente a
pie de página que decía: se requiere vestimenta adecuada.
Sandy le había acompañado de regreso a su oficina en el centro, para darle apoyo
moral "Sabes, eres de San José, no de Hooterville y te estás preocupando por
nada. Es sólo una cena con una amiga. No es como si fuese una cita ni nada"
ladeó la cabeza ligeramente "¿O sí?"
"¡Por supuesto que no!" Lily se dejó caer en su sillón de cuero y suspiró "Sólo
quiero dejar una buena impresión" tocó la tarjeta de presentación "Anna Kaklis.
Vice-Presidente, Premier Motors"
Estaba empezando a darse cuenta de quién era Anna "Todo este tiempo pensé
que sólo vendía coches. Diablos, su familia probablemente es la dueña del lugar.
BMW, por amor de Dios"
Lily no era ajena a las personas con dinero. Después de todo, se había criado en
Silicon Valley, donde incluso los adolescentes conducían coches extranjeros
costosos. Como hija de una maestra de escuela, era otra de las cosas por las que
se había diferenciado de sus compañeros. Aun así, no cambiaría su vida cómoda
con su madre por todo el dinero del mundo.
Como otros abogados, había tenido posibilidades de éxito monetario. Pero nunca
estuvo interesada en eso.
Así que ¿por qué se sentía tan inadecuada, de repente? "Me gustaría pensar que
pusiésemos llegar a ser amigas algún día. Muy buenas amigas. Pero no estoy

segura que tengamos casi nada en común" los amigos de Lily no conducían
coches de lujo. Eran trabajadores sociales, enfermeras y otros abogados jóvenes
como ella.
"Mira, es sólo una cena ¿no?"
Lily asintió.
"Entonces ¿por qué no sales y derrochas un poco en un vestido nuevo? No es que
vayas a quebrar tu cuenta bancaria. Es sólo un vestido. Lo puedes usar la próxima
vez que vayas a una boda. Digo que vayamos por eso"
Lily expresó su duda, pero ya había decidido que Sandy tenía razón. Realmente
quería lucir bien esta noche "Ven conmigo a Bloomingdale´s, así no compraré
nada ridículo"

***
Varias horas y novecientos dólares más tarde, se deslizaba sobre sus flamantes
zapatos negros de tacón que hacían juego con su nuevo bolso negro y el sencillo
vestido negro sin mangas, que llevaba bajo un chal negro. Sacó de una caja que
estaba debajo de su cama, unos pequeños aretes de diamantes que había
recibido como parte de los bienes de Katharine, después de su muerte.
Sonrió con ironía ante la imagen que le devolvía el espejo de cuerpo entero en su
armario, pensando que nunca había tenido mejor aspecto. Anna probablemente
no se daría cuenta. O si lo hacía, sería porque nadie llevaba lentejuelas con un
chal o zapatos cerrados. La gente como Anna se vestía sin necesidad de
obsesionarse con cada artículo.
De camino hacia el restaurante, apenas podía contener la risa por el contraste
entre el aspecto que tenía esta noche y el pedazo de chatarra que estaba
conduciendo. Cuando vió el servicio de aparcacoches en el restaurante, decidió
aparcar la camioneta maltratada en un garaje público y caminar las dos cuadras
restantes.
Pasaban dos minutos después de las ocho cuando entró en el restaurante. Un
empleado le cambió su chal por un pequeño talón de reclamo azul y el maître la
dirigió a la barra, donde sus acompañantes ya estaban esperando.
De repente, muy nerviosa, miró su reflejo por última vez en el espejo del vestíbulo.
Tomando una respiración profunda, reunió su confianza y se acercó tímidamente a
través de la entrada. Sandy tenía razón. Esto no era una cita.

Sentada en una mesa redonda contra la pared de fondo, Anna era imposible de
pasar por alto. Lily había esperado que estuviese hermosa en su traje de noche,
pero quedó deslumbrada ante la visión. Anna estaba impresionante en un vestido
de cóctel sin tirantes color vino, las líneas de su clavícula sobresalían contra la piel
blanca cremosa. Había recogido su cabello negro y espeso en un peinado con
toque francés y sus orejas brillaban con los diamantes que hacían que los aretes
de Lily parecieran diminutos accesorios.
El gramo de confianza que había sentido se disipó mientras se dirigía hacia la
mesa. La mujer pelirroja que estaba en la mesa…hermana de Anna, supuso…
también era llamativa.
"Lo siento, llego un poco tarde" Lily se avergonzó cuando Anna se levantó y la
miró de pies a cabeza.
"Estoy tan contenta de que hayas podido venir. Me encanta ese vestido"
A ella le encanta el vestido. Lily repitió esas palabras dos veces en su cabeza para
asegurarse de que había escuchado bien. Eso significaba que no se veía como
una idiota, después de todo. Al menos su vestido había pasado la inspección.
"Gracias. Me alegra haber podido venir. Agradezco la invitación"
Anna alargó un brazo para atraerla más cerca y la envolvió rodeando su hombro.
En cuanto a los demás, ella hizo las presentaciones "Kim, Hal, me encanta que
conozcan a mi querida amiga, Lily Stewart. Lily, ella es mi hermana Kim Philips y
su aburrido marido, Hal"
Hal se levantó para estrechar la mano extendida de Lily, disparando una mirada
acusadora a Anna antes de romper en una amplia sonrisa "Encantado de
conocerte, Lily. Anna ha estado hablando de tí desde el terremoto"
Lily estaba encantada de escuchar eso, pero seguía dudando que la charla de
Anna hubiese sido cualquier cosa parecida a la suya. Ella había hablado sin parar
acerca de la mujer desde el terremoto, a cualquiera que quisiera escucharlo.
"En realidad así es" Kim se les unió. La atractiva pelirroja sorprendió a todos al
ponerse de pie y atraer a Lily en un fuerte abrazo "Gracias por salvar a mi
hermana" susurró, su voz llena de emoción.
Lily estuvo casi abrumada por el mensaje, sobre todo cuando se echó hacia atrás
y vió lágrimas en los ojos color avellana de Kim "Veo que voy a tener que dejar las
cosas claras sobre quién salvó a quién. Tu hermana fue el héroe ese día"
"¡Ha! Todavía estaría atrapada bajo esa estantería, si no fuese por tí"

Lily clavó suavemente su mano en el costado de Anna "Eso no fue heroico. Sabía
que te necesitaba para aquellas cosas que requerían de personas altas"
"¿No les había dicho chicos, que ella me llamaba Amazona?"
"Y ella me llamaba enana" entonces Lily se volvió hacia Kim, dejando a un lado su
tono juguetón "La parte real y heroica fue que Anna salió en busca de ayuda
cuando me dió un ataque de asma y no podía respirar. Ella apenas podía caminar
debido a su pierna, pero fue de todos modos. No tengo ninguna duda de que
hubiese muerto si no se hubiese apresurado"
Anna intervino "¿Se dieron cuenta de cómo pasó por alto esa parte de los
estantes? Lo que no dice es que las réplicas estaban tirando las paredes sobre
nosotras, pero ella arriesgó su vida por quedarse y sacarme"
"Ustedes dos son como una sociedad de admiración mutua" dijo Hal.
"Yo la admiro más" dijo Lily con total naturalidad.
"No, yo la admiro más" contestó Anna.
"No lo haces"
"Claro que sí"
El maître apareció y las escoltaron a su mesa en el comedor. Lily se esforzó por
mantener su expresión de póquer mientras abría el menú, decidiendo
inmediatamente que su presupuesto para la comida de toda la semana se iba en
esta comida. Siguiendo el ejemplo de Anna, ordenó un pez espada y una pequeña
ensalada griega.
Cuando el camarero se fue, Kim cruzó los brazos sobre la mesa y miró a Anna.
"Así que, dinos cómo fueron las cosas en los tribunales"
"Los tribunales" Anna suspiró "Bueno, ahora estoy oficialmente divorciada, así que
supongo que funcionó de la manera que se suponía funcionaría"
"¿Viste a Scott?"
Anna asintió con la cabeza "Él estaba allí. Esperó a que llegara hasta mi coche y
nos lo pasamos llorando un rato. Sin embargo ahorré parte de mi llanto para el
camino a casa"
El corazón de Lily saltó de tristeza ante la voz de Anna. Esto era más difícil para
ella de lo que dejaba ver.

"Me gustaría que me hubieses dejado darle una patada en el culo" dijo Hal.
Anna se inclinó para explicar "Mi cuñado es muy protector conmigo. Así que no
intentes nada"
Lily se echó a reír, hasta que se le ocurrió preguntarse por qué Anna pensaba que
podría intentar algo. Estaba preocupada de que…
"En otras palabras, no me puedes tratar mal, sobre todo hoy" dijo Anna
rápidamente, agarrando su vaso "¿Qué tal un brindis? Por un tipo muy
agradable..con quien nunca debí haberme casado, en primer lugar"
Sus copas tintinearon y tomaron un sorbo de vino al unísono.
"Mi turno" dijo Kim, volteándose para mostrar su vaso a Anna "Por Anna, por saber
cuándo hay que mirar hacia adelante en lugar de hacia atrás"
Anna dió a su hermana una mirada inconfundible de amor "Gracias" dijo en voz
baja, tocando el vaso de su hermana y presionando contra ella por un largo
momento. A continuación, las lágrimas corrieron por sus mejillas y ella las alejó
"Disculpen un minuto"
Lily quería seguirla, pero Kim le puso una mano en el brazo "Ella estará bien"
"¿Estás segura?"
"Sí, ella no quiere que nadie la vea así. Quiere que todos piensen que está hecha
de piedra"
"Debe estar sufriendo mucho" Lily recordó lo difícil que había sido para Anna el
hablar de sus problemas maritales "Es un detalle agradable de su parte haberla
traído esta noche para una celebración"
"Oh, esto fue idea de Anna" dijo Hal, mirando a Kim como pidiendo permiso para
continuar "Pero si me preguntas, creo que ella decidió esta celebración porque no
quería estar sola"
"Eso es una parte" dijo Kim "Creo que realmente quería que esto fuese una
celebración. Sólo se siente culpable por ello"
"Entonces me alegro de que estemos todos aquí" dijo Lily.
"Ella está muy contenta de que estés aquí" respondió Kim "Debes haber
escuchado lo emocionada que estaba esta tarde. Honestamente, casi ha
enloquecido tratando de encontrarte por meses"

"He estado haciendo la misma cosa" Lily les contó su versión de los hechos, a la
vez que estaba preocupada por el regreso de Anna. Si Kim no iba pronto a buscar
a su hermana, ella lo haría.

***
"Idiota" murmuró Anna en el espejo, vaciando el contenido de su bolso sobre el
mostrador. Pasó un pañuelo alrededor de sus ojos, manchados de rímel
necesitando ahora un retoque ¿Por qué demonios estaba llorando por Scott? No
era como si su corazón estuviese roto. Estaba obteniendo exactamente lo que
quería con este divorcio, la posibilidad de deshacer un error humillante. Tenían
que ser lágrimas de empatía, decidió. Odiaba lo mucho que Scott estaba
sufriendo, pero no había nada que ella pudiese hacer para evitárselo. La suerte
estaba echada antes de que se casaran, por él y por su antigua novia.
También odiaba perder el control de sus emociones delante de Lily, especialmente
en su primera oportunidad real de verse desde el terremoto. Ella debería estar
celebrando su amistad, no estar revolcándose en la miseria de algo que ya había
pasado. Se cepilló sus pestañas por última vez y aplicó su lápiz labial antes de
regresar al comedor. Cuando se acercó a la mesa, Lily levantó la mirada y le
sonrió y Anna sintió una oleada de emoción. Qué afortunada era de tener a Lily de
vuelta en su vida.
"Lo siento ¿Me he perdido de algo?"
Hal se levantó para ayudar a Anna con su silla "Lily estaba contando acerca de su
trabajo en el consultorio de asistencia"
"Quiero escucharlo también. Empieza de nuevo" en verdad, Anna ya sabía
bastante sobre el consultorio de Asistencia Legal Braxton Street, porque había
buscado la dirección en el sitio Web que indicaba la tarjeta de presentación de
Lily. Era diez veces más impresionante que si su trabajo estuviese en una de las
firmas más poderosas del centro de la ciudad.
Lily habló de su trabajo durante la cena y cuando un camarero con esmoquin
comenzó a retirar los platos ella se excusó para ir al baño de mujeres.
"Ella es muy agradable, Anna" expresó Kim.
"¿No te lo dije? Hay algo en ella que…no sé, brilla. Sé que suena estúpido, pero
ella es una persona increíble"

"Desde luego, no se parece a ninguna lesbiana que conozca" dijo Hal, lo que hizo
que su esposa le golpeara en el brazo.
"No puedo creer que hayas dicho eso"
"¿Decir qué? Ella es linda"
"¿Las lesbianas no pueden ser lindas?"
"Sabes lo que quiero decir"
"No, no lo sé"
Anna también hubiese saltado sobre él, pero Kim estaba haciendo un buen trabajo
por su cuenta. No era raro que conspiraran contra Hal cuando estaban juntas,
para burlarse de él por su actitud conservadora o por cómo amaba a su barco más
que a su esposa. Siempre de buen carácter, él lo tomaba con calma. Anna
pensaba que él era el complemento ideal para la personalidad vivaz de su
hermana y lo amaba como a un hermano.
"El hecho de que las personas en todo el salón puedan decir que eres un
contador, no significa que todos los demás deban ajustarse a un estereotipo"
añadió Kim.
Hal sacudió sus manos en señal de rendición "Lo siento. Obviamente, me
equivoqué al hablar"
Anna no conocía a muchas lesbianas, pero las que conocía se parecía más o
menos a todas los demás. No recordaba haber visto a ninguna, vestida tan
elegantemente como lo estaba Lily esta noche, pero eso no significaba que no lo
hicieran "¿Dónde has visto a todas esas lesbianas, Hal?"
Él se encogió de hombros "Había un grupo en Berkeley…que no se afeitaban las
piernas"
Kim suspiró con indulgencia y miró a Anna "No puedo llevarlo a cualquier parte"
"Necesitas salir más, Hal. Esos estereotipos ya no funcionan"
"¿Estereotipos?" Lily de repente volvió a su asiento.
"Sí, me pasa todo el tiempo en el trabajo" dijo Anna rápidamente, esperando que
Lily no hubiese escuchado demasiado "Les estaba contando acerca de un
incidente en el lote de carros ayer. El personal de ventas llegó a las siete para
entrenarse sobre las características del modelo del próximo año. Justo cuando
abrimos a las ocho, este hombre llegó en un Mitsubishi Eclipse, edición especial y

empezó a buscar el 535i con el paquete deportivo" se dió cuenta demasiado tarde
que probablemente sonaba como una presumida que hablaba sobre los coches
con tanto detalle, ante las personas que no estaban en el negocio "Salí y le
pregunté si tenía alguna duda y me dijo: No, he estado haciendo mi propia
investigación. Probablemente sé tanto como usted acerca de este coche"
profundizó su voz y agachó la cabeza hacia adelante y atrás al imitarlo.
"Claro, como si él supiera más que mi hermana que tiene el título de ingeniero
mecánico" interrumpió Kim.
"Así que él me dijo que quería hacer una oferta por el coche y me pidió que fuera a
buscar al gerente. Le expliqué que el gerente estaba en una reunión y que yo
podía manejar la transacción. Pero no, él insistió, así que saqué a Brad…es
nuestro gerente de ventas…de la reunión para que hablara con él. Ellos
mencionaron un precio, pero Brad dijo que necesitaba la autorización del
propietario…lo que no era cierto…pero Brad quería sacudirse el compromiso…por
lo que me pasó un mensaje para que fuese a su despacho para revisar el acuerdo.
Tendrías que haber visto el rostro de ese hombre cuando volví a entrar"
"Entonces ¿qué hiciste?" preguntó Lily, con sus ojos muy abiertos.
"Oh, lo aprobé. Brad no saca los coches. Y cuando este hombre regresó a recoger
su nuevo coche, me encontré con él otra vez y le dí la información general. Le dije
todo lo que nunca quiso saber acerca de la tecnología de doble turbo e inyección y
lo único que pudo hacer fue asentir y decir: uh-huh"
"Apuesto a que eso no tuvo precio"
"Pasa todo el tiempo"
"Porque es un estereotipo de que las mujeres no saben nada de coches" dijo Lily.
"Cierto"
El camarero regresó en ese momento para ofrecer café y postre. Pronto regresó
con un baklava (un tipo de pastel elaborado con una pasta de nueces trituradas) y
café expreso.
"Entonces ¿en qué parte de la ciudad vives, Lily?" preguntó Kim.
“Sun Valley”
"¿Tienes una casa? ¿Un condominio?"
"Uh-oh, Kim ya se está poniendo su sombrero de bienes raíces" dijo Hal.

"No lo estoy haciendo. Sólo quería saber"
"En realidad, vivo en un apartamento. Está en una ubicación privilegiada, según
me han dicho, con el transporte público. Supe después de mudarme, que estaba
directamente bajo la trayectoria de los vuelos de Burbank"
Anna sonrió, recordando cómo Lily había mantenido su sentido del humor cuando
estaban atrapadas en el centro comercial.
"He estado ahorrando para el pago inicial de una casa, pero cada vez que me
dispongo a mirar, los precios aumentan nuevamente"
"Bueno, a riesgo de ser acusada de hacer negocios en la cena…" le lanzó una
mirada de soslayo a su marido "…llámame si quieres ayuda para encontrar lo que
buscas. A veces tengo información adelantada de nuevos anuncios antes de que
salgan al mercado" sacó una tarjeta de su bolso y se lo pasó por la mesa "Y tengo
cientos de amigos por todo Los Ángeles, quienes también pueden ayudarte"
"Wow, gracias. Lo haré. Hal, supongo que tienes alguna idea para hacer que mi
modesta cuenta de ahorros se convierta en una fortuna en unas pocas semanas
¿verdad?"
"Desearía" Hal se inclinó y cubrió la mano de su esposa con la suya "No me gusta
ser un aguafiestas, pero estoy a punto de terminar la noche"
"Él tiene una cita con su amado barco por la mañana" Kim susurró con
complicidad.
Anna no estaba lista para terminar la noche, pero tenía que admitir que estaba
cansada físicamente. Había estado trabajando largas horas últimamente para
dejar de pensar en sus problemas personales y el día de hoy en particular, había
sido especialmente estresante.
"¿Nuestro camarero trajo la cuenta?" preguntó Hal.
Kim se inclinó y susurró lo suficientemente alto para que todos escucharan "Sí,
pero Anna deslizó su tarjeta de crédito cuando trajo el postre ¿No te diste cuenta?"
"Parece que no"
"Yo tampoco me dí cuenta" dijo Lily "Muchas gracias"
"Eres muy bienvenida" contestó Anna. Esta era su celebración y no le importaba
pagar la cuenta.

Mientras las mujeres esperaban sus abrigos, Hal salió a pedir su coche. Anna
ayudó a Lily con su chal, deseando poder hablar más. Pensó en sugerir una
bebida, pero realmente estaba cansada y además, había venido al restaurante con
Hal y Kim.
"Lily, debiste darle a Hal el boleto del Valet" dijo Kim "Él podría traer tu coche
mientras esperamos"
"El mío está en el estacionamiento a la vuelta de la esquina. Había una cola para
el valet y yo estaba preocupada por llegar tarde, así que lo aparqué yo misma"
"¿Cómo te sentirías sobre dejarme en casa?" preguntó Anna de repente "Vivo muy
cerca. De esa manera, no tendrás que caminar hasta el estacionamiento tú sola"
Lily pareció dudar, pero respondió "Claro, me encantaría"
"Si hay algún problema…"
"No, en absoluto. Estaba pensando en el desastre que hay en mi coche"
"¿Sigues dejando hamburguesas en el asiento delantero?"
"Oh, que divertida, Amazona" ambas dijeron buenas noches a Kim y a Hal y
comenzaron su paseo hasta el estacionamiento. Lily hizo un gesto hacia la pierna
de Anna "¿Así que esa cojera es un recuerdo del terremoto?"
"Sí, tenía una pequeña grieta en el fémur ¿Puedes creer eso?"
"Estás de broma. Bueno, supongo que no estoy muy sorprendida, ya que estaba
tan hinchada"
"Todo está bien ahora. Simplemente se pone rígida cuando estoy sentada durante
mucho tiempo. El médico dice que no habrá ningún problema con el tiempo"
"Nunca te quejaste de que te doliera demasiado"
"No me parecías del tipo comprensivo"
"Ahora eso duele" Lily sonrió, dejándole saber a Anna que no era en serio "Sabes,
es realmente sorprendente cuando piensas en ello…lo que vivimos"
"Lo es. Pienso mucho en ello. Incluso tuve pesadillas durante un tiempo"
"Yo también"
"Pero no soy la única que tiene un recuerdo" Anna alargó la mano y trazó
suavemente la pequeña cicatriz roja por encima del ojo izquierdo de Lily "No lo

podía creer cuando salimos de ese agujero y estabas cubierta con toda esa
sangre"
"Algo de eso era salsa de tomate ¿recuerdas?"
Anna se echó a reír "Después de todo, diría que las dos tuvimos bastante suerte"
"Definitivamente…y conocerte allí fue la mejor parte"
"Sé exactamente lo que quieres decir" era gratificante para Anna saber que
sentían de la misma manera, sobre todo después de pensar durante tanto tiempo
que su experiencia compartida no había dejado una impresión duradera en Lily
"Espero que no perdamos contacto nuevamente"
"No pienso permitir que eso suceda"
Subieron las escaleras hasta el segundo piso del estacionamiento, donde Anna
miró la fila de coches, preguntándose cuál podría ser el de Lily. Como distribuidora
de automóviles, siempre había sentido que ella podía decir mucho sobre las
personas por el tipo de coche que conducían. Lily sacó las llaves del coche de su
bolso e hizo clic en el llavero de control remoto, haciendo que las luces
parpadearan en un RAV4 que había visto días mejores "Sabes, cuando estaba en
el hospital después del terremoto, uno de mis consuelos había sido cuando me
dijeron que el estacionamiento se había derrumbado. Me quedé con las ganas de
recoger el dinero del seguro y obtener un coche nuevo" Anna observó divertida
como Lily abría la puerta del conductor y se estiraba en el asiento delantero para
bajar la ventanilla del pasajero "Pero quiso la suerte, que el mío fuese el único
coche en todo el estacionamiento que salió sin un solo rasguño desde que estuvo
allí"
Lily caminó alrededor del coche y a través de la ventana, le dio a la manija de la
puerta con fuerza mientras se echaba hacia atrás. Anna subió al asiento del
copiloto y Lily cerró la puerta.
"Bueno, a riesgo de sonar un poco a mi hermana, yo vendo coches"
"Ustedes dos son absolutamente un gran equipo ¿Hay otras de las que debería
tener cuidado?"
"No, sólo nosotras dos. Kim es mi hermanastra, en realidad. Mi madre murió de
cáncer de mama cuando yo tenía diez años y mi padre se casó con su madre
cuatro años más tarde. Kim es sólo un año más joven, por lo que llegamos a ser
amigas de inmediato. No puedo imaginar ser más cercana a alguien más"

"Se ve que son muy unidas la una de la otra. Y Hal es un buen jugador como para
aguantarlas a las dos"
"Lo es. Mi hermana realmente tuvo suerte" a pesar de la llegada de Lily para
amenizar la velada, los pensamientos de Anna regresaban nuevamente hacia
Scott. La mayoría de sus amigos cercanos y asociados ya sabían que ella y Scott
se estaban separando, pero la palabra divorcio probablemente suscitaría una
nueva serie de expediciones para pescar los detalles, los que Anna había
compartido sólo con Kim, Hal y Lily. Si bien reconocía las llamadas y cartas de
amigos bien intencionados, cada mensaje era un recordatorio humillante de su
fracaso. Encontrar a Lily otra vez era el antídoto que necesitaba para recordar que
algunas cosas en su vida sí habían salido bien.

Capítulo 6
"Yo tampoco podía creerlo, mamá. Solo levanté la vista y allí estaba ella" Lily
paseaba de una lado a otro en su dormitorio mientras hablaba por teléfono, aún en
las nubes por el entusiasmo de la cena con Anna la noche anterior.
"Desearía poder conocerla. Le daría un gran abrazo por haberte ayudado a salir
de allí"
"Su hermana hizo eso conmigo anoche. Anna le dijo a todo el mundo que yo la
salvé"
"Bueno, lo hiciste"
"No más de lo que ella me salvó" sonrió al darse cuenta que estaban teniendo la
misma conversación como la de la noche anterior. La verdad era que ninguna de
ellas estaría aquí si no fuese por la otra y eso era lo que hacía que su vínculo
fuese especial "Ella es tan agradable. Y su familia es propietaria de la
concesionaria de BMW en Beverly Hills. La llevé a casa después de la cena. Su
casa es una mansión"
"¿Cuándo empezaste a impresionarte por ese tipo de cosas?"
"No he dicho que me impresionó. Es sólo que no tenía ni idea de que ella tuviese
una buena posición. Todo lo que dijo fue que vendía coches" pensó en su
conversación en la cena "Creo que también se llevó una sorpresa, porque le dije
en aquel entonces que era abogada. Se enteró ayer que trabajaba para un
consultorio de ayuda legal, en lugar de alguna gran firma de abogados. Así que
ella resultó ser un pez gordo y yo resulté ser una don nadie"

"Nunca vuelvas a decir una cosa así. Katharine se revolvería en su tumba"
"No quise decirlo de esa manera. Sólo pensé que era gracioso que tuviésemos
esos puntos de vistas opuestos la una de la otra"
"Tal vez pueda conocerla la próxima vez que vaya"
Desde el terremoto, ella y su madre se habían visto por lo menos una vez al mes,
ya no se conformaban con las llamadas telefónicas y las visitas fugaces. La vida y
el amor ahora eran más preciosos para ellas.
"Sí, eso sería divertido. Tienes pendiente una visita" Lily ya estaba pensando
alguna excusa para llamar y planear otro encuentro con Anna. Ya que conoció a
Kim y Hal, pensó que era justo que Anna conociera a su familia.
"¿Así que…ustedes son…Anna es…son amigas?"
Le tomó un momento meditar sobre la pregunta de su madre "Sí. Quiero decir, eso
es lo que espero que seamos. Anna no es lesbiana, mamá. Ella acaba de
divorciarse"
"¿Qué prueba eso? Si yo fuera lesbiana, también me hubiese divorciado"
Lily rió "Estás loca"
"Sólo estoy velando por tí. Si no me vas a dar nietos, al menos puedes darme una
nuera"
"Tal vez uno de estos días lo haré. Pero no esperes que sea ésta" Lily sabía que
tenía suerte de tener una relación tan abierta con su madre, pero por alguna
extraña razón, hablar de las mujeres con las que salía siempre era difícil. La única
que había llevado a casa había sido Beverly y aunque su madre había sido
educada, no había sido particularmente cálida. Su madre le había dicho más
tarde…después de que Beverly había terminado la relación…que su intuición de
madre le había dicho que Beverly no era una buena opción.
Su madre suspiró dramáticamente, causando la risa de Lily.
"Pero todavía quiero que la conozcas…siempre y cuando te portes bien" miró el
reloj de la mesita "Me tengo que ir. Sandy y Suzanne tienen una comida al aire
libre"
"Diles que les mando saludos"
"Lo haré. Te quiero"

"Yo también te quiero, cariño"
Lily presionó el botón terminar en su teléfono y lo miró cuando la línea se cortó "Y
si Anna Kaklis resulta ser lesbiana, te prometo que serás la segunda en saberlo"

***
Anna pulsó el remarcado durante lo que pareció la vigésima vez. Había divagado
todo el día sobre la conveniencia o no de llamar a Lily nuevamente y tan pronto,
pero una vez tomada la decisión, estaba decidida a pasar por ello. Definitivamente
parecía que habían congeniado, entonces ¿por qué no habrían de hacer cosas
juntas cuando tuvieran la oportunidad?
"Hola"
Se sorprendió al escuchar finalmente una voz real, en lugar del mensaje de voz,
consiguiendo la conexión a través del teléfono "¿Lily?"
"Sí ¿Anna?"
"Me temo que sí" Lily se rió de su respuesta y Anna se relajó. No tenía idea de por
qué estaba tan nerviosa acerca de la llamada.
"¿En qué andas, Amazona? ¿Seis pies?"
"Ustedes, gente pequeña son muy listos" trató de fingir enfado, pero no pudo
lograrlo "Todavía estoy en el trabajo ¿Qué estás haciendo?"
"Me dirijo a una comida al aire libre en casa de Sandy ¿Recuerdas a mi amiga del
juzgado?"
"Por supuesto, la trabajadora social. Parece una buena persona"
"Lo es. Hemos sido buenas amigas durante más de cinco años"
Un pensamiento se le ocurrió repentinamente a Anna "Tú y Sandy…¿ustedes
son…?"
"¡Oh Dios, no!" Lily se echó a reír.
"Lo siento. Probablemente me entrometí"
"No, en absoluto. Acabo de tener una conversación similar con otra persona y me
pareció divertido"

"Si ese es el caso, tal vez tú y Sandy son las únicas sin la menor idea"
"Realmente no creo que a Suzanne le agrade que me sienta atraída por su
esposa, si entiendes a lo que me refiero"
"Ah, así que Sandy y Suzanne son pareja y tú eres… ¿qué? ¿un cero a la
izquierda?"
"Eso es exactamente correcto. Siempre afuera mirando hacia adentro"
Anna prácticamente podía escuchar la sonrisa en el rostro de Lily y no pudo
resistirse a unirse a la broma "Qué triste"
"Te dije que era una perdedora"
"Sí, lo hiciste. Pero si me permites llevar un poco de luz a tu vida, tengo una
invitación para tí. Estaba llamando para ver si tenías algún interés en ir al juego de
los Dodgers mañana. Mi ejecutivo de cuenta en los Ángeles Times me envió dos
entradas para el palco"
"¿El palco?"
"Sí, ya sabes. La suite de la corporación. Gastamos mucho dinero en publicidad y
él nos pasa boletos de vez en cuando"
"¿Es una broma? ¿Los Dodgers una tarde de domingo? Me encantaría"
"Grandioso. Empieza a la una ¿Qué tal si paso y te recojo a las 12:15?"
"¿Seguro que no te importa? Podríamos encontrarnos en algún lugar o yo puedo ir
a buscarte"
"No, está bien. Dame tu dirección. Tengo un GPS en el coche. Voy a grabarte y ya
está"
"Si estás segura" Lily le dió la dirección "Nunca he estado en el palco
anteriormente ¿Qué me pongo?"
"Bueno, son un poco rígidos. Yo siempre trato de vestir como creo que Hal lo
haría"
"Ese no es exactamente el consejo de moda que estaba buscando. Y no tengo
una corbata café"
"Tampoco él debería tenerla. Por lo general llevo pantalones y una camisa bonita.
Y lleva un suéter ya que siempre ponen el aire acondicionado al tope"

"Está bien, eso ayuda"
"Bueno. Nos vemos mañana"
"No puedo esperar. Oh y ¿Anna?"
"¿Sí?"
"No deberías estar en el trabajo a las siete de la noche de un sábado"
"Lo sé, ya me estoy yendo. Dile a Sandy que le mando saludos"
"Lo haré. Gracias por llamar"
Anna colgó y se giró en la silla del escritorio. Si tuviese más amigas como Lily, tal
vez tendría mejores cosas que hacer en una noche del sábado.

***
Lily no podía esperar contarles a Sandy y a Suzanne todo acerca de su salida
nocturna. De hecho, probablemente necesitaría un esfuerzo concentrado de su
parte para hablar de cualquier otra cosa.
Desde la entrada para vehículos, pudo oler el carbón quemado en cuanto salió de
su coche, por lo que siguió el camino alrededor del garaje hacia la cubierta de
madera roja. Suzanne estaba atendiendo la parrilla y escuchaba a Sandy en la
cocina.
"He traído el vino" anunció ella, levantando el merlot favorito de Sandy.
Suzanne se limpió las manos en los vaqueros antes de darle a Lily un abrazo.
Entonces como una ráfaga Sandy entró a través de la puerta de atrás y también
reclamó su abrazo. Lily amaba la exuberancia de sus saludos, como si no se
hubiesen visto en meses. Sandy tomó la botella y empezó a abrir la parte superior
con un sacacorchos "Entonces, cuéntanos todo"
"Fue muy divertido. Me lo pasé muy bien. Anna es tan agradable y también su
hermana. Bueno, no es realmente su hermana. Kim es su hermanastra. Ella vende
bienes raíces y se ofreció a ayudarme a buscar una casa cuando yo esté
preparada. El padre de Anna se casó con la madre de Kim cuando Ana tenía
catorce años. Kim dice que es mucho, mucho más joven que Anna, pero creo que
es sólo un año de diferencia. Anna casi tiene treinta y dos. Y el marido de Kim es
Hal. Él es muy dulce. Se burlaban de él, no creerían cuanto, pero todo le
resbalaba por la espalda"

Sabía por las sonrisas indulgentes de sus amigas, que apenas tenía sentido la
ráfaga de detalles que les estaba dando, pero estaba demasiado emocionada para
controlarse a sí misma.
"Ellos tenían el más delicioso pez espada que jamás haya comido. No es de
extrañar que sea el restaurante favorito de Anna. Ah y tenías razón sobre el
vestido, Sandy. Fue perfecto. Al principio, no estaba tan segura, pero luego Anna
dijo que le encantó. Llevé los aretes que me dejó Katharine. Los de diamantes
¿recuerdas?"
Sandy asintió con la cabeza, sin dejar de sonreír.
"Eran como pequeños puntos comparados con los que Anna tenía. Y los de ella
parecían aún más grandes porque traía el cabello recogido. Dios, es hermosa"
Suzanne tomó la boquilla de la manguera y apuntó en dirección a Lily "¿Debería
abrir la manguera, cariño?"
Sandy se rió y negó con la cabeza "Vamos a dejarla un poco más, pero sólo si se
compromete a respirar entre frase y frase"
Lily se rió junto con ellas, sin preocuparse por sus burlas. Sabía que estaban
felices por ella y eran la clase de amigas que disfrutaban de su entusiasmo, sin
importar lo que dijeran "No puedo evitarlo. Estoy emocionada" se volvió hacia
Suzanne "¿Te dijo Sandy que Anna trató de localizarme a través del St. George?"
"Sí, fuimos vapuleados…ni siquiera pude dejar la sala de emergencia durante casi
tres días"
"Eso fue horrible. Recuerdo que al llegar a casa te desplomaste durante treinta y
seis horas" dijo Sandy.
"¿No hubieses enloquecido si hubiesen llevado a Lily allí?"
"Diablos, sí. Ya era bastante difícil concentrarse en el trabajo cuando no sabía
dónde estaba todo el mundo. Si mis amigos hubiesen empezado a entrar por la
puerta, habría tenido una crisis"
Lily conocía mejor a Suzanne a pesar de sus quejas. Por lo que le había contado
Sandy, Suzanne era una excelente enfermera cuyo mayor problema era no poder
decir que no cuando le pedían que trabajara doble turno "Realmente fue duro ver a
la gente después del terremoto y darse cuenta de todo por lo que habían pasado"
"Nadie estuvo más cerca que tú por lo que pasaste" dijo Sandy.

