Creación de un Libro de Artista

Granada, mayo de 2010

Elaboración del papel
Para la elaboración del papel, realizaremos tres tipos de hojas bien diferenciadas en espesor, textura y funcionalidad. Las dimensiones de las hojas serán de 44 x 32 cms. Al doblarse obtendríamos como resultado páginas de 32 x 22 cms., siendo el tamaño real del libro plegado y cerrado.

La primera hoja será el papel central que contendrá la imagen xilográfica. Se darán unas nociones básicas para la preparación de la pulpa y su manipulación en la tina; del batido y aspecto final de la fibra; del encolado en carga y adición de materias que potencien su reproducción gráfica (carbonato cálcico y talco); del manejo y empleo de las formas... El objetivo de ésta fase será realizar una hoja blanca con linter de algodón (4 partes) y fibra de Abacá (1 parte) cuyo gramaje oscilará entre 250 y 300 gramos y que al mismo tiempo ofrezca unas condiciones idóneas de reproducción gráfica para la técnica que va a usarse. Para ello, trocearemos el linter y el abacá. Lo depositaremos en una tina de agua y dejamos hidratar al menos unas horas. A continuación, batiremos la fibra hasta obtener una pasta relativamente homogénea. Una vez obtenida la textura lo más refinada posible, añadiremos el encolado en carga y repartiremos uniformemente con batidora. Con la cola sintética papelera sólo necesitamos un dedal por cada 100 o 200 litros de agua. En este punto, la fibra absorbe el encolado por capilaridad y servirá de refuerzo en su estructura interna y resistencia al agua una vez seca.
1

Primera hoja

Creación de un Libro de Artista

Granada, mayo de 2010

Posteriormente añadiremos retentivo -1 dedaly dejaremos reposar unos minutos la fibra. Posteriormente añadimos blanco de España diluido en agua y seguiremos batiendo. En este punto también podemos añadir a la fibra talco, carbonato cálcico o cualquier tipo de pigmento mineral. Una vez preparada la fibra, la incorporaremos a la tina o depósito donde se van a hacer las hojas. En este punto, la cantidad de fibra que echemos, influirá en el mayor o menor grosor de la hoja y por tanto en el gramaje. Para la forma, usaremos un bastidor de madera con una malla sintética (Nytal de 10 hilos) y un bastidor del mismo tamaño de 2 cms. de altura para contener la pulpa dentro. A mayor altura, también mayor grosor de la hoja junto a la densidad de la fibra. En el marco de la forma, incorporaremos dos junquillos de madera de 1.5 cms. de espesor para que esta hoja quede arropada por la cubierta del libro, quedando las dimensiones finales de ésta en 42,5 x 30,5 cms. El siguiente paso será la construcción de la hoja y el manejo de la forma en el agua. En este punto se hace indispensable el movimiento del cruzado de las fibras en una y otra dirección, pues éstas, al depositarse en la malla se disponen en una estructura cruzada y solapada que otorgan mayor resistencia al papel, sobre todo, para la impresión gráfica. Para el reposo de la hoja sobre una fiselina o bayeta, nos ayudamos de unas planchas de aluminio del mismo tamaño de la forma y otra de menor tamaño. Una de las características más interesantes de la técnica que aquí se va a mostrar es la utilización de una aspiradora de agua como finalización del proceso de fabricación de la hoja, pues no sólo con ella retiramos el 80 % del agua, sino que también incorporamos el

2

Creación de un Libro de Artista

Granada, mayo de 2010

elemento de prensado por aspiración vertical. En este punto, dejamos la hoja secar al aire libre.

La segunda hoja que se realizará contendrá a la anterior a modo de subcarpeta y tendrá la principal característica de ser un soporte de muy poco gramaje, casi traslúcido y parecido al papel japonés. Para ello, se usarán fibras de Abacá pigmentadas con amarillo y el espesante Neri en el agua, que mantendrá las fibras en suspensión mayor tiempo, permitiendo un mejor cruzado final en la forma o molde. La transparencia del papel se hace más visible a contraluz y las fibras cortas y medianas de abacá otorgarán al papel una mayor resistencia. La textura del papel y su aparente fragilidad, estarán orientadas a la delicadeza del paginado y por tanto a servir de antecedente de la imagen que albergará en su interior.

Segunda hoja

Tercera hoja

En la tercera hoja, nos centraremos en la definición de lo que será la tapa y contratapa del libro. Para ello, se retirarán los junquillos del marco e incrementaremos el tamaño de la hoja en 1,5cms. por dos de sus lados, quedando posteriormente una reserva de 0,75cms. mayor por cada uno de sus márgenes. Al aumentar la cantidad de fibra en la tina, aumentamos el gramaje de la hoja que se situaría en los parámetros del cartón (entre 350 y 400 gramos), a fin de dar una mayor rigidez y protección al libro. También se practicará con la pulpa coloreada al introducir un color de base neutro (ocre y almagra) y jugar con pulpas coloreadas en amarillo y blanco. Combinadas actuarán como una paleta de color de tres tonos relacionados.

3