You are on page 1of 1

Diario de una mujer en campaña.

Día 22. Debate y señales.
Creo en las señales pero debemos tener los ojos muy abiertos y el corazón en la mano
para verlas.
En la mañana no pude comer nada, estaba demasiado ansiosa y emocionada por el
debate, pero en cuanto llegamos al instituto y vi a todas las luciérnagas brillando mi panza
dejo bailar y en mis ojos sólo quería llover.
Les comparto un pedacito de nuestra presentación:
"Provengo de las aulas de las universidades, de la desgarradora realidad del CERESO de
Mexicali donde pocos se asoman, del dialogo contrastante de mis alumnos de Chiapas,
de los Centros de Desarrollo Social y de las más de 16,000 personas que se alimentan
día a día en los comedores comunitarios desde el Ejido Nueva odisea en Ensenada hasta
el ejido Marítimo en el valle de Mexicali. Donde se armo un ejercito de más de 1,200
voluntarias y voluntarios que se levantan cerca de las 5 de la mañana para cocinar al
vecino, a su comunidad. Es verdad que los comedores son humildes pero nunca indignos.
Son tan humildes como humildes son las casas donde viven miles de Bajacalifornianos.
De ahí provengo yo”...
Terminado el día me tomo un café con hielo y ahí estaba mi señal junto con una hermosa
mujer heredera de la solidaridad y el trabajo.