You are on page 1of 8

^4ccir¡n

DIOS

* PATR¡4.

FUEROS. REY

Cailista

oBGANo lNFoRMATlvo DEL cÁ.Rl-isrüo rRADlcroNA.LtsrA NAVABFO - 2,o

r.

gs - Dep. Les. NA. 620-1985

ATINMf,CIONX$ DEI, CRru,ffiMO

t¡iltDAD
pHL

$&nusMo

EN Y PARA LA ACCION
No nos engañemos. La unión pa;'sí
sola no basta. Es necesaria la acción.
Es necesario el entusiasmo, es necesaria la entrega, !a dedicación personal, la

aportación económica, ytodo ello hasta
el sacrificio. Sacriiicic de todos v cada
uno de los carlistas.
Nadie crea que los dirigenles, por sí
solos, puedan revitalizar el carlismo. La
vida del carlismo está en las manos de
cada uno de nosotros, los que formamos ei pueblo carlista.
En estas horas graves, en estos tiempos críticos, ningún carlista puede rehu-

sar la parle que le corresponde en el
quehacer proseliiista: en nuestras familias, en nuestros ambientes de trabajo,
en nuestros pueblos, en el marco de las
asociaciones culturales, recrealivas y
de todo orden a que cada uno penenezca, con nuestra palabra y sobre todo
con el ejemplo de una vida pública y
privada, coherente con nuestra fe calólica y conforme a nuestros ideales de la
Tradicién.
¿O es que el pueblo español no está
ya lo bastante asqueado de politiquerías, como para no entusiasmarse con
el ideal carlista si acertamos a exponérselo en toda su extensión y profundidad? ¿Por qué el carlismo nc va a ser
de nuevo, como en oiras ocasiones históricas, el percutor de la conciencia nacional?
El carlismo en Monserrat 85

ss
Nuestra afirmación de fe catóiica no agota nuestro programa.
Somos conscienies que nuestra misión como politicos está aquí,
en el bien común temporal, en el bien de la Nación, en el bien de la
Patria. Pero porque basamos nuestra política en Dios que es la
primera afirmación de nuestro ldeario, de esta afirmación sacamos coherentemente todas las otras consecuencias a aplicar a
las realidades temporales. Así:
Creernos en ia ciignidad de la persona humana sin distinción
de sexo, raza, cultura o posición social, no por un vago y abstracto
humanismo sino porque c¡:nsideramos a todo hombre hijo de
Dics, redirnido por Cristo y llamado a la vida sobrenatural eterna.
Por eso proclamamos que sólo Dios es dueño de lavida y rechazamos no sólo el aborto y la eutanasia, sino locia manipulación
artificiosa que tienda a alterar el proceso nalural de la procreación
y de Ia gestación.
Defendemos la indisolubilidad del matrimonio, no sólo entre
calólicos por razón del sacramento, sino también como institución
natural para todos los hombres, y proclamamos que sólo la familia
constituida sobre la base del matrimonio indisoluble merece la
protección jurídica, porque sólo ella puede ser célula y fundamento de la sociedad.
Manifestamos que sólo el carlismo con sus postulados forales
es capaz de armonizar la irrenunciable unidad de la patria con la
evidente natural diversidad de sus pueblos, sin que puedan ser
solución, como la experiencia histórica y actual demuestra, ni los
centralismos absoiutistas o liberales ni el llamado Estado de la
Autonomías que tiende a disgregar la unidad de las Fspañas en
una multiplicidad de mini-Estados también centralistas en relación al respectivo territorio.
Afirmamos que la crisis material y económica sólo puede
superarse con una nueva concepción verdaderamente humana
de la economía, del capital y del irabajo, opuesta tanto al esclavizador capitalismo de Estado de los regímenes socialistas y marxístas, como también al alienante capitalismo liberal, sislemas
para los que el hombre no es más que un factor económico de
producción y consumo.
El carlismo desde siempre, ya antes de la
"Laborem exereens" de S.S. Juan Pablo ll, ha proclamado que la cuestión social
no puede resolverse, ni el desarrollo maierial de jos pueblos
puede verdaderamente lograrse, con la opresión del trabajador
por el capital, ni con la lucha de clases, sino con la coordinación
armónicade ios diversos elementos que intervienen en la producción.

Apilando noticias
Apllando; acción de apilar. Amontonar, colocar unas cosas encima de otras formando
pila o montón.
Noticias: Sucesos o novedades guese co'
munrcan.
Y esto es lo que con gusto hacemos para
Vds. en esta sección, con ¡a colaborac¡ón de
las Redacciones regionales que van sumándose a la Acción Carlista.
Coneepondencia; A.C. Apartado de Correos 1268 - 31080 PAMPLONA
COHERENCIA
Con una coherencia que no pugde escandalizar sino a quien aún esté soñando en que
el Socialismo no es una ideología totalitaria, el
PSOE quiere someter alConsejo Generaldel
Poder Judicial al zarandeo de la partilocracia,
de manera que todos sus miembros sean
nombrados por el Congreso y el Senado y no
por los jueces y magistrados. Es la meior
maneia de acabar con la moralque resta en la
Administración de Justicia.
Entra dentro de una lógica perfeclamente
corroborada por el devenir histórico que toda
institución liberal, por muy conservadora que
sea, acabe colgada más tarde o más tempra-

no de la horca socialista. Ya lo dice el Sr,
Ledesma: "En la ley se conl¡gura el

EPOCA, ¿FUTURISTA?
Vds. pueden ver, cotllo nostros, el descs
nocim¡ento gue de España parecen tener los
Sres. de Epoca.
¿Será tai vez, que previendo un tuturo ¡ncierto lo anticipan? Si ello fuera así, la supresión de Canarias, Ceuta y Melilla de nuestro
mapa, no supone desintsgrar España?
¿Es el tuturo? ¿Qué opina el Gobierno del
Estado? ¿Qué el Sr. Serra ministro de Defensa y su Ejército, al que la actual Constiluc¡ón
encarga velar por la unidad e integridad del
ierritorio esoañol?
o.ñ.odoró
lo ..oññf.
co;.1 fiGr.o¿o com6?

crático.

