Currícula de La Universidad Libre para Cristo

Historia y singularidades cristianas Historia de la iglesia del Siglo I

EKKLESÍA
Sobre los conceptos de “iglesia” y “templo” para los cristianos del primer siglo
Armando H. Toledo
_____________________________________________________________________________________________________________________

I.

ANTECEDENTES A. “Preocupémonos los unos por los otros, a fin de estimularnos al amor y a las buenas obras. No dejemos de congregarnos, como acostumbran hacerlo algunos, sino animémonos unos a otros, y con mayor razón ahora que vemos que aquel día se acerca.” (Hebreos 10:24-25) Corría el siglo I d. C. cuando el filósofo cristiano Apolos escribió estas palabras. Entonces los judíos rendían culto en un imponente templo ubicado en Jerusalén. Pero también acudían a las sinagogas. El apóstol Juan escribió que el Señor Jesús mismo ‘siempre enseñó en las sinagogas o en el templo, donde se congregaban todos los judíos’ (Juan 18:20). ¿Pueden ustedes imaginarse en qué lugares pensaba Apolos cuando aconsejó a los cristianos que se reunieran para animarse unos a otros? ¿No tendrán su precedente justamente en el templo de Jerusalén los grandes edificios religiosos tanto católicos como evangélicos? ¿Cuándo empezaron a utilizarse? Estas y otras preguntas abordaremos en la lección de este día.

B.

C.

II.

UNA CASA AL NOMBRE DE DIOS A. El libro del Éxodo recoge las primeras instrucciones de Dios para la construcción de un centro de culto para los judíos. 1. Jehová Dios ordenó a su pueblo escogido Israel que construyera “el tabernáculo”, o “tienda de reunión”, donde debían guardarse el arca del pacto y diversos utensilios sagrados. Cuando concluyó la obra en 1512 a. C., “la gloria del Señor llenó el santuario”. Por más de cuatro siglos, aquella tienda portátil desempeñó un papel fundamental en la adoración que se rendía de forma organizada y sistemática a Jehová Dios (Éxodo 25-27; 40:33-38). La Biblia también denomina dicha tienda “templo de Jehová” y “casa de Jehová” (1 Samuel 1:9,24).

2.

3.

B.

Más tarde, siendo rey en Jerusalén, David expresó su deseo de construir una casa permanente para la gloria de Jehová Dios. 1. Como había sido un hombre de guerra, Dios le dijo: “Tú has derramado mucha sangre y has hecho grandes guerras. No serás tú quien edifique una casa a mi EKKLESIA_1

nombre”. En su lugar, Él escogió a un hijo de David, Salomón, para que la edificara (1º Crónicas 22:6-10). 2. Salomón inauguró el primer templo en 1026 a. C., tras siete años y medio de trabajos de construcción. El templo contaba con la aprobación del Señor, como lo indican las siguientes palabras: “He santificado esa casa que has edificado para poner en ella mi nombre para siempre, y en ella estarán siempre mis ojos y mi corazón” (1º Reyes 9:3). Si los israelitas permanecían fieles, aquella casa tendría el favor de Jehová. Pero si se desviaban del buen camino, él retiraría de ella su protección y esta llegaría a ser una “ruina”. a. 1º Reyes 9:4-9. ______________________________________________________________________________

3.

b.

2 Crónicas 7:16, 19, 20. ________________________________________________________________

C.

Con el correr del tiempo, sucedió que los israelitas se apartaron de la adoración verdadera (2 Reyes 21: 1-5). 1. De modo que “trajo contra ellos al rey de los caldeos, (…) quemaron la casa de Dios, demolieron las murallas de Jerusalén, dieron al fuego todos sus palacios y destruyeron todos los objetos preciosos”. A los que habían escapado a la espada los llevó Nabucodonosor cautivos a Babilonia; y allí le estuvieron sujetos a él y a sus hijos “hasta la dominación del reino de Persia”. La Biblia indica que este suceso tuvo lugar en el año 607 a. C. a. 2 Crónicas 36:15-21. _____________________________________________________________________

2.

b.

Jeremías 52:12-14. ________________________________________________________________________

3.

Sin embargo, como predijo el profeta Isaías, Dios utilizó al rey persa Ciro para liberar de la potencia babilonia a los judíos (Isaías 45:1). En el año 537 a. C., tras setenta años de exilio, estos regresaron a Jerusalén con el propósito de reconstruir el templo. a. b. Esdras 1:1-6; 2: 1, 2. _____________________________________________________________________ Jeremías 29:10. _____________________________________________________________________________

D.