"Tal vez no ¿pero no me dijiste que un poste de teléfono cayó justo delante de tu
coche? Eso pudo haber sido desastroso. Y la casa de Tony salió de su base, y…"
"Fuimos muy afortunadas" dijo Suzanne lanzando unas pechugas de pollo
marinadas a las llamas "Pero nunca voy a olvidar lo preocupada que estaba Sandy
cuando Tony llamó y dijo que habían encontrado tu coche en el estacionamiento
del centro comercial"
"Y tu mamá, Lily. Me sentí muy mal por ella"
"Estaba tan contenta de verla cuando salí. Ustedes fueron muy buenas cuidando
de ella en ese entonces"
Sandy sirvió tres copas de vino y las repartió "Creo que hay que brindar por los
milagros"
Chocaron sus copas "Y por los amigos de toda la vida" agregó Lily.
"¿Crees que Anna estará en esa categoría?" preguntó Sandy.
"Eso espero" Lily estaba ansiosa por compartir el resto de la noticia "Ella llamó
hace unos minutos para invitarme al juego de los Dodgers mañana. Tiene
entradas para el palco" dijo con orgullo.
"¿No le dijiste que siempre escalabas los domingos?" preguntó Suzanne.
Lily rodó los ojos "Son los Dodgers. En un palco" con Anna Kaklis.
El tema de Anna dominó la discusión en la cena. Sandy estaba ansiosa
especialmente por los detalles de la cena y a Lily le encantaba revivirlos, sobre
todo porque pequeñas cosas nuevas surgieron en el recuento. Sin embargo, no
dijo mucho sobre el divorcio de Anna, porque eso parecía demasiado personal
para compartirlo. Cuando lavaron los platos, regresaron a la cubierta para un
remojo en el jacuzzi. En la oscuridad, las tres se despojaron de sus ropas y se
metieron en el agua agitada y caliente.
Sandy inclinó la cabeza en la almohada de la esquina "Lily, de seguro deseo que
conozcas a una lesbiana que encienda tu fuego como lo hace Anna "
"Tú y yo" respondió Lily dándose cuenta, demasiado tarde, que acababa de
admitir las chispas que sentía por Anna.
"Ella es hetero, lo sabes" advirtió Suzanne "Debes tener cuidado o va a romperte
el corazón"

Lily no quería que la noche se arruinara por un regaño sombrío de sus amigas
"Sólo somos amigas, Suzanne. No espero más que eso. Es sólo que lo que
pasamos juntas cambió nuestras vidas. Siento un vínculo muy especial con ella y
creo que ella también lo siente ¿Acaso eso debe significar automáticamente una
atracción sexual?"
"No, por supuesto que no" dijo Sandy "Ya sabes lo mandona que es Suzanne"
Suzanne dio un brinquito, una señal segura de que su compañera le había
pellizcado por debajo de las burbujas "Es sólo que no quiero verte sufrir"

***
"¿Dónde quieres esto?" preguntó Kim que llevaba una pila de suéteres a la
habitación principal de Anna.
"En la cama está bien. Tengo que resolver donde ponerlos" Anna por fin había
superado su bloqueo mental acerca de dormir en la habitación que había
compartido con Scott. Ahora tenía todo el mobiliario nuevo, ya que le había dado a
Scott la otra suite cuando se mudó.
"No puedo creer que hayas dormido en esa habitación pequeña durante tanto
tiempo. Scott debió haber sido quien durmiera en la caseta del perro"
"No fue tan malo. Al menos tenía mi propio cuarto de baño"
"Pero ahora tienes esta" exclamó Kim. Ella había encontrado la casa y había
pensado que era perfecta para Anna y Scott, con sus dos lavabos, ducha de vapor
y la bañera.
"No sé qué voy a hacer con todo este espacio" ahora Anna estaba pensando en
vender la casa grande y buscar algo más pequeño.
"¿Quién sabe, Anna? Tal vez conozcas…"
Anna levantó su mano "Ni siquiera lo digas"
"Lo sé. No quieres salir con nadie. Lo que deseas es estar sola"
"Kim, me he divorciado apenas hace dos días ¿Te importaría si espero un par de
semanas antes de casarme nuevamente?"
"Tú no has hecho nada malo, Anna. No tienes que pagar ninguna penitencia por
esto" Kim se sentó a los pies de la cama matrimonial, mientras que Anna doblaba

la ropa interior y la colocaba en la cómoda "Y no voy a esperar y dejar que hagas
lo que hiciste después de ese sujeto Vince"
Anna gimió, como lo hacía cada vez que pensaba en el joven con el que había
salido por casi un año en la universidad de Cal Poly. La curiosidad sobre el sexo
por fin le había llevado a experimentarlo y eso le había dejado desilusionada y
avergonzada y jurando no volver a compartirlo otra vez hasta que estuviese
segura que fuese como una expresión de amor "Créeme, no habrá más Vince
Marshalls"
"No son los Vince Marshalls los que me preocupan, Anna. Eres tú. Ni siquiera
saliste con alguien por más de cinco años después de eso, todo porque no
confiabas en tí misma"
Este era el precio a pagar por compartir secretos con su hermana. Kim nunca
olvidaba algo, sobre todo cuando se trataba de detalles sobre su vida sexual "Esto
no se parece a eso. Merezco algo de tiempo para mí después de lo que he
pasado"
"Eso está bien, siempre y cuando no sean cinco años. O incluso cinco meses. Lo
que siempre has querido es alguien que pudiese ser tu amigo. Eso era lo que
decías que hacía tan especial a Scott. Hay otros hombres por ahí que pueden ser
tus amigos y lo creas o no, algunos de ellos pueden mantener su pene en los
pantalones"
Anna siempre sabía cuando su hermana estaba tratando de levantarle el ánimo,
así que ignoró el comentario grosero y continuó doblando la ropa.
"Sé que te sientes en carne viva en este momento, pero te encerraste en una
concha cuando todo esto comenzó y es el momento de que salgas nuevamente"
Kim se puso de pie y puso sus dos manos sobre los hombros de Anna "No tienes
por qué presionarte. Así que sal y disfruta de la gente nuevamente. Haz amigos.
Vete de fiesta…echa un polvo"
Anna suspiró profundamente y sacudió la cabeza "Nunca terminas una
conversación sin decir algo ridículo"
"Lo sé, pero entonces me preguntarías quién soy y que he hecho con tu hermana"
"Resulta que voy a salir con amigos esta tarde. Mi representante de cuentas del
Times, me dió dos entradas para su palco para el partido de los Dodgers y voy a
recoger a Lily un cuarto después de las 12"
"Eso es perfecto. Lily es divertida y no permitirá que te pongas de mal humor"

"No me pongo de mal humor"
"Y no te sacará del camino cuando los chicos lindos se te acerquen"
"Eres imposible"
"Lo sé"

***
A pesar de la amonestación de su madre, Lily estuvo debidamente impresionada
con el coupe negro de lujo 650i de Anna, especialmente por el GPS. Desde su
asiento de pasajero, veía la cantidad de indicadores que hacían parecer como si el
coche se manejara por sí mismo "Hay que ser muy inteligente para conducir un
coche como éste"
"No es problema" respondió Anna secamente "Me rompió el corazón perder el 850
en el estacionamiento del centro comercial. Me encantaba ese auto y ya no lo
hacen"
"¿Qué lo hacía tan especial?"
"Sólo vendieron unos siete mil aquí en los Estados. El mío era el más raro de
todos. Era llamado el CSi y tenía una transmisión manual de seis velocidades.
Simplemente no puedes experimentar manejar de esa manera con ningún otro
vehículo"
Lily miró la palanca de cambios "¿No es éste uno de seis velocidades?"
"Sí, pero se siente diferente. Éste tiene una enorme cantidad de tecnología nueva,
como el Control Dinámico de manejo (sistema de control activo de la suspensión
que minimiza la inclinación de la carrocería en las curvas y en los cambios rápidos
de dirección). Está bien hecho, pero no es lo mismo"
Era evidente que los coches eran más que un negocio para Anna. Eran una
pasión y parecía encantada de hablar de ello.
Anna mostró su pase de invitado al encargado del estacionamiento y entró en el
estacionamiento VIP del Dodger Stadium "No te sorprendas si mi representante de
cuentas me adula por todas partes. Él es un buen tipo, pero esto no es acerca de
amistad. Se trata de la cantidad de dinero que Premier Motors gasta en publicidad"
"No estoy acostumbrada a ser lisonjeada, pero haré mi mejor esfuerzo para lidiar
con eso" le siguió de cerca mientras Anna mostraba sus boletos en la puerta.

"El reservado está por aquí" dijo Anna dirigiéndose hacia la escalera mecánica
que les llevaría al vestíbulo de las suites en el nivel inferior. Estaba vestida
casualmente, pero con elegancia, con pantalones negros a la medida y una blusa
de seda sin mangas de color azul claro. Llevaba el cabello recogido hacia atrás
con una banda negra para el cabello y un suéter de color crema que caía
ligeramente sobre sus hombros.
Tomando la seña que Anna le había dicho, Lily usó unos pantalones caqui y se
colocó un suéter color verde bosque. No que este fuese el mejor conjunto que
pudiera encontrar. Más bien era el que se estaba probando cuando el timbre de su
puerta sonó.
Cuando entraron en el elegante reservado, fueron recibidas por un hombre guapo
con pantalones grises y una camisa blanca almidonada "Anna. Es maravilloso
verte. Me alegra que hayas podido venir"
"Gracias. Steve, quiero que conozcas a mi amiga, Lily Stewart. Lily, este es Steve
French. Steve es mi manejador de cuentas en el Times y será nuestro anfitrión de
hoy"
"Es un placer conocerle. Muchas gracias por la invitación" Lily no pudo dejar de
notar que Steve apenas si la miró, tenía los ojos pegados en Anna.
"Así que Anna ¿dónde está Scott?"
"Eso no lo sé. Scott y yo nos hemos divorciado"
"Siento mucho escuchar eso, Anna"
Lily estaba casi pasmada por la falsedad en su voz. O Anna no lo había notado, o
ya estaba esperado esa respuesta.
"Gracias. Lo aprecio"
Steve las condujo a sus asientos en la primera fila de la sala, justo a tiempo para
el Himno Nacional. Lily resistió las ganas de pellizcarse. No podía creer que
estaba en una suite de lujo en el Dodger Stadium, sentada al lado de la mujer más
hermosa de los Ángeles.
"¡Empieza el juego!"
"Me gusta las posibilidades de los Dodgers este año" dijo Anna "Finalmente
conseguimos un poco de alivio en la media"

"Eso sólo ayuda cuando los bateadores hacen lo suyo" dijo Lily. Fue una grata
sorpresa descubrir que Anna sabía muchas cosas acerca del béisbol. Hablaron de
jugadores, intercambios, estrategias y estadísticas, todo bajo la consternación de
Steve French, que seguía tratando de llamar la atención de Anna.
"Creo que alguien tiene los ojos puestos en tí" susurró Lily.
"¿Oh, sí?" Anna miró a Steve, que le había estado mirando y le había estado
sonriendo toda la tarde "Es un hombre guapo ¿no te parece?"
"Sí, supongo" Lily se encogió de hombros, fingiendo exagerado aburrimiento "Si a
tí te va lo esbelto y musculoso, con mandíbula cuadrada y ojos hundidos. Sin
embargo, no es mi tipo"
"¿Y cuál es tu tipo, Srita. Stewart?"
"¿Quieres decir, aparte de mis especificaciones de género?"
"Bueno, estaba asumiendo eso, por supuesto…a menos que quieras dejar todas
tus opciones abiertas"
"Oh, no. Algunas opciones estarán siempre cerradas. Vamos a ver, voy primero
por lo inteligente, luego que tenga sentido del humor. La belleza exterior no
significa mucho para mí" dijo Lily con arrogancia "Cierto y también me gustan los
coches feos"

***
Anna salió del complejo de apartamentos, contenta de que Lily hubiese aceptado
su invitación en un plazo tan breve. No podía contar el número de veces que había
tenido el impulso de ir al estadio o al teatro y lo había dejado pasar porque no
podía encontrar a nadie que le acompañara. Lily estaba lista para lo que sea en
cualquier momento, dijo ella.
El pasatiempo favorito de Lily era el excursionismo, algo de lo que Anna no sabía
mucho. Pero había prometido darse una oportunidad en algún momento, a pesar
de que se había burlado de ella por no ser capaz de ver el atractivo de arrastrar su
culo hacia una montaña, cuando los vehículos todo terreno eran perfectamente
buenos para llegar hasta allí.
Aunque estaban a kilómetros de distancia, cuando se trataba de sus círculos
sociales, Anna encontró que era un refrescante cambio de ritmo en comparación
con las chicas con las que había crecido en Beverly Hills, a las que contaba ahora
como sus amigas casuales.

Lily tenía un trabajo interesante y lo que hacía por las familias que luchaban, hacía
una diferencia real en el mundo.
Con todo, estaba encantada de tener a Lily en su vida, sobre todo ahora, cuando
sería más fácil revolcarse en la soledad de su casa vacía. Kim estaba en lo cierto
cuando decía que tenía que salir y divertirse. El mayor problema que anticipaba
con esta nueva amistad, era que la llamaba demasiado a menudo.
"Lilian Stewart" dijo ella agarrando el teléfono en su escritorio.
"Entonces ¿cómo sabías que él me iba a llamar?"
Lily había estado esperando la llamada de un cliente y le tomó un momento
reconocer su voz "¿Anna?"
"En serio ¿Cómo lo sabías?"
Le divertía que Anna estuviese tan obviamente sorprendida "Estoy muy bien.
Muchas gracias por preguntar"
"Lo siento ¿Cómo estás?"
"¿A qué te refieres?"
"Steve French me acaba de invitar a San Diego el próximo sábado, para el primer
partido de la gira de los Dodgers"
Lily sabía que esto iba a pasar y tuvo que admitir que le molestaba. Cuando se
había levantado para tomar una copa en el juego, había escuchado alardear a
French con su amigo acerca de que él podría conseguir que Anna saliera con él.
Su actitud arrogante le había cabreado, sobre todo porque probablemente tenía
más que una cita en mente "Entonces ¿cuál fue tu respuesta? Supongo que
sigues la línea en cuanto a darte la oportunidad de llegar a conocerse mejor" a
pesar de su intento de sonar indiferente, sus palabras salieron mordaces.
"Wow, parece que no te gusta mucho Steve"
Consciente de que había sido atrapada, Lily consideró expresarle lo que había
escuchado, pero entonces se le ocurrió que Anna en realidad podría estar
interesada en lo que Steve tenía en mente. Si ese era el caso, sus objeciones
podrían parecer una tontería "No, Steve es muy agradable. Sólo estaba
bromeando. Bienvenida al mundo de las citas. Siempre mantengo mis oídos
abiertos para escuchar cuales líneas funcionan mejor en las mujeres"

"Me gustaría decírtelo, pero no tengo ni idea. Esas cosas pasan volando por
encima de mi cabeza. Me sorprendió cuando él llamó"
"Eso es porque estas demasiado ocupada pensando en twin-cams (sistemas de
doble eje), sobremarcha, turbo-compresor…" su cerebro luchó por encontrar las
palabras relacionadas con los automóviles "…sistemas de bloqueo anti-frenado"
"Muy graciosa"
Lily sonrió, contenta de que Anna apreciara su sentido del humor “¿Quieres ir a
cenar mañana por la noche?"
"No puedo. Es el cumpleaños de mi padre ¿Qué tal a final de semana?"
Lily hojeó su calendario "Lo siento. Acabo de descubrir que a mi amiga Suzanne la
van a operar el Miércoles y prometí a Sandy que le ayudaría el resto de la
semana"
"Espero que no sea algo serio"
"Es una cirugía de espalda. Ha pasado demasiadas horas de pie en la sala de
emergencias"
"¿Es doctora?"
"Enfermera" por supuesto, los amigos de Anna probablemente eran médicos,
pensó ella.
"Si hay algo que pueda hacer, házmelo saber"
"Eso es muy dulce. Estoy segura de que lo tenemos cubierto, pero voy a decirle a
Sandy de tu oferta"
"Gracias. Entonces intentémoslo de nuevo la próxima semana ¿de acuerdo?"
"Por supuesto ¿Y si te llamo el domingo? Me puedes contar todo sobre el juego en
San Diego" y lo bien que la habrás pasado con el guapo, de mandíbula cuadrada
Steve French, pensó Lily tristemente.

***
En su sexagésimo primer cumpleaños, el padre de Anna había pedido su cena de
celebración en el patio exterior. Él siempre decía que sus mejores recuerdos
habían sido las barbacoas alrededor de la piscina en el patio trasero. La madrastra
de Anna, Martine, estaba de pie en la cocina, adornando los platos para servir el

arroz turco y los tomates rellenos al horno. Cinco filetes marinados estaban en el
mostrador, junto al gran pastel decorado.
"¿Puedo ayudarte en algo?" preguntó Anna, dejando caer el regalo en la mesa del
comedor con los demás.
"Puedes decirle a Hal que los filetes están listos para la parrilla"
Ella gritó hacia la puerta trasera llamando a su cuñado y luego se volteó hacia su
madrastra "Entonces ¿te dijo Kim con quién cenamos la otra noche?"
"Dijo que encontraste a la mujer del terremoto. Eso es increíble"
"Lo es. Después de buscarla tanto tiempo, aparece de la nada. Y escucha esto.
Resulta que también me estaba buscando. Perdió mi número de teléfono en el
hospital y nunca nos dijimos nuestros apellidos"
"Kim dijo que era muy agradable"
"Lo es. Y fue conmigo al juego de los Dodgers el domingo"
"Apuesto a que tenían mucho de qué hablar" dijo Martine.
"Si así es" Anna pellizcó un pepino de la ensalada, pensando en sus
conversaciones con Lily "Es graciosa. Hablamos todo sobre el terremoto la otra
noche con Kim y Hal, pero no creo que lo mencionáramos ni una vez el domingo"
"Tal vez las dos tienen que cerrar ese episodio"
"Sí, puede ser" Anna sabía que tenía suerte de tener una buena relación con su
madrastra, tanto que se sentía perfectamente cómoda pensando en Martine como
si fuese su madre. Le debía eso a la manera tolerante de Martine y su
determinación de asumir a Anna como a una hija cuando todos ellos se
convirtieron en una familia, de la misma manera su padre había recibido a Kim
"Realmente es una observación interesante. Voy a tener que preguntarle a Lily
sobre eso"
"Por cierto, debo advertirte que tu padre se siente un poco emocional hoy. No te
sorprendas si te abraza y comienza a llorar"
"¿Y eso por qué?"
"No estoy segura, pero creo que está tratando de decidir si este es su peor año o
el mejor"
"¿Por qué?"

"Porque casi te perdió en el terremoto, pero luego saliste. Fue las dos cosas a la
vez: terrible y milagroso. Después, su amigo Morty murió. Y creo que todavía está
molesto por lo de Scott"
Anna suspiró. Kim y Hal sabían de la infidelidad de Scott, pero les había pedido
que no dijeran nada a nadie. No servía de nada poner a Scott como uno de los
malos, sobre todo al darse cuenta que habían otras cosas inadecuadas en su
relación de las que ella era responsable "¿Haría que se sintiera mejor si le digo lo
bien que me siento?"
"No lo sé. Podría hacerle sentir peor. Cree que tú y Scott actuaron
precipitadamente"
Lo habían hecho…cuando se habían casado en primer lugar "¿Cómo crees que
debería manejarlo?"
"No lo sé, Anna. Sólo pensé que debías saber cómo se siente, solo en caso de
que se emocione"
"Gracias"
La cena fue un asunto muy animado después de todo, pensó Anna. El estado de
ánimo de su padre estaba mejor de lo que esperaba, tomando en cuenta lo que
Martine le había dicho. Ella había evitado deliberadamente el tema de Scott,
hablando en su lugar del tema de Lily "…y ella estaba tratando de encontrarme,
pero no sabía mi apellido. Estaba preguntando por Anna y todos los registros
tenían Christianna"
"Pero dijiste que no había estado en el hospital cuando revisaste ¿Había sido
dada de alta?" preguntó Martine.
"No, fue llevada a un hospital diferente al que me dijeron. Y se quedó allí cuatro
días, justo como yo"
"Me agradó mucho" dijo Kim "Y también a Hal. Ella es muy agradable"
"Entonces deberías invitarla la próxima vez que tengamos una fiesta" dijo Martine.
"Nos gustaría conocerla ¿No es así, George?"
Durante los últimos minutos, Anna se había dado cuenta, por el rabillo del ojo, que
su padre le había estado observando pensativamente. Había tenido cuidado de no
hablar sobre Scott y su única referencia al terremoto había sido el jubiloso
hallazgo de su salvadora perdida.

"Entonces ¿qué hará todo el mundo este fin de semana?" preguntó su padre,
ignorando la pregunta de Martine.
"Salir en el barco" dijo Hal alegremente.
"Salir en el barco" Kim repitió con un gemido, dirigiéndose a Anna con voz
suplicante "¿Vienes con nosotros?"
"Lo siento. Voy al juego de los Dodgers en San Diego"
"¿Con quién?" preguntó su padre.
"Steve French" dijo vacilante, sabiendo que podría ser un punto de referencia de
Scott. Se limitó a seguir el consejo de su hermana y hacer más cosas con sus
amigos. Y ya que había preparado su mente para no pensar en esta salida como
una cita, realmente estaba animada por hacerlo.
"¿Con Steve French?" preguntó a su padre, obviamente sorprendido "¿No es muy
pronto para ese tipo de cosas?"
"¿Qué tipo de cosas? Sólo somos amigos. Fui a su palco la semana pasada para
el juego de los Rojos y él sabe que soy una fanática de los Dodgers"
"No lo sé, cariño. Él es nuestro gerente de cuentas. Ya sabes lo que dicen de
mezclar negocios y placer"
Kim se puso de pie para ayudar a recoger los platos "Oh, por el amor de Dios,
papá. Anna no va a correr y fugarse"
Anna aprovechó la apertura y siguió su ejemplo, agarrando una pila de platos y
siguiendo a su hermana a la cocina "Tenías que ir y hablar de fugarse. Ahora no
va a dormir en toda la noche"
Kim se rió "Lo sé. Pero me vuelve loca cuando sale con una de las suyas. Debes ir
y divertirte"
"Tengo la intención de hacerlo. Pero has escuchado lo que dije. Esto no es una
cita"
"Bien"
Anna se sintió obligada a defenderse de todos modos "Steve es un buen chico y le
gustan los Dodgers tanto como a mí. Estoy siguiendo tu consejo sobre hacer
amigos"
"Y no pierdes nada en absoluto si son amigos guapos"

***
Lily se estiró en el sofá para agarrar el teléfono, sin quitar los ojos de la batalla en
el campo de juego de la UCLA con los Cardenales de Stanford. Recién salida de
la ducha luego de haber limpiado su apartamento y lavado su coche, ahora llevaba
una camiseta grande en azul y amarillo, con el logo de su alma mater. Sus
amados Bruins de la UCLA ya estaban arriba 7-0 en el primer cuarto.
"¿Hola?"
"Entonces ¿cómo sabías que Steve French era un desgraciado?"
El juego de fútbol desapareció de su mente al reconocer la voz y sonrió "Anna,
estoy bien. Gracias por preguntar"
"Déjame ser tu guía en el reconocido Hotel Coronado en San Diego. Estamos en
el baño de damas del vestíbulo principal del Hotel, construído con madera de
caoba y estamos admirando los accesorios de latón pulido que adornan los
lavabos de mármol finamente tallados"
"¿Qué demonios estás haciendo en el baño del Hotel?"
"¡Esa pregunta es personal!" dijo Anna con fingida indignación "Steve sugirió el
Hotel para cenar y me detuve aquí para lavarme"
"¿Y pensaste en llamarme para decirme que tu cita es un desgraciado? Eso ya lo
sabía"
"Es peor de lo que pensabas. No vas a creer esto. Vinimos aquí para cenar ¿no?
Sólo una buena comida para terminar el día. Así que vine al baño de mujeres y
cuando salí, él estaba en la recepción, guardando su cartera y recogiendo una
tarjeta-llave de un cuarto"
"Estás bromeando"
"No lo estoy. No lo podía creer, así que esperé a que saliera a la terraza. Luego fuí
a la recepción y pregunté si había reservado una habitación. Al principio, la mujer
no me quiso decir, pero le dije que estaba aquí para cenar con él y pensaba que
merecía saber sus intenciones"
"¡Ese canalla!"
"Eso no es lo peor. Ella dijo que él había pedido una cama king-size con vista al
mar y una botella de champán en una hielera"

Aunque ya estaba hastiada de Steve French, Lily no podía creer lo pomposo que
el hombre era "¡Qué idiota arrogante!"
"Sí. Iba a fingir una migraña, pero parece que no tendré que fingirla, después de
todo. Ya me ha empezado. Estoy pensando en alquilar un coche y conducir a
casa"
"¿Sufres de migrañas?"
"A veces"
"¿Qué te parece si manejo hasta allá y te recojo? Podría estar allí en unas dos
horas y media" comenzó a subir las escaleras para ponerse sus vaqueros.
"No podría pedirte que hagas eso"
"¿Qué pasa si tu dolor de cabeza empeora? ¿Qué vas a hacer?"
"Supongo que pararía y encontraría un lugar para pasar la noche"
"Entonces olvídalo. Dile a Steve French que se vaya a la mierda. Estaré allí a
las…" se dió la vuelta para revisar su reloj "…a las nueve" luego se puso un
suéter con cuello en V y un par de zuecos.
"Bueno, no me puedo quedar en el baño hasta entonces. Tal vez vaya a cenar y
dé un paseo por la playa ¿Estás segura, Lily? San Diego está lejos y manejar de
ida y vuelta es muy pesado"
"Voy saliendo por la puerta ahora" Katharine solía tener migrañas, así que Lily
sabía lo fuerte que podrían ser. De ninguna manera iba a dejar que Anna
condujera sola a casa con una de ellas.

***
Hizo buen tiempo en la autopista de San Diego y entró en el círculo del valet del
Hotel a las 8:50 "Estoy aquí para recoger a alguien" le dijo al joven que llevaba un
casco tipo colonial, que se había acercado a tomar las llaves.
"Lily"
Se volteó hacia la voz y de inmediato sonrió "¡Hey! ¿Cómo está tu cabeza?"
"Acechando. Si puedo llegar a casa y meterme en la cama antes de que estalle, tal
vez no sea tan malo"

"Vamos, entonces" sintiéndose repentinamente protectora, tomó a Anna por el
codo y le guió hasta el coche, donde metió la mano por la ventana y abrió la
puerta del pasajero.
"¿Te he dicho que sé donde puedes conseguir una buena oferta para un coche
nuevo?" dijo Anna con una sonrisa.
Lily se dirigió nuevamente hacia la autopista 5, presionando para obtener más
información acerca de cómo Anna había botado a Steve French.
"Le dije que no apreciaba que fuese tan presuntuoso y trató de decirme que
pensaba que yo debería refrescarme o algo así"
"Oh, claro ¿Cómo qué, en un tocador de cuatrocientos dólares?"
"Sí y luego le pregunté por el champán y en ese momento se convirtió en una
masa de gelatina. Creo que fue entonces cuando se le ocurrió que acababa de
cabrear a uno de sus mayores clientes"
"Hubiese dado cualquier cosa por ver eso"
"Fue todo un espectáculo" de repente Anna hizo una mueca y apretó la palma de
su mano contra la frente.
"¿Estás bien?"
"Creo que sí. Sólo tengo que cerrar los ojos"
"Levanta esa palanca al lateral y reclina el asiento. Puedo detenerme y conseguir
algo si crees que ayudaría"
Anna se inclinó en el asiento "Así está bien ¿Por qué no me hablas de tí, así yo no
tengo que hablar? ¿Cómo es tu familia? ¿Cómo es que decidiste ser abogado?"
La mayoría de los amigos de Lily sabían que era adoptada, pero sólo Sandy y
Suzanne eran conscientes de que su madre biológica le había descuidado y había
abusado de ella. Nunca quiso que la gente sintiera pena por ella o peor aún, que
pensaran que podría ser una inadaptada desde sus primeros años de vida. Pero
confiaba en Anna para decirle la verdad y comenzó su historia mientras Anna se
relajaba en el asiento delantero con los ojos cerrados.
"Bien, vamos a ver. Nací en Oakland. Mi madre biológica tenía dieciséis años y
vivía principalmente en las calles o donde pudiera encontrar una cama para pasar
la noche" miró a Anna quien se había volteado para verla mientras hablaba
"¿Estás segura que quieres oír esto?"

"Por supuesto"
"Lo que sé acerca de la primera parte de mi infancia proviene de los archivos de
los servicios sociales. No tengo idea de quién es mi padre, pero al parecer, pasé
por mucho cuando era una bebé, mi madre pasó por todo lo que pudo
pasar…drogas y alcohol…y probablemente prostitución. Cada vez que iba a la
cárcel, yo iba a una casa de acogida. Viví en un montón de casas de acogida
mientras ella acumulaba un récord criminal" miró nuevamente a Anna, quien había
cerrado sus ojos "¿Quieres que te ahorre todo esto para más tarde, para que
puedas dormir?"
"No, es interesante. Sigue hablando"
"Está bien, voy a saltar directamente a la parte buena. El día más afortunado de mi
vida fue cuando cumplí siete años. Fue entonces cuando los del servicio social me
pusieron en una escuela de San José, donde una hermosa joven llamada Eleanor
Stewart era maestra de primer grado. No sabía quién era, pero la quería y nunca
había tenido esa sensación anteriormente. Así que trabajé duro y me comporté de
la mejor manera, porque ella siempre me decía lo orgullosa que estaba de mí.
Habría hecho cualquier cosa por ella para obtener su aprobación. Empecé a sacar
buenas notas, pero entonces en el servicio social trataron de cambiarme
nuevamente y me escondí en el guardarropa, así que no tendría que ir a ninguna
casa. La señorita Stewart me encontró y pidió a servicios sociales que si podía
quedarme con ella. Ellos dijeron que sí y es por eso que fui tan afortunada"
"Esa es la historia más increíble. No puedo creer que no me lo contaras cuando
estábamos en el terremoto"
"No le digo a todo el mundo de donde vengo, Anna. No quiero que la gente sienta
pena por mí. Tuve un comienzo difícil, pero mi mamá…y siempre que digo mamá,
me refiero a Eleanor Stewart…me dió todo lo que necesitaba para que mi vida se
normalizara y permaneciera así. Cuando ella presentó los papeles para
adoptarme, mi madre biológica apareció de repente, queriéndome de vuelta
porque se enteró que el gobierno le daría dinero por cuidar de un niño. Fue
entonces cuando mamá encontró a Katharine Fortier. Era abogada en servicios
familiares como yo lo soy ahora y ella nos ayudó a ganar en los tribunales"
"Tu madre parece excepcional ¿Dices que Eleanor es su nombre?"
"Sí" respondió Lily "Y llegamos a ser buenas amigas de Katharine. Ella fue quien
me convenció de ir a la escuela de derecho y luego cuando me gradué y tomé el
trabajo en Braxton Street, estaba muy emocionada porque estaba haciendo en su
mayoría derecho de familia, como ella"

"Apuesto a que está orgullosa de tí"
"Lo estaba. Ella murió hace un par de años en un accidente de avión en Alaska.
Realmente la extrañamos"
"Lo siento. Eso es muy triste"
"Lo es. No sé lo que hubiese hecho sin ella cuando estaba creciendo. Cuando
estaba en la secundaria, le dije a una de mis amigas que podría ser gay. Pensé
que podía confiar en ella, pero se lo dijo a todo el mundo y eso convirtió mi vida en
un infierno"
"¿Saliste del clóset en la secundaria?"
"No por elección. Me asusté y le dije a mamá y ella me dijo que no era un
problema, que Katharine era lesbiana y que todo resultaría bien. Y sólo para
demostrarte que no existe tal cosa como el gaydar, no tenía ni idea de que
Katharine lo fuera. Pero ambas me dijeron que más o menos sabían eso de mí y
eso fue un poco embarazoso"
Anna se rió entre dientes "Puedo verlo. Debe ser vergonzoso que la gente te
conozca mejor que tú misma. Pero tuviste suerte de tener ese tipo de apoyo"
“Créeme, lo sé. No estaría aquí si no fuese por ellas, sobre todo por mamá"
Anna se quedó en silencio durante tanto tiempo, que Lily pensó se había quedado
dormida. Entonces Anna se movió y habló "¿Sabes lo que acabo de descubrir?"
"¿Qué?"
"Esto va a sonar cursi, pero creo que lo que tuviste que pasar cuando eras
pequeña, fue lo que te hizo superar el terremoto"
Lily se sorprendió por la profundidad de la evaluación de Anna. Se dio cuenta que
probablemente había mucha verdad en ello y le llenaba de orgullo que Anna
hubiese dicho eso.
"En serio, Lily, tuve que penetrar profundamente en mi interior para encontrar el
valor y la fuerza para seguir adelante. Pero creo que esas cosas son parte integral
de lo que eres"
Lily suspiró y sacudió su cabeza "Eso es probablemente lo más lindo que alguien
me haya dicho"
"Apuesto que mucha gente piensa eso de tí. No tienes ninguna pretensión en
absoluto"

"Tú tampoco la tienes, Anna. Y creo que te estás vendiendo muy bajo cuando se
trata de valor y fuerza. Veo que tienes un montón"
Anna puso la mano en su frente y gimió "Uh-oh, creo que este pequeño dolor de
cabeza se está convirtiendo en una enorme migraña"
"Sólo descansa. Estaré en tu casa en cuarenta minutos"
La última parte de su viaje fue hecho en agradable silencio, con Anna dormitando
y Lily perdida en sus pensamientos acerca de los sentimientos que estaban
creciendo por la mujer a su lado. Cada vez que se daba cuenta de a dónde se
dirigían sus pensamientos, se advertía a sí misma mentalmente. Suzanne estaba
en lo cierto cuando le dijo que enamorarse de una mujer heterosexual no le traería
nada más que dolores de cabeza. Encontró el camino a casa de Anna y se detuvo
en el camino de entrada. Su compañera estaba profundamente dormida.
"¿Anna? Ya estamos aquí" sacudió suavemente su brazo, que se sentía pegajoso
"¿Estás bien? ¿Qué puedo hacer?"
Anna se sentó y presionó dos dedos sobre su ceja derecha "Es una grande. Creo
que voy a vomitar"
Lily salió del auto y le ayudó a entrar a la enorme casa, manteniéndose cerca de la
pared hasta llegar a su habitación en el segundo piso. Como Anna había predicho,
se puso mal tan pronto entró en el cuarto de baño contiguo. Lily humedeció un
paño y tiernamente limpió su rostro mientras Anna se desplomaba en el suelo de
losa.
"Lamento ser tan repugnante. Al menos esperé hasta que estuve fuera de tu
coche"
Lily sonrió suavemente "No es gran cosa ¿Tienes medicina?"
Anna asintió lentamente "Hay un frasco de plástico en la puerta del refrigerador
¿Puedes traerlo?"
"Por supuesto" Lily encontró la medicina y regresó al cuarto de baño con un
pequeño vaso de agua "Aquí tienes"
Anna desenroscó la tapa y tomó una de las cápsulas color amarillo.
Inexplicablemente, sonrió cuando vió el vaso ofrecido "Um…estos son
supositorios. Trabajan más rápido y no tengo que vomitarlo"

"Oh" Lily podía sentir el calor que corrió por su pecho hasta su rostro y sabía que
estaba sonrojada por la vergüenza "Yo sólo…uh, voy a esperar aquí afuera" salió
del baño, cerrando la puerta tras ella.
Cuando Anna salió unos minutos más tarde, se sentó en la cama king-size "Ahora
necesito descansar. La medicina me va a noquear en unos diez minutos"
"¿Quieres que me quede un rato, hasta que estés dormida?"
"No, voy a estar bien" Anna sacó un camisón de seda azul del cajón de la mesita
de noche.
"Hay una llave extra en el cajón de la cocina, debajo del teléfono. Tómala y cierra
por mí ¿de acuerdo?"
Lily asintió "¿Puedo llamarte mañana?"
"Por supuesto"
Anna comenzó a desabrocharse la blusa, dejando al descubierto un sujetador de
encaje. Lily sintió que su cara se ponía roja nuevamente "Espero que te sientas
mejor" nerviosa se inclinó y besó suavemente la frente de Anna.
"Gracias, Lily. Gracias por todo"

***
Anna terminó su última papa frita y limpió sus dedos grasientos en una servilleta
"Me encanta que me ignores cuando te digo que me traigas una ensalada"
Kim se echó a reír, metiendo la última de sus albóndigas en la boca "Sabía que al
momento de sentarte allí, codiciarías la mía si no te traía lo mismo"
Estaban en el despacho de Anna, frente a una pila de papeles impresos "Estoy
pensando en robarte a tu marido"
"Eso harían interesantes las cenas los domingos en la casa grande" así llamaban
a la majestuosa casa de sus padres en Beverly Hills.
Anna sonrió "Me refiero a robarlo de su empresa de contabilidad ¿Qué crees que
diría él?"
"Probablemente consideraría la idea, sobre todo si lo pillas en el día correcto.
Algunos de sus clientes lo vuelven loco"

"Tal vez pudieses darme una mano cuando llegue a casa quejándose y entonces
le preguntaría"
"¿Qué diría George? Siempre le ha gustado la firma de Morty Schneider"
Anna pensaba que necesitaban un experto financiero dentro de la empresa, pero
su padre no estaba de acuerdo "Sí, pero tal vez no le importe tanto ahora que
Morty está muerto"
"Y ¿cómo te fue en tu cita en San Diego? ¿Te casarás otra vez?"
Anna puso los ojos en blanco "Creo que es más seguro decir que Steve y yo
hemos decidido ver a otras personas"
"Así de mal ¿eh?"
Anna le relató el fiasco, terminando con el rescate de Lily y su migraña.
"Fue amable de su parte" dijo Kim con una seriedad que Anna sabía no iba a durar
"Definitivamente deberías mantenerla como amiga, porque estoy segura que yo no
hubiese conducido todo el camino a San Diego de ida y vuelta por tí"
"Lily es mejor persona de lo que tú eres"
"Tengo que estar de acuerdo" arrugó el papel de su sándwich y lo arrojó hacia el
bote de la basura, fallando por unos seis pies "Oops. Tengo una nueva lista de
propiedades en Rosewood que te pueden gustar. Cinco dormitorios, garaje para
tres coches, biblioteca, casa de huéspedes ¿Quieres verla esta tarde?"
"¿Qué haría con todas esas habitaciones?"
"Tienes razón. Sólo deberías tener una casa rodante estacionada en la parte
trasera"
Anna resopló, tratando de no sonreír "¿Qué tipo de motores tienen esas casas
rodantes?"

***
"Lilian Stewart" dijo la voz familiar en un tono áspero.
Anna se sorprendió. No sonaba en absoluto a la tolerante Lily que ella esperaba
"Parece que alguien está teniendo un mal día"
Lily suspiró "Sí, estoy teniendo un día de mierda"

"Oh, estoy bien, gracias por preguntar" la línea quedó en silencio y Anna se
preguntó si su broma había llegado en el momento equivocado.
"Lo siento" dijo Lily finalmente "Acabo de recibir una noticia desagradable y olvidé
mis modales"
"¿Qué pasa?"
"Oh, es sólo un recorte de fondos. En nuestra línea de trabajo te acostumbras a
eso. No quise ser ruda contigo"
"Está bien. Estaba llamando para ver si estabas interesada en un almuerzo
temprano. Voy al centro a una reunión y parece que vamos a terminar un poco
después de las once"
"Salir de esta oficina será una buena opción, especialmente para ver un rostro
amable"

***
Anna llegó y surgió la misma emoción de siempre. Lily la presentó como su
compañera sobreviviente del terremoto y todo el mundo en la oficina salió a
saludarla y a hacer preguntas acerca de cómo habían logrado escapar.
Entonces Ana le dió todo el crédito a Lily y Lily se lo devolvió de igual manera.
"¿Lista para irte?"
"Claro" respondió Anna, despidiéndose del personal en la oficina de Lilly.
Recogieron unos sándwiches en una tienda cercana, antes de decidir por un
banco en el parque.
"Entonces ¿qué pasa con tu problema de fondos?" preguntó Anna.
"Hay un programa llamado Kidz Kamp que patrocina viajes de campamento para
los niños que están en casa de acogida. Mi jefe, Tony, el sujeto que conociste en
la oficina, es el director ejecutivo y todos en la oficina nos turnamos con el
personal de servicios sociales o el personal de justicia de menores para sacar a
estos chicos. Lo hemos hecho durante casi cuatro años, pero ahora el fondo ha
sido cortado"
"¿Quién era tu patrocinador?"