No se rasgue las vestiduras la oposición
conseryadora. AquÍ TODO es consiitucional,

El pueblo es soberano y su representaciiln
está en las llamadas Codes. Quien siembra
vientos recoge tempestades.
DEFENSA ¿DE QUI?
La OTAN no p!'otege.á a Ceuta y Melilla,
anunció el Sr. Richard Burt, s€cfetafio noñ€americano de Estado para Europa.
Nos parece muy lógico, ¡isi no las protege
ni el resto de España!!
¡SALVE CRUZ! ¡ESPERANZA UNTCA!
La prensa dernócraia y liberal de Navarra
dio por fin la notic¡a.
<Gamberrismo en la errñ¡ta de Lumbier>
(Navana Hoy).
"Un total de 14 cruces donadas al Ayuntamienlo de Lumbier destruidas por unos

desconoc¡dos".

En ambas crón¡cas se daba cuenla del acto

(s "gamberrisms"

gue machacó literalmente

todo un Vía Crucis, así como de las pinladas
insultantes que "decoraban" Ias blancas paredes de la Ermita de la Trinidad de l-un't'ier

(Navana).
Nos duele como católicos. Pero oor lo leído.
un acto vandálico que no .:: desestabilizar
nada, debe ser noüciadc ci¡'| prudencia. Ev¡tar la publicidad es signo de prudencia y liste-

i

¿4.

Prudentes y lislos son nueslros liberales y
nacionalistas der-no-cristiancri. Sllos interoretan los "vienio$ de la i{istoria. y saben, sobre
todo, dénde está hoy el Pcder. Frofanaciones, sacrilegios, Cetritus vertidos en et mundo
del teatro y del 7.. arte en n*mbre de la libertad de expresión, barbaridades que hieren
ioda sensibilidaci son sisternáticamente silenciadas o noiiciadas sin más.
¿Para qué anunciarlas y menos aún, condenarla:;? ¿Y si coni¡buven a pfovocar una
guerÍa de religión que rompa la convivencia
en pa7?
Aquí, además, no hay connotaciones ultras. Aquí no hay (arae. que defencie¡, ni nada
que condenar. Todo queda, pues, reducido a
la gamberrada de unos y como siempre, a la

prudencia cobarde de olior.

deberían haberlo desfrazado d6 afgano, polaco, húngaro, cubano, elc. etc. o ruso.

GEOGRAFIA EUROPEA
¿Está vd. seguro de conocerla? Moderni
cese,
Campeonato europeo de baloncesto: part¡cioante lsrael.
Concurso de Eurovisión-canc¡ón: oart¡cipante lsrael.
Reun¡ón europea de Defensores del pueblo: participante lsrael. etc., etc., etc.
Vd. dirá que lsrael estaba en As¡a.
Modernícese o en adelante no resolverá ni
un t¡iste crucigrama y quedará mal ante sus
hÍjcs. Adquiefa mentalidad europea o sionista, si io prefiere.

EL DOS DE ¡ilAYO
Ayer se celebró en Madrld la flesta de la

comunidad aulónoma madrileña. Todos
sabemos el s¡gnllicado que t¡ene esá fecha, nacionalista y entieurópeá. Pedro ViENCUESTA GALLUP/EPOCA: LOS ESPAÑOLES
Y EL MEBCADO COMUH
i-t! estaiioles. corlemp,añ con nás aiúilfiaÍ¿a q!t'rc(elo
-eunCJc x:i erc¡sea-- la Ini¿gJácjct de E9Daia úrr Q¡ Mrrij¿rí,
CiJDüi k!.1¡;9c.

C.G.P.J. comtr un órgano del Gobierno de

un poder del Estado, no como un ¡nslrumento de autogobíerno éorporativo o profesional". Para eso es el Sr. Minislro demo-

Y la verdad que no lo entendemos, porque

pueslo a ser víctima de las iras comunistas

MADRID: DOS }¡IINUTOS DE SILENGIo
Hemos leído que el pasado 1 4 de Jun¡o se
reallzó en Madrid, a instailc¡a$ del comité ¡egional del PCE. un paro simbólico acompañado de dos minutcs de silencio como condena
por los recientes atentados terroristas y repulsa por e¡ lerror¡smo.
A tal in¡ciat¡va se sumaroil los PSOE. AP.
CCOO, UGT, CDS, asr como Congreso y Senado amén del público madrileño, un tanto
sorprendido por la propuesta que, precipitada
en su ejecución, tuvo la virtud de provocar no
pocos alascos circulatorios.
Sin duda, la iniciativa es cuando menos
original. Cualquiera diría que ¡mportada de la
mismísima Birsia o cualqu¡era de las naciones social¡stas; paraísos todas ellas en donde
el silencio prolongado de sus ciudadanos,
mut¡smo total, es, al parecer, remed¡o eficacísimo para acabar con el tefrorismo. Allí, ni se
conoce, ni se sabe. Todo un ensayo, el del
PC. madrileño, que marca el camino para
acabar con ta plaga terrorista. Nadie podrá
decir que los comunistas no lo han intentado.

