P. 1
Arte Colonial

Arte Colonial

|Views: 991|Likes:

More info:

Categories:Topics, Art & Design
Published by: THE READER GIFTER XD on May 22, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/18/2012

pdf

text

original

Museo Diocesano de Coro Lucas Guillermo Castillo El Museo Diocesano de Coro Lucas Guillermo Castillo está ubicado en el centro

histórico de la capital del estado Falcón. La institución se creó por iniciativa de Monseñor Francisco Iturriza Guillén en 1946. Las piezas que conforman su colección fueron recolectadas por este insigne prelado durante su obispado, rescatándolas del olvido y la destrucción. Su interés por el arte colonial logró estimular algunas donaciones de particulares que incrementaron la colección del museo.

El edificio fue la sede del antiguo convento franciscano de Nuestra Señora de la Salceda (1619), por ello contiguo al museo se halla la iglesia de San Francisco. Aunque ambos edificios han sido modificados y restaurados, aún se puede sentir cierto sabor colonial. En la iglesia recomendamos observar el hermoso artesonado colonial (reproducido aquí) que se encuentra en el altar del Santísimo Sacramento, y la vista a una parte de las criptas.

Por su parte, la rica colección del museo le permite al visitante conocer la producción artística local y pasearse por algunas obras atribuidas a diversos artistas caraqueños como Juan Pedro López, Diego de Landaeta o Juan Antonio Peñaloza. También posee algunas obras españolas, italianas, quiteñas y novohispanas, que evidencia el importante comercio que nuestro territorio tenía con esas regiones. Además custodia piezas de orfebrería, ebanistería, cristalería, muestras arqueológicas y objetos de uso litúrgico, entre otros.

Gracias a la colaboración de la dirección del museo podemos ofrecer a nuestros lectores algunas fotografías de las piezas conservadas, con la intención de que sirvan de invitación a recorrer sus instalaciones en la calle Zamora. Así en la parte superior podemos observar un hermoso lienzo que representa a San José y el Niño, atribuido al Taller de los Landaeta; mientras bajo estas líneas presentamos una talla anónima (posible manufactura local) en cedro policromado y estofado con la imagen de San Domingo de Guzmán. La Casa de las Ventanas de Hierro, Calle Zamora La Casa de las Ventanas de Hierro, fue construída hacia 1765 por el mayor de Coro, Don José Francisco Garcés de la Colina. La denominación de la casa obedece a las grandes rejas marrones metálicas importadas desde Santo Domingo, (isla con la cual Coro mantuvo vínculos estrechos),en tiempos donde era solo usada madera, primero porque Venezuela producía una gran cantidad de maderas muy buenas y porque en ese entonces el hierro no se conseguía en venezuela, sino que se importaba principalmente de España, de allí que su costo era mayor. y se le daba la conotación de ser una material "lujoso". Este hecho causó sensación. Tiempo después, ventanas de este tipo comenzaron a ser típicas en todo el resto del país.

También es de destacar que su puerta de yeso de estilo barroco y 8 metros de alto es considerada como unas de las más finas en el Caribe. En todo el país, solo en Coro la las repisas de las ventanas coloniales se apoyan en el suelo, o llegan las pilastras hasta el suelo. En los laterales, hastiales de grandes espirales adornan las paredes laterales de las ventanas de Hierro, que son similares a los que se ven en Curazao. La casa de las ventanas de Hierro, sin duda es un ejemplo de arquitectura colonial que combina elementos del barroco y curazoleños.

La Casa del Sol, Calle Federación ubicada frente de la Iglesia de San Clemente (parte sur de la Calle Zamora) es una de las casas coloniales más antiguas de Coro, siendo construída en el siglo 17. Su nombre proviene del sol ubicado arriba de su puerta, que simboliza a Dios. Esta residencia perteneció una vez a José Garcés, quien construyó la Casa de las Ventanas de Hierro. Después sirvió como escuela y casa de la corte.

