You are on page 1of 1

Diario de una mujer en campaña.

Día 32. Rosita y mi familia.
Rosita es una niña de 8 años de lo más dulce y sus palabras parecieran venir de un adulto. Es
tan madura y fluido su lenguaje que nos ha robado el corazón a varias del equipo. Rosita nos
ha acompañado a los recorridos cuando vamos a su colonia y déjenme decirles que es su
alegría una inspiración más y fuente de energía cuando nos quieren juzgar por los errores de
los otros. Ayer su mamá me confesó que nos siguen por este medio donde Rosita espera que
salga una de nuestras fotos, por lo cual abrazo tomo la foto y después le pregunto ¿Rosita
dime algo que quieras mucho mucho?, ¿un sueño que quieras? A lo que Rosita me contesta
de inmediato : que Anahi gane. De nuevo mis ojos se desbordaron y mi señal ahí estaba en
una pequeña de 8 años...
Gracias a mi familia sanguínea y no sanguínea que estuvieron en mi casa y creen.
Discúlpenme en estos más de 6 años por los momentos en los que no he podido estar en
festejos y reuniones, pero se que entienden que nuestra lucha no tiene horario ni jornada
laboral, es de 24 horas, de lunes a domingo. Nuestra lucha no es fácil, hemos elegido luchar
contra el hambre, la pobreza, la injusticia. Gracias por enterderlo y caminar junto a mí.