You are on page 1of 6

EN EL 30 ANTVERSAzuO DE L.4.

UNIóN DE LOS
CARLISTAS EI{ LA COMUIVIÓIV
TRADI CIO I{ALISTA CARLISTA.
José Fermín Garalda

r. Un día de alegría. u*n dia tan señalad.o como ho1,, nos
produce una gran alegría estar aqul. Muchos otros carlistu,
oodfun
estar presentes, peyo._h-an tenido que cuidar de sus famiiias y,
-como
además, no es tan fácil desplazarse.
somos una comunión
abierta, también echamos eñ falta aquí a muchos otro, urpááoi".,
su_caso colapsados de mensajes, ion anteojeras, y qd pasan "r,
ae
todo.

FIay remedio: rumbo al Norte. I_ris españc,les
'?as*tas'', que son muchos, tienen
un tremend.o descontentb, fruto
de las falrs promesas^de- la constitución agnéstica y anti
iááicionat
de 1978. Están insatisfechos y muy desengáñado.. ii"n.n-un
.uüruo
un tanto reconcentrado, primero contra sf mismos y por ello contra
todo. Todo esto no es casual, y sf tiene mucho ¿e.uusai.
. - Pues bien; este desengaño de tantos españoles, idealistas y

pasionales, es muy peiigroso. Es muy peligroso
sus consecuencias.

pb. aern'ortuáo y po.

_-__!in Nurte, y.en primer hrgar, la partitocracia liberal _pp,
Vox, UPN etc.- mantiene su c'ntinua re^tirada, y tteva a-üUo
U
enorme y gravfsima manipulación malminorista que hace que
los
españoles, desnortados y engañados, toleren males horrorásos
- - -- de
sangre individual y-opresión sobre las familias y sociedades.
. En.segundo lugar, sin Ncde, unas décadentes minorlas de
mandstas, sin cualifiear y superyuestas al vaclo social creado po,
lo.
error€s y
del liberal_socialismo, puaiurun
-dewerggnzonerfa
movilizar a los muchos cabreados. t¡s carlistas sabemÁ ;;t ú".
que no puede existir vaclo social, y, o lo llenamos nosotrós
con
esperanza o lo llenarán otros para producir nuevas ruinas y

desesperanza.

_ 3. Entre los más dolidos estamos los carlistas, los
tradicionalistas, los de siempre. y d.igo tradicionalistas á ÁLciru
honra, frente al proseliüsmo de cierta-s tendencias á. p¿"¿""r"
-

universitarios o no- que, por imagen o ideologfa demócrata-líberal,
menospreeian con desdén o desconocen el traücionalismo. Alguno
hasta nos llamó'casPosos".
Ya saben q:ué sornos. tá CTC tiene su fundamento en la
Religión católica expresada en el reinado social de N.s. Jesucristo
(Qrás Primqs, rlo fl), en el derecho nltural cristiano, yhabla de la
cristiandad y la Hispanidad. Ia cTC sabe qué y cómo es la persona,
la sociedad y Españá en su diversidad de pueblos.
t os carlistas continuamos esa transmisión

vital

de las

familias, la religiosidad católica en las instituciones pollücas y el
amor entre los pueblos de EsPaña.
Por eso, porque sabemos qué queremos' ilo nos de;amos
airapai' por los fiisoi itopuiismos de u-nos, y las mencionadas
dejalionés malminoristas de otros, que utilizan vergonzosamente a
los católicos, que saben a la sangre del aborto y la opresión por el

Estado, como^los peperos, ciertos clericaÍes, los qge se llaman
modeádos, radicalés y otros sectores del sistema liberal-socialista.

4. Entonces, diréis: si es tan difieil que escuchen
carlistas como resto de lsrael, équé hacemas aquí?

a los

Lo que hacemos es, en primer lugar, dar gracias' Dar

reafirmamot Dár gracias porque vam os a-seguir
verdades de la personu, jt familia, las
ófree¿eido ias grandes
-nuestras Regiones históricas -viejo¡
sóciedades, de
,señoríos,
principadoi, Reinos y Corona-, y $sgrandes verdades de la Corona
de Coronas que es lá Monarqulá de las Españas, de titularidad hoy
gracias potque nos

vacante.