"Hemos tenido una subvención de la Cámara de Comercio, pero están cambiando
sus prioridades por los programas después de la escuela. Estoy segura que es
una buena causa, pero nosotros hemos mantenido algo bueno. A los niños les
encanta, los padres de crianza reciben un descanso y todos los voluntarios tienen
la oportunidad de desarrollar confianza con los niños que vemos en el trabajo"
Anna pensó en la presentación de la Cámara de Comercio que había visto el día
del terremoto y los posteriores debates entre los miembros para respaldar los
programas después de la escuela "Desearía haber conocido más acerca de tu
programa. Hubiese tratado de mantenerlo en funcionamiento"
"¿Estás en la Cámara?"
Anna se estremeció "Soy la tesorera"
Los hombros de Lily se desplomaron "¿Supongo que no hay nada que puedas
hacer en este momento?"
Anna negó con la cabeza "No, finalizamos nuestro presupuesto hace un par de
meses ¿Hay otras agencias que pudiesen estar dispuestos a ayudarles?"
"Tal vez, pero parece que tenemos una brecha. Tony dijo que iba a tratar de
conseguir un poco de apoyo empresarial para cubrir los próximos tres viajes. Eso
nos permitiría tiempo suficiente para escribir una nueva concesión"
"Estoy segura que va a ser fácil conseguir un nuevo patrocinador. Suena como un
gran programa" excepto por la parte del campamento, pensó para sí misma.
"Hmm…estoy teniendo una gran idea"
"Oh, no. No duermo en el suelo"
"Pero soy la única acompañante femenina en el próximo viaje y tenemos tres
niñas en la lista ¡Por favor, por favor, por favor!"
"¡No, no, no! No me gustan los bichos. Ni las serpientes"
"Pero es divertido"
"No para mí. Ahora, si alguna vez necesitas ayuda para llevarlos a una obra de
teatro o a un museo, me apunto. Yo no..."
" Eres muy quisquillosa"
"No soy quisquillosa, soy refinada"
"Eres quisquillosa"

***
Anna se detuvo en el complejo de apartamentos donde vivía Lily antes de las ocho
de la mañana del domingo, para encontrar a Lily esperando en las escaleras de su
apartamento. El campamento no era para Ana, pero disfrutaba de las excursiones
ocasionales en el barco con Kim y Hal y hoy lo disfrutaría aún más porque Lily les
acompañaría.
"No puedo esperar. Esto va a ser muy divertido" dijo Lily, tirando su mochila en el
asiento trasero mientras subía.
"¿Vas mucho de paseo en bote?"
"No, sólo una vez con algunos amigos en la escuela de leyes. Pero me encantó"
"¿Qué tanto traes?"
"Sólo las cosas que dijiste…protector solar, una chaqueta…y ropa seca en caso
de que me empujes al agua"
"Bien pensado. Me siento animada"

***
Hal estaba listo para ponerse en marcha al llegar a la Marina. Estaba un poco frío
cuando partieron, pero se calentaron rápidamente cuando el sol se elevó aún más.
Anna se sentó junto a su hermana en los cojines en la parte posterior de la
embarcación…o en la popa, como Hal siempre le corregía…mientras que Lily
hacía de copiloto, recibiendo una lección de Hal sobre las características de la
embarcación.
"Es muy divertida" dijo Kim, señalando a Lily "Y le está alegrando el día a Hal,
preguntándole todo sobre el bote ¿Crees que está siendo amable o mi marido
realmente es tan fascinante?"
"¿En realidad estás sugiriendo que pudimos haber juzgado mal al sujeto en todos
estos años?"
"Nah, no puede ser. Creo que Lily se entretiene fácilmente"
"Bueno, me preocuparía por cualquier persona que encontrara a Hal entretenido"
Lily eligió ese momento para echarles un vistazo. Cuando se dió cuenta que ella y
Hal eran objeto de su diversión, les sacó la lengua y les dió la espalda con

arrogancia. Quince minutos más tarde, estaba orgullosa llevando el barco por su
cuenta.
"Entonces ¿qué era tan gracioso?" Hal exigió cuando se deslizó sobre el cojín al
lado de Kim.
"Estábamos tratando de decidir si Lily estaba muy interesada en la lección del
barco o si sólo estaba siendo amable" dijo Kim.
"¿No se te ha ocurrido que ella es agradable y yo soy interesante?"
Anna se echó a reír, dejándolos para que debatieran sobre los méritos engañosos
de Hal, mientras ella se ponía el traje de baño de una sola pieza de varios colores.
Entonces tomó asiento en el banquillo del copiloto junto a Lily, quien estaba de
puntillas, con la barbilla levantada, mirando por encima del plano azul brillante.
"¿Tienes problemas para ver la proa, enana?"
"¿Todavía pensarías que eres graciosa cuando nos encontremos navegando con
una vela en tu cuello, Amazona?" Lily se volteó hacia ella y su mandíbula se aflojó.
Acostumbrada a ser admirada, Anna reconoció su mirada. Al parecer, Lily no
esperaba verla en traje de baño. Por su mirada fija, sin duda parecía aprobarla.
"¿Usas tu traje de baño?"
"Uh, sí"
Anna nunca se había maravillado con sus propias facciones, hasta que comenzó a
trabajar con Nikki, el entrenador personal que se había hecho cargo de la terapia
física de su pierna. Estaba orgullosa de su duro trabajo y si Lily estaba admirando
su cuerpo, estaba bien por ella. De hecho, no estaba segura de por qué le
importaba, pero le gustaba pensar que Lily le encontraba atractiva.
"Parece que haces entrenamiento"
Repentinamente tímida, Anna sólo pudo sonreír y mirar hacia otro lado "Lo hice
por un tiempo, pero lo dejé"
"Si dejarlo te hace lucir así, me puedes dar un empujón"
Anna se echó a reír. Detrás de sus gafas de sol, lanzó una mirada a Lily mientras
descartaba su camisa y pantalones cortos, revelando un traje de baño
aguamarina. De repente, fue el turno de Anna para echar un vistazo. Lily tenía
piernas musculosas, disminuyendo en las caderas hasta llegar a una cintura
diminuta. Sus hombros y brazos parecía fuertes y ágiles y sus pechos parecían

más grandes de lo que lucían en su traje de ropa casual. Anna casi rió mientras se
preguntaba qué pensaría Lily si supiera que sus pechos estaban siendo objeto de
estudio ¿Cómo era posible que alguien como Lily no tuviese una novia? No sólo
era hermosa a la vista, sino que era inteligente, divertida y compasiva y se había
mostrado como una gran amiga ¿Por qué no estaban todas las lesbianas solteras
de Los Ángeles lanzándose hacia ella? A Anna no le preocupaba mucho la
respuesta. En lugar de eso, le gustaba que Lily estuviese pasando tiempo con ella.
Ellos navegaron hacia el norte a lo largo de la pintoresca costa de California,
regresando a media tarde. Cuando el sol empezó a desvanecerse, se pusieron
sus ropas y chaquetas y Anna se envolvió en una manta de la cabina que estaba
debajo. Al ver como Lily temblaba mientras el viento soplaba a través de su ligero
jersey, ella extendió sus brazos y la invitó a acurrucarse en el interior. Cuando Lily
se puso delante, Anna cerró la manta alrededor de ellas y de inmediato eso evocó
un recuerdo de cuando ella la había acercado mientras ella luchaba por respirar
en el centro comercial derrumbado. Una sensación de pánico le invadió
repentinamente y apretó a Lily fuertemente contra su pecho.

***
Lily movió sus hombros, hundiéndose más profundamente en el asiento de cuero
para pasajeros del vehículo de Anna. Estaba cansada por su paseo, pero era un
cansancio feliz. De acuerdo a su opinión, el día no pudo haber ido mejor. Ella y
Anna ahora estaban más cercanas, aunque era difícil decir exactamente por qué.
Algo sutil había pasado entre ellas mientras se acurrucaban debajo de la manta,
algo cálido y familiar. Fuese lo que fuese, había vencido la inseguridad persistente
que Lily había albergado sobre sus diferencias. Anna tenía razón. Ellas serían
grandes amigas.
"Me alegra que hayas venido con nosotros" dijo Anna "Kim y Hal también lo
están...especialmente Hal, porque en realidad te preocupaste por su bomba de
achique"
"Pobre Hal. Él no se pone peor por su barco, como alguien que conozco por su
coche"
"Lo sé, pero los coches son fascinantes"
Anna maniobró en el estacionamiento del complejo de apartamentos, indicando
que el día llegaba a su fin, a menos que a Lily se le ocurriera una idea para
alargarlo "¿Quieres entrar? Podría pedir una pizza"

"Eso suena mucho más divertido, que el conteo de las cifras de ventas del
segundo trimestre con mi papá. Por desgracia, tenemos que hacer el informe
mañana a primera hora"
"¿Tienes que trabajar un domingo por la noche?"
"Por lo general no. Se suponía que íbamos a hacerlo el jueves en la mañana, pero
tuve esa reunión con la Cámara" Anna le sorprendió cuando apagó el motor y salió
del coche "Deja que te ayude con tus cosas"
Todo lo que Lily traía era su mochila y una toalla húmeda, pero no le importaba
que Anna caminara a su lado "Gracias por invitarme hoy. Me lo pasé muy bien"
"Bueno. Lo haremos nuevamente si lo deseas. Ellos me invitan prácticamente
cada semana, así que házmelo saber"
Lily suspiró dramáticamente "Vas a tener que ir sin mí la próxima semana. Me voy
de campamento...sola"
"Así es"
No mucha solidaridad, pensó Lily. Pero obtuvo algo mucho mejor cuando Anna le
envolvió en un abrazo y le besó en la sien, antes de regresar a su coche. Todo lo
que Lily pudo hacer fue quedarse estática mientras se despedía.

Capítulo 7
"Lilian Stewart" Lily respondió con entusiasmo, reconociendo el número que
aparecía en su pantalla.
"Buenos días, Lily ¿Cómo estás?" la voz de Anna era jarabe dulce.
"¡Hey, bien por tí Amazona! Tus habilidades sociales están brotando"
"No dejes que eso salga. Otros podrían elevar sus expectativas"
"Lo mantendré entre nosotras ¿Qué pasa? Por cierto, me lo pasé muy bien ayer.
Sé que ya lo dije, pero aun pienso en ello"
"Sí, yo también. Y Kim llamó hace unos minutos para dejar una invitación abierta
siempre que lo desees, por lo que todo lo que tienes que hacer es decirlo"
Lily miró su calendario. Después del Kidz Kamp, debía hacer un viaje a San José.
"Tal vez podamos hacerlo nuevamente en pocas semanas. Tengo que ir y ver a
mamá pronto"

"Lo que me lleva a otra pregunta...me preguntaba si…hipotéticamente hablando,
por supuesto…una persona decidiera ir, por ejemplo...de campamento ¿qué tipo
de equipo podría necesitar para ello? Hipotéticamente hablando, por supuesto"
Lily se enderezó, muy emocionada por ésta conversación y hacia donde parecía ir
dirigida "No creo que se necesite mucho. Tal vez sólo un saco de dormir, una
mochila, unas buenas botas de montaña y algunos cachivaches para realzar su
comodidad" hizo una pausa y añadió "Hipotéticamente hablando, por supuesto"
"Por supuesto. Así que si uno tuviese que…hipotéticamente hablando…decidir
que alguien necesita dicho equipo ¿dónde podría ese alguien encontrar ayuda
para elegir lo correcto?"
"Oh, creo que alguien podría estar disponible la noche del miércoles para
acompañar a esa persona a una tienda y seleccionar los artículos"
"¿A las seis y media?"
"A las seis y media"
Lily colgó el teléfono y dió toda la vuelta a su silla. Entonces se levantó y caminó
rápidamente por el pasillo hasta la oficina de Tony. Asomando la cabeza a través
de su puerta, le dió la buena noticia "Tengo otra mujer para Silverwood Lake"
"¿Quién es?"
"¿Recuerdas a mi amiga la del terremoto, la mujer que se detuvo aquí la semana
pasada para ir a almorzar conmigo?"
"¿Anna? Créeme, ningún hombre olvidaría a alguien como ella"
No le gustaba cómo había sonado eso. Tony no era especialmente guapo, pero
tenía una manera de ser tan encantadora que a las damas les encantaba "Ella va
a viajar conmigo y tengo que pedirte un gran favor"
"Por supuesto. Lo que sea"
"Quiero que...la dejes en paz"
Él le dió una mirada confusa "¿Te refieres a dejar en paz a Anna? ¿Cómo no
invitarla a salir?"
"Exactamente. Acaba de pasar por un divorcio difícil y ustedes los chicos le han
hecho pasar un mal rato" Anna había demostrado que podía cuidar de sí misma,
pero Lily no quería que se sintiera incómoda, especialmente con alguien de su
oficina "Quiero que tenga un buen y relajado fin de semana"

Él asintió con la cabeza "No hay problema. Seré un perfecto caballero"
Ella se suavizó, esperando que no hubiese sonado muy mandona "Estoy segura
que siempre has sido un perfecto caballero. Es sólo que no quiero que ella sienta
ningún tipo de presión"
"No la tendrá, Lily. Y me alegra que vaya"
"Yo también"
Regresó a su oficina, contenta por la forma en que la conversación había ido.
Sería un desastre si Tony le caía encima. Anna necesitaba un descanso de
sujetos insistentes.

***
El RAV4 tomó su camino a lo largo del camino boscoso hasta llegar al área del
campamento. Anna contó tres hombres y seis niños que ya estaban montando las
carpas y acomodando los implementos de cocina. Uno de los hombres era Tony,
el jefe de Lily, a quien había conocido el otro día.
"Debemos darnos prisa" dijo Lily "Pronto oscurecerá y conseguir una comida
caliente la primera noche de campamento, hará del fin de semana un buen
comienzo"
"Eso tiene sentido" dijo Anna. El viaje a Silverwood Lake, al norte de San
Bernardino, había tomado casi tres horas, la mayor parte habían navegado en el
tráfico de Los Ángeles para salir de la ciudad. Lily dijo que este era su lugar
favorito para acampar, porque tenía todo lo que a los niños les gustaba hacer:
pesca, natación, senderismo y canotaje. Anna decidió que también le gustaba
cuando vió los baños cerca. Estaba sintiéndose cada vez más incómoda mientras
salían de la ciudad. Después de la salida de compras con Lily, había acordado
consigo misma dejar atrás las comodidades del hogar. Lo que le tenía con los
nervios de punta eran las tres chicas que estaban en el asiento trasero. Rosa y
Carlotta de once años de edad quienes eran gemelas que reían y cuchicheaban
entre sí en español. Lateisha, una niña de nueve años de edad, afro-americana,
estaba silenciosa, mirando por la ventana perdida en sus pensamientos. Lily les
dedicaba a las gemelas un diálogo ocasional, preguntando acerca de la escuela,
sus amigos y de las cosas que les gustaba hacer. Pero Anna se contuvo. Dudaba
que nadie en este viaje, además de Lily, tuviese ningún interés en escuchar a una
ingeniero mecánico que vivía en Bel Air y vendía coches de lujo. Así que como
Lateisha, también se mantuvo en silencio.

"Haré que las gemelas me ayuden a levantar la tienda" dijo Lily "¿Por qué no
ayudan tú y Lateisha sacando los suministros de la parte trasera del coche?
Pueden apilar los alimentos en esa gran mesa de picnic y todo lo demás cerca de
la tienda"
"Está bien" aunque estaba preocupada por estar a solas con la niña callada, Anna
estaba contenta de hacer algo más que sólo estar sentada. Mantenerse ocupada
haría que el fin de semana pasara más rápido.
Abrió la cajuela y trató de darle sentido a donde pertenecía cada cosa. Cuando
Lateisha se acercó, Anna rompió el hielo "¿Alguna vez has acampando
anteriormente?"
La niña se limitó a sacudir la cabeza.
"Bueno, esta también es mi primera vez. Supongo que las dos tenemos mucho
que aprender este fin de semana" cuando Lateisha no respondió, Anna supo que
tendría que pensar en algo más atractivo "¿Qué tal si me das una mano con este
cooler? Es bastante pesado para una sola persona" juntas arrastraron su carga a
donde Tony había apilado los suministros de cocina.
"Anna, me alegra verte nuevamente" dijo Tony tendiéndole la mano para un
apretón "¿Quién es tu ayudante?"
"Ella es Lateisha. Es muy fuerte para tener nueve años. Lo cual es bueno, porque
no podría haber cargado este cooler por mí misma" la pequeña finalmente le dió
una sonrisa tímida, la primera señal de que Anna estaba rompiendo su silencio.
"Puedo ver lo fuerte que es. Si necesitan alguna ayuda adicional, sólo házmelo
saber"
"Oh, creo que podemos manejarlo" ambas se dirigieron nuevamente a la RAV4
para terminar su tarea.
Mientras trabajaba para organizar el equipo de cocina, Tony le presentó a los otros
líderes, Jack y Matthew. Jack era un oficial de admisión del centro de detención
juvenil. Cuatro de los niños en este viaje estaban a su cargo, explicó él, porque se
habían metido en problemas por robo, vandalismo o peleas en la escuela. El otro
hombre, Matthew, era el cuñado de Jack. Lily le había dicho que le encantaba
cuando estos dos venían juntos, porque traían sus dos canoas.
Los dos chicos de Tony, como Lateisha y las gemelas, estaban en casas de
acogida. La mayoría de los niños tenían antecedentes de problemas, explicó él, a

menudo problemas de conducta. No era de extrañar que Lily hubiese deseado que
otra mujer le acompañara.
Dos horas después de llegar al campamento, todo el mundo estaba descansando
alrededor de una fogata.
"Excelentes espaguetis, Tony" dijo Lily acariciando su barriga.
"Gracias, muchas gracias. Guarden sus aplausos"
Uno de los chicos se puso de pie y lanzó su plato de papel en el fuego "¿Cómo es
posible que tú tengas que cocinar? Ellas deberían haber cocinado" dijo él
haciendo un gesto hacia Anna y Lily.
Tony se echó a reír "Por una parte, me gusta cocinar. Y por otra, todos nos
turnamos haciendo diferentes trabajos. No importa si éres un hombre o una mujer"
"Pero es trabajo de mujeres"
"Si yo pensara de esa manera, me moriría de hambre, porque vivo solo"
"Entonces necesitas una esposa" sostuvo el muchacho.
"Tienes razón. Necesito una para que mis fotos familiares sean más bonitas, pero
no necesito una para que cocine"
El respeto de Anna por Tony estaba aumentando.
Lily se inclinó y le susurró al oído "A Sandy le dió un ataque hace un par de años,
porque todos los hombres actuaban como si las mujeres deberían esperar por
ellos. Se negó a ir nuevamente, a menos que todo el mundo rotara sus puestos de
trabajo"
"Bien por ella"
"Bien por todos. No le hará daño a estos chicos adquirir un poco de respeto por lo
que sus madres tienen que hacer. Por cierto, estaremos a cargo del desayuno en
los próximos dos días"
"¿Habrá algún autoservicio por aquí?"
Lily golpeó su costilla con el codo "¿Significa eso que no cocinas?"
"Estás a punto de averiguarlo. Tú y estas desafortunadas personas"
Poco después de las diez, los chicos fueron enviados a las tiendas de campaña
para instalarse, mientras que los cinco adultos planeaban el día siguiente. Jack y

Matthew querían llevar primero a sus chicos a pescar y luego ir de excursión por la
tarde. Los otros optaron por explorar el sendero en la mañana y nadar en la tarde
si se calentaba.
Arrastrándose en su tienda de campaña, Lily y Anna descubrieron que las
gemelas habían trasladado sus sacos de dormir hacia el lado derecho, mientras
que Lateisha había movido el suyo hacia el izquierdo. Eso les dejaba en el medio,
una junto a la otra.
A medida que se acomodaban, Carlotta descubrió el secreto de su hermana.
"Rosa tiene miedo a la oscuridad"
"Sabemos lo que se siente al estar en la oscuridad ¿no es así?" preguntó Lily
empujando a Anna.
"Creo que deberías contarle a las chicas esa historia"
"Buena idea" a excepción de algunos detalles truculentos, Lily les contó la historia
de cómo habían estado atrapadas en el centro comercial y como habían
encontrado su camino de regreso en la oscuridad "Solía dormir con una luz
encendida en la noche, pero desde el terremoto, no la he necesitado más"
Al no obtener respuesta, Anna se dió cuenta que las tres niñas se habían quedado
dormidas "Bueno, disfruté escuchar la historia nuevamente"
"Yo también"
En la noche, una pequeña mano sacudió a Anna despertándola "Tengo que ir al
baño" chilló Lateisha.
"Iré contigo" Anna abrió la cremallera de la tienda, tratando de hacer el menor
ruido posible.
Encontraron la linterna y los zapatos y caminaron en silencio al baño más cercano.
Sin decir una palabra, se hicieron cargo de sus necesidades y luego regresaron a
la tienda, donde las demás aún dormían "Buenas noches, Lateisha" susurró ella.
Pasó un buen rato y Anna se preguntaba por qué la chica era tan tímida.
Finalmente, escuchó una respuesta silenciosa "buenas noches"

***
Lily se retorció y sacudió, frustrada porque sus pies estaban atrapados bajo las
sábanas. Tardó unos segundos en recordar que estaba en un saco de dormir y en
reconocer el sonido de voces fuera de la tienda. Se incorporó al descubrir que
estaba sola y la luz que entraba por la cremallera de la tienda le indicó que ya era
de mañana. Se puso sus botas y gateó hasta la abertura, sin poder creer lo que
veía. Nueve niños y tres hombres adultos estaban alineados con sus equipos,
cada uno recibiendo una abundante ración de avena y azúcar morena de la Chef
Amazona. Rápidamente agarró su kit y llegó a la parte final de la fila.
"¡Wow! ¿Quién peina tu cabello?" dijo Anna con una amplia sonrisa.
"Supongo que sales de la cama luciendo como Cenicienta cada mañana"
entonces con timidez, levantó su mano para aplanarse el cabello, mientras Anna
llenaba su plato y le regalaba una taza caliente de café.
"Difícilmente...más bien como la Bella Durmiente" Anna llenó su plato de último y
siguió a Lily en busca de un asiento "Creo que me sentaré con Lateisha" dijo ella
señalando un lugar al lado de la chica, sobre un tronco caído cerca del borde del
campamento.
Lily informó a Anna sobre sus continuos esfuerzos por encajar. Los niños
malhumorados como Lateisha eran huesos duros de roer, pero de vez en cuando,
una persona especial llegaba y lograba entrar. Por lo que sabía de Lateisha, la
niña no necesitaba ser salvada, como Eleanor Stewart le había salvado a ella. El
padre de Lateisha estaba ansioso por hacerse cargo de ella, tan pronto como sus
viajes por el extranjero en el ejército terminaran.
Todos levantaron la vista cuando de repente Lateisha comenzó a sollozar. Anna
rápidamente tomó a la niña entre sus brazos, acariciando su cabello trenzado
mientras se balanceaba adelante y atrás. Lily se dirigió hacia ellas, pero Anna
levantó una mano.
Cualquiera que fuese el problema, ella lo tenía todo bajo control. Cinco minutos
más tarde, la niña se había calmado y hablaba libremente con Anna.
"¿Qué fue todo eso?" susurró Lily mientras almacenaban la basura para luego
prepararse para una caminata.
"Su madre acaba de morir. Por eso está tan triste"

Lily no podía creer que estaba escuchando esto por primera vez "Sabía que
estaba esperando que su papá saliera del servicio, pero los de servicios sociales
no dijeron nada sobre su madre. No es de extrañar que haya estado tan callada"
"Sí, le dije que mi madre también había muerto cuando era una niña. Sé
exactamente cómo se siente. Al menos tenía a mi padre"
"Pobre niña"
"Tal vez se relaje un poco ahora que se lo contó a alguien. Yo me quedaré cerca
de ella"
"Eres buena con ella, Anna. Tiene suerte de haberte conocido este fin de semana"
Lily estaba contenta de que Lateisha hubiese encontrado una amiga, pero sabía
que Anna también sería recompensada por llegar a esta niña con problemas.
Estos eran los tesoros que Lily buscaba cuando trabajaba con niños y familias con
problemas. Ningún tipo de compensación monetaria superaba lo que sentía,
cuando sabía que estaba haciendo una diferencia en la vida de alguien. Cuando el
grupo se embarcó en la caminata por la naturaleza, la vista de Anna tomada de la
mano con la pequeña, desencadenó en Lily una oleada emocional. Nunca había
conocido a nadie como Anna Kaklis.
El almuerzo ese día fueron perritos calientes, patatas fritas y galletas, siempre un
éxito con los niños. Si Lily estaba preocupada porque a Anna no le gustara la
cocina al aire libre ya no tenía por qué estarlo. Ella y Lateisha apilaron sus platos y
se retiraron a su tronco caído. De hecho, Anna terminó resultando una veterana
con estas cosas de campamento.
Por la tarde, los chicos decidieron desafiar el agua fría y nadar. Lily y Anna
requisaron las dos canoas para un viaje a través del lago.
"Esto no es tan fácil como parece" dijo Anna. Ella y Lateisha estaban luchando por
evitar varias ramas bajas que colgaban sobre el agua directamente en su camino.
Anna remó de un lado mientras Lateisha remaba del otro y ahora estaban
atrapadas sin remedio.
"Tal vez no, pero definitivamente es entretenido" respondió Lily con aire de
suficiencia. Desde la otra canoa, ella y las gemelas estaban aullando de risa por
su situación, lo que parecía animar aún más a Anna decidida a salir del lío. Se
puso de pie tambaleándose, para llegar a una rama y tratar de empujarlas lejos de
la orilla. Desafortunadamente, Lateisha eligió ese instante para dejar el remo en el
agua y empujar desde el medio de la canoa. Con un grito, Anna cayó de cabeza
en el agua helada.

El primer instinto de Lily fue echarse a reír, pero se contuvo, remando rápidamente
hasta su amiga caída. Apenas conteniendo una sonrisa, observó a Anna
chapotear para encontrar el equilibrio "¿Estás herida?"
"¡N-n-n-no!" Anna temblaba mientras permanecía de pie con el agua hasta la
cintura.
Lily remó más cerca y se inclinó sobre la borda, preguntando con una voz tan baja
que sólo Anna podía escucharla "¿El agua está fría, o sólo estás feliz de verme?"
En un momento, tan rápido como el rayo, Anna se abalanzó sobre ella y la agarró
por la cintura y el cuello "¡Oh, me alegra ver que estás bien!"
Lily se encontró boca abajo en un salto mortal hacia el lago. Cuando emergió,
Rosa y Carlota le estaban mirando en estado de shock. Anna había jalado su
canoa alejándola de las ramas colgantes, colocándola en dirección al
campamento. De un salto, subió y agarró un remo "¡Rema por tu vida, Lateisha!"
"¡Será mejor que remes más rápido, Amazona! Cuando te atrape, vas a lamentar
haber nacido"
Las tres niñas chillaron de risa mientras sus amenazas continuaban. Anna y
Lateisha llegaron a la orilla y arrastraron la canoa fuera del agua y Anna corrió
hacia la tienda de mujeres.
"¿Dónde está ésa Amazona?" gritó Lily, fingiendo ira para diversión de las niñas.
Corriendo entró en la tienda, encontrando a Anna desnuda hasta la cintura, de
rodillas y de espaldas a la cremallera de la entrada. Curiosamente sin habla, Lily
se detuvo en seco.
"Me atrapaste" dijo Anna sin girarse, tirando una camiseta sobre su cabeza.
Olvidando el juego momentáneamente, Lily se sonrojó al reconocer las
sensaciones sensuales que le abrumaron mientras vislumbraba la expansión de la
musculatura de la espalda de Anna. Sin decir una palabra, se movió hacia su
bolso para encontrar algo de ropa seca.
"No estás enojada ¿verdad?" preguntó Anna.
"¿Bromeas? Apuesto a que esas chicas no han tenido tanta diversión en años" y
Lily no podía recordar la última vez que había olvidado cómo hablar.

***
Anna caminó con Lateisha hasta la puerta de su apartamento y tocó "¿Tienes mi
número?"
La niña acarició su bolsillo.
Recordando como Lily había perdido su número, Anna le dijo con seriedad "Ponlo
en un lugar seguro cuando llegues a tu habitación ¿de acuerdo? Y quiero que me
llames todos los domingos hasta que llegue tu padre ¿Trato hecho?"
Una anciana salió a la puerta "¿Te divertiste?"
Lateisha asintió con la cabeza y comenzó a entrar en el apartamento.
"Hey, espera un minuto" Anna se agachó y abrió los brazos. Lateisha corrió hacia
ella y le dió un fuerte abrazo "Eres muy dulce. Y no pierdas mi número de
teléfono"
"Gracias por cuidarla" dijo la mujer.
"Nos alegramos de tenerla"
Anna regresó a la camioneta encontrando a una Lily sonriente "¿Qué?"
"Nada" Lily se limpió los ojos.
"¿Ésas son lágrimas?"
"Eso fue tan dulce"
Anna rodó los ojos "¿Qué? ¿Pensaste que estaba hecha de piedra?"
"Sé que realmente no querías venir, pero que estuvieses con nosotros en este
viaje fue lo mejor que le pudo haber pasado a ella"
"Me gusta. Ella es un encanto y entiendo por lo que está pasando"
"Apuesto a que serás una gran madre uno de estos días. Si eso es lo que quieres,
así será"
"Es curioso que digas eso. Recibí una llamada de mi ex-marido el viernes antes de
salir del trabajo. Quería informarme que se va a casar nuevamente"
"Seguro que no perdió el tiempo"
"Se va a casar con la madre de su hijo, con quien probablemente debió haberse
casado desde el principio"

"¿Estás bien con eso?"
Anna mantenía la mayor parte de sus sentimientos acerca de Scott para sí misma,
porque no quería que la gente le juzgara con dureza, pero se sentía cómoda
hablando con Lily de todo "Para ser honesta, estaba algo perturbada cuando me lo
dijo por primera vez. Realmente no sé por qué. Ya no tengo ese tipo de
sentimientos por él"
"¿Qué crees que fue?"
"Creo que tal vez estaba algo celosa. Él tendrá a una familia completa, como la
que pensó tendría conmigo"
"Puedo ver cómo eso te molesta"
"Sí, pero lo superaré. Supongo que tendré hijos un día de estos. Odio todo eso del
ensayo y error para casarse con un padre adecuado"
"¿Quién dice que tienes que hacerlo? Hay un montón de maneras de tener hijos"
Anna había pensado en alternativas hacía unos años, cuando estaba preocupada
por perder sus mejores años reproductivos "No lo descartaría ¿Qué hay de tí?
Eres buena con los niños"
"Me encariño particularmente con los niños de otras personas" dijo Lily "No me
importaría criar uno, pero no tengo ningún deseo ardiente de dar a luz"
"Suerte que eres lesbiana entonces. He gastado un terrible tiempo en encontrar un
marido que estuviese dispuesto a pasar por eso"
Lily estaba en problemas y lo sabía. Lo que ahora sentía por Anna estaba mucho
más allá de una simple amistad y estaba en el camino para que le rompieran el
corazón. Era sólo cuestión de tiempo.

***
El sábado por la noche, recogió comida china y se dirigió a Sherman Oaks para
cenar con Sandy y Suzanne. Había rechazado a regañadientes una invitación para
ver una película con Anna, porque había estado descuidando a sus amigas
durante semanas. Suzanne estaba casi totalmente recuperada de su operación en
la espalda y con ganas de volver al trabajo.
"¿Estás loca?" Suzanne estalló cuando Lily le confesó que estaba enamorándose
de Anna.

"No es como si pudiese evitarlo, Suzanne. Ella es inteligente e interesante. Me
hace reír. Es amable y generosa" Lily quería añadir la palabra hermosa a su lista,
pero sabía que haría que la diatriba de Suzanne fuese aún peor "Deberías haberla
visto la semana pasada, con una de nuestras niñas de las casas de acogida. Esa
niña apenas había dicho una palabra en tres meses y en el momento que la dejó
en casa, ya eran las mejores amigas. Anna incluso le dió a la niña su número de
teléfono"
Sandy puso el último plato en el lavavajillas y se sentó a su lado en la mesa de la
cocina "Suzanne tiene razón, Lily. Anna va a romper en pedazos tu corazón. No es
que no pueda ser una buena amiga para tí. Es evidente que ya lo es y las dos
compartieron una experiencia increíble en ese centro comercial. Pero sabes que
ella no puede corresponder a los sentimientos que tienes hacia ella. Sólo vas a
hacerte daño a ti misma si sigues con esto"
"No sigo nada" sostuvo Lily. Ellas tenían razón, pero no podía soportar la idea de
alejarse de la primera mujer en años, cuya compañía le gustaba tanto.
Se las arregló para escuchar cortésmente como Suzanne le explicaba sus planes
para renovar el baño de la planta baja, todo el tiempo estuvo pensado en lo terrible
que sería si Anna rompía la amistad porque ella hubiese cruzado la línea.
Después de casi un sombrío adiós, agarró su chaqueta y se dirigió a casa.

***
Anna ajustó los datos en la hoja de cálculo y volvió a trazar los resultados. Las
ventas del tercer trimestre aumentaron un 11 % con respecto al año pasado,
gracias a la aparición precoz de los modelos del año siguiente. A este ritmo,
Premier Motors tendría su mejor año.
Su padre apareció en la puerta de su oficina "¿Estás pensando en quedarte toda
la noche?"
"Podría hacerte la misma pregunta ¿Cómo es que todavía estás aquí?"
"Estaba hablando con Brad acerca del personal de ventas. Él piensa que
deberíamos...qué fue lo que dijo...añadir un poco de diversidad. Creo que si
tenemos promociones de ventas, ellos irán con los que estén más calificados.
Todo lo demás me parece una discriminación"
Anna se alegró de escuchar que Brad había abordado el tema con su padre, quien
había estado fuera del circuito de contratación durante bastante tiempo. Era su

idea lo de traer más diversidad, sobre todo porque dos de sus tres principales
vendedores eran minoritarios y el tercero era una mujer "Es un buen negocio tener
una enorme personal de ventas, papá. La gente quiere sentir que su distribuidor
es parte de su comunidad"
"Lo entiendo. Pero esto es Beverly Hills, no Chinatown" se sentó en uno de los
sillones frente a su escritorio.
"Sin embargo, somos más que Beverly Hills. Somos el mayor distribuidor de BMW
en el sur de California. La gente viene de todas partes de la región para comprar
aquí ¿Cómo te sentirías si fueses a un concesionario y todo el mundo que trabaja
allí es mexicano?"
"Me daría la vuelta y saldría"
"¿Por qué?"
"Porque imaginaría que esos coches eran para mexicanos, no para sujetos
griegos viejos, grasientos y malhumorados"
"No eres tan gordo"
"Todo esto es tu idea ¿verdad?"
"Sí" dijo ella sonriendo con satisfacción "Estamos gastando mucho dinero en
publicidad para que la gente de aquí venga a mirar nuestros coches. Quiero que
todo el que entre por esa puerta…hombre, mujer, blanco, asiático,
hispano…sienta que un BMW es para gente como ellos"
El rostro de su padre se torció en una sonrisa "¿Qué sigue? ¿Tendremos
guarderías?
"Puede ser. Si ayuda a nuestro negocio ¿por qué no?"
"Entonces ¿cómo es que no estás con Hal y Kim esta noche?"
"Pasarán la noche en el barco. Tres sería multitud. Quería ver una película con
Lily, pero fue a cenar con sus amigas esta noche"
"Lily…has estado viéndola mucho desde que se encontraron"
"Hemos hecho algunas cosas juntas. Realmente es una persona muy interesante.
Por supuesto, lo supe desde la primera vez que nos conocimos"
"Y tú dijiste...¿que era gay?"