Pese a que la obra sufrió algunos retrasos, el segundo templo fue finalmente terminado hacia el 515 a. C. y se reinstauró el culto judío. 1. Aunque el nuevo edificio no poseía el esplendor del templo de Salomón, permaneció en pie durante casi seiscientos años. Sin embargo, este templo también acabó deteriorándose, ya que los israelitas abandonaron la adoración de Jehová.

EKKLESIA_2

2.

Cuando Jesucristo vino a la Tierra, ese mismo templo se estaba reparando por orden del rey Herodes. ¿Recuerdan qué futuro le aguardaba al templo, según el Señor Jesús?

III.

EL FIN DEL TEMPLO A. Refiriéndose al templo de Jerusalén, Jesús dijo a sus discípulos: “En verdad os digo que no quedará aquí piedra sobre piedra; todo será destruido” (Mateo 24:1, 2). 1. De acuerdo con las palabras de nuestro Señor y Dios, ese lugar, que había sido durante siglos el centro de la adoración a Dios, efectivamente fue destruido en el año 70 d. C. por los soldados romanos, que habían acudido a sofocar la sublevación de los judíos. En nuestra lección titulada “Crónica de la caída de Jerusalén”1 ya hemos visto que los romanos demolieron por completo el templo. De hecho, el Muro de las Lamentaciones, adonde acuden a orar desde grandes distancias muchos judíos, no es parte de aquel templo sino tan solo del muro que rodeaba el patio del templo. Este nunca se reconstruyó. En el siglo VII, en el lugar que antes ocupaba el templo judío, se erigió el santuario musulmán conocido como la Cúpula de la Roca, que sigue allí hasta el día de hoy.

2.

3.

B.

¿Ahora cómo iban a adorar a Dios los seguidores de Jesús? ¿Seguirían los cristianos de origen judío acudiendo al templo, que estaba a punto de ser destruido? ¿Dónde se reunirían los cristianos que ahora, y debido a su fe en Cristo, ya no necesitaban más practicar el culto judío? ¿Debían reemplazar al templo los edificios religiosos que construyeran los seguidores de la nueva religión? ¿Recuerdan ustedes la conversación que mantuvo Jesús con una mujer samaritana? Esa historia nos puede arrojar luz sobre este asunto. Durante siglos, los samaritanos adoraron a Dios en un enorme templo que se encontraba en el monte Gerizim (Samaria). 1. “Nuestros padres adoraron en este monte dijo a Jesús la samaritana, y vosotros decís que es Jerusalén el sitio donde hay que adorar.” En respuesta, Jesús dijo: “Créeme, mujer, que es llegada la hora en que ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al Padre”. Ya no harían falta templos físicos para adorar a Dios, pues Jesús explicó: “Dios es Espíritu, y los que le adoran han de adorarle en espíritu y en verdad” (Juan 4:20, 21, 24). Posteriormente, el apóstol Pablo dijo a los atenienses: “El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que hay en él, ése, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por la mano del hombre” (Hechos 17:24).

C.

2.

D.

Como podemos ver, es evidente que los edificios religiosos, o templos, de las diversas iglesias cristianas, ya sean católicas o evangélicas, no guardan ninguna relación con el antiguo templo de la era precristiana, y que los cristianos del siglo primero ya no tenían por qué erigir tales edificios. Sin embargo, tal y como se había predicho, al morir los apóstoles, se produjo una desviación de las enseñanzas verdaderas, a saber, una

1

Si aún no cuentan con una copia de la lección titulada “Crónica de la caída de Jerusalén”, solicítenla inmediatamente a launiversidadlibreparacristo@gmail.com