Estas grandes verdades se plasman en nlieslro ideari*, que

despacho sino constitutivo, histórico y presente,
fundamental" Esias grandes verdades son el Norte y gula. para que'
to" espanohr, desdJsus rrealidades cotidian¿s-y de medio.¿l*nce,
puea¿rn rehaáer lo que el absolutismo del desp_otismo ilust':ado
prinr"ro y su sucesorll überalismo partitocrátieo deshizo tras 1833,
io q,r" eiliberalismo autoritario impiaiO rehacer tras 193-9, y lo que
ia Jonjunción liberal-socialista y masónica ha deshecho ahora casi casi- definitivamente.

no es de

Carlista,
S. DOY GRACIAS a la Comunión Tradicionalista
para
españoles
los
política
de
para
1a._unidad
luz
por ser ulfur" de

iorregir una época cuajada de oportunismos, divisiones y
enfrentamientos.

y la unidad en nombre de todos los
navamos -que reana Jaungoikoa en san Miguel de Aralar
Gracias por la luz

carlistas

-Nor Jaungoikoa aña?-,

a ia Virgen del Yugo a la Santa Ana-' que

2

desean s9r g¡p{gles leales y- católicos preocupados por
lo que
ocutre más allá del apostolado de confidencla.
áQué quiere la Revolución con máscara de "cambio,?
Quiere a España v los españores desorienr"d;taildüor,lri"." u
los tradiciónaliitas ¿"i"rp"ü"""¿or* y -por elro- dormidos,
y -go" ello- fragmentad.os, y <iuiere a la socie¿aá.in
;rgullosos
u.,
raro que res guie y anárquica sin autoridad polftica.
Paro la CTC eso no debe ser así: la'CTC traba;a por

y la.unidad, por dar esperanza, sabiendo qué se es y qué tra u'ión
decir, qué
exigir y cómo senir. Los tradicionalistas ürcoto quJlul*ün,
pr.
qué I'por quienes r.i'en, v no craudican,
inasequiblei al desaliento.
6. DOy GRACIAS a Ia tIC porque es una Comunión
de
espcra*za, porque anima ante la diüsión, broncas y
turbios manejos
de los trepas y ladnrnes de la partitocraciá.
Iá CTC no se mueve por señuelos sino que sabe esperar y

estar firme en su puesto, con convicción, sin

nil;ñ;;*Jo"

el

;;i;ffi;'i":ti"íLr¿"

desordenado deseo de iniluir u tá¿u-.o"tá
desde fuera del sistema, y sirviendo a la sociedad.

Como el mal ambiente social tiende a meterse hasta
los
tuétanos, doy gracias porqxe la crc ha sicio ,a¿icuLn
ar
fundarse en ideales veráaderos y ra sangre de sus"rrie-rn":-,"ü*
-artiré.."a¡i

están sus mártires anónimos. ehf tambi¿n er buen
hacer áe
".r,
p::l'9.:1":_don Miguel Gariscain, don Domingo irf irrni ¿"n"
que
han
y
sido
son uñ firme escüdo de
l{ana,uuervo-Arango,

honradez y unidad.
Parece que por ahora Dios nos quiere pecqueñ*_c,
1, ei_;izás ?r:
cio ,^i'sr(.:) irr;esf ra iiic'zi en la actual decadenciá db
occidenie.

7. DOY GRAqIAS por entender la organización polftica
como una comunión atrierta a todo.s ros espa.rioi-es, una
coñunio"
de comuniones o familias, una comunidad d" ¿o;;;dJ;rl'unu
proy.ección en disposiciones de gobierno ordenadas po,
Ias
lnsrtruclones comprometidas con el bien público Común.
españoles que han sido itrafdos por la Tradición

española y por la organiiación que le siwe, tu"
..po"Ááo .o"
entusiasmo y entrega en la CIC, iomando no pocos
de e[os sobre
de
responsabilidad
en
las
Juntas,
Irombros
en las
:lT_
,cargos
erecclones, en los campamentos cruz de Borgoña,
el Foro Alfonso

Carlos etc.

8. La CTC es
b-uen lugar para ,",iür
-untodavfa; mientras la sociedad
espanóh ie ignora

y convivir.