"Así es" Anna sabía que su padre luchaba un poco cuando se trataba de
cuestiones de tolerancia, pero ella y los demás le habían ayudado a aceptarlo a lo
largo de los últimos años, incluso habían logrado que él firmara para otorgarle
beneficios a las parejas de los que trabajaban en Premier Motors "Tal vez tú y
mamá puedan conocerla pronto. Sé que te gustará. A todo el mundo le cae bien"
Él gruñó y se levantó de la silla "Voy a terminar la noche. Tengo que descansar
hasta conseguir que mi viejo cuerpo griego no-gordo esté listo para el campo de
golf mañana"
Anna rió entre dientes "Olvidaste lo de malhumorado"

***
Desde su oficina en el segundo piso, Lily observó con deleite como Anna salía de
su coche y se dirigía rápidamente hacia la entrada de su edificio. La idea de que
Anna se sintiera lo suficientemente cómoda con su amistad como para darle una
sorpresa dejándose caer para almorzar, le llenaba de satisfacción. Lily llegó
rápidamente a su cajón superior sacando su espejo compacto y comprobar su
aspecto. Entonces, para no estropear la sorpresa de Anna, agarró su bolígrafo y
arrastró unos papeles para dar la impresión de estar absorbida en su trabajo.
Oyó voces en el área de recepción, una de ellas de Anna, pero no podía entender
lo que decían. Momentos después, todo quedó en silencio y se preparó a sí misma
para escuchar el zumbido de su teléfono intercomunicador o ver una cabeza
asomarse por su puerta.
No sucedió ni una cosa ni la otra.
Sin poder soportarlo más, miró por la ventana, convencida de que se había
confundido acerca de la identidad del visitante. Pero sin duda era Anna y ella iba
nuevamente de regreso a su coche…con Tony.
"¿Cómo pudo él hacer eso?" no había querido gritar, pero ya era demasiado tarde.
Lauren y Pauline se apresuraron a su oficina.
"¿Qué pasa?" preguntó Lauren.
Lily observó sus rostros curiosos, luchando por encontrar alguna manera de hacer
girar su arrebato en algo razonable "Acabo de ver a Tony que salía. Tenía que
preguntarle algo"
"Sólo fue a almorzar. Dudo que vaya a tardar mucho"

"¿Esa era...quien era...?"
"Era Anna Ka…algo" dijo Pauline "Esa amiga tuya que vino hace un par de
semanas"
"Anna Kaklis. Ella fue con nosotros al Kidz Kamp" dijo Lily desplomándose en su
silla.
"¿Qué pasa, Lily? ¿Hay algún problema?" preguntó Lauren.
Lily podía engañar a Pauline, pero Lauren la conocía mejor y sabía que algo le
estaba molestando.
"En realidad no. Es sólo que le pedí a Tony que no le molestara. Ella ha pasado
recientemente por un mal divorcio"
"No fue Tony" dijo Pauline "Ella fue quien le llamó y le pidió que salieran"
Lily pensó que iba a vomitar. Siempre había pensado que Tony era el tipo de
individuo que una mujer debería elegir, un hombre que se preocupaba por las
personas menos afortunadas, un hombre que amaba a los niños. Pero la idea de
Anna saliendo con su jefe, era más de lo que podía soportar.
Lauren y Pauline volvieron a sus escritorios, dejándola en su miseria. Una hora
más tarde, el BMW de Anna regresó y Tony salió solo. Lily echaba humo por la
sonrisa satisfecha en el rostro de él.
Para empeorar las cosas, pronto llevó su brillante sonrisa hacia su puerta "Es un
día hermoso, Lily"
"Te dije que Anna estaba pasando por un momento difícil. No puedo creer que te
hayas aprovechado de ella de esa manera"
Su sonrisa se desvaneció "Pero ella...crees que no debería…oh, espera" de
repente, él sonrió nuevamente, esta vez más ampliamente y para Lily, más
exasperante que la primera vez "Lily, eso no era una cita. Era una reunión de
negocios" él sacó un sobre de su bolsillo y lo puso sobre su escritorio.
Lily lo recogió, tomando nota de la etiqueta de Premier Motors. Dentro había un
cheque de la concesionaria, a nombre de Kidz Kamp, lo suficiente para cubrir su
presupuesto anual.

***
Lily se quedó sin aliento cuando atravesó el portón abierto de la casa Kaklis, la
casa grande, como Kim la había llamado. Lo era. En su desgastada camioneta, se
sentía terriblemente fuera de lugar. La invitación de Kim para asistir a la cena
celebración por el cumpleaños número 32 de Anna había sido una agradable
sorpresa, pero mientras estacionaba entre los BMW, no pudo dejar de sentirse
cohibida.
Anna abrió la puerta con una mirada de asombro.
"¡Sorpresa!" Lily entró dándole un ligero abrazo.
"No puedo creer que mi hermana sea tan buena para guardar secretos"
"Ella me dijo que no dijera una palabra"
"Y ella me dijo que su coche no arrancaba. Así que, por supuesto, vine corriendo
para revisarlo"
Lily se echó a reír, pensando que Anna era la única mujer en Los Ángeles que
caería en esa trampa, solo por el hecho de que realmente quería revisar el coche.
"Permíteme que te presente a todos"
Mientras Anna caminaba por la majestuosa casa, Lily reparaba en el esplendor de
la fina casa, ricamente decorada con obras de arte y antigüedades. Una vez en el
patio trasero, fue arrastrada de la mano hacia una mesa con sombrilla, donde Kim
y Hal estaban sentados con una pareja mayor que supuso eran los padres de
Anna.
"¿Cómo está mi primera oficial favorita?" preguntó Hal con entusiasmo.
"¡Hey, compañero! Se supone que yo debo ser tu primera oficial favorita" se quejó
Kim, golpeando levemente con su mano el estómago de su marido. Lo empujó
hacia un lado para abrazar a Lily "Me alegra que hayas podido venir"
"Yo también. Gracias por invitarme"
Anna se movió junto a su madrastra "Lily, me gustaría que conocieras a mi madre,
Martine"
"Encantada de conocerla, señora Kaklis"
"Y yo estaré encantada de conocerte, siempre y cuando me llames Martine"
"Y él es mi padre, George"

Lily le hubiese reconocido en cualquier parte, ya que Anna tenía su misma altura,
su color y sobre todo sus hermosos ojos azules "Señor Kaklis"
"Llámame George"
Anna cerró el círculo del grupo regresando a su lado "Mamá, papá, ella es mi
querida amiga, Lily Stewart"
La reacción de George Kaklis le recordó a Lily su primer encuentro con Kim. Se
adelantó a abrazarla y luego se apartó para mirarla de arriba a abajo "No puedo
decir lo feliz que estoy de conocer a la mujer que salvó la vida de mi hija"
"Sabe, ella siempre dice eso, pero he descubierto que por lo general deja de lado
la parte donde ella salvó la mía. Yo no estaría aquí si usted no hubiese criado a
una hija tan valiente"
Kim se inclinó y les dijo "Hal y yo le hemos llamado la Sociedad de Admiración
Mutua ¿No es desagradable?"
La cena estuvo muy animada, con una gran cantidad de conversación y risas. Lily
fue acribillada con todo tipo de preguntas.
"Así que, Lily, supongo que no estás casada" dijo Martine.
"Eso es correcto"
Hal le guiñó un ojo "Anna nos contó algo gracioso que dijiste cuando estaban en
esa tienda de novias en el centro comercial ¿Qué fue?"
Anna repitió la ocurrencia de Lily de su peor pesadilla y mientras todo el mundo se
reía, Martine, obviamente, no lo entendía.
El susurro de Kim fue lo suficientemente alto como para que todo el mundo en la
mesa lo escuchara "Lily es lesbiana, madre"
El rostro de Martine se volvió rosa brillante. También susurró en voz alta "¡Oh, lo
siento!"
Lily rió y también susurró "No se preocupe. Estoy bien con eso"
"Quiero decir...yo solo... ¿por qué estoy susurrando?"
Lily disfrutó por completo durante toda la cena. La familia Kaklis era muy divertida
y obviamente eran muy afectuosos unos con otros. Al ser criada por una madre
soltera, nunca había experimentado este tipo de vida familiar. No que se
quejara…la vida con Eleanor Stewart había sido perfecta en lo que a ella se

refería…pero era interesante ver la dinámica entre hermanos, así como el
intercambio familiar entre George y Martine. Esa era la vida que Lily quería para
todos los niños con los que trabajaba en el sistema de casas de acogida.
De todos en la mesa, George era un enigma. Lily pensaba que era genuinamente
amable, pero algo ocurría bajo esa superficie, como si estuviese reteniendo el
juicio hasta que aprendiera todo lo que pudiese de ella "Lily, tengo curiosidad
¿Alguna vez te sentiste discriminada en el trabajo?"
"¿Quiere decir debido a mi estatura?" supuso que estaba hablando sobre su
orientación sexual y la pregunta le sorprendió.
"No, me estaba preguntando si el prejuicio es tan malo en el sistema judicial como
en el mundo de los negocios. Yo no me considero prejuicioso, pero tengo que
confesar que siempre he rehuido contratar a personas que son tan abiertos sobre
sus preferencias sexuales. Anna y yo estábamos hablando de eso el otro día.
Queremos que nuestros clientes sientan que pueden hacer negocios con alguien
con quien se puedan relacionar"
Lily se erizó ligeramente, haciendo todo lo posible por entender como George
Kaklis podía sentir de esa manera y no considerarse prejuicioso. Por alguna razón,
no era un tabú hablar abiertamente de las preferencias sexuales si uno era
heterosexual. Pero no quería ofender al padre de Anna, por lo que trató de no
tomarlo como algo personal.
"¿No vende BMWs a los gays y a las lesbianas?" miró a Anna para comprobar si
se estaba sobrepasando con su respuesta. Para su disgusto, Anna miraba a su
padre pensativa, como si estuviese considerando su argumento.
"Sí, estoy seguro que lo hacemos. Pero por lo general no anuncian su sexualidad.
No creo que sería conveniente que uno de nuestros vendedores lo anunciara"
"A menos que él o ella fuesen heteros ¿verdad?"
"No tienes que anunciar eso. Es la norma. Creo que los clientes quieren entrar en
la sala de exposición y ver a gente como ellos"
"Eso es el no preguntes, no digas del mundo de los negocios"
Él asintió con seriedad, asumiendo claramente que ella había entendido su
argumento.
Para Lily, la peor parte de todo esto había sido el aparente acuerdo de Anna hacia
este punto de vista Neanderthal. Por otra parte, que George hubiese mencionado

eso, pareció tener un propósito para Lily, como si hubiese tenido la intención de
insultarla.
Se puso de pie y miró alrededor de la mesa los rostros congelados "Debería irme.
Tengo tres casos programados para la corte la próxima semana y tengo que
prepararme. Espero que hayas tenido un buen cumpleaños, Anna" volviéndose
hacia Kim y Hal añadió "Gracias por incluirme en sus planes. Puedo encontrar el
camino a la salida" rápidamente se dió la vuelta y se fue.
"Papá, eso no fue lo que hablamos"
"Pero Anna…"
"En realidad, fue todo lo contrario" dijo ella poniéndose de pie para ir en busca de
Lily. Pero había subestimado el ímpetu de Lily al alejarse y se sorprendió cuando
llegó a la puerta de entrada y vió que el RAV4 desaparecía más allá de la cerca.
Furiosa, regresó al patio donde su padre se encontró con su mirada enojada,
aparentando pura inocencia.
"¿Qué fue todo eso?" exigió ella "Sabes que tenemos personas gays en la
concesionaria. Incluso firmaste sus beneficios" en toda su vida, nunca le había
hablado a su padre en ese tono de reclamo y el impacto quedó claramente
registrado en todos los rostros de la familia Kaklis.
"Anna, lo siento. No quise decir nada ofensivo. Estaba pensando en nuestra
conversación y me preguntaba si ella tenía algún problema donde trabajaba"
Su padre parecía verdaderamente arrepentido, pero lo que no le gustaba era su
reciente actuación de mente estrecha, tanto si se trataba de las minorías en el
trabajo o de una lesbiana que estaba de invitada en su casa "Tú y yo
terminaremos esta conversación, pero ahora mismo, tengo que ir a pedirle
disculpas a mi amiga por tu mala educación" comenzó a marcharse, pero se
detuvo en la puerta corrediza de cristal "Gracias a todos por la fiesta. Lo
siento…pero me tengo que irme"
"Espera, Anna" Kim se levantó para seguirla hasta la puerta "¿Estás bien?"
"No puedo creer que solo me haya quedado allí sentada, Kim. No tenía idea que
ella estaba tomando las palabras de mi padre de corazón y debí parecerle una
engreída"
"No sé lo que le pasa a papá, pero Lily seguramente sabe que tú no sientes de
esa manera" tomó los hombros de Anna y la miró directamente a los ojos "Tú y

Lily se preocupan la una por la otra y necesitas ver de qué va esto. No dejes que
papá decida eso"
Anna se quedó muda por las palabras de su hermana ¿Ver de qué va esto?
Finalmente encontró su voz "Yo...no se trata de eso, Kim"
"Sea lo que sea, no dejes que papá te presione de una manera u otra. Él ya lo hizo
con Scott"
Con las palabras de su hermana clavadas en su mente, se dirigió a buscar a Lily.

***
Lily giró hacia la autopista, furiosa consigo misma por no mantener la boca
cerrada. Había actuado como una niña consentida "Arruiné la cena. Arruiné la
fiesta de Anna. He arruinado todo. Así se hace, imbécil" dijo en voz alta,
golpeando el volante.
El RAV4 respondió con un chisporroteo y redujo la velocidad drásticamente. Lily
se deslizó al carril de la derecha y salió de la autopista. Para su alivio, vió una
estación de servicio Chevron adelante mientras el coche continuaba
desacelerándose, pero estaba claro que no iba a llegar "¡Maldita sea ! ¿Qué más
podría…?" se detuvo de pronto, recordando la última vez que había hecho una
pregunta así y el suelo había desaparecido bajo sus pies.
El RAV4 finalmente se apagó al llegar a la orilla, a unos escasos diez metros de la
estación ocupada. Tenía un montón de gasolina, un montón de aceite...el
indicador de temperatura estaba justo en el medio. Eso era todo lo que conocía
sobre un coche.
Con su bolso colgado en el hombro, salió del auto y se dirigió a la estación de
gasolina, contenta de ver que tenían un garaje y un mecánico de turno. Explicó su
problema al dueño de la estación y un joven llamado Chuck fue enviado a revisar
su auto. No había lugar para sentarse en el interior, por lo que volvió a salir y
esperó junto a la puerta por el veredicto.
Chuck regresó y habló con el dueño, quien lo siguió hasta el coche nuevamente.
Otros diez minutos pasaron antes de que regresaran con ella.
"Su alternador está dañado y dos de los soportes están oxidados. Me sorprende
que no se haya caído por el camino"
Lily suspiró "¿Cuánto va a costar arreglarlo?"

"A decir verdad, no creo que valga la pena repararlo. Lo próximo a
descomponerse será el distribuidor y quién sabe que más siga después de eso"
Ella lo siguió al interior, donde él empezó a hojear un catálogo "Le daré
setecientos dólares por el" dijo finalmente.
"¿Qué?"
"Tengo un amigo que puede desbaratarlo y sacar las partes, pero no va a sacar
mucho de eso"
"¡Setecientos dólares!" sabía que su coche estaba viejo y gastado, pero no tenía ni
idea de que estaba conduciendo un depósito de chatarra "Los neumáticos solos
valen ciento cincuenta cada uno"
El hombre se encogió de hombros "Eso es lo mejor que puedo hacer.
Probablemente le costará unos doscientos sólo remolcarlo a alguna parte"
Lily buscaba su teléfono cuando escuchó el sonido familiar, el tono de llamada
especial que había programado para cuando Anna llamara. Tenía que afrontar las
consecuencias por su comportamiento temerario. Después se ocuparía de su
coche.
"Anna, siento mucho haberme ido tan furiosa. Perdí la cabeza"
"No, Lily. No hiciste nada malo. Lo que papá dijo estuvo mal y debí haber dicho
algo. Hago toda la contratación en la concesionaria y no entiendo de qué
demonios estaba hablando. Soy yo quien necesita ser perdonada"
"No, no es así. Estaba en una celebración en casa de tu padre. Él tiene derecho a
sus opiniones. Debí haber controlado mi temperamento. Y he arruinado tu fiesta.
Lo siento mucho"
"No fue tu culpa. Y él no tenía derecho a dar esa opinión"
Lily se sintió mejor con Anna, pero aún se sentía muy mal por la escena que había
protagonizado.
"¿Dónde estás? Fui a tu apartamento"
"Estoy en Henderson Avenue...en una estación de Chevron...con el coche muerto"
"Veo que has aprendido las palabras mágicas para que vaya corriendo"

***
"Sí, es un gran vehículo" dijo Lily "No tengo ninguna duda que es la mejor
camioneta en la carretera y mucho más. Es sólo que está un poco fuera de mi
presupuesto. Demasiado, en realidad"
Estaban fuera de horario, un sábado por la noche en Premier Motors, pero Lily
estaba recibiendo el trato VIP, viendo las nuevas X3 en la sala de exposición. Era
tentador…de cuero, equipada, potente y cargada hasta con campanas y silbatos.
Cuando añadía los impuestos y los costos del concesionario, el precio incluso del
modelo más antiguo, era de más de cuarenta mil dólares.
"Puedo conseguir una buena oferta. Conozco al dueño"
"Estoy segura que lo harías. Pero incluso con una buena oferta, es más de lo que
he ahorrado para una casa. Debería estar buscando un Suzuki o un Kia"
Anna frunció el ceño y sacudió la cabeza con evidente desaprobación "Mira, Lily
¿Qué pasaría si pudieras conseguir el X3 por el mismo precio que uno de esos
otros coches? Digamos, veinticinco mil ¿Cuál preferirías tener?"
"El X3, por supuesto. No soy una idiota. Pero no puedo dejar que bajes tanto el
precio de ese coche. Este es un negocio"
"Es más que un negocio, sin embargo…" Lily se volteó para interrumpirla, pero
Anna levantó su mano "Escúchame. Todavía tengo un pequeño problema con mi
pierna cuando no puedo estirarla por completo. Si voy a pasar tanto tiempo en tu
nuevo coche, como lo hice en tu viejo RAV4, entonces quiero que tengas algo que
sea cómodo para mí. Estoy en condiciones de ayudarte a conseguir algo bueno ya
que soy la dueña del lugar. Tengo autos en demostración...usados..."
Lily estaba casi convencida, sobre todo si Anna podía aconsejarle sobre un
vehículo usado. Hizo un gesto hacia la rodilla de Anna "¿Todavía te molesta?"
"A veces "
Lily pensó en el largo viaje desde San Diego, de ida y vuelta, hacia Silverwood
Lake. Se sintió muy mal al darse cuenta que Anna probablemente había tenido
mucho dolor todo el tiempo, pero era demasiado amable para decir algo "Bien
¿qué puedo conseguir por treinta mil?"
Anna sonrió triunfalmente. Entonces agarró a Lily de la mano y la arrastró a través
de la puerta de cristal rumbo a la parte trasera del concesionario "¿Te gusta el
color plata?"

Capítulo 8
"Probablemente deberías frenar un poco" dijo Anna con suavidad.
"¡Mierda! Voy a noventa y cinco millas" Lily aflojó el pie del acelerador y bajó la
velocidad a una respetable velocidad de ochenta millas por hora. Todavía iba a
alta velocidad, pero estaban en el tramo de la Interestatal 5 de Los Ángeles "No
puedo creer cuán poderosa es esta cosa. Me encanta"
Un conductor había entregado el X3 plateado, un modelo de demostración con
más de diez mil kilómetros, al apartamento de Lily la tarde del domingo. Anna
había ignorado su oferta de treinta mil, fijando el precio final en veinticinco mil,
financiado durante cuatro años a un porcentaje bajísimo. Era el mismo trato que le
habían dado a Kim o Hal y ella se alegraba de poder hacerlo por Lily.
“No llevo suficiente dinero en efectivo para sacarte de la cárcel" advirtió Anna
"Tendrás que pasar la noche allí"
El tráfico era bastante ligero para un viernes por la noche. Las dos habían dejado
temprano sus trabajos para conseguir ventaja rumbo al norte de San
José. Anna estaba contenta por la oportunidad de acompañar a Lily a visitar a su
madre. Había escuchado hablar mucho de Eleanor y no podía esperar para
conocer a la mujer a quien Lily le atribuía haberle rescatado de un futuro terrible.
"¿Crees que pueda convencer a tu mamá para que me cuente historias de la
pequeña Lily Stewart?"
"Estoy segura que lo hará ¿Te pusiste en contacto con tu amiga?"
"Sí, voy a encontrarme con ella en San Francisco para cenar mañana por la
noche. Eres bienvenida a acompañarnos"
"Gracias, pero ustedes tienen mucho de qué ponerse al día"
"Ni lo digas. La última vez que ví a Liz fue en mi boda hace casi dos años. Ella no
lo podía creer cuando le dije que acababa de conseguir el divorcio"
"¿Ella conoce la historia completa?"
Anna negó con la cabeza "Las únicas personas que saben son tú, Kim y Hal"
"Oh" Lily la miró y luego volvió su atención a la carretera "Creo que pude haberle
dicho algo a Sandy y a Suzanne. Lo siento"

"Está bien. Ellas no conocen a Scott. Es sólo que no quiero que la gente que lo
conoce, piense que es una persona terrible. No lo es. Sólo la jodió. Todos lo
hacemos"
"Todavía no puedo creer que lo hayas tomado tan bien. Cualquier ser humano
habría estado furioso"
Anna estaba consciente que otros estaban más molestos por el comportamiento
de Scott que ella misma "¿Sabes lo que creo que fue? Creo...nunca le he contado
esto a nadie, así que por favor no digas nada ¿de acuerdo?"
"Por supuesto que no"
"Creo que en un nivel subconsciente lo ví como una salida. Me sentí justificada
dejándolo, sobre todo porque pensé que en realidad él podría estar mejor con
Sara que conmigo. Sentía como que podía terminar con él sin hacerle daño"
"¿Eras tan infeliz?"
"No exactamente" Anna había dado vueltas a través de sus sentimientos, más
desde su charla con Kim acerca de a dónde le llevaría esto "Me dí cuenta que no
era tan feliz como quería serlo. Y eso era mi culpa, porque en primer lugar, nunca
debí casarme"
"¿Entonces por qué lo hiciste?"
"Buena pregunta. Supongo que pensé que era el momento. Tenía treinta años y
ya había alcanzado todo lo que buscaba. Había estado pensando acerca de tener
hijos. Cuando conocí a Scott, parecía que las cosas habían encajado en su lugar.
A él le gustaba quien era yo. Él quería las mismas cosas"
"¿Lo amabas, Anna?"
"Eso pensaba. Yo solo…es vergonzoso decir esto"
"No tienes por qué avergonzarte, pero si no quieres hablar de ello, está bien"
"Creí que estar casada sería más que añadir sexo a la amistad. Pero no fue así.
Amaba a Scott, pero no como quería. Cuando descubrí lo de Sara y el bebé, lo
que más me molestaba era que no me molestaba lo suficiente"
Aunque las luces del tablero brillaban sobre el rostro de Lily, Anna no podía
distinguir su expresión. Sin embargo, conocía a Lily lo suficientemente como para
saber que no habría ningún rastro de juicio. Lily alejó una mano del volante y

palmeó su brazo "Odio pensar que pasaste por todo eso tú sola. Hubiese deseado
estar cerca para que pudieses hablar de ello"
Anna cerró su mano sobre la de Lily. Era agradable tener una amiga tan cercana,
alguien a quien podía tocar libremente, ya sea a través de un abrazo o un beso en
la mejilla o simplemente sosteniendo sus manos como lo hacían ahora "Lo
estabas. Si no me hubieses hecho hablar de esto en el centro comercial, podría
haber regresado a casa con Scott y seguir así. En cambio, llamé a mi abogado
desde el hospital y él preparó los papeles"
"Me alegra que hayas dejado esto atrás, Anna. Mereces ser feliz"
"Todos lo merecemos"

***
Poco antes de las diez, Lily dió vuelta en la acera frente a una pequeña casa de
dos pisos estilo victoriano. Anna agarró su maletín y siguió a Lily por la acera
hacia el porche iluminado. La puerta principal se abrió y apareció una mujer
modesta de unos sesenta años. En algún lugar de su mente, Anna recordó la
imagen de esta mujer, de pie junto a la camilla de Lily mientras la subían en la
ambulancia, en el centro comercial Endicott.
"¡Hola, cariño! Estoy tan contenta de que estés aquí" las dos se abrazaron con
fuerza, con devoción inconfundible. Pasó un largo momento antes de que se
separaran.
"Mamá, quiero que conozcas a alguien muy especial. Ella es Anna Kaklis. Anna,
esta es mi madre, Eleanor Stewart"
Anna alargó su mano hacia la mujer mayor, pero Eleanor no hizo lo mismo. Ella
acercó a Anna y le abrazó con fuerza "Gracias por salvar a mi hija"
En una escena ya familiar, Anna respondió en su forma habitual "No hay de qué.
Pero no podría haberlo hecho si ella no me hubiese salvado primero”
Entraron en la casa acogedora y se encontraron con un perro de caza hermoso
"Este es mi chico Chester. Nunca ha visto a un extraño, así que probablemente te
seguirá alrededor de la casa. Si te pone nerviosa, simplemente empújalo"
Siguiendo el ejemplo de Lily, Anna dejó el maletín junto a la escalera, antes de
seguir a Eleanor a la pequeña sala de estar. La habitación tenía una acogedora

mecedora y un sillón para los ocupantes humanos de la casa y una manta de
franela extendida en el suelo para el adorable perro.
Chester tomó su lugar en el centro de la habitación mientras ella y Lily se
acomodaban en el sofá, pero luego él cambió de opinión y vino a sentarse a los
pies de Anna, siguiendo todos sus movimientos con sus ojos marrones caídos.
"Hola, chico. Dicen que eres dócil" dijo ella extendiendo su mano para rascarle
detrás de las orejas.
"¿Tuviste un buen viaje en ese auto nuevo?" preguntó Eleanor.
"Fue grandioso" respondió Lily "Te llevaré a dar una vuelta mañana y Anna te
podrá mostrar todas las características. Ni siquiera he aprendido todo lo que trae
todavía"
Eleanor se dirigió a Anna "Tenías que haber visto a Lily cuando obtuvo el Toyota.
Durante toda la primera semana, lo estacionó allí bajo la farola y se acostaba con
sus cortinas abiertas para que al levantarse pudiera mirarlo"
"Tenía diecisiete años, mamá"
Anna sonrió a Lily, que estaba ruborizada "Si hay alguien que entiende lo que es
amar un coche, soy yo"
Durante la siguiente hora, Anna y Eleanor hablaron de Lily como si ella no
estuviese en la habitación, incluyendo la versión de Eleanor de cómo Lily había ido
a vivir con su maestra de primer grado. Los hechos, eran los mismos que Lily le
había contado, pero incluía detalles sobre la infancia de Lily y los enfrentamientos
legales por los que Eleanor tuvo que pasar para finalizar la adopción.
Los ojos de Anna vagaron por la habitación mientras hablaban, disfrutando de las
fotos y los adornos. Cuando más tarde recorrieron la casa habitación por
habitación, sus pensamientos se desviaron hacia lo que debió haber sido para Lily
crecer aquí. La casa era cálida, acogedora y llena de amor.

***
Toda la historia de amor de Anna con San Francisco, se desvaneció mientras
cruzaba la calle Guerrero, por cuarta vez, en busca de un lugar para estacionar.
Liz había sugerido Stella, un barrio de moda en el Mission District, a sólo unas
cuadras de donde ella vivía.

Finalmente, encontró a alguien que salió y maniobró su X3 en el pequeño espacio.
En cuestión de minutos, llegó al restaurante, donde fue recibida por su sonriente
amiga.
"Te ves fabulosa ¿Te importa que te diga que el divorcio te ha sentado bien?"
"Me resulta muy agradable" dijo Anna.
"No, en serio. Hablé con Janice la Navidad pasada y me dijo que se había
encontrado contigo"
Al igual que Liz, Janice Ripley era una amiga de la Universidad Cal Poly "Lo
recuerdo. Ella trajo a su novio para ver los coches"
"Creo que él ya no es su novio"
"Bueno. El imbécil terminó comprando un Grand Marquis"
Liz se rió "Tú los juzgas a todos por su coche ¿verdad?"
"Es de lo que sé"
"Entonces no hablemos de mi camioneta"
"No hay muchas personas que se vean bien en una minivan, pero sin duda tú eres
una de ellas" Liz siempre había sido un poco pesada, pero sus rasgos italianos
eran sorprendentes. La tez aceitunada, los grandes ojos marrones y el cabello
negro azabache siempre valieron una segunda mirada.
"Sé que estás bromeando, pero te amo de todos modos. Janice me dijo que
estabas delgada como un palo"
Eso había sido un mes después de enterarse del engaño de Scott "Sí, estaba
pasando por momentos difíciles. Sin embargo, mi apetito ha regresado como una
venganza" dijo ella agarrando el menú con la esperanza de desviar la
conversación "¿Cómo están Rick y Chloe?"
"Están bien. Querían verte, pero te quería toda para mí"
Durante la cena, se pudieron al día, Anna pasando por alto los detalles de su
divorcio y Liz sin dejar nada fuera en relación con su marido y su hija. Finalmente,
pasaron a hablar sobre el terremoto y el encuentro fortuito de Anna con Lilly en los
juzgados.
"¿Alguna vez oíste de Carolyn?" preguntó Liz casualmente cuando la historia
había terminado.

Anna siempre se emocionaba cuando pensaba en Carolyn Bunting, una de sus
amigas más cercanas en Cal Poly. Como estudiantes de segundo año, eran
prácticamente inseparables. Pero cuando regresaron a su último año, Carolyn
estuvo distante, siempre ocupada con otras cosas, con otras personas. Anna se
había sentido profundamente herida y le llevó meses superar el dolor.
"No recientemente. Pero la ví el año pasado en la reunión. Tú y Rick estaban en
Europa, creo"
"¿Cómo estaba ella?"
"Muy bien. Fue muy agradable volver a verla. Hablamos mucho rato. Está viviendo
en Seattle trabajando para uno de los grandes desarrolladores de software. Me
presentó a su pareja, una mujer que trabaja en una oficina frente a los Seahawks"
Anna dejó que las palabras se asentaran por un momento para ver cómo Liz
reaccionaba "¿Sabías en la universidad que Carolyn era gay?"
"Sí, lo sabía ¿Sabías que estaba enamorada de tí?"
Anna sintió que su estómago se apretaba. Un torrente de emociones largamente
escondidas se deslizaron en su conciencia "¿Por qué dices eso?"
"Ella me lo dijo. Me llamó a Sacramento después del segundo año. Me preguntó si
yo pensaba que probablemente tu sintieras lo mismo por ella" Liz respiró
profundamente, como si estuviese nerviosa por lo que estaba a punto de decir "Le
dije que sabía a ciencia cierta que tú no pensabas en las mujeres de esa manera.
Entonces le dije que no era correcto que ella sintiera eso y pretendiera ser tu
amiga"
Anna suspiró profundamente y se recostó en su silla "Bueno, eso explica muchas
cosas. Nunca entendí por qué no quiso seguir siendo mi amiga cuando volvimos
en el otoño"
Liz se inclinó sobre la mesa y tomó la mano de Anna "El problema es que no lo
sabía a ciencia cierta. Le respondí de esa manera porque no quería que ustedes
dos fuesen así. Me tomó mudarme a San Francisco para darme cuenta de lo
ignorante e intolerante que era. Y siempre me he arrepentido de lo que le dije a
Carolyn"
Había tantas cosas que ahora tenían sentido y no sólo con respecto a cómo
Carolyn había actuado. Por primera vez, Anna jugó con la posibilidad de que su
dolor por el abandono se había basado en sentimientos de amor romántico "Estoy
segura que dijiste lo que creías era mejor en ese momento"

"No, no vas dejarme libre de culpa tan fácilmente. Me he preguntado si Carolyn no
era lo que realmente necesitabas, sobre todo después…no me mates…después
de verte con Scott en tu boda"
"¿Qué quieres decir con después de verme con Scott?" Anna hizo un gesto al
camarero para que se alejara cuando él trató de llenar su vaso de agua.
"Le dije a Rick que te veías igual que cuando entregaste tu tesis de grado"
"¿Qué se supone significa eso?"
"Como si hubieses acabado de tachar de tu lista una cosa más por hacer y no
como si te estuvieses casando con el hombre de tus sueños"
Las objeciones de Anna murieron en su garganta. Liz acababa de poner en
palabras las mismas dudas que ella había albergado desde el momento en que
decidió casarse, las dudas que ella estaba empezando a entender.
"Lo siento, Anna"
"No, está bien" se dió cuenta que estaba mirando la servilleta y se obligó a mirar a
Liz "A veces me sentía de esa manera...como si casarme fuese un fin en sí
mismo"
"Y tal vez con Scott, lo era. Pero la razón por la que te digo esto no se debe a
Scott, ni siquiera incluso a Carolyn. Es por tu amiga Lily"
"¿Qué tiene que ver Lily con todo esto?"
"Deberías escucharte hablar de ella. Y la expresión en tu rostro, te lo juro, Anna.
Es lo que debí haber visto con Scott"
Anna estaba asombrada, no sólo por la observación de Liz, sino por darse cuenta
que realmente estaba atraída por Lily de una manera tan poderosa "Lily es
importante para mí"
"¿Importante como yo? ¿O importante como Scott?"
"¿Crees que soy gay?"
"No puedo responder a eso por tí, pero tal vez deberías preguntarte si podrías
aceptarlo si así fuese"
Anna resopló y sacudió la cabeza, segura que la expresión de su rostro dejaba ver
su ansiedad por tener este tema sobre la mesa. La misma reacción que había

tenido la semana pasada, cuando Kim le instó a seguir a Lily y a arreglar las
cosas.
"Difícilmente he pensado en mí misma en los últimos treinta y dos años"
"Ese no es el problema" Liz la inmovilizó en su lugar con una mirada penetrante
"Quizás debas dejar de enfocarte en las cosas equivocadas de tu lista por hacer.
Si Lily resulta ser quien te hace feliz ¿se lo permitirías?"
"Yo no... si...que..." Anna ni siquiera podía formular un pensamiento racional.
"En serio ¿cómo te sientes acerca de que ella sea lesbiana, Anna? ¿Ese aspecto
de ella te interesa?"
"Sí" respondió en voz baja, sintiendo una súbita presión en el pecho mientras
confesaba el secreto que no se había permitido albergar "Si, me interesa"
"A mí me parece que deberías enfrentarlo y ver a dónde va. Al menos date
permiso para considerarlo. Si no es lo correcto para tí, lo sabrás. Pero si lo es,
podría ser tu única oportunidad de ser realmente feliz"

***
"¿Le has contado?" la madre de Lily se unió a ella en el sillón de dos puestos,
esperando el regreso de Anna.
"¿Decirle qué?"
"Que estás enamorada de ella"
Lily suspiró y se volvió hacia la ventana "No, no lo he hecho. Me temo que podría
asustarla"
"No me parece que sea el tipo de persona que se asuste fácilmente"
"No, pero no quiero que las cosas sean incómodas para ella ¿Te imaginas lo que
sería saber que tu amiga tiene sentimientos sexuales que no puedes
corresponder?"
"No tengo que imaginarlo, Lily. Lo viví durante más de veinte años"
Lily estaba segura de haber escuchado mal "¿Qué estás diciendo?"

"Estoy diciendo que, durante veinte años, mi mejor amiga estuvo enamorada de
mí. Ella me lo dijo cuándo tenías ocho años y nuevamente unas pocas semanas
antes de morir"
"¿Katharine?"
"Por supuesto. Y yo la amaba...mucho más de lo que he amado a nadie, pero no
de la manera que ella quería"
"¿Por qué nunca me lo dijiste?"
Su madre se encogió de hombros "Era una de esas cosas privadas, Lily.
Especialmente cuando Brenda apareció"
"Debe haber sido incómodo" dijo ella recordando a la mujer con la que Katharine
había salido durante varios años.
"En realidad no. Por lo que supe, Katharine nunca se lo dijo"
"Pero..." Lily no podía entender cómo esa amistad había resistido esa situación
"¿Alguna vez te molestó saber que ella sentía de esa manera?"
"No ¿por qué lo haría? Ella nunca forzó la situación. Ella lo dejó allí y me dijo que
si alguna vez decidía tomar un paseo hacia el lado salvaje, le gustaría ser mi
acompañante"
Era exactamente el tipo de cosas que Lily habría esperado de Katharine "¡Qué
cursi! Me encanta"
"A mí también me encantó. Fue tan..."
"Katharine" era fascinante ver a su madre bajo una nueva luz "¿Así que, nunca
tuviste ningún problema con eso?"
Eleanor negó con la cabeza "Ninguno en absoluto. Fuimos honestas la una con
otra y ambas aceptamos las cosas como eran. Nunca le pedí que se diera por
vencida y ella nunca me presionó por algo más que una amistad"
Lily suspiró y miró nuevamente por la ventana, con los ojos nublados "No lo sé,
mamá. Creo que me mataría si ella se alejara"
Eleanor puso la palma de su mano en el rostro de Lily. Con su pulgar, limpió la
lágrima que fluía "Ella es una mujer muy especial, cariño. Algunas cosas podrían
valer la pena el riesgo"

***
Detrás de sus gafas de sol, Anna miraba furtivamente a Lily mientras se dirigían al
sur, hacia Los Ángeles. Después de pensar en la reveladora conversación con Liz,
era imposible no ver a Lily con una nueva luz. Y no era en absoluto el sentimiento
antinatural que podría haber esperado. Por el contrario, se sentía familiar. Había
reconocido que aquel día en el barco, había encontrado a Lily físicamente
atractiva...
Anna sacudió ligeramente su cabeza. Incluso la palabra atractiva, ahora
significaba algo diferente. No cabía duda que algo sobre Lily le atraía, le hacía
querer tener a Lily físicamente cerca.
Sostenerla debajo de esa manta, en el barco, había sido tranquilizador y ahora, el
pensamiento de un contacto más íntimo, le agitaba de una manera sorprendente.
Totalmente absorta en el recuento mental de su conversación con Liz, Anna se dió
cuenta que ni ella ni Lily habían hablado mucho por un largo rato. Se preguntaba
si Lily sospechaba algo de sus reflexiones, o si alguna vez había tenido
pensamientos similares.
A modo de respuesta, repentinamente Lily agarró su mano, alzándola sobre la
consola "Gracias por venir conmigo este fin de semana. Realmente significó
mucho para mamá...y para mí"
Anna entrelazó sus dedos y los apretó suavemente. Manejaron en silencio de esa
manera durante muchos kilómetros, Anna muy consciente de su conexión. Se
concentró con fuerza en las sensaciones, el simple toque y la calidez que le
derritieron. Nunca se había tomado de la mano con sus otras amigas ¿Por qué lo
sentía tan natural? ¿Y tendría el valor de hacer algo al respecto?

