Gérard Imbert

El transformismo televisivo
Postelevisión e imaginarios sociales
Cátedra, Signo e imagen, nº 114, Madrid, 2008 POSTELEVISIÓN E IMAGINARIOS SOCIALES 11 El hilo conductor de todos los capítulos …. es el componente espectacular de los mensajes audiovisuales … La capacidad que tienen los discursos, en particular el cinematográfico y el televisivo, pero también el discurso publicitario, de recoger los «discursos flotantes» producidos por la sociedad: discursos empapados en los imaginarios colectivos que, sin estar formalizados como discursos elaborados, cerrados, nos informan sobre la sensibilidad social y contribuyen a la formación de la identidad colectiva. La televisión se alimenta de esos discursos flotantes; es más, es el vehículo privilegiado de su propagación, mediante un trabajo de formalización y narrativización. 12 La televisión … engendra relatos: …fragmentados, de narratividad no lineal ni cerrada, en ruptura con el principio de clausura textual y de autoría. (que ) reflejan una representación del mundo basada en el exceso, una inflación de las formas, de corte neobarroco, proclive a la deformación, que deriva cada vez más hacia un concepto del entretenimiento que cae a menudo en lo grotesco y contribuye a determinar unos peculiares modos de sentir. [construye] modelos:… de realidad, de identidad y de comportamientos. … «la televisión ya no es tan sólo un “espejo del mundo”, sino también un ejemplo, un canon de cómo “es” el mundo y de cómo hay que “estar” en el mundo» 15 LA TRANSFORMACIÓN TELEVISIVA. DEL DÉFICIT DE REALIDAD AL JUEGO CON LA REALIDAD. La televisión ya no es sólo constructora de una realidad sui generis, sino que hemos alcanzado un grado más, en el que la televisión juega con esta realidad, la transforma, manipula, duplica y hasta deforma. [Esta evolución se debe a] un cierto déficit o desgaste de lo real y de los modelos de realidad ofrecidos por los medios … 17 [hay que relacionar estos procesos con] -el imperativo del espectáculo, con la consiguiente contaminación del modelo informativo, que conduce al infotainment (la espectacularización de la información). -la demanda de nuevos tipos de ficciones, ancladas en lo social-relacional (sitcoms) -la vuelta del modo conversacional: (…talk shows, reality shows) y la puesta en espectáculo del habla. -nuevas formas de actualidad … de la información amarilla a la rosa y su escenificación de lo íntimo con el emborronamiento consiguiente de lo público y lo privado.

-la emergencia de formatos híbridos, que mezclan realidad y ficción … Se fomenta la pulsión escópica (el deseo de ver que cae e menudo en el voyeurismo) … La televisión está dividida entre … el imperativo moderno del ver-saber-todo y … la transformación de la realidad en objeto consumible como espectáculo. … Es la revancha del suceder sobre el acontecer. … El bombardeo informativo necesita reactivar constantemente el interés, espectacularizar al máximo el mensaje para «no cansar» … La televisión toda se ha transformado en discurso publicitario: … de objetos … y de sujetos. 18 Pero más patente es el paso de un modelo de reproducción de la realidad a un modelo de transformación, en un triple proceso de decadencia: -La decadencia del modelo histórico de transmisión del saber. La hegemonía de la actualidad barre este modelo, con su actualización constante de los contenidos, imponiendo el imperialismo de la actualidad sobre el saber histórico. -la noción misma de verdad … se ve cuestionada y sustituida por lo verosímil como sucedáneo 19 La postelevisión es neobarroca … … … fomenta «una ética del instante», en la que «la realidad es un cúmulo de pequeños reales, especie de situacionsimo generalizado hecho de sinceridades sucesivas que desembocan en una forma barroca en la que lo eclético cobra cuerpo»: una suerte de presentismo que es congelación del tiempo, paralización de la visión y de la percepción natural, se complace en el fragmento, la mostración, la prevalencia del espacio (lo espectacular) sobre el tiempo (lo histórico) 20 Hay una transformación televisiva, derivada del carácter informe (no del todo formalizado) de la realidad televisiva, no acotada como la realidad cinematográfica (dominada por las leyes del relato), producida por un discurso que se «autorreferencializa» continuamente.

LOS JUEGOS CON LA REALIDAD 23 1. CRISIS DE LOS GRANDES RELATOS Y EMERGENCIA DE NUEVOS IMAGINARIOS SOCIALES Si hay algo que define el relato televisivo es antes que nada su fragmentación… Discurso sin principio ni fin, … de múltiples códigos narrativos, la televisión se presta a una … visión caleidoscópica de la realidad. … se recrea cada vez más en lo minúsculo … no se rige por el grado de significancia sino por el valor de existencia, el testimonio directo, la vivencia íntima.