Casa del Tesoro, Calle Zamora Construída en 1770 por Andrés Talavera, la casa consiste en términos generales en un pabellón de tres cuartos y zaguán similar a la de las Ventanas de Hierro. Este tipo de construcciones son típicas de finales de siglo XVIII. La ciudad conserva un notable conjunto de casas de este tipo de concepción arquitectónica hispánica. Mariano de Talavera y Garcés Obispo de Guayana y pariente de Josefa Camejo, nació aquí en este Casa, es por eso que la Casa del Tesoro es también conocida como Casa del Obispo. Algunas historias dicen que cuando Andrés Talavera murió, su fortuna desapareció, lo cual dio origen a una serie de rumores de que en la Casa se encuentra un tesoro escondido (de allí el origen de su nombre). Sin embargo, a pesar de que generaciones lo han buscado y han inclusive encontrado túneles ninguna fortuna ha sido recobrada. Museo de Arte de Coro: Miranda, Estado Falcón, Venezuela. Actualmente en el Balcón de Bolívar funciona el Museo de Arte de Coro.Bolívar se hospeda en esta casa colonial el 23 de Diciembre de 1826, en su única visita a la ciudad Mariana. En aquel entonces la casa fue confiscada por las fuerzas patriotas en 1824 y fue convertida en un cuartel. Bolívar fue conducido por la calle Talavera hasta ella y desde su Balcón saludó a todos los entusiastas de las fuerzas patriotas que se congregaron para saludarlo. El Balcón de Bolívar fue decretado Monumento Nacional el 22 de Marzo de 1966. Camilo Arcaya, en un escrito fechado de 1891, recoge los más infímos detalles de la visita del Padre de la Patria a Coro, detalles de su acogida por el pueblo coriano, pueblo que a pesar de las devastadoras dificultades económicas que vivía, no disminuyó el ánimo, ni el regocijo de ofrecerle al Libertador la calidez, la sencillez, y la modestia de una ovacionadora y vibrante bienvenida. LA VISITA DEL LIBERTADOR A CORO Fuente Bibliográfica: De Coro y de Corianos. Autor: Luis Alfonso Bueno " En diciembre de 1826, cuando por primera y última vez visitó el libertador a Coro, acababa de salir esta provincia de la más desasatrosa guerra y se encontraba en la más lamentable pobreza. la ciudad no exhibía sino escombros, y las familias, poco antes opulentas, tenían que vivir retiradas en sus campos, restaurando como podían sus patrimonios destruídos. Eso no obstó para que Coro tributase con entusiasmo los honores debidos al Padre de la Patria y le hiciera una decente

recepción. El Libertador hacía su viaje por tierra desde la Nueva Granada, hoy Colombia. En el punto nombrado Quebrada de Coro, cercanías de esta ciudad, le esperaba una calesa que debía ser tirada por las señoritas más bellas y distinguidas de esta sociedad que se disputaban el honor de tirar el Carro de la Gloria. Entre figuraban las señoritas Garcés Manzano. El coche aquellas jóvenes atravesaba por entre arcos triunfales hasta que, ya en la ciudad, lo recibió el Clero y lo llevó bajo de palio a la Iglesia Matriz, donde se cantó solemne Te Deum. Luego fue conducido por el Gobernador Coronel M. Borras y una lucida comitiva al alojamiento que se le tenía preparado que fue la casa que hoy pertenece a los Señores Cook en la Calle González. Cortos fueron los días que nuestro huésped residió en Coro; pero no hubo uno solo en que no recibiese los más respetuosos homenajes por parte de los corianos. Fue una verdadera ovación su entrada a esta ciudad, ovación que no brilló por el lujo que era imposible a nuestra pobreza ostentar, sino por el entusiasmo ingeneuo de un pueblo agradecido. El Libertador continuó su viaje por tierra a Puerto Cabello recibiendo en el tránsito las más puras demostraciones de los pueblos. En el caserío de Taratara lo obsequió en su odesta casa Don Jacobo Garcés, uno de los principales actores de la revolución para la Independencia en Paraguaná el año de 1821, y es fama que sus hijas por muchos días dejaron de lavarse las manos porque habían estrechado las del Padre de la Patria. Muchos corianos lo acompañaron, entre ellos el simpático y memorable Coronel Dolores Hernández, hombre de atlética estructura que lo pasaba en sus hombros en los ríos de tránsito. Ese viaje terminó con el histórico abrazo de Naguanagua que ahogó en su cuna la terrible guerra civil que amenazaba devorarnos." Camilo Arcaya

El Balcón de los Arcaya, Calle Zamora Construído por Francisco de la Colina, el balcón de Los Arcaya recibió su nombre de la familia Arcaya quien lo compró a mediados del siglo pasado. Hoy en día el balcón de los Arcaya constituye el Museo de Cerámica y Loza Popular, un interesante museo fundado por el arqueólogo J.M.Cruxent.

Techos Coloniales de Coro

Como nota interesante, vale destacar que en la parte trasera de esta Casa hay un Cují de la misma especie del que esta hecha la Cruz de San Clemente el cual se cree tiene alrededor de 263 años.

El interesante efecto clarooscural de la portada de la Casa del Balcón de los Arcaya En el balcón de los Arcaya, nació el Historiador, Jurista Pedro Manuel Arcaya. La Casa de las 100 Ventanas o Edificio Santa Rosa Está ubicada en uno de los centros que se formaron en la Ciudad Antigua. Se erigió a finales del siglo XVIII principios del XIX, este inmueble se construyo incorporando mano de obra especializada procedente de las Antillas Holandesas, especialmente de las de Curazao y Aruba, lo que denota una arquitectura muy original en su estilo que la hace única en la ciudad Patrimonial, por su ubicación y su representación pública conformada por cien (100) ventanas, con balcones y escaleras en números de tres.

Museo de Arte “ALBERTO HENRIQUEZ” o de la UNEFM Creado por el Sr. Alberto Henríquez, en su quinta el Palmar. Se exponen colecciones privadas de gran variedad y riqueza; anteriormente se llamaba Museo el Palmar, luego de la muerte de Henríquez paso a manos de la U.N.E.F.M., actualmente

se encuentra ubicado en una casona colonial, en el Paseo Talavera donde se exhiben pinturas de arte, además de contar con una Sinagoga Judía ( sala de oraciones ).

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->