EKKLESIA_3

apostasía de magnitud increíble (Hechos 20:29, 30). Años antes de que el emperador romano Constantino se “convirtiera” al cristianismo en 313 d. C., los que se autodenominaban cristianos comenzaron a apartarse de las enseñanzas de Jesús. E. Constantino contribuyó a la fusión del “cristianismo” religioso con la religión pagana de los romanos. La famosa Enciclopedia Británica comenta al respecto: “Constantino mandó construir en Roma tres enormes basílicas cristianas: San Pedro, San Pablo Extramuros y San Juan de Letrán. (…) Inició la edificación de basílicas de planta cruciforme, estructura que adoptaron generalmente las iglesias de Europa occidental durante la Edad Media”. La basílica reconstruida de San Pedro, en Roma, sigue considerándose el edificio religioso más importante de la Iglesia Católica. El historiador Will Durant dice que “la Iglesia adoptó algunas costumbres y elementos religiosos comunes en la Roma precristiana [pagana]”, entre ellos “la arquitectura de la basílica”. Del siglo X al XV se erigieron infinidad de templos y catedrales concediendo gran importancia a su estructura arquitectónica. Fue entonces cuando se levantaron muchos de los edificios que hoy se consideran monumentos artísticos y que son visitados por cientos de turistas cada día. Ahora bien, puesto que, como hemos citado al inicio de esta clase, los cristianos han recibido de hecho la sugerencia de reunirse, ¿dónde deberían hacerlo y cómo deberían ser sus reuniones?

F.

G.

IV.

LAS IGLESIAS EN DOMICILIOS PARTICULARES El examinar dónde y cómo se celebraban las reuniones cristianas del siglo primero nos permitirá contar con un patrón a seguir en la actualidad. A. DÓNDE. Las Escrituras señalan que los cristianos normalmente se reunían en casas particulares. 1. El apóstol Pablo escribió: “Saludad a Priscila y a Aquila mis cooperadores en Cristo Jesús (…) Saludad también a la iglesia de su casa” (Romanos 1:3,5).

2. 3. 4.

Colosenses 4:15. _______________________________________________________________________________________ Filemón 2. _________________________________________________________________________________________________ La palabra griega para “congregación”(ekklesía) se traduce “iglesia” en algunas versiones españolas, como la Reina-Valera. Pero el término alude a un grupo de personas que se reúne con un propósito común, jamás a un edificio (Hechos 8:1; 13:1). Por tanto, los cristianos genuinos (los no religiosos) no necesitaban antes ni necesitamos ahora adorar a Dios en edificios religiosos ornamentados creados con ese fin.

B.

CÓMO. Tratemos ahora de responder a la pregunta de en qué consistían las reuniones del siglo primero y cuáles eran sus actitudes con respecto a temas que han sido de controversia durante siglos. 1. Antecedentes en las sinagogas judías. Santiago se refiere a esas reuniones utilizando una forma de la palabra griega sinagogué, que simplemente significa “reunión” y se usaba indistintamente con ekklesía (Santiago 2:2).

EKKLESIA_4

a.

Con el tiempo, el vocablo sinagoga había llegado a designar el edificio donde se celebraban reuniones o asambleas. Los cristianos judíos estaban bien familiarizados con lo que sucedía en aquellos lugares.2 Si bien los judíos acudían al templo de Jerusalén para sus fiestas anuales, las sinagogas constituían más bien centros educativos locales donde podían aprender acerca de Dios y estudiar la Ley de Moisés. Parece ser que en las sinagogas se solía orar, leer y comentar las Escrituras, y exhortar a los presentes. Por ejemplo, cuando Pablo y sus acompañantes entraron en una sinagoga de Antioquía, “les invitaron los jefes de la sinagoga, diciendo: ‘Hermanos, si tenéis alguna palabra de exhortación al pueblo, decidla’.” (Hechos 13:15).

b.

c.

2.

Compromiso con la verdad y la justicia. Las reuniones que los cristianos judíos de aquel entonces celebraban en domicilios particulares seguramente se conducían de modo similar, y eran igualmente instructivas y edificantes en sentido espiritual. a. Tertuliano (c. 160-220 d. C.), uno de los primeros escritores apologistas latinos, escribió: “Nos reunimos para la lectura de las Sagradas Escrituras (…) Cultivamos con palabras santas la fe, alentamos la esperanza, aseguramos la confianza”. (EL Apologético, Cáp. 39). El historiador Plinio el Joven del siglo II d. C. escribió que cuando los cristianos fueron perseguidos por el imperio y llevados a interrogatorios para dar razón de su “secta”, ellos “…afirmaban que toda su culpa o error consistía en que tenían el hábito de reunirse cierto día fijo antes del amanecer, y que ahí cantaban en versos alternados un himno a Cristo como a un dios, y que se sometían a un juramento solemne, y no a hechos malvados de ninguna clase, sino más bien a nunca cometer fraude, robo, adulterio, a nunca falsear su palabra, ni a negar algo que se les hubiera confiado cuando fueran llamados a dar cuenta de ello” (Epístolas 10:96).

b.

3.