24 …es la idea de Historia la que se ve puesta en cuestión … en una cultura más fragmentada … donde la relación con el presente predomina sobre la impronta del pasado, donde lo efímero (la producción mass-mediática) prevalece sobre lo acumulativo (lo patrimonial-histórico) … Es este un saber difuso, polimorfo … un saber práctico, basado en la experiencia vicaria, la oralidad, el testimonio directo … basado en el hacer-ver y el hacer sentir, en el relato audiovisual 25 Hay un imperialismo del ver que la Información, primero, y la televisión luego, han instituido en fundamento del discurso audiovisual … Michel de Certau ya hablaba de … una «sociedad recitada» … una sociedad «definida por los relatos (las fábulas de nuestra publicidad y nuestras informaciones), la citación y su interminable recitación. La abundancia de mensajes, imágenes, eslóganes con los que nos bombardean los medios, que destila la televisión a diario, que nos envuelven, hacen del paisaje urbano, mediático, televisivo, un verdadero palimpsesto: un texto informe, … muy significante ―subliminal y simbólicamente significante― y que se rescribe permanentemente. …reiterativo, redundante, serializado, gráfico, figurativo,… profundamente visual … que pasa más por el ver que por el creer, … sin pasar por la comprobación empírica ni la contrastación lógica El ver es el garante de la «realidad» … se desenvuelve en la verosimilitud más que en la verdad, … se basa en el «poder idolátrico de la Imagen» (J.L. Sánchez Noriega) El paradigma de la realidad no es sino su captación mediática. …imaginarios colectivos (derivados de).. los mitos que ha asentado la neo-televisión: el mito de la transparencia, basado en la hipervisibilidad, ilusión de presente que crea el directo, o el mito comunitario que crean los realities, con su ilusión participativa e identitaria. 26 Hoy basta con ver para creérselo. «Es verdad, lo he visto en la tele», … «ha salido en los periódicos» «lo dice la radio» … El ver se constituye de hecho en modelo de realidad, de ahí el uso y el abuso del directo … para llegar a este máximo «parecido con la realidad» que es la telerealidad. Es el simulacro televisivo: algo que produce los mismos efectos que la realidad (los mismos efectos sensibles) sin ser del todo la realidad. Es creíble porque establece una relación de adhesión in-mediata: basada en el ver, que no pasa por ninguna mediación … aparentemente, porque es del orden del sentir. … una simulación … que es creíble porque se impone mediante la fuerza de su visibilización. 27

Frente al tiempo acumulativo de la historia … la televisión se explaya en el tiempo accidentado del presente, en las peripecias de una «actualidad» que domina el espacio informativo, conforma los comportamientos a través de las modas, y moldea el lenguaje. Más que nunca, vivimos … en el tiempo efímero, inestable, de la actualidad, en una «historia del presente» que cultiva y renueva constantemente la telerrealidad. … Es, cada vez más, el tiempo del directo, de la fragmentación temporal: de la reducción y, al mismo tiempo, de la eternización del instante en su transitoriedad. El live es la caricatura de esta actualidad; las webcams son su máxima expresión: desaparece toda instancia narrativa, incluso enunciativa, la realidad se da a ver en su extrema insignificancia, sin la mediación de ningún narrador que no sea el ojo omnímodo de la cámara. Caméra café es su remedo: el ojo de la cámara se ha transformado en un objeto cotidiano, la máquina de café, un objeto al que ya no se presta atención por su presencia rutinaria, que se ha vuelto invisible. 28 El directo hoy ya no es sólo una técnica … el directo es una filosofía La fuerza del testimonio presencial, … la utilización cada vez más frecuente de entrevistas en la calle… (exacerbando) dos rasgos del discurso posmoderno: ―su fragmentación derivada de centrarse en lo actual, lo efímero… ―su hipervisibilidad: el efecto lupa, la redundancia en lo micro, lo subjetivo, y su sobrevaloración, al erigirlo en referencia dominante. (así) evolucionan las funciones de la televisión, encaminadas menos a una función de difusión … y más a una función de representación del mundo, pero no tanto del mundo efectivo como de un mundo imaginado, imaginario incluso y a menudo fantaseado. 29 Desplazando el intercambio del espacio público al debate en torno a lo privado, del ágora al patio de vecinas … que transforma la televisión en una corrala. … Hay una hipervisibilidad tanto de la violencia como del sentimiento, una pornografía del sentir que no hace sino prolongar la pornografía en torno al cuerpo. 30 Hoy, debido a la crisis histórica, los mitos son de índole mediática más que histórica. 31 El desencantamiento del mundo en una sociedad abocada a «la soledad de los moribundos» que, al no tener ya discurso ante la muerte, no sabe contestar ante la vida. El divertimento, entonces, … no sólo cumple una función de evasión,… sino que puede asumir una función social, de reparación del vínculo, aunque sea mediante parches …los programas de entretenimiento … responden a una demanda social que no podemos despreciar y que es más consistente de lo que parece.

