You are on page 1of 2

Nunca pensé encontrarme con el abogado del Diablo! Carlos A.

Scolari Publicado originalmente en el Interlink Headline News / 2004

La cosa pasó así, de improviso. Paso a relatar los hechos: cada dos años se organiza en Barcelona “Kosmópolis”, un evento con muestras y conferencias dedicado al mundo de la literatura. Hace dos años Borges (la “ciudad de Borges”) fue uno de sus protagonistas. Este año, además de una muestra de fotografías, cartas y fotos de Julio Cortázar, Kosmópolis incluye una exposición sobre el hipertexto y una conferencia de Ted Nelson. Allá vamos, a la sede de Kosmópolis en el Centro Cultural de Barcelona, a la vuelta del MACBA, en pleno Raval. ¿Qué decir de Ted Nelson? ¿Que a mediados de los ’60, siguiendo las huellas del Memex de Vannevar Bush, imaginó una red infinita de documentos que bautizó como “hipertexto”? ¿Que ha sido uno de las mentes más inquietas del mundo digital? Mientras todos caían rendidos de frente a la interfaz gráfica y los programadores nos llenaban el escritorio virtual con iconos, post-its y demás “cositos” para alimentar la metáfora del desktop, Ted Nelson criticaba la “ideología de la metáfora” y, por si quedaban dudas, remataba: “el business de la metáfora ha ido demasiado lejos”. Y cuando todos saludaban con beneplácito la llegada de un formato casi universal para transferir documentos –el Acrobat de la empresa Adobe-, Ted Nelson salía a criticar un sistema conceptualmente anclado en el texto impreso y no secuencial. Nelson, un abogado del Diablo que nunca se cansó de repartir palos a los que anteponen la tecnología al hombre, abrió su conferencia en Kosmópolis con una referencia a Orwell y la guerra civil. Minutos después empezó a descargar su munición pesada. Además de los tópicos que antes mencionamos, que Nelson recorrió puntualmente, el inefable apóstol de la hipertextualidad desnudó la marca de fábrica de la metáfora del escritorio de una manera que nunca habíamos imaginado: por qué el desktop, a pesar de significar un paso adelante en las formas de interacción, siguió estructurando la información de manera jerárquica? Por qué esos informáticos del Xerox PARC, a mediados de los ’70, no diseñaron estructuras más flexibles para organizar la información? Por qué hicieron oídos sordos de una tradición que iba de Vannevar Bush a Ted Nelson, pasando por los prototipos de hipertexto de Douglas Engelbart? Por qué tanto énfasis en construir sistemas WYSIWYG (What You See Is What You Get)? La respuesta es simple: porque el negocio de Xerox era el papel impreso. La ideología profesional de la mayor parte de los investigadores del Xerox PARC –que después pasarían a trabajar en Apple, Adobe o Atari- estaba centrada en el soporte material del texto y no en su estructura hipertextual. Lo importante era que las nuevas máquinas digitales pudieran representar fielmente el papel en sus pantallas (What You See ...) y que las manipulaciones del usuario en el texto salieran de las impresoras tal cual (... Is What You Get). La idea pasó de Xerox a Apple, quién la difundió exitosamente en el mercado en 1984 con el primer Macintosh. Según Nelson los actuales sistemas fueron evolucionando a partir de esta concepción original basada en el texto secuencial e impreso. Para Nelson –y aquí deja de ser “apóstol” para convertirse en “fundamentalista”- la interfaz gráfica, los iconos y las ventanitas son puro “packaging”,

lo importante es la estructura que está detrás, o sea, la organización del texto que “dialoga” con nuestras asociaciones mentales. Algunos han creído ver en las ideas de Nelson un adelanto de la World Wide Web. Nada que ver: Nelson dispara también contra el invento de Tim Berners-Lee, un sistema poco flexible que se basa en “páginas” organizadas en estructuras jerárquicas. También desconfía de la “web semántica” y otros inventos de moda. Después de la conferencia queda flotando una idea: el desafío de Vannevar Bush -construir una máquina que extienda las facultades asociativas de la mente- sigue pendiente. El sistema diseñado por Nelson en lo ’60 –el mítico Xanadú- nunca fue totalmente desarrollado (la historia de sus sucesivas versiones daría para una novela); actualmente Nelson está desarrollando algunos prototipos mucho más flexibles para organizar la información. Una vez concluida la conferencia, nos acercamos con Mon y Alex para intercambiar algunas palabras con Nelson. La charla derivó en café con el matrimonio Nelson (mientras el apóstol nos mostraba algunos prototipos en su portátil) y terminó degenerando en una suculenta cena en “Les 7 portes”. Como buen programador, Alex procesaba información a mil tratando de traducir en líneas de código las reticulares ideas de Nelson. El dialéctico Mon dio rienda suelta a sus elucubraciones discursivas donde Rorty se mezclaba con Peirce, la semiosis ilimitada y el vino blanco. Yo me acoplé a la payada con algunos versos de inspiración semiótica y algunas anécdotas sobre la Eco-logía semio-hipertextual italiana. Nelson preguntaba, volvía a la carga con sus apasionadas ideas, tomaba notas en su libretita, cambiaba cada tanto el cassette (tiene un micrófono en la solapa y graba TODO lo que pasa a su alrededor) y hacía panorámicas de la escalivada con su cámara de vídeo. El Apóstol de la Hipertextualidad (o abogado del Diablo en el Paraíso Digital) se pierde con su esposa en la noche de Barcelona, en un taxi rumbo al hotel. Mañana partirá rumbo a Oxford, donde se desempeña como Fellow en el Oxford Internet Institute. Nosotros, santos inocentes, nos volvemos a Vic rumiando las ideas de Nelson durante 68 kilómetros. Próxima parada: la conferencia de Howard Rheingold en la Universitat de Vic, el viernes 29 de octubre, durante la “eWeek – Setmana Digital a Vic”.