You are on page 1of 1

LA VOCACIÓN POLÍTICA

Palabras de la presidente de la CTC en el 30 aniversario (resumen):
La política es un camino de santidad, una vocación; lo más completo después de la vida
religiosa. Supone entrega total, pero sin agobios, entrega tranquila y sin desmayos, con alegría,
con ilusión, a pesar de los desprecios o el poco aprecio de tantos, mirando siempre "de frente
sereno y con fe, por Dios, por la Patria y el Rey". Con tesón... y puntualidad.
Hacer política es allanar los caminos para que la gente no tropiece; cambiar las leyes y las
costumbres; convocar reuniones; repartir propaganda; ejercitarse para hablar en público... Y un
poco de todo. Hay tanto que hacer... Conseguir películas honradas, por ejemplo, veraces,
entretenidas, que enseñen la historia real.
Una cosa que hemos de cuidar mucho es cómo recibir y enseñar a las personas que se nos
acercan para conocer el Carlismo. Hemos de preocuparnos por los demás, esa es la esencia de la
acción política. Que nunca tengan que preguntarnos: ¿Dónde está tu hermano Abel? Hay que
procurar el bien para todos, no contentarse con "portarse bien" uno mismo sino hacer lo posible
para que todos se porten bien en todas las facetas de la vida, y que eso sea lo normal.
Hemos de convencer a la gente que hay que tomar parte en la política. Directa o indirectamente,
y nunca apoyando opciones inmorales como el aborto, manipulación de embriones, uniones
homosexuales, etc.
Y, por último, aceptemos cargos cuando toque: si nadie acepta los cargos se hunde cualquier
empresa.
¡Que la Virgen María nos guíe!
En el transcurso de su intervención la presidenta leyó el siguiente mensaje remitido para la
ocasión por la familia de Domingo Fal-Conde, presidente honorario de la Comunión:
"Querida María, Junta de Gobierno y querida Comunión Tradicionalista Carlista:
Sentimos muchísimo no poder estar ahí en esta fecha tan señalada, pero por circunstancias
familiares nos ha sido imposible del todo poder asistir.
Que Dios nos dé luz para discernir cuál debe ser hoy nuestra misión y valentía para acometerla,
por humilde que esta nos pueda parecer.
Un fortísimo abrazo,
Domingo y familia
¡¡Viva Cristo Rey!!"