32-33 ( hasta los 70, primero fue) la paleo-televisión … con un papel dispensador de cultura, basado en un discurso legítimo (el de los expertos, «los que saben») frente a un espectador … alumno guiado por el medio. … En los ochenta, la neo-televisión …se desacraliza, el público aspira a un medio que se le parezca o por lo menos aparente parecérsele. … una televisión más cómplice, Se abandona progresivamente el registro pedagógico y normativo del mensaje … en provecho de un registro convivencial, intimista, … el auge de la televisión de la intimidad, … del reality show … (en el que) no hace falta la riqueza de la experiencia para desvelarse; … Basta con ser … una intimidad sin interioridad. (En los noventa se pasa de una «televisión inquisidora» en la que ) el sujeto es sometido a la confesión pública … a una televisión «intervencionista» que no sólo escucha sino que aconseja e incluso media en los conflictos …: una televisión … que es el último recurso ante la aporía de los conflictos generacionales, ante la anomía de las familias que ya no tienen respuestas ante la rebeldía de los hijos, una televisión que sustituye a las instancias familiares … una televisión transformadora re realidad y que restablece el vínculo social. DE LA CONSTRUCCIÓN A LA TRANSFORMACIÓN DE LA REALIDAD 37 La televisión es sin duda uno de los objetos mediáticos más difíciles de «captar», de fijar en una «instantánea» y de estudiar como discurso (al contrario que el discurso cinematográfico o publicitario) porque es un objeto inestable, …mutante 39-40 Se define por su carácter abierto, sin autoría (o de autoría difusa y mediada) ¿Es real lo que vemos todos los días en la pequeña pantalla? O es un espacio de simulación, no en el sentido de disimulo, engaño, alienación ―antítesis de la realidad― como quería la teoría marxista, sino simulación en el sentido cibernético…: experimento, simulacro de realidad, creación ex nihilo de una realidad representada alternativa a la realidad social, recreación de «otro presente» En realidad ―valga la redundancia―, la realidad ofrecida por la televisión … es otra realidad, de orden virtual, porque la televisión crea una realidad otra, que remite a lo imaginario, es un espacio autosuficiente, con sus leyes internas, su propia lógica. Es un espacio turbio … donde todo está permitido, donde no hay acción sobre lo real ni consecuencias para el sujeto … un espacio poroso, turbulento 41 Donde parece que siempre se habla de otra cosa que la realidad, … donde incluso parece que cada vez más, se le da la espalda a la realidad, como en un «laboratorio de pruebas» donde se experimentarían nuevas formas de realidad. … Lo grave es que esto afecte al discurso sobre el mundo, en particular para el público infantil: que se diluya la frontera entre lo informativo y lo lúdico, entre la realidad y la

ficción, que se convierta en un todo espectáculo… Entonces resulta difícil distinguir… la copia del original, y desentrañar lo verdadero de lo falso; porque estamos ante la «copia total» (Vicente Verdú), en el espacio de lo verosímil, del simulacro. … Un paseo nada inocente, ni para todos los públicos, bárbaro a veces, arcaico incluso. Más allá de su función reproductiva, la televisión es una enorme «máquina de visión» que se desenvuelve constantemente en una exacerbación del ver … la hipervisibilidad televisiva, un recrearse en el ver hasta caer en lo «morboso», una forma moderna de voyeurismo. 44 Pero la televisión es, últimamente, algo más que esto: juega cada vez más con la realidad e incluso consigo misma; eso son los programas de zapping: una televisión que se mira y habla de sí misma, en una relación narcisista. 45
LA DEFORMACIÓN GROTESCA

Contrapeso contra la estética del buen gusto … lo grotesco denota un gusto en la deformación … y se traduce en una tendencia a la exageración, la extravagancia, el detalle insólito, la manifestación aberrante 46 Crónicas Marcianas se inscribía plenamente en esta línea: polemización sistemática, … teatralización, … dramatización y crudeza verbal, búsqueda de lo escandaloso, atracción por lo monstruosos … todo cuanto expresa una de-formación de la realidad, … imitación burlesca. … Parodia, … números de imitación en forma de travestismo, …. Tendencia al desdoblamiento: Javier Sardá, … jugando continuamente con un estar dentro/fuera de la representación, pasando de un rol de poder a un papel de testigo…; Boris Izaguirre, alternando discurso racional-crítico y actuaciones paródicas, entre bufón grotesco, insolente, … y «hombre de placer» cortesano, fiel lacayo del rey Sardá … y el papel de bufones que desempeña la verdadera corte de co-presentadores que rodea a Sardá. Como en la Edad Media, bufones y payasos son vehículos de comicidad y consagración del principio carnavalesco que rige en la vida cotidiana 46 (jugando con los límites) -temas al límite de la aceptabilidad social … como si la realidad televisiva quedara fuera de la ley -límites de la estética más allá de lo bello/lo feo. … una televisión freak que pierde el sentido de los límites 50 En este juego con (los límites) sólo falta … la muerte. La televisión estuvo a punto de hacerlo, infringiendo el tabú que pesa todavía … con el proyecto de la televisión holandesa, de lanzar un nuevo reality show basado en una serie de ficción (death on live) que había imaginado clocar una cámara de televisión en un ataúd, para filmar el proceso de descomposición del cuerpo humano, … Por suerte, el intento se frustró pero