CADA OVEJA CON SU PAREJA

. ¿Vds. saben para qué v¡s¡tó España el
2. ¿Vds. conocen los "flecos' y la (manta" de nuestra negociación con la CEE?
3. ¿Vds. saben para qué lue a Suecia el
Sr. González?
4. ¿Vds. conocen quién alimenta el terrorismo?
5. ¿Yds, saben para qué llegó a España
1

Sr. Reagan?

Mr. Casaroii?
Si Vd. acie*a a emparejar preguntas con
respuestas sabrá tánto como el informedo
pueblo españoi: Nada.
a.

-El comunismo internacioñal no lo sabe.

b. *iJara despJdiise oe sus amigos no eu.
ropeos y cal,liar aque;lo de "ay ¡qutén ntaneja

mi baica!".
c. -Pregunten en Tel-Aviv (lsrael).
d. -El Sr. Morán iampoco.
e. -Nosoiros también lc sospecharnos.

La solución ccrrecta en el próxirno núrnero.

EL PRESIDENTE REAGAN VISITA E$PA.

ñe

La izquierda no ahorró esluerzos para co.
municarnos la noticia. Proliferaron los ca¡teles con la ¡magen del Sr. Reagan vest¡do de
soldado norteño,

ilalar.
Y claro, a los pocos días, nueshns vecinos
y amigos, los agricultores lfanceses asaltáron

los camiones españoles a su paso por Perpitian. Ésie, a buen seguro, sería el pensamiento del Sr. Villalar, afrancesado b¡en acog¡do
en las páginas de los periódicos independientes de siempre.
Tranquilos nuestros agricultores. Hechas
las paces con los vecinos, hay que aprender
la lección de los antiguos t)árbaros del norte
(inventores, que no nosotros, de las cárnaras
de gas, de los bombardess masivos deciudades, de los campos de concentración, etc.).
Las verduras por los suelosl Y eso es lo que
nos enseñan desinteresadamente los france-.
ses. Para moclernizarnos. claro.

EL CAMBIO LLFGA AL GOgIÉfrNO
Noticias ofic¡osas nos pernrilen avanzar
para vds. algunos cambios previsibles.
Se rumorea, por ejemplo, que:
-el Sr. Lluch y sus "boys. econórnicosanitarios {Sr, Lobo etc.) camb¡an a Economía. Aseguran que la peseta eslá enferma.
-el Sr. Almunia se hará cargo del nuevo
ministerio del Paro. De ese modo espera el
socialismo cumpl¡r sus promesas, (Se supg'
rarán loa tres millones de parados' (declaraciones (arr¡esgadasD del Ministro de
Traba¡o a la Agrupac¡ón de Per¡odistas de
lnformación Económica. APIE),
-el Sr. Morán permanecerá en su actual
puesto hasta la devolución de Gibraltar. Es
dec¡r, no cambia.
-el Sr. Marin, experto conocedor de ias
rutas europeas a través de las fat¡gosísimas y

descenoc¡das negociaciones con !a CEE.
ocupará la cartera dé Transportes.
N!_estros camioneros de enhorabuena"

Ap¡lando nolic¡as
Ulti$a hora {23iSOl85}

Flaacción canaria
El Parlan¡enlc de Canarias rechaza 9l :r:itado de aihesión a !a CEE" provocando fa
dimisión del Presidente del Gob¡erno Canario
{socialisla).

Los españcles no parecen dispuesios a
ace$lai €isle nuevo trágala cle su incorporación a Ia CEF a precio desconocido.
Un reíerendum {que no se hará) daría un
mentis a la encuesta Epocalcallup y por supuesio ai "éxito del Sr. Morán y Gobiernc
Socialista.

i"" " "*
!
''

I
I
a

También
para
la

política

¡t

r

L'R VERDRD

GARRNTIf, DETTRIUNTO
Las lamentaciones que la oposición parlamentaria (de derechas) levanta ante las sentencias del
inapelable Tribunal Constitucional o ante el trágala
que el llamado rodillo de la mayoría impone, atizan
los ardores de todos y proclaman con ocasión y sin
ella la urgencia de la unidad.
Estremecedora es la ley del aborto, aberrante y

criminal; lamentables las telas de araña urdidas
contra las libertades educativas, sanitarias, económicas, etc. y que amenazan incluso la de los tribunales de justicia ¡Eterna elegía o canto de dolor al
que nos tienen habituados los próceres del parlamentarismo constitucional! ¿Es que argumentan
con escasa habilidad, poco poder de convicción o
contundencia racional ante la luminosidad irrecusable de sus adversarios?
Nada más decepcionante que la asistencia a
una sesión de los llamados parlamentarios ¡qué
ironías! Nadie atiende a nadie. Nadie necesita des-

gastar con fmprobo esfuezo el perspicaz entendimiento de que se les dotó. A nadie se le convoca
para que entienda sino para que vote. Se le paga
por querer o no querer según se ordéne, no para
analizar o razonar.
La consecuencia que saca cualquier españolito
de a pie es que si eso son las Cortes será por la
tramoya decorativa con que las componen, no porque sea el ágora de la razón ni de la libertad. Vota,

necesito tu voluntad y tranquiliza tu conciencia.
La derecha constitucional, aunque gane, pisa
siempre en falso, se encuentra siempre en precario
ante su izquierda. Entiende que la Ley es la garantía del derecho y es verdad; pero olvida que la Ley
es hoy sólo expresión de la voluntad del que manda y que por ello el derecho no arguye identidad
con la justicia nicon lo justo. Parlamento imposible
y diálogo de sordos.
El hombre de izquierda no afirma la consistencia de nada. Justicia, libertad, verdad, no tienen
contenido, sólo son nombres para un querer o no

querer. La llamada derecha comprende que e$
inútif el tazonat y acude al voto. Curiosamente,

aunque gane, sirve a la eonfusión, y acabará perdiendo: sus leyes dirán otracosa, no por justas sino
porque mandan ellos.
Desdequese acató que lavoluntad es laexpresión de lo que son las cosas, elmundo se hizo de
izquierdas aunque manden las derechas, y dejó de

ser de hombres.
Al pan pan y alvino vino. La realidad de la vida,
el deber educativo de los padres, etc. son lo que
son, digan lo que digan las leyes y los parlamentarios. A la izquierda no le vencerán juristas sino
hombres enamorados de la Belleza, de la Verdad y
del Bien.