",l

Áir-i'*

Más
tu

coryunign todo e¡ punto de referencia, rugar de sociabilidad co'ro
er
tópico literario de "iocus amoenus", coñocimiento de ios prlpio.
airiigos, ¡r
personal -', familiar. por eso, una simnáüca
-aprecio
margarita decla
cuando todavía era más joven: "3i qui"rü-'hu"*,
turismo, aprlntate al Carlismo".

g- Todas nuestras actividades tienen cabida en la crc,
la atención a nuestros problemas personales y a nuestros
veteranos de la mano de socorro Blcnca, ñasta la ror-a"ián prenu
{9 jóvenes en Cruz de Borgoña y los'roroi, átr"-ü¿"'á ,u
dimensión

,

desde

social y polrtica,
ta eáad *i"e.*ii"r;ul-*áo nit"r",
prom€sas. Por eso, cuidemos"ira la comunión como
cóntro de üda y

plataforma política.

ro. DOY GRACIAS a la Cornunión por ser el rostro socio
-a"
políticc de los tradicio*aristas leales u to,
ru
f"irr"ipio,

legitimidad, respetuoscs con las distintas ten¿encias-Je'r*

en nuestros tiempos de orf¿ndad ciinástica.

pip¡o,

rr. Seriedad-en el trabajo. Estuve en el Congreso de la
unidad en El Escorial de r9gó. Iiecuerdo perfectamenie .u *¿uu
qreparaeión -viajes y horas de teléfono-, si, nemi"icfo-v ,ui*, ,u.
deDates y hasta sus tensiones. Al final, estuüeron todos
dó ucu"ído.
. -, España nos necesita más unidos que nunca: hemos de

saber bien que la revolución nos desea unos contra otros.

Recuerdo especialmente de 19g6 a mi mentor don Ignacio
de olbe-Tuero a quien tanto d.ebo, a don Juan casañas, Joséftarfa

uusell, Vrr,'es, Luna, Del Moral, Ferrando, De Miguel, Cabrero,
_
Onrubia, padura, Casariego, Garcla ¿á fá Con.fr",
!am!y,
I"andaluce... y_a.los gue hoy están entránosotros: aon
oolinJo-ÉarF.ld.' José.Miguei orts, Triviño de villalafn, pacni ñtt,-'carl*

Ibáñez, Santiago Arellano,

y Miguel Garisoain Fernandez de

tanto he aprendido... No puedo nombrar a rodos. bÁA" oü"n
óÉo A
Congreso me encargó ser consejero
durante unos años, el ónsejo
¡
me encargó ser su secretario, hasta que en 20 los navarros
me
acSrEalon ser su presidente. Sé que, desde 19g6, los directivos de la
crc se han tomado sus trabaios lolítico.s con mucha seriedad, v se
l-ran esforzado en la niedida dé srs posibilidade.. E*
;*1;i;r¡"i,irr"
quiero. resaitar qiie ,juntos han hecho muchas .oru., irrrp"n.uli*.

antes de 1986. Por eso, gracias y ánimo.

12. Dos enemigos. sabed que la Revorución identifica a
guilles dqn gn paso al frente diciéndóre 1'denunciándore en
de Dios, de los hombres y de nuestra "España, ro que nó-ie
"o*¡."
esta

permitido hacer. Bste

es el

primerenemigo.

El segundo es el de cada uno-consigo mismo, cuando se
deja -llevar por un exeesivo idealismo, Ia ansie¿a¿, -"i".tu,
decepciones y el excesivo. puntillismo fruio ra i"s"gu"iá;a-L
¿"t
orgullo. Por eso, la comunión debe mirar hacia fuera ñó .i-i.i"u,
I,

r.ir.'ir para s er:,-ir.

13. DOY GRACIAS por reconocer que nuestros tiempos son

especiahi;ente singulares.

Un caso es el de los carlistas de origen o tradición
vosotros sois como Ia aristocracia ¿eia coLu"if q""

familiar.

une los tiempos y siglos. sufrrs las mismas limitaciones qu"'oÁtro,
conciuda4anos, si bien, tal como están las cosas, os co*esponde
ser
mas sacrificado-s para cumplir los deberes y.e" feli.er, po'rq,r",
a"
no hacerlo, pe.déis muchc üás qLre el resto serán i,rs nnás ix"ii".r.

tos

_u-

de sólo traüción familiar están
especialmente amenazados por la desesperanzar por buscar
equilibrios falsamente. compensatorios fuera^del caáism;,
v, .i ."
cede a aquella,
carlistas

pqr la impoiencia y una vida sin grandes

r*io.. po,

esto no deben olvidarse de la dimensión directariente polltica (lo
es
.Aborto

No. Dios amá al embrión,
:v. gr.- sosf_ener una pancarta:
crc"), ni deben caer én la eomodidad 0o es no aeudir a toJlctos
carlistas...), abandono y comodidad que es uno de los signos de

nuestro tieryqo-, que es la marca de los esclavos der sigro:oü] que
es
uS.frgto-podrido del actual sistema socialmente no represeRtativo y

alejado de Dios.