es totalmente coherente, teniendo en cuenta la visibilización a ultranza de todo y el sueño de trasparencia total de los medios. 52 En Cambio Radical, el cuerpo es el protagonista …: el cuerpo como objeto de expresión del sujeto… Pero el cambio no es sólo físico sino también comportamental: en este como striptease identitario, la televisión hace de unos indiviudos disfóricos al comienzo del programa … unos sujetos hiperrealizados por el medio televisivo, sin que se vean los aspectos negativos del proceso de transformación (dolor físico, perturbaciones psicológicas, etc.), todo lo disfórico que implica el paso por el quirófano y el cambio de apariencia. Como siempre en televisión, lo impactante prima sobre lo complejo, lo inmediato (el presente de la prestación) sobre las consecuencias posibles. LOS FENÓMENOS DE DISTORSIÓN DE LA REALIDAD: DUPLICACIÓN, DECONSTRUCCIÓN, HIBRIDACIÓN Y AMBIVALENCIA 58 En 1967 Guy Debord publicaba La societé du spectacle,…: «El espectáculo es la pesadilla de la sociedad moderna encadenada, que no expresa más finalmente, que su deseo de dormir. El espectáculo es el guardián de ese sueño» …El moderno régimen escópico ha impuesto su lógica del espectáculo a la que pocos discursos públicos escapan, donde impera un voyeurismo mediático que sustituye a menudo al discurso del saber, una lógica del ver por el ver, que la televisión ha llevado hasta su extremo y que la telerrealidad ha consagrado, con su deriva hacia una visibilización a ultranza de la intimidad. El espectáculo remite a un modo de representación basado en una permanente teatralización de la realidad … Responde a un régimen del exceso, … un barroquismo de la las formas, … la velocidad del relato, los movimientos de cámara, las tomas vertiginosas, … 59 Formalmente se plasma en la hipervisibilidad: redundancia, repetición, efecto-lupa, .. Produce relatos que descansan a menudo en una tensión (temática y narrativa) El simulacro da un paso más …: produce los mismos efectos que la realidad objetiva sin ser la realidad. Es una recreación artificial de realidad, pero realista en la forma y basada en situaciones reales. Los reality shows de los 90, tipo ¿Quién sabe dónde?, … los docudramas … que intentan recrear una ilusión de vida, … como pude ocurrir en un simulador de vuelo o en un experimento de laboratorio. Se basan en una ilusión de presente, confundiendo presente de la acción y presente de la representación … Hay duplicación de la realidad cuando una representación de la realidad se independiza, crea sus propios referentes, construye su propio relato… 60

No es exactamente una transformación, tampoco una ilusión, es una sustitución, donde una realidad desaloja a la otra para imponerse como referente. Las personas individuales que entran en la casa de Gran Hermano se transforman en personajes de serie y, … en personajes sociales, cuando salen famosos. … Se observa también este fenómeno en muchos programas de entretenimiento (late shows, en particular) donde la realidad referencial acaba apartándose de la realidad sociológica para caer en el esperpento … Puede que haya ocurrido con Crónicas Marcianas, después de casi diez años de emisión …. Un excesivo alejarse de la realidad puede conducir a perder el contacto con el espectador. … Espectáculo, simulacro, duplicación: estamos ante tres modos de transformación de la realidad: - el espectáculo, (estamos todavía ante) la representación, aunque amplificada. - el simulacro, basado en una ilusión de la realidad. -la duplicación: una realidad autónoma, desreferencializada. 69 Como ocurre con la publicidad que, cada vez más se anuncia a sí misma y menos a sus productos, la televisión se mira a sí misma, mira menos al mundo que la rodea y prescinde, hasta cierto punto, de los contenidos. 72 La expectativa de que actualmente toda realidad es mediática ha quedado afianzada en la conciencia ciudadana. (David Carr, New York Times) INTIMIDAD/EXTIMIDAD: LA DILUCIÓN DE LAS FRONTERAS 75 El relato se desplaza … del hacer (las acciones narrativas) al estar, una especie de tiempo ininterrumpido en el que los personajes de los realities se revelan en su ser, dan a ver su intimidad en su aspecto más redundante y repetitivo, como una hiperritualización de la vida cotidiana, más ritualizada que la vida real, ya que no hay nada (en términos socio-laborales) que hacer, sino representarse a sí mismo y escenificar la relación con el otro. … Una tierra de nadie que pertenece originalmente al sujeto pero que el medio «compra» y escenifica, una intimidad en todo caso vivida para ser vista…. Una mirada omniscópica, donde la intimidad es de todos y el ver, un derecho sin límites … Una forma de intimidad volcada hacia el exterior, hacia la exhibición: «extimidad», la llama Mehl 79 … se tambalean dos valores fundamentales: el sentido del pudor (con su reverso: el sentido del ridículo) y el de la verdad (no importa que se finja o no, con tal de que uno sea auténtico, produzca un «efecto de realidad», dentro de la prestación televisiva). La televisión es la que impone su realidad.

82 …una forma de realidad generada por el propio medio como en los programas rosas (el cotilleo funciona de acuerdo con esta lógica autorreferente: se retroalimenta con los comentarios de los comentarios ); o alimentada de rebote por otros programas Flujo… el discurso televisivo sólo adquiere unidad a posteriori, como «megatexto», de acuerdo con una lógica de la programación (la existencia de una parrilla, la posguionización en los realities), que lo vincula a una narración. 83 El espectáculo inmuniza contra el dolor o las emociones demasiado fuertes y hasta los puede desvirtuar. LA PERVERSIÓN DEL DISCURSO INFORMATIVO EN LA ACTUALIDAD ROSA Y LA ESPECTACULARIZACIÓN DEL DEBATE 87 La evolución del discurso televisivo … desde al acontecimiento como categoría informativa hacia el suceso como categoría anecdótica 88 Según un informe de Consumer-Eroski (El País, 1/4/2006) las noticias de sucesos triplicaron en cuatro años su presencia en los telediarios, absorbiendo, de media, casi un 18 por 100 del tiempo; un porcentaje que, en 2002, no llegaba al 7 por 100. … Política, 20%. Deporte 17%. … medioambiente, salud, ciencia, consumo o cultura 15%. …informaciones con un cierto tono espectacular, como … crímenes, accidentes o deportes, el 40% de los informativos, economía 9%, meteorología 9% . Cultura: del 11 al 9% en cuatro años. 89 Desorden, azar, accidente, son categorías con fuerte carga simbólica, que escenifican el peligro, el riesgo que acecha lo social, e introducen tensión en el relato de la actualidad; son un factor más de espectacularización. 90 La decadencia de los expertos en beneficio del hombre de la calle; el testigo, el sujeto vivencial, en sustitución del sujeto de saber, … la notoriedad, hoy, ya no es el resultado de la adquisición de una competencia o el fruto de la experiencia: la notoriedad se adquiere sobre la marcha, mediante la misma perfomance mediática; ya no la otorga la sociedad, ya no está sancionada por el tiempo invertido o el esfuerzo, sino que brota de la actuación en el medio, de la capacidad de utilizar, aprovechar sus posibilidades. … La actualidad rosa instala una actualidad paralela… que se retroalimenta sola… Los pseudoexpertos en asuntos rosas, los falsos testigos y los auténticos rumores, una cohorte de roles y prácticas presuntamente periodísticos, de mesas redondas, espacios de «debate» para alimentar y reproducir un discurso que gira sobre sí mismo. … 91