POR I,A UNIDAD

POBTET
No podía tratarse de una casualidad. La esperanzada unidad del Carlismo, tan ansiada y
necesaria, sólo podía surgir apoyándose en los
principíos básicos que le dieron su origen; Fidelidad a una historia que ha sabido poner su confianza en la Providencia.
Poblet, Monasterio en el que se sigue venerado al Dios vivo y tumba donde reposan los
restos de los reyes de la antigua Corona de Aragón, -arte, historia y fe- lenía que ser el punto
de encuentro de los carlistas de Cataluña, Valencia y Aragón. Los que acudimos de otras regiones históricas de España fuimos testigos de
que la Tradición no ha muerto. de que una nueva etapa está naciendo en la historia del Carlismo, rescoldo escondido de la única España.
Las cosas son lo que son; y por mucho que
se las fuerce volverán a ser lo que siempre han
sido y, como e[ muelle comprimido, con más vígor. El largo proceso, secular ya, de deformación sistemática al que se viene sometiendo a
nuestra patria, siempre extranjerizante y a la última moda efímera de allende fronteras, estrellará
una vez más la osadía de los políticos de turno.
España es lo que es. La poda del olmo hispánico a la manera de aligustre de jardín europeo no
cambiará sus raíces. Tarde o temprano las ramas y el tronco recobrarán su ser o sus retoños
darán razón de la estupidez inútil de sus apañadores. Haga lo que haga, desde Madrid o sucursales autonómicas el despotismo ilustrado de
ayer, disfrazado por ahora del sayal democrático
de hoy, durará lo que las aguas de temporal.
Río revuelto y aguas turbias. Ya escampará y
veremos que el cielo no ha cambiado de color.
El ser de España retoñará de sus raíces. El futuro de nuesira Patria tendrá su fundamento en el
encueniro con su historia y con su tradición.
Foblet ha sido una lección de esperanza. De
abajo arriba. De la unidad de los viejos reinos a
la unidad de España. Poco a poco y la voz de
España, el Carlismo, se hará oír para luz de todos.

Toda fuerza política, por cuanto aspira a difundir sus principios y a instaurar un sistema social
acorde con eflos, requiere para su eficacia una
unidad de acción y de organización. Sin ella, los

contiendas que ponen en peligro
que todos nos debemos.

El Carlismo en su larqa
conocído tiempos de

dencia; caracterizados
unidad en torno al Rey y a
Tradición y éstos por la quiebra
por las discusiones intestinas. Perb
la instítución real, cuando existÍa, e
convergencia en torno al cual podía r
cualquier rupiura.
La muerte, sin

Carlos l, pese a la i
pudo evitar una honda
sucesono $n
por la poste
mados a
Hoy se da el
unrca luerza
ca, vive huérfano"de. ftey. Si'así
Divina Providencla,-'no nos
designios,
o(
de nuestra
de unai
elCarlismo
merezca
ante todo
En eso
neraclones
viejas
que ya no
bién de la
tros pesa si no
energla ecun
bén Darío. la

Carlistas en
Afortunadamente

ndo la

hora de esa unidad. La
no, la
salvación de los valores tr
ción híspánica, el honor"de nu
tristes circunstancias políticas
milenaria hisloria, tal vez no se fbéuerde otra época en que hubieran caido tan baio las instituciones
y los hombres. Que la crísis sea, en cierto modo
universal, tampoco nos justifica, porque elhombre,
protagonista de la historia, es libre para dejarse
llevar por los acontecimientos o para hacerlesirente con valentía y coraje; como lo hicieron en su
tiempo un alcalde de Móstoles, un pizarro en perú

DEL Cf,RLI$M0
Por Salvador Ferrando

i;,
:r

o una Santa Teresa en un convento de carmelitas.
Todos ellos contaron con la ayuda de Dios que
nunca falla a los que bien le sirven. ¿Y acaso va a
fallar ahora?
Ante eltremendo confusionismo político actual
no hay más que dos caminos: o la vuelta a lo eterno
no al más radical escepticismo. A la

tos han optado ya por esta setodas sus deletéreas conseante un derrumbamiento
nte propicio para las hordas

. Pero para (volver a lo

levantar en alto nuestras
a los españoles de hoy lo

La capacidad de reacción de
:es infinita como la historia demues-

dilicultades lo que nos arredra,
Ievante en vilo, frente a la rnentira

ENTRE ESPANOTES
Por Jaime Arriaga
Don Carlos está preocupado. Sale poco de su casa.
Don Juan le ha ido contando las últimas noticias de su oatria. Fruncido el ceño, Don Carlos se ha quedado en un silencio reflexivo.
-Don Juan: Por fin a Europa. Ya no hay quien pare
nuestra enirada en Europa.
-Don Carlosl ¿De qué Europa me hablas?
-De Ia Europa de la Luz, de la Europa de la Razón y
del pragreso. De la Europa occidentat, ¡de Europa!
-Con ese mismo nombre he ido conociendo a Euro.
pas muy distintas. Tu recordarás la de Napoleón o Bis-

mark. Esas mismas palabras las han empleado con la
de Hitler y la de Stalin, Lenin antes, y Musolini a la par.
-¡Y la de los Aliadasl
-$í, sin duda. ¿Pero cómo, siendo tan distintos, pudieron predlcar lo mismo: libertad, igualdad y la fraternidad {al menos entre los suyos}?
-¿Te atreves a identificar la democracia y los totalitarismos? ¡Qué barbaridad!