A ios carlistas de sólo tradición familiar *r;

ies

compensa ei retraerse al ám-bito de la religión o cie las asociaciones
piadosas, prccisamente.poryue ra iglesia &horta
a salir de elias,
c*¡riiar en el inaiminorismo políticó o electoral, porque aqut estan
"i
los resultados de los que ellos se responsabili"u" *rr¡i"¿o iu *"uo,
amargura.
Se dice que ei Dj$lo puede tentar con buenas calrsas par"a
desviarnos de nuestras obligaciones, por ejemplo el bien
¿"
la política. No, no se puede caer en la tentáción dejando "o.,iñ
u
unos mientras otros se e'aden de él; ni es justo, ni provechosá",
"fir"¡ui" ni
nos santifica. un mal fruto de ello sería quelos hdos abandon"í
ru
gloriosa herencia e incluso se vuelvan eonüa ella. Familias enteras se aprovechan de actividades como ros
campamentos, las.peregrinaciones, la conüveneia que une y crea
tamilias, y la posíbilidad de votar directamente a la irc o bien bajo
siglas como Impulso social, todo lo cual se debe hacer si" compárát

la grandiosidad del antiguo carrismo con ra humildad
y pequeñez del

Daüd actual.

L4. DOY GRACIAS a todos los que aportan su ánin.¿
"
\,
j*r'enrud
espiriti"rai.
la alegría de'h pérson" ,"tr;r*ii, i
Tg
apoltronada a costa der ".
erario pñutico. A efectos prácticos, no

admitáis el bajón de ánimo que tanto ¿uno r,u""
proyectos. Si alguno tiene un bajén vital, tendrá "" "r*Jt.irJr?", v
un tuga, disno; nUt
gn la r.e¡erva sin que contagie á tu, ,,unguir¿iár. i,, i""ti."ioi á. ru
oepresron se combate co-n rearismo, trabajo personal,
yla humildad que deja eI adelantoen manos de nios.' mirar ar cielo,
15" EIr{

CO¡{CLtjSiON

Comparo la actiüdad carlista antes y después de 19g6 y
la

presencia de la crc en_ la üda españolá rra'.iáá
áu-íuri.rrt"
-ifC
favorable, aunque exista la conspiración del silencio
1,,,
,*
lealizado acf',:aciciies q;_rc antei:iu mr'te a r9g6 eran
,rrrp*r..uiri*r.
Más, la CTC es alma de nnic'in 1r iinldacl entre ja divisiá"
y
los enfrentamientos. sabe que ra Revolución quiere
u
ai ririon *tr"
todos promoüendo excesos.

como tras t876, ra üTC sabe ilue er carlismc n* es ilir

i{:rn{}r ¡ilno urla esper¿,nza, sabe-que da ln-r-Lciro más
d.e in que i:ecihe,
patria, iis Fiic;:cs i. er Re_v
rriuf rulnu, *r
ltue,la causa de tii{is,.ra

fundame¡to socio poirtico de
"r áriu-ti*ou,
_ilspaña, inmejorabie
v
que en ella a*ancan la solución
"n
á ros gravrsi*o. p.ont"*u.
d;;ry.
Ser para üür y saber para dar.
La Comunión tiene en su rostro la huella de una persona
colectiva, con su belleza jor.en, su encanto infantil, ,u,
ui"rgÁ V
serenidad dei reterano, su mirada y energía aet a¿utio.
ñ. ¿irt?i',o.

rostros de la Comunió,n,p1exigén aprénder

dama con una enorme delicadeza]

José Fermln Garraida Arizcun
Madrid, zr de mayo de zot6
Pte. de la CTC de Navarra

; t.;úr;;;;;;u,