Más relato que información … se nutre de enunciarse, es autosuficiente, se alimenta de sus propios restos. …Aquí hay tomate , de Tele5 … no hay límites para las campañas de desprestigio, ni de los vivos ni de los muertos, ni la verdad ni la mentira, ni la prueba ni la difamación, ni la realidad ni la ficción; los únicos límites objetivos son las múltiples querellas a las que se ha enfrentado el programa. … crea sus propias reglas, el rumor, la conjetura son la base de su relato: basta que alguien diga algo de alguien para que se presuponga que es cierto y se desarrollen comentarios, se saquen conclusiones. 93 la tendencia de la información a retroalimentarse continuamente, que desborda el medio televisivo y genera un verdadero efecto bola de nieve: … La cadena genera s propio acontecimiento y éste se expande inmediatamente a otros medios de comunicación que propician un intenso y acalorado debate social, del que termina haciéndose eco la emisora de origen … El acontecimiento regresa así al medio donde vio la luz y vuelve más crecido que nunca, con las energías necesarias para reiniciar el ciclo. Se trata de una concepción circular de la programación, cuyo efecto más inmediato es la inserción, a lo largo y ancho de la rejilla, de múltiples programas dependientes del killer format 94 Ya no había programas de debate dignos de este nombre. En cambio, nunca en la historia de la televisión española se ha «debatido» tanto. … como residuo formal y degenerado de lo que fue el debate político en aquella época, no sólo se ha mantenido la forma-debate, sino que se ha instituido como formato. …invade entonces los programas televisivos …. Contamina los magazines, se extiende a las tertulias de mañana, se aplica a los objetos más triviales … consagra la hegemonía del hombre común en detrimento del especialista. Cualquiera puede hablar de cualquier cosa … 95 La opinión común sustituye a la opinión pública. … En una espectacularización a ultranza de la forma-debate … Moros y Cristianos … La inflación de los protocolos de bienvenida y anuncio al modo del boxeo; los aplausos programados del público; la intervención histriónica de participantes y «espontáneos», … pancartas de «pros» y «contras»…, sondeos, porcentajes de «sí» y «no», … vociferaciones en vez de argumentaciones; …proclamas de fe en lugar de intercambio de ideas; la denegación del otro en sustitución del diálogo. 96 En los programas de debate trivilizado, la televisión se convierte en circo, o zoo 97 Máximo muestrario de pensamiento débil, de periodismo de investigación light, pero al que todos acuden: people, artistas de moda, intelectuales de renombre. … El nuevo filósofo, el famoso de turo, la actriz glamurosa,… el último icono de la canción; todo es ameno,incluso la actualidad más tromentosa o la problemática más

planetaria, la finalidad es ofrecer un digest de todo un poco, para estar al tanto. … El cotilleo trivial elevado a categoría de cultura. (Ruidos) que acompañan al discurso vebal… como si la televisión no soportara el lenguaje articulado y necesitar hacer ruido para colmar el vacío intelectual. … siempre está del lado de los que no entienden nada y piden explicaciones, es decir, simplificaciones … rebajando continuamente el nivel de reflexión. Es pedagogía al revés: pone siempre el listón más bajo. EL TRANSFORMISMO TELEVISIVO O LA CRISIS DE LO REAL (DE LO INFORME A LO DEFORME) 100 (respecto del fin de la historia que pregonan algunos) Si la historia muere, por lo menos en términos imaginarios, es porque ya no tiene ni pasado ni futuro, porque se estanca en un presente permanentemente reconducido ―el de la actualidad, del directo, del live― y lo real pierde consistencia, se descontextualiza, se reduce a lo novedoso. 108 La deformación (otra vez Crónicas) Crónicas Marcianas está íntegramente basado en esta deformación de rasgos, extendida además al lenguaje, con la utilización teatralizada del insulto: Matamoros es excesivamente malo, cínico, demoledor de los demás, …; Boris es supergay, locamente loca, hiperteatral, barroco en su lenguaje; Galindo consciente y deliberadamente circense; Carmen Hornilla, además de malísima, … tiene aspecto físicamente desagradable. … Todos son la caricatura de sí mismos. Las sucesivas conductoras del programa El rival más débil eran unos monstruos de sadismo calculado, excelsas en el arte de la humillación, de la degradación. Los temas tratados … tampoco escapan de este tremendismo: … incesto, sadismo, violencia doméstica, crímenes contra natura… 109 … una especie de bestiario de la naturaleza humana que sería aquí como el simétrico inverso de la humanidad de los animales sabios de las fábulas de Esopo …: una antimoralidad sistemática, … un carnaval de actitudes estrafalarias, … una desestabilización de los vlaores con una confusión entre lo bueno y lo malo, lo bello y lo eo …. más allá de toda idea de buen gusto. Un exhibicionismo... un exagerar la apariencia… : un exceso en el vestir, en el maquillaje, … es patente en la estética de muchos personajes femeninos que intervienen en los talk shows … que hace de ellos personajes fellinianos a veces, representantes de una hiperfeminidad, no tan alejada, al fin y al cabo, del travestismo; esto es, una hipervisibilidad de los rasgos propios del género femenino, pero con una exageración tal que les hace parecerse a unos travestis. La mujer, entonces, es su propia caricatura, lo mismo que travesti es una caricatura de mujer. 110 Hay, en esta exhibición del cuerpo y de la intimidad, una saturación sígnica, que hace de la neo-televisión un verdadero «zoo visual», algo profundamente grotesco, barroco,