-Formalmente no. Un ciego las distingue, al menos

si lee la prensa. Pero bien reconocerás que, en

cues-

tlón de ideas, no se alejan de ¡as tres que te he citado,
aunque hagan unos más incapié en la libertad y otros

casi pierdan el sent¡do al pronunciar lo de la igualdad.
-Pero en la ecanomía Nuestra Europa es la libertad de
mercada. El laisser faire del liberalismo tradicional.
-Aquí te esperaba. Ya lo has dlcho bien. Europa no
es otra cosa que una economía, un mercado común, sín
pero un mercado. Alguna vez habla de ideas, cuando
tiene asegurado el aparnép, entonces hasta se siente
unlda y fraternal. ¡Ay! por el contrarlo sl falta la mante-

ca, cada cual recela del vecino y se las arregla como
puede para sobrev¡v¡r. Recuerda el gulrlgay de la crlsls
económica del 73.

,en
de

iiiil;k$

ellos será

r,it"'

hi

logías, sino en
las Españas.
tesoros y hanoble de las

de
en una

á todos los

isin

sólo a

oer

como punto de
endio de nuesfirme y más
que Don Alfonso

que

félúltimo rey
23de
tener
ello c
Y'€irK

todo carlista,
su Decreto de
deberíarnos
mentes. Todo elque en
no, que nos deje en paz
hacia posturas más córno, que son, como el número de los

ElCarlismb pervive, tras ciento cincuenta años
rJe heroismo, porque a su fe de roca ha añadido
siempre una iluminada esperanza. En definítiva es
Dios quien rige los destinos de los pueblos. Y como

bien dijo aquel valenciano, artista de la palabra,
Federico García Sanchiz, "El Padre nuestro que
está en los cielos no puede olvidar indefinidamente
a los más fieles servidores cue tiene en el mundo'.

-Es comprensible, ya lo dice nuestro proverbio: primero
vivír, Iuega filosafar.

-No. La Europa a la que tú te reflercs hace tlempo
que entendió que la única filosofía interesante era la de
atender lo más refinadamenle posible al cuerpo. Lo del
espír¡tu se queda para ¡os soñadores.
-¡Es impoftante ser europeo! Se gana en prest¡g¡a internacional. Queda bien.
*Nunca una palabra vacía puede hacer importanle a
nadie. Europa no es otra cosa que intereses de mercado. S! ganamos algo será en espabilamiento por aquéllo de que en el mercado el que más chifla... Europa tu-

vo espíritu en otro tiempo, pero lo perdló por el plato
de lentejas. La única Europa con sent¡do fue la Cristiandad. Renunció a él y se ha quedado en cuerpo sin
espíritu.

-¿Y España?

*España se la jugó por ser fiel.a la Europa de siempre. Su concepción del hombre y de la política los descubrió a la par que aquellos pueblos. España no quiso
olvidar su origen. Quizás tenga como reto, si no cae en
la vieia trampa, recobrar para la actual Europa el espíritu que un día perdió. Enlonces se reconocerá que la
única nación europea en verdad ha eido durante nuchos años nuestra Patria.

-¿Y su pobreza? y ¿su retraso materíal?
-Freguriadle a Inglaterra, Francia, Holar¡da, etc.
¿quién acaparó nuestras r¡quezas, qu¡én tuvo especial
obsesión en arruinarnos y empobrecernos? ¿Crees de
verdad que en ese mercado van a compariir sus beneficios? ¿Nuestros camiones van ya a transportar nuestros campos sin peligro?
-Te veo un poca pesimista. Europa es culta y civilizada,

ama ia paz y descanoce la barbarie. Algo nos aportará de

bueno.

-Pronto se nos olvidan los acontecimientos, Olvidadizos somos. Sí, algo bueno ya nos traerá. ¡Ojalé sea el
que España se encuentre a sí misma!

.&quí tA,Nfi,'RIA$
Confesisnales
-Una trágica madrugada del pasado abril España se despertó europea también en lo económico.
La reacción en las diferentes regíones ha sido tan variada !, desgraciadamente dispersa que no tenemos tiempo si espacio para ocuparnos de ella. En Canarias...

-"Una hora menos en Canarias". Quizás por eso, el Gobierno
Autónomo estaba durmiendo en su

aplatanado letargo disciplinado,

mientras lo$ moranes, y los marines
desayunaban champagne en Bruse-

las; los despertó el griterío de la

prensa regional por la traición a que
ha sido sometida la economía canaria: "Más de 6A.00A.000,0A0 plc,s.
{sesenta milmillones) de coste para
Canarias, másdel 10% del producto
b ruto anu al del a rchi pié