***
Reconociendo el número en la pantalla, Lily pateó la puerta de su oficina para
cerrarla antes de contestar "Saludos"
"Anoche nevó en La Sierra"
Lily sonrió, pero no respondió.
"Lo sé. Estás bien. Gracias por preguntar"

"Hola a tí también ¿Qué hay con el reporte del clima?" Lily había empezado a
aceptar el hábito de Anna de comenzar sus conversaciones por la mitad. Era parte
de su encanto.
Anna aclaró su garganta y enunció formalmente "Estoy llamando para solicitar el
placer de tu compañía para pasar Acción de Gracias en Lake Tahoe, con el clan
Kaklis"
Normalmente, una invitación como esa hubiese sido bienvenida por Lily. Una
oportunidad de pasar vacaciones con Anna no era algo insignificante. Pero Lily era
una firme creyente de las tradiciones familiares. No había perdido un día de
Acción de Gracias con Eleanor, desde que tenía siete años de edad "Por muy
tentador que eso es, siempre paso Acción de Gracias con mamá"
"¿Qué tan lejos está Tahoe de San José?"
"Mmmmm...alrededor de cuatro horas ¿Por qué? ¿Quieres bajar y compartir el
pavo con nosotras?"
"No, esto se llama presionar. Tenía la esperanza de que tuvieses unos días de
descanso y pudieses subir aquí para pasar al menos un día o dos con nosotros.
Podríamos esquiar, o tal vez ir a un espectáculo en uno de los casinos de Reno"
"Eso suena muy divertido" cualquier cosa con Anna sería divertido, pero Lily no
quería hacer el ridículo en las pistas “Pero realmente no soy muy buena
esquiadora"
"Eso no importa. Encontraremos algo que hacer"
"Te diré algo. Voy a comentarlo con mamá. No quiero herir sus sentimientos si
tiene algo planeado ¿Cuándo necesitas la respuesta?"
“No hay fecha límite. Vamos a ir de todos modos y habrá un montón de espacio.
Ya veremos que hacemos. Pero me encantaría tenerte allí. Sobre todo cuando
pienso en las cosas por las que te estoy tan agradecida"
Anna probablemente no tenía ni idea de que todo lo que decía o hacía, provocaba
que Lily se enamorara más de ella.

***
El paseo en el Lincoln Navigator fue impresionante, pero Anna no podía imaginar
conducir algo tan grande como este vehículo todos los días "Me pregunto por qué

papá estaba tan ansioso por volver a casa. Por lo general odia regresar después
de Acción de Gracias, porque en Navidad está tan ocupado"
"Mi conjetura es que no quería estar aquí cuando Lily llegara" dijo Kim, quien
había hecho el trayecto de dejar a sus padres en el aeropuerto de Reno.
"¿Lily?" Anna había conversado con su padre después del incidente del
cumpleaños y estaba satisfecha de que el incidente hubiese quedado atrás "Le
dije que ella no tenía ningún problema"
"Creo que es él quien no está bien"
"¿Qué demonios está pasando con él? Nunca había estado así"
"Sí, lo había estado. Sólo que nunca lo escuchaste hablar al respecto. Sin
embargo, el resto de nosotros sí lo hizo"
La irritación de Anna creció cuando su hermana reveló esa explicación secreta.
"Suéltalo, Kim"
"Fue cuando estabas en la universidad y trajiste a tu amiga a casa ¿Cuál era su
nombre? ¿Carolyn?"
"Carolyn Bunting" dijo ella bruscamente.
"Recuerdo que papá hablaba sin cesar que sabía que ella era lesbiana y que
deseaba que tuvieses amigos diferentes"
"¿Qué podría tener él en contra de las lesbianas?"
"No se trata de ellas, Anna. Se trataba de tí. Tenía un terrible miedo de que fueses
arrastrada al mal camino" las últimas palabras las dijo con evidente sarcasmo.
Anna cerró ambas manos sobre el volante con enojo "¿Todo el mundo piensa que
soy gay?"
Kim dejó escapar un profundo suspiro y miró hacia otro lado.
"Dímelo, Kim"
"Si me dices que no es así, te creeré. Pero lo que yo veo entre tú y Lily parece
algo más que una amistad"
"Pero no lo es" con cada palabra, la conversación sonaba más como la que tuvo
con Liz "¿Qué es lo que ves?"

"Hablas de ella todo el tiempo. Y cuando ella está allí, no puedes quitarle la vista
de encima. Luces diferente cuando estás con ella...como si fueses feliz solo
porque ella está allí. Sé que no es exactamente algo bajo y sucio, pero nunca te
ocurrió con Scott"
Sí, esto se está perfilando exactamente como la conversación con Liz, pensó
Anna “Algo está pasando, Kim. No sé qué es, pero sí, me siento atraída por Lily"
"Bien, porque si de algo vale…y prepárate, porque en realidad estoy a punto de
hablar en serio…me gusta más Lily que cualquiera de los que has traído a casa y
me gusta Lily contigo"
Anna aún no se había permitido seguir adelante "No le he dicho nada, así que por
favor no hagas propuestas en mi nombre"
"¿Vas a hablar con ella este fin de semana?"
Anna negó con la cabeza "No tengo ni idea de qué decirle"
"Solo no digas que no. No sin estar segura de que no es eso lo que quieres. Y
hagas lo que hagas, no dejes que papá te intimide ¿Recuerdas que trató de hacer
lo mismo conmigo cuando empecé a salir con Hal? Fue por eso que nos
escapamos"
Era innegable que su padre era un notorio entrometido cuando se trata de los
asuntos personales de sus hijas. Y tenía que admitir, que su aprobación acerca de
Scott había sido un factor importante en su decisión de casarse. Ella había sido
cómplice en la intromisión de su padre, porque ella se inclinaba a sus deseos.
Pero no esta vez. Kim tenía razón…tenía que seguir sus sentimientos por Lily
dondequiera que le llevaran.

***
El manejo le había tomado casi cinco horas ya que la caída de nieve fresca había
reducido el tráfico en la Interestatal 80 a un carril en las zonas más elevadas, pero
Lily seguía sin miedo por su X3 tracción de cuatro ruedas. Llegó a la cabaña
alquilada inmediatamente después de la una de la tarde. Los bosques de los
alrededores estaban cubiertos por un hermoso color blanco y el olor de leña
quemada llenó su nariz cuando salió de la camioneta. Otros dos vehículos con
tracción en las cuatro ruedas, un Lincoln Navigator que parecía de alquiler y un
Jeep Wrangler con una etiqueta de alumnos Cal-Berkeley, ya estaban
estacionados al lado de la cabaña.

Una Anna sonriente abrió la puerta y la atrajo hacia adentro "¡Entra y cierra la
puerta antes que todo el calor salga!"
"Tuve un viaje encantador. Gracias por preguntar" Lily fue envuelta en un cálido
abrazo.
"¡Shhhh! ¿Qué te he dicho sobre las expectativas de la gente?"
"¿Dónde está todo el mundo?"
"Kim y Hal están en las pistas, con Todd. Es un amigo de sus días en la
universidad de Berkeley. Llevé a mamá y a papá al aeropuerto de Reno esta
mañana"
Si Lily tuviese que apostar, George Kaklis se había ido de la ciudad para no tener
que pasar tiempo con ella "¿Acaso tu padre me odia?"
"No, claro que no. Él ha recibido el tratamiento del silencio de todos nosotros
durante unos días, así que creo que ha aprendido su lección. Iba a acomodarte en
la habitación que ellos tenían, pero no sabía que Todd llegaría hoy. Era un
hermano de la Fraternidad de Hal y fue su padrino cuando él se fugó y se casó" le
guió hacia las escaleras "Vas a estar atascada conmigo, si no te importa"
Lily siguió a Anna hacia una pequeña habitación, sonriendo para sí misma por la
anticipación, hasta que vió las dos camas individuales "Oye, pudiste acomodarte
conmigo en una tienda de campaña. Creo que puedo sufrir compartiendo esta
habitación"
Los demás regresaron justo antes del anochecer y se prepararon para pasar una
noche relajante frente al fuego. Hal y Todd compartieron sus recuerdos sobre sus
travesuras en la Fraternidad, mientras las mujeres simplemente sacudían la
cabeza con incredulidad.
"Eran unos vulgares" dijo Kim disgustada "Lily tenía la idea correcta. Me sorprende
que más mujeres no sean lesbianas"
"Todavía hay tiempo" bromeó Anna.
"Ya sabes lo que dicen" dijo Lily en acuerdo "¡Mejor latente, que nunca!"
El sábado por la mañana, Lily caminaba detrás de los demás en el camino hacia el
ascensor. En comparación con las elegantes hermanas, se sentía como una
pordiosera. Los pantalones de nieve que vestía eran anchos y con bolsas
alrededor de sus caderas. Luchando torpemente con sus botas y esquís

alquilados, más de una vez consideró dejarlo pasar antes de quedar como una
tonta. Sin embargo, con el estímulo de Anna, valientemente siguió adelante.
Lo hizo muy bien en sus dos primeras carreras, abriéndose paso lentamente por el
centro de la pista mientras Anna y Todd se cruzaban entre sí juguetonamente. En
el tercer viaje, justo en el momento en que sentía que ya tenía todo bajo control,
un niño de unos diez años golpeó su codo mientras pasaba veloz a su lado.
Agitando desesperadamente sus brazos para mantener el equilibrio, se tambaleó
primero un lado y luego del otro, terminando finalmente boca abajo en el banco de
nieve, al lado de la pista.
Como si ser derribada por un chico no fuese suficiente humillación, era muy
consciente de que Anna estaba esquiando detrás de ella y que había visto todo.
La idea de que acababa de hacer el ridículo frente a la única persona que estaba
tratando de impresionar, le pareció ridículamente divertida ¿Qué otra cosa podía
hacer sino reírse?
"Lily ¿estás bien?" el pánico en la voz de Anna fue inconfundible.
"Estoy bien" dijo ella riendo, mientras Anna le agarraba por los hombros y le daba
la vuelta.
Su risa se detuvo abruptamente cuando encontró la mirada de Anna, una mirada
frenética que se desvaneció al instante por el alivio. En los siguientes segundos,
algo provocó una chispa entre ellas…algo inconfundiblemente ardiente…y su
corazón comenzó a acelerarse. Sus rostros estaban a pulgadas de distancia y Lily
estaba casi segura que ambas se estaban acercando para un beso.
"¿Está todo bien aquí?" Todd lanzó una lluvia de nieve, apareciendo de la nada y
rompiendo el momento.
"Sí, estoy bien. Con el orgullo herido, es todo" Lily miró nuevamente a Anna, quien
había apartado su mirada y ahora estaba decidida a ayudarla a ponerse en pie "Te
dije que no era mucho de esquiar"
Los tres comenzaron a bajar lentamente por la montaña.
"Eso no fue culpa tuya, Lily" Anna le agarró del codo para prestarle su apoyo "Ese
chico no estaba prestando atención a lo que estaba haciendo ¿Segura que estás
bien?"
Lily no estaba herida, pero el cosquilleo familiar en su pecho era una señal de un
ataque inminente de asma "En realidad, estoy bien, pero creo que mi asma está

apareciendo. Me pongo así a veces, cuando hago ejercicio en el frío. Reír tanto
probablemente me llevó al límite"
Anna se detuvo de repente y le agarró por los hombros, claramente en pánico
"¿Te acordaste de traer tu medicina? ¿Necesitas un doctor? ¿Qué puedo hacer?"
"No te preocupes por mí" Lily soltó los clips para quitarse los esquís "No es nada
malo y tengo mi medicina en el casillero. Mientras no haga nada para empeorar
las cosas, debería estar bien"
"Debemos dejarlo por hoy. Regresemos a la cabaña y así podrás descansar"
"O tal vez puedas sentarte allí y ver que como bajamos nosotros" sugirió Todd
señalando hacia la caseta de dos pisos, con vistas de cristal hacia las pistas.
La idea de regresar a la cabaña para explorar lo que Todd había interrumpido, sin
duda tenía su atractivo. Pero Lily no quería parecer una niña, especialmente con
Todd claramente ansioso por regresar a la pista con Anna.
Se volvió hacia Anna y le sonrió "Perdiste todo un día ayer sin esquiar por
esperarme. Todd tiene razón. Voy a sentarme allí para verlos"
"No quiero dejarte sola" dijo Anna, obviamente preocupada.
"Voy a estar bien. Te lo prometo. Me voy a sentir mal si te pierdes la diversión, así
que por favor sigan adelante"
"Vamos, Anna. Seremos el comité de entretenimiento" dijo Todd.
Anna le miró "¿Estás segura?"
"¡Ve!" le dió a ambos un ligero empujón "Pero no se vayan sin mí. Ya sabes cómo
odio perderme la cena"
Cuando se fueron, regresó sobre sus pasos y recogió sus pertenencias del
casillero rentado. Como siempre, la medicina hizo su efecto inmediatamente y se
sintió mejor. Se echó a reír a carcajadas cuando vió a Anna, a Todd, a Kim y a
Hal, esquiar hacia la parte inferior formando una línea de conga improvisada.

***
"¡Vamos a patearles el culo!" Hal siseó a Lily.
"Oh, ustedes blandengues no podrían anotar aunque todo el equipo estuviese
sentado en el campo" la guerra de los equipos de futbol estaba en marcha,

mientras los jugadores de Cal Bears tomaban el campo en Berkeley, contra los
Bruins de UCLA, para el último partido de la temporada. Hal y Todd habían
arrastrado el televisor al centro de la sala abovedada, empujando el sofá y el sillón
de dos puestos lo suficientemente cerca para que todos pudieran ver la acción.
Kim y Hal reclamaron el sofá y se acurrucaron juntos cariñosamente. Todd se
sentó en uno de los dos puestos del sillón. Cuando ella y Anna entraron en la
habitación, él miró directamente hacia Anna y le indicó con un gesto el espacio
abierto al lado de él.
"Hey, no es justo" dijo Lily. El único asiento vacío estaba al extremo del sofá, con
Kim y Hal "Ustedes tres son de Berkeley Bozos, deberían sentarse juntos"
"Eso es cierto" dijo Kim "Debemos sentarnos juntos y echarles porras"
"Buen intento" dijo Todd "No voy a estar cerca de ustedes dos. Todo el sillón
podría inflamarse espontáneamente en cualquier momento"
Y él no renunciaría a Anna, pensó Lily cínicamente.
El juego fue uno de los espectáculos más interesantes que Lily podía recordar.
Sus Bruins anotaron primero, lo cual era bueno. Los Bears respondieron, lo cual
era malo. Los Bruins interceptaron, lo cual era bueno otra vez. Entonces, los Bears
recuperaron un balón suelto, lo cual era malo. Pero los Bruins bloquearon una
patada de despeje, que fue genial, porque se quedaron nuevamente en el centro
del campo.
Entonces algo terrible sucedió. Todd puso su brazo alrededor del hombro de
Anna. Y no había nada que Lilly pudiera hacer para ir allí y separarlos.
Anna se levantó de repente, alejándose de las garras de Todd "¿Alguien quiere
algo de beber?" desapareció en la cocina mientras Kim y Hal gritaban sus pedidos.
"Ve a ayudarla, Lily" sugirió Kim.
"Yo lo haré" dijo Todd, poniéndose de pie y siguiendo tras ella.
Los siguientes cinco minutos fueron una eternidad y Lily no pudo soportarlo más.
"Voy a ver si necesitan una mano" llena de temor se dirigió en silencio hacia la
cocina.
La visión de Anna besando al joven, fue como un puñetazo en el estómago.

***
Anna puso su mano firmemente contra el pecho de Todd y lo empujó "No sé de
dónde salió eso, pero si te he estado enviando estas señales, me disculpo"
Todd le miró tímidamente "Yo, uh…sólo fue una deseo de mi parte, supongo"
"Eres un buen tipo, Todd. Pero no pienso en tí de esta manera"
"Entendido" dijo él luciendo como un niño de escuela que estaba siendo regañado
por la maestra.
Ambos se echaron a reír, rompiendo la tensión.
"Creo que sería un buen momento para una cerveza" dijo él "Me vendría bien un
poco de aire fresco"
Anna negó con la cabeza mientras lo veía salir por la puerta lateral. Eso podría
haberse puesto mucho peor. Al menos se rieron de la situación. No podía esperar
para contarle a Lily.
Cuando volteó para terminar de preparar las bebidas, fue golpeada por algo
irónico. Si Lily le hubiese seguido a la cocina, Anna probablemente hubiese
iniciado el beso. Sonriendo ante ese pensamiento, volvió a la sala haciendo
malabares con las tres bebidas "¿Dónde está Lily?"
Kim se sentó y tomó su copa "Dijo algo acerca de que su asma le estaba
molestando nuevamente"
Anna subió por las escaleras hacia la pequeña habitación que compartían,
alarmada de encontrar a Lily en cama, mirando hacia la pared "¿Estás bien?" se
sentó en el borde de la cama y frotó suavemente la espalda de Lily.
"Sí, ya tomé un poco más de medicina. Tengo que dormir, pero estaré bien"
Las afirmaciones de Lily hicieron poco para calmar sus temores, sobre todo
porque este ataque había llegado en tan poco tiempo "¿Puedo traerte algo?"
"No, sólo necesito estar sola para poder descansar"
"Está bien" Anna no quería irse, pero tenía que hacer lo que era mejor para Lily.
Antes de salir, le dió un beso ligero en la sien "Por favor, mejórate"

***
Cuando Anna despertó, su primer pensamiento fue para Lily y saber cómo había
pasado la noche. Al sentarse, se alegró de ver la cama vacía, una señal de que ya
estaba en pie. Entonces notó un sobre de papel doblado en la almohada, con una
nota.
Anna, muchas gracias por la invitación este fin de semana. Pasé un tiempo
maravilloso. Lamento haberme perdido el final del juego anoche. El asma por lo
general no actúa de esta manera, pero a veces aparece cuando estoy en un lugar
al que no estoy acostumbrada. De todos modos, me siento bien ahora. Desperté
temprano y pensé en tomar carretera. Tengo una semana de mucho trabajo en los
tribunales, así que podría empezar a preparar mis casos. Las cosas están siempre
ocupadas en la oficina durante las fiestas, pero tal vez podamos tener la
oportunidad de reunirnos una vez que las cosas se calmen. Que tengas un buen
viaje de regreso. Gracias de nuevo. Lily.

***
"¡Eres una estúpida jodida idiota!" gritó Lily para sus adentros mientras seguía
como una tromba hacia el sur por la autopista del Golden State "¿Qué demonios
pensabas que estabas haciendo? ¿Qué parte de casada con un hombre no
puedes entender de una puta vez?" sólo una palabra se acercaba para expresar
su frustración y no era capaz de usarla lo suficiente.
Había permanecido despierta casi toda la noche, luchando por contener las
lágrimas mientras trataba de cubrirlas con su mano. Su peor temor no era siquiera
que Anna estuviese interesada en Todd. Era que no estaba interesada en Lily y
sentía que Anna tenía que enviar ese mensaje porque estaba recibiendo
vibraciones que le hacían sentir incómoda.
Estaba jodidamente bien besar a un chico que apenas conocías. Pero Dios te
ayude si sientes algo por otra mujer…una mujer que había pasado por un
terremoto contigo, que carajo.
De cualquier manera, Lily se sentía humillada por pensar que tenía la oportunidad
de ser algo más que una amiga para Anna.
Todos podían ver lo inútil de sus estúpidos malditos sueños, menos ella. Y nunca
oiría el final de eso de boca de Suzanne.
Después de su pequeño show de anoche, Anna probablemente pensaría que
tenía los avances de Lily bajo control y las cosas volverían a la normalidad cuando

regresaran a Los Ángeles. Pero nada podría ser normal otra vez, en lo que se
refería a Lily. La idea de ver a Anna con Todd…o con alguien más…era más de lo
que podía manejar. Lo mejor que podía hacer era retirarse por completo. Entonces
Anna podría hacer lo que quisiera.
La repentina aparición de unas luces rojas y azules por el espejo retrovisor, le hizo
mirar hacia abajo a su velocímetro "Oh, mierda"

Capítulo 9
Anna rodeó el escritorio de Carmen y recogió sus mensajes. Hojeando
rápidamente, por fin encontró el que había estado buscando desde Tahoe. Era
simple, sólo una casilla marcada que indicaba que Lily había regresado su
llamada.
¿Cuál de todas? Anna había dejado no menos de cinco mensajes en la última
semana. Lily había informado en su nota que iba a estar ocupada durante las
fiestas, pero esto era ridículo ¿Cómo podían dos personas que habían estado
hablando dos o tres veces al día, a llegar a hablar ni una?
Volteándose para subir a su despacho, vió a dos de sus vendedores empujándose
uno al otro para acomodarse cerca de la puerta "¿Qué pasa con ellos?"
Carmen se echó a reír "Han estado trabajando con los teléfonos todo el día y se
dieron cuenta que ambos tienen clientes que vendrán a ver el último modelo 650
descapotable"
"¿Sólo nos queda uno?"
"Brad dijo que vendimos seis esta semana, cuatro de ellos recién descargados del
camión"
Diciembre era el mes más activo, gracias a los grandes descuentos que ofrecían
para limpiar la gran cantidad de inventario antes de que finalizara el año. Con los
incentivos adicionales ofrecidos a su personal de venta, estaban cerrando más de
quince ofertas al día.
Así que como Lily, Anna también había estado ocupada.

***
Lily alcanzó su teléfono celular, pero se detuvo en seco cuando reconoció el
timbre especial. Las llamadas a la oficina y los correos electrónicos habían cesado
cuando le dijo a Anna que Tony estaba tomando medidas enérgicas contra las
comunicaciones personales en el trabajo, debido al gran volumen de trabajo. Era
una mentira piadosa, pero cuadraba a la perfección con la excusa de estar
hundida en el trabajo.
Anna no había hecho nada malo, desde luego, nada que mereciera un trato frío,
pero Lily tenía que poner algo de distancia entre ellas, lo suficiente como para
dejar que sus emociones se calmaran un poco. Algún día estaría dispuesta a
escuchar todo sobre la nueva relación de Anna con Todd o con Steve o con quien
sea. Pero no mientras su corazón todavía estuviese colgando.
Al menos, la farsa de tener mucho trabajo en los días festivos, estaba pagando los
dividendos. Sus casos estaban preparados hasta final de enero y Lauren ahora le
debía unos días ya que Lily había estado cubriendo sus comparecencias ante el
tribunal, la semana después de Navidad. Cuando estuviese cerca de Año Nuevo,
ya podría socializar un poco.
Su teléfono de escritorio sonó, la pantalla indicaba un teléfono público en
Pasadena. No recordaba tener ningún cliente por esa zona, pero no era raro que
le llamaran de teléfonos públicos en situaciones de emergencia.
"Lilian Stewart"
"¿Debo decir que me duele no haber recibido llamadas en respuesta a mi celular?"
Lily se estremeció con fuerza ante la voz familiar "Yo, uh…yo estaba en la sala de
conferencias ¿Acabas de llamar?"
Anna murmuró algo que sonó como "sólo un centenar de veces"
"He estado clavada aquí. Muchos de nuestros clientes han tenido un tiempo difícil
durante las fiestas. Es por eso que estoy trabajando tan tarde"
"¿Qué hay con las festividades? Creía que la gente estaría en mejor estado de
ánimo"
"Hay una gran cantidad de estrés ya que nadie tiene suficiente dinero"
"Creo que estamos dando las cosas por sentado ¿no es así?" en realidad no era
una pregunta "Así que, aparte de que tu trabajo te está reduciendo ¿cómo estás?
Te he echado de menos desde Tahoe"

"Estoy muy bien" ella mintió "Voy a estar mejor en enero, cuando tenga un poco
de respiro"
"Te escuchas como si pudieses tomar un descanso ¿Crees que puedas verme un
momento? Ahora estoy en Pasadena, pero podría estar en tu condado en media
hora"
"Estaba preparándome para salir. Yo…"
"Puedo encontrarte en otro lugar, entonces. Sólo dime dónde"
En su corazón, Lily sabía que Anna estaba tratando de ser servicial, pero era muy
difícil de vender "No puedo esta noche. Tengo mucho que hacer"
"Pobre criatura. Pensé que yo estaba ocupada, pero estoy casi de vacaciones
comparada contigo ¿Por qué no eliges un día la próxima semana y nos
encontramos? Cualquier día es bueno para mí. Tengo una gran noticia que
contarte sobre…"
"No puedo prometerlo, Anna. Lo siento" no quería escuchar la buena noticia
acerca de Todd.
"Por favor, Lily. Llevaré una pizza a tu oficina, si tan solo tienes tiempo para eso.
Sólo quiero verte antes de Navidad"
Sus defensas se evaporaron cuando Anna dijo por favor. Verla de nuevo tan
pronto pondría su mundo de revés, pero necesitaba acabar con esto de una vez,
sobre todo porque Anna no iba a aceptar un no por respuesta. Cuanto más
presionara Anna, más difícil sería decir no sin aclarar por qué se había ido de
Tahoe.
"Está bien ¿qué tal el miércoles?"
"El miércoles será genial ¿Qué tal en Starfish, en Marina del Rey?"
"Bien, pero tengo que ir al juzgado el jueves, así que no puedo quedarme mucho
tiempo"
"¿Puedes estar allí a las siete?"
Lily no podía creer que hubiese aceptado. Ya estaba temerosa "Sí, a las siete"
"No puedo esperar a verte. Entre tu carga de trabajo y mi locura de ventas de fin
de año, tenemos que esforzarnos para hacer un poco de tiempo con la gente que
nos importa. Y tú me importas"

Un nudo se atoró en la garganta de Lily "Tú también me importas"

***
La semana pasó demasiado rápido para Lily y antes de darse cuenta, el miércoles
llegó. Ninguno de sus sentimientos por Anna se habían asentado, al menos no
donde ella quería se asentaran. En todo caso, le dolía aún más la pérdida de su
amistad y de ese pequeño rayo de esperanza con el que se había permitido soñar.
El fin de semana, había tratado de despejar su cabeza con una larga caminata,
escogiendo el camino que subía al Mount Disappointment, porque se ajustaba a
su estado de ánimo. La pregunta que le atormentaba era si podría dejar de lado
los sentimientos que habían crecido y ser solamente la amiga que Anna quería.
Había decidido tratar. Las personas como Anna Kaklis…personas que
importaban…no llegaban a menudo y tener la oportunidad de compartir al menos
una parte de su vida, valdría la pena el dolor de un amor no correspondido.
Además, en el momento en que entró al restaurante y vió a Anna en la mesa cerca
de la ventana, Lily se estremeció incontrolablemente de felicidad.
"Hola, extraña" dijo ella. Todas sus defensas se derrumbaron cuando Anna saltó
de su silla para envolverla en un abrazo.
"Mira quién habla. Estaba empezando a preguntarme si alguna vez volvería a
verte. Debes estar enloqueciendo con todo ese trabajo"
Lily había decidido de camino al restaurante, que seguiría con su historia original
tanto como fuese posible, que estaría ocupada en el trabajo por lo menos hasta
después de Año Nuevo. Eso podría darle un poco de tiempo para aclararse un
poco más y para acostumbrarse a la idea de que Anna no sería nada más que una
amiga "Es una casa de locos en este momento, pero las cosas deben volver a la
normalidad cuando se acaben las vacaciones...y Tony se enfriará con eso de
todas…" hizo unas comillas en el aire con los dedos "…esas llamadas personales
innecesarias"
Anna negó con la cabeza "Simplemente no me parecía el tipo de jefe que tomara
acciones tan drásticas contra ese tipo de cosas"
"No conoces a Tony. Se puede llegar a poner en pie de guerra cuando quiere"
La camarera se acercó y tomó su orden, dando tiempo a Lily para estudiar a Anna
un poco más de cerca. Parecía inusualmente cansada, con los hombros caídos y
los ojos cansados, pero aun era la mujer más hermosa de la habitación.

"A que no adivinas con quién cenaré el viernes" dijo Anna sonriendo ampliamente.
El estómago de Lily se revolvió por el temor. No era muy buena actriz para fingir
entusiasmo por un idiota como Todd "No tengo ni idea"
"León Newhouse"
Maravilloso. La lista de pretendientes de Anna estaba creciendo "No creo que lo
conozca"
"El sargento León Newhouse"
Lily todavía no tenía idea de quién era.
"El padre de Lateisha está en casa. Ella me llamó y vamos a cenar todos el
viernes"
Lily casi rió de alivio "Anna, eso es fantástico" era más que fantástico. Era el
recordatorio perfecto de qué clase de persona era Anna y por qué le importaba
"Estoy tan orgullosa de tí por estar allí para ella. Eso sí que es algo grandioso"
"Ha sido tan divertido. Nos fuimos de compras de Navidad la semana pasada. Me
las arreglé para convencerla de comprar unos trajes nuevos, pero sobre todo ella
estaba centrada en conseguir algo bueno para su padre. Fue muy dulce"
Lily habría dado cualquier cosa por haber sido una mosca en la pared en ese viaje
de compras. Mientras comían, escuchó toda la historia en detalle, incluyendo el
cuento hilarante de Anna probándose un vestido púrpura que Lateisha pensaba
que debía llevar.
"Tuve suerte de que no me quedara"
Se sentía bien reír nuevamente, especialmente con Anna ¿Cómo diablos había
pensado Lily que podría vivir sin esto en su vida? "Parece que fue muy divertido"
"Lo fue. Sobre todo porque Lateisha encontró el mejor regalo de todos, para
cuando su padre regrese a casa"
Pasaron al postre, pero pidieron café. Lily odiaba irse, pero no podía dejar que
Anna supiera que la historia de su exceso de trabajo, había sido un pretexto para
eludir su compañía.
"No puedo creer que ya esté aquí otra Navidad" dijo Anna.
"Yo tampoco ¿A dónde se ha ido el año?"

"Nunca hay tiempo suficiente para hacerlo todo. Estamos corriendo con el
concurso de ventas en el trabajo y los coches vuelan tan pronto los sacamos del
camión"
"También debes estar trabajando como loca"
"Lo estoy. No puedo esperar este fin de semana para descansar. Todd, el amigo
de Hal, estará libre unos pocos días y vamos a salir en el barco el domingo
¿Puedo tentarte a que te unas a nosotros?"
Para Lily, la repentina imagen de Todd y Anna acurrucándose contra el viento, en
el barco de Hal, era como una patada en el pecho. No había manera que pudiese
estar tan cerca de Anna, si eso significaba que le restregaría frente a la nariz su
romance.
"No, tengo que trabajar"
"¿Incluso el domingo? Vamos. Tómate un día libre y únete a nosotros"
"No puedo" dijo ella, incapaz de mantener la nitidez en su voz. No quería tener
nada que ver con sus aventuras "Mi trabajo es importante. Si aflojas un poco el
lote de autos, eso representaría unos cuantos de miles de dólares menos en tu
bolsillo al final del mes. Si yo lo hago, las mujeres pueden darse golpeadas y los
niños molestados por los novios de sus madres. Es por eso que tengo que trabajar
con ganas"
Anna le miró como si hubiese sido golpeada.
"Lo siento. No quise…" Lily no podía creer que esas palabras habían salido de su
boca.
"Mira, sé que lo que hago ni siquiera sostiene una vela en tu trabajo. De hecho, a
veces me avergüenza pensar qué tan decadentes son nuestros coches de lujo,
cuando algunas personas ni siquiera tienen una manera para ir a trabajar"
"No es tu culpa"
"Siempre quise decirte…" los ojos azules y cristalinos de Anna se fijaron en ella
"…que tú éres un héroe para mí, por el tipo de trabajo que haces"
Lily nunca se había sentido tan avergonzada de sí misma. Si la tierra se abriera
nuevamente y se la tragara, hubiese sido un final apropiado para este momento.
Insistió en pagar la cuenta en esta ocasión y se separaron sin planes de volver a
verse.

***
"¿Qué te dije? Precioso ¿no es así?" Kim mantuvo sus brazos abiertos en el
vestíbulo del condominio de lujo. De acuerdo con la hoja de venta, eran dos mil
doscientos metros cuadrados, dos dormitorios y un ático, un patio privado y un
garaje "Es cerrado, por lo que no tienes que preocuparte de invitados indeseados.
Y los gastos de mantenimiento son sólo ochocientos al mes. Eso es un regalo en
este barrio"
"No lo sé. Está bien, supongo" Anna no era capaz de entusiasmarse acerca de
cualquiera de las propiedades de la lista de Kim. Sabía que era hora de abandonar
la casa grande. Nunca se había sentido cómoda allí.
"Me pregunto lo que Lily pensaría de este. Ella tiene un buen sentido de las cosas"
Anna pensó acerca de la sugerencia de su hermana. El día de Navidad, había
escuchado a Kim contarle a Martine, que Anna había vuelto a trabajar largas horas
y evitaba a su familia nuevamente, tal como lo había hecho cuando empezaron los
problemas en su matrimonio. Y Kim estaba segura que tenía que ver con Lily.
"¿Por qué no la llamamos y vemos si puede pasar por aquí?"
Anna caminó hacia la sala "¿Esta chimenea funciona?"
"Sí ¿Acabas de ignorarme?"
Anna suspiró y se dejó caer en el piso. Habían pasado cinco largas semanas
desde el restaurante, donde habían dejado las cosas de manera incómoda "Lily y
yo no nos hemos visto mucho en estos días. Ella ha estado muy ocupada en el
trabajo"
"Ocupada en el trabajo ¿huh? ¿Acaso han tenido una pelea o algo así?"
Anna negó con la cabeza, sin ver los ojos de su hermana "No, nada de eso.
Sinceramente, no sé lo que está pasando" le relató las circunstancias lo mejor que
pudo "Estaba dispuesta a hablar con ella en Tahoe y lo habría hecho. Pero
entonces le atacó el asma en la noche y luego se fué sin siquiera decir adiós.
Cuando regresamos, la llamé pero nunca estaba. Finalmente nos juntamos para
cenar la semana antes de Navidad y las cosas sólo quedaron en el aire" suspiró
nuevamente "Debo haber hecho algo, pero no sé qué fue"
"¿Qué pasó cuando estaban en la cocina?"
"¿Qué quieres decir?"

"En Tahoe, cuando tú y Todd fueron a traer las bebidas para todos…" Kim ladeó la
cabeza, como si se esforzara en visualizar los detalles "…Lily fue a ayudarles.
Luego regresó y dijo que se sentía mal. Ahora que lo pienso, esa fue la última vez
que la vi"
Anna se levantó y empezó a pasearse por la habitación vacía. Agarrando su
cabeza entre las manos, recordando lo sucedido.
"¡Mierda! ¿Ella entró en la cocina? ¿Estás segura?"
"Positivo"
"¡Maldita sea!"
"¿Qué?"
"Todd me dió un beso"
"¿Él te besó? ¿Así de la nada?"
"Sí. Pero lo detuve. Le dije que no pensaba en él de esa manera. Él dijo que lo
sentía y todo estuvo bien después de eso"
"Excepto que Lily tuvo que haberlos visto"
Anna sacudió su cabeza con incredulidad ¿Por qué no había pensado en eso? Por
supuesto, eso fue lo que pasó "Así que ella pensó...que Todd..." arrugó el rostro
mientras trataba de imaginar estar interesada por el amigo de Hal "Y luego le dije
en el restaurante, que Todd iba a ir con nosotros en el barco. No es de extrañar
que se alterara tanto de repente. Ella piensa que estoy viendo a Todd"
"¿Así que, no puedes simplemente ir y decirle?"
"¿Decirle qué? ¿Que todavía estoy disponible?" era casi surrealista oírse hablar
de Lily de esta manera, con su hermana.
"Cuéntale todo. No puedes dejar que se escape sin que sepa cómo te sientes"
Anna se sentía abrumada, no sólo porque finalmente se había dado cuenta de lo
que había salido mal, sino porque estaba hablando de estos sentimientos en voz
alta otra vez. Todo el mundo lo veía en ella. Se había enamorado de Lily.
"Gracias, Kimmie" extendió sus brazos para abrazar a su hermana, luego agarró
su bolso y se dirigió hacia la puerta "Tienes razón. Tengo que arreglar esto. Ni
siquiera estoy segura de si Lily siente lo mismo, sobre todo después de haber
estado tan despistada"

***
Lily se tambaleó hacia la puerta para detener el zumbido incesante y acelerado,
cuyos efectos se agravaban por haber bebido toda una botella de cabernet
sauvignon.
"Ya está bien ¡No estoy sorda!" luchó con el cerrojo, abriendo la puerta sin
consultar a través de la mirilla. Allí en su puerta, estaban dos mujeres muy
enojadas.
"¿Qué demonios te pasa?" preguntó Suzanne "No devuelves nuestras llamadas.
Ignoras nuestras invitaciones"
"¿Quién carajos te crees para venir a mi casa y gritarme así?" agarró el pomo de
la puerta para equilibrarse "¡Fuera de aquí!"
"Lily" dijo Sandy con suavidad, mirando a su alrededor en el apartamento sucio.
Dió un paso hacia adelante y agarró a Lily de un abrazo. Lily se resistió al
principio, tratando de evadirla, pero Sandy era más grande y la mantuvo con
fuerza. Finalmente se relajó. Quería llorar, pero las lágrimas no salían.
"¿Qué es todo esto, Lily? ¿Es por Anna?"
Ella asintió con la cabeza "Tenías razón sobre ella. Y sobre mí. Debí haberla
dejado sola. Quería que se enamorara de mí. Pero no lo hizo"
"Te dijimos que eso podría pasar" dijo Suzanne "Podíamos verlo venir a una milla
de distancia"
Lily sollozó sobre el hombro de Sandy, pensando que Suzanne preferiría estar en
lo cierto sobre lo acontecido.
"Cállate, Suzanne" ladró Sandy.
Incluso en su estado de embriaguez, Lily pensó que ellas estaban preocupadas y
era la razón por la que estaban allí.
"Esto es nuestra culpa" continuó Sandy.
"¿Qué quieres decir con nuestra culpa?"
"Sí ¿qué quieres decir con tu culpa?" preguntó Lily, molesta al oír sus palabras
mal pronunciadas.