La importancia de la música en la congregación. Es probable que los cristianos cantaran en sus reuniones. El profesor Henry Chadwick en su obra La Iglesia Primitiva, dice que Celso, crítico del siglo II, encontró los melódicos cánticos de los cristianos “tan hermosos, que hasta se sintió molesto por su emotividad”. Schadwick añade: “Clemente de Alejandría es el escritor cristiano más antiguo que habla sobre la clase de música apropiada para uso cristiano. Indica que no debe ser la relacionada con la danza erótica” (Págs. 274, 275). Todo esto apunta a que los primeros cristianos sí cantaban en sus reuniones. a. Efesios 5:19. __________________________________________________________________________________

b.

Colosenses 3:16. ____________________________________________________________________________

2 Se cree que es probable que las sinagogas se instituyeran durante los setenta años del exilio de los judíos en Babilonia, cuando el templo aun no existía, o poco después de su regreso del destierro, mientras se reconstruía la “Casa de Dios”. Para el siglo primero, todas las poblaciones palestinas tenían su propia sinagoga, y las ciudades mayores más de una.

EKKLESIA_5

4.

El correcto concepto de siervo. En estas congregaciones primitivas, los responsables de las mismas enseñaban la verdad evangélica, y el resto de los siervos ayudaban a sus hermanos más jóvenes en la fe de muy diversas maneras (Ver Filipenses 1:1). a. Un cuerpo de siervos maduros en la fe y de buen testimonio que confiaban plenamente en la Palabra de Dios y en el ministerio del Espíritu Santo suministraba la dirección espiritual (Hechos 15: 6, 2331). Es notable que en aquel entonces no se usaran títulos religiosos, ya que la comunidad se encontraba en el entendido de que Jesús había mandado a sus discípulos que entre ellos ninguno fuera llamado Rabí (maestro), ya que uno solo debía ser considerado su maestro y todos los demás sus hermanos: “Ni llaméis padre a nadie sobre la tierra dijo Jesús, porque uno solo es vuestro padre, el que está en los cielos” (Mateo 23:8-9).3

b.

5.

El pacifismo y el culto no-sacerdotal. Aunque los primeros cristianos proclamaban el pacífico mensaje del Evangelio del Reino de Dios, fueron perseguidos de la misma manera que Jesús fue perseguido por el sistema religioso dominante de su tiempo. a. b. c. Juan 15:20. ____________________________________________________________________________________ Juan 17:14. ____________________________________________________________________________________ El historiador John L. von Mosheim llamó a los cristianos del siglo primero “una agrupación de hombres de carácter sumamente inocuo e inofensivo que nunca albergaron ningún deseo ni pensamiento hostil a los intereses del Estado”. El Dr. Mosheim explicó que “lo que irritaba a los romanos contra los cristianos era la sencillez de su adoración, que en nada se parecía a los ritos sagrados de otros pueblos”. Y añadió: “No tenían ni sacrificios ni templos ni imágenes ni oráculos ni órdenes sacerdotales, lo cual era suficiente para deshonrarlos a los ojos de la multitud ignorante que se imaginaba que no podía existir ninguna religión sin estos elementos. Por ello se les despreciaba como si fueran ateos; y, según las leyes romanas, a los acusados de ateísmo se les consideraba la escoria de la sociedad humana”.4

6.

El rechazo de toda forma de idolatría. Los sacerdotes, los artesanos y otras personas que se ganaban la vida con la idolatría incitaban al populacho contra los cristianos, pues estos, al desalentar las prácticas idolátricas y no participar en ellas, resultaban un peligro para la economía de los promotores de los cultos idolátricos. a. Hechos 19:23-40. __________________________________________________________________________

b.

1ª Corintios 10:14. ________________________________________________________________________

Para una ampliación de este subtema, se recomienda leer o repasar las lecciones tituladas: “Consideraciones sobre la falsa distinción entre clérigos y laicos en las iglesias cristianas denominacionales católicas y evangélicas” y “Los nuevos sacerdotes. O sobre cómo unos cristianos monopolizaron el ministerio de la predicación”. Solicítelas hoy mismo a la UCLi: launiversidadlibreparacristo@gmail.com 4 L. von Mosheim, John (2006): Historical Commentaries on the State of Christianity During the First Three Hundred and Twenty-Five Years from the Christian Era, Vol I, p. 35.

3

EKKLESIA_6

c.