deliberadamente al margen del equilibrio, … desmesurado, desproporcionado, casi fuera de lugar. 111 La televisión se recrea cada vez más en lo feo, lo cutre, lo monstruosos, todo cuanto se sale de la norma, es atípico, de acuerdo con la lógica del contenedor: no sólo de basura sino del «programa-contenedor», en el que todo cabe y se mezcal, está junto y revuelto 112 ¿no hay algo monstruoso en la visibilización constante de la violencia, del sadismo, de lo cruento, no sólo en la información sino también en el entretenimiento? …: un complacerse en las aberraciones de lo humano, un convertir el sentir negativo (violencia, dolor, muerte) en espectáculo compartido … en el mismo plano que el sentir positivo (emoción, sentimiento, admiración). Hoy la violencia es un nuevo objeto de consumo, al igual que la intimidad; … «Lo anormal, lo extravagante, lo excéntrico, lo estrambótico; exactamente lo monstruoso social e individual» escribía Juan Cueto (El País Semanal) enlazando la película de Todd Browing La parada de los monstruos (1932) con la televisión (Crónicas Marcianas, Hotel Glam) y el cine actual (Santiago Segura, Álex de la Iglesia, Mortadelo y Fiemón) 113 Bernardo, Chiquito de la Calzada, … Alfonso Arús, … la gente extraña, enferma, visionarios y santones de lForça Barça de TV·, … Pepe Navarro, La Veneno, Carmen de Mairena, .. Pocholo, Yola Berrocal, Tamara … el Neng, parodia de pastillero, atajo de tics verbales y gestuales, que lleva hasta su máxima expresión el vaciado de contenido, hasta reducir el personaje a una especie de pelele, presa de su código expresivo y de su frase muletilla. El Neng es un falso tonto, un inútil simpático, un drogado inofensivo; todo en él es estar y no estar, descolocación, cuelgue, … es feo y gracioso, ambivalente; lo mismo que la Veneno es un híbrido, …al igual que Carmen es monstruosa por su fisionomía, … En el fondo son todos monstruosos, aunque no repelentes. Proceden de una deformación, de una pérdida de unas formas originales … formas informes. 114 En el presente más efímero ―a espaldas de toda idea de proyecto histórico― el friki es televisivo por excelencia, no deja huella, es puro flujo… … …la desfiguración de la realidad o la «telebarbaridad». 115 Hoy, ¡nada más infiel a la realidad que la telerrealidad! …: la televisión no promociona artistas consumados, ya realizados, sino que los engendra, produce talento, fama, look y los converte en marcas. LA REALIDAD Y SU DOBLE: DEL JUEGO CON LA REALIDAD AL JUEGO CON LA IDENTIDAD 119

Una televisión que dejaba de ser «ventana al mundo» para crear su propio mundo … en el que la televisión se contempla en su propio espejo. …( En ella) el entretenimiento ocupa un lugar preferente, pero no como valor añadido, sino como pilar de la representación televisiva. 131 (concursantes) haciendo caso omiso del sentido del ridículo, del pudor, de la integridad, en una palabra: de la imagen pública; hasta a veces, renegar de uno mismo, de su propia dignidad 132 «Haga usted lo que le manda la televisión» 133 Entre el placer vinculado a la actividad lúdica y el sacrificio, la humillación … 139 Cuando han desaparecido las instancias narrativas y la comunicación … queda el flujo, la comunicación ininterrumpida: una televisión parlanchina, que perora más que habla. LA ESCENIFICACIÓN DEL CUERPO 141 El cuerpo es seguramente el gran referente del discurso televisivo 142 El presentador del telediario es un habla corporizada o, dicho en otros términos, la incorporación del mundo en forma de discurso encarnado, con una enorme carga de condensación: su cuerpo es el que soporta el peso de la actualidad; en un movimiento centrípeto, atrae la mirada, es como una garantía de que el espectador no escapa al discurso informativo … es el garante de la continuidad discursiva y de la linealidad narrativa. 142 El cuerpo está omnipresente … en plano americano y hasta mediante efecto-lupa en los talk shows; es un cuerpo observado hasta la obscenidad, mediante un ver excesivo que se recrea en la captación de lo invisible (la emoción, la expresión de lo íntimo, … sorprendido, en su máxima intimidad, en los reality shows. Es el cuerpo ofrecido de la publicidad, cuerpo-escaparate, cuerpo-reclamo. El cuerpo va y viene sin parar, aparece y desaparece: … es objeto de deseo, de un deseo efímero, … que es la condición misma de todo deseo, la de ser permanentemente reconducido, nunca del todo satisfecho… … : de las exitosas Mama Chicho a las azafatas apetitosas y, recientemente, a las protuberancias siliconadas de los «pedazos de mujer» de La vida es un show o Crónicas Marcianas, pasando por los cuerpos acicalados y excesivamente embadurnados, escandalosos por su barroquismo… de las «folclóricas» 143 (Verón, 2001)”El noticiero de televisión marcó muy pronto su especificidad por la aparición del contacto: el conductor. Pero al comienzo, se trataba de un conductor que llamo ventrílocuo. …sobre