"Quiero decir que Lily nos ha estado ignorando desde Acción de Gracias, porque
no quería escucharnos decir lo que le dijimos" levantó la barbilla de Lily y la miró a
los ojos "Nunca quisimos que pensaras que no estábamos aquí para tí"
"¿Aun cuando decidí destruir mi vida?"
"Especialmente con esa decisión"

***
La revelación de que Lily se había alejado de ella a causa de Todd, fue sólo el
primer paso en la conciliación de todo lo que había ocurrido. La solución más
sencilla…una en la que Anna había reflexionado durante tres días…era llamar y
decir que todo había sido un malentendido. Sin embargo, había varios problemas
con ese acercamiento, Anna se dió cuenta, sin ser el menos importante de todos,
el hecho de que Lily no estaba respondiendo sus llamadas. Y decirle a alguien que
aquel había sido un beso no bienvenido, no era exactamente el tipo de mensaje
que se dejaba en un buzón de voz.
Además, si Lily ya había seguido con su vida…o nunca había sentido lo mismo por
ella, en primer lugar… se iba a sentir muy tonta cuando todo esto saliera a relucir.
Pero lo más importante que le impedía levantar el teléfono, era que se estaba
dando cuenta que no estaba preparada para la respuesta de Lily, sin importar cuál
fuera.
"¿Estás entusiasmada con nuestro viaje?" la aparición repentina de su padre en la
puerta de su oficina, le sobresaltó. El lunes por la mañana, los dos irían a
Alemania, donde iban a recorrer el centro de diseño de la BMW y se reunirían con
los ingenieros. Era algo que ella y su padre habían hecho cada tres años, desde
que Anna tenía diecisiete.
"Por supuesto" respondió ella, pero sin su habitual entusiasmo "¿Y tú?"
"Yo siempre tengo ganas de estos viajes. No tanto porque vamos a escuchar
hablar de coches, sino porque me permite pasar tiempo con una de mis personas
favoritas"
No se habían visto mucho últimamente, desde que había pasado tanto tiempo
detrás de una puerta cerrada. Más de una vez, había considerado pedir un par de
semanas, tiempo para llegar a una playa en México y despejar su cabeza. Pero
eso habría planteado preguntas que no quería responder.

"Cariño, por lo general me doy cuenta cuando algo te molesta. Si quieres hablar,
te escucharé ¿Quién sabe? Tal vez tu padre pueda ayudar"
"Gracias. Aprecio eso, papá. A mí también me gusta pasar tiempo contigo"
Odiaba que su padre pudiera leerle tan bien, pero descargar este melodrama en
él, no era una opción. Cuando su padre se retiró, se levantó y cerró la puerta de su
oficina. Tirando de su billetera en busca de la tarjeta de presentación que había
localizado ayer por la noche, marcó el número de Seattle. Era el momento de dar
un paso.
"Carolyn Bunting, por favor" Anna tamborileó sus dedos nerviosamente, mientras
esperaba en la línea por la voz familiar.
"Habla Carolyn"
"Hola, extraña. Soy Anna Kaklis ¿Cómo estás?" sonrió al pensar en las suaves
advertencias de Lily, sobre ella saltando los saludos en las conversaciones
telefónicas.
"¿Anna? Wow, qué agradable sorpresa. Estoy bien ¿Cómo estás tú?"
"Estoy muy bien también ¿Y Vicky?" Anna se alegró de tener el hábito de escribir
las cosas. Cuando habían intercambiado sus tarjetas de presentación en la
reunión, ella había escrito el nombre de Vicky en la parte posterior de la tarjeta de
Carolyn, para que no se le olvidara preguntar acerca de la mujer que estaba con
ella.
"Ella está bien. Espero que estés llamando porque estás en Seattle"
"No, estoy en Los Ángeles. Y sé que esto viene de la nada, pero me pregunto si
podríamos hablar de algo. Es personal, sin embargo y sé que estás en el trabajo
¿Podríamos tal vez establecer un tiempo para hablar más tarde esta noche?"
"Anna ¿estás bien?"
Debería haber sabido que su extraña petición causaría alarma "Realmente me
siento muy bien, Carolyn. Sólo necesito un poco de ayuda para enderezar mi
cabeza y tú podrías ser la única que pudiera ayudarme"
"Estoy aquí para tí, lo que sea necesario"
"No quiero molestarte en el trabajo"
"Está bien. Somos bastante flexibles aquí ¿Por qué no te doy mi número de móvil
y así podrás llamarme? Daré un paseo mientras hablamos"

"Eso sería genial" garabateó el número en la tarjeta y esperó cinco minutos antes
de volver a marcar.
"No puedo creer que estés llamando. Es muy bueno escuchar tu voz nuevamente"
"Debo pedir disculpas" dijo Anna "Fue bueno verte en la reunión y es ridículo que
haya esperado tanto tiempo para llamarte"
"Eso está bien. Va en ambos sentidos. Me alegra que estés llamando ahora ¿Qué
tienes en mente?"
Anna no sabía por dónde empezar "He conocido a alguien, Carolyn" tomó una
respiración profunda. Una vez que abrió sus labios, no iba a echarse atrás "Su
nombre es Lily. Ella es inteligente, divertida y dulce y una de las personas más
decentes que he conocido. Ella es...no sé, hace que mi corazón se acelere solo de
pensar en ella"
Carolyn se quedó en silencio tanto tiempo, que Anna consideró remarcar la
llamada.
"Felicitaciones, Sra. Kaklis. Creo que has hecho que me sorprenda"
"¿Crees que estás sorprendida? deberías estar dentro de mi cabeza"
"¿Qué pasa con...? Anna ¿no estabas casada?"
"Estoy divorciada. Y eso no tiene nada que ver con Lily"
"¿Y cuál es el problema?"
Anna se acercaba al final de lo que podía expresar sin tener que regresar una
docena de años a su tiempo en la universidad. Pero era por eso que había
acudido a Carolyn y no a Liz o a Kim "No sé a dónde ir desde aquí. Hubo sólo una
vez en mi vida, que sentí algo parecido a lo que siento por Lily...y eso era lo que
sentía por tí"
"Wow" Carolyn dejó escapar un profundo suspiro "No sé qué decir, Anna. No sé si
lo sepas o no, pero yo estaba enamorada de tí en aquel entonces"
"Cené con Liz en San Francisco hace un par de meses. Ella me contó algo de que
habló contigo ese verano. Ahora mirando hacia atrás, creo que ella deseaba no
haberte advertido para que te alejaras"
"No podemos hacer mucho sobre el pasado ¿verdad?"
"Por lo general, no"

"Ese fue un momento difícil para mí, no sólo por tí, sino por llegar a toda esa cosa.
Supongo que estás encontrándote a tí misma"
"Más o menos...Ni siquiera sé lo que hay que hacer. Tengo muchas preguntas,
algunas sobre mí, algunas sobre Lily. Estamos en un lío en este momento y tengo
que arreglarlo antes de que pierda la cordura"
"¿Por qué no vienes a Seattle por un par de días? Me encantará verte y a Vicky
también. Y hablaremos. Te prometo que no te dejaré más confundida de lo que
estás ahora"
Ya era viernes por la tarde "No puedo. Tengo que salir la mañana del lunes para
Alemania. Y me iré por nueve días" eso le parecía una eternidad a Anna. No
estaba segura de cuánto tiempo podría durar su incertidumbre.
"¿Podrás pasar estos nueve días como el de hoy?"
"No, probablemente no"
"Entonces coge un avión esta noche o mañana a primera hora. Haz los arreglos y
me llamas. Te recogeré en el aeropuerto. Podrás volver a casa el domingo, con
tiempo suficiente para tu viaje"
Carolyn estaba en lo cierto. Encontraría sus respuestas en Seattle.

***
Siempre había algo instintivamente aterrador, cuando el timbre del teléfono
sonaba en medio de la noche. El reloj digital marcaba la 1:31. Lily agarró el
receptor mientras buscaba a tientas la lámpara de la mesita de noche.
"Hola"
"¡Srta Stewart! ¡Ayúdeme! Él está afuera y dice que va a entrar. Creo que tiene un
arma" la mujer desesperada hablaba con un fuerte acento español.
"Whoa, más despacio ¿Eres tú, María?"
"Sí. Es Miguel. Ha estado bebiendo. Él me llamó y me dijo que quería ver a sus
hijos"
"María, cuelga y llama a la policía. Voy para allá ahora mismo, pero tienes que
llamar a la policía ¿Puedes hacer eso?" Lily salió de la cama y comenzó a vestirse

"Voy a estar allí pronto. Llama a la policía ahora y pase lo que pase, no lo dejes
entrar"
Treinta minutos más tarde, detuvo su X3 enfrente de una pequeña casa blanca en
el Este de Los Ángeles. Dos patrullas de la policía ya estaban en la escena, luces
y radios a todo volumen. Los vecinos veían la acción desde sus patios. Lily corrió
hacia la casa para ver a María Esperanza siendo arrestada y esposada. La puerta
estaba arrancada de su marco.
"¿Qué está pasando aquí? ¿A dónde la llevan?"
"¿Quién es usted?" dijo el oficial con el ceño fruncido, metiendo a María
bruscamente en el asiento trasero del coche patrulla.
"Soy Lilian Stewart, abogada de la señora Esperanza. Y le advierto que no me
gusta la forma en que acaba de empujar a mi cliente en el auto" en ese momento,
otro oficial salió de la casa con Miguel esposado, quien traía la cara
ensangrentada.
"Mire, señora, tenemos nuestras reglas. Si los dos están peleando, nos los
llevamos a ambos. El juez podrá resolverlo en la mañana"
"¡Esta es su casa! Ella no pudo dañar su propia puerta. Tiene derecho a
defenderse a sí misma" fue todo lo que pudo hacer para controlar su
temperamento.
"Como le dije, no está en mí resolverlo. Si usted desea ayudar a su cliente, debe ir
a la estación de policía con ella"
Un sedán conocido estacionó detrás de su coche y Sandy salió, mostrando sus
credenciales a uno de los oficiales "¿Dónde están los niños?"
Él indico con el pulgar por encima de su hombro en dirección a la casa y ella se
encaminó allí. Lily se unió a ella en la puerta.
"¿Qué está pasando?" preguntó Sandy.
"Miguel apareció borracho y echó la puerta abajo. Parece que María le golpeó en
el rostro con algo"
"No podía pasarle a un mejor sujeto" murmuró Sandy.
Llegaron a la habitación del fondo, donde un chico y una chica estaban sentados
junto a una mujer policía. Sandy se presentó y Lily también y la oficial se hizo a un
lado.

"¿Están bien?" preguntó Sandy.
Los niños asintieron. Era obvio que habían estado llorando "Están llevándose a
mamá" dijo la chica, sosteniendo con fuerza la mano de su hermano menor.
"Ella va a estar bien. Ella es Lily y va a ayudar a tu mamá. Necesito que vengan
conmigo esta noche y pondremos arreglarlo todo muy pronto"
Lily trató de sonreír por el bien de los niños. Estaba lo suficientemente enojada
como para arrancar una puerta ella misma. En este momento, necesitaba
municiones para mantener a Miguel encerrado hasta que pudiera garantizar la
seguridad de la familia "¿Tu padre les hizo daño?"
"No" dijo la chica.
"¿Los asustó?"
Ellos no respondieron.
"¿Estaban asustados cuando él rompió la puerta?"
Ambos asintieron con la cabeza.
Eso sería probablemente suficiente para una orden de restricción, pensó Lily. Le
dió una palmadita en el hombro a Sandy.
"Bien, voy al centro. Te llamaré mañana"
"Buena suerte"
El Central Booking era un centro social en Los Ángeles a las tres de la mañana.
Prostitutas y sus padrotes, narcotraficantes, ladrones, pendencieros de bar y todos
sus abogados llenaban los pasillos esperando su turno. Iba a ser una noche muy
larga.
Lily y su cliente fueron llamadas a las cuatro y cuarto, junto con Miguel y su
abogado, Pete Simpkins.
"No quiero que mi cliente pase la noche aquí" dijo Lily con firmeza al oficial de la
central Booking.
"Está fuera de mis manos" dijo el hombre con calma "Las leyes están ahí para
aplicarse a todo el mundo. Podrá sacarla por la mañana"
Lily conocía las leyes muy bien "Este es un caso abierto-cerrado de autodefensa.
Ese loco derribó la puerta principal. La señora Esperanza tenía derecho a
defenderse de alguien que entrara en su casa" su voz se elevó, pero aún no

estaba gritando. Sin embargo, todo lo que estaba recibiendo del oficial era una
mirada en blanco. Era exasperante "Sabes tan bien como yo que los oficiales no
tenían criterio aquí. Sólo se la llevaron porque estaban demasiado cansados para
hacer su trabajo en la escena y resolverlo"
"Lily ¿podemos ir a algún lugar y hablar?" Simpkins hizo un gesto hacia la puerta.
"No voy a hacer ningún trato contigo. Tu cliente es un matón" enojada, agarró su
maletín y su chaqueta y salió al pasillo ocupado.
"Espera, Lily. Tenemos que hablar, o esto va a suceder nuevamente y la próxima
vez, alguien realmente podría salir herido"
Ella se volteó y puso un dedo en el pecho de Simpkins "Entonces tienes que
explicarle a tu cliente que la jodió en grande. Él perdió la custodia, en primer lugar
porque no puede controlar su maldito temperamento. Ahora él aparece borracho y
echa la puerta abajo ¿Qué espera?" dió un paso atrás y lo miró "Habla conmigo
cuando lo hayas metido en una clase para el manejo de la ira. Conseguir una
orden de restricción es la primera cosa de mierda que haré en la mañana y si él se
acerca otra vez a menos de cien metros de su casa, va a la cárcel"
Pete mantuvo la calma mientras ella emitía sus amenazas. Ellos siempre habían
disfrutado de una relación de trabajo respetuoso, pero estaba harta de su cliente.
"Lily, no sé lo que te pasa, pero no estaría de más si te sentaras también en un par
de esos seminarios para el manejo de la ira"
Lily de repente sintió una oleada de vergüenza "Lo siento, Pete" dijo casi
demasiado bajo para ser escuchado "Yo... ¿Qué podemos hacer? Te escucho"
Simpkins la llevó a un banco en el pasillo "Miguel me dice que María no le ha
permitido realizar sus visitas. Ella se va y se lleva a los niños cuando a él le toca
acercarse. No los ha visto desde antes de Navidad"
"¿Por qué no ha venido a la corte?"
"No entendía que podía. Pensó que ya que se le había concedió la custodia, todo
dependía de ella. Eso fue mi culpa por no dejarlo en claro"
"Voy a hablar con ella mañana ¿Puedes asegurarte que él entrará en una clase?
Realmente creo que le va a ayudar"
"Por supuesto"

Lily se volteó para irse, pero Pete se lo impidió "Sea lo que sea Lily, buena suerte
con eso"
"Gracias, Pete. Lamento haber sido tan idiota"

***
"Todavía no puedo creer que estés aquí" dijo Carolyn. Su rostro tenía pegado una
sonrisa permanente desde el aeropuerto.
Anna no podía creerlo ella misma. La vida de alguien no debería ser tan
complicada como para tener que viajar miles de kilómetros para una terapia con
una amiga "Es tan bueno verte. Ojalá no estuviera aquí para volcar en tí todo esto"
"Cuando hablas con una amiga de verdad, eso no se llama volcar. No puedo creer
que todavía me sienta tan cerca de tí después de todos estos años, pero lo hago"
"Sé lo que quieres decir" de hecho, todos esos años se habían desvanecido
cuando se reencontraron durante el almuerzo en el puerto. Aparte de unas pocas
libras de más, Carolyn había cambiado muy poco desde la universidad.
"No recuperaremos esos años, Anna. Pero vamos a hacer un pacto en este
momento para no perdernos otra vez"
"Es un trato" Anna estiró ambas manos sobre la mesa, con las palmas hacia arriba
y Carolyn las agarró apretándolas "Estoy tan contenta de que me aconsejaras
venir. No sabía a quién más recurrir"
"Entonces ¿por qué no me dices todo sobre esta mujer que has conocido?"
Carolyn le llevó a caminar por el paseo marítimo.
Anna le contó todo desde el principio, la historia dramática del terremoto y el
encuentro con Lily después de su divorcio. Le contó del juego de béisbol y el
paseo de San Diego y por último, el viaje en barco "Fue la primera vez que me di
cuenta, conscientemente, que estaba viéndole los pechos a otra mujer. Ahora
pienso que probablemente siempre lo había hecho, pero verla a ella en ese traje
de baño, fue como si se apretara un botón en mí o algo así"
"Solía mirar tus pechos todo el tiempo"
Anna sabía que estaba sonrojaba, pero tomó el comentario con calma.
"Tal vez si lo hubiese sabido en ese momento, me hubiese puesto de pie y usado
algo más escaso ¿Quién sabe?"

"Fue mejor así. Probablemente no lo hubiese podido manejar"
Su amplia sonrisa seguía en su sitio "Así que adelante ¿Qué más?"
Anna le contó del viaje de campamento.
"¿De verdad fuiste a acampar? No lo creo. Estás haciendo esto muy interesante"
Ignorando el sarcasmo de Carolyn, Anna siguió con la historia de las
observaciones groseras de su padre, el viaje a San José y el día de Acción de
Gracias en Tahoe, haciendo hincapié en las miradas que intercambiaron en la
ladera, cuando Lily se cayó "Te juro que si Todd no hubiese llegado justo en ese
momento, creo que podría haberle besado" terminó con la historia de Todd en la
cocina "Y ahora, ella no contesta mis llamadas. Las pocas veces que en realidad
hablé con ella, me dijo que estaba demasiado ocupada para reunirse conmigo.
Tengo que hablar con ella, decirle lo que pasó. Pero ahora estoy empezando a
pensar que tal vez ella no me ve de esa manera"
"Oh, yo creo que sí"
"¿Por qué?" Anna necesitaba oír buenas noticias.
"Porque eres irresistible"
"Habla en serio"
"Está bien, lo que a mí me parece, es que ustedes se estaban acercando cada vez
más, hasta que te vió besando a Todd"
"Yo no estaba besando a Todd. Él me estaba besando a mí"
Carolyn hizo un movimiento con la mano, como si intentara ahuyentar a una
mosca "Lily no tenía manera de saber eso. Lo que probablemente vió fue que los
estaban besándose. Mientras sintiera el más mínimo atisbo de esperanza, de que
estabas interesada en ella, estaría cerca y sería tu mejor amiga. Tan pronto como
esa posibilidad desapareció, tuvo que huir para protegerse"
"Pero eso no tiene sentido. Si estábamos tan cerca ¿por qué no iba a hablar
conmigo al respecto?"
"Porque Lily es lesbiana. Las lesbianas todo el tiempo corren el riesgo de
enamorarse de mujeres heterosexuales. No es algo que podamos evitar,
especialmente cuando las mujeres son tan hermosas y encantadoras como tú"
Anna gimió.

"Y una vez que vemos la señal, el instinto de conservación se activa y no hay nada
que hacer, más que huir"
"Ella no tiene que huir de mí. No voy a hacerle daño. Y no estoy segura de que
sea hetero" agregó con voz casi inaudible "Pero eso es un tema para otro día. En
este momento, sólo tengo que arreglar las cosas con Lily para que podamos
seguir adelante"
"Independientemente de si eres hetero o no, es más importante lo que crees. Si
todavía tienes algo de la Anna Kaklis que conozco, esto no es algo que vas a
hacer a capricho. Es algo importante ¿verdad?"
Anna asintió con la cabeza.
"Sería devastador para Lily si despiertas un día y decides que necesitas algo más
que ella no puede darte. Si ella tiene que vivir con esa posibilidad cada día, no va
a ser saludable para ninguna de las dos. No hay nada más que dolor en eso"
"Pero ¿cómo sé que eso no va a pasar?"
"Probablemente no lo sabrás. Pero tienes que entrar en esto con los ojos bien
abiertos. Lily ya los tiene. Necesitas pensar acerca de si estás o no estás lista para
una relación con Lily en sus términos. Ella quiere abrazarte y besarte y tocarte. Si
vas a seguir adelante con ella, vas a tener que querer eso también"
Anna procesó las palabras de Carolyn. Entendía lo que Lily necesitaba, pero no se
había permitido insistir en esos pensamientos. Era demasiado abrumador "Sabes,
realmente te quería mucho en la universidad, Carolyn. Incluso podría haber estado
enamorada de tí, pero era bastante ingenua en las cosas de ese tipo"
"Sabía que estaba enamorada de tí"
"Probablemente hubiese hecho todo lo que me pidieras, sólo para complacerte"
"Ahora me lo dices" le reprendió "¿Pero es así cómo sientes acerca de Lily? ¿Que
tendrías sexo con ella sólo para complacerla? ¿Para que ella volviera contigo otra
vez?"
"No, Carolyn. Lo quiero por mí también" admitió por primera vez "No creo que
jamás haya deseado a alguien de esta manera, en toda mi vida" sus palabras
salieron más fuertes de lo que jamás habían salido y decirlo en voz alta parecía
haber quitado el peso de sus hombros.
“Entonces, tienes que decírselo"

"¿Y si ella no siente de la misma manera? Quiero decir, si ella me quisiera de esa
manera ¿no tendría que habérmelo dicho a estas alturas?"
"Confía en mí. Ella siente lo mismo. Pero todo tiene que venir de tí. Lily no actuará
por sus sentimientos. Hay demasiado en riesgo para ella. Le preocupa que puedas
rechazarla y despreciarla por tener esos sentimientos por tí. Ella no podría
soportar eso"
"Yo nunca podría despreciarla"
"Lo sé, pero ella no lo sabe. Tienes que ser la que mueva esta relación hacia
adelante"

***
Mientras regresaba a casa desde el aeropuerto, en la parte trasera de una
limusina, Anna hizo un balance de su escapada de ésa noche. Si su único logro
hubiese sido reconectar con Carolyn, habría valido la pena el viaje. Y encima de
eso, había conocido a Vicky y visto por sí misma la clase de amor que compartían
como pareja. Anna quería esa clase de felicidad, ahora más que nunca y estaba
segura de que la tendría con Lily.
No todo eran buenas noticias. Carolyn y Vicky le dijeron que podría pasar por
cosas que le dejarían el corazón roto.
Carolyn estuvo especialmente desalentadora, diciéndole que esto podría separarla
de su familia.
Una relación con Lily seguramente podría causarle problemas con su padre. Él le
había guiado en cada paso del camino, mientras planeaba meticulosamente su
vida y sería el primero en condenar esto como si no fuese lo mejor para ella. La
aceptación de Martine sería crucial para suavizar las cosas en casa. Sin su apoyo,
esto podría abrir una brecha permanente entre todos ellos.
Tan pronto como Anna llegó a casa, comprobó dos veces sus pasajes y
documentos de viaje a Alemania. Luego vació su pequeño bolso del viaje a Seattle
y comenzó la tarea de empacar para los próximos nueve días en el extranjero.
Cuando terminó, colocó las maletas en la puerta y se fue a la cama. Estaba
exhausta, emocionalmente más que físicamente. Era casi medianoche, pero la
cabeza le latía con pensamientos de cómo podría lograr que Lily le escuchara y de
lo que iba a decir para convencerla de darles una oportunidad.

***
"¡Ya voy!" Lily no podía imaginar quién diablos podría llamar a esta hora, se volteó
sobre su cama e hizo caso omiso por un momento, pero los golpes no
desaparecieron. Cuando miró por la mirilla, cada célula de su cuerpo se despertó.
Anna estaba en su puerta.
Ya había encendido las luces y había gritó a través de la puerta, así que era
demasiado tarde para fingir que no estaba en casa. Tan pronto como liberó el
pestillo, Anna entró sin esperar una invitación. Por su mirada frenética, supo que
algo urgente le había llevado hasta allí tan tarde "¿Anna? ¿Todo está bien?"
"No, Lily. Nada está bien"
El corazón de Lily le dio un vuelco "¿Qué pasa?"
"No puedo soportar lo que está pasando entre nosotras. Todo ha cambiado.
Quiero que estemos cerca nuevamente. Lo necesito"
La propia necesidad de Lily por Anna era casi insoportable. Quería ceder, aceptar
los términos de Anna por la simple oferta de amistad. Pero tenía que proteger su
corazón. Encontrándose con los ojos de Anna y con una resolución de acero
respondió "No puedo, Anna. Quiero, pero no puedo"
"¿Qué no puedes, Lily? ¿Acaso esto no te hace daño, como a mí?"
"Sí, por supuesto que sí. Pero estar contigo sólo lo hace peor para mí"
"¿Es por Todd?"
Las lágrimas que Lily había estado conteniendo desde Tahoe, de repente llenaron
sus ojos. Se hundió en el brazo del sofá y miró fijamente la sala oscura, incapaz
de mirarla a los ojos "Sí" susurró ella.
Con esa confesión, se preparó para dejar que las fichas cayeran donde debían.
Anna se dirigió en silencio hacia el sofá y agarró sus manos. Con un pequeño tirón
puso a Lily en pie "No quiero a Todd. Nunca lo he querido. Sólo te quiero a tí"
Como en cámara lenta, la cabeza de Anna se inclinó hacia adelante. Sus labios se
abrieron y desaparecieron de su vista, momentos antes de hacer contacto con la
boca de Lily que esperaba.

Capítulo 10
Para Lily, ese beso era algo más que una reunión de sus labios. Era una confesión
inequívoca y estaba completamente dominada por la sensación. La boca de Anna
era suave y cálida, la más dulce que jamás hubiese besado y su lengua tomó la
palabra al acariciarla en un nivel completamente nuevo.
Demasiado pronto el beso terminó, ambas estaban sin aliento. Sin estar dispuesta
a renunciar a este abrazo íntimo, Lily hundió su rostro en el cuello de Anna. A
pesar de la ansiedad de que Anna repentinamente tuviese dudas, las palabras se
reprodujeron en su cabeza "Sólo te quiero a tí" si había una oportunidad en la
tierra de que en realidad pudiesen estar juntas, Lily haría lo que fuese necesario
para que eso ocurriera.
Anna la atrajo más cerca, ahuecando su cabeza con la palma de su mano,
balanceándose ligeramente en una forma que mantenía viva las sensaciones. Se
abrazaron así durante varios minutos, sin emitir un sonido. Poco a poco, Lily sintió
que la tensión de las últimas seis semanas se desvanecían. En su lugar estaba la
quietud, como arrullando su alma.
"Me he estado volviendo loca sin tí" susurró Anna "Te he echado mucho de
menos"
Permanecieron juntas en silencio durante unos minutos, disfrutando la calma. Para
Lily, el beso sólo había servido para despertar su deseo. Inclinándose hacia atrás,
estudió el rostro de Anna en busca de signos de incomodidad o incertidumbre. Sin
encontrar nada de eso, atrajo su rostro más cerca, sus ojos clavados como dardos
entre los ojos y los labios de Anna.
Inclinando un poco su cabeza en el último instante, compartieron una mutua
respiración mientras sus labios se encontraban nuevamente.
El segundo beso se profundizó con pasión ya que ambas fueron arrastradas
nuevamente por la emoción y el asombro. Las manos de Lily se quedaron quietas,
sosteniendo firmemente los hombros de Anna. No se trataba de una pasión
sensual. Se trataba de saber a ciencia cierta que Anna estaba allí.
Cuando se separaron nuevamente, Anna besó su nariz suavemente y apoyó su
mejilla contra la frente de Lily "Me tengo que ir. Debo salir al aeropuerto a las seis"
“No. Nunca dejaré que te vayas"
"Papá y yo nos vamos a Múnich mañana por nueve días. Me gustaría irme
pensando que tú y yo estamos bien nuevamente"

"Estamos bien, Amazona"
"Y cuando regrese, hablaremos de todo"
"¿Y nos besaremos un poco más?"
" Y nos besaremos mucho más que un poco"

***
Lily entró a la oficina a las siete y media llena de pura adrenalina.
"¿De dónde salieron estos panecillos?" preguntó Pauline.
"Los recogí" contestó Lily, divertida por la expresión de sorpresa de Pauline.
Probablemente se había acostumbrado a su comportamiento hosco en los últimos
tiempos, pero esos días habían quedado atrás.
Otra cosa que había quedado atrás…al menos hasta que Anna regresara a
casa…era el horario de trabajo de sesenta horas en el que había caído, para dejar
de pensar en lo mucho que le dolía. En lugar de esos pensamientos estaban
nuevas sensaciones: besos, abrazos y las palabras suaves y seguras de Anna.
Incapaz de dormir después que Anna se fue, lo revivió todo una y otra vez. Una
parte de ella temía que si volvía a dormir, despertaría sin que nada de eso hubiese
sucedido.
La naturaleza de Lily era ser insegura. Aceptaba a regañadientes que era el
legado de su madre biológica, quien la había abandonado. Su inquietud le llevaba
a lugares horribles, como permanecer despierta, preocupada de que Anna se
hubiese asustado después de conducir a casa. Una simple llamada telefónica esta
mañana hubiese puesto sus miedos en reposo ¿Por qué Anna no le había…? No.
Ella no lo arruinaría con expectativas sobre cómo debía actuar Anna.
Nueve días se sentían como una eternidad para Lily. Su único contacto con Anna
habían sido tres mensajes dejados en su buzón de voz "pensando en tí, espero
que estés bien", había estado en el juzgado; otro mientras estaba en la ducha y el
tercero, mientras estaba sacando la basura de casa. Ahora, resignada a dejar que
la basura llegara hasta el techo, Lily se plantó en el sofá todo el sábado,
esperando a que sonara el teléfono.
No tenía idea de cómo iba a sobrevivir cuatro días más. Mentalmente, se estaba
preparando para esperar aún más tiempo ya que Anna tendría mucho que hacer al

llegar a casa. Su avión llegaría a las 4:07 de la tarde del miércoles. Probablemente
estaría agotada del viaje, e iría directamente a casa para descansar. Después,
querría ir a la concesionaria porque necesitaba comprobar las cosas. Y luego
probablemente tendría que dormir, por el desfase de horario. Y ver a su familia.
Lily supuso que tendría suerte de ver a Anna antes del próximo fin de semana,
pero al menos podrían hablar en la misma zona horaria.
Su miseria se vió interrumpida por el fuerte sonido del teléfono, en todo su
pequeño apartamento. Había subido el timbre al máximo, para asegurarse de no
perder accidentalmente otra llamada. Sus esperanzas brillaron cuando el
identificador de llamadas marcó "fuera del área"
"Hola...ella habla...no, no me interesa" el vendedor era persistente, pero Lily no le
cedió una pulgada. Lo quería fuera de su teléfono "No, lo único que no me gusta
de mi servicio de teléfono actual, es que usted tiene mi número" irritada por la
molestia, colgó el receptor, dándose cuenta de inmediato que la luz de los
mensajes parpadeaban. Una llamada rápida a su correo de voz confirmó sus
temores. Se había perdido la llamada de Anna nuevamente.
Frustrada sin medida, Anna se encaminó por el restaurante donde su padre le
estaba esperando. Había estado tratando de adivinar cuando estaría Lily en su
casa o en su escritorio, pero sin importaba cuándo o dónde llamaba, siempre le
recibía el correo de voz. La diferencia de horario lo hacía difícil y los seminarios la
dejaban con poco tiempo libre para seguir intentándolo. Esperaba que fuese más
fácil encontrarla el fin de semana, pero aún hoy la llamada no había sido
respondida.
O tal vez Lily estaba evitando nuevamente sus llamadas. Anna no había querido
tomar en cuenta esa posibilidad, pero le había llevado una semana o más después
de lo de Tahoe, darse cuenta que aquellos correos de voz no habían sido un
accidente. Pero ¿qué podía haber hecho para crear esta distancia nuevamente?
Por la mirada en el rostro de su padre, él se había dado cuenta que su estado de
ánimo era desagradable ¿Y por qué no? Cinco días atrás había estado alegre y
optimista por primera vez en semanas. Ahora estaba triste y distraída
nuevamente.
"Cariño ¿todo está bien?"
"Por supuesto. Los seminarios son buenos. Tu compañía es fabulosa. No está
nevando ¿Qué más puede pedir una chica?" sacó la mejor sonrisa que pudo
reunir.

Por desgracia, él no se lo creyó "Es que parecías tan feliz cuando llegamos y
ahora se nota claramente que algo te molesta"
"No hay nada de qué preocuparse, papá" Anna no quería tener esta conversación
"Es sólo un pequeño problema personal. Lo resolveré"
Demasiado tarde, se dió cuenta que probablemente era lo peor que podía haber
dicho. No estaba preparada para hablar de Lily con nadie y menos con su padre.
"Anna, te he estado observando y me he preocupado acerca de las cosas que te
pasan durante treinta y dos años. Quiero ayudar" no iba a mirarlo a los ojos "Por
favor, no me dejes fuera"
Ella suspiró. Había provocado esto ella misma por ser tan transparente y dió el
golpe de gracia al llamarlo un problema personal. Si guardaba silencio ahora,
podría herir los sentimientos de su padre "¿Recuerdas a mi amiga Lily, la del
terremoto?"
"Sí, por supuesto"
"Bueno…" empezó vacilante "…tuvimos un mal entendido, pero me pareció que lo
habíamos aclarado antes de irme. Ahora no estoy tan segura"
"¿Fue por lo que dije? Si quieres, me disculparé con ella"
"No, eso ya lo arreglamos. Le dije que estabas equivocado y que de todos modos
yo hacía toda la contratación en la concesionaria. Y Kim le dijo que no habías
tomado tu medicamento ese día y no sabías lo que estabas diciendo" disfrutó de la
mirada de sorpresa en su rostro.
"¿Sin mi medicación?"
"Ya sabes cómo es Kim. Lily sabía que estaba bromeando"
Él se relajó visiblemente "Entonces ¿cuál es ése malentendido?"
Ella cubrió la mano de su padre con la suya, para aliviar sus preocupaciones "Esa
es la parte personal, papá. No es algo de lo que quiero hablar"
Él se removió en su asiento y se inclinó hacia adelante, claramente agitado "Anna,
entiendo que Lily es importante para tí, pero si te está causando angustia, tal vez
es hora de empezar a dejar de lado esa experiencia terrible del terremoto. No
puedes dejar que vínculos equivocados dominen tu vida. Algunas cosas sólo
tienes que dejarlas ir"

Ahora era Anna quien estaba molesta. Sus intentos por evitar hablar del problema
con Lily, habían llevado a su padre a asumir lo peor…que Lily de alguna manera
le estaba presionando a una amistad no deseada y haciéndole demandas poco
razonables. Nada podría estar más lejos de la verdad.
Poniéndose de pie abruptamente, recogió su chaqueta y su bolso "Creo que voy a
saltarme el resto de esto y volveré a casa" el lunes sólo sería medio día de
seminarios, seguido de un almuerzo y luego reuniones tipo cóctel para los
propietarios de concesionarios norteamericanos en la noche y el martes todo el
día tratarían la creación de redes "Voy a volver a mi habitación y llamar a la
aerolínea ¿ También quieres cambiar tu boleto?"
Su padre frunció el ceño "Anna, cálmate"
"Papá, tengo que ir a casa y hacer frente a esto. Si tú quieres quedarte hasta el
miércoles, está bien"
"Tenemos reuniones con personas importantes. Tenemos que replantear nuestra
posición con los nuevos propietarios del grupo de California. No podemos dejar
que formen alianzas exclusivas con otros distribuidores y nos dejen fuera"
Él tenía razón, pero Anna no podía pensar en negocios ¿Por qué Lily
simplemente no había contestado su teléfono?

***
Lily giró en su silla y acercó el teclado de la computadora. En los últimos días,
había vigilado el clima en Europa, preocupada por una tormenta de nieve que
soplaba desde el mar del Norte. Golpearía a Alemania justo el martes, por lo que
el vuelo del día siguiente de Anna, de regreso a casa, podría retrasarse,
extendiendo aún más la espera tortuosa de su regreso.
Su estómago gruñó, avisándole su descontento por la hora tardía. Eran casi las
ocho y el equipo de limpieza había comenzado en las oficinas del segundo piso.
Estaba refugiada en su trabajo, pero era mejor matar el tiempo en su oficina que
estar esperando en casa. Cómo iba a soportar los siguientes dos días…o más
tiempo si la tormenta golpeaba en la fecha prevista…era una incógnita.
No había compartido la noticia de la visita nocturna de Anna, con Sandy y
Suzanne, queriendo primero asegurarse de que no era sólo una casualidad. Casi

podía convencerse de que nunca había sucedido y si Anna regresaba con dudas,
eso era exactamente lo que iba a tratar de hacer.
Pero no había pasado. Su prueba era el recuerdo ardiente de los labios de Ana
sobre los suyos. Ninguna ilusión podría haber creado una sensación tan sublime.
A pesar de ese momento, haberse perdido todas las llamadas de Anna tenían a su
imaginación abrumada ¿Y si estaba llamando para decirle que el beso había sido
un error? Sus mensajes de correo de voz habían sido agradables, pero no había
dicho nada que no podría ser explicado simplemente como algo amable y
educado. Ciertamente, no había nada de una naturaleza más íntima.
Exasperada por el pesimismo que estaban tomando sus pensamientos, Lily
comprobó el reporte del tiempo una vez más, antes de cerrar la sesión. Con el
maletín en la mano, estuvo a punto de apagar la luz cuando el teléfono sonó,
sobresaltándola ¿Quién estaría llamando a su oficina a esta hora?
"Lilian Stewart" dijo formalmente, llegando a través de su escritorio para golpear el
botón que activaba el altavoz del teléfono.
"Lily, soy Anna"
Dejó caer su maletín y corrió detrás de su escritorio, luchando por recoger el
teléfono y desconectar el altavoz. En su prisa, estuvo a punto de desconectar la
llamada.
"Lily ¿estás ahí?"
"¿Anna? Dios, si hubieses esperado treinta segundos más, me habría ido. Y me
habría perdido tu llamada nuevamente" se dejó caer en la silla, tratando de
calmarse "Esto ha sido tan frustrante. Voy a estar muy feliz de verte"
"Entonces es posible que desees mirar por la ventana"
Lily se enderezó y estiró el cuello, pero el ángulo de las persianas le impedían ver
la calle. Se puso de pie y se estiró, separando las persianas con una mano. Allí,
debajo de la farola, Anna estaba apoyada en el guardafangos de una limusina.
Con el teléfono en una mano, saludó agitando los dedos en dirección hacia Lily.
"Estás aquí"
"Estoy aquí"
Anna le pagó al conductor con billetes de veinte y le dió las gracias por su
paciencia. Dejó sus maletas en la acera mientras Lily llegaba.