I

aga',

segú n

un estudio matemático concienzudo

del diario "La Provinci¿, (14.4.85),
realizado solamente sobre unas líneas económicas muy concretas y
con la advertencia, evidente, de que
este .cosfe catastrófico" se verá incrementado en muchos más parámetros gue no se consideran.
"Las eondicíones pactadas en
Bruselas destruyen la agricultura canaria: son 75.00A puestos de trabaja
los que están enjuego (agricultura
de exportación) y queremas que alguien asuma esta respons abilídad",
declara a la prensa (16.4.85) la Federación Provincíal de Asocíaciones
de Exportadores de Productos Hortofrutículas de Las Palmas. La Confederación de Empresarios de Tenerife de la Pequeña y Mediana Empresa pide la dimisión de Jerónimo
Saavedra y amen€¡zan con un cierre
palronal, como el Consorcio de Empresas de Conservas de Pescado.
Pero el señor Presidente sigue, impasible el ademán, impartiendo su
giocondesca sonrisa y cantando victorias pírricas en Europa que ya hubiera querido el Duque de Alba poder presentar a Don Felipe ll, el Rey
Prudenle. Y aunque todos los Felipes no son igualde virtuosos, obviamente, no se puede negar la prudencia del González al excusar opor
causas de trabajo surgidas a úlüma
hora" sLt programada asistencia a la
inauguración de la Feria Internacional de Canarias. No hubiera tenido
paraguas para soportar el chaparrón
que nuestra óptima climatología le

tenía cantado, ni razones para
echarle la culpá a los elementos.
6

Pero aquí no acaban las desdichas de Canarias ni de España.
¿Saben Vds. dónde esta Agadir?....
-Agadir es el mejor puerto naturai de Marruecos y, además, el más
cercano a Canarias (considerando
que los ridículos y conflictivos puertos del Sahara son saharauis y no
marroquíes). Dentro de cuarenta y
dos meses será el principal puerto
de la margen oriental del Oceano
Atlántico, en sustitución de los puertos canarios de La Luz y Las Palmas
y Santa Cruz de Tenerife.
¿Sabe el lector amable en virtud
de qué milagro? Pues de unas obras

que han comenzado con la imposi-

ción por Hassan

ll del collar de

la

orden del *Uisam Alavi" al ministro
español de Transportes, Enrique
Barón;con e! concurso de la empresa "Dragados y Consirucclones,,;
con la asistencia cie ochenta lécnicos españoles y con 550.000.000 $
(sí: quinientos cincuenta mil rnillones
de dólares), o sea 96"459.550.000
Ptas. (sí: noventa y seis mil cuairocientos c¡ncuenta y nueve millones
quinientas cincuenla mil pesetas),
más lo que suba el dólar y baje la
peseta hasta que se acabe la obra,

que (presta,, el GobiernO SOCialista

español al moro. El irrenunciable
amor a nuestra lierra se revuelve
con tal fueaa en las enlrañas de

todo buen canario, que se comprende perfectamente que en las íslas
pueda ocurrir cualquier cosa ante
eslos agravios peninsulares del Go-

biemo central consentidos por su
sucursal regional. Cualquier cosa,
porque el hambre con dignidad se

puede aguantar porque el espíritu da

fuerzas, pero al hambre sin diginidad es preferible CUALQUIER COSA.
COSTE PARA LA ECONOMIA CANA-

.

RIA

(Supuesto de lntegración total en la
GEE, con tratamiento excepcional)

1)
2)
3)

4t

Millones ptas.
Pérdida de la desgravación fiscal
en productos peninsulares 15.000
Aplicación de precios de referencia
4.805
a productos peninsulares
Pérdida de restitución en productos
de la Comunidad ampl¡ada 7.800
Aplicación de "préléévements"

...

a prod uctos de paísss

lerceros

ái ;;ü#;; j; ü i;;ii; ;;;i*11:

..............
8.150
6) Eliminación de arbitrios e implanlacióndellVA ................. 21.500
.... 60.650
TOTAL
mún

Siempre ha habido un estrecho laza y
dependeneia entre el Carlismo, eminentemente popular, y Ia lglesia.
Esto induce a algunos a pensar que la
crisis por ¡a que atraviesa buena parte
del clero español ha repercutido prolundamente en la aparente postración del
Carlismo, y que el pasa previo al resurgi

míento de éste debe ser la vuelta de
nuestro clero a su cauce. Y no les lalta
pañe de razón. A pesar de ello, esto no
es más gue una verdad a medias, que a
veces paraliza

nás que una mentira en-

tera; así estamas. Porque aungue el
Carlismo entienda la vida y el gobiemo

de la sociedad en base a Ia CONFESIO-

NALIDAD Y UNIDAD CATOLICA que
proclama para las Españas, sólo depende de la jerarquía en aquello que atañe aí
dogma, Ia moral y el gobierna general de
la lglesia. En todo lo demás, los carlistas
estamos libres de responsabilidad alguna ante la lglesia, pues como organizacíón poltica el Carlismo es esencialmente d¡st¡nto a ella, aunque no independiente en el ámbito espirituat. Así lo hemos aprendido de¡ Magister¡o Pontificio
desde León Xlll -por eiempÉ hasta el
Concilio Vaticano ll inclusive.

El Carlismo está integrado principal-

mente por laicos y su organización dirígí-

da exclusivamente pot e;los. No quere-

mos ccmpromster temporalmente a Ia
lglesia, ni amparamos en el regazo de
unos u otros eclesiásücos como menores de edad, como ya antes de la Ley de
Reforma Política de 1976 se han epoyado astutamente los grupos y partidos polfticos que propugnan un vago, fácil, y
falso humanismo de *inspiración cristia-

¡6*

QUE

no compromete a nada, "Hu-

manismo" que ha impuesto a nuestro

pueblo una const¡tución atea, el agnosticismo religioso o ateísmo práctico del
Estado, el matrímonio civil enlre católicos, el divorcia, pero... ¿para qué seguir? Bealmente, en este caso se puade
aplicar la máxima: nY por sus frutos los

qnocereis".

