You are on page 1of 2

Diario de una mujer en campaña.

Día 8. La esperanza sigue caminando.

Voy llegando a casa bastante cansada, más del alma que de los pies, quiero despertar a
besos a mis pequeños pero ellos duermen y yo solo espero que sientan aun dormidos cuanto
los ama mamá. Hoy fue un día de esos que viví todos los estados de ánimo, la indignación, el
coraje, tristeza, entusiasmo, angustia pero reservo la mejor para escribir mi diario: la
esperanza.
¿Cuál fue la historia poderosa? Fueron varias, fueron muchas y en todasla esperanza es que
podemos hacer algo, siempre podemos hacerlo. Sin embargo, la imagen de Jesús sigue
taladrandome, la fragilidad de su cuerpo, su mente vaga y su sonrisa bonita. Ahí estaba Jesús
de 14 años, sentadito en pañales, sonriendole a todo y a todos. Pero las palabras de su tía
quien se convirtió ahora en la madre de Jesús lo dijo todo tan claro: a veces es muy difícil la
vida aquí, pero no puedo dejarlo, su madre murió y su padre enfermó, es mi sobrino, es mi
sangre, yo no lo puedo dejar. Y mientras yo ahí estaba con mi volante en la mano y mis logos
en la blusa, reaccioné de inmediato y la respuesta es sencilla, era hacer algo, ahora, no
cuando ganemos la elección. Nuestro proyecto no tiene periodo, es presente, es para siempre!
La esperanza siguió caminando recorriendo San Antonio con un vaso de catarinas de la mano
de las pequeñas de la comunidad, las que no temen, las que no desconfían, las que sueñan
siempre, las niñas más hermosas las que me salvan siempre...
#ConstruyendoComunidad #Distrito1