"Bienvenida a casa" dijo Lily, sonriendo.
Se juntaron en un fuerte abrazo, Anna disfrutando del final de la ansiedad que se
había acumulado en los últimos días "Parece que todo lo que hice fue extrañarte"
"La única manera de arreglar esto, es que prometas no volver a irte nuevamente"
"Créeme. No iré a ninguna parte" se agarró del brazo de Lily y luego recogió su
bolso.
Lily agarró el asa de la maleta grande y la arrastró tras ella, mientras caminaban
hacia el estacionamiento.
"Me he estado volviendo loca tratando de localizarte. Y luego me asusté de que
estuvieras evitando mis llamadas nuevamente"
"Aún tenemos que hablar de todo eso, Anna. Estoy muy apenada por mi
comportamiento, especialmente la noche que cenamos. Fui una condenada idiota"
"No, no lo fuiste" a Anna no le importaba nada de lo pasado. La sonrisa
emocionada de Lily era toda la seguridad que necesitaba para saber que el
malentendido quedaba atrás "No tenemos que hablar de nada, a menos que de
verdad lo quieras. Pero te vas a morir cuando te diga por qué ocurrió todo esto"
"¿Qué quieres decir?"
"Quiero decir, que cuando Todd me siguió hasta la cocina en Tahoe y me besó,
sucedió de la nada. Lo paré en seco y te iba a contar todo sobre él, pero te fuíste
sin siquiera decir adiós. No tenía ni idea de por qué"
"Dios, fui una idiota" llegaron a la X3 y Lily abrió la cajuela para guardar el
equipaje "Si tan sólo no hubiese…"
"Olvídalo. Entiendo por qué te fuiste. Si yo te hubiese visto besando a alguien,
probablemente hubiese hecho lo mismo" Anna dejó caer su bolso del hombro y
abrió sus brazos para darle otro abrazo "Pero no me importa nada de eso ahora.
Todo lo que importa es esto"
Anna amaba la sensación de tener a Lily entre sus brazos, por primera vez no se
sentía empequeñecida como se sentía ante un hombre que presumía ser su
protector. Era una sensación diferente, como la de estar en una verdadera
igualdad...y se sentía muy bien.
"Supongo que no tienes hambre" dijo Lily.
"Comí en el avión. Pero te acompaño"

"Puedo ir por algo para llevar ¿Estás cansada?" Lily rodeó la camioneta y abrió la
puerta del pasajero "Pregunta estúpida. Has estado volando durante quince horas"
"Sí, estoy cansada. Pero no esperaba presentarme en el concesionario sino hasta
el viernes, así que puedo dormir todo el día de mañana" dejó caer su bolso en el
piso y se volvió hacia Lily, que esperaba para cerrar la puerta. A pesar de que la
farola proyectaba sombras sobre su rostro, su sonrisa era inconfundible "Tenemos
mucho por recuperar"
"Empecemos con esto" Lily se acercó y acarició suavemente la parte posterior de
la cabeza de Anna, tirando de ella para acercarla.
Anna vaciló sólo un momento antes de cerrar sus ojos y encontrar los labios de
Lily ¿Qué importaba que se besaran a la vista de quien quisiera mirar? La única
persona que le preocupaba la viera, estaba todavía en Múnich.

***
Anna se estaba acostumbrando al sofá de Lily. Desde su regreso de Alemania
hacía más de una semana, se habían visto todos los días, incluyendo dos noches
como ésta, cuando Anna estaba en el apartamento de Lily mientras ella preparaba
sus casos para los tribunales. Habían recuperado fácilmente su antigua alegría, la
tensión de las últimas seis semanas ya estaba olvidada.
Recordando su pasado, Anna se dió cuenta que ella y su esposo nunca habían
compartido este tipo de compatibilidad. De hecho, cualquier informalidad que ella y
Scott habían disfrutado cuando llegaron a conocerse el uno al otro, pareció
desaparecer para Anna, una vez que llevaron su relación a un nivel romántico. A
partir de ese momento, ella se volvió más cohibida, más centrada en decir y hacer
lo correcto. Con Lily, se sentía cómoda siendo ella misma.
Esta noche, estaba acostada leyendo el último número de Car & Driver, mientras
Lily que estaba sentada en el piso muy cerca, revisaba una pila de documentos
legales. Ninguna parecía necesitar la atención de la otra, pero Anna disfrutaba de
la tranquila cercanía.
Su deseo físico por Lily estaba creciendo, aunque lentamente. Borra eso, admitió
tímidamente. Su deseo de había disparado. Sin embargo, la parte de ella que lo
quería todo, palidecía en comparación con lo que incitaba sus inseguridades
sexuales. No sería suficiente entregarse a Lily, como lo había hecho con Scott y
Vince para el placer de ellos.

Esta vez, quería disfrutar del placer, darlo pero recibirlo igualmente.
Como si hubiese leído sus pensamientos Lily se acercó rozando con su hombro y
acariciando distraídamente el muslo de Anna.
"No voy a dejar que termines tu trabajo, si sigues haciendo eso" dijo Anna,
señalando la mano de Lily.
"¿Qué vas a hacer?"
"Podría traerte aquí conmigo"
Lily apartó la mano y se volvió, arqueando las cejas sugestivamente "Entonces tal
vez debería dejar de hacer mi trabajo" dejó caer los papeles y subió al sofá,
cubriendo con su cuerpo el de Anna.
Anna estaba encantaba de sentir el peso de Lily sobre ella. Cuando sus labios se
encontraron, sus manos comenzaron a vagar por los muslos de Lily hasta sus
hombros, en una caricia ininterrumpida. Mientras el beso se alargaba, este se
profundizó y pronto Anna se encontró respondiendo al intercambio, moviendo sus
caderas a un ritmo lento contra el muslo de Lily. La mano de Lily encontró su
pecho y ella gimió, arqueándose hacia arriba para tener más contacto.
"Dios, eres increíble" dijo Lily cuando de repente se quedó inmóvil.
Anna nunca había sentido tanta pasión ardiente en toda su vida…y eso que sólo
yacían juntas en el sofá. Por primera vez, se sintió impotente ante sus deseos
físicos. Si Lily no se hubiese detenido…
"Podría perderme en tí, Anna" se apartó y se sentó "Esa idea me asusta casi hasta
la muerte"
Anna le agarró por el codo. Esta era la parte que Carolyn le había advertido, que
Lily no sería capaz de confiar en que ella se quedara "¿Qué te asusta?"
"Tenerte…y después perderte"
"Por favor, no tengas miedo, Lily. No puedo prometer que es lo que va a pasar con
nosotras, pero todo esto que siento es lo correcto para mí. Y nunca había sido así
anteriormente"
"¿Nunca?"
Anna negó con la cabeza "No puedo explicarlo, pero desde que te besé he sentido
como si toda mi vida hubiese sido una mentira...como si nunca hubiese
encontrado al hombre adecuado, porque no había ninguno" se sentó y tomó la

mano de Lily "No estoy lista para lo que casi sucede hace un momento, pero no
tengo miedo de ello. Y no quiero que tú lo tengas, tampoco"
"¿Cómo no vas a tener miedo, Anna? Todo lo que estas enfrentando es nuevo"
"Es nuevo, debido a la manera en que siento por tí. Pero hay una diferencia entre
el miedo y la expectación. Y sí, estoy ansiosa por algunas cosas…especialmente
las sexuales. Esa parte no es nueva para mí en absoluto. Siempre he sido de esa
manera, pero tú me excitas como nunca nadie lo había hecho"
"¡Whew!" Lily se abanicó con la mano "Puedo decirte una o dos cosas acerca de la
excitación"
Anna se rió entre dientes "¿Tienes algún consejo sobre cómo dejarlo cuando no lo
deseas, pero deberías?"
"No me preguntes algo así, Amazona. Voy a tener que cerrar la puerta"
Anna la atrajo hacia ella en un tierno beso "Uno de estos días, voy a ayudarte a
hacer eso"

***
"Lilian Stewart" respondió secamente en el receptor, sin levantar la vista de la
pantalla. Ella había ido a la corte esa tarde para ayudar a Tony con la selección
del jurado en un caso de discriminación de vivienda.
"Hola, cariño ¿Cómo va tu día?"
Lily casi se desmayada al escuchar ese cariño "Hola, tú. Se pone mejor cuando
contestó el teléfono ¿Qué pasa?” se estiró desde su escritorio para empujar la
puerta de su oficina.
"Quería preguntarte algo. Kim acaba de llamar y me invitó a cenar esta noche.
Quiero hablarle de nosotras, si te parece bien"
Habían decidido…en realidad, Anna le había pedido…mantener su relación de
forma discreta hasta que estuviesen más seguras de sus sentimientos. Lily lo tomó
como una buena señal el que Anna estuviese dispuesta a compartir las cosas con
su hermana. Por otro lado, también era un riesgo, debido a que la desaprobación
de Kim sería difícil de superar.
"Por supuesto que está bien" más tentativamente agregó "¿Al menos me dirás
cómo va?"

"Claro, pero no me preocuparía por eso si fueras tú. Kim está de nuestro lado.
Sólo quiero decirle como vamos"
"¿Cómo vamos?"
"Yo voy fantástica ¿Y tú?"
"Igualmente" Lily estaba agradecida por la confianza "¿Cómo te sentirías si
hablara con mamá?"
"Adelante. Sé lo cercanas que son. En primer lugar, supongo que fue una tontería
de mi parte pedirte que esperaras"
"No fue una tontería. Todo esto es nuevo para tí y tomará algún tiempo
acostumbrarse a ello" no quería ser portadora de malas noticias, pero Anna tenía
que estar preparada para algunos de los problemas que podría enfrentar cuando
más gente se enterara "Sé que has estado preocupada por tu padre, pero él no
será la única persona a quien no le gustará la idea de que estés conmigo. Algunas
de las personas que has conocido durante años, pueden mirarte de manera
diferente, si supieran lo de nosotras"
"No estoy preocupada por eso"
Lily tomó su rechazo con reservas. Anna se preocuparía cuando se enfrentara a
estos prejuicios de primera mano "Aún así, necesitas estar preparada para ello"
"Sólo hay una cosa que realmente me asusta, Lily. Y es cometer otro error colosal
y que todo el mundo se dé cuenta"
El corazón de Lily casi se rompe ante la admisión "Anna, no tenemos que
apresurarnos en nada ¿de acuerdo? Tomemos nuestro tiempo y hagamos lo
correcto. Quiero que estés segura"

***
"Entonces ¿cómo es hacer el amor con otra mujer?" Kim no era de las que se
andaban con rodeos. Siempre había disfrutado del hecho de que Anna se
avergonzaba tan fácilmente, sobre todo en lugares públicos como el restaurante
donde estaban reunidas para cenar.
"Acabo de abrirte mi corazón acerca de esta dulce mujer que ha tocado mi alma
¿Y quieres saber sobre eso? No. Todo lo que quieres saber es acerca de sexo"
"Sí, sí ¿Entonces? ¿Qué se siente?"

Anna suspiró y dejó caer los hombros en señal de rendición. Kim era incorregible
"¿Tenemos que hablar de esto?"
"Sí. Quiero detalles"
"No tengo más detalles. No hemos llegado tan lejos todavía"
"Bien ¿qué están esperando?"
"No es una carrera, sabes. No todo el mundo se rinde tan fácilmente a sus
instintos animales, como dos personas que conozco y que ni siquiera pueden
mantener sus manos alejadas el uno del otro en público"
"Podemos hablar después de mi vida sexual. Sé lo mucho que te gusta eso. Pero
por ahora, vamos a hablar un poco más sobre la tuya"
Su hermana era la única alma viviente con la que había compartido los detalles de
sus experiencias íntimas con Vince y Scott. Para su infinita vergüenza, Kim
también le contó sobre las cosas que ella y Hal hacían entre las sábanas. Anna no
fue capaz de mirar a su cuñado a los ojos durante un mes "No estamos hablando
de mi vida sexual, Kim. Sé que vas a estar devastada al escuchar esto, pero
sucede que no tengo ninguna"
"Sí, la tienes. Sólo que no la sacas a jugar lo suficiente"
Para Anna, el sexo no tenía nada que ver con el juego. Era una profunda y
dramática producción, donde rara vez participaba lo divertido "No hemos llegado
allí todavía. Ni siquiera sé si Lily lo quiere" la última parte la murmuró tímidamente.
"También eres una mujer. Eso podría darte una pista"
Esta conversación iba rápidamente cuesta arriba para Anna. Una vez que Kim
probaba el sabor de la sangre, por lo general la acosaba hasta que ella estaba
demasiado avergonzada para hablar.
"Piénsalo, Anna. Me has dicho qué tipo de cosas te han gustado más y por lo que
recuerdo, en ninguna de ellas participaba un pene"
Anna cubrió su rostro con las dos manos, para ocultar lo que sabía era un rubor
intenso.
"Te gustan los orgasmos ¿no?"
Anna bajó las manos y rodó los ojos "¿Debo siquiera tener que responder a eso?"
"En serio, Anna ¿No te mueres por saber lo que se siente con Lily?"

"La curiosidad es una razón estúpida para tener relaciones sexuales"
"Tal vez, pero es perfectamente normal que dos personas que se importan una a
la otra, quieran expresarlos físicamente. Y es obvio que sientes lo mismo que Lily
¿así que, cuál es el problema?"
Ella hizo una mueca "El problema es que no tengo idea de qué demonios estoy
haciendo. Así que aquí voy nuevamente, como todas las otras veces que he
sufrido al pasar por esto. Será acerca de a dónde van las cosas, cómo se siente
algo o no se siente, si se está siendo la estimulación adecuadamente. No es
acerca de la persona. Cuando yo…" miró alrededor del restaurante para
asegurarse de que no estaban siendo escuchadas y bajó la voz "…cuando haga el
amor con Lily, quiero que sea sobre nosotras, no sobre…eso ¿Es mucho pedir?"
Kim se reclinó y le dió una mirada de cálida comprensión "Lo creas o no, si Lily es
la persona adecuada, esto va a ser acerca de ambas. Y de repente, el sexo será
algo maravilloso que desearás todo el tiempo, ya sea sólo para compartir tu amor
apasionado o para divertirte simplemente"
"No creo ser de esa manera, Kim. Es sólo que no entiendo que hay de bueno en
eso"
"Te lo acabo de decir. Se trata de estar con la persona adecuada"
"Puede que tengas razón" dijo en voz baja. Miró a su alrededor nuevamente para
asegurarse de que nadie estaba escuchando "Las cosas se han estado
calentando últimamente y tengo que admitir que se siente diferente...más
emocionante. Y se lo dije a Lily la otra noche"
"Deja que suceda, Anna. Lily es la persona adecuada"
"Papá va a enloquecer"
"Déjalo. Mereces tu propia vida"
"¿Vendrás a visitarme si me excluye?"
Kim se echó a reír "No tienes que preocuparte por él. Él no tiene voto aquí. Tú
misma lo dijiste, todo es acerca de tí y de Lily"
"Puede ser, pero no quiero perder a mi padre"
Kim estiró una mano sobre la mesa y lo colocó en el antebrazo de Anna "Las dos
conocemos a papá. Él puede resistirse un poco al principio, pero cuando se dé
cuenta de que no va a salirse con la suya, estará contigo"

Esa era la forma en que Anna lo veía también, excepto por la pequeña parte de
resistirse. Esperaba la caída de un cohete en toda regla.

***
"...estamos tomando las cosas con calma, pero definitivamente estamos decididas
a que vaya a alguna parte" dijo Lily.
"Te dije que valdría la pena luchar por ello" respondió su madre "Y no puedo decir
que estoy un poco sorprendida. Sabía, por la forma en que ella te miraba que
tenía esos sentimientos"
"Nunca me dijiste esa parte"
"¿Habría hecho alguna diferencia?"
Lily pensó en ello. Si hubiese sabido a ciencia cierta que Anna tenía esos
sentimientos por ella, el verle besar a Todd hubiese sido aún peor, porque habría
parecido un esfuerzo concertado por parte de Anna, de negar lo que sentía.
"¿Sabes qué? Ya no tengo que pensar en ese tipo de cosas"
"Así que ¿cuándo vendrán a visitarme?"
"No lo sé. Es tu turno de venir. He empezado a hacer mis caminatas los sábados,
porque el domingo es el día de descanso de Anna. No he podido atraerla a una
pista todavía, pero lo haré"
"Caminé hasta la colina de San José la semana pasada, con Bill Mueller"
"¿Bill Mueller? ¿Tu amigo médico?" Lily lo había encontrado un par de veces. Su
esposa había muerto de cáncer hacía varios años "¿Es que entre ustedes dos hay
algo que yo debería saber?"
"No lo sé. Vamos a cenar el viernes por la noche. Pregúntame nuevamente dentro
de un par de semanas"
"Eso es interesante" su madre no había tenido un compañero en años, desde el
director de currículo que tomó un trabajo en el estado de Arizona "Me agrada Bill"
"A mí también"
"Eso es suficiente. Voy a hablar con Anna y ver si podemos ir allá. Tengo que
averiguar cuáles son las intenciones de Bill"

"Y yo las de ella"

***
El X3 de Lily fue el primero en llegar desde el valet del Empyre. Anna le dió a su
cuñado un beso en la mejilla, antes de subir "Gracias por la cena. Fue muy
divertido"
"Nuestro placer" dijo Hal "Es difícil creer que ha pasado un año desde el
terremoto"
"Y un año desde que Anna y yo nos conocimos" añadió Lily siguiendo el ejemplo
de Anna abrazando a Kim y a Hal.
"Somos muy afortunados de estar celebrando esta noche" dijo Kim con una
seriedad poco característica en ella "Muchas personas perdieron a alguien que
amaban"
Anna le abrazó y le susurró al oído "Y algunos de nosotros encontramos a alguien
que amamos" entonces subió al puesto del pasajero "Nos vemos el domingo en la
casa grande ¿verdad?"
"Allí estaremos" dijo Kim "Algo me dice que vamos a tener una noche muy
emocionante"
"No te atrevas a decirle una palabra" gritó Anna por la ventana mientras Lily
empezaba a alejarse "¡Él va a enloquecer!"
"¿Crees que le dirá a tu padre?" preguntó Lily.
"No, solo está tratando de aterrorizarme"
"Tu hermana es todo un personaje. Y lo más gracioso es que siempre piensas que
está bromeando y luego de repente dice algo así acerca de la gente que no puede
celebrar porque perdieron sus seres queridos. Saca mis instintos cuando hace
eso"
"Eso es Kim para tí. Ella puede bromear, pero nunca pierde la perspectiva real. Es
una mujer increíble"
"Por supuesto, es tu hermana"
Anna amaba que Lily disfrutara estar con Kim y Hal y viceversa. Lograr que su
padre y Martine entraran en ese círculo, sería su próximo reto, pero aún no estaba

lista para eso. No veía razón alguna para hacerles pasar por esto, antes de que
ella y Lily supieran hacia dónde se dirigían.
Casi rió en voz alta ante su último pensamiento. No había duda de a donde se
dirigían ella y Lily. Pronto serían amantes. Nada se interpondría en su camino,
excepto decidir dónde y cuándo sucedería.

***
Lily se detuvo en la entrada de vehículos de la casa de Anna y apagó el motor "Sé
que tienes que irte, pero quería preguntarte sobre tu hermana"
Anna tendría una reunión de ventas a las siete de la mañana el día siguiente "Por
supuesto ¿Quieres entrar?"
"No, tienes que irte a la cama. Sólo quería saber cómo fue la charla la otra noche.
Se la pasó sonriéndome como el gato de Cheshire (personaje ficticio creado por
Lewis Carroll en su conocida obra Alicia en el país de las maravillas)"
"Le dije que me haces feliz" eso debió haber sido lo correcto en decir, decidió
Anna, porque Lily ahora llevaba la sonrisa más satisfecha que jamás le había
visto.
"¿Y qué dijo ante eso?"
"Ella estuvo...curiosa"
"Te refieres curiosa como a… ¿estás contenta de cómo van las cosas? o curiosa
como a ¿qué diablos crees que estás haciendo?"
Los pensamientos de Anna regresaron a la cena, al momento en que se cubrió el
rostro por la vergüenza y la insistencia de Kim de que explorara su nueva faceta
sexual y le informara inmediatamente. Sintiendo que su rubor aumentaba, se
volvió para mirar por la ventana "No, curiosa como a ¿qué tal es el sexo?"
"Oh"
Esto era una estupidez, pensó Anna. Dos adultos que estaban supuestamente
dirigiéndose a una relación sexual, deberían ser capaces de hablar de ello sin que
uno de ellos se iluminara como un camión de bomberos.
"Anna, mira...he estado pensando en eso desde que hablamos la otra noche. Sé
que estás un poco ansiosa por eso. Pero no espero que suceda. Sólo quiero

disfrutar estar juntas. Si sucede, sería maravilloso. Si no es así, estoy segura que
vamos a estar bien"
La conversación ya no era estúpida. Había rayado en lo ridículo. Toda esta charla
sobre el sexo le estaba poniendo aún más ansiosa. Y como si eso no fuese
suficiente Lily ahora había concluido, por su incapacidad infantil para hablar, que
eso podría no suceder. Anna necesitaba rectificarlo.
"Lily, acompáñame adentro"
Lily la siguió hasta la casa, luciendo como si estuviese preparándose para las
malas noticias.
Anna trató de disipar sus temores envolviéndola en un abrazo "No deduzcas nada
de esa charla con Kim. Ella sólo dice cosas como esas para avergonzarme y es
muy buena en eso"
"Así que lo que estás diciendo es... ¿que estabas avergonzada?"
Lily se echó hacia atrás para mirarla a los ojos y Anna luchó para no mirar hacia
otro lado.
"Soy una idiota para estas cosas. Nunca he sido capaz de solo hablar como un
adulto sin sentirme avergonzada. Ojalá pudiera. Pero sólo porque no hablo de eso,
no significa que nosotras no...ya sabes" Anna sintió que se ponía roja, aunque
probablemente Lily no podía notarlo bajo la suave luz de la entrada "¿Estás
escuchando lo estúpida que me parezco?"
Lily puso sus manos en las mejillas de Anna y besó su barbilla "No voy a burlarme
de tí, lo prometo. Me alegra saber que estás pensando en mí de esa manera"
"Por supuesto que sí" Lily probablemente se reiría al saber con qué frecuencia
pensaba en ellas haciendo el amor "Si no sabes eso, entonces no estoy haciendo
un muy buen trabajo al mostrarte cómo me siento"
"No, lo haces bien. Es solo que soy por naturaleza insegura" su voz se volvió más
tranquila y enterró su rostro en el cuello de Anna como avergonzada "Ese es uno
de los regalos, para toda la vida, que te quedan cuando una madre renuncia a tí"
Anna poco a poco iba entendiendo la fragilidad del corazón de Lily. Aflojó su
abrazo y tomó las manos de Lily apretándolas contra su pecho. Su corazón latía
con ansiedad, pero no podía dejar que Lily dudara de sus sentimientos por más
tiempo "No quiero que estés insegura acerca de mí. Si quieres hacer el amor esta
noche, estoy lista. Pero no aquí, no en esta casa. Podemos ir a tu apartamento"

Lily cerró sus ojos y negó con la cabeza "Anna, no. Quiero que suceda cuando sea
correcto para ambas, no porque te he hecho sentir como si tuvieses que
demostrar algo. Tengo que manejar mis propias inseguridades"
Anna se relajó, acercándola nuevamente y apoyó su mejilla contra la cabeza de
Lily. La sostuvo durante varios minutos, sus emociones en la cresta de la ola.
Hablar sobre hacer el amor, había elevado definitivamente las apuestas "Te amo,
Lily"
Los brazos de Lily se apretaron firmemente a su alrededor "Yo también te amo,
Amazona"

Capítulo 11
Por debajo del mantel, Anna deslizó sus dedos sobre el muslo de Lily y sonrió
cuando una mano cubrió la suya. En general, la noche había ido bien, excepto
cuando su padre había soltado abruptamente que echaba de menos ver a Scott en
estos encuentros familiares. Pero la expresión de su rostro, cuando ella le dijo que
Scott se había vuelto a casar, hizo que el momento incómodo casi valiera la pena.
Parecía que la noche iba a transcurrir sin más drama. Con estas reuniones
familiares casuales, su padre se acostumbraría a tener alrededor a Lily. Con el
tiempo, su presencia podría darse por hecho y sería más fácil para Anna abordar
el tema de su relación.
Estaban casi por irse cuando Kim llamó la atención de todos tocando en el vaso
de agua y aclarando su garganta "Si pudiera tener la atención de todos...creo que
alguien en esta mesa está guardando un secreto"
El estómago de Anna cayó en un vacío mientras sus ojos se encontraban con los
de su hermana sonriente al otro lado de la mesa. Sus padres iban a cabrearse.
"Los secretos son divertidos ¿verdad, Anna?" preguntó ella sin dejar de sonreír
con picardía.
Lily dejó escapar un pequeño grito cuando las uñas de Anna se clavaron en su
muslo.
"Pero creo que es hora de que todo el mundo comparta el secreto. Es hora de
darle la bienvenida a alguien nuevo en nuestra familia" hizo contacto visual con
todos en la mesa "Hal y yo, vamos a tener un bebé en julio"

El corazón de Anna comenzó a latir nuevamente mientras saltaba de su asiento y
corría alrededor de la mesa, casi olvidándose de su padre y de Lily "Esa es una
noticia tan maravillosa, Kim" envolvió a su hermana en un fuerte abrazo y le
susurró al oído "Te quiero tanto. Y recuérdame matarte después de éste pequeño
truco"

***
"Tu hermana es una terrorista" dijo Lily sosteniendo el teléfono entre su barbilla y
su hombro mientras apagaba la lámpara de noche. Había dejado a Anna en su
casa y le estaba llamando para desearle nuevamente las buenas noches, tan
pronto como se metió en la cama.
"Y que lo digas. Siempre ha sido así"
"Y vas a ser tía ¿No es emocionante?"
"Oh, no tienes ni idea. Lo han intentado durante los últimos tres años. Mamá y
papá ni siquiera saben esto, pero Kim ha tenido dos abortos involuntarios. Si va a
tener al bebé en julio ya debe estar en sus cuatro meses de embarazo"
"Esperemos que eso signifique que ya está fuera de problemas"
"Deben haber conseguido un informe fiable, o no creo que ella lo hubiese dicho a
todo el mundo"
"De verdad creí que iba a decirle a tus padres acerca de nosotras"
"Lo sé. Casi me da un ataque. Creo que voy a decirles pronto y terminar con esto
de una vez. No me gusta tener secretos"
"Si me preguntas, esto no es un gran secreto. A menos que tu padre siempre
actúe como si estuviese siendo llevado a la horca"
"Sí, creo que tiene una idea bastante buena de lo que pasa, pero él no entiende lo
que tenemos"
El corazón de Lily se enterneció al escuchar a Anna hablar de lo que significaba su
relación para ella "¿Por qué no me dices lo que tenemos?"
Anna suspiró soñadora "Tengo una novia que me paraliza cuando estoy con ella"
"¿Hago eso?"
"Lo haces. Y pienso en tí todo el tiempo"

Tener a Anna en sus brazos era la fantasía que se llevaba con ella cada noche al
dormir y llenaba sus sueños. Pero no podía imaginar a Anna teniendo
pensamientos de ese tipo. A pesar que no quería que Anna tuviese ninguna
reserva sexual, había algo encantador e inocente acerca de su timidez "Dime lo
que piensas"
"Pienso en alguna de las cosas que hemos hecho juntas, como salir con Kim y Hal
en el barco y acurrucarnos debajo de la manta. Pienso cuando dormí a tu lado en
el viaje de campamento...y cuando sostuve tu mano de regreso de San José"
"Entonces ¿qué es lo que te paraliza?"
Anna respondió con una risita nerviosa.
" No tienes que decírmelo si no quieres"
"Yo...me gustaría decirte"
"Está bien"
"Cada vez que te miro, veo tantas cosas. Veo ésa héroe valiente que arriesgó su
vida para salvarme. Veo un alma dulce y amable que siempre me hace reír. Y
últimamente, he estado viendo a una mujer hermosa que pone mi cuerpo en
llamas"
Lily se estremeció de emoción ante la confesión de Anna "Me encanta saber que
estoy teniendo ese efecto"
"Y espero que te encante saber que eres la única que lo ha logrado"
"¿Eso es realmente cierto?"
"Lo es"
"Me encantaría que estuvieses aquí ahora mismo"
"¿En la cama contigo?"
"Sí" Lily sintió una agitación interior. Desde que se habían declarado su amor la
una a la otra, parecían estar más cerca emocionalmente, pero Anna no había
vuelto a hablar de hacer el amor "Sí, me gustaría que estuvieses aquí en mi cama"
Anna respiró profundamente "¿Y qué estaríamos haciendo?"
Lily hizo una pausa, midiendo cuidadosamente sus palabras, al parecer Anna
estaba lista para hablar "Te estaría cubriendo de besos" dijo en voz baja "Cada
centímetro de tí"

Esperó nerviosamente a que Anna respondiera. Cuando lo hizo, su voz era un
murmullo "Me estás paralizando nuevamente"
"No te quiero paralizar, cariño. Si estuvieses aquí..." Lily cerró sus ojos y deslizó
su mano bajo las mantas para tocarse "Te dejaría ser libre"
"¿Cómo harías eso?"
"Compartiendo cosas que no son para nadie más"
El siguiente respiro de Anna fue más fuerte "No vas a creer lo que me estás
haciendo"
"Oh, sí lo creería. Anna..." Lily esperaba que estuviese lista para más "Tócate y
dime si estás mojada"
Le llevó un momento pero cuando respondió, su voz era sólo un susurro "Sí"
Todo el cuerpo de Lily se estremeció en respuesta "Dios, desearía que estuvieras
aquí"
"¿Y me dejarías tocarte?"
"Haría que me tocaras" Lily se movió debajo de las sábanas, cuando su mano
comenzó a moverse.
"¿Qué querrías que hiciera?"
El corazón de Lily latía fuerte por la emoción "Haría que me besaras con esos
hermosos labios"
"Besarte es como volver a casa. Se siente perfecto"
"Quiero que estés en casa, Anna. Quiero tus labios sobre los míos. Después
quiero sentirlos en todas partes...por toda mi mejilla, hasta llegar a mi oído" Lily
arrastró su mano suavemente por los lugares que describía "Quiero sentir tu cálido
aliento en mi oído. Tu lengua y tus dientes mordiendo el lóbulo de mi oreja...luego
besarías mi cuello. Me encanta sentir tu boca en mi cuello"
"Tu cuello es tan suave y delicado. Me encanta"
"Me vuelves loca cuando me besas allí" la habitación repentinamente estaba
veinte grados más caliente y se sentó quitándose su pijama "Acabo de quitarme
todo, Anna. Estoy desnuda e imaginando que estás aquí"
Anna gimió "Puedo verte con los ojos de mi mente"

"Muero por sentir tus manos sobre mí"
"Voy a estar sobre tí...tocándote por todas partes"
"En mis senos..." Lily se pellizcó el pezón y se quedó sin aliento "Me tocarías allí
¿no es así?"
"Sí"
"Eso haría que mis pezones se endurecieran...estaría rogando por más"
"No tendrías que rogarme, Lily" Anna ahora estaba respirando más rápido y Lily
sabía que también sus manos vagaban "Te deseo tanto"
"¿Pondrías tu boca sobre mis pechos?"
"Succionaría tus pechos con mi boca...y mordería tus pezones hasta que gritaras
que me detuviera"
El cuerpo de Lily estaba en llamas con la imagen de Anna moviéndose sobre ella
"Necesito que me toques. Lo necesito tanto"
"Hazlo"
"Así será" la mano de Lily bajó de su pecho hasta su centro "Y mientras tu boca
está sobre la mía, puedo sentir tu mano deslizándose entre mis piernas. Estoy tan
mojada para tí en este momento"
"Oh, sé que lo estás...sé muy bien como es"
Por el profundo y ronco gemido, Lily sabía que Anna estaba acariciándose a sí
misma, igual que ella "He abierto más mis piernas para tí. Quiero sentirte dentro
de mí" gruñó mientras hundía tres dedos en su vagina.
"Sí...siénteme dentro de tí"
Por más de un minuto, intercambiaron sólo jadeos y gemidos mientras Lily
imaginaba a Anna dentro de ella, acariciándose rítmicamente mientras su
excitación crecía. Flashes mentales de Anna haciendo lo mismo, casi le hizo
estallar.
"Ahora toca mi clítoris" Lily jadeó levantando sus caderas mientras hacía círculos
en su clítoris con sus dedos resbaladizos "Te quiero tanto, Anna. Quiero correrme
para tí"
"Déjame escucharte"

Hasta ahora, Lily estaba emitiendo profundas respiraciones rápidas en busca de
aire para mantener la necesidad de su cuerpo. Sus espasmos comenzaron como
pequeñas descargas eléctricas, explotando en forma de ondas de felicidad "Sí"
siseó "Oh, haces que me corra con tanta fuerza, Anna"
Mientras Lily remontaba en la cresta de su clímax, Anna emitió un suspiro
profundo y se quedó completamente tranquila. Fue sólo cuando exhaló con fuerza
y gritó que Lily se dió cuenta que también se había corrido.
"Lily, te amo tanto" gimió mientras se quedaba sin aliento.
"Yo también te amo. Desearía poder abrazarte ahora" bajó poco a poco sus
caderas a la cama, mientras las olas retrocedían. Su cuerpo estaba cansado, pero
sus pensamientos se mantuvieron en sintonía con Anna. A pesar de que estaban
a kilómetros de distancia, nunca se había sentido más cerca de nadie en toda su
vida.
Se quedaron en silencio durante un largo rato, hasta que Anna habló "¿Lily?"
"Sí, estoy aquí, cariño"
"Quiero que sientas mis brazos a tu alrededor, que sientas todo mi cuerpo contra
el tuyo. Piensa en mí abrazándote toda la noche mientras duermes"
Lily se relajó y se perdió en la imagen reconfortante "Te amo, Anna"
"Yo también te amo, cariño. Buenas noches"

***
Anna estaba dando a Holly un recorrido por el lote, una nueva vendedora que
había contratado la semana pasada. Holly había sido una de las mejores
vendedoras del concesionario de la BMW en San Diego y Anna estaba encantada
de ver que ella conocía todo lo relacionado con la línea de BMW.
"Anna Kaklis, tiene una llamada en la línea dos. Anna Kaklis, la línea dos" la voz
de Carmen, normalmente animada, siempre sonaba tan oficial y reservada cuando
utilizaba el intercomunicador.
"Disculpa" Anna abrió una de las oficinas vacías para tomar la línea parpadeante.
"Soy Anna Kaklis ¿En qué puedo ayudarle?"
"Anna, es mamá"

Se preocupó al instante, ya que rara vez Martine hacía contacto con ella en el
trabajo, siempre enviaba las invitaciones y los mensajes a través de su padre
"¿Qué pasa? ¿Está todo bien?"
"Sí, por supuesto. Llamaba para invitarte a cenar esta noche. Estoy preparando un
asado londinense"
El asado londinense era una de las comidas favoritas de su padre, pero ya había
llamado a Lily esta mañana y había hecho planes para pasar la noche en su
apartamento. Y después de su conversación telefónica de ayer por la noche, había
una buena probabilidad de que no llegara a casa hasta la mañana siguiente "¿Es
una ocasión especial? No que necesitemos que lo sea, pero...solo preguntaba"
"Nada especial. Pensé que a todos nos gustaría reunirnos nuevamente. Pasamos
un buen rato ayer. Kim y Hal vendrán, por supuesto y vamos a escuchar más
acerca de sus planes para el bebé. Sería bueno que Lily también pudiese unirse a
nosotros"
El estómago de Anna saltó ante la mención de Lily. Que Martine la incluyera sin
preguntar, probablemente significaba que ya intuía algo "Creo que sería muy
agradable ¿Por qué no la llamo y te aviso?"
Una invitación de última hora un lunes por la noche era sin duda
inusual…especialmente porque incluía a Lily. Martine estaba tramando algo. Anna
sólo esperaba que fuese algo bueno.