9egún creen nuestros demócratascristianos, basta llamarse cr¡st¡anos Dara serlo. Pues no señor; también es ireciso obrar como lales. Por eso, defendemos la CONFESIONALIDAD Y UNIDAD

CATOLICA de las Españas, como eltos
defienden --sin derecho alguno, por supuesto- la confesíanalidad agnóstica o
ateísmo práctico del poder civí\. Porque
na hay lema más verdadero ni, por ello,
más realista y actual, que "NADA SIN
DIOS", que el Carlismo, como siempre,
deliende como el puntal básica para so-

lucionar las urgentes necesidades de
nuestrcs pueblos.

Fermín de MUSQUILDA

Montejurra 85
Lo que hemos visto en Montejufta este aña de 1985,
nos hace esperar que la unión de TODOS los carlistas

puede ser un hecha a fecha corta. Hemas dicho de
TODAS porque pensamos también en el Partido Carlista. Que nadie se asuste. Ya sabemos que no podemos ir
juntos con quienes se declaran aconfesionales y socialistas. Pero vayamos par partes. Eslo es lo que vimos:
Siéndonos imposible físicamente subir a la cumbre,

fuimos a oir la Santa Misa al Monasterío de lrache.
Cuando regresábamos a la campa, una señora que
caminaba junto a nosotros se lamentaba del constante
descenso del número de asistentes"... y esta fiesta
acabará quitándose, por no venir gente a elÍa". Nos
aventuramos a decirle: <no crea Vd. eso. Pasamos por

un mal momenta pero vendrán

tíempas mejores. Tan pronto nos
demos cuenta de la tontería gue
hemos hecho al querer prescin'
dir de Dios, la Patria y el Rey".
"Y que Vd" lo diga,, fue su con'
testación.
Elambiente de Monteiurra, el
aspecto de las asistentes, nos
dernuestra que eso del socialísmo autogestionario no canvence
a nadie, salvoaunaspacos jóve'
nes ínexpertos. Los que de verdad llegaron acreerentaÍ utopía,

ya abandonaron el Carlismo ha'

ce años en busca de un socialismo más sustancíaso, o de otros
tá4rd;:s dei aclua! especlra Cs'

mocrática. Lasque siguen, lo ha-

cen por la lealtad que en elÍos

podemos suscribir los de Unión Carlísta en su mayor
parte. Examinándolo con lupa pbdemos lormufar algÚn
reparo. En un punta dicen que "el Ca*smo ha luchada
por la libeñad,, para evitar equívocos diríamos "libefta'
des concretas,.
Se refieren al "estado federat que propugnaftNsD.
No tenemas nada que oponer si se refiere a la manarquía federativa de Ia España tradicional. Pues eso de
<estado federalD corresponde a muchos regímenes po'
líticos que presentan muchas diferencias entre sí. Mu'
chos de ellos son nacidos de Ia Hevolución.
Citan unafrase de D. Carlos Vllen que dice "yo seré
el Rey de las repúblicas españolas". No nos queda más
que aclarar que lo que D. Carlos
entendía por república es la nis-

No es la sustitución del nacionalismo

españof por otros nacionalismos regionales lo que deiendemos, sino $na sociedad construida de abaio a arriba -{el
barrio al Estads- qúe dislribuya el poder
políllco reconociendo a cada uno de los
niveles de organizaeión territorial la6
máximas competencias racionalmente
exigibles, lo que hará posible una parlicipaclón eficaz de los ciudadanos comprometidos directarnente con los problemas
sociales que les afeclan.
ñlo es el foralismo un fósil que algu-

nos románt¡cos o trasnochados quere'

mos resucitar, como pretenden presentarlo a la sociedad vasca los grupos naci*nalistas, ya que no trata¡nos de trasladar a nues¡ros tiernpos formas ni instituciones caducas de antaño, sino el respe-

mo que entendían los clásicos
españoles del Siglo de Oro: lo
que hoy llamamos socíedad. No
se trata de la república de Alcalá
Zamora ni de la de Castelar.
Adolece el docunento de un

canformismo ante Ia actual s¡tuación. En diversos lugares da a

entender que esta constitución
-a la que califica de impeñecta*
puede ser un camino para una

situación más justa. \' ah{ nuestra discrepancia es radical.
Par lo demás el documento
no sólo es aprovechable, sino
que tiene algunas oasajes estupendos coma cuanda califica al
nacionalisma como producto de
un irracional visceralismo, cuando puntualiza el carácter no indepencientista de nuestras guerras
por los fueros y cuando niega a
los grupos separatístas el derecho a declararse herederos de
los afanes carlistas del pasada

