You are on page 1of 1

La transformación del mono en Hombre.

1. Cómo el trabajo modifica la anatomía humana.
Si bien el trabajo es la fuente de la riqueza del hombre, lo es de igual
manera la naturaleza; pues es quien lo provee de todos los materiales
que necesita para generar su trabajo. En el hombre comprendemos
que es una condición muy básica y fundamental en su vida, por lo
que podemos decir que el trabajo ha formado al propio hombre.
Hace centenares de miles de años, existieron unas criaturas llamadas
monos antropomorfos los cuales estaban sumamente desarrollados,
con características como poseer pelo en todo el cuerpo, barba, vivir
en los árboles y formar manadas (Que cabe recalcar es una de las
principales similitudes entre el hombre actual y el primitivo) Estos
monos, por consecuencia de su género de vida fueron prescindiendo
de algunas funciones de sus manos al caminar y adoptar una posición
erecta, acción que se considera fue el paso definitivo para ser un
hombre.
Los monos antropomorfos que existen hoy en día, pueden caminar de
una forma casi erecta pero lo hacen solamente en casos de suma
necesidad; sin embargo aún les es necesario el uso de las manos para
un caminar en cuatro extremidades. El hombre por el contrario, usó la
posición erecta primeramente por norma y posteriormente por
necesidad ya que las manos tenían que desarrollar funciones variadas
como lo fueron:
 Recoger y sostener alimento.
 Construir nidos o tejadillas en los árboles.
 Defenderse lanzando frutos y piedras.
La mano no solamente es considerada el órgano del trabajo, sino
también producto de él al adquirir destreza y habilidad.