***
Anna arrinconó a su hermana en la cocina de la casa grande "No estoy
bromeando" dijo sin hacer ningún esfuerzo por ocultar su tono acusador. Ella y
Kim habían sido enviadas a la cocina por Martine, para cooperar con la ensalada,
mientras que Lily se sentó junto a la piscina con el resto del clan, llenándolos de
información con los planes para el próxima campamento de Kidz Kamp "Es como
si todo el asunto fue preparado para que Lily estuviese aquí otra vez"
"Lo fue y antes de que me rompas la cabeza, no he dicho nada. Ellos ya lo saben.
Mamá me llamó esta mañana y me preguntó si era serio"
"¿Qué le dijiste?"
"Le dije la verdad. Que estaban enamoradas la una de la otra y que eres feliz, más
de lo que jamás te haya visto en mi vida"

Anna dejó escapar un suspiro que envió su flequillo hacia arriba "¿Crees que le
dijo a papá esa parte?"
"Probablemente no tuvo que hacerlo. Lo único que tienes que hacer es mirarlas a
las dos juntas o escucharlas hablar la una de la otra. Todo el mundo puede decir
que están enamoradas"
Anna sintió que su rostro se enrojecía "¿Debo decir algo? Si ya lo saben, es algo
así como tener un elefante en la sala"
"Creo que lo de esta noche, es porque mamá está tratando de lograr que papá lo
acepte. Yo…" se inclinó hacia la puerta corrediza de cristal, para asegurarse de
que todo el mundo estaba todavía afuera en la piscina "…Hal y yo los escuchamos
hablar anoche, después de que ustedes se fueron. Papá piensa que Lily es quien
te impulsó a dejar a Scott"
"Eso es absurdo" dijo con enojo "Voy a dejarlo en claro ahora mismo"
Kim le tomó del brazo "Mamá ya lo ha hecho. Ella le dijo que no eras feliz con
Scott, pero él no quiso escucharlo. Siguió diciendo que Scott era perfecto para tí.
Y entonces mamá le dijo que le gustaba más Lily, porque era obvio que a tí
también"
"Esto es peor que ser una adolescente y que te digan que tus sentimientos no son
reales porque no has crecido todavía"
"No puedes escuchar a papá, Anna. Está siendo un bravucón, igual que cuando
trató de convencerte de que no te divorciaras, o cuando corrió a Lily de la casa en
tu fiesta de cumpleaños. Tienes que enfrentarlo en esto"
"No voy a renunciar a Lily. Y eso es todo"
"¡Así se habla chica!" Kim tiró de su hombro "Sólo recuerda, te comprometiste a
contarme todo sobre el sexo cuando finalmente descubras lo que se supone
debes hacer"
"Nunca te prometí nada de eso" Anna se cruzó de brazos con fingida indignación,
una postura que adoptaba a menudo cuando se trataba de su hermana "Pero creo
que muy pronto superaré mi período de timidez" susurró mirando a su alrededor
para asegurarse de que nadie más pudiera oír "Nunca me sentí así con Scott. Ni
siquiera de cerca"
"Siempre supe que Scott no era el adecuado para tí"

"Ahora lo sé" pero convencer a los demás de que Lily era la correcta para ella, no
iba a ser fácil. Y ni siquiera estaba segura de lo que Lily quería de todo esto. Tal
vez no querría lidiar con personas que no se molestaban en ocultar su decepción
ante la elección de Anna "No va a ser un camino fácil, Kim...especialmente con
papá"
"Sabes que Hal y yo estamos contigo. Y parece que mamá también"
"Te lo agradezco"
"Y puede que no creas esto, pero no hay prisa para que llegues a algún lugar. Sé
que siempre te gusta tener todo planeado pero ¿qué tal si tomas un día a la vez?"
Anna rió suavemente. Su hermana la conocía tan bien "Sabes, he estado
trabajando en esa pequeña obsesión de planificarlo todo…desde hace un tiempo.
No hay nada como un terremoto para recordarnos que no estamos realmente a
cargo"
A Kim de repente, se le salieron las lágrimas.
"Hey ¿qué pasa?" Anna agarró los hombros de su hermana y estudió su rostro
con preocupación.
"Nada. A las mujeres embarazadas se les permite hacer esto sin ninguna razón"

Capítulo 12
"Tu padre estuvo más agradable de lo habitual" dijo Lily "Realmente parecía que le
gustaba la idea del Kidz Kamp"
"Especialmente cuando se enteró que estaba pagando por ello" respondió Anna
con una sonrisa.
"¿Cómo iba a saber que no se lo habías dicho?"
"No hay problema. Él ya no se mantiene al día con los libros. Y he dejado de
decirle todo lo que hacemos en las operaciones. Él sólo se preocupa por eso y sin
necesidad. Tenemos todo bajo control"
Anna se dirigía a su casa en Bel Air, donde Lily había dejado su coche después de
venir directamente del trabajo.

"En serio, parecía muy interesado en escuchar acerca de este programa" dijo Lily
"Y se emocionó cuando Hal se ofreció a llevar a algunos de los chicos en el barco.
Incluso dijo que podría acompañarlos"
"Me gustó la parte en la que le dijiste que los niños estarían menos propensos a
robar BMWs, si tenían una imagen positiva de los propietarios"
"Esa fue una escandalosa mentira que inventé ¿No crees que en realidad me
creyó, verdad?"
Cuando fue invitada a sentarse junto a la piscina con George y Martine, Lily se
sintió atrapada rápidamente y pensó que estaba en una especie de silla caliente.
Ella hizo lo suyo, decidida a ganarse al padre de Anna, si no con su agradable
personalidad, entonces con su sardónico sentido del humor. Este último parecía
haber tenido un mejor efecto.
"Antes de irnos, les dije que regresaría una noche de esta semana para hablar"
"Eso significa mañana por la noche ¿no? ¿No te vas el miércoles a Carolina del
Sur"
"Sí, supongo que sí"
"Y no vas a volver hasta el domingo" dijo Lily con tristeza. Su cerebro ya había
almacenado el hecho de que Anna no estaría el sábado, en su trigésimo
cumpleaños.
"Mi avión llega a las seis. Si me recoges en el aeropuerto, me comprometo a
compensártelo"
"No lo sé. Estaré muy vieja para entonces. Probablemente no debería estar
conduciendo por mí misma" a Lily no le gustaba escucharse de mal humor, pero
estaba decepcionada de que Anna se perdiera la comida al aire libre que Sandy y
Suzanne habían planeado para el sábado en la tarde. Hubiese sido una gran
oportunidad para que Anna conociera a sus amigas "Todavía no entiendo por qué
te vas"
"Estarán presentando los próximos modelos del año siguiente"
"Creí que a eso habías ido a Alemania"
"Eso fue diferente. El centro de diseño en Múnich, nos mostró cómo se verían la
próxima generación de coches, pero eso será dentro de tres o cuatro años. Ya he
visto estos coches en Carolina del Sur, pero hay que echarles una última mirada a
los cambios, antes de sacarlos a la venta"

Lily amaba la entonación de orgullo en la voz de Anna cuando hablaba de sus
coches. Siempre le hacía sonreír recordar que una ingeniería mecánica nerd
residía en esa hermosa caparazón "¿Segura que no quieres esperar hasta que
regreses para hablar con ellos?"
Anna suspiró "No lo sé. Hay algo atractivo en dejarles caer la bomba y salir
corriendo fuera de la ciudad durante cuatro días"
"Puedo verlo" y cuando regresara de su viaje, no habría más barreras "¿Qué vas a
decirles?"
"Que te amo...que tengo la intención de estar contigo, les guste o no..." ella
resopló "…y que no he perdido la razón"
"Y luego ¿qué?"
"Y luego hablaremos del bebé de Kim y de Hal. Eso debería dejarlos de buen
humor"

***
Una esquina completa de la oficina de Anna en Premier Motors, estaba dedicada
para poner en orden los registros de la Cámara de Comercio, después de dos
mandatos consecutivos, estaba feliz de pasar el cargo al tesorero entrante. Había
sido un año muy ocupado para la Cámara, especialmente mientras las empresas
continuaban recuperándose del terremoto. Anna sabía que había dado una buena
impresión en los miembros, con quienes tuvo trato directo. Varios estaban
presionando para que se postulara por la vicepresidencia el próximo año, lo que
supondría un ascenso automático para ser presidente el año siguiente.
"Anna, ¿tienes un minuto para tu viejo?" su padre asomó la cabeza por la puerta
de su oficina.
"¿Tienes una cita?" le preguntó medio en broma. Miró su reloj, ya se sentía
abrumada por las cosas que necesitaba terminar esta tarde, antes de salir mañana
por la mañana. Había decidido postergar la conversación con sus padres acerca
de Lily hasta regresar, ya que Kim le había llamado para ver la casa perfecta
después del trabajo.
"Puedo volver más tarde si lo deseas" fue casi cómico verlo hacer un puchero.

"No, tonto. Siempre tendré tiempo para tí" Anna se puso de pie para mover una
pila de papeles de una de sus sillas adicionales "Sólo estoy tratando de poner
estos archivos en orden para el próximo tesorero"
"Fue una buena experiencia que trabajaras como tesorera. Es posible que ellos te
pidan para vicepresidente"
"Ya lo hicieron, pero necesito un descanso. Tal vez piense en ello en un año o
dos"
Él se sentó y aclaró su garganta, obviamente esperando toda su atención "He
estado pensando últimamente en cómo a veces me meto en asuntos que
realmente no son de mi incumbencia"
En sus treinta y dos años, Anna no podía pensar un momento en que su padre
hubiese venido a ella con tal admisión.
"En fin, creo que pude haber adelantado hace un tiempo, cuando estabas saliendo
con Steve French"
¿Qué?
"Hablé con Steve el otro día. Realmente es un buen hombre y lamento si dije algo
sobre él que te haya disuadido de volver a verlo"
"¿Steve French?" un nudo en el estómago le dijo que esto no se trataba del
gerente de cuentas, si no de Lily.
"Síp, es realmente un tipo muy interesante. Ustedes dos probablemente tienen
mucho en común. Quiero decir, los dos están en ventas y publicidad y todo eso.
Claro, él conduce un Jaguar, pero nosotros sabemos cómo arreglar eso" le guiñó
un ojo, pero esta vez, su encanto habitual se quedó corto. Muy corto.
"No estoy interesada en Steve, papá" a pesar de mantener su relación profesional,
sus recuerdos del viaje a San Diego todavía le ponían los pelos de punta.
"Deberías darle una oportunidad, querida. Él nos ofreció entradas para el palco la
próxima semana, para el primer partido de los Dodgers en casa. Le dije que tú y
yo podíamos ir juntos"
Sí, esto era sin duda sobre Lily. Anna vió claramente a través de la farsa de su
padre y se horrorizó de sus incansables intentos de manipularla. Siempre había
hecho esto, otorgar o negar su aprobación como una forma de doblegar su
voluntad. Ya era suficiente.

"Tienes razón, papá"
Él sonrió y comenzó a levantarse, sin duda completamente satisfecho por la
facilidad con que había cumplido su misión.
"A veces interfieres en asuntos que no son de tu incumbencia" Anna se levantó y
empezó a caminar de un lado a otro en su oficina "Los dos sabemos que no se
trata de Steve French. Es acerca de mi relación con Lily, así que ¿por qué no lo
ponemos sobre la mesa?"
Su padre hizo una mueca al escuchar el nombre de Lily "Últimamente no has
estado haciendo buenas elecciones, Anna. Estoy preocupado por tí"
"¿Qué es una buena elección? ¿Lo que te hace feliz a tí?"
“Siempre has sido muy sensata. Pero desde el terremoto, es como si hubieses
perdido toda perspectiva. Desechaste un matrimonio perfecto. Tú…"
No había nada perfecto con su matrimonio, pero Anna no iba a poner al
descubierto su vida privada para que la juzgara su padre "Cometí un error al
casarme con Scott, un error tan grande que nos hubiese mantenido a los dos
infelices para siempre"
"Eso no es cierto. Scott estaba muy feliz contigo. Hablé con él muchas veces y
nunca quiso el divorcio"
Anna sintió una oleada de ira "No tenías derecho a entrometerte en mi vida
personal. Eso era entre Scott y yo"
"Pensé que necesitabas ayuda Anna y también Scott. Estabas tan confundida
cuando saliste de ese terremoto...como si hubieses perdido tu sentido de
prioridad"
"Estás equivocado" dijo ella, su voz suave mientras luchaba por controlar su
temperamento "Sí, cambié por el terremoto, pero no porque estuviese confundida.
Fue todo lo contrario. Por una vez, encontré mis prioridades. Aprendí…" él trató de
interrumpirla, pero ella rápidamente se sentó a su lado y puso la mano en su brazo
para detener sus objeciones "…aprendí que era lo suficientemente fuerte para
hacer lo que tenía que hacer, sin importar lo duro que era. Y me dí cuenta que no
tengo que quedar atrapada en ningún lugar donde no quiero estar…ni en la
oscuridad bajo un montón de escombros…o en un matrimonio que era un error"
Él rosto de su padre sólo mostraba angustia "Tengo miedo que estés siendo
llevada hacia un lugar que solo te va a traer tristeza"

"No estoy siendo llevada a ningún lado, papá. Voy con Lily por mi propia voluntad.
La amo"
"Anna, eso no es lo que eres"
"Sí, lo es" todavía no había respondido preguntas a sí misma acerca de si era o no
lesbiana, pero amar a Lily era quien era "Cuando me casé con Scott, fue porque
creía que era todo lo que podía tener, que nunca iba a sentir más amor por nadie.
Pero no era suficiente para hacerme feliz. Quería la clase de amor que veo en tí y
en mamá, o en Kim y Hal. No tuve eso con Scott. Estábamos simplemente
cumpliendo con las formalidades"
"Él te amaba" miró aturdido su regazo.
"Papá, mírame" esperó hasta que él se encontró con sus ojos "Tú eres mi padre. Y
en esto tienes que estar conmigo, no con Scott"
Sus ojos se empañaron de lágrimas.
"Todo cambió para mí cuando me enamoré de Lily. Ahora tengo lo que el resto de
ustedes tienen. Ya sé lo que es amar realmente a alguien y no voy a renunciar a
ello por nadie"
"Quiero que seas feliz, cariño. Pero yo..."
En lo que se refería a Anna, esta era la parte más importante. Con el tiempo, todo
lo demás caería en su lugar "No hay peros, papá. Lily es la persona que me hace
feliz"

***
Lily les dijo adiós a Lauren y a su esposo, los últimos en abandonar la fiesta.
Había sido un día maravilloso, perfecto, excepto por la ausencia de Anna. Al
menos Lily había sido capaz de hablar abiertamente sobre su relación y
prometerles que pronto habría otra oportunidad para que la conocieran.
"Tienes todo un camión de mudanza allí, señorita" dijo Sandy señalando el montón
de regalos que conmemoraban su paso a la vejez. Había un frasco de crema para
las arrugas, un tubo adhesivo para dentaduras postizas y un CD de Lawrence
Welk (músico y acordeonista 1955-1982) "¿Qué te regaló Anna?"
"No lo sé. Dijo que traería una sorpresa de Carolina del Sur"
"¿Duraznos?"

Lily se rió "No, probablemente una camiseta de BMW y un DVD sobre cómo
utilizar las características de mi coche"
"Suena romántico"
"Lo creas o no, Anna podría hacer de un cambio de aceite algo romántico.
Realmente estaba molesta por perderse esto"
"Suzanne también se molestó. Se muere por conocerla"
"Anna dijo que si tuviese alguna idea de cómo cocinar, los invitaría a todos a
cenar. Pero entonces le recordé que quería que le gustara a mis amigos, así que
tal vez deberíamos encontrarnos todos en algún lugar y dejar que cocinen los
profesionales de la cocina"
"¿Por qué no averiguas que noche de éstas sería apropiada y la traes? Me
encargaré de la cocina"
"Eso sería grandioso"
"¿Entonces quieres entrar en el jacuzzi?"
"No, creo que me iré a casa. Ella se comprometió en llamar esta noche y son tres
horas de adelanto con respecto a nosotros al sur de Carolina, por lo que son…"
miró su reloj "…cerca de las diez allá"
"Dile que le mando saludos"
"Lo haré" Lily rodeó el cuello de Sandy con sus brazos "Gracias por hacer de mi
cumpleaños uno de los mejores"
"Ojalá hubiese podido darte lo que realmente querías"
"Creo que esto me va a durar hasta mañana. Hicieron que este día fuese
grandioso"
En el corto camino a casa en Sherman Oaks, Lily se preguntaba cómo tomaría
Anna una invitación para entrar en un jacuzzi con tres mujeres desnudas. No que
Lily hubiese dejado que sucediera. No compartiría su primer vistazo a Anna, con
Sandy y Suzanne.
Entrando en su puesto cubierto, recogió los regalos y las tarjetas del asiento del
pasajero. Aunque su apartamento estaba oscuro, no se sentía tan sola este año. Y
aunque Anna estaba a tres mil millas de distancia, Lily se sentía cerca de ella,
sobre todo después del paso íntimo que habían tomado por teléfono la semana

pasada y la charla de corazón a corazón que tuvo Anna con su padre. Las
barreras estaban cayendo.
En su cocina, encendió el interruptor de la luz con su antebrazo y dejó caer sus
regalos sobre la mesa.
Decepcionada al ver la luz roja fija que indicaba que no tenía mensajes, fue
nuevamente a su teléfono celular para asegurarse que estaba funcionando. Anna
había prometido llamar, pero probablemente no esperaba que estuviese en casa
tan pronto.
Como si le leyera el pensamiento, el teléfono de la cocina sonó repentinamente.
"Hola" respondió alegremente, reconociendo el número del móvil de Anna en la
pantalla.
"Feliz cumpleaños a tííí" cantó Anna.
"Ahora lo es. Estaba empezando a preocuparme de que no llamaras" miró el reloj
"¿Has terminado con los seminarios?"
"Sí y les dije que si este lanzamiento lo programaban para la misma semana el
año que viene, no estaría allí, porque era el cumpleaños de mi novia"
Lily no podría haber pedido un mejor regalo de cumpleaños que saber que Anna
quería estar con ella el próximo año "Acabas de alegrarme el día, Amazona"
"¿Es así?"
"Sí, es así. Te amo"
"Yo también te amo, bebe. Y quería alegrar tu día. Así que me puse a pensar en
que podríamos hacer para que tu cumpleaños fuese especial"
A Lily le encantaba que Anna le llamara bebe "¿Oh, sí?"
"Síp y cuando traté de pensar en algo realmente especial, me puse a pensar en lo
que hicimos la semana pasada por el teléfono ¿Recuerdas eso, Lily?"
Lily se estremeció, deseando estar arriba en su cama "¿Cómo podría olvidar algo
así?"
"Sólo hubo una cosa que me hizo pensar que sería más especial que estar
escuchándonos por teléfono"
"¿Y qué es?" su corazón empezó a latir con anticipación.

"¿Por qué no vienes arriba y lo averiguas?"
Fue entonces cuando Lily notó por primera vez un resplandor que salía de la
puerta en la parte superior de las escaleras. La luz de su habitación no estaba
encendida cuando llegó al apartamento, lo habría visto desde el pasillo.
Nerviosa, se abrió camino hacia la escalera a oscuras, tratando de imaginar lo que
vería cuando llegara a su dormitorio.
Ninguna imaginación podría haber hecho justicia a la visión que le dio la
bienvenida cuando abrió suavemente la puerta.
Anna estaba sentada en el sillón de la esquina junto a la ventana, la imagen de la
calma con una larga pierna cruzada sobre la otra y una mano levantada con los
dedos posados en la barbilla. Sus rasgos estaban ensombrecidos por la tenue luz
de la pequeña lámpara al otro lado de la habitación. Iba vestida con pantalones
oscuros y una camisa blanca manga larga, con el cabello negro que caía
holgadamente sobre sus hombros. Sus codos descansaban tranquilamente en los
brazos de la silla y su otra mano sostenía el teléfono celular en su regazo.
Lily se acercó lentamente, deteniéndose en el borde de la cama, donde las mantas
ya estaban apartadas hacia un lado "No puedo creer que realmente estés aquí"
dijo con cautela, entusiasmada. Si ambas controlaban sus nervios, serían amantes
muy pronto.

Capítulo 13
"Una chica no cumple treinta todos los días" a pesar de la calma aparente en su
voz y su compostura, Anna estaba perdiendo rápidamente la valentía que había
reunido para este escenario en la habitación de Lily. Nunca antes había estado de
este lado de la seducción, pero era embriagador.
Lily sostuvo su mirada mientras cruzaba lentamente la habitación, agachándose
para colocar una mano tranquilizadora sobre su rodilla.
"Tenerte aquí era todo lo que quería para mi cumpleaños"
El contacto de su mano era como fuego que atravesaba su ropa. Esta era la noche
en que ella y Lily se acostarían juntas, la noche en que sellarían su amor. Pero
Anna temía que había llegado tan lejos como podía por su propia voluntad.
Lily pareció percibir su nerviosismo, agarró el celular de su mano y lo colocó sobre
la mesa de noche. Entonces agarró las dos manos de Anna y la levantó para darle

un abrazo tranquilizador. Siguió con un beso tierno que rápidamente se volvió más
profundo y apasionado. Esta vez no sería necesario contenerse.
Lily terminó el beso y tomó la mano de Anna para colocarla en su pecho palpitante
"Esto es sólo una de las cosas que me haces"
Anna le devolvió el gesto, tomando la mano de Lily para llevarla al cuello abierto
de su camisa, sabiendo que encontraría el rápido latido de su corazón, que hacía
juego con el de ella. Bajó su mirada cuando los dedos de Lily aflojaron los botones
de su camisa y empujaron el cuello hacia atrás, revelando la parte superior de su
sostén de encaje. Entonces Lily presionó sus labios en el valle entre sus pechos,
mientras sus hábiles manos sacaban suavemente su camisa liberándola. La
expectación de a donde vagarían las manos de Lily murió cuando ella dió un paso
atrás. Sin un rastro de timidez, Lily se quitó los zapatos, los vaqueros y el suéter,
quedándose en bragas verdes y un sujetador a juego.
Anna nerviosamente imitó sus movimientos, quitándose sus pantalones y
dejándolos sobre el brazo de la silla junto con su camisa. Entonces llevó sus
manos detrás de ella para desabrochar su sujetador.
"Déjame hacer eso" Lily se adelantó y pasó las yemas de sus dedos sobre la piel
de Anna, dejando un rastro de piel de gallina cuando llegó detrás de ella para
encontrar el broche. Cuando lo soltó, el sujetador se deslizó libremente de los
hombros de Anna y cayó al suelo. Lily levantó ambas manos para acariciar sus
pechos y luego llevó su rostro una vez más hacia su pecho, esta vez rozando los
nudillos contra un pezón que se endureció al instante "Sabía que serías perfecta"
murmuró ella presionando sus labios sobre la piel. Su lengua se movió
suavemente sobre el pezón antes de atraparlo dentro de su boca.
Anna sintió que sus rodillas se debilitaron. Lily debió notarlo porque presionó su
mano en la parte baja de su espalda, como apoyo. Anna se estremeció de
emoción cuando el aliento de Lily refrescó su piel húmeda. Desesperada por más
deslizó sus dedos por el cabello de Lily y la sostuvo firmemente en su lugar. Lily
suavemente amasó el otro pecho antes de devorarlo. Luego envolvió sus brazos
alrededor del cuello de Ana y la atrajo para otro beso.
Anna amaba la sensación de la cálida piel desnuda de Lily en sus brazos y contra
su torso desnudo. Nunca había estado tan excitada y no había ni una fibra dentro
de ella que dudara que pertenecía aquí con ella.
Lily terminó el beso y sin mediar palabras llevó a Anna al borde de la cama.
Anna se sentó y observó cómo Lily se quitaba primero el sujetador y luego las
bragas. Su cuerpo desnudo era mucho más hermoso de lo que ella había

imaginado desde su noche del interludio por teléfono. Abrumada por la necesidad
de tocarla, pasó sus manos por la cintura de Lily deslizando sus dedos a los lados
de sus pechos. Ahora se daba cuenta que había deseado hacer esto, desde ese
día en el barco.
Recordando perfectamente la necesidad que Lily había descrito en el teléfono…la
visión que había dominado sus pensamientos desde aquella noche…Anna tiró de
ella suavemente hacia la cama y la guió acostándola sobre las almohadas.
Con ambas manos, Lily atrajo su rostro hasta que se reunieron una vez más en un
beso hambriento. Mientras la lengua de Anna entraba profundamente en la boca
de Lily, su mano se apoderó de un pecho que acarició maravillada, asombrada de
encontrarlo suave y firme al mismo tiempo. Cuando el pezón se endureció en sus
manos, se sintió abrumada por la urgencia de cubrirlo con su boca. Anna bajó la
cabeza y succionó un pezón entre sus labios, desplazándolo con su lengua rígida
como Lily había hecho hacía unos momentos. Cuando Lily gimió de placer, Anna
hizo todo lo que pudo para resistir morderlo con fuerza.
Abandonó el pezón y regresó por otro beso. Mientras Lily se aferraba a su
espalda, ella deslizó sus dedos por el vientre plano hacia el manto de pelo rizado.
Lily respondió al instante, abriendo las piernas a modo de invitación.
El calor húmedo del sexo de Lily, fue más increíble que la escasa imaginación que
Anna se había permitido. Los suaves pliegues estaban resbaladizos e hinchados,
y a Lily parecía encantarle su toque, mientras acariciaba la longitud de su sexo.
Cuando deslizó sus dedos en el interior, se maravilló ante la respuesta excitada de
su propio cuerpo y el poder que sintió mientras empujaba su mano más y más
rápido en su interior. Lily se retorció por la necesidad y Anna se movió hacia un
lado para ver su cuerpo responder. Cuando la respiración de Lily creció
haciéndose más rápida y superficial, sacó sus dedos para estimular el clítoris
hinchado, así como Lily le había suplicado por teléfono. De repente, el pecho y el
cuello de Lily tomaron un color rojo intenso.
"Oh, Anna" murmuró ella con los ojos cerrados.
Con un brazo por debajo, Anna la atrajo hacia sí "Mírame, Lily. Te amo" sus ojos
se encontraron cuando Lily se corrió, fundiéndose en la conexión más profunda
que Anna nunca había sentido.
De todos los escenarios que Lily había soñado, ninguno implicaba que Anna le
tocara primero. Pero cuando Anna se hizo cargo, estaba claro que tenía que
rendirse o arriesgarse a romper la nueva confianza de Anna.

Mientras cesaban sus temblores, atrajo la cabeza de Anna hacia su cuello y
acarició su cabello "Eso fue muy hermoso. No puedo decirte cuántas veces he
imaginado tus manos sobre mí" su pulso se aceleró cuando Anna empezó a besar
su cuello y no pudo esperar más tiempo para hacer realidad su sueño de tener a
Anna en cuerpo y alma. Sus uñas arañaron suavemente la espalda de Anna y
Anna detuvo el movimiento de sus labios. Lily se movió hasta que Anna estuvo
acostada sobre su espalda.
Los pezones de Anna estaban erectos como picos de color marrón oscuro, listos
para los labios anhelantes de Lily. Pellizcó uno suavemente con sus dedos y tomó
el otro dentro de su boca.
Anna respondió sosteniendo su cabeza en ese lugar, como lo había hecho cuando
estaban de pie "He esperado por esto"
Lily imaginó quedarse allí para siempre, pero su afán por más la empujaba hacia
nuevas direcciones. Con su boca aún enganchada a un pezón, su mano bajó y
pasó por debajo de la cinturilla de las bragas de Anna, rascando suavemente el
área sensible cubierta por el vello púbico.
Anna levantó sus caderas y empujó sus bragas hasta los muslos.
Lily terminó la tarea, deslizándolas hasta los tobillos y retirándolas. Mientras sus
dedos encontraban nuevamente el área sensible, Anna empujaba hacia arriba,
como buscando más contacto. Lily apenas pudo resistir el hundir su mano en el
interior. Pero tenía algo más íntimo en mente.
Liberó el pezón y se deslizó hacia abajo, haciendo círculos en el ombligo de Anna
con su lengua, mientras sus manos recorrían sus pechos. Anna siguió empujando
sus caderas y Lily se movió otra vez, lo suficientemente abajo para besar la suave
piel a cada lado del triángulo oscuro. El olor era abrumador y Lily se acercó aún
más abajo, separando los muslos de Anna para revelar la fuente de su excitación.
En sus fantasías, prolongaba la anticipación con mordiscos y besos por todas
partes, excepto el lugar donde más necesitaban. Pero la realidad del sexo brillante
de Anna fue irresistible. Lily presionó su boca dentro de la humedad, tocando
meticulosamente cada esquina con los labios y su lengua, mientras sus brazos se
envolvían alrededor de los muslos.
Los suaves gemidos y quejidos de deseo de Anna, fueron los sonidos más
maravillosos que jamás hubiese escuchado. Anna sólo duró unos segundos una
vez que Lily comenzó a estimular su clítoris. Ella gritó, tirando una de las manos
de Lily mientras llegaba al límite.

Lily no había terminado. Nunca terminaría. Su lengua experta retrocedió, tocando
apenas el punto sensible mientras esperaba por Anna. Entonces presionó con
más fuerza, liberando un segundo clímax y un tercero, el último cuando penetró a
Anna con dos dedos y acarició su profundo interior.

***
Anna despertó antes del amanecer y se deslizó dentro del cuarto de baño. Ella y
Lily habían hecho el amor hasta después de la una, cuando ya no pudieron seguir
adelante. Eso en sí era notable para ella, ya que Scott nunca había continuado
con sus encuentros sexuales una vez que ella alcanzaba un orgasmo. Lily la había
llevado al clímax una y otra vez y ella había hecho lo mismo.
Salpicando agua en su rostro, Anna removió los rastros de la excitación de Lily de
su barbilla. Qué increíble experiencia había sido, probarla y sentir la suavidad de
sus labios. Su falta de reserva le había sorprendido, bien sea dando o recibiendo
placer. Nada había sido suficiente.
Recordando ahora las enormes sensaciones físicas, las palabras tiernas y las
miradas intensas que habían compartido y la forma en que se aferraron una a la
otra cuando culminaron con el clímax, finalmente Anna supo de qué se trataba
todo el alboroto. Hacer el amor era sobre conexión.
Todavía tenía preguntas, preguntas complicadas para sí misma acerca de sus
propias expectativas de a dónde le llevaría todo esto. Pero en este momento, lo
único que quería era dormir en los brazos de Lily.
Lily parpadeó por el sol que entraba por la pequeña ventana encima de la puerta
del balcón. No podía moverse por el largo cuerpo que le cubría, pero no valía la
pena molestar a Anna. Por el contrario, la posibilidad de admirarla mientras dormía
era demasiado tentador como para dejarlo pasar.
Hacía varias horas, había despertado cuando Anna abandonó la cama para ir al
cuarto de baño. A medida que pasaron los minutos, empezó a preocuparse ¿Qué
estaría pensando Anna ahora que habían compartido tantas cosas?¿Cómo se
sentiría por estar con una mujer? Lily quería levantarse para ir a verla, pero estaba
aterrorizada de encontrarla vestida para irse. Si Ana se iba a casa en medio de la
noche, era mejor dejarla sin palabras incómodas.
Imaginaciones traumáticas habían pasado por su cabeza por las horribles
posibilidades. Primero supuso que Anna se había despertado con culpa o disgusto

"Dos aviones ¿pero quién está contando?"
"¿Alguien más sabe que estás de regreso?"
"Nop"
"¿Y no me vas a decir a dónde vamos?"
"Nop"
"¿Y a quién llamaste mientras estabas en el baño?"
"Nop"
La primera opción de Lily para un domingo perfecto, habría sido yacer en la cama
explorando el cuerpo glorioso de Anna en la luz del día. Pero Anna estaba
empeñada en compartir una sorpresa más, como si algo podría superar lo de
anoche.
El tráfico era ligero para un domingo en la mañana y Lily pronto se dió cuenta que
se dirigían a casa de Anna. Cuando estuvieron en el camino de entrada para los
vehículos y se detuvieron, ella agarró el pomo de la puerta "Sólo espera aquí. Será
un minuto"
Pasaron unos treinta segundos cuando Anna recuperó algo de su buzón de correo
y regresó al coche.
"¿Qué estás haciendo, Amazona?"
"Ya lo verás"
Condujeron a través de las calles y caminos secundarios hasta llegar a
Brentwood, uno de los barrios más exclusivos de Los Ángeles. En una tranquila
calle bordeada de árboles, se detuvieron delante de una hermosa casa de dos
pisos de estilo español, era blanca con techo de tejas rojas de múltiples niveles.
"Entonces ¿qué te parece?" preguntó Anna.
"Es una preciosidad ¿Kim la encontró?"
Anna asintió con la cabeza "Tengo las llaves. Vamos a echar un vistazo"
Lily se quedó sin aliento cuando entraron en el gran vestíbulo. Vitrales y vidrios
biselados por encima de la puerta, exhibían colores por todo el camino hasta la
escalera. Anna le condujo a través de la casa vacía, habitación por habitación. En
la planta baja había una gran salón, un comedor, una sala de estar con una
acogedora oficina al lado y una enorme cocina con desayunador ubicada bajo un

gran ventanal. Tanto la sala de estar como la cocina daban a un hermoso patio
con diseño de paisaje y un jardín. La alberca contaba con un hormigón de color
azul oscuro y azulejos españoles, con un jacuzzi adyacente. Anna señaló el garaje
para dos coches en el patio lateral. Arriba, había cuatro habitaciones, incluyendo
una suite principal. La suite y una de las habitaciones tenían balcones con vista a
la alberca.
Era una de las casas más hermosas que Lily había visto, no tan grandiosa como la
de George y Martine, pero más elegante y con más estilo que la actual casa de
Anna.
"Entonces ¿qué te parece?" Anna le llevó nuevamente a la entrada.
"¿Es una broma? Creo que es maravillosa ¿Vas a comprarla?"
"Esa es mi otra sorpresa. Ya lo hice. Kim me la mostró la noche antes de irme e
hice una oferta por ella. Cuando aterricé en Carolina del Sur el miércoles por la
noche, los propietarios ya habían firmado mi oferta"
"¿Así que es tu casa?"
"Lo es" Anna agarró sus manos y le miró fijamente a los ojos "Y podría ser nuestra
casa si vivieras aquí conmigo"
Lily fue tomada completamente por sorpresa y su estómago dio vueltas
inmediatamente. No era el aleteo o la presión que sentía cuando estaba nerviosa
o anticipaba malas noticias. Este era un aleteo que le hacía revolotear por las
nubes. Respiró profundamente y trató de recobrar la compostura, temiendo llorar
por la emoción que le embargaba. Perdiendo la batalla, se lanzó hacia adelante y
abrazó fuertemente a Anna rodeando su cuello, mientras lágrimas de felicidad
comenzaban a rodar por sus mejillas "Voy a decir que sí, Amazona, así que es
mejor que estés segura"
Anna balanceó a Lily de lado a lado en un fuerte abrazo "Estoy muy segura
enana"

Epílogo
Hal equilibraba una caja grande en su cadera, mientras buscaba el pomo de la
puerta lateral.

"Lo tengo" dijo Anna manteniendo la puerta abierta para que entrara "No tienes
que llevar estas cosas. He contratado a esta equipo musculoso durante todo el
día"
"Esto estaba esperando en la entrada. Dice que son libros de leyes"
Anna señaló la pequeña oficina al lado de la sala de estar "Eso va allí. Sólo tienes
que colocarla en la esquina. Lily tiene que ordenar todo eso" siguió manteniendo la
puerta abierta, cuando vió venir a su hermana "¿Cómo te sientes?"
"Igual que un rinoceronte hinchado" dijo Kim.
"Te ves muy bien"
"Estás llena de mierda"
Anna ignoró su réplica y le saludó con un abrazo "¿Has venido a presumirle a
todos acerca de cómo encontraste esta encantadora casa?"
"Sí y darte las gracias por pagar el precio completo. Me tocó una gran comisión"
"Me alegra poder ayudar"
"Ayer recibí una oferta por tu otra casa. Ofrecieron dieciocho mil menos de tu
precio de venta, pero si echas un vistazo en sus finanzas, creo que podrías saltar
sobre eso"
"Lo que tú digas"
Lily se unió a ellos en la sala de estar "¿George acaba de salir de aquí como si
sus pantalones estuviesen ardiendo?"
Anna rió entre dientes "Ahora que lo mencionas, dijo que iba a traer el almuerzo
para todos ¿Qué le has hecho?"
"Lo encontré paseando por las escaleras y me ofrecí a mostrarle el dormitorio
principal…donde tú y yo planeamos dormir"
Kim se echó a reír con maldad "No me extraña que sus neumáticos chillaran
cuando se fue ¿Dónde está mamá?"
Lily indicó con el pulgar por encima del hombro "Está acomodando la cocina"
"Oh, claro ¿Qué haría Anna sin su cocina?"
Anna pasó su brazo alrededor del cuello de Lily y la atrajo hacia sí "A Lily le gusta
cocinar"

"Y a Anna le gusta limpiar" respondió Lily con una sonrisa al ver por el rabillo del
ojo que Anna estaba frunciendo el ceño y sacudiendo la cabeza.
"Ustedes dos van a ser un par" dijo Kim colapsando en el sofá "¿Tienen algún plan
para los otros dormitorios?"
"Uno de ellos pertenecerá a mi sobrino, para cuando él se escape de casa" dijo
Anna.
Hal salió de la oficina y cayó sobre el sofá junto a Kim "Ha estado pateando como
loco los últimos días"
"Solo tres meses más, chico grande" dijo Kim "Entonces podrás darle un beso de
despedida a tu barco, hasta que él tenga edad suficiente para vivir con Anna"
Lily tomó la mano de Anna y tiró de ella hacia el vestíbulo "¿Puedes venir arriba
por un minuto? Quiero mostrarte algo"
"Por supuesto" al pasar por la puerta principal, vieron a los de la mudanza
doblando las mantas protectoras y apilándolas en el camión que había quedado
vacío "Parece que ya terminaron"
Lily le guió al piso de arriba, a través de la habitación principal para salir al balcón.
"¿Notas algo interesante?"
Dos sillas y una pequeña mesa habían sido dispuestas de manera que dieran
hacia la piscina y el spa "¿Qué estoy buscando?"
"Date la vuelta"
"¡Hay una grieta en la pared!"
"Ahora mira de cerca" Lily se apoyó en la barandilla mientras Anna encontraba de
lo que estaba hablando. Junto a la pequeña grieta en la esquina de la puerta,
alguien había escrito la fecha del terremoto de Newport-Inglewood que golpeó a
Culver City.
"Maldita sea"
"Bienvenida a casa, Anna"
Anna siguió la grieta con el dedo "¿Crees que estaría bien dejarlo aquí?"
"Probablemente deberíamos mantener un ojo en eso y asegurarnos de que no se
haga más grande"

"Sí, odiaría que la casa entera se derrumbara sobre nosotras" golpeó a Lily con
su cadera.
Lily sonrió y le devolvió el gesto "¿Qué haríamos?"

FIN …de la primera parte.