to a las l¡bertades de igdas las comuniinspira el nambre de carlista y A
dades aautogobernarse y la fcrmulación
PESAR de las desviaeiones docv¡va de la torma de realizarlo; es en defF
trinales que vienen abservanda.
nitiva, el principio más progres¡sta, huSe msvía mucho entre la
mano y racional para organizar territoeancurrencia un anciana excamrialmente
la sociedad.
batiente que lucía junta a conde{Leído en Montejurra el 5-V-85)
insignías,
mracianes militares e
siglo.
el distintivo de Adorador NocturPar lo cual, na comprendeno Veterano Constante.
que un grupo gue se titula tradícianalista haya
que esa insignía no puede ser usada fuera de
mos
"Oiga,
salido atacando al mencionado documento, desde las
Ias vigilias", le adve¡timos.
páginas deldiaria "ElAlcazar". Diaria que por muchas
*¿Y dónde está escrito?"
razones nos símpatiza, pero al que no podemos perdo-"En el Feglamento".
nar su radícal antifuerismo. No creemos que sea inteli-"Pues mi reglamenta dice que la tenga que llevar
gente, en unos memenfos en que la unión de tados los
padre
Para
fundador
del
turncu.
aquí.
eso fue mi
carlistas debe ser nuestro principal objetiva, acagerse a
¡Que le digan a ese que el Carlisma tiene que ser
Ias págínas de un diaria anticarlista, para desde ellas
aconfesional!
sacar a relucir nuestros problemas.
La mayor parte de las asistentes Ee desparrbmó por
Los problemas tienen un camino de solución: el diáel bosquecillo que hay junto a la campa y se dedicó a
lago razonado y sereno. Por algo creemos en la existenpreparar Ia comida para pasar un aíegre día de carnpo
cia de la Verdad y en su fuerza. Al revés que Íos liberales
que luego la lluvia se encargaría de estrapear. De ahí la
que hablan mucho cie diálogc, pero a lo m¿ás que llegan
diserepancia de cifras que dío la pr*nsa. Por el número
es a un contraste de opinlones y a un conpromíso de
de vehículos presentes, se podían caleular ft:s asisfeninterases.
tes en 700 ó 1 .AA0 personas. Algunos diarios han hablaLos que aún siguen fíeles al Pariido Carlista, €s que
do de doscientos. Pero éstas fueran las presentes en el
ven qúe el nombre de CARLISTA guarda las esencias
acto político.
de lo único que puede salvar a'España. No podemas
creer que cansíderen a su paftido como una opción más
Y el mismo acto palítico tuva un carácter ¡r,6nos
dentro del espectro democrático. De pensar que es
heteradoxo que otras años" Para empezar: no se vlo
ouna más, na perseverarían en sus f/as -eontra viento
nínguna ,,Íkurriña',. En muchas boinas estaban prendiy marea- can Ltna lealtad que sólo las grandes Causas
das fas chapas de la Cruzada con la bandera nacional y
se merecen.
el cansabido Trilema. El manifiesto que se repartió, con
una declaración sobre la problemática regionalista, lo
ZORTZrcARRENTZALE
7

rETON DE TONDO
KffiffiffiffiK$$rWtr
"Todos sabemos, aunqLte oscüramen-

te y con temor, que allí donde Dios muere

en la conciencia de la persona humana,
se sigue inevitablemente la muerte del
hombre, imagen de Dios", S.S. Juan Pabio ll.
Lc afirma,ncs hace cinco años. Fxpusi-

i-:lsslrc criie:¡c er Ia vísrera de una
masi,/a rnar,:esiaciór de :apcbiación nava!'¡'a contia el te¡roi'is:'t'ro. i¡ ic rnal:enemos hoy. .No exisle prcóier,"ra vascc.
existe ei problema comunista". ETA es
una organización armada al servicio del
marxismo-leninismo.
No será con comunicados condenatorios como se resuelva el probiema terrorista, ni serán las manifesiaciones de protesta, ni la indignación contenida en silen.
cios programados, las que acallen las voces de metralletas y explosivos.
No será la vía de claudicación y pacto la
gue logre la paz" Fs falso que ETA pretenda acabar con la actuai democracia. FTA
¡1":cs

b.;s:? !a vicloria de su " nacic¡:ai"

narxlsr¡o-ienni:rsmc y Íavoiece su guerra de exierminio ia irresponsabii¡cjad de
unos políticos y ios principios de una de-

mocracia que se manifiesta incapez de
garantrzar ai pueblo su convivencia en
aaz.

Ni el aquí no pasa nada, ni el .vota
paz' de ios gobiernos pretendidcs cen-

tristas, ni c¡ .can]bio,,, que es csntinuismo sn el Poder de ics scciailstas. son
soiución ai ter¡"orisi'no.
Llr¡a sociedad que fundamenta sus

ffiaffi
*;¡¿

,S

3

t*'"1:'".,
xi¡s ¡3¡s

ÜE HOI{RADf,Z
lOO ANOS DE HONRADHZ
nf!
fl\
1üil AhT
ILI \JÜ u a IIONRADHZ
iOO ANOS

,¿

nhT lt\
1üü ñtu
t

1ü0

,f

T\

I

IJ H F{ÜI\IRADHZ

AN ÜS D H IIONRADHZ
áQtré es verdad?

UffN MENffMÁ NEPETIDI fi{II, \TECES
Lenin

principios de convivencia en una Constitución que ignora a Dios, entra por fueza
en la espiral de violencia que es su suici-

dio. Esta, y n0 olra, es en el fondo la
causa.
A menos moral, más represión. Y cuan-

do de forma sistemática se fomenta

el

il¡$ffiti ffi

desarme moral de un pueblo, la represión

violenta llega. Los efectos que todos, si-

quiera en nuestras conciencias, reprobamos, no desaparecerán si previamenle
no se acaba con las causas que los alimenlan.
Por supuesto que el rearme moral, ia
reconversión de nuestro pueblo no es tarea de un dÍa. Entretanto, una de dos: o la
sociedad reacciona exigiendo auténticas
leyes de auto-defensa social o el hampa y
la muerte que conlleva hará presa en ella.
Quiera Dios no quede todo, como de
costumbre, en mentira, y la liberlad, esa
mayor libertad de que alardean los dirigentes socialistas y que a raudales prometen los liberales, reducida a aquélios
cue reciben ei tiro en la nuca o la explosión violen:a en sus carnes.
Juventudes Carlistas de flavarra

TffigRO[

ffi BNltIffiO$.

tIf 0$ 0tRR0Hf t
1'l[f,0$ ltPffi$IS$
ril{¡o¡{ c}..RIr3.rt,

I

:l

i

¡