fondo neutro, el conjunto de la imagen era plano, sin profundizar; la imagen … estaba cortada muy alto, no se veían sus brazos ni sus manos y había una especie de grado cero en las expresión de su rostro. El era, por consiguiente, un altavoz por el cual pasaba el discurso sobre la actualidad. Poco a poco su cuerpo comenzó a existir, a emitir signos a adquir espesor. … y comenzamos a ver sus brazos, sus manos, la mesa, … los papeles, … se puso a hacer gestos, a matizar las expresiones de su rostro. … El espacio de contacto había nacido y con él el eje alrededor del cual todo el discurso vendría a construirse para encontrar su credibilidad: el eje de la mirada, los ojos-en-los-ojos… otorgando un privilegio creciente a la enunciación sobre el enunciado.” 145 (Verón, 1983) “Lo que está en juego en el contacto es el acercamiento o el alejamiento, la confianza o la desconfianza. En el fondo, lo esencial no es tanto lo que me dice o las imágenes que me muestra (que recibo frecuentemente de una manera distraída); lo esencial es que esté allí en el lugar de la cita, todas las noches y que me mire a los ojos.” La credibilidad del discurso ―y se puede extender esta afirmación al discurso político― depende fundamentalmente de las «reverberaciones de un cuerpo significante», que llega a cobrar valor en sí como espectáculo. 147 En los late shows … es … como si, pasada cierta hora, la televisión se librara por completo de la realidad y de las reglas de la racionalidad, como si, de repente, todo se desregulara: identidades, roles, regalas morales y también código de la representación, alejando lo límites, en especial en la representación del cuerpo. …Personajillos de la noche, raros y cutres … cuerpos deformes por exceso, mujeres obesas y lascivas haciendo striptease, hombres exhibiendo sus anatomías, mujeres mostrando el culo en un juego-concurso de nalgas, como ha sido habitual en Crónicas, seres de género indefinido,… ambivalentes, frikis de toda calaña … un mundo donde todo es posible porque nada es realmente real, nada compromete 151
EL CUERPO FEMENINO Y SUS APROPIACIONES: UNA IMAGEN DIVIDIDA

La representación de la mujer en el discurso televisivo ….ha pasado… de tener un estatus invisible a tener un estatus hipervisible, de ser un sujeto ignorado, infravalorado a ser un sujeto espectacularizado, hipervalorado como cuerpo, con todas las saturaciones, deformaciones que esto implica; de sujeto pasivo… a sujeto activo, protagonista, aunque a menudo de noticias negativas (como víctima); de objeto de contemplación, a objeto de consumo. 152

…el problema es que este paso de lo invisible a lo hipervisible no es forzosamente garante de mayor existencia … El exceso de visibilidad no engendra mayor reconocimiento como tal. Dentro de la saturación de representaciones … la imagen de la mujer queda como descolocada , dando permanentes bandazos, en particular en relación con su cuerpo. Como ocurre en la publicidad, se mueven entre el eros (carnalidad, pura presencia) y el mitos (representación desencarnada, esencia): objeto de consumo y de contemplación; La mujer sigue existiendo como objeto de la mirada del otro: ―el cuerpo doloroso de la mujer en déficit de identidad, maltratada física y moralmente, … en los talk shows… ―el cuerpo espectacular, que peca de un exceso de presencia física … al que se le aplica una mirada concupiscente; cuerpo «aprovechado» más o menos como persona y en términos de acción( de poca utilidad). Es el cuerpo de las azafatas, cuerpo acompañante que, rara evz, tiene protagonismo. ―el cuerpo perseguido por los medios en la información rosa: acosadas por los paparazzi, … por una parte pertenecen a la categoría de los famosos, pero son perseguidas como animales de caza ―mujeres, en muchos programas de cotilleo, … sujetos acosadores, físicamente virulentos, de hablar y actuar agresivos, de código masculino. …vengativos y provocadores. 155
SUPERMUJERES