El mismo Tertuliano escribió: “Piensan (…) que toda común desdicha y las particularidades incomodidades del pueblo suceden por causa de los cristianos. Si el Tíber sube a las murallas; si el Nilo no llega a regar las vegas; si el cielo está sereno y no da lluvias; si la tierra tiembla y se estremece; si el hambre aflige; si la peste mata, luego grita el pueblo: ‘arrójense los cristianos al león’.” Y es que sin importar las consecuencias, los cristianos genuinos se guardaban de los ídolos (1ª Juan 5:21).

d.

7.

El papel del dinero en la obra. La obra de evangelización de los primeros cristianos era sostenida por medio de donaciones voluntarias. a. 2ª Corintios 8:12. __________________________________________________________________________

b.

2ª Corintios 9:7. ____________________________________________________________________________

c.

Tertuliano dijo también que “…aunque tenemos una especie de caja, sus ingresos no provienen de cuotas fijas, como si con ello se pusiera un precio a la religión, sino que cada uno, si quiere o si puede, aporta una pequeña cantidad el día señalado de cada mes o cuando quiere. En esto no hay compulsión [obligación] alguna, sino que las aportaciones son voluntarias” (El Apologético, Cáp. 39).5

8.

Su concepto de sujeción relativa a las autoridades políticas.6 A pesar de la excelente conducta que los primeros cristianos trataron de mostrar al mundo inconverso de la antigüedad, la mayoría de los emperadores romanos tenían una pésima opinión de ellos. a. El historiador E. G. Ardí ha dicho que los emperadores los consideraban “entusiastas despreciables”. De hecho, la correspondencia que mantuvieron el gobernador Plinio el Joven de Bitinia y el emperador Trajano muestra que los gobernantes desconocían generalmente la verdadera naturaleza de la nueva religión de Cristo. Los primeros discípulos de Jesús se mantenían en lo que varios académicos han denominado una “sujeción relativa” a las autoridades civiles (Romanos 13:1-7). Esto significa que en caso de que llegasen a conflictuarse la voluntad gubernamental con la voluntad divina, adoptarían una postura definitivamente a favor de la voluntad de Dios, tal como respondieron Pedro y los apóstoles a las autoridades políticas de Jerusalén: “Es preciso obedecer a Dios antes que a los hombres” (Hechos 5:29). “Aunque seguramente los cristianos no rendían culto al emperador, tampoco eran agitadores; y su religión, pese a resultar extraña y a veces ofensiva desde la óptica pagana, no suponía ninguna amenaza para el imperio” (Alter JesusThe Triumph of Christianity, Pág. 46).

b.

c.

5

Para conocer la posición que en el Ágape/UCLi tenemos con respecto al dinero para la obra de educación cristiana, consultar la lección titulada: “Cómo donar a la UCLi” y “¿Cuánto cuesta estudiar en la UCLi?”. 6 Si deseas conocer más sobre la visión que en la UCLi/Ágape tenemos con respecto a la autoridad pública, te animamos a que solicites y leas la lección titulada: “El Estado y las Escrituras -Un enfoque bíblico sobre gobierno y política”.

EKKLESIA_7

V.

CONCLUSIÓN Después de todo lo estudiado esta tarde, nosotros, los miembros de la Comunidad Ágape de Cuernavaca y estudiantes del ministerio de investigación y docencia de la UCLi (Universidad Libre para Cristo), estamos de acuerdo en que los cristianos de la actualidad, al igual que los discípulos de Jesús del primer siglo, también debieran reunirse en domicilios particulares o en lugares sencillos donde puedan reciban enseñanza estrictamente bíblica y donde puedan disfrutar de un compañerismo edificante persona-a-persona con aquellos que también desean fortalecer su relación con Dios y su compromiso con el bien y la justicia. Aunque los discípulos y estudiantes bíblicos miembros de la congregación Comunidad Ágape de Cuernavaca no contamos con un lugar fijo para nuestras reuniones de estudio y compañerismo, no confundimos los términos: sabemos muy bien que la Iglesia la conforman el total de los discípulos fieles de Jesús regados a todo lo largo y ancho del planeta, y que Dios ha preferido vivir en el corazón de cada creyente bautizado y fiel, convirtiéndose así cada uno de ellos en una parte del gran templo de Dios. Les animamos a que inviten a otros a nuestras reuniones semanales para que también ellos puedan beneficiarse de la educación bíblica avanzada, del compañerismo edificante y de la oportunidad de adorar a Dios en grupo que ofrecen las reuniones de este ministerio de investigación y docencia bíblica universitaria.

“Por una fe inteligente…” © 2002. The UCLi International Ministries

EKKLESIA_8