You are on page 1of 1

Diario de una mujer en campaña.

Día 42. Por cada grano de sal....
Hoy me encontré en mi caminar a gente de fe, quienes piden con el corazón y tienen un
diálogo directo con papá Dios como quien habla con su amigo más cercano. Ellas, las
personas de fe inquebrantable son felices, las visite en sus casas humildes, con tantas
carencias y ellas siguen sonriendo. Son seres únicos y especiales.Hubo un momento en que
yo atendía una llamada cuando ella me saludaba agitando su mano, tuve que colgar la
llamada, cuando me acerco y me muestra su cuaderno donde estaba mi nombre, el de mi
esposo, mi hija y la mención de mi hijo, entre tantos nombres ahí estaban los nuestros, yo no
terminaba de entender hasta que ella sonriendo me dijo "estoy en oración, pidiendo por
ustedes". Y después de ella, las demás personas me daban toda la fortaleza con su abrazo,
con su mano apretando la mía y sobre todo, con sus oraciones, pareciera que me querían
decir que falta poco y que nunca estamos solos. Hace unos días alguien aventó sal en nuestra
casa de campaña con intenciones quizás nada buenas, pero por cada grano de sal vertido en
el suelo, hay dos oraciones, hay miles de abrazos desplegados que arrebatan la angustia y
devuelven la calma, por cada grano hay un corazón con esperanza y fe, porque somos más. ..