―la Gran Hermana Mayor: un pelín masculina (aunque sabe engatusar), algo coqueta (pero como una abuela), entre colega y mater familias, muy maternalista en todo caso, es todo a la vez; fraternal, antes que nada, fue la Superhermana de un programa conocido que está en su enésima edición. Mayor porque nunca deja solos a los críos en casa, siempre los saca de apuros (incluso, dicen, fuera del programa), y lo sabe todo. Es la Big Sister de la postelevisión ―la contertulia de late shows o programas rosas, la que hace de inquisidora del hombre, lo interroga, cuestiona, acusa, humilla, acosa. Es una mujer que ha hiperrealizado ciertos valores y estrategias típicamente masculinos: excesiva seguridad, descaro, agresividad, desestabilización del adversario. La mujer púgil, que aplasta a los hombres, se recrea en la humillación del macho y puede ser «más machista que el Macho» ―la nueva presentadora: un sujeto activo, con rigor informativo (atributo tradicionalmente masculino) pero dotado de humor (cosa que parecía ser un privilegio del hombre); es segura de sí misma, pero al mismo tiempo seductora, es líder sin dejar de ser femenina (Las cerezas) 159 VIOLENCIAS SIMBÓLICAS Y JUEGOS CON LOS LÍMITES EN LA POSTELEVISIÓN 161 Hay violencia simbólica… ―…mediante un juego con la imagen de uno mismo, sacrificada en el ritual de la confesión … violencia que hace peligrar la integridad (moral) de la persona. (talk shows)

―«violencia narrativa», fundada en un juego con el desorden, el accidente (vídeos caseros) ―de conquista, de dominación, de exclusión del otro (siendo el acoso psicológico la figura más frecuente) ( juegos-concursos de convivencia y debates de programas rosas) ―violencia lúdica en los programas de entretenimiento, que se traduce en una inflación de las formas ―violencias representacionales … las que producen fenómenos de distorsión de la realidad 162 El sujeto se derrumba bajo la presión de los demás y desembala sus intimidades frente a la cámara … … a cambo de una cantidad de dinero … …el sujeto renuncia a todo sentido de la dignidad … EL sujeto se vuelve entonces objeto que coopera en su propia manipulación/destrucción simbólica. … la puesta en escena: asientos que simula una silla eléctrica, sillón de dentista rodeado de antorchas góticas, foso en el que se hunde el candidato… decorado helado, luces hirientes (La Maquina de la verdad, el Rival más débil, Flash back, La silla, X Cuánto) 172 La televisión, cada día menos fiel a su función referencial, a su vocación informativa, asentada en los hechos, ha llegado a ser una máquina de fabricar ealidad, repartir historias de vida, complacerse más en los efectos. … El discurso televisual se ofrece como sensación de vivir, relación sensible más que intelectiva con el mundo … Al hacer la promoción del hombre común, el hombre de todos los días (en detrimento del experto), al mostrar lo cotidiano en su máxima banalidad ―su in-significancia―, al instalarse en la repetición de lo mismo … la televisión, de tanto representarnos, acaba ya por no representar nada. 175 LA MUERTE COMO GRAN AUSENTE DE LA REPRESENTACIÓN TELEVISIVA Como otros referentes fuertes (sexo, violencia) la muerte es uno de esos objetos inefables, … ausentes hasta hace poco del discurso público, pero que ejercen una fascinación secreta y, en las últimas décadas, van haciéndose su lugar en la representación mediática. Si los años 70, con la revolución sexual y la liberalización de las costumbres, han sido los de la mercantilización del cuerpo como imagen, con una representación fragmentada, con fines consumistas (siendo el porno su máxima expresión), los ochenta han visto la emergencia de un discurso de la violencia, no sólo sobre la violencia como contenido, sino también como forma; en los noventa es cuando aparece la muerte como tema recurrente… (Peckinpah, Kubrick, Scorsese, Pasolini, Cavani, Oshima, el gore, las presuntas snuff movies 176

Cuanto menos presente está la muerte como hecho fisiológico, … más lo está como hecho narrativo … La muerte ya no es un hecho vivido ni sagrado, sino representado, ya no es un momento único, irrepetible, que marca la conciencia del sujeto, sino un hecho consuetudinario, ordinario, totalmente integrado en la economía narrativa, que ha perdido precisamente su cariz extraordinario con esto, la muerte se despoja … de su sentido profundo ―metafísico― 177 Si el ver morir como experiencia vicaria ha desaparecido de la vivencia personal, el ver morir representado se ha banalizado … despojado de su valor iniciático … no portador de sentido sino reproducido como pura forma, objeto de goce exclusivamente visual, de consumo inmediato. …(José Manuel Pérez Tornero) En momentos en que, quizá como nunca antes, se ha expulsado la muerte de lo cotidiano, … es justamente, en estos momentos, cuando más insistente es la presencia de la muerte en los medios de comunicación… Una dimensión clara de nuestra existencia que los medios administran casi en exclusiva. 219 ¿ES REAL LA REALIDAD QUE VEMOS EN TELEVISIÓN? 220 La televisión es su principio y su fin. 221 Si la realidad es demasiado compleja, la banaliza ( los debates); la desdramatiza si es excesivamente siniestra (los vídeos domésticos); la dramatiza si es muy banal (los talk shows); la narrativiza, la convierte en casi ficción en los reality shows … La televisión acaba inmunizando contra lo real 222 Todo es posible en televisión … porque en el fondo nada es real, porque lo que ahí se representa no deja huella … 223 Sin huella no hay ética de la responsabilidad, porque si la acción no trae consecuencia, invalida cualquier idea de compromiso de cara al futuro.